Iris on Rainy Days: Desmantelamiento- 7 Días Antes

From Baka-Tsuki
Jump to: navigation, search

Capítulo 1 - Desmantelamiento[edit]

Iris on Rainy Days p012.jpg

"¡Ve con cuidado! ¡Regresa a casa temprano!" (Iris Rain Umbrella)

Desmantelamiento: 7 Días Antes[edit]

En el centro de la plaza Fuente de Venus, se yergue la escultura de una impresionante diosa.

Sus brazos y piernas son delgados, piel blanca como la seda, y una gran figura. Hoy, aquella diosa muestra una sonrisa gentil en su rostro, en silencio observa a la multitud a su alrededor.

Ciudad Oval una vez sufrió los estragos de la guerra. Casi toda la ciudad fue quemada hasta sus cimientos, sólo la escultura de la diosa, milagrosamente, sobrevivió tal desastre. Desde aquel día, la escultura de la diosa se convirtió en un símbolo de esperanza y de un nuevo comienzo, y ha sido protegida como el bien cultural más importante de este país.

Además de la escultura de 170 centímetros de la diosa, la fuente crea flores de agua, en los colores del arco iris. En las bancas que rodean la plaza, ancianos conversan unos con otros, niños juegan por doquier, y parejas proclaman su amor mutuo. Esta harmoniosa escena parece sacada de una pintura.

—de verdad, es muy similar.

Escucho un pequeño chirrido, y ajusto la función de mis pupilas en mi sistema de visión. Después de enfocar mi mirada en la blanca escultura de la diosa, dejo escapar un suspiro.

La escultural de la diosa se parece a la Doctora. La Doctora es la investigadora de robots más importante aquí, doctora Wendy von Umbrella. Estoy muy orgullosa de ella: es de estatura alta, hermosa, elegante, cabello oscuro y unos anteojos impecables, con marco plateado, que le va muy bien.

Mientras pienso en la figura contorneada de la Doctora, poso mi mirada perdida en la escultura de la diosa y el olor agridulce de un cigarro anillo llega hasta mí. Empiezo a girar el ángulo de mi cuello, confirmando el origen de la fragancia.

La persona sentada en la banca, fumando un cigarro anillo, es un hombre de mediana edad vistiendo un traje azul oscuro. Esta leyendo una copia del "Diario de Oval", ahora, me está ojeando de rato en rato. Le muestro una gentil sonrisa para saludarlo, y el aleja su mirada tímidamente.

Un cigarro anillo, por cierto, es un producto usado para dejar de fumar. Su forma está sugerida por su nombre, y su tamaño es casi el del círculo que se forma cuando unes tu pulgar con tu dedo índice. Cuando alguien saca uno para fumarlo, el cigarro con forma de anillo se endereza inmediatamente, de ese modo se puede encender el extremo del cigarrillo.

Aunque es un reemplazo del tabaco hecho para mantener ocupada las bocas de los fumadores que quieren dejar su adicción, recientemente cada vez más fumadores compran los cigarrillos anillo, pues les gusta su olor. El cigarrillo anillo más popular es el que combina dos anillos en la forma de un número 8. Este tipo de cigarrillo puede ser dividido en dos mitades, uno para fumarlo, y el otro para contener las cenizas, es decir, funciona como un cenicero.

Se todo sobre ellos porque la Doctora Umbrella ama este tipo de cigarrillos anillo.

— Mnn.

Muevo mi mirada nuevamente hacia la escultura de la diosa, y de pronto comienzo a pensar en algo. La escultura de la diosa luce muy similar a la alta figura de la Doctora. Sin embargo, tengo el sentimiento de que falta 'algo'. Cada vez que la veo, surgen sentimientos contrarios en mí.

Cuando esta insignificante pregunta surge, el tiempo se acaba.

— En cinco minutos, no serás capaz de llegar a casa en el tiempo programado.

La inorgánica, electrónica voz de mi circuito mental empieza a exigirme que me de prisa en regresar a casa.

— Bien, es tiempo de irse.

Dando la espalda a la plaza, comienzo a caminar rápidamente hacia casa. La cesta de compras en mi mano derecha está repleta de ingredientes para la cena de hoy, y un pez La Bier desprendiendo destellos está amarrado a mi espalda, provocando a los peatones a voltear la cabeza cuando lo ven. Su sorpresa es natural, ya que me ven cargando un enorme pez de un metro de largo, mientras que yo sólo mido un metro y medio. Pero después que advierten que soy un robot, muestran una expresión de tranquilidad.

Diferenciar a un humano de un robot es bastante simple. Aquellos que tienen una antena redonda sobre sus oídos (Se asemeja mucho a un audífono) son robots, y aquellos que no tienen no son humanos. "Es el robot de la residencia Umbrella", una voz es percibida claramente por mi sistema auditivo. Así que le devuelvo una sonrisa a la persona que me llama. Los robots de uso doméstico no son poco comunes, pero ya que la Doctora es una persona famosa, a veces me reconocen cuando camino por la calle.

Después de caminar diez minutos alejándome de la Plaza de la Fuente, llego a la residencia Umbrella. Mirando hacia la puerta azul cubierta de enredaderas, digo "Número de reconocimiento HRM021-α, Iris Rain Umbrella. Estoy de regreso". Después de que la voz electrónica dice "Reconocimiento completado, por favor, entre", la gran puerta se abre silenciosamente.

La residencia Umbrella es una gran mansión. Tiene un patio del tamaño de tres campos de fútbol, y es una gran residencia comparada con las mansiones con las que cuentan los administradores públicos. La fachada de ladrillos rojos le permite a la gente comprender la grandeza de la historia y tradición de la familia Umbrella.

Entrando en la mansión, se puede ver inmediatamente un lujoso salón. Los rayos del sol entran por un tragaluz, a través de los candelabros, y dan al salón bellos destellos coloridos. La alfombra desplegada sobre el suelo es parecida a aquellas que se usarían en un viejo castillo. Grandes pinturas cubren las paredes. Cada una de ellas de suficiente valor como para pagar toda una vida llena de lujos.

Pasando el corredor, el piso de un resplandor enceguecedor, lo primero que hago es colocar el enorme pescado en el congelador. Me siento mucho mejor después de eso, y empiezo a caminar hacia la habitación más alejada hacia el lado oeste, la sala de investigación. La sala de investigación es un cuarto lleno de partes, materiales y herramientas, la limpia, pero fría habitación es como un campo nevado en un día de invierno.

Sentada en la cama color blanco crea, cerca a la pared, reviso mi status.

Nivel de batería 82.50%, desechos en el cuerpo 1.73%. El nivel de energía es suficiente para mis labores, pero la Doctora me ordenó que me recargara. Así que me recargaré.

Después de esterilizar, dos veces, con un químico, el largo y delgado tubo, abro el seguro en mi muñeca, enseñando un enchufe de conexión. Si cometo algún error en estos pasos, el mecanismo de aceite se podría derramar y ensuciar toda la habitación, así que debo tener cuidado.

Inserto el tubo en mi mano derecha y luego en la izquierda, luego presiono el interruptor de la maquina. Energía eléctrica y algo de lubricante adicional fluyen lentamente a través del enchufe en mi muñeca derecha. Al mismo tiempo, los desechos, de un color té, son extraídos de mi muñeca izquierda.

Las instrucciones de los manuales de mantenimiento de robots suelen mencionar que este sistema es similar al goteo intravenoso que utilizan los humanos. Aunque, este sistema también excreta y limpia el interior del cuerpo, de modo que se parecería más a una diálisis artificial que a un tratamiento intravenoso.

Miro hacia arriba mientras se carga mi batería, observando el recubrimiento metálico del techo. Su aspecto de espejo refleja todo mi cuerpo.

Técnicamente no hay mucha diferencia en cuanto al género de un robot, pero al parecer, yo soy una chica. Mi edad está establecida en quince años. Tengo los ojos azules, cejas finas y una cabello castaño, ligeramente ondulado, hasta la altura del hombro. El largo de mis brazos y piernas es parecida al de la Doctora, y mi rostro es muy bello, como la Doctora. Lo sé porque la Doctora siempre está halagando mi lindura, no sólo es mi opinión.

El traje de sirvienta que tengo puesto fue diseñado con el estilo de un cuento de hadas. El tocado de sirvienta se agita ligeramente sobre mi cabeza, mientras que el corte de mi delantal enfatiza las curvas de mis senos. El vestido color rosado es más estrecho en la cintura, al contrario del resto del vestido que es más holgado, y haría a la gente pensar que en un vestido de novia. Me pregunto dónde habrá comprado la Doctora este atuendo de sirvienta tan adorable. Incluso hoy sigue siendo un misterio.

Después de doce minutos y un segundo, el proceso de recargado termina. Nivel de batería 99.93%, desechos en el cuerpo 0.02%.

—Bien, nivel requerido alcanzado.

Me bajo de la cama y abandono la sala de investigación. Mi destino es la cocina, ya que debo preparar la cena.

En la amplia cocina, que no tiene nada que envidiar a un restaurante de primera clase, empiezo a preparar un estofado Bill La Bier. Hay varias ollas, fregaderos y estufas a gas, pero siempre cocino en el lado izquierdo de la cocina. La Doctora tiene mucho dinero, y no tendría problema en contratar a otras diez personas, o incluso a veinte cocineros, pero hasta ahora no ha contratado a ninguno. Ni a un solo cocinero, tampoco ha contratado a otras sirvientas, y yo debo manejar, sola, la enorme residencia Umbrella. Sólo usando todo mi esfuerzo puedo diligentemente hacer todas las tareas como cocinar, lavar la ropa y barrer el piso.

Rápidamente corto el pescado La Bier y cuidadosamente recojo los pedazos color rosa del pez.

—200.0025 gramos.

Entretanto busco en mis circuitos mentales la receta, y termino los preparativos para cocinar el estofado Bill La Bier. Por cierto, "La Bier" es un pez muy parecido al salmón, "La Bier" es en realidad el nombre de una persona. Escuche la historia sobre un pescador llamado La Bier atrapó un pez, hace ya mucho tiempo, y necesitó de toda un día para comer el pescado entero. Su forma de cocinarlo era cortar el pez en pedazos grandes y hacer un estofado junto con especias, he allí el origen del estofado La Bier. Suena como un plato simple, pero si quieres cocinarlo bien, se necesita de mucha técnica. Por ejemplo, debes manejar de manera precisa el fuego y pacientemente retirar de poco en poco la espuma que se forma al tope de la olla.

Desde el momento que tome el cuchillo de cocina, han transcurrido veintisiete minutos y doce segundos, y mi trabajo está terminado. Guardo los restos de comida en el congelador. La Doctora no recibe muchas visitas, así que estas sobras seguramente se echarán a perder en el congelador, de todos modos. Con tantos ingredientes comprados y la amplia cocina, la residencia Umbrella es usualmente un lugar de muchos mal gastos.

Mientras me quejo en voz baja, otra voz resuena en mi cabeza.

— La doctora Wendy von Umbrella ha regresado.

"¡Ya volvió!"

Me apresuro fuera de la cocina, atravieso el salón, y tiro violentamente de la puerta. Mi vestido se agita con el viento y empiezo a correr hacia la entrada.

— ¡Doctora! ¡¡Doctora!! ¡¡¡Doctora!!!

La persona atravesando la entrada es alta, una mejor de cabello oscuro usando unos pantalones blancos como un cisne, y luce increíblemente hermosa, a pesar que no lleva ningún tipo de maquillaje. Mi Doctora camina hacia mí lentamente. Y entonces, me saluda.

Sin importarme la pérdida de energía en mi batería, corro hacia la Doctora con toda mi fuerza. Corro con una velocidad de cien metros en nueve segundos, y mis frenos de emergencia me detienen a tres metros frente a la Doctora. No estoy sudando, ni siquiera jadeando, pero mi cuerpo emite calor como una estufa, como si mi cuerpo se prendiera en llamas. La imagen de la Doctora recorre mis circuitos mentales.

"¡Bienvenida a casa, Doctora!"

Abro mis brazos mientras sonrío, recibiendo a la Doctora. Aunque parezca que sobre reacciono, esta es una manera de mostrar mi amor a la Doctora.

La Doctora me mira con una sonrisa gentil. Enciende su cigarrillo anillo y sostiene el cenicero. Mi sistema olfativo detecta un olor agridulce.

"Estoy de vuelta, Iris. ¿Hoy también te has portado bien?"

Lo dice en una voz grave, elegante y tranquila, pero también femenina. El marco plateado de sus anteojos sobre su nariz le da una apariencia de sabiduría incluso más sorprendente.

"¡Sí! ¡La Iris de la Doctora se ha portado muy muy bien hoy día también!"

"¿En serio? ¿Qué hay de la cena?"

"¡Es lo mismo que le había dicho, estofado La Bier!"

"Que buena chica eres."

La Doctora extiende su mano hacia mí.

— bien, ¡Aquí viene!

Alegremente espero por este momento.

La Doctora coloca suavemente su mano sobre mi cabeza. Con un gentil, pero agitado movimiento acaricia mi cabello castaño.

Esta es una felicidad inigualable.

Luzco como un gatito a quien acarician, haciendo leves ruiditos con mi garganta. Disfruto del contacto con la gentil mano de la Doctora, y el agridulce olor a tabaco que hace cosquillas en mi nariz.

Siempre estoy ansiosa a la hora de la cena.

La Doctora recogió con su cuchara un pedazo de pez La Bier. Con un pequeño cuchillo corta un trozo, lo pincha con un tenedor y lo introduce en sus sonrosados labios.

Mientras mastica, su rostro se mueve ligeramente. Un poco preocupada, la observo.

— Doctora ¿qué tal le parece? ¿Sabe bien? ¿Ah? ¿Sí?

Le pregunto una y otra vez en mi cabeza, esperando a que la Doctora me diga su opinión.

"Hmm......"

La Doctora gira su cabeza. Entonces, mi circuito mental se paraliza por un segundo. Desde el punto de vista de un humano, es como si un escalofrío recorriera mi espalda.

"E- e- e- errmmm, ¿E- E- E- E- E- Es qué hay algún problema con la comida?"

Pregunto tan rápido como puedo, sintiéndome un poco mareada. Para Iris Rain Umbrella, quien está orgullosa de su habilidad para hacer las tareas del hogar, que me digan que mi cocina es mala es igual que a cuestionar mi misma existencia.

"Para ser sincera......"

La Doctora alza una de sus hermosas cejas, hablando con un tono de evidente disgusto.

"¿Pa- para ser sincera?" Espero nerviosamente su siguiente comentario.

Sin embargo, los labios de la Doctora se curvan ligeramente y una sonrisa se muestra en sur rostro. Entonces dice.

"Está muy bueno."

Estoy estupefacta, y no puedo evitar pronunciar un tonto "...... ¿Eh?".

"Ah...... ¿Eh? ¿No le desagrada.....?"

"No, está muy sabroso. La cocción es perfecta."

"............"

"¿Oh? ¿Cuál es el problema, Iris? ¿Por qué la expresión tan tímida?"

Se podría decir la Doctora es una S. Como en S&M. Una sádica. Siempre usa esos trucos tan simples para engañarme. Por cierto, esta es la vigesimocuarta vez que lo hace. Es lamentable que los robots puedan recordar cada insignificante cosa que ocurra, como esta.

Iris on Rainy Days p025.jpg

"¡Doctora, en serio! ¡Le he dicho que deje de hacerme ese tipo de bromas!"

Enojada, le lanzo una servilleta a la Doctora.

"Hey hey, que desperdicio."

"¡Hablando por usted, el estofado La Bier sería el verdadero desperdicio! ¡Incluso me pidió que comprara el pez entero, qué piensa hacer con él!"

La Doctora responde relajadamente "Lo acabaré en dos días" y continúa comiendo. Yo le respondo "Siempre miente......", arrugo la última servilleta, la lanzo y le cae a la Doctora en el brazo con un sonido seco.

"Mnn, en verdad es sabroso. Iris es muy buena cocinando."

La Doctora comenta, y coloca otro trozo de pez La Bier en su boca. Me siento un poco frustrada, pero ver a la Doctora disfrutando del estofado, una señal de satisfacción aparece en mi corazón.

Después de la cena, la Doctora se dirige al lavabo. Mientras lavo los platos, repaso las acciones infantiles de la Doctora, rio un momento, me enojo otro momento, pero al final, una sonrisa surge en mi rostro.

Hoy, la Doctora sigue siendo linda, le gusta molestar a la gente, es gentil y acaricio mi cabello.

— Mmm, en este momento, estoy en silencio y pensativa.

La pacífica noche pasa lentamente, y ya es hora de ir a la cama. Me cambio a mi querido pijama con dibujos de flores, y golpeo la puerta de la habitación de la Doctora.

"Doctora, perdón por molestarla."

Entro en la habitación. Como de costumbre, la Doctora viste su pijama morado ligeramente abierto en el pecho, y está acostada en la cama. Está fumando un cigarrillo anillo. El agridulce olor se mezcla con el olor a menta, y flotan a través del cuarto junto con el humo. La publicidad que se ve en la televisión es "El sabor de tu primer amor", y al parecer es bastante adecuado. Es cierto, el sabor de mi primer amor. El amor entre la Doctora y yo. Me gustaría saber cómo se siente, pero la única enamorada soy yo, la Doctora siempre está tranquila.

Entiendo que estos sentimientos son innecesarios, así que será mejor que tenga cuidado.

"Doctora, fumar en la cama es de mala educación."

"No va contra la ley."

"Y podría provocar un incendio."

"Jamás he oído que un cigarranillo inicie un incendio."

La Doctora mira hacia el techo, mientras suelta bocanadas de humo. Ah, por cierto, "cigarranillo" es otro nombre para los cigarrillos anillo.

"Las estadísticas dicen que un total de ocho incendios han ocurrido este año."

Bloqueo la visión de la Doctora con determinación, mirándola desde arriba. El humo casi quema mis ojos.

"¿Cuántas veces han ocurrido en ciudad Oval?" La Doctora continúa fumando.

"...... ninguna."

"Entonces no hay problema."

"No puede usar eso como excusa, Doctora."

Obstinadamente le quito el cigarranillo de la boca. "Ah, ¡Devuélvelo!", la Doctora se sienta y extiende su mano hasta mi brazo.

Esta es mi venganza con la Doctora por haberse burlado de mi durante la cena, corro a través de la habitación sosteniendo el cigarranillo. La Doctora se levanta de la cama y me persigue. Me oculto detrás de mesas y sillas para que la Doctora no pueda atraparme. Aunque sea infantil, tiene cierto encanto.

Después de juguetear un rato por toda la habitación, la Doctora dice "Es hora de irse a dormir" y se quita los anteojos de marco plateado. Me mira con sus ojos brillante como el cristal. La Doctora es hermosa cuando usas sus anteojos, y sigue siendo hermosa después de que se los quita.

—Ah.

La escultura de la diosa no usa anteojos.

"¿Qué sucede?" La Doctora me observa desde la cama. Inclino mi cabeza ligeramente, y digo mis pensamientos honestos: "La Doctora, en verdad,..... le van bien los anteojos y los cigarranillos."

"¿Eh? ¿Por qué dices eso, así de repente?"

"No, sólo son mis pensamientos....... Entonces Doctora, ¿está bien si...?"

Esa pregunta significa, "¿Puedo acurrucarme bajo las mantas de la Doctora?"

"Adelante."

La Doctora levanta las mantas y me invita son su mano. Digo "Discúlpeme," y me acuesto nerviosamente al costado de la Doctora. Después me hago un ovillo y levanto mi cabeza para ver a la Doctora.

Estamos muy cerca y me puedo ver a mi misma reflejada en las pupilas de la Doctora.

"Buenas noches, Doctora."

Entierro mi cabeza en el amplio y suave pecho de la Doctora. Es tan suave y tiene una fragancia agradable.

La Doctora me abraza gentilmente, acariciando mi cabello. Luego, dice "Buenas noches, Iris" y besa mi frente.

Después de cambiar mi estado a modo suspensión, entro en el mundo de los sueños.

Hoy, también, tuve un día feliz.




Atras Prólogo Regresar a Página Principal Siguiente 6 Días Antes