Maru-MA Volumen 01 Capítulo 3

From Baka-Tsuki
Jump to: navigation, search

Hay incontables luces en los negocios alineados, la gente rebosa de actividad yendo de aquí para allá ocupados y vivaces. Una enorme multitud se abre ante nosotros y los guardias se colocan a los lados firmes y con expresiones serias.

Mientras su caballo avanza a mi lado, Günter habla.

—Bienvenido a casa, Su Majestad. Este es su país y el nuestro también. El eterno reino en el cual los sabios y valientes mazokus viven en prosperidad luego de derrotar a los soushu[1] con su poder. ¡Ah! nunca debemos olvidar que el mundo entero se ha originado de los mazokus. Larga vida al gran Shinou y su gente... —¿Es ese acaso el himno nacional?— …reino, bienvenido a la capital.


Dijo el nombre del país mientras estaba pensando. Conrad me susurra que para abreviarlo se le dice Shin Makoku. Eso es lo único que recuerdo.

Mi impresión al entrar a la capital es muy fácil de describir al decir que es un gran “Huis Ten Bosch”[2]. Puedo decir que a mis ojos las tiendas, las casas y las residencias lucen como un país extranjero. Sin embargo ya no me quedan dudas de que esto no es un parque temático. Tan terriblemente enorme y elaborado parque no podría existir en Japón. Y aunque fuera en Japón o al otro lado del mar, ¿quién tendría motivos para ir tan lejos al engañar a una sola persona?

Yo, que hasta ayer era un estudiante de secundaria alta común.

Yo, a quien se le dijo que a partir de ahora era el Maou.

La única posibilidad que queda de que esto sea un engaño es que todo sea un sueño.

—Hasta que despierte no puedo hacer más que seguirle la corriente a esta gente.

No puedes bajarte el barco hasta que llegues al puerto, y un partido de béisbol tampoco se termina hasta la novena entrada. Puedo seguir acompañado de esta gente en este lugar hasta que llegue a la meta.

—¿Que está diciendo, Su Majestad? Bien, continuemos, Conrart y yo cabalgaremos a su lado.

Ok, iré, por supuesto. Con nueve personas adelante y escoltado por el resto detrás avanzamos en procesión bajando por la calle principal en tres líneas. Los ciudadanos están a ambos lados y se apartan del camino haciéndome reverencias profundas.

—Ah, hola. Ah, umm. Ah, hola. Ah, eres muy cortés.

Cuando expreso mi gratitud honestamente uno por uno, el adulto responsable de mi educación se escandaliza.

—Su Majestad… Por favor deje de hacerle reverencias a los ciudadanos. Por favor tenga más dignidad.

—Pero que estás diciendo, el saludo es la base de toda relación interpersonal. Eso es igual en cualquier país del mundo. Es una regla común a todas las naciones.

Esta ciudad luce prospera comparada con las que pasamos en el camino.

Al menos los lugares que dan a la calle principal.

Como si me convirtiera en el estudiante de honor observo desde arriba del caballo que camina grácilmente. No se parece al caballo que sacudió a su jinete y estaba asustado del demonio negro antes.

El Spanker[3] que fue preparado para el rey nació con un raro pelaje negro azabache, llamado pelaje negro en Japón y pelaje oscuro en este país. Es incluso más pesado y morrudo de lo que recuerdo de los caballos de carreras en los potreros. Se dice que posee todas las características necesarias para ser un caballo de guerra. Incluso si su corazón se detiene seguirá llevando a su amo y continuara corriendo. Porque tiene dos corazones. Bastante útil.

Como es fácil de recordar le llame “Ao”[4]. En el Japón antiguo era común llamar así a los caballos, como a las personas “Taro”. Eso siempre se usa en los dramas históricos.

El color del cabello de cada persona y de sus pieles es realmente variado y rosa lo increíble. Como me han dicho, no hay ni una persona de cabello negro. Rubio, castaño, plateado, blanco, rojo, marrón, naranja —me pregunto si es teñido—, violeta —me pregunto si es un matizador popular—, verde —¡probablemente clorofila!—… ¡¿Verde?!

—¡Hey, hey, hey, hey, hey, heeeeey, Günter!

—¿Si?

—¡Hay una persona verde ahí! ¡Ali-aliii-aliiien, alienigena!

—Ah, provienen de una familia de sanadores. Ya que su sangre es un tanto peculiar su piel se vuelve pálida y poseen el poder especial de incrementar la velocidad de sanación del paciente. Los humanos parecen haberlos perseguido hace dos mil años y por eso migraron a estas tierras. Les debemos la longevidad de nuestras vidas a ellos.

—Bueno, bueno, entonces, ¿qué pasa con la persona de pelo violeta? La chica de antes también era así.

—Ellos son de la tribu del lago. Son personas nacidas con un fuerte maryoku y están envueltas en la enseñanza y la seguridad de la Capital del Rey. Como ya lo debe de haber notado Su Majestad, yo también tengo la sangre de la tribu del lago.

Ojos violetas, ya veo.

Suspiré arriba del caballo.

—Un caballo con dos corazones, esqueletos volando en el cielo, cabello natural verde y violeta. No es posible encontrar cosas como esa en Japón. Definitivamente esto ya no puede ir más lejos. Como una chica con orejas de conejo, o una chica sexy pantera, o un hombre pájaro con tres ojos…

No puedo hacer otra cosa que reír a causa de mi salvaje imaginación mientras Conrad le hace un guiño a la persona encargada de mi educación.

—Hay una increíble cantidad de razas en este país. Günter y yo hemos vivido largas vidas, pero incluso los eruditos no pueden confirmar la cantidad de gente. Por ejemplo, si limitas el conteo a la cantidad de personas como individuos hay alrededor de cincuenta millones, pero si se cuenta la raza de los Kotsuhizoku, los Kotsuchizoku[5] y los Kotsugyozoku[6], las razas acuáticas y las razas ave es imposible obtener un número aproximado. Además, si se incluye las almas que viven pacíficamente en las áreas del bosque y las montañas, eso significa que los mazoku viven en los cielos, la tierra, los ríos, los bosques y en todos lados. Su Majestad, todas las almas que le seguirán están dispersas por todo este país.

Una chica con ojos dorados, que obviamente es miembro de alguna de esas tribus, se escurre hasta un lado de Ao intentando entregarme flores. Están hechas un ramo, las capas de pétalos rosa pálido están ligeramente abiertas. Luego de que Günter lo recibiera e hiciera una inspección me lo pasa de manera reluctante.

—Son flores decorativas ordinarias. No son venenosas ni tienen espinas. Esa chica joven probablemente quería entregárselas a Su Majestad antes que a mí.

—Eso no es verdaaad~. Tu pareces muchísimo más popular que yooo~.

Es la primera vez que recibo flores de una chica, así que en realidad me siento bástate bien con ello.

Nuestras tropas marchan avanzando sin incidentes hasta que llegamos a la verdadera muralla. La puerta hizo un sonido pesado al abrirse.

—¡…Oh!

En este mismo momento juro que puedo escuchar la música dentro de mi cabeza y la narración de Naoto Ogata[7]. Patrimonio de la humanidad, amm, patrimonio de la humanidad, patrimonio de la humanidad. Un poema acerca de lo maravilloso que es el castillo.

El empedrado de piedra blanco de la carretera continúa a la distancia con senderos de agua que fluyen a ambos lados. El agua se bifurca en dos direcciones, hacia el Este y el Oeste de la ciudad. Cuando miro a lo lejos puedo ver un castillo que a menudo se ve en las historias con paisajes europeos. No es el tipo de castillo antiguo Alemán, sino como las enormes casas de campo de Inglaterra, una edificación simétrica a la izquierda y a la derecha. Siendo de enorme tamaño, tanto de altura como anchura, me pregunto si será wide-screen. Unas montañas de un verde exuberante protegen la parte trasera, y el canal de agua proviene de un túnel dentro de la ladera.

—…Umm, disculpen, pero ya no sé qué debería decir.

—Incluso si no dice nada, aquí está el castillo del Maou, el “Castillo Pacto de Sangre”.

¿Pacto de Sangre? Hubo un grupo en la historia japonesa que tenía un lema horrible: ¡Una persona una muerte! Ese no es un nombre muy pacifico. Tan hermoso y magnifico castillo, tal vez es mejor no escuchar de donde proviene su nombre… Pero aunque no quiero oírlo la persona a cargo de mi educación lo explica.

—Se dice que cuando Shinou eligió estas tierras, él prometió que no dejaría que nada hiciera daño al espíritu de la tierra. Como un símbolo de gratitud y amistad, cuando alguien más que el Maou intente ocupar este castillo el espíritu de la tierra prometió hacerle pagar su crimen con su sangre. Un juramento de sangre, en pocas palabras, el “Castillo Pacto de Sangre” obedece solo a Su Majestad el Rey. Es inexpugnable, no, es un castillo absolutamente perfecto.

—Así que entonces no significa que dos personas estamparon un sello con su sangre, ¿cierto?

Conrad parece bastante contento y apunta con la barbilla el centro del camino, hay soldados parados firmes y atentos a ambos lados un poco más adelante y cuando paso frente a ellos se aseguran de agachar sus cabezas con una reverencia similar a la ola en un estadio. La última vez que estuve en una situación así fue cuando intente tomar un atajo y termine entrando en un área departamental, como justo habían inaugurado la tienda el personal me recibió con una reverencia, todos estaban formando filas a ambos lados.

Desde algún lado puedo escuchar una melodía que suena como una mezcla entre Ravel y Elgar[8]. Tal vez es el himno nacional.

—Juzgando por la recepción, la persuasión de Lord von Spitzberg ha de haber fallado.

Él parece morderse la lengua con el nombre de esa persona, ¿quién es? Más allá de eso, ¿por qué todos en este país tiene algo como lord o von agregado al mismo tiempo? Tal vez von es como el “yama” de los nombres japoneses, ¿cómo Yamada-san, Yamamoto-san, Yamanaka-san y todas las otras familias? Umm… Parece que tengo cara de querer preguntar y Conrad me explica. Cuanto más y más entraba en el jardín, más me adentraba en el Infierno.

—Este país está dividido en esta área controlada directamente por el Maou y los territorios de los diez nobles quienes obedecen al Maou. Von[9] es una preposición agregada a sus apellidos. En el caso de Günter, él gobierna sobre uno de los diez territorios nobles, la región de Christ, así que él es Lord von Christ. He agregado Lord porque ante una emergencia en batalla él es la persona que me precede. Básicamente los nobles utilizan rangos militares. Hombres y mujeres por igual. Aquellos que son preparados para luchar serán invitados a hacerlo cuando sean adultos.

Umm, acabo de notar que ese macho musculoso que conocí al principio parecía tener el von agregado a su nombre.

—Lord von Spitzberg Stuffel es el hermano mayor del anterior Maou. Es un hombre que ha hecho lo que le apetecía como regente. El anterior Maou, la Reina, declaró su intención de abdicar y nos apresuramos a invocar a Su Majestad. Pero ese tipo intentó que ella declarara nula su abdicación a toda costa. Él tratará de persuadir a Su Majestad para proteger su propia posición. Sin embargo parece que de alguna forma ha fallado.

Umm, el nombre de Conrad era…

—Ahora está celebrando triunfantemente la entrada del nuevo rey al castillo, y probablemente está ideando como obtener el favor de Su Majestad.

Por primera vez veo una expresión de odio en el rostro del amable Lord Weller. Pero inmediatamente desaparece. Mientras cambio el ramo de flores a mi mano derecha, no sé qué clase de sentimientos tengo en este instante, ni que significan las palabras que agrega Günter luego.

—No dejaré que ese hombre haga lo que le plazca nunca más. Creo que Gwendal y Wolfram se sienten de la misma manera.

—Eso espero.

¿Paso algo? Aunque, cualquier idiota podría notarlo, yo también lo hago mientras avanzamos. Mi mano derecha con las flores se acerca a la inocente oreja de Ao.

—Ummm, ese hombre llamado Spitz o Spielberg o algo así…

¿Cuantas veces ganó los Premios Oscar…? No tengo tiempo de pensar el chiste. ¡Ah! De repente mi caballo es un demonio negro que ha perdido el temperamento, ¡sus motores V8 se encienden a toda potencia!

Ni siquiera yo, su jinete, entiendo que le molestó o por qué comenzó a correr salvajemente. Ni tampoco me voy a enterar si salgo volando. Desesperado, me aferro al caballo que corre rápidamente en línea recta mientras grito un “Yay” y otro grito que no sale. Voy a ser la única persona que llegue a la entrada del castillo inesperadamente temprano.

Los soldados que esperaban alineados para saludar nunca hubieran pensado que el huracán negro que paso frente a ellos era su nuevo rey. Desde atrás escucho un consejo.

—¡Su Majestaaad, las riendas, tire de las riendas!

—¡Conrart! ¡Como pensé ese caballo aún no tiene suficiente entrenamiento!

Las palabras de Günter fueron breves mientras espolea el estómago de su caballo.

—No te quejes solo por esto. Ella fue… bien entrenada… pero incluso yo… no puedo… entrenarla para… que soporte… una abeja… dentro de… su oreja. ¡Su Majestaaad, tire de las riendas, apriete las piernaaas!

Corro rápido entre las tiendas de regalos, interfiriendo con los clientes y los asistentes que se cubre la cabeza y solo piensan hacia donde huir. Ao salta fácilmente sobre varios lugares, continuando recto hacia la entrada del castillo. Hasta ahora los soldados formaban una larga fila, pero de repente Ao se entromete corriendo junto a la fila hasta un lugar sin salida y luego a través de ellos por el centro del lugar y hacia el guapo hombre de mediana edad que se encuentra aturdido.

Salta sobre ellos de nuevo. Durante un segundo en el aire imagino el peor escenario.

¡Me caigo! ¡Si me caigo del caballo y me corto la cabeza les diré a Conrart y Günter que el resto depende de ellos! ¡¿Qué sería el resto?! ¡¿Por qué perdería mi cabeza?!

Justo antes de llegar a la puerta cerrada de la entrada principal Ao se encabrita de repente. ¡Me caigo! Me apresuro a agárrame no solo de las riendas sino de la melena negra y cierro los ojos prediciendo el impacto. Pero el dolor no llega aunque espero por cinco segundos.

—…Quieto…

Y en el segundo en el que dejo ir mi mente, me caigo. Lamento mucho decir que debajo de mi hay duro, frio y caro mármol. He aprendido de la forma difícil la importancia de un tono de voz firme.

Pienso ausentemente mientras levanto la cabeza.

Ao pisotea un par de veces y trae su cabeza hacia mí. No parece recordar sus miedos y sus ojos claramente dicen: ¿Que estás haciendo, amo? Sus labios están cubiertos de baba burbujeante.

Junto a mi hombro está el pie de alguien. Cuando levanto la vista hay un rosto en una posición muy elevada. ¡Qué persona más alta! Pero si se lo pido ese hombre no me daría la mano para ayudarme. Desde que he llegado a este mundo es la primera vez que conozco a una persona apática. ¿De verdad soy el Maou, el dueño de este castillo, es de verdad mi propio sueño? Entonces, ¿no estaría bien si me divierto un poco más?

—¡Su Majestad!

Puedo oír las voces de Conrad y Günter. Y el sonido de cascos golpeando la piedra. El hombre parece haber comprendido algo gracias a las palabras de esas dos personas. Muy por encima de mí un monologo chocante desciende.

—…Su Majestad… ¿Este es?

¿Cómo que “este”? ¿”Este”? Más rápido de lo que puedo quejarme el tema de El Padrino se reproduce en mi cabeza. Ya he decidido tu cortina musical. Parado frente a mí sin ofrecerme su mano, como lo esperaba, está un hombre al cual no podría competirle en altura no importa cuántas veces renaciera.

No solo en altura, su rostro también, no podría competirle a su rostro.

Su cabello es tan largo como la mitad de su cuerpo, de un gris oscuro que casi podría llamarse negro, y solo una porción está atada hacia atrás. Me observa con ojos azul profundo y no parece contento con nada. Si parece malhumorado porque el espacio entre sus cejas y sus ojos es estrecho, o si parece malhumorado porque es malhumorado es algo que no puedo determinar por mi corta experiencia de vida. Pero su malhumor tendría a las chicas lloriqueando de seguro.

Aunque he sido nombrado Maou, mi rostro, mi aspecto exterior y mi posición no han alcanzado ni siquiera a los estudiantes de secundaria alta. De cualquier forma mi apariencia e inteligencia son promedio, no soy musculoso y mi voz no es grave. Para peor, cuando jugué al béisbol fui un calienta bancas por tres años.

El interés del hombre se enciende e inclina la cabeza para verme. Su aflicción es cada vez más evidente.

—¡Su Majestad, ¿está herido?!

Conrad llega bajando grácilmente del caballo y encontrándome a medio camino. Detrás de él un grupo de hombre de mediana edad que me cruce antes corren hacia aquí. Günter también salta de su caballo gris gritando algo. No puedo creer que quede en el centro de todos.

—¡¿Ese es el Nuevo Maou?!

Su voz grave resuena con un tono histérico en todo el lugar.

En cuanto al físico de esta hermosa cuarta persona, es la única a la cual puedo igualar. Las piernas largas son una característica racial así que no puedo hacer nada respecto a eso, pero en términos de altura y contextura física no puedo perder. ¿Desde cuándo me convertí en el tipo de persona que se preocupa tanto por el físico? Debe de ser desde aquel día en que ese lanzador de segunda se quejó de que: ¡Eres demasiado pequeño, por eso es que no puedo apuntar bien…!

Incluso si nuestros cuerpos son ligeramente similares, cuando levanto un poco la vista el ganador se vuelve obvio. ¿Quién es? ¡¿De dónde salió este chico lindo?! Su cabeza parece tener un halo dorado, aunque creo que se ve así debido a su deslumbrante cabello rubio, eso debe ser la causa de la luz que estoy viendo. Su apariencia y su voz son como las de un chico mayor del coro de Viena. Piel blanca translucida, ojos verde esmeralda que me recuerdan el fondo de un lago y además no tiene la barbilla partida. ¡Es un ángel, definitivamente es un ángel enojado! Aunque estado en este lugar supongo que es también es un hermoso mazoku.

—Gwendal… No, hermano mayor, ¡¿ese tipo está intentando hacer pasar a este humano de linaje desconocido como nuestro rey?!


Maru-MA v01 img04.jpg


Cuando el chico súper apuesto como salido de un manga shoujo dice “este tipo” mira penetrantemente hacia Conrad. Escuché el nombre Gwendal hace un rato, junto con algo como Wolfgang o Wolfram si no estoy equivocado. Si el hombre con el tema de El Padrino es Gwendal, ¿entonces el chico del coro de Viena probablemente es Wolfram?

—¡No puedo poner mis esperanzas en un sucio ser humano! Juzgando por sus apariencias, ni siquiera parece inteligente o digno, y un hombre que anda tirado en el camino en esa zona…

—¡Wolfram!

No fue Gwendal, al que llamo hermano, sino Günter quien silenció sus palabras.

—¡Pero qué cosa horrible! Si Su Majestad no tuviera un gran corazón estrías perdiendo la vida en este momento.

¿Un gran corazón? ¿Yo? Me parece que está pensando en otra persona.

—¡Cuida tu boca, no voy a permitir que hables de Su Majestad de una manera tan horrible, incluso si eres el Príncipe heredero! Y deja de hablar tan desfavorablemente de Conrart aunque sea por un instante, sigue siendo tu hermano mayor.

Uh.

Como solo estoy escuchando el diagrama de la correlación entre personajes se vuelve complicado para mí. El Padrino y el chico mayor del coro de Viena son parientes; y él ha dicho que Conrad es el hermano mayor de Wolfram.

Gwendal, Conrart, Wolfram.

Tres parientes mazoku.

—¡¿…Como?! Pero, ¡pero no se parecen en nada!

—Eso es innegable.

Conrad habla con una sonrisa mientras camina hacia mi lado. Tiene una expresión de como si estuviera acostumbrado esta clase de cosas.

—Cada uno de nosotros tiene un padre diferente. Pero el no parecernos no invalida nuestra relación sanguínea. Gwendal es mi hermano mayor y Wolfram es mi hermano menor. Aunque tal vez ellos no quieran admitir algo como eso.

¿Por qué? Pregunte dentro de mi cabeza.

Conrad, ¿qué piensan de ti?

Pero antes de que pudiera hacer la pregunta, la atención de todos vuelve a mí. Yo soy Su Majestad, en palabras de Günter.

—El nuevo rey, Su Majestad.

El guapo hombre de mediana edad se apresura hacia aquí. Ya me he acostumbrado a lo hermosos que son, así que no me molesta la apariencia de este hombre. Hu, umm, apuesto rondando los cincuenta, un hombre grande con cabello rubio y ojos azules que parece amable. Sin embargo, durante el duro entrenamiento militar ellos aprendieron a ocultar las segundas intenciones.

—Soy el hermano mayor de la anterior Reina, Lady von Spitzberg Cäcilie, Lord von Spitzberg Stuffel, quien ha trabajado como regente para la prosperidad de este país. ¡Le doy mi más sincera bienvenida a Su Majestad, me alegro que haya llegado a salvo!

—Umm, Lord von Spitzberg.

Hablo en un tono incierto a propósito.

—Entre su hermana y yo, ¿cuál prefiere que sea el Maou?

—¡¿Hu?!

Estú~pido. Si no puedes responder inmediatamente significa que únicamente piensas en ti mismo.

—Ah, por supuesto que Su Majestad, el nuevo rey. La posibilidad de elegir a la familia reinante resultará provechoso para toda la gente de la nación. Su Majestad el nuevo rey es nuestro salvador, quien creara el futuro de este país, y he oído que también es el portador de una gran alma.

—Creo que está equivocado. Yo no tengo esa gran alma.

—¡Que modestia! ¡El cabello negro azabache y ojos oscuros! Su Majestad sin duda es un mazoku de alta posición.

¡Según los estándares de este país si tienes cabello y ojos negros eres un tipo lindo como ellos! ¿Puedo ganar? En resumen, aunque no soy más que un estudiante japonés promedio, ¿tengo la autoridad sobre el destino de este país?

Eso no es del todo cierto.

Solo tengo la autoridad sobre su destino si pudiera lograr algo.

—¡¿Dónde está la prueba?!

En un claro tono hostil él ha dicho justo lo que estaba pensando en este momento. El rubio que parece un ángel, Wolfram.

—¿Que prueba tenemos de que él es genuino? ¡Hasta que haya confirmado eso no voy a reconocer a este mocoso como el Maou!

—¡¿Mocoso?! Ah, no, eso no, tal vez no sea capaz de saber la edad de un extranjero, pero puedo adivinar. ¿Qué pasa con eso? Te ves como de la misma edad que yo, no importa cómo te mire. ¡Si te ves más grande de lo que eres como la mayoría de los chicos de secundaria occidentales tal vez incluso seas más joven que yo!

—¿Cuantos años?

Engreído. El tercer hijo cruza los brazos mientras me pregunta de manera arrogante. Parece que esta persona decidió que era necesario descartar todos los términos honoríficos.

—…Quince… En dos meses tender dieciséis…

—Hump.

—¿Qué pasa con ese “hump”? Hump. ¡¿Entonces qué edad tienes?! Que chico lindo más irritante, ya actuando como si fueras un viejo.

—Tengo ochenta y dos.

—¿…A si?

¿Ochenta y dos? ¿Aunque tiene una piel tersa, la cabeza llena de pelos y juventud?

—¡See, claro!

¡¿Me quieren hacer creer que tiene más experiencia de vida que mi abuelo?!

El baño del Segundo piso está reservado para mi uso personal.

El piso de piedra del baño es de color crema. En el baño privado del Maou la tina es oficialmente tan grande como para nadar en ella, con agua cayendo desde la boca de cinco vacas en una esquina. Hundí mi cuerpo cómodamente mientras pensaba sobre mí hasta el momento junto al borde de la primera división.

¡¿Y ahora qué, que va a pasar, Shibuya Yuuri?!

Me tiraron por el inodoro, me escupieron en un extraño mundo parecido a un parque temático, me apedrearon los campesinos, me llamaron demonio, me nombraron Maou, me pidieron que mate humanos, me obligaron a montar a caballo hasta que casi me muero, me recibido todos, me trajeron a un castillo de nombre aterrador, me dijeron “este es?”, me dijeron que se negaban a admitir que era el Maou, me confesaron que sus edades reales eran cinco veces más que las de su apariencia y tuve que entrar al castillo del nombre aterrador.

Aquí hay doscientas cincuenta y dos habitaciones, tres pisos de altura y en otro lado cinco pisos, el techo es increíblemente alto y está todo construido lo suficientemente fuerte como para que a Godzilla se le ponga difícil.

Las escaleras son tan largas que te hacen perder el alieno. Hay cerca de ciento noventa personas o más trabajando en el castillo, en otro lado hay un modesto establo pero una enorme barraca con cuatro mil quinientos soldados a tiempo completo. En otra dirección los soldados personales de Gwendal y Wolfram están asentados en este momento, los trajeron desde sus propios territorios.

Por el momento me guiaron a una habitación del tamaño de una cancha de básquet, hay un fuego en la chimenea y el piso está cubierto de telas y pieles. La pared de piedra está completamente cubierta con pintura blanca, se parece a la foto de Ueno[10] que mi madre tomó cuando era una estudiante de escuela primaria. En el resto de las tres paredes hay tapetes que parecen ser la bandera nacional. Sorpresivamente hay una planta decorativa en una esquina de la habitación.

—No hay televisión, no hay video juegos, no hay minidiscs[11].

Peor que eso, no hay electricidad, o gas, así que tampoco hay teléfono.

—La cama… es súper grande…

La cama es… grande. Aunque no lleva un dosel colocado es tan enorme como para que incluso si un grupo de quintillizos comenzara la secundaria alta no tendrían problemas en caber en ella.

Un hermoso sirviente de la casa de baños que usaba solo un taparrabos tapándole las partes importantes se ofreció a lavar mi espalda en la magnífica bañera dorada. A lo cual obviamente me negué. Porque me preocupa mi complejo de inferioridad.

Tomo un líquido rosa claro de una botella cercana, tiene un lindo aroma. ¿Tal vez es shampoo? Me vierto encima el agua caliente de la cubeta que salpica. ¡Nada de acondicionador! Más que varonil, diría que estoy actuando como el chico deportista.

Lavo mi cuerpo con firmeza, estoy conforme con el baño que tome durante el segundo día pero me pregunto si esta vez debería tomar otro baño largo.

—Uh.

Del lado opuesto del lugar por donde yo entré aparece la figura de una mujer que solo usa una toalla. No una chica, una mujer. No puede ser que esto sea… ¡¿un baño mixto?! Momento, Günter definitivamente dijo que este era un baño privado. ¿O es la chica que se supone que tiene que atenderme? No hay forma de que sea esa clase de servicio. No, hasta ahora solo he conocido gente común, ¿pero y si es una reina, o una ministro, o una parlamentaria? ¡Pero espera, esperaaa! ¡De todos los lugares en esta piscina enorme ella está en la segunda sección, donde incluso si tu cuerpo no está estirado en línea recta…!

Tiene cabello dorado con rizos hasta sus caderas, una mujer súper sexy cuyo pecho está sumergido a solo un metro de mí. Por el vapor o por la tensión, o por la excitación, mis ojos se ponen turbios y no puedo ver claramente, pero es asombrosamente atractiva. Sus medidas debajo de la toalla hacen que la sangre se me suba a la cabeza, y mis mejillas y mis labios se tornan de un lindo color rosa.

Pero es una “mujer”. No está en la misma generación que una “chica”.

—Oh.

—¡Aaaaaah, no-no-no-no sabía que este era un baño mixto!

—Noo, está bien. Este baño es solo para Su Majestad, el Maou. Solo vine aquí por la fuerza de la costumbre. No se preocupe, nuevo Rey, Su-Ma-jes-tad.


—Umm, ah, eso está un poquito mal, por favor no se acerque más.

—Entonces, ¿es usted el nuevo rey? Que inesperado, conocerlo en un lugar como este.

Ahora mi sangre está fluyendo de mi cabeza y mi corazón hacia la otra mitad más baja de mi cuerpo y no puedo tomar una decisión calmadamente. ¡Peligro, peligro, peligro! ¡Aun peor! Porque como apenas he alcanzado la pubertad, es diez, no, ¡veinte veces más peligroso!

—¡Ah... ah, umm, señora, no, señorita, ¿no es una violación de las reglas entrar al baño sin enjuagarse?! ¡Además de eso, con una toalla! ¡¿No sabe que no son buenos modales colocar la toalla en el agua del baño público?!

Mi voz casi se ha dado vuelta. No es posible hablar como Monomonta[12].

—Oh Dios, cuanto lo siento. Es porque ha pasado mucho tiempo desde que he tomado un baño con un hombre.

Al decir eso ella me miró directamente ahí abajo mientras yo era incapaz de moverme.

—Oh, qué lindo.

En ese momento, con un llanto, un grito y un lamento ahogado salí corriendo.

¡¿Por qué “lindo”, Señorita Sexy?! ¡Y-y, ¿porque la Señorita Feromonas estaba en el baño del rey?! ¡Y más allá de todo eso, ¿quién es usted Señorita Reina Sexy?!

Con solo una toalla atada alrededor de la cintura salgo picando hasta el lugar que se supone es mi habitación, solo para encontrarme con otra linda chica, haciéndome gritar incoherentemente.

—¡¿Cuál es el problema, Su Majestad?!

Cuando las dos personas de la auto proclamada facción de Yuuri entran corriendo, encuentran una chica joven abrazando una lustrosa tela negra y temblando en el rincón mientras su nuevo rey está en cuclillas tras la inmensa cama murmurando incoherencias, incluso con su trasero expuesto.

—Su Majestad, Su Majestad.

—…Me gustan las chicas, me gustan las chicas, pero si me preguntas si me gusta que me vean, pues prefiero que no, no soy así de grande o impresionante…

Cuando sacan a las sirvientas de la habitación Conrad viene hacia la cama. Para este momento ya me he recompuesto, estabilizado y prudentemente enroscado la sabana alrededor de mi cintura de nuevo.

—Ay, ay, ha expuesto su trasero.

Conrart levanta la cabeza y suspira pesadamente, como preguntándose cómo es que las cosas llegaron a esto.

—¡¿Qué no hay privacidad en este país?!

—Su Majestad, como rey usted naturalmente tiene sirvientes y sirvientas. Si se va a sorprender por cada uno…

—¡¿Y se supone que tienen que estar hasta en el baño o mi habitación?! ¡¿Entonces que tiene de bueno esconder los libros eróticos en algún lado en este país?! Si me van a abordar mujeres hermosas desnudas en el baño, ¡¿a dónde se supone que puedo correr a recobrar el aliento?!

—¿Una mujer desnuda en el baño? Oh…

Conrad mira al cielo como si dijera: ¡Dios mío!

—…Cuénteme.

—Pensé que era alguna clase de servicio así que estaba por hacer un pequeño pedido… Pero, como no soy tan hombre que digamos, salí corriendo.

—Me alero. Aprecio el sentido de la razón de Su Majestad.

—Oh, ooh, Shu Maje’ad, por favor pruebeshe eshto.

La persona a cargo de mi educación dijo eso mientras sostiene una tela oscura frente a su nariz durante un momento. Sus ojos se vuelven completamente acuosos.

—¿Qué te pasa, alergias?

—Dis-dishculpe, estoy un poco mash perturbado que de costumbre, ver a Shu Majes’ad teniendo problemash al adaptarshe… es tan inoshente y adorable al mishmo teimpo que… ¡Ah, mish dishculpas! ¡He dicho algo ofenshivo, no-no puedo controlarme!

—¿Qué pasa Günter? No sueles ser así.

—Si son alergias deberías enjugarte la nariz o lavar tu cara. Eso hace sentirse mejor a mi hermano mayor.

En el momento en el que intenté agarrar la ropa mi dedo tocó la mano de Günter. A una increíble velocidad retrocedió hasta la pared. Su cara está roja como si tuviera fiebre. Cuando levanto la tela negra brillante del piso noto que es alguna clase de ropa interior.

—Es ropa interior, pero negra… y brillante.

Una tanga. Se puede atar a ambos lados. Cuando miro a Conrad él tiene su expresión normal.

—¡¿Por qué usaría una tanga?!

—¿Eh? Es la ropa interior popular del momento.

—No puede ser… entonces, esa persona, y esa persona, y esa persona ¡¿estaban en tanga?! ¡¿Incluso el tipo apuesto que tenía esa cara… usaba tanga?! No puede ser, ¿tú también?

—Oh, no, yo prefiero algo más similar a lo que usan los plebeyos.

—¡Bihyaah!

Cuando damos vuelta simultáneamente la cabeza vemos que Günter se sostiene la nariz apoyado contra la pared. Está sufriendo un ataque de alergia como temí, si comienza a estornudar estaré seguro. Sus ojos lagrimean furiosamente, y —¿cómo podría describir esto?— comienza a hablar como si de repente se hubiera convertido en un hombre italiano, bastante romántico. Él ya era una súper belleza natural, pero de la forma en que se comporta ahora las chicas lo amarían aún más.

—Por favor Su Majestad, no me ponga en una posición complicada actuado como una joven modesta. Rechazar la ropa interior que se quita fácilmente es como rechazarme a mi… ¡¿Ah~?! ¡¿Que acabo de decir?! ¡¿Cómo puedo haber soltado tal insolencia?!


Maru-MA v01 img05.jpg


En este momento Günter se ve como si fuera a sacar una rosa roja y ofrecérmela en cualquier momento, pero murmura algo para sí mismo durante un rato hasta volver a sus sentidos.

—¡P-por favor discúlpeme! He tenido ¡pe-pe-pensamientos indecentes!

—Si te enjuagas la nariz con una solución salina normal, una normal como… Indecentes, eh, ¿qué?

—¡Voy a enfriarme la cabeza!

Mientras sale volando le grité que se enjuague, no que se enfrié, pero parece que no me escuchó. Lo importante ahora es esta ropa interior que tengo en las manos. Como soy un chico en pleno crecimiento, solo puedo pensar en ella como embarazosa.

—Pero bueno, incluso los luchadores de sumo japoneses usan fundoshi[13] tradicionalmente.

—Es verdad, Su Majestad. Tal vez se sienta sorprendentemente bien y descubra un nuevo yo.

No quiero descubrir un nuevo yo.

—De todos modos, ¿qué demonios le pasa a Günter? Bueno, esta es mi nueva ropa interior. Ugh.

Mientras me entrega unas ropas que son muy similares a mi uniforme Conrad acerca su rostro hacia mí.

—…Su Majestad, huele bien.

—Ah, es probablemente el shampoo. Había una botella rosa en el baño. No sé quién la haya puesto ahí.

Para la cena de Shinou no hizo falta tener preparado un guion, ni tampoco hacer preparativos como para que un lanzador de cinco estrellas retirado de un equipo de béisbol profesional alardee su conocimiento sobre vinos a los invitados.

—Su Majestad el Rey solo estará rodeado de los relativos más cercanos en esta distinguida cena especial.

Con la nariz llena de algodón Günter logra de alguna manera manejar la tensión con el pecho en alto. Su cabello largo está amarrado y usa una ropa similar a la de los sacerdotes, es de un color blanquecino con una larga y hermosa tira dorada bordada en el frente.

—Disculpen la demora.

Conrad vuelve luego de cambiar sus ropas apresuradamente y nos alcanza con pasos rápidos y cortos. En lo que respecta a su apariencia, ¡he decidido que es el Rey del Cosplay de este año!

Sus ropas son del blanco puro de un oficial de la marina, el anhelo de las mujeres Americanas. “Oficial y Caballero”, originalmente llamada “An Officer and a Gentleman”, protagonizada por Richar Gere. El tema que todos han escuchado es la música ambiental, el llamado hit número uno de Estados Unidos[14]. Pero no usa sombrero.

—Esta es la ropa de gala para la ocasión.

La superficie de la montaña se extiende al otro lado de la ventana y veo una luz en la cima. El panorama ya es oscuro, la luz es más fuerte que las estrellas titilantes.

—Por favor mire hacia allí, ese es el terreno sagrado de los mazokus, la luz del templo de Shinou. De ahí es de donde todos nosotros venimos, descanse en paz Gran Shinou.

Poniendo a un lado el problema de una “tierra sagrada” para demonios, miré hacia la flama danzante en la cima. ¿Será como los templos de Japón? Visto desde los ojos de Shibuya Yuuri, un japonés moderno, Shinou parece como un dios para esta gente. Seguramente tiene una tumba en ese lugar donde dejo este mundo. Pero yo fui traído aquí por un predicador de la palabra de Shinou.

—…No estoy seguro de si soy o no un rey.

—Su Majestad, por favor mire hacia aquí. Este pasillo además es un salón exhibidor decorado con las ilustres figuras de las sucesivas generaciones de reyes. Su retrato y el de su predecesora están incompletos.

Continuamos paseando por el corredor, las pinturas son tan grandes que no puedes estirar los brazos hasta ambos lados y hay alrededor de veinte piezas. Todos los dibujos son tan realistas y con detalles tan pequeños que podrían hacerte doler los ojos.

—Me recuerda cuando fui a ver la Colección de Barnes en Ueno.

—Están alineadas en orden desde este lado, desde el más reciente. Este es el 24avo Maou, Lord von Radford Bertrand. Fue venerado por el pueblo y apodado El Rey León.

—¿El Rey León? Creo que hay un apodo similar en algún lado en el mundo…

—Este es Su Majestad el 23avo, Lord von Karbelnikoff Jeanott, conocido como El Estricto. Y este es Su Majestad el 22avo, Lord Roberski Arsenio, El Gran Rey de la Guerra. Su Majestad el 21avo, Lord von Gyllenhaal Dwayne, El Beligerante; y antes que él está Su Majestad Lord Henstridge Davison, el Carnicero, y Lord von Rocheford Basilio, el Rey Brutal…

—¿Porque los nombres cada vez se van volviendo más violentos? ¿No hay alguno más pacífico, como el Rey del Petróleo, o el Rey del Periódico, o el Rey de las Marcas?

—Bueno… nosotros no tenemos petróleo, ni periódicos, ni marcas.

—La 13ava Maou, Su Majestad Lady Grisela Trantinian Yaft, la Reina Corta Cabezas. Su Majestad la 14ava, Lady von Wincott Brittany, la Reina de las Matanzas…

He visto a los héroes nacionales de los mazokus. Algunos estaban sentados en una silla con las manos en la cabeza de un perro, otros apoyándose en una espada clavada en el piso, o a caballo junto a una pica con las cabezas cortadas de sus enemigos derrotados… Esta es definitivamente la pintura de un Maou. Hay unas tres mujeres y un rey que solo puede ser llamado un niño por su tamaño.

Pero aunque tienen diferente color de cabello y ojos cada uno de ellos está a la par del otro en belleza y a medida que vamos más atrás en el tiempo se vuelven cada vez más súper humanos. Bueno, supongo que es porque básicamente no son humanos. Las vestimentas son mucho más gruesas y de colores brillantes fantasía que las de los mazokus modernos, y se los ha pintado con mantos y armaduras.

—Lucen como salidos de un RPG de tiempos antiguos. Ah, claro, esto es un mundo con magia y espadas después de todo. Sus uniformes militares modernos dejan eso más que en claro. Oh, esta persona…

—Es el 7mo Maou, Su Majestad Lord von Voltaire Forgeas.

—¡Se parece muchísimo a ese tipo del tema del Padrino que vimos antes!

—Padri… ¿Quiere decir Gwendal? Eso es porque este es su ancestro directo.

—¡¿Eh?? ¿Entonces ese tipo no debería ser el próximo Maou? Si su ancestro fue rey, entonces uno de sus descendientes debería sucederlo.

Günter, como un profesor, inclina la cabeza pensativamente y responde.

—Su Majestad, la posición de Maou no es hereditaria.

—¿Pero no hay elecciones? Que difícil, que molesto.

—Oh, cierto. Ha crecido en un mundo diferente durante quince años. Bueno, aprenderá poco a poco, aún falta un año hasta que se convierta en Maou.

—¡¿Un año?! ¡¿Se supone que me tango que quedar aquí un año?!

Conrad me miró mientras le preguntaba, mi tutor luce atónito.

—Su Majestad, es el Rey de este país, pasará el resto de su vida aquí. ¿Por qué cuestionar un año?

Esto se está poniendo serio. Por cómo van las cosas voy a tener que repetir el año. Más que eso, Mayo es muy pronto para pensar en repetir el primer año. Todo lo que puedo hacer es cumplir con esta meta imposible rápidamente y seguir adelante en línea recta.

—Y este es nuestro fundador, quien unió a los mazoku, quien derroto a Shoushou y estableció Shin Makoku, Su Majestad Lord Shinou. ¡Gloria sobre su sagrada alma!

—Umm, este se parece a ese chico. Debe de ser uno de sus ancestros. Emm, ¿y su cual nombre es?

—No puedo pronunciar su nombre sin la debida autoridad.

—¿No puedes decir su nombre? Tsk, que mezquino.

—¡Su Majestad!

—¿Pero no es gracias a este tipo que yo fui traído aquí y no puedo volver? ¿Qué gracias a las palabras de este tipo que debería estar muerto mi alma voló a un mundo diferente? Y ni siquiera me puedes decir su nombre, como dije, mezqinoo~.

—Le diré después, Su Majestad.

La voz de Conrad contenía una risa.

En este retrato particularmente grande él se encontraba parado al frente, un hombre joven con cabello rubio con una espada desenvainada en una mano. Es igual a Wolfram. Pero sus ojos son de un azul claro como la superficie de un lago y de alguna forma en algún lugar algo lucia diferente en él que las demás generaciones de mazokus. Mi impresión de novato es: Es orgulloso, es importante y tiene el aspecto de un rey nato.

—¿…Y esta persona es?

Solo en esta pintura no hay sola una persona. En un lugar un poco más atrás estaba dibujado alguien que era obviamente de una raza distinta a la del rey. Él usa ropas muy ordinarias y funcionales, sin espada y sin armadura. Pero su pequeña sonrisa tampoco parece dar a entender que sea un vasallo o un criado.

—Se ve un poco oriental, ¿no?

Günter luce muy orgulloso mientras explica quién es. Su respeto y su afecto se transmiten a mí desde el fondo de su corazón.

—El Daikeja[15] tenía el cabello y los ojos negros, es la única persona en este mundo que tiene el mismo rango que Shinou. Si él no hubiera estado aquí nosotros los mazokus no hubiéramos podido destrozar a Shoushou y no hubiéramos conseguido estas tierras o este país, sino que viviríamos como nómadas. Y antes que nada, este mundo habría sido destruido.

—En una palabra, ¿es una persona impresionante?

—Así es. Y también, ¡su belleza no se ve superada por nadie!

—¡¿Uh?!

Aparentemente el sentido de la estética de este grupo es inentendible para un japonés. A mí me parece que el oriental de expresión calma apenas resalta. Su inteligencia parece ganar por sobre su belleza.

—Este caballero y Su Majestad se parecen mucho. ¡Toda la gente notara la noble naturaleza de Su Majestad y lo alabará!

El algodón está a punto de salir volando de la nariz de Lord von Christ. Ah, espera, ¡le está sangrando la nariz, le sangra la nariz!

—¡¿Parecidos?! ¡¿A quién?! ¡¿Dónde nos parecemos?!

—Mire su cabello y sus ojos Su Majestad. Su Majestad se parece a una persona maravillosa. ¡Carisma, carisma!

—¡Pero el cabello y los ojos negros son predominantes en los japoneses!

Además de eso no se parece a mí o a mi familia para nada.

Maldito seas, Shinou. Desde el fondo de mi corazón te maldigo.

Gracias a ti, que deberías estar muerto, me estoy viendo envuelto en todo esto. Ya veras, una vez que repita el año voy a ir a tu mausoleo o lo que sea y lo voy a vandalizar un poco.

Esos pensamientos. Sin darme cuenta todo se vuelve en contra mía. Günter parece en un estado de embriaguez mientras recita cosas románticas.

—Shinou es la oscuridad, y el Daikenja la luz. Se anhelan mutuamente, se aman mutuamente, y han nacido usando los colores del otro mutuamente. En resumen, ¡la luz es oscuridad, la oscuridad es luz!

—Mejor lo dejamos solo, se está haciendo largo.

Parece que ya está acostumbrado a oírlo.




Página principal Anterior Siguiente

Referencias

  1. Soushu = creadores, entendible en la historia como una fuerza o elemento creador
  2. Huis Ten Bosch, traducido como “casa en el bosque”, es un área de la isla Hario-Jima influenciada por diseños holandeses.
  3. Spanker es el nombre de una raza de caballos de carrera del siglo XVIII.
  4. Ao: azul.
  5. Kotsuchizoku: hueso de la tribu de la tierra.
  6. Kotsugyozoku: hueso de la tribu del agua.
  7. Naoto Ogata es un famoso actor japonés con varios premios y nominaciones.
  8. Maurice Ravel, Edwar Elgar, dos compositores.
  9. La preposición “von” proviene del Alemán y significa “de” o “del”.
  10. Ueno es un distrito del barrio de Tokyo en Japón.
  11. Los mindiscs son parte de la evolución de los reproductores musicales, luego de los discman.
  12. Monomonta es un famosos anunciador y actor japonés.
  13. El fundoshi es similar a un taparrabos, hay varios tipos, los luchadores de sumo usan algo similar.
  14. La canción es Up where we belong.
  15. Daikenja: Gran Sabio.