High School DxD:Volumen 5 Life 0

From Baka-Tsuki
Jump to: navigation, search

Por favor, conviértete en un fuerte y gentil Sekiryuutei.

Life 0[edit]

Era verano. La vida de estudiante de secundaria también se apresuraba hacia las vacaciones de verano.

¿Cómo están todos usando su tiempo ahora? Yo, en este momento, no me puedo mover por alguna razón.

Estaba en mi cama muy en la mañana. ¡En cada lado mío estaba Buchou y Asia! ¡Ellas estaban respirando tranquilamente mientras dormían! ¡Nosotros tres dormíamos en un arreglo similar al kanji del río 川 conmigo en el centro! ¡No hay otra situación tan maravillosa como esta! Esta bendición libidinosa era mucho más de la que yo merecía, pero-en este momento, ¡había alguien quien se me acercaba retorciéndose dentro de la manta de algodón ligero!

Yo había sentido una sensación de incomodidad y recién me desperté hace un pequeño tiempo atrás, pero algo moviéndose dentro de la manta me estaba frotando con una excepcionalmente suave y lisa textura. Sin embargo, ¿¡era increíblemente suave!?

Recorría todo el tramo hasta los alrededores de mi pecho, y cuando miré dentro de la manta...

"Ufufu. Buenos días, Ise-kun."

Una hermosa muchacha de pelo largo, Akeno-san, ¿¡salió del interior de la mantaaaaaa!?

Himejima Akeno-senpai. La vice-presidenta del Club Oculto, al cual yo pertenezco, y senpai que cursa el tercer año. Ella era otra de las existencias con aires de Onee-sama que me rodeaban. El otro día, se decidió que ella estaría viviendo junto a nosotros por ciertas razones.

Debido a que siempre usa una cola de caballo, su cabello negro suelto resultaba sensual para mí.

Akeno vestía una yukata de tela delgada. ¡Ella se arrimaba a mi lado para pueda acurrucarse sigilosamente conmigo! En el espacio entre sus muslos y busto, ¡la blanda y elástica sensación del pleno cuerpo de una mujer asaltó mi mente! Ya que era una vestimenta delgada, ¡la percepción de Akeno-san era transmitida hacía mí casi inmediatamente! ¡Diablos! ¡El cuerpo de Akeno-san tiene la mayor suavidad de todos!

Y para colmo, ¡la temperatura corporal de Akeno-san estaba haciendo que mi cerebro se derrita!

Mientras acercaba su rostro hacia mi cuello, repentinamente se detuvo.

"He llegado."

Dejando salir su dulce voz, Akeno-san me abrazó fuertemente.

¡Uwaaah! ¡Un aroma fascinante brotaba del cabello de Akeno-san, y estimulaba mis fosas nasales al máximo!

Chuu.

¡...! A manera de ataque sorpresa, recibí un beso en mi cuello. Un momento, ¿¡un besoooo!?