Heavy Object:Volumen 2

From Baka-Tsuki
Jump to: navigation, search

Ilustraciones de la Novela[edit]


[edit]


Las teorías aceptadas de la historia son fácilmente revertidas.

Tomemos el acero como ejemplo.

¿En qué era y qué cultura utilizó primero el acero?

Cualquiera que conteste “los Hititas en el año 1400 a.C.” está desinformado. Cuando los materiales creados cuando el acero es fundido se encontraron en unas ruinas más antiguas que las ubicadas al oeste de Asia, es evidente que esa teoría era incorrecta.

Es posible que algunos libros de texto no contengan esa nueva información, así que tómenlo en cuenta.

Sin embargo, no hay manera de asegurar que esas ruinas al oeste de Asia sean la respuesta correcta. Es posible que el acero sea descubierto en ruinas mucho más antiguas en años venideros. Una vez que eso suceda, la información escrita aquí será igual a la que se encuentra escrita en esos viejos libros de texto.

Pero no es nada especial.

Eso sucede en cada campo.

Y los Objetos no son la excepción.

Los cuerpos principales de esas gigantescas máquinas miden más de 50 metros y la longitud de los cañones principales incrementa su medida general. Pesan más de 20 toneladas. Esos monstruos tiene una armadura al nivel de gruesos refugios anti-nucleares, sus reactores JPlevelMHD liberan más potencia que los reactores nucleares, y esa gran cantidad de energía es usada para activar a máxima capacidad más de 100 armas.

Actualmente, se dice que los Objetos son lo más fuerte que existe.

Ya sea el ejército, la marina, o las fuerzas aéreas, ninguna fuerza militar puede hacerles frente, así que esas armas gigantes se han dado a conocer como sinónimos de guerra. La guerra se ha convertido en batallas entre Objetos y el ganador de la guerra es decidido una vez que una de las dos máquinas deja de funcionar.

Es una teoría bastante arraigada.

Las personas creen que es imposible revertir dicha teoría.

Sin embargo, nadie puede saber cuándo será revertida una teoría histórica. Es posible que alguien perteneciente al futuro cercano se ría de nosotros si escuchara esta conversación.


Capítulo 1: Es Natural Ensuciarse en una Carrera de Obstáculos >> Batalla para Controlar la Antártica[edit]


Parte 1[edit]

¡¡Tengo una misión realmente importante para ustedes!!

“…”

Heivia, un chico de complexión fuerte y cabello castaño y corto, recuerda las palabras de su oficial superior mientras mueve silenciosamente sus dedos con una mirada en los ojos que recuerda a un pescado muerto.

Se encuentra en una habitación sin mucho espacio.

Dentro de la misma se encuentra una mesa con un montón de aparatos metálicos sobre ella. Quenser, un chico de cabello rubio que no le llega a los hombros, está sentado del otro lado de la mesa llevando a cabo una tarea similar.

En vez de sillas, están sentados sobre valijas para los proyectiles usados por los pequeños cañones de riel usados por los Objetos. Heivia no sabe cuántos proyectiles hay dentro, pero cada valija es del tamaño de un sofá para tres.

Además, la mesa no es realmente una mesa; es una enorme caja de madera. Está vacía, pero ha sido colocada entre las valijas con proyectiles para crear un espacio de trabajo.

Están cargando municiones.

Se les entregaron una gran cantidad de cartuchos para rifles de asalto vacíos, y están usando sus dedos para introducir una bala tras otra. Mientras que un ineficiente chasquido proviene del cartucho de Heivia, Quenser está utilizando sus delgados dedos que son como los de una doncella protegida para llevar a cabo el trabajo sistemáticamente.

Comenzaron apenas hace unos 15 minutos, pero Heivia ya se siente harto.

Golpea la valija con proyectiles para los cañones de riel con sus talones mientras se encuentra sentado y comenta, “Hey, ya no puedo continuar. ¡¡Esto no es la guerra!! ¡¡Con esos Objetos que pueden continuar moviéndose incluso después de un impacto nuclear, cargar estas insignificantes balas no nos servirá de nada!!”

“Heivia, repara el cartucho. Usaste demasiada fuerza y doblaste el resorte en forma de S. Puedo deducirlo por el sonido.”

“¿¡Por qué te ves tan contento!? ¡¡Este irritante trabajo hará que me vuelva loco!!”

“¿Eh? ¿Qué no éste tipo de trabajo trivial va acorde con tu corazón? Yo diría que correr por la selva con un pesado rifle es mucho peor que esto.”

“Ah, no me había dado cuenta de que ustedes los estudiantes de diseño de Objetos están locos. ¿Y qué chiste tiene hacer esto? ¿Las compañías de municiones no pueden cargar las balas en las fábricas antes de embarcarlas?”

“¿No se supone que mantenerlas cargadas por mucho tiempo debilita el resorte, incrementando el riesgo de mal funcionamiento? Es por eso que tenemos que cargar solamente las balas cuando son necesarias y retirarlas nuevamente si no se van a utilizar.”

“¿En verdad? ¿No es igual a la tinta para impresoras? Apuesto a que puedes dejarlas dentro para siempre sin problemas, pero te dicen que hagas este tipo de cosas para que continúes comprando.”

“Heivia, el resorte de ese cartucho está doblado. Tienes que retirar las balas y rehacerlo.”

“¡¡Gaahhh!!” Heivia grita irritado, pero Quenser, naturalmente, lo ignora.

“¿¡Cómo se supone que terminaremos con todo esto!? ¿¡Y no crees que es algo que debería hacer una máquina!? Si tuvieran al menos una máquina para hacerlo, nosotros podríamos simplemente colocar los cartuchos y presionar un botón. ¡Entonces todas quedarían cargadas automáticamente como una máquina expendedora de helados!”

“¿No crees que simplemente están intentando ahorrar fondos? Todo lo relacionado a la guerra está centrado en los Objetos estos días. Los soldados normales ya no pelean. ¿Cuándo podría ser usada una bala de rifle en realidad? Para ellos, tiene más sentido usar a sus soldados desocupados para esto que comprar una máquina ridículamente cara.”

“Realmente tienes facilidad para destruir la motivación de las personas, ¿sabes?”

Harto de todo, Heivia deja el cartucho del rifle de asalto sobre la caja de madera que utilizan como mesa. Dobla su espalda hacia atrás mientras se estira y mira detrás de él.

Ubica una pequeña alacena.

Heivia revisa tranquilamente los objetos alineados ahí, pero entonces…

“Hey, Quenser. Mira lo que encontré.”

“¿…?”

“Hay un video porno mezclado entre los videos de entrenamiento.”


Parte 2[edit]

Después de obligar a dos chicos soldados a llevar a cabo un trabajo increíblemente aburrido bajo sus órdenes con una sonrisa en el rostro, Froleytia regresó a la habitación especial preparada en su base. Sin embargo, la base es realmente un convoy a gran escala conformado por más de 100 enormes vehículos especiales, así que incluso su oficina es similar a un contenedor.

Quenser y Heivia tienen 17 años y Froleytia tiene 18. La edad promedio en las unidades continúa reduciéndose, pero eso sólo es una muestra de la época. La chica de cabello plateado es una menor, pero nadie piensa que sea raro que comande un enorme grupo de cerca de 800 personas. Simplemente así es como se hacen las cosas.

Ahora mismo, Froleytia está usando una tableta conectada a su computadora para revisar la ruta de invasión de sus fuerzas para la siguiente misión.

Mientras lo hace, se fija en un monitor diferente.

Con un micrófono y una videocámara conectados a la computadora, es algo así como un mecanismo de video chat. Del otro lado se encuentra un invitado del país seguro que se encuentra muy alejado del campo de batalla.

La chica podría simplemente tener dos ventanas abiertas en su laptop en vez de preparar dos computadoras, pero Froleytia tiene una razón para no hacer eso.

Éste invitado es el tipo de persona que tomaría como una grosería incluso que su rostro sea cubierto por otra ventana. Ella solamente tiene un rango de tres estrellas, pero actúa como si fuera de cinco.

“Ya veo. ¿Y qué tal está Heivia?”

“Ah, bien. Después de todo, es el heredero de la bien conocida familia Winchell. Nunca sería puesto en peligro al ser enviado a las líneas frontales.”

Froleytia dice eso para apresurar la conversación, pero la verdad es que ha usado a Heivia para todo desde cargar inútiles balas de rifles en cartuchos vacíos hasta destruir Objetos de 50+ metros.

(Bueno, yo misma estoy teniendo una vida desafortunada…)

La invitada que se muestra en el monitor no sabe nada de eso. Es una chica rubia de unos 15 años que lleva puesto un vestido que no pertenece a la era moderna. Sin embargo, el corsé y otros puntos importantes han sido lo suficientemente modificados para que puedan ser puestos sin necesitar la ayuda de alguien más. Incluso si es una chica noble, parece ser que su crianza no fue tan protegida como para usar a sus sirvientes para todo.

La chica rubia se rasca la mejilla con su dedo índice y dice, “Muy bien. Incluso para mí, sería un desperdicio si muriera antes de que la gran ceremonia sea llevada a cabo.”

“Disculpa, pero pensé que tanto la familia Winchell como la familia Vanderbilt estaban fuertemente en contra del compromiso.”

“Entre mayor sea el obstáculo, más me motiva. Deberías intentar enamorarte alguna vez, señorita soldado.”

Sin pensarlo, Froleytia se encoje de hombros al escuchar eso resaltado por una influyente chica noble. Sacude su largo y plateado cabello e intenta cambiar de tema.

“¿Esto en verdad es una buena idea?”

“¿A qué te refieres?”

“Hacer que traten a Heivia como un soldado de primer rango. Como el heredero de la familia Winchell, ¿no debería ser al menos un oficial como segundo teniente? Puede que se escuche grosero, pero primer rango es un poco…”

“Bueno, estoy segura de que hay muchas razones entremezcladas en eso. Realmente no lo sé. En verdad no me importa y no tengo un conocimiento real sobre los rangos militares, así que no puedo comentar nada al respecto. Y si vas a sacar ese tema a conversación, tú eres la hija de una familia de nobles y aún así estás disparando armas en el campo de batalla.”

Froleytia despeja su garganta.

Intentó evitar problemas innecesarios al cambiar de tema, pero terminó en una situación mucho peor.

“Entonces, ¿podría hablar con Heivia?” pregunta la chica.

“En serio. Conectaré el video chat, pero mantenlo en secreto. Todos los demás se la pasan viendo fotografías de sus amantes y diciendo que se casarán con ellas cuando regresen a casa.”

“Oh, pensaba que eso sólo sucedía en las películas,” dice la chica rubia mientras se arregla el fleco y revisa varias partes de su vestido. Parece un poco nerviosa sobre la idea de hablar con Heivia.

(Supongo que incluso algunas veces se ve tierna.)

Mientras Floreytia tiene ese pensamiento poco amable, la chica noble se lo pide nuevamente.

“Por favor conéctame con Heivia.”

“Bien, bien. Está en la habitación de trabajo del tercer almacén de armamentos. Te conectaré ahí.”


Parte 3[edit]

Quenser y Heivia están frente a una computadora en la esquina de la habitación. Introducen el disco del video porno y se sientan mientras el programa de reproducción multimedia se inicia.

Y entonces todo el porno llena la pantalla.

“¡¡Muy bien!! ¡¡Yo, Jessica, la intelectual soldado genio, convertiré en hombres a todos ustedes nuevos reclutas que tienen tanto miedo como para moverse!! ¡Es una orden! ¡¡Cualquiera que desee dejar de ser un niño, salte a mi pechoooooo!!”

“¡¡Co-comandante!!”

“¡¡Yo también, comandante!!”

“¡¡Yo… yo… comandante… comandante!!”

“¡Wah ha ha! ¡¡Muy bien, yo, Jessica, haré algo al respecto sobre esto, así que todos acérquense!!”

Mientras escucha las risas continuas, los gritos, los gemidos de esfuerzo, y observa la carne y el sudor y el sudor y la carne y la carne y el sudor mostrados en la pantalla, Quenser frunce el ceño. Desvía la mirada hacia el estuche y se da cuenta de que el nombre del video es “El Entrenamiento Secreto de Placer y Tetas de una Soldado Genial”.

Voltea a ver a su compañero, quien fue el que encontró el video, y comenta, “Um, ¿Heivia? ¿Eres del tipo de persona que disfruta recibir órdenes de una comandante?”

“¡¡No, idiota!! ¡¡Simplemente dije que debíamos disfrutar lo que encontré, no dije que fui yo el que lo ocultó aquí!!”

Quenser desvía la mirada de las imágenes que son más bizarras que eróticas y regresa a seguir cargando los cartuchos vacíos. Pero… “… ¿Huh? ¿Qué? ¿Huh? Por alguna razón estoy trabajando más rápido que antes. ¿Por qué?”

“¡¡Deja de perder el tiempo, chico!! ¿¡Quién dijo que podías descansar!? ¿¡Cuántas veces tengo que repetir que no te detengas hasta que yo, Jessica, te lo ordene!?”

“¡¡Waahh!! ¡¡Por alguna razón, me siento realmente motivado!! ¡Pensé que esto se suponía que sería sexy, pero estoy progresando increíblemente al trabajar al ritmo de su voz!”

“¿Qué? Mis manos se mueven por su cuenta. ¿¡Por qué tengo esta sensación natural de que sería incorrecto descansar!? ¿¡Crees que pueda filmarse un video de dietas efectivo al hacer que un sargento te grite sin descanso!?”

“¡¡Deja de hablar y mueve más rápido tus dedos!! ¡¡No permitan que yo, Jessica, me aburra ni por un instante!! ¡¡Si son hombres, destruyan las expectativas que tengo sobre ustedes!!”

“¡¡Sí, comandante Jessica!! ¡¡Haremos eso exactamente!!”

“¡Comandante! ¡¡Te demostraremos que somos soldados competentes! ¡¡Comandante!!”

Las manos de los dos chicos comienzan a moverse más y más rápido hasta que introducen las balas en los cartuchos de los rifles de asalto a una velocidad que parece ser mayor a la de una máquina de coser. Mientras Quenser y Heivia ejecutan esa tarea a sus límites, se deshacen de cualquier pensamiento inútil y se transforman en máquinas que no hacen nada más que introducir balas con precisión en los cartuchos mientras respiran pesadamente.

“¡¡Fihh!!”

“¡¡Siiii!!”

De pronto, creen escuchar un leve tono electrónico anunciando una video llamada entrante, y se abre una nueva ventana sobre el video porno.

HO v02 032.jpg

Y…

“¿Qué están haciendo?” pregunta una chica rubia con vestido y una voz y mirada frías.

“¿¡Waaaaaaaaahhhhhhhhhhh!?”

“¿¡Waaaaaaaaahhhhhhhhhhh!?”

Quenser y Heivia gritan al unísono y saltan para tomar el ratón y cerrar el reproductor con el video porno.

Sin embargo, la chica rubia de la otra ventana señala con ojos fríos y dice, “Heivia, estoy viendo un estuche muy sospechoso encima de esa caja de madera.”

“¡¡Kyaaaahh!!”

El fuerte y experimentado soldado grita como niña y lanza el estuche del video porno para retirarlo de la caja de madera que actúa como mesa.

Quenser se inclina y le murmura a Heivia para poder reunir algo de información.

“(Hey, Heivia, ¿quién es esta chica? Al parecer te conoce.)”

“(Te lo explicaré mejor después, pero es la hija única de la familia Vanderbilt. Su familia tiene casi tanto poder como la mía, pero puede usar casi todo su poder como noble mientras que yo estoy prácticamente solo y sin esperanzas. No puedo bajar la guardia, así que tú sólo quédate callado y déjame hablar a mí. ¡¡Ella no es alguien a la que una persona normal deba hacer enojar!!)”

“No tengo un temperamento tan corto,” interrumpe la chica.

“Ya veo. Pero si lo que dice milady fuera cierto, yo no hubiera tenido tantas dificultades en el pasado.”

“No tengo idea de lo que estás hablando. Como sea, no necesito de una razón para hablar contigo. Ya que estamos comprometidos, es anormal que pase al menos un día sin que hablemos. De hecho, si tú me contactaras, no tendría por qué hacer esto, Heivia. No está bien para mí el no escuchar nada de ti desde que te fuiste al campo de batalla.”

“Por favor dame un descanso. Cualquier correo que escriba incluso a mis parientes son revisados para evitar que filtre información. Descubrirán que utilizo todo tipo de emoticonos.”

Heivia habla como si estuviera irritado, pero Quenser se percata de que su tono es diferente al normal. Le hace falta su agresividad usual. Quenser juzga que es mejor permanecer callado, así que regresa a cargar balas. Él no es nadie para interferir en una conversación de pareja.

“¿En qué tipo de habitación estás? Pensé que te encontrabas en las líneas frontales llevando a cabo valientes logros para ganarte el derecho de convertirte en el líder de tu familia. ¿O la familia Winchell determina a su heredero con trabajos alternos?”

“Ah, las cosas pueden ser muy complejas aquí. Una señorita tomando té en el país seguro probablemente no comprendería cómo funcionan las cosas en el campo de batalla.”

“Heh heh. ¿En verdad piensas eso, cierto?”

“¿Ahn? ¿Qué? ¿No estás relajándote en una mansión en París? …No me digas que vienes hacia acá o algo así.”

“Ni siquiera yo sería tan descortés como para irrumpir en una base y confundir a todos mientras una guerra está llevándose a cabo. Todo lo contrario. Me dirijo al lugar más alejado del mundo de las guerras de este planeta. Los colores de las banderas nacionales son irrelevantes.”

“¿…?”

“Bueno, si logras ponerte a prueba en ese enlodado campo de batalla y finalmente convences a esos miembros cabeza duras de la familia Winchell, también podrás venir aquí. Es un poco inconveniente para usarse como residencia principal, pero es perfecto para disfrutar de vez en cuando.”

Y entonces la puerta de la habitación se abre bruscamente sin que llamen primero.

Quenser y Heivia se dan la vuelta ante el fuerte sonido.

La comandante de cabello plateado, Froleytia, entra a la habitación.

“Quenser, Heivia, tenemos un trabajo urgente. Necesitamos reunirnos en la sala de conferencias.”

“¿¿…?? ¿Por qué una comandante como tú vino directamente hasta aquí? ¿No podías enviarnos un mensaje?”

“Esta habitación está extrañamente sellada, así que las señales de radio no llegan. Además, se le dio prioridad al video chat, así que no podía interferir hasta que la transmisión de la familia Vanderbilt terminara. Apenas me percaté de eso hace un momento. Fue mi error, así que vine por ustedes.”

Entonces Froleytia se dirige hacia el monitor.

Sujeta a Heivia por la parte posterior de su uniforme y dice, “Como seguramente escuchaste, tendré que pedirlo prestado un momento.”

“Sí,” responde la chica rubia de vestido asintiendo levemente con la cabeza. “Haz que trabaje tan fuerte como sea posible sin matarlo, para que pueda terminar rápidamente con el ejército.”


Parte 4[edit]

Froleytia lanza a Quenser y Heivia dentro de la sala de conferencias y comienza la junta con los soldados que ya se encontraban ahí.

“Nuestro escenario esta vez es la Antártica,” dice Froleytia mientras muestra un enorme mapa en un pizarrón blanco. “Uno de los aviones de reconocimiento de nuestro Reino de la Legitimidad fue objetivo de un misil tierra-aire mientras volaba sobre la costa del Océano Ross. Quedó expuesto a un láser rastreador.”

“¿Nuestra misión es rescatar a la tripulación que se estrelló en la Antártica?” Quenser pregunta, pero Froleytia menea la cabeza.

“Afortunadamente, el avión estaba equipado con bengalas de emergencia. Una de ellas interrumpió la mira del enemigo y escaparon de su alcance. El problema es que algún idiota en la Antártica los estaba apuntando con un misil,” dice Froleytia con una mueca.

“Contactamos directamente con la Alianza de la Información, las Corporaciones Capitalistas, la Organización de la Fe, y los demás poderes mundiales para revisar, pero ninguno de ellos parecía saber quién pudo haber sido. Ya sea que hayan dicho la verdad o no, este incidente está siendo considerado internacionalmente como un ataque por terroristas no asociados con ningún poder mundial. En otras palabras, nadie podrá quejarse si los eliminamos.”

Escuchando eso, Quenser y Heivia comienzan a intercambiar murmullos entre sí.

“(¿Terroristas, hm? Escuché que los pertenecientes al país seguro al oeste de Europa pueden ser más espeluznantes que un campo de batalla en donde los Objetos se encargan de todo.)”

“(Sí. He escuchado que las fuerzas especiales policíacas tienen mucho más entrenamiento en el combate directo. De hecho, tratar con terroristas no es realmente trabajo del ejército.)”

“(La policía no puede ser enviada a la Antártica. Probablemente es por eso que nos envían a nosotros.)”

Heivia alza la mano y habla con su comandante.

“¿Entonces nos vengaremos?”

“No es algo tan incivilizado. La localización predicha del misil tierra-aire a partir del láser está cerca de un puesto de observación sin personal del Reino de la Legitimidad. Necesitamos revisar si ha sido destruido, y si no, eliminaremos la amenaza para mantenerlo de esa forma. …Simple, ¿cierto?”

“(Así que de cualquier forma los mataremos,)” murmura Heivia al ver la sonrisa de Froleytia.

Sin prestarle atención, la comandante continúa con su explicación.

“Como dije, la dirección por la que provenía el laser fue usada para estimar la ubicación de donde fue lanzado el misil. La ubicación es en la base del Monte Erebus que se encuentra a lo largo de la costa del mar Ross. Enviaremos una unidad y atacaremos. Si es posible, nos gustaría capturarlos vivos para conocer su objetivo, pero si no, no se preocupen por ello. Parece ser que matarlos a todos no representará ningún problema.”

Un revuelo falto de tensión se extiende por la sala de conferencias.

Las monstruosas armas de 50+ metros conocidos como Objetos son sinónimo de guerra.

Los Objetos poseen cierta característica. Aunque tienen equipadas más de 100 armas, dichas armas son activadas por un reactor de alta potencia y las armas se encuentran dentro de la variedad de rayos láser, cañones de plasma de baja estabilidad, cañones de riel, y cañones de gauss.

Nadie se molestaría en instalarles misiles tierra-aire.

En otras palabras, la probabilidad de que los supuestos terroristas tengan un Objeto es bastante baja. Además, el ejército del Reino de la Legitimidad puede enviar un Objeto lleno de la tecnología más reciente en cualquier momento.

Su victoria parece prácticamente asegurada.

Un Objeto no puede ser detenido incluso con un arma nuclear, así que pequeñas armas y misiles no pueden hacer nada. Es la comprensión de ese hecho lo que lleva a que la tensión abandone los hombros de los soldados.

“Ah, es cierto. Les tengo una advertencia,” dice Froleytia. “No podremos usar el Objeto de la princesa para esta misión. Ténganlo en mente.”

“¿Hah?” Quenser dice sin pensarlo.

Cree haber escuchado mal, pero Froleytia continúa extrañamente.

“Una vez más, no podremos usar el Baby Magnum de la princesa. Los Objetos son armas monstruosas que pesan más de 200,000 toneladas. Llevar algo así a un continente helado provocaría que el grueso hielo se quebrara y que el Objeto cayera. ¿Y después qué podríamos hacer para sacarlo? Ciertamente no conozco ninguna grúa que pueda levantar tanto peso.”

“U-umm… pensé que éramos una unidad de mantenimiento que se asegura de que un Objeto pueda desplegarse rápidamente y con precisión. ¿Qué se supone que haremos sin el Objeto?” pregunta Quenser.

“Bueno,” responde Froleytia mientras golpea la superficie del mapa con un bastón. “Espero que peleen con los terroristas usando armas más pequeñas.”


Parte 5[edit]

De esa forma, se dirigieron a la Antártica.

Supuestamente, los terroristas se encuentran ocultos en el Monte Erebus cerca del mar, pero Quenser y los demás usan un bote para llegar a tierra en vez de volar directamente hacia ahí. A partir de ahí, ellos y otros 100 compañeros soldados se aproximan en círculo alrededor del área. Los soldados participando en la operación usualmente trabajan como guardias en la base. Ya que también están utilizando tanques y helicópteros de combate, parecen más como una fuerza militar de tiempos pasados.

“¿Es en serio?” Heivia murmura mientras camina al lado de Quenser. “Esto es la Antártica. Déjame decirlo otra vez: la Antártica. ¿Qué estoy haciendo? Se suponía que debía trabajar en una base por 3 años para poder convertirme en el siguiente líder de mi familia. ¿Qué estoy haciendo aquí? ¿Acaso nuestra comandante de enormes pechos habrá olvidado que soy analista de radares?”

“Ahora que lo pienso, llegué a la base como estudiante de campo de batalla para poder estudiar los Objetos, ¿entonces por qué estoy en este continente de hielo que no tiene nada que ver con los Objetos?”

“Maldición. Solamente somos antenas humanas. Pudieron simplemente usar zánganos para esto.”

“Con esta ventisca, los UAVs serían difíciles de usar. Además, la señal de radio es fácil de interceptar, así que probablemente no son una buena idea para tratar con terroristas.”

“¿Qué tipo de respuesta seria es esa? ¿Tu lado masoquista despertó bajo las órdenes de esa hermosa comandante?”

“Solamente quiero terminar esto para poder irnos. Realmente no me importa un trabajo que no tiene relación con los diseños de Objetos. Heivia, necesitas aprender a aceptar las cosas como adulto,” Quenser comenta con un tono de voz aburrido, pero no parece que Heivia le preste atención.

Heivia alza la mirada hacia el cielo blanco y dice, “Por cierto, esto es la Antártica, ¿cierto? He tenido una pequeña duda desde hace algún tiempo. ¿Te molesta si te pregunto?”

“Las maravillas de la naturaleza están fuera de mi área de conocimiento. Si quieres una explicación, pregúntale a una de las organizaciones de protección ambiental.”

“Ah, no es nada difícil.”

La Antártica es un continente de hielo. En algunos lugares, la temperatura es menor a los -50 grados, haciéndola un área de verdadera tierra congelada. En esas tierras blancas, el agua pasa más tiempo del año en estado sólido que en líquido. Lo mismo sucedería con los humanos. Si un cuerpo de carne y hueso fuera expuesto a este ambiente extremo, terminaría congelado en varias partes bastante a menudo.

O al menos así debería ser.

“¿Por qué hace tanto maldito calor en la Antártica?” Heivia se queja mientras retira la capucha de su abrigo para climas fríos.

Entonces se seca el sudor de la frente y mira alrededor. En los documentales de animales que ha visto, el área es un terreno plano de blanco puro, pero ahora mismo ellos se encuentran en un terreno conformado por piedras negras. Además, puede distinguirse vapor blanco saliendo del suelo en varios lugares. Un poderoso viento está soplando y la nieve continúa cayendo de las nubes en el cielo, pero el vapor evita que los chicos sientan frío y la nieve se derrite antes de tocar el suelo, así que no se acumula. Nada concuerda con la imagen que tenía en su mente.

Mientras tanto, Quenser revisa la lectura de un termómetro digital.

“Las estaciones en el hemisferio sur están revertidas, ¿cierto? Casi es verano aquí. Aún así, la temperatura del aire es de -3.9 grados. Te congelarás en poco tiempo si te quitas tu abrigo.”

“No puede ser. ¿Estamos bajo cero? Siento como si estuviera en un sauna.”

“Estamos en un área volcánica, así que un extraño calor sale del suelo temporalmente. Recuerdo una erupción importante hace dos años que llegó a las noticias al cambiar drásticamente el cráter. Simplemente sientes calor por eso. Si te quedas quieto, comenzarás a enfriarte, así que mejor deberías ponerte tu capucha nuevamente.”

“¡¡Ah ha ha ha ha!!” Heivia comienza a reír repentinamente.

Quenser volta a verlo con expresión confusa y mira a Heivia señalando en cierta dirección.

“¡¡Mira, Quenser!! Unas aguas termales. ¡¡Estamos en la Antártica y aún así hay aguas termales saliendo de la tierra!!”

“…Ya te dije que estamos en un área volcánica.”

“¡Pero son aguas termales! ¡¡En la Antártica!! ¡¡Éste lugar está destruyendo todo lo que pensé que sabía sobre él!!”

Mientras habla, Heivia se quita sus gruesos guantes. Se agacha en la orilla del lago de agua que tiene vapor blanco elevándose de ella y mete la mano.

“Oh… wow. Parece ser que está a unos perfectos 40 grados.”

“Detente, Heivia. Si entráramos a las aguas termales, deberíamos simplemente de dejar de llevar a cabo esta guerra.”

Ambos chicos se sienten reacios a irse, pero Froleytia se asegurará de gritarles si caen en la trampa de esas aguas termales. Así que continúan caminando.

Los 100+ soldados también continúan su camino, pero el círculo que conforman es tan amplio que Quenser y Hevia no pueden ver a los demás.

Cruzan las tierras de roca dura y negra basándose en el mapa mostrado en sus aparatos portátiles. Después de recorrer algo de distancia, el suelo oscuro pasa a ser uno cubierto de nieve blanca y hielo. El suelo parece plano, pero realmente está levemente inclinado a tal grado que una pelota rodaría lentamente si se colocara en el suelo. La temperatura también parece estar reduciéndose. La tierra blanca continúa hasta el límite de su visión en todas direcciones y no pueden distinguir ningún punto de referencia obvio. Simplemente dejar de ver el mapa es suficiente para hacerlos sentir perdidos.

Quenser baja la mirada hacia las pequeñas piezas de hielo que crujen bajo sus pies mientras caminan.

“Ah, ahora sí, esto es más como esperaría que fuera la Antártica.”

“¿¡Ow!? ¡Esto no sólo es frío: lastima! Hey, Quenser. Hay algo extraño con mi cara, ¿¡puedes ver algo raro!?”

“El sudor de tu cara se está congelando. Supongo que lastima porque está jalando tu piel.”

“¡¡Mierda, mierda, mierda, mierda!!” Heivia grita mientras sacude los pequeños trozos de hielo de su rostro y se coloca su capucha. “¡Maldición! ¿¡Si vamos a entrar a un ambiente más al estilo Antártica, por qué no puede ser algo más lindo con pingüinos!?”

“Tanto hielo es algo digno de remarcar. Aunque probablemente te aburrirías de esto después de unos días.”

“¿Por qué estás tomándote esto tan positivamente, Quenser? ¿Eres de algún país helado?”

“No, estoy más harto del hielo que de cualquier otra cosa,” Quenser dice encogiéndose de hombros. “Cuando estaba en la escuela de mi país seguro, hicimos todo tipo de experimentos quebrando hojas de hielo rectangulares para aprender lo básico del blindaje de los Objetos. Veíamos cómo se distribuían las fisuras en la hojas cuando las golpeábamos en lugares diferentes.”

“¿Por qué con hielo? El blindaje de un Objeto es de acero.”

“Con agua, es fácil de reusar. Con un congelador, el experimento puede ser repetido tantas veces como quieras. Además, solamente teníamos que aprender las bases sobre cómo funcionan las fisuras, así que no había razón para usar placas de metal bien afinadas con un material reactivo resistente al calor que requiere de un caro artesano. Al mezclar algunos químicos para incrementar la viscosidad antes de que se congelara, se quiebra de la misma forma. También llevábamos a cabo experimentos para encontrar métodos más eficientes para absorber los impactos al destruir el balance de la viscosidad,” Quenser dice con un suspiro.

Fue gracias a que pensaba que esas clases eran demasiado aburridas que decidió salir al campo de batalla.

Entonces Quenser cambia de tema.

“Ahora que lo pienso, ¿qué están haciendo los terroristas en medio de la nada? ¿Obtuvieron un misil tierra-aire sólo para hacer algo de reconocimiento?”

“No sabes nada, Quenser,” Froleytia responde a través de la radio. “La Antártica ha sido un área de intensa competencia entre varias naciones sobre quién tiene los derechos de qué áreas incluso desde antes de que la ONU fuera destruida.”

“¿…? Pensé que la Antártica no tenía fronteras nacionales.”

“Justamente por eso, varias fuerzas han intentado apropiarse de ellas y han entrado en conflictos por eso. Después de todo, en la Antártica hay minas de hierro y carbón. El océano tiene muchas áreas pesqueras. Hay muchos recursos por los cuales competir,” Froleytia explica tranquilamente. “Actualmente, los poderes reclamando los derechos de la Antártica son la nación militar de Oceanía que fue destruida hace poco, el área del Valle Central del Oeste de América de las Corporaciones Capitalistas, el área del Archipiélago Chonos de la Alianza de la Información, y el área de Gran Bretaña del sur del Reino de la Legitimidad.”

Quenser frunce el ceño.

“Oceanía y el Archipiélago Chonos se encuentran en el hemisferio sur, pero el Valle Central del Oeste de América está cerca de Los Ángeles, ¿cierto? Y la Gran Bretaña del sur se encuentra en donde está Londres… Esas áreas no tienen conexión alguna con la Antártica.”

“Ellos están sacando su espíritu explorador e insisten que los que descubrieron primero el continente tienen los derechos. Si se tomara en cuenta el orden en el que fueron enviadas las exploraciones, ellos tendrían los mejores derechos, pero ese proceso de pensamiento no toma en cuenta a las partes involucradas así como sucedía en la Era de la Exploración.”

Eso significa que los terroristas (o al menos así son llamados oficialmente sin importar quiénes sean) deben haber atacado al avión de reconocimiento del Reino de la Legitimidad con un misil tierra-aire debido al problema relacionado tanto con los territorios de la Antártica como con sus recursos.

(Pero ese no es el verdadero problema. En esta era de los Objetos, que los soldados como nosotros seamos obligados a correr por ahí con un arma es lo peor…)

“¿Hay algo que quieras decir, Quenser?” pregunta Froleytia.

“¡¡N-no!! ¡¡Nada de nada!!”

“Tengo buenas noticias para ustedes. No necesitan enfrascarse en un tiroteo con los terroristas una vez que los encuentren. Nuestro preciado Objeto se encuentra en modo de espera en el Mar Ross, así que nuestra linda camarera podría acabar con ellos con un ataque a distancia una vez que ustedes descubran su ubicación.”

“Entonces,” Heivia dice mientras su aliento se hace visible gracias al aire frío. “¿No pudiste simplemente usar un satélite en vez de enviarnos hasta aquí? En estos días, se puede construir una villa en la luna y los transbordadores son lanzados por elevadores de trayectoria láser o catapultas electromagnéticas. Los satélites son tan abundantes como latas vacías al lado de las calles. Pero supongo que no puedo esperar a que una comandante dando órdenes mientras bebe chocolate caliente sobre el puente de un portaaviones comprenda cómo sentimos escalofríos en este helado lugar.”

“Las cosas se ponen un poco difíciles cuando se trata del Ártico o la Antártica,” Froleytia responde rápidamente e ignora por completo el último comentario. “Un satélite geosíncrono usando la fuerza centrífuga de la tierra para mantenerse cerca del ecuador no puede ver tan lejos. Algunos satélites realizan sus órbitas de forma perpendicular al ecuador, pero solamente pueden monitorear un área durante un momento específico del día.”

“¿No tienen satélites que se mantengan exactamente sobre el eje de la Tierra fuera de la atmósfera?”

“Sí, pero eso se encuentra justo en medio de un área de disputa de dueños. ‘Exactamente sobre el eje de la Tierra’ es prácticamente un punto indicador, así que sólo unos cuantos satélites pueden estar ahí. El Reino de la Legitimidad tiene una poderosa ventaja sobre el Polo Norte, pero eso también significa que no tenemos ningún satélite sobre el Polo Sur.”

“Así que estás cubriendo la falta de equipo dejando esa ineficiente carga de trabajo sobre nosotros los soldados humanos,” Heivia dice con un suspiro y frunce el ceño. “Esto no es algo que debería estar haciendo un humano civilizado.”

“Heivia, los humanos civilizados tienen algo conocido como modales. ¿Los conoces?” Froleytia responde.

Heivia quiere responder rápidamente, pero antes de poder hacerlo…

Una bala de rifle impacta el suelo entre Quenser y Heivia.

(¿¡Un ataque enemigo!?)

Ambos intentan cubrirse inmediatamente, pero se percatan que la planicie nevada no les otorga nada que puedan usar. Heivia sujeta a Quenser por los hombros y lo jala bruscamente hacia atrás. Incluso en esa planicie, el suelo tiene leves elevaciones y hondonadas. Los chicos retroceden unos pasos hacia un montículo en la planicie y se ocultan detrás de esa cubierta creada por el suelo helado.

“(¿¡Qué, qué, qué!? ¿¡Son esos terroristas!?)”

“(¿¡Quién más podría ser!? Casi morimos aquí en la Antártica. ¡¡Si no hubiera sido por el viento que sopla fuertemente, definitivamente uno de los dos hubiera muerto por ese primer disparo!!)”

“(Esta área es tanto volcánica como ridículamente fría, así que hay diferencias de temperatura importantes. Ellos han estado aquí más tiempo que nosotros, así que el metal de los cañones de sus armas o miras deben haber sido alterados de alguna forma.)”

Mientras intercambian comentarios apresuradamente, las balas de rifle impactan intermitentemente contra el suelo blanco y lanzan cristales de hielo al aire. Los puntos de impacto son diseminados. Tal vez sea gracias al viento que no pueden golpear a sus objetivos como Heivia dijo, o tal vez sea debido a muchas razones más pequeñas apiladas una sobre la otra.

Aún en el suelo, Heivia alza su rifle con la mira conectada que puede obtener datos de varias fuentes como los espectros infrarrojo y ultravioleta.

“(Su distancia es de 200 metros. Hay 7… tal vez 8 de ellos. Los rifles que utilizan son los que tienen culatas de madera. Han conectado lanza granadas con cinta eléctrica.)”

“(¿Puedes eliminarlos?)” Quenser pregunta.

“(¿Por qué lo dices como si fueras un espectador? ¡¡Deberías sacar tu pistola o tu PDW!!)”

“(Disculpa, pero no traigo ningún arma. Sólo los explosivos de siempre.)”

“(¿¡Entonces para qué estás aquí!?)”

Heivia se prepara para estrangular a Quenser, pero una bala de rifle impacta contra el suelo cercano. El chico baja la cabeza frenéticamente y dispara su propio rifle en respuesta para mantener ocupado al enemigo.

“(¡¡Mierda, mierda, mierda!! ¡Te estrangularé más tarde, pero ahora necesito preguntar! ¿¡¡Por qué saliste a pelear con terroristas sin una sola bala!!?)”

“(¡Para ser honesto, realmente quería traer algún arma!)”

“No puedes, Quenser,” interrumpe Froleytia. “Un estudiante que no ha terminado su entrenamiento no tiene permitido llevar un arma de fuego militar.”

“(Sí, ¿pero no es más complicado manejar explosivos?)”

“Usaste explosivos en tus experimentos anti-impacto relacionados con la forma de los Objetos en la escuela de tu país seguro, ¿cierto? Es por eso que tienes permitido usarlos. Además, esa forma de pensar es señal de un chico que no sabe lo espeluznante que es una descarga accidental.”

“(Ya veo…)” Quenser responde en voz baja justo cuando una bala enemiga lanza partículas de nieve al aire después de impactar contra el suelo.

En ese momento, Heivia pierde el control.

“¡¡Deja de estar ahí y haz algoooooooo!! ¿¡Por qué yo soy el único que arriesga la vida para contraatacar!? ¡¡Sabemos en dónde se encuentra el enemigo, así que usen el Objeto de la princesa para acabar con elloooooooooosss!!”

“Ah, es cierto, es cierto,” Quenser dice mientras cambia la frecuencia de su radio para contactar con el Objeto.

La respuesta que recibe es breve y clara.

“En esa ubicación, la onda de impacto y calor radiante también los afectará a ustedes. ¿Están de acuerdo con eso? Cambio.”

“¡¡Mierda, mierda, mierda, mierda, mierda, mierda, carajo!!” Heivia grita mientras dispara rápidamente 2 o 3 veces con su rifle.

Mientras tanto, Quenser contacta a sus aliados en el área, pero ninguno está en posición para llegar ahí rápidamente.

“Maldición. ¿No estarán mintiendo acerca de su posición para evitar quedar envueltos en esto, cierto?”

Quisiera lanzar su arma y escapar, pero con las balas viajando sobre él, alzar la cabeza descuidadamente seguramente le costaría la vida. Doscientos metros es una distancia relativamente cercana para los rifles, así que es solamente gracias al poderoso viento y al escenario blanco que afecta su comprensión visual que los mantiene al margen de herirse entre ambos bandos.

Los soldados enemigos deben estar más acostumbrados a ello porque se han separado gradualmente. Sólo unos cuantos metros se han abierto entre los soldados enemigos, pero claramente están intentando rodearlos vía rutas diferentes.

Quenser casi alza la cabeza por la sorpresa, pero Heivia lo mantiene agachado. Inmediatamente después, una bala vuela directamente sobre su cabeza.

Aún cubierto con nieve, Quenser dice, “¡¡Esto es malo, Heivia!!”

“¿¡Te refieres al enemigo dividiéndose para rodearnos por ambos lados!? ¡Ya lo sé! ¡¡El problema es que no podemos hacer nada al respecto!!”

“¡¡No, no me refiero a eso!! ¡¡Un pingüino!!”

“¿¡Hah!? ¿¡A quién l preocupa un pingüino en este mome-…!? ¿¡Un pingüino!?”

“¡Es un polluelo! ¡¡Un pingüino bebé!!”

Con expresión sorprendida, Heivia mira en dirección hacia donde señala Quenser. Un pequeño y gris pingüino bebé se encuentra avanzando balanceándose de manera extraña justo en medio del área en donde los soldados disparan sus rifles.

Quedará envuelto en el tiroteo, pero tampoco es que puedan detener su ataque.

Justo cuando las venas de la sien de Heivia están hinchándose debido a la ansiedad, ocurre algo extraño.

Justo cuando está a punto de retirar su dedo del gatillo, los terroristas también dejan de disparar.

El único movimiento restante en la blanca nieve es el pingüino bebé que continúa avanzando contoneándose mientras no les presta atención a los soldados en las líneas frontales de un campo de batalla.

Con manos sudorosas, Quenser y Heivia observan su progreso.

“(¡¡Vamos!! ¡¡Puedes hacerlo, pingüino bebé!!)”

“(¿¡Espera, por qué sólo está el bebé!? ¿¡No se supone que uno de los padres debería cuidarlo!?)”

Y entonces el pingüino bebé tropieza.

“¡¡Waahh!!”

“¡¡No, Heivia!! ¡¡La regla de la naturaleza es la no intervención humana!!”

Heivia casi sale de su cubierta para ayudar, pero Quenser lo detiene rápidamente. Mientras tanto, el pequeño pingüino usa sus alas para intentar levantarse nuevamente.

“¡Gyah!” Se escucha otro graznido aviar.

“¿¡Un albatros!?”

“¿¡No irá a comérselo, o sí!? ¿¡No pensará atacarlo desde el cielo, cierto!?”

Aún así, la regla de la naturaleza se aplica nuevamente.

Mientras Heivia intenta apuntar su rifle hacia el ave marina y Quenser intenta detenerlo, el albatros extiende sus alas y prepara su puntería desde el cielo. El pingüino bebé cuya silueta parece una bola de pelusa no tiene idea de que es el objetivo de un ataque.

Y entonces el albatros entra en acción.

El enemigo natural del pingüino vuela hacia abajo como si fuera una lanza. Su mortífero pico se dirige con precisión hacia el pingüino bebé.

Todos predicen el color y el olor de la sangre.

Quenser y Heivia se olvidan de su pelea por el rifle y se llevan las manos al rostro para cubrir sus ojos.

Pero la tragedia que esperaban no ocurre.

“¡¡Kyaaaahhhhhh!!” se escucha otro graznido desde el costado.

“¿¡…!? ¿¡Q-qué fue eso, Quenser!?”

“Creo que ha llegado la madre. ¡¡Es la madre del pingüino!!”

Asustado por el graznido de advertencia, la puntería del albatros es modificada levemente. El pico apenas roza al pingüino bebé y éste chilla fuertemente por su madre.

Pero el albatros no parece dispuesto a rendirse. Regresa al cielo blanco, vuela formando un amplio arco, y entonces busca al pingüino bebé una vez más.

Sin embargo, el bebé pingüino ya no se encuentra solo.

La enorme madre se apresura para actuar como escudo.

No hay garantía de que la madre pueda salvar a su bebé.

El filoso pico y las garras del ave marina son una gran amenaza para un pingüino adulto.

Aún así, la mirada de la madre no titubea.

Extiende sus alas que normalmente son usadas para remar en el agua, abre su pico tanto como puede, y deja escapar un graznido de advertencia tras otro tan fuerte como puede.

HO v02 056.jpg

Tanto Quenser como Heivia aguantan la respiración.

Los terroristas del otro lado de la planicie nevada también se quedan en silencio.

Y entonces…

El albatros da unas cuantas vueltas en círculos sobre las cabezas de los dos pingüinos antes de darse por vencido. Abandona su trayectoria anterior, suelta un graznido retador, y se marcha volando por el cielo.

La madre pingüino consiguió proteger a su hijo.

En ese instante, un animado grito como el que se escucharía en un estadio resuena en la Antártica. Se escucha como si toda la humanidad hubiera lanzado un grito de júbilo ante el amor familiar de esos pingüinos. Quenser y Heivia se abrazan y puede verse a los soldados enemigos alzando sus rifles con ambas manos como pesas en un espectáculo. La espiral de alegría rodeando a los pingüinos parece sorprenderlos. El bebé se oculta en el pequeño espacio entre las patas de su madre y los dos animales se alejan del área rápidamente. Normalmente el macho es el que debería hacer esto, pero por alguna razón se trata de la madre.

Después de unos 10 minutos, los pingüinos cruzan el campo de batalla, bajan por una leve pendiente, y desparecen por completo de la vista de Quenser y Heivia.

En poco tiempo, la fiebre por los pingüinos termina silenciosamente.

Inmediatamente después, ambos lados comienzan nuevamente el tiroteo sin vacilar.

Quenser y Heivia se ocultan lo mejor que pueden. Mientras Heivia presiona el gatillo, grita con ojos inyectados en sangre.

“¡¡Ahhhhhhhhh!!¡¡Fuego fuego fuego fuego!!”

“¡Daahh! ¡Maldición! ¡¡Creo que realmente no podemos llegar a un acuerdo!!” Quenser grita mientras opera su aparato portátil.

En la Antártica, todo es blanco sin importar a donde vayas, así que el chico acerca y aleja el mapa repetidas veces para revisar bien todo.

Viéndolo, Heivia grita con voz irritada. “¿¡En qué nos ayudará revisar el mapa!? ¡No podemos recibir ayuda de la princesa! ¡¡El enemigo está dividiéndose para rodearnos!!”

“Ocupémonos de ellos antes de que eso suceda,” Quenser saca un poco del explosivo plástico ‘Hand Axe’ de su mochila. Entonces incrusta el fusible eléctrico en él. “Cuando te dé la señal, dispara como loco para contenerlos. Lanzaré esto durante ese momento.”

“¿Sabes qué tan lejos están? Son 200 metros. Ni siquiera un lanzamiento largo con un lanzapelotas de béisbol llegaría tan lejos.”

“¡No tengo tiempo para explicarlo! ¡¡Hazlo ahora!!”

“¡Muy bien! ¡¡Mierda!!”

Aún quejándose, Heivia alza su rifle. En vez de apuntar cuidadosamente a algún enemigo, dispara entre todos mientras mueve el cañón de su arma como si fuera un abanico.

Como resultado, la precisión se reduce aún más, así que las balas no quedan ni cerca de impactar. Sin embargo, eso intimida a los soldados lo suficiente para hacer que se cubran.

Quenser se levanta y lanza el explosivo plástico con todas sus fuerzas. El Hand Axe vuela formando un gran arco, pero no alcanza a los enemigos justo como Heivia lo esperaba. Además, el viento evita que vuele exactamente en línea recta. Tomando en cuenta lo poderosa que es la ventisca, debió haber consumido bastante esfuerzo para llegarlo a más de 50 metros como lo hizo Quenser. El explosivo cae en un parche de hielo grueso, así que el Hand Axe se desliza un poco más como una piedra de curling. La pendiente levemente pronunciada en la planicie nevada en esa dirección también ayuda, así que el explosivo plástico gana más distancia mientras se desliza por el suelo.

Incluso con todos esos factores, 120 metros es su límite. No queda ni cerca de la distancia de 200 metros de los enemigos.

Heivia chasquea la lengua y grita, “¡Maldición! ¡¡Te lo dije!!”

“¡Está bien! ¡¡Eso es lo que quería!! ¡¡Agáchate, Heivia!!” Quenser responde gritando mientras usa su pulgar para enviar la señal de detonación vía su radio.

Heivia parece dubitativo, pero el resultado se muestra inmediatamente después.

Con un fuerte estruendo, una enorme porción de 200 metros de largo de la tierra blanca se derrumba.

Es como una trampa gigante. La tierra se derrumba y colapsa unos cientos de metros. La nieve, el hielo, y los soldados sobre el suelo caen por el enorme agujero.

No hay nada que puedan hacer.

Los soldados enemigos que estaban disparando bala tras bala caen en la fosa con gritos de sorpresa.

“Bien, parece ser que eso funcionó,” Quenser dice con un suspiro de alivio mientras retira su pulgar de la radio usada para la detonación. “Todo lo que quiero saber está relacionado con los diseños de los Objetos, ¿entonces por qué continúo aprendiendo a cómo matar personas?”

“…Um, ¿qué acaba de suceder?”

“Literalmente se encontraban en un área sobre el hielo. Una gruesa capa de hielo estaba cubriendo el espacio en un acantilado de piedra en forma de V y debajo no había nada más que un gigantesco espacio. Gracias a la actividad volcánica de esta área, el espacio debajo se ha convertido en algo como un río. Era suficientemente grueso como para que un vehículo de nieve de diesel pudiera pasar sin quebrarlo, pero no era suficiente para soportar un explosivo militar.”

“Ah, era por eso que revisabas el mapa.”

“Puedo entender el por qué no enviarán al Objeto hasta aquí.”

Quenser mira hacia las profundidades del acantilado de hielo que creó. No puede ver el fondo dentro de la profunda oscuridad. Si un Objeto cayera a través de ese hielo, se necesitaría una grúa capaz de levantar 200,000 toneladas. Y obviamente, la humanidad no tiene un aparato similar.

“Ahora que lo pienso, mencionaste los experimentos sobre quebrar las placas de hielo en la escuela de tu país seguro.”

“Aunque no era algo tan intenso,” Quenser dice encogiéndose de hombros. “¿Pero no te alegra que haya traído estos explosivos?”

“De cualquier forma, todavía tengo ganas de estrangularte.”


Parte 6[edit]

Quenser y Heivia avanzan por la planicie nevada.

En poco tiempo, llegan a su destino.

El círculo de soldados rodeando el área se ha estrechado lo suficiente como para poder ver a sus compañeros soldados aproximándose vía rutas diferentes. Cuando un aliado agita la mano hacia ellos a través de la escena blanca, Quenser hace lo mismo.

“¿Sabes? Realmente es un alivio tener tantas caras conocidas a nuestro alrededor.”

“¡Idiota! ¡¡Hay otras maneras de enviar señales!! ¡¡Agitar la mano es como usar una bomba de humo para indicarle al enemigo en dónde estamos!! ¡¡Acabamos de matar a algunos de ellos, así que probablemente se encuentren en alerta máxima!!”

Su compañero soldado debió recibir una advertencia similar porque es golpeado en la cabeza y arrastrado fuera de su vista.

Heivia tiembla y su aliento es blanco en el aire mientras dice, “Ya tuve suficiente de la Antártica. ¡¡Hace demasiado frío!! ¡¡Pensaba que el hemisferio sur estaba cerca del verano!! ¡¡Incluso se me hace difícil creer que ahora mismo está sucediendo lo del calentamiento global!! ¡¡Aquí hace mucho frío!!”

“Eso sólo se debe a que no conoces la temperatura promedio de este lugar. Al menos, ciertamente no me gustaría caminar por aquí de noche.”

Mientras charlan entre sí, entra una transmisión a la radio. Es de la princesa que espera en el Mar Ross en su Baby Magnum.

“Con todo el calor producido en esta área hermética, me estoy rostizando. Quisiera que esto terminara tan pronto como fuera posible. Quenser, ¿estropeaste algo al darle mantenimiento al aire acondicionado?”

“Maldición, el castillo de la princesa se escucha tan maravilloso como siempre.”

“Ahh, hace demasiado calor. Nadie puede verme, así que tal vez debería quitarme este traje especial. Dudo tener que encargarme de alguna batalla a gran velocidad.”

“¿Estás intentando elevar nuestra temperatura corporal a través de nuestra imaginación?”

“¿…?”

Mientras Quenser frunce el ceño, Heivia parece perder todo tipo de motivación.

“Me gustaría recalcar nuevamente que esto es una locura,” se queja. “Nosotros somos soldados que supuestamente debemos proteger el área alrededor de la base segura. No estamos acostumbrados a misiones especiales en las que tenemos que salir en búsqueda de una fortaleza terrorista.”

“¿Huh? ¿Existen diferentes tipos de soldados rasos?”

“Ah, vamos. ¡Eso no es algo que quisiera escuchar de alguien en las líneas frontales! ¡¡Al menos, deberías saber que los trabajos que tú obtienes son muy diferentes a los que nosotros tenemos que hacer!!”

“Pareces sentirte bastante presumido, Heivia. Tal vez yo sólo sea un estudiante, pero los demás son soldados de la misma base que tú.”

“Tal vez les llamemos soldados, pero nos convertimos en soldados de maneras distintas. Algunos acuden a una academia militar y otros pasan por un curso de entrenamiento de corto plazo. Dependiendo del área del ejército a la que quieras entrar, cambia tu ruta. La mayoría de los soldados en la base pasaron por una escuela de entrenamiento de un año entero. No muchos pasaron por el curso de entrenamiento de 6 meses que yo hice.”

“¿No piensas que los que entrenaron por el doble de tiempo sean más fuertes?”

“Quenser, ¿crees que alguien que se sentó en un escritorio por un año sería más fuerte que alguien que se arrastró por el lodo durante seis meses? Además, la mayoría de las personas tienen que repetir el entrenamiento semestral al menos dos veces antes de pasar. Aquellos que se gradúan en 6 meses como yo son bastante raros.”

“De cualquier forma, eso es algo como un día en el parque comparado con lo que sucedía en mis días, cuando teníamos que correr por ahí con un rifle,” interrumpe Froleytia.

Su frase tal vez la haga parecer como si fuera alguna una anciana, pero realmente tiene 18. Quenser se pregunta cuánto tiempo ha vivido en el campo de batalla.

“Por cierto, ¿por qué elegiste el curso enlodado, Heivia?” Quenser pregunta.

“¿Ahn?”

Tal vez se debe a la sensación de calma después de terminar un tiroteo y confirmar que no hay enemigos cerca o porque quieren procrastinar al tener que dirigirse al siguiente campo de batalla, pero Quenser y Heivia continúan charlando.

“Quiero decir, eres un noble, ¿cierto? Seguramente existe algún curso especial para nobles. Uno en el que logres ser segundo teniente tan pronto como te gradúes.”

“Ah, eso sería en una academia militar. Incluso los civiles pueden entrar a esos. Una vez que llegas a general, casi lo único que encuentras son nobles, pero una persona normal puede llegar hasta general de brigada si trabaja duro.”

“¿Entonces por qué estás hasta el fondo de la pirámide como soldado de primera clase?”

“Por varias razones. Para ganarme los derechos de mi familia, necesito demostrar que realmente estoy peleando y defendiendo una base y ayudando al país en vez de simplemente mirar desde un puesto alto.”

“Pero de cualquier forma lo único que haces es perder el tiempo en la base,” comenta Froleytia.

“Bueno, no les digo eso. Todo tiene que ver con las apariencias. Además, no es que las acciones de un solo soldado en un campo de batalla dominado por los Objetos vaya a ‘ayudar al país’. Nunca esperé ser enviado a la Antártica como ahora.”

“Los nobles realmente la tienen difícil. Cuando escucho ese tipo de dificultades, me alegro de ser una persona común,” dice Quenser.

“Yo estaría más preocupado si fuera una persona común. Incluso si el parlamento se ha abierto de alguna forma recientemente, los nobles aún tienen el control del centro del gobierno. ¿No te preocupa el tener tan pocas oportunidades para que el gobierno escuche tu voz?”

“La política es una molestia. Mientras alguien más se encargue de ella, realmente no me importa.”

“¿En serio? Supongo que eso es a lo que le llaman demografía apática.”

Mientras continúan charlando tranquilamente, se detienen de pronto.

Detrás de una pequeña colina, se encuentra la base del Monte Erebus.

Quenser y Heivia se ocultan instintivamente sobre la nieve y observan el área a través de los binoculares y la mira del rifle respectivamente.

Sin embargo, el área de la base es realmente grande. La nieve siendo levantada por el viento hace que el área sea difícil de ver.

Lo que miran a través de sus respectivas lentes es una pronunciada pendiente después de unos cuantos kilómetros de planicie pura.

Similar a una puerta que da paso a un camino hacia las montañas, un solo edificio rectangular se encuentra entre la planicie y la pendiente. Debe tratarse del observatorio del Reino de la Legitimidad. En la planicie nevada cerca de éste, se encuentran cilindros de 80 cm de grueso y unos 9 metros de largo recostados sobre su costado. No sólo son dos o tres. A intervalos, cerca de 50 de ellos se encuentran colocados de tal forma que ocupan unos cuantos kilómetros.

Quenser y Heivia parecen confundidos.

“(Supuestamente el láser para el misil tierra-aire que atacó el avión de reconocimiento estaba por aquí.)”

“(¿En dónde está el resto de los terroristas? No me digas que no aguantaron el frío y se fueron.)”

“Si están calentándose dentro del observatorio, podemos simplemente atacarlos, pero de otra forma esto sería un problema,” dice la comandante, Froleytia.

“¿Por qué?”

“Se nos ordenará buscar a esos terroristas incluso si ya no se encuentran aquí. Tendremos que buscarlos en cada rincón y grieta de este continente helado. Incluso si los terroristas salieron de la Antártica desde hace tiempo, nosotros tendríamos que continuar la búsqueda hasta estar totalmente seguros.”

“¿Es en serio? Hey, Quenser, vayamos a revisar el observatorio de una vez. Si dejamos que escapen, terminaremos congelados hasta morir. Rápido, rápido. Vamos, apresurémonos para poder regresar a donde hay cobijas y calentadores.”

“No, Heivia. Apresurarse de esa forma sólo nos conseguirá un disparo en la cabeza.”

Mientras discuten con voces apresuradas, Quenser y Heivia se arrastran por la planicie nevada. Ocasionalmente observan a otros moviéndose de la misma manera. Son otros soldados del Reino de la Legitimidad y sus reacciones fueron las mismas. Quieren terminar rápidamente con el trabajo, pero también se preguntan qué son esos enormes cilindros.

Como si expusiera lo que todos están pensando, Heivia dice, “En esta era en la que pelean Objetos de 50 metros, los soldados de carne y hueso corriendo por ahí y disparándose entre sí con armas es una tontería. Cualquiera que sea la estrategia del enemigo, no podrán ganar con el Objeto de la princesa esperando en el Mar Ross. En serio, deberíamos darnos por vencidos. Morir por algo como esto es simplemente estúpido.”

“Hey, Heivia, he estado preguntándome algo,” Quenser dice mirando alrededor mientras continúa tendido sobre su abdomen. Se han arrastrado cerca de un kilómetro a través de la nieve hasta ese momento. “¿Qué son esos extraños cilindros alrededor del observatorio?”

“¿Ahn? ¿No serán antenas usadas por el observatorio? Probablemente están colocadas así por el fuerte viento,” Heivia dice indiferentemente, pero realmente no tiene confianza en su propia respuesta.

Y entonces Quenser obtiene su respuesta de una fuente diferente.

Los enormes cilindros de 9 metros de largo y 80 cm de grosor se mueven como uno sólo, reuniéndose en un solo punto.

Un gigantesco cañón de arma soportado por una plataforma con un centro de gravedad bajo ha movido su mira repentinamente en dirección a Quenser y Heivia.

“… ¿Hah?”

En ese instante, Quenser y Heivia son incapaces de mover sus cuerpos como desean. Incluso si miran perplejos, pueden comprender lo que significa la escena ante ellos.

Han visto algo así antes.

Saben qué es lo que les está apuntando.

Son…

Los repuestos para los cañones gigantes creados para ser instalados en un Objeto.

Los 50 cañones que se encuentran alineados a intervalos apuntan hacia la planicie nevada en donde se encuentran Quenser y los demás soldados.

“¿¡¡Oooooooohhhhhhhhhh!!?”

Quenser y Heivia se percatan de lo que está sucediendo, gritan, y ruedan a través de la planicie nevada tan rápido como pueden. Inmediatamente después, los cañones rugen.

Parece ser que se trata de cañones de riel.

Incontables ondas de impacto se expanden y el cuerpo de Quenser flota en el aire. Unos segundos después, regresa a la fría nieve con un fuerte impacto y comienza a girar, pero esta vez no es porque quiera hacerlo. Los cañones no lo golpearon directamente. Si así hubiera sido, su cuerpo hubiera quedado hecho pedazos. Su patético cuerpo simplemente fue afectado por las ondas de impacto creadas cuando fueron disparados.

Sin embargo, eso es suficiente para detener su respiración.

“¿¡Gb…gh!?”

Se dobla como un arco y de alguna manera logra inhalar algo de aire. Seguramente fue gracias al intenso frío sobre las partes móviles de los cañones que no fue golpeado directamente. Sin embargo, el calor causado por los motores pronto elimina eso. Los milagros no continúan ocurriendo para siempre.

(¿¡Seré asesinado!?)

Levantarse sólo le serviría parra recibir un disparo, pero esa planicie no tiene ningún lugar para cubrirse. El enemigo los atrajo hasta ahí por esa simple razón.

(Maldición. ¿¡Por qué tienen cañones de riel preparados!? ¡¡Usaron un misil tierra-aire pasado de moda cuando atacaron al avión del Reino de la Legitimidad!!)

Quenser no tiene idea de qué hacer.

Mientras comienza a perder la tranquilidad, escucha la voz de Heivia llamándolo.

“¡¡Quenser!! ¡¡Baja aquí!!”

Él no sabe lo que eso significa, pero lo comprende una vez que mira alrededor del área. La primera ola de ondas de impacto ha abierto una enorme fisura en la tierra. Es de más de un metro de ancho. Heivia bajó a ese pasaje formado naturalmente y está asomando la cabeza para gritar.

Quenser gira por la planicie nevada y entra a la fisura que se encuentra cerca.

Justo cuando cae dentro, los cañones de riel comienzan su segundo ataque.

Simplemente los efectos secundarios crean un ruido como el de un bombardeo aéreo y todo el oxígeno de Quenser es extraído a pesar de encontrarse dentro de la fisura.

Heivia se percata de ello y corre hacia él.

“Maldición, esto no es ninguna broma. Los terroristas han preparado una tonelada de repuestos para Objeto. ¿¡Se supone que es como una posición antitanque de las guerras antiguas!?”

“¿A qué te refieres con eso?”

“Recibimos clases aburridas sobre varias formas del combate clásico durante las lecciones de historia en el entrenamiento. En el pasado eran usadas las posiciones de batalla en las que atraían enemigos y los bombardeaban por ambos lados. En ese entonces, usaban armas antitanques, pero se ve que han cambiado eso. ¡¡Mierda!! ¿¡No crees que esto es demasiado para unos soldados rasos!?”

Quenser se pregunta cuántos de sus aliados lograron entrar a las fisuras. Espera que todos ellos hayan llegado a alguna, ya que cualquiera que no lo haya hecho seguramente está muerto.

Heivia se recarga contra el muro de la grieta y pregunta, “¿Sabes qué es lo peor de todo esto, Quenser?”

“¿Que esos cañones para Objeto pueden disparar en cualquier dirección a pesar de ser repuestos?”

“No,” Heivia dice con la frente cubierta de sudor. “si están usando cañones para Objeto, deben tener un reactor capaz de hacerlos funcionar.”

“Espera, quieres decir…”

“¡¡No son simples terroristas!! ¡¡Deben tener un Objeto!! Tienen uno oculto en algún lado y unos gruesos cables deben mantener conectados esos cañones de riel. ¡¡Incluso si escapamos de aquí, probablemente nos encontraremos con un Objeto esperándonos!!”

Escuchando la confirmación de alguien más provoca escalofríos en la espalda de Quenser.

Las armas gigantes conocidas como Objetos tienen un grueso blindaje al nivel de un refugio nuclear y reactores con potencia que superan a los reactores nucleares. Y utilizan esa impresionante potencia para crear una lluvia de láseres o usar cañones de plasma de baja estabilidad. Solamente otro Objeto puede enfrentarse a algo así. Sin importar lo mucho que batalle un soldado de carne y hueso, es excesivamente difícil causarle daño a uno.

Sin embargo…

“Heivia. Disculpa, pero no tenemos tiempo para discutir qué hacer después.”

“¿Ahn?”

“¡¡Mira!! ¡Las ondas de impacto están ensanchando la grieta! ¡¡A este paso, caeremos tanto que seremos incapaces de regresar a la superficie otra vez!!”

Heivia baja la mirada hacia sus botas. Es verdad que la fisura está ensanchándose, y rápidamente. Sin embargo, salir de ahí descuidadamente sólo los hará ser víctimas de los innumerables cañones de riel. Están condenados si lo hacen y están condenados si no lo hacen. Si no resuelven rápidamente este problema, terminarán muertos.

“¿Qué hacemos, Quenser? Esos cañones son masas gigantes de acero. ¡¡Un rifle no es suficiente para destruirlos!!”

“Sí, y no tengo suficientes Hand Axe para hacer explotar cada una de esas cosas. Sin mencionar que no puedo pensar en alguna manera para aproximarnos a ellos.”

“¿No podemos quebrar el hielo debajo de ellos como con los terroristas?”

“Desafortunadamente, se encuentran sobre suelo firme con soporte adecuado. E incluso si pudiéramos, terminaríamos envueltos en ello también.”

Al decir eso, Quenser altera la frecuencia de su radio.

Está contactando a la princesa que se encuentra esperando en el Objeto flotando en el Mar Ross.

“Llamando a Baby Magnum. ¿Tienes nuestra ubicación? ¿Puedes eliminar algunos de los cañones aquí?”

“La montaña está en el camino, así que no puedo apuntar directamente. Aunque podría disparar un cañón gauss en arco para esquivarla.”

“¿Cuál sería tu precisión?”

“Un 50/50. Podría eliminarlos con un bombardeo, pero eso también podría acabar con ustedes.”

Los cañones principales del Baby Magnum normalmente son usados para disparar directamente contra el Objeto enemigo en vez de disparar formando arcos a larga distancia. Con los vientos irregulares y la gran altitud, una precisión perfecta sería muy difícil de lograr.

Mientras tanto, un tercer y cuarto ataque de los cañones de riel estremece el suelo bajo los pies de Quenser y Heivia. El enemigo seguramente sabe que se encuentran ocultos en las grietas e intentan hacerlos salir.

Quenser hace una mueca ya que las vibraciones lastiman sus oídos, pero de pronto alza la cabeza.

“¡Baby Mangum! Aunque no puedas apuntar con precisión, aún puedes alcanzar esta área, ¿cierto?”

“S-sí. Puedo hacerlo, pero…”

“¡¡Te daré instrucciones sobre la cuadrícula!! ¡¡Usando la coordenada 000212 como estándar, apunta al W-11, J-18, G-26, M-19, L-27, B-20 y R-12!! ¡Incluso con el viento, eso debería evitar a cualquier aliado con un margen de error de +/-5! ¡¡Lanza esos cañones gauss de inmediato!!”

“No creo que eso logre golpear al enemigo.”

“¡¡Sólo hazlo!! ¡¡Eso lo resolverá todo!!”

“¿…?”

La princesa aún no comprende qué busca hacer el chico, pero parece percatarse que es una situación de emergencia en donde cada segundo importa. Incluso sin una explicación, sigue esas instrucciones.

Un potente estruendo diferente a los anteriores resuena por el área. Debido a que se encuentran entre dos montañas actuando como muros, se escucha un poco amortiguado.

Los cañones gauss del Baby Magnum normalmente son lanzados a una velocidad mayor a la del sonido, pero éstos han sido lanzados a menor velocidad (y por consecuencia, a menor potencia) para que puedan caer en arco sobre un punto específico. Por una vez, el sonido llega antes que los proyectiles.

Sin embargo, no hay tiempo para impresionarse por eso.

Quenser se sujeta de la orilla de la fisura y grita hacia sus soldados camaradas a través de la radio mientras se encuentra suspendido.

“¡¡Sujétense!! ¡¡Probablemente las grietas se ensancharán más y colapsarán!!”

“¿¡Hey, de qué se trata todo esto!?”

Heivia hace lo que se le dice mientras se siente desconcertado, pero no hay tiempo para explicaciones.

Los proyectiles del cañón gauss caen como lluvia desde arriba.

Las masas de acero se incrustan sin misericordia en el suelo firme y estremecen el suelo como un terremoto.

Los proyectiles fácilmente pesan una tonelada y sólo miden un metro de ancho. Caen desde una altura de 3800 metros, así que naturalmente llevan una increíble cantidad de energía cinética.

Con un estruendo explosivo, la nieve y el hielo se alzan en el aire y caen dentro de las grietas como una avalancha. Quenser estaba sujetándose fuertemente, pero sus manos casi se resbalan de la orilla de la grieta. Sin embargo, ya no puede sentir nada bajo sus pies. El impacto generado ha ensanchado las fisuras y el suelo en el que había estado parado había desaparecido. El propio suelo de la Antártica se había dividido como vidrio roto.

“¡¡Mierda!! ¡¡Ya sean de un enemigo o aliado, los cañones de los Objetos son espeluznantes!! ¡Probablemente se pueda ver este cráter desde un satélite!” Heivia grita mientras intenta subir desesperadamente sus piernas sobre la orilla de la fisura. “¡Hey, Quenser, no me agradó lo que tu pedido provocó! En serio, sólo puedo esperar a que las ondas de impacto hayan sido suficientes para derribar esos-…”

Sus palabras se desvían repentinamente.

Lo ha visto.

Unos gigantescos proyectiles que pesan toneladas cayeron desde una gran altura. Los proyectiles quebraron el suelo de la Antártica, provocaron una potente onda de impacto, e incluso ocurrió una avalancha en la montaña distante.

Sin embargo, los 50 cañones no fueron golpeados directamente.

Están cubiertos con bastante nieve y trozos de hielo, pero eso no parece suficiente para que dejen de funcionar.

“¡¡Maldición!!”

La garganta de Heivia se seca. El salir de esa fisura sólo tendrá como consecuencia el ser hecho pedazos. Sin embargo, no puede volver a ocultarse en la grieta porque el bombardeo la ha ensanchado y transformó el suelo en un acantilado.

Entonces Quenser sale de la fisura y grita, “¡¡Ahora sube!!”

“¿¡Tienes idea de lo que estás diciendo!?”

“¡¡Si no lo haces, morirás!!”

Quenser sale totalmente a tierra mientras grita lo que parece una estupidez. Entonces usa su radio para decirles a sus demás aliados lo mismo. Heivia no está seguro sobre qué hacer, pero el muro de la grieta que se ha transformado en un acantilado no tiene salientes para apoyar los pies. Si perdiera la fuerza en sus dedos, ciertamente moriría. Decide salir antes de perder la fuerza de la parte superior de su cuerpo para lograrlo y llega a la superficie casi por pura desesperación.

Por supuesto, en ese momento los innumerables cañones de riel los apuntan.

No son algo que un humano de carne y hueso pueda esquivar.

¡¡Mierda!!”

Sabiendo que es inútil, Heivia alza su rifle.

Pero Quenser simplemente dice, “No hay problema”.

Heivia quisiera responder, “¿Cómo no hay un problema aquí?”, pero el enemigo hace su movida primero.

El potente sonido de los cañones de riel siendo disparados golpea los tímpanos de Heivia y presiona su corazón.

Un solo disparo de esos cañones puede partir en dos a un barco Aegis.

Heivia casi cierra los ojos bruscamente, pero el resultado llega incluso antes de que sus reflejos actúen.

“… ¿Hah?”

Heivia mira incrédulamente la escena ante sus ojos.

Realmente sintió dolor.

Sin embargo, fue provocado solamente por la onda de impacto. Si un proyectil lo hubiera alcanzado, hubiera muerto al instante.

Los cañones de riel disparados en su dirección no los alcanzaron. En vez de eso, volaron en direcciones totalmente diferentes. Y eso no es todo. Algunos de los cañones no soportan el retroceso y giran hacia atrás, otros caen, y otros incluso son propulsados hacia atrás como cohetes. El conjunto de cañones de riel ha colapsado como una capa incompleta de fichas de dominó.

La cabeza de Heivia está repleta de preguntas.

“¿Q-qué? ¿Qué acaba de suceder?”

“Me aseguré de que las anclas incrustadas en el suelo para mantener en su lugar a los cañones de riel dejaran de funcionar.”

“¿…?”

“Específicamente, fue el propio suelo de roca el que quedó destruido en vez de las anclas.” Quenser se levanta de su posición tendida. “Los cañones de riel y láseres usados para los Objetos están diseñados para ser instalados en esos cuerpos de 200,000 toneladas. Cuando son disparados, la onda de impacto y el calor se diseminan. No se usan para defender bases directamente porque, con ellos, los ataques aliados son tan peligrosos como los ataques enemigos.”

“¿Eso qué tiene que ver con esto?”

“Cuando son colocados en el suelo, el poder de estas cosas es tan grande que la onda de impacto derriba al propio cañón de riel. Tuvieron que haber colocado anclas que llegaran a más de 10 metros de profundidad para asegurarse de que no colapsaran. Pero…”

“El bombardeo de la princesa destruyó el propio suelo de roca…”

“Las anclas ya no funcionan. El primer disparo tampoco sirvió porque causó que los cañones se inclinaran. Después de eso, fue como hacer que un niño disparara una magnum con una mano. Se eliminaron a sí mismos. Ahora que evitamos la línea de disparo de los cañones caídos, tenemos que cortar los cables de energía. Algunos tal vez sigan funcionando.”

“Entonces sólo tenemos que encontrar a las personas que los controlan.”

“Creo que tengo una idea respecto a eso.”

Quenser usa su barbilla para señalar hacia el observatorio del Reino de la Legitimidad en donde las cosas se están poniendo bastante animadas. Aparentemente, el enemigo estaba controlando los cañones a distancia mientras se aprovechaba del calor ahí. Su última opción ha sido destruida, así que naturalmente están perdiendo el temple.

“Busquemos una mejor posición antes de comenzar a regresar el fuego,” Quenser dice mientras toca a Heivia en el hombro. “Una vez que ocurra un verdadero tiroteo, yo no seré de ninguna ayuda, así que tú ve adelante, Heivia.”


Parte 7[edit]

Después de eliminar los incontables cañones, Quenser y Heivia se reúnen con los demás soldados del Reino de la Legitimidad. Han perdido menos aliados de los que esperaban.

Y el flujo de la batalla después de eso es tan claro como el día.

Los terroristas en el observatorio son eliminados sin mucho problema. Al parecer la posición antitanque usando los cañones de repuesto para Objeto era su defensa principal y no habían considerado demasiado la posibilidad de que el enemigo los superara. Los terroristas eran pocos, así que tuvieron pocas oportunidades de ganar en una pelea directa. Tal vez esa fue la razón por la que confiaron tanto en los cañones controlados a distancia.

Quenser y los demás también encuentran el lanzamisiles que seguramente fue usado para atacar al avión de reconocimiento del Reino de la Legitimidad. El lanzamisiles se encontraba instalado sobre un vehículo blindado. Ocho misiles estaban cargados en una torreta móvil. Cuatro tubos de disparo conformaban un conjunto y dos de dichos conjuntos estaban alineados uno junto a otro.

El lanzamisiles utilizaba mira láser, pero un vehículo radar especializado había sido preparado aparte. Sin embargo, el ángulo en el que se encuentra el vehículo radar es extraño. Seguramente, las instalaciones antiaéreas fueron alteradas a la fuerza para poder buscar a Quenser y los demás en el suelo.

“Terminamos matándolos a todos, así que aún no sabemos lo que están buscando. Casi puedo imaginarme la expresión de disgusto de Froleytia,” Heivia dice irritado.

En una situación en la cual puede ocurrir un enorme daño ya sea al enemigo o a los aliados, capturar vivo al enemigo es extremadamente difícil. Si los soldados enemigos lograran hacer preparativos mientras ellos esperan por ahí, se meterían en problemas. Por eso, Heivia y los demás usaron sus armas al máximo y terminaron matando a todos y cada uno de los soldados enemigos.

“Ahora ni siquiera sabemos si éstos eran todos o si quedan más ocultos en alguna otra parte. ¿Terminaremos temblando en el frío mientras los buscamos en este continente blanco a pesar de haber ganado?”

“El Monte Erebus es un volcán activo, así que esta área parece ser cálida como el área en la que desembarcamos.”

Quenser señala hacia sus pies. En vez del blanco de la nieve y el hielo, lo que hay es roca dura y gris.

Heivia observa el vapor blanco elevándose desde la roca y comenta, “Maldición. Esta no es una situación para estar buscando. Sin importar lo mucho que nos esforcemos, la paga es la misma. Acabamos con los exploradores terroristas y eliminamos su posición antitanque. ¿No crees que ya hicimos más de lo que deberíamos? Sería grosero robarle el resto del crédito a los demás.”

“¿Qué, ya te estás rindiendo? Froleytia te sermoneará.”

“Mira, Quenser. Estamos en unas aguas termales. Y tienen una temperatura perfecta de 40 grados. No tengo pensado saltar desnudo, pero no veo nada de malo en quitarme las botas y calcetas y sumergir mis pies.”

“¿Sabes? Tengo tan pocas ganas de buscar a lo largo de este continente como tú. Esto no tiene nada que ver con el estudio del diseño de Objetos.”

Las fuerzas del Reino de la Legitimidad continúan buscando alrededor del observatorio. La existencia de un Objeto suministrando energía a los cañones de defensa aún es un misterio, pero a esos dos idiotas eso ya no les importa. Meten los pies al charco de agua caliente que es más o menos de un metro de ancho y 30 cm de profundidad, sentados en una roca, y permitiendo que un humor relajado se apodere de ellos.

“Por cierto, ¿por qué los terroristas habrán usado un misil tierra-aire?”

“¿Ahn? ¿A qué te refieres?”

“Estaban utilizando todos esos cañones de repuesto para Objeto, ¿cierto? ¿No pudieron usarlos también para derribar el avión? Y si realmente tienen un Objeto que active esos cañones…”

“¿Cómo podría saberlo? Usaron la posición antitanque como un ataque sorpresa, así que tal vez usaron a propósito un arma peor para evitar que supiéramos acerca de su mejor arma.”

“¿Y por qué ese supuesto Objeto no aparece en el radar de la princesa? Los Objetos son monstruos de 50 metros. Sería difícil ocultar uno.”

“Hey, Quenser. Realmente lo dudo, pero no será un Stealth Object[1] con lo que estamos tratando, ¿cierto?”

“Wow, eso sería horrible. ¿Pero cuánto costaría agregar la función de sigilo avanzado a algo así de grande? Y además de los costes de desarrollo, tendrían que gastar ríos de dinero para el mantenimiento.”

“Bueno, tendríamos que preguntarle al enemigo sobre todo eso. Todos esos diseños de 2da generación simplemente se van a los extremos de una u otra manera. Por supuesto, eso solamente si ese supuesto Stealth Object existe.”

No pueden preguntarle al enemigo y ni siquiera saben cuál era el objetivo de los terroristas. ¿Qué vinieron a hacer a la Antártica?

“Bueno, eso no nos corresponde. Nuestra comandante de enormes pechos puede preocuparse por ese tipo de cosas,” Heivia comenta tranquilamente. Su cuerpo entero se encuentra relajado mientras absorbe el calor del agua a través de sus pies remojados y el calor del vapor a través del resto de su cuerpo. “Aahh… Esto se siente tan bien que estoy a punto de dormirme…”

“Hey, déjame recordarte que morirás si te quedas dormido. Aunque yo también quiero hacerlo.”

Quenser no tiene planeado continuar pensando acerca de cosas sin relación a los diseños de un Objeto. Gira la cabeza mientras disfruta el calor del agua en sus pies.”

Y entonces se percata de una masa plateada.

“¿…?”

Quenser deja de moverse y mira en esa dirección nuevamente.

Se encuentra en medio de la ventisca que sopla fuertemente. Unos 50 metros a lo lejos hay una roca tan grande como una persona. Hay una enorme masa medio oculta detrás. Parece estar en un punto que la protege lo mejor posible de la ventisca.

“Ah, ojala no hubiera notado eso.”

“¿¡¡Por qué tenías que encontrar eso, idiota!!? ¡¡Ahora realmente tendremos que trabajar!!”

“Desearía que todo el problema estuviera sucediendo del otro lado del mundo.”

“Estamos en la Antártica, así que el otro lado del mundo pondría al país seguro en peligro.”

Completamente irritados por el desarrollo de los eventos, Quenser y Heivia sacan los pies del agua caliente, y secan la humedad adecuadamente antes de ponerse nuevamente las calcetas y botas.

“Hey, Quenser. Hay bastante de lo que parece ser humo blanco saliendo del otro lado. ¿En verdad esto está bien?”

“Si nos encargamos de este problema, podremos regresar a relajarnos más rápidamente. Piensa de esa forma para trabajar motivadamente.”

Ambos intercambian comentarios mientras se dirigen hacia la enorme masa detrás de la roca.

Es una caja de unos 80 centímetros de ancho.

…O al menos eso parecía al principio. En realidad tiene unas patas mecánicas como de cangrejo conectadas a ambos costados. Es un robot. Al verlo más de cerca, pueden verse cámaras y sensores conectados en la parte superior. La tapa de metal había sido retirada y una laptop a prueba de agua se encuentra conectada por un cable.

Heivia frunce el ceño.

“¿Qué es esto?”

“Un robot de observación. Recuerdo haber fabricado uno en la escuela de mi país seguro para aprender la estructura fundamental de los Objetos o algo así,” Quenser dice con gran interés mientras se aproxima y lo revisa desde varios ángulos. “Parece un robot usado para obtener información de áreas como el cráter de un volcán activo al que no puede entrar un humano.”

“Desarrollar UAVs y armas no tripuladas se ha vuelto bastante popular en el ejército, ¿pero realmente le dejarían el trabajo de vigilancia a un robot casero como este?”

“Lo que se necesita para algo como esto es mucho menos que los robots enviados a Marte. Además, es más fácil hacer un robot que entre a un cráter con altas temperaturas que un traje que haga lo mismo,” Quenser responde tranquilamente. “Ya que también necesita soportar el frío de la Antártica, debe haber sido diseñado para ambos extremos. Tiene una antena parabólica, así que probablemente es controlado vía radio y envía datos que recibe directo al laboratorio o barco de investigación vía satélite.”

“Ya veo. Pero eso no es lo que me preocupa.” Heivia rodea al robot y señala hacia cierto punto. “La cubierta ha sido retirada y hay una extraña computadora conectada por un cable.”

“Hm, realmente tiene conectores externos adecuados. No entiendo por qué la persona que fabricó el robot se molestaría en remover la cubierta para conectar una computadora.”

“¿Significa que alguien además del diseñador la conectó a la fuerza?”

Quenser y Heivia intercambian una mirada.

Tal vez este sea el objetivo de los terroristas.

“Hey, Quenser. ¿Puedes deducir algo de la pantalla de la computadora?”

“¿Realmente es una buena idea tocar esto?”

“¿Qué, quieres preguntarle a Froleytia qué hacer? No quisiera ser como una esposa recién casada asistiendo a clases de cocina. Tu sabes, como las que llaman al profesor incluso para saber si se le debe poner aceite a la sartén.”

“Bueno, si algo sale mal, tú tendrás que recibir el castigo, Heivia.”

“Bien, bien. Maldición, Quenser. ¿Eres como una joven esposa que ni siquiera sabe cómo ponerse el delantal?”

Por lo rápido que vino su respuesta, Heivia realmente debe sentir temor por esa comandante.

Quenser cambia la frecuencia de su radio y explica concisamente la situación acerca del robot antártico y la laptop.

La respuesta de Froleytia es clara.

“Enviaré al personal de la división de simulación electrónica. No toquen nada hasta que ellos lleguen.”

“Tch. Así que una vez más, nuestros logros serán tomados por otros,” Heivia dice con expresión disgustada.

Sin embargo, por su queja de hace un momento, es posible que esté molesto por tener que esperar en medio de la Antártica en vez de algo relacionado con sus “logros”.

Mientras Heivia emite un aura de querer apresurarse para irse, Froleytia habla con tono suave falto de cualquier preocupación.

“Ah, ¿no consideraron que algún espacio vacío en el robot puede estar lleno de explosivos plásticos? Si cometen un error, podría explotar.”

“¡¡Quiero irme!! ¡¡Quiero irme ya!!” Heivia grita con lágrimas en los ojos, pero Froleytia le ordena severamente a quedarse ahí y corta la transmisión.

Quenser y Heivia solamente pueden mirar con nerviosismo al robot.

Ambos se alejan naturalmente de él poco a poco.

Pero…

“… ¿Huh?”

“¿Hey, soy yo o empezó a hacer algo raro?”

Ambos dejan de moverse repentinamente.

Sus ojos se mueven hacia la laptop conectada al robot.

Específicamente, hacia la pantalla.

Nuevas ventanas comienzan a aparecer a una velocidad alarmante.

El deseo por escapar de Heivia se incrementa a cada segundo.

“¿Acaso esto acaba de ponerse muy, muy malo?”

“Va más allá de ser malo…”

Quenser sigue las líneas de texto en las ventanas con expresión seria en el rostro. A diferencia de Heivia, se aproxima rápidamente a la laptop a prueba de agua. Mueve sus dedos frenéticamente hacia el teclado.

Abre varias ventanas por su cuenta y revisa lo que dicen.

“Este robot explorador es controlado desde un laboratorio remoto vía satélite y sus datos son enviados vía la misma ruta. Parece ser que algo está interfiriendo con la línea de comunicación que conecta al satélite.”

“¿Quieres decir que están robando información clasificada desde aquí?”

“¡No, eso no! ¡¡Mierda!!” Quenser grita repentinamente mientras observa las ventanas. “¡¡Su objetivo es el satélite!! El satélite que usa para comunicarse también está equipado con varios mecanismos usados para experimentos espaciales. Uno de esos experimentos tiene que ver con quemar la superficie de asteroides cercanos con un láser y analizar los datos de la luz emitida. ¡¡El sistema entero para ese experimento ha sido controlado!!”

“Disculpa, Quenser, pero tendrás que explicar eso de manera en la que pueda entenderte.”

“¡¡Para decirlo más simple, se han infiltrado para poder apuntar libremente hacia lo que quieran con un laser experimental!! ¡¡Es suficientemente poderoso para atravesar una placa de metal de 30 mm!!”

“¡¡Espera, espera, espera!! ¿Pueden hacer eso? ¡¡Pensaba que los satélites poseían una seguridad estricta!!”

“Sí pueden. Este no es un satélite hecho para proyectos nacionales construido usando muchos fondos. Este es un satélite pequeño y barato hecho con fondos personales en una universidad. El sistema que usa solamente es una versión levemente mejorada de un sistema operativo comercial con algunos programas gratuitos agregados. ¡¡Y es lo mismo con la seguridad!!”

“Pero es un láser que quema la superficie de asteroides en el espacio. Incluso si es apuntado a la Tierra, ¿la atmosfera no lo atenuaría y la capa de ozono lo refractaría antes de que llegara a alcanzar a algún edificio o la superficie?”

“Sí, pero eso sólo si su objetivo estuviera en la Tierra,” Quenser dice mientras señala la pantalla. “Los terroristas tienen como objetivo un área en la superficie lunar llena con una clase especial de villas.”

“¿¡La Luna!?” grita Heivia con voz histérica.

Quenser señala los datos del ángulo de disparo del láser del satélite mostrados en el monitor. Claramente se trata de la dirección opuesta a la atmósfera de la Tierra. Está apuntando hacia un cuerpo celestial diferente.

“¿La luna…? No deberías bromear así, Quenser. Esta es una buena oportunidad para decirte que hay cosas con las cuales no deberías bromear.”

“¡Deja de negar la realidad! ¡¡El satélite realmente está apuntando hacia la Luna ahora mismo!! ¡¡Específicamente, está apuntando hacia la Red Ciega instalada como un experimento de terraformación en la superficie de la luna!!”

“¿…? ¿La Red Ciega? Es la cosa conocida como una segunda atmósfera óptica, ¿cierto? Crean dos enormes estructuras similares a redes con forma de hemisferio hechas de cables semitransparentes fabricados con cristales fotónicos, uno más grande que el otro, y los usan para regular libremente la cantidad de luz solar que llega a la superficie, ¿cierto? Recuerdo haber escuchado un rumor de que eso sería usado en el Proyecto ReTerra para combatir el calentamiento global.”

“La Luna no tiene una atmósfera gruesa como la Tierra, así que no tiene protección contra los efectos de la luz solar. ¡¡En un solo día, varía de temperaturas heladas de docenas de grados bajo cero a temperaturas infernales de unos pocos cientos de grados!! ¿¡Tienes idea de lo que sucederá si los terroristas usan el láser para destruir la Red Ciega!?”

La humanidad ha continuado su desarrollo en la luna, pero ésta aún no posee una atmósfera como la terrestre. Las villas son sólidos edificios rodeados por gruesos muros. Aún así, los edificios han sido construidos con la suposición de que la Red Ciega los protegerá. No fueron construidos para soportar el ambiente extraterrestre extremo.

“Sin la Red Ciega, los edificios recibirán esas variantes de temperatura extremas. ¡Quién sabe lo que eso pueda causarle a las villas! ¡¡E incluso una pequeña grieta es suficiente para dejar que las personas viviendo dentro sufran una muerte en el infierno del vacío!!”

La radiación proveniente del Sol es otro problema. La gigantesca Red Ciega también polariza la radiación que cae sobre la superficie de la Luna.

Con tono desesperado, Heivia grita, “¿¡Qué demonios!? ¿¡Este es el primer ataque a gran escala sobre la luna en la historia de la humanidad, cierto!? ¡¡Aunque creo que eso se debe más a que a nadie se le hubiera ocurrido en vez de a no tener los métodos necesarios!!”

“El plan está en proceso mientras hablamos. ¡¡Necesitamos hacer algo sobre ese satélite, y rápido!!”

Los terroristas que se encontraban en el observatorio tal vez planeaban ganar suficiente tiempo para que el ataque sobre la Luna terminara antes de poder escapar. Aún no lo han encontrado, pero debe haber algún bote oculto cerca que les hubiera permitido escapar rápidamente.

“¡¡Esto es malo!! Por la órbita del satélite, la dirección en la que encara la Luna, y su posición relacionada al Sol, podemos saber en dónde se formará el cráter. ¡¡Si no les avisamos a las celebridades de esa área general para que evacúen, me dejará con un muy mal sabor de boca!!”

“¿¡Con nuestra autoridad!? ¿¡Puedes darle órdenes a personas lo suficientemente ricas como para tener villas en la Luna!?”

“Ah, ya sé. Cuando tengas dudas, contacta a tu comandante. ¡¡Necesitamos ayuda de Froleytia!!”

Quenser y Heivia acuden a sus radios para más instrucciones.

Froleytia responde con una voz llena de ira que pareciera quemar más que las flamas del infierno.

“Les dije que no tocaran nada hasta que llegara la división de simulación electrónica…”

“Sí, lo siento por eso. ¡¡Pero este no es el momento!!”

“Tienes agallas para darle un orden de precedencia a las órdenes de tu comandante, Quenser. Pero… ¿Villas en la Luna, dices?”

Su tono parece pensativo, pero puede percibirse un rastro de impaciencia.

“Esperen un segundo,” Froleytia dice antes de cortar la transmisión.

Después de unos minutos, los contacta nuevamente con la tranquilidad habiendo regresado a su voz. Tal vez hizo que la división de simulación electrónica hiciera algunas predicciones por ella.

“Empezaré con la conclusión. No necesitamos preocuparnos por el satélite. Hemos estimado el objetivo del láser, pero el área siendo apuntada hacia la Red Ciega es llamada ‘Castillo de Roca’. Un interesante VIP casualmente se encuentra ahí.”

“¿…?”

“Un general mayor de las Corporaciones Capitalistas, uno de los poderes mundiales equiparables al Reino de la Legitimidad. El Reino de la Legitimidad ha intentado asesinarlo unas cuantas veces, pero sin éxito. Si los terroristas piensan eliminarlo, eso realmente resuelve un problema para nosotros. Los altos mandos opinan que deberíamos dejarlos hacer esto. Yo también estoy de acuerdo. Si la alternativa es que mis subordinados terminen muertos en una misión de asesinato, prefiero hacer oídos sordos a esto.”

“…”

“…”

Quenser y Heivia intercambian una mirada. Se sienten tontos por haberse preocupado tanto antes. Obviamente sería malo si hubiera civiles de las Corporaciones Capitalistas en la villa, pero ellos no tienen la obligación de salvar la vida de alguien que da órdenes para matar personas mientras observa desde lo alto.

“De cualquier forma, no necesitan hacer nada sobre ese satélite. Aunque realmente tocaron la computadora conectada al robot explorador. Bueno, bueno, podemos enviarla al departamento de inteligencia después y hacer que parezca que falló naturalmente debido al ambiente extremo, así que no habrá problema. Si entendieron, regresen inmediatamente.”

Diciendo eso, Froleytia termina la transmisión.

Heivia simplemente se sienta sobre el hielo.

“Ahhn… siento como si toda mi energía me hubiera abandonado repentinamente. ¿Por qué estuvimos peleando todo este tiempo? ¿Cómo se supone que descansarán en paz aquellos que cayeron con la estrategia de la posición antitanques?”

“…”

Quenser no responde al comentario indiferente de Heivia.

Parece estar pensando en algo.

“¿Hey? Vamos, eso hora de irnos. ¿O aún te preocupa lo que sucedió con el pingüino bebé de hace rato?”

“Heivia, ¿puedo preguntarte algo?”

“¿Qué?”

“Antes de venir a la Antártica, tuviste esa plática vía video en el almacén de municiones de la base de mantenimiento, ¿cierto? Tú sabes, con la chica rubia de vestido de la familia como-sea del Reino de la Legitimidad.” Quenser elige sus palabras cuidadosamente mientras habla. “¿Recuerdas cuando dijo que iría a algún lado? Algo acerca del lugar más alejado de las guerras de este planeta, ¿cierto?”

“…Espera un segundo. ¡Espera un segundo!”

“Creo que también mencionó algo de los colores de la bandera siendo irrelevantes. Lo que significa que debe estar en algún lugar fuera de las fronteras de cualquier poder mundial.”

Obviamente hay unas cuantas áreas que llenan esos requisitos.

Por ejemplo, las aguas internacionales, el área de 200 millas náuticas alejadas de tierra firme. O la Antártica, en donde se encuentran en este momento Quenser y Heivia. Existen unos cuantos paraísos que no pertenecen a nadie, pero uno de ellos es…

“He-Heivia. No lo sabemos con seguridad. De hecho, es muy probable que estemos preocupándonos por nada, ¿pero no puedes al menos contactarla vía internet?”

“S-sí. No tenemos pruebas. Espera, ¿al menos podemos usar el internet aquí?”

Debido a la gran cantidad de estaciones de investigación de distintos poderes mundiales, el internet sorprendentemente es fácil de acceder en la Antártica y el Reino de la Legitimidad tiene el portaaviones esperando en el océano.

Heivia saca su aparato portátil y lo cambia a modo LAN inalámbrico.

“Quenser, durante las misiones no podemos tener acceso externo, ¿no puedes abrirte camino por eso?”

HO v02 098.jpg

“Si pudiera, no estaría aquí como estudiante del campo de batalla. Pero el acceso especial para esa chica aún debe estar activo. Si así es, al menos deberías ser capaz de contactarla.”

“¡Ah! ¡Funcionó, funcionó! ¡¡Pero siento que es cuestión de tiempo para que Froleytia lo sepa y se enfade!!”

Después de algunas simples operaciones, Heivia logra contactar a la conocida chica que se encuentra en una ubicación desconocida. “Su primera pregunta es, “¿En dónde estás ahora mismo?”

Es una simple pregunta que recibe una simple respuesta.

“Eso debería ser obvio. En una villa en la Luna llamada ‘Castillo de Roca’.”

Inmediatamente después, el hijo de la famosa familia Winchell del Reino de la Legitimidad, suelta un grito con las venas de sus sienes resaltando.

“¡¡¡Jodeeeeeeeeeeeeeeerrrrrrr!!!”

“¡¡E-esa fue una propuesta bastante directa!! A-aunque no me molestan ese tipo de proposiciones…”

Quenser casi grita, “¿¡no te molestan!?”, pero se detiene en el último segundo porque no quiere irritar a la hija de una familia de nobles.

Heivia y Quenser comienzan una reunión de emergencia a base de susurros para que la señorita no pueda escucharlos.

“(¿Qué está sucediendo, Quenser? ¿¡Los altos mandos tienen tantas ganas de matar a un general de las Corporaciones Capitalistas que no les importa matar a la hija de una familia noble en el proceso!?)”

“(Si su familia es influyente y no ve a las Corporaciones Capitalistas como enemigos a pesar de que estamos en guerra con ellos, algunos de los altos mandos militares tal vez quieran deshacerse de ellos. Pero dudo que Froleytia sepa que hay civiles ahí. Si así fuera, no hubiera dado la orden tan tranquilamente.)”

“(Como sea, el resultado es el mismo. Con una orden militar, no podemos interferir con el satélite sin ser penalizados. ¡¡Pero si no hacemos nada…!!)”

“¿Qué tanto susurran ustedes dos?”

La voz de la chica provoca que ambos salten.

Quenser golpea a Heivia en el brazo con su codo.

“(Heivia. Hey, Heivia.)”

“(¿¡Qué quieres!? ¡¡Estamos en una emergencia!!)”

“(Podemos decir que se te resbaló la mano. ¡¡Hazlo, hazlo!!)”

“¿¡Bfh!?” Heivia escupe sorprendido. “(¿¡Sabes lo que estás diciendo!? ¡Si hiciéramos eso, serías penalizado junto conmigo!)”

“(¡Apresúrate! ¡¡El láser será disparado en 30 segundos!!)”

“(¡¡Bien, lo haré!! ¡¡Pero no quiero que estés quejándote después!!)”

Heivia inhala fuertemente para concentrarse y después desvía la mirada hacia la laptop conectada al robot explorador.

“¡¡Uups!! ¡¡Se me resbaló la mano!!”

“¡¡Heivia, qué haces!! ¡¡A dónde vas!!”

Mientras ambos se gritan entre sí, se dirigen a la computadora y alteran desesperadamente la órbita del satélite.

“¿Qué se supone que están haciendo, ustedes dos? Es un poco inquietante.”

“¡¡Estamos interpretando el papel de héroe juntos!! ¡¡Y preparándonos para un peligro poco emocionante que vendrá a nuestras vidas!!”


Parte 8[edit]

Esto va más allá del nivel sobre si está molesta o no.

Quenser y Heivia fueron llamados a la habitación de la oficial en el portaaviones de asalto usado como cuartel marino. Lo que encontraron esperándolos era el iracundo regaño especial de Froleytia. Fue justo como ellos lo esperaban, pero a una escala mucho mayor. Quenser no podía evitar preguntarse cuándo fue que la shuriken japonesa salió volando en su dirección.

Después de que terminara el largo, largo, largo, largo, largo, largo, largo, largo, largo, largo, largo, largo, largo, largo, largo, largo, largo, momento de abuso, habían pasado ya 120 minutos. La propia Froleytia debió darse cuenta de lo largo de su sermón porque toma una pastilla para la tos antes de hablar nuevamente.

“Bueno, tienen suerte de que fuera una misión adicional no oficial. Ya que esta operación nunca debió suceder en primer lugar, no pueden hacer que tomen responsabilidad públicamente. De otra manera, ahora mismo ya estarían tras las rejas.”

“Ahhn…Sí…”

“…Maldición. Peleo para salvar a la heroína, y todo lo que recibo es un sermón.”

Los rostros de Quenser y Heivia parecen bolsas de plástico después de que toda la crema ha sido exprimida.

Con la pastilla para la tos deshaciéndose en su lengua, Froleytia pregunta, “¿y bien, cómo reaccionó la señorita en cuestión?”

“Eso deberías preguntárselo a Heivia, no a mí.”

Quenser le pasa la pregunta a Heivia. Heivia parece incómodo, pero necesita responder sin desviar la mirada ya que su comandante oficial lo ha cuestionado.

“Parecía realmente feliz.”

“Ya veo.”

La expresión de Froleytia había sido una de ira durante las dos últimas horas, pero ahora ha cambiado.

Con una pequeña sonrisa, la comandante de los dos chicos dice, “Entonces, supongo que no necesito preguntar nada más.”


Parte 9[edit]

Con su trabajo terminado, Heivia sale de la oficina de Froleytia y se separa de Quenser. Ese constante compañero suyo es un estudiante después de todo. No ha pasado por el entrenamiento de un soldado, así que está demasiado cansado como para hacer otra cosa después de haber andado de un lugar a otro al mismo paso que Heivia.

Además, Heivia quiere estar solo un momento.

Las habitaciones tienen cuatro camas cada una, así que no puede ir ahí. Al final, abre la escotilla del barco navegando cerca de la Antártica y sale a la helada cubierta.

Utiliza su aparato portátil para comenzar una video-llamada vía internet.

Está llamando a la hija de la familia Vanderbilt que se encuentra en esa villa lunar.

Froleytia seguramente sabe para ese entonces que ese acceso aún está activo. El hecho de no haberlo bloqueado debe ser su forma de mostrar discreción.

Seguramente, el acceso especial terminará después de esta llamada final.

Es por eso que el chico aprovechará para decir todo lo que quiera mientras pueda.

“¿Te has calmado un poco ahora?” pregunta.

“S-sí. Aunque no puedes culparme. Cualquiera perdería el control si escuchara que la villa lunar en la que uno se encuentra es el objetivo de unos terroristas.”

“Tal vez,” Heivia responde con una leve sonrisa.

Una vez más ha terminado distanciándose de las valientes acciones que necesita para heredar su familia. Sin embargo, Heivia no se arrepiente. Si hubiera perdido a la chica en ese momento, esas acciones se volverían inútiles.

“¿Por qué?” la chica pregunta repentinamente. “Entiendo que heredar la familia Winchell no es algo fácil. Aún más si tomamos en cuenta el hecho de que otros miembros de tu familia tienen una razón para evitarte. Pero aún así…”

“¿Intentas decir que las cosas que estoy haciendo son demasiado peligrosas?”

“Hoy pude ver un poco de lo que haces. Pensaba que tu derecho a la herencia llegaría después de tres años viviendo en una base segura, pero esto es totalmente diferente. Si sigues haciendo cosas como esta, algo malo ocurrirá eventualmente. Y… si te rindieras sobre tú-sabes-qué, podrías heredar la familia Winchell en cualquier momento sin tener que pasar por esto. ¿Entonces…por qué?”

-Otros miembros de tu familia tienen una razón para evitarte.

-Si te rindieras sobre tú-sabes-qué…

Escuchando eso, sus ojos se entrecierran levemente. La expresión en su rostro es más seria de lo que alguna vez hayan visto Quenser, Froleytia, o la princesa del Baby Magnum.

“Escucha. Mi familia Winchell y tu familia Vanderbilt son tan hostiles entre sí que desean la destrucción de la otra. ¿Eso lo entiendes, cierto?”

“S-sí…”

“Aún así, ni tú ni yo queremos ser manejados por esa ridícula pelea. ¿Todavía piensas así, verdad?”

“Sí. ¡¡Pero…pero…!!”

“Eso es todo lo que necesito saber.” Heivia sonríe. “A este paso, terminaremos como algo sacado de una tragedia Shakespeariana. Sin embargo, no tengo intenciones de permitir que las cosas terminen así. Continuaré luchando hasta que logre arrebatar el derecho de heredar mi familia de aquellos que quieren quitármelo. Una vez que lo haga, podré silenciar a toda mi familia y acabar con esta ridícula pelea.”

“…”

“Así que tú sólo espera ahí. Me aseguraré de obtener el derecho de tener lo que es mío. ¿Por qué crees que me negué a asistir a una academia militar y me resigné a comenzar como un soldado de primera clase? Fue para poder hacer lo que tengo que hacer.”

Heivia Winchell.

Mientras habla sobre sus metas a través de esa video-llamada, toma una decisión más que no dice en voz alta ni que deja que se muestre en su rostro.

E incluso pelearé contra Objetos para lograr esto si es necesario.


Parte 10[edit]

La princesa, piloto de élite del Objeto Baby Magnum, observa uno de los monitores en la cabina.

Se encuentra en el mar Ross en la costa cerca del Monte Erebus, el cual fue escenario de una batalla hace no mucho tiempo.

Hay unas cuantas lanchas ahí. Pertenecen a los terroristas. Tal vez planeaban usarlas para escapar a Oceanía o cualquier otro lado una vez que terminara el ataque a la luna usando el robot explorador.

Sin embargo, ese no es el problema.

En la superficie del océano junto a las lanchas se encuentra un montón de gruesos cables. Son los que se usaron para hacer funcionar los cañones de repuesto para Objetos usados en su estrategia de posición antitanques.

Normalmente, estarían conectados a un Objeto, pero no hay señales de uno.

La princesa revisa el radar de su Objeto, pero no puede encontrar nada lo suficientemente grande como para ser uno.

HO v02 106.jpg

Piensa un momento y después declara su reporte franco.

Está hablando con Froleytia, quien tiene comando del área.

“Como lo esperaba, no pude encontrar el reactor usado. No queda claro cómo fue transportado en secreto. Es probable que fuera un Objeto capaz de sumergirse bajo el agua.”

“Creo que una masa esférica de 50 metros bajo el agua causaría suficientes cambios en las corrientes para ser localizada por un sonar.”

“Entonces debe poseer una función de sigilo.”

“Creo que algo tan grande sería localizado a simple vista incluso si no se mostrara en el radar. Bueno, si no pudimos encontrarlo, no pudimos encontrarlo. Y tenemos una fuerte pista sobre el origen de esos terroristas gracias a otra ruta.”

“¿…?”

“Por los cañones de riel usados en su posición antitanques, por los cables de poca resistencia para activarlos, y por el misil tierra-aire que atacó al avión de reconocimiento. Tal vez todos los soldados enemigos estén muertos, pero hay muchas cosas sobrantes que pueden darnos pistas. Por lo que eso nos muestra, el poder detrás de todo esto seguramente sea…”

Las palabras de Froleytia se detienen.

Tal vez porque no tiene una prueba verdadera.

O tal vez porque aún se siente renuente a decirlo.

Cualquiera que sea la razón, finalmente termina.

“El conglomerado Mass Driver, una organización extremadamente grande dentro del poder mundial de las Corporaciones Capitalistas.”


Notas adicionales[edit]

  1. Lit. Objeto Sigiloso, pero al ser el nombre del Objeto lo dejé en inglés.

Capítulo 2: Una Carrera de Tres Piernas en una Montaña es Asunto de Vida o Muerte >> Batalla de Proyectiles en las Montañas de Iguazú.[edit]


Parte 1[edit]

En el Océano Atlántico cerca de las Islas Malvinas, el anciano capitán del portaaviones Charlemagne de casi 60 años camina lentamente por la cubierta del barco que es usada como pista de aterrizaje. Junto a él se encuentra Froleytia, una chica de apenas 18. La larga cubierta de 170 metros es un poco corta para usarse como ruta de caminata.

“Supongo que esto es simplemente el flujo del tiempo,” dice el capitán de cabello blanco con una sonrisa mientras usa una mano para sostener una pipa corta y gruesa del tipo preferido por los detectives occidentales. “Alguna vez, los enormes portaaviones fueron diseñados para transportar entre 70 y 80 naves, pero hubieron pocas oportunidades para usarlas a todas en batallas reales. Con la invención de torpedos de ultra alta velocidad y minas sigilosas, el hundimiento de los portaaviones dejó de ser un sueño inútil. …El costo y riesgo de tener cosas a bordo de éstos se volvió un problema.”

“¿Así que dejaron de concentrar a todo el personal y equipo en un solo lugar y los distribuyeron para reducir el riesgo de pérdidas?” responde Froleytia.

En su boca se encuentra un largo kiseru japonés que contrasta con la pipa del capitán.

El capitán asiente lentamente y dice, “Si 10 aeronaves podían estar a bordo de un solo barco, eso era suficientemente bueno. Si uno necesitaba más que eso, simplemente tenía que desplegar más barcos. La longitud de la pista de aterrizaje era el problema primario al fabricar portaaviones más pequeños, pero el desarrollo de sensores de alta precisión y las toberas de disparo invertido para frenar redujeron ese problema. Y algo más cambió considerablemente lo que nuestras misiones implicaban. …Sí, la llegada de los Objetos.”

Un potente estruendo metálico reverbera en el área.

Dos portaaviones se encuentran alineados con un espacio de más de 50 metros entre ambos. En medio se encuentra una gigantesca arma que posee cerca de 100 cañones y un cuerpo esférico. Es el Baby Magnum. Andamios e incontables cables se encuentran alrededor de ese Objeto que es el orgullo del Reino de la Legitimidad.

El capitán alza la mirada hacia la enorme figura y dice, “Con el desarrollo de la tecnología láser, el papel de la supremacía aérea pasó a ellos. Nuestra misión principal ya no es desplegar rápidamente aviones al campo de batalla. En vez de eso, re suministramos al Objeto en el mar, ejecutamos su defensa en esos momentos, y lo vemos alejarse.”

Es por eso que el barco no es simplemente conocido como un portaaviones. También desarrolla el papel de una nave de aterrizaje. Ese barco que tiene todo el equipo necesario para crear una base tiene que aproximarse a la costa e instalar dicho equipo en la playa. Esa es la habilidad requerida para los portaaviones en la era de los Objetos.

Froleytia asiente levemente y comenta, “Gracias por su apoyo. Nuestro objetivo es ser capaces de algún día construir bases rápidamente en todos los ambientes, pero al parecer aún nos especializamos en pelear sobre tierra firme.”

“No hay nada que agradecer. De hecho, nosotros preferimos que sea así. Si fueran capaces de moverse rápidamente por el océano, no habría lugar para los marines como nosotros. Me alegra tener una oportunidad para movilizar a los barcos de nuestra flota.”

Después de decir eso, el capitán exhala un poco de humo asegurándose de que éste no viaje en dirección a Froleytia.

Como si quisiera cambiar la atmósfera, la expresión del capitán se tensa mientras dice, “¿entonces, quién es éste enemigo al que están persiguiendo?”

“¿Es suficiente si digo que es el conglomerado Mass Driver?”


Parte 2[edit]

Quenser se encuentra a unos 30 metros sobre la superficie del océano.

Normalmente, el Baby Magnum pasa por mantenimiento en un área rectangular creada por una combinación de enormes vehículos. Sin embargo, eso no puede hacerse en el mar. El Objeto se encuentra entre dos portaaviones de ataque con incontables cables colgando de su figura a cada costado. Esto crea un área de mantenimiento improvisada.

Varias grúas con brazos retráctiles se encuentran instaladas en cada lado de los portaaviones. No se encuentran concentrados solamente en un costado de los barcos para que no importe de qué lado se encuentre el barco y para conservar su equilibrio.

El andamio en el que se encuentra Quenser no es un camino hecho de acero. Estrechas placas de metal se encuentran conectadas sin espacio entre dos cables, haciéndolo algo como un puente suspendido metálico y estrecho. Por supuesto, el balanceo de los barcos sobre las olas y el viento marino soplando causa que los cables se sacudan de manera inestable.

“¿¡Wah wah wah wah!?”

Con ambas manos, Quenser sujeta los gruesos cables que sustituyen a los barandales mientras la parte superior de su cuerpo se mueve de adelante hacia atrás como un patinador principiante. Mientras tanto, la anciana soldado de mantenimiento cruza los brazos y resopla sin sostenerse de los cables.

“¿Cómo se supone que trabajarás mientras tienes las manos ocupadas? ¿No puedes al menos soltar una mano? ¿Para qué crees que subiste hasta aquí?”

“¡No puedo! ¡Está temblando y estamos demasiado alto! ¡¡Si caigo, estaré acabado!!”

“Debajo de nosotros sólo se encuentra el océano, así que no morirás si te caes. A menos que haya una fuerte tormenta, las olas y el viento mantienen cierta regularidad. Si comprendes dicha regularidad y controlas tu centro de gravedad, tu cuerpo ni siquiera se sacudirá.”

“¡¡En verdad pides cosas sin sentido!!”

Quenser comienza a preguntarse si esa anciana es maestra en aikido o algo así, pero cuando mira alrededor, ve que los demás soldados de mantenimiento soldando placas blindadas sobre el Baby Magnum o revisando su radar no llevan cuerdas de seguridad mientras trabajan con ambas manos. Aparentemente, esa es una habilidad básica para aquellos que se dedican al trabajo de mantenimiento.

“… ¿Por qué nadie usa una cuerda de seguridad?”

“Esas extrañas cosas solamente hacen que tu cuerpo tenga más dificultades para moverse y ralentizan tu trabajo. Como dije, no morirás si caes al océano. Solamente necesitas una cuerda de seguridad cuando tu vida realmente está en riesgo.”

“No creo que esta habilidad me sirva como diseñador…” Quenser murmura.

La anciana de mantenimiento frunce levemente el ceño y dice, “Ahora que lo pienso, chico, ¿ya te has decidido sobre tu tema de investigación de Objetos?”

“Justo cuando estaba pensando esa decisión, fui lanzado a la profundidades de Alaska,” Quenser responde irritado. “Aunque hay unos cuantos géneros en los que estoy interesado. Como la distribución de peso y los métodos eficientes de propulsión. Sólo que no sé qué campo me acercará a ser diseñador más rápidamente.”

“¿Te esforzaste para dejar tu país seguro como estudiante de campo de batalla y ahora quieres elegir qué campo de especialidad será más rápido? …Realmente tienes pensado tomar el camino fácil de la vida, ¿cierto?”

“Preferiría que lo llamaras ‘planeación eficiente’.”

En ese momento, la sirena de aviso instalada en el brazo de una grúa comienza a sonar. Quenser y la anciana agachan la cabeza como si se encogieran de hombros y el objeto colgando del brazo pasa a unos cuantos metros sobre sus cabezas.

Viéndolo, Quenser parece confundido.

“¿Qué es eso?”

“Un pequeño refrigerador. También se tiene planeado traer un horno de microondas.”

“¿A dónde lo llevan? ¿¿Y por qué??”

“Cruzar los siete mares lleva su tiempo. Por ejemplo, atravesar el Océano Pacífico lleva medio día. Se ha sugerido desde hace tiempo que se instalen en la cabina para asegurarse de que la Élite tenga un acceso eficiente a la comida para mantener su concentración.”

“Ya veo. Es por eso que el horno de microondas-…”

Justo cuando Quenser comienza a comprenderlo, alza la cabeza repentinamente.

Las raciones insípidas que se le entregan que parecen borradores gigantes no necesitan ser guardados en un refrigerador y no necesitan ser calentados en un horno de microondas. Lo que significa que…

“¡¡E-eso no es justo!! ¿¡La princesa come bistec gratinado, de Salsbury, pollo frito, y otros deliciosos alimentos!?”

“Es totalmente justo. Su concentración puede cambiar por completo el curso de una batalla, así que es natural que le preparen ese tipo de cosas. Las raciones no tienen sabor porque no hay un sabor que le guste a todo el mundo. Al tener algo que a nadie le agrada ni odia, la moral puede mantenerse incluso entre todos los soldados. Sin embargo, la comida personal de la princesa puede ser preparada para concordar fácilmente con sus gustos.”

“¡Pero solamente la princesa puede calentar pollo frito en el microondas y puede comer pollo frito cuando y donde quiera! ¡¡Pollo frito!!”

“…Muy bien, ya entendí que realmente quieres comer pollo, así que tranquilízate.”


Parte 3[edit]

Heivia observa las pequeñas aeronaves alineadas en un extremo de la cubierta del portaaviones. Miden unos 3 o 4 metros de alto, así que tiene que alzar un poco la mirada.

“Mira esas alas delta sobrecargadas, Quenser. No hay nada más que antenas especiales para intercepción. Tienen más de esas que misiles.”

“Eso es obvio. Si un Objeto los localizara, se acabó. Simplemente los derribaría con un láser que puede alcanzar cualquier lugar en el cielo a la velocidad de la luz. Es natural que se concentren en métodos para no convertirse en objetivos y lograr escapar si eso llegara a suceder. Aunque de cualquier forma tendrían pocas probabilidades de sobrevivir si realmente fueran apuntados.”

Heivia asiente de forma indiferente.

“Hubo un tiempo en el que todo se trataba de sigilo, pero cuando fueron construidas varias instalaciones de radar, las señales de radar que se distribuyen en dirección opuesta a la de tu objetivo son recibidas por una base diferente, revelando tu ubicación.”

“Si, el objetivo cambió de volar para no ser encontrado a volar para no ser derribado,” Quenser comenta con poco interés. Entonces cambia de tema. “Parece ser que Froleytia ha estado pasando más tiempo de lo normal ideando esta estrategia, ¿pero qué es exactamente este conglomerado Mass Driver?”

“Como lo sugiere el nombre, es un grupo con la tecnología de construcción de catapultas electromagnéticas más grande. Hay un montón de organizaciones hablando acerca de desarrollar catapultas electromagnéticas y no sólo de las Corporaciones Capitalistas, pero aparentemente ese conglomerado es el único que realmente creó una que funcione.”

“¿Entonces es un conjunto de locos espaciales? ¿O realmente son peligrosos?”

“Lo son, políticamente. Las razones son complejas,” es la respuesta, pero no de Heivia. Es la princesa y su reserva de pollo.

(¿Pero en dónde está?)

Quenser se encuentra confuso, pero entonces localiza a la chica tomando el sol boca abajo sobre una toalla de baño extendida en la cubierta a sus pies. La princesa lleva puesto su traje especial azul y parece bastante relajada.

Heivia se encoje de hombros y dice, “En las Corporaciones Capitalistas, el dinero lo es todo. Aquellos con dinero ocupan un nivel más alto en la sociedad y aquellos sin dinero, un lugar más bajo. Incluso tu prioridad de recibir libertades como civil es determinada por el tamaño de tu cuenta bancaria.”

“Naturalmente, los líderes que manejan al ejército tienen un montón de dinero,” agrega la princesa.

HO v02 118.jpg

“Antes, las largas compañías lo controlaban todo, pero últimamente eso parece haber cambiado Básicamente, solamente necesitas tener mucho dinero. Ahora existen grupos temporales que atraen a inversionistas que se vuelven ricos con negocios diarios o abogados que trabajan para varias corporaciones. …Creo que el conglomerado Mass Driver tiene su propio territorio y residentes. Así que obviamente tienen una fuerza militar que los proteja.”

“Lo que significa que…” Quenser parece confuso. “¿Este conglomerado Mass Driver es parte de esta nueva generación?”

“Originalmente era un grupo que trabajaba principalmente en el negocio de valores.”

“¿…?”

“Hay productos cuyos valores cambian diariamente como las acciones y las monedas extranjeras, ¿cierto? Bueno, ese término se refiere a negociar con esas cosas para poder crear ganancias por los cambios en el precio. Mientras que las acciones y monedas son ejemplos representativos, también se hace con productos relacionados a la energía como el petróleo o el carbón, con joyas o metales preciosos como el oro, e incluso con obras de arte históricas o antigüedades. Así son las Corporaciones Capitalistas,” Heivia dice indiferentemente. “Este conglomerado envió las ganancias logradas de esa forma a compañías que sentían que tenían el potencial y comenzaron a investigar y desarrollar la tecnología necesaria para las catapultas electromagnéticas. Si eso se adoptara como el método utilizado oficial, podrían monopolizar la red de tráfico espacial. Su meta definitiva probablemente era controlar una fuente permanente de beneficios en vez de los negocios de valores más inestables en donde las ganancias cambian constantemente.”

La idea está basada puramente en negocios. Está totalmente separada de cualquier sentido de esperanzas o sueños. Al parecer las personas de las Corporaciones Capitalistas realmente no piensan en nada más que en ganancias sin importar nada.

“Por cierto, una catapulta electromagnética es algo como un cañón de riel gigante que apunta hacia arriba. Lanza transbordadores o contenedores a las órbitas satelitales. Es más fácil de usar que un transbordador espacial,” agrega la princesa.

Sin embargo, Quenser no está muy concentrado en las palabras de la chica. Ya que ella se encuentra boca abajo, ocasionalmente mueve su trasero. Por supuesto, Quenser seguramente terminaría asesinado por el disparo del cañón principal de un Objeto si comentara en qué es en lo que está concentrado.

“¿Entonces por qué este acaudalado conglomerado Mass Driver es nuestro enemigo?”

“Quenser, necesitas leer el periódico de vez en cuando. El conglomerado Mass Driver se separó de las Corporaciones Capitalistas recientemente. Incluso se llevaron consigo su territorio y residentes. Fue más como un golpe de estado que una separación. Después de todo, el dinero lo es todo en las Corporaciones Capitalistas. Mientras tengan dinero para ello, pueden comprar fuerzas militares. …Incluso tal vez tengan un Objeto preparado.”

“Actualmente, están pasando por una enorme migración para evitar que el gobierno de las Corporaciones Capitalistas confisque sus bienes,” la princesa dice mientras alza los pies y los mueve levemente.

Heivia continúa, “Escuché que justo antes de que el conglomerado Mass Driver comenzara esta enorme migración, la inteligencia militar de las Corporaciones Capitalistas había logrado asegurar a todos sus Élites para evitar una guerra entre varios Objetos. Sin un Élite, un Objeto es inútil.”

“Eso se escucha como una misión en la que terminaremos envueltos,” Quenser comenta.

“Pero el rumor dice que el conglomerado tal vez tenga un Élite preparado en secreto. Si eso es cierto, realmente planean hacer de esto una guerra. El simple hecho de que estén haciendo esta enorme migración de su territorio y residentes muestra que están preparados para algo grande si me lo preguntas.”

Quenser continúa confundido y pregunta, “¿Pero por qué? Incluso si tienen uno o dos Objetos en secreto, ¿cómo se supone que el conglomerado Mass Driver pueda derrotar a una potencia mundial como el Reino de la Legitimidad o las Corporaciones Capitalistas?”

“Todo es gracias a una simple guerra de adopción,” Heivia dice mientras toca la parte inferior de un pequeño avión de combate con su palma. “Los transbordadores que usaban motores cohete hace mucho tiempo eran demasiado caros para el desarrollo espacial a gran escala, así que hace unos 20 años, comenzaron a considerarse nuevos métodos. Al final, quedaron dos sugerencias. Una eran las catapultas electromagnéticas que usaban tecnología de cañones de riel y la otra era elevadores de trayectoria láser que usaban tecnología láser.”

“Las Corporaciones Capitalistas eventualmente eligieron el primer método,” agrega la princesa.

“El conglomerado Mass Driver se encuentra en apuros porque han perdido contra la competencia. Aunque había dos métodos, había una gran cantidad de corporaciones y organizaciones trabajando en el método del láser mientras que ese conglomerado tenía el monopolio entero de la tecnología de la catapulta electromagnética. Nunca he escuchado que alguien más haya creado una funcional incluso en los poderes mundiales fuera de las Corporaciones Capitalistas. Si hubiera sido adoptada oficialmente, la catapulta electromagnética tal vez se hubiera convertido en un formato mundial y una fuente de dinero eterna para el conglomerado Mass Driver. Sin embargo, su valor financiero es menos de cero si fracasa. Cualquier organización que invierta decenas de billones en investigaciones fallidas quedará en bancarrota.” Heivia se encoje de hombros y suspira. “Y para agregar sal a la herida, el método del láser fue elegido no por algún problema con la tecnología, sino por los gustos personales de los altos mandos. De la forma en la que las cosas iban, sus organizaciones terminarían acabadas. Es por eso que querían que la catapulta electromagnética fuera adoptada por otro poder mundial como la Alianza de la Información o la Organización de la Fe, pero las Corporaciones Capitalistas les ordenaron que se detuvieran. Las Corporaciones Capitalistas obviamente querían evitar cualquier cosa que usara tecnología desarrollada ahí para el beneficio de otros poderes mundiales. Con su concentración en el dinero, tomar parte en el mercado internacional de esa forma era igual a ayudar al enemigo.”

“Así que todos sus caminos fueron bloqueados…”

“Fue en ese momento cuando el conglomerado Mass Driver se molestó en verdad. No está claro cuál es su meta, pero han contratado a muchas unidades de mercenarios que conforman al ejército de las Corporaciones Capitalistas y algunos han visto un Objeto. No me sorprende que Froleytia quiera pensar detenidamente nuestra estrategia esta ocasión.”

“Ya veo,” dice Quenser. “¿Y qué hay de esas unidades de mercenarios? ¿No tienen un ejército normal?”

“El ejército de las Corporaciones Capitalistas es una empresa militar privada. Para decirlo de otra forma, todo el ejército está conformado por mercenarios contratados. Se mantiene un balance al hacer que las compañías de mercenarios controlen las tropas incluyendo los técnicos a cargo del mantenimiento y haciendo que las compañías que los contraten suministren a los siempre importantes Élites.”

“¿Entonces no tienen un control total sobre sus unidades?”

“Al parecer las compañías poseen los Objetos y Élites que son las partes más importantes, pero todos los demás son convocados de otros lugares. Supongo que es algo así como los atletas patrocinados en los deportes individuales. El propio atleta pertenece a la compañía, pero la coordinación detallada de cosas como su ropa y bebidas son manejadas por trabajadores de fuera. La compañía no controla el estadio o el campo usado para romper récords, pero el atleta de dicha compañía es necesario para que empiece el encuentro.”

“¿Así es como funciona? ¿Pero las compañías de alimentos y los grupos de tiendas tienen grupos militares?”

“Si los necesitan, comprarán el tipo justo de compañías industriales, las reunirán, y después se mezclarán con ellas para obtener la tecnología necesaria para un Objeto. Por lo que he escuchado, existe la costumbre de solamente ver a las compañías que tienen Objetos como compañías de primer grado. De hecho, las empresas militares privadas que mencioné antes a menudo son subsidiarias de la compañía para la que trabajan o tienen un contrato exclusivo con ellos. De otra manera, habría problemas con cuestiones como mantener los diseños de los Objetos en secreto. De cualquier forma, aquellos con grandes cantidades de dinero pueden movilizar más poder, así que las grandes compañías e inversionistas exitosos son naturalmente los individuos con todo el poder. Son algo así como nuestros nobles.”

“¿Así que incluso si comenzaran una guerra contra un ejército de verdad como el nuestro, tienen suficiente fuerza militar para poder desarrollar una verdadera pelea?”

“¿Ves por qué Froleytia tiene que tomarse esto tan en serio?” Heivia dice, con tono un poco aburrido. “El conglomerado Mass Driver se ha separado de las Corporaciones Capitalistas y ha comenzado esta enorme migración. Además, no quieren negociar una tregua. Si tienen que pelear, lo harán con todo lo que tienen. La batalla no terminará hasta que el Objeto de cualquier bando sea destruido. No sé qué tipo de misión será esta, pero sé que será peligrosa. Deberías prepararte más minuciosamente de lo normal.”

“¿Prepararme, hm?” Quenser alza la mirada hacia el refrigerador colgando del brazo de una grúa. Continúa con lo que ese aparato le recuerda. “Entonces realmente me gustaría algo de pollo frito.”

“Maldición, Quenser. ¡No se supone que debas decir eso en el campo de batalla en donde no obtenemos nada más que raciones insípidas!”

“¿Eh? Pero realmente quiero un poco. Quiero darle una buena mordida y que la grasa escurra por mi boca. Sería mucho mejor con un poco de condimento y limón.”

“¡¡Idiota!! ¡¡Si lo dices así, a mí también se me antojará!! ¡Ahh, ya es tarde! ¡¡Ahora quiero un poco de pollo delicioso y grasoso!!”

Los dos idiotas comienzan a quejarse, pero entonces la princesa habla con su usual rostro inexpresivo.

“Pueden comer un poco.”

“¿Hah?”

“Hoy es el 15vo aniversario de labor del Charlemagne, y al parecer hubo bastantes tipos diferentes de alimentos en la fiesta. Creo que sobró algo, así que podrán comer un poco si van al comedor.”


Parte 4[edit]

Quenser, Heivia, y la princesa se dirigen al comedor del portaaviones Charlemagne. La única persona que se encuentra ahí es Froleytia, quien llena su boca con espagueti blanco.

“¡¡Mira, Quenser!! ¡¡Como siempre, nuestra comandante está quedándose con todo lo bueno mientras nosotros estamos demasiado ocupados para vigilar!!”

“Primero el venado en Alaska y ahora esto. Ciertamente tiene una personalidad interesante…”

“¿Mgh? ¿Oh, también escucharon acerca de esto?”

Froleytia parece sorprendida, pero no es momento de ganarse el favor de su comandante. Necesitan encontrar los restos de pollo frito de la fiesta.

“¿¡Veo croquetas de pollo por aquí y kara-age por aquí!? ¡¡Maldición, tan cerca!!”

“¿Estás buscando pollo frito, Quenser? Si no te importa que su sabor sea un poco fuerte, aún tengo tres piezas de sobra.”

“¡¡Toda la pimienta que le has puesto es un punto en contra, pero este no es momento de ser quisquilloso!! ¡¡Sí, pollo!!”

Quenser alza los brazos al aire y se rinde ante Froleytia.

Heivia y la princesa toman las sobras de los bistecs Salsbury y patatas fritas amontonándolos en sus platos desechables de papel.

Los cuatro simplemente mastican por un rato, pero no hay razón para sentarse silenciosamente concentrados todo el tiempo simplemente porque no han tenido un alimento real en algún tiempo. Cuando las personas se reúnen, a menudo comienzan conversaciones estúpidas. Esa es una de las reglas de este mundo.

La persona que comienza es Heivia.

“Han escuchado sobre el baile de tubo, ¿cierto? Ya saben, en donde la chica se cuelga de un tubo.”

“…Eso fue inesperado. Heivia, ¿tu cuerpo está acumulando ciertas urgencias?”

“¿Cómo hacen eso?”

“¿Qué tiene de difícil? Simplemente se sujetan del tubo y dan vueltas.”

“No, no me refiero a eso,” Heivia parece tener dificultades para dar a entender lo que quiere decir. “Cuando lo hacen más acrobáticamente, se ponen de cabeza y usan solamente la parte posterior de una pierna alrededor del tubo para sujetarse mientras dan vueltas, ¿cierto? ¿Cómo soportan su cuerpo de esa forma?”

Quenser está a punto de responder, “¿Cómo podría saberlo?”, pero alguien interrumpe inesperadamente.

Es su comandante, Froleytia.

Después de terminar su espagueti, se limpia elegantemente la boca con una servilleta mientras comenta, “Todo depende de la persona, pero la fricción de tu piel contra el tubo usualmente es suficiente para sujetarte. Bueno, hay un truco para poder envolver tu pierna, pero siempre que lo hagas como si intentaras exprimir y doblar el tubo, una pierna es suficiente para mantenerte sujeto.”

Los dos idiotas miran sorprendidos a Froleytia mientras ésta se levanta de su silla y mira alrededor del área. Ubica un tubo envuelto con una cinta de tela colocado verticalmente en una esquina del comedor.

Froleytia revisa el grosor y dureza del tubo y dice, “Básicamente, se tiene que hacer esto.”

“¿¡Huh!? ¿¡Froleytia, por qué parece que estás acostumbrada a hacer esto!?”

Quenser se siente totalmente sorprendido ante la seductora acción que su comandante ha comenzado a hacer tan repentinamente.

Froleytia responde mientras gira boca abajo, sin prestarle atención a su falda ajustada.

“Algunas veces necesitas un talento oculto para el bando victorioso después de una misión exitosa. Además, hacer esto parece duplicar la motivación de las tropas por alguna razón. El único problema real es que girar mientras sujeto el tubo con mi pierna de esta forma a menudo provoca que se rasguen mis medias. Las fibras sintéticas también reducen la fricción, así que tal vez tenga que comenzar a hacerlo con las piernas desnudas.”

“¡¡S-sí, puedo comprender por qué las personas se motivan si tú y esos enormes pechos tuyos se encuentran girando con tus medias rasgándose desde tus muslos!!” Heivia grita totalmente sorprendido ante esa inesperada tradición militar.

Froleytia se aparta del tubo y agrega, “Por cierto, nuestra princesa también puede hacer esto.”

“¿¡Eeehh!?”

“¿¡Eeeehh!?”

El pensamiento de esa delgada chica haciéndolo emite una sensación diferente a la provocada por su sexy comandante. Quenser y Heivia comienzan a temblar, pero todo lo que hace la princesa es comer las patatas fritas con su pequeña boca. Como siempre, no tiene interés en usar su erotismo de una forma en la que solamente una chica puede hacerlo. Seguramente, cualquier chico que le pida hacerlo únicamente recibirá una bofetada en el rostro.

Mientras los cuatro continúan su charla estúpida, el tema se transforma en algo más peligroso. Después de todo, se encuentran en un campo de batalla.

Una vez más, Heivia es el que comienza.

“¿Entonces, por qué el conglomerado Mass Driver intentó atacar esa villa lunar con ese robot explorador en la Antártica vía un satélite jaqueado?”

“Mencionaré eso en la próxima junta, pero no importa. Es simple. El general mayor de las Corporaciones Capitalistas que utiliza esa villa posee bastante autoridad cuando se trata de satélites militares y estaciones espaciales. Él es la fuerza detrás de la decisión de utilizar el elevador de trayectoria láser en vez de la catapulta electromagnética. …Básicamente, probablemente fue por resentimiento de que su método no hubiera sido el elegido,” Froleytia responde directamente mientras regresa a su asiento. “Tal vez intentaban enviar un mensaje irónico al esforzarse para usar un láser para atacar la villa.”

“Pero entonces…” comienza la princesa.

Tal vez no tiene mucha hambre porque simplemente se lleva lentamente las patatas fritas a su boca.

Quenser continúa por ella, “¿Eso no hace que este conflicto sólo englobe a las Corporaciones Capitalistas? No veo por qué deberíamos entrometernos. Nuestra participación sólo empeoraría las cosas y causaría que esto se convirtiera en un conflicto mucho mayor.”

“…Eso es lo que lo hace tan difícil.”

“Supongo que hay alguna razón por la que debemos participar,” Heivia dice mientras clava su tenedor en el bistec Salsbury que ha cortado en trozos más pequeños.

Froleytia asiente,” El conglomerado Mass Driver originalmente tenía sus cuarteles en Los Ángeles del área del Valle central del Oeste de América. Pero ahora han comenzado una enorme migración lejos de las Corporaciones Capitalistas. Parece ser que están moviéndose al sur del área de la Sierra madre de Centroamérica y hacia al área de Iguazú en Sudamérica.”

“¿Y eso qué?”

“Una base de desarrollo espacial del Reino de la Legitimidad está siendo construida en el área del Amazonas cerca de ahí. El método usado es un elevador de trayectoria láser. Se consideró la opción de usar una catapulta electromagnética, pero ya que estamos en guerra con las Corporaciones Capitalistas, hubiera sido complicado obtener su cooperación para la tecnología requerida. Sería un problema si la atacaran como a la villa lunar por resentimiento sobre el método usado.”

“¿Entonces esta guerra es para garantizar la seguridad?” pregunta la princesa.

“Precisamente,” Froleytia se lleva a la boca su largo y angosto kiseru estilo japonés y enciende su extremo. “El verdadero problema es que esta realmente es una disputa dentro de las Corporaciones Capitalistas como mencionó Quenser. Pero ya que no sabemos hacia dónde apuntará su mira después el conglomerado Mass Driver, tenemos que hacer algo. La mejor opción sería acabar con ellos antes de que algo suceda, pero si metemos las narices demasiado, podríamos provocar fácilmente una guerra sin límites entre el Reino de la Legitimidad y las Corporaciones Capitalistas. Tenemos una justificación usando la protección de la base de desarrollo espacial en construcción en el área del Amazonas, pero necesitamos asegurarnos de no desviarnos de esa línea. No tenemos idea en dónde desarrollarán su guerra, pero todo será un desperdicio si la gente del Reino de la Legitimidad queda envuelta en ello,” Froleytia responde con un suspiro.

Le sigue un breve silencio.

Finalmente, Quenser pregunta algo tímidamente.

“¿Tenemos alguna información definida acerca del posible Objeto del conglomerado Mass Driver…?”

“Aún no. Se detectó una enorme estructura en América Central, pero tal vez sólo se trate de un tanque de gas como en Oceanía.”

“¿Pero al menos sabemos en donde se encuentran?”

“De hecho, eso tampoco está muy claro.”

“¿…?”

“La cordillera de los Andes en Sudamérica tiene elevaciones mayores a los 6000 metros. También es famosa por sus minas. El viento del sudeste del Pacífico está haciendo de las suyas este año, así que se han adentrado nubes con polvo mezclado. Eso hace que algunas áreas por aquí y por allá sean imposibles de escanear vía satélite.” Froleytia se detiene para pensar un momento. “No sabemos ninguna información confirmada, pero el Objeto esta vez seguramente tendrá todas las habilidades tecnológicas que el conglomerado Mass Driver pueda darle. Eso significa que seguramente tendrá cañones de riel de alto calibre. Debido a que también usaron cañones de riel en la Antártica, podemos estar casi seguros de ello.”

“Las que usaron en la Antártica eran repuestos, pero…”

“Pero no eran suficientemente grandes para ser cañones principales, ¿eso crees?” Froleyita se percata de la preocupación de Quenser. “Seguramente, esos no eran repuestos para los cañones principales de su Objeto. Después de todo, esas son las personas que construyen las catapultas electromagnéticas que pueden alcanzar las órbitas satelitales o la Luna. Un solo golpe directo obviamente será como una sentencia de muerte, pero la onda de impacto también es un verdadero peligro. Asegúrense de que sus oídos y órganos internos no exploten.”

“¿Y cómo se supone que nos aseguremos de eso?” Heivia murmura.

Sin embargo, eso no es nada nuevo.

Cuando Quenser y Heivia se convierten en objetivo de cualquier Objeto de 50 metros, incluso sus armas más pequeñas pueden hacerlos pedazos. Cuando enfrentan a ese temible peligro, siempre preguntan lo mismo, a nadie en particular, ya que saben que es inútil.

¿Qué se supone que haremos exactamente?


Parte 5[edit]

Su operación actual consiste en desembarcar en la costa del distrito Iguazú en Sudamérica.

Su objetivo es la aniquilación del conglomerado Mas Driver que supuestamente se encuentra tierra adentro.

Mientras terminaba la reunión antes de la misión, lo mismo sucedía con el mantenimiento del Objeto de la princesa.

Los varios cables colgando desde los enormes portaaviones de ataque son removidos, liberando al Baby Magnum de sus cadenas. La princesa aleja lentamente al Objeto de entre los dos barcos y después acelera a 200 km/h en un momento. El Baby Magnum es un Objeto Multiusos de primera generación, así que puede mostrar un tremendo poder en el mar cuando tiene instalado un flotador especial con forma de anillo.

La tierra puede verse incluso desde la cubierta del barco.

Mientras Quenser observa al enorme Objeto alejándose, Heivia lo llama.

“Estamos por desembarcar, Quenser. Tambien deberíamos bajar. Es improbable que nos ataquen, pero estamos dentro del rango de un howitzer.”

“El frente de un portaaviones se abre como un portón gigantesco, ¿cierto?” Quenser pregunta mientras corre hacia donde se encuentra Heivia. Unas líneas rectangulares separan un área en la orilla de la cubierta. Se trata de un elevador que originalmente se usaba para enviar los aviones de combate hacia la superficie.

Los dos chicos bajan por el elevador durante unos 30 segundos.

Caminando en la parte inferior, Heivia comenta, “El rol de este barco es simple. Ataca usando su grueso blindaje para soportar los disparos y misiles. Una vez que se aproxima a la orilla, el frente se abre como una puerta. Después de eso, el grupo de desembarque (nosotros) sale al ataque con un grito de guerra.”

“…Haces que se escuche como si fuéramos una unidad suicida.”

“La princesa va delante de nosotros y limpia la playa para asegurarse de que eso no suceda,” Heivia dice como si estuviera harto de todo eso. “Ella será recompensada si elimina al conglomerado Mass Driver que se dirige hacia Sudamérica, pero nosotros necesitamos desembarcar primero. Acabemos con este molesto baño oceánico de una vez y reunámonos con la princesa en la orilla.”

Ambos se dirigen al frente del barco.

Algo similar a una enorme área de almacenamiento se encuentra ahí y está repleta de soldados así como de enormes vehículos cargados con equipo y materiales para el mantenimiento del Objeto.

Heivia se sienta en un punto al azar, desensambla su rifle, y comienza a hacer ajustes en varias partes.

“Una vez que la princesa haya asegurado la playa, nosotros comenzaremos nuestro baño oceánico. Una vez que lleguemos a la playa, instalaremos el mínimo de instalaciones de mantenimiento y una zona de aterrizaje simple. Otras cosas como los cuarteles generalmente son traídos vía aeroplano usando la zona de aterrizaje. Este barco no es suficiente para llevar los 100+ vehículos necesarios para tener todo lo que necesitamos.”

Quenser parece confundido mientras revisa sus explosivos complementarios y su radio.

“Si la princesa es tan conveniente, ¿no podemos quedarnos en el barco todo el tiempo?”

“No seas estúpido. El Baby Magnum de la princesa puede funcionar tanto en el mar como en la tierra, pero necesita ese flotador especial para pelear sobre el mar. Su campo de batalla principal es en tierra. Si no removemos ese flotador, la princesa no puede dirigirse al campo de batalla en Iguazú. Necesitamos extender una red en un extremo de la playa y usar un montón de repelente para darle un lugar en el que pueda establecerse.”

“…Supongo que eso no es algo tan fácil,” Quenser dice como si estuviera decepcionado.

De pronto, una transmisión conocida llega a la radio que el chico se encuentra revisando. Es de la princesa que ha llegado a la playa y que está buscando enemigos.

“Este es un trabajo bastante aburrido.”

“Es mejor que matar gente, ¿cierto?”

“Esperarlos a todos ustedes es aburrido,” la princesa dice con un suspiro. “Quenser, dijiste que no estabas seguro sobre cuál debería ser tu tema de investigación, ¿cierto? ¿Qué te parece si investigas alguna manera de pasar del mar a la tierra sin necesidad de intercambiar partes?”

“Bueno, la princesa realmente parece irritada el día de hoy,” Heivia comenta desde un costado.

Como si se comprobaran sus palabras, un silencio incómodo es la única respuesta de la princesa.

Finalmente, la chica dice, “Hace rato, recibí un correo invitándome a una batalla de muestra. Es más o menos una orden. Se llevará a cabo en el distrito de Normandía dentro de un mes.”

“Wow, ese es el país principal del Reino de la Legitimidad. Debe ser un buen espectáculo. Puedes aprovechar y presumir tu valentía que inspira respeto.”

“…Solamente iré ahí como la víctima,” la princesa dice con tono irritado. “¿Has escuchado del Bright Hopper?”

“¿Hm?” Quenser frunce el ceño. “Ah, creo. ¿No se supone que es el nuevo Objeto con la mejor tecnología que estamos construyendo? Escuché que su equipo se centraliza en rayos láser. No sólo utiliza electricidad estática para hacer que su gigantesca figura flote, sino que también usa unas piernas similares a las de los saltamontes para patear el suelo y moverse a una velocidad increíble. ¿Ya ha sido terminado?”

“Por cierto, el Élite que lo maneja es el hijo mayor de una influyente familia de nobles. Para distinguirlo de otros Objetos, se le encargó a un carpintero de clase alta que hiciera que el interior se viera como algo sacado de un castillo de la realeza,” agrega Heivia.

“Sí, he escuchado muchos rumores sobre eso. Por ejemplo, escuché que se hicieron tres reactores prototipos y que fueron probados desde antes que el Objeto fuera construido. Aunque no sé qué tanto de eso sea cierto.”

Será una batalla de muestra entre dos Objetos con la mejor tecnología, pero si la princesa peleara con seriedad o incluso derrotara al Bright Hopper, arruinaría el debut del nuevo Objeto. En otras palabras, los altos mandos del Reino de la Legitimidad le han dicho que pierda intencionalmente.

Heivia parece realmente interesado mientras dice, “¿No puedes simplemente contenerte y hacer lo que ellos quieren?”

“Si hiciera eso, los medios revisarían la hoja de características especiales y concluirían que el Baby Magnum pudo haber hecho mucho más que eso. Entonces concluirían que su Élite es poco habilidosa.”

“Dios, qué problemático…”

“Realmente no quiero eso. Las características del Bright Hopper supuestamente son mejores, así que tal vez no debería pensar en contenerme y pelear seriamente,” dice la princesa, y sus palabras emiten una peligrosa aura que evidencia una tormenta aproximándose. Pero aún tiene otro trabajo que realizar, así que momentos después dice, “Terminé de revisar el área designada. …He localizado varias señales metálicas en la cuesta de la montaña.”

“¿Varias señales metálicas?”

La tensión se apodera de Quenser y Heivia, pero una transmisión del portaaviones los interrumpe.

“Charlemagne a Baby Magnum. De acuerdo con el reporte, la montaña está repleta de acumulaciones de hierro. Toma eso en consideración.”

“¿Acumulaciones de hierro?” La princesa se queda en silencio. “(Pero no hay pruebas de ello.)”

“Charlemagne a Baby Magnum. Hemos escaneado el área vía satélite, pero no hay vehículos armados o similares visibles. Incluso si las señales metálicas en la montaña fueran armas enemigas, ¿no necesitarían una gran cantidad de vehículos para suministrarlas?”

“Entiendo,” la princesa dice de forma algo indiferente.

“¿En verdad?” Quenser dice de manera escéptica. “Um, si resultan ser armas enemigas escondidas en vez de acumulaciones de hierro, los que estaremos en problemas seremos nosotros. Con el grueso blindaje del Objeto a tu alrededor, tal vez no comprendas lo importante que es esa cuestión.”

“Mh, dije que no hay problema, así que no hay problema.”

“Ya veo, ya veo. Bueno, si esas señales metálicas resultan ser cañones de armas, tendrás que preparar una crema bávara especial con forma de pechos. Y eso obviamente ocurrirá con una audiencia.”

El sonido de algo evaporándose resuena.

El Baby Magnum ha disparado un rayo láser de advertencia desde uno de sus cañones principales tan cerca de la pendiente de la montaña como es posible sin golpearla. El polvo y humedad en el aire quedan rostizados y un rayo anaranjado pasa volando a través de un espacio vacío.

“No hay respuesta. No hay nadie ahí.”

“No estoy bromeando sobre lo de la crema bávara si llegas a equivocarte.”

“Suficiente con sus tonterías,” interrumpe Froleytia. “Los reportes de la princesa tienen prioridad. Muy bien, vayamos a esa playa y retiremos el flotador del Objeto de la princesa. Será problemático en más de una forma si el enemigo nos encuentra mientras el intercambio se lleva a cabo. Hagamos que la princesa pueda moverse libremente en tierra antes de que nos descubran. ¡¡Esa es la mejor manera de terminar esta misión sanos y salvos!!”

La transmisión debe haber llegado hasta el puente de mando del Charlemagne porque el barco acelera repentinamente. Quenser siente el jalón hacia atrás provocado por la inercia.

La voz de Froleytia resuena mientras da las órdenes finales.

“En cinco minutos, nos dirigiremos a la costa. Cargaremos hacia el océano con pequeños hidroalas e iremos directamente hacia la costa. Nuestra mayor prioridad es remover los flotadores del Objeto de la princesa. Si se da el caso, no se preocupen por el equipo que caiga al océano. Podremos obtener partes de repuesto vía aviones de transporte. Todos los soldados que no estén a cargo de llevar a cabo este trabajo deben proteger y cooperar con aquellos que lo hacen. ¡¡Eso es todo!!”

Como si fueran impulsados por esas palabras, Quenser y los demás comienzan a moverse. Corren a través del amplio suelo que se inclina levemente hacia adelante y suben sobre los hidroalas que llevan enormes vehículos.

No se pusieron de acuerdo para ello, pero casualmente Quenser y Heivia suben a bordo del mismo hidroala. Cerca de 20 soldados los acompañan.

El momento llega en poco tiempo.

La sirena se activa y las gruesas compuertas ante ellos se abren hacia ambos lados. Los mecanismos manteniendo a los hidroalas en su lugar los liberan y los barcos se deslizan hacia el océano uno tras otro.

Se encuentran a unos 3 kilómetros de la tierra.

Más de 10 hidroalas salen del portaaviones Charlemagne y avanzan por el océano casi sin espacio entre ellos. Y no termina ahí. Siete u ocho portaaviones de igual manera liberan varios hidroalas.

Los hidroalas poseen mecanismos especiales con forma de alas debajo que cortan el agua mientras continúan hacia adelante. La resistencia de ello permite que la mayor parte del bote quede sobre el agua. Eso elimina tanta resistencia del agua como es posible, permitiendo que los botes se muevan por el agua a docenas de kilómetros por hora.

Probablemente les tomará 2 o 3 minutos llegar hasta la playa.

Quenser mira hacia adelante mientras sujeta fuertemente la baranda del hidroala.

Puede ver la tierra claramente desde donde se encuentra. No está muy desarrollada. La playa se encuentra cubierta por escombros y basura y lo que parece una pequeña montaña de unos 100 metros puede verse más allá de la playa. De acuerdo con la princesa, no hay señal de soldados enemigos ni de algún Objeto en la playa.

Sin embargo…

“¿¡Hey, acaba de destellar algo!?” Heivia grita.

Proviene de la pequeña montaña de unos 100 metros más allá de la playa. De la parte media de la pendiente que está envuelta en verde, algo viaja por el aire a gran velocidad, dirigiéndose hacia ellos. Heivia vio la luz del sol reflejándose contra el proyectil.

(… ¿¡Un cañón de riel!?)

Es el pensamiento inmediato de Quenser, pero no tiene tiempo de decirlo en voz alta.

El proyectil relativamente pesado forma un arco por el cielo y sin misericordia cae a mach 5 hacia la superficie del océano por la que viajan Quenser y los demás.

Un potente estruendo resuena y una gran cantidad de agua se eleva como si hubiera explotado.

La visión de Quenser queda repleta de agua. Evitaron un golpe directo, pero la superficie oceánica ruge y el hidroala es lanzado al aire como si el océano se hubiera convertido en una rampa. El cuerpo del chico se sacude cuando caen nuevamente y sus manos se separan de la baranda. Estuvo a punto de caer directamente hacia el océano.

Se encuentra al filo de la muerte, pero Quenser alza las manos y grita, “¡¡Yahoo!! ¡¡Crema bávaraaaa!!”

“¿¡Por qué demonios estás celebrando con una sonrisa en el rostro!? ¡¡Nos están atacando!!”

El problema no termina con el disparo del cañón de riel.

Uno después de otro, 40 o 50 proyectiles forman arcos en el cielo.

Quenser toma su radio inmediatamente y le grita a la princesa que se encuentra en su Objeto.

“¡¡Derríbalos!!”

“¡¡…!!”

La princesa sigue el ridículo pedido.

De sus 100 armas tanto grandes como pequeñas, los láseres anti aire abren fuego.

El sofocante sonido del agua evaporándose resuena. Una luz naranja toma la forma de rayos que fríen el polvo y la tierra en el aire. Los rayos atraviesan a los proyectiles viajando a Mach 5 uno tras otro, derritiéndolos en pleno aire.

Pero incluso ella tiene sus propios límites.

Cerca de un tercio logran pasar. Los enormes misiles de los cazas son una cosa, pero los cañones de riel tal vez simplemente fueron un objetivo demasiado pequeño. Además, ella tal vez sea capaz de arreglárselas contra pequeños objetivos como un howitzer o misiles de corto alcance, pero la velocidad de los cañones de riel es simplemente demasiada.

Las masas de acero que lograron pasar por la red anti aire caen como lluvia sin misericordia hacia Quenser y los demás.

Varios pilares de agua se elevan.

La onda de impacto de los proyectiles golpeando el agua golpean a Quenser y el chico puede ver a otro hidroala cercano alzándose en un extremo como un auto manejando sobre dos ruedas en una película de acción. Entonces no resiste más y se vuelca por completo.

“¡¡Mierda!!”

“¡¡Continúen avanzando!! ¡¡Si no son golpeados directamente, no morirán!! ¡¡Retroceder ahora sólo provocará que los portaaviones sean atacados!! ¡¡Continúen y trabajen con la princesa para silenciar al enemigo tan rápido como sea posible!! ¡¡Así es como podrán sobrevivir!!” Froleytia grita a través de la radio.

Heivia se sujeta de la baranda con todas sus fuerzas y aprieta los dientes.

“¡¡Maldición!! ¡Esto es totalmente imprudente! ¡¡Esa comandante en verdad es sádica!! ¡¡Su voz siempre suena tan brillante mientras da órdenes como ésta!!”

“¡¡Sí, y tu cuerpo tiembla demasiado siempre que escuchas sus órdenes, Heivia!!”

“Hey, Quenser. ¿Crees que el Objeto del conglomerado Mass Driver se encuentre oculto en la montaña? ¿¡Qué tal si la montaña es realmente el Objeto oculto bajo una gran cantidad de tierra!?”

“¡Eso no puede ser! ¡¡Los cañones de riel están disparando desde áreas más allá de 500 metros!! ¡¡Seguramente, esto es igual a lo de la Antártica!! ¡Excavaron agujeros en la pendiente, colocaron repuestos del Objeto en su interior, y los ocultaron entre la vegetación!” Quenser grita mientras presiona el interruptor de su radio.

Está hablando hacia el puente de control del Charlemagne.

“¡¡Aquí Quenser!! Tengo una pregunta para alguien del puente que tiene los datos del satélite. ¿¡Han localizado a alguien en esa montaña!?”

“Aquí Charlemagne. No se han detectado señales de calor o señales electromagnéticas que sugieran la presencia humana. Seguramente, los cañones de repuesto están siendo disparados con un programa a control remoto.”

“¿¡Hay hogares u otros edificios ahí!?”

“No se ha detectado ninguno. Todo lo que podemos ver que hay son los cañones de repuesto.”

“Muy bien.” Quenser cambia la frecuencia y contacta a la princesa. “Baby Magnum, no tienes que preocuparte por afectar a civiles.”

En ese momento, Quenser inhala profundamente y después grita con todas sus fuerzas.

“¡No te contengas! ¡¡Destruye la montaña por completo!!”

Resuena un potente estruendo.

Los 7 cañones principales del Baby Magnum localizados en sus 7 brazos se despliegan. La base de cada cañón puede rotar como un microscopio para poder cambiar el tipo de cañón de acuerdo con la situación.

Actualmente está utilizando los cañones de plasma de baja estabilidad.

Un gas especial se carga en el cañón y una cantidad masiva de electricidad se utiliza para crear plasma. Entonces eso es disparado hacia el objetivo. Su alcance máximo se aproxima a los 10 kilómetros, pero solamente puede afectar con seguridad a un objeto enemigo a una distancia de entre 3 y 4 kilómetros. Es una de las armas más poderosas del Baby Magnum.

En vez de concentrar los 7 cañones en un solo punto, el ataque es distribuido a intervalos a través de la montaña.


“Wow. Realmente puedes decir que nos encontramos en Sudamérica; hay palmeras creciendo naturalmente. Estos uniformes militares de manga larga simplemente no están bien. Hace tanto calor que espero encontrarme a algunas lindas chicas en bikini por aquí.” “Apenas llegamos a los 19 grados, creo que es demasiado bajo para los bikinis. ¿En qué mes estamos? Creo que en el país de origen estarías pidiendo un abrigo.”

“Realmente no me importa. Simplemente traigan a las chicas en bikini.”

Mientras mira su aparato portátil, Quenser se limpia el agua salada y el sudor de su rostro. Ni siquiera se percata que al hacer eso, únicamente llena su cara con arena.

Heivia cambia los sensores infrarrojos y ultravioleta de su rifle así como el micrófono usado para detectar sonidos distantes.

“Esto se ha vuelto un verdadero problema incluso para ser una guerra. Operar dentro del Reino de la Legitimidad es una cosa, ¿pero realmente deberíamos estar entrando en un territorio que ni siquiera es nuestro sin permiso?”

“Ahora que lo pienso, ¿de quién es Iguazú? Ya que el conglomerado Mass Driver está escapando hacia aquí, supongo que no es de las Corporaciones Capitalistas.”

“Es independiente. En otras palabras, es un área en blanco.”

“¿…?”

“Después de la caída de la ONU, las naciones del mundo colapsaron, se dividieron, se absorbieron entre sí, y redibujaron los límites nacionales del mundo. Con poderes mundiales como el Reino de la Legitimidad, la Alianza de la Información, las Corporaciones Capitalistas y la Organización de la Fe, el mapa mundial quedó dividido en colores como un vitral. Sin embargo, hay algunas áreas que no pertenecen a ningún poder mundial.”

“¿Te refieres a dictaduras como la nación militar de Oceanía?”

“No. Ellos ni siquiera tienen un gobierno. Las costumbres de las personas nativas crean las reglas. Algunas de las áreas que tardaron en unirse a algún poder mundial debido a problemas políticos durante el colapso de la ONU aún se encuentran a la deriva sin color alguno.” Heivia usa los sensores de su rifle para revisar cuidadosamente el área alrededor. “Lugares como este usualmente son usados como puntos de seguridad para organizaciones criminales. Transportan dinero a través de ellos, almacenan armas, y otras cosas. Sin embargo, ese tipo de criminales profesionales suelen operar saltando de un área en blanco a otra, así que ejemplos de alguien instalándose permanentemente como lo que el conglomerado Mass Driver está intentando hacer son bastante raros.”

“Así que unos Objetos de dos fuerzas extranjeras han llegado a disparar por todo el lugar. Debe ser horrible quedar envuelto en eso.”

“Eso no se aplica nada más para lugares como este. En donde quiera que se encuentre el campo de batalla, no son nada más que problemas para las personas que viven ahí.”

Mientras hablan, la voz de un compañero soldado llega a sus oídos a través de la radio.

“Área C, no se encontraron soldados enemigos. Todo lo que encontramos fueron cañones cubiertos con tierra y gruesos cables de energía que están conectados a algo.”

Heivia interrumpe y habla a través de la radio de Quenser.

“Área H, nosotros tampoco hemos encontrado nada. Hemos usado todos los sensores a nuestra disposición, pero solamente encontramos tierra y rocas.”

Reportes similares resuenan uno tras otro. Aparentemente, desde el principio los soldados enemigos nunca estuvieron en ese lugar o reunieron su equipo y se retiraron apresuradamente.

De pronto, la persona que habla es Froleytia.

“El retiro de los flotadores del Baby Magnum ha terminado. Los grupos en las Áreas A-D tienen que regresar y comenzar a preparar el equipo para la zona de aterrizaje simple. Los grupos en las Áreas E-H tendrán que continuar la búsqueda en todos lados dentro de 5 kilómetros. Una vez que el trabajo esté finalizado, llamaremos a los aviones de transporte. Si no terminan, las duchas y las camas no podrán llegar aquí, así que prepárense.”

“Maldición, estamos en el Área H. Tendremos que quedarnos aquí.”

“Sí. Pero nivelar la tierra con un tractor para crear pistas de aterrizaje o levantar torres de radar tampoco es muy divertido.”

“Después de ese comentario, no podrás quejarte si terminamos encontrándonos con el Objeto del conglomerado Mass Driver.”

Quenser y Heivia continúan nerviosamente a través de las tierras de Iguazú, pero a pesar de sus expectativas, no encuentran nada más. La pendiente levemente pronunciada continúa mientras avanzan tierra adentro. El área parece ser una plantación de café porque muchos árboles de unos 3 o 4 metros de alto se encuentran alineados en la planicie relativamente lisa.

Heivia baja la mirada hacia sus pies.

“Se supone que los estamos buscando, pero si huyeron por helicóptero, no habrá quedado nada. Incluso su aroma habrá desaparecido.”

“Idiota. Si un helicóptero hubiera estado planeando sobre el suelo, el viento del rotor hubiera aplanado el pasto de forma circular. Sabes lo enormes que son esos repuestos. Es imposible remover por completo todos los rastros.”

“¿En verdad? Esa bienvenida fue bastante llamativa, pero aquí no parece haber ningún soldado enemigo. Tal vez ha pasado tiempo desde que instalaron todo eso. Si ese es el caso, dudo mucho que haya alguna pista,” Heivia dice irritado mientras mira los árboles a su alrededor. “Alguien plantó todos estos árboles aquí.”

“Ahora que lo pienso, ¿por qué esta área se llama Iguazú?” Quenser pregunta.

“Por el Río Iguazú, uno de los más extensos del mundo. Durante la temporada de lluvias, alcanza hasta los 4 kilómetros de ancho.”

“Hmm. ¿Entonces las personas construyeron ciudades alrededor de ese enorme río?”

“No, el Río Iguazú se encuentra a cientos de kilómetros de aquí. Un montón de ríos artificiales se extienden desde ahí como las llaves de un torneo, suministrando cada área con agua. Al parecer el suministro de agua de esta área está controlado por la Presa Iguazú. Pero…” Las palabras de Heivia se desvían.

Los árboles de café de la plantación están muy bien alineados, pero no hay señales de ramas rotas. En otras palabras, no parece que un Objeto gigante haya pasado por ahí.

“¿¿…?? ¿Qué está pasando? No me digas que usaron un cable de cientos de kilómetros de largo para dispararnos desde fuera del país.”

Incluso si lo hubieran hecho, sería imposible recuperar el cable en tan poco tiempo. Además no hay señales de tierra removida sugiriendo que pudo haber estado enterrado.

Después de pensar un momento y no encontrar la respuesta, Quenser suspira.

“…Así que nos dejaron sólo con los repuestos como en la Antártica. Eso sólo me provoca un mal presentimiento.”

Heivia encoje los hombros y dice, “Tal vez no comprenda totalmente la situación, pero sé cómo reportaré esto.” Entonces habla a través de la radio. “Aquí Heivia. Hemos ejecutado una revisión en nuestra área, pero no encontramos señales del conglomerado Mass Driver. No hay enemigos aquí, al menos por ahora.”

“… ¿En verdad deberías estar diciendo eso? Si no revisamos nada sospechoso, podríamos terminar siendo apuntados por un cañón de riel enterrado en un agujero y cubierto por vegetación otra vez,” murmura Quenser.

Sin embargo, Froleytia parece satisfecha simplemente con lo que saben por el momento.

“Bien hecho. Dudo que encuentren una respuesta a cualquiera de sus preguntas quedándose ahí y pensándolas por unos minutos. Todos podemos pensar en ello en paz una vez que la base esté terminada. Quenser, Heivia, regresen.”

“Ugh. ¿Separaste los grupos en dos, pero aún así terminaremos preparando la zona de aterrizaje de cualquier forma?”

“No. Ya que completaron el trabajo que se les asignó, tienen el derecho de descansar. Debido a que no es algo urgente, pueden tomarse su tiempo en regresar siempre y cuando estén aquí para el atardecer. Aunque personalmente creo que la base sería el mejor lugar para descansar ya que es el lugar más seguro aquí.”

La transmisión termina.

Quenser y Heivia intercambian una mirada.

“… ¿Qué hacemos? ¿Deberíamos regresar directamente a la base?”

“Qué molesto. Caminamos 5 kilómetros hasta aquí. Al menos quisiera descansar para recuperar algo de energía antes de regresar.”

Los dos chicos se sientan en una posición que los cubre detrás de un árbol de café. Sacan sus raciones insípidas de sus bolsillos y comienzan a comer el enorme alimento con forma de borrador.

“Maldición, ¿no pueden hacer algo con estas raciones? No hacen nada más que enseñarte a valorar la verdadera comida.”

“Escuché que la división de desarrollo de comida está desarrollando algo como campos con forma de contenedores. Al reunir plantas silvestres que pueden ser cosechadas en una semana después de no ser nada más que semillas, pueden asegurar un suministro de comida que sea más eficiente que tener que comer estas raciones.”

“… ¿Pero no comeríamos únicamente vegetales…o más bien, plantas silvestres comestibles?”

“Ésta es mi primera vez participando en una misión de desembarque, así que, ¿qué se hace después de construir una base en la playa?”

“¿Hm? Primero, el Objeto de la princesa se adentrará a tierra y hacia las montañas. Mientras tanto, nosotros usaremos la mitad del día para avanzar lentamente con el convoy. Al repetir ese proceso, moveremos la zona base a las líneas frontales a 100 kilómetros tierra adentro.”

Las enormes instalaciones con forma de edificios en verdad están conformadas por varios vehículos. Para mover la base, tienen que ser separadas y re-ensambladas, así que se necesita de mucho trabajo.

“Eso en verdad nos llevará tiempo. ¿No deberíamos terminar con esto rápidamente? El conglomerado Mass Driver podría escapar mientras nosotros estamos haciendo esto. Supuestamente su ruta es de América Central hacia aquí en Sudamérica, pero podrían tomar alguna otra ruta a medio camino.”

“Con que la princesa los atrape al final, eso no importa. Nosotros solamente necesitamos quedarnos atrás y renovar sus suministros. No hacemos nada más que extender el rango de actividad de la princesa. Recuerdas lo que vivimos cuando perdimos nuestro Objeto en Alaska, ¿cierto? Esa es la ventaja que tenemos aquí. Una vez que la princesa llega al campo de batalla, todo termina. Si todo esto se resuelve antes de que tengamos que dirigirnos a las líneas frontales, ¿qué importa?”

“¿Y qué si el conglomerado Mass Driver tiene un Objeto?”

“El propio Objeto tal vez sea capaz de escapar. Sin embargo, todo el equipo de mantenimiento e instalaciones tardarán más. Nos aseguraremos de que sientan el dolor de correr y abandonar a su unidad de mantenimiento si se da el caso.”

“Ya veo,” Quenser murmura.

La forma en la que cada acción individual tomada para decidir al ganador se lleva a cabo en un período de tiempo contado en días deja a ese chico incapaz de comprender realmente lo enorme que es la situación. Sin embargo, así son las acciones militares. En los días cuando los buques, portaaviones y submarinos eran usados de manera activa, una sola operación llevaba más tiempo que eso.

“Pero…” comienza Heivia. “Lo mencionaste antes, Quenser, pero si el conglomerado Mass Driver realmente tiene un Objeto, ¿en dónde crees que esté?”

“De acuerdo al mapa, hay muchas minas de carbón en el área. ¿Crees que pudieron esconder un Objeto de 50 metros ahí?”

“No, esas cosas pesan 200,000 toneladas. Una mina de carbón probablemente colapsaría si uno de esos entrara.”

“Al igual que en la Antártica, no podemos encontrar al Objeto que suministra la energía a los repuestos.”

Quenser mira hacia el cielo un momento.

Mastica su ración insípida.

“¿En verdad crees que han desarrollado un Objeto sigiloso que no puede ser localizado por radar o satélite? Hey, Heivia… ¿Heivia?”

Quenser regresa la mirada hacia abajo para encontrarse con que el otro chico ya no está.

Mira a su alrededor confundido, hasta que…

“¡Hey, Quenser! ¡Por aquí! ¡Acabo de ser invitado a tomar el té por el anciano y la anciana que se encargan de este plantío de café!”

“¿¡Huh!? ¿¡Por qué hay una pareja de ancianos teniendo un picnic en sillas reclinables en medio del campo de batalla!?”

“Idiota. Ésta es su propiedad privada. Dijeron que su hija casi nunca viene a visitar a su familia, así que casi no ven a sus nietos. …¿Eh? ¿Dices que tu nieto es tan guapo como yo?”

“¡Espera, espera, espera, espera! ¡No deberían estar relajándose! ¡Necesitan evacuar! ¡Esto podría convertirse un campo de batalla entre dos Objetos!”

“Quenser, sólo toma algo de té. Aunque, si prefieres quedarte ahí comiendo esas raciones insípidas, sé mi invitado.”

“¡¡Bien!! ¡¡Acepto la invitación, pero los sacaremos de aquí tan pronto como terminemos!!” Quenser grita mientras se dirige hacia una de las sillas reclinables.

Entonces acepta una taza de la anciana que se ve como la gentileza personificada.

“… ¿Si administran una plantación de café, por qué ofrecen té?”

“Dicen que se han aburrido de ese líquido negro,” Heivia dice mientras deja caer un caramelo cuadrado dentro de su taza por alguna razón.

Con expresión confundida, Quenser pregunta, “¿Qué estás haciendo, Heivia?”

“Hay diferentes maneras para beberlo. ¿Creías que el azúcar, la leche, y el limón eran las únicas opciones? ¿Qué te parece pensar en ti mismo antes de cuestionar y quejarte?”

“Este anciano ha estado sirviendo brandy en mi té sin que se lo pidiera. ¿Así es como se hacen las cosas por aquí?”

Quenser alza la mirada como si desviara los ojos de la taza que se había convertido en algo bastante peligroso. El cielo azul parece continuar hasta la eternidad y las nubes se mueven tan lento que parece como si el sol fuera a ocultarse antes de que éstas desaparecieran de la vista.

“Esto realmente te hace pensar sobre la paz mundial, ¿no es cierto?”

“Bueno, la guerra es una verdadera molestia por definición.”

Entonces la radio de Quenser recibe una transmisión.

Asume que es un mensaje u orden de Froleytia, pero no es así.

La voz es masculina.

“37mo Batallón de Mantenimiento Móvil del Reino de la Legitimidad, aquí el Comandante Halreed Copacabana del 52do Batallón de Mantenimiento Móvil del Reino de la Legitimidad.”

“Oh, maldición.”

Quenser y Heivia se colocan apresuradamente los audífonos para la radio. Temen que los ancianos de los plantíos queden envueltos en cualquier problema innecesario al permitir que escuchen.

Mientras tanto, la voz del hombre continúa a través de la radio.

“Aunque, probablemente será más rápido decir simplemente que soy el piloto Élite del Bright Hopper.”

“¿…?”

Bright Hopper es el nombre de un Objeto con la mejor tecnología. Quenser siente que se trata del que le provoca frustración a la princesa porque tendrá que perder contra él en una batalla de muestra el próximo mes.

“Estamos pensando en tomar una ruta a través de América Central para encontrarnos con ustedes en el distrito del Amazonas. Si pudiéramos ejecutar un ataque en pinza contra el conglomerado Mass Driver, sería lo ideal, ¿pero es posible con su horario?”

Entonces la voz de Froleytia se une a la conversación.

Se escucha un poco irritada.

“Aquí la Comandante Froleytia Capistrano. Actualmente estoy al mando del 37mo. Hemos confirmado su ubicación, pero aun se encuentran bastante lejos de aquí. Nos encantaría trabajar con ustedes, pero si no podemos esperar, comenzaremos con la operación como se había acordado originalmente. Mantenga eso en mente si piensa comenzar una operación en conjunto.”

“Entendido. En ese caso, nos gustaría que atrajeran al Objeto del conglomerado Mass Driver hacia el norte, para que nosotros podamos eliminarlo.”

Quenser mira a Heivia y habla en voz baja.

¿Está pidiendo que hiramos al enemigo para que ellos lo derroten?”

“¿No te lo dije? El Élite del Bright Hopper es un chico rico de una familia de nobles muy influyente. Probablemente vea este incidente como un simple espectáculo para poder presumir su Bright Hopper.”

A Froleytia no le gustaría algo como eso.

Ya ha perdido a varios hombres tanto en la Antártica como en el desembarque en Iguazú. Y eso sucedió antes de que un verdadero Objeto se mostrara. Si las dos fuerzas realmente se enfrentaran, las probabilidades de que las cosas se pongan serias son bastante altas.

“Capistrano del 37mo a Copacabana del 52do. Desafortunadamente, no tenemos fuerzas de sobra suficientes para perseguir al enemigo como parece tener el 52do. Terminaremos esto si tenemos la oportunidad. Espero que no te importe si no seguimos tu propuesta.”

“Halreed del 52do a Froleytia del 37mo. Si se permite mi opinión personal, creo que lo mejor sería que hicieras lo que te pido. Tanto públicamente como en privado.”

Halreed interrumpe la transmisión.

Quenser agita suavemente la radio.

“¿Qué concluyes de todo eso?”

“Se conocen. Y Froleytia no parecía muy contenta,” Heivia responde después de retirar la taza de té de sus labios. “La horrible atmósfera que sólo sientes en la sociedad de nobles era evidente. Parece ser que nuestra hermosa señorita tiene sus propios problemas.”

“¿Eh? ¿Froleytia es una noble?”

“De cierta forma, es famosa.”

“¿De qué forma?” Quenser pregunta frustrado, pero Heivia parece satisfecho al evadir la pregunta.

Al parecer, le gusta hacer comentarios enigmáticos.

Un poco después, entra una transmisión por parte de Froleytia.

“Quenser, Heivia. Cambio de planes. Supongo que están sin hacer nada para recuperar su energía, pero quiero que regresen a la base de inmediato.”

“Bien, bien. ¿Nos ordenarás que te demos algunos consejos de vida?”

“Heivia, prepárate para recibir el talón de mi pie en tu mandíbula,” Froleytia dice de forma desinteresada. “Quiero terminar con esto antes de que la intervención del Bright Hopper arruine nuestro ritmo. No quiero que sus intentos por gloria personal destruyan nuestro ritmo y causen pérdidas innecesarias a mi unidad. Nuestro horario se apresurará un poco, así que necesito toda la fuerza en acción.”

“En ese caso…”

“Hey, Quenser. La anciana dice que nos dará unas galletas para que nos llevemos.”

Los chicos quieren evacuarlos, pero la pareja de ancianos parece renuente a dejar su plantío de café. Entonces deciden que lo mejor será hacer que el convoy se mueva tan rápido como sea posible para dejar atrás el plantío. De esa manera, el campo de batalla se moverá naturalmente hacia otro lado y la plantación correrá menos riesgo de ser dañada.

Quenser se despide con la mano del anciano que hace lo mismo y pregunta, “Por cierto, ¿qué tanto poder tendrá ese Bright Hopper?”

“Es un Objeto de segunda generación que se especializa en batallas terrestres, así que no puede usarse en el mar. Es por eso que tardó tanto en llegar a Sudamérica y llegó tarde a la operación. Sin embargo, los rumores dicen que los valores de su hoja de especificaciones sugiere que ni siquiera 3 de nuestros Baby Magnums podrían derrotarlo en una pelea terrestre.”

“Mantengamos ese rumor en secreto de la princesa. A primera vista puede parecer inexpresiva, pero realmente siente mucho orgullo en ese tipo de cosas. Casi puedo verla sugiriendo que probará que ese rumor es falso.”

Mientras los dos charlan de camino a la base, una transmisión del portaaviones llega hasta ellos.

“Aquí Charlemagne. Tenemos información que tal vez haga que aquellos cansados de esperar por algo renueven sus expectativas.”

“¿…?”

“Un arma meteorológica antirradar ha sido lanzada desde las Montañas de Paraná a unos 50 kilómetros al norte de aquí. Es del tipo que combina pequeñas partículas con las nubes naturales para crear una protección temporal contra los radares. Ahora mismo, la red de rastreo satelital no funciona. El movimiento de las nubes está afectando el área que no podemos monitorear.”

“… ¿Si tenían algo como eso, por qué no lo usaron en primer lugar?”

“Tal vez porque es algo similar al misil tierra-aire en la Antártica. Deja al descubierto su posición porque podemos ver desde dónde fue lanzado. Sin embargo, ahora que no pueden evitar que el Baby Magnum aterrice, no tienen otra opción.”

“Recomendamos que desplieguen inmediatamente el Baby Magnum antes de que los soldados enemigos tengan tiempo de evacuar el lugar de lanzamiento. Un Objeto que puede moverse a un máximo de 500 km/h no debería tener problemas para recorrer esa distancia,” dice el hombre del Charlemagne.

“Aquí Froleytia, entendido. Tomaré su opinión en consideración.”

Quenser frunce el ceño y dice, “Espera un segundo. Si están dispuestos a revelar su ubicación para lanzar ese misil antirradar, deben tener alguna razón por la que no quieren que los encontremos. ¿La fuerza principal del conglomerado Mass Driver se encuentra a 50 kilómetros al norte de aquí?”

“Sí, tal vez ellos quieren ocultarse de la red de rastreo satelital tan pronto como sea posible. Dudo que lancen el misil desde la misma ubicación que su unidad, pero deben estar dentro de un rango de unos cuantos kilómetros alrededor del lugar de lanzamiento, ¿no crees? Si el viento causa que los efectos del misil antirradar se propaguen rápidamente, esto podría ser un problema, pero si podemos terminar esto ahora, todo estará bien.”

“…”

En ese caso, ¿qué era lo que estaba suministrando de energía a los cañones de riel de repuesto?

Tanto en la Antártica como aquí, había reunidos bastantes cañones de repuesto. Y supuestamente necesitan un Objeto para activar dichos repuestos.

Los Objetos son sinónimo de guerra.

El conglomerado Mass Driver posee suficiente fuerza militar para provocar una guerra verdadera, ¿así que por qué se concentran en huir?

Y algo extraño resalta sobre el uso de ese misil antirradar.

Con la precisión con la que fueron atacados al desembarcar en Iguazú, el conglomerado Mass Driver debió haberlos detectado de antemano. El conglomerado es una organización relacionada al desarrollo espacial, así que hay una buena posibilidad de que tengan su propio satélite.

La red de rastreo satelital realmente es un problema para el conglomerado Mass Driver, pero también se benefician de él. El misil antirradar ha afectado a todos los satélites, así que no tendrán idea sobre qué ruta tomará el Objeto del Reino de la Legitimidad para atacarlos. Si realmente están concentrados en escapar, ¿acaso ellos mismos crearían una situación en la que deben temer por un ataque sorpresa en cada esquina?

Además, si el enemigo realmente posee un Objeto, es un caso de 1 contra 1.

Las probabilidades de victoria serían del 50/50. Si no derrotaran al Baby Magnum en su momento, el Bright Hopper se uniría y haría de la situación un 2 contra 1. ¿En verdad estarían dispuestos a arriesgarse a algo así?

“No puede ser…”

Un mal presentimiento toma forma dentro del pecho de Quenser.

Siente que el enemigo no es tan inocente.

Siente que ha pasado algo por alto.

Ha pasado por alto alguna otra razón lógica para bloquear a los satélites con el misil antirradar.

“¡¡No puede ser!!”


Parte 6[edit]

El Objeto del 52do Batallón de Mantenimiento Móvil, Bright Hopper, continúa avanzando a través de una región montañosa.

Su forma en general es la de una gigantesca esfera con un aparato circular conectado en la parte inferior que produce electricidad estática. El aparato permite que el Objeto flote levemente sobre el suelo y tres unidades similares a patas de saltamontes conectadas a la parte posterior patean el suelo para moverse hacia adelante.

Con cada salto, una nube de polvo se expande detrás del Objeto.

A cambio de esa destrucción, el Bright Hopper está diseñado para ejecutar batallas a una velocidad extrema de entre 700 y 800 km/h. El diseño de las patas de saltamontes evitan que se mueva hacia atrás y sólo permite movimiento hacia adelante, pero no puede detectarse nada de temor en el rostro del Élite Halreed.

Retroceder es lo que hacen los donnadies desconocidos. Un orgulloso noble del Reino de la Legitimidad debe acercarse a su enemigo a toda velocidad para atravesar el blindaje del Objeto enemigo con un ataque rápido. Esa rápida destrucción es el truco para terminar una guerra rápidamente y así evitar que se provoque demasiado daño como sea posible tanto para los aliados como para los enemigos. Es una estrategia compasiva y benevolente.

El radar localiza algo volando a una gran altitud y Halreed lo derriba rápidamente con un láser anti-aire.

No siente nada de preocupación.

(… ¿Un misil?)

Frunce el ceño.

Halreed obviamente había sido informado acerca del misil antirradar lanzado hace unos momentos.

Al parecer el enemigo había intentado interrumpir las conexiones electromagnéticas e infrarrojas entre el Bright Hopper y el satélite militar para poder ocultar su ubicación tanto como les fuera posible. El chico derribó dicho misil, pero aún así las partículas antirradar se habían diseminado en la atmósfera hasta cierto punto. La estática se apodera de algunos de sus instrumentos.

Se encuentra a 500 kilómetros de distancia.

Sin embargo, una vez que se ha adentrado a las montañas, el camino por el que el Objeto puede viajar se ha vuelto tan complejo como los pliegues de un cerebro. Está perdiendo el tiempo debido a eso, pero Halreed no muestra impaciencia en su rostro.

(Así que están intentando ocultarse. ¿Qué tan cobardes pueden llegar a ser?)

El chico determina que la decisión del enemigo de ocultarse en vez de pelear es evidencia de la diferencia en habilidades entre él mismo y ellos. Los verdaderamente fuertes no necesitan ocultarse. Un león no pide protección y un Objeto gigante ocupa una posición similar en el campo de batalla.

Normalmente, ya hubiera aniquilado al conglomerado Mass Driver para ese entonces.

No lo ha hecho porque el Bright Hopper se especializa en batallas terrestres, así que transportarlo por las rutas marinas ha tomado su tiempo. Después de cubrirlo con incontables globos rellenos con un gas especial para proveerlo de flotabilidad, varios buques lo remolcaron.

HO v02 164.jpg

De acuerdo a sus subordinados que se especializan en reunir información, una escena similar de “buques con algo enorme” había sido avistada mientras el conglomerado Mass Driver viajaba de Norteamérica a Sudamérica. Sin embargo, Halreed no lo toma como una amenaza. La forma en la que él lo ve…

(Incluso si el reporte era acertado, podía tratarse de un cebo. Podía ser un tanque de gas o algo como en Oceanía.)

Y si el conglomerado Mass Driver realmente tiene la tecnología para el desarrollo de Objetos, sin duda serían más estratégicos. Tal vez sea cierto que los Objetos son sinónimo de guerra, pero los mayores poderes del mundo como el Reino de la Legitimidad y las Corporaciones Capitalistas tienen bastantes Objetos. Crear un Objeto o dos no es suficiente para dar una buena pelea.

Además…

(No importa si es real.)

Halreed sonríe.

(Un modelo creado apresuradamente no es competencia para un Objeto de Segunda Generación como el Bright Hopper.)

Mientras viaja a alta velocidad, Halreed revisa sus cañones principales.

Su única preocupación es dejar a su convoy de mantenimiento demasiado atrás en su ansia por llegar al campo de batalla. Si espera demasiado para que ellos lleguen, podrían tardar días, así que no tiene otra buena opción. Sin embargo, eso significa que el Bright Hopper no puede reabastecerse o recibir mantenimiento.

(Solamente tengo que esperar hasta reunirme con el 37mo de Froleytia. Existe cierto tipo de semejanza entre los diseños de los Objetos del Reino de la Legitimidad. Aunque no pueda hacer nada acerca de las armas individuales, puedo reemplazar las placas de blindaje y el tanque de gas con algunos creados para el Baby Magnum.)

Está pensando en irrumpir y tomar partes de repuesto preparadas para el Baby Magnum y la princesa, pero a Halreed eso no le importa. Lo único que le causa disgusto es tener que usar partes de un Objeto de la inferior Primera generación. Para bien o para mal, es un noble estereotípico. No siente demasiada simpatía por la existencia de un batallón conformado por una comandante y una Élite.

(Pero eso terminará pronto.)

Termina de revisar sus cañones principales.

El Bright Hopper se especializa en llevar a cabo el combate más rápido de la historia, así que sus cañones son de rayos láser. Ese monstruo ataca literalmente a la velocidad de la luz. Naturalmente, sus cañones principales son rayos láser de alta potencia.

Su estrategia consiste en acercarse a gran velocidad, disparar incontables láseres a los pies del Objeto enemigo, y después apuntar con los cañones láser de alta potencia mientras el enemigo es incapaz de moverse. Un golpe de esas armas es suficiente para exterminarlo. Teóricamente, el Bright Hopper puede destruir instantáneamente a cualquier Objeto en el mundo siempre y cuando logre colocarse dentro de su rango de ataque de 5 kilómetros. Los Objetos Multiusos usados para pelear en varios ambientes tienen menos poder para cada arma individual, así que a Halreed no le agrada ser colocado en la misma categoría que esos Objetos de Primera Generación.

(No importa qué tipo de Objeto pueda tener el enemigo. Un solo y honorable rayo de luz se encargará fácilmente de ese supuesto enorme enemigo que está intentando escapar.)

En ese instante, algo destella frente a él.

Pero no proviene de las montañas, sino desde arriba, en el cielo.

Halreed frunce levemente el ceño.

Y entonces…


Parte 7[edit]

Una tremenda onda de impacto afecta los tímpanos de Quenser y Heivia mientras intentan regresar a la zona base de mantenimiento. Sin embargo, no se trata simplemente de un sonido que vibra en sus tímpanos. Es una masa de sonido que resuena en sus entrañas como si estuvieran escuchando death metal frente a una bocina más grande que ellos.

“¿¡Q-qué fue eso!?”

“¡¡Aquí Charlemagne!! Le ha sucedido algo al Bright Hopper fuera de la nube del misil antirradar. Se dirigía hacia aquí a 550 kilómetros al norte cuando fue seriamente dañado. Repito. ¡¡El Bright Hopper ha sido seriamente dañado en su camino hacia acá!!”

“Espera un segundo.”

Heivia pensó que algo cercano había explotado, así que se había tumbado en el suelo. Ahora se levanta y puede sentir que su cuerpo está temblando.

“Pensé que el Objeto del conglomerado Mass Driver se encontraba a más de 50 kilómetros de aquí. ¿El sonido de su disparo fue tan potente? ¡Ni siquiera unos explosivos plásticos detonando cerca harían estremecer tus entrañas de esa manera!”

“¿Y a qué te refieres con ‘a 500 kilómetros’? ¡Esta es una región montañosa! ¿¡Destruyeron las montañas en su camino!?”

“Usaron una trayectoria de ángulo pronunciado.” La pregunta de Quenser es respondida por Froleytia a través de la radio. “Es igual al beisbol. ¡Disparan un cañón de riel con un ángulo pronunciado y permiten que caiga de regreso al suelo! ¡¡Eso es más efectivo para bombardeos a gran distancia y elimina el problema de las montañas hasta cierto punto!! ¡¡Ya que las nubes no fueron eliminadas después del disparo, seguramente no alcanzó una altura mayor a los 2500 metros!!”

“Pero…”

La duda de Quenser aún no se ha esfumado por completo. El Bright Hopper es un Objeto de Segunda Generación con la mejor tecnología que se especializa en el movimiento a gran velocidad. No es normal que algo como eso sea destruido con un solo disparo.

Sin embargo, la situación no le da tiempo de pensar tranquilamente. Otra transmisión del portaaviones lo interrumpe.

“¡¡Aquí Charlemagne!! ¡Fuimos incapaces de confirmar la evacuación del piloto Élite, el Comandante Halreed Copacabana! ¡¡Tampoco podemos detectar alguna señal de rescate de emergencia!!”

“…Tienes que estar bromeando. ¿En verdad fue destruido con un solo disparo?”

Los Objetos generalmente pelean a distancias de entre 5 y 10 kilómetros. Aunque sus cañones principales pueden disparar mucho más allá de eso, la velocidad y potencia de los cañones de riel y de gauss se reducen cuando la distancia se incrementa y los rayos láser se deterioran mientras viajan por el aire. Lo mismo sucede con el calor de los cañones de plasma de baja estabilidad, así que se asume que deben de aproximarse para poder atravesar el grueso blindaje de los Objetos.

De hecho, es bastante raro que un arma conserve su habilidad destructiva a una distancia de 500 kilómetros y bajo una presión de una atmósfera. Los aviones de combate de gran altitud o los misiles balísticos que pueden ser derribados con el menor daño son una cosa, pero Quenser ciertamente nunca ha escuchado de un ataque efectivo contra un Objeto a esa distancia.

Y aún así…

“Al parecer el reactor del Bright Hopper ha sido totalmente destruido. La velocidad estimada es… ¿¡…!? ¿¡M-Mach 25!? ¿¡En verdad eso era un proyectil metálico!?” se escucha el reporte del Charlemagne.

“¡¡I-imposible!! ¡Debe ser un error de medición! A-así es. Era un cañón de riel lanzado con una trayectoria de ángulo pronunciado, ¿cierto? ¡¡Si hubiera sido disparado a Mach 25, hubiera continuado hacia la atmósfera en vez de haber caído!!”

“¡¡No me preguntes a mí!! ¡¡Tal vez tenía surcos especiales intercambiables en un costado del proyectil para alterar su trayectoria hasta cierto punto, pero no me preguntes sobre los detalles!!” responde el Charlemagne.

“Esto es ridículo…” murmura Quenser. “Seguramente por esto lanzaron el misil antirradar. No era para escapar. ¡¡Era para evitar que supiéramos cuándo iban a atacar!!”

El chico saca apresuradamente su aparato portátil y despliega su mapa GPS. Una enorme área se encuentra cubierta con nubes blancas así que los distintos sensores no pueden darle ningún tipo de información, pero alcanza a ver una enorme figura entre un espacio en las nubes. El misil antirradar es un tipo de arma meteorológica, así que usa las nubes naturales. No debió haber sido suficiente para cubrir absolutamente todo.

“Maldición. No solamente tienen un Objeto, sino que claramente se trata de uno de Segunda Generación.”

Quenser siente debilidad repentinamente.

El Objeto del conglomerado Mass Driver.

Su trabajo ha cambiado de una intercepción usando su Objeto a una guerra entre su Objeto y otro y en la que las probabilidades para derrotarlo no son buenas.

Quenser mira fijamente la pantalla del aparato.

Puede ver un cuerpo redondo y un cañón principal del doble de largo que el propio cuerpo.

Todos los cañones principales de los Objetos son enormes, pero ese es especialmente grande. El reactor no se encuentra en el centro de la máquina. El cañón principal es el centro y las partes necesarias para usarlo en una verdadera batalla se reúnen a su alrededor.

La enorme arma es soportada por algo similar al bípode de un rifle francotirador. Cuando Quenser lo ve, siente como si su corazón fuera a detenerse.

Cada pocos segundos, el mapa GPS refresca sus datos.

A partir de eso, el chico puede deducir que la enorme figura en el mapa está rotando lentamente. Es como si el gigantesco cañón principal estuviera apuntando en su dirección… o más precisamente, hacia el Baby Magnum.

Es en ese momento cuando el espacio entre las nubes se cierra y el Objeto queda oculto una vez más.

Si el Baby Magnum queda entre su mira, todo terminará.

No hay manera de esquivar un proyectil volando a Mach 25.

Pero…

“¿Cómo puede apuntar con tanta precisión desde una distancia tan grande?”

Quenser emite en voz alta la ilógica pregunta que se forma en su mente.

(Está a 500 kilómetros de aquí. ¿Usa láseres infrarrojos u ondas electromagnéticas? No, el área entre el Objeto del conglomerado Mass Driver y el Bright Hopper está llena de montañas. Si enviara una señal al nivel del suelo, las montañas hubieran evitado que asegurara su mira.)

Quenser piensa primero que debe estar usando láseres satelitales para apuntar con precisión a pesar del terreno, pero rechaza inmediatamente esa idea.

Eso no les daría razón para bloquear los satélites con los misiles antirradar.

El conglomerado Mass Driver se arriesgó a lanzar un misil antirradar justamente sobre el Bright Hopper justo antes de que éste fuera atacado. Fue un método efectivo para interrumpir el acceso del Bright Hopper a cualquier satélite militar, pero a la vez evitó que los satélites del conglomerado Mass Driver usaran sus diferentes cámaras y sensores en las áreas debajo de las nubes.

Ya que decidieron usar los misiles antirradar, no deben estar confiando simplemente en un satélite militar.

Lo que significa que…

“Esperen un segundo…”

Quenser alza la mirada al percatarse de algo repentinamente.

Alza la vista hacia las nubes extendiéndose sobre su cabeza.

“¡¡Están utilizando las nubes!! Es igual a su método para disparar el cañón de riel a un ángulo y lograr que caiga de regreso. El misil antirradar creó nubes que reflejan las señales electromagnéticas. Ellos envían su señal de la mira hacia arriba a cierto ángulo de tal forma que es reflejado por las nubes y hacia el objetivo en el suelo. De esa forma pueden apuntar con precisión hacia su objetivo mientras mantienen oculta su ubicación. ¡¡De esa forma pueden apuntar desde arriba incluso en un área montañosa que tiende a interrumpir las señales electromagnéticas!!”

“¡Eso nunca funcionaría! Claro, tal vez sean capaces de usar las nubes para hacer llegar su señal para apuntar hasta la princesa, pero la señal no sería reflejada directamente de regreso hacia ellos. ¡¡Sería reflejada en todas direcciones, así que no tendrían una señal suficientemente fuerte para poder apuntar con semejante exactitud!!”

“¿Qué tal si tienen algún tipo de programa de compensación? ¡Algo que pueda tomar con precisión la ubicación del objetivo a partir de las débiles señales que son enviadas de regreso entre el reflejo difuso!! Ellos se especializan en desarrollo espacial, ¿cierto? ¡¡Pudieron haberlo basado en algún proyecto para interceptar señales o láseres de satélites militares que han sido levemente reflejados por la atmósfera terrestre!!”

Entonces Quenser toma su radio.

Concentra toda su fuerza y grita.

“¡¡Baby Magnum, aquí Quenser!! ¡El Objeto enemigo está utilizando el arma meteorológica para reflejar la señal de su mira con las nubes! ¡¡Utiliza tus cañones de plasma de baja estabilidad o algo para eliminar las nubes sobre ti!!”

El enorme Objeto responde a sus palabras.

Los siete cañones principales soportados por sus siete brazos apuntan hacia el cielo. En vez de concentrarse en un solo punto, varias nubes son apuntadas al azar. Con un tremendo sonido y destellos de luz, enormes agujeros de docenas de metros de ancho aparecen en las nubes. Quenser se encuentra bastante alejado del Objeto, pero el sonido es suficiente para enviar un intenso dolor hacia sus tímpanos.

Sin embargo, todo el espacio de 50 kilómetros entre los dos Objetos está cubierto por nubes. Simplemente abrir unos cuantos agujeros no es suficiente para despejar toda la zona.

Seguramente, la señal de la mira aún continúa capturando con precisión la ubicación de la princesa.

“Mierda.”

Quenser estima la ubicación de los dos Objetos en el mapa desplegado en su aparato portátil.

“¡¡Corre al oesteeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!”

La princesa seguramente tampoco ha sido capaz de deshacerse de esa sensación de peligro. Los movimientos de su Objeto parecen apresurados.

Toda la potencia es enviada al mecanismo de propulsión que utiliza electricidad estática para hacer que el Objeto flote y usa láseres para expandir el aire. El Baby Magnum se mueve como su hubiera saltado repentinamente.

Se mueve de tal forma que una pequeña montaña queda exactamente entre ambos Objetos.

Sin embargo…

Un mortífero proyectil viaja por el aire y sin misericordia a Mach 25.

Se ve como un rayo de luz anaranjado. Tal vez en realidad se encuentra viajando formando un arco, pero la escala es tan grande que parece como si estuviera cayendo de manera diagonal para Quenser. El proyectil del cañón de riel parece volar en línea recta pasando por la montaña y hacia el Baby Magnum.

La puntería no es totalmente acertada, pero no queda claro si eso se debe a las montañas causando problemas a las señales del radar o la excelente reacción de la princesa.

Pero aún así, el poderoso proyectil logra rozar al Baby Magnum.

Una explosión reverbera.

Sin embargo, va más allá de lo que el oído humano puede detectar.

El blindaje del Baby Magnum se desprende, y cerca de la mitad de la masa de la pequeña montaña cercana es eliminada.

Quenser y Heivia se encuentran a más de un kilómetro de distancia, pero aún así sus cuerpos son lanzados sin piedad hacia el suelo. El dolor explota desde cada uno de sus órganos internos. No pueden escuchar nada. El impresionante impacto los ha dejado temporalmente sordos. Quenser mete su temblorosa mano en su bolsillo y saca lo que parece un audífono. Conecta un cable a su radio y lo coloca detrás de su oído. Utiliza lo que es conocido como conducción de hueso.

“… ¡¡El Baby Magnum ha sido parcialmente dañado!! ¡¡Los cañones del 1 al 3 han dejado de funcionar!!”

“Todavía… puedo seguir... Aunque tenga sólo 1 de los 7 cañones…”

“¡Algo anda mal con el mecanismo de propulsión! ¡¡No queda claro si podrás alcanzar grandes velocidades necesarias para la batalla!! ¡¡Recomiendo que los soldados de mantenimiento ejecuten una revisión de emergencia en el área de las patas!!”

Algo similar a una estela puede verse en el cielo. Seguramente ha sido creada por la irrupción en la atmósfera causada por el proyectil del cañón de riel cuando pasó volando.

Aún tendido en el suelo, Quenser sujeta su aparato portátil. Con el aspecto de alguien revisando su alarma después de despertarse, opera el pequeño aparato. Puede ver al Baby Magnum en el mapa GPS. No sería capaz de verlo debido a los efectos del misil antirradar, pero la onda de impacto de la explosión aparentemente ha diseminado las nubes. Se ha formado un enorme agujero sobre él.

El blindaje del lado derecho del Baby Magnum se ha abierto como una lata aplastada. Las filosas orillas vibran como las alas de algún extraño insecto. Al parecer el centro no fue destruido, pero debió haber experimentado un impacto impresionante. No es una exageración decir que es un milagro que la princesa siga con vida.

Y…

Ha aparecido otro espacio en las nubes en donde se encontraba el Objeto del conglomerado Mass Driver, pero ahora no se ve ningún Objeto. Sin embargo, puede verse en un espacio diferente entre las nubes. Está moviéndose. Y no se está alejando de Quenser y los demás.

Todo lo contrario.

Se está acercando a ellos.

(… ¿Qué está intentando hacer?)

Crear más distancia entre ellos debería ser lo mejor para el conglomerado Mass Driver. Después de todo, el Baby Magnum no podría contraatacar.

Mientras tanto, Quenser se percata de varios agujeros creados en las nubes en varios lugares a lo largo del mapa GPS. Muestran en donde ocurrieron gigantescas explosiones. Todas se encuentran en áreas entre el Objeto del conglomerado Mass Driver y la unidad de Quenser.

(¿Detonaciones tempranas…?)

El sonido de disparo de los proyectiles causa un estruendo impresionante, pero Quenser no escuchó nada parecido. Es posible que hayan sido disparados mientras el chico aún sufría de sordera.

(¿Acaso los proyectiles no pudieron soportar la increíble velocidad de Mach 25?)

Naturalmente, entre más rápido vuelen los proyectiles, mayor es la fricción del aire. Quenser ni siquiera puede imaginar cuánto calor puede ser creado a Mach 25.

En ese caso, tal vez el Objeto está aproximándose a una distancia en la que es seguro destruir a su objetivo.

¿Por qué?

Porque esta no es una batalla moderna entre Objetos en donde el enemigo te perdonaría si alzaras la bandera blanca. Si el conglomerado Mass Driver no elimina a su enemigo mientras tiene la ventaja, se pondrían en desventaja debido a que se encuentran huyendo y tendrían dificultades recibiendo suministros. La milicia del Reino de la Legitimidad tiene muchos recursos, así que no tienen que preocuparse por ello. Con tiempo, incluso podrían desplegar más Objetos.

Incluso si esto conlleva un riesgo, el conglomerado Mass Driver necesita destruir a su enemigo ahora que tienen la ventaja.

Si ese es el objetivo del enemigo mientras se aproxima, el Baby Magnum no tiene oportunidad de ganar.

Justo después de pensar en eso, el cuerpo de Quenser se tensa.

Se ha percatado de algo.

Si el enemigo está planeando destruir el Baby Magnum con certeza, ¿cuál sería su primera acción?

Quenser no puede levantarse, pero sujeta su radio desesperadamente. Remueve el audífono de conducción de hueso dejándolo en completo silencio. Ignora esa situación y comienza a mover la boca.

“Corran…”

No se dirige a nadie en particular.

Se dirige a todos en la zona base de mantenimiento del Baby Magnum.

“¡¡¡¡Corraaaaaaaaaaaaaaaaaaannnn!!!!”

Alguien que intente destruir por completo un Objeto nunca ignoraría la zona base que está repleta con materiales y personas que se dedican a repararlo.

Ese cañón de riel posee la precisión necesaria para asestar un golpe directo en un Objeto de movimiento rápido, así que golpear una zona base estacionaria no sería ningún problema.

Y…

El conglomerado Mass Driver no sigue las reglas de la guerra ni posee una conciencia humana.

El proyectil del cañón de riel vuela sin misericordia hacia la base a Mach 25.

Algo explota, una onda de impacto se expande, y el cuerpo de Quenser es lanzado al aire.

Quenser no tiene manera de saber cuántas personas lograron escapar de la base.

El impacto de la onda deja inconsciente a Quenser.

Mientras tanto, el Objeto del conglomerado Mass Driver continúa aproximándose a unos cientos de kilómetros por hora.


Parte 8[edit]

Se escucha como si alguien estuviera gritando su nombre.

Se siente como si alguien estuviera sacudiendo su cuerpo suavemente.

El primer pensamiento en formarse en la mente de Quenser es la sorpresa de que sus tímpanos no hayan reventado.

La verdad más obvia de que sigue con vida llega un poco más tarde por alguna extraña razón.

“¡¡…enser…Despierta, Quenser!!”

“…Uuh.”

El chico abre los ojos y encuentra a Froleytia mirándolo en vez de a Heivia. Su cabello está cubierto de lodo y su falda militar ajustada siempre perfecta ahora se ve desordenada. Algunos de sus largos broches de cabello estilo kanzashi no están.

“¿Qué…sucedió? ¿…En dónde está Heivia?”

“No lo sé.”

“¿…?”

Quenser se siente confundido ya que pensaba que Heivia se encontraba a su lado, pero entonces mira alrededor. La perplejidad que siente es abrumadora.

El terreno ha desaparecido.

Justo antes, esa área era una zona relativamente plana, pero ahora el suelo parecía haberse derrumbado, dejando un acantilado justo frente a él. La barranca recién hecha tiene más de 10 metros de profundidad y una gran cantidad de tierra, arena y rocas se han amontonado abajo.

El área más allá del acantilado no se ha hundido simplemente 10 metros. Si fuera así, el agua de la línea costera hubiera llegado a inundarla.

Ya que el área más allá del acantilado se hundió, el área en la que se encuentra Quenser se elevó rápidamente. El mismo suelo se derrumbó.

El chico no tiene idea si había personas en el área que colapsó.

Es justo como Froleytia dijo.

(Golpeó la base que se encuentra a un kilómetro de aquí. Si el paisaje quedó destruido a un kilómetro de aquí…)

“¿Q-qué sucedió con las personas en la base…?”

“Lo mejor será que no lo veas.” Froleytia menea la cabeza. “Pero no fue tan malo como para decir que es una horrible situación en la que los cuerpos quedaron tan destruidos que es imposible decir cuántas personas murieron, así que no te preocupes. No fue nada peor que unos cuantos huesos rotos. Afortunadamente escapamos hacia el interior de la resistente base en vez de al exterior.”

“¿Qué quieres decir…?”

“No fue un golpe directo.” Froleytia suspira. “Tal vez había algún tipo de daño en el proyectil o un error de fábrica. Seguramente fue incapaz de resistir la fricción del aire, así que explotó antes de impactar. ¿Has escuchado sobre el meteoro que cayó en un lugar llamado Tunguska? Un meteoro de 100 metros explotó debido a la fricción del aire antes de tocar el suelo, pero la onda de impacto fue suficiente para afectar el área. Esto parece haber sido algo similar. Habría un cráter si hubiera golpeado,” Froleytia explica. “Mach 25 es una velocidad ridícula, así que el calor de la fricción debe ser bastante. Un proyectil de metal normal se derretiría y perdería la forma en un instante. Seguramente, sus proyectiles poseen algún tipo de sistema de enfriamiento interno que evita que el proyectil se derrita. Tal vez nitrógeno líquido.”

“¿Entonces el proyectil falló debido al cambio extremo de temperatura?”

“Posiblemente. Puedes deducirlo por lo que se muestra en el mapa GPS, pero el conglomerado Mass Driver realmente disparó más proyectiles de los que llegaron aquí. Cerca de la mitad explotaron antes de alcanzarnos. Su cañón principal debe ser un prototipo.”

“… ¿Tiene tanto poder incluso sin impactar?”

Quenser siente escalofríos recorriendo su espalda.

Incluso solamente las ondas de impacto causaron una destrucción al nivel de un arma táctica.

“Pero el Bright Hopper fue destruido con un solo disparo a 500 kilómetros de distancia. El Baby Magnum sólo se encontraba a 50 kilómetros. ¿No debió ser más fácil de golpear?”

“Tal vez sólo fue suerte.” Froleytia duda por un momento. “Pero sabemos que los proyectiles enemigos usan una trayectoria de ángulo pronunciado. Son lanzados alto en el cielo para apuntar a su objetivo con una trayectoria parabólica. Es posible que el proyectil tenga que ser lanzado a una altitud pre-establecida sin importar la distancia del objetivo. Si es así, el arco parabólico debe ser más pronunciado entre más cerca se encuentre el objetivo. Eso tal vez causó que los proyectiles fallaran ante la princesa.”

Eso tiene cierto sentido.

Pero…

“Si eso fuera cierto, ese Objeto tendría menos razones para acercarse. De hecho, alejarse más le hubiera permitido destruir a la princesa con mayor seguridad.”

“No necesita usar la trayectoria de ángulo pronunciado,” Froleytia responde inmediatamente. “El conglomerado Mass Driver no puede ser re suministrado, así que quieren terminar esto rápido incluso si es más riesgoso. Aproximarse y apuntar a la princesa con una mira de línea directa terminará con esto más rápidamente. Justo antes de que la zona base fuera destruida, vi los datos sobre el daño provocado a la princesa. Tendrá dificultades participando en una batalla de velocidad en ese estado, así que si llega un Objeto sin daño alguno, ella será incapaz de resistir.”

La velocidad de un proyectil del cañón de riel tiene relación directa con su potencia, así que entre más cercano se encuentre el objetivo, más destrucción puede causar. Si uno de esos proyectiles a Mach 25 fueran disparados a corta distancia, el Objeto de la princesa no tendría oportunidad ni de despedirse.

Quenser traga saliva ruidosamente.

Recuerda la enorme explosión de hace un momento.

“¿Ella se encuentra bien? Incluso la onda de impacto de un disparo errado es suficiente amenaza…”

“Pero la onda de impacto no es suficiente para ser decisiva contra un Objeto que puede soportar un arma nuclear,” responde Froleytia. “Ya que el conglomerado Mass Driver no ha continuado con una segunda y tercera ola de ataques, su cañón principal debe poseer una cantidad de municiones relativamente pequeña. Ellos están huyendo, así que tal vez no sean capaces de re suministrar cuando ellos quieran. Quieren terminar esto mientras tienen la ventaja y no saben si tendrán una oportunidad como esta nuevamente, así que no tienen otra opción más que aproximarse. Si se acercan lo suficiente para acabar con el Objeto de la princesa, ella no será capaz de escapar.”

Froleytia coloca una mano sobre el hombro de Quenser.

“Cancelaré la misión. Odio admitirlo, pero hemos perdido por completo nuestra habilidad para pelear. No tengo otra opción más que aceptarlo. A partir de ahora, deberíamos concentrarnos en evacuar con tan pocas pérdidas como sea posible. Los heridos serán enviados a bordo de los hidroalas para escapar al océano. Tú también tendrás que abordar uno. Nos retiraremos por ahora. Tenemos pocas posibilidades de ganar en esta situación. Necesitamos alejarnos de ellos y reorganizarnos.”

“…”

“Buscaré a los soldados desaparecidos hasta el último segundo. …La princesa tampoco ha sido encontrada. Ni siquiera está respondiendo a nuestras transmisiones. Dudo que haya salido de su Objeto, así que tal vez esté intentando pelear en algún lado, pero no podemos localizarla vía satélite debido al misil antirradar.”

“No.” Quenser fuerza su cuerpo maltrecho para hablar. “Tal vez sea cierto que podemos escapar de los ataques directos de un Objeto especializado en batallas terrestres si nos dirigimos al mar, pero los portaaviones que nos recogerán se mueven lentamente. Dudo que podamos escapar del cañón principal de ese Objeto.”

“Eso lo sé. Acabó con precisión con el Bright Hopper a una distancia de 500 kilómetros. Y eso fue contra un Objeto de Segunda generación que se movía a cientos de kilómetros por hora. Seguramente es capaz de impactar a un barco moviéndose lentamente incluso a una distancia mayor. No podemos garantizar que todos los proyectiles fallarán en pleno aire.”

“Entonces…”

“Dije que los heridos se dirigirían al océano en los hidroalas. Nunca dije que se encontrarían con el Charlemagne,” Froleytia continúa con voz amarga. “Debido a que los hidroalas mantienen la mayor parte del bote sobre el agua, pueden superar velocidades de 100 km/h. Si todos se diseminan tanto como sea posible, eso debería mantener las pérdidas a un mínimo.”

“¿Pero qué hay del Charlemagne…?”

“Desafortunadamente, su flota no está bajo mis órdenes. Ellos tendrán que decidir sobre qué hacer por su cuenta. …unos cuantos hidroalas deben haber quedado en el barco, así que espero que decidan abandonar la embarcación.”

Quenser puede percibir que Froleytia aprieta levemente los dientes.

Es culpa de su unidad que la flota se encuentre en semejante peligro. Tal vez la chica ha estado sintiendo el peso de esa responsabilidad.

“Afortunadamente, una flota bajo el comando del Reino de la Legitimidad, con el buque insignia Sigmund, ha sido desplegada hacia el Océano Atlántico a unos 700 kilómetros para una misión diferente. Haré que vengan por nosotros incluso si eso hace que les deba un favor. Eso es lo mejor.”

“¿Lo mejor…? ¿Pero al menos la mitad de nosotros sobrevivirá para eso? Y ni siquiera sabemos si los hidroalas tienen suficiente combustible para viajar 700 kilómetros…”

“Sé que no es una opción reconfortante,” Froleytia pasa una mano por su cabello. “Pero no hay opciones reconfortantes aquí. Esta es la mejor opción disponible. Si nos quedamos aquí en tierra, el Objeto del conglomerado Mass Driver se aproximará eventualmente. La mejor manera de escapar de un Objeto especializado en batallas terrestres es dirigirse al océano. …Incluso si eso conlleva el riesgo de terminar hundidos.”

Un pesado silencio se apodera del área.

Lo que Froleytia está diciendo que haga es que esconda la cola y escape.

“¿Puedes levantarte?”

“¡¡Ouch!! Mi tobillo derecho…”

Quenser forma una mueca mientras intenta caminar lentamente. Baja la mirada para encontrarse con el área de su tobillo inflamada e hinchada. No puede mover libremente la articulación.

Froleytia se agacha y revisa su pierna.

“No está rota. Parece ser sólo una torcedura.”

“Ge-genial.”

Quenser logra caminar lentamente mientras arrastra su pierna, pero difícilmente podrá correr a toda velocidad.

Froleytia sujeta silenciosamente el brazo de Quenser y lo pasa alrededor de su cuello para ayudarlo a apoyarse.

“¿F-Froleytia?”

“¿No te dije que estaba buscando a los soldados desaparecidos hasta el último momento posible? Tú eres uno de ellos.”

Al parecer la chica piensa ayudarlo hasta llegar a los hidroalas en la playa. No solo se ha torcido el tobillo, sino que la tierra de la planicie ha sido removida a tal punto de crear una enorme diferencia en la altura. Tal vez el terreno de la playa haya cambiado considerablemente a como lo recuerda Quenser.

Justo cuando comienzan a avanzar, un tono electrónico resuena desde el uniforme de Froleytia. La chica saca su radio con su mano desocupada y lo acerca a su oído. Ya que están bastante cerca, Quenser puede escuchar la voz proveniente de la radio.

Es una voz femenina que no logra reconocer.

“Aquí la cabo Bilany Saronno de la unidad de exploración de las líneas frontales del 52do Batallón de Mantenimiento Móvil.”

“¿…?”

“Ella pertenece a los rangos menores de la unidad del Comandante Halreed Copacabana. Ellos se dirigen al campo de batalla antes que el Objeto para reunir información y colocar los cimientos para la base,” explica Froleytia.

Eso significa que ahora ellos no tienen nada que hacer ahora que el Bright Hopper ha quedado incapacitado. Si se dirigieron primero al campo de batalla, tal vez se encuentren cerca y esperando a ser rescatados por algún portaaviones.

Sin embargo, los comentarios de la Cabo Bilany traicionan las expectativas de Quenser.

“Hemos logrado contactar al Baby Magnum del 37mo. Sugerimos que el método más efectivo para sobrevivir sea trabajar juntos para destruir el Objeto del conglomerado Mass Driver. A menos que hagamos algo acerca de ese cañón principal y su tremendo alcance y poder, ni siquiera podremos escapar.”

“¿Cómo se encuentra el Baby Magnum y su Élite, la Teniente Milinda Brantini?” pregunta Froleytia.

Sin titubear, Bilany responde, “El Objeto está oculto entre dos montañas. No sabemos qué tan efectivo puede ser, pero ella ha predicho los movimientos del conglomerado Mass Driver y parece estar planeando mantener varias montañas entre ellos en todo momento. Parece ser que las predicciones fueron hechas basadas en el análisis del Soldado de Primera Clase Heivia Winchell.”

“Menos mal. Así que tanto la princesa como Heivia se encuentran bien por ahora,” Quenser dice aliviado.

“Tomando en cuenta la situación de emergencia, espero que nos disculpen por proponer una estrategia para el Baby Magnum sin consultarte primero. Debimos haber hecho esto antes, pero, ¿podríamos proponerte el mismo plan, Comandante Froleytia Capistrano?”

“Adelante,” Froleytia responde.

“Actualmente, el daño recibido por el cañón de riel enemigo ha dejado al Baby Magnum con tres de sus cañones principales inutilizables y con daño en su mecanismo de propulsión que hará de una batalla a velocidad algo difícil. Por eso, recomendamos usar las tácticas estándar del Bright Hopper en vez de las del Baby Magnum.”

“¿Te refieres a atacar a los pies del enemigo y después apuntar con un cañón principal una vez que el enemigo ha sido detenido?”

“Sí. Pero debido a que no tenemos el movimiento a gran velocidad que se necesita para ese plan, solamente tendremos un disparo. Ten en cuenta que no habrá manera de recuperarse si esto falla.” Bilany se detiene un segundo. “El Baby Magnum se ocultará en el sitio de la planta de producción masiva de vegetación alpina abandonada en el distrito de Iguazú. Puede usar las ruinas de un edificio hemisférico usado para regular la presión atmosférica. Hemos confirmado que tiene suficiente espacio para el Baby Magnum. Si un cañón de plasma de baja estabilidad es disparado a través del muro cuando el Objeto del conglomerado Mass Driver pase, puede ser destruido.”

“¿Pero cómo lograrán mantenerlo en su lugar? Un ataque sorpresa hace que esas acciones complejas y complicadas tengan más probabilidades de fallar.”

“Hay una enorme presa en el distrito de Iguazú en donde tu unidad está desplegada, comandante. Además, no hemos recibido información que confirme que el Objeto del conglomerado Mass Driver pueda viajar por agua sin intercambiar partes.”

Quenser tiene un mal presentimiento en el fondo de sus entrañas sobre lo que está por venir.

Pero antes de que pueda decir algo, Bilany continúa sin detenerse.

“Si destruimos la presa, el área río abajo quedará temporalmente sumergida. Eso debería ser suficiente para mantener en su lugar a un Objeto terrestre. Si el Baby Magnum disparara durante ese momento, el Objeto del conglomerado Mass Driver sería incapaz de esquivarlo.”

Froleytia está acostumbrada a planear y ejecutar tranquilamente estrategias militares, pero incluso su respiración se detiene momentáneamente.

“… ¿Estás hablando en serio?”

“Por supuesto.”

“No puedo aprobar ese método. Destruir la presa no solamente inundará el campo de batalla. Decenas de miles de civiles río abajo serían sacrificados. ¡¡No permitiré que mi unidad participe en una operación como esa!!”

“Esto se encuentra dentro de los límites aceptables. Esas no son personas del Reino de la Legitimidad.” El tono de voz de Bilany no cambia. “Repito, destruir el Objeto del conglomerado Mass Driver con cualquier método necesario es nuestra mejor posibilidad de sobrevivir. Estamos en guerra. Esperaría que una comandante que tiene bajo su mando a una tropa estuviera más consiente de ese hecho.”

“¡¡Maldición!! De cualquier forma, la destrucción de la presa será inútil si el Baby Magnum no actúa. ¡¡Lo que piensas hacer aquí no servirá de nada!!”

“Podría decir lo mismo de ti, comandante. Llevaremos a cabo esta operación de cualquier forma. Si no quieres que esos sacrificios sean en vano, sugiero que hagas que el Baby Magnum juegue su parte. Te contactaré nuevamente cuando hayamos organizado el itinerario para la operación.”

Con eso, Bilany termina la transmisión. Froleytia chasquea la lengua, irritada.

“¡¡Tch!! ¿¡Nuestra mejor posibilidad para sobrevivir es esa!? ¡¡Ellos solamente están pensando en cobrar venganza por su comandante!!”

“Ella dijo que le habían propuesto eso a la princesa y a Heivia, ¿pero ellos realmente lo aceptaron?”

Como si respondiera la pregunta de Quenser, otra transmisión entra repentinamente.

“Finalmente pude comunicarme contigo. He intentado contactarte todo este tiempo, maldición. No sé en dónde terminaste desmayado, pero no salgas volando a un lugar en el que no pueda encontrarte.”

“¿Heivia?”

“Sé que es un mal momento, ¿pero podría charlar algo contigo? La unidad del Bright Hopper intenta obligarnos a ejecutar un plan realmente ridículo. Honestamente no sé qué hacer.”

“Ya escuchamos sobre eso,” interrumpe Froleytia. “¿Es el plan para destruir la presa, cierto? Como su comandante, les ordeno que no participen en esa operación. Como se planeó originalmente, nos concentraremos en retirarnos por el mar. Si el Baby Magnum no hace nada, el Objeto del conglomerado Mass Driver no puede ser destruido. Una vez que se den cuenta de eso, deberían percatarse de que destruir la presa es algo inútil.”

“…Espero que tengas razón,” Heivia dice con tono entrecortado. “A mí me parece que sólo piensan vengarse por la destrucción del Bright Hopper. Toda la lógica ha abandonado sus mentes. Tal vez intenten destruir la presa sin importar lo que hagamos nosotros. …A menos que alguien los detenga a la fuerza.”

“…”

Ese es el mismo temor que Froleytia había ventilado anteriormente. Se había dado cuenta de que Bilany y los demás de la unidad de exploración de las líneas frontales habían perdido el temple.

“Hey, Quenser. Regresando a lo que quiero discutir. Tal vez esté pidiéndote algo descabellado. ¿Podrías escucharme?”

“Justamente tenía ganas de discutir seriamente contigo sobre esto. Pero parece ser que ya no queda mucho por discutir, así que supongo que te seguiré por esta vez.”

Entonces Quenser y Heivia hablan al mismo tiempo como si hubieran acordado su plan de antemano.

“Yo haré algo acerca de la presa. Sin embargo, evitar que la presa sea destruida no terminará con esto, ¿así que puedo encargarte el Objeto del conglomerado Mass Driver?” dice Heivia.

“Yo me encargaré del Objeto. Sin embargo, eso significa que no podré hacer nada acerca de la presa, ¿así que podrías detener la operación para destruirla de una u otra forma?” dice Quenser.

La discusión termina apenas 10 segundos después de haber comenzado.

Terminando la transmisión, Quenser voltea a ver a Froleytia.

“…Froleytia, quisiera pedirte algo.”

“No, no puedo ayudarte con esto.” La chica lo interrumpe inmediatamente. “La retirada por el océano ciertamente es una apuesta pobre, pero tu plan es demasiado imprudente. Especialmente porque dejar al Baby Magnum aquí le dará algo de esperanza al grupo de Belany Saronno. Además, no puedo pensar en algún método real para destruir el Objeto del conglomerado Mass Driver en esta situación y dudo que tú puedas. No puedo permitir que hagas algo tan imprudente.”

“Sí, pero…” Quenser responde, un poco desmotivado.

Entonces retira su brazo de los hombros de Froleytia. Un fuerte dolor recorre su tobillo hinchado, pero aún así se aleja unos pasos de la chica.

“Entonces realmente te pediré sólo una cosa. Por favor reporta que no me encontraste después del bombardeo. Soy un estudiante de campo de batalla. Cualquier cosa que haga aquí no afectará la vida de un soldado como tú, Froleytia.”

“Quenser, tú…”

“Por favor déjame ir,” Quenser dice mientras su tobillo le causa dolor. “La única razón por la que vine aquí fue para aprender sobre los Objetos. Éste no es mi trabajo. Pero aún así, no soportaría simplemente retirarme. El grupo de Saronno planea destruir la presa sin importar lo que suceda. Si el Objeto del conglomerado Mass Driver se establece aquí, no sabemos cuánta crueldad y violencia pueda ocurrir en esta área sin gobierno hasta que un Objeto de algún poder mundial venga para destruirlo. No sabemos si algún civil fue herido cuando esos proyectiles fallaron en el aire. …Alguien tiene que hacer esto, y nosotros somos los que estamos aquí. ¡¡No sé si debería llamarlo buena o mala suerte, pero estamos aquí!!”

Froleytia escucha sus palabras en silencio.

Piensa, baja la mirada, se muerde el labio, y aleja la mirada de Quenser.

“No, no puedo hacer eso. Soy la comandante. Soy la que tiene la autoridad para dar órdenes.”

“¡¡…!!”

Quenser recuerda repentina e intensamente los explosivos plásticos en la mochila a su espalda, pero Froleytia continúa hablando.

“No pude encontrar a Quenser, así que no tuve otra opción más que continuar mi búsqueda. Eso es lo que diré. Haré que los portaaviones se aseguren de que todos los hidroalas excepto uno evacúen. ¿Eso es suficiente?”

“¿Froleytia?”

“¿Qué puedes hacer con ese tobillo? Si no estás completamente sano, terminarás muerto,” Froleytia continúa con una expresión incómoda. “Una vez que decido hacer algo, daré todo y tomaré cada opción en consideración. Y si eso significa que tenga que actuar como bastón para un subordinado incompetente, que así sea. En Alaska, Gibraltar, y la nación militar de Oceanía, demostraste tu habilidad para destruir Objetos como un soldado de carne y hueso. Me gustaría ver esa habilidad de primera mano.”


Parte 9[edit]

“¿Quenser, tienes tu equipo de supervivencia?”

Froleytia está preguntando por el pequeño juego lleno con medicinas para primeros auxilios y herramientas para obtener y preparar comida en los ambientes silvestres.

Quenser busca en los bolsillos de su uniforme militar.

“¿Buscarás un pescado para una cena rápida o algo así?”

“Los objetos del equipo de supervivencia han sido diseñados para ser usados para algo más que simplemente obtener alimento.” Froleytia revisa los contenidos de la pequeña caja que su subordinado le ha entregado. “En otras palabras, pueden ser usadas para matar.”

Quenser recuerda cómo la princesa usó el pincho metálico usado para cocinar para apuñalar a un soldado enemigo en el abdomen en Alaska.

“El pincho puede ser usado para apuñalar o lanzar y el hilo para pescar puede ser usado para estrangular o como una trampa. Combínalo con las pesas y puede ser usado como un arma blanca.”

“¿Qué hay de la caña de pescar miniatura?”

“Funciona como un látigo de fibra de vidrio. Es más conveniente que un cuchillo en combates cuerpo a cuerpo. Puede dañar la tráquea o la arteria con un solo golpe.”

Después de explicarlo, Froleytia toma las “armas” que piensa que podrá utilizar y le lanza de regreso el equipo de supervivencia a Quenser solamente con las medicinas de primeros auxilios.

“Por supuesto, una vez que el comandante tiene que confiar en cosas como estas, significa que la unidad está prácticamente derrotada.”

Entonces la chica regresa a solas a las ruinas de la zona base destruida. Espera encontrar un vehículo militar que puedan usar para viajar.

Quenser revisa su pierna, pero aún así solamente puede caminar lentamente. Sin embargo, no tiene tiempo para quejarse. Si el Objeto del conglomerado Mass Driver continúa, podría destruirlo todo. Además, la unidad de exploración de Bilany tiene pensado destruir una presa para detenerlo.

Ambos tienen que ser detenidos.

Teniendo eso en mente, Quenser mira alrededor. Seguramente sería mejor aliviar su tobillo torcido, así que está intentando encontrar una rama o algo así. Sin embargo, encuentra otra cosa. Para su sorpresa, encuentra una pistola. Es un PDW militar del Reino de la Legitimidad.

(¿Salió volando desde la base hasta aquí por el impacto del cañón de riel? Es como si un volcán hubiera hecho erupción.)

El PDW es como una versión acortada de una pistola semi automática, así que sólo mide unos 20-30 cm de largo. La pistola es tan pequeña que de hecho es difícil sujetarla con ambas manos, pero una culata doblada de manera compleja se encuentra ubicada en la parte inferior del mango, así que seguramente sería difícil disparar con una mano para alguien con la fuerza del brazo y la fuerza de agarre de Quenser.

Para poder ser usada tanto con la mano izquierda como con la derecha, su estructura permite que los casquillos pasen por el mango y caigan por la parte inferior.

El cartucho está insertado de manera paralela al cañón, así que puede soportar hasta 70 balas. El cartucho es de hecho más largo que la propia arma. Parece ser que fue hecha para un soldado de mantenimiento que nunca participaría en las líneas frontales. Ellos necesitan suficientes municiones para detener a cualquier espía que logre infiltrarse a la base.

Froleytia dijo que alguien que no había terminado su entrenamiento no podía cargar un arma, pero Quenser juzga que es mejor tener tantas armas como sea posible en una emergencia. Por esa razón, oculta el PDW en su uniforme. Nunca sería capaz de derrotar a un Objeto con algo como eso, pero podría encontrarse con soldados rasos enemigos.

Entonces Froleytia regresa con un vehículo militar todoterreno. La estructura se encuentra abollada y parece ser como si apenas lograra avanzar.

“Disculpa por todos los problemas que te estoy haciendo pasar.”

“Más te vale. Después de esto, haré que pases un infierno al darme masajes en los hombros,” Froleytia dice mientras Quenser sube al asiento del copiloto.

Sin embargo, la chica por alguna razón parece estar divirtiéndose. Tal vez acaba de comprender algo.

El distrito de Iguazú eleva su altitud mientras uno se adentra desde la costa. La pendiente continúa infinitamente como si todo el continente estuviera inclinado.

“…Está haciendo más frío.”

“Eso se debe al cambio de altitud. El área tierra adentro llega a más de 900 metros de altitud. Aún estamos relativamente abajo, pero la temperatura debe ser mucho más baja en la presa en donde se encuentra Heivia.”

“Con la Antártica, la costa de Iguazú, y ahora esta área montañosa, la temperatura de la Tierra realmente no parece seguir un patrón. ¿Acaso el calentamiento global se habrá cancelado por sí mismo repentinamente?”

Mientras Quenser habla sin pensarlo, una transmisión llega a su radio.

“Charlemagne a Froleytia. Dudamos que aún planees pelear, pero hemos descubierto algunas cosas a partir del análisis del cañón principal del conglomerado Mass Driver.”

“¿Cuántas personas crees que hayan visto a través de esa trampa?” Quenser pregunta en voz baja.

“Todos por supuesto. De otra forma, hubieran abandonado el barco desde hace tiempo tomando en cuenta la situación. Las tropas del Reino de la Legitimidad no son tan estúpidos.”

“Ya veo,” Quenser responde con un tono de voz uniforme.

Esa debe ser la razón por la que el puente de mando del portaaviones se escucha tan feliz.

“Froleytia a Charlemagne. Tenemos una idea general de que el cañón principal del enemigo dispara un cañón de riel usando una trayectoria de ángulo pronunciado a gran escala. Utiliza las nubes creadas por los misiles antirradar para reflejar la señal de la mira desde el cielo para poder apuntar con precisión en esta región montañosa. Si ustedes tienen más información aparte de esa, me gustaría escucharla.”

“El cañón principal enemigo parece ser una combinación de un cañón de riel y de un cohete. Primero el enorme proyectil es disparado por el cañón de riel e inmediatamente después, el proyectil se divide en tres partes. Esto concentra toda la energía cinética en el cohete del centro, acelerándolo mucho más.”

“Así que es como el obús de un tanque. Entonces el verdadero proyectil debe ser algo pequeño.”

“Justo antes de impactar, diez o más proyectiles más pequeños hechos de tungsteno o algo similar se diseminan en forma de anillo. Eso debe ser un derivado de los misiles de intercepción de la época de los buques Aegis. Eso supuestamente asegura la destrucción del objetivo incluso si hay un pequeño error al apuntar, pero no parece ser tan efectivo. La mayoría de las veces falla al diseminarse adecuadamente.”

“Aún así, si incluso uno de esos proyectiles más pequeños impacta… o si uno se encuentra dentro del alcance del impacto, terminará muerto al instante.”

“Al menos no utiliza ningún tipo de arma biológica,” Quenser comenta.

“Además, sobre la trayectoria de ángulo pronunciado del obús,” continúa el Charlemagne. “Su trayectoria es algo inusual. A diferencia de un arco parabólico de una pelota lanzada, éste viaja a un punto casi directamente sobre su objetivo a unos 2500 metros en el cielo, y entonces desciende rápidamente.”

“¿Utiliza alerones para cambiar bruscamente su trayectoria? Eso es menos como una trayectoria de ángulo pronunciado y más como una bomba en picada,” agrega Quenser.

“Debe ser un intento para evadir consistentemente cualquier objeto en el camino en un área montañosa. Sin embargo, esa curva repentina crea una inercia tremenda. Seguramente ellos querían hacer de ese bombardeo en picada una realidad incluso si presenta el riesgo de que los proyectiles se quiebren a medio camino,” dice Froleytia.

“Analizamos el video del lanzamiento, pero no encontramos alerones. Las pequeñas correcciones en la trayectoria seguramente son llevados a cabo por surcos modificables en el costado del proyectil o al dañar intencionalmente el costado del proyectil con explosivos especiales para alterar la inercia. Sin embargo, necesitaríamos analizar una muestra real para saber más. …Y eso sólo sucedería si quedara lo suficiente para analizar,” continúa el Charlemagne. “Después de dividirse y concentrar la energía cinética, el proyectil finalmente acelera a la monstruosa velocidad de Mach 25 al activar el propulsor del cohete en su parte posterior. Ese parece ser uno de los prototipos más rápidos del mundo. Si fuera lanzado desde una aeronave ya acelerada, probablemente rompería el record de la velocidad instantánea más potente.”

“¿Qué hay del sistema de enfriamiento? Debe tener algún tipo de sistema para encargarse del problema del calor por la fricción del aire,” pregunta Quenser.

El controlador del Charlemagne responde, “Al parecer posee un sistema de enfriamiento completo que utiliza nitrógeno líquido. Su lapso de efectividad parece estar directamente relacionado con la distancia del objetivo. Las detonaciones prematuras cuando atacó tu base parecen deberse a un error en el sistema de enfriamiento causando que los proyectiles se derritieran.”

“¿Así que la estela que dejan después de ser disparados es debido al nitrógeno evaporado?”

“A pesar de que tal vez podamos encontrar una manera de usar esto para nuestra ventaja, incluso cuando el sistema de enfriamiento falla, causan una explosión masiva. Al parecer evitar que el Objeto los encuentre sigue siendo la mejor estrategia.”

“Ya veo. Tomaré eso en consideración” Froleytia dice educadamente antes de interrumpir la transmisión.

Coloca ambas manos en el volante y mira hacia adelante antes de decir, “Una catapulta electromagnética, cohetes, y la tecnología de los misiles interceptores ICBM de los buques Aegis. …Ésta realmente es el arma monstruosa que esperarías de un conglomerado dedicado al desarrollo espacial. He comandado unidades contra Objetos por mucho tiempo, pero nunca he visto algo que ataque de esa forma.”

“Con el método para apuntar al reflejar la mira en las nubes creadas por un misil antirradar, este realmente no es un plan normal. Cualquiera al que se le haya ocurrido debe ser bastante excéntrico.”

“¿Cómo futuro diseñador, estás celoso?”

“Ahora mismo estoy más preocupado por mi vida. Si ese cañón principal no se encontrara en estado prototipo, hubiéramos sido completamente eliminados.”

“Tal vez sea un poco precipitado hablar en tiempo pasado. Si se aproxima y apunta a la princesa directamente, será derrotada. Ella tendrá dificultades para evadir a gran velocidad con el daño que sufrió su Objeto.”

Como casi siempre, la princesa se encuentra en peligro.

Y su supervivencia está directamente relacionada con la supervivencia del resto de la unidad.

Quenser se queda en silencio, y Froleytia le habla mientras presiona el acelerador.

HO v02 205.jpg

“Ahora que hemos confirmado oficialmente la existencia del Objeto, necesitamos darle un nombre código tentativo. Nos ahorraría algo de esfuerzo si las Corporaciones Capitalistas compartieran su información oficial con nosotros, pero dudo que quieran hacerlo. Tal vez debamos llamarlo ‘Break Carrier’ o algo así,” murmura Froleytia.

Break Carrier, aquel que lleva la destrucción.

Ese desagradable nombre es perfecto para ese gigantesco cuerpo esférico con su cañón de riel de alta potencia del doble de longitud que el Objeto mismo. Quenser no se siente exactamente animado con el apodo tan cínico.

“¿Por cierto, tienes algún plan?” pregunta Froleytia.

“Pediré ayuda a la princesa. Eso sería lo más rápido.”

“¿Oh, dependerás de alguien más desde el inicio?”

“Bilany Saronno tal vez esté loca, pero la forma general de su idea es buena: ocultarse en algún lugar en donde el enemigo no pueda verte, y destruir el Objeto del conglomerado Mass Driver con un solo ataque. Hasta ahí es un buen plan.” La concentración de Quenser es desviada por el dolor en su tobillo. “Para hacer eso, necesitamos saber qué ruta piensa tomar el Objeto. Gracias al misil antirradar, no podemos usar la red satelital de vigilancia. Necesitamos darle a la princesa un lugar y hacer que dispare desde ahí, y necesitamos prepararnos para eso.”

Mientras habla, Quenser saca su aparato portátil. El mapa GPS continúa cubierto por nubes, así que los detalles no son muy visibles. Cambia la aplicación y despliega un mapa repleto de datos. Esa aplicación muestra mejor el área, pero solamente es como un mapa de papel ya que no muestra información en tiempo real.

“Si el enemigo piensa simplemente en pasar a través de los cañones entre las montañas, tiene más o menos 3 rutas que puede tomar.”

“No necesitamos revisarlas todas,” Froleytia comenta rápidamente. “Podemos imaginarnos su dirección general vía el sonido. El Objeto no puede ocultar el sonido que emite. Apostemos todo a la ruta central. Si escuchamos avanzando delante de nosotros, es que está recorriendo la ruta central, y si lo escuchamos a la izquierda o a la derecha, sabremos qué ruta habrá tomado.”

Froleytia detiene el vehículo todoterreno en la maleza a un lado del camino y lo cubren con ramas caídas y pasto seco para ocultarlo. Quenser y Froleytia abandonan el vehículo camuflado y se dirigen a la pendiente de la montaña. Debido a que el Objeto tiene sensores y radar, lo más seguro sería distanciarse de la masa metálica que representa el vehículo todoterreno. Ya que un solo disparo es suficiente para destruir cualquier tipo de blindaje sin importar las circunstancias, no tienen que preocuparse acerca de sus defensas.

La montaña mide más de 500 metros de altura, pero no tienen que escalar hasta la cima. Simplemente deben detenerse en algún lugar lo suficientemente alto para escuchar el sonido del Objeto pero en donde el mismo Objeto no los descubra si llega a pasar, así que se detienen a una docena de metros de altura.

La tierra oscura a sus pies está humedecida y parece expedir aire caliente y pesado.

La pendiente está cubierta de follaje, pero emite la sensación de ser artificial. Las plantas seguramente se encuentran ahí al haber sido plantadas en vez de haber crecido naturalmente. Hay bastantes árboles de café y frutales. Hay todo tipo de plantas útiles para las personas.

(¿Las personas replantan árboles después de destruir continuamente las montañas por las minas?)

Quenser y Froleytia se ocultan entre las plantas y se sientan uno al lado de la otra.

Quenser opera su aparato portátil con ambas manos.

Froleytia lo mira de reojo y pregunta, “¿Qué estás haciendo?”

“Ah, sólo estoy marcando esto. En las montañas de alrededor hay muchos túneles que las atraviesan por las minas y para transporte. Pensé que poner los mapas de todo eso a un click de distancia podría ser útil.”

“Bueno, no te desgastes. Si el Break Carrier recoge la señal, todo habrá sido en vano.”

Quenser interrumpe apresuradamente la conexión a internet de su aparato. Se asegura de que las marcas en la base de datos militar puedan ser accedidas por todos en el batallón y lo apaga. Con expresión aburrida, Froleytia mira las acciones nerviosas de Quenser y sorbe un poco de agua de su botella.

Su emboscada está preparada.

El viento sopla y unos cuantos árboles se mueven a su alrededor. El canto de un pájaro desconocido resuena. La pendiente es más tierra oscura que plantas verdes, pero también tiene concreto en varios lugares. Se encuentran a la entrada de los túneles. Aparentemente, había mucho hierro enterrado ahí, pero el mapa indica que la montaña también fue preparada para que se construyera una planta de energía geotérmica en ella. Sin embargo, Quenser no puede escuchar el ruido de gente trabajando. Tal vez ese proyecto fue cancelado debido a problemas financieros o algo así.

Todo lo que tienen que hacer es esperar la llegada de su enemigo, pero dicho enemigo es la monstruosa arma que terminó con la época de los misiles nucleares. La intensa presión parece incrementar con cada segundo que pasa. Quenser casi siente que salir corriendo y gritando con todas sus fuerzas sería preferible a simplemente esperar.

“Esta espera es irritante. Tal vez es por eso que mi garganta está tan seca. Quenser, no me importa sobre qué, pero necesitamos hablar sobre algo para distraer mi mente.”

“Por favor no digas eso como alguna jefa de una compañía que le pide a su empleado que demuestre algún talento oculto.”

“Solamente eres un estudiante, así que no actúes como si supieras de qué estás hablando. Qué chico tan aburrido.”

Quenser mastica un poco de una ración insípida.

“Ahora que lo pienso, escuché que eres una noble, Froleytia.”

“Nn…”

Froleytia parece titubear al responder a ese comentario.

Quenser piensa que mencionó algo que no debía, pero entonces Froleytia asiente.

“La familia Capistrano tiene una característica atractiva… y bastante famosa. Aunque realmente sólo le llama la atención a los nobles. Supongo que no sonará tan valiosa para una persona normal.”

“¿Una característica…?”

“Somos una familia de hombres. No importa con quién se casen o cuántos hijos tengan, el bebé tiene casi un 100% de probabilidad de ser hombre. Eso no importa demasiado en las personas normales, pero en la sociedad de nobles, es bastante importante. Especialmente cuando se trata de temas sobre sucesión y herencia.”

Es bien sabido que las sociedades reales y nobles están fuertemente inclinadas hacia los hombres. El hecho de que el gobernante de un reino sea hombre o mujer puede crear cambios importantes en la propia era, pero el hecho de que los reyes son más comunes que las reinas continúa.

Froleytia comanda múltiples unidades ya sea localmente o a distancia, pero ese es usualmente un trabajo para alguien con un rango mayor al de comandante. Sin importar lo que ella hace realmente, es posible que haya quienes no quieran otorgarle una posición oficial más alta. Hay personas que no ven como una virtud el tener que ser protegidos por una mujer.

“Como una persona normal, ¿piensas que es algo trivial, Quenser?”

“Bueno, supongo. El nivel social tanto para los hombres como para las mujeres es relativamente equitativo para nosotros. Además problemas familiares o de líneas sanguíneas no son muy comprensibles para mí. A mi parecer, las personas deberían poder casarse con quien quisieran. …Bueno, sólo soy un niño, así que supongo que incluso la idea del matrimonio no parece muy real para mí.”

“Ya veo. Qué envidia,” Froleytia responde de manera indiferente. “De cualquier forma, mi familia tiene esa característica. Sin importar con quién nos casemos y como sea que el bebé sea concebido, es prácticamente seguro que nacerá siendo varón.”

“¿¿…?? Dices que en tu familia nacen hombres casi con un 100% de probabilidad, pero claramente tú eres mujer.”

“Eso es lo que me hace tan atractiva.”

Quenser no comprende lo que la chica quiere decir con eso.

Seguramente lo mostró con su expresión, ya que Froleytia comienza a reír.

“Soy una mujer noble que tiene casi el 100% de probabilidad de dar a luz a un varón. Los hombres que quieren un heredero varón pero no han sido capaces de concebirlo desean desesperadamente a alguien como yo. Después de todo, si no conciben a un heredero, su familia se extinguirá y sus bienes serán confiscados. Al formar negociaciones relacionadas a tener hijos, la familia Capistrano puede tener la ventaja mientras habla con familias de nobles tan influyentes que normalmente no estarían a su alcance. Esas otras familias quieren tomar prestada mi matriz sin importar lo que cueste.”

“Quieres decir… ¿Algo como un matrimonio político?”

En una nación isla al Oeste de Europa, un rey separó su país de una religión mundial para poder dejar a la reina y casarse con su sirvienta, pero ejemplos como ese son una excepción. En el Reino de la Legitimidad, los nobles prefieren casarse con alguien de linaje igual o mayor al suyo propio.

“Incluso si se considera oficialmente como matrimonio, yo no sería nada más que una herramienta usada para resolver su problema para concebir herederos. Debido al orgullo de los nobles, la matriz debe pertenecer a una chica de la misma clase social que ellos.”

Quenser pensaba que su comandante tenía una personalidad algo enojona.

Sin embargo, en ese momento Froleytia se encuentra sonriendo débilmente.

¿Habrá algo más relacionado a ese problema?

¿Qué tuvo que suceder para extinguir la ardiente flama que usualmente destella dentro de esa chica?

¿No se supone que su familia debe proteger esa flama y asegurarse de que no se extinga?

“Pero podría ser peor. Para un heredero noble, lo mejor para ambas familias es tener líneas de sangre legítimas e historias personales. Si ese no fuera el caso, no llegaría tan lejos como para considerarse un matrimonio político. Tal vez termine conociendo a un montón de hombres deseando herederos varones de mi parte. Después de todo, ya hemos recibido montañas de pedidos rogando por una oportunidad casi segura de tener un heredero varón.”

Froleytia dijo que la familia Capistrano concibe varones casi con certeza y que ella era la chica irregular nacida dentro de esa familia.

Eso significa que seguramente tiene hermanos que pueden encargarse de la familia Capistrano. Debido a que su familia está buscando los mejores términos posibles, no tienen prisa en casarla. Su matrimonio político no es algo por lo que su familia se sienta presionada. Gracias a que el tema de la sucesión familiar ya está resuelto, su matrimonio no es nada más que un método para extender su poder.

Si fuera algo absolutamente necesario, ella no hubiera sido capaz de idear una excusa para liberarse de ello incluso si resultara ser una tragedia. Sin embargo, ni siquiera un rastro de consolación por ese hecho puede percibirse en la voz de Froleytia.

Incluso en el Reino de la Legitimidad que tiene caballeros y nobles influyentes, ese tipo de historia no se escucha muy a menudo.

Parece ser que la familia Capistrano es especialmente fría con las mujeres.

Tal vez eso se debe a que la familia está conformada en su mayoría por hombres.

O tal vez es debido a su falta de mujeres que sienten que necesitan construir un mundo en el que los hombres tengan la ventaja.

“Pero de cualquier forma…en algún momento, los rumores ganaron algunos retoques extraños. ‘Escuché que la hija de la familia Capistrano concebirá un heredero incluso con el más impotente de los hombres’ o que ‘la hija de mi familia es tan buena en la cama que poderosos nobles la buscan desesperadamente’. Además de las egoístas personas que piensan en su heredero, algunos horribles diletantes también han puesto sus ojos en mí. Ahora incluso ancianos que desde hace tiempo han perdido su habilidad para actuar y pervertidos horrendos se han unido a esta subasta para ver quién gana el derecho de lograr su cometido conmigo.”

Quenser ha rebasado por mucho el punto de quedarse sin palabras.

Pensaba felizmente que los nobles tenían sus propias preocupaciones y problemas con los que tratar, pero este problema es mucho mayor que cualquier cosa que hubiera imaginado.

“Es por eso que prefiero estar aquí en los campos de batalla en vez de en un país seguro. Si dejo la milicia, todo lo que me espera es el candidato #1 y una enorme cama. Probablemente sería algún anciano al que nunca haya visto en mi vida. … ¿Recuerdas a ese Halreed Copacabana que manejaba el Bright Hopper?”

“Sí…”

“Él era el 3er candidato o algo así. Dependiendo de cómo se desarrollara su situación concerniente al dinero, incluso podía haber terminado en el puesto #1. Hay cerca de 10 candidatos oficiales, pero él probablemente se encontraba del lado amable de ellos. Algunos de los candidatos sólo me quieren para concebir un heredero adecuado mientras que otros quieren intentar un juego como ruleta rusa en el que me den varios compañeros y ver de quién es el hijo que dé a luz.”

Eso es más que suficiente para hacer que Quenser haga una mueca.

Ese ejemplo es simplemente demasiado extremo para ser comparado. Aunque, un ejemplo tan extremo tal vez haya sido necesario para mostrar por qué Hallreed era considerado como uno de los candidatos más “amables”.

Quenser no puede imaginarse qué tan torcida es la idea de una familia para los nobles comparada con su idea como una persona normal.

“Cuando su Objeto fue más o menos destruido, realmente me sentí aliviada. Tal vez haya algo mal conmigo. Después de todo, perder a uno o a dos no significa nada porque hay otra fila de candidatos esperando detrás de ellos.”

La persona frente a los ojos de Quenser es una chica de 18 años.

No llegó recientemente al campo de batalla como él y Heivia. Quenser ya se había preguntado antes cuándo fue que ella llegó por primera vez a un campo de batalla.

Pero ahora el chico realmente se lo pregunta dentro de sí.

¿Cuánto tiempo ha estado esa chica ocultándose en el campo de batalla por el temor de la subasta de su propio cuerpo?

No tiene que ver con amor. Ni siquiera tiene que ver con lujuria. ¿Qué tanto ha sufrido en esa situación en la que podría ser arrastrada a una cama en cualquier momento para poder llevar a cabo su función como método para concebir con seguridad un varón?

“Bueno, no te pongas tan tenso,” Froleytia dice indiferentemente. “No es que no pueda salir de esto. Si fuera tan malo, no lo hubiera comentado tan fácilmente. Básicamente, sólo tengo que continuar peleando en el campo de batalla hasta ser una anciana que haya perdido su valor como mujer. …Bueno, incluso entonces tal vez habrá algunas personas buscando mi cuerpo para dejar un heredero para su familia. Tal vez la mayor libertad de mi vida la disfrute tanto si vivo como si muero en el campo de batalla.”

Quenser no sabe qué decir.

Puede sentir que esta no es una situación en la que pueda decir algunas palabras baratas.

Froleytia probablemente sonreiría y lo ignoraría al ser la opinión de un niño, pero Quenser sabe que no puede permitirse herirla de esa forma.

Así que en vez de intentar consolarla, murmura sus verdaderos pensamientos.

“(… ¿Sabes? Froleytia huele realmente bien.)”

“Para deicr eso después de lo que te dije, realmente eres algún tipo de genio.” Las cejas de Froleytia se mueven levemente por la sorpresa. “Espera, silencio.”

Quenser también presta atención.

Puede escucharlo.

Un leve sonido sordo puede escucharse a la distancia. Se escucha como nubes cargadas con truenos aproximándose. Es el sonido del tipo de mecanismo de propulsión para Objetos que utiliza electricidad estática para hacer flotar la estructura de 200,000 toneladas sobre el suelo. Parece ser que el Objeto enemigo utiliza el mismo tipo de propulsión que la princesa.

Sí.

El Objeto del conglomerado Mass Driver está aproximándose.

“¿Por dónde viene?”

“No sabría decirte. El sonido parece estar resonando por las montañas…”

Quenser se concentra aún más en un intento por determinar de dónde proviene el ruido. Si se equivocaran en determinar cuál de las tres rutas ha tomado el Objeto, el Baby Magnum estaría en peligro. Con la potencia que tiene, el cañón de riel enemigo podría destruir al otro Objeto incluso si tuviera que disparar a través de una montaña.

La dirección por la cual proviene el sonido es…


Parte 10[edit]

Heivia llega a la Presa Iguazú.

El follaje ahí es mucho más espeso que en la costa donde desembarcaron. Parece ser que la mayoría de los árboles son naturales. Las sólidas plantas con enormes hojas que son características de los países tropicales crecen frondosamente en el área. Heivia siente que el área debe estar infestada de escarabajos rinocerontes.

Sin embargo, ese heredero noble no ha venido aquí a atrapar insectos.

El chico mira hacia la presa.

Mide unos 40 metros de altura, cerca de 30-40 metros de ancho, y se encorva levemente a partir del lago de reserva. Supuestamente, puede almacenar más de 800 millones de toneladas de agua. Esa agua que ha sido bloqueada de su flujo natural podría causar un enorme daño al mundo natural si se liberara.

(Maldición. ¡¡Ya hay vehículos todoterreno estacionados aquí!!)

Heivia mira cuidadosamente alrededor del área mientras corre agachado.

El Baby Magnum y la princesa no se encuentran ahí. Él le pidió a la chica que ayudara a Quenser y Froleytia. Realmente, tiene dos razones para haber hecho eso. La primera, el Objeto puede destruir fácilmente la presa por su cuenta, así que ella sería una ayuda peligrosa si intentara proteger la presa. La segunda, Heivia había hecho una broma acerca de Quenser llevándose bien con Froleytia y la princesa se había puesto de muy mal humor.

(…Ah, dios. No importa cuántas vidas tengas, pelear al lado de un Objeto manejado por una Élite distraída es simplemente demasiado peligroso. Es 100 veces mejor hacerlo por mi propia cuenta.)

Heivia alza su rifle mientras corre para no sacudir la parte superior de su cuerpo. Cuando llega, se recarga contra el muro cercano a la puerta de la presa. Además de la misma presa, hay un edificio que abre y cierra las compuertas hidráulicas, un edificio que revisa la calidad del agua, y un edificio que alberga las turbinas hidroeléctricas, y otros más. Heivia se aproxima al edificio de las compuertas.

La puerta no tiene seguro.

Eso realmente lo hace sentir intranquilo, pero aún así abre lentamente la puerta y entra con cuidado. Justo a la entrada, encuentra a dos trabajadores atados. El hecho de que no hayan sido asesinados demuestra que matar no es su intención. Sin embargo, la masiva cantidad de agua liberada cuando la presa sea destruida los hubiera matado de cualquier manera.

Heivia les comenta que un grupo está intentando destruir la presa, que necesita detenerlos, y que no deben temer. Entonces corta sus ataduras usando su cuchillo militar. Después les dice que evacúen a la región montañosa. Sólo para asegurarse, les dice que escalen a más de 100 metros de altitud.

(…Esto en verdad es algo egoísta de nuestra parte. Estoy trabajando con soldados del Reino de la Legitimidad para pelear contra soldados del Reino de la Legitimidad.)

Casi dice en voz alta ese comentario, pero en vez de eso se dirige a las escaleras que llevan a los niveles más altos de la presa. En su camino, mastica una galleta que la pareja de ancianos del plantío de café le había regalado.

(Soldados del Reino de la Legitimidad peleando entre sí es ridículo, pero al menos tengo que recompensarlos por estas galletas.)

Mientras avanza, contacta a Quenser vía radio.

“Hey, Quenser. Envíe a la princesa para allá. Me aseguré de que estuviera de perfecto humor, ¿así que podría preguntarte algunas cosas?”

“El Objeto podría detectar nuestra ubicación por las señales de radio, así que hazlo rápido.”

Heivia no sabe demasiado sobre explosivos, así que necesita algunos consejos de Quenser.

“En las películas, crear un pequeño agujero en una presa es suficiente para hacer que toda la estructura se derrumbe por la presión del agua. ¿Cómo funcionan las cosas en realidad? ¿Una de esas bombas que parecen arcilla es suficiente para destruir la presa?”

“Es cierto que la presión del agua podría destruirla una vez que se abra un agujero, pero provocar una fisura en unos muros tan gruesos como para soportar toda esa agua necesitaría de un impacto bastante grande. Hay un método más fácil.”

“¿…?”

“Las presas se deterioran y son derrumbadas si las reparaciones no pueden continuar. Están hechas para ser demolidas tiempo después. Las personas crean varias barreras, usan muchos diques más pequeños para contener el agua, y destruyen unos cuantos puntos de control pre-hechos de la presa vacía para demolerla. Unos años atrás, el problema del deterioro de presas se hizo evidente y comenzaron a ser construidas de esa forma,” Quenser explica.

Heivia frunce el ceño.

¿Cuántos puntos de control hay y en dónde están?”

“Depende del diseño de la presa. Si revisaras el cuarto de control o encontraras algunos documentos…no, espera. Si tuvieran esa información en donde alguien pudiera encontrarla fácilmente, correrían el riesgo de que un ataque terrorista fuera más fácil de llevar a cabo. Probablemente se encuentran ocultos en lo más profundo de la base de datos de la compañía constructora. Y seguramente no habrá ninguna señal obvia.”

“¡¡Eres un inútil!! ¿¡Cómo se supone que protegeré un número desconocido de puntos de control en ubicaciones desconocidas!?”

“Ya sea que haya 20 o 30 de esos puntos de control, creo que todos necesitan ser destruidos para demoler la presa. Por razones de seguridad y para ayudar con las reparaciones, los puntos de control deben estar en donde cada uno de ellos pueda ayudar a la presa. De esa forma la presa no colapsará si uno es destruido. En otras palabras, solamente tienes que encontrar una bomba y desactivarla para que no explote. Entonces sólo tendrás que defender ese punto para detener el plan de Bilany Saronno.”

“¿Esa bomba no será algo como una típica monstruosidad que se usa en las películas, cierto?” Heivia chasquea la lengua. “Así que tengo que buscar al azar. No podré hacer nada si las bombas son detonadas antes de que logre encontrar una. Al menos desearía saber exactamente cuántas son.”

“¿Qué tal si las interfieres?”

“¿Te refieres a usar una señal de interferencia? ¿Para qué?”

“Una masiva cantidad de agua será liberada cuando la presa sea destruida. Dudo que Bilany y los demás estén pensando en una muerte noble, así que se alejarán bastante antes de destruir la presa. En ese caso, usarán una señal de radio para detonar las bombas, ¿cierto?”

“Ya veo.” Una poderosa sonrisa aparece en el rostro de Heivia. “En ese caso, puedo ganar algo de tiempo sin saber cuántas bombas hay.”

La parte superior de la presa que se encorva levemente a lo largo del lago de reserva es como el enorme muro de un castillo. Cuando Heivia sujeta el barandal y se asoma, logra ver algo parecido a arcilla adherida al centro del grueso muro.

Es una bomba.

Tal vez para regular la fuerza destructiva, varias bombas se encuentran instaladas formando algún tipo de patrón. Algo similar una hoja de metal se encuentra instalada en un costado de las bombas para enfocar la explosión sobre la presa.

El área del muro no se ve diferente al resto de la pared, pero ya que los explosivos fueron instalados ahí, debe tratarse de uno de los puntos de control.

¿Cómo supieron Bilany y los demás en dónde se encontraban los puntos de control?

Tal vez tienen algún tipo de información sobre la presa. O tal vez hicieron que alguien que lo sabía hablara.

(Mierda, ¿¡cómo lograron instalarlos ahí!? ¿¡Ataron una cuerda y saltaron como en las películas de acción!?)

Sin embargo, Heivia puede interferir la señal de detonación de las bombas, para que no exploten. Eso deja como último problema la confrontación contra la unidad de Bilany…

“Espera un segundo,” Heivia murmura repentinamente.

Un delgado conjunto de cables se extiende desde las bombas conectadas al costado de la presa. No sólo miden un metro o dos. El largo cable colgando hacia el fondo de la presa continúa hacia el espeso bosque.

“¡¡Mierda!! ¡¡Piensan usar una detonación con cables!! ¡¡Ahora no podré interferir!!”

Heivia alza apresuradamente su rifle, pero entonces se detiene. Hay dos tipos de cables para ese tipo de detonaciones. Uno es un cable normal que envía una señal eléctrica. El otro es como un fusible pasado de moda. Con ese tipo de fusible, se inicia un fuego que causa una pequeña explosión en el fusible de los explosivos plásticos lo que hace detonar al propio explosivo.

Con el cable normal no habría problema, pero el que es como un fusible pasado de moda conlleva el riesgo de encenderse si llegara a cortar el cable con su rifle.

Pero al mismo tiempo, la bomba podría detonar en cualquier momento con el cable conectado. Heivia no tiene tiempo para estar pensando.

De pronto, la voz de Quenser resuena a través de la radio.

“¡¡Dispara!! No te preocupes. ¡¡Es un cable para un fusible eléctrico!!”

“¿Cómo lo sabes? ¡No es algo que puedas deducir simplemente al verlo!”

“El tipo de fusible pasado de moda se usa como cronómetro. Es igual que la dinamita. El plan aquí se basa en la coordinación perfecta entre la inundación causada por la presa y el ataque del Baby Magnum, ¿cierto? Ellos necesitan ser capaces de destruir la presa en cualquier momento para poder obtener la coordinación perfecta. ¿¡Por qué utilizarían un fusible que no puede ser cambiado una vez que es encendido!? ¡¡Este debe ser un cable para un fusible eléctrico!!”

“¡¡…!!”

Heivia alza nuevamente su rifle, apunta hacia abajo, y jala el gatillo.

Varias balas salen disparadas y una de ellas corta el montón de cables. Las bombas no explotan. Quenser tenía razón.

Ahora que los cables han sido cortados, la señal de detonación no puede ser enviada a las bombas.

Sin embargo, hay alguien que no se encuentra satisfecho con eso.

Una soldado del Reino de la Legitimidad ha subido a la parte alta de la presa para instalar bombas en otro punto de control.

(… ¿¡Es esa Saronno de la unidad de exploración de las líneas frontales!?)

“¡¡…!!”

“¿¡…!?”

En ese momento, Heivia y Bilany Soranno se encuentran en las entradas cerca de los extremos opuestos de la presa levemente encorvada. Los dos saltan hacia las puertas casi al mismo tiempo y asoman solamente los cañones de sus rifles.

Varios estruendos de disparos resuenan.

(¡¡Maldición, realmente es atractiva!! ¡No quiero que chicas lindas me apunten con sus armas! ¿¡Por qué no podía ser alguien tan horrible que fuera difícil mirarla!? Aunque ahora que lo pienso, tal vez también sea mejor desear que fuera un chico o incluso un marciano.)

Mientras tanto, Heivia puede escuchar varias voces provenientes de su radio. Debido a que la unidad de Bilany también es del Reino de la Legitimidad, él recibe sus transmisiones.

“Cabo Saronno, vamos para allá. ¿Necesitamos el lanzacohetes?”

“Necesitamos enviar la señal para detonar la bomba. Después de eliminar al Soldado Heivia Winchell, sólo tendremos que reconectar el cable.”

“Rodéenlo por el otro lado. Reúnanse con otro grupo y suban las escaleras. Lo atraparemos con una formación en pinza.”

“Si es necesario, podemos tratar al Soldado Heivia Winchell como traidor por meterse en el camino de nuestra operación, así que no duden en dispararle. Continuar la operación tiene máxima prioridad.”

“¡¡Maldición!! ¿¡Por qué todo tiene que ser tan problemático!?” Heivia grita.

Heivia se asoma levemente por la puerta y apunta contra un soldado al fondo de la presa que está apuntando un lanzacohetes hacia él. Las balas impactan contra el suelo cerca del soldado. No le disparó en la cabeza o el pecho, pero tal vez eso se deba al hecho de que el ser un soldado camarada del Reino de la Legitimidad le está afectando más de lo que había pensado. La puntería del soldado se desajusta por la sorpresa y el cohete sale disparado sin hacer daño.

Cuando Bilany y los demás miran eso, incrementan la intensidad de sus disparos. Heivia se oculta frenéticamente detrás del edificio, pero entonces escucha pasos provenientes de las escaleras.

(Todos recibimos el mismo entrenamiento, ¿¡entonces este es un caso en el que el ganador es decidido por números!?)

Mientras tanto, la soldado que seguramente es Bilany grita.

“¡¡Soldado Heivia Winchell!! ¡¡Baja tu arma y ríndete!! ¡¡No es correcto que compañeros del Reino de la Legitimidad peleen entre sí!!”

(¡¡Mentirosa!! ¡¡Claramente tiene toda la intención de matarme!! ¿¡No sabe que puedo escuchar sus transmisiones!? Maldición, además de ser torpe es tsundere. ¡¡Esto está dificultando más y más mis intentos para matarla!!)

“¿¡Qué harás!? ¡¡Si no contestas, tomaremos el silencio como tu respuesta!!”

Una calma temporal del tiroteo es acompañada por la voz de Bilany. Tal vez esté dándole una última oportunidad al chico de decir sus intenciones. Heivia siente que podría terminar lleno de agujeros dependiendo de su respuesta.

Cualquiera que sea el caso, está acorralado. Si es atacado desde más de una dirección simultáneamente, no tendrá manera de soportarlo. Si más de un arma explosiva como un lanzacohetes o granada son usados contra él, no podrá hacer nada para evitarlo.

Heivia piensa seriamente en el problema.

(Solamente tengo una oportunidad de salir victorioso.)

“¡¡Cabo Bilany Saronno!!” Grita en respuesta. “¡El Baby Magnum ya se ha ido a ayudar al estudiante de campo de batalla llamado Quenser que estudia en el 37mo Batallón de Mantenimiento Móvil! ¡¡La élite no se ha dirigido a los restos de la planta de producción de vegetación alpina abandonada como sugeriste!! ¡¡Si destruyes la presa ahora, no lograrás nada!!”

“¿¡Esa es tu respuesta final!? ¡¡Si no demuestras que ya no tienes pensado pelear, nos veremos forzados a dispararte!!”

“¡¡Eso no es lo que quiero decir!!” Heivia grita bruscamente. “Tu plan es destruir el Objeto del conglomerado Mass Driver con uno de los cañones principales del Baby Magnum, ¿¡cierto!? ¿Entonces qué tal esto? ¡¡Si Quenser y los demás destruyen al Objeto antes de que tú destruyas la presa, ya no tendrás una razón justificable para causar esa inundación!!”

“¿¡Eso…!?” Bilany se desconcentra, pero reúne sus pensamientos poco después. “¿¡Cómo se supone que confiemos en ustedes!? ¡¡Esa monstruosa arma destruyó al Bright Hopper con tecnología de punta con un solo ataque a 500 kilómetros de distancia!! ¿¡Estás diciendo que un simple estudiante puede derrotar a algo como eso!?”

“…Sí. ¡¡Así es!!” Heivia responde sin vacilar.

Abandona la opción de rendirse pacíficamente y jala el gatillo para una mortífera batalla nuevamente.

“¡¡Así que tendré que ganarle suficiente tiempo para que pueda hacerlo!! ¡¡Estaré disparando como loco, así que no hagan ninguna tontería o terminarán muertos!!”


Parte 11[edit]

Quenser y Froleytia se ocultan detrás de unos arbustos en la pendiente de la montaña.

Pueden escuchar varios sonidos.

Pueden escuchar el sonido de las hojas de los árboles susurrando y pueden escuchar el sonido de grandes y coloridos pájaros volando por el cielo.

Sin embargo, esos sonidos parecen ser opacados por otro sonido.

Es el sonido de un Objeto avanzando en la distancia.

Quenser y Froleytia agudizan sus oídos para ubicar exactamente de donde proviene el leve sonido.

“¿Viene de la ruta a la derecha?”

“Así parece.”

El eco provoca que el ruido se escuche como si proviniera de todas direcciones, así que es difícil ubicar la dirección precisa. Sin embargo, cuando escuchan con atención, ruidos similares se acumulan en orden. La dirección por la que lo escuchan debe ser la dirección por la que avanza el Objeto del conglomerado Mass Driver.

Solamente tienen una oportunidad.

Si escogieran la ruta incorrecta y fallaran en su ataque sorpresa, nadie podría detener el avance del Break Carrier.

Baby Magnum y el resto de la unidad de Quenser sería masacrada, Bilany y su unidad destruiría la presa, e incontables civiles serían sacrificados río abajo.

Froleytia toma su radio.

“Parece ser que la princesa viene hacia acá. Quiere saber en cuál de las tres rutas debe esperar. Le diré que es la ruta a nuestra derecha, ¿está bien?”

“No…”

Escuchando eso, Quenser se levanta como si se hubiera dado cuenta de algo repentinamente.

Despliega su mapa en el aparato portátil.

“Algo no está bien. Estamos rodeados por ruidos de Objetos. No es solamente un eco.”

“¿…?”

“…Es el Baby Magnum,” Quenser murmura confundido. Entonces mira a Froleytia. “¡Tanto el Baby Magnum como el Objeto del conglomerado Mass Driver utilizan electricidad estática para flotar sobre el suelo! ¡El Baby Magnum está acercándose para prepararse para atacar, así que el sonido de ambos Objetos está mezclándose! El ruido que hemos estado escuchando no sólo es el del Objeto del conglomerado Mass Driver. ¡¡Hemos estado escuchando una combinación de los dos Objetos, así que no podemos determinar con exactitud la dirección de éste!!”

En una habitación normal, un humano sería capaz de distinguir entre dos sonidos proviniendo de dos fuentes diferentes.

Sin embargo, si los sonidos son casi idénticos y resuenan una y otra vez, nadie sería capaz de deducir la fuente de los ruidos con precisión. No tienen ninguna pista.

Con tono impaciente, Froleytia dice, “¡¡No tenemos tiempo!! Si dejamos que se acerque demasiado, no tendremos tiempo de ocultarnos y prepararnos para el ataque sorpresa. ¡¡Si localiza al Baby Magnum, el Objeto del conglomerado Mass Driver podrá simplemente disparar ese cañón de riel de alta potencia a través de la montaña!!”

“Pero no podemos hacer nada si no podemos deducir por dónde viene.”

Quenser piensa un segundo y entonces alza la cabeza una vez más.

Hay tres rutas posibles y hay dos de ellos.

“Hay que dividirnos,” Quenser sugiere de inmediato. “Ambos esperaremos en rutas diferentes. Si el Objeto del conglomerado Mass Driver pasa cerca de alguno de los dos, estaremos acabados. Si no pasa cerca de ninguno, sabremos que ha tomado la tercera ruta. De esa manera nos aseguraremos de conocer la ruta en la que se encuentra.”

Mientras habla, Quenser manipula el mapa. La pendiente de la montaña en la que se encuentran ahora está en la ruta central. La planta de energía geotérmica fue acordada para ser construida en esa montaña, así que se han excavado algunos túneles. Un túnel pendiente arriba pasa a través de la montaña hasta el otro lado, que es la ruta de la izquierda.

Después de un corto silencio, Quenser dice, “Froleytia, tú irás por el túnel. Ahí debe haber equipo para la construcción de la planta de energía. De acuerdo a los datos que tengo, uno de esos aparatos es un elevador eléctrico, así que solamente debería tomarte unos minutos llegar al otro lado de la montaña.”

“¿Qué hay de ti?”

“Yo me quedaré aquí.”

Eso se debe en parte a su tobillo torcido. Sin embargo, el chico secretamente quiere enviarla a la ruta de la izquierda porque esa es la ruta menos probable que tomará el Objeto.

Sin embargo, Froleytia niega con la cabeza.

“No, no puedo aceptar eso. Con ese tobillo, ¿qué se supone que harás si pasa el Objeto? Incluso si no te descubre, el estremecimiento que causa al pasar podría provocar una avalancha. Podrías terminar muerto sin necesidad sólo porque no puedes moverte. No puedo permitir eso.”

“Ha ha. Tenía la sensación de que dirías eso,” Quenser se ríe débilmente.

Incluso quedarse de pie es doloroso, así que se sienta nuevamente sobre la pendiente de la montaña.

Se frota su tobillo hinchado y le pregunta a Froleytia. “Disculpa, pero casi estoy en mi límite. Tal vez pueda acabar un poco con el dolor si fijo la articulación para que no se mueva. ¿Podrías pasarme esa rama de ahí?”

“En serio…”

Froleytia se da la vuelta en dirección hacia la que el chico señaló, pero no puede ver ninguna rama.

Con expresión desconcertada, Froleytia voltea a ver nuevamente a Quenser.

“Hey, Quenser. ¿En dónde está la rama que dices-…?”

Froleytia no termina su pregunta.

Quenser no está por ningún lado.

La chica solamente puede escuchar un débil sonido de piedras rodando a lo lejos. Entonces comprende lo sucedido. Quenser bajó por la pendiente para alejarse de ella. Al dirigirse al centro de la ruta, ha obligado a que ella se dirija a la ruta izquierda.

Quenser será más fácil de localizar en el camino plano en la base de la montaña a diferencia de si estuviera oculto en el bosque de la pendiente.

Y por ahí es por donde seguramente pasará el Objeto.

Quenser se ha puesto en un peligro innecesario para obligarla a tomar acciones.

(¡¡Ese bastardo…!!)

Froleytia aprieta los dientes, pero ya es demasiado tarde. Incluso si bajara para seguir a Quenser, sería muy difícil subir con él nuevamente. El Objeto del conglomerado Mass Driver podría pasar mientras ella estuviera intentando eso.

Así que no tiene otra opción.

Se dirige hacia el túnel unos 10 metros más arriba de su ubicación actual. Podrá darle una lección a ese joven subordinado más tarde.


Parte 12[edit]

El chico se desliza bajando una docena de metros.

El hecho de que la pendiente esté conformada principalmente por tierra negra y suave, el hecho de que la pendiente no esté demasiado pronunciada, y el hecho de que su uniforme militar sea relativamente resistente trabajan a su favor.

Quenser logra sobrevivir.

Sin embargo, no salió sin ningún rasguño.

Se encuentra tendido en la base de la montaña. Incluso con los factores a su favor mencionados anteriormente, el dolor recorre todo su cuerpo. Su uniforme está diseñado para poseer cierto nivel de durabilidad, pero ahora tiene rasgaduras por todos lados. La pendiente de la montaña no está nivelada, así que dolorosos rasguños provocados por la tierra y rocas cubren su cuerpo.

(¡¡Maldición…!!)

Quenser intenta levantarse, pero el dolor se apodera de su pierna. No se trata de la pierna con el tobillo torcido. Ahora no puede usar ninguna de sus dos piernas. No puede moverse de donde está.

(Eso no importa. Fui lo suficientemente afortunado para sobrevivir. Incluso si pudiera correr, no sería suficiente para escapar de un Objeto. Mientras pueda obtener la ubicación del Objeto del conglomerado Mass Driver para la princesa, esto no importa. Solamente tengo que concentrarme en eso.)

El chico intenta arrastrarse usando sólo sus brazos, pero es inútil. Afortunadamente, hay un arbusto cerca, y su ángulo es tal que tal vez podría esconderse tras él.

¿Froleytia habrá logrado atravesar el túnel y llegar a donde pueda vigilar la ruta izquierda?

¿En dónde están la princesa y su Baby Magnum?

¿Heivia continúa peleando en la presa?

Muchas preguntas se forman en su mente, pero entonces escucha el sonido de un Objeto mucho más fuerte que antes. Es el sonido similar a una nube cargada con relámpagos provocado por la impresionante cantidad de electricidad estática siendo producida para que el Objeto flote.

(¡¡Aquí viene!!)

Le toma unos cuantos segundos percatarse por qué el sonido es mucho más claro que antes. La respuesta es simple. Está escuchando el ruido directamente en vez de con una montaña entre ellos, así que se escucha mucho más fuerte y distintivo.

Lo que significa que…

(¡¡Ha tomado la ruta de en medio!! ¡¡Ésta es la correcta!!)

Mientras Quenser piensa eso, un grupo de grandes pájaros alzan el vuelo desde las montañas cercanas.

Después de eso, una figura similar a una montaña llena su campo visual.

Es el Objeto del conglomerado Mass Driver.

Por lo que puede ver, su diseño no tiene nada de sigiloso.

La razón por la que el Bright Hopper de Segunda Generación del Reino de la Legitimidad no lo detectó hasta haber sido destruido se debió seguramente a la región montañosa. Las montañas de 900 metros ocultaron la gigantesca figura del Objeto y las acumulaciones de hierro en las montañas redujeron la precisión del radar. Y ellos usaron un arma meteorológica además de eso. Es posible que hayan producido algo similar a niebla artificial para cubrir el área entre los picos de las montañas como una pantalla para poder ocultar al Objeto de los satélites. El conglomerado Mass Driver tiene experiencia con cualquier cosa relacionada al desarrollo espacial, así que seguramente tienen la tecnología y conocimiento necesarios para idear diferentes contramedidas.

Quenser alza la mirada y traga saliva mientras la gigantesca arma se aproxima.

El Break Carrier.

Su cuerpo esférico es soportado por tres partes que actúan como patas. Los extremos de éstas tienen placas similares a esquíes conectadas para deslizarse suavemente sobre el suelo.

La característica más notable probablemente sea el gigantesco cañón conectado al costado derecho del Objeto. Cerca del extremo del cañón principal de 100+ metros, se encuentra un bípode similar al que se usa para sostener un rifle francotirador. El cañón es tan grande que probablemente se doblaría bajo su propio peso si no tuviera un soporte.

En la parte posterior del cañón principal se encuentra una parte giratoria similar a la de un revólver. Sin embargo, gigantescos cartuchos salen a partir de los cinco puntos espaciados a los costados de los cilindros.

Los proyectiles deben estar almacenados ahí.

Un cartucho normal sería demasiado grande, así que su diseño se ha hecho más complejo para poder dividir dicho cartucho.

Por el tamaño del cañón y los cartuchos, seguramente almacena 25 disparos.

En otros lados, el Objeto tiene conectados gigantescos lanzamisiles. Los misiles son extremadamente raros como armamentos para Objetos, pero esos seguramente son los misiles antirradar usados para reflejar la señal de la mira. Y el número concuerda con el número estimado de proyectiles.

Sin embargo, eso significa que el Objeto tiene la habilidad de destruir con certeza 25 Objetos a una distancia de más de 500 kilómetros. Si el sistema de enfriamiento de nitrógeno líquido fuera usado con todo su potencial y la altitud máxima alcanzada en el arco parabólico fuera alterada, tal vez incluso podría alcanzar una distancia de 1000-3000 kilómetros. Además, si tuviera la habilidad de reaprovisionar su abastecimiento de proyectiles en medio de la batalla, podría continuar peleando por mucho más tiempo. Eso significa que el conglomerado Mass Driver posee una habilidad real para anunciar su dominio sobre cierta área.

Quenser traga saliva ruidosamente una vez más mientras observa la gigantesca figura.

Entonces se da cuenta que la amenaza enemiga no se basa únicamente en los bombardeos a larga distancia.

(¿El cañón puede extenderse y retraerse como un bastón de policía? Pueden aumentar o disminuir el voltaje para cambiar libremente su potencia. ¿¡Entonces, si un Objeto enemigo lograra acercársele, la longitud del cañón puede reducirse para disminuir la inercia y lograr así que pelee a altas velocidades!?)

El Charlemagne dijo que los proyectiles del Break Carrier se separan poco después de haber sido disparados para poder concentrar la energía cinética en el núcleo más pequeño y así incrementar su velocidad.

Sin embargo, es probable que puedan utilizar ese método de manera diferente para peleas a corta y media distancia.

Pueden evitar que el proyectil se separe para que la masa entera golpee al Objeto enemigo. El blindaje externo sería dañado y el rápido núcleo del proyectil saldría disparado para atravesar la totalidad del blindaje enemigo. Normalmente cuando el cañón se reduce debería haber menos espacio para que la electricidad lo afecte, pero los proyectiles pueden cambiar su modalidad también para mantener la enorme potencia del cañón principal.

A grandes distancias se utiliza el bombardeo en picada y a corta distancia los proyectiles son disparados directamente.

Al tener diferentes métodos de disparo con un mismo cañón, el Objeto puede usar su potencia al máximo desde varias distancias.

Sin embargo, hacer un sistema tan complejo podría causar diferentes problemas. Unos cuantos proyectiles lanzados hacia Quenser y los demás habían explotado en el aire antes de alcanzar sus objetivos.

(¿En dónde está la princesa…?)

Pensando eso, Quenser toma su radio. El Objeto del conglomerado Mass Driver definitivamente ha tomado la ruta central. Si logra pasar esa información, el ataque sorpresa tiene más probabilidades de ser exitoso.

Pero entonces Quenser frunce el ceño.

La radio no enciende. Sin importar cuantas veces presione el botón, no pasa nada.

Se rompió cuando el chico bajó por la pendiente.

“¡¡Mierda!!”

Tiene la información, pero no tiene manera de pasarla. Mientras tanto, el Objeto continúa pasando justo a un costado de Quenser. A este paso su ataque sorpresa fracasará. El Baby Magnum y el resto de la unidad serán masacrados.

(Maldición, ¿¡no hay nada que pueda hacer!?)

Mientras maldice en su mente, Quenser saca el PDW que había escondido en su uniforme. Es una pistola de unos 20-30 cm de largo que es como una versión reducida de una pistola semiautomática. Sus balas de 9 mm son suficientes para matar a un soldado, pero obviamente no para atravesar el blindaje de un Objeto.

Algo cae de su bolsillo mientras saca la pistola.

Es una bolsa transparente llena de galletas caseras. Las obtuvo de ese plantío de café.

Quenser se lanza una a la boca y remueve el seguro del PDW.

(…Sé que no puedo derrotar a un Objeto con esto.)

Después apunta el arma hacia el cuerpo esférico del Objeto.

Aún tendido en el suelo, Quenser coloca su dedo sobre el gatillo.

(Por favor no permitas que se percaten de lo que estoy haciendo. Todo terminará si eso sucede.)

Sólo hay una cosa que puede hacer: jalar el gatillo y disparar contra el Objeto.

El disparo seco resuena por toda la región montañosa.

El Objeto del conglomerado Mass Driver parece percatarse de que algo ha golpeado su blindaje. Sin embargo, no parece preocupado. Obviamente no lo está. Una simple bala de 9 mm no puede destruir la lente de las cámaras conectadas a los cañones del Objeto, mucho menos dañar el blindaje.

Aún así, el Objeto deja de moverse.

La acción es similar a la de alguien deteniéndose irritado porque un molesto insecto vuela alrededor de su cabeza.

Quenser jala nuevamente el gatillo.

Libera unas 2 o 3 balas. Del blindaje vuelan chispas, pero no recibe ningún daño real.

El cañón del Objeto se mueve.

Ha localizado al chico a partir del sonido de los disparos.

En vez de usar el enorme cañón principal similar a un puente metálico, utiliza uno de los más pequeños. Quenser lo reconoce. Es igual a los cañones de repuesto usados para la posición antitanque en la Antártica. Éste seguramente es su uso normal. A pesar de ser el cañón más pequeño del Objeto, sigue siendo un enorme cañón de riel. Un disparo de éste podría partir un buque Aegis a la mitad, así que no es necesario decir lo que podría provocarle a Quenser.

Quenser dispara un poco más, pero se detiene repentinamente. Se pregunta qué pensará el Objeto sobre eso. ¿El piloto Élite pensará que se ha quedado sin municiones o que se ha dado cuenta de que lo que hace es inútil?

Ninguna de las dos opciones es la correcta.

Incluso tal vez el Objeto se haya percatado de la verdad.

El cañón de riel apuntando a Quenser no se mueve más. Es posible que la computadora a bordo del Objeto o el cerebro del Élite estén analizando el tiroteo.

Si eso es lo que están haciendo, se percatarán de que hay una regularidad en los disparos de Quenser. Si se dan cuenta que está elaborando cierto código de transferencia de información creado con simples unos y ceros, darán con el siguiente mensaje. Objeto.

Ruta central, punto 391.

Avanzando.

Cañón de plasma de baja estabilidad.

Prepararlo inmediatamente.

El Objeto del conglomerado Mass Driver tiene más de 100 armas tanto grandes como pequeñas, y cada una de ellas tiene cámaras conectadas para apuntar. El sonido de las lentes enfocándose proviene de todas ellas al mismo tiempo. Los demás sensores seguramente también se han activado.

Sin embargo…


Parte 13[edit]

En ese momento, la princesa y el Baby Magnum se encuentran esperando en la que Quenser y Froleytia habían designado como la ruta derecha. Eso se debe simplemente a que ese es el único lugar en el que el gigantesco Objeto puede ocultarse.

El Baby Magnum se encuentra oculto en el valle entre dos montañas. El valle se encuentra a una docena de metros de profundidad y los brazos de los cañones principales son lo único que sobresale.

Mientras espera ahí, escucha disparos que llevan cierta regularidad.

La princesa comprende inmediatamente lo que significan, pero no tiene tiempo de dirigirse a la otra ruta. El Objeto del conglomerado Mass Driver debe sospechar un ataque sorpresa y por lo tanto hará que sus sensores y radar busquen a algún enemigo 360 grados a su alrededor. Es sólo cuestión de tiempo antes de que la encuentren. Si eso sucediera, podría disparar su cañón de riel de alta potencia ignorando la montaña entre ellos.

Sin embargo…

La princesa no tiene alguna razón para esperar.

“…”

Despliega toda la información del terreno a su alrededor y busca el esquema de todos los túneles que recorren las montañas.

Las montañas tienen complejas redes de túneles atravesándolas para transporte, construcción y otros usos.

Sin embargo, la gran cantidad de información en la base de datos militar también significa que tomará algo de tiempo para que la información que ella quiere sea desplegada. Incluso un retraso de pocos segundos podría cambiar el resultado de la pelea contra el Break Carrier.

HO v02 244.jpg

Sin embargo, la princesa no consume nada de tiempo.

Eso no se debe únicamente a su excelsa habilidad de procesamiento de información como Élite.


Principalmente se debe a que Quenser buscó los mapas del área en la base militar y los marcó para que todo el batallón pudiera acceder a ellos de inmediato. La princesa no tiene forma de saberlo, pero fue después de hacer eso que el chico bajó por la pendiente de la montaña.

Ahorrándose el usual tiempo de búsqueda, inmediatamente despliega los datos que necesita.

(Hora de terminar con esto.)

En otras palabras…

Hay un túnel recto que va desde donde ella se encuentra, atraviesa la montaña, y hacia las coordinadas que Quenser comunicó.

(No permitiré que sigas persiguiendo a Quenser y los demás.)

No tiene razones para vacilar.

Uno de los brazos de los cañones principales se mueve en la dirección correcta y la princesa dispara con precisión su cañón de plasma de baja estabilidad a través del túnel.


Parte 14[edit]

El destello de luz es visible incluso desde la distante Presa de Iguazú.

Heivia se encuentra totalmente acorralado, pero entrecierra los ojos ante el potente destello y grita a su radio.

“¿¡Viste eso, cierto, Cabo Bilany Saronno!?”

“¡¡…!!”

“¡¡Ese fue el enorme fuego artificial bendiciendo nuestra victoria!! ¡Contacta al Baby Magnum si quieres! ¡¡De hecho, una explosión así de grande debió acabar con las nubes hechas con el misil antirradar!! ¡¡Si no confías en las palabras de nuestra princesa, puedes preguntar a los operadores del satélite de observación!! ¡¡Probablemente te dirán que sólo quedan horribles despojos!!”

Los disparos se detienen.

La unidad de exploración de las líneas frontales planeaba destruir la presa para causar una enorme inundación río abajo y detener al Objeto del conglomerado Mass Driver. El Baby Magnum aprovecharía esa oportunidad para disparar al enemigo con sus cañones principales.

Bilany y los demás realmente sólo querían vengarse por su Bright Hopper destruido, así que cualquier justificación hubiera funcionado para ellos. Sin embargo, esto los detendría.

Después de todo, el Objeto contra el que querían vengarse ya no existe.

“Aquí Baby Magnum. El Objeto enemigo ha sido destruido. La batalla ha terminado. Repito, el Objeto ha sido destruido.”

La transmisión de la princesa llega a todos los soldados del Reino de la Legitimidad en el distrito de Iguazú.

Mientras Bilany se encuentra de pie y perpleja, Heivia le grita.

“¿¡Escuchaste eso!? ¡¡Ese peligroso Objeto ha sido destruido!! ¡¡Esta presa nunca fue nuestra!! ¡Me gustaría largarme de aquí antes de que regrese su dueño, ¿¡pero qué piensas hacer tú!? Si quieres ahogarte en alcohol, te haré compañía. ¿¡Prefieres competir tomando bebidas fuertes o recibiendo balas de plomo!?”


Parte 15[edit]

No fue una simple explosión.

Los árboles en el área fueron arrancados y el cuerpo de Quenser fue lanzado por los aires. Las placas de blindaje del Objeto del conglomerado Mass Driver fueron arrancadas y volaron en todas direcciones con velocidades increíbles. Los fragmentos llueven sobre la montaña como una granada de fragmentación.

El cañón de plasma de baja estabilidad atravesó sin misericordia el centro del Objeto.

El reactor explotó desde el interior y la masa de 200,000 toneladas de acero voló en pedazos junto con una impresionante onda de impacto. Sin embargo, eso fue lo último que Quenser logró ver. Un tremendo destello de luz blanca se expandió y arrebató temporalmente a Quenser de su visión. El chico puede escuchar un leve murmullo, siente algo similar al polvo cayendo en su rostro, y apenas puede deducir que el polvo y la tierra se elevan en el aire mientras ocurren avalanchas en varios lugares.

De alguna forma logró sobrevivir.

Sus dos piernas duelen y no puede levantarse, pero lo único en su mente es la sorpresa ante su propia supervivencia.

De pronto, alguien lo toma del cuello de su uniforme y lo jala. Es jalado hacia arriba. Mientras su visión regresa lentamente, se da cuenta de que Froleytia se encuentra frente a él. Al parecer ella fue quien lo jaló.

Su rostro está totalmente cubierto por la ira.

Quenser parece sorprendido y la chica habla en voz baja.

“La próxima vez, toma un poco en consideración tu propia vida, o te mataré. ¿Entendido?”

“¿Froleytia?”

“¿¡Entendido!?”

“¡¡S-sí, señorita!!” Quenser responde y Froleytia suelta el cuello de su uniforme.

“Entonces regresemos. El portaaviones ha enviado un helicóptero a recogernos. Parece ser que todos quieren hablar con la persona responsable de esta victoria.”


Parte 16[edit]

El Baby Magnum recibió serios daños.

Tres de los brazos que mueven los cañones principales fueron destruidos, así como una buena parte del blindaje. No queda claro si la zona base será suficiente para repararlo. Es posible que tenga que ser enviado a una planta manufacturera militar para repararlo.

El mecanismo de propulsión también recibió daño, así que los soldados de mantenimiento conectaron los flotadores para el mar y lo llevan lentamente al océano.

Mientras tanto, la princesa recibe una transmisión. Es de Heivia.

“En serio, otra vez recibimos una paliza. ¿Qué sucedió con el pacífico campo de batalla que supuestamente tendríamos?”

“…Si fuera pacífico, no sería una guerra,” la chica responde.

“¿Oh, así es como nuestra Élite maneja-Objetos ve la situación siempre?”

(¿Qué está intentando decir?)

La princesa parece confundida.

Entonces Heivia comenta, “Logramos destruir el Objeto del conglomerado Mass Driver, así que las cosas están resueltas. ¿Pero no ves algo sobre esto que no tiene mucho sentido?”

“…”

La princesa piensa sólo por un segundo.

Tiene razón.

Una pregunta ha vivido en su mente desde el momento en el que el Bright Hopper fue destruido, y aún tiene que ser resuelta.

“El Objeto del conglomerado Mass Driver se dirigía hacia nuestra zona base desde una posición 50 km al norte de nosotros. En ese caso, ¿en dónde estaba el Objeto que activó los cañones de repuesto que nos atacaron durante el desembarque?” Heivia pregunta.

Sí.

Ésa es la pregunta.

Nunca encontraron al Objeto que suministraba energía a los repuestos con su reactor. Sólo los gruesos cables permanecían en la costa.

Por supuesto, un Objeto puede viajar a cientos de kilómetros por hora, así que es posible que un Objeto viajara 50 kilómetros al norte después de ayudar con el ataque contra la costa para después regresar al sur.

Sin embargo…

(No tendría sentido hacer eso…)

Con un cañón principal capaz de destruir al Bright Hopper con un solo disparo a una distancia de 500 kilómetros, no habría razón para hacer eso. Hubiera sido más efectivo esperar en la costa y apuntar contra el Baby Magnum con su cañón principal cuando éste se aproximara por el océano.

Seguramente, los repuestos desplegados en la costa fueron una prueba para las características del Baby Magnum para ver si podía ser destruido por el cañón principal a la distancia. Si esa es la razón, es incluso más sospechoso. No hay razón para traer ese Objeto para probarlo contra un enemigo al cual no sabían si podían derrotar o no.

Lo que significa que…

“¿Entonces el Objeto suministrando energía a los cañones de riel de repuesto era uno diferente?” pregunta la princesa.

“Tal vez. Tu Objeto está bien equipado en cuanto a radares, así que me preguntaba si viste algo fuera de lugar.”

“…”

El conglomerado Mass Driver.

Es probable que tengan otro Objeto.

Nadie fue capaz de ver ese misterioso Objeto y no apareció en el radar ni en ningún otro sensor.


Parte 17[edit]

Ha sido reprendido hasta la muerte.

Una médica sugirió que se le diera una silla de ruedas ya que sus dos piernas estaban heridas, pero Froleytia rechazó la idea y pasó directamente a su regaño. El chico fue atacado por sus palabras durante una hora entera dentro de una oficina preparada a bordo del portaaviones. En ese momento, Quenser comienza a preguntarse cuánto tiempo continuará eso, pero entonces la reprimenda es interrumpida repentinamente.

La computadora de Froleytia ha recibido una video-llamada.

Quenser no tiene intenciones de escuchar, pero un muro entero de la habitación actúa como pantalla para la computadora, así que puede ver ya sea que quiera o no.

La llamada es de un hombre envuelto en vendas y gasas.

Su característica más prominente es su cabello ondulado y rubio.

(¿Será un soldado herido de nuestra unidad?)

Quenser pronto se entera de que esa suposición es incorrecta.

“Comandante Froleytia Capistrano. De alguna manera logré sobrevivir, así que pensé que debía informarte.”

“Comandante Halreed Copacabana. Parece ser que ambos somos bastante tenaces.”

Quenser finalmente comprende de quién se trata cuando escucha el nombre. Es el piloto Élite del Bright Hopper y el candidato #3 para tener un heredero seguro por parte de la familia Capistrano.

Naturalmente, la situación es bastante incómoda para un extraño como Quenser.

Esto no es igual a escuchar una conversación entre amantes. Ahora que sabe que los hombres nobles alrededor de Froleytia solamente están interesados en su habilidad para dar a luz casi con seguridad a herederos varones, los sentimientos de Quenser son más oscuros y desagradables.

Froleytia le confesó que se había sentido aliviada cuando el Bright Hopper fue destruido.

Ahora mismo, la chica se recarga contra el respaldo de su enorme silla y suelta un pequeño suspiro.

“¿Eso es todo?” Froleytia pregunta.

“No, tengo algo más que decirte.” Froleytia no muestra emoción alguna mientras que Halreed parece estar divirtiéndose. “¿Sabes que soy el candidato #3, cierto?”

“Bueno, sí. Aunque realmente no recuerdo quiénes son el #1 y el #2.”

“No es necesario que lo hagas. El día de hoy, he alcanzado el puesto #1.”

“…”

Incluso Froleytia parece sorprendida por ello.

“Todo gracias al conglomerado Mass Driver. La familia Capistrano ha reconocido mi valor por continuar peleando por el bien de la paz mientras enfrentaba a un peligroso enemigo destruye-Objetos. Al parecer determinaron que soy más útil que el #1 y el #2 que están sentados por ahí engordando en un país seguro.”

“Pero…el conglomerado Mass Driver fue…”

Froleytia mira de reojo a Quenser. Seguramente quiere mencionar que, incluso si el chico violó las órdenes, el crédito de la victoria debería ser tanto para Quenser como para la princesa que se encargó de dar el golpe final con su Baby Magnum.

Sin embargo, a Halreed eso no parece importarle.

“Sin importar las peculiaridades, yo también participé en esa batalla. Supongo que sólo intento decir que fue algo útil para ganarme algunos puntos.”

“Ya veo…” La voz de Froleytia lleva menos emoción que antes. Tal vez porque ha comprendido de mejor manera qué tipo de hombre es la persona con la que está hablando. “Pero sin importar qué posición ocupe tu candidatura, lamento informarte que no puedo participar en un matrimonio. Tengo mis deberes como soldado del Reino de la Legitimidad. En vez de esperar hasta cierto momento en el futuro, probablemente deberías buscar a alguien mejor para relacionarte.”

“No importa el tipo de mujer que encuentre, todo sería inútil si no viene con un heredero garantizado. Cualquier noble sabría eso.” Halreed no titubea al hablar a pesar de estar charlando con la persona en cuestión “Además, parece ser que fuiste sorprendida en las líneas frontales de la batalla con el conglomerado Mass Driver. No podemos arriesgarnos a eso. …Tienes que regresar inmediatamente al país seguro para pasar una revisión detallada. Si tus compromisos no te permiten hacer esto, puedes renunciar temporalmente a tus deberes como soldado.”

“¡¡…!!”

Esta vez, los hombros de Froleytia saltan claramente.

Si renunciara a sus deberes como soldado aunque sea temporalmente, perdería su justificación para no casarse. Perdería cualquier manera de evitar un matrimonio indeseado.

Antes de poder negarse, Halreed continúa hablando.

“Por cierto, esa sugerencia fue decidida por tu familia Capistrano. No puedo culparlos por querer asegurarse de que no sufriste heridas en tu cuerpo. Tal vez yo no sea el que se una contigo ya que otro candidato podría elevar su posición primero. Pero sin importar lo que suceda, la preservación de ese hermoso cuerpo tuyo es esencial para mantener tu valor.”

El hombre habla como si estuviera preocupado por alguna imperfección en una obra de arte.

Claramente no es una manera de hablar sobre un humano.

(…)

Quenser piensa seriamente sobre el problema.

Está en deuda con Froleytia por lo que sucedió. Si ella no lo hubiera llevado en el vehículo todoterreno después de haberse torcido el tobillo, el ataque sorpresa contra el Objeto del conglomerado Mass Driver no hubiera tenido éxito. Eso significa que Quenser, no, todos los soldados del batallón… no, tomando en cuenta la posible destrucción de la presa, cada persona viviendo en el distrito de Iguazú está en deuda con Froleytia.

Eso significa que tiene que ayudarla ahora que está en problemas.

Es una situación delicada entre nobles, así que no podría ser fácilmente resuelta. Sin embargo, Quenser ya tiene una idea sobre cómo empezar. Halreed y los demás candidatos no están tras Froleytia, están tras un heredero de linaje legítimo. Halreed ha dicho muchas cosas, pero ya que admitió que la cuestión gira en torno de obtener un heredero varón, ése es un requerimiento necesario para él. Si simplemente quisiera tener sexo y concebir un hijo, bien podría contratar a una prostituta. La razón por la que Froleytia es tan importante es porque tiene casi un 100% de probabilidad de dar a luz a un varón y (aunque suene ridículo para alguien normal como Quenser) porque tiene la sangre pura de un noble. Ellos tienen una antigua terquedad de casarse solamente con otros nobles. Al parecer el rey de una nación isla de Europa del Oeste se separó de una religión mundial para poder dejar a la reina y casarse con su sirvienta, pero casos así eran raros. Ellos pueden escoger a quien quieran como concubina, pero su esposa que debe dar a luz a su heredero legítimo no puede ser elegida tan simplemente. Se deben cumplir varios requisitos para poder convencer a aquellos a su alrededor.

¡¡Lo que significa que…!!

HO v02 258.jpg

Quenser rodea a Froleytia colocándose detrás de ella, estira los brazos por debajo de los de la chica, y toma sus enormes pechos sin misericordia alguna.

“¿¡Qué-…!?”

Froleytia está tan sorprendida que su boca se abre y cierra sin emitir palabra alguna. Sin embargo, Quenser mira hacia la pequeña cámara sobre la computadora y encorva las comisuras de sus labios mientras continúa masajeando mecánicamente los pechos de la chica.

“Lo lamento, Comandante Copacabana. Para ser totalmente honesto, Froleytia está en una relación conmigo, un estudiante de campo de batalla normal llamado Quenser Barbotage. Ha ha ha. Mientras ella cuidaba gentilmente de mí como mi comandante, comenzamos a volvernos más y más cercanos. Si tú eres el candidato #1, bueno, pues, es una pena.”

“¡¡I-idiota!! E-eso no es cierto. Hay algo incorrecto en e-… ¿¡Ngh!? ¡¡Q-Quenser, no me pellizques ahí!!”

Froleytia debe sentirse algo nerviosa porque no se escucha convincente a pesar de estar diciendo la verdad.

Halreed observa sorprendido por un momento, pero finalmente comienza a temblar. Su temblor se vuelve más intenso conforme avanza el tiempo.

“…D-dijiste que eres alguien normal. ¿Entonces…eso significa que…Froleytia Capistrano, la hija de una familia noble, está cometiendo adulterio con una persona normal…?”

“¿¡Bfh!? ¿¡P-por qué tengo que interpretar un papel tan agresivo en tus fanta-…nn!?”

“¿Adulterio? Wow, esa es una palabra que ya no se usa mucho,” Quenser aprieta los enormes pechos de Froleytia para silenciar su renuencia y muestra la sonrisa más malévola que puede. “Pero si ella es tan importante para ti, debiste darle un cinturón de castidad con tu nombre grabado. Como estaba la situación, no hubo nada que pudiera detenernos.”

Lo que Halreed y los demás candidatos quieren no es a la propia Froleytia. Ellos quieren un heredero varón de linaje legítimo que ella puede concebir. Para ser considerado “legítimo” se requiere más que simplemente haber nacido de un noble.

En otras palabras…

“…Heh…”

Una risa resuena a través del monitor.

Es una risa seca llena con algo completamente diferente a la diversión.

“Heh heh heh. ¡¡Ha ha ha ha ha ha ha ha!! Ya veo, ya veo. ¡¡Ahora entiendo!!” Halreed dice como si hubiera perdido el control.

Su mente confundida ha activado el engranaje de su ira y se ha reiniciado.

“¡¡Mierda!! Sabía que algo no andaba bien. Así que la razón por la que nunca regresas del campo de batalla es porque estás muy ocupada disfrutando con los chicos ahí. ¡¡Incluso si puedes concebir con seguridad un heredero varón, la familia Copacabana no puede tener un heredero concebido por una mujer vulgar que abre sus piernas con cualquiera que se cruce en su camino!! …¿Cómo pudo suceder esto? Ahora tendré que regresar al principio. ¡¡Me aseguraré de que la familia Capistrano se entere de esto!!”

Con un chasquido, la video-llamada termina repentinamente.

Todo lo que queda es Quenser masajeando un par de pechos enormes y Froleytia con sus pechos siendo masajeados y una expresión pálida en el rostro.

(Bien, bien. Si la historia se esparce, ya no será tratada como la fuente para un heredero legítimo.)

“…”

Froleytia permanece en silencio, pero expresa sus pensamientos con su puño en vez de usar palabras.

El fuerte sonido de un impacto resuena desde el pómulo de Quenser.

El chico cae al suelo de tal forma que sus piernas quedan dobladas hacia atrás y a los costados. Es una manera muy femenina de caer. Froleytia baja la mirada hacia su joven subordinado con una expresión tan fría como la muerte.

“¿Qué se supone que haré? De acuerdo a las reglas militares, tengo la autoridad de fusilarte. ¿Bien, en dónde dejé esas balas que se fragmentan dentro del cuerpo? Esas lindas balas tienen una forma de abrir excesivamente la herida.”

“¡¡Oh, mierda!! ¡¡No estás simplemente ocultando tu vergüenza!! ¡¡Estás hablando en serio!!”

“… ¿Tienes algo que decir, Quenser? Si es así, esta es tu oportunidad.”

“¡¡Eran tan grandes!! ¡¡Ni siquiera cabían en mis manos!!”

“¡¡Tengo que aceptar que tienes agallas!! ¡¡¡Pero no quiero escuchar ningún cumplido mientras te pisoteo!!!”

Froleytia ha perdido totalmente el control, así que pisotea el rostro de Quenser. Mientras tanto, Quenser comienza a hablar en su defensa.

“¡¡Pe-pero!! ¿¡Estabas acorralada y no sabías que hacer, cierto!? ¡¡No encontré otra manera para resolver esto pacíficamente!!”

“¿¡Te das cuenta que lo que hiciste fue más o menos lo mismo pero a una menor escala, Quenser!?”

“Sí, pero mi plan era suavizar un poco el golpe. Tú sabes, suavizar la situación.”

El chico intenta responder honestamente, pero el tacón sobre su rostro ejerce más presión.

“¡¡En otras palabras fue exactamente lo mismo!! ¿¡Qué quieres decir con suavizar!? ¡¡Estabas apretándome realmente fuerte!! ¿¡Y para qué!? Tal vez Halreed se haya dado por vencido, ¿¡pero planeas apretarme desde atrás cada vez que se muestre un candidato!?”

“¡¡Y-yo…!! E-espera, ¿tocar esas tetas cada vez? Puede que sea una buena idea…”

“¡¡No, no lo es!!” Mientras su bota se hunde más en el rostro de Quenser, Froleytia se lleva una mano a la barbilla. “Y si él realmente aceptó esa historia, eso significa que te obligué usando mi posición de autoridad… ¡Espera, espera, espera! Eso significa que seré tratada como una verdadera cualquiera. ¿Qué hago? ¿Qué hago?”

“Umm, esto es demasiado peso. Froleytia, estás ejerciendo demasiado peso. Tu peso. Es demasiado. Estás aplastándome. Estás aplastándome. Tu bota realmente se está hundiendo. ¡¡No me importa si me pisoteas, pero al menos podrías ser más amorosa!!”

Después de soltar un grito de SOS, Froleytia finalmente retira su bota del rostro de Quenser.

Mientras Froleytia respira pesadamente, se lleva las manos a la cintura.

“¿Realmente estabas tan preocupado por lo que te dije en esa montaña de Iguazú?”

“Bueno, claro. ¿Cómo se supone que debería sentirme después de escuchar algo tan fuerte? Creo que cualquiera querría intentar hacer algo para ayudar después de escuchar eso.”

“Ya veo.”

Froleytia desvía la mirada de Quenser.

Entonces dice algo en voz muy baja.

“(… ¿Querer hacer algo para ayudar, hm? Eso es algo que no he escuchado en mucho tiempo.)”

“¿…?”

Quenser parece confundido, pero Froleytia no repite sus palabras.


Capítulo 3: En un Encuentro a Caballo, Destruye la Estabilidad de Tu Oponente >> Guerra Total en Ciudad Amazona[edit]


Parte 1[edit]

Siete u ocho portaaviones viajan hacia el norte a través del Océano Atlántico alrededor del buque insignia Charlemagne. Se dirigen al distrito Amazona de Sudamérica que es territorio del Reino de la Legitimidad. Su destino es el mar cerca de Puerto Braganca justo debajo del ecuador.

Un joven soldado de mantenimiento camina lentamente por la cubierta mientras se inclina ocasionalmente hacia adelante. Está revisando la catapulta de despegue para asegurarse de que no se haya torcido debido al calor. Obviamente fue diseñada para tomar en cuenta cierto nivel de expansión y contracción al igual que los rieles de un tren, pero es crucial estar extra seguro. Si esa catapulta perdiera funcionalidad, el portaaviones perdería su valor.

El soldado de mantenimiento se quita el casco y mira hacia el sol irritado.

“Mierda, no puedo creer que haga tanto calor cuando apenas acabamos de pasar Halloween. Si nos hubieran dado permiso de tocar tierra, tendríamos un techo de plástico bloqueando el sol. Se trata de un puerto del Reino de la Legitimidad. Deberían permitir acceso a cualquier ciudadano del Reino de la Legitimidad ya sean soldados o civiles.”

Mientras el soldado de mantenimiento murmura, escucha el sonido del elevador. Sin embargo, no se trata de un elevador de una tienda departamental de clase alta en donde una joven señorita presiona los botones por ti. Está transportando un pequeño caza ala delta. Puede ver al piloto saludando desde el interior de la cabina.

El caza solamente lleva a una persona.

Seguramente eso se debe a que se están utilizando materiales para la cabina de un Objeto como prueba. En esa era, los cazas son obsoletos. Con las guerras siendo desarrolladas por Objetos, el desarrollo militar se centra a su alrededor. Todas las armas suelen ser diseñadas de tal forma que también puedan ser usadas por los Objetos.

El soldado de mantenimiento escucha la voz del piloto a través de sus audífonos.

“Deja de quejarte. Aunque admito que preferiría no pensar en el hecho de que el puerto tiene suficientes máquinas expendedoras y tiendas para todos nosotros además de tantas bebidas frías y helados como quisiéramos.”

“Como siempre, estás cubierto con más aparatos de interferencia que un misil. ¿Realmente necesitas estar tan preocupado? El Objeto enemigo fue destruido.”

“Es un hábito. …Y no me uní a la milicia para formar parte de peleas. ¿Crees que puedan quitarme el salvavidas y las llantas de entrenamiento?”

“No eres el único. Estos días, toda la fuerza aérea es así.”

El soldado de mantenimiento revisa la catapulta con herramientas de medición.

“Con los Objetos implementando láseres anti-aire, ganar la supremacía aérea ha perdido su popularidad.”

“Hay un paraíso de aviones en Escandinavia en donde los Objetos tienen una prohibición internacional para entrar.”

“Aunque eso no sirve de nada. Es como ser un animal en una jaula de zoológico,” responde el soldado de mantenimiento, con tono aburrido. “El trabajo actual de la fuerza aérea es transportar personal y equipo, ejecutar reconocimientos a baja altitud cuando los misiles antirradar han inutilizado los satélites, y para acrobacias aéreas en ceremonias. ¿Cuál es tu especialidad?”

“Las acrobacias. Aunque cuando estaba en la escuela de aviación realmente esperaba meterme en alguna pelea o ejecutar bombardeos con precisión.”

“¿Entonces has pasado algo de tiempo fuera del campo de batalla, hm?” El soldado de mantenimiento retira la vista del equipo de medición y firma la hoja de revisión. “¿Cómo te sientes en estos días?”

“Quisiera tener una oportunidad de hacer algo, pero por otro lado, no me gustaría quedar atrapado en una situación en la que tenga que hacer algo.”

Alguien más está escuchando esa conversación vía radio desde otro lado.

Es el capitán del Charlemagne sentado en el puente de control del buque. Interrumpe la frecuencia que sus subordinados utilizan para charlar y coloca la frecuencia usada para las transmisiones oficiales.

Del otro lado se encuentra Froleytia, la comandante del 37mo Batallón Móvil de Mantenimiento al que pertenece el Baby Magnum. La chica se había dirigido al distrito Amazona tiempo antes.

Además, en el canal también se encuentra el comandante de la base militar del Reino de la Legitimidad que protege el distrito Amazona.

“Después de perder su Objeto, el resto del conglomerado Mass Driver ha avanzado al norte desde la región en blanco y ha cruzado límites nacionales. Los reportes dicen que han entrado al distrito Amazona que es nuestro territorio. ¿Correcto?” pregunta el capitán para asegurarse.

El comandante local contesta, “No comenzamos ningún combate directo y en vez de eso nos concentramos en evacuar a los civiles del área general. Como resultado, permitimos que entraran, pero…”

En ese momento, Froleytia entra a la conversación.

“¿En dónde está el Objeto del Reino de la Legitimidad que protege al distrito Amazona? Nuestro Baby Magnum ha sido fuertemente dañado, así que nos gustaría pedir una cooperación conjunta si fuera posible.”

“Nuestro Objeto, el Forest Roller, está pasando por mantenimiento pre-programado. En cuanto a las otras unidades, un Objeto está pasando por mantenimiento de emergencia después de recibir un fuerte daño en una operación diferente y otro se encuentra actualmente peleando contra un Objeto de la Organización de la Fe. No tenemos fuerzas militares de sobra para este problema. …Se suponía que nuestro Objeto sería protegido por el Bright Hopper mientras se llevaba cabo su mantenimiento, pero fue destruido en la batalla anterior. Y desde entonces, su Élite, el Comandante Halreed Copacabana, ha insistido en regresar a su país de origen y se niega a escuchar a los demás.”

“Tch. Ahora que ha sido forzado a esperar, ese perro no sirve de nada.”

“¿…?”

El capitán frunce levemente el ceño ante el extraño comentario de Froleytia. El comandante seguramente también está haciendo una expresión similar. Froleytia ignora eso y continúa hablando.

“Entendido. Como se planeó originalmente, nuestro Baby Magnum se encargará de los restos. Sin embargo, no estamos en condiciones óptimas. Las placas del blindaje han sido reemplazadas, pero lo demás no es tan sencillo. Tres de los siete cañones principales son inutilizables y el mecanismo de propulsión fue dañado, así que no podemos ejecutar batallas a gran velocidad.”

“¿No recibieron abastecimientos de la base del distrito Amazona? Ambos son Objetos del Reino de la Legitimidad, ¿acaso no tienen los mismos estándares?”

“N-no.” Responde el comandante local. “Aunque las placas de blindaje son intercambiables, los cañones principales y el mecanismo de propulsión son personalizados. El equipo en nuestra base está especializado para nuestro Forest Roller. No creo que podamos cubrir las necesidades del Baby Magnum.”

“Lo sé. Eso significa que tendremos que hacerlo así como estamos,” dice Froleyita.

La chica es incapaz de ocultar por completo su decepción.

Su siguiente comentario parece tener la intención de eliminar dicha decepción.

“¿Comprendes nuestra situación ahora, Charlemagne? Nos gustaría tener tanta fuerza militar como fuera posible. Nos gustaría tener ayuda de tus aviones de combate como se planeó.”

“No hay problema con eso.” El capitán escoge cuidadosamente sus palabras. “Sin embargo, solamente tenemos cazas pasados de moda. Tal vez no sean capaces de mantener el ritmo en este campo de batalla moderno.”

“¿¿…?? Pensé que el Objeto del conglomerado Mass Driver ya había sido destruido,” dice el comandante local, confundido.

El capitán no responde nada.

(…Espero que ese sea el caso.)

Un reactor fue usado para proveer de la masiva energía necesaria para los cañones de repuesto en la Antártica y en la costa del distrito de Iguazú. Eso eleva la duda sobre el número de Objetos poseídos por el conglomerado Mass Driver.

Froleytia seguramente tiene dudas similares.

El capitán la escucha murmurando, “Objeto sin confirmar X. Si realmente existe, las cosas podrían ponerse difíciles una vez más…”


Parte 2[edit]

Quenser y Heivia no tienen idea de esa peligrosa conversación mientras ayudan a construir la zona base de mantenimiento. Para que pueda ser instalada en cualquier lugar del mundo, la base del Baby Magnum está conformada por un grupo de más de 10 enormes vehículos. Al conectar los vehículos de un extremo a otro y lado a lado, instalando habitaciones con forma de cubo sobre éstos, y desplegando cables para soportar el peso como en una casa de campaña, los edificios pueden ser construidos rápidamente.

Los dos chicos no están ayudando con la construcción de los edificios. Se encuentran cargando cajas de equipo hacia los edificios vacíos que ya han sido construidos. Están haciendo lo mismo que unos empleados de mudanza.

Mientras camina por un corredor cargando una caja de cartón, Quenser dice, “¿Cómo sabemos que los restos del conglomerado Mass Driver no huirán mientras nosotros estamos moviendo esta base con tanta lentitud?”

Heivia camina al lado de Quenser y ocasionalmente mira hacia los pies de éste. El tobillo torcido de Quenser se ha curado, pero seguramente todavía no se siente muy seguro.

“Si lo hacen, el Objeto de la princesa puede entrar en acción para acabar con ellos. Por lo que escuché, han comenzado a construir una base en las ruinas de Ciudad Amazona a unos 20 kilómetros de aquí. Aparentemente, planean un contraataque hacia aquí para poder acabar con toda persecución antes de escapar.”

“… ¿Qué es Ciudad Amazona?”

“El pueblo fantasma más grande del mundo.” Heivia deja su caja de cartón sobre el suelo de un cuarto para estrategias. “Hay muchas cosas en la jungla. Carbón, petróleo, hierro, oro, joyas, y muchas cosas más. También había gente que planeaba usar la extraña ubicación para hacer medicinas a partir de plantas especiales y extractos tomados de insectos. El Reino de la Legitimidad construyó toda una ciudad minera.”

“¿Pero dijiste que se convirtió en un pueblo fantasma, cierto? ¿El proyecto fracasó por problemas económicos?”

“No fue nada tan tierno.” Heivia se dirige nuevamente al pasillo después de que Quenser deja su caja. “Mientras la jungla estaba siendo minada, se encontraron con un horrible virus. Aparentemente, éste anuló lo que sabíamos sobre inmunología. Para poder mantener las pérdidas al mínimo, el Reino de la Legitimidad abandonó por completo Ciudad Amazona y se retiró.”

“E-espera un segundo. ¿No es allá hacia donde nos dirigimos?”

“Todo eso sucedió hace 20 años. Un grupo de investigadores usando trajes protectores vino hace tiempo, pero no encontraron rastros del virus. Si ese virus aún estuviera causando desastres en el área, no estaríamos pasando por todo este esfuerzo. Simplemente esperaríamos a que acabara con el conglomerado Mass Driver.”

“Tienes razón…” Quenser murmura, pero no puede deshacerse de una extraña sensación de incomodidad.

Heivia entra a una habitación repleta de cajas de cartón y dice, “la Antártica, esa región en blanco, y ahora una ciudad siendo consumida por el bosque. Las áreas que provocan un fuerte interés en las personas realmente atraen a las guerras. Ugh, qué molesto.”

Heivia se sienta en una enorme silla cercana a las cajas. Está cubierta con el plástico usado para empacar, así que no puede verla, pero parece ser una silla de buena calidad.

“Hey, Heivia. Si esa es la silla de algún oficial, tal vez sea mejor que te levantes. ¿Qué tal si es de Froleytia?”

“Esa mujer obsesionada con Japón no tendría una silla como esta en su habitación. Y además, mi trabajo es analizar Objetos enemigos y el tuyo es aprender sobre los Objetos. El problema es de ellos por obligarnos a hacer este trabajo físico.”

En ese momento, llega un nuevo e inesperado rostro.

Es la princesa Élite del Baby Magnum.

“¿Nn? Oh, es aquí.”

“¿…?”

Quenser y Heivia voltean hacia la princesa y ella responde sin expresión alguna.

“Esa silla es para la cabina.”

“¿En verdad? Estas cosas duras cerca de mis omoplatos son electrodos para un aparato médico de baja frecuencia, ¿cierto? ¿Los Objetos son así en estos días?”

“De acuerdo a la anciana, ese es el único método para asegurar que mi concentración no decaiga durante batallas largas.”

“…Y escuché que también tienes un refrigerador y un horno de microondas,” Quenser dice levemente sorprendido.

Heivia se encoje de hombros mientras permanece sentado en la silla. “Tienes un campo de batalla bastante cómodo. ¿Qué te parecería instalar un sistema de teatro en casa y una máquina de palomitas?”

El chico lo dijo como broma, pero la princesa parece tomarlo en serio. Entonces saca una consola portátil de última generación de uno de sus bolsillos estilo minifalda.

“Puedo ver lo que quiera con esto.”

“¡¡Maldición!! ¿¡Puedes hacer lo que quieras, cierto!? ¿¡Y esos audífonos tienen un cable de vacío!?”

Tanto Quenser y Heivia trajeron la misma consola junto con sus demás objetos personales, pero ellos son incapaces de reabastecerse con las últimas películas cada mes. Hay una manera de comprar y descargar copias digitales de las películas, pero tienen prohibido hacerlo en terrenos militares.

Mientras tanto, Quenser toca la silla cubierta de plástico que tiene un aparato médico de baja frecuencia instalado.

“Nunca he usado una máquina de baja frecuencia antes. ¿Realmente funciona?”

“Sólo hay una forma de saberlo,” la princesa dice mientras retira a Heivia de su camino y remueve el plástico.

La chica conecta el cable de energía a una clavija que se conecta a un enchufe normal y lo conecta a la pared.

“¿Realmente deberíamos estar haciendo esto?”

“No hay problema,” responde la princesa, así que Quenser sigue su sugerencia.

A diferencia de una silla normal, ésta tiene una resistencia muy baja, así que se siente como si su cuerpo se hundiera y queda incapaz de moverse. También siente algo duro que deben ser los electrodos para el aparato médico de baja frecuencia contra su espalda y sus piernas. Quenser comienza a preguntarse si eso realmente funcionará sobre su uniforme.

“Aquí va.”

La princesa presiona unos cuantos botones en el reposabrazos de la silla.

Inmediatamente después, una sensación que Quenser nunca había vivido recorre rápidamente todo su cuerpo.

“¿¡Hohhhhhhhhh nyaaaaahhh!? Ahh, anthahh…fnyahh. Dyetente, dytente. ¡Eyspera, dyten esto! ¡¡Dyetenlo, dyeten…fnyaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhh!!”

El cuerpo de Quenser comienza a palpitar de forma poco natural.

Heivia presiona apresuradamente el botón para detenerlo.

Con ojos inyectados en sangre, grita, “¿¡Qué diablos!? ¿¡Qué tipo de gritos fueron esos!?”

“¡¡No me culpes!! ¡Simplemente inténtalo! ¡¡Inténtalo tú también, Heivia!! ¡Estarás haciendo los mismos ruidos! ¡¡Es totalmente involuntario!!”

Quenser retira su cuerpo del material de baja resistencia y Heivia toma su lugar.

“Eres un idiota. Una simple silla con masaje de baja frecuencia no es suficiente para hacerme reaccionar.”

“Muy bien, hora de encenderlo.”

“¿¡Kyawynn!? ¿¡Aaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhnn!? ¡¡E-Eyspera, espera syolo un segundo!! ¡¡Quyenser, cryeo que eysta syilla dye myasajes dyebe syer usyada jyunto con el tryaje de la pryincesa!! ¡¡Los byotones de my uniforme estyan vibryando en lyugares extryaños!!”

“¿Ves? No es una silla de masajes normal.”

“¡¡Ya entyendí!! ¡¡Asyí que!! ¡Nyo presionen el intyerruptor!! ¡¡Fwoooooohhhhh!! ¡¡Hyaaaaahhh!! ¿¡Heehhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!?”

El cuerpo del Soldado Heivia se retuerce de placer.

Cuando la princesa ve el desagradable desastre de sudor que los dos chicos han dejado en la silla, saca lentamente su radio y habla de manera disimulada.

“…Equipo médico. Necesito que se deshagan de una de las sillas de la cabina lo antes posible.”


Parte 3[edit]

Después de llevar todas las cajas a sus respectivas ubicaciones, Quenser logra tener un poco de tiempo libre.

Técnicamente, ese tiempo es usado para revisar el cableado de las computadoras y radares, pero ese es trabajo para los especialistas. No hay nada qué hacer para los soldados normales durante ese tiempo.

Quenser se había separado de Heivia y ahora se dirige al área de suministros. Ahí recibe algunas raciones con sabor a hule antes de encontrarse con Froleytia.

Cuando la chica ve a Quenser, frunce el ceño de manera remarcada.

“…No te pares detrás de mí sin permiso. Nunca más permitiré que me agarres por sorpresa.”

“Creo que es justo, ¿pero ya tienes alguna otra idea para salir de esa situación?”

Quenser deja caer los hombros y el hombre del área de suministros lo mira con expresión confusa. Froleytia carraspea una vez y regresa a lo que vino a hacer; obtener un pequeño contendor de shampoo. Con esa tarea completa, sale del área junto con Quenser.

Mientras caminan por el pasillo, ella dice en voz baja, “Tendría problemas pensando en alguna otra cosa, pero eso no significa que puedes hacer lo que quieras.”

“Ahora que lo pienso, ¿cómo están las cosas después de eso? Parecía como si ese tipo Copacabana abandonara la idea del matrimonio político, pero eso es todo lo que sé.”

“Ahora mismo, mi valor ha caído de forma increíble. Aunque aún quedan algunos ancianos a los que no les importa demasiado un heredero y continúan con sus ideas. Bueno, no estaría lejos de ahí en esta guerra si esto pudiera ser resuelto fácilmente. No tienes que preocuparte por ello,” Froleytia suspira y recarga su espalda contra una puerta cercana. “Sin embargo, también estoy en un pequeño problema ya que mi familia Capistrano no se ha contactado conmigo. Maldición. Si simplemente lo niego todo, algunos de los candidatos seguramente regresarán, pero todos me tratarán como una cualquiera si no hago nada. Simplemente no sé que se supone que haré-…”

De pronto, Froleytia se distrae.

La puerta en la que se recargó estaba entreabierta, así que ella terminó de abrirla por completo. Ésta lleva a una pequeña habitación usada para guardar los documentos de diseño necesarios para el mantenimiento del Baby Magnum. También es la habitación en la que Quenser pasa mucho tiempo repasando como estudiante de campo de batalla.

“Ups,” dice Froleytia.

La chica logra evitar su caída, pero termina dando dos o tres pasos hacia el interior de la habitación. Una estantería justo al lado de la puerta está repleta de estuches para discos de video de entrenamiento. Sin embargo, hay un video porno mezclado entre éstos.

Froleytia se queda inmóvil mientras lee el título del estuche.

Dice: El Entrenamiento Secreto de Placer y Tetas de Una Soldado Genial.

La chica se queda en silencio un momento mientras aprieta su kiseru estilo japonés en la mano.

“… ¿Quenser, estas son tus preferencias personales?”

“¡¡No, te equivocas!! ¡Yo no traje eso aquí! ¿¡Por qué eso está aquí!? ¡¡Ese es el video que estaba en la estantería del almacén de municiones cuando estábamos cargando cartuchos!! ¿¡En verdad se ha vuelto tan popular entre el ejército del Reino de la Legitimidad!?”

Quenser se ha encontrado con un gran misterio, pero Froleytia no parece creerle nada. Lentamente retrocede para alejarse de él con la expresión de alguien que está frente a una bestia salvaje.

“…Um, creo que es hora de irme,” dice el chico.

“No, yo también tengo cosas que hacer. No puedo alterar mi horario por mis sentimientos personales. No tengo otra opción más que acompañarte.”

Así Quenser y Froleytia comienzan a caminar por el pasillo una vez más. Ambos caminan uno al lado de la otra, pero mantienen una extraña distancia entre sí.

“¿Entonces, cuál es el plan para ejecutar en Ciudad Amazona?”

“Así que ya sabes que pelearemos en esas ruinas.” Froleytia suspira. “Quedan cerca de 500 personas del conglomerado Mass Driver. Anteriormente, al parecer el piloto Élite del Objeto era su comandante, así que su estructura de mando ha cambiado gracias a la destrucción del Objeto. Con ese cambio, el mando probablemente haya caído en manos de Sladder Honeysuckle. Cuando el Objeto de la princesa ataque las ruinas de Ciudad Amazona, tenemos que asegurarnos al menos de matarlo. Sin él, el resto no será capaz de idear una estrategia adecuada. Entonces podremos eliminarlos en medio de su confusión.”

“¿Quién es él?”

“Tiene varios títulos. Es un diseñador de Objetos para el conglomerado Mass Driver, uno de los inversionistas más importantes del mundo, así como un consejero militar para el poderoso presidente de una de las compañías del conglomerado.”

“…”

Las cejas de Quenser se contraen al escuchar la palabra “diseñador”.

Sin embargo, elude eso a propósito y pregunta sobre otra cosa.

“¿Consejero militar?”

“Las Corporaciones Capitalistas toman acciones militares ante la aprobación de accionistas de la compañía. Por esa razón, contratan estrategas especializados. Lo mismo sucede con el conglomerado Mass Driver a pesar de tener una estructura diferente a la de otras compañías.”

En ese momento, Froleytia guarda silencio.

Finalmente, habla en voz baja como si ventilara sus propias preocupaciones.

“Esta debería ser una tarea fácil si realmente sólo tenemos que enfrentarnos a una zona base que ha perdido a su Objeto. Pero…”

“He escuchado los rumores,” Quenser frunce el ceño. “¿Te refieres a la posibilidad de un segundo Objeto que abastecía de energía a los cañones de repuesto en la Antártica y en la costa del distrito de Iguazú, cierto? …¿Pero al menos es posible? Los Objetos son armas monstruosas de 50 metros de ancho. ¿Cómo uno de esos podría escapar de los radares, satélites, y la vista de las personas?”

“No lo sé.”

Froleytia menea la cabeza.

Al mismo tiempo, habla para sí misma.

“Pero es exactamente por eso que las cajas de sorpresas son tan espeluznantes. Si te tomas esto a la ligera, tal vez esta vez no solo termines con un tobillo torcido.”


Parte 4[edit]

Y así se dirigen al ataque en Ciudad Amazona.

Sin embargo, Froleytia no está comandando la operación desde las líneas frontales. Se encuentra en la zona base de mantenimiento construida en una ubicación alejada del campo de batalla. Con el kiseru en la boca, revisa el progreso de la unidad en un monitor.

A Froleytia le gustan las cosas con estilo japonés, pero al interior de su habitación le hacen falta ese tipo de cosas. Eso se debe a que la base de mantenimiento fue casi totalmente destruida por el Objeto del conglomerado Mass Driver en el distrito de Iguazú. Ordenó que se trajera una nueva colección con los suministros adicionales, así que debe tener muchas cosas almacenadas en su país de origen en Europa.

(…El escenario esta vez es un pueblo fantasma en la jungla repleto de edificios. Es el ambiente perfecto para soldados ocultos.)

Ese no sería un problema en una batalla entre Objetos. Después de todo, un Objeto es simplemente demasiado grande. Con la excepción de regiones montañosas como en el distrito de Iguazú, esas gigantescas máquinas no pueden ser ocultas por el terreno.

Sin embargo, usar una de esas monstruosas armas para buscar insignificantes humanos ocultos en la jungla es una historia totalmente diferente.

Por supuesto, los Objetos tienen varios tipos de sensores, así que pueden buscar personas vía calor corporal o magnetismo. Sin embargo, la jungla está llena de seres vivos, así que un gran número de objetos serían encontrados incluso si sólo se buscaran criaturas de tamaño humano.

(Ahora… ¿Podremos resolver ese problema haciendo que los soldados rasos trabajen con el Objeto? ¿O deberíamos enfocarnos en intentar reconocer sonidos humanos como voces y pasos?)

Con los sensores a toda potencia, la presencia de soldados aliados podría interferir. El método específico podría ser manejado por las personas en la escena, pero Froleytia tiene que hacerse cargo de cualquier problema que pueda nacer debido a eso.

Para asegurarse de no pasar por alto ni siquiera la señal más pequeña, Froleytia mira intensamente el monitor una vez más. Sin embargo, en ese momento recibe una transmisión.

Es la princesa que se encuentra manejando al Baby Magnum.

“Tengo una pregunta para ti,” dice la princesa.

“¿La situación ha cambiado desde la reunión estratégica?”

Por lo que Froleytia puede deducir, nada ha cambiado, pero pregunta sólo para asegurarse. Como esperaba, la princesa niega esa posibilidad.

“No, no es nada sobre eso. Supongo que es una pregunta más del tipo privado. ¿Está bien?”

“¿…?”

HO v02 284.jpg

(Esto es algo inusual en ella.)

Antes de que Froleytia pueda percatarse sobre qué es lo que anda mal con la princesa, la propia princesa va directo al grano.

“… ¿Es cierto que Quenser te toqueteó?”

“¿¡Bfh!?”

Parecía como si el largo kiseru estuviera a punto de salir disparado desde su boca.

Sin embargo, la princesa interpreta esa reacción, quedándose en silencio.

“…”

“Espera, no te quedes callada. ¡No me digas que sientes que tu estado mental ha decaído por eso! ¿Sabes lo mucho que puede afectar el resultado de una batalla el estado mental del Élite, cierto? Si perdemos la guerra aquí, eso aparecerá en los libros de texto. ¡Si eso sucediera debido a que alguien fue toqueteada o no, los altos mandos de la milicia se desmayarían y los apasionados de la historia morirían de risa!”

“…Oh, querida. Ni siquiera estás intentando negar que fuiste toqueteada.”

Froleytia se limpia el desagradable sudor de las cejas mientras siente una peligrosa tensión en el tono de voz extrañamente bajo de la princesa. Froleytia siente como si algo estuviera fuera de lugar dentro de sí misma desde ese incidente.


Parte 5[edit]

El avance en las ruinas de Ciudad Amazana comienza.

Quenser y Heivia se unen a un grupo de unas 200 personas y se dirigen a las ruinas en vehículos todoterreno. No se dirigen directamente a la ciudad. En vez de eso, se bajan a 3 kilómetros de distancia, y se dividen antes de dirigirse caminando a la ciudad.

Desde el punto en el que se detuvieron los vehículos, avanzan a través de una jungla tropical. Más allá de los gruesos árboles se encuentra un grupo de edificios de concreto. Son las ruinas de Ciudad Amazona. Después de haber sido abandonada, fue cubierta por el color verde.

Ellos ya sabían que la selva se encontraba justo al sur del ecuador, pero era peor de lo que habían esperado. El calor y la humedad están atrapados como si se tratara del interior de un invernadero plastificado. Cuando respiran, una sensación tibia recorre sus cuerpos.

Heivia parece irritarse con ello casi instantáneamente.

“…Maldición. Así que actuaremos como antenas humanas otra vez.”

“El Baby Magnum no está al 100%, así que probablemente no quieran enviarlo directamente a la pelea.” Quenser seca el sudor de su barbilla con el dorso de su mano. “Este lugar es horrible. El suelo parece demasiado suave. ¿No habrá un lugar mejor que éste?” “Estaríamos más cómodos usando los restos de la autopista creada para Ciudad Amazona, pero eso nos dejaría a plena vista para el enemigo.”

“Hey, Heivia. ¿Qué es eso al frente de tu rifle?”

“¿No lo sabes? Es insecticida.”

“… ¿Heivia, eres del tipo de persona que no quiere tocar bichos? Para ser sincero, yo no puedo soportar a las cucarachas.”

“Idiota.” Heivia se lleva una mano a la frente. “Estamos en el Amazonas. La selva más grande del mundo. Hay insectos raros y peligrosos que te picarán y morderán. Las arañas gigantes brincan hacia ti, así que es peligroso intentar pisarlas con tu bota. Pero sería un desperdicio de municiones disparar a los insectos. Además, sería estúpido permitir que el enemigo conozca tu ubicación gracias a un insecto. Es por eso que necesitamos insecticida para encargarnos de los bichos peligrosos. Ya que aquí ejecutaremos un ataque atrevido, no tenemos que preocuparnos por dejar rastros de nuestra presencia con insectos muertos.”

“¿En verdad? Sólo espero que no deje un aroma que puedan seguir los perros militares.”

“Me gustaría mucho encontrarme con un escarabajo Hércules.”

Quenser y Heivia continúan a través de la selva mientras algunos extraños pájaros cantan a lo lejos.

Mientras Heivia usa los diferentes sensores conectados a su rifle para buscar soldados ocultos o trampas, comenta, “¿Y qué es eso que llevas en tu bolsillo? Parece un libro. ¿Es un manual para acampar si nos perdemos en la selva?”

“Nada de eso. Sólo es una novela del oeste. Pensaba que tal vez podría leer si tenemos que esperar a que aparezca el enemigo.”

“Ah, vamos, Quenser. Estamos participando en una guerra con Objetos gigantes. ¿Por qué lees una historia acerca de personas disparándose entre sí con pequeñas pistolas?”

“Heivia, no debes olvidar el peligro que representa una sola bala.”

“Heh, dilo por ti. Ni siquiera traes una pistola. Con lo mucho que te gusta estudiar, pensaría que te quedas admirando diseños de Objetos durante tus descansos.”

Heivia habla tranquilamente, pero Quenser guarda silencio.

No puede decirle a Heivia que ha estado leyendo un informe escrito por Sladder Honeysuckle.

Ese hombre no es normal.

Todo lo que Quenser pudo obtener es lo que fue publicado en línea para el Reino de la Legitimidad. Las Corporaciones Capitalistas y el Reino de la Legitimidad están en guerra, así que la información seguramente sea de poca importancia. Sin embargo, Quenser puede percibir un poco del talento del hombre oculto en ello.

Incluso un niño podría dar una respuesta ambigua a un tema predeterminado.

Pero eso sólo sería usando argumentos sin sentido.

Una idea ventilada sabiendo que nunca será útil en realidad no es más valiosa que una charla frívola.

Sin embargo, el lugar en el que Sladder comienza y en dónde mantiene su concentración no es normal. Menciona cosas que Quenser nunca había notado hasta entonces. A pesar de comenzar a partir de una idea retorcida que es algo como un trampantojo, el argumento que fabrica es perfectamente lógico y bien razonado. Sladder pasa por los pasos adecuados necesarios para implementar eficientemente la idea teórica.

El informe terminado deja a sus lectores con una fuerte impresión de cierto tipo. Es algo similar a ver alguien acomodando cada parte de una montaña de equipaje en un pequeño casillero. Es similar a ese sentimiento de “ah, así que también puedes acomodarlo de esa forma”.

Sin embargo, el texto de Sladder no termina ahí.

También ha incluido cierta “posibilidad”.

Si lo que él imaginó alguna vez fuera completado, sería algo inimaginable. Y aún así el lector se queda con el deseo de ver un mundo en el que las ideas escritas ahí se hagan realidad. Incluso si eso sólo beneficiara al enemigo.

Ese es el tipo de texto que es.

Abre una dimensión totalmente nueva que sería inalcanzable si sólo se memorizara la información de algunos libros de texto.

No es una prueba ordinaria el tener que pelear y ganar contra alguien con un cerebro tan retorcido como el suyo.

Quenser tiembla por temor a ese prospecto, pero Heivia no se da cuenta. En vez de eso, alza su rifle equipado con insecticida y mira irritado hacia el cielo.

“Maldición. Nuestra formación sugiere un contraataque. Estamos dispersos para reducir las pérdidas en un bombardeo.”

“Si el Objeto de la princesa estuviera al 100%, habría una mejor manera de hacer esto.” Quenser seca el sudor de su rostro. “Pero es extraño.”

“¿Qué?”

“Si el conglomerado Mass Driver tenía ese cañón de riel de alta potencia, ¿por qué no lo usaron para atacar la base lunar? No tendrían que haber acudido a un método tan indirecto de usar el satélite vía el robot explorador en la Antártica.”

“¿Cómo se supone que sepa lo que están pensando? Tal vez pensaron que tendría un significado ejecutar su ataque terrorista con un láser,” Heivia dice indiferentemente. “Además, el cañón principal de su Objeto dañaba los proyectiles en el aire debido al calor de la fricción. Tal vez pensaron que no podría alcanzar a salir de la atmósfera.”

“…”

“Hey, no pienses mucho en ello. El Objeto ya no está. A nosotros no nos importa cómo insistía el conglomerado Mass Driver en utilizar su Objeto.”

“Espero que podamos ser tan optimistas.”

“¿Ahhn? …Oh, ¿estás pensando en la posibilidad de que el conglomerado Mass Driver tenga otro Objeto?” Heivia se escucha irritado. “Sólo un Objeto puede derrotar a otro Objeto. Supongo que es por eso que quieren preservar al debilitado Baby Magnum. Pero enviarnos antes para buscar un Objeto es más peligroso que retirar minas.”

“Sería una enorme tragedia si enviáramos descuidadamente a la princesa y fuera derrotada por un ataque sorpresa. Perderíamos nuestra pieza para el jaque mate. ¿Quieres continuar con esta guerra de desgaste que nunca terminará?” Froleytia pregunta a través de la radio. Continúa como si quisiera asegurarse por completo. “Escuchen. Es de vital importancia saber si hay o no un segundo Objeto, pero tampoco podemos permitir que el enemigo se repliegue. Necesitamos evitar que escapen tantos como sea posible y matarlos aquí. Al menos, debemos matar a su líder, Sladder Honeysuckle. Si él escapa, no podremos terminar esta guerra aquí.”

“Bien, bien. ¿En verdad ese Honeysuckle es tanto problema?”

“Él es el orgulloso diseñador de Objetos del conglomerado Mass Drvier. Incluso existe el riesgo de que comience a construir un nuevo Objeto si se le da oportunidad de hacer las preparaciones necesarias.”

“…Estás bromeando, ¿cierto? ¿No se supone que un Objeto cuesta al menos 5 billones de dólares?”

“Él puede obtener esos 5 billones por su cuenta. Es un gran accionista y uno de los inversionistas más famosos incluso en las Corporaciones Capitalistas. Estoy segura de que lo saben, pero diseñador de Objetos es una profesión popular porque reciben recompensas masivas. Él conoce métodos para tomar esa masiva cantidad de dinero y multiplicarla 10 o 20 veces de la cantidad original. Todas las transacciones bajo el nombre de Honeysuckle han sido congeladas, pero los rumores dicen que tiene suficientes fondos a la mano como para que construir un Objeto sea una posibilidad real.” Froleytia parece irritada. “Dicho eso, construir un Objeto desde los planos toma tres años enteros. A menos que permanezca oculto por mucho tiempo, tal vez no haya un peligro real de que eso ocurra.”

“Pero si uniera fuerzas con un tercer país que quiera sus habilidades, esto podría ponerse feo,” dice Quenser.

“Exactamente,” contesta Froleytia. “No tengo intenciones de dejar que esta guerra se alargue mucho más. Exterminemos a esos idiotas tan pronto como sea posible y detengamos el convoy cerca de unas aguas termales. …Pero para hacer eso, necesitamos eliminar al conglomerado Mass Driver aquí. No podemos permitir que Sladder Honeysuckle escape sin importar los riesgos. Podremos negociar con las Corporaciones Capitalistas después y usar esa información para confirmar que completamos la misión.”

“Eso sólo si las Corporaciones Capitalistas nos siguen el juego.”

“Necesitamos crear una situación en la que tengan que hacerlo.”

Una señal diferente llega a la radio de Quenser.

Puede escuchar el motor de un jet muy a lo lejos. La transmisión proviene de ahí.

“Aquí Burning Alpha. Podríamos diseminar minas alrededor de Ciudad Amazona para bloquear su escape. Podemos lanzarlas desde el cielo en cualquier momento.”

“Aprecio la sugerencia, pero no. No quiero contaminar nuestro propio territorio con minas. Eso crearía una región peligrosa que amenace con arrancar las piernas de alguien en unos 50 años.” Contesta Froleytia.

“Éstas son minas inteligentes, así que pueden ser detonadas a distancia.”

“Si puedes garantizar que ni siquiera uno de esos artefactos fallará, daré mi aprobación. Sin embargo, si uno llega a fallar, tu unidad se encargará de excavar esos campos. ¿Aún recomiendas esto, Burning Alpha?”

“No bromees. Nuestro trabajo es volar por el cielo. No estamos acostumbrados a caminar por el lodo.”

Quenser alza la mirada hacia la estela sobre ellos.

“¿El portaaviones también ayudará?” pregunta.

“Todos están desesperados por asegurarse de que el Objeto dañado funcione. Pensé que los Objetos eran sinónimo de guerra. ¿Acaso encontramos un camino de regreso hacia las guerras de hace unas décadas?” se queja Heivia.

Mientras tanto, la textura del suelo cambia. En vez del humus suave y húmedo, ahora caminan por una ruta de asfalto resquebrajada. Han llegado a uno de los incontables caminos que se conectan con las ruinas de Ciudad Amazona que ha sido consumida por la selva.

Se encuentran cerca de la ciudad que será un campo de batalla.

Heivia frunce el ceño y mira hacia arriba sin razón alguna.

“Espera, ¿simplemente entraremos? ¿El Objeto no hará volar los edificios en el camino primero? No tenemos idea de cuántos enemigos haya en estos edificios.”

“Aunque no pueden ocultar un Objeto en su interior. Podemos ignorar cualquier cosa que no pueda,” Froleytia responde fríamente. “El Objeto de la princesa fue dañado en la batalla contra el Break Carrier y los proyectiles de su cañón de riel y su cañón gauss no han sido reabastecidos. Queremos evitar cualquier tiroteo innecesario. Y sólo un ataque de alta potencia de otro Objeto puede dañarlo. No será destruido por un misil portátil lanzado desde una ventana.”

“…Estamos en problemas, Heivia. No parece que estén pensando en alguna protección para los soldados como nosotros,” Quenser dice con un suspiro.

Al mismo tiempo, escucha un gran estruendo cuando varios árboles son derribados.

Voltea para ver una gigantesca masa de acero aproximándose por atrás. Es el Baby Magnum.

“¿Es en serio? ¿Por qué no mejor simplemente destruimos todo el entorno?”

“Esto es mucho más ecológico que cuando quemaban bosques para crear campos de cultivo.”

Su campo de visión se amplía.

Han entrado a las ruinas de Ciudad Amazona.

Quenser y Heivia se encuentran sobre una superficie cubierta por asfalto gris y concreto. Sin embargo, el suelo artificial tiene fisuras recorriéndolo y hay árboles creciendo entre esos espacios en el centro del camino. La mayoría de las ventanas en los edificios ya no están y muchos de los edificios están inclinados. Los semáforos y lámparas públicas obviamente no están encendidos. Las señales de tránsito oxidadas están tan desgastadas que es imposible descifrar lo que indicaban.

La otra característica más notoria es…

“Es un camino realmente amplio. Tiene 3 carriles de cada lado, pero parece de 80 metros de ancho en total. Creo que el camino ocupa más área que los edificios,” Quenser murmura.

Heivia responde indiferentemente, “La calle principal probablemente fue diseñada para albergar un desfile estelarizado por un Objeto.”

Alzando la mirada, Quenser puede ver cables eléctricos muy en lo alto entre los techos de los edificios. La red de energía seguramente está constituida por una combinación de cables subterráneos y esos cables en lo alto para que no estorben en el camino del desfile de un Objeto. El sistema de agua y de metro tal vez fueron instalados para que no pasaran por debajo de la calle principal por la misma razón.

Sorprendido, Quenser dice, “Es cierto que muchas de las enormes ciudades en los países seguros están diseñadas para esos ridículos desfiles, pero no es normal mantener esa amplitud para los caminos aparte de la calle principal.”

“Esta ciudad fue alzada para la minería. Necesitaban que los caminos fueran lo suficientemente amplios y perdurables para permitir que la enorme maquinaria pasara sin problemas.”

“Hmm. Los camiones de carga para ese tipo de cosas son tan altos como un edificio escolar, ¿cierto?”

“Sí, el conductor necesita subir por una escalera para entrar.”

De pronto, escuchan disparos distantes resonando por el cielo. Como si fueran atraídos por esos disparos, se escuchan más de ellos. Si se concentran, pueden percatarse de una leve diferencia en el volumen de los disparos.

Dos fuerzas diferentes disparándose entre sí.

Heivia estira la mano hacia el interruptor de los sensores de su rifle y dice, “Así que ha comenzado.”

“La princesa está cerca, así que supongo que no debemos esforzarnos demasiado en mantenernos encubiertos.”

Quenser y Heivia no se encuentran en medio del camino. Se mueven lentamente mientras se mantienen cerca de un montón de escombros de unos cuantos metros de alto que seguramente una vez fue un edificio. Observan sus alrededores cuidadosamente mientras avanzan.

“¿Qué piensas?”

“Probablemente podemos ignorar cualquier cosa que venga desde arriba. Como dijo Froleytia, dudo que haya algún arma que pueda dañar seriamente a un Objeto."

“Pero esos cañones de repuesto que nos atacaron en la Antártica y en la costa de Iguazú eran cañones de riel que usan los Objetos. Así que…”

“Sí, y supuestamente deben estar conectados a un Objeto de 200,000 toneladas cuando disparan. Cuando están conectados al suelo, necesitas instalar un ancla a más de 10 metros de profundidad para mantenerlos en su lugar. Si los colocaras en el suelo de estos edificios destartalados, tirarían el edificio completo cuando dispararan.”

“Entiendo. Así que sólo tenemos que preocuparnos por francotiradores en las ventanas mientras buscamos algún cañón de repuesto en el suelo.”

En ese momento, la princesa los contacta a través de la radio.

“Quenser, Heivia, cúbranse los oídos.”

“¿…?”

“He recibido la orden para ayudar con un bombardeo. Si no se apresuran, sus tímpanos explotarán.”

“¡¡Maldición!!” gritan los dos idiotas.

No sólo cubren sus oídos, sino que también se tiran al suelo.

Inmediatamente después, un tremendo estruendo y una onda de impacto avanzan hacia ellos.

El proyectil de un cañón gauss pasa a través de unos cuantos edificios adelante y se pierde en la distancia. Es uno de los cañones más pequeños del Objeto, pero la palabra “pequeño” sólo aplica cuando se habla a una escala de esa monstruosa arma.

Quenser se levanta entre una nube de polvo y tose.

“Cof, cof. Maldición, creo que ese tipo de ayuda es tan peligrosa como el enemigo…”

“Al menos me gustaría alejarme unos 100 o 200 metros del lugar de donde dispara.”

Esa es la fuerza de una unidad apoyada por un Objeto.

La fuerza de los soldados rasos no sólo se basa en los rifles de asalto que llevan. Siempre que puedan introducir las coordenadas, el Objeto podrá destruir al objetivo con una precisión suprema. Ellos simplemente toman prestado el poder del Objeto, pero aún así no hay nada más espeluznante que eso para sus enemigos.

Quenser mira alrededor del área y dice, “Es posible que haya soldados enemigos ocultos o cañones de repuesto por aquí. Y ahora tenemos que asegurarnos de que nuestro propio Objeto no nos mate con esa onda de impacto. …Maldición. ¿Qué sucedió con eso de dejarle la guerra a los Objetos?”

La voz de Froleytia resuena a través de la radio.

“Esos cañones de repuesto son relativamente pequeños para ser armamentos de Objetos. No son de la clase de cañones principales, así que dudo que puedan atravesar el blindaje de un Objeto. No necesitan estar alerta por ellos.”

“Entonces recuérdame por qué estamos aquí.”

“¿Cuántas veces necesito decirte que el Baby Magnum está dañado? Una de las áreas dañadas es el mecanismo de propulsión. Ahora mismo, es posible que el Baby Magnum no pueda moverse a través de montones demasiado altos de escombros. Si eso sucede, se necesitan ingenieros de combate. Necesitan usar sus explosivos para eliminar esos estorbos tan pronto como sea posible.”

Mientras tanto, el Objeto de la princesa entra a la ciudad. La calle principal fue construida pensando en el desfile de los Objetos, pero las señales de tráfico y semáforos seguramente debían ser retirados de antemano. No tienen tiempo para eso en ese momento. El Baby Magnum simplemente aplasta esos obstáculos mientras avanza.

Heivia estaba hablando a través de su radio, pero ahora voltea hacia Quenser.

“Parece ser que los demás han entrado a la ciudad por puntos diferentes. Nos adentraremos lentamente, reduciendo el círculo, hasta haber logrado llegar al centro de la ciudad. La frecuencia de los disparos aumentará entre más tiempo pase.”

“¿Qué haremos exactamente? ¿Entraremos a todos y cada uno de los edificios para buscar enemigos?”

“Primero, destruiremos sus medios de transporte.” Heivia se encoje de hombros. “Con 500 personas, el enemigo se encuentra al nivel de una compañía. No pueden ser transportados tan fácilmente. Deben tener un enorme convoy en algún lado, así que sólo tendremos que destruirlo. De esa forma, no podrán escapar de las ruinas. Entonces podremos tomarnos nuestro tiempo para buscarlos.”

Quenser alza la mirada hacia las estelas de humo en el cielo.

“¿No pueden encontrar el convoy desde el cielo? Tú sabes, usando satélites o bombarderos.”

Incluso entonces, los cazas ala delta volando por el cielo azul están liberando enormes bombas en medio de las ruinas. Leves retumbos pueden sentirse debajo de los pies de Quenser y Heivia.

“No es tan fácil,” Froleytia dice a través de la radio con tono irritado. “El satélite confirmó que un enorme grupo de vehículos entró a un estacionamiento subterráneo en medio de la ciudad, pero no hay garantía de que no haya otros vehículos. Tal vez tengan transportes adicionales ocultos desde antes en algún otro estacionamiento subterráneo.”

“¿Entonces tenemos que comenzar revisando cualquier área subterránea?”

“También deberían revisar cualquier vehículo abandonado que se encuentren. Podrían simplemente estar disfrazados para aparentar estar abandonados y Sladder Honeysuckle podría escapar utilizando uno.”

Varios disparos resuenan en la distancia.

No hay enfrentamientos ocurriendo cerca de Quenser y Heivia, pero tal vez eso se deba a que no hay soldados enemigos ahí por mera coincidencia o porque han roto formaciones para alejarse del Baby Magnum.

“Si Honeysuckle sugiriera ese plan cuando estén acorralados, ¿no terminaría siendo atacado por los demás? Nosotros vemos a Honeysuckle como una figura importante a la que no debemos dejar escapar, ¿pero ellos en verdad lo ven como un método de victoria? Lo que el conglomerado Mass Driver quiere es un lugar seguro al cual dirigirse. Si sus vidas estuvieran en riesgo y su comandante se dirigiera a la meta por su cuenta, dudo que los demás acepten ser dejados de lado.”

“Quenser, déjame decirte algo. No importa lo que ellos piensen,” Froleytia responde con un pequeño suspiro. “Nosotros solamente necesitamos cumplir nuestro objetivo. Incluso si Honeysuckle realmente pensara en algún método para la paz mundial, nosotros deberíamos dispararle para terminar nuestro deber. Todo esto seguramente ha hecho que él nos odie. Si ellos ganan poder una vez más, las probabilidades de que desvíen su ira hacia el Reino de la Legitimidad son altas.”

“Sí, sí. Nuestra genial y hermosa comandante es espeluznante,” Heivia dice tranquilamente con una sonrisa burlona en el rostro mientras disparos y explosiones resuenan a la distancia.

Pero entonces…

“…”

“¿…?”

Los dos chicos se detienen.

El camino ante ellos se ha vuelto negro. Comienza unos 20 metros adelante. Al principio piensan que algún terremoto pasado ha destruido el asfalto, exponiendo la tierra oscura bajo éste. Sin embargo, se dan cuenta de que no es así mientras se aproximan. Algo similar a alquitrán está fluyendo desde la entrada hacia un edificio al costado del camino…o al menos eso parece. La mancha negra está fluyendo ampliamente de tal forma que cubre toda anchura de la enorme autopista.

Sí.

En verdad parece alquitrán, pero…

“¿Es en serio…?” dice Heivia.

Cuando miran más de cerca, les queda claro que no es un líquido negro derramándose. Muchos, muchos pequeños objetos están arrastrándose de aquí hacia allá. Alguien que haya visto uno de los documentales más inusuales podría reconocer lo que es aquel conjunto de decenas de cientos de miles de pequeños objetos.

Es un enjambre de hormigas guerreras.

Tanto Quenser como Heivia se alejan instintivamente de ahí. El gran número de pequeños bichos causa una revulsión fisiológica dentro de ellos y los conocimientos básicos que tienen causan que el miedo se acumule dentro de ellos.

“¡¡Espera un segundo!! ¿¡No son esas cosas que se mueven en grupos de decenas de miles y que se aglomeran sobre cualquier vaca o cerdo que encuentren para comerlo!?”

“Bienvenido al Amazonas. ¡¡La naturaleza se encuentra en un nivel totalmente distinto aquí!!” Heivia grita mientras sus ojos vacilan por el área.

No tiene intenciones de entrar a un área que ha sido tomada por las hormigas guerreras. Esperaba encontrar algún camino para regresar, pero…

Escucha un extraño sonido como el de una bolsa de plástico siendo hecha bola.

Es el sonido de un enorme árbol cerca de los dos chicos cayendo como si quisiera bloquear el camino de regreso. El interior del árbol está totalmente podrido, pero la confusión de ramas creciendo de éste crea unas barras naturales que bloquean su escape. Es demasiado grueso como para escalarlo o arrastrarse por debajo de él.

Los ojos de Heivia se abren exageradamente.

“¡¡Mierda!! ¿¡Qué demonios está pasando!? ¡¡Esa cosa estaba de pie sobre el asfalto hace un segundo!!”

“Tal vez apenas podía mantenerse y la onda de impacto del bombardeo de la princesa lo movió demasiado…”

De cualquier forma, no pueden retroceder más allá de 30 metros.

Los caminos en las ruinas de Ciudad Amazona son bastante amplios, pero el gigantesco árbol está medio roto de tal manera que queda en forma de V sobre el asfalto. Entre los muros de los edificios y los restos del árbol gigante, Quenser y Heivia están totalmente atrapados. Su única escapatoria es a través del área controlada por las hormigas guerreras.

Quenser toca a Heivia en el hombro mientras mira el enjambre de insectos.

“¡Esto es malo! ¡¡Si no hacemos algo pronto, seremos parte de las reservas para el invierno de la hormiga y el saltamontes!!”

“¿¡Qué sugieres exactamente que hagamos!? Si intentara disparar a un grupo de decenas de miles, me quedaría sin municiones en poco tiempo. ¡¡Y si intentáramos pisarlas con las botas, probablemente lograrían subir por nuestras piernas para contraatacar!!”

Quenser señala hacia el objeto conectado en el extremo del rifle de Heivia.

“¿Qué tal si utilizas ese insecticida que tienes ahí?”

“¡¡Ohh!! ¿¡Realmente me abastecí con un objeto bastante especial, cierto!?”

Heivia seguramente había olvidado por completo que lo tenía, pero finalmente alza su rifle. Jala el gatillo del insecticida que está conectado como una bayoneta.

El enjambre de hormigas guerreras ya se ha aproximado a unos 10 metros.

La nube de insecticida las golpea bruscamente. En vez de diseminarse como un rociador, el insecticida vuela en una trayectoria directa como una poderosa pistola de agua. Quenser piensa de manera optimista cómo podría ser usado para cegar momentáneamente a un enemigo.

Pero entonces…

“¿¡Gyahh!? ¡El insecticida ha sacado de control a las hormigas y vienen hacia acá!”

“¡Aléjate, idiota! ¡¡Necesitamos crear algo de distancia!! ¡¡Si nos alcanzan, seremos comidos!!”

Mientras escapa con Heivia, Quenser grita frenéticamente a través de su radio.

“¡Baby Magnum! ¿¡Puedes freír esas hormigas con un pequeño rayo laser o algo!?”

“Sí, pero…”

“¡Entonces apresúrate! ¡¡Hazlo ahora!!”

“Si disparo hacia el suelo tan cerca de ustedes, la luz hará que la luz al soldar se vea como nada. Seguramente ustedes dos terminarían permanentemente ciegos.”

“¡¡Agh, maldición!! ¡¡Entonces hemos perdido cualquier posibilidad!!”

“¡¡Sabes que estás peleando en una patética guerra cuando estás a punto de ser asesinado por hormigas!!” Heivia dice mientras esparce su insecticida similar a una pistola de agua.

Quenser mira hacia un edificio cercano y dice, “¿¡Qué hacemos!? ¿¡Deberíamos subir al interior de un edificio y esperar a que pasen!?”

“¿¡No se supone que la colonia de hormigas viene del interior de esos edificios!? ¡¡Y si llega a haber hormigas dentro del edificio al que escapemos, eventualmente terminaremos acorralados!!”

Quenser recuerda la sensación de la mochila que lleva a su espalda. Es posible que pueda lanzar un plástico explosivo para hacerlas volar.

(¿Pero realmente podría acabar con decenas de miles de hormigas? Probablemente pueda acabar con una parte, pero…)

En ese momento, Quenser estira la mano para buscar las bombas de humo dentro del uniforme de Heivia. La repentina acción sorprende a Heivia.

“¡¡Kyahh, pervertido!! ¿¡Qué estás haciendo, maldito acosador!?”

“¿Todavía tienes la estabilidad mental para bromear, Heivia?... ¡¡Como sea!! ¡¡Dame las granadas de humo y las bombas de humo para contactar helicópteros!! ¡¡Sólo dame todo lo que emita humo!!”

“¿Qué, por qué? ¿Qué harás para que el humo se dirija hacia ellas?”

Sin responder, Quenser saca los seguros de los objetos del tamaño de latas y los lanza uno tras otro.

Sorprendido, Heivia grita, “¡¡Realmente apestas, ¿lo sabías?!! ¡La mitad ni siquiera cayó cerca de la colonia de hormigas! ¡¡Y el humo se elevará, así que no afectará a las hormigas arrastrándose por el suelo!!”

“No hay problema.”

Quenser toma rápidamente los explosivos plásticos Hand Axe de su mochila. Ajusta cuidadosamente la cantidad, e inserta un fusible eléctrico en éste. Esta vez lanza la masa directamente. Ésta vuela una docena de metros.

“¿Y ahora una bomba?”

“Es para asegurarme de que el humo no sea desperdiciado.”

Heivia frunce el ceño confundido y Quenser presiona el interruptor en su radio.

El Hand Axe detona en el aire.

El humo que estaba elevándose hacia el cielo es regresado bruscamente hacia el suelo.

Es como si un gigantesco puño lo hubiera aplastado.

Dependiendo del modelo, las granadas de humo y bombas de humo liberan humo blanco, rojo, amarillo, y de otros colores. Todos esos colores caen al suelo al mismo tiempo como si hubieran sido golpeados por esa gigantesca mano. Cuando golpean el suelo, se diseminan en todas direcciones.

Las incontables hormigas se asustan e intentan escapar hacia cualquier dirección, pero no tienen tiempo suficiente. Después de unos 180 segundos en el humo, pierden su velocidad, comienzan sólo a retorcerse, y finalmente dejan de moverse al mismo tiempo.

“…Ow… Si hubiera sido una explosión normal, nadie sería capaz de deducir cuánto explosivo se utilizó.”

“Hey, Quenser. ¿En verdad esas cosas están muertas? No se están haciendo las muertas, ¿cierto?”

“¿Qué tal si usas tu insecticida para revisar?”

Heivia rocía cuidadosamente el insecticida desde la distancia, pero no obtiene respuesta. Los dos chicos finalmente sueltan un suspiro de alivio, pero aún así no les alegra demasiado la idea de caminar a través de esa colonia de hormigas. Se mantienen tan alejados del centro como pueden. En otras palabras, pasan tímidamente por la alfombra de hormigas muertas mientras se pegan al costado de un edificio.

Después de cruzar la alfombra de cadáveres de hormigas, Heivia mira alrededor.

“Necesitamos apresurarnos. El conglomerado Mass Driver vendrá aquí para revisar la causa de la explosión y el humo. Incluso si un tiroteo es inevitable, preferiría no terminar rodeado. Aunque al menos podríamos dejar una bomba o algún tipo de trampa.”

“…No, mira eso.”

“¿Qué sucede?”

Heivia parece confundido, pero Quenser señala hacia el interior de una ventana de uno de los edificios.

“¿Esos que se encuentran colapsados ahí no son soldados del conglomerado Mass Driver? Ve, han sido mordisqueados por completo y están totalmente hinchados.”

“¿Es en serio? …Supongo que eso explica por qué éramos los únicos que evitamos un tiroteo.”

“La guerra realmente puede ser patética algunas veces.”


Parte 6[edit]

Froleytia se encuentra esperando en la zona base de mantenimiento que fue instalada de antemano en el campo de batalla. La oficina de comandante preparada para ella se encuentra adecuadamente cubierta por esteras de tatami ordenadas de las islas japonesas y una pequeña mesa que tiene su laptop sobre ella.

Froleytia está usando esa laptop para revisar el progreso de la batalla, pero entonces recibe una video-llamada. Coloca su largo y angosto kiseru japonés sobre un cenicero y abre una nueva ventana.

En dicha ventana se muestra un hombre de edad media y complexión fuerte.

A Froleytia le cuesta un poco de trabajo conservar su expresión pasiva al ver las medallas de rango sobre los hombros del uniforme militar de la otra persona.

(¡¡Un Mayor General de las Corporaciones Capitalistas!! Tenía el presentimiento de que llamarían tarde o temprano, pero…)

“Soy el Mayor General Buffer Planters comunicándome en nombre de la milicia de las Corporaciones Capitalistas. Ha llamado nuestra atención el hecho de que se encuentran persiguiendo a nuestro conglomerado Mass Driver.”

(Buffer Planters…)

Froleytia reconoce ese nombre.

(Maldición. Es el VIP al que Quenser y Heivia salvaron descuidadamente del ataque a esa villa lunar.)

“Soy la Comandante Froleytia Capistrano, la oficial al mando aquí. Para que no pierda su tiempo, permítame informarle de antemano que no discutiremos los métodos con los que terminaremos esto.”

En cuanto a rangos, hay una enorme diferencia entre Comandante y Mayor General, pero a Froleytia eso realmente no le importa. Lo que importa más es que ambos son soldados de naciones enemigas.

Parece ser que el hombre siente lo mismo.

“Niña, no estamos hablando sobre ridículo honor aquí. Nos gustaría hablar sobre beneficio.”

“¿Temen que obtengamos información sobre la tecnología del conglomerado Mass Driver después de que los aplastemos?”

Si las corporaciones Capitalistas se encontraran preocupadas sobre algo, sería sobre eso.

También es posible que quieran asegurarse que Saldder Honeysuckle, el diseñador de Objetos envuelto en la construcción del Break Carrier, no deserte hacia el Reino de la Legitimidad.

“Incluso si Honeysuckle se rindiera ante nosotros, le dispararemos, así que no se preocupe. En el Reino de la Legitimidad, valoramos el honor y la ley sobre todo lo demás. Después de que alguien se opone a nosotros como él lo ha hecho, no tenemos un sistema con el que podamos recibirlo con los brazos abiertos.”

“No, eso no es lo que nos preocupa.” Buffer menea lentamente la cabeza. “Para empezar, si el conglomerado Mass Driver realmente hubiera pensado en desertar hacia el Reino de la Legitimidad, no habrían peleado con tu unidad de esa forma.”

“Eso es cierto, pero…”

Froleytia finalmente frunce el ceño.

En ese caso, ¿por qué el líder de la milicia de las Corporaciones Capitalistas se ha contactado con ella?

No preocuparse acerca de la información tecnológica que Sladder Honeysuckle posee no es como un soldado moderno que envía Objetos al campo de batalla. Si hay algo más en lo que él esté pensando, debe ser…

(¿Dinero…?)

Sladder recibió una compensación impresionante por sus diseños de Objetos y supuestamente llevó a cabo cambios de acciones usando ese dinero. Es un inversionista tan eficiente, que se dice que puede preparar un Objeto y comenzar una guerra por su cuenta. Es posible que las Corporaciones Capitalistas insistan en que ese dinero les pertenece. Pero…

(¿En verdad eso es más importante que la carrera en el desarrollo de Objetos? Es cierto que las Corporaciones Capitalistas supuestamente priorizan los derechos humanos basándose en la cantidad de dinero que la gente ha ahorrado, ¿pero esos pensamientos llegan tan lejos como para que…?)

“Oh, qué grosero de mi parte. ¿De casualidad te confundí?” Buffer Planters menea la cabeza una vez más y muestra una sonrisa amarga. “Simplemente dije que no estamos preocupados porque Honeysuckle deserte ‘hacia el Reino de la Legitimidad’.”

“Quiere decir que…”

“Este ya no es un problema de sólo dos fuerzas,” continúa Buffer como si quisera reforzar el temor de Froleytia. “El conglomerado Mass Driver ha pedido ayuda a la Alianza de la Información.”

El rostro de la chica palidece.

La Alianza de la Información es uno de los poderes mundiales a la par del Reino de la Legitimidad al que pertenece Froleytia. Naturalmente, muchas naciones y Objetos pertenecen a esa fuerza. Y esos Objetos no son como el de la princesa. Esas monstruosas armas están en perfectas condiciones y pulidos para verse como nuevos. La Alianza de la Información no solo tiene bastantes Objetos de Primera Generación, sino que también posee varios Objetos de Segunda Generación.

Son bastante hábiles en cuanto a la tecnología y se dice que su software militar sobrepasa incluso al del ejército del Reino de la Legitimidad. Ellos son los que tienen más proyectos bajo investigación para crear Objetos no tripulados usando IA.

(…Esto es malo. ¡¡Si eso es cierto, no podemos permitir que interfieran tomando en cuenta nuestro estado tan deplorable!!)

Froleytia aprieta los dientes y mira una imagen de la distribución de poder en Sudamérica. Actualmente, el Baby Magnum, Quenser, y los demás están desplegados en el distrito Amazona. El distrito Parima que es dominado por la Alianza de la Información se encuentra a un lado.

Buffer Planters continúa, “A este paso, la milicia de la Alianza de la Información seguramente enviará apoyo a las ruinas de Ciudad Amazona. La pregunta es si ese apoyo será únicamente un abastecimiento de armas de fuego y otros suministros o si incluirá un movimiento a gran escala de personal, armas, y al menos un Objeto.”


Parte 7[edit]

Los soldados eliminados por las hormigas guerreras se encuentran por aquí y por allá.

Al parecer se encontraban instalando una plataforma para sus armas oculta detrás de un edificio. Uno de los cañones de riel de repuesto para Objetos y una grúa equipada con un aburrido mecanismo para taladrar el suelo por más de 10 metros se encuentra a media instalación.

Sorprendido, Heivia murmura, “¿Estaban tan concentrados en su trabajo que no se percataron que las hormigas se acercaban?”

Incluso en un campo de batalla dominado por Objetos, los soldados deben revisar sus alrededores. Sin embargo, ellos debieron concentrarse en las rutas por las que podría llegar gente. Si una colonia de hormigas guerreras saliera repentinamente de un pozo directamente debajo del equipo, eso fácilmente pasaría desapercibido por un espacio entre su guardia.

Heivia se agacha y mira a uno de los soldados convulsionándose.

El piquete de un mosquito podría causar una leve hinchazón. Los soldados tienen marcas similares cubriendo sus cuerpos al doble o triple. Las pequeñas hormigas los picaron una y otra vez. Aún así, fueron afortunados por no encontrarse con el tipo de hormigas guerreras que los hubieran consumido hasta los huesos.

Quenser cuenta a los soldados.

“…Parece ser que siguen con vida. ¿Qué deberíamos hacer?”

“Atarlos y abandonarlos.” Heivia responde indiferentemente. “Si no pueden pelear, podemos dejarlos así. Preferiría no tener que dispararle a personas prácticamente discapacitadas una por una.”

“Bueno, dudo que sean capaces de pelear incluso si soldados camaradas del conglomerado Mass Driver los encontraran, cortaran sus cuerdas, y les dieran armas.”

“Pero no veo razón para preocuparse demasiado sobre la posibilidad de que algún otro animal o insecto venga y los muerda mientras están atados.”

“… ¿No podemos curarlos o ayudarlos?”

“Después de que todo termine, podemos regresar a recogerlos si nos acordamos,” Heivia dice mientras mira alrededor. “Pero es extraño.”

“¿Qué?”

“¿No se supone que el conglomerado Mass Driver estaba acorralado?” Heivia señala hacia el cañón de riel parcialmente instalado. “No tendrían ninguna ventaja al instalar eso y esperar aquí. Entre más tiempo pierdan aquí, más tiempo tiene el Reino de la Legitimidad para enviar más Objetos. Incluso si ellos tienen un segundo Objeto, esta estrategia sólo acortaría sus vidas.”

“Ahora que lo pienso…lo están haciendo todo al revés. Lo que ellos quieren es una forma de escapar, no una forma de pelear en un solo punto. De hecho, ¿para qué vinieron a las ruinas de Ciudad Amazona en primer lugar?” Quenser piensa por un segundo. “¿Qué tal si nosotros continuamos asumiendo que ellos continúan con su plan de escapar?”

“Pero están instalando estos cañones de repuesto para llevar la batalla final a una conclusión. E incluso si intentaran escapar, los satélites militares los detectarían. Entonces sólo tendríamos que enviar un Objeto tras ellos. … ¿Qué estamos haciendo corriendo por ahí usando las piernas?”

“Tal vez exista una ruta que los satélites no pueden ver. Eso sería un gran problema.”

“¿Ahn?” Heivia parece confundido, pero Quenser señala hacia el suelo.

“El metro.”

“…Tienes que estar bromeando…”

“Ciudad Amazona originalmente sería una enorme ciudad. Debieron haberse esforzado bastante en la red de transporte. No sería raro que hubiera una red de metro que conectara directamente con alguna otra ciudad.”

“¡Espera, espera, espera! ¿¡Entonces están instalando estos cañones de repuesto para…!?”

“¡Para ganar tiempo! ¡¡Mientras nosotros estamos aquí arriba, el conglomerado Mass Driver está intentando huir a través de algún túnel!!”

Quenser saca un poco del explosivo plástico Hand Axe y mira alrededor. Rápidamente encuentra una escalera que lleva al metro. No tiene idea si podrá hacerlo a tiempo, pero tiene que destruir esa línea del metro.

“Hey, Ciudad Amazona sería una enorme ciudad creada para millones de personas. El metro tiene que recorrer todo el lugar como una telaraña, ¿¡cierto!?”

“En la ciudad, sí. Pero no habrá tantas líneas conectadas a otras ciudades. ¡¡Seguramente, hay unas dos o tres!! ¡¡Heivia, ve a la red y encuentra un mapa del metro de cuando la ciudad estaba habitada!!”

“¡¡Maldición, esto se ha vuelto una verdadera molestia!!”

Heivia intenta frenéticamente contactar a Froleytia, pero también patea el rifle de asalto que se encuentra en el suelo al mismo tiempo. Pertenecía a uno de los soldados del conglomerado Mass Driver que fueron derrotados por las hormigas guerreras.

Heivia se detiene cuando ve el cartucho saliendo por el impacto.

“¿Qué pasa, Heivia?”

“Um… El conglomerado Mass Driver es una organización de las Corporaciones Capitalistas, ¿cierto? Deberían obtener sus armas de ahí, ¿verdad?” Mientras habla, Heivia toca el cartucho con su pie. “Pero éstas son balas de 7.62 mm de la Compañía Spear Rifle. ¿No son municiones de la Alianza de la Información?”

Mientras Heivia murmura, recibe una transmisión por parte de Froleytia.

“¡¡A todas las unidades, apresuren esta persecución!! La situación ha comenzado a cambiar. ¡¡Si no eliminamos de inmediato a Sladder Honeysuckle, las flamas de la guerra podrían extenderse!!”

“¿Froleytia?” Quenser parece confundido, pero entonces recuerda lo que debe hacer. “Sé cómo intentarán escapar Honeysuckle y los demás. ¡Seguramente utilizarán los túneles del metro! ¡¡Están instalando cañones de repuesto por toda la ciudad para ganar tiempo y usar el metro para escapar manteniéndose ocultos de los satélites!!”

“Disculpa, pero te equivocas, Quenser. Esto no será tan fácil,” responde Froleytia sin perder tiempo. “El conglomerado Mass Driver espera desertar hacia la Alianza de la Información. Si no hacemos nada, la Alianza de la Información avanzará hacia el distrito Amazona para poder ‘rescatar a aquellos que buscan refugio’. Aparentemente, la deserción ya ha sido oficialmente reconocida. En su opinión, no es correcto que Honeysuckle no sea parte de la Alianza de la Información.”

“Quieres decir…”

“¡¡Realmente tienen pensado crear una batalla final aquí!! ¡¡Si no hacemos nada, la Alianza de la Información estará aquí con un Objeto y toda su fuerza como poder mundial, así que ellos sólo deben resistir hasta entonces!! ¡Maldición! ¡¡Realmente es un plan muy simple de su parte!!”

“Es una locura…” dice Heivia.

Proteger refugiados que ya han cruzado la frontera nacional es una cosa, pero Quenser nunca había escuchado sobre un país cruzando fronteras como ahora para rescatar a alguien que técnicamente pertenece a una nación enemiga. Si este tipo de situación es permisible, las fronteras nacionales pierden todo significado.

Pero…

“Heivia, ¿viste como usaban su Objeto, cierto? Realmente deben querer esa tecnología. Y el Reino de la Legitimidad y la Alianza de la Información se encuentran en conflicto. Si las cosas entre nosotros están tan mal que difícilmente podrían ponerse peor, avanzar dentro de uno de nuestros países no es nada descabellado para ellos.”

“Así es, Quenser,” dice Froleytia. “Además, las Corporaciones Capitalistas temen que su tecnología de Objetos sea obtenida por la Alianza de la Información si Honeysuckle deserta. Si el ejército de la Alianza de la Información realmente avanza hacia el distrito Amazona, las Corporaciones Capitalistas están preparadas para enviar un Objeto por su cuenta al distrito Amazona para detener esta deserción a como dé lugar.”

“¿Es en serio? ¡De por sí esto era malo con sólo dos bandos!” Heivia grita.

Si lo que dice Froleytia es cierto, el distrito Amazona podría convertirse en un infierno en el que Objetos de cuatro fuerzas diferentes chocaran: El Reino de la Legitimidad, la Alianza de la Información, las Corporaciones Capitalistas, y el conglomerado Mass Driver. Sólo quedan ruinas en Ciudad Amazona, pero es posible que todo dentro de esas fronteras nacionales quede envuelto en una tormenta de destrucción si las flamas de la guerra se extienden. Eso obviamente afectaría a los civiles tanto como a los soldados.

Quenser abre la boca frenéticamente. “¿¡S-si eso sucediera, cuántos Objetos se reunirían aquí!? ¿¡Tendremos refuerzos!? ¿¡Reuniremos nuestros Objetos en el distrito Amazona!?”

“Todos están o en otras operaciones o sufriendo mantenimiento. De cualquier forma, no es una situación en la que podamos contar con refuerzos. Si tuviéramos otros Objetos para usar, no utilizaríamos el Objeto de la princesa en ese estado deplorable.”

“¿Esto podría empeorar…?” Heivia murmura.

Froleytia debe estar de acuerdo porque su tono es de irritación.

“Es por eso que necesitamos acabar con Honeysuckle tan pronto como podamos para terminar esto por nuestra cuenta. Si el conglomerado Mass Driver es totalmente destruido, la Alianza de la Información perderá su razón para interferir. Al mismo tiempo eso eliminará las razones de las Corporaciones Capitalistas. Si no podemos hacer eso, nosotros seremos los que terminaremos acorralados. ¿Saben las condiciones en las que se encuentra el Baby Magnum, cierto?”

“Maldición. Esto es malo, Quenser,” se queja Heivia.

El Objeto de la princesa fue gravemente dañado en la batalla contra el Break Carrier. Y fue enviado aquí antes de recibir reparaciones adecuadas. Es suficiente poder para encargarse de los restos del conglomerado, pero no tanto cuando se trata de un enfrentamiento contra Objetos con tecnología de punta enviados por otros poderes mundiales. Si su Objeto estuviera al 100%, el resultado sería desconocido, pero es obvio lo que podría suceder con su estado tan dañado.

Quenser siente que su visión se oscurece, pero concentra su cabeza aturdida para comenzar a trabajar nuevamente.

“¿Froleytia, cuál es el límite de tiempo? ¿Sabemos cuánto tiempo nos queda hasta que la Alianza de la Información llegue?”

“No tenemos ninguna información real sobre sus horarios. Sin embargo, no tienen razones para esperar. Si fuera yo, avanzaría tan pronto como fuera posible. Los satélites han confirmado que la Alianza de la Información está construyendo edificios prefabricados temporales en la frontera de nuestro distrito Amazona y su distrito Parima. Seguramente sea la zona base de mantenimiento de su Objeto. Una vez que sea completada, seguramente cruzarán la frontera con su Objeto con tecnología de punta.” Froleytia debe estar golpeando su escritorio con los dedos porque puede escucharse un leve ruido mientras escoge cuidadosamente sus palabras. “La zona base tal vez sea terminada en unas dos horas. Si no acabamos con el conglomerado Mass Driver y matamos a Sladder Honeysuckle en ese tiempo, tanto la Alianza de la Información como las Corporaciones Capitalistas nos invadirán.”

“¡¡Mierda!!” Heivia maldice. “¡Si el conglomerado Mass Driver tiene un segundo Objeto oculto en algún lado, nuestras probabilidades normalmente serían a lo mucho 50/50! ¡¡Pero ahora que tenemos que apresurar esto, podríamos cometer un error fatal!!”

“Hey, Heivia. Ya que planeaban usar un cañón de riel de repuesto aquí, eso significa que tienen un Objeto para activarlo, ¿cierto?” Quenser revisa el cañón de riel parcialmente instalado. “Si seguimos el cable de energía, podríamos encontrar al Objeto.”

“Bien, necesitamos apresurarnos. ¡¡Incluso si encontramos su Objeto, quien sabe si podremos encargarnos de él en tan poco tiempo!!” Sin embargo, ese trabajo se vuelve innecesario.

Escuchan una potente explosión a la distancia. El leve tremor resuena en las profundidades de sus entrañas mientras, a unos kilómetros de distancia, una nube de polvo gris se eleva por detrás de los edificios.

“¿¡Q-qué!?”

“¡Quenser, Heivia!” grita Froleytia. “¡¡Salgan de ahí!! ¡El conglomerado Mass Driver ha hecho su movida! ¡¡Han usado explosivos para crear un enorme agujero en el techo del centro comercial subterráneo!!”

“¿Qué…?”

Heivia está confuso, pero Quenser saca su aparato portátil y despliega el mapa satelital. Quenser se queda sin palabras, así que no puede explicar lo que ve, pero la tensa voz de Froleytia continúa a través de la radio.

“Están haciendo lo mismo que en la Antártica o la costa del distrito Iguazú. Es un cañón de repuesto para Objeto. ¡¡Pero éste es diferente!! ¡¡Están utilizando un repuesto del cañón de riel de alta potencia usado como cañón principal del Break Carrier!!”

“¡¡…!!”

Los dos chicos quedan inmóviles por la sorpresa.

Ese maldito cañón atravesó un Objeto con un solo disparo a una distancia de 500 kilómetros. Si eso fuera activado, el Objeto de la princesa podría ser eliminado al instante, sin mencionar a los soldados como Quenser y Heivia.

“¿¡Qué hacemos, Quenser!?”

“Aún podemos hacerlo a tiempo…” Quenser toma su radio mientras mantiene en su mente el mapa que está por desaparecer. “¡¡Baby Magnum!! ¡El cañón se encuentra a más de 3000 metros de distancia! ¡Está dentro del alcance de tus cañones principales! ¡¡Acábalo antes de qué él lo haga contigo!!”

Seguramente está pensando lo mismo porque la princesa entra en acción de inmediato.

Varios edificios se encuentran entre el Baby Magnum y el cañón de riel de alta potencia. Incluso si la princesa disparara su cañón ahí, los obstáculos seguramente alterarían la trayectoria de sus disparos. Sin embargo, el cañón principal del Break Carrier tiene suficiente poder destructivo para disparar en línea recta ignorando cualquier obstáculo.

La chica no puede hacerlo ahí.

La princesa llega a esa conclusión y comienza a mover su Objeto hacia un costado. Está moviéndose formando un gran círculo con su objetivo en el centro. Una vez que llegue a la avenida recta, no habrá ningún obstáculo. Si disparara sus cañones de plasma de baja estabilidad o algo entonces, podría eliminarlo.

Pero…

“¿¡…!?”

Un grito sofocado se escucha a través del radio de la princesa.

Tal vez debido al repentino movimiento del Objeto o al deterioro natural, uno de los edificios cercanos se ha derrumbado. Quenser y Heivia huyen apresurados hacia un callejón para evitar ser golpeados por los escombros. El edificio de 10 pisos se ha partido a la mitad desde el centro y ha caído al camino. La montaña de concreto actúa como una gigantesca barricada.

Un tsunami de polvo consume a Quenser y Heivia unos segundos después.

“¿¡Ugh…cof!? ¿¡Heivia, Heivia!?”

“¡¡Quenser, no te muevas!!”

Quenser no puede ver, pero puede deducir que la voz de Heivia proviene de una dirección extraña.

Proviene directamente desde abajo.

“El impacto del edificio derrumbándose causó que el callejón se derrumbara. ¡¡Si no tienes cuidado, caerás directamente a la tienda departamental subterránea!!” Por el sonido de la voz de Heivia, seguramente no ha recibido heridas graves por la caída. “No puedo subir desde aquí. ¡¡Buscaré una salida diferente, así que no mueras antes de encontrarnos otra vez!!”

No dice nada más.

Seguramente, se ha ido justo como dijo que lo haría.

Quenser está preocupado por Heivia, pero tiene otras preocupaciones. Cambia su concentración y habla a través de su radio.

“¡Cof, cof, Baby Magnum! ¿¡Cómo van las cosas de tu lado!?”

“¡¡No puedo pasar sobre los escombros!! ¡¡A este paso…!!”

Mientras escucha la voz amarga de la princesa, el polvo finalmente se disemina. Dedicando mucho cuidado al apoyo de sus pies, Quenser corre. Mientras se dirige hacia el Baby Magnum, saca un poco del explosivo plástico Hand Axe, pero deja de moverse antes de insertar el fusible eléctrico en éste.

Es demasiado.

La montaña de concreto bloqueando el camino es de casi 10 metros de alto. Con todo eso, un solo ingeniero de combate no lleva suficientes explosivos para hacerlo volar.

“¡Baby Magnum! ¿¡Puedes deshacerte de los restos con tus cañones principales!?”

“¡Desde aquí no…!”

“¡¡Entonces intenta retroceder un poco y-…!!”

Al percatarse de algo, Quenser no termina su oración.

El mecanismo de propulsión del Baby Magnum se encuentra localizado principalmente en una parte con forma de Y invertida extendiéndose debajo del cuerpo esférico principal. La parte inferior de esa parte produce una cantidad masiva de electricidad estática que hace que el gigantesco Objeto flote. Entonces se usa reflexión láser para expandir rápidamente el aire y moverlo hacia adelante. Sin embargo…

“Mierda. ¿¡Las ‘patas’ quedaron atrapadas en los escombros!?”

“Quenser, no tienes que destruirlo todo. ¿Podrías deshacerte sólo de los escombros que evitan que me mueva?”

“¡¡Lo intentaré!!”

Quenser alza la mirada hacia los escombros que se han acumulado como una montaña. Realmente parece más simple usar explosivos que intentar mover los escombros. Sin embargo, no hay garantía de que eso libere al Baby Magnum. Es posible que remover esa parte de los escombros sólo cause que se derrumbe más y lo atrape una vez más.

Mientras tanto, el cañón de riel de alta potencia del conglomerado Mass Driver debe estar rotando en su dirección.

Quenser se sujeta a los escombros que parecen un muro de piedra destruido por un terremoto.

“¿¡Qué harás cuando tus ‘patas’ queden liberadas de los escombros!? ¿¡Puedes rodear por otro lado!?”

“¡¡No hay muchos caminos suficientemente grandes para un Objeto, así que tendría que desviarme demasiado…!!”

“Mierda,” Quenser maldice mientras intenta escalar a un punto en el que pueda colocar una bomba. Para destruir los escombros que evitan el movimiento del mecanismo de propulsión con forma de Y invertida, necesita escalar más de 7 metros.

Sin embargo, no puede hacerlo.

La montaña de escombros no es una sola pieza de roca que tanto aman los escaladores. El concreto que sujeta como apoyo se deshace y Quenser cae nuevamente al camino.

“¡¡Quenser!!”

“Maldición. ¿¡No será más rápido lanzar la bomba hasta ahí!?”

El poder destructivo de una bomba cambia dependiendo de cómo es colocada. Para destruir una cantidad tan grande de escombros, lo más efectivo sería enterrar la bomba entre los escombros en vez de sólo colocarla sobre éstos. El chico no está seguro si tan siquiera tiene suficiente para destruirlos bajo mejores condiciones, así que no puede ser descuidado en el uso de sus explosivos.

“Quenser, entra al edificio a tu izquierda. ¡¡Será más rápido si subes a una parte de los escombros desde la ventana de un tercer piso para después bajar poco a poco!!”

“Mierda. ¿¡Tendré tiempo para hacer eso!?”

Quenser se levanta y entra corriendo al edificio mientras aprieta los dientes. El interior es una enorme área. Los primeros pisos crean un atrio.

Y entonces el chico se queda sin palabras una vez más.

Obviamente no puede usar el elevador, pero la escalera eléctrica que sustituye a las escaleras normales se ha derrumbado. No puede llegar al tercer piso.

(¿¡Habrá…habrá una escalera de emergencia en algún lado!?)

Quenser mira alrededor, pero se encuentra tan apresurado que no encuentra nada.

A tres mil metros de distancia, el Objeto del conglomerado Mass Driver tal vez ya se encuentre lanzando la señal de su mira.

Pero entonces…

“Aquí Burning Alpha a Baby Magnum. Por lo que he escuchado, pareces estar en problemas. Aquí tengo una bomba de 500 kilos, ¿necesitas que la libere sobre esos escombros?”

Quenser queda sorprendido ante esa transmisión del caza volando por el cielo.

Sería genial si pudiera usar esa enorme bomba, pero seguramente no podrá hacerlo. Las posibilidades de que sea derribado por el fuego anti-aéreo del conglomerado Mass Driver antes de que libere la bomba son altas.

Quenser toma apresuradamente su radio y dice, “¡Burning Alpha! ¡¡Se ha confirmado un cañón de repuesto para Objeto operando en las ruinas de Ciudad Amazona!! ¡Seguramente también tengan láseres anti-aéreos! ¡Aléjate de aquí! ¡¡Si sobrevuelas esta zona, serás derribado en poco tiempo!!”

“¡Eso ya lo sé, bebé!” El piloto del caza sonríe mientras le responde a Quenser. “Eso sólo significa que tengo que elegir una trayectoria que no les permita apuntarme.”


Parte 8[edit]

Con el cañón de riel parcialmente instalado y el cañón principal del Break Carrier oculto en el área subterránea preparado, es muy seguro que los cañones láser anti-aire equipados en los Objetos también hayan sido instalados en las ruinas de Ciudad Amazona.

Normalmente, un caza no tiene manera de resistir contra los láseres anti-aire lanzados a la velocidad de la luz.

Un instante después de que quede en la mira con señales electromagnéticas o infrarrojas, la aeronave hecha de materiales compuestos explotaría. El piloto ni siquiera tendría tiempo de jalar la palanca de expulsión.

Sin embargo, existen unas cuantas excepciones en cuanto a esto.

La primera es el uso de mecanismos de bloqueo como bengalas o radares señuelo para evitar que el Objeto apunte. Debido a que los Objetos usan varios métodos para fijar el blanco, esto no siempre es exitoso. Pero con un poco de suerte, el caza puede escapar por unos segundos o incluso una docena de segundos.

La segunda es volar a una altitud excesivamente baja.

Los láseres están hechos de luz. A bajas altitudes, hay mucho polvo en el aire, así que la potencia a menudo disminuye y la trayectoria es desviada levemente. Sobre asfalto, el fenómeno de calor urbano incluso puede causar espejismos, así que las probabilidades de que el láser falle contra su objetivo se disparan. Sin embargo, volar a baja altitud no es garantía de seguridad, así que el caza usualmente vuela a toda velocidad.

Sin embargo…

Eso significa que debería volar a más de 1200 km/h a través de una ciudad repleta de edificios y cables de energía cruzándose complejamente.

Staccato Raylong, el piloto del Reino de la Legitimidad de nombre código Burning Alpha, dirige toda su concentración hacia su mano derecha sujetando la palanca de control.

Se encuentra a sólo 5 metros sobre el suelo. La onda de impacto creada al volar a velocidades supersónicas arranca árboles creciendo de las fisuras de la ciudad, pero Staccato no tiene tiempo de percatarse de ello.

Mach 1 o 1200 km/h significa que recorre más de 300 metros por segundo. Mientras viaja en el centro de la calle recta, ocasionalmente gira su caza de tal forma que las alas crean una línea vertical para poder pasar entre edificios y ocasionalmente vuela debajo de oxidados puentes peatonales. Mientras lo hace, vuela a través de la ciudad en ruinas a tremenda velocidad.

(Esto es prácticamente suicidio.)

Se acerca cada vez más a un edificio.

El edificio crece hasta llenar su visión como un gigantesco monstruo abriendo sus fauces para devorarlo. Esta vez, no podrá esquivarlo.

(¡¡Desafortunadamente, es mi amor por este tipo de cosas lo que me llevó a convertirme en piloto!!)

El pequeño caza ala delta continúa en línea recta.

Sin embargo, no choca.

El edificio ha perdido todas sus ventanas, y el caza vuela hacia el 4to piso. Vuela atravesando el piso entero hasta pasar por la ventana del otro lado.

El pequeño caza que maneja Staccato es usado en los portaaviones de ataque. La pista en la que debe aterrizar es de 150 metros de largo. Eso es cerca de la mitad de la longitud de las pistas en los portaaviones antiguos. Por esa razón, los pequeños caza que Staccato y los demás pilotos usan tiene varios sensores en la parte inferior para medir con precisión la distancia al suelo o la pista.

Staccato está usando esos sensores.

Antes de volar a la ciudad, había disparado un láser en línea completamente recta para confirmar que tenía un hueco para pasar a través. Eso incluye el camino a través del edificio.

Sin embargo, volar a través del edificio fue casi como una acrobacia porque el suelo y el techo se mantenían a una distancia de 50 cm en su punto más amplio. El piloto pone su confianza en los sensores que toman información precisa de su ubicación de los alrededores por los que pasa a gran velocidad y pasa a través del edificio vacío sin titubear. Si no tuviera la habilidad de manejo para controlar su posición hasta un milímetro, hubiera impactado de inmediato contra el costado del edificio.

Ninguna persona en sus cinco sentidos lo hubiera intentado.

Sin embargo, Staccato activa mucho más el acelerador con una sonrisa salvaje en los labios. Enciende los dispositivos de postcombustión para liberar toda la velocidad del caza.

Su razón es simple.

(Los Objetos dominan el campo de batalla. No quedan muchos lugares en los que los cazas puedan brillar.)

Mientras Staccato reúne información tanto de su visión como de los sensores, maneja el caza con una precisión espeluznante.

(¡¡Algunas veces, me gustaría tener el rol principal!!)

Staccato vuela a través de varios edificios vacíos a velocidad supersónica y entonces siente como si su visión se expandiera repentinamente.

Ante él se encuentra uno de los gigantescos Objetos que simbolizan la guerra. Debajo del Objeto hay una montaña de escombros.

Staccato usa la punta de uno de sus dedos para liberar el seguro de la bomba de 500 kilogramos.

Se cruzarán sus caminos sólo por un instante.

Staccato libera la bomba justo sobre los escombros, pero parece más como si la dejara en el aire y menos como si la hubiera dejado caer.


Parte 9[edit]

Mientras Quenser mira alrededor del edificio abandonado buscando una escalera de emergencia útil, el pequeño caza ala-delta pasa volando sobre él en un instante.

El caza vuela a través de una ventana a la que le falta el vidrio, a través de la porción del cuarto piso del atrio, y sale por el otro lado.

Inmediatamente después, la onda de impacto provocada por velocidades supersónicas lanza a Quenser más de tres metros en el aire. El dolor proveniente de sus oídos en el interior de su cabeza es peor que el dolor al caer nuevamente al suelo. Quenser casi grita de dolor, pero no tiene tiempo.

Afuera.

Sobre la montaña de escombros bloqueando el camino del Baby Magnum.

Algo está flotando a unos 2 metros sobre ésta. No, está cayendo. El objeto es una enorme cápsula de cerca de 3 metros de largo y hecha de acero negro y brillante. Si lo que Burning Alpha dijo es cierto…

(¿¡Ésa es una bomba de 500 kilos!?)

Al percatarse de eso, Quenser se levanta después de girar sobre el suelo y después salta hacia las escaleras que llevan al sótano del edificio abandonado.

Inmediatamente después, ocurre un brillante destello de luz y todo sonido desaparece.

Un tremendo golpe de viento recorre la superficie. Incluso después de escapar hacia el sótano, el cuerpo de Quenser es lanzado un par de metros por la onda de impacto. Sin embargo, eso es mejor que la alternativa. Una gran cantidad de escombros caen como lluvia del piso superior y caen en el punto en el que se encontraba hace medio segundo.

No puede escuchar absolutamente nada.

Quenser apoya una mano contra el muro, camina entre los escombros, y sube a la superficie a través de un agujero en el techo que ya se encontraba ahí debido al deterioro. Sale del edificio pasando por una puerta trasera cercana.

“Maldición. ¿¡Acaso ese piloto intentaba matarme!?”

La montaña de escombros se había apilado hasta casi los 10 metros de alto, pero ha sido eliminada sin dejar rastro alguno. Baby Magnum puede moverse libremente una vez más. Sin embargo, los edificios alrededor han comenzado a derrumbarse debido al impacto. El Objeto de la princesa se mueve antes de que los escombros bloqueen su camino una vez más.

“¡¡Dispararé un cañón de plasma de baja estabilidad, así que agáchate, Quenser!!” la princesa dice a través de la radio.

Para poder evitar quedar en la mira del enemigo y para crear un camino directo hacia el mismo, la chica mueve al Baby Magnum en un círculo gigante con el cañón de riel de alta potencia a 3000 metros de distancia como centro.

Le toma unos 5 segundos llegar hasta la enorme carretera de circunvalación.

Tres de los siete cañones principales de la princesa han sido destruidos en la batalla contra el Break Carrier. Ahora ella mueve los 4 brazos de los cañones principales restantes para apuntar con precisión.

En ese momento, un escalofrío recorre la espalda de Quenser.

Algo no anda bien.

El cañón principal del Break Carrier efectivamente es bastante poderoso. Eso fue comprobado cuando destruyó a un Objeto con tecnología de punta con un solo disparo a una distancia de 500 kilómetros cuando el objetivo se movía a gran velocidad. Es una gran amenaza incluso si no se encuentra instalado a un Objeto.

Sin embargo…

(¿Un cañón con semejante potencia realmente puede mantenerse fijo en el suelo?)

Los Objetos están equipados con más de 100 armas tanto grandes como pequeñas. Los utilizados en la Antártica o en la costa del distrito de Iguazú eran modelos de cañones de riel más pequeños. Y aún así eran suficientemente grandes para requerir anclas de más de 10 metros de largo clavadas al suelo.

¿Entonces qué tan grande debería ser un ancla requerida para un cañón de tamaño monstruoso que dispara a Mach 25 y que puede destruir a un Objeto con un solo disparo? ¿Y realmente podrían conseguir algo como eso?

(No me digas que…)

La cabeza de Quenser aún se siente aturdida debido a la onda de impacto de la bomba de 500 kilos, pero el temor formándose dentro de él crea un poco de claridad.

(¡¡No me digas que…es una trampa!!)

Quenser mueve su adolorido cuerpo y mira en dirección al Objeto de la princesa.

En ese momento, Quenser ya ha abandonado la posibilidad de que el conglomerado Mass Driver posea un misterioso segundo Objeto. Si así fuera, no utilizarían el cañón de riel de alta potencia del Break Carrier de esa forma. Sería más efectivo instalarlo en el otro Objeto.

Eso significa que el conglomerado Mass Driver no tiene un Objeto.

Pero algo abasteció esa energía masiva en la Antártica y en la costa del distrito de Iguazú.

Ahora que lo piensa, la fuente de ese poder era algo bastante simple.

(¡¡Un reactor prototipo!!)

Quenser aprieta los dientes y toma su radio.

Un reactor prototipo es creado para asegurar que el reactor JPlevelMHD que es el corazón de un Objeto sea construido adecuadamente. Seguramente, el reactor prototipo de una docena de metros ha sido colocado a bordo de un submarino o algo así y ha estado suministrando energía a los cañones de riel con cables extendiéndose desde el océano.

“Baby Magnum…”

HO v02 339.jpg

Y…

La intención del enemigo aquí…

Es obligar a que el cañón de riel de alta potencia se mueva a pesar del hecho de que no pueden dispararlo…

Para alejar a la princesa del punto más fácil desde el cual pueda destruir el cañón de riel de alta potencia.

Y la manera más eficiente de usar ese preciado reactor prototipo es…

“¡¡El cañón de riel enemigo es una trampa!! ¡¡Seguramente hay un reactor prototipo oculto bajo tierra!! ¡¡Harán que rebase su punto crítico para destruir el Objeto!!”

Del otro lado de la transmisión, la princesa queda inmóvil mientras opera el Baby Magnum.

Sin embargo, ya es demasiado tarde.

Si el mecanismo de propulsión con forma de Y invertida estuviera al 100% y pudiera usar la electricidad estática y los láseres a su máxima potencia, tal vez sería capaz de evitarlo.

Sin embargo, ese no es el caso.

Una gigantesca explosión estalla debajo del Objeto de la princesa.


Parte 10[edit]

Momentos antes de la explosión del reactor prototipo, Froleytia se encontraba sentada dentro de su oficina con expresión amarga.

La expresión era causada por la laptop encima de una pequeña mesa. Una ventana de video-llamada se encontraba abierta, pero ya no estaba hablando con el Mayor General Buffer Planters de las Corporaciones Capitalistas. Estaba hablando con alguien con quien era más difícil tratar.

La Teniente Coronel Lendy Farolito del ejército de la Alianza de la Información.

Se trataba de una mujer de piel morena de unos 20 años y cabello plateado. Por las medallas en su pecho, al parecer había pasado mucho más tiempo en el campo de batalla que Froleytia quien había recorrido ese camino desde que era una niña soldado.

“Seré directa. No nos interesa si Sladder Honeysuckle sobrevive. Simplemente queremos la información tecnológica que posee. Es simple casualidad que la forma más eficiente de obtenerla sea apoyando su deserción.”

“Y si ordenas que un Objeto cruce los límites nacionales de nuestro distrito Amazona para lograrlo, causarás una guerra entre todos. Esto no es una simple contienda. Podría provocar que nuestros países de origen se vuelvan objetivos. ¿Lo comprendes? ¿Realmente esto es tan valioso para ti?”

“Hay algunos métodos para evitar eso. Por ejemplo, ustedes podrían atacar la base del conglomerado Mass Driver por su cuenta y entregar cualquier información sobre la tecnología de Honeysuckle que puedan encontrar. Creo que eso resolvería este problema.”

“… ¿En verdad crees que las Corporaciones Capitalistas estarían de acuerdo con eso?”

“No.” La imagen de Lendy en la pantalla sonreía. “Pero asuntos tan triviales no son nuestro problema. Incluso si estallara una guerra entre el Reino de la Legitimidad y las Corporaciones Capitalistas, no afectaría para nada a la Alianza de la Información.”

“Supongo que no,” Froleytia asintió.

Pero esa era exactamente la razón por la que no tenía el deber de cooperar con ellos.

“¿Qué es lo que piensas obtener al ir tan lejos?” preguntó Froleytia.

“¿A qué te refieres con eso?”

“Es cierto que el cañón de riel de alta potencia que actúa como el cañón principal del Break Carrier – el Objeto del conglomerado Mass Driver – es poderoso. Su construcción seguramente requiera de la aplicación de la catapulta electromagnética, la cual es una cristalización del desarrollo de la tecnología espacial. Tal vez no se ajuste a los estándares y compatibilidad de ningún Objeto de la Alianza de la Información. ¿Realmente vale la pena ir tan lejos por eso?”

“Estás equivocada. Lo que buscamos no es ese cañón de riel de alta potencia.”

“¿…?”

“Estamos hablando del conglomerado ‘Mass Driver’. Lo que queremos es la tecnología de lanzamiento espacial. Muchas agencias y organizaciones continúan sus investigaciones sobre la construcción de bases de desarrollo espacial electromagnético. Sin embargo, debido a una falta de tecnología, falta de fondos para el desarrollo, falta de seguridad, y dudas debido al cambio internacional de formato hacia los elevadores de trayectoria láser, todos han quedado detenidos. Podemos crear cañones de riel como armas, pero no podemos usar esa tecnología para crear catapultas electromagnéticas que puedan transportar productos y personal con seguridad, de forma barata, y con estabilidad. Es bastante irónico.” Lendy hablaba fluidamente. “Actualmente, nadie además del conglomerado las ha producido en masa a un nivel práctico. Sería una pena permitir que esa tecnología se extinga. Respetamos su cultura tecnológica y hemos determinado que vale la pena preservarla. Es por eso que aceptamos con gusto la deserción de Honeysuckle después de que fracasara al intentar lograr que se adoptara la tecnología de la catapulta electromagnética.”

Froleytia frunció el ceño ante las palabras de la teniente coronel de la Alianza de la Información.

Lo que estaba diciendo era extraño.

“¿Intentas confundirme? Pensé que los nuevos transbordadores de la Alianza de la Información usaban elevadores de trayectoria láser justo como los nuestros. Obtener esa tecnología de catapultas electromagnéticas basadas en cañones de riel no les servirá de nada.”

“Sí, por ahora.” Las palabras de la mujer morena de cabello plateado llamada Lendy Farolito parecían tener un profundo significado. “Ahora mismo, los elevadores de trayectoria láser son el método más eficiente. Sin embargo, no sabemos cuánto durará esa teoría establecida. …No es inusual que se descubran problemas y debilidades en esos métodos. Si no tenemos una alternativa una vez que eso suceda, estaremos en problemas. Para eso es la tecnología de las catapultas electromagnéticas.”

“…”

Froleytia permaneció en silencio.

Lo que la otra mujer dijo tenía algo de sentido.

Sin embargo…

“¿Estás dispuesta a tomar acciones que tienen el 100% de probabilidad de causar una guerra para poder resolver un problema que puede o no ocurrir?”

“Sí,” respondió Lendy sin titubear. “Cuando estás en una carrera de desarrollo de armas, al parecer siempre se rechaza al perdedor. Sin embargo, nosotros pensamos que eso es un desperdicio. Si las dos tecnologías rivalizan entre sí, lo mejor es preservar ambas. Y nosotros no nos deshacemos de información. Preservamos incluso el conocimiento tecnológico que tienen los dedos de los trabajadores. De esa forma la información permanece ‘viva’ y puede ser usada en cualquier momento.”

“…”

“El conjunto masivo y abrumador de información puede parecer inútil a primera vista, pero ayuda a protegernos de problemas mundiales inesperados. Si uno detesta gastar balas y no refuerza sus murallas contra el enemigo, no puedes detener el avance del mismo. Incluso si es inútil al principio, entre más gruesa se vuelva esa muralla, más seguros estamos.”

“¿Búsqueda perfecta…?” Froleytia murmuró irritada.

La Alianza de la Información buscaba crear un sistema que mostrara cómo resolver una crisis mundial simplemente al escribir algo de texto en un motor de búsqueda.

“Sin embargo, perderán cualquier razón para continuar con ese plan si pierden la habilidad de recuperar a Sladder Honeysuckle,” dijo Froleytia. “Esto terminará si matamos a Honeysuckle y destruimos la información del conglomerado Mass Driver antes de que el Objeto de la Alianza de la Información esté preparado en la frontera del distrito Parima. Una cosa es sentirse seguros de que obtendrán la tecnología de las catapultas electromagnéticas. Sin embargo, dudo que tus superiores aprueben una misión que causará una guerra si las probabilidades de obtener la información necesaria son excesivamente bajas.”

“Es cierto,” admitió la Teniente Coronel Lendy Farolito. Sin embargo, su sonrisa permanecía mientras continuaba. “¿Pero realmente puedes lograrlo?”

“…”

“Si Sladder Honeysuckle lograra destruir el Objeto del Reino de la Legitimidad, ustedes no tendrían nada para detener nuestro avance.”


Después de terminar la transmisión con el Reino de la Legitimidad, Lendy Farolito se reclinó en su sofá. El distrito Parima también se encontraba justo debajo del ecuador, así que la temperatura rebasaba los 30 grados. Aquellos que no eran oficiales como ella seguramente estarían sudando sin parar al tener que trabajar sin aire acondicionado.

Lendy se levantó del sofá y sacó algo de brandy de un pequeño refrigerador similar a los que se encuentran en los hoteles. Utilizó sus dedos morenos para servir el líquido en un vaso mientras usaba el modo de reconocimiento de voz para contactarse con el hangar de la zona base de mantenimiento.

“¿Cuánto tiempo falta hasta que nuestro Gatling 033 de Segunda Generación pueda ser desplegado?”

“Podré salir a aniquilar a quien sea y a lo que sea en una media hora. Oh ho ho.”


Parte 11[edit]

Siente que su cuerpo ha sido rostizado desde dentro.

Tendido sobre su espalda, Quenser intenta quejarse, pero ningún sonido escapa de sus labios. Su garganta se encuentra extrañamente seca. Una imagen fantasma parece cubrir su visión en una pantalla blanca y no desaparece. Un dolor intenso recorre sus oídos y no escucha nada.

El LED de su radio parpadea.

Después de unos segundos, Quenser finalmente es capaz de escuchar el ruido.

Su cerebro envía una señal a sus dedos y toma la radio del suelo con movimientos que recuerdan a un robot mal hecho. Se esfuerza al máximo para mover sus labios partidos.

“… ¿Estás…bien? Por un instante, pareció como si el Objeto estuviera volando…”

“¿Tú cómo estás, Quenser?”

“De alguna forma logré… evitar ser rostizado como en una parrilla en la que la flama está demasiado alta…”

El chico obviamente debió morir instantáneamente.

Sin embargo, el reactor prototipo oculto debajo del Objeto de la princesa fue colocado de tal forma que la explosión viajara hacia arriba. Se hace lo mismo con bombas normales. Dependiendo de cómo se coloque una bomba, la fuerza destructiva cambia. Para destruir a un objetivo más sólido, se instala una placa metálica con forma de copa alrededor de la bomba para enfocar la explosión hacia un solo punto.

Por supuesto, ninguna placa metálica podría lograr alterar la explosión de un reactor prototipo rebasando su punto crítico.

(¿Utilizaron una pieza de repuesto del blindaje en capas del Objeto?)

“Todo debajo de mí fue completamente destruido, así que no puedo moverme,” dice la princesa.

“Maldición. Así que la explosión acabó con todo el mecanismo de propulsión. ¿Eso significa que tendremos que idear un plan que sólo use tus cañones?”

“No, la cuenta regresiva ha comenzado.”

“¿La cuenta regresiva?”

“El sistema ha determinado que necesita evitar que el enemigo capture al Objeto. Estoy intentando cancelar la orden, pero no creo poder seguir la velocidad del sistema.”

“¿¡El sistema de auto-destrucción…!?”

Cuando las armas gigantes conocidas como Objetos son utilizadas, se tiene que evitar una situación a toda costa: permitir que el enemigo capture uno de tus Objetos y que analice su tecnología. El Objeto de la princesa tiene un sistema de auto-destrucción instalado para evitar que eso suceda.

El sistema mide el daño recibido y toma la decisión automáticamente para contrarrestar la posibilidad de que el piloto de élite haya quedado inconsciente.

La princesa dijo que no puede detenerlo.

A este paso, el Baby Magnum explotará. La explosión seguramente cubriría mucha más distancia que la provocada por el reactor prototipo. La explosión de una bomba en la superficie se expande más lejos que una enterrada bajo tierra.

Y entonces la princesa agrega, “El Patrón B no activa la auto-destrucción.”

“¿A qué te refieres?”

Aparentemente, el sistema de seguridad anti-captura tiene diferentes niveles. Si el programa determina que no puede hacerse nada, el Objeto explotaría desde el interior tan pronto como el Élite fuera evacuado para evitar el robo de información tecnológica. Sin embargo, el Patrón B no llega tan lejos.

El Patrón B solamente evacúa al piloto Élite. Después de eso, los humanos pueden decidir si el Élite puede manejar un modelo idéntico o un Objeto sucesor o si el daño del Objeto puede ser reparado. Si la situación empeora y el enemigo tiene probabilidades de capturar al Objeto después de todo, el Élite puede enviar una señal de clase comandante para hacer explotar al Objeto a distancia. Normalmente, el Objeto bloquea señales externas para evitar hackeo, pero los numerosos seguros se abren en una emergencia. Esto permite que la señal de radio logre entrar.

Después de explicar todo eso, la princesa dice, “Lo lamento, Quenser. Sabía que perder el Objeto aquí los pondría en un gran riesgo a ti y a todos los demás, y aún así…”

“N-no importa. Nosotros fuimos los que te hicimos pelear a pesar del daño hecho por el Break Carrier. No necesitas preocuparte por ello.”

A pesar de sus palabras, Quenser no puede ocultar su preocupación.

Los Objetos son sinónimo de guerra.

Todos saben qué tan probable es que los soldados mueran después de perder el suyo.

El conglomerado Mass Driver peleó todo este tiempo con un reactor prototipo en vez de con un segundo Objeto, pero no pueden bajar la guardia. Sin su Objeto, tendrán que participar en una guerra entre soldados de carne y hueso. Es imposible saber quién podría ganar un conflicto así.

Y también es posible que Objetos con tecnología de punta de la Alianza de la Información y las Corporaciones Capitalistas sean enviados. Si eso sucediera, ellos no tendrían manera de ganar sin un Objeto de su lado.

Quenser apoya una mano contra el muro y se levanta lentamente.

(Eso significa que realmente tenemos que terminar esto tan pronto como sea posible. Necesitamos incapacitar al conglomerado Mass Driver para evitar que más se unan a la guerra…)

“De cualquier forma, necesitamos salir de aquí. Te evacuará automáticamente, ¿cierto? ¿Puedes enviar tu lugar de aterrizaje estimado a mi aparato portátil? De esa forma podré reunirme contigo tan pronto como sea posible.”

“Te lo enviaré ahora. Seré evacuada en 700 segundos.”

Al escuchar eso, Quenser saca su aparato portátil. Entonces corre en dirección al lugar de aterrizaje estimado de la princesa. La ruta lo lleva a pasar justo al costado del Objeto.

El paisaje urbano ha quedado totalmente destruido por cerca de 200 metros en cada dirección del Objeto. El asfalto ha sido arrancado y los edificios vacíos han caído. Un edifico se encuentra inclinado. Es el único parcialmente recto porque el Objeto de la princesa está soportándolo. La parte inferior del cuerpo esférico del Baby Magnum se ha derretido.

(Debería pedir ayuda de los otros soldados.)

Quenser hace su pedido como si fuera un hombre de negocios a través de la radio.

Las ruinas de Ciudad Amazona son enormes. Los soldados se encuentran esparcidos por toda la amplitud de la ciudad y contactaban al Objeto de la princesa si descubrían soldados enemigos o edificios importantes. De esa forma el Objeto podía atacar inmediatamente. Eso significa que los soldados están muy retirados. O al menos, Quenser no ve señales de otros soldados del Reino de la Legitimidad tan lejos como puede ver.

El chico envía su pedido, pero duda que los refuerzos lleguen pronto.

Tampoco ha recibido palabra de Heivia después de que el otro chico cayera a través de las fisuras hacia la tienda subterránea. Ya que el reactor prototipo fue instalado bajo tierra, ese silencio no es exactamente reconfortante.

(Maldición, esto me da mala espina. Más le vale a ese bastardo no haber sido asesinado.)

Gracias a experiencias previas, Quenser tiene un temor.

Un piloto Élite que ha perdido su Objeto se convierte en objetivo prioritario para las tropas enemigas. Ya sea que existan Objetos de modelos iguales o similares o no, la posibilidad de que el Élite pueda manejar otro Objeto hace que sea crucial eliminarlo de inmediato. Y… El conglomerado Mass Driver había calculado todo de antemano para que el Objeto de la princesa fuera destruido en ese punto exacto.

(¿¡No tendrán un arma anti-aérea o algo así instalado en el lugar en el que esperan que aterrice después de haber sido evacuada, cierto!?)

Con ese pensamiento en mente, Quenser corre tan rápido como puede. Mientras lo hace, alza la vista naturalmente hacia el majestuoso Objeto. La princesa sería lanzada diagonalmente hacia arriba formando una parábola desde la parte superior trasera del cuerpo esférico.

Pero…

(¿Qué es eso?)

Quenser deja de correr y se paraliza por la sorpresa.

(¿¡Hay algo desplegado en la puerta de evacuación!? ¿¡Qué es eso!? ¿¡Una… red de acero!?)

Normalmente, los Objetos tienen varios láseres anti-aéreos usados para derribar con precisión cazas o misiles balísticos. Sin embargo, acaba de ocurrir la explosión de un reactor prototipo. Mientras ese fenómeno le arrebataba sus sentidos a la princesa como una granada aturdidora, alguien debió disparar una bazuca para colocar esa red ahí.

La red no le haría ningún daño al Objeto.

De hecho, seguramente sea un arma para capturar personas, no para matarlas.

Sin embargo…

(¿¡Está bloqueando… la compuerta de evacuación!?)

Quenser saca un pequeño par de binoculares y revisa el área alrededor del punto de evacuación.

La red está conectada de tal forma que bloquea la escotilla del punto de evacuación. Eso hace que la escotilla que se abre automáticamente no pueda hacerlo.

Un Objeto mide 50 metros de amplio.

La rampa que lleva del centro a la puerta de evacuación mueve automáticamente al Élite a gran velocidad. Pero si la escotilla no se abre al final…

(¿¡Chocará contra ella a más de 100 km/h!?)

“¡Espera un segundo, princesa! ¿¡Puedes detener la cuenta regresiva de la evacuación!?”

“¿…?”

“¡Alguien ha bloqueado intencionalmente la escotilla! ¡¡Si el sistema de evacuación se activara ahora, te impactarías directamente contra una gruesa placa de acero!!”

El chico puede escucharla sofocando un grito.

Seguramente, no tendrá tiempo de detener el curso de acción determinado automáticamente.

“¡¡Mierda!!”

Quenser chasquea la lengua y comienza a correr nuevamente.

Siente calor en su piel mientras se aproxima al centro de la explosión.

La explosión del reactor prototipo causó el derrumbe de varios edificios. Uno de esos se encuentra inclinado contra el Baby Magnum. Quenser corre hacia el edificio, salta dentro de un eje de elevador que ya no tiene puerta, y corre a través del edificio inclinado. Afortunadamente, el muro del eje tiene gran cantidad de zonas irregulares debido a las vigas de metal y cosas similares, así que funciona de manera semejante a una escalera ahora que el edifico está inclinado.

La cuenta regresiva continúa.

Sólo quedan unos pocos minutos antes de la evacuación.

Quenser mete la mano a la mochila en su espalda y saca un explosivo plástico rectangular. Inserta un fusible eléctrico al Hand Axe.

Justo mientras se mueve para cambiar el modo de radio al de detonación, escucha un violento sonido metálico proveniente del altavoz.

El sistema de evacuación automática de la cabina se ha activado.

Hay unas cuantas docenas de metros hasta la puerta de evacuación, pero esa distancia será cubierta en sólo unos segundos. Y una vez que la chica llegue ahí, todo terminará. Chocará contra una placa metálica a más de 100 km/h.

Al mismo tiempo, Quenser ve lo que funcionará como una salida del túnel. Originalmente era en donde el elevador abría sus puertas hacia el techo del edificio, pero ya no se encuentra la puerta.

Pero no podrá lograrlo.

Puede ver la salida, pero le llevará demasiado tiempo llegar hasta ella.

(Maldición…)

“¡Vamooos!” Quenser grita mientras lanza el explosivo plástico tan fuerte como puede. Éste vuela a través de la salida rectangular y desaparece de la vista del chico.

Es una apuesta desesperada.

Quenser presiona el interruptor de la radio y el Hand Axe detona.

Una explosión reverbera.

Polvo gris entra flotando a través de la salida.

Mientras eso sucede, Quenser continúa corriendo.

Unos pocos segundos después, finalmente sale hacia el techo inclinado. El suelo de concreto se ha derrumbado a tal punto que al salir sus pies golpean contra el cuerpo del Objeto.

Y…

Escucha algo siendo lanzado. Al mirar hacia el cielo azul ve a la princesa vestida con el traje especial de una Élite. Al último segundo, la explosión logró deshacerse de la red bloqueando la escotilla de evacuación. Si hubiera sido un instante más lento, la chica hubiera sido asesinada por su propio mecanismo de seguridad.

(¿Está…a salvo…?)

El paracaídas de la princesa se abre y Quenser suelta un suspiro de alivio.

Pero entonces escucha un ruido. Se da la vuelta y ve a alguien más de pie sobre el cuerpo esférico del Objeto a unos 10 metros de donde él se encuentra. Un hombre se encuentra oculto entre las armas del Objeto. Es una de las armas más pequeñas, pero sigue siendo de unos cuantos metros de largo.

El hombre lleva puesta una bata de laboratorio sobre un uniforme militar.

La bata de laboratorio tiene varios tipos de pintura rociada sobre ella para crear camuflaje.

Su rostro redondeado tiene un poco de barba así como una expresión de cansancio que seguramente se debe a su vida de prófugo. Sin embargo, la impresión más abrumadora que emite es la de una bestia salvaje.

Lleva una pistola.

Está apuntando hacia la princesa mientras ésta cae flotando con su paracaídas.

“¡¡…!!”

Quenser saca un poco del explosivo plástico Hand Axe, pero no tiene tiempo de insertar el fusible eléctrico. Simplemente lanza la masa parecida a arcilla por los aires formando un arco parabólico.

El hombre se percata de ello al instante.

E incorrectamente asume que explotará.

El hombre salta apresuradamente detrás de un cañón diferente. Al hacerlo, pierde su oportunidad de disparar. Después de un segundo o dos, debe haberse dado cuenta que era una distracción sin fusible porque ahora apunta su arma hacia Quenser.

(¿¡Mierda!?)

Quenser se oculta apresuradamente detrás de otro cañón.

Balas de plomo causan que vuelen chispas de los cañones de acero que se proyectan con cierta regularidad como si fueran árboles en una acera.

“¿Eres del ejército del Reino de la Legitimidad, cierto?” el hombre dice mientras se oculta detrás del pilar sin bajar la guardia. “Parece ser que esa señorita es bien querida por esta unidad.”

“¿Quién eres?” Quenser pregunta mientras saca explosivo plástico de su mochila e inserta un fusible eléctrico ahora sí. “¿Quién eres?”

No recibe respuesta.

En vez de eso, más balas de 9 mm vuelan en su dirección. Vuelan chispas del cañón de acero que Quenser utiliza para ocultarse, así que instintivamente se agacha.

Es mejor no permitir que el otro hombre sepa que no lleva un arma.

Si se percatara de que Quenser es un ingeniero de combate que sólo tiene bombas, comenzaría un ataque más proactivo.

Mientras Quenser llega a esa conclusión, las palabras del hombre llegan a sus oídos.

Tal vez el hombre ha deducido lo poco que Quenser puede hacer a partir del pequeño enfrentamiento anterior o tiene una personalidad relativamente estable. Cualquiera que sea la razón, la voz del hombre no da muestras de preocupación.

“Sladder Honeysuckle.”

Eso cambia la expresión en el rostro de Quenser.

Y el siguiente comentario lo hace fruncir mucho más el ceño.

“Soy un consejero militar del poderoso presidente de una de las compañías del conglomerado Mass Driver, uno de los mayores inversionistas de las Corporaciones Capitalistas, y un diseñador de Objetos…y el hombre al que ustedes los del Reino de la Legitimidad más quieren matar.”


Parte 12[edit]

Sladder Honeysuckle.

Si fuera eliminado, la guerra que comenzó en la Antártica podría llegar a su fin. Parece un poco extraño que un VIP como él se encuentre en las líneas frontales, pero la mente de Quenser está concentrada en otra cosa.

Es un diseñador de Objetos.

¿Fue por eso que logró tomar ventaja de las debilidades del Baby Magnum de la princesa y derrotarlo? ¿Hubiera sido incapaz de alcanzar dicho resultado simplemente al idear algún plan y hacer que otros soldados lo llevaran a cabo?

(Somos iguales…)

Quenser baja la mirada hacia el explosivo plástico que tiene insertado un fusible eléctrico. En unas cuantas ocasiones él también ha utilizado su conocimiento como estudiante de diseño de Objetos para destruir esas gigantescas armas.

No hay señales de otros soldados, aliados o enemigos.

La explosión del reactor prototipo fue a una escala tan grande que es más que obvio incluso desde la distancia que el Baby Magnum ha sido fuertemente dañado. Sin embargo, los soldados aún tienen que continuar con sus tiroteos. No pueden romper formación y reorganizarse.

Tomando en cuenta el estado de los suministros y el número de soldados, el Reino de la Legitimidad debería tener una ventaja aplastante. Sin embargo, parece poco probable que puedan terminar esto de inmediato. No hay nada más en lo que puedan confiar mientras continúan peleando con todas sus habilidades.

“¿Realmente deberías estar tomándote tu tiempo?” Sladder pregunta con una voz nula de preocupación.

(Está probando qué es lo que tengo a la mano.)

Sladder ha permitido que Quenser conozca su ubicación por su voz, pero Quenser no dispara nada. Eso le indicaría a Sladder que Quenser no lleva armas.

“Si no me matas ahora mismo, la Alianza de la Información y las Corporaciones Capitalistas invadirán. Si se enteran de que el Objeto del Reino de la Legitimidad ya no funciona, podrán usar eso para proclamar que simplemente están intentando ‘proteger a los países vecinos de una organización terrorista’.”

“¿Eso es lo que buscas?”

HO v02 360.jpg

“¿Crees que así es?”

Se encuentran a unos 10 metros de distancia. Quenser está ocultándose detrás de uno de los cañones que se eleva con una regularidad similar a los árboles en las aceras. Sladder se encuentra oculto detrás de un cañón diferente.

Diez metros.

Incluso si las pistolas tienen corto alcance, eso es suficientemente cerca para que pueda tener una precisión casi perfecta. Quenser mira alrededor del área, pero incluso moverse a un cañón cercano sería una acción riesgosa. Si Sladder rodeara, podría meterlo en problemas.

Quenser se apoya contra el frío acero del cañón y humedece sus labios con la lengua.

Si no gana tiempo usando la conversación, usa la voz del enemigo para determinar su ubicación, e idea un plan para abrumar al enemigo, será acorralado en poco tiempo.

(Maldición. Si tan solo Heivia estuviera aquí con su rifle…)

¿Acaso Heivia sería capaz de venir si Quenser lo contactara a través de la radio? De hecho, Quenser y Sladder se encuentran sobre un gigantesco Objeto. Tal vez Heivia no pueda llegar hasta ahí. Es posible que pueda apuntar con su rifle mientras aún se encuentre en el suelo.

Con eso en mente, Quenser opera su radio de tal manera que Sladder no se dé cuenta y abre la boca para hablar.

“Ríndete. El conglomerado Mass Driver ya no tiene un Objeto. Ese cañón de alta potencia en el centro de la ciudad es demasiado grande para ser disparado desde el suelo. Sin mencionar que ya no tienen su reactor prototipo. Incluso si nos derrotan aquí, ya no tendrán futuro.”

“Qué pesimista. Pensé que sabías que nosotros los del conglomerado Mass Driver pedimos desertar hacia la Alianza de la Información.”

“¿Realmente crees que cumplirán eso?”

Quenser siente una ansiedad por chasquear la lengua mientras mira su radio.

Está enviando una señal a Heivia, pero no recibe respuesta. Es probable que la radio de Heivia se haya descompuesto o que el chico haya quedado inconsciente.

“Cuando llegues ahí, seguramente lo único que te espera sean torturas. Una vez que consigan tanta información como puedan sobre la tecnología de las catapultas electromagnéticas de tu parte, te entregarán a las Corporaciones Capitalistas. Ningún país confiaría en alguien que traicionó a su país de origen. Eso deberías saberlo.”

“Es cierto.” La voz de Sladder se escucha tan despreocupada como siempre incluso mientras las fallas en su plan son resaltadas. “Pero eso sólo sucedería si la información sobre la tecnología de las catapultas electromagnéticas fuera mi único regalo para ellos.”

“¿…?”

“¿Por qué crees que me he molestado en hacer todo esto?” Sladder dispara dos o tres veces más al costado del cañón. “Si hubiéramos querido, hubiéramos desplegado a nuestra Lisolette de una vez. Su alcance máximo es de 3000 kilómetros. Si la hubiéramos tenido esperando en el Océano Antártico, hubiéramos podido destruir su Objeto al instante.”

“…”

Lisolette.

Por un instante, Quenser piensa que es el nombre de la Élite enemiga, pero un instante después se da cuenta de que es el nombre oficial del Objeto del conglomerado Mass Driver al que el Reino de la Legitimidad había apodado Break Carrier. Las Corporaciones Capitalistas tienen la costumbre de dar nombres femeninos a sus Objetos. Tal vez es una extensión de la tradición de darle nombres femeninos a los huracanes.

Quenser juguetea con el Hand Axe en su mano.

“¿Qué intentas hacer?” pregunta.

“Destruir una teoría establecida,” Sladder responde brevemente. “Los Objetos son sinónimo de guerra. Las guerras modernas se ganan o pierden basadas en las características de los Objetos, si se sabe que un bando tendrá un Objeto más que el otro, puede conocerse al ganador desde antes de que comience la batalla. Esa claridad realmente hace que esas guerras sean muy seguras en cierto sentido de la palabra, pero hay muchas personas que desean acabar con dicha teoría.”

“Quieres decir…”

“Derrotar a un Objeto sin necesidad de usar uno tú mismo. Ése es el deseo de todos aquellos que desean negar esa teoría. Y yo he tomado acciones para hacerlo realidad. La posición anti-tanque que creamos con los pequeños cañones en la Antártica, el cañón de riel de alta potencia usado como cebo, y la explosión del reactor prototipo. Después de probar todo eso, tengo algunos datos que les serán interesantes a la Alianza de la Información.”

Se dice que los Objetos cuestan al menos 5 billones de dólares. ¿Pero qué tal si se pudiera destruir a uno usando solamente las partes en vez de un Objeto ensamblado? Eso sólo sería una fracción del costo, o tal vez una fracción de una fracción.

El Reino de la Legitimidad, la Alianza de la Información, las Corporaciones Capitalistas, y la Organización de la Fe.

Las guerras modernas que se llevan a cabo entre esos poderes mundiales no se encuentran a la ridícula escala de una guerra mundial total. Están conformadas por pequeñas contiendas, la carrera de desarrollo de Objetos que apoya dichas contiendas, y la adquisición de pérdidas de fondos o poder económico. El método estándar para llevar a cabo esas guerras mundiales es llevar al poder enemigo a una situación económica en la que ya no sean capaces de continuar con la guerra.

En esa situación, la tecnología para destruir con seguridad un Objeto que cuesta más de 5 billones de dólares a una fracción del costo sería una carta increíblemente valiosa bajo la manga.

Eso obviamente si dicha tecnología existiera.

“Qué mal. El daño principal provocado a nuestra princesa no se debió a tus trucos. Fue el bombardeo del Break Carrier en el distrito de Iguazú. Si no hubiera sido por eso, tal vez ella hubiera logrado evitar tu reactor prototipo.”

“¿El Break Carrier? Ah, es su nombre código para Lisolette.” Sladder de alguna manera parece estar divirtiéndose. “Eso simplemente es una cuestión de condiciones. No soy investigador en ese campo. Simplemente necesitaba protegerme y adquirir algo que pudiera usar para obtener un refugio seguro en algún lugar en el que pudiera desarrollar catapultas electromagnéticas libremente. Por esa razón, fue más efectivo no llevarlo a cabo a la perfección. Es mucho mejor estar un poco alejado de perfeccionar ese sueño que pueda volverse realidad para ellos. Después de todo, si fuera perfeccionado, algunos de ellos simplemente querrían torturarme para obtener la información.”

“…”

Si la tecnología increíblemente valiosa aún requiere algo más de investigación, ellos tendrían que mantener vivo a Sladder para que pueda continuar dicha investigación. No podrían torturarlo o entregarlo a las Corporaciones Capitalistas. Sladder ideó intencionalmente que esos resultados no salieran a la perfección, para que el conglomerado Mass Driver no fuera abandonado por la Alianza de la Información.

Fue una apuesta arriesgada.

Si lo hacía demasiado bien, determinarían que podrían hacer realidad las investigaciones de Sladder sin su ayuda. Sin embargo, si no lo hacía suficientemente bien, ellos determinarían que las ideas de Sladder no son más que sueños imposibles.

Enfrentándose al abrumador poder de un Objeto, Sladder tuvo que producir resultados que se encontraran en el punto exacto entre demasiado y muy poco.

Eso es muchas, muchas veces más difícil y peligroso que simplemente avanzar con imprudencia para destruir un Objeto con algunas bombas.

“No lo creo,” Quenser responde. “¿Dejaste que el Break Carrier fuera destruido para eso? ¿El piloto del Break Carrier estuvo de acuerdo con ello?”

“Para ser honesto, no estaba todo planeado hasta ese punto.”

El tono de Sladder disminuye un poco.

Tal vez se encuentra recordando el rostro de ese Élite.

“Solamente comencé a pensar seriamente en asegurar un refugio con la tecnología para destruir un Objeto sin un Objeto después de que Lisolette fue destruida. El plan en ese momento era negociar con la Alianza de la Información usando a Lisolette. Ese bombardeo a larga distancia usando una combinación de un método para apuntar usando las nubes de señuelos radar y el cañón de riel de alta potencia es una buena moneda de cambio, ¿no crees? Nuestro Élite era el mejor al controlarlo y nosotros éramos los mejores al mantenerlo. Podría decirse que lo que realmente usamos fue el Plan B que habíamos preparado de antemano.”

“…”

(El conglomerado Mass Driver atravesó Centroamérica. Para llegar al distrito de Iguazú, tuvieron que cruzar el distrito Parima en la parte más al norte de Sudamérica. Si su plan era simplemente pedir ayuda a la Alianza de la Información, no hubieran tenido razones para entrar al distrito de Iguazú. Eso significa que o estaban planeando crear su propia nación independiente o que aún necesitaban información sobre el Break Carrier o las tácticas sin Objetos para usar en las negociaciones.)

¿Entonces Sladder simplemente tuvo mucha suerte?

¿O su preparación excesiva lo salvó?

Quenser siente que es un poco de ambas. Al aprovechar todo lo posible por coincidencia o necesidad, ese monstruo ganó la naturaleza del peón definitivo. Eso es algo que solamente puede ser obtenido por un talento natural o simplemente por trabajo arduo.

“Nada de eso importa realmente,” dice en voz baja Sladder Honeysuckle el Estratega. “Todo lo que buscamos es un ambiente en el que podamos desarrollar catapultas electromagnéticas. No nos importa si el balance del actual campo de batalla basado en Objetos es destruido. Esas gigantescas cosas no pueden hacer nada más que matar.”

“…Ya veo.” Quenser revisa una vez más el explosivo plástico en su mano. Juguetea con el Hand Axe. “Parece ser que nunca llegaremos a entendernos.”

“¿Con qué parte de lo que dije tienes problemas?”

“Con la parte en la que quieres ocultarte entre las sombras y beneficiarte de los Objetos y los Élites que pelean en el campo de batalla. Y la parte en la que no tienes problemas culpando a los demás y te ves a ti mismo como inocente cuando tu propio Objeto es destruido.”

El chico habla con convicción.

Es debido a que se siente de esa manera que Quenser se encuentra ahí en ese momento.

Llegó ahí para abrir a la fuerza la escotilla de evacuación bloqueada en vez de abandonar a la princesa y su Objeto destruido. Sin embargo…

Sus palabras sólo hacen que Sladder se ría.

Gracias a que ambos están ocultos detrás de cañones elevándose verticalmente, Quenser no puede ver su expresión, pero escucha su risa. Los hombros de Sladder seguramente se mueven de arriba hacia abajo.

“Mira quién habla.”

El tono de voz de Sladder provoca un mal presentimiento en Quenser.

Naturalmente Quenser se tensa más.

“Tú eres el que ha terminado con varias guerras con la mínima cantidad de daño al destruir los Objetos desde el principio. ¿No es cierto, Quenser Barbotage?”

(¿¡Cómo sabe mi nombre!?)

Quenser se siente realmente sorprendido, pero no tiene tiempo para responder.

Reverberan Disparos y vuelan chispas del cañón apuntando hacia arriba que está utilizando para cubrirse.

Sin embargo, no es una amenaza o advertencia.

También escucha pasos aproximándose parcialmente camuflados por los disparos.

(¿¡Viene hacia acá!?)

Quenser se asoma inmediatamente desde detrás del cañón para lanzar el explosivo plástico en dirección al sonido.

Pero en vez de eso recibe una patada.

Quenser se encontraba agachado sobre una rodilla para lanzar la bomba, pero un pesado impacto golpea su rostro antes de que pueda hacerlo.

“¿¡Gah…!?”

La cabeza de Quenser se sacude bruscamente y el chico es lanzado hacia atrás. La bomba que estaba a punto de lanzar cae sobre el cuerpo esférico del Objeto.

Y entonces Sladder apunta su arma a corta distancia.

“Eres más famoso de lo que crees. …Especialmente entre aquellos que reúnen lo mejor de su tecnología para crear Objetos.”

“¡¡…!!”

Quenser no tiene tiempo de levantarse, así que rueda apresuradamente hacia el costado para poder evadir. Sin embargo, gana más velocidad de la que esperaba. Un segundo después se percata de que ha comenzado a caer rodando por la pendiente del cuerpo esférico.

(Esto no es bueno… ¡¡Si sigo rodando, caeré directamente al suelo!!)

Quenser logra detener su movimiento, pero entonces resuena un disparo.

Al mismo tiempo, un quemante dolor se apodera de su hombro izquierdo.

“¡¡Gaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhh!!”

“No exageres. Sólo te rozó. Ni siquiera destruyó tu articulación.”

Quenser aprieta los dientes mientras sujeta su hombro adolorido con la otra mano.

Al mismo tiempo, una punzada de duda entra a su mente.

Sladder no debería tener razones para contenerse.

“No tengo una verdadera razón.” Sladder Honeysuckle sonríe tranquilamente. “Comencé como un ingeniero. Para ser honesto, prácticamente aprendí por mi cuenta a cómo usar armas. Intenté dispararte mientras rodabas y casualmente logré darte en el hombro.”

Solamente se encuentran a 3 metros de distancia.

Alguien experto en algún arte marcial sería capaz de arrebatarle el arma. Sin embargo, un estudiante como Quenser no tiene dicha habilidad.

Mientras tanto, Sladder apunta con precisión su arma hacia él.

“Así que me aseguraré de matarte cuando llegue el momento. Oh, y parece ser que ese momento es ahora.”

“…Entonces hubieras disparado cada bala que tienes en vez de sólo disparar una vez.”

“¿…?”

“Si no pones todo tu esfuerzo en esto, las personas pueden tomar ventaja de eso como ahora.”

Mientras habla, Quenser abre la chaqueta de su uniforme para mostrar el interior.

Sladder asume que tiene un arma, así que se prepara inmediatamente para jalar el gatillo, pero entonces se detiene.

Un objeto similar a la arcilla cuelga del cinturón de Quenser.

Es el explosivo plástico Hand Axe con un fusible eléctrico insertado.

“¿¡Kh!?”

“¿Deberías estar apuntando de esa forma?”

Mientras habla, Quenser mantiene su pulgar contra el interruptor de la radio que sujeta en una mano. Incluso si recibiera un disparo en la cabeza, bien podría presionar el botón cuando cayera. Eso también haría volar a Sladder.

(¡¡Maldito!!)

Sladder salta detrás de un cañón que apunta hacia arriba para evitar la explosión.

Sin embargo, se da cuenta de algo.

Algo acerca del detonador que Quenser sujeta.

Ha estado usando una radio para enviar la señal de detonación.

Una radio.

Así es.

(Espera un segundo. ¿¡Realmente se atrevería a tener una conexión directa entre ese interruptor y la bomba colgando de su cinturón!?)

Esa preocupación le causa incomodidad y la incomodidad evoluciona en miedo.

Sin embargo, Quenser no espera.

Sin vacilar, presiona el interruptor.

Un potente ruido y una onda de impacto se expanden.

Sin embargo, provienen directamente desde atrás de Sladder mientras éste se encuentra oculto detrás del cañón que apunta hacia arriba.

Cuando Sladder pateó a Quenser en el rostro, la bomba que el chico estaba a punto de lanzar cayó sobre el cuerpo del Objeto. Ahora mismo se encuentran en donde Quenser casi cae mientras que esa bomba aún se encontraba en la parte superior del Objeto. Quenser mantuvo la atención en sí mismo mientras detonaba la bomba directamente detrás de Sladder.

Hay una buena distancia entre Sladder y la bomba, pero aún así la explosión es lo suficientemente fuerte como para lanzarlo por el aire. Sladder vuela unos cuantos metros antes de caer nuevamente contra el cuerpo esférico hecho de acero. A partir de ahí, rueda. Finalmente se detiene cerca de Quenser.

Quenser se agacha para tomar la pistola que Sladder dejó caer.

Entonces, apunta el cañón del arma contra la cabeza de Sladder.

Sladder suelta un quejido, pero Quenser sólo murmura un par de palabras.

“Jaque mate.”


[edit]


Con su líder, Sladder Honeysuckle, capturado, la moral y habilidad del conglomerado Mass Driver para continuar con su operación decayó demasiado.

El Baby Magnum ya no puede continuar peleando, pero los “métodos vulgares y pasados de moda al pelear una guerra” como soldados a pie y tanques permiten que el Reino de la Legitimidad tenga éxito.

Y de esa forma la guerra con el conglomerado Mass Driver que comenzó en la Antártica y continuó hasta el distrito Amazona del Reino de la Legitimidad finalmente llega a su fin.

El conglomerado Mass Driver originalmente era una gran organización que apoyaba a una gran parte de las Corporaciones Capitalistas. Las Corporaciones Capitalistas insisten en que el conglomerado Mass Driver se salió de control y que fueron incapaces de detenerlos, pero aún así no son incapaces de evitar toda la responsabilidad. Seguramente, el Reino de la Legitimidad logrará ganar algunos tratados ventajosos con las Corporaciones Capitalistas.

Una responsabilidad similar no puede ser vinculada a la Alianza de la Información. Ellos tenían pensado mover a su ejército a través de las fronteras nacionales y hacia las ruinas de Ciudad Amazona para llevar a cabo el pedido de Sladder Honeysuckle, pero las intenciones no son nada más que eso. Realmente no llevaron a cabo dichas intenciones, así que son capaces de evadir cualquier responsabilidad.

“Al parecer el conglomerado Mass Driver será juzgado bajo las leyes del Reino de la Legitimidad,” dice Heivia.

Quenser y Heivia se encuentran dentro de una planta de fabricación de Objetos en el distrito Amazona. El Objeto de la princesa está pasando por reparaciones por todo el daño recibido durante las diferentes batallas. El gigantesco edificio como un cubo es similar a los que se encuentran en los muelles. Sin embargo, no han transportado al Objeto a la planta. En vez de eso, la planta fue dividida en varias partes y reinstalada alrededor del Baby Magnum dañado.

Mientras mira las gigantescas grúas removiendo los cañones descompuestos e inmóviles, Quenser contesta.

“Bueno, después de todo logramos terminar con todo esto en nuestro territorio.”

“Parece ser que tanto las Corporaciones Capitalistas como la Alianza de la Información pidieron que entregáramos a Sladder Honeysuckle y los demás, pero ambos saben que es un pedido ridículo. Obedecer a ello sería lo mismo a admitir extraterritorialidad,” Floreytia comenta mientras fuma de su largo y delgado kiseru estilo japonés tranquilamente mientras se apoya contra un barandal metálico.

Quenser desvía la mirada hacia el rostro de su comandante de cabello plateado-azulado.

“… ¿Honeysuckle y los demás? …Entonces, ¿qué sucederá con el conglomerado Mass Driver a partir de ahora?”

“Quién sabe. Incluso en el Reino de la Legitimidad hay personas discutiendo sobre si deberíamos simplemente ejecutarlos o si deberíamos intentar obtener la información tecnológica de su parte. Si simplemente le hubieras disparado en ese momento, esto hubiera sido mucho más simple. Le dije a su Mayor General que haríamos eso.”

“…”

“¿Decidiste no dispararle porque sus circunstancias son similares?”

“No lo sé.”

Quenser niega con la cabeza.

Algunas veces, el chico siente que hacer lo que hace está tomando una desviación bastante pronunciada. Dejó la escuela de su país seguro para venir al campo de batalla como un estudiante para poder aprender acerca del diseño de Objetos. En ese entonces sintió que hacía algo similar a saltarse unos cuantos grados, pero ahora siente algunas veces que hubiera sido más rápido el simplemente haber continuado estudiando en la escuela.

Sin embargo, ahí tal vez hay cosas que uno no puede aprender en una escuela.

Por ejemplo, el leve odio que Quenser percibió en Sladder. Y la sensación de ser incapaz de jalar el gatillo en el último segundo. Esas cosas no necesariamente son útiles, pero también son cosas que seguramente nunca olvidará.

Especialmente si algún día realmente diseña Objetos para enviarlos al campo de batalla.

“Pero sí me hizo pensar acerca de por qué estamos peleando.”

“¿…?”

“Me pregunté si realmente era necesario matar a Honeysuckle en ese momento para poder sobrevivir.”

“Eres un bastardo muy suave,” Heivia murmura.

Quenser está de acuerdo con él.

La princesa estaba llevando a cabo algún otro trabajo en otro lado, pero ahora se aproxima hacia ellos. Seguramente estaba informando a los soldados de mantenimiento sobre cómo le gustaba la “sensación” de los controles para que ellos puedan llevar a cabo las reparaciones generales del Objeto. Ella fue la que estuvo en mayor peligro durante todo el incidente. Su rostro inexpresivo se veía más cansado de lo usual.

“Dicen que las reparaciones tomarán dos semanas. No podemos movernos hasta entonces,” dice.

“Ya llamé a otro Objeto del Reino de la Legitimidad de otra área. Incluso si sucediera algo inesperado, nosotros no nos veremos obligados a encargarnos de ello,” Froleytia dice mientras revisa nuevamente el horario.

La princesa mira a Quenser y dice, “Muchas gracias por todo.”

“Igualmente,” Quenser responde antes de mirar hacia el Objeto que se encuentra en el centro de la planta.

Es el arma gigante conocida como un Objeto.

Mientras mira esa masa de acero que quedó tan dañada como para poder moverse debido a varios ataques, Quenser murmura, “… ¿La destrucción de una teoría establecida, hm?”

Sladder Honeysuckle dijo que ese era su objetivo.

Sin embargo, tal vez fueron Quenser y Heivia los que activaron ese gatillo.

Sí.

Ellos son los que han destruido Objetos con explosivos plásticos.

“No sólo somos nosotros. Más y más personas están comenzando a pensar en destruir Objetos sin tener que usar uno ellos mismos.”

“Las teorías históricas establecidas pueden ser destruidas de manera sorprendentemente fácil. Los libros de texto diciendo que el hierro fue usado por primera vez por los Hititas en el 1400 A.C decían algo totalmente diferente al año siguiente.”

“¿En verdad esto es algo bueno?”

“Quién sabe.” Heivia se encoge de hombros. “Pero este mundo basado en Objetos es el resultado de algo que en el pasado que fue destruido.”


…Y después de esa genial línea concluyente, Heivia sonríe repentinamente.

“Hey, por cierto, Quenser. ¿No crees que lo hicimos bastante bien esta vez?”

“¿Ahn? ¿A qué te refieres?”

“Hiciste volar a ese Objeto Break Carrier, ¿cierto? Y yo detuve la explosión de la Presa Iguazú. Sin mencionar que capturaste con vida al comandante del conglomerado Mass Driver. Evitamos una guerra de tres rutas entre el Reino de la Legitimidad, las Corporaciones Capitalistas, y la Alianza de la Información, ¿entonces crees que obtendremos algunas medallas?”

“¡¡Oh!! ¡¡Tienes razón, tienes razón!! ¡¡Casi todo fueron cosas positivas!! ¡Lo positivo no fue anulado por lo negativo provocado por las extrañas expectativas de los altos mandos esta vez! Ahora tendré una cuenta bancaria repleta y me acercaré más a ser un diseñador. ¡Y tú te has acercado más a heredar tu familia noble! ¡Hurra! ¡¡Hurra!!”

Mientras los dos idiotas celebran y alzan las manos al aire, su comandante de cabello azul-plateado y enorme busto los interrumpe mientras libera un poco de humo dulce de su largo y delgado kiseru.

“… ¿Qué están diciendo? Fue la princesa quien acabó con el Break Carrier, no Quenser. Eso no cuenta a su favor.”

“¿Hah?”

“Y tal vez personalmente yo los felicite por la defensa de la Presa Iguazú, pero desde una perspectiva puramente de ‘cadena de mando’, seguramente se determinará que la unidad exploradora de las líneas frontales de la Cabo Bilany Saronno sea la de las acciones correctas. En otras palabras, ustedes estaban obstruyendo una operación oficial, Heivia. Especialmente ya que yo nunca te otorgué permiso oficial.”

“¿Eh?”

“Y la operación en las ruinas de Ciudad Amazona fue ejecutada por el 37mo Batallón Móvil de Mantenimiento en su totalidad. Tal vez fue casualidad que te encontraras cerca de Honeysuckle, pero no fue una acción independiente, así que no recibirás reconocimiento especial por ello. Aunque tal vez toda la unidad sí lo reciba.”

“…Espera, ¿hicimos todo esto y no obtendremos nada?”

“… ¿Estás bromeando, cierto? Por favor dime que estás bromeando.”

“Aún no termino. Ustedes alteraron la trayectoria de ese pequeño satélite en la Antártica, lo que nos hizo perder la oportunidad para matar al Mayor General de las Corporaciones Capitalistas en esa villa lunar. Eso cuenta en su contra.”

“¿¡Uuh!?”

“Ah, parece ser que recibieron comida y bebida de una plantación local de café en el distrito de Iguazú. Dije que podían descansar en donde quisieran, pero recibir productos de civiles extranjeros durante una operación militar es otro menos para ustedes.”

“¿¡Uuuh!?”

“Y Quenser, tocaste mis pechos y denigraste a tu oficial comandante. Ese es un menos importante.”

“¿¡Qué demonios hiciste, Quenser, bastardo con suerte!?”

“Um, hubieron varias circunstancias inmersas en eso… ¿¡y no se supone que tienes una prometida!?”

Mientras los dos idiotas comienzan a discutir, una mirada fría se refleja en los ojos de la princesa. Sin embargo, Quenser no se percata de dicho cambio.

Mientras tanto, Froleytia continúa hablando como si nada de eso estuviera sucediendo.

“En general, los menos son más prominentes que los más. Necesitan algo de entrenamiento militar para poder preservar la orden de la unidad. Estoy pensando en algo como 300 latigazos con un azote para caballos.”

“¡¡Eso abriría nuestro cuerpo por completo!! ¡¡Quedaríamos tan cubiertos de rojo que no podría distinguirse el color de la piel!!”

“… ¿¡Froleytia, aún sientes rencor por la situación de tus tetas!? Tengo que admitir que la sensación se encontraba muy por encima del promedio, ¿¡pero no crees que estás elevando demasiado el valor de tus pechos!?”

“Hmm. Si quieres, puedo ejecutar 10 latigazos con un azote para caballos y una vela.”

“¡Espera, espera! ¡¡Eso nos convertiría en modelos de cera!!”

“No, esto ha rebasado por completo los niveles de gustos retorcidos. ¡¡Esto ya ha alcanzado los niveles de bizarro!! ¡¡Nunca he hecho nada con los pechos de mi oficial comandante, ¿¡¡así que por qué tengo que recibir el mismo castigo que Quenser!!?”

“¿Oh, les gustaría morir?”

Los dos idiotas niegan con la cabeza ante la pregunta de Froleytia.

Su oficial comandante sonríe y dice, “Entonces ganen mi confianza nuevamente con resultados. Hagan su trabajo. Tomen un vuelo rápido en un avión de carga y destruyan cierto maldito Objeto en un país lejano.”


Notas finales[edit]


¡¡El segundo volumen!!

Soy Kamachi Kazuma.

El campo de batalla continuó cambiando durante cada capítulo esta vez, pero intenté hacerla sentir como una sola novela más de lo que el anterior volumen lo hacía. ¿Qué les pareció la pelea contra el conglomerado Mass Driver?

En el prólogo del volumen 1 puede entreverse una mención a las villas lunares, pero esta vez me enfoqué más en esa parte.


Hubo menos peleas directas contra Objetos que en el volumen 1, ¿pero se percataron de que hubo casi tantos Objetos presentes esta vez en este volumen?

La estrategia de Sladder Honeysuckle no era usar un Objeto completo, sino usar partes separadas que conforman a un Objeto a su máxima potencia. Utilizó el cañón principal, las cañones secundarios, el blindaje, el reactor, e incluso la idea de que “el enemigo posee un Objeto” de manera individual.

Yo diría que la idea de dividir un Objeto de esa forma proviene de la irregular forma de pensar única de los diseñadores de ese mundo. Fue una diferente perspectiva a la de Quenser quien desensambla mentalmente al Objeto enemigo para buscar una debilidad.

Los resultados reales fueron los que vieron en la novela, pero si la estrategia de Sladder hubiera tenido éxito, tal vez hubiera revertido la teoría de guerra en ese mundo. Tal vez Sladder pudo haber sido el protagonista de una historia diferente.

…Como el autor, mi intención era concentrarme en cada parte individual para demostrar a los lectores la gran escala de los Objetos completos desde varios ángulos diferentes. ¿Creen que funcionó?


Veo la relación entre la catapulta electromagnética y el elevador de trayectoria láser como algo similar a la competencia en la carrera para desarrollar nuevos aviones de batalla. El conglomerado Mass Driver era un perdedor de esa carrera que se negaba a detenerse. Cada vez que escucho acerca de la carrera para desarrollar cazas sigilosos o algo similar, tengo pensamientos similares a lo dicho por la Teniente Coronel de la Alianza de la Información. Probablemente eso sólo demuestre lo poco que sé acerca del tema, pero siempre siento que es un desperdicio para el perdedor porque probablemente también tiene sus aspectos positivos. Por supuesto, probablemente habría todo tipo de problemas si intentaras entrar a la fase de producción con ambos planes. Es por eso que la competencia para obtener al elegido existe en primer lugar.


Además, toqué un poco la situación de los personajes de Heivia, Froleytia y Sladder. Tal vez eso los haya hecho ver más humanos comparados al Volumen 1. Sin embargo, lo que quería dar a entender primero y más importante era la euforia al destruir al enemigo. Mentiría si dijera que no estaba preocupado por obtener el resultado opuesto. Así que, ¿qué método es mejor? Quenser, la princesa, e incluso la anciana de mantenimiento tienen historias como esas, pero estoy intentando idear métodos de contar dichas historias mientras exhibo esa euforia.


Agradezco a mi ilustrador Nagiryo-san y a mi editor Miki-san. Estoy seguro que las ilustraciones son las que hacen llegar a los lectores la lindura de las heroínas y la grandeza de los Objetos. Como mencioné antes, estoy totalmente agradecido.

Y me gustaría agradecer a los lectores. También he aprendido bastante de esta novela. Seguramente es gracias a su apoyo que tengo la oportunidad de intentar esta historia más experimental. Por favor continúen apoyando mi trabajo en el futuro.


Esta vez, obtuvieron mucha ayuda del Objeto, pero tal vez sea entretenido pensar en maneras para derrotar al Break Carrier sin dicha ayuda.


Entones, creo que terminaré esto aquí.

Dejaré mi pluma esperando que este libro permanezca en sus corazones de alguna forma.


Mach 25 va mucho más allá de una velocidad que puedan imaginar en su cabeza, ¿cierto?


-Kamachi Kazuma-




Regresar a la Página Principal