Fate/Zero:Acto 10

From Baka-Tsuki
Jump to: navigation, search

Acto 10[edit]

-84:34:58[edit]

Acto 10.

Sin importar qué, aquellos que percibieron la presencia de la extraña hechicería no fueron solo Waver y Rider.

Las ondas como conjuros emitidas de los alrededores del rio Mion se aproximaban a las arias múltiples de la clase de los rituales mágicos, algo que no podía efectuarse sin al menos 10 personas. Ciertamente, cada mago en Fuyuki– a saber, todos los Maestros participando en la Guerra del Santo Grial, habrían sentido eso al mismo tiempo.

Sola-Ui Nuada-Re Sophia-Ri, quien había adquirido hace poco los derechos de ser un Maestro, y Lancer estaban en ese momento buscando al enemigo desde un lugar apropiado para una visión amplia, en la altura en Shinto; el último piso del edificio bajo construcción Centro de Fuyuki. Esta noche, una bruma hervía del rio Mion, causando que el campo de visión disminuyera de manera extrema. Con la vista de un ser humano, solo se podía ver la nublada figura del iluminado puente Fuyuki.

“– ¿Puedes ver qué está pasando? Lancer.”

Lancer, mirando a través de la niebla con la súper vista de un Sirviente, asintió a la pregunta de Sola.

“De verdad es Caster. Luce como algo ha instalado un campamento al centro del rio. En cuanto a los detalles, me temo que no puedo verlo.”

Como es usual, su falta completa de la noción de encubrirse a sí mismo, y su mínima defensa eran impropias como un mago. Caster se había vuelto simultáneamente en el blanco para muchos otros Sirvientes debido al acuerdo del supervisor, ¿y él aún no estaba al tanto?

“Si queremos hacerlo caer, ¿ahora es la mejor oportunidad, no es así?”

“Sí. Lo que sea que él esté haciendo, será más sabio matarlo antes de que consiga resultados.”

Naturalmente, eso no era todo – Mirando a los Sellos de Comando gravados en la parte trasera de su mano que había robado de su prometido, Kayneth El-Melloi, ella pensó: Estoy segura que los otros Maestros habrán sentido la aparición de Caster. Si deseo la recompensa del supervisor, los Sellos de Comando suplementarios, debo ir por delante de los otros rivales y derrotar inmediatamente a Caster.

Si ellos lograron conseguir exitosamente la cabeza de Caster, estos Sellos de Comando, que faltaban de un trazo por la idiotez de Kayneth, estarían completos nuevamente. Tres trazos del Sello de Comando, la forma original ideal – Su lazo impecable con el Espíritu Heroico Diarmuid se recuperaría. Pero meramente pensando en eso, Sola no podía suprimir su corazón pulsando violentamente.

“Yo saldré y atacaré. Sola-sama, por favor permanezca aquí y observe mi pelea.”

“¡De ninguna manera! Ahora yo soy una Maestra. Yo te asistiré de un lado.”

Lancer sacudió determinadamente su cabeza frente a esos ojos rogantes.

“Eso no puede hacerse. Con el debido respeto, mi dama no posee el conocimiento de batalla que Kayneth-dono posee. Esa rivera se convertirá en un lugar de muerte. Incluso para mí, una batalla en que deba proteger a mi dama, cuya defensa no puede seguir el paso, me es imposible. Por favor, por favor comprenda.”

“Pero…”

Aunque le haya dicho eso, ahora para Sola, meramente partir del lado de Lancer por un lapso corto era una privación más allá de la desolación.

“O tal vez – Sola-sama, ¿usted sospecha torpeza en la punta de mi lanza? ¿Que estoy divirtiéndome en esta lucha egoísta?”

Sola sacudió su cabeza rápidamente a Lancer que estrechaba sus ojos al preguntarle eso. Sumarle a la humillación que Kayneth “dispensó” a Lancer no tenía cabida. Por todos los medios Sola debía hacer que Lancer, que aún había jurado obediencia a Kayneth, comprendiera que Sola era la Maestra verdaderamente diga de su lealtad.

“Lancer, dejaré el criterio en el campo de batalla a ti. Por favor lucha libremente esta batalla, sin ningún arrepentimiento.”

“Estoy endeudado contigo.”

Después de arquear su cabeza silenciosamente, Lancer pateó el marco de hierro donde estaba parado y saltó hacia la luz en la ciudad bajo sus ojos.

Viendo la espalda del Sirviente que saltaba de un techo a otro en los edificios cercanos, íntegramente enfocado en el rio, Sola lo despidió con un amargo, doloroso sentimiento.

Incluso después de sustituir a Kayneth como Maestro – ese Espíritu Heroico jamás le había sonreído a ella; ni una sola vez.


Desde la base que Kiritsugu preparó hasta el rio Mion, que era la fuente de la magia anormal, Saber necesitaba solo unos minutos más para cubrir esa distancia con el Mercedes que iba conduciendo.

Pensando lógicamente, como las calles de la ciudad Miyama eran angostas y complicadas, el tiempo requerido fácilmente excedía los 30 minutos. Sin embargo, la habilidad de Conducción de esta Sirviente desechaba este razonamiento. La velocidad del automóvil plateado que pasaba a través de las angostas pistas y curvas, entre topones y rozones, ya había alcanzado un absurdo que hacía incluso dudar de las leyes de la naturaleza.

Emergiendo desde el camino al sendero junto a la rivera, el automóvil se detuvo después de aterrizar con una elegante vuelta. Sin ni siquiera esperar a que el ala del vehículo se abriera, Saber dio un salto y corrió por la orilla. La niebla era lo suficientemente densa para bloquear la visión de los humanos ordinarios, pero no la de los Sirvientes.

Muy seguramente, su amargo enemigo estaba justo en frente de ella, tranquilamente parado quieto al centro del rio de 200 metros de ancho. Saliendo del asiento de pasajero encima de la orilla, Irisviel comprobó la figura en la niebla con su vista reforzada con magia, y frunció el cejo con una expresión irritada.

“Tal como lo pensé, es Caster.”

Saber asintió y observó afanosamente al enemigo. Solo, y desacompañado de su Maestro como es usual, él estaba parado recto en el centro del rio sin bancos de arena, como si estuviera parado en la superficie del agua. Desde una perspectiva más cercana, lo que le servía de soporte eran grotescas sombras agrupándose bajo la superficie del agua. Parecía que el enjambre de criaturas con que ella había luchado el otro día se había reunido bajo los pies de Caster, formando un “banco de arena”.

A partir de la emisión anormal de prana, no había duda de que Caster estaba efectuando alguna clase de conjuro de gran escala. El origen de esta extraña niebla que se centraba en el rio era probablemente también una consecuencia de esto. Ni siquiera mostrando una expresión de estar enfocado en sus conjuros, él meramente estaba parado relajadamente – un vórtice de prana feroz escapaba del libro de conjuros en sus manos, incluso distorsionando el espacio alrededor de él.

Un extraordinario horno de prana, un Fantasma Noble que reúne los procedimientos monológicos… en las manos de un lunático, no había un arma tan peligrosa como esta.

“Bienvenida, santa doncella. Es de todo mi deleite el poder encontrarte una vez más.”

Los ojos de Saber ardieron en ira hacia Caster que daba una inclinación en su modo cortés usual.

“Eres incorregible… ¡¡Hereje, cuál es tu plan esta noche!!”

“Lo siento mucho, Juana. Esta noche, el invitado de honor no es mi dama.”

Su rostro se torció con una carcajada siniestra que podía hacer a uno temblar. Aun revelando una locura que no había existido antes, Caster respondió.

“– A pesar de eso, ser honrado otra vez con la presencia de mi doncella es un goce supremo para mí. Por favor disfruta en todas sus formas, el banquete de muerte y degeneración que ha preparado este indigno Gilles de Rais.”

Bajo los pies de Caster que reía a toda voz, la superficie oscura comenzó a sacudirse. Las incontables criaturas que se reunían bajo los pies de su invocador sacaron simultáneamente sus incontables tentáculos - ¿no estaban acaso tragándose a Caster que estaba parado sobre sus cabezas, recibiéndolos?

A una primera vista, Caster parecía estar siendo por los familiares que lo traicionaban. Como sea, con su cuerpo entero cubierto por los tentáculos, Caster alzó orgullosamente el sonido de su enferma, estridente carcajada otro tono más, la que ya era similar a un extraño alarido.

“Ahora, ¡una vez más flamearemos la bandera de la salvación! Es bueno que los abandonados se hayan reunido. Grandioso que los condenados se hayan reunido. ¡Yo soy el líder! ¡Yo soy el comandante! ¡Los resentimientos hacia nosotros, los oprimidos, seguramente habría alcanzado incluso a “Dios”! ¡Oooh Señor de los Cielos! ¡¡Yo recibo la condena y ofrezco mi cuerpo!!”

La superficie burbujeante subía y cargaba a Caster que seguía siendo tragado por los tentáculos. Antes que uno supiera, el número de criaturas tornándose en su pedestal incrementaban. Si uno consideraba la profundidad del rio, el número ya era más aterrador de lo imaginado.

“¿Caster esta… siendo absorbido??”

En frente de los ojos de Saber horrorizada, la cantidad de criaturas poblando el cuerpo el mismo cuerpo del invocador seguía creciendo. Las invocaciones del Libro de Hechizos de Prelati debían tener un suministro inagotable. Los incontables tentáculos se entrelazaban entre ellos y se fundían, volviéndose entre todo una masa de carne.

El brillante, sucio moco nauseabundo era más bien un banco de carne; una isla de carne. Y aún así, como si no fuera suficiente, el grupo de criaturas crecía continuamente.

Incluso la figura de Caster había desaparecido. Solo su voz resonaba como un grito de victoria.

“¡O, orgulloso “Dios”! ¡O cruel “Dios”! ¡Nosotros te arrebataremos de tu trono celestial! ¡O siervo amado por Dios! ¡O humanos que reciben la imagen de Dios! ¡En este mismo momento, desdén, insulto, desgarran los contenidos de sus corazones! ¡Nosotros nos montaremos sobre las carcajadas de los rebeldes, sobre los lamentos y alaridos de los hijos de Dios, y golpearemos las puertas del cielo!”

La sucia masa de carne ya había crecido hasta formar una esfera. No, quizás esta es la verdadera forma del diabólico inframundo. Todos los familiares que Caster había empleado hasta hoy debían ser pedazos de esto, pequeños esbirros que no podían exceder esto.

“Eso es…”

Una grotesca sobra se alzaba en oscuridad en el trasfondo. Saber detuvo su aliento ante esa repugnante pero sobrecogedora majestad.

Incluso los campeones del mar profundo – ballenas y calamares gigantes, no ostentarían un tamaño tan grande. Una pesadilla que gobierna el océano en un reino que está fuera de este mundo. Sin lugar a duda, ese gigante acuático se adecua al nombre de “demonio marino”.

Era afortunado que nadie estuviera con Irisviel en la rivera del rio, pero del otro lado del rio, algunas residencias ya habían encendido sus luces. A pesar del hecho de que fuera esta hora de la noche, los furiosos sonidos eran transportados por el viento. Naturalmente, un misterio tan obvio se expondría a los ojos del público. Al menos, la densa niebla nocturna que envolvía la vista limitaría el número de los capaces de atestiguar el monstruo. El pánico de los residentes estaría confinado a esta sola área.

En cualquier caso, el acuerdo hecho sin palabras de que la Guerra del Santo Grial debería conducirse en secreto ya estaba completamente violado.

“He subestimado a este sujeto… ¡Que invocara a un monstruo tal!”

“No, sin importar que tan fuerte fuera un Sirviente, la “forma” del familiar que ellos puedas invocar y usar debería ser limitada. Como sea, si fueras a ignorar el “usarlo”, no debería haber algún límite…”

El supuesto valiente corazón de Irisviel reveló su temor esta vez en su voz.

“Abandonar el control después de la invocación, si tan solo está “invitando”… no importa que tan poderoso el monstruo sea, lógicamente, debería ser posible. En tanto él tenga el prana y la técnica para solo abrir la puerta.”

“… ¿Ese monstruo no está bajo el control de Caster?”

“No hay duda al respecto.”

El estado de Irisviel había sido sacudido probablemente por el terror que ella había podido comprender como mago. Como sea, Saber no tenía ningún problema advirtiendo la gravedad de la situación.

“La magia es “el arte de mirar a través del mal”. Pero ESO es “maldad” genuina que no aplica a la lógica de esos esbirros. La encarnación de algo con el vehemente deseo de devorar indeteniblemente con una completa avaricia. Invocar algo así, ¡ese acto no es ni “arte” ni ninguna otra cosa!”

Apretando sus puños de ira, Saber consideró la demencia del mago.

“Bueno entonces, ¿esa criatura no está desafiando a nadie a una pelea…?”

“Así es. Solo fue invitado a comer. Solo toma algunas horas para una ciudad como ésta el ser completamente consumada.”

“– Tch!”

Caster ni siquiera reconocía lo que una batalla o una victoria eran. El Sirviente demente probablemente planeaba descarrilar la “Guerra del Santo Grial” – al acto en sí mismo; y desperdiciarlo. Junto con todas las vidas en esta ciudad.

Saber se volteó al escuchar estrépitos de truenos familiares. En el espacio abierto del parque donde estaban solo ellas dos, el destellante carruaje de la autoridad de Dios había aterrizado. Sosteniendo las riendas, el Sirviente gigante dio una sonrisa insolente a la persona en frente a él.

“Que tal, Rey de los Caballeros. Que esplendida noche… es lo que quisiera decir, pero parece que este no es el momento para gentiles saludos.”

“Rey de los Conquistadores… Aún eres incorregible. ¿Has venido otra vez a hacer algunas bromas?”

Como si evadiera a Saber que en alerta ya se había puesto en guardia, Rider levantó tranquilamente sus manos.

“Vamos, vamos. Hoy es la única tregua. Si ese SUJETO GIGANTE es dejado solo, no puede acaban con nada en paz.

Solo hasta he estado llamando a los demás Sirvientes. Lancer ha estado de acuerdo. El debería haber llegado por ahora.”

“… ¿Los otros Sirvientes?”

“Yo he aplastado a Assassin hasta la muerte, y Berserker está fuera de asunto. En cuanto a Archer… meramente llamarlo es inútil. Él es el tipo que responderá con confabulaciones.”

Saber asintió, y con una seria expresión, golpeo su peto con la mano de su guantelete.

“Comprendido. Yo no tengo alguna objeción en cooperar tampoco. Rey de los Conquistadores, aunque esta es una breve alianza, juremos nuestra lealtad juntos.”

“Huhu, es bueno que tengas comprensión cuando se trata de batallas… ¿Hmm? ¿Qué anda mal? ¿Tu Maestro no está feliz?”

“…”

Naturalmente, no era que no estuviera satisfecha. Irisviel tan solo estaba algo intimidada por el deportivismo práctico de Rider y Saber, habiendo dejado sus rencores pasados en la repisa. En cuanto a Waver, él ni siquiera trato de ocultar su caución, observando tímidamente desde el asiento del carruaje de Rider, sin tratar de bajarse en absoluto de él.

Tratándose o de matar al enemigo o de formar alianzas, aquellos que viven en el campo de batalla definitivamente no tienen espacio para sentimientos personales, y deben realizar juicios a corazón frio– probablemente ellos dos tendrían la misma perspectiva en este asunto. Este es el espíritu que no podrían compartir aquellos que no hubieran atravesado problemas similares.

Sin embargo, con lo que fuera que estuvieran omitiendo por ahora, la imprudencia de Caster debía ser detenida. Si un voto es algo suficiente en que confiar, la decisión más prudente ahora sería unir fuerzas aquí.

“No me opongo. Einsbern acepta la tregua. Maestro de Rider, ¿está eso bien contigo?”

Waver asintió reaciamente a la voz de Irisviel.

“… Einsbern, ¿cuál es su plan? ¿Oí de Lancer tan solo ahora que esta no es su primera vez peleando con el mismo Caster?”

Cierto. Para Saber, esto podría llamarse la segunda vuelta de la pelea en el bosque. Ellos habían conseguido por poco salir de la pelea con la ayuda de Lancer, pero habiendo adquirido incomparables poderes de batalla, Caster volvería a pelear. Sin embargo, esta vez Lancer no estaba aquí, y habían formado una alianza con Rider. En la manera en que las cosas van, todavía no eran completamente malos prospectos.

“– Como sea, debemos derrotarlo rápidamente. Justo ahora ese monstruo probablemente está siendo mantenido en este mundo aún por provisión de prana de Caster, pero una vez que ESA COSA adquiera provisión independiente y se soporte por sí misma, las cosas se saldrán de nuestras manos. Detener a Caster antes de eso…”

Satisfecha, Saber asintió.

“¿Su libro de conjuros, correcto?”

El horno de prana de invocación autonómico, Libro de Conjuros de Prelati. Ese Fantasma Noble extraordinario estaba ahora enterrado con el cuerpo de Caster dentro del corazón de ese monstruo marino.

“Ciertamente. Debemos decidir esto antes que ese tipo salga de la rivera a comenzar su comida. Pero…”

Frunciendo insatisfecho, Rider observó gigante de un verde oscuro que se enroscaba una y otra vez.

“Caster está en lo profundo de esa carne masiva. Bueno, ¿Qué debemos hacer?”

“Sacarlo. No podemos hacer otra cosa.”

Junto con el gruñido de Rider una nueva voz respondió detrás de la oscuridad. Bajo las luces de las calles, apareció la resplandeciente silueta de las lanzas gemelas. Brevemente más tarde que el carro que corría por los cielos llegó Lancer. Finalmente la alianza de tres Sirviente anti-Caster se había reunido.

“Si el tan solo mostrara su Fantasma Noble yo podría destruirlo con un ataque de mi Gáe Dearg… Naturalmente, yo no creo que ese sujeto permitirá fácilmente que eso ocurra.”

“Lancer, ¿puedes golpear el Fantasma Noble de Caster desde la rivera arrojando la lanza?”

Lancer rió audazmente ante la pregunta de Saber.

“Si tan solo él mostrara esa cosa, no habría ningún problema. ¿Acaso estás despreciándonos a nosotros los Espíritus Heroicos portadores de lanza?”

“De acuerdo. Entonces Rider y yo cubriremos el frente. ¿Está bien, Rey de los Conquistadores?”

“No me molesta, pero… Incluso si mi carro no necesita un camino en que viajar, Saber, ¿cómo planeas atacar tú al enemigo desde el rio?”

Esta vez Saber ponía sonreía en cuanto Rider le hizo la pregunta.

“Este cuerpo mío recibe la protección divina de la dama del lago. Cualquier agua que sea, no es algo que pueda detener mi avance.”

“¿Oh? Eso es algo bastante raro… En serio quisiera que te unieras a mis hombres.”

Ante el comentario centrado en sí mismo de Rider, de los que alborotaban las preciosas cejas de Saber, Saber lo ignoro con una aguda mirada.

“Pagarás en otra ocasión el precio de ese comentario descuidado. Ahora, sacar a Caster del interior de ese monstruo es la máxima prioridad.”

“¡Haha, aye! Bueno entonces, déjame dar el primer golpe.”

Junto con esta carcajada como rugido, Rider azotó a los bueyes de su carro y partió velozmente hacia el cielo con estrepitosos truenos. Sin molestarse en absoluto por los gritos de Waver quien aparentemente no había concluido una preparación mental, el Fantasma Noble galopante del Rey de los Conquistadores comenzó una carga directa contra el colosal monstruo marino.

“Saber, ¡buena suerte!”

Asintiendo a Irisviel que la llamada, la Rey de los Caballeros dio un salto desde la rivera hasta el rio.

La brillante armadura golpeaba la superficie del agua y salpicaba un brillante plateado que se dispersaba. Pero, las puntas de sus dedos no se hundían. Con dureza idéntica a un suelo, el agua que pisaba Saber aceptaba su paso. Tan solo era el milagro que podría realizar el rey debido a la bendición del espíritu del lago.

En cuanto iba más cerca, la figura del monstruo marino crecía más y más. Como si se encorvara sobre Saber, la abrumaba con su odiosa dignidad.

Como un grupo de serpientes, los tentáculos que se extendían libremente por todas partes se prolongaban para interceptar a la Rey de los Caballeros que se aproximaba.

Aún así, ni su rareza ni su odiosidad estorbaban su paso. Justo ahora, el temor y la impaciencia eran lo mismo en el corazón de Saber.

“¡Arreglemos esto ya, Caster!”

El guillotinante impacto de la Barrera del Rey Viento que marchaba sobre su cabeza con un renovado espíritu de pelea golpeo de lleno al monstruo marino en un golpe despiadado.


※※※※※


En algún lejano lugar, entre las nubes cargadas en altitudes en las que ni las aves vuelas, se escuchaban voces de susurros intercambiados en radios inalámbricos codificados digitalmente.

“¡Control a Diablo I, adelante!”

“Este es Diablo I, fuerte y claro. ¿Hay algo?”

“Solicitud desde ciudad Fuyuki para operación de socorro de desastre. Deja de patrullar inmediatamente, ve ahí ahora.”

“¿Operación de socorro de desastre?” Oyendo esas palabras de sus audífonos, el Teniente de Primer Rango Ōgi dudo sus oídos.

Si fueran helicópteros a P3C, así se entendería. Pero un “desastre” que pudiera solicitar un F15 fighter desde su patrulla del borde marino, ¿Qué demonios podría ser?

“Control, clarifique el contenido de la orden. ¿Qué pasó?”

Del otro lado del radio inalámbrico hubo un breve, incomodo silencio.

“… Ah, de acuerdo, no te rías. Por ahí… apareció un monstruo.”

Oír eso en la cabina, tripulando a velocidad subsónica, podría decirse que es una broma de primera categoría. Era una petición absurda pedir que no se riera.

“¡Pero qué buena! Valió la pena haberme inscrito a la defensa aérea.”

“Como sea es una orden oficial. Diablo I, observa y reporta la situación en el rio Mion.”

“… Es una broma, cierto. ¿Oye?”

“Diablo I, repito.”

La voz irritada del controlador le dijo que él también fue arrastrado a esta ridícula broma. Suspirando, el capitán Ōgi dio una respuesta arreglada monótona.

“Diablo I, entendido. Este avión está en camino al rio Mion por reconocimiento. Fuera.”

A pesar de eso, el capitán Ōgi en algún momento se había visto inclinado a creer el contenido de la conversación. Cuando la idea de que esa absurda conversación quedaría grabada en el grabador de voz cruzó su mente, él sintió una incomodidad que lo hacía querer salir de ahí.

“… Diablo II, tal como se dijo. Da la vuelta. ¡Regresemos!”

“Entendido. Pero… ¿está bien eso?”

El piloto del avión escolta, Diablo II – Teniente de Tercer Rango Kobayashi dijo en un tono que no ocultaba sus sospechas hacia la absurda orden.

Sin embargo, fuera verdadera of falsa, él no tenía otra opción que realizar las ordenes que se le dieran. Al menos, la única consolación era que su destino, ciudad Fuyuki, estaba en el espacio aéreo camino de vuelta a su base. Él no sabía quién diablos tomaría responsabilidad por esto, pero por ahora al menos el gasto del tanque de combustible se mantendría al mínimo por cualquier ir y venir innecesario.

“Si de verdad hubiera un monstruo, ¿nos daría permiso de pelear?”

El teniente de primer rango Ōgi dio un bufido tras las palabras semi-desesperadas del teniente de tercer rango Kobayashi.

“Si este es un film de monstruos, nosotros seguramente tenemos el rol de los asesinados. Los menos favoritos en Ultraman.”

“Eso no es gracioso.”

En el corazón de los pilotos, con el estruendoso rugido del postquemador, volviendo las alas plateadas, las figuras de los F15J eran tan galantes como era usual.





-86:30:16[edit]

Archer miró abajo hacia la batalla de los Espíritus Heroicos desde alto en el aire.

“Que vista más vergonzosa…”

El Rey de los Héroes se paraba en una reluciente ‘arca’ brillante hecha de oro y esmeralda, a 500 metros por sobre el suelo.

Puerta de Babilonia – el tesoro de Gilgamesh, el héroe primitivo que una vez poseyó todos los tesoros en el mundo, almacenaba en ella las formas originales de muchos tesoros que fueron elogiados en las leyendas y los mitos de hombres de tiempos tardíos.

El arca dorada que él usaba para flotar en el aire es también uno de esos ‘divinos tesoros secretos’. Claramente, este es el dispositivo volador que fue pasado de Babilonia a India y quedó registrado en las dos sagas épicas Ramayana y Mahabharata como “Vimana”.

“Aunque ellos sean mestizos, de cualquier forma son famosos guerreros… No hubiera pensado que hubieran caído tan bajo como para unirse para acabar con esa cosa sucia. Debería haber un límite para lo deplorable. ¿No crees eso, Tokiomi?”

En contraste con Archer flojo y descuidado, Tōsaka Tokiomi, a quien se le permitió recibir un puesto en el arca, tenía el corazón lleno de ira y ansiedad.

En gran parte, la magia debía ser usada en secreto – era precisamente por esta necesidad de obedecer a este principio básico que el linaje Tōsaka fue asignado como el Segundo Propietario de esta tierra por la Asociación. El alboroto de Caster no solo amenazaba al progreso de la Guerra del Santo Grial, atropellaba completamente incluso al propio prestigio de Tokiomi.

Sería una horrible tragedia si la bestia liberada fuera a enloquecer de nuevo. Si eso pasara, entonces el problema ya no sería más un simple asunto de acabar con la recompensa de Caster, o de conducir con propiedad el Toque del Cielo. Justo ahora, el monstruo debe ser eliminado tan pronto como sea posible. La dignidad del nombre Tōsaka estaría en juego si el número de testigos aumentara.

“O Rey, el monstruo es una criatura malvada que ensucia tu jardín. ¡Un pecador que merece la muerte bajo cualquier medio!”

“Ese es trabajo del jardinero.”

Archer interfirió inmediatamente la petición de Tokiomi.

“¿No será, Tokiomi, que tú consideres este gran tesoro mío como el azadón de un jardinero?”

“¡Eso no es lo que quise decir! Pero como puedes ver – ellos no serán capaces de soportar mucho más.”

En realidad, es evidente que la batalla progresa hacia el desastre.

Aunque las cuchillas de Saber y Rider continuaban cortando el gigante cuerpo del demonio marino sin dar tregua, no mostraba signos de ser herido.

Por supuesto, no era que los Sirvientes se estuvieran conteniendo. La espada desenfundada que atravesaba las rocas, y los cascos de hierro que llevaban el trueno; ambas surcaban despiadadamente la carne del demonio marino, diseminándole en olas de sangre y desechos. Como sea, las heridas trituradas se regeneraban con carne nueva en un parpadeo.

Los monstruos demoniacos que invocaba y ordenaba Caster antes también tenían habilidades de regeneración física, así que no era ninguna sorpresa. Como sea, el demonio marino gigante de esta vez era de verdad enorme en tamaño. Era como si ellos trataran de cavar un hoyo en un pantano; el daño que daban los dos Sirvientes combinados no iba a la par con la regeneración del monstruo.

Incluso todos los esfuerzos de los ataques combinados de la Rey de los Caballeros y el Rey de los Conquistadores solo podían alentar un poco el progreso del demonio marino hacia la rivera.

“Esta es una gran oportunidad para demostrar la majestad de un verdadero héroe. ¡Por favor, de la orden!”

El Rey de los Héroes dio a Tokiomi una mirada de disgusto. Entonces blandió su mano derecha, que estaba apoyando su mentón en el borde de la nave. Cuatro espadas y lanzas aparecieron en el aire junto a él. Los brillantes Fantasmas Nobles primitivos libraron un estrepitoso rugido y volaron a atravesar la sucia montaña de carne que se retorcía debajo.

Saber y Rider reaccionaron inmediatamente y retrocedieron de un salto para evitar ser capturados en el ataque, pero el monstruo marino de Caster no era en ninguna forma tan ágil. Los cuatro Fantasmas Nobles le dieron de frente. Su poder, suficiente para separar montañas, quitó un tercio del gigante cuerpo de la bestia, llevándolo a nada.

Era un poderoso impacto sin precedente, pero Caster rió ruidosamente con un ruido todavía más penetrante.

“¿Cómo puede ser…?”

Tokiomi estaba pasmado. Debajo de él, la retorcida montaña de carne se hinchaba como un globo y reparaba sus partes dañadas mientras lo miraba.

La estructura física del bulto gigante de carne era quizás tan simple como una ameba. No tenía huesos ni órganos, y de esa forma, no tenía debilidades. Sus movimientos no eran perjudicados sin importar que parte de su cuerpo fuera destruida, y rápidamente recuperaba las partes destruidas fiándose de su grandiosa habilidad de regeneración.

“– Nos vamos, Tokiomi. No puedo ver un segundo más a esa cosa inmunda.”

Espetó Archer mientras sus rojos iris expresaban su repulsión.

“Pero… ¡por favor espere, Rey de los Héroes!”

“Tokiomi, he usado cuatro Fantasmas Nobles por tu honor. No quisiera recuperarlos ahora que han sido tocados y manchados por esa cosa. No veas tan barata mi negligencia.”

“¡Tú eres el único que puede derrotar a ese monstruo!”

Tokiomi persistió desesperado. Ya habiendo progresado a una situación así, él no tenía tiempo de pensar acerca de la prudencia que debería llevar un señor feudal.

“Con una habilidad de regeneración de este nivel, solo lo podemos destruir enteramente de un golpe. El único que puede hacer esto eres tú, el Rey de los Héroes, y la Espada de la Ruptura –”

“¡Tonto!”

Esta vez era Archer quien se enfurecía, y sus pupilas ardían en su rojo.

“¿Tomar mi más grande tesoro, Ea, aquí? ¡Eres absurdo, Tokiomi! ¡Debería tomar tu cabeza por hablar tales imprudencias al Rey!”

“…”

Tokiomi bajó su cabeza, presionando sus dientes, y se quedó en silencio.

Claramente, es imposible. Con el orgullo de Gilgamesh, él solo sacará su carta de triunfo, su atesorada espada, cuando se enfrente a un oponente al que reconozca como ‘adecuado’.

Como sea, no había otra forma de destruir completamente al demonio marino de Caster. Eso también era la verdad.

Él se veía forzado a recordar los Sellos de Comando en su mano derecha. Incluso si él usara uno aquí, luego podría obtener uno de la Santa Iglesia como recompensa por derrotar a Caster. Como sea – este tipo de alternativa definitivamente causaría un quiebre en su relación con el Rey de los Héroes.

Siendo ese el caso, él solo puede depositar su esperanza en los demás Sirvientes.

… Y si Caster es exitosamente destruido por los otros Sirvientes, los Maestros aparte de Tokiomi ganarían los Sellos de Comando adicionales guardados por el Padre Risei.

La ira contenida hacia que Tokiomi presionara sus manos en puños. Sus uñas se hundían en sus palmas.

¿Por qué las cosas habían progresado hacia una situación tan inesperada? Se suponía que sería un Toque del Cielo perfectamente planeado y preparado, ¿así que cómo se tornó en esta situación tan loca y caótica?

En ese momento, un estruendoso sonido cruzó el cielo. Tokiomi levantó torpemente su cabeza.

El trueno sin luz solo podían ser los residuos del ruido de un boom sónico. El par de luces que volaba a través del cielo nocturno, de norte a sur, eran las luces de identificación de los aviones propulsados a jet.

“Maldita sea…”

La situación empeoraba rápidamente con cada momento que pasaba. Para Tōsaka Tokiomi, el Segundo Dueño de Fuyuki, no había nada que pudiera hacer, excepto mirar.


※※※※※


La extraña escena que veían bajo ellos dejó pasmados y sin habla a los dos Águilas.

“… ¿Qué, es eso…?”

El Capitán Ōgi hurgó en su mente y consideró la posibilidad de que sus ojos le estuvieran jugando trucos. Más allá de eso, él estaba dudando hasta de su propia cordura.

“Y hay algunas extrañas luces a las seis en punto. No es un helicóptero… ¿Es un OVNI o algo?”

La ensordecida voz de su compañero, Teniente 2do Kobayashi, llegando por el radio le puso la situación clara. Esta no era una ilusión que solo el capitán Ōgi podía ver.

“Control a Diablo I. Reporte de la situación.”

“La situación – es, uh –”

¿Cómo podía él explicar esto?

¿Desastre? ¿Un artificio desconocido? ¿Intrusión espacial?

Monstruo – no, eso no puede considerarse. No hay un código para eso.

Para explicar eso, debe construirse fundado en el conocimiento actual. Como sea, este conocimiento sobrepasaba enormemente las capacidades de pensamiento del Capitán Ōgi.

“Descenderé un poco para verlo de más cerca.”

“Espera – ¡Kobayashi, detente!”

Un innombrable escalofrío descendió por su espalda; el Capitán Ōgi trató reflexivamente de detener a su compañero. Como sea, el F15 de Kobayashi había cambiado de dar vueltas a un descenso.

“¡Retrocede! ¡Diablo II!”

“Si lo observamos un poco más de cerca, entonces podremos saber –”

En este momento, los dos jets de combate ya no eran más observadores.

El oponente no era un arma moderna como artillería anti-aérea o misiles, así que el Teniente Kobayashi no tenía forma de estimar el rango de los ataques enemigos. Y primero que todo, sería imposible reaccionar a tentáculos que podían extenderse 100 metros en un parpadeo.

Él no pudo figurar que estaba ocurriendo aún cuando perdió el control de la palanca. Fue como si él hubiera golpeado contra una muralla invisible y hacía espirales en caída. Todo lo que pudo hacer fue gritar.

A pesar de que él murió de esta manera, aún podría considerarse algo afortunado comparado con lo que el Capitán Ōgi estaba viendo.

Numerosas densas y robustas extensiones como redes se extendían de la superficie del bulto de carne en el rio y se enredaban en la nave de Kobayashi, arrastrando forzosamente a la nave abajo a pesar del empuje del motor de ventiladores. Esa escena solo podía llamarse de pesadilla.

El avión no explotó cuando golpeó el bulto de carne. El F15, reducido a hojalata, se hundió en la gigante criatura primitiva y fue tragado sin dejar un solo fragmento.

“Kobayashi –”

Habiendo atestiguado todo, la mente del Capitán Ōgi había atravesado el último límite del entendimiento, y quedó sin otra cosa que una percepción ajena al sentido común.

Aah, eso – fue tragado.

“Control a Diablo I. ¿¡Qué sucede!? ¡Reporte!”

“Ojos, tiene ojos, tantos ojos…”

A pesar de la densa niebla, el Capitán Ōgi aún pudo ver, muy claramente, esos ojos como verrugas que emergían en la superficie del bulto de carne, se abrían todos al mismo tiempo y se fijaban en la presa en el aire sobre ellos.

El Capitán Ōgi podía sentir esa ‘mirada’ incluso en la cabina hermética.

Esto era todo. Esa como estaba inimaginablemente hambrienta. Se enfocó en la siguiente presa después de que tragó a Diablo II, y dejó una mirada de muerte en el…

Como sea, el horror abrumador estalló en ira violenta.

“– ¡Diablo I, me dirijo a él!”

“E-espera, ¡Ōgi! Pero qué esta –”

Él apagó de una vez el ruidoso radio de comunicación y desactivó todos los seguros. Sparrows 4 AIM-7F/M. Sidewinders 4 AIM-9. 940 rondas para el Vulcan M61. Todo en condiciones óptimas.

Matarlo antes de ser tragado.

Los labios de Ōgi se retorcieron en una carcajada demente, habiendo perdido todas las capacidades comunes de pensamiento. En la cabina de control de un F15, el más poderoso jet de combate en el mundo, él era el verdadero Dios de la Muerte.

Debo vengar a Kobayashi… desgarrar esa cosa a pedazos, y quemarla hasta las cenizas.

Él dirigió la nave hacia abajo, asegurando la vista en el blanco con el retículo HUD. Él nunca fallaría con un enemigo tan gigante. Se removió una saturación, y disparó todas las armas de una vez –

Poderosos temblores sacudieron el cuerpo de la nave.

Justo detrás de él – le decían los instintos de Ōgi, llevados al límite. Cómo sea, juzgando por el resultado, su súbita vuelta para mirar atrás le dio el golpe decisivo a su ya media destrozada consciencia.

Una figura de un negro como la tinta apareció repentinamente en el otro lado de la cubierta, expuesta de lleno a las corrientes de convección subsónicas en la parte trasera del avión. Detrás de su oscuro casco, sus ojos centelleantes emanaban fuego ardiendo, y su mirada abrigaba odio y locura sin fin al plantar sus ojos dentro de la cabina.

En el ataúd sellado, sin el radio, el Capitán Ōgi dio un último áspero grito que no alcanzó a nadie.


※※※※※


“Eso es…”

Tōsaka Tokiomi, con su vista reforzada con magia, miraba el F15 haciendo líneas en el aire.

Esa sombra que apareció repentinamente en la parte trasera del avión, armada en un titanio reluciendo pálidamente… solo un Sirviente es capaz de hacer algo como eso. Juzgando por su apariencia, debía ser el Berserker mencionado en los reportes de Kirei.

La oscuridad en la armadura corrompía la armazón exterior del jet de combate gota a gota como si fuera tinta.

En realidad, era al habilidad especial de Berserker con la que una vez le quitó los Fantasmas Nobles a Archer, e incluso transformó hojalata en armas demoniacas y lanzas – tal vez ese poder le permitía usar lo que sea que pueda remotamente conceptualizarse como un ‘arma’.

El prana oscuro corroyó las alas plateadas, e incluso la personificación de la ciencia moderna fue transformada instantáneamente a una forma monstruosa.

"■■■■■■■〓〓〓〓■■!"

Con la nave de veinte metros de largo completamente bajo su control, el caballero negro apretaba ligeramente su parte trasera como un monta dragones de las leyendas. Su rugido, lleno de venganza, resonaba a través de la noche.

Tokiomi ya había sido informado por Kirei acerca de los objetivos principales de Berserker y su Maestro.

Inesperadamente, el ave de hierro infernal, ahora corroída completamente por el prana negro, volteó su frente y cargó directamente hacia la Vimana voladora de Archer.

“Oho, ¿es ese perro rabioso de nuevo?… Interesante.”

A diferencia de la batalla inicial en el distrito de almacenes, Archer sonreía vilmente y se erguía hacia el desafío de Berserker. Tokiomi no tenía idea de que podía haber cambiado la percepción del Rey de los Héroes, y tampoco quería meditar al respecto.

Después de todo, Tokiomi ya había jurado derrotar al enemigo con sus propias manos en la batalla anterior. No lo ponía fuera de sí tener que hacerlo por sí mismo, dado que el otro era un oponente que ya lo había molestado más o menos personalmente.

Parado a un borde del arca, Tokiomi buscó el punto de observación más alto en el área, que sería el sitio ideal para espiar al grupo de Tokiomi – como era de esperarse, en el elevado complejo de departamentos donde puso su mirada aparecía el oponente que él deseaba.

El hombre se paraba ahí, esta vez sin intención de encubrirse.

El lado izquierdo de su rostro era como un cadáver, retorcido y tieso de dolor. Su ojo derecho era como el de un demonio, ardiendo en llamas de odio.

Sus ojos se cruzaban con los de Tokiomi y sin palabras le declaraba la batalla.

“Oh Rey, déjeme ser el oponente del Maestro.”

“Muy bien. Puedes tener tu entretenimiento.”

La Vimana se deslizó por el aire y llevó a Tokiomi justo por sobre su objetivo. Sería un descenso de aproximadamente ochenta metros. Para un mago, una distancia así no es nada de que temer.

“Las fortunas de la guerra sobre nosotros.”

Tokiomi tomó su bastón Código Místico, lustró su borde con su abrigo, y brincó sin miedo desde el cielo.

Solo en la Vimana, Archer observó la sombra de hierro que lo perseguía, sus ojos ardían con una luz sádica.

“Un bajo y despreciable perro solo digno de postrarse en el suelo trata de alzarse a los cielos donde danzan los reyes… ¡Incluso como un bufón no tienes remedio, moro!”

Él liberó la Puerta de Babilonia, arrojando un continuo ataque de seis Fantasmas Nobles. Destellando con un brillo deslumbrante, cargaban lanzas y espadas hacia Berserker como cometas, seguidas por un rastro de luz.

El par de motores a propulsión, recibiendo el extraño poder de Berserker, arrojaron un monstruoso rugido. El F15 negro usó su aceleración para incrementar exponencialmente su velocidad relativa, atravesando un vacio en la estrecha pantalla de Fantasmas Nobles.

Como sea, los Fantasmas Nobles de Archer no perdieron su letalidad solo por ser evadidos. Tres de los seis – un hacha, una hoz y una cimitarra – giraron inmediatamente, cambiando de dirección, y encontrándose en la cola del F15.

Justo cuando estaban a punto de acertar, el F15 negro torció sus alerones como si fuera una criatura viviente, escapando de las cuchillas de los Fantasmas Nobles de Archer con una brusquedad aerodinámicamente imposible. En un segundo dieron una tercera vuelta, y el bombardeo de Fantasmas Nobles de dispersaron en el cielo. Las intensas fuerzas G del primer giro eran suficientes para matar instantáneamente al Capitán Ōgi en la cabina, abriendo sus órganos internos; pero por supuesto, esto era solo una broma para Berserker.

Tan pronto como esquivó todos los ataques, el F15 realizó forzosamente una Vuelta Immelmann, y dirigió su frente hacia Archer, con los pilares bajo sus alas escupiendo llamas de un motor de cohete. Dos misiles Sparrow atacaron la Vimana de Archer con venganza.

Aunque las armas ordinarias resultaran inútiles en una batalla de Sirvientes, las armas que Berserker había corroído eran de un calibre distinto. Llevando el prana de odio, cada tiro de los explosivos de 26 onzas poseía un poder aniquilador.

“Que impertinente…”

Archer sonrió tenazmente y puso su mano en el timón de la Vimana. Inmediatamente, el arca de luz aceleró y evadió el ataque de los misiles con una elegancia con la que la fuerza bruta de Berserker nunca podría compararse. Cruzando el cielo a la velocidad del pensamiento, el legendario Fantasma Noble volador ya había sobrepasado las leyes de la física.

"〓〓〓〓〓〓〓〓〓〓〓〓〓〓〓!!"

El enfurecido caballero negro rugió. Como si respondieran a su malicioso llamado, los estabilizadores frontales de los dos Sparrows se torcieron repentinamente y una vez más dirigieron sus colmillos hacia la Vimana que había evadido el primer ataque. Incluso los misiles guiados por radar electrónico habían sido transformados en armas mágicas que seguían al objeto de odio de Berserker como canes.

Como sea, Archer se bufó de la nueva amenaza inminente, desplegando otra vez la Puerta de Babilonia. Sacó dos escudos y los fijó en el cielo, derribando los misiles malditos. Con el arca sacudiéndose con el impacto de la explosión, los rojos ojos del Rey de los Héroes eran gradualmente manchados con una sombra de fanatismo.

“Interesante… No he jugado de esta forma por un largo tiempo. ¡Incluso una mera bestia salvaje puede complacerme así!”

La carcajada de Archer se disparó mientras la altitud de la Vimana incrementaba agudamente. El F15 de Berserker dio persecución de nuevo, rasgando detrás. Los dos rompieron la barrera del sonido instantáneamente, levantándose a través del mar de nubes en el cielo nocturno, llegando cada vez más alto mientras la pelea de perros continuaba.


※※※※※


La densa niebla de la noche envolvía el gélido aire en cuanto Tōsaka Tokiomi descendía desde el cielo.

Para un mago versátil, un descenso controlado, manipulando la masa y las corrientes de aire, no es nada muy difícil. O quizás debería decirse que ese grado de versatilidad iba determinada por la elegancia de su ejecución.

Manteniendo una ruta absolutamente vertical y recta y aterrizando tan ligeramente como una pluma, con sus ropas y cabello completamente inmutados – un mago ordinario definitivamente daría un elogio de corazón al ver un movimiento tan ejemplar y hábil como el de Tokiomi.

Pero Matō Kariya ya se había transformado en otra cosa. No había ningún respeto o admiración en absoluto hacia la magia en su corazón.

Su respeto se había convertido en odio, su admiración en ira. Para Kariya, cuyo cuerpo se había retorcido en algo horroroso fuera de cualquier comparación, la elegancia y extravagancia de Tokiomi merecían ser malditas.

Bastardo – sin importar qué, tú siempre eres así.

Su hablar, sus aires, y esa noble disposición – este hombre siempre ha sido ‘perfecto’ desde el día que apareció frente a Aoi y Kariya. Esa elegancia y calma siempre habían hecho a Kariya sentir la diferencia en sus ‘rangos’.

Como sea, eso terminará esta noche.

La elegancia, eso a lo que ese hombre le prestaba más atención, no es nada en el campo de batalla donde cada hombre se asesinaba con otro. Ahora, justo aquí, el credo de la familia Tōsaka que es mantenido con tanto orgullo será arrastrado en el barro, destruido…

Berserker, ya en batalla, había comenzado a estrujar sin piedad el prana de Kariya. El terrible dolor causado por la enloquecedora actividad de los gusanos cresta dentro de él era como si sus manos y pies fueran rajados con cuchillas. Sus huesos se agrietaban, sus ojos se nublaban.

De todas maneras, un dolor así no es nada comparándose al odio que retorcía y corroía el corazón de Kariya.

“– Parece que has cambiado, Matō Kariya.”

Agudos, delgados ojos que miraban con lástima; Tōsaka Tokiomi mostraba su calma antes de la batalla y intencionadamente provocaba a Kariya.

“Descartaste el camino de la magia, y aún así anhelas el Santo Grial, hasta para haberte vuelto en una forma como esta… Solo tu vergonzosa apariencia sería suficiente para denigrar a la familia Matō.”

Kariya respondió con una risa. El sonido que emergía de su boca sonaba como el gorjeo de insectos incluso para sí mismo.

“Tōsaka Tokiomi, te preguntaré una cosa… ¿Por qué le dejaste Sakura a Zōken?”

“… ¿Qué?”

Tokiomi frunció sus cejas cuando oyó esta pregunta completamente inesperada.

“¿Es esa una pregunta de la que te debieras preocupar en este momento?”

“¡Respóndeme, Tokiomi!”

Tokiomi suspiró, y le dijo al agitado Kariya.

“– Deberías saberlo sin tener que preguntarlo. Yo solo quiero que mi amada hija tenga un futuro feliz.”

“¿Qué… acabas de, decir?”

Recibiendo esta respuesta incomprensible, la mente de Kariya quedó en blanco momentáneamente. Mientras Kariya seguía quieto, Tokiomi continuó con un tono indiferente.

“Cualquier mago con un segundo hijo se vería en esa situación – el arte secreto solo puede pasarse a uno de ellos. Este es un dilema donde uno de los niños debe caer en la mediocridad.”

Mediocridad –

La palabra resonó en la mente vacía de Kariya. Sakura, quien había perdido su sonrisa, y la imagen de Rin jugando con Aoi… las palabras de Tokiomi se mezclaron en sus pocos recuerdos felices.

La imagen de la madre y su hija de hace mucho tiempo atrás - ¿acaso este hombre lo separó y descartó solo con la ‘mediocridad’?

“Esto es así especialmente porque mi esposa es muy buena fuente de descendencia. Ambas Rin y Sakura nacieron con iguales y raros talentos naturales. Ambas hijas deben tener el cuidado de una casa de magos.

Robar el potencial de uno por el futuro de otro – ningún padre esperaría que ocurriera una tragedia así.”

Kariya no podía entender las razones saliendo de Tokiomi – no, él no quería entender. Él sentía que comenzaría a vomitar en ese lugar si comprendía solo una pequeña parte de la filosofía de este mago.

“Lo único que quedaba por hacer para preservar los talentos de ambas hijas era dar una en adopción. La petición del viejo Matō fue un envió del cielo. Como una casa que conocía de la existencia del Santo Grial, la posibilidad de conseguir ‘Akasha’ era todavía mayor. Incluso si yo no puedo completarlo, aún está Rin, y si Rin falla, aún está Sakura; alguien siempre heredará el deseo de la familia Tōsaka.”

“Bastardo…”

¿Cómo podía hablar de una verdad desesperanzadora así sin ninguna expresión?

Si ellas dos seguían el camino hacia ‘Akasha’, entonces –

“… ¿Tú quieres que peleen entre ellas? ¿¡Hermana contra hermana!?”

Enfrentado con la acusación de Kariya, Tokiomi dio una espontanea risa y asintió con una fría expresión.

“Incluso si fuera a resultar esa situación, aún sería felicidad para los que queden de mi casa. Si tenemos éxito, la gloria estará en nuestras manos; incluso si fallamos, la gloria pertenecerá a nuestro nombre ancestral. No hay tal cosa cono una confrontación sin pesar.”

“¡Estás demente!”

Frente a Kariya, que presionaba sus dientes, Tokiomi solo dio una fría mirada y dijo burlescamente.

“De todas maneras es un desperdicio decírtelo. Tú eres alguien que no entiende en absoluto la nobleza del camino de la magia, has dejado el camino y traicionado el arte.”

“¡Idioteces!”

El odio y la ira, sobrepasando todos sus límites, estimulaban a los gusanos cresta dentro de Kariya. Un malicioso escalofrío y un terrible dolor pasaron a través de todo su cuerpo. Aún así, es una bendición para Kariya en este momento.

Corróeme, devora mi cuerpo. Deja que así, todo el prana creado se convierta en maldición para mi némesis…

Gusanos se deslizaron desde las sombras alrededor de ellos como olas y se reunieron en un solo lugar. Estos eran gusanos repugnantes que lucían como gusanos con el tamaño de un ratón. Todos esos eran los colmillos que Kariya adquirió de Matō Zōken antes de convertirse en Maestro – armas para manejarse en batallas fuera de las leyes del mundo ordinario.

“¡No perdonaré a ninguno de ustedes… asquerosos magos…!

¡Te mataré! ¡Y a Zōken! ¡¡Los mataré hasta que no quede uno solo!!”

Los gusanos que recibieron el odio en Kariya se sacudían y retorcían en agonía. Luego brillantes, metálicas caparazones y alas emergieron de las fisuras en sus lomos.

Uno por uno – los gusanos sufrieron metamorfosis a escarabajos gigantes, que zumbaban al extender sus alas, y formaban batallones en cuanto volaban alrededor de Kariya. Un grupo gigante se acumuló en un parpadeo. Estos ‘gusanos alas de cuchilla’ se ajustaban en formación de batalla, presionando sus agudas mandíbulas amenazadora y ferozmente. Como un amo de gusanos, esta es la carta más letal de Matō Kariya.

La expresión de Tōsaka Tokiomi era aún imperturbable, enfrentado con una masa de gusanos carnívoros que podían devorar un toro e incluso triturar sus huesos en un instante.

Después de todo su nivel como mago estaba mucho más arriba que el de Kariya. Por lo tanto, la técnica suicida secreta que Kariya liberó no era ni inspiradora de temor ni espantosa para Tokiomi. Él incluso podría mortificar esta burla del destino en esta batalla con facilidad para decidir la victoria entre los dos antes rivales.

FZ v03 123.png

“– Desde el momento que un mago nace, él es alguien que tiene ‘poder’. Y algún día. Él obtendrá un ‘poder mayor’. Esta responsabilidad ya fluye por su sangre antes de que supiera su destino. Eso es lo que significa nacer en este mundo como el hijo de un mago.”

Dijo Tokiomi fríamente en cuando levantó su Código Místico y liberó la técnica del fuego desde el rubí gigante incrustado en su cabeza.

La figura defensiva que trazó la cresta de la familia Tōsaka en el aire se convirtió en llamas rojas y quemaba al aire. Esta es una defensa agresiva que quema todo lo que toca hasta las cenizas; incluso para él, se siente infantil usar esto contra un enemigo completamente novato, pero él no tenía intención de contenerse.

Después de todo –

“La magia de Matō fue pasada a las manos de Sakura porque tú te negaste a heredar la dirección de la familia. Debo agradecerte en ese respecto… como sea, yo nunca perdonaré a un hombre como tú.

Escapar de la responsabilidad de tu sangre es una debilidad, un vil comportamiento que nunca podrá ser pasado por alto. Matō Kariya es una desgracia para el camino de la magia. Dado que nos hemos encontrado otra vez, tendré que exterminarte.”

“Suficientes tonterías… bastardo inhumano…”

“Estás mal. Ser responsable de ti mismo es el primer requerimiento del ser humano. Si tú ni siquiera puedes hacer esto, entonces solo podrías ser un perro, Kariya.”

“Oh gusanos, devórenlo, ¡háganlo pedazos!”

Las llamas danzantes, abrasantes, confrontaron el enjambre aullante de insectos.

El tercer duelo de la noche había comenzado.





-84:25:22[edit]

“¡Eso es… increíble! ¡Totalmente increíble!”

Uryū Ryūnosuke estaba tan sobrecogido con la emoción que, sin cuidado de sus alrededores, él alzó su voz dando un extraño grito, con todo su cuerpo sacudiéndose.

A pesar de que él no estaba solo con la multitud de observadores ahora reuniéndose en la rivera, ninguno de ellos estaba preocupado del extraño comportamiento de Ryūnosuke. Cada par de ojos estaba fijo en el imposible fenómeno alienígeno desarrollándose ante ellos.

Un gigante monstruo atacando en la superficie del rio. En el cielo, chispas saltaban en cuanto un OVNI impactaba con un avión de combate de las Fuerzas de Defensa.

Un espectáculo jamás antes visto que cualquiera vería como trillado.

¡Se lo merecen todos! Animaba Ryūnosuke.

Boquiabiertos, todos los presentes miraban mudos la realidad en frente de sus ojos. En la desesperación, lo único que podían hacer era ver su ‘sentido común’, su despreciable ídolo que han adorado ciegamente y en que han creído hasta el último momento, derrumbarse estrepitosamente.

¿Qué les parece eso, bastardos? Siempre he sido yo del lado de los perdedores, hasta ahora. ¿Es frustrante, no? ¿Patético, eh?

Ninguno de ustedes nunca imagino – ni siquiera trataron de imaginar – que increíble y bizarro es el mundo fuera de los muros del sentido común.

¿Pero yo? Por supuesto que yo sé. Yo lo he esperado; lo he deseado. Que algún día pudiera ver algo tremendo. Es por eso que solo yo siempre hago lo anormal, buscando cosas nuevas cada día, deambulando en frenesí.

Y – finalmente lo he encontrado. El cofre del tesoro que he estado buscando.

Sí, Dios definitivamente existe. Esta extraordinaria vista es mi prueba.

El que riendo trajo estas absurdidades solo para ver las expresiones temblorosas de sus lastimosos corderos era el gran Estafador en Su cielo. El Dios que él había buscado siempre finalmente había aparecido; todas las cajas de sorpresas preparadas, todas puestas en este y ese lugar, se abrieron de una sola vez escupiendo llamas.

Esto era una despedida al tedio. Ya no había más una necesidad de dedicar tiempo y esfuerzo en el asesinato. Incluso si lo dejara solo, montones de gente van a morir. Aplastados y hechos pedazos y abiertos a golpes y devorados y muertos y muertos y muertos sin fin. El color de las entrañas de las rubias, la sensación del bazo de un hombre negro, incluso esas entrañas que no he visto antes; ¡puedo experimentarlas una tras otra! ¡Día a día, estaré rodeado en cosas interesantes, justo en medio del mundo!

¡Continuamente, incesantemente!

“¡Aaaahhh! ¡El Señor ha venido! ¡El Señor ha venido!”

El alzó sus puños alto en señal de triunfo, cantando y brincando y celebrando esta victoria de una vida. Ryūnosuke grito alientos a su camarada que se había convertido en el monstruo invasor.

“¡Ve por él, Señor Barba Azul! ¡Destrúyelos! ¡Masácralos! ¡Esta es la caja de juguetes del mismo Dios!”

Justo entonces, él fue azotado fuertemente por una mano invisible.

Cayendo dolorosamente en su espalda, él vio alrededor, en shock. Nadie estaba lo suficientemente cerca para tocar a Ryūnosuke. Por el contrario, la gente alrededor de él comenzó a gritar y a apartarse en cuando lo vieron. Era como si él fuera una de los absurdos en el rio y en el cielo, apareciendo antes sus ojos.

“¿Qué tengo? ¿Oye, qué?”

Cuando Ryūnosuke comenzó a preguntarle con expectativas a la gente alrededor de él dónde ocurría esta nueva rareza, él casualmente puso su mano en su estómago y sintió algo cálido y resbaladizo… y entonces, él miró fijamente su propia mano, teñida de rojo.

“Whoooa…”

Rojo. Puro, rojo cautivante.

El reluciente, vivido color fundamental que él siempre había estado buscando.

Ah, este es – Ryūnosuke entendió instantáneamente, con una leve sonrisa en sus pálidos labios.

El color que siempre había estado buscando. La cosa que él había despedazado toda clase de lugares para encontrar pero nunca pudo obtener, el verdadero “rojo”.

Cariñosamente, el abrazó su abdomen, brotando sangre fresca.

“Ya veo…… nunca me había dado cuenta, huh…”

“El lugar más oscuro es debajo del candelabro” – esas palabras habían sido bien dichas. Él jamás había pensado que lo que él había buscado pudiera estar escondido en un lugar tan cercano a sí mismo…

Él estaba intoxicado, con su cráneo lleno completamente por los analgésicos aumentando. El segundo tiro le dio en el centro de la frente.

Incluso a pesar de que toda su cabeza por sobre su nariz había sido volada sin dejar rastro, sus labios aún trazaban una sonrisa de dicha total.


※※※※※


Lo tengo – confiado, Emiya Kiritsugu, arrodillado con una rodilla en la cubierta del barco, bajó el cañón del rifle de francotirador Walther con visión nocturna.

Él estaba a unos doscientos metros rio abajo del monstruo de Caster, cercano al corazón del rio en el Puente Fuyuki. Kiritsugu, que ocurría estar vigilando en el muelle justo cuando Caster apareció, inmediatamente eligió uno de los yates vacios cercanos y lo tomó, llegando aquí.

No hace falta decir que nunca cruzó por su mente atacar al monstruo en que se había convertido Caster. Usando el pánico como velo, la meta de Kiritsugu era una vez más ‘cazar’ al Maestro.

La mira de amplificación de luz pierde su eficiencia si crece el número de partículas en el aire, volviéndolo inútil con esta neblina; como sea, esto no era problema para la mira infrarroja, crucial para la distinción de magos. Dentro de la multitud reunida de observadores, Kiritsugu buscó el patrón térmico característico de Circuitos Mágicos. Como resultado, uno de esos individuos fue matado a tiros.

Bajo esas circunstancias, cualquiera que holgazaneara cerca de la rivera teniendo Circuitos Mágicos activos debía estar involucrado en la Guerra del Santo Grial.

La probabilidad de que su blanco fuera el Maestro de Caster iba por sobre el sesenta por ciento. Por ahora, dar el tiro ha sido la elección correcta.

Imprevistamente, de acuerdo a la posición de Kiritsugu, los dos magos luchando en la cima de un elevado departamento cercano estaban en un punto ciego, y excusados de sus tiros.

“… Esto es malo.”

Aunque ese incidente particular fue resuelto exitosamente, la expresión de Kiritsugu se agrió cuando se dio una vuelta y confirmó la situación.

Sin importar lo favorablemente que lo mirara, los tenaces intentos de Saber y Rider para detener al monstruo marino iban pobremente.

Incluso suponiendo que él le haya dado a su blanco, aún requerirá una cierta cantidad de tiempo antes de que el Sirviente, separado de un suministro de prana, se vuelva incapaz de mantener su contacto con la era moderna y desaparezca. Si Caster alcanza la tierra y empieza a ‘alimentarse’ antes de que esto suceda, ese sería el final. Una vez que gane un nuevo suministro de prana, no tendrían otra opción más que eliminarlo físicamente.

Y finalmente, el monstruo inmortal, regenerándose infinitamente, está al borde de cargar hasta la superficie de la rivera.


※※※※※


Aún presionando desesperadamente sus dientes, Saber no estaba ni atemorizada ni intimidada, y seguía blandiendo su espada.

Sin importar que tan profundo lo atravesara, la herida se llenaba instantáneamente sin dejar rastro. Este era un esfuerzo sin frutos – no, si ellos pudieran tan solo alentar al monstruo incluso por un poco, esta batalla tendría sentido. Como sea, al considerar el resultado inminente, esto no equivale a más que una resistencia inútil.

Si ella solo pudiera usar su mano izquierda…

Aunque fuera un remordimiento inevitable, Saber no podía evitar considerarlo. Incluso con los Fantasmas Nobles excepcionalmente poderosos de Rider y Archer, no será suficiente para derrotar a este monstruo. Sin importar que tan gran fuerza usen para pisotearlo, no tiene sentido si todas sus heridas pueden ser regeneradas instantáneamente. Para terminar este horror, uno simplemente debe dar un ataque que lo cubra completamente, borrando hasta su último pedazo de carne – lo que necesitan no es un Fantasma Noble Anti-Ejército, sino uno Anti-Fortaleza.

Excalibur podría conseguir esto, pero Saber no podía usarlo ahora. La técnica secreta fatal que libera en un impacto una enorme ola de energía acercándose a su suministro completo de prana; sin importar la circunstancia, para que pueda usarlo, debe blandir la espada con ambas manos.

Naturalmente, arriesgaría el orgullo de Saber el tener que enfrentar ahora a Lancer y quejarse sobre esto – imposible incluso de considerar. La desventaja de su mano izquierda es su deuda por jurar arreglar justamente su enfrentamiento con Lancer. En el bosque Einsbern, Lancer vino por su propia voluntad a ‘servirle como su mano izquierda’; en el nombre de la Rey de los Caballeros, ella debe recompensar su espíritu.

“¡Hey, Saber! No conseguiremos nada así. ¡Retirada por ahora!”

Saber respondió enfadada a la voz de Rider viniendo desde su carro directamente sobre ella.

“¡Qué tonterías estás diciendo! Si no lo detenemos aquí –”

“¡Es un punto ciego! Solo retrocede. ¡Tengo una idea!”

“…”

Se veía obligada. Dando un golpe con toda su fuerza como un regalo de partida, Saber corrió a lo largo de la superficie del rio siguiendo a Rider, y se devolvió a la rivera en donde Lancer e Irisviel estaban esperando. Saber pateó el agua y dio un salto hasta la costa. Al mismo tiempo aterrizó el carro de Rider, descendiendo desde el espacio vacío acompañado por el rayo.

“Escuchen todos. Sin importar que pasos sigamos después de esto, ahora debemos conseguir algo de tiempo.”

Desechando los saludos, Rider habló urgentemente. Incluso el Rey de los Conquistadores no mantenía su dócil compostura esta vez.

“Por ahora yo arrastraré a esa cosa dentro de Ionioi Hetairoi. Bueno, probablemente sea imposible destruirlo completamente incluso con mis elites. Confinarlo en mi Esfera de Realidad es lo mejor que puedo hacer.”

“¿Qué hacemos después de eso?”

A la pregunta de Lancer,

“No tengo idea.”

Respondió planamente Rider. Sin embargo, por su grave expresión, es obvio que no estaba bromeando.

Obtener tiempo para evitar la emergencia – incluso con la técnica oculta del Rey de los Conquistadores, esto era todo lo que podía hacerse.

“Después de tomar a un gigante tan grande, puedo mantener mi campo de tropas por algunos minutos a lo más. Durante ese tiempo, por todos los medios posibles – Espíritus Heroicos, encuentren una estrategia que nos garantice la victoria. Muchacho, tú quédate aquí también.”

Tan pronto como él terminó, Rider tiró a Waver fuera del carruaje.

“¿¡O-oye!?”

“Una vez que use el campo, no tendré manera de saber la situación afuera. Muchacho, si algo pasa, concéntrate y llámame. Yo te enviaré un mensajero.”

“…”

Aunque ellos eran aliados ahora, desde la perspectiva de Waver, tenerse a él y a su Sirviente yendo por caminos separados y dejándolo solo con otros Sirvientes era extremadamente peligroso e insensato. Como sea, nada podía resolverse si todos simplemente se pararan en guardia en contra de la traición de sus aliados.

Aunque su corazón se sacudía de miedo, el joven asintió con una mirada resentida.

“Saber, Lancer, el resto queda en sus manos.”

“… Lo tengo.”

“… Comprendido.”

Aunque los dos estaban de acuerdo, ambos estaban extremadamente amargados. Todos los presentes comprendían que la decisión de Rider era una simple reacción de emergencia sin una verdadera solución.

Sin embargo, era como si hubiera depositado toda su confianza en los Espíritus Heroicos que ha valorado. Después de reunir su resolución, Rider dirigió el carro hacia el gigante monstruo salvaje y partió – sin angustia en su rostro, y sin mirar atrás una sola vez.





-84:23:46[edit]

Aunque Archer había disfrutado de cierta forma el juego original por un rato, luego se aburrió de la batalla aérea después del tercer o el cuarto intercambio de sinfines de Fantasmas Nobles y misiles.

Finalmente, en esta repetitiva pelea de perros, la Vimana de Archer estaba en la posición de perseguir al F15 de Berserker. Si él acortaba un poco más la distancia entre ellos, estaría en una posición perfecta para atacar. Consciente de esto, Berserker despegó lejos de su perseguidor, presionando su nave a toda su potencia, y usando la aceleración de su descenso para realizar lo que es conocido como un descenso vertical completo.

“Detén tu resistencia inútil…”

Archer aceleró la Vimana con una risa, y estaba una vez más a la cola de Berserker sin mucho esfuerzo. En un parpadeo los dos dispararon entre las nubes, retirándose hacia las luces de Fuyuki.

“Debería más bien hundirte de bruces en la tierra. ¿Cómo te suena eso, basura?”

Archer dejó los Fantasmas Nobles que preparó en la forma de un toro, conteniendo a Berserker en cada dirección y bloqueando su vía de retirada. Por esto, la única ruta que Berserker podía tomar era directa hacia abajo, hacia el rio Mion – en curso de colisión con el monstruo marino de Caster, que se arrastraba hacia el banco del rio.

Como si tratara de suavizar aún por un poco el impacto de la colisión inevitable, el F15 abrió sus alerones. Rasgando la atmósfera, trató de dar la máxima desaceleración.

Fue en ese instante cuando la masa gigante de carne desapareció.

A quemarropa, Rider gritó y activó Ioniai Hetairoi. Archer y Berserker no conocían la razón detrás de que Rider y sus Sirvientes subordinados absorbieran al monstruo marino gigante con la Esfera de Realidad expandida. Como sea, deseando que no se le manchara otra gota de lodo, Archer previó el momento de colisión y desmaterializó sus Fantasmas Nobles. Sin intención de perder esta oportunidad, el F15 demoniaco torció su frente hacia arriba justo antes de que tocara la superficie del agua y escapó de la colisión con un curso casi perpendicular.

Causando que se levantaran cortinas de agua por ambos lados por la onda de shock, el F15 negro se deslizó en el rio, casi tocando el agua, y pasó junto a los Sirvientes observando su progreso desde la rivera. En ese momento, la figura brillante de la caballero armada en armadura plateada y celeste se gravó fijamente en los insanos ojos del caballero negro.

“…”

Dentro del yelmo negro, el par de ojos que rebosaban odio ardían fieramente como llamas.


Basado en el nivel de Tōsaka Tokiomi, esto es demasiado ordinario para ser llamado una batalla de magia – no era nada más que una farsa cómica.

Tokiomi solo mantenía desinteresadamente su barrera defensiva, no habiendo realizado algún movimiento que pudiera haberse considerado un ataque. A pesar de eso, su oponente, Matō Kariya, estaba al borde de la muerte.

Era la completa auto-destrucción. Ahora para Kariya, la acción de usar magia es en sí una herida fatal auto-infringida. Aún si el mismo Kariya entiende esto, él continuaba usando absurdamente la magia más allá de sus límites sin vacilación. Como resultado, él no tenía más opción que pagar el obvio precio.

Aún de una mirada, uno podía adivinar que él estaba en un estado fatal. Los capilares sobre todo su cuerpo se rompían continuamente, e incluso ahora, incesablemente salpicaban sangre. Él no podría pararse erecto, y su figura se tambaleaba como alguien cayendo torpemente en una niebla de sangre. Con sus ojos extendidos a lleno debido al intenso dolor, uno no podía asegurar que quedara algún sentido en él.

Justo antes rabiabas tan apasionadamente y… cuando se abre la tapa, ¿esta es tu condición?

Lo más triste sobre todo era que a pesar de utilizar ese prana recortado de su propia vida, los ataques de Kariya no dañaban un solo pelo a Tokiomi.

Los insectos de verano – eran como el escenario del show. Los enjambres de escarabajos tan solo cargaban sin fin directo hacia los campos incendiarios de Tokiomi, sin que solo uno lo atravesara y eran chamuscados a cenizas. Para comenzar, el acto de desafiar directamente a las llamas en un asalto frontal en demasiado estúpido para un amo de insectos. Pero Kariya no alentaba su asalto. Reduciendo su propio lapso de vida, él enviaba infructuosamente a los insectos, volviéndolos cenizas.

Esto era más que gracioso. Frente a este enemigo absolutamente impotente, Tokiomi había sobrepasado en desdén y ahora sentía lástima. Dentro de poco, las llamas quemarán todos los insectos de Kariya. En ese punto, Kariya probablemente moriría miserablemente, incapaz de soportar la agonía. Tokiomi meramente debía enfocarse en mantener su magia mientras tranquilamente lo observaba. La pelea terminará con esta fortaleza impenetrable.

Como sea, para Tokiomi, que seguía el noble camino de la magia, el deshonroso comportamiento de un mago corrupto – y peor, llevado en frente de él – era demasiado desagradable para él.

“Intensive Einascherung…”

Respondiendo al hechizo de dos líneas, las llamas del campo defensivo se enroscaron como una serpiente, extendiéndose hacia Kariya. Para comenzar, ya es de dudar si este mago preparado instantáneamente conoce los principios correctos para responder a un hechizo ofensivo.

“YO… TE MATARÉ… TOKIOMI… ZŌ-KE-N…”

A pesar de estar siendo quemado vivo, Kariya no gritaba; en su lugar, él solo repetía un inacabable murmuro de maldiciones. Con su cuerpo siendo devorado por dentro por gusanos, es posible que él ya no tenga un sentido del dolor con el que sentir el calor.

Retorciéndose con las llamas envolviendo su cuerpo, él rompió la reja, dio un paso después del borde del techo, y cayó en la oscuridad del callejón debajo.

Finalmente, después de desaparecer a los insectos que quedaban ahí con sus llamas, Tokiomi deshizo su conjuro y suspiró, arreglando su cuello.

El cadáver – no requerirá una confirmación. Incluso si siguiera respirando, él no durará mucho. Después de esto, él solo debía esperar que la aniquilación de Berserker venga naturalmente tras perder a su contratante.

En principio, Tokiomi solo esperó que Matō se rendiría y dejaría pasar este Toque del Cielo. Él no podía entender en absoluto la intención de mandar al desheredado marginado de Kariya como un Maestro improvisado. Al final, Tokiomi que había querido Kariya que lo hizo precipitarse a unirse a la guerra.

Una victoria sin sensación de logro, y seguida de un gusto amargo; sin darle otro pensamiento de preocupación, Tokiomi se volvió hacia el rio y comenzó a examinar las batallas que se llevaban alrededor de Caster.


※※※※※


Gracias al astuto panorama de Rider, el monstruo marino gigante había desaparecido de la superficie del agua sin dejar rastro. Como sea, aunque su forma no se pudiera ver en ningún lado, los Sirvientes y magos agrupados ahí podían percibir claramente la presencia del monstruo cargando dentro del campo en un plano divergente.

“… ¿Qué deberíamos hacer?”

Incapaz de soportar el terrible peso del silencio, Waver abrió su boca.

“Él dijo que nos compraría algo de tiempo, pero si no pensamos en algo mientras tanto, terminaremos en donde comenzamos. ¿¡Oye, Einsbern, no tienen alguna idea!?”

“Aún si dices eso…”

Desde el pecho de Irisviel, y frívolo sonido electrónico fuera de lugar comenzó a sonar. La misma Irisviel fue sorprendida, y rápidamente tomó la fuente del sonido.

Su celular. Era algo que ella había recibido de Kiritsugu en caso de emergencias. Obviamente, no hacía falta adivinar quién era del otro lado. Como sea, estando en una situación donde usar esto para conversar sería imposible, debido a la emergencia, Irisviel olvidó temporalmente la forma de usar que debía haber recordado.

“Ummm, ah… ¿Qué, debería hacer con esto?”

Solo podía preguntarle a Waver, quien estaba a un lado de ella. Irritado por la interrupción de su conversación, Waver tomó el ruidoso teléfono de las manos de Irisviel, presionó el botón recibidor y lo puso en su oreja. Aunque el fuera un mago, Waver venía de una familia que no se adhería a las formalidades, y era competente con las máquinas al grado de una persona ordinaria.

“¿Iri?”

Ahora Waver estaba confundida, en cuanto una baja voz masculina llegaba del otro lado de la conversación. Él hubiera deseado devolverlo a su dueño después de recibir el llamado, pero terminó respondiendo.

“Er, no, yo soy…”

“¿Hm?... Ya veo, el Maestro de Rider, huh. Está bien. Necesito hablar contigo.”

“¿Q-quién eres tú?”

“No importa. La desaparición de Caster, ¿eso es obra de tu Sirviente, correcto?”

“… Bueno, sí.”

“Entonces tengo una pregunta. Cuando Rider libere la Esfera de Realidad, ¿puede dejar los contenidos en un lugar específico?”

Era una pregunta sin un propósito claro, pero era una carrera contra el tiempo, y no había tiempo para cuestionar los motivos del interrogador. Waver sacudió su cerebro buscando las leyes fundamentales gobernando las Esferas de Realidad que había aprendido en la Torre del Reloj, las juntó con las propiedades de Ioniai Hetairoi que había atestiguado una sola vez, y dio una cautelosa respuesta.

“Debería ser posible, en cierto grado, probablemente dentro de unos 100 metros por lo menos. La prerrogativa de esta reaparición queda en Rider.”

“Eso servirá. Después de esto, escogeré un momento y enviaré bengalas. Libera a Caster directamente debajo de ellas. ¿Puedes hacer eso?”

“…”

El problema ahora era comunicarse esto a Rider dentro del campo, pero pensándolo, Rider había dicho que después enviaría un mensajero. Rider probablemente aún esté consciente del contacto entre el interior y el exterior del campo.

“Puedo… creo. Probablemente.”

Aún así, ¿con quién está hablando? Él probablemente sea alguien del lado de Einsbern, pero a partir de la manera en que hablaba, Waver no tenía opción más que concluir que él estaba observando desde alguna cercanía.

“Una cosa más. Dile a Lancer esto: la mano izquierda de Saber contiene un Fantasma Noble anti-fortaleza.”

“¿Huh?”

Aún más confundida, Waver devolvió una pregunta, pero la conversación se cortó rápidamente, dejando solo estática.

“¿Qué ocurrió?”

Sintiendo la significante mirada de Waver, Lancer le preguntó con sospechas.

“Um… hay un mensaje para ti. ¡La mano izquierda de Saber es un Fantasma Noble anti-fortaleza’ o algo así…”

La expresión de Lancer cambió a asombro y simultáneamente la de Saber a incomodidad.

“¿Es verdad eso, Saber?”

“…”

Ella quería evitar traer este tema aquí, pero no había caso en ocultarlo ahora. Bajando su rostro, Saber asintió silenciosamente.

“Y… ¿podría derribar al monstruo de Caster de una vez?”

“Es posible. Pero…”

Asintiendo de nuevo, Saber miró fijamente al Sirviente de la Lanza con ojos inquebrantables y continuó.

“Lancer, el peso de mi espada es el peso de mi orgullo. La herida de mi pelea contigo es un honor, no una cadena.

Es como tú dijiste en el bosque. Si tengo a mi espalda a Diarmuid O’Duibhine como substituto por mi mano izquierda, solo eso equivale a decenas de miles de hombres.”

Nada bueno vendrá de hacer a Lancer sentir culpable en este punto. Como camarada en las conductas de la caballería, al final, Saber quería que Lancer aceptara la conclusión sin ataduras innecesarias.

En silencio, como si estuviera viendo a través de las figuras del ejército de Rider y el monstruo marino del otro lado separado de este plano, Lancer entornó los ojos, atentos al rio.

“… Oye Saber, yo no puedo perdonar a ese Caster.”

Su débil respuesta vino suavemente. Por el contrario, sus encantadores ojos hermosos brillaron en determinación.

“El ve la desesperación de los otros como correcto, y se regocija de la propagación del miedo. Sobre mi voto como caballero, ese es un ‘mal’ que no puedo dejar ser.”

Arrojando la lanza roja en su mano derecha al suelo y soltándola, Lancer apretó firmemente la otra lanza amarilla con sus dos manos. En ese momento, entendiendo y rechazando lo que el orgulloso lancero pretendía hacer, Saber lo miró y gritó.

“¡Lancer, no!”

“Ahora, ¿quién de nosotros es quien debe ganar? ¿Es Saber? ¿O Lancer? No, no es ninguno. La única cosa que debe clamar victoria aquí, es la ‘caballería’ a la que servimos – ¿no es eso correcto, Espíritu Heroico Arturia?”

Después de ostentarse con una sonrisa despreocupada – Lancer dividió las lanzas dobles que hacían sus Fantasmas Nobles, y la rompió por la mitad sin vacilación.

El enorme hechizo contenido en Gáe Buidhe brotó en un torbellino, y se dispersó en frente de sus ojos a la nada. Si uno pensara en esa como un Fantasma Noble sido una leyenda tomada forma, su figura desapareció demasiado velozmente.

¿Quién hubiera pensado que un Sirviente destruiría su propio Fantasma Noble, su carta de triunfo para la victoria absoluta, con sus propias manos? No solo Saber, también Irisviel y Waver estaban sin palabras por las acciones de Lancer.

“Confío mi voto de victoria al ataque de la Rey de los Caballeros. Estoy contando contigo, Saber.”

Los sentimientos en su corazón se conformaron mientras Saber apretó firme y fuertemente su ‘mano izquierda’. Liberado del hechizo de la mortalidad, el brazo de la Rey de los Caballeros se recuperó instantáneamente, respondiéndole con una inequívoca fuerza.

“Es un trato, Lancer… Justo ahora, ¡Juro por la victoria con mi espada!”

La Barrera del Rey Viento se disipó. Liberando torrentes de viento, una espada dorada se reveló. Como si recibiera la victoria prometida, la hoja destellante iluminaba la oscuridad.

“Esa es, de la leyenda del Rey Arturo…”

Finalmente atestiguando la espada sagrada con joyas de corona en frente de sus ojos, susurró Waver atónito.

Como si viera las luces del amanecer al final de la larga noche, la impaciencia y ansiedad escondida en sus corazones fue gentilmente barrida por la radiación.

Sí – este es el verdadero ideal del rey.

Era la cristalización de todo lo grabado en los corazones de los que estuvieron dispersos en la radiación; aquellos que fueron puestos en el sangriento infierno llamado campo de batalla, completamente expuestos al temor de la muerte y la desesperación, y aquellos que aún se apegaban a un deseo: “ser elevados.”

“Podemos ganar…”

Sacudiéndose de goce, susurró Irisviel extasiada.

Como sea, como si levantara una objeción a esa esperanza, un rugido de repulsiva maldición sacudió el cielo nocturno, y se disperso. No, el grito, que no era como una voz, no podía ser otra cosa que una turbina explosiva.

Mirando arriba hacia el cielo, Saber vio el odio encarnado. Montando la ave de hierro manchada de prana negro, el demente Espíritu Heroico una vez más descubrió sus colmillos a la Rey de los Caballeros.

“¡¡A---urrrrrrrrr!!”

Junto con el horripilante aullido de Berserker, llamas salían escupidas de los seis cañones del cañón automático Vulcan 20mm.





-84:19:03[edit]

Emiya Kiritsugu chasqueó su lengua cuando miraba absorto el inesperado giro de eventos.

La nave ya había anclado después de moverse hasta la posición indicada, y las preparaciones para el bote salvavidas de escape a motor a bordo estaban terminadas. También Saber había recuperado su Fantasma Noble de victoria segura; todo lo que faltaba era invocar a Rider de vuelta y hacerlo liberar al demonio de Caster – justo cuando pensaba esto, Berserker, como si hubiera perdido control de sí mismo, súbitamente cambió su enfoque de la batalla que había tenido con Archer hasta ahora, hacia Saber.

Como sea, ahora que lo pensaba, esta ya era la segunda vez que Saber era desafiada por Berserker sin motivo. Incluso en la primera vez que se encontraron en el distrito de almacenes, tan pronto como el caballero negro perdió su objetivo, asaltó a Saber como una bestia hambrienta. Podría pasarse como una coincidencia si pasara una sola vez, pero no puede decirse lo mismo a la segunda. Para comenzar, él había cambiado repentinamente de objetivos ignorando completamente a su objetivo inicial, Archer, quien seguía en las mismas condiciones.

Por supuesto, incluso para Archer, exhibiendo un extraordinario nivel de orgullo, este atropello era un insulto inexcusable.

“¿Acaso no tienes control? ¡Perro rabioso!”

Maldecía Archer mientras aceleraba la Vimana, y pronto alcanzó la espalda de Berserker, lo suficientemente cerca para poder matarlo definitivamente. Ahora había tan poca distancia entre ellos que el oponente jamás sería capaz de evadir el bombardeo de Fantasmas Nobles de la Puerta de Babilonia sin reparos en su movilidad trascendental – como sea, esta decisión le habís jugado en contra.

Desde abajo del cuerpo del F15, bolas de fuego ardientes, como fuego fatuo, se dispersaron lentamente una tras otra, refregándose en el frente de la Vimana que lo perseguía.

“¿¡Qué!?”

Originalmente, este armamento llamado dispensador de bengalas simplemente lanzaba fuentes de calor de señuelo para alejar los misiles buscadores de calor del enemigo. Sin embargo, tras el resultado de ser corroídas y demonizadas por el prana de Berserker, se habían transformado en armas incendiarias perseguidoras. Basado en su persecución hasta ahora, Archer hizo la conclusión precipitada de que el enemigo no tenía manera de atacar al enemigo detrás de él, y por eso no pudo sobreponerse a tiempo a este contraataque inesperado. El arco de la Vimana se hundió con el enjambre de las furiosas bolas de fuego, perdió el control rodeado de las rojas llamas, y cayó en espiral a la superficie del rio.

Aunque él finalmente obtuvo el resultado de hacer caer a Archer, Berserker no le daba ningún pensamiento a eso ahora. El ave de hierro infernal ni siquiera confirmaba el paradero de Archer después de hundirse en el rio, y en lugar de eso, implacablemente rastreaba a Saber y arrojaba despiadadamente una lluvia de rondas de 20mm.

Para Saber, aunque el F15 que Berserker había animado era un arma completamente desconocida, su habilidad de sexto sentido, equivalente a la clarividencia, le permitían comprender con extrema exactitud la naturaleza de esta amenaza. Justo antes de que fuera golpeada por la primera ronda, Saber había sentido que este ataque resultaría en una destrucción de un área amplia. Entendiendo inmediatamente que Irisviel podría verse capturada en la batalla si permanecía en el banco del rio, una vez más dio un salto en la superficie del rio y buscó una salida del rio.

Como esta era una decisión ineludible, el resultado la llevaba todavía a otro dilema.

Con el buen manejo de pies de un Sirviente, Saber sería capaz de competir en velocidad con un jet de combate y galopar encima del agua. Como sea, la vasta superficie de este rio, sin algún obstáculo, era sin duda el mejor terreno de cacería para el caballero negro que bombardeaba desde el aire.

Las balas cayendo como lluvia torrencial barrían detrás de Saber mientras corría, fallando por un cabello, y esparcían olas de agua rugientes como los torrentes debajo de una cascada.

Indiferente de el tamaño del calibre, algo del nivel de meros cascos de balas no presentaba ninguna amenaza para los Sirviente. Esto es especialmente así con Saber, cuyas habilidades físicas la ayudarían a evadirlas sin dificultad, e incluso devolver los tiros con la hoja de su espada si quería. Sin embargo – sin importar lo extraordinario que el Espíritu Heroico fuera, las 12.000 rondas por minuto del orgullo de la General Electrics americana, el cañón automático M61, presentaba una cantidad inmanejable de tiros. Aún pero, como un arma que llevaba las propiedades de un Fantasma Noble por el prana de Berserker, un solo tiro sería instantáneamente fatal.

“Y finalmente recuperé mi mano izquierda…”

Se remordía amargamente. Incluso ahora sería posible que usara su Fantasma Noble sin vacilación y destruyera a Berserker en el aire, pero la tenacidad y los incesantes ataques del enemigo no le daban una oportunidad de contraatacar. Las tácticas de batalla de Berserker eran ambas exactas y prudentes, como si él conociera perfectamente las habilidades de Saber. Para cazar a un león, el mejor método es seguir persiguiéndolo, no darle una sola oportunidad de mostrar sus colmillos, ahogándolo; la habilidad de Berserker era como la de un cazador que conocía perfectamente la esencia de esto.

Abruptamente, vibraciones incansables se esparcían desde la rivera a todos sus alrededores. Solo los magos presentes sabrían que significan esas vibraciones – el epicentro era probablemente el interior de la Esfera de Realidad que extendía Rider. Los poderosos temblores del furioso monstruo marino finalmente comenzaban a afectar el espacio normal. Era un presagio de que la Esfera de Realidad de Rider se aproximaba a su límite.

Él debía hacer saber a Rider de la situación aquí. Waver, después de decidir eso, comenzó a concentrar sus pensamientos en llamar a su Sirviente. Sin tener conocimientos de telepatía, Waver solo podía fiarse de que su voz diera un entendimiento mutuo. Como sea, Rider, que sabía de esto, dijo “dejaré un mensajero para ti”.

El espacio junto a Waver se sacudió abruptamente, y emergió la forma de un caballero.

“¡Mithrenes del Hetairoi monta para escuchar en lugar del rey!”

Waver titubeó sobrecogido por el intrépido proceder del Espíritu Heroico y por su simple saludo. Como sea, cambió de idea sabiendo que este no era momento para prestar atención a cosas así y reunió el coraje en su corazón para dar las órdenes a este Espíritu Heroico que nunca había conocido antes.

“Quiero que liberen el campo y dejen a Caster en la ubicación indicada tan pronto como dé la señal. ¿Pueden hacer eso, cierto?”

“Puede hacerse – pero es una carrera contra el tiempo. Parece que nuestro ejército dentro del campo no puede detener a ese demonio marino por mucho más…”

“¡Lo sé! ¡Lo tengo presente!”

Mientras Waver se quejaba también prestó atención a Saber que seguía esquivando los ataques del caballero negro, con su corazón rogando.

“Maldición, Berserker, ese bastardo… ¿¡No puede hacerse nada respecto a él!?”

“– Yo iré.”

Lancer, respondiendo resueltamente, desapareció después de sostener la ahora solitaria lanza roja. El lancero que se había vuelto temporalmente a la forma espiritual se materializo otra vez exactamente en el cuerpo del F15, sosteniéndose a sí mismo con una mano de las alas de metal latiendo con el prana negro.

“¡Todo termina aquí, guerrero loco!”

No antes de que Lancer gritara esto blandió la Gáe Dearg en su mano derecha por sobre su cabeza y perforó el cuerpo de la grotesca máquina con la punta de la lanza.

La lanza roja que puede cortar cualquier circulación de prana brilló. Definitivamente este era el archienemigo de la peculiar habilidad de Berserker. Pero el caballero negro ya había tenido su parte del poder de este ataque después de la batalla en el distrito de almacenes. El misterioso Sirviente, enloquecido pero no sin prudencia, no cometió el mismo error cuando enfrentó el Fantasma Noble de Lancer. Justo antes de que la lanza roja se ensartara en el cuerpo de la nave, Berserker desechó instantáneamente el F15 arruinado y dio un salto al cielo después de usar sus brazos para quitar la parte importante de la nave. Inmediatamente después, el jet de combate, convertido en una masa de hojalata al cortarse su prana con Gáe Dearg, se estrelló con Lancer en sus alas, levantando un espléndido torrente de agua del rio Mion.

La parte que Berserker obtuvo en el último segundo naturalmente era la sección que acomodaba la unidad Vulcan. El cañón automático, habiendo evitado el contacto directo con la lanza de Lancer por un pelo, seguía latiendo con el prana negro que lo abastecía, y no perdió las propiedades de ser el Fantasma Noble del caballero negro.

“■〓〓〓〓■■■■■■〓〓〓〓!!”

Aún llevando los seis cañones y el revestimiento de las municiones cilíndrico, pesando 200 kilogramos en total, Berserker lo apuntó una vez más desde el cielo hacia Saber. El cañón rotatorio acelerado por el prana, giraba en un parpadeo. Saber finalmente entendió que no tenía otro lugar para voltearse en el momento en que el torrente de balas estaba a punto de salir.

La distancia de donde disparaba Berserker, tras haber saltado de la nave y seguir apuntando a Saber, era excepcionalmente menor que antes. Saber ya no tendría tiempo para anticipar la velocidad inicial de las rondas, y sin importar a que dirección corra, no podrá salir del rango de la lluvia de proyectiles a punto de caer sobre ella.

¡Es todo o nada…!

Ahora todo resultaba en esto, Saber estaba preparada para recurrir a usar su Fantasma Noble, aún si no fuera a dar en el lugar; en el instante en que levantó su espada por sobre su cabeza, rayas de acero destellante vinieron volando desde un ángulo imposible y dieron de frente a Berserker.

Un martillo, un hacha y una flecha excavaron la armadura negra, y una hoz gigante surcó el cuerpo del arma giratoria por la mitad. Todavía más, una flecha flameante golpeó directamente el almacén de municiones, incendiando todos los proyectiles 20mm faltantes, expandiendo salvajes llamas rojas en el aire. Berserker, arrasado por los fragmentos y el estallido, fue disparado irremediablemente, trazando una parábola en el aire vacio antes de hundirse en la superficie del rio como una piedra arrojada.

Pasmada, Saber se volteó, y mirando arriba vio a Archer parado presuntuosamente en la cima del arco del Puente Fuyuki. Los Fantasmas Nobles lo rodearon como una argolla y dejó una sonrisa siniestra.

“Ahora, Saber, muéstramelo. Deberé ver por mi mismo el verdadero valor de tu luz como un Espíritu Heroico.”

Ni siquiera debía decirse – Saber respondió a las insolentes palabras de Archer con un silencioso vistazo, y volvió una vez más su vista hacia la superficie del rio, ajustando su postura con la espada dorada.

Todos los obstáculos habían sido eliminados. Ahora era el tiempo de la conclusión.

Kiritsugu, quien atestiguó la partida de Berserker, ya estaba en un bote salvavidas dirigiéndose a la zona segura. Apuntó y disparó hacia arriba una bengala en un lugar del cielo vacio. La llama rugiente del amarillo del fosforo estaba justo sobre la línea que conectaba la posición actual de Saber y la lancha que Kiritsugu abandonó.

“¡Ahí! ¡Justo ahí debajo!”

Waver vio inmediatamente la señal y le gritó al mensajero de Rider detrás de él. El Espíritu Heroico Mithrenes desapareció sin mucho más que un asentir de cabeza, regresando al interior del campo donde el rey y sus compañeros estaban esperando.

Inmediatamente después, como si se hubiera estado esperando, el aire alrededor de ellos se sacudió, y el espacio que había sido erosionado por los pensamientos de los Espíritus Heroicos volvió a la forma que debía tener. Primero, una sombra alienígena cubrió el cielo nocturno como un espejismo, luego su verdadera forma emergió en un instante; el gigante y amenazador cuerpo que cayó en el agua. Ese lugar estaba directamente debajo de donde Kiritsugu disparó la bengala.

Las tremendas olas de agua arrojadas por el impacto de la masa gigante en el agua asaltaban la rivera como un tsunami. Como sea, Saber, la única que había luchado y mantenido un combate directo con el demonio marino no era golpeada por una sola zambullida. El prana que brotaba de ella ahora invocaba un viento elevándose con una presión tan alto que movía a un lado los muros de agua.

Al mismo tiempo de la reaparición del demonio marino, el carro de Rider, Rueda de Gordius, también salió al oscuro cielo nocturno otra vez. Su forma cubierta de cicatrices relataba la intensidad de la batalla que se había llevado dentro de la Esfera de Realidad, pero su majestuosa e inspiradora forma de volar no se veía afectada en absoluto.

“– ¡Vamos! ¿¡Tan solo que los hizo demorar tanto… Woah!?”

Fue mientras Rider se quejaba cuando vio la concentración de luz pulsando de la espada de Saber; él entendió inmediatamente lo que pasaba y se volvió urgentemente a un lado, escapando del área bajo amenaza. Por el otro lado, el demonio marino de Caster no sería capaz de esquivarlo tan hábilmente sin importar nada. La palpitante masa gigante de carne no podía hacer nada más que chillar para alejar este brillo desconocido.

Esta vez está muerto.

Virtiendo toda su fuerza en su cuerpo a sus dos brazos sosteniendo firmemente el puñal, la Rey de los Caballeros levantó alto la espada dorada.

Se reunió más luz. Como si iluminar la espada sagrada fuera su última tarea, la luz se condensó todavía más, uniéndose en un brillo deslumbrante.

Nadie podía decir una sola palabra ante la intensidad y pureza de este rayo de luz.

Era la valiente figura de una caballero que una vez encendió la luz de purificación en un mundo devastado por la batalla, una oscuridad más oscura que la noche.

Sin ser sometida por diez años, invicta en doce batallas. Estas hazañas de armas incomparables y gloria eran eternas, trascendiendo el tiempo.

Esta brillante espada es en sí misma el nostálgico, triste, y extasiado sueño de los guerreros del pasado, del presente y del futuro que se plantaban al borde de la muerte en el campo de batalla – la cristalización de la plegaria llamada “gloria”. Alzando orgullosamente esta voluntad, y segura que su fe será vista hasta el final, la rey de la victoria eterna declaraba ahora el verdadero nombre de este milagro que sostenía en sus manos. Era – “¡Ex – calibur!!!”

Esta brillante espada es en sí misma el nostálgico, triste, y extasiado sueño de los guerreros del pasado, del presente y del futuro que se plantaban al borde de la muerte en el campo de batalla – la cristalización de la plegaria llamada “gloria”.

Alzando orgullosamente esta voluntad, y segura que su fe será vista hasta el final, la rey de la victoria eterna declaraba ahora el verdadero nombre de este milagro que sostenía en sus manos.

Era –

“¡Ex – calibur!!!”

Voló una luz.

Una luz rugió.

El prana, acelerado por el factor del dragón liberado, se volvió un rayo de luz, un torrente elevándose y arremolinándose que devoró al monstruo marino junto con la oscuridad de la noche.

Un grito silencioso se elevó desde el agua del rio evaporándose en un instante, en cuanto cada átomo que componía el cuerpo del gigante demonio marino que había sido la encarnación del terror era expuesto al abrasador impacto.

Pero en el centro del demonio marino, siendo completamente quemado hasta las cenizas dentro de un denso fuerte de carne pervertida, Caster simplemente observaba sin palabras este momento de blanca deslumbradora aniquilación que robaba su corazón.

“…O, Oh…”

Así es – inconfundiblemente era una luz que una vez había visto en el pasado lejano.

¿No había sido él una vez un caballero que perseguía y cabalgaba detrás de esta luz?

La recolección, viva y completamente despejada, llevó a Gilles devuelta a ese pasado.

Era la luz que brilló a través de los ventanales de vidrio pintado de la gran catedral, en la muy esperada ceremonia de coronación del Rey Carlos. Era un resplandor blanco, una bendición de goce que envolvía a Juana y a Gilles, quienes habían acudido como salvadores y héroes nacionales, juntos con la melodía del ars nova.

Aah, no hay duda – era esta luz.

Él aún podía recordarlo. Incluso ahora, después de su caída a la brutalidad, con su cuerpo entero manchado en la corrupción, los recuerdos de ese día no se marchitaron por completo y permanecieron grabados en su corazón.

Incluso en su fin teñido de humillación y repulsión, sin importar cuanto sea dejado en desprecio – solo la gloria en su pasado no podía negado o revocado, ya que estaba en su corazón.

Algo que ni Dios ni el Destino jamás serán capaces de quitar o pervertir…

Gilles de Rais estaba mudo de asombro por la claridad de sus propias lágrimas que caían rápidamente.

¿De qué estaba confundido? ¿Había ignorado algo?

Si él solo pudiera mirar hacia atrás y admitirlo – ¿sería eso suficiente?

“Pero que, he…”

Antes de que este murmuro, dirigido a nadie, dejara su boca, toda su materia fue llevada a otro mundo, aniquilada por la blanca luz.


※※※※※


Archer, parado sobre el arco del puente y observando desde lo alto no pudo evitar que se trazara una sonrisa en su cara cuando vio la luz de destrucción que chamuscó y consumió todo.

“¿La viste, Rey de los Conquistadores? Esa es la luz de Saber.”

Archer se dirigió al espacio vacío junto a él. Rider, que tan solo ahora había experimentado una batalla despiadada, dejaba a su carro halado por toros divinos quieto en el aire, y miraba deslumbrado a la inmensa luz que emanaba Excalibur.

“¿Aún deseas no reconocerla después de atestiguar ese rayo de luz?”

Rider gruñó, desechando la pregunta de Archer. Sin embargo, lo que había en su cara no era desdén ni burla, sino una solemnidad como si estuviera viendo algo de una trágica grandeza.

“Ciertamente es porque ella sostuvo en sus hombros la esperanza de cada hombre de ese tiempo que ella es capaz de demostrar tal grandeza – es doloroso precisamente por ser tan cegadoramente brillante. ¿Quién hubiera pensado que la persona que cargaba ese peso tan grandes solo una pequeña niña soñadora?”

En la superficie del rio que ambos miraban, el delgado cuerpo de Saber jadeaba dolorosamente por la intensa batalla a muerte que tan solo ahora había terminado. Rider sabía qué clase de carga estaba cargada sobre sus jóvenes y delicados hombros solo gracias al reto de la noche anterior. Para él, cuya personalidad es abierta y directa, este tipo de ‘forma de vivir’ es absolutamente imperdonable.

“Este tipo de muchachita es en realidad el resultado final de alguien que desechó los sueños y romance jóvenes, desechó el amor, y se hundió en un eterno hechizo de ‘ideales’. Es realmente doloroso, y no puedo soportar verlo más.”

“Esto es exactamente lo que es adorable de ella, ¿no es así?”

A diferencia de la expresión completamente melancólica del Rey de los Conquistadores, la sonrisa del Sirviente dorado era inconmensurablemente obscena y no ocultaba sus sucios deseos.

“El descontrolado ideal que ella guardaba en sí misma la nada más la quemará hasta las cenizas al final. Esas lágrimas que ella derramará en su momento final… las imagino que serían dulces al gusto.”

Complacido, Archer dejó correr su imaginación. Con un sacudir de sus ojos, Rider le dio una mirada de enemistad.

“… Parece que aún no puedes agradarme, Rey de los Héroes de Babilonia.”

“¿Oh? ¿Tan solo ahora discerniste?”

Este título hizo al destellante Espíritu Heroico dorado sonreír salvajemente.

“¿Qué planeas hacer, Rider? ¿Quieres usar fuerza bruta justo ahora y liberar tu ira?”

“Aunque sería un deleite, esta noche quizás no rendiría a mis sentimientos contigo como oponente.”

Después de que Rider dijera directamente y sin exageración la verdad, él dio otra mirada a Archer y dijo insolentemente: “Por supuesto, si tú no quieres dejar a la oportunidad pasar e insistes en pelear conmigo, este rey hará eso alegremente en cualquier momento.”

“No importa. Te permito escapar, Rey de los Conquistadores. No me sentiría satisfecho si no te derroto al peso de tu fuerza de todas maneras.”

Oyendo la declaración de Archer, Rider alzó sus cejas como si se tratara de una broma.

“¿Hmm? Hahaha. Aunque digas eso, la verdad debe ser que tus heridas de cuando Blackie te hundió no deben haber sanado adecuadamente, ¿cierto?”

“… ¡Todos los que provocan al rey deben morir para arrepentirse de su pecado!”

Viendo como el otro no tomó bien la broma, y que sus rojos iris gemelos estaban llenos de un intento asesino, Rider ajustó las riendas de los toros divinos con una sonrisa y aumentó la distancia entre ellos.

“Decidimos la victoria la próxima vez, Rey de los Héroes. El dueño del Santo Grial será, me imagino, el resultado de nuestra batalla.”

Los únicos que son dignos de obtener el Grial son los Espíritus Heroicos del nivel de ‘Reyes’. O sea, uno de los dos entre el Rey de los Conquistadores y el Rey de los Héroes. Indudablemente, el mismo Rider creía firmemente en ese punto ahora. El Espíritu Heroico Alejandro sonrió temerariamente y dejó la cima del arco del puente, y de esa forma galopó hacia la rivera donde se encontraba su Maestro.

“¿Qué pasará al final?... Rider, yo aún no he decidido si tú eres el único digno para que yo le entregue el máximo tesoro.”

Archer, quien murmuraba para sí mismo, tenía a otro Espíritu Heroico en su corazón. En términos del grado de la atención que le tenía, el interés del Rey de los Héroes estaba puesto todo sobre ella.

Esta noche, atestiguar con sus propios ojos esa incomparable luz guió los pensamientos del primitivo Espíritu Heroico al lejano pasado.


– Una vez, hubo un hombre.

El era un tonto y ridículo hombre que, a pesar de tener un cuerpo hecho de barro y tierra, dejaba su corazón hombro a hombro con los dioses.

Por supuesto, su orgullo e irrespetuosa arrogancia ofendía a los dioses en el cielo. El hombre sufrió la retribución divina y perdió su vida.

Incluso hasta este día, el Rey de los Héroes aún no puede olvidar la forma en que falleció con lágrimas cayendo por su rostro.

¿Por qué estás llorando? Había preguntado el Rey de los Héroes. ¿Podría ser que, solo ahora, te estás arrepintiendo de haber tomado mi lado?

No es eso –

Él había respondido.

“¿Quién te entenderá después de que yo haya muerto? ¿Quién más marchará a tu lado? Mi amigo… cuando yo pienso que tú vivirás solo de aquí en adelante, no puedo hacer otra cosa que derramar lágrimas…”

Así, cuando él vio a ese hombre dando su último respiro, el incomparable rey comprendió – que la manera en que este hombre, que era humano pero que quería superar la humanidad, había vivido era todavía más preciosa y más brillante que todos los tesoros que él había recolectado.

“Tonto que estiraste tu mano a un reino no de lo hombres… Hay solo una persona en el cielo o la tierra que es digna de apreciar tu destrucción, y esa no es otra que yo, Gilgamesh.

Húndete en mi abrazo, oh glorioso hombre de espejismo. Esa es mi decisión.”

El dorado brillo majestuoso desapareció en la niebla de la noche, dejando solo una malvada risa resonando hasta mucho después.






Regresar a: Acto 9 Ir a: Página Principal Avanzar a: Acto 11