Fate/Zero:Volumen1 Texto Completo

From Baka-Tsuki
Jump to: navigation, search

Ilustraciones de la Novela[edit]




[edit]

Prologo

8 años atrás[edit]

Permítenos contarte la historia de un cierto hombre.

La historia de un hombre que, más que nadie en el mundo, creía de verdad en sus ideales, y fue arrastrado a la desesperación por ellos.

El sueño de ese hombre era puro.

Su deseo era que todos en este mundo fueran felices, eso es todo lo que él deseaba.

Es un sueño infantil por el que todos los jóvenes sienten atracción al menos una vez, aquel que abandonan cuando se acostumbran a lo despiadado de esta realidad.

Cualquier felicidad requiere de un sacrificio, eso es algo que todos los niños aprenden cuando se convierten en adultos.

Pero este hombre fue diferente.

Tal vez fue porque era el más ingenuo de todos ellos. Tal vez fue porque tenía algo dañado dentro de sí. O tal vez, él podría haber sido del tipo de personas a las que llamamos “Santos”, aquellos encargados con la tarea de llevar a cabo la voluntad de Dios. Alguien a quien la gente común no puede entender.

Él sabía que para cualquier existencia en este mundo las únicas dos alternativas eran ser sacrificados o ser salvados.

Después de entender esto, nunca fue capaz de vaciar los platillos de la balanza…

A partir de ese día, puso su mente a trabajar para ser quien fuera ese balance.

Para abatir el dolor de este mundo, no existía manera más eficiente.

Para salvar aunque sea solo una vida en un lado, se tenía que renunciar a una vida en el otro.

Eso quiere decir que para dejar que la mayoría de la gente sobreviviera, él tendría que matar a la minoría.

Por lo tanto, en vez de salvar a la gente solo por el valor de salvarla, él se destacaba en matarla.

Una y otra vez, siguió pintando sus manos del color de la sangre, pero ese hombre nunca dudo.

Nunca se cuestiono lo correcto de sus actos ni dudo de su meta, se forzó a si mismo a inclinar la balanza sin fallo.

Jamás cometiendo el error de juzgar mal el valor de una vida.

Sin ningún respeto a la humildad de la existencia y sin ningún respeto a su edad, todas las vidas eran juzgadas equitativamente.

Sin discriminación, el hombre salvo vidas, y, sin discriminación, él las terminaba.

Pero, desafortunadamente, se dio cuenta demasiado tarde.

El valorar todo equitativamente equivaldría a no amar a nadie de manera única.

Si hubiera gravado esa regla inviolable dentro de su espíritu mucho antes, podría haber logrado la salvación.

Congelando su joven corazón en la necrosis, logrando que su ser se convirtiera en una maquina de medición sin sangre o lagrimas, habría seguido llevando una vida eligiendo a aquellos que vivirían y a aquellos que morirían. Probablemente jamás habría habido algún sufrimiento para él.

Pero ese hombre estaba equivocado.

La sonrisa de alegría de cualquiera llenaba su pecho de orgullo, y los gemidos de cualquiera hacían temblar su corazón.

El odio se añadió a su resentimiento y pronto se lleno de arrepentimientos, mientras que sus lágrimas de soledad añoraban que alguien llegara a acercarse hacia él.

Aun cuando perseguía un ideal mas allá de la razón del mundo del hombre — él también era humano.

¿Cuántas veces fue castigado ese hombre por tal contradicción?

Él en verdad conocía la amistad. Él en verdad conocía el amor.

Aun cuando se puso la vida de ese ser amado y la de incontables números de perfectos desconocidos, en los platillos izquierdo y derecho de la balanza—

Definitivamente jamás cometió un error.

Más que amar a alguien, para juzgar esa vida de igual forma que la de otros, él tenía que evaluar imparcialmente, y renunciar imparcialmente a ella.

Aun cuando se encontrara con alguien amado, siempre parecía estar de luto.

Y ahora, a ese hombre se le estaba infligiendo el más grande de los castigos.

Afuera de la ventana, una tormenta de nieve había congelado todo. Una noche de mediados del invierno había congelado el piso del bosque.

El cuarto se encuentra en un Viejo Castillo construido en el suelo congelado, pero era protegido por una gentil flama ardiendo en la chimenea.

En el calor de ese refugio, el hombre sostenía una nueva existencia entre sus brazos.

En verdad era pequeña — un cuerpo tan diminuto que podría ser efímero, y con tan poco peso que fallaba al indicar que estaba listo.

Una respuesta delicada puede ser peligrosa, como con los primeros copos de nieve sostenidos en la mano, los cuales se desmoronan con el más mínimo movimiento.

En una frágil ansiedad, el bebé preservaba su temperatura corporal durmiendo, respirando frágilmente. Eso es todo lo que el modesto latir de su corazón puede hacer en estos momentos.

“No te preocupes, ella está durmiendo.”

Mientras él levantaba al bebe en sus brazos, la madre, descansando en la cama, les sonreía.

Tomando en cuenta el aspecto débil del bebé, ella aun no se encuentra bien, y su complexión no es perfecta, pero aun así, su bello rostro, parecido al de una joya, no parece rendirse de ninguna manera.

Sobre todo, el color de la felicidad ilumina su sonrisa y borra todo el cansancio que debería descomponer su gentil mirada.

“Ella siempre ha sido algo problemática y llorona, aun con las enfermeras a las que ya se ha acostumbrado. Es la primera vez que deja que la carguen de manera tan silenciosa… Ella lo entiende, ¿no es verdad? Eso es porque eres un buen hombre.”

"..."

Sin responder, atónito, el hombre comparaba a la madre recostada en la cama con el bebé en sus brazos. ¿Acaso la sonrisa de Irisviel se había visto tan deslumbrante?

Ella originalmente era una mujer con poca felicidad. Nadie habría pensado en darle el sentimiento llamado felicidad. Ella no era una creación de los Dioses, fue construida por la mano del hombre…. Como un homúnculo, tal trato era normal para esa mujer. Irisviel nunca había tenido ningún deseo.

Creada como una marioneta, criada como una marioneta, tal vez desde un principio ella nunca entendió el significado de la felicidad.

Y ahora — ella esta tan resplandeciente.

“En verdad estoy feliz de haber tenido a esta bebé.”

Mostrando silenciosamente su amor, Irisviel von Einsbern pronuncio estas palabras, observando al bebé que dormía.

“De ahora en adelante, ella será antes que nada, la imitación de un ser humano. Puede que sea duro y puede que ella odie a la madre que le dio esta dolorosa vida. Pero, a pesar de eso, soy feliz. Este bebé es adorable, ella es esplendida.”

Su apariencia no era nada fuera de lo usual, y, solo observándola, ella era un adorable bebé, pero—

Mientras se encontraba en el vientre de la madre, una cantidad de tratamientos mágicos fueron llevados a cabo en el cuerpo del bebé, adecuándolo para que, aun más que su madre, ella fuera diferente a los humanos. Aunque nació, su utilidad estaba restringida, de tal manera que su cuerpo era solo un mero conjunto de circuitos mágicos. Esta era la verdadera naturaleza de la amada hija de Irisviel.

A pesar de tan cruel nacimiento, Irisviel aun decía, “Está bien” Dando a luz a tal cosa, nacer como tal cosa, ella ama a esta existencia, se enorgullece de ella y sonríe.

La razón de tal fuerza, de ese corazón tan seguro, era que ella, sin ninguna duda, era una “Madre”

La chica que podría haber sido solo una marioneta encontró el amor y se convirtió en una mujer, y encontró una fuerza inamovible como madre. Eso debería de tener la apariencia de una “felicidad” que nadie podría invadir. Justo entonces, la habitación de la madre e hija que era protegida por el calor de la chimenea se encontraba indiferente a toda la desesperación y la tristeza.

Pero — el hombre lo entendía. Que para el mundo del que formaba parte, la tormenta de nieve afuera de la ventana era más apropiada.

"Iri, Yo — "

Al disparar esa única palabra, el pecho del hombre se sintió como si fuera atravesado por una espada. Esa espada era el pacifico rostro durmiente del bebe y la deslumbrante sonrisa de la madre.

“Yo seré, algún día, la causa de tu muerte.”

Como si sintiera que vomitaba sangre, Irisviel asintió con una pacifica expresión a esta declaración.

“Lo comprendo. Por supuesto. Ese es el deseo más profundo de los Einsberns. Es para eso que fui creada.”

Ese era el futuro que ya había sido decidido.

Después de que 6 años hubieran pasado, el hombre llevó a su esposa a su lugar de muerte. Como una de las victimas para salvar al mundo, Irisviel se había convertido en el sacrificio para su ideal.

Ese era un asunto que había sido discutido entre ellos en varias ocasiones, uno en el que habían llegado a un acuerdo.

El corazón del hombre ya se había quedado sin lágrimas ante esa decisión, maldiciéndose por ella, y cada vez, Irisviel lo había perdonado y le había dado ánimos.

“Conozco tus ideales, y me he encariñado con tus plegarias; es por eso que estoy aquí ahora. Tú me guiaste. Tú me diste una vida que no estaba destinada para una marioneta.”

Por el mismo ideal, ella se sacrifica a sí misma. Ella se volvió una parte de él de esa manera. Esa fue la forma que tomo el amor de la mujer llamada Irisviel. Dado que se trataba de ella, el hombre fue capaz de permitirlo.

“No necesitas sufrir por mí. Ya soy una parte de ti. El soportar solo el dolor de tu partida ya es suficiente.”

“… Así que, ¿Qué hay de ella?”

El cuerpo de la infante era tan ligero como una pluma, aun así un peso de una dimensión diferente hacia que las piernas del hombre temblaran.

Él no podía entenderlo aun, ni estaba preparado para hacerlo, sobre lo que haría cuando tuviera que poner a esa niña en contra del ideal que cargaba.

No juzguen o perdonen el estilo de vida de este hombre. Aun no existe el poder para ello.

Pero, aun con una vida tan pura, sus ideales eran crueles.

Sin ningún respeto a la humildad de la vida, y sin ningún respeto a la edad, todos eran tratados igualmente —

“Yo… no merezco sostenerla.”

El hombre solo soltó un murmullo, a pesar de que su dulzura probablemente sería aplastada por la locura.

Una lágrima cayó en la mejilla rosada del bebé en sus brazos.

Llorando silenciosamente, el hombre cayó sobre una de sus rodillas.

Para exiliar la crueldad del mundo, él aspiraba a una crueldad más grande… Y, aun así, para el hombre que aun tenia a gente a la que él amaba, eso era infligir finalmente el más grande de los castigos.

El ser que más amaba en este mundo.

Aun si eso significara la ruina del mundo, él deseaba proteger eso.

Pero, el hombre lo entendía. El momento llegaría cuando la justicia en la que él creía demandaría el sacrificio de una vida tan pura — ¿Qué tipo de decisión tomaría el hombre llamado Emiya Kiritsugu?

Kiritsugu lloraba, asustado del día que podría estar por venir, asustado de esa oportunidad de uno en un millón.

Sosteniendo su pecho aun más fuerte entre sus brazos, Irisviel levanto su cuerpo de la cama y puso su mano gentilmente en el hombro de su marido quien rompió en lágrimas.

“Nunca lo olvides. ¿Acaso no era tu sueño? Un mundo donde nadie tuviera que llorar de esta manera. Ocho años más… Y tu batalla se habrá terminado. Nosotros llevaremos a cabo ese ideal. Estoy segura de que el Grial te salvara.”

Su esposa, entendiendo completamente su agonía, limpiaba las lágrimas de Kiritsugu tan gentilmente como era posible.

“Después de ese día, deberás de sostener a esa niña, Ilyasviel, una vez más. Alza tu pecho como un padre normal.”




3 años atrás[edit]

Cuando hablamos de ocultismo, la teoría de las dimensiones dice que hay un ‘poder’ de más allá de este mundo. Identificar el inicio de todas las cosas. Ese es el deseo más grande de todos los magos, la ‘fuente’,…El hogar de Dios, los Registros Akáshicos, el comienzo y el fin de todas las cosas, que registra todo, que crea todo en este mundo.

200 años atrás, existieron aquellos que pusieron en ejecución experimentos en ese lugar ‘fuera de este mundo’.

Einsbern, Makiri, Tōsaka. Llamados las 3 familias del comienzo, lo que ellos diseñaron era la reproducción del “Santo Grial”, el sujeto de varias tradiciones. Esperando que al invocar el Grial pudieran cumplir cualquier deseo, las tres familias de magos ofrecieron sus artes secretas para finalmente manifestar al ‘contenedor omnipotente’.

… Sin embargo, el Grial solo podía conceder el deseo de una persona. Tan pronto como esa verdad fue conocida, los lazos de cooperación fueron borrados con sangrientos conflictos.

Ese fue el inicio de la ‘Guerra del Santo Grial’, ‘El Toque del Cielo’.

De ahí en adelante, una vez cada 60 años, el Grial sería invocado una vez más en la lejana tierra del Este, ‘Fuyuki’.

Entonces, el Grial seleccionará a 7 magos que posean el poder para tomarlo, y dividirá grandes cantidades de prana y lo distribuirá entre ellos, para hacer posible la invocación de Espíritus Heroicos llamados ‘Sirvientes’. La conclusión de una batalla a muerte que decide cual de los siete es el más adecuado para recibir el Grial.

— Para ponerlo en términos simples, eso es lo que Kotomine Kirei estaba experimentando.

“El patrón que ha aparecido en tu mano derecha es llamado el ‘Sello de Comando’. Es la prueba de que has sido escogido por el Grial, y la marca sagrada que te da el derecho de controlar un Sirviente.”

La persona con la voz clara y lenta que explicaba todo esto era Tōsaka Tokiomi.

En el cuarto de una elegante villa construida sobre una pequeña colina en el distrito más limpio al sur de Turín, Italia, 3 hombres se encontraban sentados en las sillas del recibidor. Kirei y Tokiomi, y el Padre que los había presentado y mediaba la conversación, Kotomine Risei… el padre de Kirei.

Para un amigo del Padre que estaba a punto de alcanzar los 80 años, Tōsaka era en verdad un Japonés excéntrico. Él en verdad parecía ser de la misma edad que Kirei, compuesto y con la presencia de un experto. Proveniente del linaje de una vieja y distinguida familia aun para los estándares Japoneses, esta villa era su residencia secundaria, como explico. Pero lo más interesante es que él se declarara tan casualmente como un ‘mago’.

Ser un mago no es una cosa tan extraña como podría sonar. Kirei era, como su padre, un clérigo, pero los deberes tanto de padre como de hijo diferían bastante de lo que la gente normal conoce como ‘Padre’.

La ‘Santa Iglesia’ a la que pertenece gente como Kirei tiene una doctrina que se encuentra más allá de los limites de los Milagros y los misterios divinos, si no que lleva a cabo el rol de exterminar el estigma de la herejía para desaparecerlo en el olvido. Eso quiere decir, tomar un punto de vista donde puedan supervisar una blasfemia tal como la hechicería.

Los hechiceros conspiran solo con hechiceros, y están organizados en un grupo de auto preservación que se llama a sí mismo la ‘Asociación’, la cual presenta una amenaza como rival de la Santa Iglesia. En estos momentos ambas partes han acordado preservar una tranquilidad temporal; pero aun así, un asunto en el que un Padre de la Santa Iglesia y un mago se reúnan en el mismo edificio para una conversación sería impensable.

En el caso de Risei, el Padre, la familia Tōsaka era una con la que la Iglesia ya tenía viejas conexiones, a pesar de ser una casa de magos.

Se trató de la noche anterior cuando Kirei descubrió la aparición del patrón formado por tres marcas. Él entonces procedió a consultar con su padre, y Risei inmediatamente llevo a su hijo a Turín a la mañana siguiente para encontrarse con el joven mago.

Desde ese momento, después de un apresurado saludo, las explicaciones que Tokiomi le había dado a Kirei en este encuentro secreto concernían todas a la misma guerra, ‘El Toque del Cielo’. El significado detrás de la marca que había aparecido en la mano de Kirei… Lo referente al resultado de que Kirei adquiriera el privilegio a disputar la oportunidad de obtener su deseo de un milagro en la cuarta recreación de la Guerra del Santo Grial que se llevaría a cabo tres años después.

No es que él deseara negarse a pelear. La tarea de Kirei dentro de la Santa Iglesia era, en esencia, la remoción directa de la herejía, lo que significaba que él era un combatiente muy completo. Uno podría decir que era su tarea el realizar una apuesta de vida y muerte contra un mago. El problema era la contradicción que requería que Kirei, un clérigo, participara como un ‘mago’ en el Toque del Cielo, la cual era una disputa entre magos.

“La característica acerca del Toque del Cielo es que se trata de una batalla que utiliza a Sirvientes como familiares. Así que para seguir adelante, la hechicería elemental para la invocación misma se vuelve un requerimiento… Esencialmente, las siete personas que son seleccionadas como Maestros de los Sirvientes tienen que ser magos. Debe de ser excepcional para que alguien como tú, que no vive de la hechicería, seas reconocido por el Grial en una etapa tan temprana.”

“¿Acaso el Grial tiene preferencias sobre la gente que selecciona?”

Tokiomi asintió ante Kirei quien aun parecía poco convencido.

“Ya he mencionado a las ‘3 familias del comienzo’ — ya que la selección favorecerá a los magos relacionados a las casas de Makiri, quienes han cambiado su nombre a Matō, los Einsbern, o a los Tōsaka. En otras palabras…

Tokiomi levanto su mano derecha para mostrar el patrón de tres marcas.

“Como el actual jefe de la familia Tōsaka. Yo participare en la próxima batalla.”

¿Entonces acaso este hombre planeaba trabar batalla con Kirei después de tan amablemente haberlo guiado de manera tan detallada? Aunque Kirei no podía comprenderlo, prosiguió con sus numerosas preguntas.

“Me interesa lo que mencionaste hace poco sobre los Sirvientes. Espíritus Heroicos invocados y usados como familiares fue lo que dijiste…”

“Puede que sea difícil de creer, pero esa es la verdad. Esa podría ser la maravilla de este Grial.”

Las leyendas de hombres excepcionales, súper humanos que han dejado marcado su nombre en la historia y el folclor. Ellos son aquellos que permanecieron permanentemente en la memoria de los hombres aun después de sus muertes, y fueron llevados mas allá de la categoría de humanidad, promovidos incluso en el reino espiritual, ellos son los ‘Espíritus Heroicos’. Ellos se encuentran en un estatus completamente diferente que los espíritus vengativos o los espíritus malignos comunes en la naturaleza que los magos invocan usualmente como familiares. Por decirlo de cierta manera, es una existencia con el estatus espiritual de un Dios. Aunque parte de ese poder puede ser atraído y tomado a préstamo, es impensable que ellos pudieran ser utilizados como familiares en el mundo actual.

“Si uno considera que lograr que lo imposible se vuelva posible es el poder del Grial, es posible entender que tan increíble es ese tesoro. Al final, aun la invocación de un Sirviente es solo un mero fragmento del poder del Grial.”

Como si quisiera dar a entender que él también estaba sorprendido por lo que estaba diciendo. Tōsaka Tokiomi suspiro profundamente y agito su cabeza.

“Se puede invocar a los Espíritus Heroicos que vivieron entre la antigua época de los dioses hasta tal vez un siglo atrás. Siete Espíritus Heroicos guiados por siete Maestros, cada uno protegiendo a su Maestro y exterminando a los Maestros enemigos. Héroes de cualquier era y país son invocados al presente, y se enfrentaran en una mortal competición por la supremacía. Esa es la Guerra del Santo Grial de Fuyuki, el Toque del Cielo."

“… ¿Tal monstruosidad? ¿En un lugar en el que viven miles de personas?”

Todos los magos siguen la idea común de ocultarse a sí mismos. Es el camino obvio a seguir en esta era que cree que la ciencia es la única verdad universal. Revelar su existencia es definitivamente imposible si también tomamos en consideración a la Santa Iglesia.

Por supuesto que uno tiene que ocultar un poder que podría atraer un desastre catastrófico a través de los Espíritus Heroicos. El utilizar a siete Sirvientes en un conflicto entre humanos del presente y hacer que se enfrenten entre ellos…. Es prácticamente lo mismo que ordenar una matanza de un calibre comparado a una guerra masiva.

"—Por supuesto, está implícito que la confrontación debe de llevarse a cabo en secreto. Uno necesita de una supervisión bien preparada para asegurarse de ello.”

Habiendo permanecido en silencio hasta entonces, el padre de Kirei, el sacerdote Risei, se aproximo y explico su parte.

“El Toque del Cielo sucede cada 60 años, y esta ocasión será la cuarta. La civilización de Japón ya había comenzado cuando la segunda Guerra se llevo a cabo. Aun en los lugares más remotos, nosotros no podemos ignorar que la gente sea testigo de la aparición de daños tan serios.”

“Por lo tanto, desde el tercer Toque del Cielo, se logro un acuerdo para que nosotros, la Santa Iglesia, enviemos a un supervisor. Para reducir los desastres de la Guerra a un mínimo, nosotros debemos de ocultar su existencia y lograr que los magos acepten mantener el combate como un secreto.”

“¿Acaso la Iglesia funciona como un árbitro en un conflicto entre magos?”

“Precisamente es porque se trata de un conflicto entre magos. No hay nadie en la Asociación de Magos que sea adecuado para fungir como árbitro a causa de las implicaciones políticas. Simplemente no había otra manera que recurrir a una autoridad externa tal como la Iglesia.”

“Además, para comenzar era simplemente imposible que nuestra Santa Iglesia dejara que el nombre del Santo Grial fuera usado de una manera tan casual. Nosotros no podíamos ignorar tampoco la posibilidad de que en verdad fuera la copa que recibió la sangre del hijo de Dios.”

Tanto Kirei como Risei, padre e hijo, tenían un lugar en la sección llamada la Reunión del 8vo Sacramento. Una de las obligaciones de ese grupo dentro de la Santa Iglesia es recuperar el control de las reliquias sagradas. El tesoro llamado el Santo Grial aparece en diversas historias y leyendas, y la importancia del ‘Grial’ en la doctrina de la Iglesia es particularmente grande.

“Bajo tales condiciones, la ultima vez, en el caos de la Guerra Mundial, una reunión se llevo a cabo en un momento adecuado a mitad del tercer Toque del Cielo, y yo, en ese entonces un jovenzuelo, fui encomendado con esa importante tarea. Para la siguiente batalla, yo procedería a trasladarme a la tierra de Fuyuki a supervisar su pelea.”

En respuesta a las palabras de su padre, Kirei solo pudo inclinar un poco su cabeza.

“Por favor detente. ¿No se espera que el supervisor de la Iglesia sea justo? Es un problema si uno de los participantes está relacionado por sangre a él…”

“Calma, calma. ¿Piensas que ese es un punto ciego de las reglas?”

La sonrisa inusual del terco Padre implicaba algo que Kirei no podía entender.

“Kotomine-san, no debería de molestar a su hijo. Prosigamos con el punto verdadero.”

Tōsaka Tokiomi apresuro explícitamente al Padre para que se dirigiera directo al punto.

“Hm, cierto — Kirei, todo lo que te hemos explicado era solo sobre los ‘aspectos exteriores’ de la Guerra del Grial. Existe otra razón por la que hice que te encontraras con el Sr. Tōsaka el día de hoy."

“… ¿La cuál es?”

“Para ser francos, nosotros hemos tenido pruebas fehacientes desde hace mucho tiempo de que el Grial que aparece en Fuyuki era diferente de la reliquia sagrada del ‘hijo de Dios’. A fin de cuentas, en la batalla del Toque del Cielo de Fuyuki solo se lucha por un tesoro que es una mera copia del contenedor omnipotente, una que abre el camino a una utopía. No está relacionada de ninguna forma a la Iglesia.”

Así se encuentran las cosas. De otra forma, la Santa Iglesia no estaría contenta solamente con el rol de un supervisor silencioso. Si el Grial resultara ser en verdad una ‘Reliquia Sagrada’ la Iglesia ignoraría el acuerdo de cese al fuego y la robaría de las manos de los magos.

“Si la meta final del cáliz es solo ser utilizado para obtener los Registros Akáshicos, eso no es del interés de la Santa Iglesia. Después de todo, el deseo de los magos de encontrar el ‘Akásha’, el origen, no necesariamente entra en conflicto con nuestra doctrina.”

“— Aunque para permitirnos ignorarlo, nosotros debemos dejarlo en manos de una persona fuerte. Si alguien no deseado llegara a obtenerlo, no sabemos qué clases de accidentes podría causar.”

“Entonces, si los eliminamos como herejía —"

“Eso aun sigue siendo difícil. Los magos que entran en conflicto por el Grial tienen una tenacidad poco común. Si fuéramos a llevar a cabo un juicio directo, sería imposible evitar un conflicto con la Asociación de Magos. Y eso crearía demasiadas victimas.”

“En vez de eso, como la segunda mejor opción, no habría nada más interesante que encontrar una forma para entregárselo a una ‘persona de confianza’

"... Ya veo."

Kirei comenzaba a darse cuenta gradualmente del verdadero motivo de esta reunión. Dado que su padre estaba involucrándose con Tōsaka Tokiomi, un mago.

“Dado que ellos han sido oprimidos por la fe de su tierra nativa, la familia Tōsaka ha seguido las mismas doctrinas que las nuestras. Conociendo la personalidad de Tokiomi-kun, él mismo es garantía de ser alguien calificado para utilizar el Grial.”

Tōsaka Tokiomi asintió, entonces procedió a continuar hablando.

“El alcanzar el ‘Akásha’. No hay un propósito más grande que este para nosotros los Tōsaka. Pero, tristemente, los Einsbern y Matō, quienes alguna vez compartieron las mimas metas, lo han perdido de vista en favor de asuntos más terrenales, y han olvidado totalmente sus intenciones originales. Ni siquiera debo de mencionar que ellos han invitado a cuatro Maestros más, provenientes del exterior. Ellos desean el Grial a causa de su despreciable codicia y nada más.”

Eso quiere decir que la Santa Iglesia solo aprobaría que Tōsaka y nadie más sea el portador del Grial. Y así Kirei entendió aun más su tarea asignada.

“¿Así que deseas que participe en la siguiente Guerra del Grial para dejar que el Sr. Tōsaka Tokiomi gane?.”

“Es correcto.”

Finalmente, Tōsaka Tokiomi mostró el primer signo de una sonrisa.

“Por supuesto, nosotros uniremos fuerzas bajo la superficie contra los cinco Maestros restantes y los aniquilaremos. Para incrementar las posibilidades de victoria.”

Ante las palabras de Tokiomi, el Padre Risei solo asintió austeramente. La neutralidad de la Santa Iglesia como árbitro ya se estaba transformando en una farsa. Este "Toque del Cielo" debe de ser interesante en lo que respecta a las expectativas de la Iglesia.

Sobre ese tema, no se trataba de algo bueno o malo para Kirei. Si las intenciones de la Iglesia eran claras, solo existía el cumplimiento de su tarea como un devoto ejecutor.

“Kirei-kun, serás transferido de la Santa Iglesia a la Asociación de Magos, y te convertirás en mi aprendiz.”

“Sin parar y con un tono practico, Tōsaka Tokiomi se apresuro con sus explicaciones.”

“¿Una — transferencia?”

“El intercambio ya se ha hecho de manera formal, Kirei.”

Una vez dicho esto, el Padre Risei saco una carta. Se trataba de una notificación con las firmas tanto de la Santa Iglesia como de la Asociación de Magos, e iba dirigida a Kirei. Kirei estaba más que sorprendido con los meritos de esta ejecución: del día anterior al día de hoy, la carta había sido tramitada inmediatamente.

A fin de cuentas, en realidad no había un verdadero propósito para que Kirei se involucrase en esa situación, ni para que existiera una razón en particular para ofenderse ante esa discusión. Para Kirei, no había propósito alguno.

“Lo más importante será que no realices nada más que practicar hechicería en mi casa en Japón. El siguiente "Toque del Cielo" se realizara en 3 años.”

“Para entonces, deberás tener un Sirviente que te obedezca, y te convertirás en un mago que participara en la batalla como un Maestro.”

“Pero — ¿acaso está bien? Si estudio abiertamente bajo tu tutela, ¿Acaso no habrá sospechas de que nosotros estemos trabajando juntos?”Tokiomi sonrió fríamente y negó con la cabeza.

“Tú no conoces nada sobre los magos. Si sus intereses chocan, un conflicto entre maestro y estudiante que termine en una batalla a muerte es una ocurrencia común en nuestro mundo.”

“Ah, ya veo.”

Aunque a Kirei no le interesaba entender nada sobre los magos, él tenía un buen entendimiento sobre las tendencias de esta raza llamada magos. Él había tenido incontables ocasiones para competir con estos magos ‘heréticos’ en su trabajo como ejecutor. La cantidad de personas que había aniquilado con sus propias manos no eran ni diez ni veinte.

“Así que, ¿tienes alguna otra pregunta?”

Mientras Tokiomi solicitaba una conclusión, Kirei ya había realizado las preguntas que tenía desde el comienzo.

“Solo una — El Grial selecciona a los Maestros, ¿Cuál es su propósito?”

Aparentemente esa no era una pregunta que Tokiomi esperara. Las cejas del mago se juntaron en una mueca por un breve tiempo, entonces respondió relajadamente.

“El Grial… por supuesto, seleccionará preferentemente a Maestros que lo necesiten sinceramente.

Como mencione antes, nosotros los Tōsaka seremos incluidos en la cima de la lista como una de las 3 familias del origen.”

“Así que, ¿Todas los maestros tienen una razón para desear el Grial?”

“No se limita solo a eso. El Grial requiere que se presenten 7 personas. Si no aparecen suficientes personas en estos momentos, gente irregular que normalmente no sería escogida podría llevar los Sellos de Comando. Puede que un caso así haya ocurrido en el pasado, pero — Ah, ya veo.”

Mientras hablaba, Tokiomi pareció darse cuenta de lo que sospechaba Kirei.

“Kirei-kun, tú piensas que no deberías de haber sido seleccionado, ¿o me equivoco?”

Kirei asintió. Sin importar que tan duro buscaras, no existe ninguna razón para que una maquina que cumple deseos se fijara en él.

“Hm, ciertamente, es extraño. La única cosa que te vincula al Grial sería tu padre, quien fue seleccionado como supervisor, pero… No, uno podría pensar que esa es la verdadera razón.”

“… ¿Lo que significa?”

“El Grial pudo haber anticipado que la Santa Iglesia apoyaría a la familia Tōsaka. Así que un ejecutor de la Iglesia adquiriría los Sellos de Comando para apoyar a los Tōsaka.”

Al terminar de decir esto, Tokiomi, sintiéndose satisfecho para terminar la discusión, agrego.

“En otras palabras, el Grial me está otorgando a mí, un Tōsaka, dos juegos de Sellos de Comando, y por esa razón te escogió a ti como un Maestro.”

“… ¿Qué te parece? ¿Acaso esta explicación te satisface?”

Y así, él dio esta conclusión con un tono arrogante.

"..."

Esta confianza tan arrogante parece sentar bien en el hombre llamado Tōsaka Tokiomi. Este hombre lleva dentro de sí una dignidad que está al borde del sarcasmo.

Ciertamente, como mago, él era un hombre de excelencia. Y debería de tener la auto confianza que viene acompañada de esa excelencia. Es por eso que él probablemente jamás ha dudado de su propio juicio.

Eso quería decir que sería imposible obtener otra respuesta de Tokiomi aquí y ahora — Esa fue la conclusión de Kirei.

“¿Cuándo viajaremos a Japón?”

Escondiendo su decepción, Kirei cambio el tópico de la conversación.

“Yo iré a visitar Gran Bretaña por un tiempo. Tengo una pequeña tarea que realizar en la Torre del Reloj.”

“Tú iras a Japón por adelantado. Se lo informare a mi familia.”

“Entendido. Entonces me dirigiré allá en este momento.”

“Kirei, adelántate. Yo necesito discutir algo con el Sr. Tōsaka."

Asintiendo ante las palabras de su padre, Kirei se levanto de su asiento y, después de una reverencia silenciosa, abandono el cuarto a solas.


※※※※※


Permaneciendo en el cuarto, Tōsaka Tokiomi y el Padre Risei observaron marcharse silenciosamente a Kotomine Kirei.

“Tienes un hijo muy confiable, Kotomine-san.”

“Su fuerza como un ‘Ejecutor’ está garantizada. Ninguno de sus colegas fue más estudioso que él durante el entrenamiento. Yo soy de quien deberías dudar.”

“Ho… ¿es esa la actitud ejemplar de un defensor de la fe?”

“Oh, me apena decirlo, pero Kirei es el único orgullo de este tonto viejo senil.”

El anciano Padre era conocido por su rigor, pero, sintiéndose en confianza con Tokiomi, él sonreía. Mientras sus ojos seguían a su único hijo, su confianza y amor se mostraron claramente en sus ojos.

“Dado que yo aun no tenía un hijo cuando pase la edad de 50, había renunciado a la idea de un heredero… Pero ahora, me sorprende lo lejos que ha llegado mi hijo.”

“Aunque, él acepto más fácilmente de lo que pensaba, ¿o no?”

“Mi hijo entraría al fuego si esa fuera la voluntad de la Iglesia. Así de lejos es lo que llegaría por su fe.”

Aunque Tokiomi no quería dudar de las palabras del Viejo Padre, la impresión que él tenía sobre el hijo del Padre Risei no era la de ‘una fe apasionada’. La tranquila apariencia del hombre llamado Kirei se sentía más nihilista para él.

“Para ser honesto, eso es una decepción. Sin importar como lo vea, parece que él se vio envuelto en algo que no le concierne.”

“No… Eso podría ser en verdad la salvación para él.”

Hablando ambiguamente, el Padre Risei murmuro de manera triste.

“Esto es un asunto privado, pero su esposa murió hace algunos días. Ellos no habían estado casados ni siquiera dos años.”

"Oh, Yo—"

Tokiomi se quedo sin palabras bajo las inesperadas circunstancias.

“Aunque no lo parece, él lo ha soportado bastante bien… Tiene demasiadas memorias en Italia. Tal vez, justo ahora, para Kirei, el regresar a su vieja tierra de nacimiento en una nueva misión podría ayudar a curar sus heridas.”

Risei suspiro en medio de su discurso. Tokiomi siguió observándolo directamente.

“Tokiomi-kun, ¿Acaso el valor verdadero de uno no aparece cuando las dificultades se incrementan?”

Tokiomi hizo una reverencia pronunciada ante las palabras del Viejo Padre.

“Me siento obligado. Mi deuda hacia la Santa Iglesia y ambas generaciones de la familia Kotomine serán gravadas como un precepto familiar.”

“En lo absoluto, solo estoy completando mi juramento para la futura generación de Tōsaka — El resto solo será rezar para que Dios te proteja hasta que tu viaje te lleve hasta la ‘Fuente’.”

“Si. Los arrepentimientos de mi abuelo, el más grande deseo de los Tōsaka, esto es para lo que he dedicado toda mi vida.”

Escondiendo que tanta de su auto confianza era sofocada por el peso de sus responsabilidades, Tokiomi asintió de manera resuelta.

“Este año, por fin alcanzare al Grial. Me asegurare de ello.”

Ante la dignidad de Tokiomi, el Padre Risei bendijo la memoria de su amigo fallecido.

‘Mi amigo… En verdad tienes a un buen heredero.’


※※※※※


Con el viento del mar Mediterráneo alborotando su cabello, Kotomine Kirei regreso de la villa en la cima de la colina, solo y en silencio, en el estrecho y ondulante camino.

Finalmente, Kirei pudo poner en orden las diversas impresiones que había percibido del hombre llamado Tōsaka Tokiomi, a quien acababa de conocer hace unos momentos.

Tal vez él había llevado una vida difícil. Como si el orgullo fuera adquirido de manera proporcional a las dificultades vividas en su vida, era un hombre con una firme dignidad de la cual era capaz de presumir.

Entendía ese tipo de personalidad bastante bien. El mismo padre de Kirei era del mismo tipo que Tōsaka Tokiomi. Hombres que han definido el significado detrás de su nacimiento, detrás de sus propias existencias, y que han seguido ese significado sin dudar. Ellos definitivamente nunca vacilaran, nunca dudaran.

Forjándolo en una voluntad de acero para actuar con un objetivo claro, dirigido solo por el lograr ‘algo’ que era identificado como la meta de sus vidas, en todo aspecto de sus vidas.

La ‘forma de convicción’ podía ser, en el caso del padre de Kirei, una fe piadosa, y en el caso de Tōsaka Tokiomi, tal vez era la confianza en sí mismo de ser uno de los elegidos — un privilegio no apto para un plebeyo, y la conciencia de ser alguien con una responsabilidad sobre sus hombros. Él era uno de esos ‘genuinos aristócratas’ que uno rara vez es capaz de encontrar en estos días.

De ahí en adelante, la existencia de Tōsaka Tokiomi probablemente tendría grandes implicaciones para Kirei…. Pero aun así, él era de un tipo que era incompatible con el tipo de Kirei. Eso era lo mismo que decir que él era similar a su padre.

Aquellos que solo ven sus ideales nunca podrán entender el dolor de aquellos incapaces de tener uno. Gente como Tokiomi tienen un ‘sentido del propósito’ como base de sus convicciones, pero eso estaba totalmente ausente de la mente de Kotomine Kirei. Ni una vez, en más de 20 años, había tenido ese sentimiento.

Al ser juzgado de esa manera, él no podría considerar la más noble idea, sentir comodidad en alguna búsqueda o encontrar descanso en algún placer. Tal hombre no podía tener tal cosa como un propósito en primer lugar.

Él ni siquiera podía entender que tan alejado estaba de los valores ordinarios que mantenía el mundo. Kirei no podía encontrar la pasión para adentrase en alguna cosa.

Aun cree que existe un Dios. Que existe una existencia suprema, aunque no tiene la madurez para percibirla.

Él cree que un día, la más sagrada palabra de Dios lo guiara a la verdad suprema y a la salvación. Apostando a esa esperanza, aferrándose a ella.

Pero en lo profundo de su corazón, él ya lo sabía. Que la salvación para un hombre como él ya no vendría del amor de Dios.

El ser confrontado con tanto odio y desesperación lo orillo al masoquismo. Bajo la premisa de penar para un entrenamiento moral, él simplemente seguía lastimándose a sí mismo en repetidas ocasiones. Pero esas torturas forjaron el cuerpo de Kirei como si fuera de acero, y cuando se dio cuenta, él ya había llegado a la cima de la elite de la Santa Iglesia, como un ‘Ejecutor’ a donde nadie podría seguirlo.

Todos llamaban a eso ‘gloria’. El autocontrol y devoción de Kotomine Kirei eran alabados como un modelo para un clérigo. Su padre Risei no era la excepción.

Kirei entendió muy bien el porqué Kotomine Risei tenía tanta fe y admiración por su hijo, pero todo eso era un malentendido demasiado alejado de los hechos, dado que en realidad, su corazón era el de un pecador. El valor de una vida entera probablemente no sería suficiente para arreglar ese malentendido.

Hasta este día, no había nadie que pudiera entender de cuanto carecía Kirei.

Si, incluso la única mujer que él ha amado —

"..."

Sintiéndose algo mareado, Kirei disminuyo su paso y puso su mano en su frente.

Cuando él trato de recordar a la esposa que había perdido, sus pensamientos difusos se perdieron en la niebla que se alzaba en su mente. Se sentía como estar de pie en la niebla frente a un precipicio. Su instinto de supervivencia le dijo que sería mejor que no diera un solo paso hacia delante.

Cuando se dio cuenta, él ya había llegado al fondo de la colina. Kirei se detuvo y miro hacia atrás a la lejana villa en la cima.

Finalmente, aun no había alcanzado una conclusión satisfactoria sobre su entrevista con Tōsaka Tokiomi… Ese era el problema más importante que preocupaba a Kirei.

¿Por qué es que un poder milagroso como el ‘Grial’ había escogido a Kotomine Kirei?

La explicación de Tokiomi era algo desesperada. Si el Grial deseaba a alguien que apoyara a Tokiomi, deberían de haber habido tantas personas capaces como desearas que podrían ser amigos suyos; no a Kirei.

Debía de haber una razón para su selección en la siguiente aparición del Grial.

Pero… Entre más pensaba sobre ello, Kirei encontraba más preocupante la inconsistencia.

Él esencialmente no tenía un ‘sentimiento del propósito’. Ni ningún ideal o aspiración. Como fuera que lo viera, él no tenía razón para ser el portador de un milagro tal como una ‘todopoderosa maquina de los deseos.’

Con un rostro deprimido, Kirei miro los tres símbolos que habían aparecido en el dorso de su mano derecha.

Ellos mencionaron que los Sellos de Comando son una marca sagrada.

¿A caso él encontrara un juramento que llevar a cabo durante los próximos tres años?





1 año atrás[edit]

Él inmediatamente reconoció a la mujer a la que estaba buscando.

Temprano por la tarde en medio de las vacaciones, uno puede ver a los niños jugando en la tierra bañada por la pacifica luz del sol de inicios otoño, con sus padres cuidándolos a lo lejos, siempre sonriendo. La plaza alrededor de la fuente del parque se encontraba repleta de gente del pueblo que había traído a sus familias para relajarse un momento.

Aun en tal multitud, él no perdió su camino.

Sin importar que tan lleno estuviera, sin importar que tan lejos, estaba seguro de que podría encontrarla sin ningún esfuerzo. Aun si no sabía si podría verla siquiera una vez al mes, aun si ella ya tenía un compañero.

Solo cuando caminó hasta ella, la mujer bajo la sombra de los árboles noto su llegada.

"— Hey, hace mucho tiempo que no nos vemos. "

"Oh — Kariya-kun."

Mostrando una modesta y cortes sonrisa, ella levanto su mirada del libro que estaba leyendo.

Cansada — Al verla de esa manera, Kariya se sintió atrapado por la ansiedad. Algo parecía estarla atormentando.

Él inmediatamente deseo preguntar cuál era la causa de ese problema, para forzarse a sí mismo a encontrar una solución a ese ‘algo’ — pero Kariya ni siquiera pudo mencionarlo aunque se encontraba guiado por ese impulso. Él no era lo suficientemente cercano como para mostrar tal cariño sin reservas; esa no era su posición.

“Han pasado 3 meses. El viaje realmente ha sido largo en esta ocasión.”

"Ah... Eh, si."

Seguramente su sonrisa aparecería en sus sueños más dulces. Pero no posee el coraje para enfrentarla cuando de verdad se encuentra ante él. Ha sido así por los últimos 8 años, y Kariya probablemente jamás será capaz de encarar esa sonrisa hasta el fin de sus días.

Esto es a causa de que ella lo pone tan nervioso, tanto que nunca sabe que decir después de que ambos se han saludado el uno al otro y un sutil silencio hace su aparición. Eso también sucede en cada ocasión.

Para romper el incomodo silencio, Kariya busco a aquella persona con la que siempre ha podido hablar fácilmente.

— Ahí. Jugando en medio de los otros chicos en el césped, las dos coletas se encontraban moviéndose felizmente. Aunque aun era muy joven, la chica ya mostraba signos del bello rostro que había heredado de su madre.

"Rin-chan."

Kariya la llamo, agitando su mano. Tan pronto como ella lo noto, la niña llamada Rin se apresuro hacia él con una brillante sonrisa.

“¡Bienvenido tío Kariya! ¿Acaso me trajiste otro regalo?”

“Rin, cuida tus modales…”

La jovencita parecía no notar la voz apenada de su madre. Los ojos de Rin brillaban con expectación, y Kariya, respondiendo con la misma sonrisa, mostró uno de los dos regalos que llevaba tras su espalda.

"Waah, hermoso..."

Un elaborado broche hecho de cuentas de vidrio de varios tamaños capturo el corazón de la chica a primera vista. Aunque parecía demasiado para una chica de su edad, Kariya estaba bien consiente de los precoces gustos de Rin.

“Tío, te lo agradezco como siempre. Lo cuidare mucho.”

“Ha ha, mientras te guste, tu tío también será feliz”

Acariciando gentilmente la cabeza de Rin, Kariya busco a la receptora del otro regalo que él había traído.

Por alguna razón, ella no estaba en ningún lugar del parque.

“¿Dónde se encuentra Sakura-chan?”

Escuchando la pregunta de Kariya, la sonrisa de Rin se desvaneció inmediatamente,

Su rostro se veía como si ella hubiera dejado de pensar totalmente, el rostro de un niño resignado a aceptar la realidad sin pensarlo.

“Sakura, ella ya se ha ido.”

Con un rostro inexpresivo, Rin soltó una respuesta en un tono monótono, entonces, como si quisiera evadir las preguntas de Kariya, ella corrió de regreso con los chicos con los que se encontraba jugando hace unos momentos.

"..."

Sorprendido por las incomprensibles palabras de Rin, Kariya miro a la madre de Rin de manera inquisitiva sin darse cuenta. Ella evadió la mirada observando un punto vació con un rostro triste.

“¿Qué significa eso…?”

“Sakura ya no es mas ni mi hija, ni la hermana de Rin”

Su tono era áspero, pero más fuerte que el de su hija Rin.

“Esa niña, se ha ido con la familia Matō.”

Ma - tō —

El nombre, sonando tan profundamente familiar y aun así abominable, arranco violentamente el corazón de Kariya.

“Eso no puede… ¿¡Qué demonios significa eso, Aoi-san!?”

“Tú ni siquiera deberías de preguntarlo ¿cierto? Especialmente tú Kariya-kun.”

Aplastando el corazón de Kariya, la madre de Rin — Tōsaka Aoi, dejo salir un dura y fría respuesta sin siquiera mirarlo, como si le resultara indiferente.

“Por supuesto que tú, de entre toda la gente, debería de saber porque los Matō necesitan a un niño con sangre de mago que sea su sucesor ¿o no?”

“¿Cómo pudiste aceptar eso?”

“Esto es lo que él decidió. Esta es la decisión del jefe de la familia Tōsaka, accediendo a la petición de sus viejos amigos, los Matō… Mi opinión no importa.”

Por esa razón, madre e hija, hermana mayor y hermana menor, fueron separadas.

Por supuesto que ella no estaría de acuerdo. Pero tanto Aoi como la joven Rin saben bien que no pueden hacer nada más que aceptarlo. Eso es porque ese es el resultado de vivir como un mago. Kariya conocía ese cruel destino demasiado bien.

“… ¿Estás de acuerdo con ello?”

Aoi respondió con una débil y amarga sonrisa ante la fuerte voz de Kariya.

“Yo estaba preparada para algo como eso cuando decide casarme con alguien de la familia Tōsaka, cuando decide convertirme en la esposa de un mago. Cuando uno entra en la línea de sangre de un mago, es un error el buscar la felicidad de una familia normal.”

Y, encarando a Kariya quien parecía desear hablar de nuevo, la esposa del mago, gentil pero claramente, lo detuvo —

“Este es un asunto entre los Tōsaka y los Matō. Esto no te concierne a ti, quien has dado la espalda al mundo de los magos.”

Ella termino esa frase asintiendo ligeramente.

Con esto, Kariya no pudo moverse más. Como si se hubiera transformado en uno de los árboles del parque, sintió como su pecho se ahogaba con debilidad e impotencia.

Desde hace mucho tiempo cuando ella era una niña, después cuando ella se convirtió en esposa, e incluso después de que tuvo dos hijas, la actitud de Aoi hacia Kariya nunca cambio. Tres años mayor que él, amigos desde la infancia, ella siempre atendió a Kariya, amablemente y sin ataduras, como una verdadera hermana a un hermano.

Esta era la primera vez que ella había resaltado claramente sus respectivas posiciones.

“Si tú eres capaz de ver a Sakura alguna vez, por favor trátala con cariño. Ella siempre te ha querido, Kariya-kun.”

Con Aoi cuidándola, Rin se encontraba jugando resplandeciente, llena de energía, como si tratara de ahuyentar su dolor.

Como si el comportamiento de Rin fuera la respuesta que empujara de su lado a Kariya, Tōsaka Aoi mostraba solo el perfil de una pacifica madre en medio de sus vacaciones.

Pero aun así Kariya no dejo de darse cuenta. No había manera de que él pudiera no darse cuenta.

La firme y serena Tōsaka Aoi, quien había aceptado su destino.

Ella ni siquiera era capaz de ocultar las lágrimas que se juntaban en sus ojos.


※※※※※


Kariya se apresuro a través del escenario de su tierra natal, que él pensaba que jamás volvería a ver.

Cada vez que el regresaba a la ciudad de Fuyuki, él nunca cruzaba el Puente hacia Miyama.

De eso han pasado 10 años. A diferencia del área Shinto donde se realizaban negocios todos los días, nada había cambiado en este vecindario donde el tiempo parecía haberse detenido.

Las tranquilas calles llenas de memorias. Pero ninguna placentera vendría a él si se detuviera a mirar. Ignorando una nostalgia tan inútil, Kariya pensó sobre su conversación con Aoi una hora atrás.

"... ¿Estás de acuerdo con ello?"

El indulto inesperado que Aoi le lanzo mientras apartaba su vista de él. Él no había usado un tono tan duro en muchos años.

No levantes la mirada, no seas una molestia…. Era así como él ha vivido. Enojo, odio, Kariya lo había dejado todo en las desoladas calles de Miyama. Después de deshacerse de su ciudad natal, Kariya jamás había hecho un escándalo de nada. Aun el más horrible de los asuntos no era nada comparados a lo que había odiado en esta tierra.

Es por eso — si. Deben de haber pasado 8 años desde que su voz cargó con tales sentimientos.

En esa ocasión, ¿Acaso no fue con la misma mujer que Kariya había utilizado el mismo tono, las mismas palabras?

“¿Estás de acuerdo con ello?” — Él lanzo la misma pregunta en aquella ocasión. Girándose hacia su amiga de la infancia la noche anterior a que ella recibiera el apellido Tōsaka.

Él nunca lo olvido. La expresión que ella llevaba en aquel momento.

Ella había asentido levemente, como si estuviera pidiendo perdón, aunque seguía sonrojada de pena. Kariya había sido derrotado por esa sonrisa silenciosa.

“…Ya estaba preparada…Es un error el buscar la alegría de una familia normal…”

Tales palabras eran una mentira.

Ese día, 8 años atrás, cuando le pidió matrimonio el joven mago, su sonrisa definitivamente mostraba su fe en encontrar la felicidad.

Y así, Kariya acepto completamente su derrota, porque él creía en esa sonrisa.

Tal vez, el hombre que se casaría con Aoi, ese hombre era el único que podría hacerla feliz.

Pero eso fue un error.

Más que nadie en el mundo, Kariya debió de haberse dado cuenta de ese error fatal.

Porque él ya se había dado cuenta completamente de que tan despreciable era la hechicería, ¿Acaso no había rechazado su destino y había abandonado a su familia?

No importa, él podía perdona eso.

Aun él, quien le había dado la espalda a causa del miedo, bien consciente de que tan abominable era en realidad la hechicería… La mujer más importante para él se había rendido, de entre toda la gente, al hombre que era más afín a la palabra mago.

Lo que arde ahora en el pecho de Kariya es la culpa.

No solo una vez, si no dos, él había escogido las palabras equivocadas.

No debió de haber preguntado “¿Estás de acuerdo con ello?”, si no que debió de haber concluido “No debes de hacer eso.”

Y 8 años atrás, si hubiera detenido a Aoi — tal vez habría habido un futuro diferente al del día de hoy. Si no se hubiera unido a los Tōsaka, el día de hoy, ella habría escapado de la maldición de ser un mago, y ella podría haber llevado una vida normal.

Y el día de hoy, esta tensión en el parque, si hubiera reaccionado diferente a la decisión entre los Tōsaka y los Matō, — tal vez la habría sacudido. Ella podría haber rechazado las tonterías de un extraño.

Pero aun así, ella no podría culparse solo a ella misma de esa manera. Ella no tendría que suprimir sus lágrimas completamente.

Kariya absolutamente jamás podría perdonar esto. Él, quien repitió la misma falla dos veces. Por este castigo es que regresó al lugar de esos días que había dejado atrás.

Ciertamente había ahí una forma de obtener el perdón. El mundo al que una vez le había dado la espalda. El destino al que había escapado tan pobremente.

Pero ahora, podría confrontar eso.

Si pensaba en la única mujer en el mundo a la que no quería ver sufrir —

Bajo el cielo donde el crepúsculo se acercaba, él se detuvo ante la imponente y lujosa casa de estilo occidental.

De un salto de 10 años, Matō Kariya estaba de pie ante las puertas de su casa nuevamente.


※※※※※


Observando la puerta frontal, una pequeña pero riesgosa discusión se llevó a cabo dentro de la residencia Matō donde Kariya se sentó en un sofá dentro del cuarto de dibujo.

“Creo haberte dicho que jamás mostraras tu rostro enfrente de mi nuevamente.”

Sentado frente a Kariya, el pequeño viejo que escupió esas detestables palabras era Matō Zōken, el jefe de la familia. Él estaba tan marchito que su calva cabeza y sus miembros lo hacían parecer como si hubiera sido momificado, pero la luz en lo profundo de sus ojos llenaba su espíritu, tanto su apariencia como su personalidad lo hacían una persona poco común y misteriosa.

A decir verdad, ni siquiera Kariya podía determinar la edad exacta del viejo. La aberrante entrada en el registro familiar decía que él era el hermano del padre de Kariya. Pero incluso con su bisabuelo, su ancestro de la tercera generación, había registros de un viejo llamado Zōken en el árbol familiar. No había forma de saber por cuantas generaciones este hombre había reinado sobre la familia Matō.

Hablando de logros repulsivos, él era un mago que podía ser llamado inmortal, alargando y alargando su edad. Una persona en las raíces de la línea de sangre de los Matō con muy poca conexión directa con Kariya. Él era un espectro genuino sobreviviendo en la era actual.

“Me entere de algo imperdonable. Acerca de como la casa Matō estaba llevando a cabo una verdadera desgracia.”

Kariya había admitido múltiples veces que el mago que estaba enfrentando era poderoso y con una crueldad incomparable. Un hombre que era la personificación de todo lo que Kariya había llegado a odiar, despreciar y menospreciar en toda su existencia. Aun si ese hombre fuera a matarlo, Kariya lo odiaría hasta el final definitiva y severamente. Con la confrontación 10 años atrás, Kariya había enfrentado a ese fuerte espíritu y había escapado de los Matō, logrando obtener su libertad.

“He escuchado que adoptaste a la segunda hija de los Tōsakas. ¿Acaso tanto quieres preservar la línea de magos de los Matō?”

Zōken frunció el ceño ante el tono provocador de Kariya.

“¿Acaso quieres hablar de ello? ¿De nada más? ¿Quién crees que fue el responsable de la caída de los Matō?”

“Al final, el hijo con el que termino Byakuya resulto ser alguien desprovisto de Circuitos Mágicos. La línea de pura sangre de los Matōs ha colapsado con esta generación. Pero, más que tu hermano mayor Byakuya, tú eres el que se ha realizado en las bases de un mago, Kariya. Si tú hubieras recibido obedientemente tu herencia y aceptado los secretos de los Matō, nosotros no hubiéramos presionado las circunstancias. Y todo esto es tú…”

Pero Kariya, con un resoplido, rechazo la actitud amenazadora del viejo que estaba enojándose aun más generando espuma en su boca.

“Detén tu comedia, vampiro. ¿Cuál es la necesidad de que la línea Matō persista? No me hagas reír. No tiene nada de malo aun si no se produce una nueva generación de Matō. La discusión se terminó dado que tú mismo continuaras viviendo por doscientos años o dos mil años, ¿eh?”

Dado que Kariya había adivinado correctamente, Zōken soltó una sonrisa recelosa, como si el enojo de hasta ahora fuera una mentira. Esa era la sonrisa de un monstruo que ni siquiera considera las emociones humanas como fragmentos.

“Como siempre, eres un tipo agradable. Hablas y te comportas de manera muy franca.”

“Lo que digas, fue así como me entrenaste. No me gusta darle vueltas a los asuntos.”

Un sonido húmedo fue producido de lo profundo de la garganta del viejo, como si se estuviera riendo placenteramente.

“Es cierto. Tú probablemente vivas más que yo en un futuro distante, más incluso que el hijo de Byakuya.”

“Pero aun entonces, es solo una cuestión de cuánto tiempo pueda preservar este cuerpo de pudrirse aun mas cada día. Aun si un heredero Matō es innecesario, un mago Matō si es requerido. Solo para obtener el Grial.”

“… Así que al final, ¿De eso se trata tu meta?”

Eso iba de acuerdo a lo que había adivinado Kariya. La inmortalidad era lo que este viejo mago venia persiguiendo.

La máquina de los deseos llamada el ‘Grial’ podría realizarlo una vez que fuera completado… Lo que estaba asfixiando a este monstruo que no podía morir aun después de siglos era la esperanza puesta en ese milagro.

“El regreso del ciclo de 60 años se espera para el siguiente año. Pero para la Cuarta Guerra del Grial, el cuarto Toque del Cielo, no habrá ningún jugador por parte de los Matō.”

Byakuya no tiene el nivel de prana para un Sirviente. Él ni siquiera tiene los Sellos de Comando.

“Pero aun si nosotros tenemos que desistir de esta batalla, habrá una oportunidad para la siguiente dentro de 60 años. No hay dudad de que un excelente usuario nacerá de la hija de los Tōsaka. Tengo grandes expectativas de que será una gran recipiente.”

El rostro de Tōsaka Sakura apareció detrás los parpados de Kariya.

Floreciendo tardíamente, siempre detrás de su hermana Rin, una chica de apariencia frágil.

Una niña demasiado joven para soportar el cruel destino de un mago.

Tragándose su ardiente rabia, Kariya fingió una actitud tranquila.

Justo aquí y ahora, él se encontraba aquí para negociar con Zōken. No ganaría nada dejándose llevar por sus emociones.

“— Si eso es de lo que se trata, si tú deseas el Grial, entonces no hay necesidad de utilizar a Tōsaka Sakura, ¿cierto?”

Los ojos de Zōken se entre cerraron, sospechoso del significado oculto en las palabras de Kariya.

“Tú, ¿Qué clase de truco tienes en mente?”

“Un trato, Matō Zōken. Yo llevare el nombre de los Matō al siguiente Toque del Cielo. A cambio, soltaras a Tōsaka Sakura."

Sorprendido solo por lo que duraría un respiro, Zōken se burlo con desprecio.

“Kha, no seas estúpido. ¿Un fracasado que jamás ha estudiado nada podría ser el Maestro de un Sirviente en solo un año?”

“Tú posees el secreto para hacer eso posible, ¿o no?. Con tus habilidades de control de gusanos de las cuales estas tan orgulloso, viejo.”

Kariya salto directamente al punto, observando directamente a los ojos del viejo mago.

“Planta tus “Crestas Gusano” en mi. Puedes hacer eso en la carne y sangre de los sucios Matō. La compatibilidad debe de ser mucho mejor que la que hay con la hija de otra casa.”

El rostro de Zōken cambio del de un humano al de un mago, todas las expresiones se desvanecieron.

“Kariya — ¿Deseas morir?”

“¿No me digas que te preocupa? ‘Tío’.”

Zōken pareció darse cuenta de que Kariya hablaba en serio. Fríamente, el mago evaluó a Kariya, observándolo, entonces respiro profundamente,

“Debo decir que deseo mas de ti que de Byakuya. Después de expandir tus Circuitos Mágicos con las Crestas Gusano, si podemos entrenarte duramente durante un año, tal vez el Grial termine seleccionándote.”

“…Aun así, no puedo entenderlo. ¿Por qué llegar tan lejos solo por una niña pequeña?”

“Solo deja que los Matō sean quienes se encarguen de la tenacidad de los Matō. No involucres a gente del exterior que no está involucrada. ”

“De nuevo con tu admirable dedicación.”

Como si estuviera disfrutándolo, Zōken mostró una sonrisa complacida, llena de su maligna disposición.

“Pero Kariya, si tu propósito era que nadie se viera involucrado, ¿no llegaste un poco tarde?”

“¿Acaso sabes cuantos días han pasado desde que la hija de los Tōsaka llego a nuestra familia?”

La desesperación, creciendo rápidamente, oprimió el pecho de Kariya.

“Viejo, quieres decir —"

“Hubo terribles lamentos por los primeros tres días, pero para el cuarto día, ella cayó en el silencio. Hoy, ella fue lanzada al amanecer en el almacén de los gusanos para probar que tanto duraría, pero, ho ho, ella lo resistió por medio día y aun sigue respirando. Quien lo diría, el material de los Tōsaka no es defectuoso”

Los hombros de Kariya temblaron con un ansia asesina más allá del odio.

Él deseaba sujetar al maligno mago por el cuello, estrangularlo con todas sus fuerzas, romperlo, justo en ese instante —

— Ese era el impulso que estaba enloqueciendo a Kariya desde dentro.

Pero Kariya lo acepto. Aun cuando estaba llegando al punto de marchitarse, Zōken era un mago. Kariya no podía ni siquiera intentar asesinarlo justo aquí. Él ni siquiera tenía un fragmento del poder requerido para ello.

Para salvar a Sakura, no había otro camino que negociar.

Viendo a través del conflicto dentro de Kariya, Zōken dejo salir una risa satisfecha y oscura.

“Así que, ¿Qué es lo que harás? La niña ya está rota, llena con los gusanos de pies a cabeza.”

“Pero si aun piensas que deseas salvarla, bien, yo no lo pensare dos veces.”

“…No tengo objeciones. Solo hagámoslo.”

Respondió Kariya con una voz fría. Por supuesto que él no tenía otra opción.

“Excelente, excelente. Bien, nosotros aun podemos entrenarte tanto como sea posible. Pero, ten en cuenta que proseguiré con el entrenamiento de Sakura mientras no seas capaz de mostrar resultados”

Carcajeándose, el buen humor del mago se debía a burlase de la ira y desesperación de Kariya.

“En vez de reiniciar con un fracasado que ya nos ha traicionado, la probabilidad de éxito de obtener un niño de esto es mucho mas grande. Yo favorezco lo mejor de cada oportunidad una a la vez. Estoy abandonando el Toque del Cielo en esta ocasión, dado que ya lo considero una batalla perdida.”

“Pero, si hay una probabilidad de una en un millón de que obtengas el Grial — estoy de acuerdo. Si eso sucede, naturalmente no tendré ningún asunto con la hija de los Tōsaka. Habré acabado con la única razón de entrenarla.”

“…No estás haciendo una apuesta doble ¿o sí? Matō Zōken."

“Kariya, si piensas que necesitas múltiples rostros para hablar conmigo, trata de soportar las Crestas Gusano primero.”

“Si, primero trata de ser el sustento de los gusanos por una semana. Si no has muerto de locura para entonces, aceptare que en verdad estás hablando en serio.”

Recargándose en su bastón, enderezando su espalda con dificultad, Zōken giro hacia Kariya con una sonrisa alienígena que mostraba su crueldad.

“Entonces, comencemos con las preparaciones sin desperdiciar un segundo. Finalizaremos con el tratamiento de inmediato. Si deseas reconsiderarlo, hazlo ahora.”

Simplemente asintiendo silenciosamente, Kariya abandono sus últimas dudas.

Él se convertirá en la marioneta de Zōken una vez que deje entrar a los gusanos a su cuerpo. Con eso, no habrá ninguna forma de rebelarse contra el anciano mago. Si es que él siquiera puede calificar como un mago, Kariya y su sangre Matō definitivamente recibirán los Sellos de Comando.

El Toque del Cielo. La única esperanza de salvación de Tōsaka Sakura. La elección que él nunca será capaz de alcanzar con su carne y sangre.

Kariya podría perder su vida a cambio. Aun si no es derribado por los otros Maestros, la carne de Kariya será devorada por los gusanos al utilizar las Crestas Gusano por un tiempo tan corto como un año, y su esperanza de vida no será más que la de un par de años.

Pero eso no importa.

La decisión de Kariya fue demasiado lenta. La hija de Aoi podría haber vivido pacíficamente con su madre si él hubiera tenido la misma determinación hace 10 años. El destino que había rechazado había sido trasladado y había recaído en una niña inocente.

No había redención para eso. Si hubiera un camino para redimirse, no sería otro que regresarle una vida normal a esa niña.

En adición, si él tuviera que exterminar a los seis Maestros restantes para llegar al Grial…

Entre aquellos que han traído la tragedia a la niña llamada Sakura, al menos habría una persona a la que podría llevarle un réquiem.

"Tōsaka, Tokiomi..."

Como el jefe de una de las 3 familias del inicio, no había dudad de que él llevaría los Sellos de Comando.

A diferencia de su sentimiento de haber cometido un crimen en contra de Aoi, y de su odio hacia Zōken, había un odio estancado que se había acumulado hasta este día.

Un sentimiento oscuro de venganza había estado ardiendo en las profundidades del corazón de Matō Kariya, como si se tratara de un incendio.




Acto 1[edit]

-285:42:56[edit]

Acto 1

Acto 1

Nadie ha entendido nunca el talento de Waver Velvet.

Como mago, él no nació en una familia famosa ni fue lo suficientemente afortunado para encontrar un buen maestro. Este joven había, en su mayoría, aprendido todo por sí mismo y finalmente fue lo suficientemente afortunado para que la Asociación de Magos, la cual controla a los magos de todo el mundo, lo aceptara en sus cuarteles generales, la institución de enseñanza en Londres conocida comúnmente como ‘La Torre del Reloj’. Waver siempre había creído que esta causa era incomparablemente honorable, él en verdad creía esto sin ninguna duda, y también estaba profundamente orgulloso de su propio talento.

Solo yo he sido el estudiante más capaz en la Torre del Reloj desde su fundación, todo tienen que respetarme, al menos Waver pensaba de esa manera.

A decir verdad el linaje de magos de los Velvet solo ha existido por tres generaciones. Comparado con los hijos de las familias de magos bien establecidas, la cantidad de concentraciones de Crestas Mágicas y Circuitos Mágicos palidecía en comparación, pero, mientras pasa el tiempo, el número de Circuitos Mágicos y la concentración de Crestas también se incrementan y se expanden. Muchos estudiantes que recibieron su educación en la Torre del Reloj eran hijos de familias que tenían más de seis generaciones de magos de sangre pura.

Las maravillas de la hechicería no pueden ser completadas con solo una generación, el resultado de una vida entera de investigaciones por parte de los padres será transferido a los hijos, solo a través de esto se puede esperar que la hechicería se refine cada vez más y más. Que el Prana de aquellos con un linaje de magos más grande fuera más fuerte era a causa de esta precisa razón.

Pero Waver no lo veía de esa manera.

Las diferencias en los ancestros podían recuperarse al incrementar la experiencia. Aun sin Circuitos Mágicos excepcionales, a través de un profundo entendimiento y un hábil uso de la hechicería, la diferencia de calidad causada por el nacimiento podía ser sobrepasada. Waver siempre había creído en ello profundamente. Creía que él mismo era un excelente ejemplo de ello, y por lo tanto siempre estaba deseoso de mostrar sus habilidades.

Pero, la realidad es demasiado cruel. Aquellos estudiantes que presumen de su sangre ancestral y aquellos que los persiguen todo el tiempo y los adulan; solo esa gente es la elite de la Torre del Reloj, y la forma en que trabaja la Torre del Reloj es determinada por ellos. Incluso las lecciones no son la excepción. Solo esperan logros de los estudiantes de linajes famosos, y para un “mediocre” investigador como Waver, se niegan a dejarle entrar a la Biblioteca para observar los libros, sin mencionar siquiera enseñarle hechicería.

¿Por qué las expectativas del futuro de un mago dependían de su linaje?

¿Por qué la credibilidad de una teoría era dependiente de la experiencia del linaje de uno?

A nadie le importaban las preguntas de Waver. Los maestros utilizaron lenguaje florido para engañar a Waver cuando este presentó las investigaciones de su tesis, y entonces actuaron como si Waver hubiera sido convencido de lo contrario, riéndose, ignorándolo.

En verdad es increíble. Su ansiedad orillo a Waver a tomar acciones.

Para exponer el sistema corrupto de la Asociación de Magos, Waver escribió una exposición. Su titulo era “Preguntas sobre el Camino de la Hechicería en el Nuevo Siglo”, el resultado de tres años de investigación y una año de escritura. Atacando fuertemente las visiones tradicionales, la exposición fue escrita con un doloroso esfuerzo para mostrar claros e intensos pensamientos, sin una sola falla. Si fuera visto por los Inquisidores, definitivamente causaría molestias de gran magnitud.

Pero – El maestro del Departamento de Eulyphis la hizo a un lado después de leerla casualmente solo en una ocasión.

Su nombre es Kayneth El-Melloi Archibald. Él es el heredero de la familia Archibald con nueve generaciones de magos en su linaje, un hombre muy popular al que todos llaman Lord El-Melloi. Comprometido con la hija del director; un maestro tan joven, él es el mejor de los mejores. También es la representación de la autoridad que Waver tanto detesta.

“Un hombre como tú que se rinde ante sus alucinaciones no es apto para realizar investigaciones, Waver” – dijo de manera condescendiente, si una sola pizca de lastima en su voz. La mirada fría de Kayneth es algo que Waver jamás olvidara.

En los diecinueve años de la vida de Waver, él nuca había sido humillado de peor manera.

Si él tenía el talento para ser un maestro, era imposible que no fuera capaz de comprender porque la exposición de Waver era excepcional. No, este hombre esta celoso probablemente porque es capaz de entenderlo. Temeroso del talento escondido de Waver, y por lo tanto celoso de él, tratando a Waver como una amenaza a su propia posición. Probablemente fue por ello que trato de una manera tan violenta la exposición de Waver. Para destrozar a propósito una exposición con tanto conocimiento reunido, ¿Acaso esa era la actitud que un escolar debía asumir?

Imperdonable. Su talento que podía ser utilizado para causar que el mundo temblara, en realidad fue desechado arbitrariamente por una autoridad, realmente no existe la justicia. Pero ninguna persona simpatizaba con la frustración de Waver. La Asociación de Magos en realidad – utilizando el punto de vista de Waver – ya estaba corrupta hasta sus raíces.

Pero… mientras vivía eso días infinitamente frustrantes, Waver escucho un rumor.

El rumor decía que el renombrado Lord El-Melloi, con la intención de agregar una entrada más en su historia que le garantizaría aun más vanidad, había decidido unirse a una competición taumatúrgica cercana en la lejana región del este.

Waver comenzó a buscar detalles sobre este ‘Toque del Cielo’ toda la noche, y fue asombrado profundamente por los horrorosos detalles.

Con la máquina cumple deseos llamada el ‘Santo Grial’ que contenía escondida una gran cantidad de prana en juego, invocando Espíritus Heroicos al mundo del presente, y llevarlos a batalla utilizándolos como familiares, iniciando un duelo a muerte.

Títulos, autoridad, todo perdía su valor; dependía puramente de la verdadera habilidad.

En verdad era un poco salvaje, pero era un método simple y aun así justo para juzgar la superioridad. Para un genio sin reconocimiento esta era una excelente oportunidad, un escenario ideal para exhibirse a sí mismo.

La Dama de la Suerte finalmente le había sonreído al emocionado Waver.

Todo comenzó con la negligencia del departamento financiero. El Maestro Kayneth hizo la petición de una reliquia sagrada de Macedonia… la cual fue entregada al estudiante Waver para ser entregada junto a otras entregas normales, aunque se trataba de una entrega que solo debía ser abierta cuando Kayneth mismo estuviera presente.

Waver inmediatamente se dio cuenta de que era el catalizador para invocar a un Sirviente en el Toque del Cielo. Y así, recibió la oportunidad de su vida.

Él ya no tenía ni una pizca de amor por la corrupta Torre del Reloj. La gloria de graduarse como el estudiante escogido para dar el discurso de graduación era basura comparada con el honor traído por el Santo Grial de Fuyuki. En el momento en que Waver Velvet salga victorioso en la guerra, es el momento en que los insignificantes miembros de la Asociación de Magos se inclinaran ante sus pies.

A partir de ese día Waver abandono Inglaterra, dirigiéndose a la isla en el lejano este. La Torre del Reloj inmediatamente se dio cuenta quien había robado el envió de Kayneth, pero no lo persiguió. Nadie sabía que Waver estaba interesado en el Toque del Cielo.

Pero había algo que Waver no sabía. Todos pensaban, en lo que concierne a las habilidades de Waver Velvet, que él no había hecho más que esconder la reliquia de Kayneth en medio de la ira. Nadie pensó que en realidad se encontrara en un nivel como para arriesgar su vida con pleno conocimiento en medio de una competencia taumatúrgica. En este aspecto, la Torre del Reloj en verdad estaba subestimando a Waver.

En la lejana villa del este, en el lugar que decidiría su destino – la ciudad de Fuyuki, Waver actualmente se encuentra escondido debajo de la sabana de su cama, tratando desesperadamente de contener su risa. No, era imposible contenerla. Iluminado por la tenue luz del sol que pasaba a través de las aperturas de las cortinas, él levantaba su mano derecha cada pocos segundos, dejando salir una risa contenida.

Con la reliquia en sus manos, con él en Fuyuki y suficiente calidad como mago… ¿Cómo podría el Grial ignorar a alguien así? Es verdad, el patrón de los tres Sellos de Comando se había materializado claramente en la mano derecha de Waver la noche anterior, la prueba de un Maestro que puede invocar un Sirviente. Incluso el alboroto hecho por las gallinas en el patio mientras se acercaba el momento del alba pasó sin ser notado.

“Waver, hora del desayuno.”

La voz de la anciana que lo llamaba desde el pie de las escaleras sonaba diferente de lo normal esta mañana, parecía como si no fuera tan molesta.

Para iniciar de manera segura este día tan conmemorable, Waver rápidamente comenzó a cambiarse.

Aunque era un lugar alejado para una isla nacional, esta ciudad de Fuyuki tena muchos turistas de otros lugares. Y precisamente por ello, la apariencia de Waver, obviamente diferente de la de un japonés, no atraía mucha atención. Aun así, Waver fue cauteloso y realizo un hechizo sobre una vieja pareja que siempre había vivido sola, haciéndoles pensar en el engaño de que Waver era su nieto que había regresado de estudiar en el extranjero. Él había sido bastante exitoso en utilizar una identidad falsa para vivir confortablemente en este lugar. Además de que no necesita pagar un hotel, es como matar dos pájaros de un tiro, las cosas se habían desarrollado perfectamente y Waver nuevamente comenzó a tener más y más admiración sobre su habilidad para adaptarse.

Para disfrutar completamente esta mañana, Waver descendió las escaleras hasta la cocina y el comedor del primer piso mientras filtraba a propósito las filas de gallinas de su percepción. Como cualquier otra mañana, la ordinaria mesa del comedor estaba decorada con el periódico, las noticias de la televisión y el desayuno, dándole la bienvenida al intruso de manera abierta.

“Buenos días Waver, ¿Dormiste bien?”

“Si, abuelo. Me encontraba profundamente dormido hasta esta mañana.”

Contesto Waver con una sonrisa mientras esparcía la jalea en su pan tostado. El mohoso pan que costaba solamente ciento ochenta yens por catty no era muy placentero de masticar. Usualmente esto era muy insatisfactorio, así que solo podía compensarse poniéndole montones de jalea.

Glen y Martha Mackenzie migraron a Japón desde Canadá hace más de veinte años. Pero su hijo quien no pudo acostumbrarse al estilo de vida Japonés regreso, creando una familia en su país natal. El nieto que fue criado en Japón hasta la edad de diez años también regreso. Ni una sola carta fue enviada, sin mencionar una visita. Han pasado diez años de esta manera – toda la información anterior fue obtenida de la anciana pareja por Waver a través de la hipnosis. Este tipo de familia era ideal para Waver. A través de sugerencias, Waver transformo la impresión del nieto de la anciana pareja a su propia imagen, convirtiéndose exitosamente en su amado nieto “Waver Mackenzie.”

“Pero, Martha, desde el amanecer siento que esas gallinas han sido demasiado ruidosas, ¿Acaso sabes a que se debe esto?”

“Nosotros no tenemos tres gallinas. ¿De dónde habrán venido…?”

Apresurándose a inventar una excusa, Waver se apresuro a tragarse el pan en su boca.

“Ah, eso… Tengo un amigo que trajo a sus gallinas para que las cuidáramos por un par de días. Él va a realizar un viaje y no se encontrara en casa, así que se alojaran aquí temporalmente. Las regresare esta tarde.”

“Ah, así que de eso se trata.”

Parecía que en verdad no les importaba, así que los dos le creyeron fácilmente. El hecho de que estos dos ancianos tengan algunos problemas de pérdida del oído se podría decir que era algo bueno. Los incesantes ruidos de las tres gallinas casi molestaron hasta a la muerte a los vecinos de alrededor en aquel día.

Pero la persona más estresada era Waver. Tan pronto como encontró los Sellos de Comando en su mano, Waver comenzó animadamente a preparar las ofrendas de sacrificio necesarias para la ceremonia.

Él nunca pensó que el encontrar una granja de gallinas fuera tan difícil. Finalmente encontró una pequeña granja, pero en atrapar a tres gallinas casi desperdició una hora. Finalmente regreso a casa justo cuando el cielo comenzaba a brillar; cubierto con desechos de gallina y con sus manos sangrando por los picotazos.

En la Torre del Reloj los animales utilizados como sacrificio siempre estaban preparados. Pero aquí, ¿Cómo es que un mago como él puede encontrarse en un estado tan lamentable por atrapar tres simples gallinas? Teniendo estos pensamientos, Waver casi lloro lamentándose. Pero al observar los Sellos de Comando en su mano derecha hasta el amanecer, su ánimo comenzó a mejorar gradualmente.

Él decidió llevar a cabo la ceremonia esta noche. Esas molestas gallinas podrán vivir al menos hasta entonces.

Y entonces Waver deseaba tener al más fuerte de los Sirvientes. La reliquia escondida en el armario del cuarto del segundo piso… Ese sería el catalizador para invocar a un grandioso Espíritu Heroico, Waver ya sabía eso.

La marchita y casi descompuesta pieza de ropa era de la capa que alguna vez colgó del hombro de un rey. El legendario “Rey de los Conquistadores” que destruyo el Imperio Aqueménida de Persia y creo el primer gran imperio que abarcaba desde Grecia hasta el noroeste de India. Su Espíritu Heroico descenderá hasta Waver a través de la invocación de esta noche, para guiarlo hasta el glorioso Grial.

“…Abuelo, abuela, voy a llevar a las gallinas de regreso a la casa de mi amigo esta noche, así que puede que llegue un poco tarde, no se preocupen por mí.”

“De acuerdo, ten cuidado. Fuyuki no ha sido tan segura últimamente.”

“Además, ese afamado asesino serial ha aparecido una vez más. Este mundo en verdad es atemorizante.”

Comiendo una rebanada de pan barato en la gran mesa del comedor, Waver ahora se encontraba rodeado por la felicidad de la vida. Las ruidosas gallinas solo eran una pequeña molestia.





-282:14:28[edit]

La oscuridad estaba rodeada de la ambición acumulada por miles de años.

Emiya Kiritsugu e Irisviel respondieron el llamado del jefe de la familia Einsbern, apresurándose a llegar al viejo castillo Einsbern el cual estaba sellado por el hielo, el lugar más grandioso y aun así oscuro – el cuarto ceremonial del castillo Einsbern.

Este lugar en definitiva no era para alabar a los dioses o dejar que el espíritu encontrara paz. Para un castillo habitado por magos, este llamado ‘cuarto de oración’ es el cuarto utilizado para la ejecución de ceremonias taumatúrgicas que conllevan ofrendas de sacrificios.

A causa de esto, el vidrio de colores sobre sus cabezas no contenía el retrato de algún santo, si no el de la larga historia de la persecución del Grial por parte de los Einsbern.

De las tres familias del inicio, la familia Einsbern fue la que más tiempo pasó dedicada al Grial.

Encerrándose a sí mismos en las profundas y congeladas montañas, cortando obstinadamente todos los lazos con el mundo exterior, ellos comenzaron a buscar los Milagros del Grial casi un milenio atrás. Pero su búsqueda estaba llena de problemas y humillaciones, al igual que de sufrimiento y oposición. Buscar bajo estas condiciones no otorgo ningún resultado.

Finalmente desesperados ante el método de buscar a solas el Grial, ellos aceptaron de poca gana un pacto con las familias Tōsaka y Matō doscientos años atrás.

En los siguientes rituales del Toque del Cielo que prosiguieron, jamás triunfaron debido a que las habilidades de sus Maestros se quedaban cortas – la solución final fue contratar a un mago del exterior apto en la lucha: esta dedición fue realizada nueve años atrás.

Se podía decir que Emiya Kiritsugu era la carta del triunfo de la familia Einsbern, quienes siempre habían estado orgullosos de la pureza de su línea de sangre; por él incluso cambiaron el credo de su familia por segunda ocasión.

Atravesando los salones, la vista de Kiritsugu encontró por casualidad una nueva pintura en los vidrios de colores.

Dibujada ahí se encontraba la “Sagrada Dama del Invierno” Lizleihi Justizia, perteneciente a la familia Einsbern, y dos magos esperándola a su derecha e izquierda. Todos ellos extendían sus manos hacía el Grial que se encontraba en el cielo. Era fácil deducir en base de la composición y el balance de esta pintura que tanto desdeñaba la familia Einsbern a los Tōsaka y Matō doscientos años atrás y cuán grande fue su humillación al tener que depender de su ayuda. Esta pintura comunicaba todos esos sentimientos…

Si él lograba ser lo suficientemente afortunado para ganar y sobrevivir la Guerra que estaba por venir – Kiritsugu dejo salir una risa amarga con un tono bajo y sarcástico – su propia imagen probablemente sería trasladada contra su voluntad a la historia mostrada en esta ventana.

El viejo mago que era el rey de este castillo invernal esperaba a Kiritsugu e Irisviel enfrente del altar de sacrificios.

Jubstacheit von Einsbern. Conocido como “Acht” después de convertirse en el octavo jefe de la familia Einsbern. A través de prolongar continuamente su vida, este ya había existido por casi doscientos años; liderando a la familia Einsbern desde que cambiaron su postura de “buscar” el Grial a la “Guerra” del Grial.

Él no conocía nada de la era de Justizia, pero desde el comienzo del Segundo Toque del Cielo, el viejo Acht había sufrido más de una vez el dolor de la derrota. Para él, la ansiedad de enfrentar su tercera oportunidad de verdad era extraordinaria. Nueve años atrás, el darle la bienvenida a este famoso “Asesino de Magos”, Emiya Kiritsugu, a la familia Einsbern fue una decisión hecha por este viejo mago, por ninguna otra razón que las increíbles habilidades de Kiritsugu.

“La reliquia sagrada que le pedimos que encontrara a nuestra gente en Cornwall finalmente arribó esta mañana.”

Mientras acariciaba su blanca barba la cual recordaba a una cascada congelada, el anciano Acht observaba a Kiritsugu con un astuta luz que emanaba de lo más profundo de sus ojos; esta luz dentro de sus ojos hacia imposible ver que el viejo ya estaba senil. Aun después de vivir en este antiguo castillo por largo tiempo, Kiritsugu nunca podría tolerar el sentimiento de presión de parte de los ojos del jefe de la familia siempre que se encontraban.

En la dirección señalada por la mano del jefe de la familia, el altar de sacrificios tenía una gran caja de carbón de colores amarrada fuertemente encima de él

“Al utilizar esto como catalizador, es probable que puedas invocar al más fuerte ‘Espíritu Heroico de la Espada’, toma esto como la más grande ayuda que te otorgara la familia Einsbern”

“Estoy profundamente agradecido, querido jefe de la familia.”

Pretendiendo no portar ninguna expresión, Kiritsugu hizo una profunda reverencia.

El que la familia Einsbern rompiera una de sus reglas creadas desde su fundación e introdujera sangre externa a su familia, el Grial parecía haber aceptado esto sin oposición. Los Sellos de Comando aparecieron en la mano derecha de Kiritsugu tres años atrás. Muy pronto, él debería de soportar el ferviente deseo de casi dos mil años de antigüedad de la familia Einsbern y participaría en el cuarto Toque del Cielo.

El viejo jefe de la familia llevo su mirada a Irisviel, quien estaba mirando hacia abajo de manera respetuosa.

“Irisviel, ¿Cuál es el estado del recipiente?”

“No hay ningún problema, Aun en Fuyuki funcionara normalmente.”

Respondió Irisviel de manera fluida.

La máquina de los deseos, ‘el cáliz omnipotente’ es solo una entidad espiritual y no posee una forma física, así que para permitir que la forma de este ‘Santo Grial’ descienda, debe ser preparado un “Recipiente del Santo Grial”. Por esta razón, la guerra de los siete Sirvientes que rodea al Santo Grial podía ser llamada un ritual de invocación espiritual.

La misión de preparar un recipiente para el Grial hecho por el hombre, desde el comienzo del Toque del Cielo, siempre ha sido llevada a cabo por la familia Einsbern. La misión de crear un “recipiente” para esta cuarta Guerra es la responsabilidad de Irisviel. Por lo tanto ella debe de partir a Fuyuki junto a Kiritsugu, ella debe de estar en el campo de batalla.

El anciano Acht, con sus ojos brillando con una fuerza increíble, asintió seriamente.

“Esta vez…. Nadie debe sobrevivir. Asesina a los seis Sirvientes, en esta ocasión debemos de adquirir la Tercera Magia, el Grial Dorado”

“¡Si señor!”

Al escuchar la orden del anciano jefe de la familia dicha con un ardiente fervor escondido, el mago y el homúnculo, los esposos que llevaban el mismo destino, contestaron simultáneamente.

Pero en su corazón, a Kiritsugu no le podía importar menos el rígido deseo del anciano jefe de la familia.

El logro… el jefe de la familia Einsbern había condensado todas las emociones en esta palabra, conteniendo en ella infinitas interpretaciones. Ahora que lo pensaba, al espíritu de los Einsbern probablemente solo le quedaba la rigidez dirigida hacia este ‘logro’

La materialización del espíritu de un milagro. Mil años buscando este milagro perdido…. En esta larga y ardua jornada, ellos ya habían perdido desde hace mucho sus métodos y su propósito.

Solo para probar que su travesía de mil años no fue un desperdicio, solo para confirmar que, “en verdad existe”, la familia Einsbern luchara poniendo su vida en riesgo para obtener el Grial. Pero para ellos, el uso que se le dará al Grial una vez que haya sido invocado; este sentido del propósito ha desparecido hace mucho tiempo del alcance de sus consideraciones.

No importa. En base a tus expectativas, yo te entregare tu tan ansiado Santo Grial con mis propias manos.

Como si no deseara perder el entusiasmo del viejo Acht, Emiya Kiritsugu pensó esto dentro de su mente.

Pero eso no es todo. Utilizare al cáliz omnipotente para conceder mi más profundo deseo…


※※※※※


Kiritsugu e Irisviel regresaron a sus propias habitaciones, abriendo la gran caja que el jefe de la familia les había confiado, y fueron cautivados por su contenido.

“¿Quién lo habría pensado?, en verdad fueron capaces de encontrar esta cosa…”

Kiritsugu, quien comúnmente se encontraba en control de si mismo parecía profundamente impresionado.

Una funda de espada.

Hecha de oro y decorada con un sorprendente esmalte azul; este tipo de equipamiento tan lujoso debería ser llamado un tesoro creado para mostrar dignidad y nobleza, más afín a un cetro o una corona que a un arma. Gravada en el centro con una inscripción en la antigua Letra de las Hadas, probando que esta funda de espada no había sido hecha por el hombre.

“… ¿Por qué es que no presenta la mas mínima falla? ¿De verdad es esta la reliquia genuina creada en una era de más de mil quinientos años atrás?”

“Esto es un tipo de Arma Conceptual. Definitivamente nunca se deteriorara físicamente, sin mencionar que es una reliquia sagrada que será utilizada como catalizador. Este tesoro es parte del reino de la magia.”

Irisviel saco la funda dorada de la caja cuidadosamente, sosteniéndola en sus manos.

“La leyenda dice que al mantener esta funda dentro de tu cuerpo esta curara toda herida que adquiera el que la posea y además detendrá el proceso de envejecimiento… por supuesto, los hechos mencionados son poderes mágicos proporcionados por su ‘propietario original’.”

“Lo que significa que mientras el Espíritu Heroico invocado se encuentre funcional, esta funda puede ser utilizada como el ‘Fantasma Noble de un Maestro’.”

El ingenioso y único diseño de la funda además de su excepcional belleza hipnotizaron a Kiritsugu, pero en solo unos pocos momentos, la sucesión de sus pensamientos cambio de dirección a cómo utilizar esa ‘herramienta’. Al observar a Kiritsugu, Irisviel no pudo evitar dejar salir una sonrisa amarga.

“Ese de verdad es tu estilo. Una herramienta es una herramienta sin que nada importe, ¿cierto?”

“Si lo dices de esa manera, incluso los Sirvientes serian tratados de la misma manera. Sin importar que tan famoso fue el héroe, mientras sea invocado como un Sirviente, para el Maestro es solo otro instrumento… el ganar esta guerra es imposible para un Maestro que tiene fantasías irreales sobre su Sirviente.”

Ni como padre ni como marido si no cuando mostraba la actitud de un soldado, es cuando el perfil de Emiya Kiritsugu se veía más insensible. Antes, cuando ella aun era incapaz de entender a su marido, Irisviel de verdad sentía miedo cuando Kiritsugu actuaba de esa manera.

“Solo alguien como tú es digno de esa funda – ese fue el juicio de mi abuelo.”

“¿De verdad es así?”

La expresión de Kiritsugu mostraba una insatisfacción obvia. Si el anciano Acht supiera la reacción de su yerno hacia la reliquia por la cual se había esforzado tanto en encontrar, sin duda sería incapaz de hablar por la ira.

“¿Acaso estas insatisfecho con el regalo de mi abuelo?”

Irisviel no culpaba a Kiritsugu en lo absoluto por querer hacer comentarios impertinentes, solo pensó que el realizar esa pregunta podría ser interesante.

“¿Cómo podría estar insatisfecho? Él ya ha hecho demasiado por nosotros. No puede haber otro Maestro que tenga una carta del triunfo tan buena como esta.”

“¿Entonces qué es lo que te tiene insatisfecho?”

“Con una reliquia sagrada tan perfecta, el Espíritu Heroico invocado definitivamente será el que deseamos. Pero nuestras personalidades son completamente diferentes.”

“Originalmente, hablando de la invocación de un Sirviente, la naturaleza del Espíritu Heroico invocado será afectada en gran medida por la personalidad del Maestro. Teóricamente, todos los Espíritus Heroicos invocados tienen personalidades similares a las de sus Maestros. Sin embargo las reliquias sagradas toman precedencia en la prioridad. Entre más explicito sea el origen de la reliquia sagrada, es más probable que el Espíritu Heroico invocado sea alguien en particular.”

“…Lo que significa que estas inquieto sobre el contrato que realizaras con el ‘Rey de los Caballeros’, ¿cierto?”

“Por supuesto. Probablemente no haya nadie en este mundo que sea tan incompatible con el camino del caballero que yo.”

En parte bromeando, los labios de Kiritsugu se curvaron en una ligera sonrisa.

“Una batalla frente a frente no es mi estilo; especialmente en un duelo a muerte. Si voy a realizar un ataque entonces debería realizarlo desde atrás cuando el enemigo se encuentre dormido. Sin importarme el momento o el lugar, solo con el propósito de eliminar al enemigo de manera eficiente al utilizar el método con más probabilidades de éxito… ¿Acaso piensas que un prestigioso caballero sería capaz de ayudarme en tales batallas?”

Irisviel se quedo en silencio, enfocada en observar la brillante funda de espada. Sin duda Kiritsugu era ese tipo de soldado. Aquel que obtiene la victoria por cualquier medio necesario. No había necesidad de probarlo, las personalidades de Kiritsugu y el propietario de esta funda definitivamente iban a entrar en conflicto.

“… ¿No piensas que es un desperdicio? El propietario de ‘Excalibur’ es sin ninguna duda el más fuerte de la Clase Saber.”

Es correcto.

Solo esta funda que irradia gloria es capaz de hacer pareja con la espada suprema. Esta definitivamente era la reliquia del Rey de los Caballeros, cuyas historias han sido transmitidas como leyendas desde tiempos medievales – El Rey Arturo.

“Es cierto. ‘Saber’ ya era la más fuerte de las siete clases conjuradas por el Santo Grial. Y si este Rey de los Caballeros ocupaba su posición… Habría obtenido un Sirviente virtualmente invencible.”

“Pero la clave aquí es la cuestión de cómo utilizar la más grande fuerza de batalla de manera efectiva. Para ser honesto, si solo consideráramos como factor el controlarlo de manera sencilla, ‘Caster’ y ‘Assasin’ son más adecuados a mi estilo.”

Entonces – en contraste con el estilo de flamas y la decoración extravagante del cuarto, una luz electrónica interrumpió la conversación de los dos.

“Ah, finalmente esta aquí.”

Sobre la pesada mesa de madera oscura de sándalo se encontraba una computadora portátil, la maravillosa combinación era parecida a la de una máquina de coser operando sobre una mesa. Los Magos de linajes antiguos nunca han encontrado la conveniencia en utilizar la tecnología, la familia Einsbern no era la excepción. Ese pequeño aparato electrónico que se veía tan extraño para Irisviel era un objeto personal traído por Kiritsugu. Un mago que no sentía repulsión al utilizar tales maquinas era bastante raro; Kiritsugu era uno de ellos. Cuando él pidió que se instalara una línea telefónica y un generador, tuvo una gran pelea con el jefe de la familia.

“…Ese sonido, ¿Qué significa?”

“Es el reporte enviado por la persona que se infiltro en la Torre del Reloj de Londres. Le pedí que investigara el estado de los Maestros que participarían en este Toque del Cielo.”

Kiritsugu se sentó frente a la maquina y comenzó a operar el teclado de manera hábil. El monitor de LCD mostraba la llegada de un nuevo correo. Esta era la nueva tecnología comúnmente conocida como “Internet” en las ciudades, Irisviel ya había escuchado la explicación acerca de esto por parte de Kiritsugu. Pero su paciencia hacia su marido mostraba que ella era incapaz de comprenderlo aunque fuera un poco.

“…Oh, ahí está la información de la identidad de cuatro de los Maestros.”

El participante por parte de los Tōsaka era obviamente el jefe de la familia Tōsaka Tokiomi. Una persona difícil con el atributo del ‘fuego’ quien se especializa en la hechicería basada en joyas.

La familia Matō parecía haber forzado a convertirse en un Maestro a ese fracasado quien no había sido capaz de ser el sucesor del jefe de la familia, que tontería… Pero el vejestorio de esa familia está poniendo un gran esfuerzo en obtener el grial.

Sobre los magos que provenían del extranjero, primero se encontraba el maestro de primera clase proveniente de la Torre del Reloj, Kayneth El-Melloi Archibald.

Ah, él sabía de este tipo. Tenía tanto el atributo del ‘viento’ como el del ‘agua’, un experto que era eficiente en las evocaciones espirituales, las invocaciones y la alquimia. Actualmente él es el más renombrado mago en la Asociación. Que problemático.

Y también se encontraba un hombre enviado por la Santa Iglesia… Kotomine Kirei. Originalmente un representante de la ‘Reunión del 8vo Sacramento’ él es el hijo de aquel que llevara a cabo el rol de supervisor – Kotomine Risei. Enviado con Tōsaka Tokiomi para aprender hechicería tres años atrás, después partió del lado de su maestro al obtener los Sellos de Comando. Hmph, una persona llena con el olor de la pólvora.

Kiritsugu movió la pantalla con el ratón mientras observa el contenido detallado de la investigación; observando a su esposo de esta manera, Irisviel se encontraba extremadamente aburrida. Repentinamente ella noto que, sin darse cuenta en qué momento, el Kiritsugu que había estado observando la pantalla todo este tiempo llevaba una expresión muy seria y tensa.

“… ¿Qué sucede?”

“El hijo del Padre Kotomine. Incluso su pasado fue borrado -”

Irisviel se puso de pie detrás de Kiritsugu y observo el monitor de LCD, siguiendo la dirección a la que apuntaba su dedo. Para Irisviel el observar un texto que no estaba escrito en papel era muy difícil, pero al observar la expresión seria de su marido ella no se quejo en lo absoluto.

“…Kotomine Kirei. Nacido en 1967, acompaño a su padre Risei a los campos sagrados desde su juventud, graduándose en 1981 de la Universidad Teológica de Manresa San Ignacio… adelantando dos años, y fue presidente del consejo estudiantil; parecía ser un hombre con muchos logros.”

Kiritsugu asintió descontento.

“Siguiendo esta tendencia él definitivamente podría haber alcanzado la posición de cardenal, pero gustosamente abandono esta sorprendente oportunidad de unirse a la Santa Iglesia. De hecho él contaba con muchas opciones, ¿Así que por qué eligió dedicarse a una organización tan interna de la iglesia?”

“¿Tal vez fue influenciado por su padre? Kotomine Risei es también parte de la Santa Iglesia, ¿cierto?”

“Si ese hubiera sido el caso, entonces él debería de tener la meta de recuperar las sagradas reliquias perdidas. Es cierto que Kirei se unió al mismo departamento que su padre a fin de cuentas, pero antes de eso fue transferido en tres ocasiones, y fue escogido en una ocasión como un ‘Ejecutor’. Solo tenía alrededor de diez años en ese entonces. Ese trabajo no puede ser llevado a cabo sin una cierta cantidad de fuerza de voluntad.”

Ese era el más sangriento departamento de la Santa Iglesia, llamado el nido de Shura por su responsabilidad al castigar la herejía. El ser capaz de ganarse el titulo de “Ejecutor” significaría que él es un asesino de primera clase, lo que quiere decir que ha atravesado el brutal y piadoso entrenamiento para convertirse en el arma de la humanidad.

“Tal vez es un fanático de la fe. Entre más joven más puro, cosas como tener un amor fanático por tus creencias y utilizar ese amor para sobrepasar ciertos límites en verdad existen.”

Aun después de escuchar la opinión de Irisviel, Kiritsugu negó con su cabeza.

“No se trata de eso… si lo fuera, entonces la situación de este tipo por los últimos tres años no podría ser explicada.”

Si su fe fuera casta, sería imposible que él se transfiriera a la Asociación de Magos; parecía ser una orden de la Santa Iglesia, o era posible que él tuviera más fe en la doctrina religiosa que en la organización. Pero aun esto no lo explicaba, porque no había ninguna necesidad de entrenar en taumaturgia de una manera tan seria.

- Observa, el reporte proporcionado por Tōsaka Tokiomi a la Asociación. El alcance del entrenamiento incluía la alquimia, evocación de espíritus, invocación, adivinación… él es incluso más capaz en la hechicería de curación que el mismo Tōsaka Tokiomi. ¿Cuál es exactamente la razón de este entusiasmo?

Irisviel continúo leyendo el documento hasta terminar donde se encontraba el resumen de las habilidades de Kotomine Kirei.

“…Yo digo que este Kirei es de verdad extraño, ¿Pero acaso vale la pena un escrutinio a tal grado? Aunque en verdad parece talentoso, él no se encuentra mucho más allá de la demás gente.”

“Ah, eso es lo que encuentro extraño.”

Mirando a Irisviel, quien no comprendía nada, Kiritsugu procedió a explicar pacientemente.

“Sin importar lo que este hombre haga, él no es capaz de alcanzar el ‘máximo nivel’. Cuando se analiza se concluye que él no es ningún genio, solo un hombre normal. Pero el lograr resultados tan rápidamente a través de un esfuerzo total debería de causar miedo. Ciertamente él tiene que esforzarse diez o veinte veces más que la gente normal para llegar hasta ese nivel. Pero, en realidad se detiene cuando solo hace falta un paso, y entonces, sin ningún amor residual se transfiere a otra región. Todas las cosas que logro a través de una ardua labor son desechadas como basura.”

"..."

“Claramente ha escogido un estilo de vida mucho más emocionante que el de los otros, pero en la vida de este hombre, jamás ha dejado que los otros sientan ‘afecto’. Este tipo definitivamente es un hombre peligroso.”

Esta fue la conclusión de Kiritsugu. Irisviel entendía el significado contenido dentro de sus palabras.

Cuando él menciona la palabra “problemático”, aunque el oponente sea bastante astuto, en verdad no ve a ese oponente como una amenaza. El método para lidiar con este tipo de oponente y las probabilidades de éxito, Kiritsugu ya estaba ochenta por ciento seguro de su victoria. Pero cuando usa la calificación de “peligroso”… Emiya Kiritsugu solo utiliza este calificativo para los oponentes con los que tiene que pelear con todo.

“Este hombre ciertamente no cree en nada. Solo busca respuestas constantemente, es por ello que ha experimentado tanto. El resultado es que él aun no ha encontrado nada… es ese tipo de hombre con un vació moral. Si tuviera que adivinar que es lo que contiene el corazón de este hombre, diría que probablemente solo contiene enojo y desesperación.”

“… ¿Estás diciendo que para ti este Ejecutor es más poderoso que Tōsaka Tokiomi y Archibald?”

Deteniéndose por un momento, Kiritsugu asintió decidido.

“…Un hombre aterrador.”

Es verdad, Tōsaka y Lord El-Melloi son adversarios fuertes. Pero el pensar en el ‘modo de existir’ de Kotomine Kirei lo hace mas atemorizante.

“¿Modo de existir?”

“El corazón de este hombre está completamente vació. Él no tiene nada que pueda ser llamado un deseo. ¿Pero por qué razón un hombre como este apostaría su vida para pelear por el Grial?”

“… ¿Acaso no son esas las intenciones de la Santa iglesia? Supuestamente ellos pensaron erróneamente que el Grial de Fuyuki era la reliquia real y la hicieron su blanco a causa de ello, ¿no es eso correcto?”

“No, con solo ese nivel de motivación, el Grial no le otorgaría los Sellos de Comando. Este hombre fue escogido por el Grial como un Maestro. Él debe de tener una razón para obtener el Grial. Cual sea en verdad esa razón, es precisamente el que no sea clara la causa de que sea aterrador.”

Kiritsugu suspiro profundamente, mirando el monitor de manera atemorizada. Tratando de encontrar algo mas en el texto sobre la personalidad de Kotomine Kirei.

“¿Qué es lo que crees que sucedería si esta clase de hombre vació y sin deseos obtuviera el Grial? La vida entera de este hombre fue construida en la desesperación. El poder de la máquina que concede deseos, el Santo Grial, podría ser manchado por los colores de su desesperación.”

Kiritsugu estaba siendo demasiado indulgente con su tristeza, y con el propósito de aconsejarlo, Irisviel negó con su cabeza con gran resolución.

“Lo que se aloje dentro de mí, el contenedor del Grial, no se lo daré a nadie. Cuando el Grial este lleno, el que tendrá el privilegio de poseerlo – solo serás tú, Kiritsugu.”

Los ancianos de los Einsbern solo desean que el Grial se complete; ese es su único deseo… pero esta joven pareja, aun después de esto, ellos tienen deseos que necesitan realizarse. Sueños que necesitan realizarse.

Kiritsugu cerró la tapa de la computadora portátil y abrazo fuertemente a Irisviel.

“No importa lo que suceda, nosotros no podemos perder.”

Para su esposa; justo ahora, comparado a su deseo de una familia, a Irisviel le importa más la ambición de su esposo y suya. Este hecho conmovió profundamente a Kiritsugu.

“…Lo tengo. La manera de utilizar el poder del más fuerte de los Sirvientes al limite máximo.”




-282:14:41[edit]

Al mismo tiempo, en la lejana tierra del este que se encuentra al otro lado del océano, otra persona estaba recibiendo la misma clase de reporte que Kiritsugu, proporcionado por su espía en Inglaterra.

Al ser un mago legítimo Tōsaka Tokiomi no dependería de utilizar las nuevas tecnologías del mundo vulgar como lo hace Kiritsugu. Él era hábil en utilizar la técnica secreta exclusiva de la familia Tōsaka para comunicarse a largas distancias, una gema mágica pasada a través de las generaciones.

Alzándose en Miyamachou dentro Fuyuki se encuentra la mansión de los Tōsaka. En el taller de Tokiomi construido debajo de la superficie, una instalación de equipo experimental similar a lo que es conocido comúnmente como un péndulo negro se encontraba siendo preparada. La diferencia entre el equipo experimental de la física común y este era que la plomada de gran tamaño contenía una gema mágica que era una reliquia familiar de los Tōsaka, y que fue construido para que la tinta que fluía a través de la cuerda pudiera mojar esta gema.

La piedra que hacia juego con la joya de este péndulo actualmente la poseía el espía de los Tōsaka. Si esta piedra fuera puesta frente a un papel continuo y se comenzara a escribir, el péndulo que hacia pareja con ella comenzaría a ondularse, la tinta que gotearía comenzaría a escribir un texto perfecto y sin errores en el papel continuo debajo de ella. Este era el tipo de estructura de la que se trataba

Justo ahora, la gema en el péndulo y la piedra del otro lado del mundo en Londres, se encontraban ondulando en sincronía, y al observar este extraño y repetitivo movimiento sin patrones, la escritura del espía comenzaba a reaparecer delicada y certeramente.

Tokiomi, notando este hecho, levanto el papel sin esperar a que la tinta se secara completamente y comenzó a consultar lo que estaba grabado en él.

“— Sin importar cuantas veces vea este aparato siempre me hace sentir que es poco confiable.”

Kotomine Kirei, quien había estado relajado a su lado todo este tiempo, expreso sus sentimientos sin ningún tacto.

“Oh, ¿Así que crees que el fax es más conveniente?”

“Si se utiliza este método, sin importar si fallara la energía eléctrica, no habría ninguna interrupción. Tampoco hay ninguna necesidad de preocuparse sobre que el reporte sea divulgado. Sin necesidad de depender de la tecnología nueva, nosotros los magos hemos poseído desde hace mucho aparatos que no son inferiores a las herramientas modernas de hoy en día.”

Aun así, desde el punto de vista de Kirei, que el fax pueda ser utilizado por cualquiera lo hacía mucho más conveniente. ‘Cualquiera’ podía utilizarlo, esta inevitabilidad era definitivamente algo que Tokiomi no podía comprender. Es perfectamente razonable que las técnicas y conocimientos de los aristócratas y los plebeyos sean diferentes… aun en la actualidad, Tokiomi aun llevaba consigo este modo de pensar tan atrasado, él en verdad era un ‘mago’ legítimo.

“El último reporte de la ‘Torre del Reloj’. El ‘prodigio’ Lord El-Melloi parece haber obtenido una reliquia perdida. Si ese es el caso entonces está confirmado que él también será un participante. Hmph, un oponente peligroso. Así que está claro, ya existen cinco Maestros incluyéndome a mí mismo…”

“De verdad me preocupa que aun se mantengan dos posiciones vacías.”

“¿Por qué?, simplemente quiere decir que no hay portadores adecuados para los Sellos de Comando. Cuando el tiempo se termine, el Grial llenara los espacios vacíos al azar para llenar los siete puestos sin que repare en la calidad de los seleccionados. Con el fin de tener suficiente gente deberán de haber dos personajes menores. No hay necesidad de estar alerta.”

Esto en verdad era adecuado al optimismo de Tokiomi. Al haber sido su estudiante por tres años, Kirei ahora entendía a su maestro bastante bien. Aunque él en verdad es una persona bastante detallada en sus preparaciones, tiene el hábito de dejar pasar los pequeños detalles una vez que ha entrado en acción, y el hacerse cargo de esos pequeños detalles en su lugar es probablemente su responsabilidad, Kirei había entendido esto hace mucho tiempo.

“Pero hablando de ser cuidadosos – Kirei, nadie te vio entrar a esta casa, ¿cierto? Al menos en apariencia, nosotros ya somos enemigos.”

Completamente de acuerdo al plan de Tōsaka Tokiomi, la realidad fue alterada y anunciada. Kirei, quien había sido escogido por el Grial tres años atrás, escondió cuidadosamente la insignia en su mano derecha de acuerdo a las órdenes de Tokiomi hasta la llegada de este mes, antes de anunciar el hecho de que los Sellos de Comando habían aparecido en su mano. Desde ese momento, él corto todos sus lazos con Tokiomi para aparentar ser un contendiente por el Grial.

“No necesitas preocuparte. Sin importar si pudiera ser visto o no, no hay familiares o hechizos de vigilancia en esta casa. Yo —"

“— Yo lo garantizo.”

La voz de una tercera persona los interrumpió, y al mismo tiempo hizo su aparición a lado de Kirei una sombra negra.

El Espíritu Heroico que había estado acompañando a Kirei todo este tiempo en su forma espiritual había aparecido en este momento frente a Tokiomi.

Esa delgada y alta sombra tenía una gran diferencia comparándola con el prana de un humano normal. Él era ‘algo inhumano’. Un extraño vistiendo una larga capa negra y una máscara de calavera blanca que ocultaba sus facciones.

Si, él era el primer Espíritu Heroico invocado en el cuarto Toque del Cielo, el Sirviente “Assassin” quien había realizado un contrato con Kotomine Kirei — Hassan-i Sabbāh.

“Sin importar que trucos utilicen, ellos jamás podrán esconderse de mis ojos, los ojos del Espíritu Heroico del Subterfugio, Hassan. Mi Maestro, Kirei, no tiene el aura de alguien que es perseguido por un enemigo… puedes relajarte.”

Como si entendiera que la posición de Tokiomi estaba aun mas allá que la de su propio maestro, Kotomine Kirei, Assassin reporto esto educadamente con una reverencia.

Y entonces Kirei dijo,

“Tan pronto como un Espíritu Heroico invocado por el Grial aparezca, sin importar a que Clase pertenezca, en definitiva será reportado a mi padre acertadamente y sin error.”

El Padre Risei era el supervisor del Toque del Cielo, asignado como el Sacerdote en jefe y enviado a la Iglesia de Fuyuki. Actualmente él tiene en su posesión un aparato mágico conocido como el “tablero espiritual”. Este tiene la función de mostrar los atributos de los Espíritus Heroicos invocados por el Grial.

La identidad de los Maestros solo podía ser confirmada por los reportes de la gente, pero la cantidad y Clase de los Sirvientes que aparecerían, sin importar donde fueron invocados, definitivamente sería mostrado en el “tablero espiritual”, para garantizar al supervisor un mejor control de la situación.

“De acuerdo a mi padre, mi Assassin es el único Sirviente que ha sido invocado hasta ahora. El que los demás magos realicen alguna acción aun esta por suceder.”

“Si. Pero solo es cuestión de tiempo. Tarde o temprano habrá familiares pertenecientes a otros Maestros entrando y saliendo alrededor de esta habitación. Esto se debe a que este lugar y la mansión Matō, al igual que el lugar de residencia de los Einsbern son locaciones confirmadas en las que habita algún Maestro.”

Comparándolas con las tres familias imperiales, la ventaja de los magos extranjeros radica en que el lugar en el que se ocultan es desconocido para todos. A causa de esto, durante las primeras etapas del Toque del Cielo, sin importar de qué familia se tratara ellos utilizarían a sus espías para realizar el reconocimiento.

No es que Kirei no confiara en la red de información de Tokiomi, es solo que ellos tenían que estar en guardia ante la posibilidad de que los dos Maestros restantes estuvieran utilizando medidas sabias para ocultar su presencia. Si era necesario enfrentarse contra un oponente con este tipo de estrategia, el Sirviente de Kirei, Assassin, podía utilizar sus poderes hasta su más grande límite.

“Puedes marcharte, Assassin, continua vigilando el exterior. Sé muy cuidadoso.”

“Entendido.”

Al recibir la orden de Kirei, Assassin una vez más asumió su forma espiritual y abandono el cuarto. Para un Sirviente que desde un comienzo es una entidad espiritual, es posible el pasar a voluntad de su forma física a su forma espiritual.

Assassin tenía la habilidad especial llamada “Presencia Oculta” que otras Clases no poseen. Él no tenía rival en el rastreo y los movimientos ocultos.

Para Kirei, cuya responsabilidad no es perseguir la victoria si no proveer ayuda a Tokiomi, el invocar a Assassin fue la mejor opción.

Ese era el mejor plan de batalla.

Primero permitiría que el Assassin de Kirei fuera investigando detalladamente las estrategias de batalla de los otros Maestros y las debilidades de sus Sirvientes. Después de obtener de esta manera un método para una victoria segura, el Sirviente de Tokiomi podía ser utilizado para derrotarlos a cada uno de manera adecuada.

Es por esto que Tokiomi debe de invocar un Sirviente que posea grandes habilidades ofensivas. Sobre el tema de que Espíritu Heroico había escogido, Kirei jamás le había escuchado mencionar algo de ello.

“La reliquia sagrada que prepare arribo por la mañana.”

Como si entendiera las dudas de Kirei a través de su expresión. Tokiomi dijo esto sin esperar a que Kirei realizara la pregunta.

“He encontrado lo que estaba esperando. El Sirviente que invocare ciertamente tendrá una ventaja ante todos nuestros enemigos. Si se trata de un Espíritu Heroico, entonces no tendrá ninguna oportunidad de victoria ante él”

Tokiomi, mostrándose secretamente feliz por esto, mostraba en su rostro el brillo de la confianza incomparable con la que había nacido.

“La ceremonia de invocación será llevada a cabo esta noche – si ningún otro maestro nos está espiando, Kirei, también podrás estar presente al igual que tu padre.”

“¿Mi padre también?”

“Si. Si ‘él’ es invocado exitosamente, entonces nuestra victoria está asegurada. Deseo compartir esta felicidad con todos ustedes.”

Este tipo de confianza arrogante mostraba, sin ocultar nada, todo aquello que podía ser dicho de aquella característica hereditaria perteneciente a Tōsaka Tokiomi. Sobre su enorme ego, Kirei sentía un poco de respeto pero también sentía admiración.

Repentinamente Kirei noto la joya del péndulo. El movimiento de la joya sobre el papel no ceso, continuo escribiendo continuamente.

“Parece que aun hay mas por llegar.”

“Si, ah, es la investigación concerniente a otro asunto. Esta no es la información más reciente – es probable que se trate de mi petición de investigar al Maestro de los Einsbern.”

La información sobre la familia Einsbern, quienes habían cortado todo contacto con el mundo exterior era de verdad difícil de obtener incluso en la Torre del Reloj de Londres. Pero Tokiomi ya había dicho antes que había una pista sobre ese Maestro. Tokiomi enrollo el papel a su lado y lo puso encima de la mesa, entonces tomo el papel que contenía el nuevo texto.

“…Esto fue algo que paso nueve años atrás. Los Einsbern que siempre habían estado orgullosos de la pureza de su línea de sangre, repentinamente hicieron de un mago del exterior su yerno. Esto había instigado mucho debate dentro de la Asociación en ese tiempo, pero los únicos capaces de ver la verdad de ese asunto, además de mí, solo podría ser el viejo jefe de la familia Matō.”

“Los magos de la familia Einsbern que solo destacan en la alquimia no eran adecuados para el combate desde el comienzo. Esto también fue el factor que contribuyo a sus derrotas en los rituales previos del Toque del Cielo. Esa gente parece haber perdido finalmente su paciencia.”

“Este mago que encontraron parece que en verdad ‘llena los requerimientos’”

Después de observar rápidamente el contenido del papel mientras caminaba, Tokiomi le entrego el papel a Kirei. Después de ver el titulo “Reporte de Investigación: Emiya Kiritsugu”, los ojos de Kirei se entrecerraron ligeramente.

“Ese nombre… lo he escuchado en algún lugar antes. Supuestamente esta es una persona peligrosa.”

“Oh, ¿Acaso la Santa Iglesia sabe de esto? El ‘Asesino de Magos’ Emiya en verdad era notorio en ese tiempo. Sin pertenecer a la Asociación en apariencia, pero en verdad era la herramienta asesina de los altos rangos de la Asociación.”

“Así que en las palabras de la Iglesia él seria algún tipo de Ejecutor, ¿correcto?”

“Aun de una naturaleza peor que esa. Él es un asesino a sueldo que ha llevado a cabo un entrenamiento especial para asesinar magos. Porque solo los magos pueden comprender tan bien a otros magos, él utiliza los métodos más incompatibles con las reglas de los magos para asesinar a otros magos… es la clase de hombre que utilizaría métodos despreciables sin pensarlo.”

Había un odio obvio en la voz de Tokiomi, aun así Kirei comenzó a sentir algo de interés por el hombre llamado Emiya Kiritsugu. Ya había escuchado rumores sobre este hombre, parece que se había opuesto a la Santa Iglesia en el pasado, y existía gente que le había dicho a Kirei que fuera muy cuidadoso con este hombre.

Kirei comenzó a leer la información que se le había entregado. La mayoría de lo que estaba escrito era una investigación sobre las estrategias de batalla de Emiya Kiritsugu – los casos de personas desaparecidas y accidentes que se creía eran magos que él había asesinado; pero principalmente se trataba de un análisis de su metodología. Mientras leía, Kirei comenzó a entender gradualmente el porqué es que Tokiomi odiaba a este hombre. Las emboscadas y asesinatos solo eran la punta del iceberg.

Plantar una bomba en público; derribar un avión con muchos pasajeros a bordo, estos eran el tipo de casos increíbles que estaban siendo reportados. También era extrapolado que las tragedias del pasado reportadas como graves actos de terrorismo fueron, de hecho, actos criminales realizados por Emiya Kiritsugu con el único fin de asesinar a un solo mago. Aunque no había evidencia para culparlo, al mirar la información proporcionada, se convertía en una historia bastante creíble.

Asesino, esa palabra era bastante adecuada. Magos oponiéndose los unos a los otros hasta llegar al punto de asesinarse, estos escenarios eran comunes. Sin embargo, se trataba puramente de una competición de hechicería, y usualmente se decidía a través de una serie de procesos que se apegaban a ciertas reglas de combate. Al decirlo de esa manera, el Toque del Cielo cae también en esta categoría, aunque es llamada una ‘guerra’, no es un duelo a muerte caótico, si no que existen una serie de estrictas reglas y regulaciones.

No había ni siquiera una sola línea de texto que dijera que Kiritsugu había llevado a cabo una batalla como esta, utilizando las ‘regulaciones de los magos’.

“Para comenzar las cosas llamadas magos existen fuera de las leyes humanas, y eso es aun mas razón para obedecer estrictamente las reglas de nuestro propio mundo.”

Tokiomi dijo esto, con su voz tranquila llenándose de enojo.

“Pero este hombre llamado Emiya ignora completamente las reglas. No tiene el más mínimo orgullo de un mago. Esta clase de hombre es imperdonable.”

“¿Lo que dijiste fue… orgullo?”

“Si. Incluso este hombre seguramente atravesó el estricto entrenamiento de un mago.”

“Si ese es el caso entonces ciertamente él tiene la fe necesaria para sobrepasar cualquier dificultad. Es imposible olvidar sus intenciones originales y sus deseos, aun después de haber logrado el éxito.”

"..."

Lo que Tokiomi dijo estaba equivocado. Aquel que se somete a un entrenamiento brutal aun sin ninguna intención, esa clase de idiota, existe en este mundo. Esto lo entendía Kirei mejor que nadie.

"— ¿Así que porque es que este Emiya Kiritsugu se convirtió en una herramienta asesina?"

“Eso probablemente se deba al dinero. Después de entrar en la familia Einsbern, él quedo limpio. Ya ha obtenido suficiente dinero para no preocuparse por ello el resto de su vida, así que parece razonable – debería de estar escrito en ese reporte, ese tipo hizo más que solo asesinatos. Parece que ha hecho cosas alrededor del mundo ante cualquier oportunidad de hacer dinero extra.”

Era justo como decía Tokiomi, cerca del fin del reporte, además de incidentes relacionados con magos, había muchas más experiencias de Emiya Kiritsugu. Así que así eran las cosas, Kiritsugu podía ser localizado en la mayoría de los conflictos que sucedían alrededor del mundo; él no era solo una maquina asesina, sino que también realizo muchos trabajos como mercenario.

“…Este documento, ¿Puedo tomarlo prestado para leerlo a detalle?”

“Ah, seguro. Si puedes analizarlo a detalle para mi, entonces serias de gran ayuda. Yo aun estoy ocupado preparando el ritual de invocación de esta noche.”


※※※※※


Kirei abandono el taller del sótano y regreso al piso superior. En el pasillo él se encontró con una joven señorita luchando con una gran cantidad de equipaje.

“Buenas tardes, Rin.”

Su deseo no era llamar su atención de alguna manera especial, si no solo con la intención de saludarla normalmente, sin embargo la chica detuvo sus pasos y observo a Kirei con sus grandes ojos. Él había estado en contacto con Rin dentro de esta casa por tres años, aun así la sospecha en los ojos de la chica en lo que concernía a Kirei no había disminuido.

“…Buenas tardes, Kirei.”

Con una voz seca, pero aun con la actitud apropiada, Rin respondió al saludo de Kirei. Aunque era joven, Rin ya actuaba de manera similar a su madre, sus acciones eran refinadas y parecidas a las de una dama. Ella no era cualquier persona, si no la hija de Tōsaka Tokiomi. El que fuera diferente de los otros estudiantes de su edad era perfectamente natural.

“¿Vas a salir? Ese equipaje es enorme.”

“Si. A partir del día de hoy nosotros iremos a la casa del abuelo por un tiempo. Incluso tomare el tren desde ese lugar para ir a la escuela.”

A causa de que el inicio del Toque del Cielo era inminente, Tokiomi decidió permitir que su familia viviera temporalmente en el distrito aledaño – en la casa de su suegra.

Tanto la madre como la hija no podían ser expuestas al campo de batalla, eso era demasiado peligroso. Por supuesto que esto era un arreglo razonable.

Pero su hija Rin parecía insatisfecha con esto. Aunque sus facciones estaban relajadas su linda boca estaba arqueada, mostrando que no se encontraba contenta. Aunque ella se convertiría en una dama en el futuro, justo ahora solo era una niña. No se podía esperar que actuara totalmente como una dama en este punto.

“Kirei, tú te quedaras con mi padre para ayudarle en la pelea, ¿cierto?”

“Si, como su aprendiz eso es justo lo que debería de hacer.”

Rin no era una chica ingenua. Como la sucesora en la línea de magos de los Tōsaka, ella ya había recibido las enseñanzas expertas de Tokiomi. Sobre el inminente Toque del Cielo de Fuyuki, ella estaba equipada con un cierto grado de conocimiento.

Sobre el hecho de que ella tuviera que ir a la casa de su abuelo, ella podía entender la razón verdadera. Pero, lo que la mantenía insatisfecha era que – después de que se hubieran marchado, Kirei sería el único que permanecería en la casa de los Tōsaka y podría hacer lo que él deseara.

Rin tenía un respeto extraordinario por su padre Tokiomi. Precisamente por esta razón, como su sucesora, Rin odiaba a Kirei probablemente porque él se convirtió en el primer estudiante de Tokiomi, aprendiendo la hechicería de este.

“Kirei, ¿puedo confiar en ti? ¿Protegerás a mi padre hasta el final? ¿Podrías prometerme eso?”

“Eso es imposible. Si esta guerra fuera lo suficientemente benigna para que pudiera prometerte eso, entonces no habría ninguna razón para que tú y tu madre fueran alejadas del peligro, ¿cierto?”

Kirei no estaba dispuesto a pronunciar unas palabras vacías para confortarla, y por ello dijo simplemente la verdad. Pero los ojos de Rin se volvieron más fieros, observando al aprendiz mayor de manera descarada e imprudente.

“…Como pensaba, no me agradas ni un poco.”

Solo cuando pronunciaba palabras que estarían de acuerdo a su edad, Kirei obtenía una impresión favorable de la chica.

“Rin, no hables de manera tan descortés enfrente de la gente de nuevo. De otra forma pondrás los valores morales de tu padre en duda.”

“¡Esto no tiene nada que ver con mi padre!”

Al ver que incluso su padre había sido utilizado como escudo; el enojo de Rin provoco que incluso su rostro se pusiera de un color rojo profundo. Esto era exactamente lo que Kirei había esperado ver.

“¡Escucha Kirei! ¡Si mi padre es herido a causa de tus errores, yo definitivamente jamás te perdonare! Yo —"

En ese momento, con lo que podría decirse era el instante preciso, la sombra de Aoi apareció. Al haber acabado con sus preparaciones, pero a causa de que Rin no volvía, ella fue a verificar la situación.

“¡Rin! ¿Qué estás haciendo? ¿¡Por qué estas gritando!?”

“— Ah, yo solo estaba… —”

“Antes de partir, ella vino a darme ánimos, mi señora.”

Kirei pretendió estar tranquilo y ayudo a propósito a Rin, pero Rin se enojo mucho más. Aunque ella no podía decir nada enfrente de su madre así que se dio la vuelta para marcharse.

“Te ayudare con tu equipaje. Rin, esa maleta es demasiado pesada para ti.”

“¡No! ¡Puedo hacerlo sola!”

Rin empujo la maleta aun mas vigorosamente que antes, y por esa causa se vio envuelta en una pelea aun mas fiera con la maleta, pero a pesar de todo, finalmente logro sacarla por la puerta. Kirei sabía que el actuar de esa manera no era muy apropiado para un adulto maduro, pero aun así deseaba reírse de Rin cuando tenía oportunidad.

Aoi, quien permanecía ahí, profirió una reverencia muy respetuosa hacia Kirei.

“Kotomine-san, dejare a mi esposo en tus manos. Por favor ayúdale a realizar sus deseos.”

“Daré mi mejor esfuerzo, por favor no se preocupe.”

De la manera en la que Kirei lo veía, Tōsaka Aoi era la esposa perfecta. Solemne y discreta, meticulosa, comprensiva con su esposo y nunca interfería, valorando la lealtad tan alto como el amor y el respeto a su tarea – en resumen, ella era el modelo de la madre y esposa perfecta de los tiempos antiguos. En una era donde el movimiento feminista había comenzado a empapar la sociedad, ella era como una persona gravada en piedra. Tokiomi realmente había escogido a una persona muy compatible con él mismo como su esposa.

Kirei permaneció de pie en la puerta para ver partir a madre e hija. Partiendo no en un taxi, si no en un carro privado, con Aoi manejando. No solo el chofer si no que todos los sirvientes, comenzando la semana pasada, habían partido. Esto se hizo para prevenir el lastimar a inocentes y también es un tipo de táctica cuidadosa contra el espionaje. Tokiomi no era lo suficientemente cuidadoso para mantener su guardia aun contra sus sirvientes; esta sugerencia fue de Kirei, y Tokiomi fue casi forzado a llevar a cabo este acto.

Antes de que el carro partiera, Rin, quien estaba fuera de la vista de su madre, le saco la lengua a Kirei, haciéndole gestos. Kirei se rió amargamente y las vio partir con su mirada, entonces regreso a la ahora vacía mansión.


※※※※※


Tokiomi aun no había abandonado el taller. Kirei, quien era el único ocupante del salón de estar, comenzó a leer detalladamente el reporte que hablaba de Emiya Kiritsugu.

No entendía porque es que tenía un interés tan intenso en este extraño mago que ni siquiera conocía. Tal vez era una causa derivada de algún tipo de sentimiento de placer proveniente del odio puesto en este hombre por su maestro Tokiomi.

La relación de maestro y estudiante mantenida por tres años dentro de esta casa siempre ha tenido un aire de sátira en ella.

Como maestro, Tokiomi no puede quejarse de la concentración de Kirei al aprender ni en su comprensión tan rápida; originalmente un sirviente de lo sagrado que detestaba toda la hechicería, y aun así poseía un inmenso interés en todos los campos taumatúrgicos. Kirei utilizaba lo que podía ser llamado como un deseo codicioso por el conocimiento, que lo hacía capaz de aprender todo, esto hacia feliz a Tokiomi. Ahora la confianza de Tokiomi hacia Kirei era completamente inquebrantable, aun al punto de hacer que su única hija, Rin, le mostrara respeto a Kirei como su aprendiz mayor.

Pero comparada a la amistada de Tokiomi que seguía en incremento, el corazón de Kirei se volvía más y más desolado.

Para Kirei, él no estaba estudiando hechicería porque le agradara. Al llevar una larga y piadosa vida en la Iglesia, y aun así terminar sin nada a cambio, a causa de eso Kirei puso todas sus esperanzas en este nuevo estudio que tenia exactamente los valores opuestos de la Iglesia, eso era todo. Pero el resultado era un completo desastre. En el mundo de la persecución de la hechicería, Kirei no encontró nada que disfrutar, ni gano alguna saciedad. Completamente lo opuesto, parecía que había alargado el radio del agujero vacío en su corazón.

Tokiomi no parecía haber notado la decepción de Kirei en lo absoluto. La aseveración de que 'es el mismo tipo de persona que mi padre Risei’ es completamente correcta. Los halagos de Tokiomi y su confianza hacia Kirei eran completamente iguales a las de Risei.

Siempre había una línea imposible de cruzar entre él mismo y la gente como su padre y Tokiomi. Kirei entendía esto completamente, y es probablemente por ello que él tiene tanto interés en una persona que detesta tanto Tokiomi.

Pensó que tal vez este hombre, Emiya Kiritsugu, existía ‘del otro lado de esa línea’

La cautela de Tokiomi hacia Emiya Kiritsugu parecía completamente contra su título de ‘Asesino de Magos’. Así que este reporte de investigación creado a petición de Tokiomi se enfocaba en su ‘historia personal de batallas contra los magos’, cualquier otro dato que no se tratara de este tópico se encontraba bastante simplificado.

Pero, mirando las experiencias de este hombre Kiritsugu en orden cronológico, Kirei comenzó a gana gradualmente una creencia.

Las acciones de este hombre contienen un alto nivel de riesgo.

En su era de asesino por contrato, antes de que entrara a la familia de los Einsbern como su yerno, Kiritsugu completo incontables misiones como todo un experto. Pero la pausa entre las misiones era claramente demasiado corta. Considerando el tiempo que él tendría para las preparaciones y para aceptar las misiones, la única conclusión posible es que él estaba ejecutando simultáneamente varios planes. Y todos estos planes estaban en paralelo, él aparecía en conflictos en varias áreas; y siempre cuando el conflicto se encontraba en su punto más fuerte, en ese punto de destrucción.

Como si fuera un suicida, como si tuviera algún tipo de enfermedad guiándolo… el principio detrás de sus acciones era claramente la auto destrucción.

Esto podía deducirse con seguridad. Este hombre Kiritsugu no tenía un corazón egoísta, el riesgo de sus acciones y el beneficiarse de ellas no encajaban. Era imposible que él fuera un asesino cuya motivación fuera el dinero.

Entonces — ¿Qué es lo que buscaba?

"..."

Inconscientemente, Kirei puso el reporte a un lado, recargo su mentón en su mano, y se hundió en profundos pensamientos. Este hombre, Emiya Kiritsugu, tenía una vida turbulenta inconcebible por otros, pero Kirei no la veía sin relación a sí mismo.

Un mago sin honor, un hombre que perdió sus creencias, Tokiomi lo consideraba como tal.

Si esa era la verdad, las intensas experiencias de Kiritsugu, como si buscara la destrucción… ¿O podría decirse que estaba en un viaje para buscar las respuestas que se habían perdido hace tanto?

Entonces, la cortina de las continuas batallas de Kiritsugu finalmente cayó hace nueve años. Eso es porque a través de buscar continuamente él se encontró con los magos Einsbern buscando la victoria en el Toque del Cielo en las tierras del norte.

Eso quiere decir que fue en ese momento que él obtuvo su ‘respuesta’

Justo ahora Kirei anticipaba ansiosamente su encuentro con Emiya Kiritsugu. Finalmente encontró significado en su participación en la batalla de Fuyuki.

Incluso ahora, él no tenía interés en el Grial. Pero, si Kiritsugu rompió nueve años de silencio por él, Kirei había ganado un significado para venir hasta aquí y participar en esta pelea en la que se puede desvanecer cualquier dificultad.

Debe de preguntarle a este hombre. ¿Qué es lo que estas buscando para participar en esta batalla? ¿Qué es lo que obtendrás de ella al final?

Kotomine Kirei confrontara a Emiya Kiritsugu sin importar nada. Aun si es en el campo de batalla donde ambos apuestan la vida y la muerte.





-271:33:52[edit]

La fuerza de la mente de Matō Kariya había, en conclusión, soportado el amargo dolor, pero su cuerpo había llegado a su límite.

En solo tres meses todo su cabello se había vuelto blanco. Su piel estaba cubierta con lesiones que emergían intercaladas con regiones que carecían del color rosado de la piel viva, tomando a su vez un tono sepulcral grisáceo. El prana venenoso que circulaba por sus venas podía verse expandiéndose debajo de su piel semitransparente, como si su torso llevara dentro un monto de fisuras negras serpenteantes.

De esa manera, su cuerpo colapsó a una velocidad más rápida de lo que jamás hubiera imaginado. El impacto fue particularmente fuerte en el lado izquierdo de su cuerpo y de sus nervios, tanto que en cierta etapa su muñeca izquierda y su tobillo estuvieron completamente paralizados. Un programa de rehabilitación temporal logro que funcionaran nuevamente, pero la mano izquierda aun reaccionaba más lento que la derecha, y una caminata rápida resultaba en que su pie izquierdo tuviera que ser arrastrado.

Las palpitaciones debidas a su pulso irregular ya se habían convertido en una costumbre para él. Tampoco podía consumir alimentos sólidos; algunas inyecciones intravenosas de glucosa eran usadas como substituto.

De acuerdo a las teorías de la medicina moderna, era un verdadero milagro que una criatura en este estado pudiera seguir viviendo y funcionando. Aunque Kariya aun podía ponerse en pie y caminar era, con un cierto tinte de ironía, un regalo otorgado por el prana que él, como un mago, había comprado a cambio de su vida.

Las Crestas Gusano que habían invadido la piel de Kariya ya habían crecido a una forma en la que podían imitar las funciones de los Circuitos Mágicos. Para lograr mantener la vida de su decadente huésped se encontraban llevando a cabo su rol de manera desesperada.

Si simplemente se tratara de la cantidad de Circuitos Mágicos, entonces Kariya ya poseía el prana necesario para calificar como un mago. Parece que este progreso fue mucho más rápido de lo que Matō Zōken había esperado. Al final, las tres cicatrices de los Sellos de Comando habían aparecido descaradamente en la mano derecha de Kariya. El Santo Grial también parecía haberlo aceptado como el representante de la familia Matō.

Basado en las estimaciones de Zōken, Kariya tenía cerca de un mes de vida. Desde el punto de vista de Kariya esa cantidad de tiempo era suficiente.

El Toque del Cielo había entrado en su etapa de cuenta regresiva. Si los siete Sirvientes son invocados puede que la guerra comenzara incluso el día de mañana. La duración de la guerra, de acuerdo a las experiencias pasadas, debería ser de alrededor de dos semanas. Algo de tiempo antes de la muerte de Kariya.

Aun así, si Kariya activara sus Circuitos Mágicos querría decir que él estaría incitando a las Crestas Gusano. De esa forma el peso puesto sobre su cuerpo seria mucho mayor que el de cualquier otro mago.

En el peor caso eso querría decir que, antes de que terminase la guerra, las Crestas Gusano habrían devorado completamente a su huésped.

Kariya no solo tenía que pelear contra los otros seis Maestros. Se podía decir que su más grande enemigo eran las criaturas que llevaba dentro de él mismo.


※※※※※


Esa noche, mientras Kariya se aproximaba al sótano de la residencia Matō para enfrentar la prueba final, accidentalmente se encontró con Sakura en el corredor.

“…”

La expresión aterrada que emergió del rostro de Sakura cuando lo vio inicialmente provoco un leve dolor en el pecho de Kariya.

Como se encontraban las cosas y aunque no había nada que se pudiera hacer sobre ello, a Kariya le dolía el saber que se había convertido en el origen del miedo de Sakura.

“Oh, Sakura-chan - ¿te asuste?”

“… Um. Tu rostro, ¿Qué le paso?”

“Ah. Es solo un pequeño problema”

La vista de su ojo izquierdo había sido completamente erradicada el día anterior. Como el ojo nebuloso en el que se había instalado la necrosis, los músculos que le rodeaban habían caído en la parálisis. El parpado y la ceja no podían moverse, tal vez el lado izquierdo de su rostro comenzaba a mostrar signos de la falta de vida, convirtiéndose en una máscara rígida. Su reflejo en el espejo lo asustaba incluso a él, sin mencionar a Sakura.

“Solo un poco más, entonces puede que sea derrotado por los ‘gusanos’ dentro de mí. Tu tío no es tan resistente como tú, Sakura-chan.”

Intento mostrar una sonrisa amarga, pero lo único que se formo fue una expresión aterradora. Sakura se asusto más y más e incluso asumió una posición fetal.

“- Tío Kariya, ahora pareces una persona diferente.”

“Ha ha, tal vez ese sea el caso.”

Con una risa seca pretendió dejar pasar de largo el asunto.

- Puedo decir lo mismo de ti, Sakura.

Kariya hizo ese comentario dentro de su corazón.

La Sakura que ahora llevaba como apellido Matō también se había transformado en una chica completamente diferente de la Sakura que Kariya conocía.

Una mirada tan vacía y apagada como la de una muñeca. Las diversas emociones detrás de ese par de ojos jamás le habían sido mostradas en todo este año. El rostro de la inocente chica que seguía a su hermana mayor Rin y jugaba sin preocupaciones como un cachorro había desaparecido hace mucho.

Esto era comprensible. Con tan solo considerar el cruel entrenamiento que Sakura llevo a cabo todo este año en orden de conseguir ser la sucesora de las artes taumatúrgicas de los Matō.

El cuerpo de Sakura de verdad tenía el potencial adecuado para convertirse en un mago. Hablando de ello, ella era mucho mejor que Kariya y su hermano mayor Byakuya. Aun así, se trataba inevitablemente de un potencial más apropiado para un mago del estilo taumatúrgico de los Tōsaka, con diferencias fundamentales a la línea taumatúrgica de los Matō.

Fue necesaria una preparación previa para permitir que el cuerpo de Sakura se adaptara a la línea taumatúrgica de los Matō. El tratamiento de esta proclamada preparación fueron las torturas que ocurrieron en el almacén de gusanos subterráneo de la residencia Matō cada día y noche en nombre de la “educación”

La mente de los niños es inmadura.

Ellos no poseen la firme resolución y la fuerza para convertir su miseria en enojo. Confrontados con un destino cruel, no son provistos con la opción de tener una voluntad fuerte. Más aun, dado que ellos no han vivido y comprendido la vida, los ideales tales como el honor y la esperanza aun no han sido desarrollados en ellos.

Es por esto que en momentos de desesperación los niños son más propensos que los adultos a sellar su propia mente, cerrar su propio corazón.

A causa de que ellos aun no han probado la alegría de la vida, son capaces de descartarla. Porque ellos aun no han entendido el significado del futuro, solo pueden hundirse en la desesperación.

Kariya fue forzado a ser testigo, con sus propios ojos, de cómo en el transcurso de un año una niña comenzó a cerrar su corazón gradualmente a causa de los tormentos que le fueron impuestos.

Él ya había sufrido el agudo dolor de los gusanos parásitos erosionando su cuerpo, y sufrió algo peor, la culpa sobrecogedora que buscaba devorar su alma.

Sin duda él era una de las razones que resultaron en la angustia de Sakura. Kariya maldijo a Matō Zōken, maldijo a Tōsaka Tokiomi y al mismo tiempo se maldijo a sí mismo.

Su única consolación era que –la Sakura que se había convertido en una muñeca introvertida solo olvidaba sus preocupaciones cuando se encontraba junto a Kariya, e incluso ocasionalmente dejaba salir palabras llenas de inocencia cuando se encontraban. Ya fuera por la relación que compartían aquellos que soportaban el mismo dolor, o una amistad forjada cuando ella aun era llamada Tōsaka Sakura, esta chica aun continuaba tratándolo de manera diferente en comparación a sus ‘tutores’, Zōken y Byakuya.

“Yo no tengo que ir al almacén de los gusanos el día de hoy. El abuelo dijo que es porque algo mucho más importante va a suceder ahí.”

“Ah, ya lo sabía. Es por ello que tu tío tomara tu lugar e ira al almacén de los gusanos el día de hoy.”

Sakura inclino su cabeza como si estuviera espiando a Kariya cuando ella escucho su respuesta.

“Tío Kariya, ¿te marcharas a un lugar muy lejano?”

Con la aguda intuición de una niña, Sakura parecía haber detectado el destino de Kariya. Pero él no deseaba preocupar demasiado a la joven Sakura.

“Tu tío se encontrara ocupado con un importante negocio por algún tiempo, así que no tendré mucho tiempo para hablar de esta manera con Sakura-chan.”

“Ya veo…”

Sakura aparto su mirada de Kariya e inmediatamente regreso a esa mirada vacía, una mirada que estaba fija en un objeto distante que solo ella podía ver. Dolido al ver a Sakura de esa manera, Kariya trato de iniciar otra conversación.

“Sakura-chan, ¿te gustaría que jugáramos juntos cuando el trabajo de tu tío esté terminado? Junto con tu madre y tu hermana mayor.”

“Mamá, hermana mayor…”

Sakura pronuncio esto decepcionada después de una breve pausa.

“…Yo ya no tengo a alguien a quien pueda llamar por ese nombre. El abuelo me dijo que debería de tratarlas como si nunca hubieran existido.”

“Ya veo…” Una respuesta con una voz indecisa.

Kariya se arrodillo frente a Sakura, y con su mano derecha, que aún conservaba su movimiento, sostuvo sus hombros en un dulce abrazo. Con su cabeza hundida en su pecho Sakura ya no podía observar el rostro de Kariya. Por lo tanto él no tenía que temer que ella viera que estaba conteniendo sus lágrimas.

“Entonces traigamos a Aoi-san y a Rin-chan de la familia de los Tōsaka y vayamos a un lugar muy, muy lejano solo nosotros cuatro; como solíamos hacerlo. ¿Qué te parece?”

“- ¿Podemos volver a ver a esas personas de nuevo?”

Una débil voz sonó de la dirección de su muñeca. Kariya apretó con más fuerza la mano que sujetaba a Sakura y asintió.

“Por supuesto que podremos verlas de nuevo. Te lo prometo.”

No podía prometer nada más.

Si fuera posible, le gustaría utilizar las palabras para realizar otra promesa. Si él pudiera, Kariya deseaba decirle a Sakura justo ahora que ella solo tenía que soportar un par de días más antes de que él la liberara del mortal alcance de Matō Zōken.

Pero eso no estaba permitido.

Como la única forma en la que sabia protegerse a sí misma, Sakura había tratado muy duro para paralizar su mente a través de la desesperación y la resignación. Para tratar de contrarrestar el insoportable dolor, la indefensa niña solo podía destruir esa percepción de sí misma que aun era capaz de sentir.

¿Cómo podría decir palabras tan crueles como ‘deberías de seguir manteniendo la esperanza’ y ‘deberías cuidarte’ a una niña en estas condiciones? Esas líneas que conferían un refugio temporal solo podían salvar a quien las pronunciaba. El darle esperanzas significaba quitarle la armadura llamada ‘desesperación’ que fue impuesta en su alma. Si eso pasara, la frágil y joven mente de Sakura se colapsaría en una sola noche.

Por ello –

Aunque ambos vivían en la residencia Matō, Kariya jamás había clamado ser el ‘salvador’ de Sakura. Él solo podía protegerla al estar a su lado, como un adulto que también había sido ‘abusado’ por Zōken y que estaba tan indefenso como Sakura.

“- Entonces hasta luego. Tu tío debe de marcharse.”

Kariya soltó a Sakura, esperando que sus lágrimas se hubieran secado. Sakura miro solemnemente el decadente lado izquierdo del rostro de Kariya.

“…Mm, adiós, tío Kariya.”

Las palabras de despedida parecían apropiadas para esta situación. Ella había sentido esto acertadamente aun cuando solo era una niña.

Kariya rezaba piadosamente dentro de su corazón mientras observaba la figura de Sakura retirarse sin espíritu alguno – por favor no dejes que sea demasiado tarde.

A Kariya ya no le importaba nada concerniente a sí mismo. Su vida ya había sido entregada a Aoi y a Sakura, a la madre y a la hija. Si él tuviera algo propio de lo que pudiera decirse que fuera ‘demasiado tarde’, se trataba de la posibilidad de que podría encontrarse muerto antes de haber tomado el Grial.

La tardanza de la cual se encontraba en verdad preocupado era sobre Sakura. Si Kariya podía obtener exitosamente el Santo Grial y regresara a Sakura con su madre, ¿Podría algún día la chica que se había sellado tan fuertemente con su desesperación romper esa sólida capa exterior y entrar nuevamente al mundo exterior?

Los sufrimientos que Sakura soporto este año sin duda la seguirían por toda su vida, pero él esperaba que sanara mientras pasara el tiempo. Él esperaba que su corazón no se rindiera a los tormentos que eran similares a un golpe mortal.

Todo lo que le quedaba era rezar. El que puede sanar las heridas en el corazón de esta chica no era Kariya. No le quedaba mucho tiempo, él sería incapaz de tomar esa tarea.

Ese era un trabajo para aquellos para quienes el futuro estaba garantizado en sus vidas.

Kariya se dio media vuelta y lenta pero decididamente dio un paso en las escaleras que llevaban hacia el almacén de gusanos subterráneo.





-270:08:57[edit]

En un claro entre una serie de matorrales en algún rincón de la pequeña ciudad montañosa de Fuyuki, Waver Velvet comenzó sus preparaciones para el ritual de invocación, después de asegurarse que se encontraba completamente solo.

Los nervios de Waver se encontraron completamente tensos todo el día a causa de los incesantes graznidos de las gallinas, tanto que fue necesario un ritual de purificación de la mente antes de realizar el ritual principal.

La forma del círculo mágico había sido dibujada en el piso cuando la sangre de las gallinas aun se encontraba caliente. Él había practicado este procedimiento en varias ocasiones, dibujar los cuatro patrones de la partida dentro del circulo de invocación.

No debía de haber ningún error.

"Cierre. Cierre. Cierre. Cierre. Cierre. Cinco perfecciones por cada repetición. ¡Y ahora, deja que los símbolos trazados sean destruidos en vez de mi!"

Waver cuidadosamente esparcía la sangre de las gallinas sobre el suelo mientras recitaba el encantamiento.

En el taller subterráneo de la residencia de los Tōsaka en el mismo pueblo pequeño y montañoso, las mismas preparaciones estaban siendo llevadas a cabo para el mismo ritual.

“Tú el primero, Oh plata, Oh acero. Oh piedra de la fundación. O Archiduque del Contrato. Escúchame en el nombre de nuestro gran maestro, el Archimago Schweinorg.”

“Deja que los vientos que descienden sean como un muro. Permite que las puertas en todas las direcciones sean cerradas, alzándose por encima de la corona, y deja que los caminos que se dividen en tres direcciones hacia el Reino cambien de posición.”

Tōsaka Tokiomi recitaba el encantamiento fuertemente mientras él dibujaba el círculo mágico, usando no la sangre de alguna víctima de un sacrificio si no la esencia derretida de las gemas mágicas. Para prepararse para este día, Tōsaka había utilizado deliberadamente todas las gemas llenas de prana guardadas en su tesoro.

Además de él se encontraba la familia Kotomine, padre e hijo – Risei y Kirei.

Kirei observaba intensamente la reliquia sagrada puesta en el altar. A primera vista parecía como un fragmente roto de una momia, pero de hecho se decía que era el fósil de la piel que dejo la primera serpiente en el mundo antiguo varios eones atrás.

Kirei no podía evitar sentir una oleada de miedo al pensar en el Espíritu Heroico que sería invocado.

La razón de la confianza de Tokiomi por fin podía ser comprendida. Ningún sirviente podía derrotar el Espíritu Heroico que Tokiomi había elegido.

Al mismo tiempo, en el distante Castillo de los Einsbern, Emiya Kiritsugu estaba examinando el estado completo del círculo de invocación gravado en el piso del cuarto ceremonial.

“¿Acaso un ritual tan simple será suficiente?”

Para Irisviel, quien estaba de pie a un lado observando el procedimiento, era bastante sorprendente que las preparaciones fueran tan simples.

“Tal vez sea decepcionante, pero para invocar a un Sirviente nunca fue necesario una ceremonia de evocación extravagante.”

Kiritsugu comenzó la explicación mientras verificaba cuidadosamente que no hubiera ninguna línea quebrada o errónea en los patrones dibujados con el mercurio.

“La razón es que de hecho no se trata del poder del mago el que invoca al Sirviente, si no del poder del Santo Grial. Como Maestro yo solo actuó como el cordón que conecta al Espíritu Heroico con este mundo en el que nosotros residimos, y meramente le proveo el prana necesario para su materialización en este mundo.”

Como si estuviera satisfecho con el estado del círculo de invocación, Kiritsugu asintió y se puso de pie. La reliquia sagrada fue puesta en el altar – la funda de la espada legendaria.

“De acuerdo a esto, la victoria debería de estar al alcance de nuestras manos.”

“¿Has memorizado adecuadamente los encantamientos necesarios para la invocación?”

Matō Zōken seguía recordándoselo a Kariya una y otra vez por razones de seguridad. Este último asintió en medio de la oscuridad.

Lleno del horrible olor de la podredumbre y la humedad, una oscuridad verde como la de las profundidades del océano. Este era el almacén de los gusanos escondido profundamente debajo del piso de la residencia de los Matō, aquella que se encontraba de pie en la colina de la pequeña ciudad montañosa.

“Así está bien. Solo que, a mitad de la ceremonia, agrega dos líneas más al encantamiento.”

“¿Qué es lo que quieres decir?”

Zōken sonrió siniestramente hacia la expresión confundida de Kariya.

“¿Acaso no es obvio? Kariya, ya deberías de saber que como mago tus habilidades no solo están por debajo una o dos posiciones de los otros Maestros. Esto afectara las habilidades básicas del Sirviente.”

“Si ese es el caso, eso solo podría ser remediado a través de la Clase del Sirviente, y debemos de mejorar los parámetros desde la raíz.”

“Predeterminar la Clase del Sirviente a través de alterar el encantamiento de invocación.”

“Usualmente, la asignación de las Clases de Sirviente es inevitablemente decidida por los atributos propios del Espíritu Heroico invocado. Sin embargo, hay excepciones; dos Clases pueden ser designadas por el invocador de ante mano.”

“Una de ellas es Assassin. El Espíritu Heroico que pertenece a esta Clase puede ser asumido como alguien del grupo de asesinos que ha heredado el nombre de Hassan I Sabah.”

“Y la otra clase es para todos los Espíritus Heroicos y puede ser manifestada mientras el invocador incorpore lo ingredientes externos necesarios. Por lo tanto -”

“¡En esta ocasión, le daremos al Sirviente el atributo de la ‘Mejora de la Locura’!”

Zōken declaro esto con un rostro lleno de júbilo, como si le diera la bienvenida a las desastrosas implicaciones que estaban contenidas en ello.

“Kariya, como el Maestro de Berserker, pelea por mí con todo lo que tengas.”

En ese día, encantamientos de diferentes tierras y dirigidos a diferentes seres fueron recitados casi al mismo tiempo, una armonía tan coincidental que difícilmente podía ser descrita como un accidente del azar.

Porque todos los magos tenían la misma esperanza.

Una esperanza sobre un milagro. El llamado de estos humanos pronunciado a los Héroes del otro lado del universo, quienes se asesinarían brutalmente el uno al otro para lograr este milagro, comenzaban a resonar en la tierra al mismo tiempo.

“Listo -”

Este era el momento que se presentaría como su más grande prueba como mago. Si él perdía, incluso perdería su vida. Waver sabía esto pero no se sentía ni un poco atemorizado. Una pasión que deseaba fuerza. Una determinación que perseguía su meta sin descanso. Basado en estas cualidades, Waver Velvet era definitivamente un mago sorprendente.

“– Listo”

“Dejad que vuestro cuerpo descanse bajo mi dominio, deja que mi destino descanse en vuestra espada.”

“Si vos te sometéis al llamado del Santo Grial, y si vos obedecéis a esta mente, a esta razón, entonces vos deberéis de responder.”

La sensación del prana rodeaba su cuerpo. Este frío malévolo y la agonía causada por el silbido y la circulación de los Circuitos Mágicos dentro del cuerpo de uno era algo que ningún mago podía escapar.

Waver apretó sus dientes mientras continuaba recitando el encantamiento.

“– Yo hago mi juramento aquí. Yo soy la persona que se convertirá en la virtud de todos los Cielos. Yo soy la persona que está cubierta con toda la vileza del reino de Hades.”

La vista de Kiritsugu se oscureció.

La cresta familiar de los Emiya, que había sido pasada a través de las generaciones y que había sido gravada en su espalda, comenzó a recitar los encantamientos como si fuera un ente individual a modo de ayuda al método taumatúrgico de Kiritsugu. El corazón de Kiritsugu, en una dimensión que escapaba al control de su mente, comenzó a latir rápidamente como si fuera la apresurada manecilla de un reloj.

Su carne, que era atormentada por el prana que se reunía en el aire, ya había olvidado sus funciones como un ser humano; en su lugar, se había convertido en un componente de la misteriosa ceremonia, en un circuito que simplemente conectaba lo etéreo con lo material.

Kiritsugu no prestaba atención al severo dolor creado por esto, el cual era suficiente para hacer que uno gritara a toda potencia, y se concentro en pronunciar el encantamiento. Incluso la presencia de Irisviel, quien estaba de pie a su lado conteniendo su respiración, ya no estaba presente en su conciencia.

Agregado el ingrediente alienígeno prohibido a los encantamientos de invocación, Kariya incluyo las dos líneas de encantamientos que le robarían la cordura al Espíritu Heroico invocado y degradarían al héroe al nivel de un Berserker.

“- Pero, vos serviréis con vuestros ojos cubiertos por el caos. Vos, atado dentro de una prisión de locura. Yo soy aquel que comanda esas cadenas -”

La diferencia de Kariya en comparación a los otros magos era que sus Circuitos Mágicos estaban hechos de organismos que vivían dentro de él como parásitos. La angustia necesaria para incitarlos y activar sus Circuitos era incomparable con lo que sufrían otros magos. Mientras él recitaba el encantamiento, sus miembros se movían en espasmos, y la sangre brotaba de sus capilares destrozados.

Lagrimas de sangre fluían de todo el ojo derecho, bajando por su mejilla.

Aun así, Kariya no perdió la concentración.

Al pensar en la tarea que llevaba sobre su espalda – entonces él sería incapaz de retroceder en este momento.

“¡Vosotros los siete cielos, envueltos en una Trinidad de palabras, vengan mas allá de los anillos que los detienen y sean vosotros las manos que protejan el balance -!”

Con esto concluyendo sus plegarias, Tokiomi sintió que la aceleración del prana que recorría su cuerpo había llegado a su más grande límite.

Los truenos y relámpagos resonaban, acompañados de nubes llevadas por un poderoso viento. En la presión de una ventisca que incluso evitaba que la gente que observaba, como Kirei, abriera sus ojos, los patrones del círculo de invocación brillaban con una luz resplandeciente.

Finalmente, los Circuitos Mágicos habían conectado con el plano al que no pertenece el hombre… desde la deslumbrante luz que brillaba sin fin, la silueta dorada de un hombre erguido emergió. Maravillado con una gran solemnidad, el Padre Risei murmuro entre sueños sin darse cuenta.

“…Hemos ganado, Kirei. Nuestra batalla ha sido ganada…”

Ese deseo fue transferido a ellos de esta manera.

Arribando desde el otro lado y llegando hasta aquí, una ilusión legendaria envuelta entre el tornado y los rayos.

Originalmente de origen humano, pero separado del plano mortal. Elevado al nivel de los elementales a través de poderes más allá del hombre. El lugar donde los seres primales supernaturales se reunían… desde el Trono de los Héroes que poseía el poder suprimido de los Dioses, los Espíritus Heroicos tejidos de los sueños de incontables hombres ordinarios habían descendido a la tierra todos al mismo tiempo.

Entonces –

En un bosque en medio de la noche, en un almacén de piedra rodeado por la oscuridad, en cada una de esas locaciones alguien ahora realizaba una pregunta con una voz majestuosa:

“Yo os lo pregunto, ¿Acaso vos sois el Maestro que me ha llamado?”





Acto 2[edit]

Acto 2

-268:22:30[edit]

Waver había esperado que el día terminara en la cima del triunfo, con una invocación exitosa.

Después de que la noche anterior pasara de largo con una fiera pelea con esas ruidosas gallinas, él había estado esperando estudiar en su cama esta noche, satisfecho con el placentero cansancio del éxito.

Y —

“… ¿Cómo es que sucedió esto?”

Con un viento seco soplando fuertemente sobre el parquet del área Shinto, Waver se sentó en una banca, acurrucándose en el solitario frío. Aun no podía comprenderlo, ‘¿Cómo rayos es que mi plan salió mal?’

La invocación fue un éxito. Esa era una respuesta satisfactoria.

Junto con la invocación exitosa, el estatus del Sirviente llamado aun estaba impreso en la conciencia de Waver. Él era perteneciente a la clase Rider. Aunque esta clase no era una de los tres caballeros mayores, sus habilidades básicas aun estaban más allá del nivel promedio. Sin ninguna duda, él era un Sirviente poderoso.

El momento en el que él vio la silueta corpulenta alzándose lentamente del círculo de invocación, detrás del humo blanco, Waver se encontró tan exaltado que casi mojo sus pantalones.

…Ahora que lo analizo, la situación empeoro en ese momento.

En base al conocimiento de Waver, un “familiar” es la marioneta de su invocador.

Una existencia que apenas puede sobrevivir en el mundo presente al depender del prana que el mago le proporciona.

Un muñeco de madera que podía ser utilizado como el practicante lo deseara. Eso era, esencialmente, la definición de un familiar. Así que él había imaginado que los Sirvientes serian básicamente similares.

Pero aquello que surgió del círculo de invocación —

Desde el inicio, el alma de Waver fue sobrepasada por la agudeza de esos ojos, centelleando como una llama.

En el instante en que ellos realizaron un contacto visual, él instintivamente sintió que su Sirviente era alguien poderoso, y se sintió tan sobrecogido como un pequeño animal.
La sobrecogedora presencia del gigante bloqueaba su vista. Sin importar los detalles menores, él de verdad era un tipo ENORME.

La sobrecogedora presencia del gigante bloqueaba su vista. Con solo detectar el olor corporal que despedía, la fragancia del tamaño de sus músculos, Waver lo comprendió.

Sin importar los detalles menores, sobre si se trataba de un fantasma o un familiar, él de verdad era un tipo ENORME.

Waver sabía que los Espíritus Heroicos invitados por el Grial no solo eran espíritus libres; ellos obtenían un “cuerpo” material para existir en el mundo actual. Pero, el conjunto de músculos masivos que formaban a la entidad actual, no eran una imagen virtual o una sombra, ese sentimiento de una amenaza inminente estaba más allá de la imaginación de Waver.

Sin importar nada, Waver odiaba a ese grandioso hombre.

No solo se trataba de que Waver fuera, y aun sea, un poco más pequeño que la persona promedio. Ciertamente su cuerpo tendía a ser frágil a causa de que él no había hecho más que estudiar desde su niñez, y había tenido poco tiempo para forjar su cuerpo, pero él no lo veía como una debilidad. En vez de ello, Waver se sentía orgulloso de haber pulido su intelecto.

Pero, la verdad de una cosa tan obvia no sería capaz de atravesar los músculos de ese gran hombre. Sin importar nada, el retraso del tiempo en el que alguien con un alma de piedra levantaría su puño y lo usaría para golpear era demasiado corto. No había tiempo para realizar una discusión breve y definitivamente no había futuro en el uso de la hechicería.

De eso se trataba — cuando el puño de él se aproximaba desde ese montón de músculos.

“…Así que te hago esa pregunta. Tú debes de ser mi Maestro, ¿cierto?”

"¿Hah?"

Esa fue la segunda pregunta de ese enorme hombre. Una voz ponderosa que podría hacer temblar a la Tierra.

Él había sido superado mas allá de sus sentidos desde que realizo la primera pregunta con esa voz que sería imposible no oír.

“Ah— ¡Sí! Y-Y-Y-Yo soy, quiero decir, ¡Yo lo soy! ¡Yo soy tu Maestro, me llamo Wa, Waver Velvet! ¡Quiero decir que ese es mi nombre! ¡¡Yo soy tu Maestro!!”

Aunque realmente era inútil en todo sentido, Waver siguió fingiendo valor con toda su fuerza, para enfrentarse a la masa de músculos frente a él… Aun así, él ya se sentía dominado por el físico del gigante que aun no se había dado cuenta de ello.

“Hm, entonces el contrato se ha completado. Así que, chico. ¿Podrías mostrarme de inmediato el camino hacia algún lugar donde se almacenen archivos?”

"¿Hah?"

Waver perdió la compostura por segunda ocasión.

“Algunos libros, ¡A eso me refiero! Libros.”

El Sirviente gigantesco repitió lo que había dicho de manera aterradora, inclinándose hacia Waver, acercando un fuerte brazo que parecía la raíz de un pino.

Voy a ser asesinado – Waver pensó de inmediato en ello, sintiéndose como si estuviera flotando. El gigante había sujetado su cuello y lo había levantado sin ningún cuidado. Waver no había notado hasta ahora que él había caído al suelo. Por ello se dio cuenta de la razón de que su interlocutor se hubiera, en plena conversación, vuelto mucho más parecido a un gigante.

“Si tú eres uno de esos magos, deberías ser capaz de proveerme con algún tipo de archivos. Ahora vamos, muéstrame los alrededores. Necesitamos prepararnos para la guerra.”

“¿G, Guerra?”

Ahora que el gigante lo había mencionado, Waver simplemente se había olvidado por completo de la Guerra del Santo Grial.

Al haber estado viviendo como un descarado parasito en una casa particular, Waver no poseía ningún tipo de archivo, por ello renuentemente llevo a Rider a la biblioteca.

La biblioteca central de la ciudad de Fuyuki se encontraba en el parquet público del área Shinto y aun se encontraba bajo construcción. Francamente, se sentía un poco incomodo al caminar a través de la ciudad en medio de la noche – con los recientes y extraños casos de asesinato, la policía anunciaba frecuentemente un estado de emergencia – Waver presentía que los grandes músculos que se encontraban enfrente de él podrían generar una crisis mucho más grande que la de ser cuestionados por algún policía que se encontrara patrullando.

Afortunadamente, tan pronto como ellos salieron de los matorrales, el gigante se volvió invisible.

Esa debe de ser una habilidad que poseen los Sirvientes, el pasar a su forma espiritual. Waver sintió el alivio de no ser una persona sospechosa caminando a lado de un hombre gigantesco vestido con armadura, pero él aun sentía la presión de ser seguido por la poderosa presencia.

Afortunadamente ellos no se encontraron con nadie al cruzar el gran puente de Fuyuki que dirigía al área Shinto; alcanzando el parque público, Waver señalo la arquitectura moderna en la parte trasera.

“Ahí debería de haber tantos libros como desees.”

Y así, la opresión que se cernía sobre Waver se marcho lentamente. Aparentemente, Rider se encontraba entrando en el edificio en su forma espiritual.

- Y así, habían pasado 30 minutos desde que él había sido dejado atrás. Libre de aquella amenaza que aun era incapaz de comprender, él finalmente fue capaz de ordenar sus pensamientos.

“… ¿Cómo sucedió esto?”

Waver recargo su rostro en su manos, recordando su vergonzoso comportamiento de hace unos momentos. Sin importar que tan poderoso fuera, ese Sirviente era su subordinado. Como su Maestro, Waver era quien tenía que tomar el liderazgo.

El Sirviente que Waver había invocado definitivamente era poderoso. Eso era un hecho, considerando la historia de la reliquia que le había robado a Kayneth.

El Espíritu Heroico Alexander. También conocido como Iskander o Alejandro.

La razón de que él fuera conocido bajo diversos nombres dependiendo de la pronunciación de la tierra era que se trataba del heroico “Rey de los Conquistadores”. Sucesor del trono de Macedonia cuando solo tenía 20 años, lidero a la antigua Grecia en una invasión a Persia, después a través de Egipto, hasta la India del Oeste durante la gran “campaña del este” y alcanzo el éxito como un gran héroe en apenas diez años. Él literalmente es el “gran rey” quien construyo la era conocida como la civilización Helénica.

Aunque se trataba de un gran hombre entre grandes hombres, una vez que él fue invocado como un Sirviente sería incapaz de oponerse a su Maestro. La primera razón de esto es que en el mundo del presente él dependía de Waver. Si Waver dejara de proporcionarle prana para que permaneciera en esta era, él no tendría más opción que desaparecer.

Hay una razón por la que todos los Sirvientes repoden a la invocación de un Maestro – es por ella que participan en la Guerra del Santo Grial junto a su Maestro. Justo como su Maestro, ellos desean el Santo Grial. Al desear obtener esa máquina concede deseos, ellos también tienen que pelear hasta que solo quede uno, así ellos obtendrían la gracia del Grial junto al Maestro que acompañan. En otras palabras, la cooperación entre el Maestro y el Sirviente es natural.

Más aun, los Maestros también tienen la carta del triunfo llamada Sello de Comando.

Los tres sellos podían ser utilizados uno a uno para ejercer 3 órdenes absolutas. Esto es lo que definía la relación entre un Sirviente y un Maestro. El Sirviente no podía oponerse a una orden proveniente de un Sello de Comando, aun si se tratara de algo tan poco razonable como una orden de auto destruirse. Ese era el punto central del sistema de contrato realizado por una de las “tres familias del comienzo”, los Makiris.

Por otra parte, el Maestro que haya utilizado sus 3 Sellos de Comando estará expuesto al peligro de la rebelión de su Sirviente; pero ese era un riesgo que podía ser evitado si el Maestro actuaba cuidadosamente.

Si, mientras los Sellos de Comando estén gravados en esta mano – suprimiendo la irritación en su estomago, Waver, en trance, observaba su mano derecha, riendo entre dientes – él puede ser una enorme masa de músculos, pero no tiene ninguna razón para oponérsele al mago Waver Velvet.

Tan pronto como el Sirviente vuelva, deberé decirle esta regla inviolable directamente en su rostro…

Repentinamente, mientras Waver se encontraba pensando, un sonido de algo rompiéndose se escucho fuertemente.

"¿¡Hih!?"

Saltando sorprendido, se dio la vuelta mientras la cortina metálica de la biblioteca, que se encontraba cerrada, comenzó a distorsionarse y a ser arrancada. Aquel que se encontraba caminando ahí tan tranquilamente, materializado bajo la luz de la luna, no era nadie más que el Sirviente de Waver, Rider.

Con lo oscuro que era el bosque, esta era en realidad la primera vez que él había sido capaz de ver claramente su apariencia bajo la luz.

Su altura fácilmente excedía los 2 metros. Sus brazos y muslos desprotegidos salían de su armadura de bronce, y por todos lados su cuerpo se encontraba lleno de músculos, parecía como si él pudiera ser capaz de matar un oso con sus propias manos. En sus cinceladas facciones había unos ojos con un brillo deslumbrante y un cabello y una barba de color rojo ardiente. El grueso manto teñido de un rojo similar, con bordes que como sus argollas, estaban decorados lujosamente, de manera que parecía una cortina ocultando el escenario de un teatro.

La postura magnificente del gran hombre que se encontraba enfrente de la biblioteca lucia como una combinación graciosa, pero Waver no le prestó ningún interés a aquello ya que las alarmas que resonaban como aullidos lo tenían preparado para huir.

“¡Idiota! ¡Estúpido, estúpido, estúpido! ¿¡En que estabas pensando al patear la Cortina metálica de esa manera!? ¿¡Por qué no estás en tu forma espiritual como cuando entraste!?”

Rider sonrió de manera extraña y al parecer de buen humor, sosteniendo dos libros frente al desafiante Waver.

“No podía cargar con esto en mi forma espiritual, ¿o sí?”

Los libros se trataban de uno grueso de pasta dura y uno delgado. Aparentemente Rider los había tomado de la biblioteca. Pero su Maestro no podía permitirse el perturbar el orden público por algo tan trivial.

“¡No seas lento! ¡Corre! ¡Tenemos que correr!”

“Que desagradable el verte tan alterado. Pareces un ladrón o algo parecido.”

“¡Tú eres el ladrón!, ¿Qué diablos te sucede?”

Rider se sorprendió por lo amenazante del grito de Waver.

“Estas terriblemente equivocado. Aquellos que huyen bajo el cobijo de la noche son ladrones. El salir caminando victorioso es lo que hace el Rey de los Conquistadores después de tomar un tesoro.”

Uno no podía discutir nada con él, pensó Waver, rascándose la cabeza con fuerza. A este paso, Rider aparentemente tenía pensado el exhibirse en medio de la noche con esos dos libros, viéndose como un cosplayer sospechoso, sin ninguna intención de regresar a su forma espiritual.

Al límite de su paciencia, Waver corrió hacia Rider, tomando los dos libros de su mano.

“¿¡Ya terminaste cierto!? ¡Ahora desaparece! ¡Desaparece justo ahora! ¡Desaparece inmediatamente!”

“Ooh, entonces te dejare a cargo de esto. No es necesario que te repitas a ti mismo de esa manera.”

Satisfecho, Rider asintió y se volvió invisible de nuevo.

Pero Waver aun no podía sentirse tranquilo. La alarma de la biblioteca seguramente había llegado a alguna firma de seguridad. No era posible saber cuánto tardaría en llegar corriendo un guardia de seguridad.

Oh, qué demonios, a quien le importa.

“Aah, demonios - ¿¡Cómo es que sucedió esto!?”

Waver no sabía cuántas veces se había lamentado de esta forma en toda esta noche, así que solo salió corriendo con todas sus fuerzas.


※※※※※


Cuando él por fin alcanzo el paso marítimo en el extremo del amplio puente de Fuyuki, se sintió como si hubiera corrido lo suficiente para encontrarse a salvo.

"Ha―, ha―, ha―..."

Como alguien que usualmente no realizaba ningún esfuerzo físico, Waver sentía que su corazón estaba a punto de explotar por correr tan infernal distancia. Sin siquiera la fuerza para ponerse de pie, se arrodillo a un lado del camino – y le dio un segundo vistazo a los libros que Rider tomo de la biblioteca.

“… ¿Una antología de la poesía de Homero? Y ¿Un mapamundi? ¿Por qué?”

El libro de pasta dura y de apariencia lujosa fue escrito por el famoso poeta de la antigua Grecia. El otro delgado libro era una impresión a color de lo que uno utilizaría para la escuela.

Desde atrás de un confundido Waver, un decidido brazo repentinamente se estiro y tomo el atlas con la punta de sus dedos.

Nuevamente en su cuerpo físico, Rider se sentó pesadamente en el camino con sus piernas cruzadas y, ruidosamente, comenzó a voltear las páginas del atlas que había tomado de las manos de Waver.

“Hey Rider, cuando mencionaste los preparativos para la guerra…”

“Uno no puede iniciar sin un mapa. ¿Acaso eso no es obvio?”

Aparentemente complacido, el rostro de Rider se encendió con una sonrisa y comenzó a observar el contenido del atlas.

“Aparentemente el fin del mundo ha sido descubierto, e incluso fue enrollado como una esfera… Ya veo, eso es lo que obtienes cuando dibujamos la Tierra redonda en papel…”

Hasta donde sabía Waver, cuando un Espíritu Heroico es invocado como Sirviente por el Grial, ellos reciben la información mínima para que su conocimiento no entre en conflicto con la era actual. Eso quiere decir que incluso este ser antiguo podía entender que la Tierra era redonda. Así que Waver no podía entender por completo el porqué Rider había actuado como un ladrón para obtener algo como un mapa.

“Así que… Hey chico, ¿Dónde se encuentran Macedonia y Persia?”

"..."

Waver se sintió desalentado ante la arrogancia usual de Rider al llamar a su Maestro “chico” en vez de decir su nombre; aun así, él señalo con su dedo una parte del atlas. En ese momento -

"¡¡Wahhahhahaha!!"

Waver de nuevo fue sorprendido por la explosiva risa emocionada de Rider.

“¡Hahahaha! ¡Así de pequeña! ¡Solo eso dentro de la enorme Tierra! ¡Hm, excelente! Estaba preocupado de que al paso de una era no hubiera más tierras desconocidas… ¡Pero si es así de enorme entonces me parece bien!”

Adecuado a su gran cuerpo, la risa de Rider también era grandiosa. Waver sentía que sería mucho mejor enfrentar un terremoto o un tornado que oponerse a un hombre de este tamaño.

“¡Bien, bien! ¡Estoy emocionado! ... Y nosotros, chico, ¿Dónde nos encontramos en este mapa?”

Nerviosamente, Waver señalo Japón en el lejano Este. Rider dejo salir un gemido de admiración y,

“Hoho-h, en el lado opuesto de esta redonda Tierra… Hm. Eso también es bastante placentero. Nuestro objetivo es aun más claro entonces.”

Tocando su barbilla de manera sombría, él asintió satisfecho.

"... ¿Objetivo?"

“Primero iremos a mitad del globo. Al oeste, directo al oeste. Nosotros tomaremos todos los países que se encuentren en nuestro camino. Ante mi regreso triunfal a Macedonia, haré que toda la gente de mi tierra celebre mi resurrección. Fufhuhu. ¿Qué te parece eso?”

Sorprendido por un momento, Waver rugió, aun mareado del enojo.

“¿¡Para qué demonios viniste hasta aquí!? ¡La Guerra del Santo Grial, el Grial!”

Rider suspiro, aburrido por la actitud amenazadora de Waver.

“Pero ese es solo el comienzo. ¿Cuál es el problema con ello? ―”

Rider sonaba como si solo hasta ahora se hubiera acordado de algo.

“Cierto, el Grial, debería de haber preguntado sobre ello primero. Chico, ¿Qué es lo que planeas hacer con el Grial?”

Incapaz de leer la intención tras el tono de Rider, Waver sintió un frío en su espalda que fue incapaz de describir.

“… ¿Por qué ese repentino cambio? ¿Por qué lo preguntas?”

“Necesito asegurarme de ello. En caso de que tú también quieras conquistar el mundo, entonces eso te convertiría en mi enemigo, ¿cierto? No hay ninguna necesidad de que existan dos gobernantes supremos.”

Era completamente irracional el que un Sirviente dijera eso tan a la ligera, casi dándole la espalda a su Maestro y a sus Sellos de Comando; aun así Waver temblaba violentamente al ver los tintes de crueldad en la audaz voz de ese gran hombre. El temor sobrecogedor lo hizo olvidar su superioridad fundamental como su Maestro.

“¡E-Eso es estúpido! El mundo, yo no…”

Ahogándose hasta ese momento, Waver recordó repentinamente la necesidad de mantener su dignidad.

“Conquistar el mundo – Fuh, ¡yo no tengo interés en una meta tan vulgar!”

"¿Hoh?"

La expresión de Rider cambio completamente, observando a Waver con gran interés.

“¿Acaso quieres decir que hay una aspiración mucho más grande para un joven como tú que desear el mundo? Por favor, quiero escucharla.”

Waver se burlo y entonces, con todo su coraje, comenzó a hablar apresuradamente.

“Yo… Lo que deseo es solo ser juzgado equitativamente. El renovar la impresión de mis colegas en la torre del Reloj, quienes jamás reconocieron mi talento -”

Antes de que pudiera terminar de hablar, un golpe inequiparable impactó a Waver.

Casi al mismo tiempo, él escucho a Rider rugir con su fuerte voz “¡Que pequeño!” pero el impacto y el rugido fueron igualmente tan fuertes que Waver no pudo notar la diferencia.

De hecho, Rider no había puesto particularmente más que la fuerza suficiente para matar un mosquito; pero eso era demasiado fuerte para el pequeño y frágil mago, y Waver rodó y después cayó al suelo.

“¡Pequeño! ¡Eso es diminuto! ¡Ridículo! ¿Es esa toda la ambición por la que estarías dispuesto a arriesgar tu vida en la batalla? ¿Y tú eres mi maestro? ¡De verdad es triste!”

Como si no pudiera aceptarlo, Rider hizo esos comentarios al mago con una expresión sorprendida, muy lejos del enojo pero prácticamente lamentándose.

"a― uh―"

Waver jamás había sido confrontado tan directa y violentamente. El ser golpeado con la verdad lastimo el orgullo de Waver incluso más que el dolor en su espalda.

Los labios de Waver temblaban con rabia, el color desapareció de su rostro, pero Rider no mostró consideración en lo absoluto.

“Si lo que quieres tanto así es el respeto de otros, así es… te lo diré chico, usa el poder del Grial para crecer unos buenos 30 centímetros. Cuando tengas una vista superior de las cosas, si, entonces estarás mirando a la mayoría de la gente desde arriba.”

"Tú... Tú... tú"

Esa fue la más grande humillación para él. Más que ira, Waver se sentía mareado, como si sufriera de anemia, su cuerpo entero se encontraba temblando.

Imperdonable. Eso fue completamente imperdonable.

Ese enorme hombre, un Sirviente, nada más que servidumbre, había negado completamente el orgullo de Waver y se había salido con la suya. Aun un dios sería incapaz de perdonar ese insulto. Para la dignidad de Waver -

En la mano derecha de Waver, apretada tan fuertemente que sus uñas se enterraban en la palma de su mano – el poder fluía en los tres Sellos gravados en el reverso de su mano.

‘Por medio de estos Hechizos de Comando – guardián del orden del Grial – que ese hombre, mi Sirviente -’

Que Rider… ¿Qué haga qué exactamente?

Por supuesto que él no había olvidado el porqué abandono la Torre del Reloj, el porqué vino a este remoto lugar campestre en el lejano Este.

Fue todo para ganar el Grial. Es por eso que invoco un Sirviente. Tales crisis con este Espíritu Heroico con quien realizo un vínculo podrían pasar dos veces. Después de la tercera ocasión – Los Sellos de comando desaparecerán. Eso significaría una derrota decisiva como Maestro.

La primera de estas serias situaciones no podía ser justo ahora, ¿o sí? ¿Ni siquiera pasada una hora desde la invocación?

Avergonzado, Waver miro hacia abajo y respiro profundamente en varias ocasiones; entonces, por el razonamiento natural y los cálculos realizados, él alejo la irritación que albergaba su corazón.

La impaciencia no lleva a ningún lugar. Ciertamente, la actitud de Rider es difícilmente perdonable; pero el Sirviente no se había opuesto a su Maestro aun, ni había rechazado ninguna orden.

Waver solo podía blandir su látigo en tres ocasiones para golpear a la bestia salvaje. ¿No es descuidado el utilizarlo cuando solo esta ladrando?

Habiendo recuperado su compostura, Waver finalmente miro hacia arriba nuevamente. Rider aun seguía sentado en el suelo ignorando a su Maestro, o mejor dicho, incluso había olvidado la existencia de su Maestro, él seguía leyendo el atlas. Waver hablo en dirección de su amplia espalda.

“Si eres capaz de obtener el Grial, entonces no tendré ninguna queja. No me interesa lo que hagas después de eso. Puedes volar a donde lo desees, sea Macedonia o el Polo Sur.”

Fu—m. Rider respiro desganado – o indiferente, uno no podía adivinarlo solo con su respiración nasal.

“… De cualquier forma. ¿Estás seguro de que tus prioridades son correctas? ¿De verdad planeas seriamente el participar en la Guerra del Grial?”

“Ah, Ya lo comprendí.”

Rider levanto su rostro del atlas y miro a Waver por encima de su hombro con un gruñido deprimido.

“Lo primero será derrotar a los 6 Espíritus Heroicos, ¿cierto? Eso suena problemático, pero ciertamente, sin el Grial, no puedo comenzar nada. Puedes tranquilizarte. Yo obtendré ese tesoro.”

"..."

Su discurso fue tranquilo y ordenado, pero Waver no estaba completamente convencido.

Por supuesto, ese Espíritu Heroico no era una farsa. Hasta donde podía darse cuenta Waver al ser un Maestro, el Sirviente que le habían otorgado tenía habilidades sorprendentes.

Pero en un conflicto, los Sirvientes no solo compiten con sus habilidades. El Santo Grial no es algo tan simple como para solo moverse en base a unos grandes músculos.

“Pareces bastante confiado, ¿Pero cuáles son tus probabilidades de victoria?”

Con una provocación arriesgada, Waver puso todo su valor para regañar a Rider. “Yo soy un Maestro, por supuesto que puedo permitirme una actitud arrogante”; eso era lo que él estaba pensando.

“¿Así que quieres presenciar mi poder?”

Dándole un vistazo, Rider cambio su tono a uno silencioso que de alguna manera hizo que Waver se sintiera inquieto.

“Si, es correcto. ¿Acaso no es obvio? Necesito una prueba de que puedo confiar en ti.”

Riéndose por la nariz, el Sirviente gigante saco su espada de la funda en su cintura. Era una espada valiosa con un arreglo esplendido, pero no parecía tener el prana de un Fantasma Noble en ella. Aun así, cuando Rider tomó la espada, la atmósfera de peligro lentamente hizo que Waver se sintiera intranquilo. ¿No podría estar pensando en asesinarme por boca floja…?

Sin siquiera notar que su Maestro estaba temblando violentamente, Rider levanto su espada sobre su cabeza,

“¡Con solo este golpe, Yo, Alexander, Rey de los Conquistadores, clamo mi supremacía!”

Habiendo gritado fuertemente hacia el cielo despejado, él blandió violentamente la espada sobre un espacio vacío.

Justo entonces, un rugido estruendoso y un temblor agitaron la orilla del río como si fuera un trueno, en un impacto magnificente.

Su instinto fue darse la vuelta, Waver perdió el balance y cayó al suelo por segunda ocasión. Si la espada de Rider no estaba golpeando nada, ¿Qué fue lo que corto? -

Waver pudo verlo. El espacio vacío se había separado, como una boca abierta, y la cosa absurdamente poderosa que apareció ahí.

Y con ello, Waver recordó lo que era un Sirviente.

En las leyendas de un héroe, no solo es el hombre lo que es convertido en un héroe, si no las anécdotas sobre él, sus brazos y armas: todo esto es el “símbolo” de su existencia. Aquellos “símbolos” son los misterios definitivos que ese Sirviente, el recipiente del Espíritu Heroico, lleva como una carta de triunfo. Aquellas son las armas mortales que son llamadas comúnmente “Fantasmas Nobles”

Por lo tanto – no había ninguna equivocación. Aquello que apareció en el espacio vacío que fue golpeado por Rider, eso debe de ser, sin ninguna duda, su Fantasma Noble. Escondido en esta existencia, la densidad del increíble poder mágico estaba fuera de lo normal: Waver podía entenderlo. Eso era un milagro que había trascendido a la humanidad, trascendido a la hechicería.

“De esa manera fue como obtuve esto. La ofrenda a Zeus proveniente del rey Gordias… Debe de ser por la reputación de esto que se me otorgo la clase Rider.”

Con una sonrisa brillando con orgullo enfrente de esta arma, Rider ni siquiera sonaba como si estuviera presumiendo; esa debía ser la prueba que utilizaba regularmente, poniendo una inmensa fe en ella.

“Esto de aquí es solo el comienzo. El Fantasma Noble del que dependo realmente es algo diferente. Bien, cuando la oportunidad aparezca, te lo mostrare. Si encuentro a un oponente formidable que valga la pena.”

Sorprendido, Waver miraba a Rider con una nueva perspectiva. Precisamente porque él era un mago, entendía el poder destructivo del Fantasma Noble frente a él. Comparado con las armas de la época moderna, esto sería un rival para un bombardeo estratégico. Él podría transformar toda el área Shinto en tierra calcinada si fuera dejado a su gusto ni siquiera por una hora.

No quedaba ninguna duda. Rider era el Sirviente más fuerte, justamente lo que Waver había deseado. Su poder ya sobrepasaba la imaginación de Waver. Si existía un enemigo al que no pudiera derrotar, entonces se trataría de una existencia que ni siquiera podría ser derribada con un castigo divino.

“Hey chico, ¿Por qué ese rostro tan pálido? Ni siquiera he comenzado aun.”

Sintiéndose malicioso, Rider dijo esas palabras a su Maestro.

“Si deseas obtener el Grial rápidamente, deberíamos localiza a uno o dos Espíritus Heroicos pronto. Yo los aplastare inmediatamente… Mientras tanto, puedo mirar el atlas para olvidarme del aburrimiento, ¿te parece bien?”

Su alma, al haber escapado de su cuerpo, hizo que Waver simplemente asintiera.




-221:36:01[edit]

Sellado en el hielo se encuentra el más lejano castillo de los Einsbern.

Ese día, el viejo castillo localizado en lo más profundo de las montañas, a donde la gente no va, preservando en silencio las vidas de los magos antiguos, fue liberado de la tormenta de nieve.

No se podía llegar hasta ahí si el cielo no se encontraba despejado, pero se encontraba remarcablemente más brillante que en los días en los que el cielo se blanquea con la nieve. No había pájaros volando o plantas verdes en el suelo de invierno, pero sí bastante luz.

En aquellos días, sin importar que tan cansado u ocupado se encontrara su padre, ellos salían juntos al bosque en las afueras del castillo. Esa era la primera regla no escrita entre Ilyasviel von Einsbern y Emiya Kiritsugu.

“De acuerdo, ¡El día de hoy no voy a perder!”

Habiendo dicho esto, la exaltada Ilyasviel se movió rápidamente dentro del bosque, antes que su padre. Ella daba algo de pena con sus pequeñas botas dentro de la gruesa nieve, pero sus pequeños ojos vacilantes no dejaban pasar nada por alto, aun rodeada por los árboles, no se descuidaba ni por un minuto. Justo ahora, la chica estaba en medio de una fiera batalla contra su padre.

“Oh, aquí hay una. La primera del día de hoy.”

Al escuchar el tono triunfal de Kiritsugu, quien se encontraba detrás de ella, los ojos de la sorprendida Ilyasviel cambiaron al color del enojo mientras se daba la vuelta.

“¡No puede ser! ¿Dónde? ¡No pude haberla pasado por alto!”

Regresando una audaz sonrisa a su amada hija que se encontraba roja de la incredulidad, Kiritsugu señalo una cosa que se encontraba por encima de su cabeza. De una rama congelada colgaba una nuez, un humilde retoño del invierno que sobresalía del árbol.

“Fuhuhu, Yo me quedo con el primer punto. Mantengamos este ritmo.”

“¡No voy a perder! ¡Juro que no voy a perder el día de hoy!”

La competición abierta entre padre e hija en este bosque de invierno tenía como objetivo el buscar los primero retoños de nueces del invierno. El marcador hasta este año era de 12 victorias, 9 derrotas y 1 empate a favor de Ilya. La cuenta total era 427 para Ilya contra 374 de Kiritsugu. La campeona actual estaba bajo mucha presión este año.

Ilyasviel tenía que apresurarse. Observándola, Kiritsugu no podía evitar el sonreír amargamente. Verificando uno a uno todos los retoños que su padre había encontrado, la chica podía presagiar su muerte inminente el día de hoy. Aparentemente, hoy es el día donde ella tendría que revelar sus habilidades.

“Ah, aquí. Ilya encontró una también~”

Kiritsugu se rió entre dientes de manera malévola desde detrás de la alegre Ilya.

“Fuhuhu, papi encontró la segunda también.”

En esta ocasión, Ilya salto como un gato mojado.

“¡Muéstramela! ¿¡Muéstramela!?”

En esta ocasión, su orgullo de niña estaba en juego si deseaba clamar que ella nunca dejaba pasar nada. En realidad, ella no dejó pasar ninguna. Solo que ella está compitiendo contra alguien infantilmente astuto.

La reacción esperada de Ilya, 10 segundos más tarde, hizo que Kiritsugu tuviera que suprimir su risa mientras él señalaba lo que había dicho que era su “segundo” retoño de invierno.

“¿Eh—? Esa rama no tiene ninguna nuez, ¿cierto?”

Lo que Kiritsugu señalaba era una rama a la que Ilya no había considerado como un blanco hasta ese momento.

“No, no, Ilya, esta rama es una nuez china, una variedad de nuez. Así que eso también es el retoño de una nuez.”

Como si ella hubiera sido engañada por un zorro, Ilyasviel permaneció en silencio por 2 o 3 segundos, entonces ella grito, con sus mejillas enrojecidas.

“¡No es justo, no es justo no es justo no es justo! ¡Kiritsugu, eso es cruel!”

Ciertamente, él de verdad estaba siendo injusto. Desde hace dos ocasiones, Kiritsugu ya estaba contando a las nueces chinas como nueces. No solo era falso si no que en verdad era juego sucio.

“Oh, pero si papi no lo hace así, él nunca será capaz de ganar.”

“¡No puedes! ¡No cuenta si es una nuez que solo Kiritsugu conoce!”

Una Ilya extremadamente enojada comenzó a golpear las rodillas de su padre.

“Hahaha, pero Ilya, ¿No es una nueva oportunidad de aprender algo? De hecho, las nueces chinas no son comestibles como las nueces, recuérdalo.”

Ilyasviel le gruño, sin preocuparle nada de lo que dijo.

“¡Si eres así de injusto, entonces Ilya no jugara contigo, Kiritsugu!”

“Eso sería molesto – lo siento, lo siento, pido perdón.”

A causa del ultimátum, Kiritsugu pidió perdón obedientemente. Con ello, Ilyasviel comenzó gradualmente a recuperar su buen humor.

“No vuelvas a hacer trampa de nuevo, ¿Lo prometes?”

“Lo prometo, lo prometo. Las nueces chinas han sido descartadas.”

Pero aun así, aun cuento con las nueces del campo… Susurro Kiritsugu silenciosamente.

Ilyasviel, quien aun no sabía cómo desconfiar de la gente, alzo su pecho orgullosa, asintiendo con satisfacción ante su incorregible padre.

“Bien. Entonces te reto de nuevo. El campeón siempre debe de aceptar un reto.”

“Así es. Me siento honrado princesa.”

“A modo de demostrar mi lealtad, para la búsqueda de nueces del día de hoy, Kiritsugu será el caballo.”

“¡Ahahah! ¡Qué alto!”

Montar en los hombros de su padre era por mucho la actividad que más le gustaba a Ilyasviel. Las largas piernas de Kiritsugu eran capaces incluso de cruzar la nieve profunda en la que Ilyasviel no podía caminar. Con un punto de vista más alto, ella también podía cazar nueces más eficientemente.

"¡A~quí vamos!"

"¡Yawohl!"

Kiritsugu salió de entre algunos arbustos, su hija utilizaba su cuello de silla. La emoción hacia que Ilyasviel pateara y se riera alegremente.

Tal falta de aprecio por los hombros de su padre lo hacía sentir triste.

Al no tener ninguna experiencia en criar a un niño antes de la llegada de Ilyasviel, Kiritsugu no sabía cómo crecían. Pero entendía que no era normal para su hija, quien cumpliría 8 años este año, el que aun pesara 15 kilos.

Tal vez los absurdos ajustes que ella recibió al nacer eran la razón. Para Kiritsugu e Irisviel, era obvio que ella tardaría en llegar a la madurez. ¿Acaso su cuerpo se convertiría en el de un adulto con el paso de los años o no?

No, la verdad es que ellos no tenían ninguna esperanza. Como mago, Kiritsugu ya había concluido su despiadado diagnostico. Había de un 80% a un 90% de probabilidades de que el crecimiento de Ilyasviel se detuviera antes de que sus características sexuales secundarias hicieran su aparición.

Aun así, en vez de mirar su futuro como una mala fortuna, ella debe de tener mucha felicidad – ese deseo solo provenía del ego de sus padres. Aun así, el dolor de ese pensamiento taladrando su pecho era prueba del amor de este hombre llamado Kiritsugu.


※※※※※


Desde una ventana del Castillo, un par de ojos de jade estaban observando las pequeñas figuras del padre y de la hija jugando en la entrada del bosque.

La joven mujer de pie en la ventana estaba lejos de ser débil o efímera. Ella tenía el pelo rubio visiblemente ligero y suave, y llevaba un vestido de estilo viejo que envolvía su esbelto físico; esto evidentemente era adecuado para una joven mujer recluida en su cuarto, pero la atmósfera que la rodeaba había tensado el aire del cuarto con solo estar de pie con ese intenso rigor. Aunque, en vez de la frialdad del hielo, ella poseía la frialdad de un caudal limpio y puro. Ella era alguien que no parecía encajar en el escenario de invierno del melancólico castillo Einsbern.

“¿Qué es lo que estas mirando, Saber?”

Mientras Irisviel la llamaba por detrás, la joven mujer en la ventana – Saber, se dio la vuelta.

“… Kiritsugu y tu hija que se encuentran jugando en el bosque, afuera.”

Dudosa, perpleja, frunciendo el ceño un poco con una expresión dura, la apariencia de su bello rostro no se encontraba deteriorada. Más que el humor que flota alrededor de una sonrisa, esta serenidad en su mirada estresada le quedaba perfectamente: ella era esa clase de belleza rara.

¿Podrías creer que su joven y vivaz presencia es la de un Espíritu Heroico materializado? Pero ella definitivamente es ‘Saber’… Ella era uno de los siete Espíritus Heroicos invitados por el Grial, con la clase del usuario de la espada más fuerte, un Sirviente completo.

A su lado, Irisviel miraba a través de la ventana. Ese fue el momento en que Kiritsugu se apresuro a entrar al bosque llevando a Ilyasviel en su espalda.

“¿Te sorprende ver a Kiritsugu de esa manera, cierto?”

Saber asintió honestamente hacia la sonriente Irisviel.

Desde su posición, después de todo, ella no podía ver el rostro de la chica, y apenas podía ver el pelo plateado que había heredado de su madre, pero la aguda voz que ella escuchó antes de que abandonaran su campo de visión, ciertamente, se encontraba rebosante de alegría. Solo eso era suficiente para imaginar la armonía entre padre e hija.

“Para ser honesta, Yo me encontraba bajo la impresión de que mi Maestro era una persona de un corazón más duro y frío.”

Ante las palabras de Saber, Irisviel mostró una sonrisa avergonzada.

“Bueno, eso tiene una razón.”

Desde su invocación, Saber no había recibido una sola palabra de su Maestro Kiritsugu.

A fin de cuentas, los Sirvientes son solo una herramienta para servir a sus Maestros, y es definitivamente de esa manera como un mago los trataría. Aun así, la actitud de Kiritsugu hacía Saber era demasiado. Ni siquiera hablaba con ella, ignoraba sus preguntas, apenas y la miraba, Kiritsugu seguía alejando al Espíritu Heroico que él mismo había invocado.

Aunque ella no mostraba nada de ello, Saber definitivamente estaba fuertemente disgustada con la actitud de ese hombre. Obviamente, el Kiritsugu al que ella había sido unida era muy diferente al hombre que se encontraba jugando con su hija afuera del castillo.

“Si este es el verdadero rostro de Kiritsugu, entonces debo de haber cometido una gran desgracia contra mi Maestro…”

Mientras Saber murmuraba, Irisviel comenzó a reírse sin querer: su rostro dolido mostraba sus verdaderas intenciones, las cuales normalmente estaban ocultas detrás del atractivo rostro. Saber se encontraba aun mas incomoda.

“Esto no es tan divertido, Irisviel.”

“… Lo siento. Me preguntaba si aun conservabas algún rencor causado por el momento en que fuiste invocada,”

“Un poco… Entiendo que mi apariencia es diferente de lo que cualquiera esperaría. Pero eso no debería de ser algo tan sorprendente para ustedes dos.”

A pesar de su galante dignidad, Saber en verdad parecía una chica que apenas sobrepasaba la adolescencia. Cuando ella apareció en el brillante círculo de invocación, tanto Kiritsugu como Irisviel se quedaron sin palabras.

Eso era de esperarse. El Espíritu Heroico que Kiritsugu estaba invocando había sido grabado en la historia como un hombre.

El propietario de la funda de espada dorada de Cornwall, me refiero al que era conocido como el único portador de la espada sagrada Excalibur; nadie podría haber adivinado que la verdadera identidad del Espíritu Heroico Arthur Pendragon era una joven chica.

“Ciertamente yo he actuado como un hombre, y he deseado que esa mentira sea preservada a través de la historia… Pero es incomodo que alguien dude que yo soy la propietaria de esta funda de espada.”

“Puede que pienses eso, pero es inevitable. Tu leyenda es bien conocida, y ha sido dramatizada por 1500 años. Esa es una gran brecha con la imagen que teníamos del Rey Arturo.”

Mientras Irisviel sonreía incómodamente, Saber dejo salir un suspiro insatisfecho.

“Por supuesto que uno tendría dudas sobre mi apariencia. De alguna forma, en el instante en que saque la espada del contrato de dentro de la piedra, yo deje de envejecer gracias a su magia, manteniendo mi apariencia joven. Para comenzar, en ese momento mi pueblo ni siquiera cuestiono mi apariencia, dado que yo era el rey. La única cosa que se me pidió es que llevara a cabo mi deber como un rey.”

¿Qué tan dura habrá sido una juventud como esa?

El reino de Gran Bretaña se expuso a la invasión de los paganos, lo cual lo llevo al borde de la destrucción. Siguiendo las predicciones de un mago, el joven rey, “la encarnación de un dragón”, fue cargado con la tarea de ser el salvador, invencible a través de diez o doce años de batallas.

A pesar de esas proezas, este fue el desafortunado gobernante cuyo trono fue finalmente usurpado por su propia sangre, traicionado, y nunca perdonado por terminar con su gloria.

La verdad de que una chica delicada fuera cargada con un violento y doloroso destino pesaba en el corazón de Irisviel.

“¿Acaso Kiritsugu… Me odia por ser mujer? ¿Por qué no soy merecedora de una espada?”

Saber murmuro esto con una voz seca, observando a Kiritsugu desaparecer dentro del lejano bosque, alcanzando los sentimientos de Irisviel.

“Estas equivocada. Él comprende tu poder. Ese hombre no es tan estúpido como para juzgar mal a un Espíritu Heroico que fue puesto en la categoría de Saber… Debe de haber otra razón, si es que él se encuentra enojado.”

“¿Para enojarse?”

Saber reacciono a lo que acababa de escuchar.

“¿Quieres decir que hice que Kiritsugu se enojara? No puedo comprenderlo. Aun no he hablado con él ni en una sola ocasión.”

“Entonces puede ser algo que no esté relacionado contigo. Lo que lo tiene enojado debe de ser la leyenda del Rey Arturo que fue transmitida a nosotros.”

Si el Espíritu Heroico que invoco Kiritsugu fuera el “hombre mayor” llamado el Rey Arturo que es mencionado en la leyenda, entonces él probablemente no habría rechazado a su Sirviente de tal manera. Simplemente, para él, que prefería no mezclar sus sentimientos, las discusiones era mejor mantenerlas en el mínimo requerido.

Entonces, al final, su osado modo de “ignorarla” era el resultado directo de su respuesta altamente emocional.

Aquel que sacó la espada en la piedra fue una joven chica, la verdad que Kiritsugu había aprendido era la fuente de su abierta indignación ante la leyenda del Rey Arturo.

“Debe de estar enojado con la gente que te rodeaba en tu era. En la crueldad de aquellos que forzaron las tareas de un rey en una chica tan joven.”

“Ese no fue el caso. Yo estaba preparada desde el momento que saque la espada de la piedra.”

Saber menciono esto sin ninguna reserva, su expresión aun tan tranquila y transparente. Molesta, Irisviel asintió levemente.

“… El hecho que aceptaras un destino como ese es aun más provocativo. Tal vez es en ese punto que él está enojado contigo, la chica llamada Arturia.”

"..."

Saber bajó su mirada brevemente, incapaz de contestar. Pero cuando ella miro hacia arriba de nuevo, de inmediato sus ojos volvieron a su obstinación.

“Eso es ser demasiado emocional. No hubo nadie que levantara una queja ante aquellos que tomaron la decisión en mi era.”

“Y es por ello que él permanece en silencio.”

Con las rápidas respuestas de Irisviel, Saber no pudo más que dudar en esta ocasión.

“Emiya Kiritsugu y el Espíritu Heroico Arturia definitivamente son incompatibles – es por ello que lo dejare así. Si tuviéramos que hablar, nosotros solo nos negaríamos el uno al otro.”

Irisviel solo podía estar de acuerdo con esto. Si Kiritsugu pasara algo de tiempo con este orgulloso Espíritu Heroico, él siempre sentiría que sus mentes son demasiado diferentes.

Irisviel podía entender las quejas de ambas partes, y sentía demasiada compasión por ambos. Así que, el hecho de que estos dos nunca estarían de acuerdo era, nuevamente, la conclusión resignada de Irisviel.

“… Te lo agradezco, Irisviel. Sin una mujer como tú, podría haber perdido esta Guerra del Grial sin siquiera haber combatido.”

“También yo te lo agradezco. Yo deseo que sea mi esposo el que sea capaz de alcanzar el Grial.”

Temiendo la incompatibilidad con el Espíritu Heroico Arturia, Kiritsugu había pensando en una solución imposible para este problema.

El Sirviente y el Maestro actuarán completamente separados.

Para comenzar, no hay ningún límite en el rango del contrato entre los dos. Sin importar la distancia, un Hechizo de Comando puede controlar a un Sirviente, y el prana aun puede ser proporcionado a menos que el Maestro se desmaye. El que el Maestro y el Sirviente permanezcan juntos es solamente un acto de entendimiento mutuo. La prudencia dicta que las decisiones de batalla no pueden ser dejadas solo al Sirviente. El Maestro necesita permanecer en el lugar de la batalla para controlar al Sirviente.

Si Kiritsugu había decidido moverse independientemente, sin saber sobre las acciones de Saber, por supuesto que no significaba que confiaba en ella completamente. Kiritsugu le confió la tarea a Irisviel de ser el agente que supervise las acciones de Saber.

Eso no era algo arriesgado en lo absoluto. Por ejemplo, si el Sirviente de Kiritsugu fuera a actuar de manera rebelde, no había ningún miedo de que quisiera matar a Irisviel mientras aun siga deseando obtener el Grial. Sin Irisviel, aun si Saber derrotara a todos los otros Sirvientes, ella no sería capaz de obtener el Grial. El “contenedor del Grial” que Irisviel llevaba es absolutamente necesario para que el Grial de Fuyuki se materialice, Por lo tanto, Saber necesita defender a Irisviel de los otros Maestros.

Esa formación de equipo tan irregular era solamente a causa de las tácticas de batalla respectivas de Kiritsugu y Saber. El Espíritu Heroico de los caballeros, Saber, es un peleador que tiene las habilidades de Sirviente y las propiedades de sus Fantasmas Nobles completamente enfocadas hacia una “completa batalla frontal”. Su mentalidad nunca consentiría una acción que no sea adecuada a ello. Por otra parte, su Maestro Emiya Kiritsugu es esencialmente un asesino que realiza planes astutos, y no hay posibilidad de que ellos dos juntos puedan generar más que algo un poco mejor que un plan normal.

En vez de eso, en lo concerniente a afinidades, Kiritsugu evaluó que Irisviel sería mucho más adecuada como la compañera de Saber. Su esposa es definitivamente un homúnculo, pero ella aun es parte de la noble familia Einsbern, y como tal, ella tiene una elegancia y dignidad natural. Irisviel definitivamente es el tipo de dama a la que un caballero dedicaría su lealtad.

De hecho, en los últimos días en los que han vivido juntos después de la invocación, Irisviel y Saber ya habían desarrollado un entendimiento y respeto mutuos. El aire de nobleza natural de Irisviel era similar al de una “princesa” de la época de Saber, y la nobleza de Saber era una pareja perfecta para la buena cuna de Irisviel.

Por lo tanto, el Maestro por contrato, Kiritsugu, propuso que su esposa Irisviel actuara como un “Maestro substituto” en su lugar, a lo que Saber accedió fácilmente. Su problema en realidad es que ella se sentía incomoda al cooperar con Kiritsugu, y más que dejarla que blandiera su espada libremente, Irisviel era en verdad mucho más apropiada; en eso habían concordado. Así que, ellas dos entablaron una relación de maestro y sirviente de acuerdo al juramento del caballero, muy diferente al contrato de un Sirviente, y es así como ellas se estaban preparando para el Toque del Cielo.

“Irisviel, ¿Cómo visualizas tú el tipo de persona que representa Kiritsugu?”

“Un guía al igual que un esposo. Aquel que le dio significado a mi vida – Pero eso no es lo que quieres saber ¿o sí?”

Saber asintió. Lo que ella quería saber no era sobre la subjetividad de Irisviel, si no sobre el lado de Emiya Kiritsugu que Saber no conocía.

“A decir verdad, él es una persona amable. Solo que, a causa de que es tan amable, es por ello que no puede perdonar la crueldad de este mundo. Él escogió el poseer un corazón aun más frío para pelear contra ello.”

“Puedo entender tal determinación. Con un punto de vista aun más bajo, uno habría tenido que abandonar su sensibilidad humana.”

Con esto dicho, uno no podía pensar que Kiritsugu y Saber eran parecidos. Tal vez el disgusto de Kiritsugu hacia el Espíritu Heroico del rey Arturo era del mismo tipo.

“Para salvar al mundo con el poder del Grial - ¿Es esto lo que estás diciendo? ¿Es este tu deseo y el de Kiritsugu?”

“Si. Aunque el mío es solo un reflejo de su deseo. Pero en verdad pienso que es algo por lo que vale arriesgar tu vida.”

Ante las palabras de Irisviel, Saber asintió, con sus ojos encendidos como una flama.

“El deseo que reservo para el Grial es también similar. Yo deseo ayudar a la Gran Bretaña que no pude salvar por mí misma. Pienso que lo que tú y Kiritsugu desean es correcto. Es un camino del cual deberían de estar orgullosos.”

“Cierto…”

Sonriendo, Irisviel respondió ambiguamente.

Orgullo- ese precisamente era el problema.

Las palabras de su esposo reaparecieron en la mente de Irisviel. La verdadera razón del porque Kiritsugu y Saber se comportan de manera tan diferente.

Ustedes dos serían como flores en el campo de batalla. Nunca huyen o se esconden, brillando de tal manera que nadie dejaría de mirar al Sirviente Saber.

Porque aquellos que miren a Saber estarán dándome la espalda a mí.

Kiritsugu no tenía ninguna intención de dejarle el campo de batalla a Irisviel y a Saber. En vez de ello, él tiene la intención da transformar activamente el progreso de la guerra por sus propios medios. Él será un asesino escondiéndose y atacando por la espalda al enemigo, y Saber tenía el rol de atraerlos para asegurar que su trampa fuera un éxito, no más que un señuelo.

Irisviel no podía decir nada, pero era claro qué clase de métodos adoptaría Kiritsugu una vez que empezara la Guerra. ¿Qué pensaría el honesto y orgulloso caballero después de eso…? Al pensar sobre ello Irisviel comenzaba a preocuparse.

“Irisviel, tú posees un profundo entendimiento sobre tu esposo Kiritsugu, y tiene una gran fe en él.”

Inconsciente de la melancolía de Irisviel, Saber observaba la armonía entre padre e hija desde la ventana.

“Al verlo de esa manera, ustedes dos parecen ser una pareja bastante normal buscando la felicidad.”

“Pero si Kiritsugu piensa que yo también debería de haber buscado la felicidad como una persona y no como un rey de esta misma manera... Ambos son un deseo que uno no puede evitar tener”

“… Así que, ¿Ya no le guardas rencor alguno?”

“Por supuesto que no”

Con un rostro delicado, Saber asintió, e Irisviel se sintió como si estuviera traicionando a su Sirviente.

“Pero – Irisviel, ¿Acaso está bien? El que me cuentes algo como eso”

"¿Eh?"

Preguntando de nuevo, los ojos de Saber parecían querer decir algo más.

“Quiero decir – tú deberás aceptar el dejar a tu hija, al igual que Kiritsugu. Mañana… ¿Acaso no volaremos a Japón para ir tras el Grial?”

“Ah, eso – Esta bien. No hay ninguna necesidad que yo y mi hija partamos.”

Irisviel sonrió pacíficamente para mostrar gratitud ante la ansiedad de Saber, pero de alguna manera, la vacía soledad de esa sonrisa la preocupaba.

“Si yo dejo de existir como Irisviel, no quiere decir que desapareceré. Cuando ella crezca, estoy segura de que lo entenderá. Porque ella es una mujer de la familia Einsbern como yo.”

"..."

Ella no podía comprender las enigmáticas palabras de Irisviel, pero el rostro de Saber se endureció ante el siniestro presagio que ella podía sentir dentro de ellas.

“Irisviel, tú definitivamente sobrevivirás. Yo te protegeré hasta el final. Lo juro por el orgullo de mi espada.”

La declaración solemne del caballero hizo que Irisviel sonriera brillantemente.

“Saber, obtén el Grial. Para ti y para tu Maestro. Entonces los Einsbern alcanzaran su deseo de 1000 años, y yo y mi hija seremos libres de nuestro destino – Nosotros dependemos de ti, Arturia.”

De nuevo, Saber no pudo comprender el significado de la sonrisa ansiosa de Irisviel. Su cabello brillaba como la nieve, y su radiante belleza, esa mujer llena con una cálida amabilidad, ¿A qué tipo de destino nació atada? – Para que el caballero conociera la verdad completa, esa era una revelación que aun estaba por venir.


※※※※※


La justa cacería invernal de nueces termino con la victoria de Ilyasviel, terminando con una serie de 3 derrotas consecutivas en favor de la campeona. Además, no se encontró ningún árbol de nueces de campo dentro del bosque de los Einsbern.

Después de la batalla, los dos caminaron casualmente de regreso. A causa de que ellos habían caminado hasta una parte profunda del bosque la majestuosa silueta del castillo Einsbern se había convertido en una borrosa silueta.

“La próxima ocasión será cuando regreses de Japón, Kiritsugu.”

Habiendo completado su venganza, Ilyasviel miraba con una gran sonrisa a su padre. Incapaz de verla directamente, Kiritsugu fingía serenidad lo mejor que podía.

“Si… La próxima vez papi no perderá.”

“Uhuhu, si no lo haces mejor, pronto estaremos separados por cien puntos, ¿lo sabías?”

La sonrisa de su amada hija se estaba volviendo demasiado dolorosa para el hombre.

¿Cómo debería de decírselo? Hasta el final, tal vez esa sea la única cosa en la que estará pensando.

Esta era la peor lucha para Kiritsugu. Pero, por cualquier medio, él debía ganar. Por ese propósito, él no podía permitirse renunciar a su vida.

Así que – la promesa hecha a su hija de jugar de nuevo en el bosque invernal era solo una pequeña victoria.

Salvar todo. Abandonar todo por esa causa.

Para el hombre que juro hacer eso, el amor solo podía ser como una espina.

Siempre que él amaba a alguien, era una maldición el tener que estar listo para mantener esa emoción escondida en su corazón.

Ese era el destino que cargaba Emiya Kiritsugu a cambio de su ideal. El amor era una tortura que no podía ser sanada.

¿Entonces porque?- él se preguntaba a si mismo siempre que miraba la tierra y el cielo congelados.

¿Por qué es que él amaba tanto a una mujer y a la niña que compartía su sangre con él?

“Kiritsugu, ¿Cuánto tiempo durara el trabajo con mi madre? ¿Cuándo estarán de regreso?”

Sin darse cuenta del sufrimiento de su padre, Ilyasviel pregunto con una voz animada.

“Papi regresara en un par de semana, probablemente. – Para mamá, debería de ser mucho más tiempo, eso creo…”

“Si. Mamá se lo dijo a Ilya. Que ellas estarían separadas por siempre.”

El escuchar su respuesta sin una sombra en su rostro fue el golpe definitivo para Kiritsugu. Sus rodillas perdieron la fuerza para avanzar sobre el camino cubierto de nieve.

Su esposa estaba lista. Su hija estaba preparada.

Porque la verdad era que Emiya Kiritsugu le arrebataría la madre a esta joven chica.

“Mamá me dijo que incluso si no podemos vernos nunca más, ella siempre estará a mi lado. No tengo porque estar triste, ella me lo ha estado diciendo antes de ir a dormir. Así que Ilya siempre estará con mamá”

“… Ya veo…”

En ese punto, Kiritsugu se dio cuenta de la sangre que teñía sus manos de un rojo escarlata.

No sabía cuanta gente había asesinado, que tan impuros eran sus brazos. Para que él pudiera sostener a un niño como su padre, eso definitivamente era imperdonable – él se decía esto a sí mismo.

¿Pero acaso esa advertencia no sería equivalente a salir huyendo?

Esta niña ya jamás seria abrazada por su madre nunca más. Y si su padre Kiritsugu abandona esa tarea también… ¿Quién será capaz de abrazar a Ilyasviel de nuevo?

"―Hey, Ilya."

Kiritsugu detuvo a su hija quien camina a lado de él, se dejo caer y rodeo con sus brazos a la chica.

"... ¿Kiritsugu?"

En estos 8 años, siempre que sostenía ese pequeño cuerpo en sus brazos, Kiritsugu dudaba de su capacidad como padre muy en el fondo. Disgustado por su actuación como padre, él solo podía sentirse mal consigo mismo por ser incapaz de actuar de otra manera.

Pero esto también llegaba a su fin. Como el único padre de esta niña, él debía sostenerla entre el calor de sus brazos. Sin huir, sin mentir.

“¿Esperaras por mí, Ilya? ¿Podrás soportar la soledad hasta que papi regrese?”

“¡Sí! La soportare. Esperare por ti junto a mama, Kiritsugu.”

Las memorias de este día probablemente llenaran a Ilyasviel con alegría hasta el final. Su alegre voz no contenía ninguna pena.

“… Entonces papi prometerá algo también. No te haré esperar. Papi definitivamente regresara rápidamente.”

Emiya Kiritsugu había aceptado otra dolorosa carga.

Soportando la espina que era el amor y que atravesaba todo su cuerpo, él abrazó fuertemente a su hija por toda la eternidad.






-222:24:48[edit]

A Uryū Ryūnosuke le disgustaban las películas de masacres. Aunque a decir verdad él podía comprender la necesidad de ese tipo de entretenimiento.

No solo en las películas de horror, sino también de las de guerra, pánico y hasta en las películas de aventura y drama; ¿Por qué es que la ficción sigue simulando la muerte del hombre incansablemente?

Eso podría deberse a que los espectadores pueden minimizar su miedo a ella al observar una imitación ficticia de la “muerte”.

Los humanos encuentran el orgullo en la “sabiduría” y aborrecen la “ignorancia”. Por lo tanto, si ellos pueden “experimentar” y “comprender” un miedo en particular, entonces se convierte en una victoria similar a sobrepasar ese miedo.

Sin embargo, “la muerte” es solo… algo que uno no puede experimentar mientras uno se encuentra con vida. Por lo tanto es imposible entender su verdadero significado. Es por eso que los humanos solo pueden adivinar la esencia de la muerte al observar la muerte de otras personas, y así realizar una experiencia virtual.

Es verdad, para que las sociedades civilizadas puedan respetar la vida humana, esta experiencia virtual no puede más que depender de la ficción. Aun así, cuando la guerra hace que tu vecino se convierta en carne molida con una bomba o una mina, nadie mira películas de horror.

De manera similar, es importante el encontrarse entretenido con este dolor físico ficticio, estrés mental o cualquier tipo de pena. Cuando el experimentar esta sensación física por ti mismo se vuelve demasiado riesgoso, uno puede sobrepasarlas y remover esas molestias al observar a aquellos que en verdad están sintiendo esas sensaciones. – Es por eso que la pantalla o un tubo de rayos catódicos pueden generar lágrimas de gritos, dolor y angustia.

Eso es bueno. Eso es comprensible. Alguna vez, Ryūnosuke temió a la “muerte” como cualquier persona ordinaria. Él podría haber sido un amateur de las películas de horror, si la muerte pudiera haber sido minimizada y conquistada al observar el maquillaje especial de los cuerpos mutilados, la tinta roja de las explosiones de sangre y las actuaciones realistas reproduciendo a gritos una “muerte inamovible”.

Las representaciones de la crueldad en la ficción tienen una mala influencia en la gente joven, eso es algo que puede ser dicho como cierto, pero para Uryū Ryūnosuke, eso es una tontería bastante ridícula. Porque si la sangre y los gritos en una película de horror hubieran sido al menos un poco más realistas, él no se habría convertido en un homicida maniático.

Esto era, en realidad, nada más que el resultado de una curiosidad sincera. Ryūnosuke solo quería saber lo que era la “muerte”. El rojo vivido de la hemorragia de una arteria, el tacto y el calor de lo que está dentro de la cavidad abdominal. La agonía de las victimas cuando su interior era removido hasta que morían, el tono musical de sus gritos. En verdad no había nada que pudiera mejorar eso.

La gente dice que el asesinato es un crimen. Pero pensemos en ello un poco. ¿Acaso no hay 5 billones de humanos sobre poblando la Tierra? Ryūnosuke sabía bien que tan exagerado era ese número. Porque él se puso a contar la grava en el parque cuando era pequeño. Por supuesto que él se sintió desanimado después de los diez mil, pero jamás olvido la frustración que sintió en ese momento. Hay quinientas mil veces más humanos que eso. Además, se dice que el número de nacimientos y muertes todos los días puede ser valorada en alrededor de los diez mil. ¿Qué tanto daño puede hacer Ryūnosuke al convertirse en un asesino? Además, al asesinar a la gente una a una, Ryūnosuke puede perfeccionar cada una de sus muertes a conciencia. Ocasionalmente, disfruta asegurarndose de que el “proceso de la muerte” lleve alrededor de medio día. Con este incentivo y experiencia, el volumen de la información acarreada con cada muerte puede ser mucho mayor comparado con lo que uno puede obtener de una vida tan corta. Para el razonamiento de Uryū Ryūnosuke, ¿Uno no podría decir que el ser un homicida es una acción productiva?

Con esa creencia, Ryūnosuke vagaba por varios lugares, acumulando asesinatos. No le tenía miedo a la ley. El sentimiento de ser preso y esposado – sin importar cuantos hombres se requirieran en verdad para ello – era algo que él “comprendía” definitivamente, hasta llegar al punto de no tenerle miedo; él había “observado” suficientes muertes por ahorcamiento o la silla eléctrica con ese fin. Pero su razón para escapar de la ley era, simplemente, porque no había ninguna ganancia en perder su libertad y obtener una vida en prisión, y por lo tanto consideró que vivir una vida buscando placer todos los días era algo mejor, esa era la opción correcta para un hombre saludable.

Él se satisfacía al sacar lo mayor posible de la fuerza vital de todos aquellos a los que mataba, de sentimientos tales como el apego a la vida humana, el enojo y el afecto. El dejar que sus víctimas supieran el momento exacto y las circunstancias de sus muertes, eso en si mismo tenía un significado tan profundo y rico como una vida en miniatura.

Cuando se encontraban al borde de la muerte, gente muy común se comportaba de manera extraña, y por otra parte, gente que era vista como excepcional moría de maneras muy banales – al observar tales patrones en los humanos, Ryūnosuke perseguía a la muerte, y mientras se convertía en un experto en la muerte, él también estudiaba profundamente su completo opuesto, la vida. Entre más gente asesinaba, mas entendía las vidas que arrebataba.

Ese conocimiento, el discernimiento en si mismo era un tipo de dignidad, un estilo.

Aunque Ryūnosuke no podía encontrar las palabras adecuadas para explicar el porqué tenía ese poder – si él realmente tuviera que resumirlo, seria con la expresión “ser genial”.

Para realizar una comparación, era como las chispas en una barra de dulce o un risco derrumbándose. Incapaz de acostumbrarse a su lugar de juegos, relajándose sin saber la posición de uno y sin entender la razón por la que se divierte. Pero si se trata de acumular experiencia y adoptar alguna regla de conducta, entonces él se convertía en un cliente regular en un lugar donde podía controlar el estado de ánimo hasta un grado íntimo. De eso se trataba el ser genial, ese era un modo de vida.

Así que por decirlo de alguna forma, Ryūnosuke era un jugador genuino cuando se trataba de la familiaridad del confort que proporcionaba la vida humana. De esa forma, él poda mirar a las víctimas, saboreando un coctel de métodos nuevos, apreciando el sabor de la satisfacción.

Esta no era algún tipo de metáfora; en la ciudad, por las noches, el placer de Ryūnosuke derivaba de su excelencia al atraer victimas como aquellas luces que atraen insectos, con un cierto interés en el sexo opuesto. Más aun, las mujeres eran, con certeza, atraídas por la compostura y dignidad que emergía de su enigmática postura. Después de la seducción, él siempre disfrutaba de algo de alcohol y las chicas en las que realmente se interesaba siempre terminaban como un pedazo de carne bañado en sangre.

La ciudad por la noche siempre había sido el lugar de cacería de Ryūnosuke y las presas jamás notaban la amenaza que representaba Ryūnosuke.

En una ocasión, él vio un leopardo en algún programa sobre animales, y fue hechizado por su elegancia. En ese momento sintió una conexión con el brillante modus operandi de la cacería. El leopardo era una bestia con una forma genial de vivir y por ello se convirtió en su modelo, literalmente.

Desde entonces Ryūnosuke se volvió consciente de su imagen visualizada como la de un leopardo. Él siempre llevaba algo consigo proveniente de un leopardo. Chaqueta o pantalones, zapatos o sombreros, o, si eso era demasiado llamativo, incluso tenia calcetines y ropa interior, un pañuelo o guantes. Poseía un anillo de color ámbar de ojo de gato, siempre en su bolsillo cuando no era posible ponérselo en el dedo medio, y siempre llevaba consigo un pendiente hecho con un colmillo real.


※※※※※


Así que, este asesino llamado Uryū Ryūnosuke recientemente se había sentido deprimido y con una seria perdida de motivación.

Después de cerca de 30 víctimas, sus métodos de ejecución y tortura habían comenzado a perder su frescura y a parecer todos iguales. Al probar todas las técnicas que se le podrían ocurrir, aun cuando Ryūnosuke era testigo de su agonía al morir, el incitar a sus presas ya había perdido ese sabor de emoción y estimulación.

Decidiendo regresar a su lugar de origen, Ryūnosuke regreso a casa después de 5 años, entrando a la fuerza al almacén del patio trasero mientras sus padres dormían por la noche. Fue en este almacén donde él había tomado a su primera víctima, y ahora estaba derrumbándose, abandonado.

Reencontrándose después de 5 años, el cuerpo de su hermana había cambiado completamente, pero ella había esperado a su hermano en el lugar en el que Ryūnosuke la había escondido. El silencioso reencuentro con su hermana no le proporciono ninguna emoción fuerte en particular, y Ryūnosuke se encontraba decepcionado al haber venido hasta aquí en vano; pero en ese momento él encontró un viejo libro podrido dentro de la montaña de basura que se había juntado en el almacén.

El delgado libro carcomido por los gusanos no era una copia impresa si no un tomo único. Las notas decían “noveno año de la era Keiō”. Esta escritura era de más de cien años de antigüedad, proviniendo del final del Bakumatsu.

Habiendo hojeado ocasionalmente algunos libros Chinos durante sus días de estudiante, Ryūnosuke realmente podía leer las notas sin demasiada dificultad. Pero el problema era el contenido mismo. La escritura incoherente de caracteres finos eran tonterías ridículas acerca de un tipo de magia negra. Más aun, las inscripciones hablaban de la Cristiandad y de Satán; aparentemente se trataba de ocultismo proveniente del Oeste. Ofrecimientos humanos a demonios de otro mundo con la finalidad de invocar espíritus; eso definitivamente era ficción.

En las últimas horas de la era Edo, el estudiar el conocimiento del oeste era un tipo de herejía. Por lo tanto, un libro acerca de lo oculto, lo mas herético de la herejía, solo podía tratarse de una broma, aun así Ryūnosuke sintió algo de admiración por ello y le importo poco su autenticidad. Ya era suficientemente atractivo el quedarse con el viejo libro proveniente del almacén. Eso fue estimulo suficiente para renovar su inspiración de maniaco homicida.

Al momento, Ryūnosuke hizo de ese lugar una “tierra espiritual” como era descrito en las notas, y entonces resumió su lectura nocturna. Él no conocía el significado que la tierra ahora conocida como Fuyuki había tenido, pero Ryūnosuke estaba cimentando los puntos importantes para mejorar su humor y proseguir con nuevos asesinatos; siguió las instrucciones del viejo libre tan fielmente como le fue posible.

Cuando sacrifico por vez primera a una chica que había huido para jugar en medio de la noche en una fábrica abandonada, el estimulo fue más interesante de lo que había esperado. El estilo del sacrificio ritual había cautivado totalmente a Ryūnosuke a pesar de su inexperiencia. En el momento quedo cautivado por el método y después de tres intentos fallidos, la pacifica ciudad de provincia fue invadida por el miedo.

De esa manera, Uryū Ryūnosuke irrumpió a la fuerza en la casa de una familia de cuatro personas para su cuarto crimen; para entonces él se encontraba completamente intoxicado con el éxtasis en medio del crimen, y por supuesto, comenzaba a tranquilizarse después de repetir el mismo crimen por cuarta ocasión. La voz de la razón dentro de su cabeza comenzó a susurrar a sus oídos.

Ryūnosuke había acumulado crímenes mientras vagaba por todo el país. Él jamás había asesinado más de dos veces en el mismo lugar, y siempre había dispuesto de los cuerpos de manera escrupulosa. La mayoría de las victimas de Ryūnosuke se encontraban, incluso ahora, siendo buscadas como personas desaparecidas.

Pero en esta ocasión, una serie de crímenes sin ocultar los restos alertarían a la gente rápidamente; eso definitivamente era descuidado. Obsesionado con el método, él se había olvidado por completo de la prudencia. Esta ocasión era particularmente mala. Para las tres ocasiones anteriores, él había intentado dibujar el círculo mágico con sangre, y algunos errores habían logrado que se quedara corto de sangre, Así que en esta ocasión, para dibujar el círculo perfecto, él había decidido matar un poco más de lo usual; pero en verdad, el masacrar una familia entera mientras dormían podría haber sido demasiado llamativo. La policía estaría en completa alerta y todos en la región estarían siendo más cuidadosos. El ocultarse definitivamente no era el estilo del ‘leopardo’.

Ryūnosuke se había decidido finalmente – por el momento sería mejor dejar a la ciudad de Fuyuki en silencio. Él proseguiría con las misas negras dado que le gustaban bastante los resultados, pero tendría que reducir el número de 3 a 1 a la vez por razones de seguridad.

Después de ordenar sus sentimientos, un renovado Ryūnosuke decidió concentrarse en el ritual nuevamente.

“♪ Llenar, llenar, llenando, llenar. Con cada repetición, cuatro veces - ¿eh, cinco veces? Err, solo cuando se encuentre lleno proceder a romperlo… ¿Así? Si.

Recitando el canto de invocación, Ryūnosuke dibujaba en el piso de madera de la sala de estar con una brocha llena de sangre. La ceremonia en verdad era seria; ese ambiente no era el estilo de Ryūnosuke en lo absoluto. Ese sentimiento de seriedad era solo para su satisfacción personal; después de todo, lo que importaba en verdad era ese sentimiento.

Habiendo practicado el círculo mágico toda la noche, él fue capaz de terminarlo en un solo intento. Ya no había ninguna necesidad de las reservas ahora. Aunque ya había asesinado a los padres y a la hermana mayor para extraer su sangre.

"♪ Llenar, llenar, llenando, llenando, llenar, ahí. Esas son cinco veces. ¿Correcto?”

Los sobrantes de la sangre parecían adecuados para realizar algo de arte fino en los muros del cuarto. Esperando una reacción, él se dio la vuelta hacia el último sobreviviente que se encontraba en posición fetal en una esquina – un chicho de primaria atado con una cuerda. El joven estaba llorando, sus ojos hinchados, mirado los restos destrozados de sus padres y hermana.

“Dime – chico, ¿Acaso crees en los demonios?”

Realizándole una pregunta al tembloroso chico, Ryūnosuke inclino su cabeza en un acto dramático. Obviamente, él no esperaba una respuesta; con su boca amordazada lo único que el chico podía hacer era temblar de miedo.

“Tú sabes, los periódicos y las revistas siguen llamándome demonio. ¿Pero no es eso extraño? Un solo cartucho de dinamita generaría muchas más víctimas que yo.”

Los niños son agradables. A Ryūnosuke le gustaban los niños. Los adultos cuando se asustan lloran y gritan, así que por esa parte los niños son mucho mejores. Uno puede incluso burlarse cuando se vuelven incontinentes.

“Nah, así está bien. Después de todo soy similar a un demonio. Pero si en verdad hubiera demonios verdaderos a mi lado, me gustaría tratar de hablar un poco con ellos. Eso sería agradable. ‘Que hay, mi nombre es Uryū Ryūnosuke ¡Y soy un demonio!’ ¿Qué te parece esa presentación? Esta debería de ser una buena oportunidad para asegurarme. Si los demonios reales existen o no…”

Con su buen humor mejorando, Ryūnosuke probó sus encantos en el tembloroso niño. Normalmente el hablar le parecía molesto, pero al mirar la sangre – y de pie frente a alguien al borde de la muerte, él parecía cambiar y volverse más elocuente.

La sangre de 3 personas fue suficiente, y esa era la única razón para que permitiera que el niño más joven viviera. Aunque si pensó que se tomaría el tiempo para disfrutar el matarlo más tarde, después de completar la ceremonia -

“De cualquier forma. Si por casualidad en verdad aparece un demonio, ¿No sería estúpido el no tener nada que beber o algo sobre que hablar? Así que chico… Si el Sr. Demonio en verdad viene a visitar, ¿Qué te parecería un pequeño asesinato?”

"¡...!"

El joven podía entender bastante bien la idea de Ryūnosuke. Ryūnosuke resplandeció cuando el chico, con sus ojos completamente abiertos, comenzó a retorcerse y a luchar sin gritar.

“Me pregunto cómo será el ser asesinado por un demonio. Acaso será con un zip o con un splash, debería ser divertido observarlo. No es algo que se vea todos los días - ¡ah ouch!”

El inesperado aguijoneo fue como un baño de agua fría en medio de la alegría de Ryūnosuke.

El dorso de su mano derecha. Él sintió un dolor intenso, como si hubiera bañado su mano en un poderoso veneno. Tan pronto como el dolor comenzó, la irritación se calmo y se quedo en la superficie de su piel.

“… ¿Qué demonios? Eso…”

De alguna manera, un patrón parecido a un tatuaje se encontraba ahí en su adolorida mano derecha, y él no tenía idea del porque.

"... Eeh."

En vez de sentirse ansioso, Ryūnosuke reacciono tranquilamente. Ese patrón incomprensible de tres serpientes entrelazadas parecía algún tipo de tatuaje tribal, lo que no se veía nada mal.

Pero su interés solo duro unos momentos; Ryūnosuke se dio la vuelta sorprendido cuando sintió el aire moverse detrás de él.

El aire se volvía caliente. Una corriente que debería de ser imposible ahí adentro. Pronto, la brisa cambio a ser un remolino que soplaba en la sala de estar. Ryūnosuke observaba el círculo mágico dibujado en el piso con la sangre fresca mientras este, increíblemente, comenzaba a emitir una luz fosforescente.

Ya esperaba que algún tipo de anomalía ocurriera, pero – un fenómeno tan descarado estaba más allá de su anticipación. Algo grande, justo como en las películas de horror que Ryūnosuke odiaba. Estos efectos infantiles eran tan ridículos que no era gracioso, pero esto definitivamente era real.

La violenta ráfaga de viento ahora estaba destrozando el cuarto, lanzando la TV, un florero y otros muebles. En el centro del círculo mágico la niebla comenzó a levantarse y chispas comenzaron a volar. La escena era de otro mundo, pero Uryū Ryūnosuke definitivamente no estaba asustado. El era como un niño observando un truco de magia, con su pecho bailando de expectación.

La fascinación por lo desconocido -

El encanto que una vez fue descubierto en la maravilla llamada “muerte”. El brillo que pasaba desapercibido cuando se cansó de acumular asesinatos, justo ahora-

Un relámpago. Seguido de un sonido parecido a un trueno.

El impacto atravesó el cuerpo de Ryūnosuke. Se sintió como freírse con un cable de alta tensión.

Ese extraño poder alguna vez fue parte de la familia Uryū. Ahora olvidado por sus descendientes, pero aun llevado a través de su sangre ininterrumpidamente, los ‘Circuitos Mágicos’ que habían estado durmiendo hasta este día dentro de Ryūnosuke; ese misterio heredado ahora había sido liberado como un tsunami. Y ese ‘poder alienígena’ fluyendo en Ryūnosuke justo en este momento había comenzado a fluir dentro de él, y fluyendo al exterior hacia la cosa que había sido invitada desde el inframundo.

-- Para decirlo de cierta manera, esta era una excepción dentro de las excepciones.

Para comenzar, el Grial de Fuyuki requiere de siete Sirvientes. No solo son los capaces los que invocan a los Sirvientes e intentan convertirse en Maestros. El Grial erigirá a cualquier persona apropiada hasta llegar a la cuenta de siete.

La invocación de un Sirviente también es algo fundamental para el Grial. El trabajo duro que los magos ponen en el ritual solo es una precaución para crear un lazo confiable y perfecto con el Sirviente. Aun con un círculo de invocación sin ninguna habilidad y sin ningún hechizo, si un humano tiene un catalizador, se pueden llenar los requisitos del Grial…

"―Yo te lo pregunto"

Desde el interior de la niebla que lo envolvía todo, una suave pero lenta voz hizo el llamado.

El viento había cesado sin que lo notara nadie. La luz había abandonado al círculo mágico, el brillo estaba desapareciendo, y el círculo dibujado en el piso con sangre fresca estaba oscurecido como si hubiera sido quemado. Y desde dentro de la niebla que se desvanecía, el propietario de aquella voz repentinamente mostro su figura a Ryūnosuke...

Un rostro joven sin ninguna arruga aun. Un par de enormes ojos saltones y mejillas grasosas. Junto con la palidez mortuoria de su rostro, él le recordaba a Ryūnosuke una pintura de Munch.

Su vestimenta también era bastante extraña. Su figura, suficientemente alta como para alcanzar las nubes, estaba envuelta en una túnica demasiado plegada, decorada con lujosos seguros hechos de metales preciosos; su estilo entero se veía exactamente como el de un “mago malvado” proveniente de un manga.

“Vos quien me llamo, vos que pidió mi presencia, invocando al espíritu de la clase Caster… Yo te pregunto tu nombre. ¿Quién eres tú?”

"..."

Ryūnosuke dejo salir una breve respuesta. Aquel que había salido del círculo de invocación con grandes relámpagos y humo – era un humano ordinario. Eso definitivamente no era lo que había esperado. ¿Ningún monstruo exagerado, solo un humano perfectamente normal? Ryūnosuke estaba sorprendido. Sus ropas definitivamente era raras, ¿Pero acaso eso significaba que este hombre era un verdadero demonio?

Rascándose la cabeza por un momento, Ryūnosuke tomo una decisión.

“Uh, el nombre es Uryū Ryūnosuke. Trabajo por mi cuenta. Mi pasatiempo es el asesinato en general. Me gustan los niños y las mujeres jóvenes. Recientemente he regresado a afinar mis bases nuevamente.”

El hombre en la túnica asintió. Aparentemente él había ignorado todo aparte del nombre.

“Muy bien. El contrato esta completo. Tú deseo por el Santo Grial es mi deseo también. Nosotros haremos nuestra la copa de los cielos.”

“¿Santo - Grial?”

En ese momento, Ryūnosuke no entendió de qué se trataba. Cierto, ahora que lo pensaba, ¿Acaso el libro que encontró en el almacén no mencionaba algo como eso? Y él se lo había saltado porque el pasaje era demasiado ambiguo.

“… Bien, dejemos las platicas problemáticas para más tarde.”

Ryūnosuke agito su mano ligeramente, antes de señalar con su barbilla al chico que estaba en la esquina.

“Por ahora, hablemos mientras bebemos algo. ¿No te comerás eso?”

El otro hombre, con un rostro inexpresivo como una máscara, evaluó al chico que se encontraba atado y a Ryūnosuke. Sintiéndose ansioso, Ryūnosuke no podía saber en este silencio si sus palabras e intenciones habían sido suficientemente claras. Tal vez era pedir demasiado. Después de todo, ¿Quién había decidido que los demonios comían niños?

Silenciosamente, el hombre tomo un libro de un bolsillo en su túnica. El robusto libro parecía ser un antiguo tesoro de una era antigua. Sin duda era algún objeto del demonio.

Ryūnosuke noto con solo una mirada de qué tipo de material estaba hecha la cubierta.

“¡Ah, genial! Esa es piel humana ¿cierto?”

Ryūnosuke podía reconocerlo porque él en alguna ocasión trato de crear la sombra de una lámpara con la piel arrancada de una de sus víctimas. Eventualmente, se desanimo ante su pobre habilidad al hacerlo, pero no podía evitar sentir respeto ante alguien que había logrado un trabajo similar y llegado hasta el final.

El hombre, lanzándole solo una mirada a Ryūnosuke, ignoro su halago y abrió gentilmente el libro, sus manos pasaron las páginas rápidamente; entonces murmuro una o dos palabras que no hacían sentido, y como si eso hubiera sido suficiente, cerró el libro antes de regresarlo a su bolsillo.

"¿... ?"

Dejando al indefenso Ryūnosuke, el hombre caminó hacia el chico que se encontraba en posición fetal en el suelo. Ante los extraños eventos que seguían sucediendo, el chico apretó sus ojos más fuerte, como si la muerte fuera inevitable, tratando de arrastrarse lejos del hombre.

Mirando al chico en tal estado, el hombre aparentemente parecía lleno de compasión y amabilidad, lo que sorprendió a Ryūnosuke. ¿Qué significaba esto?

“- No tienes nada que temer, pequeño.”

A diferencia de lo que su extraña apariencia sugería, el extraño hombre habló gentilmente hacia el niño. El chico prisionero gradualmente noto su calor y miro al hombre intrigado.

Como si respondiera, el hombre asintió sonrientemente, agachándose hacia el niño y extendiendo su mano hacia él – desatando gentilmente sus cuerdas y mordaza.

“¿Puedes ponerte de pie?”

A forma de darle animo, el hombre le dio un golpecito al chico en la espalda, ayudándole a ponerse de pie.

Por supuesto, Ryūnosuke no tenía ninguna duda de que el hombre era un demonio, pero él estaba extremadamente insatisfecho con cómo estaba tratando al chico. ¿De verdad va a dejarle vivir?

De cualquier forma, sin importar como lo miraras, el hombre era extraño. Cuando estaba en silencio su expresión asemejaba fuertemente la de un cadáver, pero cuando sonreía sin ninguna malicia aparente, él parecía tan puro como un santo.

“Ahora, pequeño, la puerta en esa dirección te sacara de esta habitación. No mires atrás, camina directamente hacia adelante por ti mismo. ¿Puedes hacerlo solo?”

"... Si..."

Ante la valiente respuesta del chico, el hombre respondió con una brillante sonrisa, empujándolo levemente.

El chico comenzó a correr ligeramente a través del cuarto de estar bañado en sangre, mientras evitaba el tener que mirar los cuerpos de sus padres y hermana como le habían ordenado.

"Hum, hey..."

Por supuesto que Ryūnosuke no podía ignorar todo esto y hablo, pero el hombre lo interrumpió rápidamente con una señal de su mano. Sobrecogido, Ryūnosuke miro impotente escapar al chico.

El chico abrió la puerta y dio un paso hacia el corredor. Enfrente de él se encontraba la puerta de entrada. Sus ojos, que hasta entonces habían estado hundidos en el miedo ahora brillaban con esperanza y alivio.

El clímax llego al siguiente instante.

El chico se marchaba con las escaleras detrás de él, mirando hacia la entrada. Desde el segundo piso, imposible de ver desde el salón de estar, algo repentinamente cayó como una avalancha sobre el niño. Un montón de pesadas cuerdas – no, un bulto de incontables serpientes – una forma indescifrable de vida, o mejor dicho, una criatura viva se enredaba alrededor del cuerpo entero del niño, y con una fuerza de otro mundo se llevo al chico al segundo piso.

Entonces – un grito que estremecía el alma. El sonido de las lenguas de un infinito numero de creaturas, el eco familiar de los huesos aplastados. La crudeza de lo que sea que estaba sucediendo en el piso superior estimulaba la imaginación aun sin ser testigo de ello.

El extraño hombre cerro sus ojos y alzo su rostro, escuchando el sonido de pesadilla, enfocado atentamente en ello. Sus manos temblaban. Aparentemente se encontraba profundamente conmovido.

Pero la emoción fue igual de maravillosa para Ryūnosuke… No, dado que él no esperaba que sucediera algo como eso; el catarsis fue todavía más intenso para él.

“Hay una cierta frescura en el miedo.”

La memoria residual del horror que él mismo había planeado aun no había desaparecido – no había ninguna duda residual de que él era un demonio – cuando comenzó a hablar, y su voz sonó como si estuviera envuelto en un sueño.

“El miedo se trata del sentimiento de que vas a morir. El verdadero significado del terror no yace en una condición estática, si no en el cambio – ese es el instante en que la esperanza se convierte en desesperación.”

“¿Qué te parece? El olor del miedo fresco y de la muerte.”

"― Kh ―"

Ryūnosuke había perdido el habla.

La ‘cosa’ que estaba dándose un festín con los restos del chico en el piso de arriba, aparentemente fue causada por este hombre. Él fue quien emergió del círculo mágico dibujado con sangre, después de todo. No había duda posible de que algo había sucedido cuando abrió su libro con la portada hecha de piel humana.

El método era emocionante, pero eso era lo esplendido en esta filosofía. Ryūnosuke no era rival para la creatividad y la estética perfecta de tal maldad. Él quien era aquel que llevaba tan vivida y conmovedora “estética de la muerte” merecía el más grande de los halagos.

“¡Genial! ¡Eso fue maligno! ¡Hombre, eso fue demasiado genial!”

Sintiéndose con ganas de bailar de alegría, Ryūnosuke sujeto la mano del hombre y la apretó. El ser amigo de un hombre tan extraño no era menos conmovedor que conocer a una celebridad. El asesino serial Uryū Ryūnosuke finalmente sentía adoración y respeto desde lo más profundo de su corazón por alguien en este aburrido mundo.

“¡De acuerdo! ¡No se que sea este Grial, pero te seguiré! Te ayudare en lo que desees. Mataremos aun más. Hay muchos sacrificios. ¡Muéstrame más de tus geniales asesinatos!”

“Eres un tipo agradable.”

Comprendiendo la emoción de Ryūnosuke, el hombre respondió gentilmente con una sonrisa pura ante ese apretón de manos tan violento.

“¿Tú nombre era Ryūnosuke cierto? Es un buen augurio que me haya elegido un Maestro tan comprensivo como tú. Esto se está convirtiendo mas y mas en una situación ideal para mis aspiraciones.”

Cuando se realiza una invocación sin un catalizador, el Espíritu Heroico que aparecerá será el que tenga una mentalidad más similar a la de su Maestro. Aquel invocado por el asesino serial era aquel que había gravado su nombre con actos de extrema crueldad: el era un Espíritu Heroico con un verdadero placer por la tiranía. O mejor dicho, basado en su naturaleza, sería más apropiado llamarlo un espíritu vengativo en vez de un espíritu heroico.

“Ah -, cierto, No he escuchado aun tú nombre.”

Recordando las partes importantes, Ryūnosuke comenzó a actuar más familiarmente.

“Mi nombre, si. Es verdad. Para esta era, tú puedes llamarme…”

El hombre puso un dedo en sus labios, y después de pensarlo un poco,

“… Entonces, por ahora, puedes llamarme “Barba Azul”. Encantado de conocerte.”

Contesto familiarmente con una sonrisa angelical.

Y así, por la última posición en este cuarto Toque del Cielo – el Maestro y su Sirviente ‘Caster’ completaron el contrato. Es así como, sin saber el significado de la Guerra del Grial o de su naturaleza como mago, el casual asesino recibió los Sellos de Comando y un Sirviente.

Para un truco del destino, esta puede haber sido su jugada más sucia.




-172:38:15[edit]

El refrán que dice “la hora en la que hasta los árboles duermen” no aplica a los Magos y Sirvientes.

El Espíritu Heroico de las sombras, Assassin, tiene más que nadie la mejor comprensión acerca de la complejidad de estar preparado en la obscuridad de la noche.

Especialmente ya que los magos congregados en la ciudad de Fuyuki tienen un doble interés. Erguidas en la cima de la colina del poblado de Miyamachou, ninguna de las casas estilo europeo de los Matō y Tōsaka se quedaba atrás en términos de esplendor.

Maestros aspirando por el Grial, los dos terratenientes usaban, últimamente, algunos familiares de bajo nivel para patrullar izquierda y derecha, día y noche alrededor de sus castillos. Naturalmente, los dueños de las mansiones deben estar listos, así que extendieron múltiples campos de fuerza para detección y defensa incluso en los interiores de las mansiones; deben ser una fortaleza en términos de hechicería.

Irrumpir sin autorización dentro de los campos de fuerza es todo excepto seguro, aun mucho más para la enorme masa de prana que representa un Sirviente. Esencialmente, incluso en sus formas espirituales, debería ser virtualmente imposible escabullirse a través de los campos de fuerza de la fortaleza sin ser detectado.

Sin embargo, lo imposible siempre puede volverse posible. Eso es la habilidad ‘Encubrimiento de Presencia’ de la clase Assassin. Mientras no emane una intención de batalla, Assassin puede suprimir su prana hasta ser imperceptible para deslizarse entre las sombras y alcanzar a su objetivo.

Adicionalmente, para el Assassin de esta ocasión, el Sirviente de Kotomine Kirei, la operación de infiltración de esta noche fue especialmente sencilla. El jardín en el que se infiltraba no era el de los Matō que era considerado desde hace ya un tiempo territorio enemigo. Sino la mansión de Tōsaka Tokiomi, quien era el aliado de su Maestro Kirei hasta apenas ayer. Por supuesto, Assassin también había acordado con Kirei y Tokiomi en engañar a los otros Maestros y permanecer inadvertido. Obedeciendo aquel acuerdo secreto, él había penetrado en innumerables ocasiones la guardia de la mansión Tōsaka. Conociendo todo sobre la disposición de los campos de fuerza, el estaba naturalmente consiente sobre su punto ciego.

En su forma espiritual, Assassin avanzo a través de los múltiples campos de alarma sin ningún problema, riendo ante el destino irónico de Tōsaka Tokiomi. Ese arrogante mago que depositó gran fe en su protegido Kirei, sin embargo no imagino que podría ser mordido por su propio perro.

La orden de Kirei para asesinar a Tokiomi no le fue emitida a Assassin sino hace una hora. Estaba inseguro sobre qué fue lo que causo que Kirei cambiara de opinión, no obstante la convocación del Sirviente de Tokiomi hace unos días debió ser lo que lo provoco. Según parece Tokiomi convoco al Sirviente Archer, pero aparentemente, el espíritu heroico debió ser más débil de lo que Kirei esperaba. Ya que el merito de ls cooperación con Tokiomi había desaparecido, él concordó con la decisión que Kirei había hecho esta noche.

“La prudencia en vano es innecesaria. No tengas miedo en enfrentar a Archer. Es necesario liquidar rápidamente a Tōsaka Tokiomi.”

Esa fue la orden de su Maestro Kirei. Diciéndole al despreciado y más débil peleador, Assassin, no tendrá miedo y no se apresurara – deberá ser fácil traicionar al mal valorado Sirviente Archer convocado por Tōsaka Tokiomi.

A medio camino del jardín, el punto ciego del campo de fuerza por el cual era posible escabullirse se había esfumado. De ahí en adelante, la barrera debía ser destruida por fuerza física, y se podría avanzar una vez removida. Es imposible continuar invisible en forma espiritual.

Tomando refugio sobre las sombras de la vegetación, Assassin regreso de su forma espiritual a su forma física, mostrando su máscara de hueso y su alta y delgada figura. A lo lejos pudo sentir las miradas fijadas en él, diferentes de las del campo de fuerza de la residencia Tōsaka. Los familiares de otros Maestros deben estar observando la mansión desde afuera de las barreras. Mientras él se mantenga inadvertido por Tokiomi, no tiene de que preocuparse por ninguno de los demás fisgones. Los rivales de Tokiomi disputándose el Grial jamás le advertirían sobre la infiltración de Assassin. Si un competidor es vencido, los demás permanecerán como displicentes espectadores.

Deslizándose sin hacer sonido alguno, Assassin extendió su mano hacia el primer ladrillo que conformaba la barre–

Al siguiente instante, aquella mano fue atravesada por una lanza arrojada desde arriba, brillante como un rayo de luz.

“¿¡… h!?”

Un dolor intenso, temor, y sobre todo, sorpresa. El simple ataque de la lanza fue completamente inesperado, Assassin giro su cabeza arriba, buscando por aquel que la había lanzado.

No, no había necesidad de buscar.

En la cúspide del techo de la residencia Tōsaka, una sombra dorada se alzaba magnificente. Ese esplendor divino que incluso roba la dignidad del cielo estrellado y pone en vergüenza a la luna.

La ira de encontrarse herido logró que Assassin olvidara el dolor, pero lo único que podía hacer era temer su abrumadora coerción.

“Tú, gusano que te arrastras por el suelo, ¿de quién buscas el perdón? “ El hombre dorado pregunto indiferente al Assassin que se encuentra escondido en el suelo, mirándolo abajo con un par de desdeñosos y ardientes ojos carmesí.

“Tú no puedes mirarme. Los gusanos solo pueden mirar al suelo cuando mueren, como los gusanos que son.”

Alrededor de la dorada sombra, aparecían más destellos, creciendo en un número incontable. De repente deslizándose a través del aire emergían espadas, lanzas, ninguna de ellas igual a la otra, todas ellas eran armas atesoradas con deslumbrantes ornamentas. Y todas ellas apuntaban a Assassin.

“No puedo vencer”. Sin siquiera pensarlo, Assassin lo noto instintivamente.

Vencer en su contra es imposible. Es estúpido incluso el pensar en enfrentarlo.

Si es capaz de golpear a Assassin, un Sirviente, significa que aquella sombra dorada es definitivamente un Sirviente también. Y si él está impidiendo una invasión a la mansión Tōsaka, entonces su Maestro es Tokiomi– En otras palabras, el debe ser el Espíritu Heroico Archer.

¿No hay razón para temer a ‘Eso’?

En la promesa a su Maestro, Assassin sabía que no existía contradicción en las palabras de Kirei.

Frente a tan abrumador enemigo, el miedo es– si, no hay lugar para el miedo–

Solo puede haber desesperación y abandono.

Cortando a través del aire en un rugido, una infinidad de brillantes hojas comenzaron a caer sobre Assassin.

Assassin sintió las miradas. Los familiares observando desde afuera. El primer Sirviente en caer en la cuarta Guerra del Santo Grial encontró un horrendo fin sin siquiera ofrecer un contraataque, presenciado por los demás Maestros.

Y en el último momento, Assassin lo entendió. La verdadera intención de su Maestro Kotomine Kirei, y… del líder, Tōsaka Tokiomi.


※※※※※


Relajado en una confortable silla de su cuarto, Tōsaka Tokiomi escucho el rugir de los incalculables Fantasmas Nobles perforando el suelo, desgarrando la carne en pedazos.

“Bien, las cosas empiezan a ir a nuestro favor. Ahora…”

El mago mencionó a sí mismo, con un aire dorado resplandeciente diferente de aquel bajo la sombra de la lámpara.

Solo por su presencia, la figura dorada destacaba en la habitación tenuemente alumbrada, justo como aquella figura en el techo que acababa de ejecutar al invasor. Cambiando a su forma espiritual para regresar al cuarto de Tokiomi, y de nuevo regresando a su forma física, el sirviente Archer se situó orgullosamente junto a su Maestro, quien mostraba un semblante de satisfacción.

La figura mirando a su alrededor es alta y dignificada, vistiendo una dorada armadura. Es un joven hombre de cabellos alzados como una ardiente flama color dorada, apuesto con un rostro elegante. Sus ojos, carmesís como la sangre, son visiblemente no los de un humano, y a lo que sea que observen no puede más que marchitarse frente a su misterioso esplendor.

“Me hiciste realizar una tarea extremadamente insignificante, Tokiomi.”

Tokiomi se levantó de su silla y se inclino respetuosa, pero elegantemente.

“Lamento la molestia, rey entre los reyes”

Como un Maestro a su Sirviente convocado, tales modales eran mucho más humildes de lo esperado. Sin embargo Tōsaka Tokiomi expreso sin reserva su gratitud al Espíritu Heroico. Como alguien de un preciado linaje, Tōsaka Tokiomi puede discernir perfectamente el significado de “nobleza”. El es el huésped de honor que Tokiomi ha convocado para ganar este Cuarto Toque del Cielo, no un humilde sirviente, sino el más grande héroe.

Este hombre, Archer, en la era actual, es el “Rey de los Héroes”, Gilgamesh. El tirano que gobernó la antigua Mesopotamia, mitad divino, mitad humano. Como un héroe, alojado en las raíces más remotas de la humanidad, él es entre todos el más antiguo de los reyes.

Tokiomi cree firmemente en el valor de la nobleza. Incluso con la supremacía de los Sellos de Comando, o con el mejor contrato, nada puede superar el rango. Sin importar si él fuera un Sirviente, aquel dorado joven hombre era quien merecía los más grandes honores.

“El resultado de los eventos de esta noche nos evitara muchas complicaciones. Al haber atestiguado el poder del “Rey de los Héroes”, ningún perro cuerdo tratara de morder en vano.”

“Mmm...”

Archer apreció la verdad en las palabras de Tokiomi. Con su actitud enaltecida, Tokiomi, perdido en adulación más allá de la necesaria, no tiene esperanza en esta era. Eso era algo que el Rey de los Héroes podía entender.

“En poco tiempo, las bestias de campo entenderán quien es el verdadero león cazador. Por favor ten paciencia hasta entonces.”

“Muy bien. Caminare para deshacerme del aburrimiento. Esta época parece bastante interesante.”

A las palabras de Archer, Tokiomi exhibió su leve irritación con una agria mirada.

Ciertamente, el Sirviente con el que había formado un contrato era el más fuerte. Sin embargo realmente le molestaba cada vez que deambulaba lejos para saciar su egoísta curiosidad. En la época actual, él no ha pasado ni una sola noche tranquilo en la mansión de los Tōsaka. Tokiomi dedico un gran esfuerzo para mantener a Archer dentro de la mansión para la incursión de Assassin esta noche.

“¿…Esta era te complace?”

“Su fealdad no tiene solución. Pero mantiene amor así como es. Lo que es primordial es sí contiene o no un tesoro merecedor de mi fortuna”

Fanfarroneando con una cínica sonrisa, Archer mira a Tokiomi con sus rojos ojos llenos de divina autoridad.

“Si no existe un solo tesoro digno de mi preferencia en este mundo- el precio que pagaras por convocarme en vano a esta era será alto, Tokiomi.”

“Descansa tranquilo. El Grial definitivamente captara tu atención, Rey de los Héroes.”

Confiado, Tokiomi respondió sin miedo alguno.

“Eso lo decidiré yo… Bien, eso me bastara. Por el momento, hare lo que dices. Todos los tesoros en este mundo me pertenecen. Dependiendo qué tipo de tesoro sea este Santo Grial, no ignorare a unos mestizos luchando por él.”

Con esa altanera declaración, el Rey de los Héroes dio vuelta a sus suelas y cancelo su forma física, desvaneciéndose como la niebla.

“Yo seré tu león, y espero ser entretenido. Te dejare los detalles a ti, Tokiomi.”

Tokiomi inclino la cabeza a la ensombrecida voz sin sombra. Y no detuvo su reverencia hasta que la presencia del Espíritu Heroico había desaparecido el cuarto.

“… Vaya, vaya.”

El mago suspiro profundamente cuando la presión del hombre dorado había desaparecido.

Cuando a un Espíritu Heroico se le atribuye una clase en la época actual el Sirviente recibe ciertas habilidades. Estas destrezas son habilidades tales como ‘Encubrimiento de Presencia’ de Assassin, ‘Creación de Territorio’ de Caster, y Saber y Rider ‘Cabalgar’. De la misma manera, un Sirviente asignado con la clase Archer en el presente posee la habilidad única de ‘Acción Independiente’.

Esta habilidad le da la capacidad de poder ser desconectado del prana de su Maestro y actuar con autonomía; esto es muy útil, por ejemplo, sí un Maestro necesita concentrar todo su prana en un hechizo masivo, o sí el Maestro queda herido e incapaz de suministrar suficiente prana. Por otro lado, se vuelve más difícil para el Maestro obtener la compañía del Sirviente y tenerlo completamente bajo su control.

Como un Archer, la habilidad de ‘Acción Independiente’ de Gilgamesh es de rango A. Tan solo con esto, tiene la capacidad de utilizar su Fantasma Noble a voluntad en batalla y aun permanecer en el mundo actual sin el apoyo de su Maestro… Al mismo tiempo, el Rey de los Héroes puede ignorar la inclinación de Tokiomi y pasear por la Ciudad Fuyuki a su gusto. Constantemente aparatados el uno del otro, Tokiomi jamás esta consiente del paradero de su Sirviente, ni de lo que sea que esté haciendo.

Sin el más mínimo interés en su propio mundo, Tokiomi no puede entender que tipo entretenimiento podría encontrar un hombre como el Rey de los Héroes por tan solo caminar observando la vida de las personas.

“No importa, por ahora, puedo hacer que Kirei se haga cargo. Todo va según lo planeado por el momento.”

Riendo en voz baja, Tokiomi miro bajó al jardín a través de la ventana. El exceso de destrucción que se desencadeno con la irrupción de Assassin hizo que la escena pareciera como si hubiera habido un bombardeo.


※※※※※


“¿Assassin – a muerto?”

Decepcionado de lo rápido que había terminado, Waver Velvet observaba atónito.

Hasta hace unos momentos, se encontraba espiando los insospechados sucesos que tenían lugar en la mansión Tōsaka, y ahora su visión ha regresado al cuarto al que ya se ha acostumbrado – en el segundo piso de la casa de la vieja pareja con los que vive como paracito. La imagen que estaba detrás de sus globos oculares hasta ahora provenía de la visión de un roedor que ocupaba como familiar. Ese tipo de hechicería no era nada espectacular para Waver.

Con el inicio del Toque del Cielo, para Waver era obvio que el primer paso sería observar las mansiones Matō y Tōsaka. Existe una alejada villa perteneciente a los Einsbern en las afueras del bosque, sin embargo el mago del norte aun no arribaba, no había razón para observar un lugar deshabitado.

Nada se había movido en ambas casas, y los Maestros comenzaban a cansarse de la espera, pensado si incursionar contra los Tōsaka o los Matō; esas eran tan solo ilusiones que facilitaban la observación, sin embargo no esperaban que algo en realidad sucediera.

“Hey Rider, sucedió algo nuevo. Se dio la primer baja.”

El gigante, a pesar de ser llamado, se encontraba tumbado en el suelo, y tan solo respondió con un “Hmf” carente de motivación, ni siquiera girando la mirada.

“…”

Waver quedo francamente enfurecido.

Su Sirviente no había hecho nada más que descansar sus adoloridos músculos todo el día en su cuarto –que hablando estrictamente, era el cuarto de otra persona, pero olvidemos ese detalle por ahora- y Waver simplemente no podía calmarse. Incluso cuando ya se le había ordenado volver a su forma espiritual cuando no estuviera haciendo nada, Rider se había rehusado, alegando que se sentía “más cómodo en su forma materializada”, así que se encontraba exhibiendo su gigantesco cuerpo todo el tiempo. El tan solo molestarse en la materialización significa una gran cantidad de prana perdida del Maestro para mantener a su Sirviente; eso realmente no era un problema para Waver, pero en ese sentido, Rider es bastante desconsiderado.

Lo que era imperdonable era lo que Rider hacia mientras gastaba el prana de Waver, lo que era… nada, de hecho. Incluso con Waver disgustado, él estaba simplemente descansando, relajado, despreocupadamente comiendo de un plato y viendo un video rentado. ¿Eso te parece un Sirviente?

“Hey, ¿qué no me oíste? Se cargaron a Assassin. ¡El Toque del Cielo ha iniciado!”

“Hmm.”

“… ¡Hey!”

Escuchando a Waver alzar la voz de la emoción, Rider al fin giro la mitad de su cuerpo.

“Aja, ¿y qué hay con ese tal asesino? Una rata escondida no es algo que se considere un gran enemigo.”

“…”

“Como sea, chico, lo que sí es increíble es eso, mira.”

Rider gira de regreso para observar el CTR mientras habla con más interés. El casete que se reproduce es “un autentico relato de la fuerza aérea mundial, parte 4”… Con una manía por los asuntos militares, Rider ya había puesto sus manos sobre todo lo relacionado, libros, imágenes. Por supuesto, proporcionarlo era problema de Waver. De otro modo el gigantesco Sirviente saldría a buscarlo a una librería o tienda de video, algo con lo que no estaba de acuerdo el Maestro.

“Eso, esa gran cosa B2 negra. Es maravillosa. Estoy pensando en comprarme diez de esos.”

“–Mejor ve y cómprate un país si tienes todo ese dinero.”

Waver escupió la respuesta en su frustración, mientras que Rider puso un rostro serio, murmurando “Es verdad…”

“Por supuesto, los fondos son un asunto importante… Tal vez debería saquear una ciudad tan rica como Persépolis.”

Aparentemente, aquel tipo, Rider, en verdad estaba considerando conquistar el mundo y hacía su investigación acerca de las guerras en la época actual. Incluso la información que había recibido del Grial tenía sus límites. Para empezar, no tenía idea del posible costo de un bombardero furtivo.

“Para las cuestiones más urgentes, ese hombre Clinton es un enemigo formidable. Podría ser incluso un enemigo más duro que el Rey Darío.”

“…”

Waver ha soportado dolores de estomago desde el momento en que convoco aquel Sirviente. Seguramente terminaría con una ulcera estomacal para el momento en que obtuvieran el Grial.

Excluyendo al gigante delante de él fuera de su conciencia, Waver trató de pensar positivamente. De cualquier forma, era una buena noticia para Waver que Assassin fuera el primero en caer. Waver está consciente de su propio Sirviente, Rider, con sus habilidades, tiene un estilo de ataque puramente frontal en una batalla. Con eso en mente, un enemigo capaz de planear trucos inteligentes es una mayor amenaza. Y esa era prácticamente la definición de Assassin. Un Sirviente Caster desconocido es también un problema, pero un Assassin que ataca sin siquiera mostrarse era la amenaza más directa.

Las tres principales clases de caballeros, Saber, Lancer, Archer, y Berserker que solo destruye a su paso, no son de temer. Las habilidades de Rider y sus Fantasmas Nobles son suficientes para acorralarlos y vencer. Todo lo que resta es descubrir el verdadero nombre de Caster-

“-Y dime, ¿cómo murió Assassin?”

Sentado con las piernas cruzadas, Rider lanzo un ataque sorpresa a Waver con su repentina pregunta.

“¿… Eh?”

“Si, el Sirviente que venció a Assassin. ¿Es que no lo viste?”

Waver vacilo. El si lo había visto- pero, ¿que fue exactamente lo que vio?

“Debe ser el Sirviente de Tōsaka… Supongo. Parecía fuerte y agresivo, luciéndose con todas esas cosas doradamente brillantes. Duró solo un instante, así que no estoy seguro…”

“Eso era lo importante, tonto.”

A unísono con la sorprendida voz, algo impacto junto en medio de las cejas de Waver. El dolor completamente inesperado y la sorpresa hicieron que Waver cayera de espaldas y aterrizara sobre su cara.

Había sido el dedo medio de Rider. Doblándolo con el pulgar y después liberándolo: un impacto de lleno en la frente. Por supuesto había sido propinado sin fuerza. No obstante, cuando se trata del dedo de Rider, duro como un tronco de pino, la piel de Waver se inflamaba roja del golpe.

Violencia de nuevo. Abuso corporal de nuevo. Waver quedo confundido entre el miedo y el frenesí, quedando sin palabras. Esta era la segunda vez que había sido golpeado por su Sirviente. Esta era la segunda vez en toda su vida. Incapaz de respirar apropiadamente debido al enojo, Waver abría y cerraba su boca como un pez. Ignorando que tan molesto estaba su Maestro, Rider tomo un profundo, gran suspiro.

“Sabes, si peleo, es para vencer y sobrevivir. ¿Qué sucederá si no puedes observar apropiadamente?”

“…h”

Waver no contesto. Rider estaba en lo correcto. El no quería oírlo de un Sirviente que no hace nada más que recostarse, comer pasteles, ver videos y leer, pero era verdad que había enemigos que podrían volverse un problema.

“No importa, olvídalo. Aquel dorado y brillante o como sea, ¿Qué impresión te dio?”

“Te…, te dije que...”

¿Cómo podía el haber entendido algo en ese instante?

Para empezar, el ataque que envió a Assassin al olvido es probablemente un Fantasma Noble. Incluso a través de los ojos del familiar, había presenciado una enorme explosión de prana.

Aun así el número de armas que abatieron a Assassin-

“… Oye, Rider, usualmente los Sirvientes sol tienen un Fantasma Noble, ¿no?”

“Generalmente, si. Algunas veces, hay Espíritus Heroicos que logran obtener dos o tres. Yo por ejemplo, soy uno de esos casos.”

Es verdad, la noche en que apareció en la época actual, Rider le mostro a Waver un Fantasma Noble y menciono que no era su único as bajo la manga.

“Aunque, no tiene importancia considerar el numero de Fantasmas Nobles. Como debes saber, lo Fantasmas Nobles son la cristalización de los hechos históricos y anécdotas que hicieron famoso al Espíritu Heroico, eso no significa que deba ser un arma; puede ser una habilidad especifica o un medio único de ataque.”

“… Así que, lanzar diez o veinte armas al mismo tiempo ¿podría ser un “Fantasma Noble” por si mismo?”

“Una espada que se separa en un número infinito, ¿dices? Podría suceder. Tiene el potencial para ser un “Fantasma Noble”, si.”

“…”

Aun así, lo que derroto a Assassin es algo diferente. Waver pudo observar con los ojos del familiar que las armas arrojadas no eran todas idénticas. Eso no era multiplicación. Todas eran armas únicas.

¿Podrían todas haber sido Fantasmas Nobles después de todo? Eso no podría ser posible. No eran solo una o dos espadas cayendo sobre el escurridizo Assassin.

“No importa, está bien, ya lo sabremos cuando descubramos la verdadera identidad del enemigo.”

Riendo de corazón, Rider golpeo a Waver, que pensaba profundamente, en la espalda. El impacto sacudió su columna vertebral y el pequeño mago comenzó a asfixiarse. El impacto esta vez no era humillante, sino Waver pudo notar un poco de gentil apreciación. “¿¡Ya, ya terminaste!?”

“Bien. Mi corazón esta alegre.”

Rider remarco descuidadamente con una osada sonrisa.

“Comida y sexo, dormir y pelear- disfruta como te plazca. Ese es el secreto de la vida de un hombre.”

“…”

Waver no encontraba la diversión en eso. O mejor dicho, él no había experimentado dos de esas cosas.

“Muy bien, busquemos por un poco de diversión afuera.”

Tronando los músculos detrás de su cuello, el Sirviente gigante se estiraba a todo lo largo.

“Partiremos hacia el frente. Prepárate.”

“El, frente… ¿Dónde?”

“Hacia allá por supuesto, donde mas.”

“¡Estás loco!”

De pie y casi alcanzando el techo, Rider miro abajo al enojado rostro de Waver y sonrió.

“Tú no eras el único que observaba el fuerte Tōsaka. Eso significa que ya se sabe de la muerte de Assassin. Ya todos deben haberse cansado de estar cuidándose por un ataque desde las sombras, así que empezaran a moverse al mismo tiempo. Nosotros los encontraremos y los cazaremos.”

“Encontrar y Cazar… Como si fuera tan simple…”

“Yo soy Rider. Tengo supremacía sobre los otros Sirvientes que van a *pie*, ¿lo sabes?”

Con esa exageración, Rider desenfundo la espada atada a su cintura. Percatándose que estaba a punto de llamar aquel Fantasma Noble, Waver confundido lo detuvo.

“¡Esperaesperaespera! No puedes hacerlo aquí. ¡Volaras la casa entera!”


※※※※※


Aquella noche, el esperado visitante apareció en la iglesia de Fuyuki en la cima de la colina en los suburbios de Shinto.

“Acorde con el acuerdo del Toque del Cielo, yo, Kotomine Kirei, solicito la protección de la Santa Iglesia.” “Y yo acepto. Conforme a mi deber como supervisor, yo, Kotomine Risei, garantizaré tu seguridad. Ven adentro.”

Para los dos hombres que habían preparado todo, esta era una risible farsa, pero no podían estar seguros si habría alguien espiando la puerta. Kotomine Risei fingió estrictamente su rol como supervisor con un rostro inmutable, e invito a su hijo, debilitado por su derrota como Maestro, dentro de la Iglesia.

Con varios residentes forasteros, Fuyuki tiene muchas más personas asistiendo a la iglesia que otros pueblos; a pesar de estar en el Lejano Oriente, la iglesia de Fuyuki es el centro de las creencias de la Europa Occidental, dándole un genuino esplendor. Sin embargo, el lugar de descanso de los cristianos ordinarios no es más que un camuflaje, ya que la capilla había sido construida por la Santa Iglesia específicamente para el Toque del Cielo. Siendo el tercer mejor lugar espiritual, iguala a la mansión del Segundo propietario de estas tierras, la familia Tōsaka.

Obviamente, el Padre que ha sido asignado y tomaría la supervisión de la lucha a muerte entre Maestros y Sirvientes seria un miembro de la Asamblea del 8vo Sacramento. En otras palabras, el sacerdote que ha estado administrando los servicios diarios religiosos para los cristianos ordinarios es no otro que Kotomine Risei.

“Veo que todo ha continuado sin contratiempos.”

Guiando a Kirei a través del hogar del sacerdote, el Padre Risei abandono su actuación y asintió con un rostro serio.

“Padre, ¿Quién está cuidando la iglesia?”

“Nadie. Este terreno neutral tiene inviolabilidad garantizada. La Santa Iglesia disuade a los Maestros de interferir innecesariamente. Aun más importante que eso, los derrotados no son de ningún interés.”

“Entonces, podremos estar tranquilos.”

Sentándose en la silla que se le había ofrecido, Kirei suspiro profundamente. Entonces–

“No deberíamos relegar la vigilancia, para estar seguros. Siempre debería haber alguien.”

Hablando con un frio y comandante tono a la nada. Por supuesto sus palabras no iban dirigidas a su padre. El Padre Risei junto a él no encuentra el discurso de su hijo como extraño.

“–Además, ¿Estaba alguno observando la escena?”

“Si, esa fui yo.”

Esta vez, una voz respondió a la pregunta de Kirei que aparentemente le hablaba a un espacio vacío. Una mujer. Escondida en una esquina de la habitación, una mujer apareció en ropas negras que perecían hervir.

Ni Kirei o Risei levantaron una ceja frente a su aparición. –Pero la presencia de la mujer era una que no debería estar ahí.

Un largo manto negro envolviendo una delicada estatura, una máscara de cráneo simbólica que oculta su rostro, ese atuendo es sin lugar a dudas del Espíritu Heroico del asesinato, Hassan-i Sabbāh.

“Hubieron rastros de cuatro diferentes tipos de familiares en el sitio en que murió Assassin. A mi parecer al menos cuatro Maestros atestiguaron la escena.”

“Hmm… Nos hizo falta uno.”

Entrecerrando la mirada al pensar, Kirei observo a su padre que se encontraba a su lado.

“La ‘Tabla Espiritual’ definitivamente indico la aparición de los siete Sirvientes, ¿No es así Padre?”

“Si, sin duda. El ultimo, ‘Caster’, apareció hace dos días. Como es usual, no fueron mencionados los nombres de los Maestros, pero todos los Sirvientes de esta Guerra del Grial deben estar presentes.”

“Ya veo…”

Kirei hubiera preferido que las cinco personas hubieran atestiguado la farsa de esta noche.

“Vigilar la mansión de cada una de las tres familias principales debería ser algo básico para todos los Maestros participando en el Toque del Cielo.”

La mujer en la máscara de hueso parada a su lado – Aquella que no puede ser nadie más que Hassan-i Sabbāh pronuncio su opinión.

“Si existe alguien con el valor para ignorar su defensa de esa manera, son demasiado descuidados para enfrentarse con nosotros los Assassin. ¿Es esta conclusión satisfactoria?”

“Mmm.”

Si el Maestro Kotomine Kirei había perdido a su Servant, los Sellos cavados en su mano deberían haber desaparecido. Sin embargo los tres obscuros estigmas continuaban labrados.

Por lo tanto… El Sirviente Assassin no había sido aniquilado. Así que la mujer enmascarada que actualmente servía a los dos Kotomine debería ser la verdadera Hassan-i Sabbāh.

“¿Es lamentable que aquel hombre muriera?”

La mujer sacudió la cabeza con un aire de indiferencia a la pregunta de Kotomine.

“Aquel hombre era uno de nosotros Hassans que no tenía ningún fuerte en particular. Perderlo solo a él no nos afecta como un todo. Aun así–“

“Aun así, ¿qué?”

“No puedo decir que su muerte nos afecta, pero una pérdida es una pérdida. Podrías pensar que es como perder un dedo. No deseo pensar que fue un sacrificio en vano.”

Kirei escucho atentamente la creciente protesta de la mujer a través de su humildad. Por supuesto no era irracional.

“No fue en vano. Puedes engañar otros Maestros sacrificando un dedo. Todos ellos creen que Assassin ha caído. ¿No crees que ustedes ahora puedan llevar el rumbo de la batalla encubierto?”

“Es cierto, habla con la verdad.”

La mujer en ropas negras inclino profundamente la cabeza.

Esta vez, pensando que Assassin ha sido removido de la batalla, nadie esperaría que el Espíritu Heroico de las sombras aparezca a atacarlos detrás de sus espaldas. Quien imaginaria– que el Sirviente Assassin aun estaría arrodillado frente al Maestro que había huido a la iglesia.

Incluso para aquellos que competían por el milagro llamado el Toque del Cielo, esa era evidentemente una extraña situación.

De hecho, el nombre de Hassan-i Sabbāh no se refiere a solo una persona. El nombre Hassan, que significa “hombre viejo de la montaña”, fue una vez la raíz de la palabra “Assassin (Asesino)”, un nombre transmitido al líder de un grupo de asesinos del Oriente Medio. Esto significa que históricamente, existen varios Espíritus Heroicos con el nombre de Hassan. Por supuesto, no es ningún milagro que exista una mujer Hassan.

Pero como una regla general, sólo puede haber un Assassin convocado para el Toque del Cielo. Teóricamente es posible tener control sobre dos Sirvientes tomándolo de otro Maestro, pero poseer dos Assassin simultáneamente significa que obviamente la regla ha sido quebrantada.

“En cualquier caso, esto indica el inicio de las hostilidades.”

La exagerada voz del dignificado viejo sacerdote estaba llena de anticipación por la victoria.

“El cuarto Toque del Cielo ha comenzado. Al parecer estos viejos huesos míos serán testigos de un milagro esta vez.”

Incapaz de compartir el entusiasmo de su padre, Kirei miro silenciosamente en una esquina levemente iluminada de la casa del padre.




Acto 3[edit]

Acto 3

-162:26:39[edit]

Ciudad de Fuyuki, Shinto―

El distrito de casas al este del rio Mion era una ciudad nueva reclamada de lo que alguna vez fue un terreno deshabitado; posee una historia diferente a la que posee la ciudad de Miyama, pero sigue siendo refinada en un proyecto de rediseño a gran escala por parte del gobierno con el objetivo de construir un distrito de negocios moderno en ese lugar antiguo.

Los edificios en el área planeada como un distrito de negocios estaban completados al 40%, pero el mantenimiento del parque y el centro comercial en frente de la estación ya se habían completado; los planes futuros para el distrito Shinto ya se habían llevado a cabo para dejarlo limpio y estéril, pomposo y sin individualidad. El edificio de gobierno también estaba siendo movido pieza a pieza al área Shinto, siendo revivido con acero moderno, vidrio y morteros, robándole todas las funciones centrales del municipio al distrito de Miyama.

Ya se encontraba lleno incluso en los días festivos. En medio de la multitud que iba y venía, cubriéndose del viento del norte, Emiya Kiritsugu desapareció, sin color ni olor, sin llamar la atención en lo más mínimo.

Su camisa y abrigo desgastados por el uso y su carencia de equipaje le daban una apariencia desgastada que no te haría pensar que se trataba de alguien que había inmigrado. A decir verdad, él se había encontrado con esa apariencia desde que entró caminando al país hasta que llego al distrito Shinto en Fuyuki, pero Japón seguía siendo su país natal. Acostumbrado a ir y venir, aun se sentía mucho más cómodo en este país.

Con un sentimiento complejo, Kiritsugu miro el paquete de cigarros que acababa de comprar de la máquina expendedora.

Habían pasado 9 años desde que había dejado de fumar. El había sido incapaz de encontrar su marca favorita de cigarros en la remota tierra de los Einsbern, pero el que lo dejara se debió principalmente al bienestar de madre e hija. Justo cuando descendió en la estación de Fuyuki, preparado para la batalla, él introdujo una moneda en la máquina expendedora a causa del hábito.

Dado que había comprador un encendedor desechable en una tienda tan solo para recuperar esa sensación, él se dispuso a abrir el paquete de cigarros. El blanco de la hilera de filtros era deslumbrante.

A continuación puso uno de ellos en su boca y lo encendió. Como si no hubiera habido un lapso de 10 años, él fue capaz de realizar los movimientos naturalmente. El aroma fluyendo hacia sus pulmones, ya se había acostumbrado al sabor, como si tan solo hubieran pasado unos días desde la última vez.

"..."

Kiritsugu miro el escenario transformado, completamente diferente de aquel que recordaba vívidamente en su corazón.

El había visitado Fuyuki en una misión de reconocimiento secreta tres años antes, pero el rostro del área Shinto había cambiado por completo desde entonces. Esto no era inesperado, pero estaba más allá de lo que había imaginado. Necesitaría analizar el vecindario de nuevo.

A pesar de la ligera dificulta de la transformación del área, Kiritsugu llego hasta el hotel que deseaba.

El recibidor y el frente habían sido remodelados, pero el interior era el de un hotel de negocios barato. Familias o viajeros, este hotel era un buen puerto para un amplio rango de usuarios.

Actuando como si conociera el lugar, Kiritsugu camino a través del recibidor hasta el elevador, directo al séptimo piso. Era ahí donde su fiel subordinado había estado por tres días, en el cuarto 73.

En el mundo de los magos, su relación con Hisau Maiya sería la de un pupilo y maestro.

Pero para Kiritsugu, quien veía la hechicería como una mera herramienta sobre la cual había adquirido algo de conocimiento, y no como el objeto de su búsqueda, no había ni el más remoto sentimiento parecido al de la relación maestro – pupilo. Lo que él le había enseñado a Maiya era solamente una “manera de pelear”. Esto también era solo con el propósito de contar con ella como una “herramienta”. Esto provenía de un tiempo en el que él atravesó incontables batallas desesperadas por una utopía que nunca podría ser lograda, cuando él no conocía la existencia del Grial.

Por lo tanto su conexión con Maiya era más antigua que la que tenía con Irisviel. Habiendo peleado a su lado, Maiya sabia del lado manchado de sangre de Kiritsugu, aquel que su esposa jamás vería.

Mientras tocaba a la puerta del cuarto 73 con un ritmo preconcebido, la puerta comenzó a abrirse inmediatamente, como si ya le estuvieran esperando. Saltándose los saludos innecesarios, con solo una mera mirada lanzada del uno al otro, Kiritsugu entro al cuarto y cerró la puerta.

Maiya ya había estado involucrada por cierto tiempo. Después de que Kiritsugu se retiro, ella arreglo los preparativos para la Guerra del Grial de acuerdo a las instrucciones dadas por Kiritsugu desde el otro lado del océano, mientras él había estado ocupado regresando al castillo de los Einsbern en varias ocasiones.

Atractiva, con una piel hermosa, ella era una belleza que no usaba ni delineador de ojos ni lápiz labial. Sus grandes ojos y su mirada parecían siempre estar analizando con sospecha, pero ella dejaba deliberadamente una impresión de indiferencia. Su lacio cabello negro parecido a la seda atrapaba la mirada de muchos hombres pero su fría y aguda apariencia definitivamente hacia que cualquiera se rindiera en aproximarse.

De cualquier forma, ellos ya llevaban conociéndose por más de 10 años. Ella aun era una jovencita cuando se conocieron, pero dado que ella ya no es una niña, ella ha agudizado su sagacidad como su característica principal; la gente normal se cansaría de una belleza tan normal, Kiritsugu era completamente lo opuesto. Ella es una mujer que constantemente veía la realidad, y algunas veces podía dar un juicio aun más inclemente que el de Kiritsugu. Con ella, Kiritsugu no tenía que sentirse avergonzado de sus jugadas sucias o detestar su propia crueldad. Esto de cierta forma le permitía descansar de cierta manera.

“Hubo movimiento en la mansión Tōsaka la noche anterior.”

Maiya comenzó al saltar directo al punto.

“Por favor mira los registros de ello. Además, todo el equipo ha llegado.”

“Entendido. Primero comencemos con la situación.”

Asintiendo, Maiya encendió el decodificador de la televisión recién desempacada.

Entre los hechizos que Kiritsugu le había enseñado a ella, Maiya era particularmente capaz en el manejo de familiares comunes, y Kiritsugu frecuentemente le encargaba misiones de reconocimiento o vigilancia. En esta ocasión nuevamente, Kiritsugu le había asignado que vigilara las mansiones de los Matō y Tōsaka.

Los familiares de los que se enorgullece Maiya son sus murciélagos, pero a diferencia de los de otros magos, sus murciélagos llevan una cámara CCD en miniatura atada a su abdomen. Por supuesto, esto fue idea de Kiritsugu. Las ilusiones y los campos de camuflaje de los magos usualmente están basadas en utilizar la sugestión sobre el observador, pero ese tipo de cosas siempre suelen olvidarse acerca de los aparatos electrónicos. Las cámaras de video también son útiles para volver a observar las cosas, aun si se considera que disminuyen la velocidad del familiar su uso conjunto con cámaras es una solución viable.

La escena entera de la noche previa fue repetida en la video de 13 pulgadas. La imagen borrosa era suficiente para comprender el evento completo. Sin una seña de sorpresa, Kiritsugu miro como el Sirviente que llevaba la máscara de calavera fue incapaz de escapar la aniquilación proveniente del Sirviente dorado.

La máscara blanca del Sirviente derrotado era sin ninguna duda la de la clase Assassin.

“¿Qué es lo que deduces de esto?”

“Pienso que las cosas están saliendo demasiado bien.”

Maiya respondió inmediatamente ante la pregunta de Kiritsugu.

“El retraso de tiempo entre la materialización de Assassin y el ataque del sirviente de Tōsaka fue demasiado corto. El ya lo estaba esperando. Podría ser aceptable que hubieran detectado a un intruso en su forma espiritual, pero su oponente es un Assassin con la habilidad del Encubrimiento de Presencia… Me pregunto si Tōsaka no sabía de la invasión antes de que esta sucediera.”

Kiritsugu asintió. Al haber sido entrenada por él, la conclusión de Maiya fue la misma que la de Kiritsugu.

“Entre mas pienso en ello más parece un acuerdo. ¿Por qué expondrían los Tōsaka a su Sirviente de esa manera si tenían tal conocimiento?”

La familia Tōsaka obviamente había acumulado experiencias a partir de las pelas de la segunda y tercera Guerra del Grial. No había manera de que no supieran que los otros Maestros estarían observando la mansión.

El Toque del Cielo es una confrontación entre héroes que han ganado fama. Y las leyendas de estos héroes incluyen mucha información sobre sus patrones de pelea y sus fortalezas y debilidades. Esto quiere decir que es natural que las habilidades y debilidades de los Espíritus Heroicos deban de conocerse desde un comienzo.

Por lo tanto, se ha convertido en una regla básica el esconder la verdadera identidad de los Espíritus Heroicos en esta guerra entre Sirvientes. Ante este hecho es por ello que los Espíritus Heroicos son llamados por su clase para evitar revelar su verdadero nombre.

La noche anterior, los Tōsaka le dieron dos pistas a los demás Maestros, la primera es la apariencia de su Sirviente, la segunda fue el mostrar un método que asemejaba ser un Fantasma Noble. Ninguno de ellos era suficiente para identificar un Sirviente, pero ese era un riesgo que debió de haber sido fácil de evadir. Si tenía la necesidad de destruir a Assassin, pudo haberlo hecho fuera de la vista.

“El mostrarnos algo que no tenia porque mostrarnos- eso quiere decir que deseaba que lo viéramos.”

Kiritsugu asintió ante la conclusión de Maiya.

“Posiblemente. Si hubiera algún merito en ello entonces la explicación seria obvia… Maiya, ¿Qué sucedió con el Maestro de Assassin?”

“Se dirigió hacia la Iglesia la noche pasada y ha pedido la protección del supervisor. Se trata del hombre llamado Kotomine Kirei.”

Al escuchar el nombre los ojos de Kiritsugu se encendieron con un brillo frio.

“Maiya, envía un familiar hacia la Iglesia de Fuyuki. Uno bastara por ahora.”

“… ¿Estará bien? La Iglesia es un área donde las agresiones entre Maestros están prohibidas.”

“A menos que el sacerdote se dé cuenta. Permanece a una distancia razonable. No te arriesgues. El no tiene porque enterarse.”

Maiya frunció el ceño ante las incomprensibles instrucciones de Kiritsugu.

“¿Acaso debo vigilar a la Iglesia?”

“Puedes llamarlo ‘un patrullaje de rutina’ En lo que debes de concentrarte es en no ser descubierta en lo absoluto”

“… Si, entendido.”

Maiya no podía entender lo que Kiritsugu tenía en mente, pero no lo cuestiono. Ella en ese momento eligió a uno de los tres murciélagos observando la mansión Tōsaka y le envió el pensamiento de ir hacia la Iglesia de Fuyuki al final del distrito Shinto.

Kiritsugu apago la Tv y entonces resumió su inspección del equipo que Maiya había preparado.

Entre las varias herramientas alineadas en la cama, esperando la revisión de Kiritsugu, no había una sola que pudiera interesarle a un mago. Ni un solo catalizador ritual como una daga, una copa, un talismán, un elixir o un contenedor espiritual. Ciertamente eran refinadas y altamente eficientes, pero aparte de eso, no eran más que armas convencionales. Nada que pudiera alojar prana.

Esa era la herejía por la cual Emiya Kiritsugu se había ganado el sobrenombre de “asesino de magos”.

El punto débil de la gente que se hacía llamar mago era la negligencia causada por la arrogancia. Ellos creían en sus propios misterios y conocimiento. Nunca dudaban que la única amenaza para ellos además de Dios podría ser algo más que otro mago como ellos.

Es por eso que, en medio de la batalla, no se enfocan en nada que no sean rastros de hechicería. Para detectar cualquier tipo de habilidad trivial. Por lo tanto ellos entrenan su percepción de hechicería y piensan de manera despectiva sobre las contra medidas contra aquellas habilidades – Esa es una teoría de la que ningún mago se aleja.

Como resultado, ellos ignoran cualquier ataque que sea puramente físico y ausente de hechicería, etiquetándolo como una amenaza secundaria. Ellos no le temen al más afilado cuchillo, la bala más fuerte, hasta el instante en que atraviesan la piel del mago. Y antes de que eso suceda, la fuerza de la hechicería garantiza proteger con una ilusión, métodos de parálisis, o un campo defensivo, dejando completamente inútil cualquier tipo de ataque vulgar.

Pero ellos odian la tecnología. Lo que un humano que no depende de la hechicería puede lograr – muchos magos no pueden reconocer algo como eso.

El ataque que el enemigo no espera es un atajo para todas las batallas. Kiritsugu ha llegado a una conclusión después de un gran número de batallas a muerte entre magos. Esta es que los magos son débiles contra los ataques que no son mágicos.

Aplicando esa conclusión a las circunstancias del Toque del Cielo de Fuyuki, Maiya había preparado este equipo. Entre este equipo el rifle que descansaba en las sabanas era el que despedía el olor mas fuerte a barniz. Ese era un trabajo artesanal que significaba la cristalización de las más nuevas tecnologías electrónicas aunadas a una apariencia feroz.

La base era un rifle de francotirador Walther Wa2000 semiautomático. Un rifle con una longitud total por encima de los 90 centímetros, en un tamaño compacto, la estructura bullpup con cartuchos operados con gas le daba al barril del arma una longitud de 65 centímetros. Las balas de Magnum Winchester de calibre .300 le daban un rango efectivo de 1000 metros. En el mundo moderno este era un rifle de la más alta categoría, con el más alto desempeño. El alto costo de $12,000 era debido a que era una de las 154 unidades producidas de esta legendaria arma.

En vez de una mira estándar hecha por Smith & Bender, Kiritsugu había instalado simultáneamente un par de aparatos alineados como una mira especial, encima del barril y un poco hacia el flanco izquierdo, ambos aparatos ópticos extra grandes acomodados en paralelo.

En el lado principal se encontraba la mira nocturna de última generación, lo mejor del ejército de US, una AN/PVS04. El equipo, algún tipo de cámara de video súper sensible, era un simple amplificador de la luz con un lente, alzando y mostrando un brillo perfecto. Era un verdadero “ojo de búho” electrónico que multiplicaba el rango de visión por 3.6, 600 yardas bajo la luz de la luna o 400 yardas a la luz de las estrellas. Esencialmente, era el equipo de punta utilizado por el ejército de US, evitando su exportación para prevenir que se filtre la tecnología.

Más aun, en adición una mira con detección de calor está instalada a un lado como apoyo. Esta también está equipada electrónicamente para visión nocturna, aunque la imagen mostrada no es la de un amplificador de intensidad, pero despliega los patrones de calor del sujeto. Puede percibir variaciones de temperatura desde los -5 a los 60°C hasta una longitud de 200 metros con una ampliación de 1.8.

Al haber descubierto que la operación de los Circuitos Mágicos cambiaba la temperatura del practicante, Kiritsugu había estudiado y entrenado tanto que ahora era capaz de leer, a través de la salida térmica, el estatus actual de los Circuitos Mágicos al ver la distribución de calor. Al ver la clara diferencia entre una persona ordinaria y un mago, es posible aprovechar la oportunidad después de la liberación de prana. El uso conjunto de ambos aparatos de visión nocturna siendo tan aparatosos no era solo para su uso en las batallas nocturnas, sino también una configuración para enfrentarse específicamente a un mago.

A pesar del constante progreso en miniaturización, año tras año, de las innovaciones no mágicas, un aparato de visión nocturna permanece de alrededor del tamaño de una botella de plástico, y es demasiado aparatoso comparado contra los aparatos ópticos regulares. Encima del compacto diseño del barril del arma, el enorme par de miras le daban un aire des balanceado. El peso total del arma excede los 10 kilos. Ya se trataba de un arma digna del batallón de soporte más que el arma de un francotirador. El equipo principal ya estaba limitando su uso práctico, pero ese era un reto que Kiritsugu ya había calculado.

Cuando era comparado contra la hechicería, este rifle de francotirador con visión nocturna ciertamente se quedaba corto. La hechicería puede permitirte ver en la oscuridad, y también es posible detectar la posición de un mago enemigo. Pero con esta arma, Kiritsugu es capaz de dispararle a un blanco sin utilizar prana.

En la oscuridad, incapaz de detectar prana, con la posibilidad de ser impactado desde cientos de metros a lo lejos – esa es una situación que un soldado profesional no contaría como incomprensible, pero muchos magos son verdaderos novatos cuando se encuentran en esas condiciones. De hecho, un mago consiente que se ha adentrado en un mundo de misterios mas allá del intelecto humano no puede relacionarse con los estereotipos de un mundo más limitado.

Kiritsugu tomo el pesado rifle de francotirador de la cama, verifico la suavidad del bloqueo del obturador y el peso del gatillo, y se aseguro de que estuvieran en las mejores condiciones.

“No hay necesidad de corrección hasta los 500 metros. ¿Deseas revisarlo?”

“No, así está bien.”

El hubiera deseado no solo verificar la alineación si no también acostumbrarse al disparo, pero con el gobierno constitucional de Japón, eso desafortunadamente no era tan fácil. Con las hostilidades de la Guerra del Grial comenzando, probablemente tendría que utilizar esta arma esta misma noche. Kiritsugu confiaba completamente en las preparaciones de Maiya.

El otro rifle que fue preparado, además del rifle de francotirador Walther, era para Maiya quien actuaria como reconocimiento en el frente, un rifle de as alto Steyr AUG. Su mira de visión nocturna también había sido reemplazada, como la de Kiritsugu, y sorprendentemente, el peso estaba por debajo de los 5 kilos.

Además de ello, una metralleta Calico M950 esta lista como un arma de reserva. El tamaño compacto no era diferente de una pistola grande, y el plástico reforzado la hacía parecer más como un juguete que el rifle de francotirador Walther; pero el cartucho único con un sistema llamado hélice permitía el alojamiento de 50 balas Parabellum, con una capacidad de disparo de 700 tiros por minuto creando un armamento brutal.

El resto incluían granadas personales y aturdidoras, granadas de humo, y explosivo plásticos C2. Siguiendo las instrucciones que Kiritsugu envió desde el norte, Maiya se las había ingeniado para preparar el equipo sin ninguna fuga de información. Pero los ojos inexpresivos de Kiritsugu no parecían satisfechos aun.

“¿Y aquella que te confié?”

“… Se encuentra aquí.”

Maiya reverencialmente saco con ambas manos una caja de madera desde el fondo del armario. Parecía que esta reverencia de algún modo había endurecido aun más el bello rostro que nunca sonreía.

Tomando la caja, Kiritsugu la puso a un lado de la mesa, liberando los seguros y abriendo la tapa como todo un experto.

El armamento en la cama eran armas completamente nuevas preparadas para este día. Las ventajas de la familia Einsbern ciertamente proporcionaban los fondos y las conexiones necesarias para arreglar la reunión de este equipo relucientemente nuevo, a pesar de su exorbitante costo, sin mucha dificultad.

Pero dentro de la caja de madera, la pistola de mano durmiendo en su largo silencio no era algo que el dinero pudiera comprar. Esta era el arma que Kiritsugu había favorecido en muchos campos de batalla, la cual le confió a Maiya cuando se retiro 9 años atrás, única en el mundo, un arma para el uso único de Kiritsugu.

El equipo de alta tecnología que podía ser obtenido con dinero era para Emiya Kiritsugu el ‘Asesino de Magos’. Pero también existía un arma para el ‘mago’ Emiya Kiritsugu. Esa era un ‘Código Místico’ – un arma por la cual el mago puede utilizar hechicería en medio de la batalla.

Thompson Center Contender. Un mango y un extremo delantero fabricados de la madera del árbol de la nuez, un barril de 14 pulgadas de longitud, asemejando a una daga y su funda. Las partes de la pistola de mano solo eran el gatillo y el martillo de percusión, por lo tanto el cilindro no puede encontrarse en el exterior, lo que lo hace más cercano a una pistola de percusión de los años finales de la Edad Media.

En realidad, la Contender era un arma de un solo tiro con un compartimiento de cartuchos de apertura. Esta arma esencialmente es una pistola para eventos deportivos; pero el barril de la pistola de Kiritsugu había sido cambiado para hacer uso de las especificaciones de caza de las armas de más alto calibre, y más aun, había sido modificada mágicamente para hacer uso de “balas mágicas”.

Las balas utilizadas son las .30-06 Springfield. Un cartucho con una estructura de cuello de botella, su tamaño y nivel de poder ya son diferentes de aquellas balas para pistolas de mano. El .30-06 es 10% más fuerte que la bala .308 Winchester, e incluso sobrepasa la clase de caño de mano de la bala de una Magnum. Disparada desde una pistola de mano esta tendría un tremendo poder de fuego.

Pero la verdadera amenaza de esta arma no es el poder destructivo de las explosiones físicas.

Las balas especiales instaladas junto al arma dentro de la caja – en el centro de los doce disparos restantes se encuentra sellado algo de polvo del hueso molido del mismo Kiritsugu. Cuando el prana de Kiritsugu es disparado, estas “balas mágicas” fuerzan dentro del blanco el ‘origen’ del mago llamado Kiritsugu. Así que por decirlo de cierta forma, uno podría llamarlo una imitación de un arma conceptual.

La tecnología se ha convertido en el punto ciego de los magos que solo se apegan a la hechicería… Al final, esto solo es una tendencia y no revierte la generalidad. Es cierto, muchos magos del mundo pueden ser derrotados con medios como la visión nocturna y la mira del sensor de calor. Sin embargo, hay excepciones que no pueden ser medidas con las reglas y las experiencias. La generalidad contra los magos es que no hay muchos magos que se desvíen aun más allá de esa generalidad. Kiritsugu llama a estos oponentes “enemigos formidables”.

Contra un “enemigo formidable” contra quien los artificios no funcionan – Kiritsugu, como un simple mago, debe de salir al enfrentamiento cuando se le han terminado todos los secretos. En ese momento, esta Contender se vuelve el arma más poderosa de Kiritsugu.

Regresando atrás el reloj de su corazón, Kiritsugu tomo la Contender de la caja. En el pasado, el arma había absorbido el sudor de Kiritsugu en incontables ocasiones, y después de parar por 9 años, aun se acomodaba perfectamente a su mano y dedos.

Ya fuera la mano sujetando el mango, o el mango sujetando la mano, ese era un sentimiento indistinto. Con solo la leve fuerza de sus dedos, el arma podría fusionarse con los huesos de su mano y convertirse en una extensión de su brazo.

Jalando cuidadosamente el carrete con su dedo índice, el seguro del compartimiento fue abierto y colapso sonoramente. Deslizando una bala de la misma caja hasta el compartimiento abierto, él cerró el barril de nuevo con un movimiento de su muñeca. Con la munición añadida, el peso promedio es ahora de 2.6 kilos. La mano derecha de Kiritsugu dejo salir una respuesta familiar.

Ante ese viejo sentimiento, el pecho de Kiritsugu sintió dolor ante el pensamiento de que se había acostumbrado demasiado al tacto de un arma peligrosa.

Al final, ¿Acaso su mano recordará tan perfectamente el toque de su esposa y su hija?

Sus dulces mejillas, sus delgados dedos, ¿Qué tanto de esto recordara Kiritsugu?

Tomando otra bala de la caja, Kiritsugu repitió el proceso de recarga que había manchado sus manos.

Tomar el borde del cartucho expuesto con la punta de sus dedos desde el compartimiento abierto, él deslizo una segunda bala e inmediatamente cerro de golpe el barril -

Esto le tomo dos segundos. Los pensamientos malos entorpecen su manipulación.

“… Me he oxidado”

“Si.”

A Kiritsugu, quien murmuraba para sí mismo en tono de burla, Maiya asintió sin consideración. Ella conocía las viejas habilidades de su compañero. Kiritsugu saco la bala que había cargado en el arma, tomo la otra que había dejado caer al suelo y puso todo de regreso en la caja junto con la Contender.

“El cuerpo de Illya es aun más ligero que la Walther. Y ella ya tiene 8 años…”

Dejando salir sus propias memorias como un lamento, Kiritsugu comenzó a relajarse por sí mismo. El movimiento de Maiya, acercándose desde su espalda detuvo el flujo de sus pensamientos.

Ágil como una serpiente, su mano rodeo el cuello de Kiritsugu, sujetando la parte trasera de su cabeza, bloqueando sus movimientos y su boca – ella tomo sus suaves y secos labios.

El sabor y el tacto de una mujer diferente a la que ocupaba su corazón. Rompiendo el añoramiento de este hombre por su hogar, pero eso fue demasiado pronto como para ser perdonado.

“… Por favor solo enfócate en lo que es necesario por ahora. No pienses en aquello que no necesitas.”

Con una voz distorsionada que tenia rastros del uso de su lengua hace poco, Maiya silenciosamente dirigió a Kiritsugu.

"..."

Sin una palabra, Kiritsugu sintió que la sensación en su pecho se calmaba. En su corazón, el dolor ya se estaba desvaneciendo como una niebla.

Esta era la mujer que ella era. Ella era la mujer que Kiritsugu había criado desde niña desde que la encontró en un campo de batalla

Una maquina de apoyo cuyas acciones son incluso más similares a una maquina que las de la maquina llamada Emiya Kiritsugu. Esta era Hisau Maiya. Un arma final indispensable para que Kiritsugu pudiera ganar esta batalla… Esa es nada más y nada menos que esta mujer.





-162:27:03[edit]

Justo en el momento en el que Emiya Kiritsugu y Hisau Maiya se encontraban en un hotel barato del área Shinto, el vuelo chárter Volare Italia proveniente de Alemania estaba aterrizando en la pista de aterrizaje F del aeropuerto cercano a la Ciudad de Fuyuki.

Aun cuando estaban bajo el mismo viento congelado del invierno, aquel viento de Japón no podía ser comparado en intensidad contra el del Castillo Einsbern. Mirando la tenue luz del sol de la tarde, Irisviel von Einsbern sentía que su corazón se relajaba.

“Así que este es el país en el que nació Kiritsugu…”

Es un buen lugar. Aunque ella había podido conocer este lugar por medio de fotos y cosas similares, Irisviel se sentía refrescada sintiendo el aire que pasaba por su cuerpo.

No solo su corazón se relajo. Al venir a Japón haciéndose pasar como una pasajera, ella no pudo traer vestidos del castillo, si no que trajo un ropaje tan común como fue posible para al menos conocer la ciudad. Con sus botas de tacón corto y una falda por debajo de las rodillas, sus movimientos se sintieron tan ligeros como si hubiera vuelto a nacer.

Sin embargo, para un Einsbern que ha vivido todo el tiempo una vida alejada del sentido común del mundo exterior, el atuendo que ella pensó que sería adecuado para hacerse pasar por alguien común ya comenzaba a fallar. Su blusa de seda, sus botas a la rodilla, su abrigo casual de piel de zorro plateado, todo provenía directamente de un parador de clase alta; era completamente visible el que ella era una rara gema de un lugar de nacimiento particular con un sastre muy particular. Esas eran ropas claramente adecuadas para una modelo, pero para Irisviel, quien había crecido con la joyería pulida, parecían lo suficientemente intimas; aunque, Irisviel en verdad había considerado que estas serian ropas adecuadas para camuflajearse en las aéreas de la ciudad, pero simplemente era imposible que una belleza como ella desapareciera de la vista del público en general.

“Así que Saber ¿Qué es lo que opinas del plan de viaje?”

Un paso adelante, Irisviel le pregunto a la Sirviente de baja estatura, quien estaba abandonando el camino.

“Nada en particular. Fue más cansado de lo que habría esperado”

No había mentira dentro de sus palabras. Sus ojos azulados se mantenían perfectamente serenos.

“Oh, qué mal, pensé que estarías mucho mas sorprendida e interesada.”

“… Irisviel, debes de estar pensando que soy una persona primitiva.”

Ante Saber, quien mostraba un ceño fruncido, Irisviel respondió con una brillante risa sin ningún tinte de maldad.

“¿Acaso volar por los aires no es algo sorprendente para un Espíritu Heroico?”

“No exactamente. Pero como un sirviente convocado a este mundo del presente, he recibido información sobre esta era. Además, como la clase Saber, poseo una habilidad dedicada a Montar. En estos momentos puede que sea capaz de manejar este aeroplano.”

Al escuchar esto, los ojos de Irisviel se volvieron redondos de la impresión.

“¿Podrías -- pilotarlo?”

“Probablemente. Mis habilidades de manejo se aplican a todos los vehículos. Si puedo sentarme en una silla de montar y tomar las tiendas, puedo manejar el resto por instinto.”

Irisviel rompió en risas a causa de la expresión de Saber. Ella aun no había visto la cabina. ¿Qué es lo que pensaría si viera que está llena de palancas y medidores en vez de su silla y riendas?

Como fuera, ella había dicho la verdad acerca de su habilidad. La habilidad de montar de la clase Saber le permite el uso de cualquier vehículo salvo una bestia fantasmal o una bestia divina. Si fuera necesario, ella definitivamente podría manejar herramientas modernas como un carro o una bicicleta.

“Aun así estoy un poco desilusionada. Tú deberías de ser la primera Sirviente en viajar en avión en carne y hueso.”

“… Debo pedir perdón entonces. No soy una muy buena referencia.”

“Oh, está bien – No te preocupes. No era eso a lo que me refería.”

Los Maestros del extranjero debían de volar hasta Japón de una forma u otra, pero Irisviel y su Sirviente, haciéndose pasar por una pareja, debían de ser una excepción.

La causa era Saber. A pesar de ser un Espíritu Heroico, ella tenía límites que los otros Sirvientes no tenían. El más grave entre ellos era que no podía desmaterializarse. Ella no tenía la habilidad de cancelar su forma física para moverse a gran velocidad o cortar la cantidad de consumo de prana requerida de su Maestro por su forma física cuando se encuentra en reposo, algo que todos los Sirvientes deberían de ser capaces de hacer. No es que haya habido algún error en el contrato de Kiritsugu o en la invocación: el alma del héroe llamado Arturia funcionaba diferente a la de los otros Espíritus Heroicos… Aparentemente. Por una razón desconocida incluso para Irisviel.

El resultado mas problemático era que ella era incapaz de volverse invisible y ocultar su existencia a la demás gente. No hay manera de que ella pueda caminar con su armadura, así que Saber tenía que vestirse como un humano con una vestimenta de moda y acompañar a Irisviel.

-- Aunque, Irisviel estaba bastante complacida de que Saber pudiera acompañarla con las ropas apropiadas.

“Estoy feliz de haber podido viajar contigo, Saber. No me canso de mirarte.”

“Irisviel, ¿A qué se debe ese cambio?”

“No es nada. No le prestes atención.”

Escondiendo una sonrisa, Irisviel aparto su mirada. Saber encontró esa reacción algo sospechosa.

“… Cuando te ríes de esa manera significa que estas escondiendo algo. Dime con franqueza de que se trata.”

“No es un problema si permaneces en tu forma física todo el tiempo, de verdad. Eso me da la oportunidad de divertirme escogiendo tu ropa.”

"..."

Que despreocupada – quiso responder Saber, pero en vez de ello solo suspiro. El ser incapaz de desmaterializarse es esencialmente un problema del que no se puede deshacer el Maestro. El disfrutar de la situación no es el objetivo primario, pero el decirle a su Maestro que no es una causa de risa seria confundir la causa con los fines.

“Irisviel, ¿Acaso estas ropas son adecuadas para andar por la ciudad?”

“Si… creo. También es mi primera ocasión visitando este país, así que estoy un poco nerviosa.”

Si una tercera persona con el sentido común de un Japonés estuviera presente, él definitivamente hubiera podido decir que Irisviel era diferente.

Irisviel había tomado las medidas de Saber antes de salir y había hecho algunos pedidos de ropa moderna a un sastre del aeropuerto de Frankfurt, la petición fue la de una camisa azul oscura y una corbata acompañada de un traje negro Francés. Ese era el disfraz perfecto para que pudiera hacerse pasar por un hombre.

Puede sonar tonto el querer disfrazar de esa manera a una joven mujer por debajo de los 155 centímetros, pero se trataba de un asunto totalmente diferente cuando uno hablaba de Saber.

Esta no era la belleza perversa encontrada al vestir de hombre a una bella mujer. El aire del rostro frio y duro de Saber no era de una complexión femenina. Ya era un hecho que al disfrazarla como hombre pasaría como un atractivo joven. Además de su delgada complexión, su rostro era obviamente glamoroso y de una piel muy bella, lo cual podría hacerse pasar como el encantador aire de un joven puro.

“Escogí esta ropa para crear un balance con mi apariencia, ¿Tal vez a ti no te gustan?”

“Ah, en lo absoluto. Esta ropa me permite moverme libremente, y estoy acostumbrada a hacerme pasar por un hombre.”

La necesidad de sacarla de la armadura era obvia, pero no podía negarse el que Irisviel había tomado demasiado en serio su pasatiempo de modas.

Confiándole las maletas que salían del área de carga a las doncellas que venían con ellas, Irisviel y Saber se dirigieron a la aduana con las manos vacías. Después de que esas dos doncellas enviaran las maletas a la villa de los Einsbern en el bosque a las afueras de la ciudad de Fuyuki por medio de una ruta diferente, ellas arreglarían su regreso a casa. Ellas no se quedarían a lado de Irisviel por el resto de este Toque del Cielo. No había ninguna necesidad de poner en peligro a gente que no estaba relacionada. Sobre ello, Irisviel se encargaría de sus pertenecías ella misma y la valiente Saber seria quien permanecería a su lado.

Completando sin tardanza los procedimientos para entrar a este país, no llevo mucho tiempo antes de que les permitieran la entrada al recibidor del aeropuerto. Pero hasta que llegaron ahí, cada uno de los oficiales en el camino eran sorprendidos por Irisviel y Saber y apartaban sus miradas mientras pasaban, incomodándolas rápidamente.

“Como pensé… ¿Acaso hay algo de malo en mi ropa?”

Sintiendo las miradas de la gente en el recibidor, Saber murmuró esto como si se sintiera incomoda.

“Bien, puede que sean demasiado elegantes…”

Irisviel solo pudo sonreír amargamente, pero a decir verdad, ella también era el centro de la atención. De cualquier forma, ambas eran unas bellezas sin comparación. Sus ropas excéntricas, tan alejadas del sentido común, balanceaban su apariencia bastante bien. La atención de los alrededores no solo provenía de miradas sorprendidas sino también de envidia.

“—Vamos Saber. El preocuparte no cambiara la situación mucho.”

Diciendo esto, Irisviel jalo de la mano a Saber con un rostro molesto.

“Al fin estamos en Japón. Debemos de disfrutarlo tanto como sea posible antes de que la batalla comience.”

“No, Irisviel, no es un asunto disfrutable --”

Mientras Saber seguía murmurando, Irisviel camino como si tuviera resortes en búsqueda de un taxi. De algún modo, Saber no había notado hasta ahora que tan animadamente estaba brillando.



※※※※※


Poco después de que ambas arribaran a la ciudad de Fuyuki, el ocaso coloreaba el sol del este dado que ya había pasado algo de tiempo desde la entrada de la tarde.

“Que animado…”

Mientras los coches rentados avanzaban por la plaza del parque frente a la estación, La expresión en los ojos de Irisviel se ilumino mientras era expuesta al tráfico de la tarde.

Pero para Saber, quien se encontraba a su lado, no hacía más que estudiar de los alrededores justo como lo haría un comandante estudiando la topografía del campo de batalla.

“Kiritsugu ya ha arribado hasta este lugar, ¿Cierto?”

“Si. Su arribo fue arreglado para llevarse a cabo medio día antes que el nuestro.”

Ya dentro del país, Kiritsugu tuvo que ocultar su existencia y siguió una ruta diferente a la del grupo de Irisviel. El tomo un vuelo de segunda clase hacia el aeropuerto internacional de Shin-Ōsaka y de ahí tomo un tren hacia la ciudad de Fuyuki.

“¿Nos encontraremos con él de nuevo?”

“Estaremos bien. El será quien venga a nosotras.”

Saber no se atrevía a mostrarlo pero ella estaba bastante sorprendida por los panes de Kiritsugu e Irisviel y por ello no los encontraba lo suficientemente satisfactorios.

“Entonces, ¿Cuál es el plan ahora?”

“Cierto… Por ahora debemos de observar los cambios en la situación y nos adaptaremos de acuerdo a ellos.”

“¿Quieres decir que no tenemos nada que hacer?”

“Exacto.”

Irisviel dejo salir una sonrisa infantil que a Saber le parecía traviesa.

“Que desperdicio. Después de que por fin llegamos a este país tan distante.”

Sonriendo mientras miraba el tráfico, Irisviel caminaba mientras parecía tener la moral baja. A su lado, Saber, sintiéndose confundida, siguió su paso firmemente.

“Y - ¿Qué tal si tratamos de encontrar la localización de un Sirviente enemigo?”

“Hmm. De ninguna forma.”

Rechazando la propuesta sin ninguna expresión, Irisviel se dio la vuelta, observando a su compañera como si esperara algo.

“Dime, Saber. Dado que tenemos esta oportunidad, podríamos dar un vistazo alrededor de la ciudad. Puede que sea interesante.”

"..."

Por un instante, Saber fue sorprendida por la inesperada propuesta, pero inmediatamente se recupero con un rostro preocupado.

“Irisviel. Nosotras no podemos estar desprevenidas. Necesitamos considerar la tierra de Fuyuki como si se tratara del territorio enemigo desde este momento. El Toque del Cielo ya ha comenzado.”

“Si. Dependeré de ti para eso, Saber. ¿Si nos acercamos a un Sirviente serias capaz de notarlo?”

“Bien… Eso es correcto.”

“Desmaterializado o no, los Sirvientes pueden percibir la presencia de otros Sirvientes. Por supuesto, todos tienen su propia afinidad cuando se trata de buscar al enemigo, y existen aquellos como Assassin que tienen la habilidad de eliminar su presencia.”

“En mi caso, soy capaz de percibir la presencia en un radio de alrededor de 200 metros. Además, un oponente con la habilidad adecuada puede alterar esa percepción.”

“Ya veo… Pero aquí y ahora, no hay ningún Sirviente del que seamos blanco, ¿cierto?”

“Es cierto. Pero --”

“Entonces demos un vistazo por ahí. De cualquier forma así no tenemos porque buscar.”

Cuando uno busca a un oponente oculto, el pasear por la ciudad de manera provocadora ciertamente era un plan aceptable. Uno muy audaz, pero dado que Saber no poseía ninguna habilidad para buscar de manera activa no había otra manera de hacer una búsqueda proactiva. Al ser incapaz de desmaterializarse, ella también perdió la opción de realizar un espionaje encubierto.

Pero más que basarse en un plan coherente, Saber sentía que Irisviel tenía un motivo oculto. En realidad Saber solo podía ver la invitación de Irisviel como una mera ida a ver el paisaje.

“Irisviel, nosotras realmente deberíamos establecernos en algún lugar y deberíamos reunirnos con Kiritsugu para fabricar un plan. ¿Acaso la familia Einsbern no había preparado un castillo en las afueras de la ciudad?”

“Bueno… Si, nosotros tenemos algo así.”

Era el turno de Irisviel para comenzar a murmurar. Aparentemente ella estaba consciente de que su comportamiento no era adecuado para esta crisis. Adivinando que había alguna razón, Saber pregunto de nuevo.

“¿Por qué insistes tanto en visitar esta ciudad?”

“Tú sabes… Esta es mi primera ocasión.”

Un poco nerviosa, Irisviel bajo la mirada mientras respondía. Saber suspiro de la impresión.

“Como sabes, al ser elegida por el Grial, yo adquirí conocimientos sobre el mundo. Por supuesto también se que esta tierra se convertirá en un campo de batalla. Irisviel, esta ciudad realmente no es un lugar para admirar el paisaje. Especialmente dado que aquí no hay lugares particularmente famosos.”

“No, no se trata de eso. No es eso lo que yo--”

Como un niño que se negaba profundamente a dar una explicación, Irisviel dudo un poco y finalmente confeso con franqueza.

“Yo – esta es la primera ocasión que salgo afuera.”

"... ¿Eh?"

Sin entenderlo al comienzo, Saber siguió escuchando confundida.

“Es como lo dije, como un renacimiento – esta es la primera ocasión en la que camino en el mundo exterior.”

“Entonces desde que naciste… ¿Has permanecido en ese Castillo toda tu vida?”

Despreciando aquella conclusión Irisviel dejo caer su cabeza en vergüenza, asintiendo levemente.

“Yo soy una marioneta creada solo para este Toque del Cielo. El anciano siempre me ha dicho que no tengo la necesidad de salir allá afuera.”

Saber, siendo la joven llamada Arturia, en realidad no había tenido una vida llena de alergia tampoco

Pero aun así ella no pudo evitar el sentir compasión hacia esta persona que había sido como un ave enjaulada, aprisionada en ese castillo congelado desde su nacimiento.

“Por supuesto, no es como si no conociera nada, ¿Cierto? Especialmente desde que Kiritsugu vino. El me ha enseñado muchos escenarios y sucesos, con películas o imágenes. Acerca de Nueva York, Paris, y toda la gente del mundo. Acerca de Japón también, por supuesto.”

Sonriendo miserablemente, Irisviel miro el tráfico alrededor de ellas.

“Pero… estas es la primera vez que veo el mundo con mis propios ojos. Así que, tal vez estoy demasiado feliz y emocionada. Lo siento.”

Saber asintió, apartando sus ojos silenciosamente, y ofreciéndole gentilmente su brazo envuelto en el traje oscuro a Irisviel.

"... ¿Saber?"

“Esta es mi primera ocasión en esta ciudad – pero el actuar de escolta también es el trabajo de un caballero. Así que daré mi mejor esfuerzo. Entonces, si me concedes el honor.”

“—Te lo agradezco.”

Sus ojos se encendieron con una alegría deslumbrante, Irisviel pasó su brazo alrededor del codo de Saber.

Debería de faltar mucho tiempo antes del anochecer.



※※※※※


Saber e Irisviel atrajeron fácilmente toda la atención en medio del distrito de negocios.

La joven dama estaba llena de dignidad, con su brillante cabello plateado y su abrigo de casimir, que de ninguna manera parecía pomposo, pero de cierta manera parecía adecuado, caminando a lado de un atractivo joven de un rostro brillante, sujetándose a su brazo. Esa no era una combinación que uno esperaría fuera de una fiesta llena de estrellas de cine.

Aquellas visiones que venían directamente de la pantalla de plata ahora se encontraban caminando tranquilamente a través del camino de una ciudad provincial Japonesa. Cualquiera que viniera caminando se detendría a mirar y olvidaría seguir caminando al menos por un instante.

Ellos no tenían la harmonía de una pareja en medio de una cita, ni la admiración de la gente cuando solo viene a admirar el paisaje, solo seguían el flujo de su viaje, caminando sin rumbo. En algunas ocasiones se detenían repentinamente para mirar felizmente el brillo del sol que se reflejaba en las ventanas de los edificios y en los aparadores, nada especial; jamás entraban a una tienda a realizar alguna compra ni se sentaban en la terraza de un café a descansar.

Como dos extranjeros comprensivos, ellos simplemente se adentraban en el ruidoso ajetreo observando trabajar a la vida de la ciudad desde una distancia segura.

Sin ser notado, el sol de invierno ya se había hundido completamente detrás de la cadena de montañas, dejando que la cortina de la noche revelara un rostro distinto de esta área urbana. Irisviel suspiro, embelesada por las iluminaciones coloridas del escenario.

El mundo probablemente esté lleno de ciudades con una vista nocturna mucho más bella que la de la ciudad de Fuyuki. Pero Irisviel estaba completamente conmovida por la noche que se presentaba ante sus ojos, como si pusiera sus manos en algún tesoro por primera vez.

“Es realmente hermoso… La vida de la gente es suficiente para hacer a la noche deslumbrante…”

Los murmullos de Irisviel demostraban su emoción, ante la cual Saber asintió silenciosamente. El mundo de la política en el que ella alguna vez vivió ahora era un espacio-tiempo distante al de este lugar, pero ninguna emoción surgió de ella al ver esta escena por primera vez. Aun así, la tranquilidad solo era superficial, dado que por dentro, sus nervios eran como una aguja.

Este lugar ya es territorio del enemigo – este conocimiento permanecía sin cambios.

Saber definitivamente no era un Sirviente que fuera excelente al buscar al enemigo, y dependiendo de la situación, un Sirviente enemigo sería capaz de divisarle primero si ella seguía vagando por ahí. Es difícil pensar que un enemigo saltara hacia ellos cuando todos están mirando, pero aun así, justo ahora, un ataque sorpresa llevado a cabo de manera eficiente no sería algo extraño.

Aun así, sin reprocharle nada a Irisviel, ella acepto su esperanza de disfrutar el día a su gusto aunque sea por un breve momento; la razón era su confianza inquebrantable en su espada.

Ella es el Espíritu Heroico invocado como la clase más fuerte del Grial de Fuyuki, la posición del espadachín. No había ningún Sirviente que pudiera superarla en combate de cerca. Ella estaba segura de poder crear una ruta de escape dentro de un campo de batalla bajo cualquier situación, aun si esta es una situación de desventaja.

En realidad, un ataque sorpresa es lo que ella desea. El soportarlo estoicamente, superarlo y tornarlo a su favor y así dirigirse por la victoria. Si alguien es suficientemente tonto como para hacer de ella su enemigo, ella les recordara que la clase Saber no se trata de galanterías.

“…Hey, Saber, ¿No deseas ver la playa ahora?”

Mientras Irisviel era incapaz de esconder su emoción, la joven mujer disfrazada de hombre asintió con una sonrisa. Su tensión no detectaba a ningún oponente.

Ella había jurado que protegería a Irisviel. Así que la protegería hasta el final mientras ella seguía disfrutando del día. Esa era la fuerza de su orgullo como caballero.

Había un vasto parque al lado del mar en la esquina opuesta del gran Puente que cruzaba el Rio Mion.

Adentrada la noche, dos personas estaban caminando en la banqueta sin nadie alrededor. El viento del norte que provenía del mar estaba soplando suavemente sin interrupción, ondeando el largo pelo plateado de Irisviel como el rastro de una estrella fugaz. En este lugar, las parejas en medio de sus citas odiaban el frio de las noches invernales y solo venían aquí en verano; pero Irisviel, quien estaba observando el mar por primera ocasión, no pensaba en lo mas mínimo sobre el frio, dado que ella había crecido acostumbrada a él, allá en su tierra natal.

“Deberíamos de venir aquí cuando no esté oscuro…”

Simplemente mirando el mar por la noche lleno de una profunda oscuridad, Saber pronuncio estas palabras con un tono de disculpa. Pero a Irisviel no le importaba, concentrándose en el horizonte que se había hundido en la oscuridad.

“Así está bien. El mar por la noche es igualmente bello. Refleja el cielo nocturno.”

Escuchando los incesantes rugidos de las olas, la sonrisa de Irisviel era resplandeciente.

Dado que ella había disfrutado enormemente la caminata del día de hoy, sus delicadas mejillas estaban sonrojadas. Ella se veía más como una joven mujer en sus primeros años que como una mujer casada y con una hija, con esa sonrisa inocente e ingenua.

“Realmente no tenía idea – de que el caminar por una ciudad desconocida con un caballero como pareja seria una experiencia tan agradable.”

“¿Mi imitación de un caballero fue satisfactoria?”

Mientras Irisviel se regocijaba, el tono de Saber fue sarcástico, inusual al carácter obstinado del Espíritu Heroico.

“Bastante. No tuvo falla. Saber, hoy fuiste un caballero inmejorable.”

“Me honra, princesa.”

La joven mujer en el traje oscuro hizo una reverencia cortes frente a ella. Irisviel se sintió un poco apenada, girando su cabeza hacia el mar.

“Saber, ¿Te gusta el mar?”

“En mi tiempo, en mi país… Lo que se encontraba mas allá del mar siempre era un enemigo.

Era molesto y no muy atractivo”

“Ya veo…”

Ante la respuesta de Saber, la expresión de Irisviel se volvió un poco oscura.

“… Es difícil perdonar. Tú eres una mujer como yo.

Para ti que viviste como el rey Arturo, el tener una cita con un caballero no era una actividad que pudieras disfrutar.”

“Cierto, así es.”

Saber se encogió de hombros, sonriendo despreocupada. Ella no tenía ningún arrepentimiento al haber hecho a un lado su feminidad. En vez de ello, su pequeño pecho estaba lleno del orgullo de dirigir en un campo de batalla.

“Pero tú Irisviel, ¿No desearías caminar por la ciudad con Kiritsugu en vez de mi?”

En esta ocasión, fue el rostro de Irisviel el que mostro una sonrisa.

“Él… No puede hacer eso. Él seria atormentado por sentimientos mezclados.”

Sin entender el significado de su respuesta, Saber mostro un rostro lleno de duda.

“¿Acaso Kiritsugu no puede disfrutar del tiempo que pasa contigo?”

“No se trata de eso. Él ciertamente lo disfrutaría tanto como yo… Es por ello que no puede. Él es alguien para quien la ‘felicidad’ es dolorosa.”

"..."

Analizando cuidadosamente estas palabras, Saber trato de comprender la contradicción en el hombre llamado Emiya Kiritsugu.

“—Él es un hombre que no puede valorar su felicidad, ¿Acaso esa es la debilidad que lleva consigo?”

“Tal vez sea así. Ese hombre siempre esta castigándose a si mismo muy en el fondo. Si él desea seguir persiguiendo su sueño, es necesario que sea un hombre de un corazón frio.”

Con una mirada distante, Irisviel observaba el mar. Pensando en su esposo que se escondía en algún lugar de la ciudad, preparándose para la misma meta.

Saber reflexiono por un momento sobre esas palabras.

… El día de hoy, la plática se traslado a un tópico bastante inesperado después de hablar del mar. Aunque ella había intentado que el día terminara con un sentimiento placentero.

Inexpresiva, Saber sostuvo y tiro de la parte superior del brazo de Irisviel. Solo con este gesto, Irisviel se tranquilizo e intercambio miradas con Saber.

“… ¿Un Sirviente enemigo?”

“Si.”

La sensación no cambio. Desde cubierto, a unos cien metros a un lado, él está dejando claras indicaciones, como una provocación. Él está claramente consiente de la presencia de Saber, aun así no acorta la distancia, en vez de eso se está alejando lentamente ---

“Parece que nos está invitando.”

“Hmm. Que honesto. ¿Acaso quiere elegir el campo de batalla?”

Sin un rastro de tensión en su voz, Irisviel seguía tranquila mientras respondía. En esta situación de batalla, esa es la prueba de que tiene una fe completa en Saber. Esto hizo que Saber revisara su juicio a favor de su compañera.

“Parece que el oponente tiene las mismas expectativas que nosotros. Al hacer que el oponente siga el rastro dejado como señuelo… El es un Sirviente en busca de una batalla frontal, justo como tú, Saber, ¿No es así?”

“Debe de tratarse de alguien de la clase Lancer o Rider. Eso lo hace un oponente muy directo.”

Ante la afirmativa de Saber, Irisviel regreso una sonrisa sin miedo.

“Entonces, ¿Deberíamos tomar la invitación?”

“Deseo lo mismo.”

Es peligroso tomar ciegamente el señuelo y seguir al enemigo a un campo de batalla que le de ventaja. Pero Saber no es del tipo frágil que le teme a esos trucos, y su compañera tampoco subestima a su Sirviente.

Las marcas del enemigo se hacían cada vez más distantes, y Saber comenzó a caminar con una silenciosa confianza. Irisviel, siguiéndola, encendió el interruptor de un aparato del tamaño de la palma de su mano que se encontraba oculto en su bolsillo. Esta es una “maquina de transmisión” que le confió Kiritsugu, un aparato para que siguiera la posición del grupo de Irisviel desde una ruta diferente. Es un aparato mecánico que funciona sin prana, algo que Kiritsugu escogió intencionalmente.

Irisviel confiaba en el poder de Saber. Un enemigo de un rango menor al de Saber sería asesinado en un parpadeo con un solo blandir de la espada de la orgullosa Sirviente – ese era el desarrollo que ella esperaba.

Si, tanto como sea posible… Ella deseaba que su caballero acabara la pelea antes de que Kiritsugu entrara a la batalla.





-154:15:41[edit]

El largo puente montado sobre el amplio Rio Mion enverga majestuosamente sobre 665 metros, formando un arco con un diámetro de más de tres calles.

La cima del arco esta sobre los 50 metros de altura. Cualquiera que estuviera parado tan alto y recibiendo toda la fuerza del viento marino fallaría una pisada y caería a su fin en el rio, incapaz de volver a subir sin grandes habilidades y una cuerda de salvamiento.

En la cima del helado marco de hierro, Waver Velvet no tenía nada como una cuerda de salvamiento, aferrándose solo con ambos brazos y ambas piernas; de esa forma por supuesto que estaba dejando de lado la dignidad y compostura que siempre ha tenido.

Justo a su lado el Sirviente Rider está sentado con las piernas cruzadas con odiosa dignidad.

“Ri, de, r, rápido… Bajemos… ¡Ahora!”

Con sus dientes continuamente castañeando del frio y el terror, las quejas de Waver eran como el viento que sopla para el gigantesco Sirviente.

“Este lugar es perfecto para observar. Bueno, este no es momento para ver de paisajes desde un lugar alto.”

Con una botella de vino en su mano, tomando sorbos de rato a rato, él se paseaba mientras observaba abajo por la orilla oeste del puente, hacia el amplio parque al lado del mar oculto por el estuario. Waver no podía verlo, pero lo que Rider estaba observando – eran los rastros que un Sirviente había estado dejando durante unas 4 horas.

Rider había estado rondando por las calles buscando por un contacto con el enemigo, pero solo se dio cuenta de ese Sirviente ya adentrados en la tarde.

Mientras pensaba si debía apurarse hasta allá inmediatamente, Rider se había mantenido observando desde la distancia sin moverse adelante. Cuando Waver preguntó al respecto, Rider respondió con un bufido.

“Él claramente nos está tentando. Lo que es extraño es que él no se dirija a nosotros. Y ya no soy tan solo yo, otros Sirvientes deben estar estudiando su aspecto.

Un Maestro impaciente tan solo llegaría a cansarse hasta cierto punto, o algo así. Eso es lo que nosotros deberíamos estar esperando.”

El plan de Rider no tenía ninguna falla que Waver pudiera ver. Más bien, esto era inesperado. El gigante Sirviente de mente abierta podía de hecho armar astutas tácticas.

Ciertamente, como Rider dijo, solo un tonto sin remedio tomaría el señuelo y aceptaría el desafío. Aquellos que cayeran por el señuelo solo terminarían aniquilándose el uno al otro y disminuirían el contador. Por más confiado que sea un Sirviente tan provocador, cualquier otro que llegara a pelear estaría mejor fuera del combate. Quien sea que saliera derrotado, Rider podría acabar al ganador. Definitivamente hay una ventaja en la pelea de los otros.

Así que, después de decidir esto, se vuelve un asunto de resistencia. Quedándose a una distancia fija de los rastros del Sirviente que daba vueltas sin rumbo por la ciudad, Waver y Rider lo siguieron y se mantuvieron inspeccionando.

Sin embargo – hay razones obvias para tomar un punto de vista en la altura, pero hay límites. Olvida a los Sirvientes, Waver con su cuerpo de carne y hueso definitivamente moriría si cayera. No sería posible ignorar eso, y aún así ¿Cómo es posible que a este gigante le importara tan poco la seguridad de Waver?

“¡Ba, Bajemos! ¡No, por lo que quieras baja! ¡Yo, yo ya, ya tuve suficiente!”

“Ah, solo espera. Eres un tipo inquieto. Sentarse y esperar también es parte de la batalla.”

Tomando sorbos de su botella de vino, Rider ni siquiera miró a la cara de Waver medio llorando cuando respondió tan gratuitamente. “Los lugares altos son peligrosos”, tal sentido común aún no había sido acordado entre los dos.

“Si estás aburrido, lee el libro que te confié. Es un buen libro.”

Oyendo eso, Waver recordó el estúpido peso en la mochila colgando de su hombro. En esta situación donde ellos no se podrían haber permitido ni un solo gramo innecesario, la antología de poesía con su gruesa tapa dura verdaderamente era peso muerto.

Esa era aquel único libro que Rider había saqueado de la librería que había atracado cuando llego al mundo del presente. ‘La Ilíada’ escrita por el poeta Homero en la antigua Grecia – el poema épico describiendo la guerra Troyana, en la que pelearon humanos y dioses mezclados.

El atlas puede estar bien. Cuando exagera sobre la conquista del mundo, Rider toma interés en la geografía del mundo moderno, incluso si suena tonto.

¿Pero qué hay con una antología de poesía? Rider preparó una biblioteca en casa aun cuando se estaba preparando para la guerra, y aún así insistió en llevar la Ilíada con él. Naturalmente, si él quisiera llevar cualquier cosa que no fuera su equipo regular, él tendría que permanecer materializado; y si él necesita desmaterializarse para ocultarse de la demás gente, entonces después de todo, es Waver quien termina teniendo que llevar el equipaje.

Ciertamente, Rider insistió que el libro era “preparación para la guerra”. ¿Pero de qué manera podría un libro que ni siquiera es de estrategia militar ser útil en el campo de batalla?

“Rider… ¿Por qué, tú, trajiste este libro?”

A la pregunta amarga de Waver, el Espíritu Heroico respondió con una expresión grave.

“La Ilíada es muy profunda. En medio de una batalla, yo repentinamente sentiré el impulso de leer un verso de poesía. En un momento como ese, me siento mal cuando no puedo releer algo inmediatamente.”

“…”

Él se sentía como si su interlocutor le hubiera respondido con una gran mentira, pero el miedo lo detuvo de seguir discutiendo.

“En un momento como ese, quieres decir… ¿En batalla?”

“Si.”

Rider asintió despreocupadamente como si su respuesta fuera perfectamente normal.

“… ¿Pero cómo?”

“Con mi mano izquierda, cuando sostengo mi espada con la mano derecha. Si necesito sostener las riendas con mi mano izquierda consigo que un paje la lea en voz alta.”

“…”

Waver sintió que perdía las palabras con la inimaginable respuesta.

“No es tan sorprendente. Los guerreros de mi era vivieron una vida de batalla. Batallando mientras bebían y comían, abrazando mujeres mientras batallaban, batallando incluso cuando dormían. Cualquiera puede hacer eso.”

Solo pregúntale y no se detendrá. Sí parece que este hombre pudiese hacer todo eso, pero…

“Estás bromeando, ¿Cierto?”

“Por supuesto. Tonto.”

Él dio unas risotadas y dio un toque explosivo en la frente de Waver.

“¡Gyaa---h!!”

Él no tuvo tiempo para preocuparse, y ni mencionar esquivar. Al menos ahí estaba él, afirmándose del marco de hierro con toda la fuerza de ambos brazos y piernas. Waver ni siquiera pudo frotar su adolorida frente, sino que solo pudo aullar un inmodesto sollozo.

“Oye, muchacho, cualquiera se reiría con una broma como esa. Cuando tu cara se pone así de azul como ahora, es porque no tienes agallas.”

Ignorando la franca risa de Rider, el mago se arrepintió fuertemente de haber escogido a este Espíritu Heroico mientras soltaba lágrimas por el dolor en su frente.

“Quiero volver… Volver a Inglaterra…”

“Te dije que no te apuraras así. Mira, al fin las cosas se están moviendo.”

“… ¿Eh?”

Rider apuntó al parque junto al mar con su firme mentón.

“Incluso yo, el Rey de los Conquistadores, me di cuenta justo ahora, pero – sí, parece que había un Sirviente más en este parque. Este sujeto no oculta nada tampoco. Por el contrario, se está aproximando al otro que llegó antes que nosotros.”

“Entonces, entonces---“

“Los dos parecen dirigirse hacia el puerto. Eso es una provocación. Eso es – nosotros estudiaremos su batalla.”

Antes que supiera, sus ojos comenzaron a tener la feroz y aguda mirada de una bestia mientras daba una amenazadora risotada. Él era aún el único espectador, pero el alma del Espíritu Heroico Alejandro ya estaba en el campo de batalla.

En el corazón de Waver, incapaz de moverse en el marco de hierro, su miseria estaba ganando sobre el sentido de fiabilidad que él debería tener sobre Rider. –Aún más, él estaba sobre todo pensando que nada importaría de todos modos si él se llegara a caer.

La esquina oeste del parque junto al mar es prolongada por una corrida de aburridos almacenes. La cuadra, que poseía disposiciones portuarias, también tenía el rol de muralla separando la área industrial Este de Shinto. En la noche, el tráfico pedestre cesa y las luces de las calles brillan inútilmente sobre el asfalto, aun cuando el escenario se volvía aún más vacio. Grúas no tripuladas estaban volteadas hacia el oscuro mar, como un fantástico grupo de enormes dinosaurios fosilizados.

Ciertamente, este es un lugar apropiado para los Sirvientes que se deben enfrentar ocultos de la vista pública.

Saber e Irisviel caminaron magnificas, como duelistas yendo al lugar acordado, en el callejón con una pista de cuatro vías hecha para vehículos anchos. A la vez el enemigo se estaba mostrando, sin huir ni esconderse. La alta sombra parada en el medio de la calle vacía emitía una extraordinaria cantidad de prana aún más terrible que sus extraños atavíos, claramente mostrando que él era mucho más que un humano.

Los dos Sirvientes se detuvieron, enfrentándose el uno a otro, apartados por unos 10 metros.

Finalmente, habían encontrado al primer Sirviente. Saber cuidadosamente observó al enemigo con el que estaría batallando a muerte hoy.

Él era un hombre apuesto, con un caprichoso cabello largo peinado agitadamente hacia atrás. A primera vista sus ojos eran como un arma. La vara junto a él, de sobre dos metros y aún más alta que él mismo, es obviamente su arma. Entre las siete clases, él es uno de las tres clases de “caballeros” – Saber, Archer, y con ellos, el Espíritu Heroico de la lanza. Indudablemente, él es el Sirviente Lancer.

Lo extraño es que él no solo tiene esa larga lanza.

Junto con la lanza que Lancer sostenía flojamente en su mano derecha, la cabeza descansando en su hombro, el también llevaba en su mano izquierda una lanza más corta qué era un tercio del largo de la de la derecha.

Para manejar una lanza con facilidad, la postura obvia es la de sostener una con ambas manos. Tal vez se pueda hablar acerca de dos espadas, pero uno no puede imaginar que sostener dos lanzas es común.

Las dos lanzas estaban ajustadamente ceñidas desde el mango hasta la punta con un trapo que parecía un amuleto, ocultando la vara. Esta es probablemente una contramedida para evitar revelar el verdadero nombre del Fantasma Noble.

“Qué bueno que vinieras. Todos ellos que estaban paseando hoy en la ciudad tan solo se han acobardado lejos. …Tú eres la única valiente que respondiera a mi invitación.”

Con una humilde y alegre voz elogiosa, el hombre – el Espíritu Heroico Lancer le preguntó a Saber despreocupadamente, sin ponerse en guardia.

“Ese puro espíritu de lucha… ¿Estoy en lo correcto en pensar que tú eres Saber?”

“Lo estás. ¿Seguramente tú debes ser Lancer?”

“Ciertamente. –Hm, es inusual intercambiar nombres con el oponente en una batalla mortal. Ese fue un placer que no era obligatorio.”

En acuerdo, Saber aflojó un poco su fingido atrevimiento.

“Ciertamente no lo es. Nuestra batalla no es una de honor para comenzar. Tú mismo estás levantando tu lanza por tu Maestro en esta era, ¿no es así?”

“Fuh, correcto.”

Con una extraña expresión, Lancer respondió en un frio y amargo tono, no invocando a alguien que deseara un intercambio mortal. Mirándolo más cercanamente, él es un hombre remarcablemente apuesto y hermoso.

Sus intrépidos rasgos son un alto puente de la nariz y unas valerosas cejas. A pesar de su boca de corte duro denotando un aire estoico, sus ojos parecían ocultar un silencioso pesar, pero aún un fuerte y varonil aroma ascendía de él. Bajo su ojo izquierdo, él tiene un bello lunar como un grano de una lagrima. Eso le da a su mirada un destello aún más impresionante.

Ciertamente, sus rasgos eran aquellos que podían barrer con el corazón de una mujer en un vistazo. –No, de hecho, ¿acaso este elegante aire de belleza viene tan solo de sus rasgos?

Detenida detrás de Saber, Irisviel acortó un poco su respiración mientras fruncía el ceño.

“… Un hechizo de encanto. Es descortés de usar en una mujer casada, lancero.”

Claramente, Lancer emitía un poder espiritual que podía maravillar a una mujer. Como el cuerpo de Irisviel era el de un homúnculo, estaba especializado en el uso de la hechicería, y su resistencia a la magia es más alta que lo normal, pero una mujer promedio quedaría cautivada por este hombre de una mirada.

Lancer se encogió con una amarga sonrisa tras la observación de Irisviel.

“Lo siento, es algún tipo de maleficio que he tenido desde que nací. Quisiera que con eso fuera suficiente. Culpa a mi nacimiento, o a tu feminidad.”

Un ejemplo de un hechizo de encanto es un “Ojo Místico”, pero a la única que Lancer había estado mirando fijamente desde el comienzo ha sido a Saber, él no ha mirado a Irisviel detrás de ella. El encanto probablemente se activaba tan pronto como Irisviel mirara a su cara. Eso lo haría una “Cara Mística” en vez de un Ojo Místico.

Riendo entre dientes, Saber observó a Lancer.

“¿No esperabas que mi espada se entorpeciera con esa fina mirada, o sí, lancero?”

“Sería un aguafiestas, pero ciertamente, esa habilidad anti-magia de la clase Saber no es en vano. …Excelente. No se ajustaría a mi reputación asesinar a una mujer debilitada tan solo con mi cara. Me alegra que mi primer oponente tenga tales agallas.”

“Hoh, tú deseabas una batalla justa. Es mi honor enfrentar a tan orgulloso Espíritu Heroico.”

Exagerando, Saber respondió con una tranquila sonrisa. Era una sonrisa que es solo para aquellos que desearan una batalla de vida o muerte perfectamente frontal.

“Entonces – En cualquier momento.”

Levantando la larga lanza en su hombro derecho girándola una vez, Lancer alzó la punta de la lanza corta en su mano izquierda. Su postura, extendiendo ambas lanzas como alas, era verdaderamente un estilo impredecible.

El espíritu de lucha de Saber también hervía hasta explotar. La corriente de prana envolvió el delgado traje oscuro de la muchacha en un espiral como un tornado – y en el próximo instante su cuerpo estaba abrigado en una armadura plateada y celeste. La armadura y los guanteletes creados como por magia eran la verdadera forma del bello Rey de los Caballeros como un Espíritu Heroico.

“Saber…”

Tragando nerviosamente, Irisviel la llamó desde atrás. Ella podía sentir el espíritu de batalla liberado por los dos Sirvientes, tanto como la atmósfera aguzada por esa tensión. –No había lugar para detener esta batalla.

Y aún, ella tan solo podía pararse y mirar. Ella era tan solo un Maestro substituto para Saber.

“… Ten cuidado. Yo te puedo respaldar con magia, pero no más.”

Sin una palabra, Saber asintió.

“Déjame a Lancer a mí. Pero me preocupa que el Maestro enemigo no esté en ningún lugar.”

Tal como Saber dijo, solo manteniéndose invisible, el Maestro de Lancer era un peligro. Usualmente, un Maestro se pararía junto al Sirviente y lo instruiría mientras la batalla se desarrolla, a la vez que proveyera apoyo mágico. Mientras el Maestro de Lancer no tenga completa fe en él, él debería estar escondido cerca para observar la batalla de Lancer.

“Él debe estar preparando alguna clase de truco. Por favor se cauta. –Irisviel, te confío mi espalda.”

Sus verdes ojos hablaron con calma. Sin temor.

Confía en el Espíritu Heroico de la espada.

Como aquel que este Espíritu Heroico reconoció como su Maestro, confía en ti misma también, Irisviel. –Dijeron sus ojos.

“… Comprendido. Saber, tráeme la victoria.”

“Sí, lo haré.”

Asintiendo resueltamente, Saber tomó un paso adelante.

Hacía el espacio de la larga lanza, donde Lancer estaba parado en guardia…





-154:09:25[edit]

Después de recibir la señal mandada por Irisviel, Emiya Kiritsugu y Hisau Maiya corrieron hacia las fábricas de acuerdo a su dirección. Ellos fueron bienvenidos por un quieto tramo de silencio.

Solo llegaba el aullido del mar hasta sus oídos y una atmosfera tan quieta y estancada como la muerte

Como sea –

“…Ya ha comenzado.”

Solo por los rastros de prana en los alrededores, Kiritsugu era capaz de juzgar precisamente la situación.

Alguien había formado una barrera. Debía ser obra del Maestro del Sirviente enemigo. Su meta era segregar a los humanos ordinarios del Toque del Cielo sellando el verdadero campo de batalla de la guerra. Es una medida obligatoria para los magos prevenir que sus actividades sean expuestas a otros mortales.

Kiritsugu comenzó a contemplar mientras sostenía el rifle de francotirador de unos diez kilogramos. Él ya había estimado la posición de Irisviel de acuerdo al transmisor. Como sea, aún quedaban problemas respecto a cómo se aproximaría a la posición, y desde dónde observar una vez hayan llegado.

Él no pensó en unirse a la batalla en absoluto; es por eso que cargaba el rifle de francotirador. Quería inspeccionar la batalla desde un lugar apropiado, atacando con el rifle solo cuando fuera necesario. Los Sirvientes no son humanos, y solo un Sirviente puede herir a otro Sirviente. Sin importar cuán poderosas sean las armas de fuego de Kiritsugu y Maiya, no servirían en los Sirvientes. Es el trabajo de Saber combatir al Sirviente oponente. En cuanto el enemigo se consagre a su pelea y no le preste atención al bien estar de su Maestro, ahí es posible ganar esta pelea.

“Ahí arriba, ese parece un buen lugar para observar la pelea.”

Maiya apuntó al frente de ellos mientras hablaba. Es una grúa que se elevaba alto en la noche. Juzgando por la vista, la cabina de control flotaba por alrededor de los 30 metros sobre la tierra firme; sería el mejor punto de observación posible si uno pudiera maquinárselas para escalar silenciosamente hasta ahí.

Kiritsugu no tuvo objeciones a la sugerencia de Maiya, pero solo por eso, él sacudió su cabeza.

“Sí, ese es el lugar ideal para vigilar la batalla. Así que no debemos ser solo nosotros los que se hayan cruzado con esa idea.”

“…”

Sin más explicaciones por parte de Kiritsugu, Maiya ya había comprendido sus intenciones.

“Maiya, deslízate a través de la orilla este, yo iré por el oeste… Encuentra un punto de observación que pueda vigilar ambas, tanto la batalla de Saber como la grúa.”

“Entendido.”

Maiya desapareció en las sombras de las fábricas con un trote, sosteniendo el rifle de asalto AUG en sus manos. Kiritsugu revisó la entrada del transmisor mientras se movía cautelosamente en la dirección opuesta.


※※※※※


Todo lo que Irisviel pudo hacer fue mirar la batalla al frente de ella con asombro.

Esta batalla al frente de ella procedía con extraordinaria intensidad.

Ella sabía que sería un duelo sin piedad que solo podría haber sido llevado a cabo en aquella remota era.

Guerreros vestidos en armadura, peleando en combate uno a uno con toda la fuerza en sus cuerpos en medio de la luz que reflejan las espadas y las lanzas, y las sombras de los filos blandiéndose.

Pero la cantidad de prana escapando y el intenso calor eran distintos.

Si fuera meramente una colisión entre fríos hierros, ¿Qué podría ser el poderoso torrente de aire que lo acompañaba y amenazaba con destruir todo a la vista?

Los pies que aterrizaban aplastaban la tierra.

El viento que seguía al blandir de las armas cortaba los postes crudamente por la mitad.

Irisviel ya no podía seguir los movimientos llevados a tan alta velocidad. Ella solo estaba sintiendo el shock posterior del conflicto entre los dos.

Las capas de hierro desprendiéndose de las paredes exteriores de los almacenes eran arrancadas por el viento que iba por el lado de Irisviel, como si fuera una pieza de lata enroscada de estaño. Ella no podía comprender como el hierro podía salir disparado.

El viento estaba gimiendo.

Enfrentada con una dimensión que está completamente indiferente a las leyes físicas de este mundo, el aire emitía aullidos paranoides.

Una tormenta caótica se desencadenaba en la vacía calle comercial, destruyendo y pisoteando todas las cosas en ella.

Solo el combate mano a mano entre los dos sería suficiente para arruinar una calle entera.

Toque del Cielo –

Irisviel estaba experimentando el temor y las maravillas contadas solo en las historias. El mundo donde los mitos y las leyendas moraban, se posó vívidamente frente a sus ojos.

Este puede ser el renacimiento de las leyendas.

Líneas de rayos separaban el cielo, lomas de olas retumbantes quebrantaban a la Tierra. El reino imaginario estaba milagrosamente materializado con sorprendente claridad.

Esto es… la guerra entre Sirvientes…

Enfrentada con un mundo que hasta ahora ella no había considerado posible, todo lo que Irisviel pudo hacer fue mirar paralizada.

Al mismo tiempo, Saber estaba experimentando una maravilla similar.

Asesinar en la guerra en verdad era algo de todos los días para ella. Como un caballero que arriesgaba su vida durante incontables batallas, ella peleó con sus enemigos tan fluidamente como si manejara un cuchillo y un tenedor. Para su entendimiento una ‘lanza’ es un arma que debe ser blandida con ambas manos. Es conocimiento común.

Así que ella pensó que para Lancer, usar dos lanzas debe ser solo un medio para confundir al enemigo.

Como el Espíritu Heroico de la Lanza, la lanza en sus manos debe ser su Fantasma Noble. Considerando que revelar el verdadero nombre de el Fantasma Noble en el Toque del Cielo equivale a exponer su verdadera identidad.

Por eso, los amuletos unidos a las lanzas de Lancer deben ser con el propósito de ocultar el verdadero nombre de la lanza. Parece que él y su Maestro fueron muy prudentes en el asunto de ocultar sus identidades.

Si ese fuera el caso, no sería difícil explicar porque él usaba dos lanzas.

Porque Saber no sabe cual lanza es el Fantasma Noble, ella debía defenderse de los ataques hechos por ambas.

Aún así, la lanza larga en la derecha, la lanza corta en la izquierda – una de ellas debe ser la ‘verdadera arma’ de Lancer.

Entre el arma habitual de uno y el arma usada para confundir al enemigo, movimientos de ‘finta’ y ‘sólidos’ pueden ser distinguidos. Así que Saber prestó cercana atención a cada uno de sus ataques. Ella creyó que si ella reconocía la verdadera lanza, sus oportunidades de ganar mejorarían inmensamente.

Aún –

Su propio ataque fue desviado por tercera vez. Saber tuvo que retroceder para esperar una mejor oportunidad.

“¿Qué anda mal, Saber? Tus ataques no están funcionando en verdad.”

“…”

Ella no podía devolver las provocaciones de Lancer. Luego de casi treinta intercambios ella aún no había logrado golpear a su oponente una sola vez.

Lancer blandió la lanza en su mano derecha y se aproximó a ella corriendo directamente. El filo balanceándose cubrió una amplia área, su fuerza y velocidad igualaban a la que podía alcanzarse con las dos manos. No, precisamente porque era usada con una mano había muchos movimientos que no eran posibles cuando una lanza era usada convencionalmente con ambas manos. La lanza era empuñada hacia Saber desde un ángulo inesperado.

Sin embargo una lanza tiene sus propias limitaciones. Dado su extenso largo, inevitablemente se mostraría una apertura entre dos ataques. Durante ese tiempo, la lanza más corta de la izquierda podía continuar y incomodar a Saber.

Justo entonces el ataque de Saber fue roto por la impecable defensa de la lanza corta.

Usando dos lanzas simultáneamente, y aún sin mostrar movimientos falsos. Este Espíritu Heroico, Lancer, cruzaba las lanzas en sus manos izquierda y derecha en una fluida coreografía. ¿Pero qué tipo de devoción y práctica se necesitaban para obtener un tan fuerte estilo de pelea?

… ¡Este hombre es bueno!

Saber seguía temblando al tener un fuerte oponente en tan solo su primera batalla. Pero ahora Saber había escapado repentinamente de esa sombra de miedo.

A pesar de que de acuerdo a los observadores, Lancer parecía tener una ventaja con sus incesantes ataques, la verdad no era así.

Lancer estaba más bien exhausto de detener los ataques de Saber desde el primer enfrentamiento. A pesar de sus provocaciones él tampoco tenía poder para cambiar la situación.

Para Lancer, quien es capaz de usar su lanza con una sola mano, empuñar dos lanzas al mismo tiempo, larga y corta, le permitiría atacar en ambos rango largo y rango próximo. Tomando en cuenta la supremacía en sus armas, él no debería verse forzado en el actual predicamento por Saber y su única espada.

Como sea –

Como logró la espada…

Lancer se quejó silenciosamente en su corazón. No era tan solo Irisviel quien no podía seguir los movimientos de alta velocidad de la espada. Incluso Lancer, un Sirviente, no podía discernir la trayectoria de la espada en las manos de Saber.

Lancer no tenía manera de saber. Este es también uno de los Fantasmas Nobles del Espíritu Heroico Arturo, la amenaza del Aire Invisible • Barrera del Rey Viento.

El aire rodeando la espada era compactado en el mismo lugar con inmensas cantidades de prana, creando refracciones imposibles de luz, otorgando la invisibilidad a la espada. Aunque no es mucho apoyo para el Fantasma Noble, su resultado era de todas maneras muy obvio en combate directo.

El oponente de Saber es atacado con una espada invisible, y el ataque en contra es similarmente bloqueado por una espada invisible. La preocupación de Lancer era entendible. Aún cuando él podía descifrar los ataques de Saber por sus movimientos, él no podía llevar a cabo ataques sorpresa dada su incapacidad de ver el largo de la hoja.

De esa forma, Lancer solo podía aproximar las cosas y mantenerse a si mismo fuera del rango de Saber. Solo entonces podían sus magníficos ataques continuos ser usados en toda su capacidad. A pesar de que él fuera capaz de bloquear todos los ataques de Saber, aún debía encontrar una oportunidad para repartirle un golpe letal.

¡Esta mujer es, bastante buena…!

Enfrentando a la enemiga que acababa de conocer, sabiendo que el tiempo había llegado para que él luchara con su vida, una amarga sonrisa emergió en la cara de Lancer.

Los dos Espíritus Heroicos entregaron todo su ser a la pelea, sin dirigir pensamientos al mundo que los rodeaba.

No, incluso si ellos se hubieran mantenido en guardia, en su condición actual ellos podrían aún seguir abstraídos del hecho de que alguien se escurría en el terreno…

La razón era, no solo que el recién llegado estaba a una considerable distancia de las chispas saltando de la danza mortal de la espada y la lanza, él se movió sin ningún sonido en las sombras, y también poseía la habilidad de “Encubrimiento de Presencia” que podía traspasar la detección de un Sirviente.

Una ráfaga de viento desde el mar alborotaba el manto negro; la tajada de una sonrisa satisfecha emergió en el semblante debajo de la blanca mascara de cráneo.

Nadie podía haber imaginado que el Sirviente “Assassin”, eliminado en frente de muchos testigos la noche anterior, estuviera parado en la tarde de aquella calle comercial.

Assassin se escondió en el sitio perfecto para observar la batalla frontal – la grúa que se asomaba cerca del acantilado. La localización estaba a cerca de 500 metros de distancia de la escaramuza. Como un Sirviente con vista que sobrepasa la de un humano, él podía claramente discernir el conflicto entre los dos, incluso distinguiendo sus expresiones con precisión. Mientras tanto, los dos combatientes a penas si tuvieron tiempo para considerar si estaban siendo espiados.

Él pudo haberse quedado en su forma espiritual y haber obtenido información de una distancia mucho más cercana. Pero mientras él estuviera en forma espiritual, sus sentidos se hubieran quedado como ‘detección espiritual’; y el trabajo que su Maestro le había dado esta noche era el de ‘observa con tus ojos’.

Assassin, quien comprendía las intenciones de su Maestro, silenciosamente observaba la batalla en la distancia de acuerdo a sus órdenes.

※※※※※

A quince kilómetros del área de almacenes donde la mortal lucha continuaba.

Alguien estaba sentado en la oscuridad dentro de la base de la Iglesia Fuyuki, cubierto por el silencio de la noche.

Mientras que sus ojos estaban cerrados, él no estaba descansando sino sentado en silencio con sus nervios en alerta. La figura envuelta completamente en negro era el atuendo de sacerdote de Kotomine Kirei.

Desde su perfil, uno podría pensar que él estaba realizando consideraciones acerca de ciertos asuntos. ¿Quién hubiera pensado que él estaba escuchando el canturreo de la briza marina, y viendo ante sus ojos una escena de batalla llena de chispas del impacto de los metales?

Lo que él estaba viendo y escuchando era una desconocida batalla entre Sirvientes llevándose a cabo en los distantes almacenes… aquel contenido idéntico a aquel visto por su Sirviente Assassin.

Él estaba usando el resultado de sus pasados tres años de estudio. Una habilidad llamada Percepción Compartida que se le fue enseñada por Tōsaka Tokiomi.

Usando tan solo una conexión de prana, él era capaz de compartir sentidos con aquel con quien estableció un contrato. En el Toque del Cielo, la habilidad de monitorear completamente las acciones de un Sirviente a larga distancia es muy útil. Si el Sirviente de uno es Assassin, quien está especialmente capacitado en reconocimiento, entonces la habilidad es sin par.

La única dificultad recae en que si el contratado no está de acuerdo con eso, la habilidad no puede ser usada. Para Tokiomi, quien fue el mismo que le enseño esta técnica mágica a Kirei, sus sugerencias eran inmediatamente rechazadas por Archer. Para el altivo Rey de los Héroes, incluso si fuera su Maestro, permitir a otro ver a través de sus ojos parecía altamente improbable.

Por lo tanto, los únicos que podían lograr esto eran Kirei y Assassin.

“– Algo está ocurriendo por los almacenes junto al estuario del Rio Mion. Parece que la batalla inicial ha comenzado.”

Kirei habló, pero no había nadie en la oscuridad. En su lugar, había un fonógrafo antiguo sobre una mesa, su bocina de bronce inclinada hacia Kirei. Como era de esperarse, el ordinario fonógrafo antiguo respondía a sus palabras con una voz humana.

“No la inicial; oficialmente, es la ‘segunda’ batalla, Kirei.”

Aunque el sonido era más bien distorsionado, el tono franco, lleno de compostura solo podía ser la voz de Tōsaka Tokiomi.

Una inspección más cercana a esta antigüedad mostraba que, mientras podía ser confundido por un fonógrafo con una bocina tipo campana de un anticuado estilo, por debajo del aparato no había ni un tocadiscos ni una aguja. En su lugar, la esquina de la bocina estaba conectada a una gran joya con un cable metálico.

Este artilugio es un conductor de prana que era heredado en la familia Tōsaka, y que Tokiomi había prestado a Kirei. Un conductor de prana similar estaba ubicado en el taller de la residencia Tōsaka. Parecía que Tokiomi también estaba sentado en este momento en frente del dispositivo. A través de vibraciones sincronizadas, las joyas en ambos dispositivos podían pasar a la otra las vibraciones del aire dentro de sus bocinas. Este es el uso del ‘dispositivo comunicativo’ del arte de las joyas de la familia Tōsaka.

Tan pronto como la Iglesia de Fuyuki fue puesta en manos de Kotomine Risei, Tokiomi había ubicado la joya comunicadora en la iglesia. El Padre Risei era el adepto secreto de Tokiomi, mientras su hijo Kotomine Kirei fue mandado a la iglesia por protección en el comienzo del Toque del Cielo como la primera persona a ser derrotada. Lógicamente, la meta de Tokiomi era comunicarse discretamente con estas dos personas.

Todo parecía ser completamente normal afuera; nadie pensaría que Kirei sería capaz de contactarse con el mundo exterior. Al mismo tiempo Kirei, quien no era un mago, también pensó que en vez de usar esta extraña maquina, radios comunicadores servirían igual de bien.

Pero la diferencia entre los radios y la joya comunicadora de los Tōsaka es que las conversaciones en este último no podían ser interceptadas. Tras otra consideración, el comportamiento prudente de Tokiomi era de hecho más beneficial para Kirei.

De todos modos, justo ahora Assassin y Kirei han reemplazado a Archer como los buscadores de Tokiomi. Kirei usa sus propios ojos para ver lo que Assassin ve, y a la vez empleaba la clarividencia que venía a la par de ser un Maestro para capturar cada minuto detalle.

“… Parece ser una batalla entre Saber y Lancer. El nivel de las habilidades de Saber es extremadamente alto, muy probablemente con la mayoría de sus parámetros cercanos al rango A.”

“… Ya veo. No hay duda de que es la clase más poderosa. ¿Puedes ver al Maestro?”

“Solo puedo ver a una persona más… una mujer de cabello plateado parada detrás de Saber.”

“Hm… parece que el Maestro de Lancer sabe que el debe encubrirse a sí mismo. No es un aficionado; él comprende las reglas del Toque del Cielo… Espera, ¿dijiste que el Maestro de Saber es una mujer de cabello plateado?”

“Si. Una joven mujer caucásica. De cabello plateado con ojos rojos; no parece muy humana.”

El otro lado de la bocina parecía estar considerando silenciosamente.

“… ¿Un homúnculo de Einsbern? Podría ser que aún están haciendo Maestros homúnculos… aunque no es imposible…”

“Estás diciendo, que esta mujer es el Maestro de los Einsberns?”

“Así que los peones de Jubstacheit no solo se limitan a Emiya Kiritsugu… Es difícil de creer que en realidad lo predije mal.”

Por primera vez en su vida una curiosa agitación surgió en el pecho de Kirei; dentro de unos momentos él se dio cuenta de que era, de hecho, la emoción llamada decepción.

“Dentro de todo, esa mujer es la llave para sostener el flujo del Toque del Cielo. Kirei, debes prestar mucha atención.”

“… Comprendo. Enviaré a alguien a que la siga en todo momento.”

Inmediatamente después de recibir esas misteriosas palabras, Kirei siguió a observar a los dos Espíritus Heroicos resueltamente.

Pero aun con las colisiones chispeantes de los filos o los arranques de prana saltando, los ojos de Kirei no tenían el brillo que parecían tener hace unos momentos.



※※※※※


Kiritsugu silenciosamente recostó el Walther en los montañosos contenedores de embarque apilados en el puerto de contenedores cerca a los acantilados juntos al mar. Él capturó la situación de la pelea usando los binoculares electrónicos que penetraba la cobertura de la noche.

Primero, la mira termográfica… los encontró. En la pantalla que proyectaba frescas sombras de negro y azul, imágenes rojas y naranjas sobresalían llamativamente. El diagrama de calor representaba a ambos fundidos juntos, como si fueran un gigante destello.

Más allá en la distancia dos patrones de calor más pequeños aparecieron. Uno de ellos estaba parado en el medio de la calle atestiguando la batalla – el otro estaba oculto en los techos de los almacenes en una localidad remota.

Era sencillo decidir cuál de ellos sería el blanco de asesinato.

Ciertamente era Irisviel quien estaba detenida en el camino. Ella estaba casi declarando que, como la compañera de una excelente Saber, ella no debía esconderse en la distancia, sino luchar una batalla justa, valientemente en el espacio abierto. Entonces la marca de calor en el techo sería el Maestro enemigo… el que controla a Lancer quien estaba enfrentando a la Saber de Kiritsugu con lanzas dobles.

Sumergido en la oscuridad, Kiritsugu formó una descorazonada sonrisa. Era la mejor situación inicial que él podría haber deseado. El Maestro de Lancer probablemente confiaba en ilusiones tales como la magia de encubrimiento de presencia para ocultar su posición e imaginó que sería suficiente; él no consideró que esto se vería parado con cámaras mecánicas. Como todos los otros magos que murieron en manos de Kiritsugu, él caminaría el mismo camino que ellos a su destrucción.

Kiritsugu contactó a Maiya, localizada al otro lado del campo de batalla, con su radio.

“Maiya, el Maestro de Lancer está escondido en la cima de los almacenes, noreste de donde está Saber. ¿Puedes verlo?”

“… No. Desde mi posición es un punto ciego.”

Si es posible, Kiritsugu quería cooperar con Maiya para asegurar la precisión del ataque a fuego cruzado. Desafortunadamente, solo Kiritsugu puede disparar por el momento. Pero no sería un problema como la distancia son apenas trescientos metros. Las habilidades de Kiritsugu habrían tomado la vida de su blanco con una sola bala. En tanto él permanezca sin estar al tanto de la presencia del francotirador, ningún mago se puede defender a sí mismo de una ronda de una Magnum Winchester .300.

Ajustando el bípode, Kiritsugu había comenzado a entrar en humor – Kiritsugu dejó de pensar y apuntó el Walther hacía la cima de las grúas.

En ese momento él sintió que todos sus planes se habían arruinado.

Mientras en su pecho mantenía esta desilusión, Kiritsugu susurró nuevamente al radio.

“Maiya, sobre la grúa…”

“… Si, afirmativo aquí también; es justo lo que tú piensas.”

Parece ser que la figura vista por Kiritsugu a través de los lentes de visión nocturna fue capturada por la mira del rifle de asalto AUG de Maiya también.

Mientras tanto, el tercer invitado que estaba escrudiñando la batalla entre Saber y Lancer también descubrió la silueta sobre la grúa.

Era un evento completamente imprevisto. En la Guerra del Santo Grial, uno lógicamente permanecería a un margen en vez de ardientemente unirse a la batalla. Un Maestro astuto no se entrometería incluso si otros Sirvientes saltaran a la lucha, sino que escogería seguir observando la pelea. Saltar tras el resultado de un conflicto también sería una muy buena idea. Incluso si uno no es tan afortunado, eso al menos le permitiría a uno enterarse de las condiciones del enemigo.

Kiritsugu, quién llegó primero al escenario de la batalla, nunca pensó que esta pelea tendría un solo equipo de observadores. Por tanto él había entregado la mejor posición sobre la grúa y escogido un lugar que pudiera vigilarla a ella y al campo de batalla. El recién llegado parecía estar inconsciente al hecho de que su localización ya estaba bajo vigilancia, y ocupaba el lugar ideal para observar la pelea. En consecuencia, él estaba expuesto al campo de visión de Kiritsugu.

Como sea, un factor importante se escapaba de sus cálculos.

Kiritsugu una vez más miró fijamente hacia la figura verde pálido a través de sus lentes. Era un observador que él no había visto antes… Completamente cubierto por un manto de negro puro y una máscara de cráneo sobre su rostro. Aunque sea difícil de creer, es definitivamente Assassin, él que fue aniquilado la noche anterior en la residencia de Tōsaka.

Kiritsugu, quien no estaba satisfecho por las imágenes grabadas por los familiares de Maiya, no estaba completamente sorprendido por la reaparición del supuestamente muerto Assassin. El problema, poniendo a un lado lo raro de la situación, era que aquel que estaba actualmente en la cima de la grúa es un Sirviente.

Si Kiritsugu le disparaba al Maestro de Lancer ahora, el oponente estaría muerto instantáneamente, pero al mismo tiempo también expondría la posición del tirador. Aunque Assassin no es una clase con una fuerza de combate decisivo, él es de todas maneras un ser sobrenatural, un Sirviente. Como un mago, Kiritsugu jamás conseguiría ganar en tal batalla.

Él no podría esperar que Saber lo ayudara. Considerando la distancia entre Saber y él Assassin estaba mucho más cerca de él. Además, Saber ni siquiera estaba al tanto de que Kiritsugu estaba en la escena; él no podía esperar que ella viniera en su ayuda.

A la vez, Saber estaba entregada a la batalla con Lancer. Aún cuando un Sirviente perdería su suministro de prana cuando su Maestro sea asesinado, el Sirviente puede seguir materializado en este plano con su propia fuerza. Derrotar al Maestro de Lancer no significa que habría derrotado a Lancer.

Solo quedaba una cosa – los Sellos de Comando.

La autoridad de los Sellos de Comando no se limita al alcance de los poderes del Sirviente. Cuando el Sirviente conviene con la orden del Maestro sin resistencia, el Sello de Comando puede tener efectos fuera del potencial del Sirviente y lograr un milagro. No sería imposible transportar instantáneamente a Saber hasta la posición de Kiritsugu para mantener a raya a Assassin. Pero eso dejaría a la indefensa Irisviel directamente en frente de Lancer.

– Kiritsugu pensó incesantemente, combinando varios elementos, y finalmente llegó a una conclusión. Aunque sería una oportunidad ideal para acabar al Maestro de Lancer, tendría que dejarla ir por esta noche.

Ya que eso estaba decidido, no tendría porque tener dudas sobre ninguna otra cosa.

“Maiya, tu mantén un ojo en Assassin; yo observaré a Lancer.”

“Entendido.”

Kiritsugu suspiró mudamente, bajó el bípode del Walther y procedió a observar con calma la escena a través de los lentes.

Desde que él decidió abandonar esta oportunidad, el esfuerzo de Saber esta noche ya se veía del todo desechado. Si ella podía contenerse de mostrar su Fantasma Noble, o escapar inmediatamente con Irisviel, entonces él tendría que otorgarle las gracias – Pero ella era un Espíritu Heroico soberbio y orgulloso, y esas posibilidades eran solo sus conjeturas.

Como sea, no sería una mala idea ver aunque sea una vez que tan capaz es en realidad su subordinada.

“… Eso dependerá de ti, mi adorable Rey de los Caballeros.”





-154:03:11[edit]

El enfrentamiento entre Lancer y Saber era aún más como una competencia.

O tal vez, como cada uno estaba midiendo el poder del otro en una prueba preliminar, había comenzado a parecer un despliegue de fuerza.

Por supuesto, incluso para una prueba, se trata de Sirvientes de los que estamos hablando. La avenida era una miserable ruina de cicatrices talladas como resultado. Dos almacenes ya habían colapsado, y cien metros cuadrados de asfalto estaban hechos pedazos. Convertido en un campo de batalla, era casi como si un terremoto hubiera pasado.

En el medio de ese desastre, aún sin un solo rasguño, Saber y Lancer se observan el uno al otro, preparando su próximo movimiento. Ninguno mostraba alguna señal de agotamiento.

“No hay honor en una batalla sin presentaciones, pero –“

Lancer comenzó a hablar con Saber, una resolución de asesinato surgía de la punta de sus dos lanzas, solo su mirada mantiene su frescor.

Lancer comenzó a hablar con Saber, una resolución de asesinato surgía de la punta de sus dos lanzas, solo su mirada mantiene su frescor. “Como sea, te doy crédito. Llegar hasta acá sin una gota de sudor, vaya que eres una mujer.”

“Como sea, te doy crédito. Llegar hasta acá sin una gota de sudor, vaya que eres una mujer.”

“Esa modestia es innecesaria, Lancer.”

Sosteniendo su espada invisible, Saber mostró una sonrisa en sus labios una vez más.

“Aunque yo no conozco tu nombre, tu juego con las lanzas y tus cumplidos… Me honras. Estoy agradecida de eso.”

Ninguno conocía la historia del otro, sin conexión, de distintos países, pero en el corazón de ambos sí que estaban conectados.

Ambos estaban orgullosos de sus entrenadas habilidades y fuerzas, y enfrentándose a un oponente similar, ellos se otorgaban gratuitamente respeto el uno al otro– Ambos tienen el orgullo de un guerrero escondido en sus corazones, los dos lo comprendían bien.

Pero –

“Suficiente con este juego, Lancer.”

Ambos Saber e Irisviel están sorprendidos por la fría voz resonando desde ningún lado.

“El… ¿¡Maestro de Lancer!?”

Rígida, Irisviel echó una mirada alrededor de ella, pero no había ninguna figura humana a la vista. Por el eco innatural de la voz, ella no podía decidir si era más bien de hombre o de mujer, o desde donde provenía. Quizás tenía un camuflaje basado en una ilusión. El enemigo no parecía tener pensado el mostrarse en frente de Irisviel en algún momento.

“No arrastres más la pelea. Esta Saber es un enemigo formidable. Hazlo rápido. –Puedes revelar tu Fantasma Noble.”

La cara de Saber se puso tiesa con las palabras del desaparecido mago.

Fantasma Noble – Él está urgiendo a su Sirviente a mostrar sus colmillos en serio.

“Comprendido, mi Maestro.”

Contrario a lo que él había mostrado de su carácter hasta ahora, Lancer dejo caer su voz tranquilamente y cambió el agarre de sus armas.

Sin titubeos, él dejó caer la lanza corta en su mano izquierda a sus pies.

“Entonces… ¿¡Es la lanza larga!?”

En frente de Saber, Lancer desprendió el amuleto firmemente atado alrededor de la larga lanza en su mano izquierda.

Era una lanza de un profundo carmesí. Totalmente distinto de antes, prana comienza a elevarse de la punta de la lanza como un amenazador espejismo.

“– Es más o menos eso. Desde aquí en adelante, vamos hacia el golpe final.”

Balbuceó Lancer con una voz baja, cambiando su postura para sostener con ambas manos su arma letal finalmente expuesta.

Saber a la vez bajó su espada, midiendo la distancia entre ella y Lancer con gran cautela.

Exponer el Fantasma Noble propio puede tener dos distintos tipos de efectos.

Uno es la demostración del vasto poder de un movimiento propio más mortal a la vez que anuncia su verdadero nombre. Toma en cuenta el último movimiento secreto de Saber. Ella posee “Excalibur • la Espada de la Victoria Prometida” ahora protegida detrás de un cerrado campo de invisibilidad, pero si ella dispusiera del camuflaje y revelara su verdadero nombre, su espada sagrada dispararía una corriente de luz que puede arrasar a mil soldados. Como es verdaderamente un Fantasma Noble anti-fortaleza que puede calcinar la tierra, no puede ser usado más que como un último recurso.

A la par de eso, también puede ocurrir que el arma ya lleve consigo su naturaleza de Fantasma Noble. En el caso de Saber, su “Aire Invisible • Barrera del Rey Viento” es un ejemplo. Aquel en sí no tiene la capacidad para aniquilar al enemigo, es más un Fantasma Noble apropiado para la batalla como una “aguda herramienta”. No es usado particularmente para otorgar fuerza, pero para ponerlo en otra forma, es más fácil de usar, y puede ser una carta triunfal que puede traer victoria si es usada bien.

Y entonces, la lanza roja de Lancer es–

Probablemente lo último. Eso dijo la intuición de Saber. Lancer seguirá intercambiando continuas ráfagas con Saber. Ella no sospecha que el próximo golpe sería decisivo para la pelea.

“…”

Los dos cerraron su distancia deslizando sus pies, silenciosamente pero con la tensión multiplicándose.

– Lancer ejecutó el primer movimiento.

Comparada a la libertad acrobática de su lanza hasta ahora, esta era una apuñalada mucho más simple tan solo en línea recta. Una puñalada mientras adivinaba el largo de la hoja de la espada de Saber oculta bajo Aire Invisible, o más bien, renunciando a cuidarse de ella.

Como una reacción natural, Saber repelió la lanza de Lancer con el brazo que sostenía la espada, ignorando el dolor. Verdaderamente, no era muy serio ni muy agudo, solo un golpe común. Pero…

El desastre llegó como una tempestad.

Entre la espada y la lanza entrelazadas, un abrupto e inesperado golpe de viento emergió y sopló.

“¿¡Qué!?”

Dejando salir una voz conmocionada, Saber tomo tres pasos de distancia de la lanza de Lancer. Lancer tranquilamente prosiguió con su postura sin perseguirla. Observando la escena, Irisviel no podía comprender que estaba ocurriendo.

El arrebato de viento de ahora tan solo duró un instante, pero no estaba particularmente dejando brotar prana. El origen de ese viento era un enigma, pero definitivamente no era una amenaza para Lancer.

Como sea, Saber era la única que estaba sorprendida. Lancer sonreía atrevidamente ante su asombro.

“La expuse. Tu preciosa espada.”

“…”

En silencio, Saber no comprendía el victorioso musitar de Lancer. Ya ambos comprenden la razón detrás de este misterioso fenómeno.

El viento ha venido de la espada de Saber. … Más específicamente, era producto de Aire Invisible.

La barrera de presión condensada que podía refractar la luz había liberado su prana por solo un instante. El momento en que impactó con la lanza de Lancer – el prana controlando el viento alrededor de la espada se había liberado.

Y en ese momento, Lancer había capturado un vistazo de la forma de la “verdadera espada” dentro de la barrera desgarrada. El rumor de Lancer justo antes era prueba de que definitivamente había sido su lanza la que había expuesto al Aire Invisible.

“Ya tengo el largo de tu hoja. Ya no me aventajarás por ese intervalo invisible nuevamente.”

Aun que fuera una exageración o no, Lancer comenzó a arrojar puñaladas.

Tal como él dijo, los golpes de la lanza repentinamente aumentaron en vigor, los ataques eran más severos y ya no eran en vano. Habiéndose asegurado del largo hasta donde la espada de Saber podía ir, él no cometió ningún error al dirigir sus golpes. Dejar pasar tan solo una puñalada significaría una herida fatal– lo había comprendido adecuadamente, Saber continuaba moviendo su cuerpo y rechazando cada una de los golpes de la lanza con su espada.

Parpadeando, ahí se mostraban los rastros de la imagen de la forma de su espada dorada.

‘Kh…’

Aún había presión liberándose del Aire Invisible, pero era un continuo y aleatorio pulso de aire soplando violentamente el rubio cabello de Saber en olas. No quedaban dudas. La lanza roja de Lancer estaba drenando a Aire Invisible. Cada vez que viene con la punta de la lanza, la espada dorada se vislumbra como un estroboscopio.

‘Pero… Con esa lanza…’

Aún hay una manera– se animó a sí misma Saber. Si usara una lanza con ambas manos, ese es un estilo que Saber si puede manejar.

En medio de la serie ininterrumpida de golpes, Saber busco tan solo un ataque con una puntería floja. Solo con eso, ella podía torcer su cuerpo y confiar en la dureza de su armadura en vez de parar el golpe. Un contragolpe bien ubicado en una situación cercana a la muerte puede ser una oportunidad perfecta.

En un movimiento rápido, Saber golpeó el hombro de Lancer. Ella ignoró la punta de la lanza roja rozando su costado. Debería ser un daño superficial en su armadura, y a la vez, ella estaría partiendo a su enemigo por el hombro–

Prever el dolor salvó a Saber de una causa perdida.

Su espada caía por el aire; Saber se volteó y se lanzó hacia el lado. Era difícil de decir si lo había logrado por un cabello. La lanza aullante de Lancer definitivamente parecía haber derramado sangre.

No había porque decir de quien era esa sangre.

Rodando por el suelo, Saber escapo de Lancer quien la perseguía y se paró inmediatamente para mantenerse a la par de su oponente. Sus ojos traicionaban su dolor.

“¡Saber!”

Viendo que algo había ocurrido, Irisviel comenzó a mandar prana para curar el costado de Saber.

“–Gracias, Irisviel. Estoy bien, la curación está trabajando.”

Aún diciendo eso, Saber seguía sosteniendo su costado, como si aún quedaran trazas del dolor.

“Si, parece que la victoria no sería obtenida tan fácilmente…”

Musitando, Lancer no parecía muy desalentado, y habló más bien con una voz distraída.

Notablemente, este hombre disfrutaba enormemente competir contra un enemigo formidable.

Apretando sus dientes, Saber tranquilamente armó el rompecabezas en su mente, y la serie de circunstancias difícilmente creíbles se ajustaban solas.

Su armadura debía haber bloqueado la lanza de Lancer. Como sea, la punta de la lanza tenía en ella la sangre de Saber.

Y – justo ahora, la armadura de Saber está igual que siempre, sin un rasguño.

Suponiendo prácticamente, con solo recibir el contacto de la lanza, su filo atraviesa la armadura como si hubiera desaparecido.

Saber no se puede desmaterializar, pero si puede materializar su traje de batalla y después anularlo. En otras palabra, la armadura de Saber esta tejida en prana, y no es de algun material del mundo presente como las ropas que Irisviel compró.

Aún más, era incomprensible que Aire Invisible pudiera ser agrietado… El contacto con la lanza de Lancer había creado una fisura en el campo, lo que generaba el viento.

“… Ya veo. Ya he resuelto el misterio de tú lanza, Lancer.”

Murmuró Saber en voz baja. Ella reflexionó una vez más sobre la severidad de su formidable enemigo.

La lanza roja puede cortar prana.

Aún así, no es tan poderoso como para poder romper o cancelar el origen de la magia. La armadura de Saber aún está bien, y el Aire Invisible aún funciona correctamente. La lanza es efectiva solo en el instante en que golpea la hoja.

Aparentemente en ese instante corta el flujo de prana, y lo torna inútil.

Ciertamente no es un Fantasma Noble del que uno podría jactarse de su poder destructivo, pero tiene una habilidad que puede ser una gran amenaza. No es una exageración decir que la calidad del arma de un Sirviente es determinada por el prana o las habilidades mágicas que conlleva. Pero en las manos de este Lancer, puede ser predominante en contra de un Sirviente que presume del poder de su armamento.

“Tendrás que renunciar a la protección de tu armadura, Saber. En frente de mi lanza, estás igual que desnuda.”

Saber bufó tras las palabras de burla de Lancer.

“Es una molestia verte triunfante tan solo con separarme de mi armadura.”

Reconociendo la amenaza de la lanza de Lancer, Saber aún no tenía miedo en su corazón. La situación aún no ha sido decidida.

En ese momento, la armadura plateada cubriendo todo el cuerpo de Saber se dispersó en todas direcciones como un salpicar.

Irisviel tragó saliva sorprendida. Lancer observó.

Ni lámina del pecho, ni los guanteletes, ni los largos quijotes formando una falda que protegían sus piernas; no quedaba nada. Saber ha dispuesto de su armadura ella misma. Los fragmentos de la armadura dispersándose en polvo metálico desaparecieron inmediatamente como niebla en cuanto Saber cesó su flujo de prana.

“Si no me puedo defender de tu lanza, solo tendré que atacar. Prepárate, Lancer.”

Con un vestido azul claro, Saber retomó su postura. Desde abajo, con su espada detrás, ella confrontó a Lancer con una pierna adelante y la otra detrás. Sin consideración por la defensa, esta postura fue hecha para dar un golpe letal que partiría al oponente de un hombro al otro.

Era claramente visible para cualquiera que Saber pretendía acabar la batalla en el siguiente golpe arriesgando su propia vida.

“Eso es valeroso. ¿Es acaso, todo o nada?”

Lancer parecía de alguna forma satisfecho al reencontrar lo que parecía haber perdido; pero en su tono era claramente distinguible la tensión.

Habiendo retirado su armadura, Saber no ganó tan solo agilidad. El prana requerido para formar y mantener su armadura estaba disponible ahora para usarlo en la ofensiva. Esto significa mucho para la habilidad de “Explosión de Prana” que Saber poseía.

Una “Explosión de Prana” significa que la acumulación de prana en su arma y en todo su cuerpo momentáneamente proyecta un vector arbitrario para un impulso excepcional de sus habilidades. Por así decirlo, es un motor jet para sus movimientos. Ella solo tiene el delgado cuerpo de una muchacha pequeña, pero este era el secreto que le permitía blandir su gran espada con el estilo de combate de un poderoso luchador.

El exceso de prana puede ser convertido en poder en la movilidad para el combate a rango próximo, pero cuando Saber usa el prana requerido para su armadura en una “Explosión de Prana”, esto le puede otorgar seis veces esta suma en poder y velocidad… Lo que es perfecto para asegurar el poder destructivo de un golpe de muerte segura.

La desventaja de perder su armadura era revocada por la ventaja de deshacerse de su armadura. Esta era la conclusión de Saber para manejar la “Lanza del Exorcismo” de Lancer.

“Ese heroísmo. Esta es una valiente decisión. Definitivamente me gusta eso…”

Como un matador enfrentado a un toro enfurecido, él siguió provocándola moviéndose ligeramente de lado a lado en una postura baja.

“Si me permites decirlo, ese era mi plan, Saber.”

Sin desconcertarse por aquellas palabras, Saber respondió con una audaz sonrisa.

“¿Y qué? ¿Cómo te sentirás después de recibir esto?”

Lancer comprendió. El próximo ataque de Saber tornará inútil la ventaja de rango de la larga lanza. Si él no logra captar la velocidad de Saber, él enfrentará su fin cuando ella lo parta en dos.

Estudiando calmadamente el juego de pies del oponente, Saber midió los tiempos para su ataque. Lancer probablemente también estaba estimando la velocidad del ataque con la densidad de prana que ella puso en su cuerpo. Pero aún posee un secreto más en contra de eso…

Por un poco, solo por un poco, los movimientos de Lancer se debilitan.

Él asfalto vuelto grava creaba muchos obstáculos para afirmar los pies. Los movimientos de Lancer se estancan un poco cada vez que pone fuerza en sus piernas.

Saber no lo dejó pasar.

Un ruidoso estallido ruge en la atmósfera. La espada dorada que era invisible hasta ahora volteó la oscuridad de la noche con su brillo.

El Aire Invisible que comprimía el aire y reflejaba la luz en una ilusión puede ser usado de otra manera. El instante en que el campo es liberado puede golpear al oponente en un solo golpe de larga distancia con una ráfaga proveniente de la presión súper alta del aire condensado.

Y esta era la aplicación del plan de Saber. El fin de sostener la espada hacia atrás en una postura amplia era para eso – para acelerar el golpe de aire aún más.

Liberada de la espada dorada, una propulsión de aire viene desde detrás de Saber. Al dejar su armadura para incrementar su prana aún más, su cuerpo se vuelve una bala supersónica.

En este punto, la velocidad de Saber es tres veces mayor que la normal. Ya es muy tarde para un ataque de emboscada o una evasión desde el instante en que ella de un paso adelante. Incluso si la lanza de Lancer logra provocar una herida seria a Saber, él recibirá el golpe letal en el mismo instante. Ciertamente este es un golpe hecho para arriesgar la vida por una victoria segura; ella esta lista aún para que corte su carne o parta sus huesos. Atravesando el muro de aire a varias veces la velocidad del sonido, la onda de la arremetida asoló como hojas los escombros que les rodeaban.

Lancer no se movió. Ya habiendo renunciado a una emboscada, la punta de la lanza roja no retrocedió.

Lo que se movió en su lugar fueron– sus piernas.

Con una mente extremadamente enfocada, el flujo del tiempo, incluso más corto que un instante, se estira y se vuelve lento.

En ese momento Saber lo supo. La apertura en Lancer era un alarde. No era una coincidencia que Lancer haya fallado un paso; él se había detenido para ubicarse en la posición correcta.

En otras palabras, la posición de Lancer había sido elegida para su victoria– era justo el lugar en que él había alternado de dos lanzas a una, soltando la lanza corta en su mano izquierda.

Las palabras de Lancer renacieron en su mente. “Ese era mi plan”.

Saber la vio todo el tiempo: la amenazadora sonrisa cuando él estaba seguro de su victoria. El brillo en sus ojos había dicho más que sus palabras. “Atacaré a través de tu imprudencia…”

En vez de recoger la lanza en su brazo, Lancer pateó la grava a sus pies. No era solo grava la que flotaba en el aire. La lanza corta que Lancer soltó más temprano; su punta aparecía en el aire con precisión hacia la dirección de Saber. El amuleto envuelto a lo largo de toda la lanza, al igual que en la lanza larga, ya estaba desenvuelto y revelaba el metal amarillo debajo de sí.

El sexto sentido de Saber teóricamente puede superar el pensamiento como un talento natural en una decisión de batalla, pero no predijo su equivocación.

Uno normalmente blande una lanza con ambas manos– aquella era la trampa en esa idea equivocada. Ella solo podía considerar de alarde la capacidad de tener una lanza en cada brazo.

Si aquel era el arte de la lanza de Lancer.

Si aquel Sirviente era el Espíritu Heroico conocido como el portador de “las dos lanzas demoniacas”.

Así es, un Fantasma Noble– definitivamente no se limita a uno.

La punta de la lanza corta que Lancer había pateado estaba arremolinándose con un prana tan siniestro como el de la larga lanza roja, amenazando a Saber. Ya predecía el instante en que perforaría la garganta de Saber mientras ella solo podía cargar hacia adelante, muy tarde para detenerse…





Acto 4[edit]

Acto 4.

-153:59:42[edit]

“… Maldición. Esto es malo.”

Rider, quien estaba parado en el arco del Puente Fuyuki, observando la batalla que llevaba lugar en el distrito de almacenes, murmuró levemente mientras se levantaba.

“¿Qué, qué pasa?”

Viendo al Sirviente gigante mostrar impaciencia por primera vez, Waver se puso agitado, y le preguntó a Rider mientras se agarraba del marco de hierro.

“Lancer usó una técnica decisiva. Parece que él quiere el duelo decidido rápidamente.”

“¿No sería eso favorable para nosotros?”

“Tonto, ¿De qué estás hablando?”

Rider pateó el marco de hierro en que estaba parado generando un estruendo. Para Waver, cuyo cuerpo entero se sujetaba del marco, el temblor lo sacudió hasta sus huesos, y levantó otro chillido.

“Quería esperar hasta el desarrollo de la batalla antes que todos llegaran, pero viendo la situación actual, Saber va a estar en desventaja, y sería muy tarde para atacar para entonces.”

“¿Muy tarde? – ¿No querías atacar cuando todos ellos estuvieran exhaustos de pelear unos contra otros?”

“… Creo que has malentendido algo, muchacho.”

Rider frunció las cejas y giro su cabeza hacia abajo para mirar al Maestro echado junto a sus pies, como si estuviera decepcionado de la presentación de un payaso sin gracias.

“Yo esperaba que los otros Sirvientes tomaran el anzuelo de Lancer. ¿No es obvio? ¡Aún mejor que pelear con ellos uno a uno, es mucho mejor juntarlos a todos y tener una gran batalla real!”

“…”

Waver olvidó responder; la impresión nublo hasta su razón al descubrir las diferencias entre su entendimiento y el del valiente Espíritu Heroico.

“¿Juntarlos a todos… una gran batalla real?”

“Sí. Es una oportunidad tan rara el cruzar armas con los más grandes héroes a lo largo de todas las eras. Si están los seis completos aquí, no dejaría a ninguno de ellos huir.”

Un fiero y peligroso gruñido como el de un león se escurrió de la garganta de Rider, pero había un matiz de risa cuando levantaba los bordes de sus labios. Waver se dio cuenta de que solo este hombre podía llevar una sonrisa como esa.

“Entonces, Saber y Lancer. Ambos tienen el flameante espíritu de verdaderos guerreros. Los admiro; sería una pena dejarlos morir así.”

“¡¿Qué más hay aparte de matarlos?! No es ese el punto de la Guerra del Santo Gríaaaa-.”

La voz ligeramente histérica de Waver fue interrumpida sin piedad por una palmada en su frente.

“Victoria sin ruina, dominación sin desgracia. ¡Esa es la verdadera conquista!”

Proclamó Rider, sosteniendo firme su pecho; entonces él desenvainó la espada en su cadera y cortó a través del aire vacio con un blandir, surcando el espacio vacío.

Un enorme Fantasma Noble brillante apareció inmediatamente, galopando acompañado de torbellinos de prana. Waver sintió como si estuviera a punto de ser lanzado por la repentina tormenta, tragándose sus gritos y apretando el marco de hierro aún más firmemente.

“Se acabó la observación. Nos unimos a la batalla, muchacho.”

Antes de que terminaran sus palabras, Rider había montado en el Fantasma Noble con un salto, con su capa ondeando.

“¡Idiota Idiota Idiota! ¡Estás actuando sin sentido!”

“¿Oh? Si no quieres ir, te puedes quedar aquí y mirar.”

“¡Yo voy! ¡Llévame, idiota!”

“¡Bien, eso es más acorde a mi Maestro!”

Rider emitió una clara risa, tomó gentilmente a Waver por el cuello de la chaqueta, y dejó a Waver montar por sí mismo.

“¡Ahora vamos, Rueda de Gordius • Rueda de la Autoridad de los Cielos! (1)”

El Fantasma Noble respondió al llamado del Rey de los Conquistadores con un temblor estruendoso.


※※※※※

Una tormenta surgió. Una confusión de vida y muerte.

El momento en que el espadachín y el lancero se deslizaron al lado de cada uno, flores de brillante sangre carmesí revolotearon y florecieron brevemente – antes de desaparecer en un parpadeo.

Saber, que había cargado adelante, se detuvo. Los dos se voltearon al mismo tiempo.

Ambos aún se encontraban de pie erectos, sin perder el pensamiento de la lucha entre ellos. Ambos Espíritus Heroicos seguían intactos.

Finalmente la batalla tuvo la leve posibilidad de alejarse del camino de atacarse el uno al otro. En ese momento Saber se agarró de la situación e hizo una rápida decisión que prolongó su duelo.

Como resultado, la lanza amarilla que se balanceó para atravesar a Saber no aterrizó en su pecho, sino en su brazo izquierdo. Al mismo tiempo, la espada dorada que Saber levantó se desvió tan solo un poco de las partes vitales de Lancer, el filo apuntó al brazo izquierdo de Lancer… Es curioso cómo se lastimaron en la misma parte.

¿Pero estaban dañados de igual manera?

“Aún no me dejarás ganar fácilmente… Están muy bien, esa firme actitud tuya.”

Lancer miró fijamente a Saber con una sonrisa desolada, como si estuviera desesperadamente tratando de no prestarle atención a la herida en su codo. Como era esperado, como una película en reversa, la herida de Lancer se sanó sin que nadie la tocara, y no dejó ninguna marca. La auto-recuperación de un Sirviente no alcanzaría para recuperarlo tan rápidamente; debía ser su Maestro escondido y observante quien utilizo alguna magia de curación.

Contrario a Lancer, incluso la seria belleza de Saber no podía ocultar su dolor y ansiedad.

La lanza flotante de Lancer y la espada empuñada firmemente por ambas manos de Saber tenían un definitivo desbalance en poder. Por lo menos, desde el exterior, la herida causada por la lanza corta en el antebrazo de Saber parecía más bien leve comparada con la de Lancer.

“… Irisviel, sana mi herida también.”

“¡La sané! Lo hice, pero…”

Comparada a Saber, quien estaba herida, la expresión de Irisviel parecía aún más agitada.

Irisviel era indudablemente una maga de primera categoría. La fuerza e intensidad de su destreza queda fuera de discusión. Ella es, en realidad, una excepción en el mundo de los magos, poseyendo un cuerpo que fue ‘diseñado’ y ‘fabricado’.

Sería imposible para ella cometer errores usando magia tan básica como la de sanación. Aún si un error hubiera ocurrido por casualidad, Irisviel hubiera sabido cómo tratarlo por sí misma.

Y aún –

“No, la sanación si funcionó. Saber, tú estado actual es de completa salud.”

“…”

Saber no osó a bajar su guardia mientras seguía estimando a Lancer con precaución, y al mismo tiempo observaba el daño en su brazo izquierdo. La herida no sangraba mucho y era bastante superficial, pero el problema era que sus tendones estaban cortados. El dedo más importante en su mano, el pulgar, estaba inmóvil. Saber no podía ejercer suficiente fuerza para agarrar la empuñadura de su espada.

Saber sabía que no había nada de malo con los métodos de sanación de Irisviel, pero el brazo no estaba curado. Su pulgar izquierdo se sentía como si hubiera nacido inútil, volviéndose completamente inmóvil.

Lancer no prestó atención a Saber, ni tampoco continuó su ataque. Lleno de confianza, él se inclinó y se inclino y recogió con su mano izquierda la lanza amarilla corta que cayó al suelo.

“Frente a mi Fantasma Noble Gáe Dearg •Rosa Carmesí del Exorcismo, es bueno que te hayas dado cuenta que tu armadura era inútil.”

Quizás él pensó que después de mostrar los efectos de su Fantasma Noble, ya no había punto en mantener la mascarada. Lancer dijo el verdadero nombre de su Fantasma Noble sin vacilación.

“Pero fuiste imprudente en deshacerte de tu armadura. Si no lo hubieras hecho, hubiera tenido protección contra Gáe Buidhe • Rosa Dorada de la Inmortalidad.”

Lancer comenzó a blandir exageradamente la larga lanza roja en su brazo derecho y la corta lanza amarilla en su brazo izquierdo como si estuviera extendiendo un par de alas, en exactamente la misma manera como cuando comenzó el duelo. No era un gesto para seducir, sino un estilo único de combate dominado después de un arduo entrenamiento.

“Ya entiendo ahora… Es una lanza maldita; las heridas causadas por ella nunca sanarían. Debí haber notado esto más temprano…”

Una lanza roja que corta prana, una lanza dorada maldita, y un lunar de amor bajo su ojo izquierdo que atraía a las mujeres – era fácil de determinar cuando todos esos eran puestos juntos. Basado en leyendas, el glorioso nombre elogiado por las leyendas de los héroes celtas, estaba en realidad remotamente relacionado al Rey Arturo. Era bastante increíble que esto no se le ocurriera a Saber.

“El primer guerrero de los Caballeros de Fianna… Diarmuid del Lunar de Amor. No sabía que el Grial te otorgaba el honor de participar en la guerra a ti.”

“Esa es la belleza de esta guerra por el Santo Grial… Pero el honor es mío. Cualquiera que atravesara el tiempo y el espacio invitado al Trono de los Héroes, no confundiría tu espada dorada por ningún otra.”

El Sirviente participando en la cuarta Guerra del Santo Grial, Lancer… el Espíritu Heroico de los celtas, Diarmuid ua Duibhne.

Lancer, cuya cubierta fue descuidadamente descubierta, estrechó sus ojos con una refrescante sensación a pesar de eso.

“Competir con el famoso rey de los caballeros, incluso llegar a cruzar espadas – Hmph, yo tampoco renunciaría a esta oportunidad.”

Como Espíritus Heroicos que están separados por el tiempo, ellos no tuvieron conexiones históricas. A través de las leyendas del pasado de las eras a las que son invitados, ellos podían llegar a saber de los héroes que vinieron después de ellos. Diarmuid también conocía la leyenda del Rey Arturo que trajo fama a su tierra natal después de su propio tiempo.

“Así que, ya que conocemos el nombre uno del otro, yo te reto como un caballero a determinar la victoria de esta mundana batalla – aun cuando ya he herido tu brazo. ¿Sientes que eso es injusto, Saber?”

“No bromees. Sería más una vergüenza para mí si tú te preocupas de una herida tan pequeña como la mía.”

Declaró Saber resueltamente, mientras al mismo tiempo apretaba sus dientes con odio profundo en su corazón.

Solo un golpe no es gran cosa…

Saber reunió nuevamente su prana para envolverse en la armadura plateada. Aunque sería un desperdicio de prana frente al Gáe Dreag de Lancer, aún podría bloquear el golpe crítico de Gáe Buidhe. Saber comprimió el aire del alrededor y una vez más selló su espada dorada dentro de Aire Invisible • Frontera del Rey Viento.

Su herida no puede ser curada. Lo más probable es que la maldición de la lanza dorada no se desvanecerá hasta que la misma lanza sea destruida, o su dueño Diarmuid haya perdido.

Saber debe irrumpir a través de las lanzas gemelas de Lancer con sola su mano derecha. Con la ayuda de impulsos de prana, blandir su espada a una mano no sería muy doloroso. Pero la fuerza que solo podía ser cargada con ambas manos estaba sellada, y tampoco podía usar su movimiento definitivo: Excalibur • Espada de la Victoria Prometida.

De todos modos – En este momento, lejos de acobardarse, el espíritu de lucha de Saber se disparó.

Era un plan meticuloso usar uno de sus dos Fantasmas Nobles primero, y astutamente conducir a su enemigo a descuidarse. Saber no estaba molesta con el truco; al contrario, ella deseosamente quería aplaudir el plan de Lancer.

El enemigo es perfecto.

Ella encontró un enemigo sin fallas en su primera batalla de la Guerra del Santo Grial. Como una guerrera que vivía por su espada, era inevitable que su espíritu de lucha ascendiera hasta los cielos cuando se enfrentara a un fabuloso oponente. Al mismo tiempo, Diarmuid ua Duibhne, él que se encontraba oponiéndose a Saber, también se forzaba a sí mismo a no solo enfrentarla con trucos, si no ocupando todo su ingenio en esta gran batalla.

Lancer habría detectado el vigor de Saber sin palabras. Una sonrisa satisfecha se escurrió en la boca de Lancer. Su corazón se sintió de exactamente la misma manera que el de Saber. Lancer respetaba a Saber por sacrificar su brazo izquierdo para bloquear el ataque sorpresa de su Gáe Buidhe que fue lanzado a matar. Eso agregó un lustre extra al goce de Lancer asociado al valor de ganar esta batalla.

Como caballeros, los dos Espíritus Heroicos incluso se respondieron el uno al otro en el deseo de sus almas de combatir.

“Prepárate Saber, yo ganaré esta vez.”

“Solo si yo no gano primero, Lancer.”

Ambos intercambiaron sus vivaces provocaciones mientras planeaban su próximo ataque fatal, lenta y cautelosamente aproximándose el uno al otro.

La espada santa y la lanza demoniaca estaban al filo de una situación explosiva.

El aire estaba helado, claro y lleno de tensión – en ese momento, fue repentinamente hendido por una ruido parecido a truenos.

“-¿!¡?”

Saber y Lancer estaban ambos quietos con sobrecogimiento, volteándose simultáneamente a mirar el cielo del sur-este. El origen del sonido estaba claro para que todos lo vieran.

Un objeto volador hizo una línea recta a través del cielo y se dirigía directamente hacia su ubicación, esparciendo chispas violetas de truenos en su camino. El sonido era sin duda creado por eso.

Irisviel estaba muda de asombro mientras dijo en shock.

“… ¿Un carruaje…?”

Por su apariencia, era un carruaje antiguo con dos proas. No era llevado por caballos de guerra, sino por apuestos toros con músculos ondeando como olas. Sus cascos surcaban el espacio, empujando el lujoso y esplendido carro.

No, el carro no estaba meramente flotando en el aire. Sus ruedas tronaban ruidosamente; no era tierra firme, sino truenos en los que se paraban los toros.

Cada vez que los cascos de los toros y el carro ‘pisaban’ el cielo vacio, rayos violetas se esparcían como redes, levantando el aire con bramidos ensordecedores. El prana brotando de los rayos era probablemente lo que Lancer y Saber podrían liberar si usaran cada pizca de su fuerza.

Solo el Fantasma Noble de un Sirviente podía ser tan extraño y emitir una cantidad tan enorme de prana. Sin duda, un tercer Sirviente había decidido interrumpir el duelo entre Saber y Lancer, y estaba ahí mostrándose a sí mismo.

“…”

Saber y Lancer, ambos se quedaron tensos y observaron la repentina llegada del carruaje, mudos. El estado de alarma de Irisviel era obvio, y el aún no aparecido Maestro de Lancer también debió haber sentido escalofríos.

Al ser envuelto por tal enorme aura de rayos y truenos, el Espíritu Heroico es muy probablemente algún tipo de dios del trueno. Y si era un dios del trueno con conexión a los toros, el primero que venía a la mente sería el más grande de los dioses del Monte Olimpo. Aunque este carro en sí no puede ser llamado un Espíritu Heroico, incluso adjunto a un Espíritu Heroico era bastante amenazante.

El carro que andaba en truenos hacía círculos sobre Lancer y Saber amenazadoramente, y luego se detuvo y se posó en la tierra. Estaba puesto exactamente entre los dos Espíritus Heroicos, bloqueando ambas, la lanza y la espada. La deslumbrante luz que cesó a la vez que el carruaje aterrizó, reveló la figura de un hombre musculoso, parado dominantemente al mando del carro.

“Ustedes dos, pongan sus brazos abajo. ¡Viene un rey!”

Este bramido casual fue casi tan poderoso como los truenos emitidos en el aire. Su fiera mirada casi tenía el poder de devolver el filo de la espada y la punta de la lanza.

Lancer y Saber son ambos Espíritus Heroicos; un bramido o dos no los iba a asustar. Aún así, este nuevo Espíritu Heroico no quería atacarlos, sino que tan solo se unió porque quería intervenir en su duelo. Los dos comenzaron a dudar dado que no comprendían las razones tras su acción.

El imponente dueño del carruaje primero dentó el vigor de Lancer y Saber, y luego siguió hablando en un tono severo.

“Mi nombre es Alejandro, Rey de los Conquistadores. Participo en esta Guerra del Santo Grial y recibí la clase de Rider.”

Fue entonces cuando verdaderamente todos se quedaron atónitos. En la Guerra del Santo Grial ningún Sirviente hubiera declarado su identidad ya que podría ser un componente clave en sus planes de batalla. Mientras tanto, la persona más agitada era Waver, quien estaba sentado al lado de Rider.

“¿Qué – demonios crees que estás haciendo, estúpido idiota?”

Con su miedo al enorme cuerpo de Rider olvidado en la confusión, Waver le gritó a Rider mientras se sostenía del manto del Rey de los Conquistadores.

Bish, el despiadado golpe con el dedo resonó en la noche; la voz protestante se hundió. Solo el dedo del medio de la mano derecha de Rider le prestó atención, y Rider les preguntó con una mirada a Lancer y a Saber que estaban a ambos lados de él.

“Ustedes pelean los unos con otros para obtener el Santo Grial… Antes de que crucen armas quiero preguntarles algo.

No sé qué expectativas tienen del Grial. Pero ahora, consideren por un momento si sus deseos son aún más grandes que el deseo de poseer toda la tierra y los cielos.”

Aunque Saber aún no comprendía lo que él decía, sus instintos le dijeron que esas palabras estaban llenas de peligro. Sus pupilas se ensancharon involuntariamente.

“Tú - ¿Qué es lo que quieres decir?”

“¿Hum? Yo fui bastante claro.”

Para entonces Rider había conservado su dignidad, pero su voz era mucho más gentil y amigable.

“Yo he descendido sobre el campo de batalla, ¿Así que no tienen intención de obtener el Santo Grial para mí? Si hicieran así, yo los consideraría como amigos, y compartiría el gozo de conquistar el mundo.”

“…”

Era una sugerencia tan pasmosa. Saber estaba aturdida antes de que tuviera siquiera la oportunidad de sentir rabia. Por el otro lado, Lancer estaba también atónito y sin habla.

Alejandro, Rey de los Conquistadores. Él es sin duda un Espíritu Heroico extraordinario. No hay nadie más como él en la historia de la humanidad, tan lleno avidez para manifestar su ambición de conquistar el mundo.

Pero aún así, ¿qué hay de la sugerencia de Rider? Llegando repentinamente, declarando orgullosamente su verdadero nombre y demandando a los otros respeto antes de haber mostrado su valor en batalla: todas esas acciones hacían parecer que él no tenía intención de unirse a la guerra por el Santo Grial.

Era la primera vez que alguien había visto algo así. Era difícil decir si esto era una sabia decisión o un movimiento absurdo.

“Admiro tu osadía al declarar tu identidad justo ahora, sin embargo… encuentro difícil consentir a tus propuestas.”

Lancer sacudió su cabeza con una sonrisa amarga, pero no había ese humor en sus ojos. Una mirada tan intimidante como una filosa espada colisionó de frente con la insolente mirada de lado del Rey de los Conquistadores; volaron chispas.

“Yo levantaré el Grial; ese es el voto que he tomado con el único nuevo rey de esta era. El que tendrá el Grial en sus manos no serás tú, Rider.”

“… ¿Detuviste mi duelo con Lancer solo para declarar esos disparates?”

Preguntó Saber, seguido inmediatamente de las palabras de Lancer. Su expresión era diferente de la del hermoso lancero; no se podría encontrar ninguna mueca. La sugerencia de Rider era extremadamente irritante para alguien tan seria como ella.

“Tú broma ha sido demasiado, Rey de los Conquistadores. Esta es una humillación insoportable para un caballero.”

Ambos Lancer y Saber lanzaron miradas hostiles a Rider. Rider farfulló irritado, masajeando sus sienes con sus nudillos subconscientemente a la vez. Aunque parecía que Rider estaba quedándose sin planes, su pose majestuosa no cambió en absoluto; por esto, Rider era alguien bastante poco común.

“… ¿Me están ofreciendo condiciones?”

“¡Suficiente!”

Sintiendo que Rider podría intentar comprarlos, Lancer y Saber lo denegaron simultáneamente. Saber continuó con decepción marcada en su cara.

“Además… Yo también soy aquel señor que domina sobre Bretaña. Sin importar que clase de rey uno sea, uno jamás podría inclinarse ante otro señor.”

“¿Oh? ¿El rey de Bretaña?”

Rider mostró interés en las declaraciones de Saber y levantó sus cejas.

“Que sorprendente. El renombrado Rey de los Caballeros es en realidad una joven muchacha.”

“– ¿Y te gustaría probar el filo de esa joven muchacha, Rey de los Conquistadores?”

Saber levantó su espada mientras bajaba su voz. Su mano izquierda aún no tenía poder para levantar la espada; sus cuatro dedos solo estaban descansando en la empuñadura. El espíritu de pelea que surgió vibrando del filo era más solemne y majestuoso que cuando peleó con Lancer. Rider frunció sus cejas y soltó un largo suspiro.

“Vaya – con que es el quiebre de las negociaciones. Que desperdicio, eso está muy mal.”

Cuando Rider miró hacia abajo y masculló a sí mismo, él encontró la mirada llena de odio que lo observaba por debajo de sus pies.

“Ri, de, eeer…”

Aún tenía el dolor de su frente hinchada, pero su mortificación fue más trágica que su dolor. La voz de Waver pasó áspera por el aire.

“¿Ahora queeé? Hablando una y otra vez sobre conquista, y aún le desagradas a la gente… ¿De verdad crees que le puedes ganar a Saber y Lancer?”

El fornido sirviente enfrentó la pregunta de su Maestro sin signos de remordimiento, sino que comenzó a reír vigorosamente.

“Er, bueno, ¿no había un dicho que dice que las acciones hablan más que las palabras?”

“¿¡Y tu acción es tan solo gritar tu verdadero nombre así!?”

Waver estaba tan molesto que su cabeza le daba vueltas. Usando sus dos débiles puños, comenzó a martillar el peto de Rider, quien estaba parado ahí, y comenzó a soltar lagrimas. Mirando esta triste situación, Irisviel no sintió ni desprecio ni simpatía. Ella tan solo sintió que no lo podía soportar más.

La atmosfera se había relajado levemente –

“¿Oh? Eres tú, de entre toda la gente.”

- y repentinamente se volvió tensa nuevamente con la baja, resentida voz que crepitó en la tierra.

Era el aún oculto maestro de Lancer. Desde que le había ordenado a su Sirviente que usara su Fantasma Noble, su observación había sido muy silenciosa. Ahora estaba interviniendo para preguntar a Waver su propósito de venir aquí.

Era un sonido que era completamente distinto del tono usado antes; algo que exponía un corazón atisbado de odio.

“Y yo me preguntaba para que habías robado mi Reliquia Sagrada en tu alboroto – Yo no pensé que en realidad tendrías las agallas para unirte al Toque del Cielo, Waver Velvet.”

Waver escuchó a alguien llamar su nombre con malicia y supo quién era el sujeto de ese odio. No solo eso, Waver podía adivinar quién era el dueño de esa voz.

“Ah… uh…”

¿Cómo no lo pudo haber predicho? Con un rango tan alto como catedrático de la Torre del Reloj, le podrían preparar una Reliquia Sagrada para otro Espíritu Heroico aún si el manto de Alejandro fuera robado. Por lo tanto, en la tierra de Fuyuki, no era algo sorprendente tener a este hombre parado frente a Waver como su enemigo…

“Que lastima. Es una desilusión, realmente. Yo de hecho quería que mi pobre y querido estudiante fuera feliz. Waver, alguien tan mediocre como tú solo merece poseer la tranquila y estable vida de la gente común.”

Waver estaba aturdido con ilusiones, incapaz de determinar de dónde venía la voz. Él ya no sabía cuántas veces había experimentado la nauseabunda sensación en su estomago – Catedrático Kayneth El-Melloi Archibald. La sensación de tener esos ojos azul cristal que sostenían una mezcla de humillación y lastima, los que miraban hacia abajo a Waver desde la seria y delgada cara del catedrático desde algún lugar sobre la cabeza del muchacho – nuevamente él los sintió agudamente.

Waver quería devolver algunas observaciones astutas al catedrático. Waver había, antes de que este catedrático lo hubiera conseguido, logrado hábilmente el convertir al Espíritu Heroico Alejandro en un Sirviente que lo obedeciera. ¿No era esa la mejor venganza para la humillación que él había sufrido en la Torre del Reloj durante tanto tiempo?

Si. Ya no es más una relación entre profesor y estudiante. Él es ahora mi verdadero enemigo. Lo puedo odiar tanto como quiera, e incluso ir tan lejos como quitarle su vida. Ahora él es sin duda mi verdadero oponente.

Durante los pocos años que Waver pasó en la Torre del Reloj, él siempre había odiado a ese soberbio catedrático en cada momento, despierto o durmiendo, incluso había considerado matarlo en algunas ocasiones – sin embargo, era la primera vez en que él estaba enfrentando con tal enemistad al catedrático. El joven Waver experimentó la punzante mirada de un verdadero mago que estaba lleno del deseo de matarlo por primera vez.

Como sea – el caso opuesto era verdad también.

El dueño de la voz vio el miedo petrificado en la cara de Waver con su aguda vista. Con un tono de fría burla que hizo parar el pelo de Waver en sus puntas, él continuó hablando como si jugara con Waver.

“Bueno, no lo puedo evitar, joven Waver. Déjame darte unas lecciones extra. El verdadero significado de la matanza entre magos – pasaré el terror y el dolor de la muerte a ti sin ninguna reserva. Deberías estar orgulloso.”

De hecho, Waver ya estaba temblando de miedo, ni siquiera prestando atención a la humillación traída por esas palabras.

Para convertirse en un verdadero mago, uno debe estar preparado para ser asesinado… Una teoría que era usualmente comprendida a través de los libros fue sentida profundamente por Waver. La mirada arrojada por ese hombre desde quién-sabe-dónde era aún más letal. El momento en que un mago quiere matar es el momento en que la sentencia de muerte es pronunciada – Waver no sabía eso hasta ahora.

Entonces algo apretó los delgados hombros solitarios del muchacho, que estaba temblando de terror, en un gentil y poderoso abrazo.

Waver estaba confundido con el duro pero aún gentil contacto. La mano del fornido Sirviente – gruesos dedos que eran tan espesos con callos solo podían inducir temor al bajo Maestro.

“Hey, mago. Si yo entiendo bien, se suponía que tú serías mi Maestro en vez de este muchacho, aparentemente.”

Rider llamó al desaparecido Maestro de Lancer. De hecho, su cara estaba cubierta y retorcida por una enorme sonrisa de malevolente lástima.

“Esa idea es más que ridícula. El hombre que merece ser mi Maestro debe ser un guerrero que monta conmigo hasta el campo de batalla, no un cobarde que ni siquiera se atreve a dar la cara.” Descendió el silencio; solo la ira del Maestro aún no visto se podía sentir diseminándose en el aire nocturno. Rider rió repentinamente en el cielo vacio, una risa estruendosa que sacó el aire de sus pulmones.

“¡Salgan ya! Debe haber otros también. ¡Amigos que se ocultan en la oscuridad y nos espían!”

Saber y Lancer estaban ambos choqueados.

“- ¿Qué estás haciendo, Rider?”

Enfrentando a una Saber inquieta, el Rey de los Conquistadores le levantó el pulgar acompañado de una amigable sonrisa.

“Saber y Lancer, su batalla frontal es excelente y está muy bien. El claro sonido hecho por la colisión de sus espada y lanza podría a lo mejor atraer a más de un Espíritu Heroico, ¿no están de acuerdo?”

Irisviel estaba temblando con la idea de que Kiritsugu podría haber sido descubierto en su desconocido escondite, pero Rider solo tenía a otros Sirvientes en mente. Rider quería repartir el sonido ensordecedor a cada esquina de los alrededores y bramó nuevamente.

“Qué pena. ¡Verdaderamente, qué pena! ¡Los héroes se deben haber reunido en Fuyuki! Viendo las proezas demostradas aquí por Saber y Lancer, ¿no les invoca ningún sentimiento? Teniendo un nombre que merece elogio, y aún ocultándose y espiando en secreto; qué cobardía. ¿Incluso los Espíritus Heroicos estarían avergonzados al oír esto, huh?”

Luego de otra ración de risas, Rider sacudió su cabeza con una intrépida expresión en la esquina de su boca, y terminó con una mirada desafiante.

“¡Espíritus Heroicos invitados por el Santo Grial, reúnanse aquí en este momento! Para aquellos cobardes que temen mostrar sus caras, repártanse la humillación que Alejandro, el rey de los Conquistadores, les impartirá. ¡Prepárense!”

El entusiasta discurso de Rider incluso llegó a Emiya Kiritsugu, quien se estaba escondiendo en el distante puerto, conduciendo su observación. También fue oído por Maiya, en la posición opuesta a Kiritsugu.

La mente de los antiguos héroes era tan lejana a la de Kiritsugu que él no pudo más que suspirar en respuesta.

“… ¿Ese tonto consiguió conquistar el mundo?”

“…”

Opuesta a la red, Maiya también parecía no comprender la situación.

Como Kiritsugu y Maiya, Kirei, observando secretamente, también vio todas las acciones de Rider y oyó sus absurdas palabras a través de los ojos y oídos de Assassin. Mientras Kirei estaba en la lejana iglesia Fuyuki, él ya le había dicho todo lo que había visto y oído a Tōsaka Tokiomi por medio de la joya comunicadora al lado de él.

“… Esto es malo.”

Desde la distante residencia de Tōsaka se oyó esa iracunda frase.

Aunque Kirei sabía que el locutor no podía verlo, él frunció sus cejas y asintió.

“Ciertamente.”

Tokiomi y Kirei no hicieron caso omiso a las palabras absurdas de Rider como lo hizo Emiya Kiritsugu. El motivo era que ambos habían pensado en un Espíritu Heroico en particular que jamás ignoraría las desafiantes palabras de Rider.





-153:53:08[edit]

Seguido del rugido de Rider apareció inmediatamente una luz dorada.

La luz seguía vacilando y ya no quedaba sorpresa en el corazón de los espectadores. Ya no era tan solo una conjetura al aire que un cuarto Sirviente había aparecido en respuesta a la provocación de Rider. Lo terrible es que el comienzo de las hostilidades ya era una reunión de cuatro Sirvientes. Nadie podría suponer cual sería el giro en los eventos.

Tal como era esperado, la luz dorada venía desde 10 metros en la altura, en la cima de un poste de luz, donde se avistaba una figura parada en una armadura brillante. Waver contuvo su respiración frente al espectáculo de tan deslumbrante dignidad.

“Este sujeto es…”

Él lo había visto por solo un instante la vez anterior, pero no había como confundir una existencia tan intensa. Aquel parado tranquilamente en la cima del poste de luz no era ningún otro que el enigmático Sirviente que había mandado al olvido con un poder destructivo sobrecogedor a Assassin, quien invadía la mansión Tōsaka la noche anterior.

Este no podía ser Caster, su cuerpo entero estaba cubierto con una armadura. Si él se había materializado en respuesta al llamado de Rider, quería decir que tenía el juicio para reconocer una provocación como tal, así que no podía ser Berserker.

Por eliminación, el único que quedaba era– el último de las tres clases de Caballeros, Archer.

“No esperaba que en una noche habrían dos tontos que tuvieran la insolencia de llamarse a sí mismos “reyes” e ignorarme.”

Por sus primeras palabras, el Espíritu Heroico dorado parecía muy disgustado, desdeñando desde arriba a los tres Sirvientes con una mirada furiosa. Su arrogancia y su tono eran comparables a la soberbia de Rider, pero difería desde la raíz. En ningún momento había crueldad ni había una falta de piedad en el tono del Rey de los Conquistadores.

Incluso Rider no esperaba que se mostrara alguien más dominante que él, mientras se frotaba su barbilla con una perpleja cara ausente de malicia.

“Estás confundido… Yo, Alejandro, soy él que es bien reconocido a través del mundo entero como el Rey de los Conquistadores.”

“Tonto. El único héroe en los Cielos y la Tierra que es un verdadero rey soy yo. El resto son un grupo de plebeyos.”

Archer lo derribó con una declaración que era mucho más que un insulto. Por supuesto, la cara de Saber ya estaba drenada de color, pero el tolerante Rider lanzó un extrañado suspiro, ignorándolo del todo.

“Si quieres decir tanto, ¿podrías introducirte primero? Si eres tan rey, ¿no podrías estar avergonzado de tu fama?”

Frente a la burla de Rider, los rojos ojos de Archer se llenaban aún más con una ira orgullosa mientras observaba fijamente al gigante bajo él.

“¿Me estás cuestionando? ¿Una baja basura cuestionando a un rey como yo?”

Francamente hablando, el punto de Rider era razonable, pero aparentemente Archer lo recibió como una incorregible falta de respeto desde su punto de vista. Este no era un asunto de beneficiarse por ocultar su verdadero nombre, sino que por su irritabilidad personal, el Espíritu Heroico dorado emitía una clara intención de asesinato.

“Te cedo el honor de mi presencia y aún no puedes reconocerme; tal ignorancia ni siquiera vale para vivir.”

Tras la conclusión de Archer, el espacio alrededor de él se deformó en una niebla– al siguiente instante, el resplandor de hermosas espadas comenzó a surgir del espacio vacío.

Había espadas desenvainadas como lanzas. Cada una de ellas decorada con vistosas ornamentas, emitiendo un fiero poder mágico. Es claro que no son armas comunes sino Fantasmas Nobles.

Sin duda, esto es idéntico a lo que sucedió en la noche anterior– el misterioso ataque que aniquiló unilateralmente a Assassin. Todos aquellos que estaban observando la mansión Tōsaka la noche anterior entendían eso.

“…hh”

Waver estaba petrificado. El no visto Maestro de Lancer trago ruidosamente saliva. Kiritsugu y Maiya también, observando a lo lejos, sintieron la tensión.

Y ahora, un hombre– que al igual que Rider y Waver, un Maestro, que había seguido los movimientos de Lancer a lo largo del día, y que ahora observaba oculto en los almacenes; mientras ese hombre espiaba el campo de batalla a través de la visión de un familiar, observó fijamente la extraña preparación de batalla de Archer.

Si, era indudablemente el mismo. Archer era definitivamente el Sirviente dorado que había defendido la mansión Tōsaka de la invasión de Assassin la noche previa; en otras palabras, este era el Sirviente de Tōsaka Tokiomi.

“Haha, hahahaha…”

En la oscuridad, con un antiguo odio ardiendo en su único ojo rojo de sangre, Matō Kariya dejó escapar una carcajada.

Ahora era el momento que él había esperado ansiosamente. El había soportado un año de vivir en el infierno esperando con ganas este instante. Tōsaka Tokiomi…

Esposo de Aoi, padre de Sakura, y aún así, el hombre que había pisoteado la felicidad de la madre y la hija.

El enemigo odiado y maldecido que tomó todo lo que Kariya había deseado; quien lo deshizo todo.

Ahora, ya se ha quitado el viejo resentimiento. Este era el momento de enfrentar a ese hombre, convirtiendo en una espada el odio hirviendo en su corazón――

“Mátalo…”

Había un placer inimaginable al llenar su voz con odio. Ahora, Kariya comprendía el significado del dicho “la venganza es un plato que es mejor servido frio.”

Tokiomi en si puede esperar. Primero debe ser demolido su Sirviente, para hacerlo perder la Guerra del Santo Grial. El sentía un enloquecedor entusiasmo de solo pensar en la cara de Tokiomi manchada por la frustrante humillación.

“¡¡Mátalo, Berserker!! ¡¡Pulveriza a ese Archer!!”

En ese momento, en otro lugar, un inesperado torrente de prana barrió en un rugido.

Mientras todos observaban, el prana fluyendo se reunió y solidificó, materializándose en la sombra de un hombre robusto.

La sombra se detuvo cerca de la autopista que se había convertido en el campo de batalla de Saber y Lancer, a dos cuadras de distancia hacia el mar. Verdaderamente, aquella era una fantástica aparición que no podía ser descrita de otra forma que una “sombra”.

Por el ancho de los hombros de la alta figura, este era el cuerpo de un hombre, completamente cubierto en armadura entera sin ninguna apertura. Pero era diferente de la armadura plateada que envolvía a Saber o la lujosa armadura de Archer. La armadura de este hombre era negra. Sin ningún delicado adorno, sin ningún lustre pulido. Como la oscuridad, como el Infierno; tan solo era un negro sin fondo. El rostro también era invisible, cubierto con un rustico yelmo. En lo profundo de una estrechamente tallada hendidura estaba la horrible luz de un par de ojos con una mirada ardiendo como una llama.

Un Sirviente. Eso estaba decidido. Y aún así, ¿De qué Espíritu Heroico se trataba esta siniestra aparición?

El caballero negro definitivamente no tenía nada del “resplandor” que guardaban los otros Sirviente que ya estaban ahí. Arturo, Diarmuid, y el Rey de los Conquistadores, Alejandro, tanto como el aún no anunciado Archer dorado, todos tenían ese “resplandor”. Esta es la expresión del orgullo de un Espíritu Heroico. El honor de las leyendas que todos elogian y anhelan. Este es un elemento esencial de su “fantasma noble”.

Pero el recientemente aparecido caballero negro no tenía nada de eso. Podrías decir que se aproximaba a Assassin. La oscuridad alrededor de la armadura negra definitivamente poseía una “oleada negativa”.

Así, más que un Espíritu Heroico, él debería ser etiquetado como un espíritu vengativo…

“… Oye, Rey de los Conquistadores. ¿Acaso tú también invitaste a ese sujeto?”

Aún observando cuidadosamente al caballero negro, con un tono vago, Lancer le gritó a Rider. Recibiendo el golpe, Rider hizo una mueca.

“Con que invitado, ¿ah? Aquél no parece que recibiría ninguna negociación, ugh.”

Nada más que sed de sangre fluía del caballero negro. Incluso el remolino de prana parecía tan amenazador como un quejido lleno de profundo odio.

Berserker… Todos podían adivinar eso sin pedir por una confirmación. Una demoniaca oleada de intento de asesinato tan solo podía venir de la clase del Espíritu Heroico de la furia.

“Así que, muchacho. ¿Qué clase de Sirviente es, ese sujeto?”

Rider le preguntó a Waver, pero el pequeño Maestro sacudió su cabeza, pasmado.

“… No lo sé. Simplemente no puedo saberlo.”

“¿Queeé? ¿Eres un Maestro, no es así? ¿Sus puntos fuertes y débiles deberían ser visibles para ti, eh?”

Como un Maestro que ha hecho un contrato con un Sirviente, es posible leer la condición de un Sirviente con poderes de clarividencia. Esta es una habilidad única entregada por el Grial que ha convocado a los Espíritus Heroicos. Esto no funciona para Irisviel, siendo una Maestro falsa, pero Waver, el legítimo Maestro de Rider, es capaz de ver a través de las habilidades de otros Sirvientes y compararlas a las de Rider, para guiarlo tan eficientemente como sea posible en las situaciones de batalla. De hecho, Waver ya poseía un claro entendimiento de las facultades de Saber, Lancer y Archer. Pero–

“¡Te dije que no puedo verlo! El tipo negro es definitivamente un Sirviente… ¡Pero tan solo no puedo leer sus atributos!”

Rider frunció el entrecejo en sospecha después de la confusa explicación de Waver, y miró nuevamente al caballero negro.

La armadura del color de la oscuridad no mostraba algún rasgo característico, y no daba ninguna pista del linaje del fabricante. –No, no es tan solo que no haya detalles que se pudieran ver; todo es borroso.

No era solo Rider. Saber, Lancer e Irisviel habían notado lo mismo. Sin importar cuán escrupulosamente uno mirara, no se podía percibir con exactitud la figura de Berserker.

Al igual que una fotografía desenfocada, los contornos de la armadura negra estaban siempre transformándose, como niebla, y llegaban a verlo doble o triple. De alguna manera, el material de la armadura parecían alucinaciones. Y no era solo la visión la que se veía afectada; también llegaba a la clarividencia de los Maestros. Eso debía ser una clase de maleficio único que falsifica la verdadera identidad de una persona. Ya que no era una habilidad propia de la clase Berserker.

“Parece que tenemos otro enemigo problemático…”

Saber asintió al murmullo de Irisviel.

“Eso no es todo. Ahora con cuatro oponentes, no podemos cometer ningún movimiento descuidado.”

En una batalla real de todos contra todos, la táctica más confiable es acabar con aquellos en inferioridad numérica concentrando esfuerzos. Así, si uno mostrara su debilidad aquí y ahora, podría verse forzado al peor resultado, una batalla sin esperanzas de cuatro contra uno. En este caso, ni siquiera Saber tendría oportunidad.

Quién comenzará a atacar a quién, y quién aprovechará la oportunidad de hacer este movimiento– Para sobrevivir en este lugar, uno necesita ver con exactitud a través de los movimientos de todos los demás. Y esto es así para todos los Espíritus Heroicos.

Justo ahora, Rider no tiene como objetivo a nadie en particular. Su propósito en este momento probablemente será observar a todos los Espíritus Heroicos participando en la Guerra del Santo Grial. Pero como alguien que no conoce el miedo, él es el tipo de hombre que respondería al desafío de cualquiera.

Archer claramente ve a Rider y a Saber cómo sus enemigos. Parece que al Espíritu Heroico dorado no le parece agradable que aquellos dos se llamen a sí mismos “Rey de los Conquistadores” y “Rey de los Caballeros”. Su blanco preferido posiblemente sea aquel que lo provocó, Rider.

Queda una persona problemática.

Berserker. Nadie podía figurar cual era la intención del caballero negro materializado aquí y ahora. Se agregaba al alboroto en que nadie podía tomar control de la situación. Ningún Maestro prudente pensaría en condenar a su Sirviente en medio de este caos.

Sin duda cualquiera estaría igualmente cauto de Berserker, y aún él no era una excepción. No había duda ni titubeos en los rojos ojos de Archer; él solo sostenía una ira absoluta y un intento de asesinato mientras miraba a Berserker hacia abajo.

La repugnante mirada del caballero negro estaba fijada tan solo en él, que estaba parado en la cima del poste de luz; indudablemente el Espíritu Heroico dorado podía ver eso.

“Tú, perro rabioso, ¿esperas piedad de mí?”

La mirada de la basura es igualmente baja e inmunda. Ser el objetivo de esta mirada es una desgracia intolerable para un noble. Para Archer, quien reclama el título de un rey aún más grande que Rider, los malos modales de Berserker lo volvían un completo criminal.

Todas las espadas y lanzas con apariencia de tesoros cambiaron de dirección. Sus puntas ahora apuntaban completamente hacia su nuevo objetivo; aquel es, Berserker.

“Deberás al menos entretenerme cuando te destroces, sabandija.”

Una espada y una lanza se agitaron en el aire tras el descorazonado veredicto.

Las armas saliendo de la nada se dispararon sin aviso– esta debe ser la razón por la que el Espíritu Heroico es un arquero. Pero este brusco Fantasma Noble era demasiado anormal. El Fantasma Noble, que debía ser un tesoro para el Espíritu Heroico, estaba siendo lanzado tan despreocupadamente, como si tiraras un puñado de piedras.

Aun, el poder destructivo era enorme. La superficie del camino voló como si hubiera sido golpeada por una ráfaga explosiva, y la escena se vio envuelta por el polvo del asfalto pulverizado en partículas.

“… ¡Kh!”

Todos tragaron saliva igualmente.

En el espeso polvo, la sombra de la oscura y alta figura vacilo en sus visibilidades.

Berserker estaba detenido intacto. Él meramente se había movido de su punto de inicio, en donde el camino se había vuelto un cráter. De entre las armas lanzadas por Archer, la lanza es la que provocó esto, golpeando su blanco después de ser retrasada un poco. Y la espada que debió haber alcanzado su blanco un poco antes que la lanza no había causado destrucción.

La razón para eso sería que la espada estaba en las manos de Berserker.

¿Cuántos habían observado la repentina ofensiva y defensa? Al menos Irisviel y Waver no podían entender que había ocurrido en ese instante. Realmente– Berserker había agarrado la preciosa espada, el primer ataque lanzado por Archer, sin gran esfuerzo, y con su recién adquirida arma había desviado el segundo ataque, la preciosa lanza.

“… Ese bastardo, ¿en serio es un Berserker?”

Rider respondió con un bramido al murmuro fatigado de Lancer.

“Para alguien que ha renunciado a su razón por la locura, es un tipo notablemente hábil.”

Un Fantasma Noble es un arma para el uso exclusivo del Espíritu Heroico que es dueño de ella. Otro Espíritu Heroico que la tuviera en sus manos no sería capaz de manejarla correctamente. Fuera por milagro o por habilidad, debería ser imposible repeler un ataque consecutivo tan nítidamente en un solo instante.

Pero aún, más que sorpresa, aparentemente era ira la que se concentraba en Archer. Toda clase de muecas torcieron su elegante rostro, pasmado en un frenesí asesino.

“– Cómo te atreves a tocar mi tesoro con tus sucias manos… ¡Tanto quieres morir, canalla!”

El aire alrededor de Archer comenzó a danzar de nuevo. Como una aureola, una majestad dorada da vueltas en círculo para mostrar una horda de nuevos Fantasmas Nobles– ahora dieciséis de ellos.

No solo espadas y lanzas. Hay hachas, martillos y alabardas. Incluso artículos de uso u origen indefinido, armas de hoja afilada con extrañas formas.

Cada una de ellas estaba pulida como un espejo, y aún poseían una enorme cantidad de prana fluyendo desde ellos. Ninguna de ellas está por debajo el nivel de un misterio divino… Todas ellas, sin excepción, son ciertamente Fantasmas Nobles.

“Eso, no es posible…”

Era lo que Waver pensaba en voz alta. Y los otros Maestros y Espíritus Heroicos probablemente pensaban similarmente.

Un Espíritu Heroico no tiene porque detenerse en un solo Fantasma Noble. A veces, alguno puede atesorar tres o cuatro súper armas que califiquen como tal. Pero nadie podía tener tantas.

Y aquí– Archer las está lanzando una tras otra como si tuviera un inagotable suministro de ellas. Y ninguna de ellas siquiera había sido vista en la batalla contra Assassin la noche anterior.

“¡Veamos – hasta qué punto puede seguir este pequeño ladrón compulsivo!”

Al comando de Archer, el grupo de Fantasmas Nobles flotando en el aire se dejaron en libertad, arremetiendo hacia Berserker.

Un bramido fuerte sacudió el aire nocturno y un destello de luz explotaba por el cielo.

¿Quién creería que tal destrucción podría alcanzarse lanzando espadas y otras armas similares? Un número incontable de Fantasmas Nobles llovieron en la calle del distrito de almacenes que ya parecía como si hubiera recibido un bombardeo de alfombra.

Aún así, el implacable ataque de Archer no se detuvo. Los Fantasmas Nobles cayeron como truenos, disparados hacia el lugar en que Berserker estaba parado, con suficiente fuerza para dispersar lo que sea, y siguió golpeando y golpeando y golpeando. El ataque era continuo, e incluso crecía en violencia. –Porque el objetivo, Berserker, tan solo no caía.

Todos estaban conmocionados. Incluso en una situación crítica con un gran número de enemigos alrededor, todos compartían los mismos pensamientos.

Esta era una reproducción del milagro del primer ataque. Berserker tan solo tomó la primera alabarda que se dirigía hacia él con su mano izquierda y blandió hacia la izquierda y hacia la derecha con la espada en su mano derecha, repeliendo cada uno de los Fantasmas Nobles siguientes.

Una técnica tal era sutil e impecable. Había grandeza en ella. Incluso con un Fantasma Noble arrebatado de Archer, el manejo no era deficiente ni por una pizca. Él las blandía libremente, como extensiones de sus brazos; simplemente parecía como una demostración de las pulidas habilidades en las armas favoritas en las que él se hubiera especializado por años.

Ambas la ofensiva y la defensa seguían su curso a la par.

Pensándolo bien, a diferencia de los otros tres Sirvientes, la identidad del Archer dorado y del Berserker oscuro aún son un misterio. Saber y Lancer se estremecieron ante la amenaza. Si ellos van a avanzar en la Guerra del Santo Grial, tendrán que cruzar armas con estos dos. Pero en frente de estas bestias que van más allá de la razón, ¿De qué manera deberían prepararse para pararse firmes entonces?

“–El dorado parece orgulloso del número de sus Fantasmas Nobles, pero el tipo negro tiene la peor afinidad con él.”

Los dos Sirvientes observaban silenciosamente por un lado mientras el otro que seguía parado allí, Rider, dijo con confianza.

“Cuando Negrito toma un arma, se vuelve fuerte solo por tomarla. Y Doradito las tira tan descaradamente. Es un camarada versátil.”

Mientras el Rey de los Conquistadores comentaba calmadamente, Berserker no daba un paso atrás frente al fiero ataque de Archer. Por el contrario, cuando un Fantasma Noble más poderoso volaba hacia él, él abandonada el anterior para intercambiarlo escrupulosamente con su nueva arma.

El violento sonido crepitante se detuvo cuando el último de los dieciséis Fantasmas Nobles cayó.

En el vacio del silencio, solo estaba Berserker en el medio del polvo que descendía. Los alrededores, incluyendo a los almacenes y los postes de luz, estaban completamente arruinados. El caballero negro tenía un hacha de batalla en su mano derecha y una espada simple en su mano izquierda. Todos los otros Fantasma Nobles estaban dispersos a los pies de Berserker o atascados en los escombros alrededor. Ni una simple hoja había alcanzado la armadura negra.

Berserker alzó indiferentemente los dos Fantasmas Nobles faltantes en sus manos– y sin preparación los lanzo en la dirección de Archer.

A lo mejor la puntería se alejó, o a lo mejor no pretendía nada, pero el hacha y la espada golpearon el poste de luz en que Archer se paraba en la cima. La espada golpeó el medio y el hacha la cima, cortando el poste en pedazos como si fuera mantequilla.

El poste cortado en tres piezas cayó en un tremor. Pero eso era lo único que cayó torpemente al suelo. El Espíritu Heroico había saltado antes de que el poste de hierro fuera cortado en pedazos y aterrizó en el suelo aparentemente ileso.

“Maldito tonto… ¿Me estás tratando de poner en el mismo suelo que tú? ¿A mí, que debería estar en la cima?”

–No, decir que estuviera ileso era solo el punto de vista de un tercero.

La ira de Archer aparentemente había alcanzado su punto crítico. Las arrugas surcadas entre sus cejas cambiaron sus buenos rasgos a un malvado presagio.

“Mereces muerte por tu insulto. Maldito plebeyo, ¡No dejaré ni una sola pieza de tu cuerpo!”

Enfurecido, Archer le gritó a Berserker con sus ojos ardiendo al rojo. Por tercera vez, el espacio alrededor de él se torció para materializar una horda de armas…

El siguiente conteo de ardientes Fantasmas Nobles alcanzó los treintaidós. Esta vez, incluso Rider se mantuvo en silencio. Berserker ha resistido un continuo ataque de dieciséis Fantasmas Nobles, pero no había manera de resistir dos veces ese número. Eso era al igual para todos los otros Sirvientes. Ya nadie podía estimar los límites del poder latente del Archer dorado.

“Gilgamesh va en serio. Planea abrir la ‘Puerta de Babilonia’ aún más.”

Tōsaka Tokiomi sostuvo su cabeza tras el comentario de Kotomine Kirei llegando por la joya comunicadora.

El sótano de la mansión Tōsaka no tenía nada del embrollo del distante distrito de almacenes qué se había convertido en el campo de batalla. Kirei, manipulando a Assassin traía los resultados. Las condiciones eran perfectas.

La única cosa que no formaba parte de los cálculos era que – tal vez el más fuerte de los Espíritus Heroicos, Gilgamesh, había venido al tiempo presente como la clase Archer.

No sería una exageración decir que la característica de la clase Archer es el poder de sus Fantasmas Nobles; para Gilgamesh que poseía uno extraordinario del rango EX, podía haber sido inevitable. Pero al final, la habilidad de Acción Independiente del engreído Rey de los Héroes era de alto rango, y ese ciertamente era el más grande error de cálculo.

Tokiomi respetaba el gran prestigio del Rey de los Héroes tanto como podía, y tanto como lo merecía. Pero y pensar que su tolerancia sería probada tanto, y tan temprano…

Gilgamesh debía ser el último en actuar. Justo ahora, aún es el turno de Assassin para actuar y reunir información. Algo tan imprudente como exponer la Puerta de Babilonia nuevamente a todos – y lanzar toda su fuerza contra el misterioso Berserker, esto simplemente no se puede pasar por alto.

Para un Sirviente con la habilidad de Acción Independiente, que no se fía de su Maestro, la única manera de darle órdenes son los Sellos de Comando. Esto otorga el derecho para tan solo tres órdenes absolutas. Para volver un Sirviente a Gilgamesh, que no tiene una onza de respeto por su Maestro, son lo más preciado.

Siempre mantén tu elegancia – este es un precepto familiar trasmitido por generaciones en la familia Tōsaka. Para él, que lo mantiene en su corazón, verse urgido a usar un Sello de Comando ante todos los otros Maestros…

“Maestro, ¿su decisión?”

Kirei lo urge con una dura voz desde la otra terminal del comunicador.

Apretando sus dientes, Tokiomi vio fijamente la parte trasera de su mano derecha.

Luego de mirar a Berserker con un odio ardiente, Archer lentamente apartó la mirada.

Él enfrento el sur-este. Por ahí está la colina del distrito Miyama y el área residencial de la clase alta. ¿Cuánta gente adivinaría que esa es la dirección de la mansión de Tōsaka?

“¿Crees que un sermón de alguien como tú puede apaciguar la ira de un rey? Eres bastante presumido, Tokiomi…”

Con un tono de vil fastidio, Archer disputó con voz sorprendida. El brillo de los incontables Fantasmas Nobles alrededor de él desapareció de una sola vez, hacía algún otro lugar.

“… Evadiste la muerte por un pelo, perro rabioso.”

Él estaba conteniendo su resentimiento, pero sus ojos carmesí ya habían perdido la llama del intento de asesinato. Con su firme soberbia, el Archer dorado pasó la mirada por la hilera de Sirvientes.

“Ustedes, plebeyos. Bajen el gentío la próxima vez. Yo no toleraré nada más que a un verdadero héroe.”

Con esta última advertencia despreocupada, Archer canceló su materialización. La armadura dorada perdió su estado físico y desapareció, dejando solo los restos de su resplandor.

La confrontación entre los dos caballeros, dorado y negro, alcanzó su conclusión en una manera que nadie esperaba.

“Hmf. Aparentemente el Maestro de este sujeto tiene un carácter aún más temerario que el mismo Archer.”

Extrañado, Rider exageró con una amarga sonrisa. Pero todos los demás figuraron que no era el momento para un comentario descuidado. El Berserker que estaba uniformemente balanceado con Archer seguía parado en frente de ellos.

Los ojos encendidos vastamente en la hendidura del yelmo primero pasearon por el espacio vacío, habiendo perdido su objetivo… Entonces, encontrando una nueva presa, se encendieron de nuevo.

Apuntada por esos ojos teñidos del color de la malicia, Saber sintió un escalofrío agitándose por su columna.

“… Ur…”

La voz parecía hervir desde el suelo. Como un conjuro, como un maleficio, era un quejido lleno de malicia que difícilmente se asemejaba al habla humana.

Esta era la voz de Berserker; era la primera vez que los otros la habían oído.

“… Ar… Ur… h!!”

Como un maleficio con una forma humana, hinchado de la intención asesina, el caballero negro arremetió hacia la plateada Rey de los Caballeros.





-153:50:22[edit]

Se consume prana no solo para mantener materializado al Sirviente, sino también por todos los esfuerzos que este haga. Así, en batalla, la tasa de consumo es mayor. El prana es extraído de los Circuitos Mágicos del Maestro y se abastece al Sirviente.

Y la activación de los Circuitos Mágicos, en el caso de Matō Kariya, significa el infierno del dolor de ver su cuerpo consumido por las Crestas Gusano.

Cuando está desmaterializado, el consumo de prana es mínimo. Pero aún es ese estado, Kariya se veía torturado por palpitaciones y mareo.

Pero cuando Berserker estaba materializado, la agonía iba más allá de la imaginación.

El cuerpo extraño despierta y comienza a comer su carne, haciendo crujir sus huesos. Actuando como los pseudo Circuitos Mágicos de Kariya las Crestas Gusano le entregaban el prana absorbido a Berserker sin ninguna preocupación por los límites del anfitrión.

Hablar de agonía no es la mitad del asunto. Siendo corroído, saqueado por una criatura viviente dentro de su cuerpo – el dolor de ser devorado vivo se duplica con el miedo y el asco.

“Guh… Ga, gwa…hh!!”

Oculto en la oscuridad, Kariya ahogó su grito de muerte inminente, rasgando su garganta y su pecho. Cuando su piel se rompió y comenzó a derramar sangre, comenzó a sacarse a mordiscos las uñas de ambas manos.

Y peor aún, el consumo de prana requerido del Maestro por la clase Berserker es aún mayor. Cuando Zōken hizo que Kariya usara la formula de enloquecimiento durante la invocación para volverlo más fuerte, quizás aquel ya era un plan del viejo mago para tiranizarlo.

Los gusanos mordían su columna. Los gusanos están derritiendo sus nervios. Los gusanos están anidándose en masa dentro del cuerpo de Kariya, los gusanos son los gusanos son los gusanos son los gusanos los gusanos los gusanos los gusanos…

“Gaaaaahh…”

Era incapaz de contener su grito, pero solo brotó un enflaquecido gemido. El intenso dolor lo estrangulaba y no conseguía salir de su garganta. Cuando comenzó a sollozar, Kariya siguió maltratando su cuerpo lleno de rabia.

Ni siquiera podía observar la pelea entre Archer y Berserker en la calle principal. Cuando la tempestad del dolor finalmente se calmó, le tomó un tiempo a Kariya antes de que recuperar su habilidad de pensar y entender la situación.

“… Haa… Haa…”

Respirando ásperamente los últimos rastros de su agonía, Kariya continuó su observación del campo de batalla por medio de la visión de su familiar. Aún quedan tres Sirvientes. Archer no podía ser encontrado por ningún lado. La batalla ha terminado.

La victoria– no ha sido adquirida. Quizás Tokiomi hizo escapar a Archer al comprender su desventaja.

El Berserker de Kariya no dio ni un paso atrás en frente del abrumador Archer dorado. Con un arte mágico entrenado en un año, Kariya fue capaz de rivalizar por si solo la magia de Tōsaka pulida por generaciones.

“... Fuhu, hahaha…”

Demacrado, Kariya soltó una risa áspera a partir de su teoría.

Lo logró. Ese presumido mago finalmente fue salpicado con barro por un hombre ordinario como Kariya, después de siempre hacer menos a aquellos como él. En su corazón, Kariya se burló enormemente de Tokiomi y Zōken, pensando, ¿acaso vieron eso?

No soy un perdedor. Nadie me llamará más un fracaso o un insecto. Puedo luchar contra ustedes. Les haré saber lo que es el miedo…

Con esto ya es suficiente por esta noche. No hay motivo para continuar una batalla que solo lo torturara ahora que su enemigo jurado, Archer, se ha retirado. Solo deja a los otros Sirvientes matarse los unos a los otros como deseen.

Cuando formó su conclusión, Kariya fue el más aterrado de todos los que vieron a Berserker tomar a Saber como su nuevo objetivo y arremeter hacia ella.

“Detente… ¡Vuelve! ¡Vuelve acá, Berserker!”

Él lo llamó. Una instrucción tan simple debería haber sido suficiente para llegar a él, pero aún así, el caballero negro no respondió. En vez de eso la cantidad de prana consumida por el entusiasmo de Berserker estimuló a todas las Crestas Gusano de una sola vez, y el dolor se disparó de nuevo por el cuerpo de Kariya.

“¡Berserkeeeer! ¡¡Deteenteeee!!”

Con el dolor, la voz de Kariya era más como un grito. Él ni siquiera tenía ya la libertad mental para utilizar un Sello de Comando. Agobiado por un torrente de agonía, Kariya solo podía enfocarse completamente en conservar su consciencia que desaparecía.

El caballero negro arremetió con la fuerza de una bestia salvaje, pateando el asfalto. Miró solo a Saber, con un oscuro intento de asesinato arremolinándose.

Naturalmente, Saber estaba preparada. Ella inmediatamente ajustó su espada en una postura defensiva.

"~~ ~~ ~~ ~~ ~h!"

Como un horrible impulso arrastrándose por el suelo, Berserker blandió su arma actual bajando hacia la cabeza de Saber.

Saber lo bloqueó sin peligro con su espada invisible, pero estaba atónita cuando identificó lo que era el arma.

Un poste de hierro – esto era lo que quedaba del poste de luz de hierro en el que Archer estaba parado, que había sido derribado al suelo cuando Berserker lo corto. Probablemente Berserker lo levantó de sus pies cuando arremetió hacia Saber.

Berserker sostuvo el poste de hierro, de más de dos metros luego de haber sido cortado, con ambas manos como una lanza, metiendo una presión terrible en la espada de Saber. Pero lo sorprendente era que el arma no era nada más que un poste de hierro.

La espada de Saber oculta bajo el Aire Invisible era definitivamente la más sagrada de las espadas sagradas. Era el más supremo de los Fantasmas Nobles. No había manera de que tuviera problemas con una pieza de metal recogida del camino.

La única cosa que podría rivalizar con la espada de Saber con tanta fuerza era el Fantasma Noble de otro Espíritu Heroico. Y aún…

“… ¿Qué?”

Suspendida, Saber no podía creer a sus ojos.

El poste de hierro en las manos de Berserker se iba tiñendo de negro. Líneas negras se propagaban y multiplicaban como los nervios de una hoja, invadiendo el poste de hierro.

El punto de comienzo eran las dos manos de Berserker. Las líneas negras se propagaban por todo el poste como una tela de araña a partir de donde lo sostenían los guanteletes negros.

Este era el prana de Berserker – prana embadurnado con sed de sangre y odio, poseído solo por el caballero negro. El poste de hierro lo recibía a la vez que se permeaba de sus manos.

“¿¡No querrás decir que…!?”

Saber lo comprendió a través de su sorpresa. La verdadera naturaleza del Fantasma Noble de Berserker.

Lancer y Rider, observando minuciosamente, llegaron a la misma conclusión.

“… Con que eso es. Cuando Negrito toma algo, se vuelve su Fantasma Noble.”

Rider gruñó en admiración. El Fantasma Noble de un Espíritu Heroico no necesita manifestarse a través de un objeto característico. A veces, puede ser un tipo de Fantasma Noble que se manifiesta a través de una “habilidad única” empleada por el mismo cuerpo del Sirviente. Este es exactamente el caso para Berserker.

Y aún así, que poder tan sorprendente era. Berserker era capaz de robar a voluntad los incontables Fantasmas Nobles lanzados hacía él por Archer. Ahora ellos entendían el aterrador señuelo. El instante en que los guanteletes de Berserker agarraban uno, el control de los Fantasmas Nobles de Archer pasaba al caballero negro.

Y no era tan solo eso, incluso esa chatarra de hierro ordinaria se llenó de un inmenso prana apto para competir con otros Fantasmas Nobles una vez que alcanzaban las manos de Berserker. A diferencia de cómo el caballero dorado poseía numerosos Fantasmas Nobles, el Fantasma Noble de Berserker no tiene fin.

Un segundo impacto, un tercer impacto – Berserker presionaba a Saber hacia atrás con impresionantes golpes de sus ‘lanzas’, mientras Saber meramente se defendía a sí misma. La mano izquierda de Saber que descansaba en la empuñadura no ponía fuerza en ella, y la herida provocada por la Gáe Buidhe de Lancer comenzó a doler nuevamente. Con solo su mano derecha blandiendo su espada, Saber podía apenas pelear con apoyo del prana, pero enfrentada con los ataques torrenciales mandados por el furioso Berserker ella solo podía defenderse. Saber no podía encontrar una oportunidad de contraatacar, y gradualmente quedaba en desventaja.

“¡Saber…!”

Irisviel le llamó ávidamente. Desapercibidas gotas de ansioso sudor escurrían por las cejas de la Rey de los Caballeros.

Emiya Kiritsugu, desde su vigilancia alejada, también vio que Saber estaba en la cuerda floja. Pero con el equipo actual de Kiritsugu, él no podía interferir en un duelo entre Sirvientes.

Si ellos pudieran al menos encontrar donde se localizaba el Maestro de Berserker, podrían haber maneras de controlar esto… Pero Kiritsugu no podía ver al Maestro de Berserker con ninguno de sus los lentes de visión nocturna.

“… Maiya, ¿puedes verlo desde tu lado?”

“No, no puedo verlo.”

Kiritsugu frunció sus cejas cuando oyó la respuesta de Maiya. Las posiciones de Kiritsugu y Maiya eran de hecho puntos ciegos mutuamente. La razón por la que ellos no podían ver al Maestro podría ser que el Maestro de Berserker también consideró su escondite como una prioridad y no permaneció en una posición en que pudiera entregar comandos directamente a su Sirviente.

Parece que la personalidad del oponente es aún más prudente que la del Maestro de Archer. Para Kiritsugu, comparado con esos talentosos pero petulantes magos, los magos que no se muestran a sí mismos son mucho más difíciles de manejar.

“… La situación no se ve bien…”

Justo ahora era un combate simple entre Berserker y Saber. En medio de ellos dos estaban parados Lancer y Rider, ambos a todo su potencial. En un campo de batalla donde solo el más fuerte sobrevive, la peor posición es verse en una clara desventaja. Los Maestros de los otros Sirvientes deben estar pensando lo mismo – en este punto, con ayudar a Berserker solo un poco, ellos podían fácilmente derrotar a Saber.

Y entonces eliminar al Berserker exhausto. Serían dos pájaros de un tiro. Lancer y Rider pueden derrotar a dos enemigos con el mínimo gasto de prana.

Kiritsugu apuntó nuevamente su rifle a la cima de la grúa. El Assassin con la máscara de calavera seguía sentado ahí. Un solo momento de descuido podía costarle a Kiritsugu su vida.

“… Maldición.”

Kiritsugu apretó sus dientes, pero solo podía sentarse y esperar.

La herida en el pulgar de Saber le costó la maniobrabilidad de su espada. Ella estaba profundamente ansiosa debido a eso.

Por supuesto que ella estaba consciente de cuan peligrosa era su situación. Mientras seguía observando a Rider, debía igualar en esta carrera a Berserker. En la condición actual – ella ya no tenía más fuerzas para combatir con Berserker.

Berserker, por el otro lado, atacaba sin piedad y furiosamente, adecuándose a su título del Espíritu Heroico de la furia. Aunque Berserker continuaba empuñando su ‘lanza’ de hierro tan agitadamente como una bestia, pero la habilidad en las cargas era de todas formas certeras y precisas.

No era el vigor de Berserker el que presionaba a Saber, sino que el intenso bombardeo no le dejaba a Saber manera de contraatacar. No importaba que tan grave fuera la herida en la mano de Saber, ya que la más fuerte Sirviente Saber ni siquiera tenía la oportunidad de atacar en respuesta. Por sobre todo eso, aunque las armas de Berserker fueran reforzadas con prana, aún eran los retorcidos restos de un poste de hierro.

Berserker definitivamente no es un perro enloquecido. El Espíritu Heroico que se volvió Berserker es un guerrero maestro con increíbles técnicas que incluso después de su Mejora de la Locura poseía tan grandes habilidades.

“Tú… ¿¡Quién eres tú!?”

Por supuesto, el caballero negro ignoró la pregunta de Saber y lanzó el poste de hierro con penetrante vigor.

El golpe podía ser llamado una proeza absolutamente excepcional. La ferocidad del golpe pareció golpear la baja estatura del cuerpo de Saber y –

Como sea, el poste aventado no golpeó a Saber.

El poste de hierro de dos metros se partió por la mitad y retumbó desde el aire hasta el suelo. Era el falso Fantasma Noble de Berserker, con suficiente fuerza para competir con la espada sagrada de Saber. Lo que quebró este falso Fantasma Noble con facilidad fue un rayo de luz roja que titiló por la oscuridad.

Lancer tenía su espalda vuelta hacia la sorprendida Rey de los Caballeros. Este hermoso lancero tomó una posición para proteger a Saber, la Rey de los Caballeros, a quien él había reconocido como un enemigo hace solo unos momentos, y se detuvo frente a Berserker.

“Por favor detén tus bufonadas, Berserker.”

Lancer apuntó hacia el caballero negro con la punta de la larga lanza en su mano derecha – Gáe Dearg, la Rosa Carmesí del Exorcismo, y fríamente le declaró la guerra al caballero negro. Si la lanza roja de Lancer repelió el prana del Fantasma Noble de Berserker, entonces el falso Fantasma Noble cubierto por el prana negro de Berserker no sería más que un fajo de hierro.

“Saber tiene un compromiso previo conmigo… Si continúas este absurdo e interrumpes nuestra batalla, no me quedaré quieto.”

“Lancer…”

Aunque esta fuera una pelea a muerte, Saber estaba inmensamente conmovida por las palabras de Lancer. El Espíritu Heroico de la lanza cree devotamente en la misma ‘caballería’ que ella.

A pesar de eso, no todos los congregados en el campo de batalla elogiaron las acciones de Lancer.

“¿Qué estás haciendo, Lancer? Esta es una buena oportunidad para derrotar a Saber.”

Una voz lo cuestionó severamente. La voz disgustada debía de ser el Maestro de Lancer; como sea, Lancer inesperadamente vistió una expresión solemne que no se adaptaba a este Espíritu Heroico,

“¡La pelea con Saber es una batalla en que yo, Diarmuid ua Duibhne, aposté mi honor!” y gritó abiertamente al cielo vacio.

“Primero te haré ver como mataré a ese perro rabioso. ¡Por lo tanto, mi señor! Este duelo entre Saber y yo…”

“No.”

Interrumpiendo sin piedad al apasionado voto de Lancer, su Maestro le ordenó con un tono aún más frio.

“Lancer, asiste a Berserker en matar a Saber. Te lo ordeno con el Sello de Comando.”

El aire en el campo de batalla se congeló con la tensión.

El Sello de Comando. Una orden absoluta para un Sirviente. Sin importar que tan grandioso sea un Espíritu Heroico, él no puede desobedecer a un Sello de Comando. Consecuentemente, Lancer ya no poseía su libre albedrío –

La punta de la lanza roja volvió su dirección y atacó, disparándose hacia Saber con un bajo silbido. Las dos lanzas demoniacas, corta y larga, rozaron a lo largo de los hombros Saber que retrocedía rápidamente, una tras otra en frente de su cara, extendiéndose por el aire.

Lancer usó las dos lanzas en sus manos izquierda y derecha para atacar al objetivo directamente detrás de él sin ni siquiera voltear su cabeza. Esta sorprendente proeza con las lanzas, como si el par pudiera cambiar de forma a voluntad, era una muestra del verdadero poder de Lancer. La exactitud de las técnicas de Lancer ni siquiera solicitaba la reprimenda del oponente.

“¡Lancer…!”

Saber estaba a mitad de su frase cuando repentinamente entró en silencio. Lancer se volteó. Humillación e ira llenaban su cara en angustia; eso decía los pensamientos del Espíritu Heroico Diarmuid más que cualquier razón hubiera podido.

Para Lancer, cuyo cuerpo estaba atado por el Sello de Comando, su carne ya no le pertenecía a sí mismo. Él era simplemente una cruel y despiadada máquina llamada Sirviente. Todas las destrezas y habilidades que el Espíritu Heroico Diarmuid había obtenido eran manipuladas caprichosamente sin consideración por sus creencias, usadas solo para satisfacer el supremo comando del Maestro. Como un Espíritu Heroico, Saber comprendía profundamente el remordimiento de Lancer.

Además de Lancer, Berserker se acercaba paso a paso. Aunque la situación había cambiado en el campo de batalla, la meta de Berserker aparentemente seguía siendo la misma Saber. Berserker alzó el poste de hierro que había sido destrozado por la mitad por la lanza roja de Lancer, y esta vez la sostuvo a la altura del ojo como una espada larga. A pesar de que la forma del Fantasma Noble había cambiado, no había inconveniencias para que él lo usara.

Saber se quedaba sin opciones.

Si su mano izquierda no estuviera lesionada, ella hubiera sido capaz de pelear su camino fuera de esto.

Pero ahora, Saber estaba al límite de sus habilidades con solo manejar a Berserker. Ya en este momento, con Lancer como enemigo también, Saber no tenía posibilidades de surgir victoriosa.

“… Saber… Lo siento…”

Lancer gimió adoloridamente, pero continuó avanzando hacia Saber paso a paso. Contrario a las expresiones de vergüenza de Lancer, el prana vibrando de las dos lanzas en la izquierda y derecha, ocultando su intento de asesinato, se incrementaba formando una niebla.

El caballero negro al lado de Lancer permanecía silencioso como siempre, pero la intensidad de su amenazadora oleada se iba incrementando exponencialmente y avanzaba hacia Saber. Una espesa capa de venas negras cubría el fragmento del poste de hierro, convirtiendolo en algo más allá que una espada, extraño y repulsivo, y la punta de la tablilla era apuntada intimidantemente hacia Saber.

Saber vio tranquila e intensamente a esos Fantasmas Nobles, dio una mirada de lado a Irisviel, y capturó su mirada.

“Irisviel, yo manejaré la situación. Durante ese tiempo – “

Las ideas de Saber ya corrían en círculos. Solo quedaba una medida desesperada. Ella debía hacer esto en una situación grave. Sin importar que tan grande sea la señal de derrota que ella mostrara ahora, ella debía proteger a Irisviel. Incluso si fuera a perder su propia vida…

“Durante ese tiempo, necesito sacarte de peligro. Corre tan lejos como puedas.”

Saber le reportó esta rápida decisión a Irisviel de manera indiferente, pero Irisviel no detectó la verdadera intención de Saber.

La orgullosa doncella caballero abrirá un camino para que Irisviel sobreviva, a costo de su propia vida.

Irisviel sacudió su cabeza decididamente. Ella no esperaba que Saber se sacrificara a ella misma de la más mínima manera.

“¡Irisviel! Sin importar que pase, tú debes – “

“Quédate tranquila Saber. Cree en tu Maestro.”

Saber reconoció el profundo significado oculto en esa oración, pero ella aún seguía demasiado confusa.

Kiritsugu – ¿Acaso está aquí?

En realidad, Irisviel no ayudó a aclarar la confusión de Saber, pero ella siempre había creído firmemente en Kiritsugu.

En este punto, Saber y ella no habían hecho nada mal. Tal como lo ordeno Kiritsugu, ellas habían peleado honorablemente y habían conseguido un gran espectáculo en la apertura. Ahora Saber es el foco en el campo de batalla. Todos reconocían a esta delicada caballero como una espina en el costado.

Las dos lanzas del exorcismo y la mortalidad, el hierro sumergido en la negra aura del asesinato, ninguna amenazaba a Irisviel. Todo esto procedía como Kiritsugu lo había planeado. Eso significa – que Saber e Irisviel ahora deberían estar en ventaja.

Por lo tanto – el resto queda en tus manos, querido.

Enfrentando a su esposo que no se veía en ningún lugar, Irisviel rezó con total convicción.


Emiya Kiritsugu tomó la decisión de comenzar a actuar, no porque haya detectado las preocupaciones de su esposa, sino gracias a un claro análisis de la situación.

Lo primero que debe ser protegido es ‘el Recipiente del Grial’, Irisviel. Ya que Saber no puede proteger más a su Maestro, ya no se puede permitir más titubeos.

“… Maiya. Sincronízate a mi conteo y ataca a Assassin. Retenlo.”

La respuesta ‘Comprendido’ llegó inmediatamente del otro lado del radio. El aire estaba inundado en tensión.

En este punto, ellos necesitaban matar al Maestro de Lancer. Esa era la única manera.

“– Seis.”

Kiritsugu comenzó a contar en voz baja, y enfocó la visión termodinámica hacia el Maestro de Lancer.

Luego de que el rifle de francotirador WA200 fuera personalizado, fue probado fuera del país antes de que llegara a Japón, por eso Kiritsugu ya estaba familiarizado con las características del arma. Como sea, él no había probado su compatibilidad con el sistema de visión nocturna… En esta ocasión, él solo podía confiar en la destreza de Maiya.

“– Cinco.”

De acuerdo al reporte de Maiya – el rango de tiro se ajustaba a los 500 metros. El retículo en la mira debería ser idéntico al recorrido aéreo de la bala, desde el cañón hasta los 500 metros.

Para tiros de larga distancia, la bala no viaja en línea recta, sino en una leve parábola. Claro que cuando el blanco está más cerca que la distancia de tiro, el punto de impacto real de la bala es un poco fuera de lo apuntado, un poco más abajo.

El Maestro de Lancer estaba a menos de 300 metros; así, Kiritsugu ajustó cuidadosamente la dirección.

“– Cuatro.”

Lancer estaba forzado a atacar a Saber debido al Sello de Comando de su Maestro. Después de disparar a muerte a su Maestro, sus reacciones podían ser impredecibles, pero no debería seguir atacando a Saber. Entonces la única amenaza directa sería solamente Berserker. Kiritsugu debería formular una idea que sacara a Saber e Irisviel de peligro.

La última pregunta era la seguridad de Kiritsugu. Bajo tal situación, él no tenía otra opción aparte de emplear acciones atrevidas como disparar justo en frente de Assassin.

“– Tres.”

Para reducir el riesgo, Kiritsugu sincronizará sus tiros con los de Maiya. Su AUG dispara un cartucho Remington 5.56mm a alta velocidad. Este poder no dañará al Sirviente Assassin. Como sea, si Assassin se ve envuelto en fuego súbito, él podría ignorar al otro francotirador en frente de él – no hace falta decir que las preparaciones son altamente deficientes.

“– Dos.”

Assassin podría adoptar equivocadamente a Maiya, que solo pretendería atacar, como su enemiga. Como sea, la posición de Maiya estaba lo suficientemente lejos de Assassin para que ella escapara. Quizás, debido al temor de mostrarse a sí mismo en frente de otros Maestros, Assassin se habría marchado antes de eso.

De todos modos, en esta ya inesperada situación, Assassin podría inmediatamente asaltar a Kiritsugu quién estaba justo al lado de él. En ese momento, ellos solo podían combatir y esperar lo mejor. En primer lugar, esto no tiene nada que ver con ganar. Esa es la única manera.

“– Uno.”

Kiritsugu respiró serenamente y lentamente jalo el gatillo. El cañón del Walther estaba completamente quieto; el cilindro vacio era como un ojo asesino que ajustó su mira en el blanco.

En ese momento, un ensordecedor rugido reverberó alrededor.

El fuerte sonido no era el AUG de Maiya disparando en automático, y obviamente no eran los tiros de Kiritsugu tampoco.

El sonido no es algo que haría un rifle al disparar, sino un impacto tan grande como para sacudir la tierra.

Era un trueno que súbitamente visitó el campo de batalla. Poseía el aturdidor destello de un rayo que procuraba convertir la noche en día, y un rugido que resonaba más alto que cualquier trueno.

“¡Aaalalalalalalaie!”

El trueno no descendió desde el cielo, sino que cruzó a lo largo de la tierra. No – aquella cosa que lucía como un trueno era el carro galopando rodeado por electricidad que escapaba de él.

Lancer rápidamente salto hacia atrás y esquivó el carro a tiempo. Pero para Berserker, que mantuvo toda su atención en Saber, él ni siquiera tuvo tiempo de voltearse y registrar lo que estaba ocurriendo.

Acompañando al grito de guerra de Rider, los dos toros divinos patearon al caballero negro con sus cuatro pezuñas frontales y luego sin piedad lo pisotearon con sus cuatro pezuñas traseras. Cada pezuña estaba envuelta en rayos purpuras balanceándose; solo una patada hubiera sido un golpe muy potente. Los toros divinos después de todo pisotearon a Berserker ocho veces y sus heridas debían ser fatales. Después de que el carro de Rider pasara rugiendo, Berserker ni siquiera tenía la fuerza para pararse. La figura en la armadura negra yacía boca arriba en la tierra.

Rider sentado en el carro detenido plantó la mirada en el enemigo completamente derrotado. Su enérgica cara estaba cubierta por una sonrisa.

“ – Oh? ¿Qué te pasó, para alguien con tales agallas?”

Berserker aún no estaba muerto. Su cuerpo se sacudía débilmente, y lentamente se alzó del suelo. El caballero negro, que fue pisoteado por los toros divinos, finalmente consiguió doblar su cuerpo y arrastrarse lejos del sendero del carro. Él había notado a Rider, y con suerte esquivó el máximo impacto decisivo de las ruedas del carro.

El Fantasma Noble de Rider se pasó en una ráfaga frente a Saber. Luego de ver el sobrecogedor poder destructivo del Fantasma Noble, Saber estaba sin habla.

Rueda de Gordius… Su poder obviamente no recae en combatir con individuos, sino con ejércitos. Incluso el galope de entonces fue cuidadosamente calibrado por Rider. Si Rider hubiera querido, incluso Saber, y mucho más Lancer, hubieran caído presas de esos cascos y ruedas.

El recostado Berserker extendió sus piernas débilmente en un intento de pararse, pero había sufrido un severo impacto y parece que se ha dado cuenta de que ya no tiene posibilidades de seguir peleando. Solo cuando él se detuvo cuidadosamente, sus contornos nuevamente se volvían borrosos y se disipaban como niebla. Él deshizo su forma física, entró en su forma espiritual y huyó de esa manera.

“Bajo tales condiciones, solo me quedaba pedirle a Negrito que se quitara –“

Parado en el carruaje, Rider parecía como si nada hubiera ocurrido. Hablo con su cara hacia el cielo y su robusto cuello inclinado.

“Maestro de Lancer. Yo no sabré donde te ocultas para observarnos, pero tú deshonraste una batalla entre caballeros por medios despreciables… inapropiados para el oponente de un mago.”

En este punto, el fornido Sirviente sonrió ferozmente, amenazando al enemigo invisible.

“Has retirar a Lancer. Si tú insistes en humillarlo aún más allá, entonces me uniré a Saber, y ambos derrotaremos a tu Sirviente, ¿Qué te parece?”

“…”

La ira del mago escondido envolvió todo el campo de batalla. Pero él no titubeó.

“– Retrocede, Lancer. Esto es suficiente por esta noche.”

Después de que él oyó la orden, Lancer dejó salir un suspiro de alivio y bajó la lanza en su mano.

“Muchas gracias, Rey de los Conquistadores.”

Cuando el oyó el agradecimiento en un susurro del apuesto lancero, Rider dio una sonrisa satisfecha.

“No es nada. La belleza del campo de batalla es la muestra del afecto.”

Lancer una vez más expresó su gratitud hacia Rider con su mirada y luego asintió hacia Saber.

No había necesidad de palabras. Ellos habían confirmado el voto entre ellos. Saber también asintió hacia Lancer.

El duelo continuara en otra ocasión –

Luego de que Lancer confirmó esto, tomó su forma espiritual y desapareció.

Tras la destructiva tormenta que sopló a través del campo de batalla, llegó el silencio.

Justo después, como si fuera repentinamente recordado, el sonido de las olas chocando contra el acantilado y el bullicio de las lejanas calles crepitaron nuevamente en el cielo nocturno. El Maestro de Lancer debe haber deshecho la barrera creada en el área vecina.

Saber plantó la mirada en la última persona parada en el campo de batalla, Rider, con sentimientos complicados.

“… Así que, ¿Por qué viniste aquí, Rey de los Conquistadores?”

“Ah, no he considerado eso apropiadamente.”

Enfrentado a la pregunta de Saber, el robusto Sirviente actuó como si no le concerniera y se encogió de hombros despreocupadamente.

“Todas esas cosas molestas como razones o planes, deberían ser dejadas a los futuros historiadores para que me las encuentren. Los héroes como nosotros solo necesitan obedecer a los deseos de nuestros corazones y galopar a lo largo del campo de batalla con nuestra sangre hirviendo.”

“… Eso es algo que solo los reyes pueden decir.”

La decepcionada respuesta de Saber fue inexorable. Ella creía en el casto camino de los caballeros, un mundo lejano a los principios barbáricos de Rider que solía justificar sus acciones.

“¿Oh? ¿Quieres decir que mi forma de reinado es extraña a ti? Hmph, es lo natural.”

Rider bufó, e ignoró la desafiante mirada de Saber.

“Todas las formas de reinado son únicas. Porque yo, que soy un rey, soy algo incompatible a ti, que también eres un rey, como el fuego es al agua… Tú tratas de separar este mundo en dos bandos bien definidos de blanco y negro.

“Eso es lo que yo deseo. Hoy, en este lugar, yo también voy a – “

“Suficiente, suficiente, no seas tan vigorosa.”

Rider le brindó una pequeña sonrisa y apuntó a la mano izquierda de Saber.

“Como Alejandro, no tomaré ventaja de tu condición como otros lo harían. Saber, cumple tu promesa con Lancer primero. Entonces yo me batiré con Lancer o contigo, quien salga victorioso de la batalla entre ustedes dos.”

“…”

Saber estaba a punto de rebatir, pero su pulgar izquierdo era una discapacidad muy grande frente a Rider. No estaría bien subestimar las proezas de batalla de este Espíritu Heroico quien derrotó a Berserker en una carga.

“Entonces, Rey de los Caballeros, partiremos en nuestros caminos ahora. La próxima vez que nos encontremos, incitaré a toda mi sangre hirviente para luchar contigo… pequeño maestro, ¿tienes algo que agregar a esta orden?”

Como sea, el joven que yacía en la plataforma de conducción a los pies de Rider no respondió. Rider sujeto el cuello de su chaqueta y lo agitó, pero los ojos del pequeño Maestro estaban vueltos hacia atrás, ya estaba inconsciente. Parece que el poder de Rider había sido demasiado cuando atacó sorpresivamente a Berserker.

“… Este muchacho necesita aprender a ser inquebrantable.”

Rider suspiró y puso a su Maestro en sus brazos, entonces ajustó las riendas de los dos toros divinos. Los toros rebuznaron, emitieron truenos y transmitían rayos desde sus cascos mientras se elevaban en el cielo.

“¡Adiós!”

Acompañado por el trueno rugiendo, el carruaje galopó en el cielo del sur.

Irisviel finalmente se liberó de la tensión y dejó escapar el aire que estaba conteniendo. Cuando ella miró a su alrededor, era una escena de total devastación. Era de esperarse. Cinco Sirvientes estaban reunidos en un lugar, con algunos de ellos liberando desinhibidamente sus Fantasmas Nobles, destruyendo a voluntad.

“La primera batalla se condujo con tal intensidad. ¿Ha habido una Guerra del Santo Grial como esta antes?”

Irisviel no estaba preocupada de los rastros de la destrucción. El supervisor de la Santa Iglesia es responsable del secreto de la guerra. Este lugar parece como si hubiera sido atravesado por un terremoto. El supervisor deberá organizar a aquellos empleados por la Iglesia y reparar cuidadosamente el área.

Saber seguía absorta, fijando la vista en el cielo por el que pasó volando Rider. Su delicada silueta no tenía signos de emoción o cansancio pendientes de la salvaje batalla, sino que simplemente se paraba firme y quietamente en el campo de batalla. Esa figura de la chica vestida en armadura era como una pintura, una imagen de belleza que no daba lugar a profanación.

Pero Irisviel era diferente al tranquilo aire de Saber, porque ella sabía que Saber había recibido una herida profunda.

“Saber, tu brazo izquierdo –“

“Sí. La mano duele mucho, que desgracia. Como Rider dijo, si no termino mi duelo con Lancer y me deshago del maleficio de esta herida, interferirá en mis batallas con otros Sirvientes.”

Irisviel no podía detectar ningún signo de inquietud en el tono indiferente de la Rey de los Caballeros. En lugar de eso, la resolución de Saber consolaba a Irisviel.

“… Gracias, Saber. Mi vida está a salvo gracias a ti.”

Dijo Irisviel con la cabeza agachada. Saber respondió con una sonrisa.

“Yo peleo en la línea frontal solo para protegerte detrás de mi espalda, Irisviel.”

Irisviel una vez más la sintió en una punzada; la fuerza de Saber, su coraje y su gentileza.

Más de una docena de años más joven que ella, con la estatura de una chica que aún será una mujer – Tan delicada figura, tan finas muñecas, pero ella es un verdadero caballero, un héroe.

“La guerra solo ha comenzado, Irisviel. La batalla de esta noche era solo la primera noche del comienzo de una guerra.”

“… Sí.”

“Todos ellos son fuertes enemigos de igual grandeza. Héroes invitados de diferentes eras… ninguno de ellos puede ser eliminado con facilidad.”

No había ansiedad ni miedo en la voz de Saber. Antes de la llegada de la tormenta, el corazón de un guerrero está tanto entusiasmado como tranquilo. El espíritu elevándose y la sangre hirviendo no cambiarían en ninguna era ni en ningún mundo. Ese es el verdadero testimonio del alma de un héroe.

La muchacha plantó la mirada en el cielo del sur y proclamó serenamente.

“Esta es… la Guerra del Santo Grial.”




-153:41:36[edit]

Una cortina negra se dibujó a través de este espacio.

No oscuridad vacía, sino viscosa y condensada. Como fétida materia en descomposición, esta oscuridad superaba el límite de lo negro.

Densa y nauseabunda peste a sangre emanaba de ella. Los débiles gemidos y chillidos que podían ser oídos en todos lados hacían sentir a uno la aterradora atmósfera. En ese momento, la cortina de oscuridad que ocultó toda vista podría ser en su lugar una pantalla llena de piedad.

En tal oscuridad, había una esfera que emitía una luz blanca como la luna llena reflejándose en la superficie del agua.

Era una esfera de cristal del tamaño de un ovillo de lana. La leve y trasluciente luz provenía de las imágenes flotando en ella.

Escombros apilados como montañas. Una desolada vista nocturna. Y aún, este escenario no estaba presente desde un comienzo. La presente imagen de completa destrucción no estaba presente hace veinte minutos atrás y era un simple y vasto vacio. Detrás de su espalda, la bola de cristal proyectaba y grababa cada detalle.

También los VIPs que vieron todo el combate. La tenue luz de la bola de cristal iluminaba el par de rostros mientras el semblante de ambos expresaba un goce inusual frente a la visión de destrucción.

“¡Impresionante! ¡¡Verdaderamente impresionante!!”

Un feliz demonio asesino que intervino este mundo con una rareza astronómica – Uryū Ryūnosuke. Sus sesgados ojos centellearon con una inocente sonrisa infantil y comenzó a animar.

“Señor Barba Azul, ¿todo lo que pasó era realidad, cierto? ¡Increíble! ¡Esta no es tan solo una plataforma de video juegos! “

Debido a la azarosa oportunidad de firmar un contrato con el Sirviente Caster, Ryūnosuke desde entonces ha dejado de lado su rutina diaria y se ha vuelto una persona aún más extraña. Él avariciosamente buscaba emoción y entretenimiento grato, y vio la batalla que acababa de ocurrir como un supremo festín de entretenimiento.

“Así qué, ¿Este es el Toque del Cielo? Señor, ¿participará usted en esta batalla también? ¿Lo hará, señor, tal como la gente que acabamos de ver volar en el aire y resplandecer?”

“……”

Caster no respondió, sino que apasionadamente mantuvo la mirada en la bola de cristal. Dentro del lugar nocturno proyectado en el cristal permanecía parada una pequeña figura. Como si un fantasma lo hubiera poseído, Caster miró aturdidamente su silueta.

Desde el comienzo del monitoreo de la batalla en la calle de almacenes, Caster estaba inmerso en ese intenso estado. El no prestó atención al entusiasmo de su Maestro Ryūnosuke ni le importaron los otros Espíritus Heroicos. Solo plantaba la mirada en una persona.

Una excelente armadura plateada cubría su blanco y fino cuerpo; hermoso cabello rubio flotaba como arena dorada. La joven mujer, un Espíritu Heroico de la clase Saber invitado entre los siete Sirvientes.

Su cuerpo es pequeño y aún ella es la más valerosa y majestuosa. Sin importar en que problema fuera forzada, ella no mostraba temor y firmemente confrontaba a sus oponentes. Caster no podía quitar su vista de Saber; era imposible para él hacerlo. Porque la lejana figura reminiscente y el aura de nobleza difundido de su perfil era precisamente la ilusión que había afanado a Caster a través de los tiempo.

“… ¿Señor?”

Ryūnosuke vio el rostro de Caster, quien estaba en silencio desde el comienzo, y recayó en silencio.

Fue cuando noto que la desvaída y pálida cara estaba teñida en lágrimas de puro júbilo.

“… se ha hecho realidad.”

Caster, vencido por la agitación, susurró gentilmente.

“… Todo se ha hecho realidad. Una vez pensé… que era imposible. Y aún el Grial el todopoderoso…”

“¿Se ha hecho realidad? ¿Qué, qué?”

¿Qué? Es una pregunta que Ryūnosuke debía hacer. La alegre expresión de Caster significaba que algo extraordinario había pasado, pero el que podía ser eso lo tenía confundido aún después de pensarlo detenidamente.

“¡El Grial me eligió!”

Era como si Caster no pudiera ver la duda en los ojos de su Maestro. Él levantó la mano de Ryūnosuke y la sacudió fervientemente, deseando compartir con él su felicidad.

“Nosotros no necesitamos atravesar una batalla, porque ya hemos obtenido la victoria. Sí. El Grial ya está en nuestras manos.”

“Pero aún… ¡yo no lo he visto, ni he tocado el supuesto ‘Grial’!”

“Eso está fuera de caso.”

Caster declaró cuando se abrían sus ojos y apuntó a la joven mujer reflejada en la bola de cristal.

“¿Ves eso? Ella me dijo. Esa solemne expresión, su divina figura… ¡debe ser “ella”, aquella destinada a cambiar mi destino!”

Ryūnosuke frunció sus cejas, estudiando repetidamente la figura en la bola de cristal. El joven hombre o mujer, vestido en armadura del estilo de la época medieval, fuera hombre o mujer, poseía una rara belleza suficiente para rivalizar a Caster en el Japón moderno.

“… ¿La conoces?”

“La conozco. Ella es mi luz. Ella me guió adelante. Ella me dio vida. Ella es el propósito de mi mera existencia…”

Caster, ahogado de emociones, puso su cabeza en sus manos y continuó.

“Ella fue una vez abandonada por Dios, aniquilada en desgracia. Pero ahora, ha resucitado. ¡Es un milagro! ¡Es gracias a mis fieles deseos que le permitieron renacer!”

Ryūnosuke no tenía idea de que estaba pasando, pero él podía entender el presente estado de delirio del hombre que él admiraba, Barba Azul. Además, a pesar de que él y Barba Azul no han estado juntos por mucho, Barba Azul siempre puede revelar ideas impresionantes incluso en momentos de peligro. Un nuevo retador del mundo, un asesino – el extraño hombre que Ryūnosuke alababa era un artista sádico.

Así, para Ryūnosuke, la felicidad del Caster Barba Azul – lo que sea que le haya pasado a él era algo bueno, y ciertamente es de anticipar.

“Por alguna extraña razón estoy comenzando a emocionarme también, Señor Barba Azul.”

“¡Sí! ¡Sí!”

Caster sacudió su cabello flojo mientras sollozaba y lloraba simultáneamente. Él abrazó el cristal firmemente con ambas manos mientras presionaba su frente contra su superficie gélida; sus ojos frenéticos se plantaban en la cara de la joven mujer.

“Oh… doncella, mi santa virgen casta… estaré contigo pronto. Sin importar que, por favor espérame…”

La húmeda sonrisa como serpiente permaneció en la oscuridad.


※※※※※


Después de observar la historia concluir, Kotomine Kirei ordenó a su Assassin regresar del lugar, y cesó su percepción compartida.

Cuando Kotomine cesó la habilidad, se detuvo el olor de los vientos soplando sobre el mar y los sentidos que evaluaban el campo de batalla; él regresó al sótano de la iglesia.

Kotomine Risei apareció de la nada y se detuvo frente a Kirei. Era como si hubiera estado oyendo a Kirei reportándole a Tokiomi los resultados de la batalla. Tan pronto como la batalla terminó, Kirei asumió su posición como regulador, rápidamente mandando órdenes con su celular.

“… Distrito Mion. Sí, las calles y almacenes próximos al mar. Daño masivo… Ah, ah. De acuerdo. Moviliza a los guardias de la ciudad para limpiar el campo de batalla… Usa el Plan D… Dependeré en ti con las evaluaciones del terreno…”

Ellos habían hecho arreglos anteriormente con la policía y el gobierno local. Quizás en el diario de mañana en la mañana aparecería un reporte completamente torcido y encubierto de la trágica escena en los almacenes.

Mientras él observaba a su padre con un extremo de los ojos, Kirei comenzó el análisis de la gente que apareció en la batalla de esta noche.

El mago elite de la Torre Reloj, El-Melloi, había perdido la reliquia de Alejandro que una vez poseyó.

El espía de Tokiomi también había reportado esto una vez. Alejandro entró a la guerra del Grial como un Sirviente de clase Rider, y su joven Maestro parecía estar altamente relacionado con el Maestro de Lancer.

Pero – no hay duda de que el Maestro de Lancer es El-Melloi. Luego de que la reliquia de Alejandro haya sido robada por un joven llamado Waver, él debe haber obtenido la reliquia del Espíritu Heroico Diarmuid.

Cuando Matō invocó a Berserker, Zōken había reportado el evento a su padre. En ese momento, Ni Kirei ni Tokiomi le prestaron mucha atención. Como sea, ellos no habían anticipado los inmensos poderes del Sirviente Berserker o su excepcional técnica de utilizar el Fantasma Noble de un oponente. Él era un enemigo natural para el Gilgamesh de Tokiomi.

Con el fin de que la batalla se inclinara al lado de Tokiomi… los otros Sirvientes deben derrotar a Berserker primero. Esta tarea sería lograda mejor por Lancer. El Fantasma Noble de Diarmuid, Gáe Dearg, es el mejor método para anular a Berserker.

Caster y su Maestro siguen siendo un enigma dado que aún no han aparecido. Pero considerando la clase Caster, no era ninguna sorpresa. Fuera de Berserker, todos los otros Sirvientes ya han expuesto sus verdaderos nombres. En adición, las grandes amenazas, Saber y Berserke,r han perdido sus respectivas batallas. Especialmente Saber, cuya herida le afectará en los próximos enfrentamientos en gran medida. Gilgamesh expuso sus Fantasmas Nobles con grandes fanfarrias y se puso a sí mismo en desventaja, aunque él no expuso su verdadero nombre. También, nadie notó el hecho de que Assassin aún estaba vivo. Así, juzgando la situación actual, Tokiomi posee aun la mayor ventaja.

Kirei calculó serenamente mientras organizaba, pero no había ni una sola pieza de excitación en su corazón.

De acuerdo a los deseos de la iglesia, Tōsaka Tokiomi debe obtener la victoria definitiva. La misión de Kirei es ayudar a Tokiomi a cumplir esta meta. Él no ve muchos obstáculos frente a eso. Era una misión sin ninguna anticipación real. También era la conclusión de todo lo ocurrido en los últimos tres años.

“… Maestro Kirei.”

Kirei se tensó. Una sombra silenciosamente llego junto a él. Alguien, una mujer vistiendo una máscara de calavera y envuelta completamente en negro; era el Assassin que era responsable del reconocimiento cerca de la calle de almacenes.

“… ¿Qué ocurre?”

“Reportando. He localizado algo extraño fuera de la iglesia.”

Assassin respetuosamente le presentó el cadáver de un murciélago. Aunque la cabeza estaba torcida y rota, estaba levemente cálido – sugiriendo que no había muerto hace mucho.

“¿Un familiar?”

“Sí. Aunque estaba fuera del campo es obvio que estaba colocado ahí para monitorear la iglesia.”

“…”

Las conclusiones de Assassin eran impensables. La iglesia es neutral en la Guerra del Grial y no debe ser desafiada. Si alguien se atreve a interferir en los asuntos de la iglesia, el regulador puede elegir castigarlos al disminuir sus Sellos de Comando, o al suspender temporalmente su capacidad de pelear.

No hay razón para arriesgar tanto para monitorear la iglesia. A menos que –

La historia de que Kirei había perdido a Assassin y ahora está bajo la protección de la iglesia… ¿Ya hay un Maestro dudando de la veracidad de ese evento?”

“…”

El tomó el cadáver del murciélago de la mano de Assassin. Kirei fijó su vista en el extraño objeto cuando notó que en el estómago del murciélago habían pequeñas partes electrónicas grabadas. Una batería del tamaño de un botón y… aparentemente una cámara miniatura CCD inalámbrica.

Si el murciélago era el familiar de un mago, esta era una extraña combinación. Kirei sabía que la mayoría de los magos desdeñaban e ignoraban las tecnologías mundiales. Justo su profesor, Tokiomi, cabía en esa agrupación. Este mago, por otra parte, no solo usa visión mágica sino que también utiliza máquinas para grabar todo. Esto no algo que un mago normal ni siquiera consideraría.

“… Completa indiscriminación en sus métodos. Completamente ajeno del orgullo de un mago…”

Como un rayo, las palabras de Tokiomi se encendieron en la mente de Kotomine Kirei cuando recordaba las palabras de su mentor.

Kirei no puede deducir qué mago hizo esto, o por qué lo ha hecho. Él fijó la mirada en el pequeño animal por un largo tiempo. En su corazón, la respuesta a este acertijo era más significativa que la batalla entre cinco Sirvientes de esta noche.


※※※※※


Levanta la tapa de hierro de la entrada, ponla al lado – asuntos tan simples como esos requirieron casi una hora. Para el demacrado Matō Kariya, era trabajo atenuante incluso si ponía toda su voluntad en ello.

Por último, Kariya hurgó una fisura haciendo que la tapa se deslizara a un lado, y el aire refrescante fluyó dentro de las repugnantes alcantarillas. Durante este corto lapso, Kariya se sintió revigorizado. Usando toda su fuerza, él empujó la cubierta de la alcantarilla a un lado y lentamente se arrastró como una oruga. No había ni una sola persona en las calles. En el silencio de la noche, nadie notó la sombra de Kariya.

Era la misma calle en que los Sirvientes combatieron. Estaba a solo tres calles de la autopista.

Kariya era diferente de otros magos. Él era solo un mago provisorio – falto de entrenamiento formal o del aprendizaje de un mago de verdad, él era como un estudiante que solo había atendido a una escuela de preparación. Él no era como los otros y no compartía su arrogancia o su negligencia. Como sea, por el otro lado él no tiene la confianza al confrontar a otro mago. Sumado al hecho que su Sirviente era Berserker… incluso si él quería comandar a Berserker a su lado…

Berserker jamás oirá sus órdenes.

Así, probablemente era mejor permitir que Berserker bombardeara salvajemente a diestra y siniestra a sus oponentes. Déjalo rabiar. Kariya decidió primero protegerse a sí mismo mientras observara la situación desde una posición segura.

Kariya detectó el aroma de Lancer cuando perseguía al Espíritu Heroico hasta esta posición. Al comenzar la batalla, él decidió no revelarse a sí mismo. Enviando “gusanos de visión” obtenidos de Zōken, él se ocultó en las alcantarillas y observó la batalla desde bajo la tierra.

Tratando por un largo tiempo de estabilizar su respiración, Kariya colapsó de espalda en el gélido asfalto.

Su cuerpo estaba cubierto en sangre. Varios de sus capilares habían explotado. Sin detenerse la sangre fluía por las partes agrietadas de su piel.

Hace mucho tiempo, Kariya vio una vez a la víctima de una explosión de una planta nuclear luchar contra la enfermedad. Justo ahora, su apariencia y situación no era distinta de la victima previa a su muerte. Su cuerpo y su carne ya estaban destruidos. Hay Crestas Gusano propagadas a lo largo del cuerpo de Kariya. Su magia extendía su tiempo de vida y le permitía moverse.

Kariya no podía creer que su cuerpo se viera reducido a este estado. Cuando él le suministraba prana a Berserker, sentía como si los gusanos ya hubieran devorado su cuerpo entero.

Meramente una batalla y él había terminado así.

El doble filo y la responsabilidad de controlar a Berserker iban mucho más allá de lo que Kariya podía manejar. En adición, Berserker es completamente ajeno a las órdenes de Kariya – él era como una bestia sedienta de sangre.

Tan pronto como él lo libere, Berserker arremeterá contra todo lo que vea, y no se detendrá hasta que haya gastado todo el prana. Si la batalla hubiera continuado mucho más, todo se habría perdido. Kariya se vería drenado a una vacía cáscara por los gusanos al verse forzado a suministrar más prana – más de lo que su cuerpo podría jamás manejar.

Para Kariya, la batalla entre Sirvientes era un verdadero riesgo. Si él no podía soportar en sus límites y detener a Berserker, lo único que lo espera es su propia destrucción.

“… ¿Aaaah…?”

Kariya meditó sobre los varios aspectos de la batalla. Suspiró profundamente y no podía evitar pensar que su futuro era implacable.

A fin de derrotar a Tōsaka Tokiomi, aún queda un largo camino a seguir.

Luego, para sobreponerse a todo lo demás y obtener el Grial… ese futuro estaba aún más lejano.

Pero para salvar a Sakura, él debe sobreponerse a todos sus obstáculos.

Solo queda presionar adelante. No puede fallar. Incluso si le cuesta hasta la última gota de su sangre y cada centímetro de su carne, Matō Kariya debe alcanzar esa distante costa. Si él no puede sobreponerlo, entonces todo habría perdido sentido.

Kariya forzó a su cuerpo extremadamente debilitado a levantarse y se paró vacilantemente. No puede dormitar aquí para siempre.

Berserker ha sido golpeado por el Fantasma Noble de Rider. El daño era enorme. Sin duda, a fin de curarlo completamente tomaría un largo tiempo.

Y prana. El prana que Berserker requiere para reparar su cuerpo solo lo puede obtener de los gusanos en el cuerpo de Kariya.

Kariya necesitaba descansar.

Se apoyó contra la pared. Combatiendo, el cuerpo de Kariya era incapaz de pararse por sí solo a la vez que su cuerpo y su titubeante paso desaparecían en la noche.





Postface[edit]

Urobuchi Gen[edit]

Urobuchi Gen quiere escribir historias que puedan enternecer el corazón de la gente.

Aquellos que saben de mi historia creativa probablemente estarían frunciendo sus cejas y pensando que esta es alguna fría broma. De hecho, yo no podía creerlo completamente, tampoco. Porque cuando yo comienzo a ingresar palabras en el teclado, las historias con que sale mi mente siempre están llenas de locura y desesperación.

De hecho, yo no era así antes. A menudo he escrito piezas que no tenían un final perfecto, sino que hasta el último capítulo el protagonista se mantendría creyendo ‘Aunque muchas pruebas vendrán, aún debo seguir adelante’.

Pero desde no sé cuando ya no puedo escribir obras como esas.

Estoy lleno de odio a lo que los hombres llaman felicidad y tuve que empujar a los caracteres, en quienes vertía mi corazón para crear, al abismo de la tragedia.

Para todas las cosas en el mundo, si tan solo las dejamos y no les prestamos atención, esas están obligadas a avanzar en una dirección negativa.

Al igual que como no importa lo que hagamos no podemos detener el universo de ir enfriándose. Solo es un mundo que es creado por una compilación de ‘procesos de sentido común’; y jamás puede escapar del compromiso con las leyes físicas.

Por eso, para lograr escribir un final perfecto para una historia, debes torcer las leyes de causa y efecto, invertir el blanco y el negro, e incluso poseer un poder para moverse en la dirección opuesta a las leyes del universo. Solo un alma celestial y casta que pueda cantar villancicos de alabanza hacía la humanidad puede salvar una historia. Para escribir una historia con un final perfecto es un doble desafío para el cuerpo y el alma del autor.

Urobuchi Gen ha perdido ese poder. Aún no se ha recuperado. El ‘síndrome de tragedia’ aún continua en mí. ¿Es esta una enfermedad terminal? ¿Debería rendirme en el puro ‘guerrero del amor’ que he anhelado hace mucho? Ascender en un pálido corcel de batalla y reencarnar en un repartidor de este virus… ¿Podría ser que solo pueda crear piezas que le brinden al hombre coraje y esperanza en mi próxima vida? (Cuando escribí esto, escribí ‘coraje’ (勇気) como ‘fantasmas deambulantes’ (幽鬼). Al estar usando ese IME – Ah, ahora escribí ‘IME’ como ‘odio’ (忌め) – ¿No hay esperanzas de recuperación para mí?)

Honestamente, incluso quería dejar la pluma. Recuerdo mirar Spiderman II. Cuando vi a Peter cuando no podía lanzar redes y se fijó en sus propios deseos ocultos, yo pensé también ‘Quizás, ¡Yo no desearía escribir más otro guión!”

Por eso, visité la casa de mi amigo Nasu Kinoko la tarde del día siguiente y quería contarle mi verdadera intención. Pero antes de que conversara con él de lo que había estado pensando con mi corazón, Takashi Takeuchi se me adelantó y comenzó a hablar. Y tan pronto como habló trajo a lugar una propuesta ni pensada previamente.

Lo que sigue sería lo mismo que en las notas de Kinoko. Aunque el plan inicial era solo una pieza corta describiendo el duelo entre Kiritsugu y Kirei, las alas de la imaginación no se podían detener una vez que se desplegaron, y finalmente todos los siete Maestros y sus Sirvientes estaban reunidos. Me encontré nuevamente inmerso en el goce de tramar juntos una historia. Podría decirse que el emprendimiento de Fate/Zero salvó mi carrera como escritor.

Justo ahora, estoy escribiendo una pieza que está asegurada y tiene un final perfecto. Para ser más preciso, estoy escribiendo una parte de esta pieza.

Sí. Esta maravillosa pieza llamada Fate – su final perfectamente unido al entorno del protagonista Emiya Shirō es un hecho establecido. Sin importar que tan cruel resulte ser el final de Zero, no afectaría el final perfecto de esta obra entera.

Justo ahora, finalmente obtuve la oportunidad de escribir un final trágico de acuerdo a los designios de mi corazón. Sin importar como desplegué la oscuridad dentro de mi corazón, desde una perspectiva amplia yo de todos modos termino como compañero de 'el guerrero del amor, Nasu Kinoko’.

Ohhhh sí.

Umm. Aunque eso no solucionó completamente mi problema, como sea, el permitirme una vez más descubrir al ‘yo que tiene el goce de la creación’, ya es una gran mejora.

Justo ahora me estoy moviendo adelante paso a paso. Sin terminar donde termine en el futuro, ya soy muy feliz en este momento.

De acuerdo a las proyecciones actuales, Fate/Zero debería concluir con cuatro volúmenes.





Nasu Kinoko[edit]

En el mundo de la magia, existe el ‘milagro’ que puede realizar cualquier deseo.

Este recipiente es llamado el Santo Grial, y para completarlo deben conducirse todos los rituales.

Aunque hasta ahora aún quedan por ver ejemplos mostrando su ‘misterio’.

Pero desde que el Santo Grial nació, incontables vidas ya han sido arrasadas ante él.

Sin mencionar que solo han pasado doscientos años.

El ritual de Fuyuki aún es muy joven. Para el éxito del ritual, se necesita que muchos individuos talentosos construyan los cimientos.

Por eso, siete Sirvientes y siete magos se han reunido aquí.

Los invocados reunidos aquí todos son nobles guarneciendo verdades más allá de lo ordinario.

Si consideras sobrepasarlos como tu meta.

Entonces, ven y pruébate a ti mismo como el más fuerte –


※※※※※


Un milagro solo le ocurrirá a una persona, y es exactamente por esa singularidad que los milagros sostienen tal valor.

Remontándose 10 años atrás del tiempo del juego ‘Fate/Stay Night’.

Aquí, otro ‘Fate’ creado por Urobuchi Gen alzó sus cortinas.

Este es Zero. Un Toque del Cielo que nadie ha visto. Una historia que nadie ha mencionado acerca de ‘ese hombre’. Un magnifico prólogo.

… Un momento; originalmente yo quería ganar algo de fama con la brillantez de Zero también.

Pero me rendí cuando pensé que la obra no podía ser muy larga.

Urobuchi Gen, un distinguido hombre en ambos, la pluma y la espada, que tiene ambos una objetividad minuciosa y serena y elegancia en sus palabras. La rapidez de su espada puede sobrepasar la velocidad del sonido. También su habilidad de controlar la historia entera es de la mejor calidad en el mundo de los juegos de PC, y ha creado muchas obras excepcionales hasta ahora. Él ya es un asesino o un mitad-vampiro. Luego debe ser un caníbal. Su lema es ‘hum, esto es muy sabroso’. Él incluso se ve a sí mismo como uno de los grandes hombres del momento.

Sobre todo, quisiera expresar aquí mi alegría en tenerlo adaptando mi trabajo.

Un nuevo Fate pintado de su mano. Yo, como el autor original, estaba más profundamente movido por su encanto que cualquier persona.


※※※※※


Así, este libro habla de la historia del cuarto Toque del Cielo.

Las reglas en la versión de Fate del Toque del Cielo son en realidad bastante simples:

1. Una batalla real entre siete magos y sus Sirvientes, actuando como familiares.

2. Sirvientes se materializan en la forma de un Espíritu Heroico conforme a la noción de esa era de estos.

3. El Maestro tiene tres comandos absolutos que puede impartir al Sirviente.

4. El último sobreviviente gana el derecho a poseer el Santo Grial.

Así es como es. Aunque hay otros detalles, esos son ramas y hojas cuyas reglas se establecen en cuanto la raíz y el tronco del árbol existan. De hecho es muy simple y básico. Por eso, el tipo de historia creada es completamente dependiente de la escandalosa imaginación del creador. Podría ser un cruel ‘muchacho-conoce-a-muchacha’ o una vigorosa batalla enmarañada.

Fate/Stay Night corresponde al primero. ¿Y qué hay de Zero?

Por supuesto, no hace falta que yo hable de la verdadera esencia de Urobuchi Gen. Definitivamente logrará una guerra completamente confundida de masacre comunitaria.

Aquellos lectores que pensaron que Fate/Stay Night “debería tener más sangre, lágrimas y trágicos finales”, ¡esto es para ustedes! ¡Este es el verdadero ‘Toque del Cielo’ con la batalla por la supervivencia como esencia!

Este es el otro lado de Emiya Kiritsugu desconocido por otros y que nunca fue mencionado hasta ahora.

Este es el cuarto Toque del Cielo que nunca había sido completamente descrito hasta ahora.

Sean magos o Sirvientes, todos ellos son personajes del nivel de jefes (boss level characters), y entre ellos se librará una batalla de eliminación cruel y despiadada.

Sí. Zero es un canon, pero al mismo tiempo es otra leyenda diferente de ‘Fate/Stay Night’.

Si lo tuviéramos que definir, es una parte extra extendida de una historia canónica. Es una hoja única de una melodía que Urobuchi Gen condujo de un tronco completamente Fate-ista. Aquí, no tienes que considerar el contenido del juego ‘Fate/Stay Night’. Solo mueve la historia de acuerdo a tus deseos, deja a los personajes mostrados retratarse a sí mismos a lo máximo y apresúrate hasta el final sin remordimientos.

Ese tipo de sentimiento galopante. Realmente quiero recordar el contrato pactado con esperanza y desesperanza, y al mismo tiempo esperar por el duelo entre Emiya Kiritsugu y ‘ese hombre’ escrito en su destino.


※※※※※


La maravillosa conclusión de las últimas notas del volumen 1 es como sigue. Permíteme hablar acerca de las historias detrás-de-escena en las que todos están interesados.

¿Por qué Zero sería escrito por Urobuchi Gen? Eso es una larga historia.

La relación entre Urobuchi Gen y Fate se puede remontar al 2002.

Yo estaba escribiendo la ruta Fate de Saber en ese tiempo, y fui enviado a un hospital próximo a mi casa por enfermedad. TYPE-MOON aún era doujin en ese tiempo, y Fate era aún un borrador joven con cuatro rutas principales, incluyendo la ruta de Ilya.

Takeuchi, que pensaba ‘si solo está Nasu haciendo el trabajo, nunca terminaremos’, me preguntó: “¿Hay un escritor que creas fiable que pueda escribir algunas historias que puedan ser insertadas en la trama?”

Con esos pensamientos, comencé a pescar a Urobuchi Gen con anzuelos tales como “¿Quieres ir a ver una película juntos?”. Aunque yo estaba muy feliz con la respuesta de Urobuchi “Yo definitivamente haré las cosas que me interesen”, yo aún le decía “Nah, ¡solo estaba bromeando!”. Eso fue porque yo repentinamente me fijé que yo siempre me rendía con los proyectos por ser así, y debía realizar este completamente. Quizás Fate sea el último juego que sea escrito solamente por mí. Por eso yo decidí hacerlo yo mismo y dejé de lado el plan del buscar su ayuda.

(Después, TYPE-MOON cambió de doujin a comercial, así, pedirle guiones a Urobuchi se volvió más difícil. Él también estaba ocupado haciendo cosas que le gustan, así que el asunto de la cooperación fue dejado de lado.)

Entonces pasaron dos años. Se volvió el verano del 2004, cuando Hollow estaba siendo desarrollado.

Cuando desarrollábamos Hollow, que tuvo muchos escritores asistentes creando la trama juntos, Takeuchi me sorprendió una vez más con sus palabras.

“Para Eclipse, ¿No deberíamos conseguir que Urobuchi Gen escribiera una?”

Era demasiado sorprendente. Pero porque mi disposición como fan de Urobuchi era muy intensa, era difícil para mí hacer esa petición; era como demandarle algo a Dios. Le planteé la pregunta a Takeuchi sin rodeos “… Um, si se lo plantearas tú, Takeuchi, él seguramente lo vería difícil de rechazar…”. Por eso, una vez que cenamos con Urobuchi, Takeuchi dijo sin rodeos “Urobuchi-san, tengo algo que quiero hablar contigo”. ¡¡Ese fue un ataque directo tan fuerte!! Tan feroz como un gancho “gran sureste” (グレート巽).

Sí. “gran sureste”. Creo que aquellos lectores conocedores deberían saber al respecto. Enfrentado a un ataque tal, este hombre que a menudo sobrepasaba la imaginación del lector solo bufó y asintió ligeramente, y cometió una astuta contramedida.

“Ah. Si es así, ¿Qué tal si me haces escribir del cuarto Toque del Cielo? Algo como Fate/Zero.”

Tan… ¡¡Impresionante!!

¿No es genial? Para ser honesto, incluso creo que esta es una idea mucho más maravillosa que desarrollar el juego Hollow.

Entonces, comenzamos a discutir al respecto:

“Hablando de eso, ¿de qué se trata la cuarta guerra?”

“Hum – ¡Saber siendo intimidada por Gilgamesh y Alejandro!”

Fue lo que respondí inceremoniosamente.

En mi mente hay dos puntos principales en el cuarto Toque del Cielo.

Uno es el contratiempo de Saber.

Rey Arturo, quien mandaba a su gente como el humano modelo. Desinteresada y devota, justa e incorrupta Arturo.

El comandante absoluto que sobrepasaba a los mortales, el majestuoso Gilgamesh.

Y el extrovertido rey que algunos llamaban un tirano, pero aún sostenía su fe en que le traería felicidad a su gente. El Rey de los Conquistadores, Alejandro, quien reinaba el mundo como un solo hombre.

Usando el intenso conflicto entre los tres para desembrollar la historia de Saber en Zero.

Y el otro punto es la historia de Kiritsugu. Le traspasé eso a él también de acuerdo a sus deseos. No había nada que me importara más.

“Entiendo. Entonces lo haré de acuerdo a la manera que a mí me gusta que sea. Ah, pero haré lo que pueda por hacer que el estilo de la obra sea próximo al de Fate.”

El ciertamente es Urobuchi Gen, capaz de pensar en los clientes de TYPE-MOON.

Después, lo discutimos una y otra vez. Después de una cuantas reuniones continuas , el borrador del volumen uno estaba finalmente completo en el invierno del 2004.

Algunos lectores podrían sorprenderse de que en ese momento, Hollow obviamente no estaba terminado, ¿¡Así que porqué estaba concluido el volumen uno!?

(Porque estábamos muy ocupados en ese tiempo. En 2005 también comenzamos a hacer un montón de nuevas comercializaciones. Después, en cuanto resolvimos todo el personal, la compañía volvía nuevamente a la pista.)

Por eso, Urobuchi-san pensó ‘Zero es una historia basada en Fate. Así que es mejor que Zero no esté disponible al público antes que Fate sea lanzado.’ Por eso, después de esperar un año, finalmente fue lanzado en el invierno del 2006. Así es como fueron las cosas.

Todo lo anterior es el encuentro inicial entre Urobuchi-san y Zero.

Aunque esa vez solo nosotros los creadores pensamos que sería un proyecto interesante, hoy, cuando la historia se acerca a su conclusión, no tengo dudas de que Zero se volverá una pieza que todos los que gustan de Fate estarán esperando ansiosamente.

El volumen uno es el prologo. Luego es el comienzo de la guerra en el volumen dos, y la aguda batalla y sus sorpresas en el volumen tres. Al final, está el completamente desesperanzado volumen cuatro (actualmente siendo escrito). Por favor disfruten la dicha del Fate que Urobuchi nos trae a todos.

Oh quizás no. A lo mejor el Toque del Cielo de Urobuchi sea más bien el verdadero Infierno.






Ir a: Página Principal Avanzar a: Volumen 2