Fate/Zero:Acto 9 Parte 3

From Baka-Tsuki
Jump to: navigation, search

-91:40:34[edit]

“Parece que tu humor marcha muy bien hoy. Archer.”

Tan común como si estuviera en su propia casa, el Sirviente con un destello dorado, sentado como deseara en la habitación privada de Kotomine Kirei, llevaba por una razón desconocida una sonrisa impredecible desde la mañana.

Bajo circunstancias normales, cuando una persona lleva una sonrisa usualmente infectará a las personas alrededor de él, relajando la atmosfera, pero por coincidencia Kirei era de una personalidad que no era del tipo que le gustara ver a otras personas sonriendo; aún más, la sonrisa del Rey de los Héroes en frente de él solo podía asociarse a cosas descolocadoras.

“Aunque yo aún no he visto la apariencia del Santo Grial – incluso si el Grial es una baratija sin valor, ya no me interesa. Porque encontré algo más de interés.”

“Oh, realmente impresionante. ¿No te habías burlado una vez de que esta Tierra tiene solo falsificaciones y fealdad?”

“Eso no ha cambiado. Pero, por el otro lado yo estoy interesado en observar, hasta el final, el desenlace de este Toque del Cielo.”

Quizás, el milagroso festín llevado anoche en el patio central del castillo Einsbern había causado un cambio en el humor de Archer. Pero Kirei también vio parte de este proceso, y ahora en retrospectiva – ¿podía ser a causa de Rider? ¿O a causa de las preguntas y respuestas con Saber?

“Yo, como persona, gusto de oponentes arrogantes. De gente no está obligada por su propia fuerza de humildad, y así son ambiciosos. Cada vez que encuentro a un oponente así soy muy feliz.”

Mirando la perpleja expresión de Kirei, Archer ociosamente ondeó su copa de rojo vino y continuó hablando.

“Pero también hay dos tipos de soberbia. El caso en que la persona tiene un calibre muy bajo; y el caso en que tiene un deseo muy grande. El inusual primero, es muy tonto, pero el siguiente es difícil de ver, especies raras.”

“Ambas son cosas estúpidas sin diferencia, ¿no es así?”

“En comparación a la mediocridad, este tipo de rara necedad aparece aún más valiosa, ¿o no es así? A pesar de ser nacido humano, ser visionario de ideales tan grandes que son imposibles de lograr con la fuerza humana, y así abandonar su estado de humano para realizar este único ideal – no importa cuántas veces lo veo no me canso de eso; del dolor y la desesperación de este tipo de personas.”

Archer terminó de hablar, alzando la copa de vino celebrando, luego bebió elegantemente el vino rojo dentro de ella. Sin importar lo impertinente que pareciera, este Espíritu Heroico era completamente incapaz de dejar a alguien como una impresión de solo un poco de avaricia. Quizás este era también su estilo de ser un rey.

“Tú dices eso, Kirei, pero tú pareces inusualmente alegre hoy.”

“Solo aliviado. Finalmente he sido liberado de una pesada carga.”

Los Sellos de Comando que habían estado gravados originalmente en la mano derecha de Kirei habían desaparecido. Durante la batalla de la noche anterior en el castillo Einsbern, su Sirviente Assassin había sido completamente erradicado.

Kirei se había desprendido completamente de sus derechos como Maestro. Aunque lucía como si no hubiera habido ningún cambio, sino exactamente como él decía, solo ahora él había sido realmente liberado de las responsabilidades y obligaciones de ser un Maestro. La residencia temporal de Kirei en la Iglesia finalmente podía considerarse completamente justificada.

“¿Dónde han ido ahora los Sellos de Comando desaparecidos? Esas existencias que después de todo son manifestaciones físicas de magia probablemente no se esfumen en el aire así nada más, ¿o sí?”

“En teoría, deberían haberse devuelto al Grial. Los Sellos de Comando en sí mismos son cosas que otorga el Grial. Para la gente que ha perdido su idoneidad como Maestro por la pérdida de su Sirviente, sus Sellos de Comando deben ser reclamados de vuelta por el Grial. Pero, si aparece un Sirviente cuyo contrato ha sido levantado por la perdida de su Maestro, entonces el Grial redistribuirá los Sellos de Comando sin usar que había reclamado previamente a nuevos contratistas.”

Veintiún Sellos de Comando distribuidos y grabados en siete Maestros, desaparecen al ser usados una vez, y aquellos que al final no han sido usados se acumularían en las manos del supervisor encargados para su protección.

“Entonces en otras palabras, dependiendo del desarrollo de la guerra, ¿pueden emerger nuevos Maestros?”

El Rey de los Héroes en frente a él no debía tener un interés tan profundo en algo no relacionado a sus propios deseos.

A pesar de que él sentía que la pregunta de Gilgamesh era en cierto grado anormal, Kirei siguió explicando.

“Claro. Pero ser uno de los candidatos elegidos por el Grial, no es algo que pueda elegirse casualmente. Así, durante la búsqueda d nuevos Maestros, el Grial todavía priorizará la consideración por esas personas que ya han sido escogidas previamente como posibles Maestros.

En particular, los Maestros de las ‘3 familias del comienzo’ son todavía más especiales. Incluso habiendo perdido a su Sirviente, en tanto en ese periodo de tiempo exista otro Sirviente que no haya formado un contrato aún, ellos pueden, bajo circunstancias en que no pierdan sus Sellos de Comando, seguir ejerciendo su autoridad como Maestros. Al parecer muchas cosas han ocurrido en el pasado.”

“–”

En los ojos de Gilgamesh, que había estado escuchando silenciosamente la explicación, Kirei percibió una presión descolocadora, y no pudo evitar detenerse.

“¿Qué ocurre? Sigue explicando, Kirei.”

“Como sea, esta también en una de las razones de que un Maestro que ha perdido a su Sirviente en la guerra ganará la protección de la Iglesia. Cuando aparezcan aperturas para otros Maestros, ellos tendrán una gran oportunidad de obtener otra vez Sellos de Comando ‘dejados’. Precisamente por esto, los métodos que usan los participantes del Toque del Cielo contra los Maestros enemigos no son de causar la pérdida de su efectividad en combate, sino de matarlos directamente. Esto también es una medida para asegurar que no habrá problemas para ellos en el futuro.”

“Heh.”

Gilgamesh, extremadamente feliz, hizo una mueca y una vez más llenó la copa con vino.

“Entonces, siguiendo lo que dices – Kirei, ¿acaso tú no tienes una gran oportunidad de adquirir Sellos de Comando de nuevo?”

Al escuchar las palabras del Rey de los Héroes, esta vez Kirei hizo una mueca.

“¡Eso es imposible! El propósito de mi participación en el Toque del Cielo es la misma que dijo mi mentor Tokiomi – de ser un apoyo para el lado de Tōsaka, y ahora mi asignación ha terminado completamente. La investigación de Assassin terminó completamente, Tokiomi-shi ya ha armado una estrategia de victoria segura contra todos los Maestros y sus Sirviente. Ahora ya hay absolutamente ninguna necesidad de que yo aparezca de nuevo.”

“Debo decir, que tengo grandes sospechas de este plan de Tokiomi. Ese sujeto no tiene en absoluto la habilidad de obtener el Santo Grial.”

“Realmente tú hablas con toda libertad de tu propio Maestro.”

Gilgamesh dirigió agudamente sus rojos ojos a Kirei que reía disimuladamente.

“Kirei, parece que tú tienes un gran malentendido sobre la relación Maestro-Sirviente entre yo y Tokiomi.

Tokiomi se enfrenta a mí en la manera de un súbdito a su rey, al mismo tiempo que me ofrece prana como tributo. Es por este tipo de contrato por el que yo acepté obedecer su invocación. No me compares con los otros Sirvientes lacayos.”

“Entonces, ¿Cómo manejarás las ordenes de los Sellos de Comando?”

“No me interesa… si un seguidor cumple sus obligaciones como tal, entonces ocasionalmente el rey escuchará su consejo. Eso es todo.”

Kirei no pudo evitar sonreír irónicamente.

Si Gilgamesh conociera el verdadero objetivo de este Toque del Cielo… su relación contractual con Tokiomi más probablemente se debilitaría. Por supuesto, si fuera a llegar ese tiempo, Tokiomi, poseyendo los Sellos de Comando, ciertamente obtendría una ventaja abrumadora.

“Ahora la condición es la competencia por la cabeza de Caster. Aquel que ataque al último y de el golpe decisivo– Archer, deberías ser tú. Ahora no deberías tener tiempo para probar lenta y cómodamente el vino.”

“Por la manera en que Tokiomi holgazanea, pasará mucho antes de que sea tiempo para mi entrada. Durante este tiempo solo puedo buscar alguna otra cosa que hacer, matar el aburrimiento– Kirei, ¿dijiste hace solo un momento que Assassin ya había completado todas sus asignaciones?”

“Ahah, ¿el asunto rutinario?”

Kirei le había prometido una vez a Gilgamesh de informarle de las acciones y los motivos para obtener el Santo Grial de los varios Maestros, para su ‘entretenimiento’. Así, para satisfacer la curiosidad de Gilgamesh, Kirei les había ordenado a Assassin que mantuviera vigilancia.

“Ah, esa investigación también fue completada. Debí haber dejado a Assassin reportártelo personalmente la noche pasada. De esa manera, el esfuerzo de explicarlo–”

“No, así está bien.”

Gilgamesh interrumpió súbitamente las palabras de Kirei.

“No tengo interés en ese sujeto como sombra. Kirei, este tipo de cosas son solo significativas cuando tú las dices.”

“…”

A pesar de sospechar la intención del totalmente inaprehensible Archer, reluctante, Kirei dio un breve resumen del carácter de cada Maestro.

A partir de la inteligencia obtenida de espiar las conversaciones entre Maestros y Sirvientes y seguidores, sus motivos para participar en el Toque del Cielo podían suponerse fácilmente.

Los Maestros de Lancer y Rider no tenían un deseo particular del Grial, y participaban en esta guerra en busca solo de la victoria solo por su honor como magos.

En cuanto al Maestro de Caster, él ni siquiera sabía lo que era el Santo Grial, y participaba en este Toque del Cielo en búsqueda de mayores emociones en matar gente.

El Maestro de Berserker parecía buscar alguna clase de ‘redención’. Porque él había huido, había dejado a la segunda hija de los Tōsaka para volverse en un sacrificio, y ahora volvía con la demanda de que la prisionera sea liberada a cambio de que el reclamara el Santo Grial. Parecía que él había tenido una historia con la esposa de Tokiomi, Aoi, en el pasado. De entre los cinco Maestros enemigos, los suyos eran los motivos básicamente más ordinarios.

Acerca del Maestro de Saber – Kirei le tuvo que mentir a Archer.

Assassin, hasta ser exterminado accidentalmente la noche anterior, no había encontrado ninguna información relacionada a Emiya Kiritsugu. Solo ese hombre que parecía casi como si hubiera visto que la exterminación de Assassin por Archer había sido un fraude, encubría hasta el final sus propios secretos. Se podía decir que ser capaz de hacer esto bajo una vigilancia tan estricta como la de Assassin era verdaderamente digno de apreciación. En comparación con los otros Maestros, solo él era una existencia especial.

Y, incluso si Kirei hubiera realmente descubierto la verdadera intención de Kiritsugu, probablemente él no se lo hubiera reportado a Archer.

Por como lucía ahora, aún quedaban muchos puntos en duda. Pero aún así, nada sacudía la idea de Kirei de cruzar espadas con Emiya Kiritsugu. Este era el problema personal de Kirei, no relacionado al Toque del Cielo, y él no tenía la menor intención de permitir a otros interferir.

Por eso, Kirei le dijo a Archer que era el obstinado deseo de la familia Einsbern, participar en el Toque del Cielo solo para permitir al Santo Grial descender. Pero Archer no parecía haber visto a través de los pensamientos en el corazón de Kirei, solo escuchando medio interesado su reporte.

“– Hm, hacer defraudar sus esperanzas tampoco es un mal entretenimiento.”

Después de haber terminado de oír los motivos de las otras cinco personas, Archer dijo despectivamente:

“Después de todo, son solo una pila de basura. Cada uno de ellos no tiene algún proceso creativo en absoluto. Pensar en aprovecharse de mi tesoro por solo unas tontas razones… todos esos ladrones son pestes que deberían ser ejecutadas directamente sin ninguna negociación.”

Oyendo las inusualmente arrogantes palabras de Archer, Kirei suspiró resignado.

“A partir de la información que requirió tanto para conseguir, ¿solo esos son tus pensamientos? Parece como que cargué con esto por nada.”

“¿Qué es eso de ‘cargué con esto por nada’?”

El Rey de los Héroes dijo con una significativa sonrisa en su rostro:

“¿Pero qué dices, Kirei? Tus esfuerzos y los de los Assassins han dado grandes resultados, ¿o no?”

Como si sintiera que las palabras del otro cargaran ironía, Kirei se fijó en Archer y dijo:

“¿Te estás burlando? Rey de los Héroes.”

“¿No entiendes? No importa, es perdonable que no entiendas. Porque tú eres un hombre que solo puede ver lo que le importa a sí.”

Ignorando completamente la aguda mirada de Kirei, Archer continuó diciendo lánguidamente.

“–Sujetos que no tienes conciencia de sí mismos, solo una simple búsqueda instintiva de placeres. Tal como aquellas bestias que siguen el aroma de la sangre. Este tipo de sentimiento en sus corazones se manifiesta instintivamente en sus palabras y acciones.

Por eso, Kirei. Cuando tú, a través de ti mismo, recuentas esta vez todo lo que oíste, viste, y comprendiste, tú ya has mostrado ampliamente tus pensamientos internos. Eso que tus palabras describen con grandes detalles, es también eso en lo que estás más interesado.

En otras palabras, observar las palabras y las acciones de una persona es la mejor manera de entender sus intereses. Juguetes como los humanos, en las historias como la vida verdaderamente no hay una forma más significativa de entretenimiento.”

“…”

Esta vez Kirei también tuvo que admitir que había sido realmente descuidado.

Él había pensado originalmente que este solo era una insignificante diversión para el Rey de los Héroes. Pero parecía que su juicio había recaído; él solo usaba este método para probar sus pensamientos más interiores.

“Primero descontemos a ese sujeto sobre el que deliberadamente ocultaste la verdad. Esta clase de concernir inconsciente es solo un tipo de obstinación. Ahora de lo que quiero hablar es de la persona que tú notaste involuntariamente.

Así que, hablando de esto, de los otros cuatro Maestro, ¿A quién es al que le prestaste más atención?”

Repentinamente Kirei sintió un fuerte malestar en su corazón. En este punto, lo mejor sería terminar este tema tan pronto como sea posible.

Ante la insatisfacción de Kirei, Archer parecía sentirse satisfecho, bebiendo alegre un trago del rojo vino, y continuó diciendo:

“El Maestro de Berserker. ¿Llamado cómo, Kariya? Kirei, tu reporte de este hombre sí fue extremadamente detallado.”

“… Porque sus asuntos son relativamente complicados. Así, las partes que requieren explicaciones específicas naturalmente eran más numerosas. Eso es todo.”

“Hm, yo no lo veo así. Eso es porque estás más atañido acerca de los asuntos de este hombre, así tú le diste a Assassin la orden de ‘investigar a fondo estos complicados asuntos’. Una orden que tú diste en circunstancias de las que tú mismo no estabas al tanto, puramente basado en tu interés.”

“…”

Ante el argumento de Archer que no permitía refutación alguna, Kirei comenzó a reevaluar sus propias acciones.

Matō Kariya… él ciertamente había creído que este era un personaje que requería atención especial. No solo esta persona cargaba un fuerte odio por Tokiomi, Berserker como su Sirviente también tenía la misteriosa habilidad de asir los Fantasmas Nobles de otros; considerablemente, el archi-némesis de Archer.

Pero considerando niveles de amenaza – Kariya y Berseker definitivamente no irían en primer lugar.

El Maestro y el Sirviente con Mejor a la Locura, preparados precipitadamente, vinieron a la guerra. De los cinco grupos enemigos, ellos probablemente sean los más rápidos en ser erradicados. No había ni siquiera necesidad de usar algún plan; sería suficiente con meramente seguir prolongando la guerra.

Con solo dejarlo ser, él sería su propia muerte. Así, en cierto grado, él probablemente debía ser considerado un oponente extremadamente fácil de manejar. Contra un oponente así, seguir investigando detalladamente la situación– dando un paso atrás, verdaderamente aparecía algo insensible.

“… Lo admito, esta fue una caída en mi juicio.”

Con la humildad de un clérigo adquirida por largos años de cultivación, Kirei asintió y dijo:

“Ciertamente, después de pensarlo con cuidado, Matō Kariya no es más que en enemigo con poca vida por delante, y por lo tanto débil.

Desde una perspectiva a largo término, él no puede convertirse en una amenaza, no vale la atención. Lo he puesto demasiado en alto, y así a Archer– a ti, te he explicado más de lo necesario.”

“Heh, ¿Así es?”

Aunque Kirei había cedido, los refulgentes ojos escarlata de Archer aún tenían una expresión inaprehensible.

“Pero Kirei, ahora supongamos– dado un evento en que el milagro se trame con la suerte, y Berserker y su Maestro sobrevivieran hasta el final, y aún más, obtuvieran el Santo Grial. ¿Has pensado sobre qué pasaría en ese momento?”

Quiere decir, en el caso de, asumiendo algo completamente irreal…

La última meta que Matō Kariya sigue es tan solo el enfrentamiento con Tōsaka Tokiomi. Sin considerar sus oportunidades de ganar, en el caso de que al final él acabara victorioso sobre Tokiomi y en adición obtuviera el Grial– en ese momento, ¿qué enfrentaría Kariya?

… Ni siquiera hacía falta pensarlo; debía ser su propia oscuridad. Originalmente con el fin de ayudar a Aoi a reclamar a su hija, pero luego para clamar la vida del esposo de Aoi. Él parecía seguir inconsciente de esta contradicción; no, más bien, podría decirse que es consciente, pero los celos y egoísmo en su corazón, engañándolo intencionalmente, ocultaban este sentimiento.

Al enfrentar esa victoria manchada en sangre, Matō Kariya definitivamente se hundiría en el dilema de tener que enfrentar la fealdad de su propio corazón.

Archer, por un lado mirando a Kirei pensando silenciosamente, sonrió y dijo:

“En lo que he dicho, Kirei. ¿Notaste el verdadero significado de que yo te hiciera esta pregunta?”

“… ¿Qué quieres decir?”

La sugerencia de Archer dejó todavía más confuso a Kirei.

¿Acaso sus últimos pensamientos llevaban ciertos puntos incorrectos?…

“Dime, Archer. ¿Cuál es exactamente la significancia de que Matō Kariya obtenga la victoria final?”

“Nada, nada en absoluto– oye, no pongas una expresión tan terrible. Te he dicho varias veces que no tengo intención de burlarme de ti.

Piensa al respecto, ¿Por qué a lo largo de todo Kotomine Kirei no descubrió la completa insignificancia de mi pregunta? ¿No sentiste que en sí mismo este es un asunto digno de consideración?”

Si esta conversación fuera a continuar, Archer seguiría guiándolo por la nariz, paso a paso. Así que Kirei dejó de pensar, descansando todo su cuerpo contra la silla y diciendo:

“Tú podrías fácilmente hablar francamente, Archer.”

“Si yo te hubiera puesto la misma pregunta usando otro Maestro como ejemplo, tú definitivamente percibirías de una vez que esta en una pregunta completamente insignificante, y la hubieras desechado directamente. Pero con Kariya es diferente. Tú no creíste que esta fuera una pregunta absurda, sino que te sumergiste a ti mismo interesadamente en este tipo de pensamiento hipotético.

Completamente inconsciente de estar haciendo algo tan inútil. Precisamente esto en un autentico ‘interés’. Felicitaciones Kirei, tú finalmente puedes entender que es ‘entretenimiento’.”

“… ¿Entretenimiento? ¿Hablas de placer?”

“Sí.”

Oyendo la afirmación de Archer, Kirei sacudió resueltamente su cabeza.

“En el destino de Matō Kariya no hay ningún elemento que permitiría a uno sentir ‘placer’. Lo más largo que sea su vida, lo más largo son los sufrimientos y lamentos que se acumulan en su cuerpo. Para él, una muerte temprana serían más bien una clase de salvación.”

“Oh Kirei, ¿por qué percibir el ‘placer’ tan estrechamente?”

Como si enfrentara a un alumno con pobres habilidades de entendimiento, Archer suspiró profundamente.

“¿Exactamente que contradicción hay entre sufrimiento y lamentos y ‘placer’? El tan-llamado placer no toma ninguna forma en particular; es precisamente porque tú no entiendes esto el que estés confundido.”

“¡Eso no es algo que se deba perdonar!”

Como un reflejo condicionado sonó la furiosa voz de Kirei.

“Rey de los Héroes, solo la gente malvada como tú sentirá felicidad en degustar el sufrimiento de otra gente. Más bien, ese es el espíritu de un pecador. Un mal que debe ser castigado. ¡Tú especialmente no estarás en este camino de fe en el que yo, Kotomine Kirei, seguiré viviendo!”

“¿Así que tú crees que el placer en sí mismo es algún tipo de pecado? Heh, tú sí que das malos argumentos. Te has vuelto un hombre verdaderamente interesante.”

Justo cuando Kirei consideraba responder algunas palabras, súbitamente un agudo dolor atormentó su cuerpo entero, forzándolo a encorvarse.

“–!?”

En su antebrazo, desde cerca de su codo venía un candente dolor. Él no conocía la razón, pero ciertamente él había sentido otra vez esta sensación. El mismo dolor y la misma extraña sensación de ahora– Kirei la había sentido hace tres años. Esa vez, había sido en la parte trasera de su mano izquierda. Ahí fue también donde todo comenzó.

El dolor fue gradualmente reemplazado por olas ardientes. Kirei dejó de pensar ante la sorpresa, y solo enrolló inconscientemente su manga y revisó su muñeca.

En la parte trasera de su mano izquierda habían aparecido de repente las sagradas marcas del destino. Los Sellos de Comando restantes, el símbolo que había desaparecido después de haber sido usado con Assassin, habían reaparecido en su tamaño original.

“Heh, ¿Exactamente como yo pensaba? Pero esto es realmente pronto.”

“Bastardo–”

Sellos de Comando nuevos. La sensación de entumecimiento traída por el intenso dolor probaba que estas eran autenticas marcas sagradas, pero a pesar de eso, Kirei estaba temporalmente incapaz de recuperar sus sentidos, aturdido e incapaz de decir una palabra.

Esto es completamente imposible.

En este punto en que todos los Maestros seguían con vida. Y ningún Sirviente había terminado su contrato. Ser otorgado con Sellos de Comando bajo estas condiciones – esto no tenía precedentes.

Y en adición, Kirei no pertenecía a las ‘3 familias del comienzo’. Que el Santo Grial le otorgara a alguien que se ha retirado las mismas marcas sagradas– ¿qué expectativas tenía en él? Esta era una situación totalmente incomprensible, anormal.

“Parece que el Grial tiene grandes expectativas en ti.”

Archer, con una sonrisa más bien siniestra, dijo:

“Kotomine Kirei, tú también debes responder a las expectativas del Grial. Sin importar que, tú debes tener una razón para desear obtener el Grial.”

“Yo… ¿Mi razón de obtener el Grial?”

“Si eso es realmente un milagro que puede otorgar cualquier deseo– el Grial definitivamente será capaz de realizar incluso aquello que tú no percibes; el deseo más profundo en tu corazón.”

Fijándose en la expresión de Archer, Kirei repentinamente tuvo una sensación de déjà vu. Sí – aquello estaba descrito en las ilustraciones de la Biblia, la expresión de la serpiente del Edén.

“Kirei. Pensar no te traerá la respuesta. Son precisamente esta clase de pensamientos, encadenados por la ética, que han distorsionado tu conocimiento.

Reza por que puedas obtener el Grial. En ese momento tú encontraras entre las cosas que el Grial te traiga, la respuesta a la verdadera felicidad que tú buscas.”

“…”

Esto es algo de lo que Kirei jamás ha pensado.

Esto es una reversa a los fines y a los medios. Precisamente porque él no sabe cuál es exactamente su propio deseo, él debe obtener el Grial que puede conceder todos los deseos para descubrirlo.

Si solo fuera para encontrar la respuesta– ciertamente hay una forma de encontrar una respuesta inmediata.

“… Pero si es así, yo tendré personalmente que destruir los deseos de otras seis personas antes de poder encontrar la respuesta. Y si yo busco el Santo Grial por mis propios motivos personales… debo ser un enemigo de mi profesor y benefactor.”

“Primero debes buscar un Sirviente fuerte. De otra manera, tendrás que combatir conmigo.”

Como si hablara de los asuntos de alguien más, Archer bebió despreocupadamente un sorbo del rojo vino y dijo:

“Como sea, como condición necesaria, primero tú debes incautar un Sirviente de los otros.

En tanto a lo que viene después… heh, Kirei, ahí te vales por ti solo.”

Como si ahora estuviera más interesado en Kirei, a quien se le habían otorgado nuevamente las marcas sagradas, los ojos escarlata del Rey de los Héroes brillaron con la luz del placer.

“Perseguir, a tus propios deseos. Ese es el verdadero camino del entretenimiento. Entonces el entretenimiento traerá placer, y el placer te guiará en la dirección de la felicidad.

Este camino ha sido señalado a ti, Kirei. Señalado extremadamente claro a ti.”



Regresar a: Acto 9, parte 2 Ir a:Página Principal Avanzar a: Acto 9, parte 4