Mushoku Tensei Spanish:Chapter 63.53

From Baka-Tsuki
Jump to: navigation, search

Esta traducción ha sido realizada a partir de la versión inglesa encontrada en la siguiente página (enlace) realizada por World Three.

Traducido por Sergiocamjur (talk) 16:53, 9 March 2016 (UTC)

Editado por Eyvir Am

Volumen 07 Capítulo 63.53 - Ludeus el Quagmire[edit]

1ª Parte[edit]

"Haah... Haah..."


Estaba corriendo por la ciudad mientras el sol comenzaba a asomar por el horizonte y las calles comenzaban a ir cogiendo color.

Mi respiración asoma por mi boca dejando verse como nubes blanquecinas, debido, entre otras, al frío invernal que ha pintado con una fina capa de nieve la superficie del camino, dejándome escuchar un crujido gélido a cada paso que doy y permitiéndome sentir una sensación acolchada agradable.

Continúo mi paseo a paso acelerado por la ciudad, dedicado en cuerpo y alma a mi caminata, mientras observo de pasada los escenarios propios de una postal navideña.


"Haaah..."


Pasado un tiempo, me detengo finalmente una vez regreso a mi posada.


"¿Qué tal lo hemos hecho en el paseo de esta mañana?"


Mientras continuaba intentando controlar mi respiración agitada, escuché esas palabras provenientes de mis temblorosas piernas; Tindalos, mi pierna derecha, y Baskerville, mi pierna izquierda.

Decidí darles el nombre de unas razas famosas de perros de caza con la esperanza de que se volvieran tan ágiles y ligeras como ese par de canes.


"Fufu... No lo habéis hecho nada mal. Buen trabajo."


Le di unos toques cariñosos a mis piernas de la misma forma que se les darían a un par de cachorros juguetones, antes de adentrarme por fin en la posada.

Es importante masajear las piernas siempre después de correr, y me he autoimpuesto no usar magia para ello.

Claro que podría usar magia Curativa para eliminar por completo las agujetas de mis músculos, pero de esa forma, no estaría dándoles el mismo cariño.


"Buen trabajo, chicos."


Cada día, después de correr, acaricio mis piernas con mucho cariño para relajarlas.

Y es que, cuanto más amor le des a tus músculos, te recompensarán con más amor aun; además de que nunca te traicionarán. Los músculos siempre recompensan tu esfuerzo con resultados; a menos que no los trabajes a diario o te excedas con ellos, que es cuando pueden negarse a hacerte caso.

Por eso, es mejor tratarlos cada día con cariño, para que, llegado el momento, estén ahí para ayudarte en lo que necesites.


"Ups... casi me olvido de ustedes... y eso no es correcto, ¿no os parece?"


Una vez les doy suficiente cariño a mis piernas, paso a masajear mis brazos; mi brazo derecho, Hulk, y mi brazo izquierdo, Heracles[1], nombrados así con la intención de que se vuelvan tan fuertes como los personajes en los que están basados.

No es que me haga falta demasiada fuerza siendo un mago, pero eso no significa que tener fuerza no venga bien de vez en cuando. Si llegara el momento de usar ambas manos, de no entrenarlas correctamente, podrías arrepentirte.

Después de todo, los brazos son entes bastante celosos, y por si fuera poco, también son la principal parte del cuerpo que interactúa con el mundo exterior, transmitiéndome adicionalmente información sobre este a través del tacto. No me gustaría que un día no quisieran reaccionar a tiempo al pensarse que son menospreciados por sus huéspedes.


"¡Perfecto! Pues a trabajar en esas 100 flexiones del día."


Me tumbo sobre el suelo bocabajo y comienzo a trabajar seriamente en terminar mi serie de flexiones; aunque sin la intención de ser capaz de hacer más cada día, sino simplemente de mantener mi cuerpo entrenado.

En un momento dado, tanto Hulk como Heracles se pusieron a temblar y me dediqué a darles ánimos.

Vuestro dolor es mi dolor, pero pensad que este dolor que compartimos también nos une. ¡Juntos seremos más fuertes![2]


"Haaah... Buen trabajo, chicos."


Los masajeo y les dejo relajarse mientras les agradezco el trabajo de hoy; y no solo a Hulk y Heracles, sino que a Tindalos y Baskerville también.

Me mantuve en reposo hasta que sentí que estábamos todos listos para continuar el día.

Nos merecemos un descanso.


"Buen trabajo, chicos, ha sido un día productivo."


Después de asearme correctamente con agua caliente, fui a rezar al altar que había fabricado y que se encontraba en una esquina de mi habitación.

Una vez terminé, recogí con sumo cuidado la Reliquia Sagrada que se encontraba en su interior, la doble respetuosamente y la coloqué en el interior de mi bolsillo.

Lo cierto es que no debería realmente tratar de esta forma la Reliquia Sagrada, pero temo que si la dejara en la habitación, alguien pudiera entrar y robarla; por lo que no tengo más remedio...

Es de sentido común llevarte los objetos preciados contigo cuando sales de una posada.


"Espero que hoy haya alguna misión decente en el tablón."


Murmurando estas palabras para mí mismo, me cambié de ropa y me puse mi manto antes de salir de la posada.


Han pasado ya algunos meses desde el incidente con los Osos Mechón Pardo.

En ese entonces, decidí tomarme en serio mi rutina diaria para ejercitar mis músculos y esforzarme por convertirme en un aventurero reconocido por estas tierras.


"¡Quagmire, gracias por lo del otro día!"

"Fuiste increíble."

"Podría aprender una cosa o dos de la forma en la coordinas tus hechizos con el grupo."


Y considero que de momento llevo un buen ritmo inicial en mi meta para convertirme en un aventurero famoso.


"Oh, no es para tanto, soy yo el que debería agradeceros vuestra ayuda, ya que yo solo tuve que echaros una mano. Si conseguimos realizar con éxito la misión, fue porque nos organizamos perfectamente entre todos."

"¡Serás modesto...! ¡Con tu habilidad deberías ser un poco más orgulloso, hombre!"

"Dime, ¿estarías interesado en unirte a nuestro grupo?"

"Agradezco la oferta, pero debo rechazarla, lo siento."

"Chacho, ¿te has olvidado? Las invitaciones a grupos están vetadas."

"Oh, cierto. Fallo mío..."

"Ajaja..."


Hemos entregado la misión de este día que acabó siendo algo más agotadora de lo necesario, pero nada complicado.

Técnicamente, soy un aventurero individualista, aunque lo cierto es que por lo general, simplemente voy de grupo en grupo ofreciendo mi apoyo para realizar misiones más complicadas y que por sí solos podrían tener problemas para completarla.

Supongo que soy algo así... como un aventurero mercenario que ayuda a otros aventureros...

A cambio de mi ayuda, me llevo una parte de la recompensa, y además me llevo la mitad de los beneficios de la venta de los materiales obtenidos de los monstruos que vamos eliminando en el transcurso de la misión.

Por lo general, participar en misiones de un grupo sin ser parte de este no está especialmente bien visto dentro del gremio de aventureros, pero como tampoco incumple ninguna norma, lo dejan pasar.

Y por si fuera poco, se creen que mi anterior grupo fue totalmente eliminado... cosa que sumado a que he hecho que prácticamente todos sepan que ando buscando a mi madre, me den un poco más de libertad.

Pero vaya... si quisiera viajar a otra ciudad, seguramente lo mejor sería buscar un grupo para hacerlo, aunque solo fuera temporal, pero sigue sin atraerme la idea de unirme a ningún grupo de nuevo.


"Sea como sea, me alegro mucho de haberte contratado para esa misión; así que si alguna vez encontramos otra complicada, te llamaremos."


Actúo con cortesía y educación con todos en el gremio, pero a la hora de pelear, hago lo posible por resaltar lo que soy capaz de hacer en lugar de contenerme. Gracias a eso, el nombre de Ludeus Greyrat es bastante conocido en todo el gremio.


"¡Eh, Quagmire!"

"¡Quagmire! ¡Ven a echarnos una mano con esta misión! ¡Estamos a punto de partir!"

"Lo siento mucho, pero por hoy ya he terminado."


Aunque en realidad, más que Ludeus Greyrat, lo que se está extendiendo es el nombre de Ludeus el Quagmire; seguramente porque actúo como un mago de apoyo que principalmente utiliza Quagmire y Neblina en combate.

Al menos, gracias a los trucos que he aprendido de Timothy, casi todos los aventureros en el gremio me sonríen y saludan cuando me ven.

Seguramente porque me ven como un niño pequeño que aunque es habilidoso no cobra demasiado por sus servicios... aunque también me han llegado rumores de que se piensan que no comprendo el valor del dinero; pero gracias a eso, he conseguido que los que a menudo están por el gremio me vean con buenos ojos y hasta me recuerden...

A este paso no debería tardar demasiado en hacerse conocido mi nombre por la ciudad...


"¡Quagmire! ¡Si me llegan rumores sobre tu madre, te lo haré saber!"

"¡Oh! Te lo agradecería muchísimo."


En mi camino, me crucé con un grupo de aventureros que tiene pensado mudarse a otra ciudad dentro de unos días; debido a la relación que había ido ganándome con todos, conseguí que me ayudaran a extender la palabra de que hay ando buscando a mi madre.

A este ritmo, solo es cuestión de tiempo que Zenith oiga rumores sobre mí... en el caso de que se encuentre por esta zona, claro está.

La verdad es que la posibilidad de que se encuentren en la zona norte del continente central son astronómicamente pequeñas. Pero aun así, no quiero pensar que lo que estoy haciendo sea una pérdida de tiempo; ya que si consigo hacerme famoso por estos lares, me será más fácil hacerme famoso en otras zonas y hasta demostraré que es posible en primer lugar.

Por eso, si voy de ciudad en ciudad extendiendo mi nombre y que busco a mi madre, seré capaz de explorar indirectamente toda la zona norte del continente, incluida la zona de conflicto. De esa forma, tarde o temprano, me llegarán rumores de dónde se encuentra Zenith o vendrá ella directamente si se encuentra por aquí.

Digamos que tardo 3 meses en hacerme mínimamente famoso... siguiendo esa idea, tardaré aproximadamente un año en hacer que todos me conozcan en la zona norte......... uff... suena a que tomará bastante tiempo... ¡Pero debo hacerlo! ¡¿No es así, Roxy-sensei?!


"¡Anda, mira! ¡Otra vez se pone a rezar!"

"Déjale tranquilo, simplemente es así de devoto... El otro día hasta le vi rezar en el borde del camino."


Oh... Ups... Me puse de nuevo a rezarle a mi reliquia sagrada...

Pero bueno, mientras no la pierda, seguiré pudiendo mantener este ritmo... seguiré intentándolo mientras Roxy-sensei esté conmigo... mientras tenga su apoyo, ¡soy invencible!

¡El invencible Robo-Ludeus! ¡La máquina infalible de trabajo![3]


"Tcht-"

"Jum, Quagmire..."

"Menudo ego le está creciendo..."


Como era de esperar, hay todavía varias personas a las que no les caigo especialmente bien. Aunque no es algo que me tenga especialmente preocupado; al menos, todavía no han interferido en mis planes activamente.

Mientras actúe siempre de manera humilde y educada con todo el mundo, el número de personas a las que agradaré acabará siendo mayor que a las que no... Y aunque me gustaría ganarme también su apoyo con la búsqueda de Zenith... por lo general, evito involucrarme con las personas a las que no agrado. Para qué intentar lo imposible...

Después de todo, mi meta no es llevarme bien con todo el mundo, sino encontrar a Zenith de la forma más eficiente posible. Nada más.


"Ah..."


Mientras andaba perdido en mis pensamientos, me dirigí a la salida del gremio, y justo cuando estaba a escasos metros de la puerta, me crucé con una cara conocida.

Se trataba de Sara.


"Hm—..."


En cuanto me vio, su rostro se retorció enfadada. Me molesta un poco su actitud, la verdad.


"¿Qué miras?"

"Nada~."


Mi relación con ella no ha cambiado lo más mínimo en todos este tiempo.

Desde incluso antes de esa primera misión juntos, se ha mostrado molesta conmigo, y parece que después de lo de los Osos Mechón Pardo fue incluso a peor...

Han pasado todos estos meses y todavía sigue igual de cortante que entonces...


"¿Ya te vas?"

"Sí, acabo de entregar una misión difícil, y me iba ya para la posada a descansar."

"Umm... Nosotros veníamos a aceptar una misión, ¿quieres unirte?"

"Hmm.. esto..."


Parece que el destino no quiere separarnos...

Counter Arrow fue el primer grupo de aventureros con el que trabajé cuando llegué a Rozenburg, y lo cierto es que hemos trabajado juntos en varias ocasiones; hasta el punto de que es el grupo junto al que más veces he trabajado.

Pero lo cierto es que objetivamente hablando, trabajar con el mismo grupo demasiado seguido no es lo más eficiente para mis planes...

En cuanto ven lo que soy capaz de hacer y consigo que nuestra relación llegue a un nivel aceptable como para ayudarme con lo de Zenith, no me sale a cuenta seguir trabajando con ellos...


"Eh... ¿Tenéis planeado partir mañana?"


Dicho esto, por algún motivo, me cuesta rechazar sus invitaciones, aunque no sé bien por qué.

Quizás sea mi forma de agradecerles que me ayudaran a darme cuenta de lo estúpido que estaba siendo al principio...

Mientras le daba vueltas a esto, Sara, al escuchar mi respuesta, se volvió a mostrarse algo molesta.


"Siempre,... ¡siempre empiezas con esas preguntas esquivas cuando te invitamos! ¡Si no quieres venir, di que no y punto! ¡No es que necesitemos tu ayuda ni nada parecido![4]


Como de costumbre, Sara no mide sus palabras conmigo; aunque da la impresión de que su actitud conmigo ha comenzado a ir a mejor, aunque sea un poco, en estos días. O al menos, parece como si ya no buscara meterse conmigo como al principio.

Aunque no parece que nos estemos llevando bien tampoco, pero no sé.... Aunque bueno, da lo mismo. No es que busque hacer amigos.


"Discúlpame por ser tan indeciso, pero me toma tiempo llegar a una decisión."

"¿Al menos podrías hacerme el favor de dejar de hablar de forma tan formal? Me pone de los nervios."


Estas palabras las dijo con un tono algo más... ¿amistoso? O al menos, no parecía que las dijera para hacerme daño, sino más como si fuera su opinión sincera al respecto.

Pero por mucho que me pida algo así... no tengo la menor intención de dejar de actuar con esta cortesía; es necesaria para mis planes y llevarme bien con todo el mundo, después de todo.


"Sara, deja al chico."


Mientras conversábamos, el resto de miembros de Counter Arrow fueron apareciendo. Primero Suzanne, la chica morena con rastas; después Timothy con su manto rojo, y finalmente Mimir y Patris.


"Vaaale."


Cuando Suzanne le llamó la atención, Sara se echó a un lado con mala cara.


"Bueno, ¿qué, Ludeus? ¿Vienes?"


Suzanne me hizo esa pregunta, aunque lo cierto es que ya había decidido que les ayudaría.

Quizás desde fuera parecía como si estuviera dándole vueltas y no del todo decidido...


"Venga, de acuerdo, me apunto. Y gracias por invitarme."

"Perfecto, pues vayamos a decidir qué misión tomar entonces."

"De acuerdo."


Quitando la hostilidad de Sara, el resto de miembros de Counter Arrow son gente simpática.

Por un lado, Suzanne, que es bastante amable y atenta, aunque a veces un tanto entrometida; por otro, Timothy, que es una persona con bastantes cualidades sociales y buen ojo; y finalmente, Mimir y Patris, que por lo general son bastante callados, pero amigables.

Como grupo de aventureros, tienen una buena coordinación y en general bastante balanceados en cuanto capacidades, y aunque yo me una a su coordinación en combate y tácticas, son capaces de adaptarse para que entre todos consigamos una organización impecable.

Las peleas con ellos siempre van a pedir de boca... Aunque claro, como quieren que Sara gane experiencia apoyando a la primera línea, siguen siendo bastante estrictos en cuanto a limitar mi participación.

Pero vaya... más que una alianza temporal, casi parece que soy uno más...

De alguna forma... podría decirse que somos... amigos...


"Bueno, ahora que está decidido que Ludeus viene, ¿qué misión creéis que deberíamos coger?"

"¿Ane-san, por qué no cogemos esta?"

"A ver... una misión de recolecta de rango A... Recolectar escamas de Dracos PielNieve... Hmm... ¿No os parece que eso está ligeramente por encima de nuestras posibilidades?"

"Sí, pero ya que Ludeus viene con nosotros, podríamos aprovechar por ir por recompensas más suculentas ahora que tenemos la oportunidad."


Viendo a Suzanne y Timothy debatir sobre la misión, justo frente al tablón de anuncios del gremio me trajo varios recuerdos.

Eris y Ruijerd también solían debatir entre ellos a menudo... aunque al final la decisión la acababa tomando yo, todo sea dicho...


"¿Qué opinas tú, Ludeus?"

"¿Ah? Por mí vale, tampoco creo que tengamos complicaciones."


Aunque ahora, en lugar de ser el que decide, simplemente soy el que da su opinión... Quizás ese fue mi error en Dead End...

Y como ahora no soy ni el líder ni el 2º al mando, simplemente soy uno más del grupo, por lo que puedo dar mi opinión y dejar que otros decidan.... y he de decir que es hasta agradable, siendo honesto.


"Pues bien, decidido. Haremos esa misión."


Con las palabras de Suzanne, la misión fue decidida finalmente; y aunque es bastante similar a varias que hemos hecho, es necesario acumular experiencia para ganar soltura y práctica como para obtener buenos resultados en el futuro.

Yo por mi parte, haré cuanto pueda.

2ª Parte[edit]

A la mañana siguiente.

Una vez terminé mis preparativos para el viaje, me dirigí a la puerta de la ciudad donde me reuní con los miembros de Counter Arrow para ponernos en marcha.

Nuestro destino se encuentra dirección sur, a unos 2 días de camino de Rozenburg; supuestamente, unas ruinas en las que nunca antes he estado.

Esa mañana y la tarde anterior, las aproveché para informarme sobre los Dracos de las Nieves. Por lo visto, estas ruinas son el único sitio cercano a Rozenburg donde se pueden recolectar las escamas de estos monstruos.

Como su nombre medio indica, las escamas de estos monstruos, que son considerados una subraza de los dragones, son tan blancas como la nieve. Además, son de unos 3 o 4 metros de largo por lo general, aunque no pueden volar, ya que no tienen alas; motivo por el que construyen sus nidos en cuevas o Laberintos. Estos monstruos además, suelen vivir en manadas y dependiendo del tamaño, pueden llegar a ser considerados monstruos de rango S.

No obstante, parece que les molesta la luz y a menos que invadas su nido, no atacan a aventureros, lo que no son considerados como monstruos peligrosos.

Pero lo que hace que las misiones de recolecta de sus escamas no superen el rango A es que por lo general, además de ser lo que pretendemos hacer, es explorar las ruinas Gargau, lugar en el que habitan, y recorrer la zona en busca de las escamas que hayan ido perdiendo o mudando.

El motivo por el que a menudo aparecen misiones de recolecta de las escamas de los Dracos de las Nieves es que son aislantes térmicos muy buenos aquí en el norte.

Existen otros aislantes en zonas nevadas bastante útiles para facilitar la vida en estas tierras, pero las escamas de estos monstruos están entre los mejores. Son resistentes, duraderas; y por si fuera poco, su lustroso blanco nieve hace que cuando la luz del sol se refleja en ellas, emitan un brillo azulado que genera una estampa cautivadora; lo que lleva a que sean usadas en los techados de las casas de algunos nobles y figuras similares.

Por otro lado, también se usan estas escamas para fabricar escudos y armaduras.

Por ejemplo, la guardia real de Basherant está íntegramente equipada con armaduras hechas de este material. Y a modo de ejemplo, decir que solo algunos aventureros de rango S se pueden permitir equipamiento hecho de estas escamas; que debido a su dureza y resistencia, poseen una defensa muy efectiva contra distintos tipos de monstruos.

Dicho de otra manera, a menudo se combate con monstruos para fabricar equipo con los materiales de esos monstruos.

Pero volviendo al tema inicial, vamos en dirección al territorio de estos monstruos que ofrecen una defensa así de buena; pero como he mencionado anteriormente, nuestra intención no es acercarnos a su nido.

Igualmente, existen otros monstruos que rondan la zona a parte de los Dracos de las Nieves; y también contamos con la posibilidad, de que aunque sean monstruos no agresivos por norma, podría darse el caso de que decidieran atacarnos, ya sea un individuo o parte de la manada.

Saber esto hace que nuestro grupo esté algo inquieto, lo que ha llevado a que incluso antes de entrar en las ruinas, nos hemos detenido para realizar una reunión para planear la misión más concienzudamente que en otras ocasiones.


"He traído algunas flechas con punta hecha de escama Draco Pírico por si acaso, pero es posible que ni eso sirva de nada."

"¿Crees que envenenarles sería de ayuda?"

"No lo sé, pero teniendo en cuenta que no les gusta la luz, puede que el fuego sería efectivo contra ellos."

"Si solo con eso fuera suficiente para vencerles, esta misión jamás sería de un rango tan cercano al S."


Se les ve bastante serios discutiendo este asunto y buscando entre todos formas de como aprovechar al máximo sus habilidades para los combates que se avecinan.

Creo que si Counter Arrow pudiera encontrar gente con una experiencia tan pulida como el resto de sus miembros como para llenar al completo el cupo de 7 miembros por grupo, están más que capacitados como para llegar a un grupo de rango A.

Aunque claro, como son bastante más serios que el resto de aventureros, seguramente les cueste reclutar gente... La mayoría de aventureros simplemente improvisa sobre la marcha según avanza la misión.


"Ludeus, no has abierto la boca. ¿Seguro de que estás atento?"

"Sí, os estoy prestando atención.">

"Espero que sea cierto. Ya es suficiente problema que ni con las flechas especiales pueda hacerle nada a esos bichos... Como encima sean capaces de atravesar la línea de defensa, podría darse el caso de que no pueda ayudaros."


Hasta Sara está nerviosa en esta situación.

Su puntería con el arco es indiscutible y casi inigualable, pero contra oponentes con escamas tan duras como la de los Dragos, sus opciones en caso de combate disminuyen; y aunque todavía pueda atacar a los ojos o a la boca de los monstruos, la posibilidad de no impactar aumenta.

Muchos de los monstruos de rango A o superior son capaces de soportar o esquivar las flechas de Sara con facilidad, siendo los Dracos de las Nieves un ejemplo de porqué. E incluso aunque por esta zona no haya más enemigos que vayan a dar problemas, pensar que tus ataques son prácticamente inútiles contra monstruos de rango A o mayor es algo frustrante; especialmente para un aventurero.

Pero hay que aceptar que una sola persona tiene muchas limitaciones y cosas que es incapaz de hacer por sí mismo. Ni siquiera yo puedo hacer cualquier cosa sin ayuda aunque pueda parecer lo contrario.

Sara necesita comprender que muchos de los que van por ahí creyéndose perfectos y todopoderosos, a menudo acaban en una tumba prematura cuando se enfrentan a un enemigo superior o les atacan por sorpresa. Por eso, lo mejor es simplemente ser humilde y aceptar tus limitaciones.

Pero supongo que Sara todavía es muy joven para comprender esto, le falta experimentar el fracaso en sus carnes en un par de ocasiones para ver esto... Si no, mírala... aún en esta situación, está diciendo cosas en plan ¿Cómo va a ser capaz de sobrevivir el resto del grupo sin mi ayuda?

Mientras nos ayudemos en lo que sí podamos, todo debería ir bien. Y si aun haciendo eso tenemos problemas... bueno... ya pensaremos en algo llegado el momento.


"Chicos, chicos... ¿por qué estáis tan nerviosos? Tened en cuenta que esta misión va de recolectar escamas, NO de pelear contra los Dracos... Vedlo más como que nos han contratado como servicio de limpieza."

"Timothy tiene razón... nuestra meta debe ser evitar que haya ningún tipo de pelea."

"Y si nos viéramos en apuros... solo tenemos que huir."

"Y una cosa está clara, a vosotros se os da bien salir por patas..."

"¡Mimir, pero si tú eres el que siempre va delante cuando huimos!"


Gracias al comentario de Timothy, la tensión en el grupo se disipó en gran medida y hasta se pusieron a reír.

Casi nunca habla, pero cuando lo hace, sabe qué decir en cada situación... debería aprender de él.


"¿Listos? Pues vamos, chicos."


Suzanne se dio un puñetazo en su mano abierta mientras dijo estas palabras, señal que usaron el resto para dejar las bromas y ponerse en marcha.


La entrada a las ruinas se encontraba tras una pequeña catarata que fluía por un arroyo atravesando la montaña, y por este arroyo podían verse pequeños bloques de hielo que iban corriente abajo, hasta el valle que se encontraba algunos kilómetros más adelante.

Atravesando el pequeño caudal de agua, se encontraba la entrada a una cueva que estaba casi cubierta completamente de hielo, formando un techado que ocultaba en gran medida la entrada, haciéndola difícil de ver desde el exterior.

¿Estaremos en el lugar correcto? Casi parece más una madriguera de osos que otra cosa... aunque eso es lo que me describieron.

Estas ruinas fueron descubiertas por un aventurero de casualidad hace unos 10 años; y aunque la localización es medianamente conocida, apenas pude obtener información del interior.


"No nos hemos equivocado de sitio, ¿verdad?"


Suzanne dijo en alto lo que yo mismo me estaba preguntando.


"Por las pisadas, diría que es aquí."


Como Sara había mencionado, había pisadas en la entrada; aunque se trataba de personas.

La cantidad de exacta de gente que había pasado por aquí era difícil de clarificar, pero al menos, estaba claro que un grupo grande de personas habían entrado y salido de este sitio.


"Oh oh... ¿Eso significa que alguien más ha tomado la misma misión que nosotros?"

"No. O al menos, las pisadas son de hace 5 o 6 días, por lo que lo dudo."

"Pero existe la posibilidad de que tengamos compañía, ¿o no?"

"Hay tanto pisadas de entrada como de salida, por lo que quizás ya hayan vuelto a la ciudad."


Mientras escuchaba la conversación que estaban teniendo Suzanne y Sara, comencé a prepararme para adentrarnos en la cueva. Saqué una antorcha que había comprado en la ciudad y prendí la punta.

Cuando te adentras en cuevas y similares hace falta iluminación; y aunque pudiera usarse una lámpara de aceite, las antorchas encendidas pueden usarse directamente como arma, y además permiten ser algo más bruscas de la cuenta con ellas sin tener miedo a que se rompan. Por ejemplo, se pueden tirar al suelo y no preocuparte porque se vayan a apagar.

Por supuesto, también existe el riesgo de consumir todo el oxígeno de la cueva, llevándote a una muerte por asfixia, pero si vas a preocuparte por cosas así, directamente hubiera sido mejor que evitaras meterte en cuevas... Pero la verdad es que me encantaría alguna otra cosa más cómoda para iluminar y que encima fuera más potente que una antorcha... no sé... una linterna de LED's o algo así sería fantástico.


"El suelo está congelado en varias zonas, id con cuidado."


Suzanne se adentró en la cueva, encabezando al grupo.

Por lo visto, parece que en los grupos de aventureros se decide qué miembros irán con antorcha a la hora de explorar un Laberinto; en nuestro caso, todos llevamos una.

El motivo de esta diferencia es que como ninguno tenemos medios naturales para orientarnos en la oscuridad, y además llevamos a una arquera en el grupo; por eso, para nosotros, cuanta más iluminación, mejor. Por este motivo, llevando los 6 una antorcha cada uno, el interior de la cueva estaba casi totalmente iluminado; no tanto como el exterior, pero bien iluminado.

Toda charla entre los integrantes había cesado desde el momento que nos adentramos en la cueva y comenzamos a recorrer en silencio la ligera pendiente que se adentraba en las ruinas.

Apenas nos hemos encontrado con monstruos en nuestro descenso, y aunque a veces nos asaltan monstruos con forma de ciempiés de gran tamaño, son tan débiles que Suzanne en solitario consigue acabar con ellos; por lo que no podemos decir que hayamos combatido ni una sola vez desde que nos adentramos en la cueva.

Aunque claro, teniendo en cuenta que el camino es bastante estrecho, si nos atacaran varios monstruos al mismo tiempo podríamos sufrir complicaciones, así que mejor que sigamos sin encuentros desafortunados hasta que se ensanche el terreno.

Además, si viéramos que conforme avanzamos sin llegar a un terreno más adecuado para combatir, el número de monstruos se intensificara, podríamos hasta pensar seriamente si retirarnos.

Porque aunque en el interior de las ruinas apenas haya monstruos y están todos en el camino, teniendo en cuenta el suelo resbaladizo y las estalagmitas podríamos tener sustos innecesarios; y eso que nos hemos puesto púas en la suela de nuestros zapatos para aumentar la tracción, pero seguimos pudiendo resbalarnos.

La persona de enfrente se escurrió y comienza a caerse de espaldas.


"Ah—"

"¡WA!"


Sara, que se encontraba delante mía, comenzó a caerse, esta vez de verdad y alargué el brazo para ayudarla a que no llegara al suelo.

El ojo místico de Futuro siempre es útil en situaciones de este tipo... aunque en realidad, siempre me ha sido de utilidad; no recuerdo ni una vez en la que haya sido contraproducente.

Mushoku07 010.jpg


"¡Eh! ¡¿Qué demonios estás tocando?!"

"No es para tanto..."


La suelto en el momento que está apoyada sobre tierra seca, y Sara se giró mirándome molesta mientras se cubría la zona del pecho.


"......"


Tenía la cara enrojecida hasta la punta de sus pelos, pero no dejaba de mirarme con cierto odio.

Intuyo que le habrá molestado que tocara su pecho para sujetarla... pero siendo honesto, lo único que he sentido es un tacto duro, sobre todo teniendo en cuenta que lleva puesta la coraza de cuero; así que no podría ni decirse que la he sobado sin querer, no entiendo por qué se pone así... No es que me vaya a excitar por algo tan nimio.

Hace unos años lo mismo me hubiera emocionado... pero ya dejé atrás el club de los vírgenes.


"Disculpa."


Igualmente, decidí pedirle perdón.

Nos encontrábamos avanzando por el camino por parejas, yendo Suzanne y Patris en primera línea, con Timothy y Sara en medio, y finalmente Mimir y yo en la retaguardia. De esa forma, Sara, que es más baja que yo, tiene a Patris delante, que le bloquea casi por completo la visión y de ahí que sea la más propensa a caerse en esta situación.

Suzanne y Patris deberían dejarle más visibilidad, aunque apenas hay espacio... así que no nos queda más remedio que continuar de esta forma.

Todo sea dicho, si llegáramos a tener que combatir o hubiera problemas delante, siempre puedo conjurar un Muro de Tierra delante de la primera línea para protegerles y retroceder.


"Oh..."


Mientras pensaba en esto, el camino estrecho de la cueva terminó de forma casi inesperada; y conforme salíamos de la estrechez del pasillo, nos sorprendió suficiente claridad como para hacernos pensar que habíamos salido al exterior.


"O~~h..."


Observé el techo, y pude ver un gran número de puntos brillantes que dejaban escapar un brillo azul claro.

Desde aquí no sé si es algún tipo de cristal, mineral, hongo o qué...

Lo único que sé, es que la iluminación que proyectan es suficiente para permitirnos continuar sin depender de las antorchas; y hasta el camino se ha ensanchado lo suficiente para que podamos avanzar yendo hasta 5 personas en línea con espacio entre ellas.

Continuamos avanzando hasta que el camino concluyó en una especie de acantilado cuyo fondo estaba completamente a oscuras y que nos impedía vislumbrarlo correctamente, aunque da la impresión de que hay un lago o río subterráneo al final del acantilado.

No oigo nada, así que supongo que es un lago subterráneo... no me cabe duda de que habrá peces monstruosos y enormes en él...

Fijándonos mejor, vimos que el camino continúa paralelo al borde del lago llegando finalmente a nuestro destino, las ruinas Gargau. Una antigua fortaleza medio derruida y difícil de distinguir por su estado.


"Estas ruinas son los restos de una vieja fortaleza construida durante la primera gran guerra entre humanos y demonios. Según cuentan, fue construida por el Rey Demonio de las Profundidades, LahgonJahgon, temido por ser uno de los generales demonio más temidos de su tiempo."


Timothy murmulló estas palabras mientras contemplaba la escena.

¿LahgonJahgon? Suena al nombre de algún demonio que los malos serían capaces de invocar justo antes de morir después de que los héroes acaben con sus planes...


"El Rey Demonio era un maestro de la magia de Tierra, y con su habilidad, creó un fuerte impugnable por los humanos; al que más tarde le añadió una red de caminos subterráneos que le permitieran hacerle emboscadas a los ejércitos humanos."

"Vaya... sabes mucho sobre el tema, Timothy-san."

"No es para tanto, simplemente he escuchado mucho sobre el tema desde pequeño. Esta parte del continente central fue el principal foco de los combates entre los demonios de las profundidades y los humanos, por los que sus habitantes transmiten a sus descendientes las leyendas de las batallas."


Así que en este mundo se pasan las leyendas de generación en generación... No me parecía demasiado de fiar, pero teniendo en cuenta que tengo delante una enorme fortaleza subterránea, parece bastante cierto.

Pero vaya... intuyo que habría más fortalezas y pasajes subterráneos desde los que lanzaban ataques por sorpresa... En una situación así, vivir en ciudades fortificadas era una tontería, ya que podrían construir un pasadizo que fuera bajo tierra esquivando esa línea de defensa...

Hasta me sorprende que los humanos ganaran la guerra teniendo en cuenta a quienes se enfrentaban...

Suzanne me sacó de mis pensamientos.


"Tú eres de Ranoa, ¿no es cierto, Timothy?"

"Así es. Nací en una aldea perdida en el reino de Ranoa, en cuanto pude me fui a estudiar a la prestigiosa Universidad de Magia de Ranoa que hay en Sharia, y luego, soñando en convertirme en un famoso aventurero me dirigí a Asura donde aprendí de primera mano lo dura que es la realidad... Y mírame ahora."


Ranoa... supongo que tarde o temprano tendré que ir por esa zona...


"¡Enemigos!"


Mientras andaba pensando en mis planes de futuro, Sara de improviso dio la voz de alarma y tiró su antorcha al suelo mientras preparaba su arco.

Algunos metros enfrente nuestra se encontraba un algo negro de más o menos un metro de largo volando hacia nosotros; encima, a bastante velocidad.


"¡Murciélagos Gigantes!"

"¡Todos a vuestros puestos! ¡2ª línea, contamos con ustedes!"


En cuanto Sara identificó a los monstruos, Suzanne dio las órdenes, a lo que Patris se colocó delante mía como si fuera una muralla impenetrable.

Suzanne, Patris y Mimir se posicionaron alineados enfrente mía para protegernos a Timothy, Sara y a mí; ya que, aunque el camino se había ensanchado, debido a que teníamos el acantilado justo al lado, se complicaba enormemente la movilidad contra enemigos voladores. Por eso, en esta situación, la primera línea montaría una línea de defensa que protegiera a la retaguardia que se dedicaría a atacar a los enemigos con ataques a distancia.


"¡Hya!"


Soltando un pequeño grito de guerra, Sara se puso a disparar flecha tras flechas, lanzando los proyectiles contra los rápidos murciélagos. La flecha en cuestión, como si estuviera siendo atraída por su objetivo, impactaba de lleno.

BOOM, Headshot![5]

Tras el impacto, el murciélago gigante caía dando vueltas en círculos, chocando contra el borde del acantilado y cayendo finalmente al lago.

Una flecha, una muerte... por no hablar de que su forma al disparar es preciosa... casi como si fuera un arte en sí mismo.


"¡Pequeña chispa que buscas la grandeza, muéstrale tu intensidad al mundo! ¡『IGNI-FLARE』!"


Timothy se había decantado por un estilo menos artístico, aunque efectivo. Levantó ambas manos y calcinó a varios murciélagos con una magia de área de fuego; lo que causó que 2 murciélagos más fueran a parar al lago.


"¡Vendaval!"


Mi forma de atacar fue todavía menos artística que la de timothy.

Lo único que hice fue alzar mis manos contra los murciélagos y formé un golpe de aire en medio del grupo; pensando que con murciélagos así de grandes, sería suficiente con desestabilizarlos.

En cuanto mi ataqué conectó, el grupo de murciélagos recibió el impacto que rasgó sus alas en algunos puntos, impidiéndoles continuar volando y haciéndoles caer al lago.

En cuanto vi que los murciélagos perdían altitud, suspiré pensando que el peligro había desaparecido, hasta que de improviso, algo se movió en el lago.


"¡Ky—!"

"Uwaa..."


En nuestro grupo, se entremezcló la voz de asombro de los varones con el grito de asco de Sara.

El motivo de esta reacción fue algo que había resurgido en el lago y que se había tragado a los murciélagos gigantes enteros de una sola bocanada; que resultó ser una rana gigantesca.

Esos colores... azul y negro brillantes... debe ser venenosa, no hay duda... me recuerda a imágenes de la wiki de las ranas punta flecha[6]... Desde esta distancia, me es imposible asegurar cuánto mide, pero como mínimo, debe medir 5 metros de largo, si no más.

La rana, sigue nadando observando desde la superficie del lago, quizás preguntándose si no le lloverá del cielo más comida.

¿No debería estar hibernando teniendo en cuenta que estamos en invierno? Bueno... supongo que siendo un monstruo no tiene que seguir esas leyes...


"No me gustaría acabar ahí abajo..."


Suzanne dijo estas palabras en un murmullo, y Sara, que seguramente se haya imaginado la escena, se retorció como con un escalofrío y asintió con fuerza.

Diría que no le gustan mucho las ranas...


"Continuemos. Tened cuidado de caeros al lago."


Timothy dijo en alto estas palabras y continuamos avanzando por el camino que bordeaba el lago subterráneo.


Viéndolo más de cerca, pude ver como las ruinas Gargau en realidad eran mucho más grandes de lo que me había imaginado, llegando incluso a dejarme atónito cuando vi su tamaño.

Se trataba de una edificación de 5 plantas de altura y tan amplio como podría ser un instituto; por no hablar de que era imposible saber a ciencia cierta la profundidad del mismo al haber sido construido usando el propio subsuelo como espacio. Lo único que sé es que debe extenderse varios cientos de metros, si no más.

No es el edificio más grande que he visto en este mundo, pero... pero teniendo en cuenta que ha sido construido enteramente bajo tierra, es digno de mención; por no hablar de que, por lo que ha comentado Timothy, fue fabricado íntegramente con magia de Tierra...

La entrada al edificio no era bajo ningún concepto majestuosa, sino más bien parecía una entrada bastante práctica, al ser, casi literalmente, un agujero en la pared; pero el ambiente que lograba al unificarse con el acantilado y el lago eran dignos de cuento de hadas.

El camino perdiéndose en la distancia, el brillo fosforescente de la cueva, el lago que se puede entrever en la oscuridad y este enorme hueco frente a semejante fortaleza... no creo que haya muchos sitios de mi antiguo mundo que puedan competir con semejante ambientación... Aunque por supuesto, en algún juego o cuadro, si que he visto alguna vez un paisaje tan fantástico como este...

Pero guau... ver esta escena en persona no tiene comparación a verlo en una imagen del ordenador... el olor, el ambiente, los ruidos ocasionales de la rana del lago, el pequeño oleaje ocasionado por la misma... es imposible devaluar el realismo de este lugar...

...... ¿Qué pasaría si me diera un baño en el lago?

Quizás habiéndome dejado pasar más tiempo del necesario observando el paisaje, pero esta idea estúpida se me pasó por la cabeza.


"¿Cuánto tiempo piensas estar embobado?"

"Ah, disculpa. Ya voy."


Sara consiguió sacarme de mis ensoñaciones y traerme de vuelta a la realidad para que avanzara con el resto del grupo.


"¿Te gusta la arquitectura o algo?"

"No creo que sienta un gusto especial por ello, sino que más bien, es la primera vez que he visto semejante paisaje."

"Ya, bueno..."


Ludeus, concéntrate. Estamos trabajando...

Aunque me encantaría tener una cámara para sacarle una foto al paisaje, pero no hay tiempo que perder. Debo terminar esta misión y regresar cuanto antes a... esa fría... y solitaria habitación...


"......"


Agité mi cabeza con la intención de olvidarme de asuntos tan depresivos como ese, y continué avanzando.


"Así que así eran las fortalezas que construían en la época de la primera guerra entre humanos y demonios..."


Habiendo atravesado el continente demoniaco, tenía ciertas nociones de la forma de construir de los demonios; como por ejemplo, el castillo Kishirisu de Rikaris.

Varios de los castillos que vi durante el viaje, poseían una ambientación similar a la de estas ruinas, pero quizás por ser más antiguas o algo, pero lo que siento al ver este lugar es ligeramente distinto.

Quizás sea debido a que este sitio fue construido específicamente para la guerra, pero el sitio es enorme, los techos altísimos, y aun así los pasillos son estrechos... Hay una sensación de discontinuidad extraña.

Aunque lo mismo el techo era tan elevado para permitir el paso de los demonios más altos, sobre todo teniendo en cuenta que hay demonios de todo tipo, a diferencia que los humanos. Y los pasillos quizás sea estrechos para facilitar la defensa en caso de ataque...


"Umm... Ahora a la derecha, Suza."

"Oky."


El intercambio me llamó la atención, y al prestar atención, pude ver como Timothy llevaba en sus manos un mapa de las ruinas que observaba mientras continuábamos avanzando.

Supongo que es normal que este sitio, siendo mínimamente famoso, haya sido mapeado por otros aventureros.


"Fshh... ¿por qué los demonios tuvieron que hacer este sitio tan complicado?"


Timothy, de pie a mi lado, suspiró entre quejas mientras leía el mapa. Yo por mi parte decidí echarle un vistazo superficial para observarlo mejor, y pude comprobar que la estructura de los pasillos del lugar parecía un laberinto enorme.

Por lo poco que he visto... casi diría que los demonios quisieron hacerlo así de complicado solo para que quedara impresionante o algo... habiendo conocido a Kishirika... no me extrañaría demasiado...


"Piensa que sus cuerpos son bastante distintos a los de los humanos, así que lo mismo lo hicieron porque así era más cómodo para ellos, ¿no?"

"Tendría sentido."


Teniendo en cuenta que estamos bajo tierra... lo mismo los techos tan altos y los pasillos tan estrechos fueron diseñados de esa forma par que los demonios que pudiera volar pudieran seguir atacando al enemigo en caso de ataque mientras de paso limitaban el acceso con los pasillos tan reducidos...

Visto así... lo mismo esos agujeros cerca del techo que pensaba que eran para ventilación, en realidad son caminos para que fueran utilizados por los demonios voladores. Ya que, aunque no sirviera para todos los demonios, tener rutas que solo pueden utilizar algunos demonios podría ser útil para atacar o defenderse de humanos...


"......"


Pero volviendo al asunto que nos trae aquí... no nos hemos encontrado con NINGÚN monstruo desde que entramos en la fortaleza. ¡Ni uno solo! Y eso que supuestamente este lugar estaba repleto de monstruos similares a anfibios o insectos...

Lo único que hemos podido observar en nuestro trayecto por el momento eran huesos de monstruos esparcidos por el lugar y algunas manchas de sangre, pero nada llamativo, ni tampoco rastro de monstruos que habiten el lugar.

No me gusta...

Justo cuando pensé esto, escuché un sonido similar al viento corriendo por el pasillo.

Whoooooooooshh....

El sonido casi hizo que me diera un escalofrío.


"¡Enemigos!"


Casi al mismo tiempo de escuchar el sonido del viento, Mimir dio la voz de alarma; a lo que me preparé para el combate.

Observé el frente, la parte trasera y hasta encima nuestra, pero no encontré a ningún enemigo.

Tengo un mal presentimiento...


"¡¿Dónde?!"

"¡Ahí abajo!"


Seguí su mirada y encontré que en un sendero que bajaba al nivel inferior algo alejado de nosotros, una pila de huesos comenzó a amontonarse por sí misma dejando escuchar un repiquiteo.

Segundos antes de ponerse en pie.

¡Un hombre de hueso- Digo, ¡Un esqueleto!

Y cuando vi el cuerpo esquelético alzarse, pude ver a su lado una figura translúcida.

Se trataba de un ser sin cuello ni piernas, que aunque daba la impresión de ser una persona, estaba envuelto casi por completo en telas y venía levitando hacia nosotros.

¡¿Eso es un fantasma?!


"¡Varios Esqueletos y un Wraith[7]!"

"¡Patris, coge toda la distancia que seas capaz!"

"¡Me pongo a ello!"

"¡Sara, Timothy y Ludeus, retroceded protegiendo a Patris! ¡Apuntad tan solo a los Esqueletos!"

"¡Entendido!"


Tras las órdenes de Suzanne, me alejé de los enemigos.

Los Esqueletos en concreto, se dirigieron hacia nosotros llenando el pasillo del sonido de huesos golpeando entre ellos, con sus espadas oxidadas preparadas. Me sorprendió la velocidad a la que se desplazaban.


"¡Haced hueco!"


Sara se posicionó delante de Timothy y mía en esta ocasión. Había enfundado su arco a su espalda, y llevaba un cuchillo bastante grande en sus manos.


"¡Ludeus, los Esqueletos son débiles contra impactos contundentes!"

"¡Perfecto!"


Alcé mi mano.

Soy especialista en ataques contundentes... habéis escogido al enemigo equivocado.


"¡Cañón de Piedra!"


El hechizo que más veces había utilizado, salió disparado contra el esqueleto que había tomado la delantera, pulverizándolo por completo. El proyectil, que había lanzado con suficiente potencia, atravesó el primer objetivo y aun así, continuó avanzando hasta destrozar a otro más que había a su espalda.


"¡Oh, dios caprichoso! ¡Escucha mi llamada y aplasta a mis enemigos! ¡『PETRA-CANNON』!"


Tomándose algo más de tiempo, Timothy también lanzó su propio cañón de piedra; aunque el suyo se detuvo en cuanto acabó con el primer esqueleto que golpeó.

Supongo que en esto le gano...[8] Aunque no es exactamente el momento perfecto para una rivalidad estúpida.


"Se acabó-"

"¡Todavía no ha terminado!"


Cuando estuve a punto de dar media vuelta después de acabar con los enemigos, Timothy gritó esas palabras y me hizo recuperar mi atención en el combate.


"¡Ah!"


Nuevamente, volví a encontrarme a varios de los esqueletos que habían sido destruidos. Incluso el esqueleto que había hecho pedazos se estaba recomponiendo lentamente, reconstruyendo sus huesos.


"¡Mientras el Wraith sigue en pie, los esqueletos son inmortales!"


Ahora que lo mencionan... me suena que alguna vez escuché algo sobre que los Esqueletos son inmortales perfectos. Creo recordar que decían que aunque los prendieras, continuaban combatiendo en llamas; y que aunque los conviertas en ceniza, ¡se recomponen!

Visto así, comprendo que la estrategia más eficaz con ellos sea destrozarlos con ataques contundentes, para poder concentrar tus ataques en el Wraith mientras se recomponen sin poder atacar.

El problema, es que aunque incapacites al Wraith quemándolo con magia de Fuego, es solo algo temporal; ya que, por lo que he escuchado, incluso un Wraith totalmente evaporado con fuego puede reaparecer. Supuestamente, lo mejor contra ellos es magia de Exorcismo, ya que el efecto es más acelerado que con la magia de Fuego, y además permanente.

Un Wraith eliminado con un hechizo apropiado de Exorcismo es incapaz de regresar; y aunque lo mismo se le pudiera hacer a los Esqueletos, haciéndolos desaparecer en partículas luminosas, el Wraith podría invocar más...


"¡Oh, madre tierra! ¡Bendícenos con tu misericordia y trae el castigo divino a estos insolentes que se atreven a corromper tus leyes sagradas! ¡『RITUM-EXORCIST』!"


Me giré al escuchar el conjuro que no había escuchado nunca, y pude ver a Mimir conjurar una bola de luz que impactó contra el Wraith.

Vaya... parece que Mimir es capaz de utilizar magia de Exorcismo.


"¡Gyaaaaaaaaah!"


La aparición desapareció con un grito agonizante mientras su cuerpo translucido se iba desmenuzando y convirtiéndose en partículas de luz. Al mismo tiempo, los esqueletos cayeron al suelo formando montones de hueso, como si las cuerdas que los manejaran como marionetas hubieran sido cortadas.


"¡Genial, se acabó! ¡Chicos, volved a vuestras posiciones!"


Con las palabras de Suzanne, Sara volvió a colocarse en medio del grupo junto con Mimir, recuperando así nuestra estructura de avance inicial.

Guau... así que la magia de Exorcismo actúa de esa forma...


"Es la primera vez en mi vida que he visto magia de Exorcismo... además de monstruos de tipo fantasma..."

"Tan solo los he enfrentado en otra ocasión, pero fue bastante duro... en aquel momento no teníamos ni idea de cómo combatir contra ellos, lo que llevó a que uno de nuestros compañeros muriera."

"¿Mimir no estaba en vuestro grupo en aquel momento, Timothy?"

"No... te hablo de incluso antes de que Counter Arrow fuera creado. Igualmente, me alegro de que hubiéramos practicado la táctica a seguir en caso de encontrarnos con otro grupo de no-muertos."


Mientras Timothy y yo charlábamos, Sara se giró a nosotros con un dedo sobre sus labios.

Supongo que estamos hablando demasiado alto y que no le dejamos estar atenta a enemigos...


"Perdona."


Igualmente no es momento para charlas innecesarias, bajar la guardia lleva a una muerte temprana.

Pero vaya, nadie me había mencionado que aparecieran monstruos tipo fantasma en esta zona... Por no hablar de que ese fantasma parecía ir vestido... como un soldado... ¿Será el alma de alguno de los guerreros que murieron en la 1ª Gran Guerra entre Humanos y Demonios?

Nah.... no creo..... Es imposible que un fantasma con tantos siglos de antigüedad haya permanecido en este lugar durante todos estos años teniendo en cuenta que por aquí pasan aventureros casi a diario...

Visto así, seguramente sea el fantasma de un aventurero que viniera a explorar estas ruinas...

Namu Amida Butsu... que tu alma alcance el Nirvana...[9]


"Parece que hemos llegado."


Volví al presente en cuanto escuché las palabras de Suzanne.

Frente a nosotros, los pasillos enrevesados de este lugar cesan para convertirse en un extensa y amplia sala; que se extendía varios cientos de metros hacia delante, terminando en unas escaleras derruidas.

A ambos lados de la sala, había estatuas gigantes alineadas, dando la impresión de que el lugar al que lleva esta sala era de enorme importancia.


"Oh~~..."


Observé después el suelo, y pude ver un gran número de escamas blancas esparcidas por el lugar, casi como si fueran pétalos de cerezo (Sakura) recién caídos en un día de primavera. Se trataban de lo que habíamos venido a recolectar, escamas de Draco de las Nieves.

Para algo que supuestamente es un bien de lujo, anda que no hay cantidad esparcida por el suelo...

Según Timothy, los Dracos de las Nieves suelen utilizar esta vía para ir a cazar, entonces, al pasar por aquí suelen caerseles las escamas mientras van por una presa.

Por eso, el mejor sitio para recolectar escamas sin tener que pelear contra los Dracos, es este.


"Pasado ese punto es el territorio de los Dracos de las Nieves, por lo que no se os ocurra atravesar esa última estatua. ¿Me habéis entendido?"

"¡De acuerdo!"


Todos los presentes dimos un pequeño grito de aprobación con un tono algo animado antes de disponernos a recoger las escamas del suelo.

Sara, Timothy y yo montamos guardia mientras el resto recogen las escamas, para asegurarnos de que no nos atacan mientras nos encontramos trabajando. Porque, aunque los Dracos de las Nieves están más adelante, en esta sala a menudo aparecen Murciélagos Gigantes, Micónidos[10] y Topos Enormes, entrando o a través de algunos pasillos o incluso de debajo del suelo, por lo que es necesario mantenerse atento y acabar con ellos. No obstante, si apareciera algún grupo de Dracos de las Nieves, nuestra intención es escondernos.

Nuestra meta es recolectar 6 bolsas hasta arriba de las escamas antes de volver a la ciudad, pero de momento, no estamos teniendo dificultades.

Sé que podríamos tener problemas si el combate contra los Dracos de las Nieves se volviera inevitable, pero... está misión parece demasiado sencilla para una misión de rango A... Por no hablar de que ha sido bastante extraño que no hayamos tenido tantos encuentros con monstruos en nuestro camino hasta aquí; siendo lo único llamativo el Wraith...

Como en este tipo de situaciones es cuando surgen las complicaciones en las series... mejor estoy atento...


"......"


Con esto en mente, mantuve mi ojo de Futuro atento a la entrada que lleva al territorio de los Dracos de las Nieves, pudiendo observar una estatua que está colocada casi como pórtico para la entrada.

Se trataba de una mujer bastante sensual, con un pantaloncito de cuero que apenas oculta su cintura, algo parecido a un cinturón ancho a modo de peto conteniendo sus pechos, unas cadenas colgando de sus muñecas y una capa a su espalda. Aunque por desgracia, la cabeza se ha caído y destrozado en el suelo.

De pie en pose imponente, usando la zona que quedaba entre sus piernas como entrada para la siguiente sala y donde comienza el territorio de los Dracos; por lo que si van a venir, vendrán de ese lugar.


"......"


Por algún motivo siento que ese atuendo me resulta extrañamente familiar... ¿lo he visto en alguna parte...?

....¡! ¡¿Ahora lo recuerdo?! ¡¿Pero será posible?! ¡¿Esa estatua es de Kishirika Kishirisu?!

Pero si cuando la vi era solo una cría... Aunque bueno... imagino que la estatua quería resaltar sus cualidades, por lo que no es difícil de creer que decidieran esculpirla como una mujer sensual y encantadora...

Aunque vaya... siento que se han excedido un poco... Especialmente su altura... y ese par de-- Buah... son enormes...


"Ups... debo centrarme en lo que estoy..."


Concéntrate, Ludeus... Podrían atacarnos en cualquier momento o podría ocurrir cualquier percance... no puedes perder la concentración.

Por no hablar de que deberías de actuar como un crío cada vez que ves un par de tetas... Se supone que ya sabes cómo se sienten tener unas de verdad en tus manos... Ya no eres un princeso...


"¡¿Qué ha sido eso?!"


De improviso, Timothy exclamó estas palabras que captaron toda mi atención, y casi inmediatamente después, pude escuchar un rugido intenso.


"No me gusta como suena eso..."

"¡Todos, preparaos para el combate! ¡YA! ¡Llevad las bolsas a la entrada!"


Mi mal presentimiento se había hecho realidad, y nos posicionamos en grupo en un extremo de la habitación manteniéndonos alerta; ya que el rugido que habíamos escuchado aunque venía del interior de las ruinas, cada vez se escuchaba con mayor facilidad.


"......"


Sin cambios reales en la situación, todos nos mirábamos de reojo nerviosos; ya que los rugidos cada vez eran más y más numerosos.

Si van a aparecer un número increíble de monstruos, lo mejor que podemos hacer es coger las escamas que hemos recolectado ya y huir... y más teniendo en cuenta que ya hemos recolectado 3 bolsas enteras... Debería ser suficiente para cumplir la cuota para la misión...

Suzanne por su parte observó las escamas del suelo, las bolsas y al punto del que provenían los rugidos.


"Por el sonido, no se dirigen a este lugar, por lo que deberíamos recoger tantas escamas como podamos antes de retroceder."


Suzanne dijo esto y me hizo observar las bolsas vacías.

Es cierto que los rugidos parecen estar alejándose o al menos a bastante distancia... no parece que vengan exactamente en esta dirección... Si de verdad los Dracos de las Nieves están ocupados con algo, es el momento perfecto para recolectar las escamas.

Aunque todo sea dicho, el que se alejen o no son simples conjeturas, y podría darse el caso de que acabemos involucrados en la lucha que parece está teniendo lugar...

¿Qué es mejor? ¿Ir sobre seguro y dar media vuelta con lo que tenemos para cumplir la misión con el mínimo recolectado? ¿O arriesgarnos e intentar obtener la mayor recompensa posible de este viaje?

Lo único que sé, es que cuanto más tiempo nos quedemos parados sin hacer nada, más probabilidades tenemos de que lleguemos a una situación peligrosa; aunque también es posible que al final no ocurra nada... Pero lo que está claro, es que hagamos lo que hagamos, lo mejor es decidirlo cuanto antes.


"Creo que deberíamos recolectar más."

"Yo igual."

"No deberíamos tardar demasiado."


Sara, Patris y Mimir estaban a favor de la propuesta de Suzanne.

Personalmente, creo que es mejor marcharnos cuanto antes, aunque claro, soy el que menos pierde en caso de que fracasemos la misión. No soy el que reservó la misión, y por lo tanto no tengo que pagar la multa en caso de no cumplirla; por lo que no tengo ni voz ni voto en la decisión.


"Decidido entonces, sigamos recogiendo un rato más. Pero terminemos rápido."


Timothy zanjó el asunto, y nos pusimos a continuar recogiendo escamas.

El grupo que montaba guardia, conmigo incluido, aumentó el nivel de tensión, ya que por los sonidos que nos llegaban, los ruidos eran cada vez más intensos y más violentos.

Apreté con más fuerza mi báculo mientras no apartaba la vista de la entrada al territorio de los dracos; porque aunque los rugidos todavía sonaban lejanos, daba la impresión de que venían directamente de esa puerta, y dirigiéndose hacia nosotros. Y también, aunque quizás fuera debido a que los sonidos resonaban por las paredes de las ruinas, daba hasta la impresión de que venían de nuestra espalda.

¿No sería mejor sellar todas las entradas a esta sala excepto la que hemos usado para llegar hasta aquí? No, porque si lo hago, estamos perdidos si una oleada de monstruos nos ataca viniendo por la ruta por la que hemos venido....

Cálmate... Mientras no comprendas lo que está pasando no debes hacer nada, o cualquier medida excesiva que tomes podría ser una trampa mortal...

Piensa que por suerte, al no haber apenas peleado contra nada en nuestro camino, estamos todos casi al 100%, y tenemos suficientes fuerzas como para huir del peligro. Visto así, entiendo por qué Suzanne ha decidido seguir recolectando...

Ludeus, lo único a lo que tienes que prestarle atención es a acabar con los monstruos si aparecen. Nada más.

Mientras pensaba en esto, esperé a que el resto del grupo terminara de recolectar las escamas, al mismo tiempo que mis piernas tiemblan y espero espectante a los ruidos que resuenan en las ruinas.


"¿Hm?"


Quedando apenas nada para terminar de llenar las bolsas, empiezo a notar como los sonidos empiezan a desaparecer.


"¿Huh...?"


Suzanne alzó la vista sin comprender lo que sucedía observando el lugar del que provenían los sonidos hasta este momento.

¿Ves? Al final, toda esa preocupación fue innecesaria... Quizás estén en época de celo o algo y simplemente estaban rugiendo y jugueteando entre ellos. Algunos animales se ponen muy pesados cuando están en época de cortejo.

Pensando en esto, y justo cuando iba a dejar de apretar mi báculo con tanta fuerza-


"¡Enemigos!"


De entre las piernas de la estatua, y entre los restos de la cabeza que habían caído al suelo, fue apareciendo una masa blanca y enorme.

Momentos más tarde, una oleada de criaturas reptilianas y cuadrúpedas con escamas de un blanco nieve precioso, comenzaron a emanar de esa puerta en cantidades y velocidades preocupantes; llegando incluso a ocupar todo mi campo de visión con blanco.

Los ojos de estos monstruos estaban inyectados en sangre, pero la primera oleada se detuvo justo en frente nuestra a pocos metros de nosotros. Se trataba de un grupo de 6, estando el resto del grupo algo más atrasado a ellos.


"......"


Pasó todo tan deprisa que todos nos quedamos completamente boquiabiertos y pasmados ante lo ocurrido; ni siquiera Suzanne había dado aún la señal de retirada. Y por lo que estaba viendo, parece que los enemigos se encontraban tan sorprendidos como nosotros.

Nunca he visto la cara de sorpresa de un lagarto... pero diría que tengo un buen ejemplo delante...

El grupo de 6 Dracos de las Nieves se había quedado enfrente nuestra, amenazantes y vigilantes, mostrándonos los colmillos. Era casi como el tiempo se hubiera detenido y nuestros correspondientes grupos simplemente se estuvieran observando en silencio.


"¡Corred!"


Mi grito actuó como la señal para que el tiempo volviera a su curso natural, y Counter Arrow dio media vuelta y salieron disparados hacia la salida.


"¡GAAH! ¡Mierda! ¡Otra vez no!"


Y el grito de Patris sirvió de escopetazo de salida para que los Dracos de las Nieves retomaran su ruta.


"¡Muro de Tierra!"


Elevé una pared enorme con magia de Tierra separándonos a nosotros de los Dracos, además de para bloquear el camino. Hasta que la pared no llegó a la altura de los hombros de las estatuas que adornaban la pared, no di media vuelta para escapar con el resto.

A mitad de camino, observé a mi espalda y se me escapó un pequeño grito bastante vergonzoso.

Los Dracos de las Nieves, casi como si fueran lagartijas, atrevasaban la pared sin ningún tipo de dificultad, escalando por ella, sin importarles la altura de la misma; atravesando los recobecos entre la pared y la estatua y el techo.

¡Maldita sea! Si siguen así nos van a alcanzar!

Debido a mi entrenamiento diario, todavía me quedan fuerzas para seguir corriendo, pero había un problema.

Mi velocidad no es comparable a la de mis enemigos.


"¡Ngh!"


Di media vuelta, y alcé mis manos.

¿Qué es útil contra reptiles? ¿Frío? ¿Será suficiente para detenerles o ralentizarles?


"¡Lluvia de Témpanos!"


Lancé mi hechizo tan rápido como pude, y un frío helado comenzó a resoplar en la zona, levantando las escamas que aún quedaban por el suelo y haciéndolas revolotear con el viento.

A mi alrededor, comenzaron a aparecer decenas de témpanos afilados de hielo tan gruesos como mis muslos que salieron disparados contra los Dracos de las Nieves.

Estos, incluso en el estrecho pasillo por el que intentábamos huir, consiguieron esquivar los ataques ágilmente; y aunque algunos témpanos consiguieron impactar a los enemigos, no parecieron tener suficiente efecto, al haberles faltado potencia para atravesar la piel de los Dracos[11].

Menuda cagada... Teniendo en cuenta que viven en las frías tierras del norte, era de esperar que la magia de Hielo no tuviera efecto en ellos... Y por si fuera poco, he agujereado el muro...

De los agujeros ocasionados por mi ataque y por el resto de zonas de la muralla, siguen apareciendo Dracos de las Nieves en cantidades que superan los dedos de mis manos; lagartos enormes que vienen a toda velocidad hacia mí.

Son demasiados... No había tantos antes... Y seguramente haya más aún detrás del muro. Por si fuera poco, para lo enormes que son, son tan ágiles y rápidos como lagartijas... Mierda, soy incapaz de ganarles en velocidad...

Voy a tener que pelear... O al menos, retroceder mientras me defiendo... ¿seré capaz...?

Lo dudo...

....... Espero que al menos el resto haya sido capaz de escapar...

En la posada en la que me hospedo en Rozenburg, he dejado una carta para que la habran en caso de que muera; y es una ley no escrita entre los aventureros, que si un miembro del grupo muere, el resto deben encargarse de al menos informar de lo sucedido a sus familiares.

Aunque bueno... tampoco es que sea un miembro oficial de Counter Arrow... en ese caso, ¿les mandarán mis cosas y una carta a mi familia llegado el momento...?

Llevé la mano izquierda a mi bolsillo y apreté con fuerza lo que custodiaba en su interior; preparándome mentalmente para la llegada de los Dracos de las Nieves.


"¡Syah!"


Justo en ese momento, un grito a mi espalda me sacó de mis pensamientos y pude ver como una flecha pasaba a mi lado silbando hasta impactar de lleno en el ojo del primero de los Dracos.


"¡Guyaaaaaah!"


El lagarto gigante dejó escapar un aterrador chillido, conforme se tambaleaba perdiendo el equilibrio y se estrellaba directamente contra la pared de los laterales del pasillo, y atravesando por mi lado sin llegar a tocarme.


"¡Pequeña chispa que buscas la grandeza, muéstrale tu intensidad al mundo! ¡『IGNI-FLARE』!"


De mi izquierda, una lengua de fuego apareció que asustó lo suficiente a los Dracos de las Nieves como para detenerlos a mitad de su carga.


"¡Patris, adelante!"

"¡Voy!"


Con el grito de Suzanne, Patris y Mimir se colocaron frente a mí, organizándonos como en varias ocasiones, con 3 guerreros en primera línea de defensa y 3 retaguardias para atacar a distancia; aunque en esta ocasión, por algún motivo yo me encontraba en el centro de la formación.


"¡Parece que no quieren pelear contra nosotros! ¡Tan solo repeled a los se lancen contra nosotros!"

"¡Entendido!"

"¡El de la izquierda!"


Coordinándose entre ellos, la primera línea se dedicó de defendernos de la oleada de Dracos, mientras Sara les ayudaba con sus flechas, y Timothy con hechizos.

¿Han venido? ¿Ha salvarme? ¿Por qué? Pero si ni soy parte de su grupo...


"......"


Todavía boquiabierto sin saber qué hacer, Timothy me dio una palmada en mi espalda.

Han venido... a salvarme...

En cuanto comprendí esto, una indescrifable, pero cálida emoción envolvió mi corazón.


"¡Ngh!"


Pero me forcé en surprimirla.

No entendía bien el motivo, pero sentía que en este momento no estaba mentalmente preparado para aceptar esa calidez.


"¡Ludeus, deja de perder el tiempo y combate de una vez, zoquete!"


La voz de Sara me trajo de vuelta a la realidad.


"¡Y-Ya voy!"


Alcé de nuevo mi báculo en dirección a los Dracos de las Nieves y comencé a acumular poder mágico en él, aprovechando que la primera línea los mantiene a raya. Poco a poco, conseguía sobreponerme a la situación.

Es cierto que no da la impresión de que quieran atacarnos voluntariamente... sino más bien, que somos un obstáculo en su camino. Como si simplemente quisieran pasar.

Una vez nos asentamos, una parte del grupo de Dracos continúa avanzando, pasando por las paredes e incluso por el techo.

Eso quiere decir que no tenemos que acabar con todos ellos, sino solo con los que se lancen directamente hacia nosotros... Y encima, si les causamos suficiente daño, es posible que hasta los mismos que se lanzan contra nosotros nos eviten activamente...

¡Podemos conseguirlo!

Los ataques de Sara no son demasiado efectivos, y ni siquiera Timothy es capaz de herirlos de gravedad con sus hechizos; tampoco Suzanne ni Patris les están hiriendo especialmente... Pero mientras podamos mantener la posición mientras terminan de huir, estaremos bien.


"¡Cañón de Piedra!"


Uno de los Dracos se acerca directamente hacia nuestra posición y le disparo un Cañón de Piedra, y aunque consigo impactarle de lleno, atravesar sus escamas y hasta herirle, sigue sin ser un golpe mortal. Aunque da la impresión de que fue principalmente por la distancia que nos separaba, que permitió que el Draco pudiera posicionarse de forma que mi ataque no le hiciera demasiado daño.

Da lo mismo. Lo importante es que cambie su rumbo.

Si continúo atacando de esa forma, desviando a los Dracos que vienen hacia nosotros, seremos capaces de sobrevivir.


"¡Chicos, escuchadme! ¡Vamos a ir moviéndonos todos hacia la pared!"


Suzanne, que parecía haber llegado a una conclusión similar a la mía, nos indicó a todos que fuéramos poco a poco acercándonos a la pared; permitiéndonos quitarnos del camino principal y dándoles espacio a los Dracos para que huyan.

Si seguimos retrocediendo lentamente hacia un pasillo perpendicular pegados a la pared, podremos salir de esta oleada de Dracos...

Pensando de esta forma, continuamos nuestra huida.


"¡HORA HORA HORA![12]"


De forma inesperada, una fuente de sangre emanó desde el interior de la marejada de los Dracos de las Nieves.

Momentos después, una persona salió volando por encima de los cuerpos blancos de los lagartos mientras corría a toda velocidad cabalgando por sus espaldas y cortando a diestro y siniestro con su espada. No fue la única persona que apareció, sino que otra persona en otro punto de la ola de Dracos apareció de improviso golpeando a esta con magia.

Dio la impresión de que los Dracos estuvieran huyendo de estas personas, corriendo a toda velocidad alejándose de ellos, intentando escapar al exterior de las ruinas.


"¡Venga ya! ¡¿Eso es todo lo que sabéis hacer?!"


De los recién llegados, el más cercano, era un hombre que acababa con un Drake tras otro; y a su espalda, varias personas le ayudaban apoyándole en su avance.

¡Refuerzos!

Intercambié miradas con Timothy, y parecía que ambos pensamos exactamente en lo mismo.


"¡Venga chicos! ¡Vamos a pasar a la ofensiva!"

"¡De acuerdo! ¡Contad conmigo!"


Suzanne, tomó la delantera, lo que dio comienzo a nuestro contraataque.


3ª Parte[edit]

Mi ataque puso fin al último de los Dracos de las Nieves.

Le impacté con una Bala Rocosa modificada que le golpeó de lleno en la cabeza, atravesando su cráneo.


"Parece que por fin se acabó."


Murmuré esto, pero me mantuve atento a los alrededores, donde se encontraban amontonados a nuestro alrededor cadáveres de Draco; aunque la mayor parte de ellos fueron eliminados por los tipos que aparecieron a mitad del combate. Lo que no significa que nosotros no acabaramos con un buen número de ellos.

Pero en definitiva, ninguno de los Dracos se movía, aunque por si acaso, examiné las sombras del techo por si hubiera uno oculto, sin encontrar nada.

Supongo que no...


"......"


Habiendo corroborado que no quedaban enemigos, por fin me crucé miradas con el grupo de aventureros que apareció del interior de las ruinas en mitad de la oleada.

Era un grupo de 4 personas que nos observaban. Rodeado por sus compañeros, un espadachín con un abrigo azul marino; y a su alrededor, otro espadachín, una persona con un escudo y otra con un báculo.

... No hay duda... son aventureros... Y su líder no me cabe duda de que es espadachín, y hasta diría que bastante bueno...

El hombre al que hacía referencia se acercaba a nosotros con un paso rápido; y quizás debido a que el combate justo acababa de terminar, pero mantenía una expresión seria, lo que no quitaba que nos hubiera salvado de semajante aprieto.

Observé a Timothy, ya que en momentos como este, es el líder el que debe hablar en nombre del grupo.

Aunque bueno... en esta ocasión, como la culpa de todo la tuve yo, por no huir a tiempo... pero mejor le dejo a Timothy que hable en nombre de todos.


"Muchas gracias, de verdad; nos sacaste de un aprieto. Soy Timothy, de Counter Arrow."


Timothy comenzó presentándose con un tono cordial.


"No nos espe-¡KUGH!"


PAF

De improviso, el aventurero, que mantenía su expresión seria y enfadada, le dio un puñetazo a Timothy en la cara, mandándolo al suelo. Suzanne y Sara reaccionaron al instante preparando sus armas.


"¡Sois unos desgraciados! ¡¿A qué ha venido eso de robarnos nuestras presas?! ¡Ni se os ocurra encima atacarnos!"


Mushoku07 008.jpg

Esta última frase se la lanzó a Sara y Suzanne mandándoles una sutil amenaza bañada en su sed de sangre.


"¡¿Qué dices de robo?! ¡Pero si los Dracos aparecieron de la nada y nos atacaron! ¡Fue culpa vuestra por meternos en vuestra cacería!"


Suzanne gritó estas palabras sin llegar a desenfundar su arma; a lo que el hombre tan solo sonrió irónico mientras le respondía.


"¿Os atrevéis a quejaros de que os ataquen de repente encima que aprovecháis para colaros en este territorio y pillar unas cuantas escamas aprovechándoos de que los sacamos de su nido?"

"¡Ni sabíamos que estabais en este sitio!"

"¡¿Que no lo sabíais?! ¡Pero si prácticamente lo hemos anunciado en todo el condado!"

"¡¿Sí?! ¡Pues no teníamos ni idea!"


El espadachín se veía increíblemente enfadado, al igual que sus compañeros de grupo; por no hablar que la conversación no avanzaba en absoluto.

Fijándome mejor, reconocí quienes eran.

Se trataban de un grupo de aventureros de rango S llamado Step to Leader[13]; grupo miembro del más que famoso clan Thunderbolt, asentado en Rozenburg y conocidos como los aventureros más poderosos de la zona.

Este tipo debe ser Soldat Heckler... creo que es uno de los mejores espadachines de la zona, siento un Santo del Filo Celestial.


"Ah—"


Cuando pensé en esto, enlacé los cabos sueltos en la conversación que estaban teniendo. Y en respuesta a mi pequeño sonido de sorpresa, Suzanne se giró hacia mí; aunque en realidad, todos los presentes hicieron lo mismo.

Sentir todas esas miradas hace que me encoja ligeramente por convertirme en el centro de atención.


"Ludeus, ¿qué pasa?"

"Esto... Ahora que lo ha mencionado, me suena que escuché que un grupo había aceptado una misión de rango S en el gremio de aventureros."


Eso ocurrió mientras Counter Arrow se encontraba fuera de la ciudad encargándose de otra misión; y el grupo en cuestión fue informando por todo el gremio durante algunos días lo que iban a hacer, diciendo cosas como que querían dar un pelotazo o algo así, para hacerse famosos en la zona y que todos deberían elogiarles por ayudarles con algo que estaba por encima de sus capacidades.

Pero esa misión era...


"La misión en cuestión era eliminar un gran grupo de Dracos de las Nieves que se había asentado de improviso en las Cuevas Ilbron."

"¡¿Las Cuevas Ilbron?! ¡Pero si eso está a todo un día de camino de este sitio!"


Suzanne gritó sorprendida; a lo que Zoldart frunció el ceño y le gritó en respuesta.


"¡¿Qué dices, estúpida?! ¡¿Cómo va a estar a un día de camino si ESTAS son las Cuevas Ilbron?!"

"¡¿Qué me has llamado?! ¡El único estúpido aquí eres tú! ¡Estamos en las Ruinas Gargau!"


Su conversación se convirtió en un concurso de insultos entre ellos.


"Suzanne, cálmate."


Timothy, se levantó del suelo y sujetó a Suzanne para intentar contenerla.


"Timothy... ¿estás bien?"

"Sí, se contuvo un poco... Sara, baja tu arco."


Timothy se llevó una mano a su cuello mientras que alzaba la otra para indicarle a Sara que le hiciera caso en bajar el arma, a lo que ella lo hizo, aunque no muy convencida.


"Ufff... Creo que sé lo que ha pasado."


Timothy suspiró, y volviendo a mostrarse con una sonrisa cordial, se giró hacia Soldat.


"Yo también recuerdo haber escuchado hace algunos días que un gran número de monstruos apareció en las Cuevas Ilbron y que el grupo que fue a encargarse de ellos fue casi totalmente eliminado. El único superviviente fue capaz de regresar a la ciudad e informar al gremio de que un nido enorme de Dracos de las Nieves se habían asentado en las cuevas... Eso deberíais saberlo todos."


Estas palabras se las dirigió quizás a sus compañeros para que hicieran memoria.

Las Cuevas Ilbron son unas grutas que se encuentran a un día de camino desde Rozenburg, y en las que por lo general solo se encuentran monstruos de rango E y D. Debido a que se puede recolectar sal en las cuevas, varios aventureros las visitan de tiempo en tiempo.

No obstante, hace algunos días, se informó de que varios monstruos de rango C aparecieron en el lugar; y debido a que tanto Rozenburg, como otra ciudad se encuentran bastante cercanas a las cuevas, era una situación peligrosa que causó que aparecieran de inmediato una misión de supresión de los monstruos.

El problema fue que el grupo de aventureros que aceptó la misión fue el que acabó siendo suprimido, y el único superviviente llegó a la ciudad e informó de que los Dracos de las Nieves habían anidado en el lugar. Lo que causó que la misión que hasta ese momento fue categorizada como rango B, ascendiera de golpe a rango S.

Esto causó que ningún grupo quisiera arriesgarse y tomar la misión, y ahí es cuando Step to Leader, grupo dedicado casi exclusivamente a la exploración de Laberintos, dio un paso al frente para realizar la supresión de los Dracos.


"Me preguntaba por qué apenas habíamos visto monstruos en nuestro camino hasta este lugar, pero ahora tiene sentido. Diría que los túneles internos de las Ruinas Gargau y las Cuevas Ilbron se comunican en algún punto, y por cualquier motivo, los monstruos se dirigieron a la zona de las cuevas, emigrando de las ruinas."

"......"


Tras su descripción de lo sucedido, recordé que las ruinas Gargau fueron hace milenios una fortaleza demoniaca construida bajo tierra y con túneles que conectaban con la superficie para atacar a los humanos.

Si las Cuevas Ilbron fueran parte de esos túneles de los demonios... tendría sentido... Quizás la unión entre ambos fuera sellada por un hundimiento o algo durante todos estos años y por cualquier motivo se reabriera hace poco...

Si eso de verdad pasó, los monstruos al encontrarse con alimento más a mano en las Cuevas Ilbron, cambiarían de zona de caza, dejando las ruinas casi vacías...


"¿Me estás diciendo que vosotros venisteis con otra misión?"

"Así es. Si no me crees, puedes preguntarle cuando quieras al gremio."


Soldat escupió al suelo con una expresión contrariada pero algo molesto.


"Tcht- Perdona por pegarte antes..."

"Nada nada... Es más que comprensible la confusión, y más teniendo en cuenta que justo habíamos terminado esa batalla tan complicada; seguramente todavía tuvieras la mente en el combate. Perdónanos a nosotros por causar este malentendido."


Timothy se disculpa aunque nosotros no tuvimos culpa alguna en lo ocurrido.

Esto es lo que llaman como saber estar.


"Igualmente, como estos lagartos son presa nuestra, solo podéis recolectar uno, ¿entendido?"

"Por supuesto."


La sonrisa cordial de Timothy no había desaparecido con las palabras casi provocativas de Soldat, aunque Sara y Suzanne no estaban igual de contentas.

El motivo que las llevaba a mantenerse en silencio es el acuerdo no escrito entre aventureros que dicta que si un grupo acaba envuelto en la caza de otro, solo tienen derecho a quedarse los beneficios de una única presa.

La ley en sí fue pensada para evitar que los distintos grupos se metieran a propósito en combates ajenos para robar presas.


"Pues eso, coged vuestras escamas y largaos, nosotros nos encargamos del resto. Incluyendo taponar el agujero que conecta las ruinas Gargau con las Cuevas Ilbron."


Y tras esas palabras, Soldat dio media vuelta y se marchó por donde vino.

Al verle, el resto de sus compañeros le observó, se encogieron de hombros e hicieron lo mismo; desapareciendo todos adentrándose en las ruinas.

Supongo que van a empezar por recolectar los materiales de los Dracos empezando por el nido; donde seguramente hayan todavía más Dracos que aquí...

Pero vaya... se ha quedado hasta con los Dracos que nosotros derrotamos... y aunque no se puede decir que sea injusto... no puedo negar que molesta el no poder recolectar el fruto de tu trabajo, y más teniendo en cuenta que fue culpa suya que nos viéramos involucrados con los Dracos...

En serio... encima con exigencias... pero si nosotros somos los que nos merecemos una compensación por poner en riesgo nuestras vidas... aunque estoy seguro de que si dijéramos algo así, acabaríamos discutiendo... Bah, demasiado problemático...


"Bueno, va siendo hora de terminar de recolectar las escamas y marcharnos."


Eschuchando a Timothy, me giré hacia él y pude ver su sonrisa cansada y algo forzada junto a su pómulo inflamado.

Solo pude suspirar.


4ª Parte[edit]

Cuando por fin regresamos al gremio de aventureros, nos encontramos con una enorme pila de colmillos, garras y escamas de Draco de las Nieves acumulados al fondo del salón del gremio.

Parece ser que Step to Leader había regresado antes que nosotros y estaban exponiendo ante todos el botín de su última misión.


"Al final resulta que las Cuevas Ilbron y las Ruinas Gargau SÍ que estaban conectadas... El grupo con el que nos encontramos tuvo suerte de que estuviéramos allí; ¡de no ser por nosotros, esa horda de Dracos de las Nieves los habría convertido en su cena!"


Soldat contaba con cierto aire de superioridad su versión de lo sucedido, a lo que nosotros simplemente respondimos en silencio con una sonrisa algo forzada.

Por algún motivo me recuerda a Paul... y eso que no se parecen físicamente en nada; pero no sé, me hace pensar que Paul era así de prepotente cuando era más joven.


"Sigamos."


Visto lo visto, ninguno de los miembros de Counter Arrow tenía la intención de alargar su estancia en el gremio; principalmente por sus expresiones algo contrariadas y molestas.

Aceleramos el paso hasta llegar a la recepcionista del gremio para dar por zanjada la misión de recolecta; y en cuanto terminamos, salimos del edificio.


"Bueno, todo listo. Ludeus, toma tu parte; comprueba que esté todo."

"Todo en orden. Gracias."


En el interior de la bolsa con mi parte del botín, además de mi parte de la recompensa, había un puñado de escamas de Draco de las Nieves.

Y es que, aunque el ambiente al final haya sido especialmente tenso, lo cierto es que la misión había salido a la perfección, y habíamos obtenido una buena recompensa por ella. Porque aunque pasara lo que pasara, el resultado fue que conseguimos recolectar hasta arriba las bolsas con escamas de Draco de las Nieves.

Además, debido a que el precio de las escamas pueda fluctuar con lo sucedido, decidimos que era mejor guardarnos una pequeña parte de la recompensa en escamas, en lugar de entregársela al gremio directamente.

Puede que el precio se ponga por las nubes en unos meses... No es que me importe especialmente el dinero, pero es mejor tener que no tenerlo.


"Bueno, me despido por hoy."

"¡Ludeus!"


Cuando me disponía a marcharme, una voz me llamó a mi espalda; que para mi sorpresa, fue la voz de Sara.

En su rostro se podía ver clarmaente que había algo que quería decirme, aunque también estaba algo dubitativa, con su mano medio alzada intentando sujetarme o algo.

¿Más insultos?

Pero en lugar de eso, lo que dijo fue lo siguiente.


"¿Por qué no te vienes con nosotros a celebrarlo de vez en cuando...?"

"¿Huh...?"

"Bueno, más que una celebración es ir al bar a beber juntos... pero eso..."


No te preocupes, te he entendido...

Por lo general, cuando los aventureros terminan una misión complicada que se alarga varios días, se suelen ir a un bar o algo a charlar y comentar lo ocurrido; y de paso celebrar el hecho de haber regresado con vida.

También por lo general, yo esquivo este tipo de celebraciones; sino que tan solo me vuelvo a mi habitación, realizo mis oraciones y me voy a la cama.

Al final sé que voy a ir directamente a la posada... Así que voy a tener que rechazar la invitación...

Tengo que regresar e informarle a mi diosa de lo ocurrido en estos días que no he estado cerca de su capilla, para que pueda comprobar que me he esforzado al máximo. Es lo que siempre he hecho, y es lo que tengo intención de seguir haciendo...


"Claro, supongo... os acompaño."


Pero por algún motivo, acepté su invitación.


"No me lo esperaba..."


Para haberme invitado tú, no te has tomado especialmente bien que acepte... ¿Estaría esperando que me negara para echármelo en cara o algo?


"¿Prefieres que no vaya?"

"¡No he dicho eso-! En todo caso, venga, vamos."


Sara, que parecía estar haciendo lo posible para evitar que le viera su expresión molesta, me adelantó yendo en dirección al bar.

Por su parte, Mimir y Patris, la siguieron, pero antes me dieron una pequeña palmadita en el hombro al sobrepasarme; y hasta Suzanne y Timothy se mostraron más animados que de costumbre e hicieron el mismo gesto.


En un bar algo alejado del gremio de aventureros, todos los presentes alzamos nuestras copas para brindar.


"¡Bueno chicos! ¡Kanpai![14]"

"¡Kanpai!"


Por lo visto este bar no es al que suelen ir, pero decidieron venir aquí, a una zona cercana al río para evitar cruzarse con ninguno de los miembros de Step to Leader; ya que seguramente ese grupo también vaya a celebrarlo a algún bar de la zona.


"¿No vas a beber alcohol?"

"Soy menor de edad[15]."

"¡Chico, no te preocupes por algo como la edad para esto!"


El resto del grupo al completo se había pedido una bebida alcohólica salvo yo, que había pedido zumo.

En los bares de este mundo, las únicas cosas que sirven sin alcohol son zumo y leche de cabra tibia.


"¡No importa, no importa! Deja al chico que beba lo que quiera, ni que fuera a quitarle ánimo a la celebración."


Parece ser que Timothy tampoco estaba bebiendo alcohol.


"¡Mira quién habla! ¡El que no tolera el alcohol!"

"No es que no lo tolere, sino que no me gusta."

"¡Jajaja!"


Timothy se rascaba algo incómodo, al tiempo que Mimir se reía.


"Sheesh—"


Por lo que comentan Timothy no aguanta bien el alcohol y se emborracha con facilidad, y siempre se acababa haciendo alguna payasada que luego todos le acaban recordando.

Es raro encontrarse a alguien con tan poca tolerancia para el alcohol... al menos, en este mundo, es la primera vez que he conocido a una persona de ese tipo, y por si fuera poco, un aventurero...


"En todo caso, tuvimos mucha suerte de salir con vida de un enfrentamiento contra tantos monstruos. Por lo general en situaciones de ese tipo, al menos uno suele morir llegado el caso."

"Ludeus, tuviste mucha suerte."


Sara dijo esto mientras sonreía y se reía.


"Así que suerte... Personalmente creo que si estoy aquí es gracias a que vosotros me salvasteis."

"Y que te salváramos fue parte de tu suerte. Cualquier otro grupo de aventureros te habría dejado a tu suerte en esa situación."


En definitiva... quiere que le dé las gracias... Aunque claro... tiene razón.

Incliné mi cabeza hacia Sara.


"Gracias... por salvarme."

"¡N-No es como si te hubiera salvado yo ni nada parecido! ¡Si vas a darle las gracias a alguien, dáselas a Timothy y a Suzanne!"


Al verme comenzó a hablar sin parar algo sorprendida y se tomó de un trago lo que había en su vaso.

Por su parte, Suzanne con una sonrisa pícara se apoyó en Sara, le dio un ligero codazo.


"Por mucho que diga eso, la primera persona en lanzarse a salvarte fue ella, no yo. Cuando Mimir dijo que no íbamos a llegar a tiempo, Sara solo respondió con un ¡Claro que lo haremos! y se lanzó a la carga... No sabía que fuera tan impulsiva."

"¡Eh! ¡Deja el tema, Suzanne!"


Sara intentó quitarse de encima a Suzanne, pero esta esquivó sus intentos sin dejar de sonreír.


"¡Tan solo le debía una de cuando nos salvó de los osos! ¡Por eso quería que estuviéramos en paz! ¡Odio deberle favores a nadie! ¡Nada más!"


Sara me clavó su mirada algo enfadada, a lo que yo aparté la vista; lo que ocasionó que cruzara miradas con Mimir.


"Ah, perdona, Ludeus... Te estoy realmente agradecido porque intentaras ganar tiempo... aunque bueno, es cierto que en ese momento no estaba siendo especialmente noble, aunque no era mi intención dejarte morir ni nada... lo entiendes, ¿verdad?"

"Claro que lo entiendo."


Desde mi punto de vista, la decisión de Mimir fue la correcta. Y aún así, llegado el momento, siguió poniéndose a defenderme para ayudarme.

Para mí, eso es suficiente.


"Sea como fuera, lo importante es que regresamos todos vivos, ¡y hasta ganamos una pasta! ¡Visto así, hasta diría que ha sido una misión bastante provechosa!"


El resumen de Suzanne nos llevó a todos a sonreír y alegrarnos.


"Vaya, de no ser por esos tipos del final, de verdad habría sido una misión perfecta... pero bueh..."

"¿Y qué os parece la actitud de esos tipos? Solo porque son los más duros del lugar se creen que pueden ir pavoneándose como les venga en gana..."

"¡Exacto! Encima, lo único que saben hacer es buscar fama encerrándose en Laberintos; por si fuera poco, llegaron a decir que de no ser por ellos la ciudad entera hubiera sido destruida por los Dracos, ¡menuda fanfarronada! Si las cosas se hubieran puesto serias, el ejército hubiera acabado con los lagartos, ¿cómo han podido decir semejante estupidez?"

"Y lo que menos puedo perdonarles es que para colmo se atreviera a darle un puñetazo a Timothy... ¿qué clase de aspirante a Leader[16] le da un puñetazo a un mago sin comprender siquiera la situación?"


Todos los presentes comienzan a decir lo que opinan del grupo de Soldat.

Supongo que soltar la frustración quejándose de algo que les parece mal es necesario; y como encima Timothy hizo lo posible por zanjar la discusión de forma pacífica, sería peor si se quedaran rencillas y más adelante hubiera problemas mayores por cualquier tontería... Aunque personalmente, prefiero no hablar mal de nadie, no es algo que soporte ni tenga derecho, y menos, teniendo en cuenta que en mi vida anterior fui un despojo.

Además, pienso que en realidad, ese espadachín debe tener sus propios problemas para actuar como lo hizo... Hasta la gente que no te cae bien suele estar luchando a su manera por sobrevivir, de la misma forma que hasta las personas menos loables hacen lo mismo. Porque si me paro a pensarlo, eso explicaría que el resto de su grupo no se pronunciara en alto, y simplemente mostraran su malestar tanto por nuestra presencia como por la actitud de Soldat con caras largas.

Ponerte en el bando victimista y llamarle mala persona sin saber sus circunstancias es tan erróneo como que le diera un puñetazo a Timothy sin preguntar primero.


"......"


Pero por supuesto, entiendo que ese razonamiento no se puede pronunciar en esta situación.

Si dijera lo que pienso, seguro que me harán el vacío por llevarles la contraria... Lo peor es que aunque quiero decirlo, no debo... o al menos, no cuando todavía es algo tan reciente.

Pensando de esa forma, simplemente me dedico a comer en silencio; disfrutando de una sopa que parece hecha de alubias por el ligero sabor salado que estimula mi sed al tiempo que sacia mi apetito.


"Pero dejando el tema, estoy deseando seguir trabajando contigo de ahora en adelante, Ludeus."

"Vaya, eres un tipo en quien se puede confiar, ¿me entiendes?"

"Os agradezco los comentarios. Yo también deseo seguir trabajando con vosotros."


Me hablaban con las mejillas inflamadas y los ojos casi adormilados, seguramente de disfrutar de la velada bebiendo con gusto.

Lo cierto es que me encantaría que situaciones tan agradables como esta se repitieran toda la vida... de esa forma, mañana simplemente tendrías que repetir lo mismo y después disfrutar de otra velada agradbale. Puede que no sea la fiesta más animada del mundo, ni una vida demasiado variada, pero no deja de ser agradable.


"Ah—"


Y mientras pensaba de esa forma, la puerta del bar se abrió y 3 hombres entraron.

Reconocí al instante a 3 de ellos, en concreto, tuve una enorme facilidad para reconocer al que encabezaba el grupo.

No podría olvidarle aunque quisiera...


"Oho..."


Cuando me fijé en ellos, ellos también se fijaron en nuestro grupo; y se dirigió hacia nosotros con una expresión contrariada. Aunque por su rostro enrojecido y sus pasos serpenteantes, diría que ya había bebido bastante en algún otro lugar.


"¡Ey!"


Sus pasos de borracho le llevaron hasta nuestra mesa, y dio un golpe en la misma en cuanto llegó con la palma de su mano.

Se trataba de Soldat Heckler.


"¿Qué quieres?"


Suzanne y su grupo se dieron cuenta de su presencia en el instante en el que golpeó la mesa, y nada más verle, el ambiente jovial de la mesa se tornó en expresiones molestas.

Normal... Si la persona sobre la que estás hablando mal apareciera de repente, no tendrías un buen sabor de boca...


"Jiento que me pasé de rosca en las cuevas esas... y-hic- quería deciros ¡pe'dsonalmente[17]!"


Soldat comenzó a hablarnos mirándonos a los ojos pero un tanto borracho, que se podía notar en su tono altísimo y en sus palabras.


"Yo... Ezto... perdonad por lo que pasó. Je me fue de las manos."


Pero para sorpresa de todos, lo que dijo fue una disculpa.

Los miembros de Counter Arrow se quedaron confundidos y sin saber qué decir; y viendo como el silencio se alargaba mucho, Soldat entrecerró los ojos intentando mostrar enfado, aunque de forma un tanto cómica, señalando a Timothy.


"Pero, una coza... Túuu.... me caes mal... Por mucho que actuaras tan guay y eso para que no hubiera peleas... hay momentos en loj que un jombre debe luchar por lo que cree, ¡¿Me entiendes?!"

"Ah... Bueno... sí, supongo... Suzanne a menudo me lo reprocha... intentaré tener más cuidado con eso."

"¡Mejor! ¡Mientraj lo caghtes, lo caghtas!"


Soldat pareció quedarse más animado con la respuesta de Timothy y le dio unos toques amistosos pero bruscos a este en el hombro, causando que Timothy se quedara algo contrariado y sin saber bien qué hacer en esta situación; igual que Suzanne y el resto, que observaban a Soldat en silencio y con la boca abierta.

Supongo que por algo se le dice dejar boquiabierto...

Soldat, satisfecho asintió, y tras eso se giró hacia mí.


"Eh, Quagmire."

"¿Sí?"


Habiendo escuchado mi nombre por sorpresa, alcé la cabeza sin saber bien qué me iba a decir.

¿Le ha molestado algo de lo que he hecho?


"Mi colega Timothy es pasable, pero... ¡tú eres de lo peoj!"


Y con esto, comenzaron una serie de ataques constantes por parte de Soldat.


"¿Que por qué? ¡Pues que siempre vas preocupanghdote de lo que va la ghente pensando de tú mismo! ¡Y encima, esa jonriza tuya... ¡Repugnanghte! ¡¿Acaso creej que sonríez?! ¡Para nada! ¡Lo único que hacej es menojpreciar a todos loj demás! ¡Menudo...! ¡Apuesto lo que quieraz a que te creez el tipejo más desa'ortunado del mundo mundial....! ¡Dime que me equivoco! ¡¿A ver si tienes huevos?!"


Sus gritos resonaron por todo el bar.


"¡¿Pelea?!"

"¡A por él! ¡Dale duro!"

"¡Cerrad el pico, mentecatos!"


Y con un nuevo grito, Soldat consiguió que el ambiente caldeado del bar cesara.


"¡¿Me estás escuchando, Quagmire?! ¡Desgracia'os como tú-"

"Venga, Sold... Es suficiente..."


Cuando retomó su conversación casi echándose sobre la mesa para acercar su cara a la mía, sus amigos le detuvieron, sujetándole por los hombros.


"¡Dejarme, hostia![18] Mirad la cara del tipejo este, ¿no es verdad que parece decir Mirajme, joy la persona con más mala suejte del mundo! No tengo la menor idea de qué te haya podío pasar, pero quita esa sonrisa falsa de tu cara, ¡lo único que consigues es huir del p'oblema!

"¡¿Te crees más maduro por hajer eso?! ¡¿Piensas que erej especial o algo con eja vida de mercernario?! ¡Odio a los niñatos como tú!"


Sus palabras se clavaron en mi corazón, y antes de darme cuenta, mis piernas ya estaban temblando y había cerrado con fuerza mis puños.

Todo mi cuerpo temblaba, incluida mi garganta, y aún así, fui capaz de responder intentando aparentar calma.


"Disculpa si te he molestado. Haré lo posible por no volver a importunarte con mi presencia."


Al oírme, Soldat golpeó de nuevo la mesa con sus manos, partiéndola y tirando comida y astillas en todas direcciones; llevando a que la sopa rojiza que me estaba tomando cayera sobre mis piernas.


"¡Deja de dar por culo! ¡¿A qué viene esa actitud...?! ¡¿Te creej mejor que yo, imbéjil?! ¡Qué te jo'an! ¡¿Cómo puedes tener la desfachatez de ir diciendo Oh, no necesito el dinero; solo ejtender quién soy?! ¡¿Acaso sabes lo que es vivir sin dinero?!"


La única respuesta que le di a los gritos de Soldat fue quedarme en silencio; entre otras, porque era la única respuesta posible.

Hablar con gente así es una pérdida de tiempo.


"Disculpadle, bebió demasiado.... ¡Sold...! ¡Vamos!"

"¡Dejadme en paz! ¡Soltadme malnacidos! ¡Tsh, tú! ¡Sí, tú, Quagmire! ¡No me ignores! ¡Seguro que te ejtopy tocando los wevos, ¿no es así?! ¡Te he hecho enfadar, seguro! ¡Pues échame wevos, hostia! ¡Demúestrame que un cerdo como tú que se pasa el día en el barro tiene las narices para pelear! ¡Venga!"


Tan solo miré al suelo esperando que la tormenta pasara.

No tiene sentido pelear con él en este sitio... no gano nada de responder a sus provocaciones, y menos aún de pelearme con un borracho.

La única respuesta posible es tragarme mi orgullo, nada más.


"¡Sold, déjale en paz! ¡Estás yendo demasiado lejos!"

"¡Que me soltéis! ¡COJONES! ¡Quagmire, jolo dime una cosa! ¡¿Te lo pasas bien viviendo de esa forma?! ¡Po'que si no, no lo alargues y muérete de una vez! ¡Verte la cara me toca los wevos!"


Conforme sus compañeros se llevaban a Soldat a rastras, esperé evitando mirarle a los ojos, y de paso concentrarme en la mancha de sopa que cada vez se extendía más por mis pantalones.

Desde la mitad de sus comentarios, metí la mano en mi bolsillo y sujeté con fuerza la Reliquia Sagrada, vaciando por completo mi corazón. Pensé en nada, intentando no sentir nada; todo el tiempo que Soldat estuvo molestándome y hasta que por fin se marchó.

Me mantuve de esa forma hasta que Sara, que estaba sentada a mi lado comenzó a limpiar la mancha de mi ropa.


"Menudo malnacido."


Al escuchar sus palabras, solo pude asentir lentamente.


5ª Parte (POV - Sara)[edit]

Increíblemente indignada regresé a mi habitación, puse el arco y el carcaj[19] sobre la mesa; tiré mi abrigo al suelo y me dejé caer en la cama.


"Menudo pedazo de desgraciado."


Por lo enfadada que estoy con ese estúpido, tengo más que seguro que mi cara debe estar roja de ira.

¡¿A qué viene esa tontería de que hay momentos en los que un hombre debe luchar?! ¡Con lo que Timothy se esfuerza por nosotros a diario para que venga este subnormal a decirle lo que le venga en gana.

La mismísima Suzanne ya me explicó que esa sonrisa algo falsa de Timothy es su manera de luchar, y va ese desgraciado y se mete con él por eso... Es imperdonable. ¡Si un hombre hay veces que tiene que luchar, otras lo que necesita hacer es tragar con lo que venga para mantener a su grupo a salvo!

¡Ese tal Soldat ni siquiera pensó en su equipo! ¡¿Qué hubiera hecho en el caso de que hubiéramos acabado peleando en las ruinas?! ¡¿Acaso prefería que nos quedármos quietos y dejáramos que esos monstruos nos mataran como si nada?! Porque estábamos en unas ruidas, atrapados en una oleada de monstruos, en medio del territorio de esos monstruos, y con la ruta de huida bloqueada por estos monstruos... Encima por su culpa... Lo peor es que se pensará que es mejor líder que Timothy...

Por si fuera poco, ¡¿por qué demonios tuvo que meter en sus payasadas a Ludeus?! ¡Pero si él luchó cuando fue necesario, y encima de forma increible!

¡Tuvo las narices de quedarse atrás para ganar suficiente tiempo para que intentáramos ponernos a salvo! ¡Y Soldat, el imbécil, que ni siquiera le conoce, que ni siquiera vio eso, se atrevió a meterse con él y soltarle toda esa bazofia!

Es cierto que Ludeus tiene un pequeño problema de actitud, y a diferencia de Timothy, él nunca pierde esa sonrisa falsa; lo que también me molesta... de hecho, me molesta muchísimo verle siempre con esa sonrisa falsa aunque no le haga falta...

¡Pero...!


"......"


Cuando huíamos de las ruinas... quise... quise protegerle...

¿Por qué? ¿Acaso no le odiaba...?

¿Será que le...? ¿que no le odio...?


"¡Imposible!"


Exactamente, es imposible. No hay forma de que eso sea verdad.

Supongo que lo que pasa es que odio más a Soldat de lo que odio a Ludeus... Sí, eso será, que Ludeus es simplemente mejor que Soldat.

O como mínimo, que Ludeus no nos insulta porque sí, sino que nos trata a todos con respeto; y por mucho que sea un mago poderoso, nunca rechaza ir con nosotros en una misión.

Pero si hasta se encarga del apoyo y la retaguardia y eso que es mucho más poderoso que varios de nosotros.


"Por eso... Pero es imposible que no le odie..."


Porque Ludeus es un noble.

Puede que no actúe demasiado como un noble, pero eso da igual; sigue teniendo sangre de noble. Y odio a los malcriados nobles que se piensan que pueden jugar a ser aventureros, además de al resto de nobles.

Esos estúpidos nobles fueron la causa de que mi ciudad natal fuera destruida, por culpa de su negligencia que aun cuando se avistaron varios monstruos saliendo del bosque, esos estúpidos no enviaron a los caballeros a protegernos hasta que fue demasiado tarde y como resultado, mis padres murieron.

El deber de un noble es proteger su dominio, pero él no lo hizo... Jamás olvidaré la desesperación que sentí en aquel entonces...

Exacto... odio a los nobles... y por eso, odio a Ludeus... que tiene sangre noble.


"Pero... Ludeus luchó para protegernos..."


La primera vez cuando nos iban a arrasar los Osos Mechón Pardo, y después cuando los Dracos de las Nieves...

En esa ocasiones no intentó huir por su cuenta, y eso que no tenía motivo alguno para defendernos, ¡ni siquiera es de Counter Arrow! Y aún así... intentó escudarnos en solitario para que huyéramos... ¡¿Cómo demonios voy a dejarle morir después de verle hacer algo tan loable?!

Por eso salté para ayudarle... Porque no le deseo la muerte... Claro, es obvio que no le deseo la muerte... Pero digamos que me... sorprendí a mí misma... cuando fui en su ayuda.

Siempre pensé que no pasaría nada por abandonarle en una situación de ese tipo.


"Doy asco..."


Últimamente, cada vez que le miro... siento como si aquello en lo que siempre he creído se viene abajo... Que aunque odie a todos los nobles, a él no le odie tanto... y eso me da miedo.

Empiezo a dudar sobre qué cosas odio y qué cosas me gustan... y ya no sé qué pensar...

Aunque... no puedo negarlo... necesito aceptarlo... No le odio.

Puede que sea un hijo de un noble, pero como tal, no es un noble; y por eso no le odio... No pasa nada, lo único que ha cambiado es que ya no le odio... Pero claramente tampoco me gusta.

Exacto, no le odio, pero eso no significa que me guste.


"No me gusta Ludeus..."


Lo confirmo una vez más pronunciándolo abiertamente, antes de quedarme dormida.

Notas del traductor y Referencias[edit]

  1. Heracles fue renombrado como Hércules por los romanos, pero básicamente, están basados en el mismo personaje.
  2. O M G... ¡Está loco!
  3. Tiene pinta de que hay una referencia, pero al no tener acceso a la versión japonesa, nos es imposible captarla.
  4. ¡ALERTA TSUNDERE!
  5. Referencia a un meme que se traduciría como ¡Pam, cholazo/en toda la cabeza!
  6. Rana Punta Flecha/Poison Dart Frog/Dendrobatidae: Ranas con con colores llamativos que habitan la zona norte de América del Sur. Para Más Información
  7. ¿Aparición? No sé bien cómo se traduce Wright al español, la verdad
  8. Refiriéndose a que pierde contra su Bazooka.
  9. Mantra Budista que se traduciría como: Rezo a Buda para que renazcas.
  10. Razas de hongos humanoides inteligentes según algunos libros de fantasía.
  11. ¿Dracos de las Nieves y les atacas con hielo? ¡¡¡La lógica de los videojuegos dice que aquí deberías haberles metido con mucho FUEGO!!! El Ludeus de este volumen (Novela Ligera) me cae mal... es más tonto que de costumbre, hasta tiró las bragas de Eris al fuego (No te lo perdonaré jamás, Carmena, jamás...) y grita el nombre de sus hechizos, algo que no ha hecho en toda la novela salvo para avisar a Eris de que atacaba... MEH...
  12. No estoy seguro de si es una referencia a Jojo's Bizarre Adventure y su Star Crusader o a Alice de Monster Girl Quest (novela visual).
  13. Se traduciría como Un paso para ser líder/Avanzando al Liderato. Tengo que actualizar el nombre del grupo en el volumen 08.
  14. Kanpai es la forma de brindar a la japonesa, que se traduciría como "Vaciar el vaso".
  15. En Japón, la edad mínima para beber alcohol, fumar y votar es de 20 años. Como referencia decir que con 16 pueden conducir scooters, y con 18, coches.
  16. Haciendo referencia al nombre del grupo de Soldat (Step to Leader).
  17. Es difícil de poner sin que quede cutre, pero está borracho y habla mal.
  18. Repito, está borracho y habla mal, las faltas de ortografía son queriendo.
  19. Carcaj: Bolsa o tubo cilíndrico donde se transportaban las flechas para su fácil acceso.
Ir al Capítulo Anterior Volver a la Página Principal Ir al Capítulo Siguiente