Suzumiya Haruhi:Volumen10 Preview

From Baka-Tsuki
Jump to: navigation, search

La Sorpresa de Suzumiya Haruhi[edit]

Por: Nagaru Tanigawa / Ilustraciones: Noizi Ito

Traducción al Ingles por cnet128

Traducción al Español por FNX


La historia hasta ahora

Suzumiya Haruhi: bella, inteligente e increíblemente atlética, Aun así sus palabras y acciones son sorprendentes e impredecibles, y su audacia no conoce límites. En un capricho ella crea "La Brigada de Suzumiya Haruhi para Ayudar a Hacer más Emocionante el Mundo" o “Brigada SOS” para abreviar.

Como los individuos lo suficientemente desafortunados para ser llevados al borde del cansancio día tras día por la mano de Haruhi como miembros de esta Brigada, tenemos a una alienígena, una viajera del tiempo, y un chico con poderes paranormales… básicamente una colección de gente anormal. Parece ser que su verdadero objetivo es observar en secreto a Haruhi, quien posee el potencial de alterar la realidad. Sin ser consciente de nada de esto, Haruhi vive sus días haciendo lo que sea que desee…

Y entonces, el último día de las vacaciones de Primavera, con un año escolar finalizando y otro a punto de comenzar, los miembros de la Brigada SOS se encuentran con una vieja amiga de Kyon: Sasaki. Como si deseara reavivar su vieja amistad, Sasaki comienza a ponerse en contacto con Kyon inesperadamente, pero la razón de esto resulta ser que ella esta rodeada de una colección de individuos misteriosos identificados como una “Brigada SOS falsa.”

Mientras tanto, de regreso en la escuela, Haruhi está emocionada por la aparición de candidatos a ser nuevos miembros de la Brigada. Y así las cosas, que de por sí ya eran lo suficientemente extenuantes, empeoran cuando Nagato no se presenta en la escuela.

¿Nagato? ¡¿Enferma?! Sin saber cómo reaccionar ante esta situación sin precedentes, la Brigada SOS se apresura en seguir a Haruhi al departamento de Nagato…

Personajes

Suzumiya Haruhi: Jefa de la Brigada SOS. Convencida de que el mundo no puede ser así de aburrido, ella pasa sus días buscando incidentes misteriosos. Sin saber que ella misma puede llevar consigo el más grande secreto de todos…

Kyon: Un estudiante de preparatoria común y corriente que tuvo la suerte de atraer la atención de Haruhi por alguna razón, y terminó formando la Brigada SOS a su lado. La víctima principal de las salvajes actividades de Haruhi.

Asahina Mikuru: Una viajera del tiempo, secuestrada y obligada a entrar a la Brigada SOS por Haruhi como la “mascota”. Busto grande, cara de loli y una personalidad apacible. Eso es lo que llamo “grandes cualidades”

Nagato Yuki: Una chica de pocas palabras que por casualidad era la única residente del cuarto del Club de Literatura cuando Haruhi tomó control de él para la Brigada SOS. Una Interfaz Humanoide creada por La Entidad para la Integración de Datos.

Koizumi Itsuki: Un chico con poderes paranormales bastante irritante, elegido por Haruhi como el llamado “misterioso estudiante transferido”. Cualquier conversación entablada con él termina siendo larga y confusa.

α-7

El día de hoy era Lunes, primer día de la semana escolar, y aunque no había sucedido nada fuera de lo ordinario de lo que pudiera hablar, tal vez a causa de que mi cuerpo aun seguía en ese estado semi relajado después de pasar un Domingo relajante el día anterior, la caminata a la escuela parecía estar alargándose más de lo usual.

El primer tramo de la travesía no fue demasiado malo, dado que Haruhi y los otros habían estado ahí para distraerme, pero ahora que ellos habían tomado su camino y me encontraba solo caminando este lago camino, me encontré afligido por un repentino sentimiento de soledad. Parecía como si estar rodeado por los miembros de la Brigada SOS de alguna manera se hubiera convertido en mi estado por defecto.

No es como si estuviera evitando particularmente que esto sucediera, pero no estoy bastante seguro de que pensar del hecho de que me he permitido envolverme tanto con todos estos asuntos tan increíbles. Es como si estuviera probando la profundidad del agua con un pie y de pronto me viera con el agua hasta el cuello.

"Ah, bueno…"

Sin ninguna razón en particular, deje de caminar y me di la vuelta. De algún modo la luz de Primavera parecía estar brillando en el camino más fuerte de lo usual. Podría ser a causa de que los ojos de los prospectos de miembro de la Brigada que habían pasado después de la escuela se habían encontrado brillando con una inocencia tan encantadora, pero de nuevo, podría haber sido solo el efecto de un fenómeno relacionado con el clima y la luz del sol.

“No es como si realmente me importara.”

Este comentario fue también completamente inútil. Algunas veces me encuentro preguntándome, ¿De verdad tiene algún caso hablar contigo mismo si no hay nadie para escucharte? Un discurso que no transmite ningún tipo de información difícilmente puede ser valorado como algo más que un simple ejercicio vocal. Y para que quede constancia, yo no pienso que tenga un hábito de hablar conmigo mismo. Así que solo puedo imaginar que mis palabras fueron un inútil intento de auto persuasión. El punto del asunto es que lo que sea que Haruhi me haya pegado, sucedió hace mucho tiempo, y aún si fuera posible quitármelo en esta etapa tan avanzada, no tengo ni el equivalente al precio mínimo de un aparato de Golgi de intenciones de hacerlo.

Mientras estos pensamientos pasaban por mi cabeza, mis instintos entrenados entraron en acción, y una vez mas me encontré arrastrando mis pies cuesta abajo en este largo camino a casa, forzando los pensamientos de Sasaki, Kuyou y todos los otros nuevos factores irregulares relacionados a la Brigada SOS que habían sucedido hasta ahora junto a este nuevo año escolar hacia rincón de mi mente, hasta que eventualmente llegue al fin de este día en mi propio cuarto. Todo esto para estos momentos ya se había vuelto parte de mi rutina y, sin ninguna sorpresa, el día de hoy no era diferente.

En otras palabras…

No paso mucho el día de hoy de lo que valga la pena escribir.

En teoría.


β-7

Con el momento de una roca que rodaba colina abajo… lo que, supongo, puede ser una ligera exageración, pero sin ninguna duda la velocidad con la cual Haruhi corría cuesta abajo en la colina podría haber dejado en ridículo a un atleta de clase mundial

Como si fuéramos arrastrados por algún tipo de red invisible que sobresalía de la espalda de Haruhi, Koizumi, Asahina-san y yo nos apresuramos de la misma manera en el camino de descenso de la escuela, y para el momento en que llegamos a la Estación de Kouyouen, y con ello al nivel del piso, yo estaba completamente sin aliento. Incluso Koizumi, quien generalmente parece tan fresco como una rosa aun en la peor de las situaciones, estaba limpiando el sudor de su frente, y eso debería de decirlo todo. Sobre Asahina-san, ella estaba inclinada respirando fuertemente con sus manos en sus rodillas.

Lo que solo dejaba a una chica ahí de pie sin inmutarse, como si ella tuviera algún tipo de fuente de poder radioactiva escondida en algún lugar de su cuerpo.

“¿¡Por qué se detienen!? Ya hemos llegado tan lejos, ¿¡O no!? ¡Recorramos el ultimo tramo corriendo!”

Y fiel a sus palabras, ella salio corriendo en dirección al departamento de Nagato. Nuevamente, su velocidad era digna de las Olimpiadas, y solo un atleta profesional en la cima de su carrera podría haber tenido una esperanza de mantener su paso. Enviando por delante a Koizumi, yo tome el portafolios de Asahina-san, dado que ella se estaba quedando rezagada, y nos dirigimos tras ellos tan rápido como era físicamente posible.

"Aahh… haahh…"

Después de hacerme cargo de Asahina-san, cuyas piernas estaban prácticamente fallándole todo el camino, finalmente arribe para encontrar a Haruhi esperando frente a la entrada del edificio de departamentos. En el instante en que ella determino que todos estábamos presentes, ella marco los botones apropiados en el intercomunicador.

7, 0, 8, llamar.

La respuesta vino de inmediato, como si la ocupante hubiera estado esperando nuestra llegada.


"…………"

“Yuki, soy yo. Todos vinimos hasta aquí para verte.”

"…………"

Primero vino el sonido del intercomunicador cortando la comunicación, y entonces las puertas automáticas se abrieron lentamente.

Nosotros nos introdujimos en el elevador el cual estaba esperándonos y Haruhi comenzó a apretar repetidamente el botón “7F”. No se trataba de un elevador particularmente grande, así que estaba algo lleno con nosotros cuatro en su interior, y podía escuchar a Asahina-san respirando cerca de mi oído. Eso y el suave sonido de la maquinaria.

La caja de metal procedió a subir a una velocidad tan lenta que uno casi podría pensar que alguien estaba subiéndolo manualmente, y la expresión de Haruhi fue amarga todo ese tiempo. No se trataba de que ella estuviera particularmente de mal humor, ese gesto de irritación era simplemente la expresión que su rostro hacia naturalmente cuando se encontraba insegura de que expresión adoptar.

Cuando las puertas del elevador se abrieron en el séptimo piso, Haruhi salio marchando con una aire de impaciencia, rozando audiblemente el aire en el exterior, y comenzó repetidamente a presionar el timbre del departamento 708.

El seguro fue abierto con una velocidad que sugería que la persona en el otro lado había estado esperando a su lado, y lentamente la puerta de acero se abrió hacia un lado. La silueta de la figura en su interior estaba dibujada por la calida luz del interior.

"…………"

La solitaria figura dibujada en el rectángulo de la entrada era Nagato Yuki, en pijama.

“¿Estas segura de que deberías de estar de pie?”

Sus ojos vacíos y fijos, Nagato asintió como respuesta a la pregunta de Haruhi, y se movió hacia el closet para sacar un par de pantuflas para cada uno de nosotros.

“¡No tienes que molestarte en hacer eso!”

Haruhi, quien ya se había quitado sus zapatos de una patada, tomo a Nagato por los hombros y la regreso a su cuarto. No solo yo y Asahina-san éramos los únicos que habían visitado el departamento de Nagato con anterioridad, todos nosotros habíamos venido hasta aquí en algún punto atrás, y así naturalmente, Haruhi estaba tan familiarizada como cualquiera de nosotros con la distribución de las cosas. Yo nunca había puesto un pie en su cuarto – la sala de estar y el cuarto de las visitas era lo mas lejos que mis aventuras me habían llevado – pero eso parecía difícilmente algo de lo que debiera preocuparme justo ahora.

Yo me adentre a la recamara – un cuarto que en verdad no contenía nada mas que una cama – y antes de tomarme el tiempo para reflexionar sobre el haber entrado en este territorio virgen, observe detenidamente a Nagato, quien había sido recostada en la cama por Haruhi.


"…………"

Su rostro pálido, observando fijamente el techo, estaba tan inexpresivo como siempre, y no había ningún signo obvio de fiebre. La única diferencia real de su apariencia usual era el hecho de que su pelo se encontraba desarreglado al haber estado acostada en su cama. Mis agudos ojos me decían que sus parpados estaban menos abiertos de lo usual por quizás dos milímetros, pero al menos ella no parecía estar sufriendo en particular. Y las pijamas no eran exactamente encantadoras.

Recupere algo de mi compostura, y fue solo cuando hice esto que me di cuenta de que tan cerca estuve de entrar en pánico.

Haruhi puso su mano contra la frente de Nagato, y pregunto,

“Yuki, ¿Ya has comido? ¿Acaso te duele la cabeza?”

La cabeza de Nagato se agito un poco de derecha a izquierda sobre la almohada.

“¡No puedes solo dejar de comer! Pensé que podrías no haberlo hecho, dado que vives aquí sola. Hmm…”

Ella puso su mano restante sobre su propia frente.

“En verdad tienes un poco de fiebre… ¿Acaso hay un cojín frío en este lugar?”

La respuesta de Nagato se encontró en lo negativo.

“Oh, bien. Iré y te comprare uno mas tarde. Pero la comida viene primero. Yuki, usaré tu cocina y lo que sea que haya en tu refrigerador, ¿De acuerdo?”

Sin esperar una respuesta, Haruhi se puso de pie, y atrapando el brazo de Asahina-san, ella se dirigió fuera de la habitación.

“Te preparare mi arroz especial. ¿O un udon especial seria mejor? Cualquiera de ellos debería de desaparecer un resfriado en un respiro. Mikuru-chan ven a ayudarme.”


"¡Ah… de acuerdo…!"

Asahina-san había estado observando preocupada a Nagato, con el montón de pantuflas en sus brazos por alguna razón, pero ella se apresuro a seguir a Haruhi, asintiendo repetidamente, hasta que Haruhi se detuvo justo enfrente de la puerta para mirarme a mí y a Koizumi, quienes aun estábamos de pie dentro del cuarto inmóviles como tontos.

“Ustedes dos, salgan del cuarto. No es bueno el observar a una chica cuando esta durmiendo”

“En ese caso,” ofreció Koizumi, “¿Por qué no me encargo de las compras? Un cojín frío y algo de medicina para resfriado… ¿Eso será suficiente?”

“Solo espera un minuto. Yo también tengo que preparar la cena, así que déjame ver que es lo que hay dentro del refrigerador. ¿Acaso crees que ella tenga una cebolla primavera? Necesitaremos escribir una lista de compras. Ven conmigo Koizumi-kun. ”

“Muy bien.”

En su camino de salida del cuarto, Koizumi golpeo mi hombro ligeramente y me lanzo una mirada con algún tipo de significado antes de desaparecer.

El cuarto ahora solo me contenía a mí, de pie sin nada que hacer, y a Nagato, recostada en su cama.

Yo aun podía escuchar la voz de Haruhi desde la cocina dando algún tipo de órdenes a Asahina-san y a Koizumi. “¡Porque es que aquí no hay nada mas que comida enlatada! Esto no va a darle una nutrición adecuada… Es la falta de vegetales frescos lo que lleva a enfermedades como esta. Mikuru-chan, lava el arroz y ten listo el preparador de arroz – oh, y esa olla ya que estas en ello – y Koizumi-kun, necesitaremos huevos, espinaca, cebollas primavera…”

En momentos como este puede llegar a ser bueno el tener a Haruhi alrededor. Aunque ella clama que es porque es la Jefa de la Brigada, es cuando se trata de cosas que nada tienen que ver con las actividades de nuestra Brigada que ella realmente muestra su clase. Lo se muy bien, sus habilidades en la cocina no tiene par.

Aun así, este no era el momento para distraerse con el sonido de fondo.

Será mejor el solo preguntarle.

"¿Nagato?"

"…………"

“¿Cómo te sientes? ¿A grandes rasgos como te encuentras?”

"…………"

“¿Puedes hablar?”

"Puedo."

Sus ojos aun seguían observando fijamente el techo, Nagato levanto lentamente la parte superior de su cuerpo, con edredón y todo. El movimiento fue directo y poco natural, sin ninguna inclinación a la derecha o la izquierda; tanto que pondría a esas muñecas que se enderezaban solas en vergüenza.

“¿Es a caso por esa chica Kuyou que terminaste de esta forma?”

“No necesariamente.”

Los ojos de Nagato, como cuarzos pulidos, me observaban directamente.

“Sin embargo, es una posibilidad.”

“¿Acaso no piensas que ella lo haya hecho? Tú sabes…”

Tiempo atrás en el invierno, cuando Nagato se desmayo en la mansión fantasma, ¿Exactamente como es que eso había funcionado? Nosotros habíamos estado vagando en las montañas por horas, y cuando finalmente llegamos a la fuente de la luz, resulto ser una mansión inescapable, y Nagato perdió su claridad usual. Acaso eso no había sido…

“Una carga pesada.”

Las palabras llegaron como un susurro desde los labios de Nagato, y sus apagados ojos cayeron hacia el futon.

¿Acaso su cuerpo había sido siempre así de pequeño? Ella solo había faltado un día a la escuela, y aun así de alguna manera parecía haberse vuelto tan delgada y frágil.

En un repentino destello de inspiración, un pensamiento llego a mí.

“¿Cuándo comenzó?”

Al recordar los eventos del día anterior, yo proseguí.

“¿Cuándo fue que comenzaste a guardar cama a causa de esta fiebre?”

“La tarde del Sábado”

El día de la primera patrulla en busca de misterios en la ciudad del nuevo año escolar. No había habido nada malo en Nagato cuando la vi en ese entonces, estaba seguro al menos de eso.

No me digan que esto empezó al mismo tiempo que recibí esa llamada de Sasaki cuando estaba en el baño.

"…………"

Nagato no respondió, sus apagados y borrosos ojos observaban fijamente la dirección en la que se encontraba mi pecho.

Ahora que lo pienso, algo parecía extraño. El día de ayer… Domingo. Yo había sido llamado por Sasaki, y me encontré con Tachibana Kyouko, Suou Kuyou y Fujiwara, pero también había habido un intruso inusual.

Su rostro pálido, observando fijamente el techo, estaba tan inexpresivo como siempre, y no había ningún signo obvio de fiebre. La única diferencia real de su apariencia usual era el hecho de que su pelo se encontraba desarreglado al haber estado acostada en su cama.

Kimidori Emiri-san. Una chica una año mayor a nosotros, y una interfase de la Entidad Para la Integración de Datos diferente de Nagato y Asakura. Una humanoide orgánica que, hasta ahora, nunca había salido al descubierto, siempre permaneciendo como la sombra de Nagato o del Presidente del Consejo Estudiantil. No había ninguna manera de que su presencia como trabajadora de medio tiempo en ese café en ese día en particular pudiera ser una coincidencia. Kimidori-san había estado vigilando a Kuyou, de eso estaba seguro.

¿Pero por qué? Para asegurarse de que ella no intentara ningún truco alienígena extraño en mí, presumiblemente.

Pero ordinariamente, ese rol debería de haber sido de Nagato. Aun así Nagato no estaba en ningún lugar.

Una repentina oleada de enojo se apodero de mí, y tuve la urgente necesidad de hacer un golpe cruzado hacia mi propio mentón.

Que idiota he sido. Debí de haberlo notado en ese entonces.

Kimidori-san había tomado ese rol porque Nagato había sido sacada de la acción. El respaldo de Nagato, Asakura Ryouko, se había ido. Aunque ella pertenecía a una facción diferente, la única interfaz que quedaba en el vecindario era Kimidori-san. Es por eso que ella había estado ahí en el café. Manteniendo cuidadosamente su distancia, yendo tan lejos como actuar de camarera. Los ojos de Nagato habían llegado a un tono tan apagado como nunca. El brillo en ellos era como el de una moneda antigua excavada desde las profundidades de la tierra; apenas había vida en ellos. Su brillo usual, como el de un lápiz recién afilado, se había ido completamente.

El aire en la habitación de Nagato, libre de cualquier tipo de aire acondicionado, era tibio. Pero aun así me di cuenta de que sentía un tipo diferente de frío. Un frío que no venia desde afuera si no de dentro.

“¿Cómo puedo regresarte a la normalidad?”

Esta enfermedad no era algo que pudiera ser curado por algo tan simple como la medicina común o la cocina especial de Haruhi. Era un virus alienígena. La única persona que podría ser capaz de crear una vacuna para algo como esto era Nagato Yuki, y ella se encontraba aquí a causa de ello.

"…………"

Los ahora pálidos labios de Nagato permanecieron cerrados por cerca de diez segundos antes de empezar a moverse.

“Mi recuperación no será decidida por mi propia voluntad. Ese juicio será hecho por la Entidad para la Integración de Datos.”


¿Ese inútil jefe tuyo? Estoy comenzando a desear que mostrara su cara. Hay un par de palabras francas que me gustaría compartir con él.

“Imposible. La Entidad para la Integración de Datos es…”

Los parpados de Nagato cayeron cerca de otro milímetro o más.

“…incapaz de hacer contacto directo con las formas de vida orgánicas… es por eso que fui creada…”

Y con eso, su despeinada cabeza colapso de regreso a la almohada.

"¡Hey…!"

“Estoy bien.”

Con esto me convencí aun mas – esta no era una simple fiebre. El virus que afectaba a Nagato no era algo que ni incluso el equipo de ensueño de los más grandes doctores tendrían esperanzas de curar.

Era una ofensiva de datos de aquellos horrores cósmicos conocidos solo como el “Dominio de la Capa Celestial”. Ellos estaban sellando los increíbles poderes alienígenas de Nagato al poner esta “carga” en ella.

“¿Podríamos resolver esto al negociar con Kuyou?”

Esa era la única cosa en la que podía pensar. Si Nagato es la representante de la Entidad para la Integración de Datos, Kuyou era la agente del Dominio de la Capa Celestial. La comunicación con ella podría no ser tan simple como con Nagato, pera aprendí de parte de Sasaki y Kyouko que era posible. Ella definitivamente podía hablar japonés, aun si era solo a un nivel básico. En cuyo caso, ella debería ser capaz de entender lo que dijera.

“Palabras…”

Su voz era tan débil, podría haber sido fácilmente nada más que un suspiro.

“El lenguaje es difícil. Yo actualmente no soy adecuada para la comunicación con otra interfaz humanoide.”

“Mis capacidades de comunicación lingüística son insuficientes.”

Yo lo sabía desde el inicio. Pero tu naturaleza silenciosa es una parte esencial de lo que eres.

Para mi y para Haruhi.

"Yo………"

Pero el rostro inexpresivo de Nagato transmitía una evidente sensación de contener todos esos sentimientos de amargura mientras proseguía.

“Si yo como una unidad individual hubiera sido conferida con capacidades sociales…” Cada faceta de su rostro blanco como el papel expresaba un vació que era dolorosamente cercano a un infinitesimal de algo.

“La posibilidad de haber sido otorgada con herramientas como las otorgadas a Asakura Ryouko no habían sido cero. Yo no fui creada de esa manera. No puedo oponerme a mi índice establecido. Yo seguiré siendo como soy… hasta el día… en que deje de funcionar….”

Los ojos de Nagato se cerraron cerca de tres milímetros o mas, observando con una mirada vacía el frío techo.

No sabia que decir.

Si las posiciones e identidades de Nagato y Asakura hubieran sido intercambiadas, ¿Cómo habrían resultado las cosas? Una representante de la clase silenciosa, poco sociable, y amante de los libros. Una miembro solitaria del Club de Literatura encantadora, empática y siempre sonriente.

Esa imagen estaba obviamente mal. Diablos, ni siquiera podía imaginarlo. Yo no deseaba pensar en ser acuchillado por Nagato y salvado por Asakura. Estaba agradecido, desde el fondo de mi corazón, que el enemigo haya sido Asakura y mi aliada haya sido Nagato. No tengo ninguna duda de ello.

Lo siento Asakura. No hay ninguna necesidad de que regreses de Canadá o donde sea que se supone que fuiste. Nagato es todo lo que necesito. Nagato, Haruhi y Asahina-san – ellas tres son suficientes para llenarme con tanta felicidad que creo que seria posible hacerme estallar.

“Dime, Nagato.”

Yo me incline hacia Nagato, inclinando mi rostro mas cerca del de ella con su pelo revuelto.

“¿Qué se supone que tengo que hacer? No… ¿Qué es lo que puedo hacer para regresarte a la normalidad?”

"…………"

Por un largo rato ninguna respuesta hizo su aparición.

Tomándose su tiempo, Nagato alzo su mirada para encontrarse con la mía, y cuando finalmente hablo, la respuesta fue terriblemente corta.

“Nada.”

“¡¿Nada? ¿Qué se supone que -”

Mientras me acercaba incluso más hacia ella,

“¡¿Qué dem -?! Kyon, ¡¿Qué estas tratando de hacerle a Yuki?!”

Ahí se encontraba de pie Haruhi, con un delantal atado encima de su uniforme de la escuela, con una cuchara de madera en una mano y la otra en su cintura, y sus ojos con forma de triangulo isósceles, exudando enojo.

“¡¿Por qué no estas haciendo nada para ayudar?! ¡Koizumi-kun ya salio a comprar las cosas que necesitamos! ¡Estoy segura de que puedes ser útil en algo! De hecho, ¡tú eres el que debería de estar haciendo este trabajo mas que nosotros!” Tú eres el hombre de la Brigada a cargo de los trabajos extraños – cuando se trata de labores menores, ¡Tú eres el primero en ser llamado! ¡Saca los platos, lava los palillos, solo apresúrate y ocúpate en algo! ¡Vamos, comienza a moverte!”

Haruhi me sujeto por la nuca y me arrastro hasta la cocina como una de esas bolsas de arena que se utilizan para prevenir inundaciones.

Así que será de ese modo. Haré lo que desees. Mientras que Nagato se recupere, yo preparare la comida que gustes.

De hecho, demonios, si hay alguna oportunidad, entonces se trata de esta. El tipo de comida de recuperación súper nutritiva que Haruhi prepara puede ser suficiente para enviar al organismo extraterrestre gritando por la puerta. Y entre más asquerosa, mejor. Pero mientras que puede que yo haya sido llevado al borde de las lágrimas de alegría por la cocina de Haruhi en el pasado, no puedo pensar en una sola ocasión en que haya pensado que fuera horrible su comida. Puedo decir esto con seguridad. Lo siento, oh Madre que me criaste y me adoraste, pero la comida de Haruhi es mejor que los alimentos que tú preparas.

No es que pueda imaginarla criando una familia, pero estoy seguro de que no hay ningún peligro de que la descendencia inmediata de Haruhi desarrolle algún tipo de desorden en su gusto.



De regreso en la cocina, Haruhi le dejo la tarea de monitorear la olla hirviendo a Asahina-san por el momento, y se tomo un pequeño descanso para tomar algo de agua directo de la llave, antes de volver a girar hacia nosotros.

“Estoy un poco mas tranquila en realidad. Nunca siquiera había considerado la idea de que Yuki faltara a la escuela, así que me preocupe de que fuera algo peor que un resfriado ordinario. Pero su fiebre no es demasiado alta, así que si come algo que sea agradable para el estomago y descansa bien por una noche, ella debería de recuperarse bastante bien.”

“Si, no parece que vaya a haber alguna necesidad de que visite el hospital.”

Koizumi tomo esta oportunidad para entrometerse casualmente. Todos aquí aparte de Haruhi estábamos concientes de que ningún doctor humano seria de utilidad para Nagato, pero ahora que lo pienso, seria poco natural el no mencionar el tema en lo absoluto.

“Sucede que yo personalmente llevo una buena relación con un excelente doctor, así que si llegamos hasta ello, puedo pedirle que le prescriba unas excelentes medicinas.”

Secando sus labios con su manga, Haruhi prosiguió.

“La medicina no es lo que solía ser. Su espíritu es lo que uno realmente necesita para estos casos.”

Haruhi comenzó a darnos una clase.

“La razón por la cual las medicinas saben tan mal, si no lo saben, es para engañar a los gérmenes del resfriado o a los virus o a lo que sea para que piensen ‘Si ellos comienzan a lanzar cosas tan asquerosas aquí, entonces será mejor que me vaya’.”

“¿D… De verdad es por eso~?”

“¡Seguro!”

Deja de mentirle a Asahina-san con ese aire de completa seguridad. Que sucedería si en verdad te creyera.

Pero no pude obligarme a externar esa queja, y en vez de eso me retire a la sala de estar con Koizumi, donde nos sentamos debajo del kotatsu inactivo y no hicimos nada más en particular.

Koizumi, después de haber regresado de las compras, había sido relevado de sus tareas en ese momento, y dado que yo nunca había recibido ninguna responsabilidad real desde el comienzo, me dejaron marcharme después de que hiciera unas simples tareas tales como poner la mesa y lavar un poco, así que ninguno de los dos teníamos algo que hacer en estos momentos salvo observar a Haruhi proseguir animadamente la preparación de su comida con la ayuda de su asistente Asahina-san.

Aun así, siempre he estado conciente de que Haruhi era buena en estas cosas, pero al observarla hacerlo, ella podría poner a cualquier ama de casa profesional en vergüenza. Desde la facilidad con la que cortaba los vegetales a la forma en que preparaba el dashi, no podía más que estar sorprendido con lo fácil que hacia parecer todo esto.

“Oh, ¡Cualquiera puede hacer este tipo de cosas si se acostumbran a ello!”

Así que para citar a Haruhi, quien estaba probando el contenido de la olla con un pequeño plato.

“Yo he cocinado desde que estaba en la escuela primaria, después de todo. Soy mejor que cualquiera de mi familia. Ah, Mikuru-chan, pásame la salsa de soya.”

"¡Allá va~!"


Ahora que lo pienso, yo en rara ocasión he visto a Haruhi traer su almuerzo a la escuela. ¿Acaso su madre no los prepara para ella?

“Estoy segura de que los prepararía si se lo pidiera, y ella lo ha sugerido en algunas ocasiones, pero siempre me he negado. Cuando necesite uno, lo preparare yo misma.”

Había una expresión complicada en el rostro de Haruhi.

“No se si debería de decir esta clase de cosas, pero mi mamá… mi madre, ella tiene un terrible sentido del gusto. Pienso que hay algo mal con su lengua. Y ella siempre mide el sazón con la vista, además de nunca pone atención sobre cuanto tiempo deja el pescado cocinándose, así que aun cuando prepara el mismo platillo, nunca sabe de igual forma dos veces. Tiempo atrás cuando era una niña, yo solía pensar que era normal – Recuerdo pensar que los alimentos de la escuela eran lo mas sabroso del mundo. Pero siempre que trataba de preparar esas cosas yo misma, resultaban absolutamente deliciosas. Ah, Mikuru-chan pásame el mirin.”

"¡Allá va~!"

“Estos días yo preparo la mitad de las cenas de mi casa yo misma. Mi madre trabaja, ya sabes, así que nos ayudamos la una a la otra. Supongo que es verdad que no hay mejor práctica que lo real. El esfuerzo diario es todo lo que se requiere. No es que yo haga algún esfuerzo especial, pero cuando lo haces parte de tu rutina, uno acaba entendiendo las partes importantes. Mikuru-chan, prueba esto por mí. ¿Qué tal sabe?”

"¡Allá voy~! ……¡Ahh…… es delicioso……!"

“¿Ya lo ves? Esta es mi sopa de vegetales personal y especial. Tiene todas las vitaminas desde la A a la Z, ¡Perfecta para mejorar tu resistencia! ¡Un solo sorbo enviara toda tu fatiga y dolor directo a los anillos de Saturno!”

De donde saco ella esa línea, no tengo ni la más mínima idea, pero de cualquier forma Haruhi comenzó a transferir los contenidos de la sopa en un plato hondo, mientras que apagaba la flama de la olla y removía la tapa.

Mi estomago comenzó a rugir en ese mismo momento. Este era un olor capaz de producir hambre.

“Esto esta hecho especialmente para Yuki. Kyon, ¿Por qué pones esa cara hambrienta? No te daré ni un poco, ya lo sabes. Ayúdame a llevarlo hasta su cuarto. No vas a ser castigado por hacer tan poco.”

Naturalmente yo estaba listo para dedicare sin ningún interés a cualquier tarea que estuviera a la mano. Es verdad, yo estaba lleno de culpa de que no hubiera nada más que pudiera hacer.

Yo puse el estofado y la sopa de vegetales de Haruhi en una bandeja y la lleve cuidadosamente al cuarto de Yuki. Asahina-san trajo la tetera y una taza. Koizumi nos siguió detrás llevando la medicina herbal que Haruhi había especificado y un vaso con agua, mientras que Haruhi fue a abrir la puerta del cuarto.

“¡Yuki, ya esta listo! ¡Perdón por la espera!”

"…………"

Lentamente Nagato se levanto de la cama y nos observo a nosotros cuatro con unos ojos vacíos.

“Bebe la medicina primero, ¿De acuerdo? Se debe de tomar antes de los alimentos. Yo escogí esta medicina que es la que generalmente parece trabajar mejor según mi experiencia. Puedes comer después de eso.”

“Hay mucho mas de donde vino esto, así que come cuanto quieras. No almorzaste nada ¿cierto?”

La sorprendente actitud positiva de Haruhi era maravillosa. Casi podía ver al virus del resfriado común huyendo al enfrentarse a esta clase de poder. Cualquier bacteria con un instinto de auto preservación estaría deseando huir en estos momentos.

"…………"

Nagato intento salir de la cama, pero fue detenida por Haruhi de nuevo. Koizumi le entrego el paquete de medicina y la taza, y después de observarla con algunas dudas por un momento, Nagato la bebió a la fuerza.

Parecía que Haruhi habría preferido alimentar personalmente a Nagato, pero Nagato se negó, y tomo el plato para comer y la cuchara ella misma. Ella tomo una cucharada y se la comió.

"…………"

Mientras Nagato se bebía el estofado, apenas masticándolo en lo absoluto, Haruhi la observaba con una mirada intensa. Ella no era la única; Asahina-san, Koizumi y yo estábamos haciendo lo mismo.

"…………"

Nagato se encontraba observando el plato de la manera en la que uno observaría el color de una solución de yodo derramada sobre una muestra de almidón, pero eventualmente dijo en una voz débil,

"Deliciosa."

“Correcto. Es bueno oírlo. Sigue comiendo. ¡Comete toda! Aquí hay algo de sopa de vegetales. Probablemente debería de haberla hervido un poco mas, pero esto debería de ser suficiente para sacar bastante sabor.”

Tomando el platillo que Haruhi le puso enfrente, Nagato se la bebió toda.

"Deliciosa."

"¿Ya ves?"

Con una Mirada de extraordinaria satisfacción en su rostro, Haruhi observaba a Nagato mientras esta acababa con su comida.

Poco a poco, Nagato siguió comiendo con un ritmo estable. Yo tengo mis dudas de si en verdad estaba disfrutando lo que Haruhi cocino; aunque si parecía que ella estaba saboreándolo más que cuando comió el curry, ella probablemente estaba reprimiendo su falta de apetito. Nagato parecía comer cualquier cosa que le presentaran. Ella incluso comería aun si no tuviera la necesidad de ello.

De alguna forma encontré difícil observar esta escena.

Tal vez era porque Nagato estaba sentada en su cama, vestida con solo sus pijamas. Tal vez fue porque estaba comiendo en silencio el nutricioso alimento de Haruhi. O tal vez a causa de que ella estaba sentada tan cerca que podría alcanzarla y tocarla, y es por eso que su presencia parecía más débil que siempre.

“Disculpen…”

No le pedí perdón a nadie en particular.

“Voy a utilizar el baño.”

Sin esperar la respuesta de nadie, abandone el cuarto y me encerré en el baño. Aunque tal vez no lo mostraba en la superficie, sentía que si me quedara a observar a Nagato un poco mas, podría ser sobrecogido por un enojo inútil que no tendría un blanco identificable.

Me senté en la limpia cubierta del escusado, mordí levemente el interior de mis labios y me hundí en mis pensamientos.

Por el momento, al menos sentía gran satisfacción al saber quien era exactamente a quien tenia que hacer el primer blanco de mis interrogaciones. Tal vez no sepa que es lo que tengo que hacer, pero esta era una cosa que sabia que no podía ignorar.

Algo se tenia que hacer acerca de esa chica Kuyou. Era injusto que Nagato estuviera recostada enferma mientras esa maldita chica caminaba por ahí en perfecta salud. Era una cuestión de un balance roto.


No lo iba a tolerar. Primero, tenía que contactar a Sasaki, y…

"¡Ahh…!"

El teléfono móvil en el bolsillo de mi camisa comenzó a vibrar repentinamente, y casi hace que me caiga del asiento del baño.

Mire la pantalla para ver quien era el que me había sorprendido con una precisión tan inmaculada, y vi que era un mensaje en vez de una llamada.

"¿Hmm…?"

La dirección del remitente era un montón de caracteres incomprensibles. “¿Quién rayos…?” Y con ello procedí a abrir mi bandeja de mensajes.

"¿Huh?"

La pantalla repentinamente se volvió completamente negra. ¿No me digan que se trataba de un virus? Maldición. No deseo perder los datos que tenía guardados aquí…

Mientras comenzaba a entrar en pánico, note que un cursor blanco comenzó a parpadear en la esquina superior izquierda de la pantalla negra de LCD, y fui golpeado por un repentino sentimiento de déjà vu. Ya había visto algo como esto suceder en el monitor de una computadora anteriormente…

Momentos después, el cursor comenzó a trasladarse lentamente hacia un lado, dejando una cadena de caracteres a su paso.

Este constante flujo de texto, desafiando cualquier necesidad de una conversión de caracteres, también me era bastante familiar.

yuki.n> No necesitas preocuparte

Nagato. Así que se trataba de ti.

Esto era como aquella ocasión en la que Haruhi y yo quedamos atrapados en aquel Espacio Sellado. En cuyo caso, yo debía de poder responder del mismo modo. Mi pulgar comenzó a desplazarse sobre el teclado. ¿No te preocupes? Como demonios habría de no hacerlo. Esto requiere de una respuesta. Lenta pero seguramente, comencé a escribir en mi respuesta.

“Es culpa de aquellos de esos idiotas del Dominio de la Capa Celestial, el que tengas fiebre ¿cierto?”

Tan pronto como envié el mensaje, otro llego.

yuki.n> Si

Sobrecogido por la enormidad de mi propio descuido, me sentí con ganas de congelar mi propia cabeza en nitrógeno líquido y volarla en pedazos con un bat de béisbol. ¡Maldición! Esa chica Kuyou que parecía tan indefensa, sentada ahí con su apariencia de muñeca a lado de Tachibana Kyouko. Y al mismo tiempo, yo estaba haciendo la misma suposición. Que en verdad solo estaban interesados en mí y en Haruhi.

Ellos me habían contactado porque querían hacer algo sobre los poderes de Haruhi – Yo había hecho esa suposición sin siquiera dudarlo. Tengo una horrible mente de un solo camino. Koizumi me había dicho que Nagato era la más grande ventaja que tenia la Brigada SOS, y yo sabia que estaba en lo correcto, ¡¿Cómo es que no pude ver claramente que ella seria el primer blanco de cualquier ataque enemigo?!

yuki.n> No permitiré que te lastimen a ti o a Suzumiya Haruhi

Mi pulgar apretó rápidamente las teclas lleno de frustración.

No me importa lo que pase conmigo o con Haruhi. Podemos cuidarnos a nosotros mismos, y justo en estos momentos nos encontramos bien. Tú eres quien ha sido atacada, ¡Tú eres la que esta en problemas! ¡Haz algo al respecto!

Enviar. De nuevo, una respuesta instantánea

yuki.n> Esta es una de mis tare□□□□□□□□□tidad para la integraci□□□□□□□Datos□□□□□□rato□□□□□□□municarse□□□□□□□□□□□□□□minio Celes

Los caracteres llegaron a un fin abrupto.

“¿Qué sucede?”

Los escasos metros entre el cuarto de Nagato y este hogareño baño repentinamente parecieron imposiblemente lejanos, y los pocos segundos que siguieron parecieron una eternidad.


yuki.n> mi operac?????æ–‡å —å????Œ–ã‘ã??§ã™????æ–‡å??? —åŒ????– ã‘ã§???

Yo pensé que mi teléfono se había descompuesto. Al menos esperaba que fuera el teléfono.


yuki.n> ????????ã“ã‚Œã?????‚‚æ–‡å??? —å??Œ–ã‘ã???•ã“ã‚???Œã ‚‚æ?????????????–‡å —化ã‘ã•??

Comencé a sentir un sudor frío. El que Nagato me enviara puras incoherencias era algo sin precedentes. ¿Acaso su condición era así de mala? Si resultaba ser incurable, Yo…

Me sentí como si fuera a desmayarme en cualquier momento. Mi cuerpo se volvió tan débil que mi mano podría haber resbalado y dejado caer el teléfono dentro del baño, y francamente no podría haberme culpado si lo hubiera hecho.

Pero para mi buena fortuna, antes de que lograra descomponer mi teléfono, la línea superior de la pantalla cambio nuevamente.

yuki.n> Necesito dormir.

El pequeño y parpadeante mensaje apareció claramente por un momento, antes de desaparecer como si estuviera derritiéndose. Era un mensaje maravilloso… cien por ciento de Nagato.

Déjenme decir esto de nuevo. Como demonios no voy a preocuparme. Debes de estar bromeando. Lo lamento Nagato, pero no soy suficientemente maduro para ello. Debes de estar sobreestimándome.

Apresurándome a salir del baño, corrí directamente de regreso al cuarto.

"¡Nagato!"

Mirándome con una expresión desconcertada, Haruhi fue sorprendida por un momento, pero entonces,

“¡Deja de hacer eso, Kyon! Mantente en silencio, ¿de acuerdo? Yuki acaba de quedarse dormida.”

Ella me observaba con el ceño fruncido.

“Ella se recostó tan pronto como termino con su comida, y se fue directo a dormir.”

Y era verdad, Nagato estaba inmóvil en su cama con sus ojos cerrados. Como una princesa congelada en el hielo, incluso su respiración era indetectable.

“Pienso que de verdad se ha calmado. Es en ocasiones como esta que no es bueno que una persona viva sola. Uno necesita tener algo de gente alrededor – aun si solo estas durmiendo, es importante el escuchar que la gente se mueve en el resto de la casa. Simplemente te ayuda a sentirte cómodo. No importa quien, ella necesita a alguien que…”

Yo le di la espalda a Haruhi sin ninguna explicación razonable. Deseaba escucharla, pero no estaba de humor para ello. No fue un acto conciente, mi cuerpo se movió por si solo.

“¿Kyon? ¿A dónde -?” Abandonando el cuarto en una carrera, solo alcance a tomar velocidad mientras me apresuraba a atravesar la puerta de entrada. No me sentía con ganas de esperar que el elevador llegara al primer piso así que corrí por las escaleras. Pasando a través de la entrada del edificio de departamentos, seguí corriendo sin ninguna meta verdadera en la mente.

¿Dónde podría encontrarse Kuyou a esta hora? No tenia idea. Pero ella levaba puesto un uniforme del a Escuela de Señoritas de Kouyouen. Si ella va a la escuela de manera normal como Nagato va a la Preparatoria del Norte, entonces Kouyouen era un buen lugar para comenzar. No me importaba lo que las personas de seguridad de la escuela tuvieran que decir. Podría huir de ellos todo el día. Si fuera a entrar de golpe en el salón de personal, quien sabe si su dirección en verdad estaría apuntada en el registro. Si no lo estaba entonces tendría que encontrar otra manera.

De cualquier forma, quedarme de pie quieto y sin hacer nada era la única cosa que mi cuerpo no permitiría.

Eventualmente mi carrera se volvió tan tranquila como si estuviera llevando unas botas aladas proporcionadas por alguna diosa; mis inútiles funciones cardiopulmonares me habían fallado y me había quedado sin aliento.

Me encontré a mi mismo de pie frente al cruce del tren.

El mismo cruce del tren donde, cerca de un año atrás, Haruhi me había dado un largo discurso privado.

Sobrepasado por el cansancio, me concentre por un momento en tomar unos largos y profundos respiros. Mi mirada comenzó a vagar al lado opuesto del cruce, y lo que vi ahí hizo que mi mirada y mi cuerpo se congelaran.

Suou Kuyou.

El enemigo que había amenazado tanto a mí como a Nagato estaba de pie ahí del lado opuesto al mío, a través del cruce del tren. Como pensaba, ella había estado ahí todo el tiempo.

"_______________"

Uniforme negro. Largo y amplio cabello. Y esa insondable expresión vacía.

Las luces sobre el cruce comenzaron a parpadear. Al mismo tiempo, las campanas que señalaban la aproximación de un tren comenzaron a sonar, y las barras mismas comenzaron a bajar lentamente.

¿Por qué es que ella… se encuentra aquí…? Es como si ella hubiera estado…. esperándome….

Kuyou no se movió. Ella mantenía la misma distancia de mí, el ancho de un solo cruce, y como si le hubieran salido raíces directamente al piso, se mantuvo completamente quieta, viéndose menos humana que un robot construido de cajas de cartón.

Clang, clang, clang…

Las barras habían bajado completamente para entonces, y la vibración del cruce y la velocidad del aire presagiando la llegada del tren se volvieron más fuertes. Mi mirada estaba fija en Kuyou, y en donde se encontraba enfocada la de ella era un misterio. La precisión era imposible. Esto no era coincidencia. Ella estaba…

Ella estaba esperando por mí en este lugar.

Con un golpe de viento, el tren se apresuraba en pasar, ocultando a Kuyou de mi vista. Aunque difícilmente pudo haber tenido tantos carros, parecía como si el tiempo se hubiera detenido por esos pocos momentos.

Esta horrible sensación, tan poderosa que podría haber identificado los rostros de todos y cada uno de los pasajeros situados en las ventanas del tren que se encontraba pasando, se convirtió en una premonición igualmente poderosa.

Como si el futuro estuviera destellando frente a mis ojos, sentí una repentina convicción de que cuando el tren finalizara su paso, Kuyou ya no se encontraría de pie en el otro lado del cruce. De alguna manera ella estaría de pie justo detrás de mí, alzando sus pálidas manos de fantasma…

Una ilusión terrible.

El tren paso, las luces de advertencia rojas, relevadas de su tarea, dejaron de parpadear. Y la figura oscura de Kuyou estaba de pie, como siempre, del otro lado del cruce. ¿Una demostración de paciencia suprema? O tal vez es que ella no tenía esta clase de conceptos humanos en lo absoluto…

Después de esperar que las barras negras y amarillas regresaran a su posición erguida, Kuyou finalmente se movió, como si cruzara a través del lecho del océano. Ella caminó hacia mí. De verdad me encantaría saber como logra caminar sin que su pelo o su falda se muevan en lo más mínimo.

Su figura, como la de un holograma insustancial, se detuvo a unos metros de mí.

Yo apreté los puños a mis lados.

“¿Qué demonios fue lo que le hiciste a Nagato?”

Los ojos de Kuyou, como unas brillantes canicas gigantes, me observaban. Todos mis instintos me decían que no debía de observar su mirada. Esos eran el tipo de ojos que uno sentía que podrían ser capaces de robarte el alma del cuerpo.

Los labios de colores brillantes de Kuyou se separaron.

“Yo deseaba saber sobre los humanos… No…”

Aunque ella se encontraba a cierta distancia, su voz llego como si estuviera aun lado de mi oído.

“No, eso no era… lo que quería saber…”

Ella inclino su cabeza hacia un lado. Ese gesto increíblemente humano me tomo por sorpresa.

“Lo que yo deseaba conocer… era a ti….”

¿Qué?

“¿Te unirías a mi….?”

¿Qué es lo que esta diciendo?

“No me molestaría…”

Ella extendió su mano hacia mí.

Alíen.

Clang, clang, clang…

La señal del cruce comenzó a sonar nuevamente. Dos luces rojas, parpadeando una tras la otra. Una advertencia de que el tren venia en camino… pero para mí, se sintió como si fuera la advertencia de algo mucho mas terrible que ser golpeado directamente por un tren a toda velocidad. Una situación de emergencia. ¿Qué sucedería? ¿Qué estaba pasando? Nada parecía tener sentido. ¿Cuál es el significado de esta repentina transformación, como si una muñeca de plomo hubiera sido traída a la vida por una bruja?

La mano de Kuyou seguía aproximándose. Cerca, aun mas cerca. La mano de forma humana de algo que no era humano.

Un ser que posiblemente no podía coexistir con la humanidad, una visible y desconocida entidad de más allá de la galaxia, más allá de la percepción humana. Una chica cuyo cabello se mecía como si fueran alas…

Ojos tan negros como la luna nueva. No. No los mires. El mundo se volvería oscuro.

Me gustaría decirle “detente”, pero mi boca se niega a moverse. Esto es demasiado patético. Después de haber llegado tan lejos…

“Renuncia.”

La voz que detuvo la mano de Kuyou no fue la mía.

De nuevo, me quede de pie en silencio de la sorpresa.

La voz femenina que hizo eco directamente detrás de mi estaba llena de una confianza fría, y sutil, todo compaginado con una gran alegría. Era una voz que no había escuchado en mucho tiempo y una voz que no puedo decir sinceramente que me hubiera gustado volver a escuchar.

“No permitiré que te acerques mas. Después de todo…”

Justo desde mi nuca, la voz se rompió en una breve y encantadora risa.

“Este humano es mi presa. Si tú deseas llevártelo lejos de mi, preferiría hacer esto.”

Un brazo salio por encima de mi hombro y aun lado de mi cuello. Llevaba puesto el uniforme de marinero de la Preparatoria del Norte, y sujeto en su mano estaba un objeto bastante familiar. Una horrible luz se reflejo en su navaja afilada.

La punta del cuchillo de combate en la terrible mano fue apuntada directamente a la base de mi garganta.

“No puedo decir que me importe, sea de una forma o la otra.”

Su sonora risa hizo que todos los vellos de mi cuello se erizaran. Un olor tan dulce que podría ser considerado narcótico llenaba el aire y llegaba hasta mi nariz. Yo pude ser capaz de reconocer todo esto.

“Tú eres…”

Finalmente, logre sacar las palabras.

"………… ¿Asakura…?"

“Si, es correcto. ¿A quien mas esperabas?”

La punta del cuchillo de combate en la terrible mano fue apuntada directamente a la base de mi garganta.

La inconfundible voz de mi compañera de clases de una ocasión perteneciente a la Clase 1-5, Asakura Ryouko, sonó detrás de mí.

“Nagato-san esta tomando un pequeño descanso en este momento, ¿cierto? Y por ello, me tienes a mí. ¿Hay algo malo en ello?”

No podía darme la vuelta. Yo tenia el presentimiento de que si yo viera la figura de Asakura Ryouko de pie detrás de mi, las consecuencias serian impensables. La alguna vez compañera de Nagato y miembro de la facción radical de la Entidad para la Integración e Datos, esta chica había intentado asesinarme en dos ocasiones, y en la segunda ocasión, quedo increíblemente cerca de tener éxito.

En ambas ocasiones, yo había sido salvado solo por la intervención de Nagato, y Nagato ya no se encontraba disponible. En su lugar, aquí se encontraba Kuyou. Demonios. Atrapado entre un lobo y un tigre, y ninguno de los dos podría ser considerado razonablemente como un aliado. Este era el último dilema al que deseaba enfrentarme.

“Una situación de emergencia fue detectada. Por ello yo aparecí. ¿Acaso es así de extraño?”

Su dulce voz prosiguió.

“Después de todo, yo soy el respaldo de Nagato-san. Si ella no puede entrar en acción, entonces yo soy la siguiente en la línea. ¿Acaso no lo recuerdas?”

Si Nagato no puede entrar en acción….

Esta en verdad era una emergencia, honestamente. Tan seria que Asakura, quien había sido borrada, pudo regresar a la vida. Tan peligrosa que necesitaba la ayuda de una asesina.

“Vamos, eso es grosero de tu parte. Deberías saber que no soy ninguna asesina. Después de todo… yo no he asesinado a nadie aun, ¿me equivoco?”

Entonces apreciaría si pudieras mover ese cuchillo. Ni siquiera puedo pasar saliva con esa cosa ahí.

“Me temo que no es posible. Mientras ella se encuentre de pie ahí, tengo que llevar a cabo mi misión fielmente.”

Un solo dedo de la mano que sujetaba el cuchillo se extendió para apuntar en la dirección de Kuyou.

“Una interfaz humanoide del llamado Dominio de la Capa Celestial, ¿Estoy en lo correcto? Bastante intrigante. Si fueras a morir en esta situación, ¿Me pregunto como reaccionaria esa chica?”

En cada ocasión, ella siempre pone mi atención en estos tópicos tan aterradores de una manera tan casual. Ella no ha cambiado ni un poco desde que era nuestra representante de clase. No, no hay ninguna maldita chica en el mundo que pueda hacerlo de esa manera además de Asakura Ryouko.

Como un trapo húmedo dejado a secar en medio de un ardiente desierto, yo no podía mover ni un músculo. Ni siquiera podía decir si me encontraba frío o caliente. Solo existía la afilada punta del cuchillo, fría como el espacio exterior, y los ojos de Kuyou, tan tranquilos como un almacén subterráneo.

Demasiado tranquilo.

Una revelación repentina llego hasta mí. ¿Qué había sucedido con las luces parpadeantes del crucero?

¿A dónde había ido el ensordecedor sonido de las campanas de advertencia? ¿Por qué es que el tren aun no había arribado?

Yo abrí mis ojos. Las señales rojas de las luces permanecían permanentemente encendidas. Las barras se habían detenido completamente en medio del aire. No había ningún viento soplando. No había ninguna persona caminando en las calles, ni un solo coche había pasado…

El mundo entero se había detenido.

Las nubes en el cielo distante, también, mantenían su posición, y cuando yo observe a un cuervo fijo en vuelo a mitad del aire, finalmente y con bastante retraso, lo comprendí.

Todo había sido congelado.

“¿Qué rayos es lo que esta pasando….?”

Asakura solo dejo salir una risa astuta.

“No deseo que nadie interfiera. Si hago esto, nadie tendrá que vernos en lo absoluto, ¿lo comprendes? La manipulación espacial de datos es mi especialidad. Escapar es imposible.”

Entonces se trata de una trampa, ¿Pero para quien?

“Entonces, Kuyou-san.”

Siempre alegre, Asakura continuo.

“¿Podríamos tener una pequeña conversación? ¿O preferirías pelear? No me molestaría. Me gustaría ver lo que son capaces de hacer. Eso también es parte de mi trabajo.”

Kuyou permaneció inmóvil e inexpresiva como siempre, pero…

“… Deja ir al humano. Nivel de amenaza extrema… Tus intenciones de asesinarlo son genuinas….”

Lenta y cuidadosamente, Kuyou parpadeo, y cuando sus negros ojos se reabrieron, ellos llevaban dentro de si una luz que nunca había visto ahí antes.

“No se trata de ti. No tengo ningún interés en ti. Tú no eres importante.”

Un pequeño tinte de emoción podía ser detectado en la voz de Kuyou.

“Bien, esa no es una respuesta muy entretenida. De acuerdo, si es así como lo deseas.”

La mano que sostenía el cuchillo se dio la vuelta, dejando solo una imagen residual detrás. Sucedió tan rápido que mis ojos no tenían ninguna esperanza de seguir el movimiento. Reconocí la sensación de una experiencia previa, atrapado en medio de esa batalla extradimensional entre esta chica y Nagato en el salón de clases de la Clase 1-5. Todo lo que podía decir era que Asakura había lanzado el cuchillo con un simple movimiento de su muñeca, enviándolo hacia Kuyou a casi la velocidad de la luz – y que fue solo segundos después que mi mente pudo procesar todo ello.

“…Nivel de amenaza incrementado dos niveles.”

Kuyou murmuro esas palabras para ella misma, sus manos juntas alrededor de la empuñadura del cuchillo, directamente enfrente de su propia cara. Ella no mostraba ningún signo de miedo hacia el cuchillo que había llegado tan cerca como para tocar su nariz, y desde mi perspectiva, parecía como si ella estuviera tratando de apuñalarse a ella misma en el rostro. Lo opuesto era la verdad.

“…… Y continua incrementándose.”

El cuchillo y el brazo de Kuyou que lo estaba sujetando, vibraban en resonancia. Oh, Dios. El cuchillo que Asakura había lanzado, aun después de que Kuyou había detenido su movimiento, aun trataba de apuñalarla. Kuyou ya era lo suficientemente monstruosa como para tener los reflejos para detener ese cuchillo a la velocidad de la luz en medio de su vuelo, pero Asakura seguía siendo aun más aterradora. ¿Cuánta fuerza cinética había sido puesta en ese cuchillo? No quería pensar en ello.

“No esta mal.”

Había un tono de admiración en la voz de Asakura.

“Puede que solo haya sido un lanzamiento de prueba, pero si ataque con mayor fuerza de la que había calculado que serias capaz de detener. Esto puede volverse bastante interesante.”

Podía sentir el aire levantándose detrás de mí. Sintiéndome que si fuese a llegar a darme la vuelta, vería el cabello de Asakura ondeándose hacia arriba como serpientes, yo mantuve mi vista fija completamente hacia enfrente. Pero mis oídos no podían bloquearse.

“Expandiendo el rango de control de datos. Desplegando los datos ofensivos. Cambiando a Modo de Terminación. Pidiendo autorización para una simulación de combate dentro de un espacio limitado con el propósito de analizar el blanco especificado.”

Eso fue lo más que pude entender de las rápidas vocalizaciones de Asakura, y tan pronto como lo hice, el escenario que nos rodeaba colapso completamente. Como un rompecabezas de una escena urbana siendo separado en sus diferentes piezas, todo se transformo, y aquello que quedaba allá afuera se volvió desconocido.

Por segunda ocasión en mi vida, me encontré rodeado de un reino geométricamente modificado que era la Zona de Control de Datos de Asakura.

“…… Nivel de amenaza estable.”

La piel de Kuyou, la cual había sido del más puro blanco, comenzó a tomar un tono rojizo. Su forma de hablar también estaba cambiando.

“Aléjate de ese humano.”

Aunque ella aun hablaba con un tono despreocupado considerando el cuchillo que incluso ahora se movía directamente enfrente de su cara…

“Tú no eres digna de consideración…..”

Sus oraciones se volvieron mucho más difíciles de entender. Con un cuidadoso movimiento de sacudida, como si estuviera domando a un caballo salvaje, ella deslizo el cuchillo a un lado de su rostro. Una vez que el cuchillo se había desplazado la distancia suficiente como para no tocar su cabello, ella inclino su cabeza a un lado y lo soltó.

El cuchillo que Asakura había lanzado asumió una vez mas su trayectoria, acelerando como un misil hacia a lo lejos, y entonces…

"¡……!"

Por tercera ocasión, y ya estaba cansándome de ello para entonces, me quede paralizado por la sorpresa. Una tercera figura era apenas visible inmediatamente detrás de Kuyou – pero mi mente apenas tuvo tiempo de procesar esta información antes del que el cuchillo de Asakura acelerara directamente hacia el rostro de la tercera figura con una velocidad hyper ultrasónica, y como si copiara exactamente la reacción anterior de Kuyou, la figura sujetó el cuchillo en el aire un instante antes de que hiciera contacto. El poseedor de este brazo que era capaz de tales acrobacias atrapa cuchillos….

"Kimidori-san."

… fue identificado por Asakura al momento.

“¿Y que es lo que estas haciendo aquí afuera?”

Kimidori-san, en su usual uniforme de marinero, parecía extrañamente fuera de lugar en este reino geométrico.

La serena sonrisa en su rostro era idéntica a la que llevaba cuando acompañaba al Presidente del Consejo Estudiantil. Esta profundamente ordinaria expresión estaba muy bien, pero en un mundo así de anormal, parecía incongruente por la misma virtud de su normalidad. Lo siento, estoy quedándome sin maneras razonables de describir todo esto.

Kimidori-san giro la mano con la que había atrapado el cuchillo, dirigiendo la punta del cuchillo de regreso a la dirección de Asakura.

“Estoy aquí para poner un alto a tus actividades anormales. Tus acciones no están cimentadas en el consenso de la Entidad de Integración de Datos.”

“¿Oh? ¿Acaso es eso cierto?”

“Si. Tus acciones no pueden ser permitidas.”

“Ya veo. De acuerdo”

Fácilmente, Asakura acepto su decisión y entonces…

“¿Podrías regresarme eso ahora?”

Kimidori-san abrió su mano, y el cuchillo se movió por el aire, en esta ocasión con una velocidad que mi visión podía seguir fácilmente, de regreso a Asakura. Pero en el instante siguiente, Asakura murmuro algo en esa manera tan rápida parecida a un encantamiento.

El cuchillo repentinamente acelero, cambiando su curso y volando directamente a la parte de atrás de la cabeza de Kuyou. Esta no era una velocidad que pudiera ser evadida. Era como un láser de acero.

"!!"

Apenas podía creer lo que veían mis ojos.

En un instante, parecía como si la figura de Kuyou se hubiera vuelto de dos dimensiones, y en el siguiente ella se había desvanecido completamente.

Era como si la Kuyou que estaba de pie ante mi no hubiera sido nada mas que un corte en una caja, con un milímetro de grosor, y ese corte hubiera sido doblado en noventa grados. Distraído por este perturbador fenómeno, falle al comprender el nuevo destino del cuchillo hasta que lo vi en la mano de Asakura, esta vez sujeto desde arriba, justo en su posición original, lista para cortar mi garganta en cualquier momento.

Tan pronto como me di cuenta de lo que había sucedido, un río de sudor hizo erupción desde la cima de mi cabeza.

Si Asakura no lo hubiera atrapado cuando lo hizo, el filo sin ninguna duda me hubiera atravesado por la base del cuello. Esto fue más allá del terror.

Asakura dejo salir una dudosa pregunta.

“¿Acaso escapo?”

Espera. ¿Acaso estas ignorando lo que me acababa de suceder?

"No."

Kimidori-san agito su cabeza, y levanto su barbilla para mirar hacia el cielo.

“Ella esta ahí.”

Kuyou descendió ante nosotros.

Como si hubiera descendido de fuera del escenario con algún tipo de cuerda, ella aterrizo en una perfecta posición erguida, y con una mano sujetó la muñeca del brazo de Asakura que sostenía el cuchillo, mientras cerraba sus dedos en la otra mano para realizar un jab, y sin moverse lo lanzo. ¿Hacia que?

Hacia mi cara.

"¡¿?!"

Todo se estaba moviendo tan rápido que me sentí completamente exhausto. Y aun así, no había nada que pudiera hacer. Solo fue hasta después de ese hecho que pude comprende cualquier cosas que ocurría aquí, y esto estaba sucediendo ahora.

Una corriente de aire golpeo mi frente como un objeto sólido y no pude más que cerrar mis ojos fuertemente. Mal movimiento. Cuando me apresure a abrirlos en el siguiente instante, la siguiente escena apareció ante mis ojos.

La mano de Kuyou había llegado a detenerse solo milímetros antes de mis cejas, y la única razón de que se hubiera detenido era que la mano de Asakura estaba sujeta alrededor de la muñeca envuelta en ese uniforme oscuro. En una mano ella sostenía un cuchillo verdadero y en la otra una mano igual de mortal.

Y como un idiota, yo me encontraba de pie ahí, atrapado entre el exterior de un humano pero el interior de lo que podrían ser llamados un par de combatientes demoníacos. Déjenme decir esto una vez más: Yo me sentía patético.

¿Acaso no era esta la segunda vez que Asakura literalmente había salvado mi vida? ¿En serio? ¿Acaso no hay algo equivocado en esa imagen?

"Kuyou-san."

Había un aire de provocación en la voz de Asakura.

“¿Qué es lo que deseas de este humano? ¿Acaso quieres matarlo? ¿O deseas que viva?”

Los ojos de Kuyou me veían como uno vería a un saco de golpeo, sus ojos eran como cuchillas mientras su mirada se clavaba en mí, pero entonces cambio su mirada a un área a un lado de mi cabeza – la dirección donde se encontraba, presumiblemente, el rostro de Asakura.

“……El significado de la pregunta es poco clara. Define ‘humano’. Define ‘matar. Define ‘vivir’.’”

Ella prosiguió con una voz que parecía provenir de algún alta voz en algún lugar, en vez de sus cuerdas vocales.

“…. Define ‘Entidad para la Integración de Datos’. Aclara.”

Ella murmuro las palabras como si fueran para si mismas, antes de que – en una manera que podría definirse como ‘dramática’ - alterara su expresión.

Kuyou estaba sonriendo.

Era una resplandeciente y hermosa sonrisa.

Aunque parecía más como una simulación perfectamente ejecutada de una sonrisa, más que una expresión verdadera de emoción, pero de cualquier forma ese rostro era suficientemente atractivo como para infectar incluso al más tímido de los hombres con una enfermedad conocida como amor a primera vista. Nadie salvo yo podría haberlo resistido. Aquellos como Taniguchi, inconcientes de las circunstancias, podrían haber caído en un instante. Todas las palabras desaparecieron de mi mente, mientras que Asakura comenzó con su descarada respuesta.

“Que rostro tan hermoso tienes, Kuyou-san. Pero pienso que ya es suficiente, ¿o no?”

“Yo no tengo ninguna intención de rendirme ni un centímetro ante el Dominio de la Capa Celestial, y la vida o muerte de este humano no es la excepción.”

Ambas con sus manos atrapadas en este bloqueo mutuo, Kuyou y Asakura continuaron su conversación.

¡¿…. De que demonios estaban hablando estas personas….?!

Yo comenzaba a frustrarme más y más.

Ahora, déjenme dejar algo en claro – Yo ordinariamente soy una personas de buen corazón. Como ejemplo, en la ocasión en que mi hermana pequeña tomó mi bufanda favorita y trato de ponérsela a Shamisen como broma, y Shamisen, completamente ajeno a todo esto, respondió como cualquier gato, agitando sus garras y dientes en todas direcciones, hasta que la bufanda fue reducida a un montón de lana y fibras sin identificar, yo fui lo suficientemente comprensivo y los deje ir con solo un golpecito en sus cabezas. Esa es la clase de persona que soy.

Cuando uno logra llevar a una persona como esa a una ira adecuada, uno sabe que las cosas se están poniendo serias.

Si, lo entiendo.

Cualquiera con el valor para ponerse en medio de esta situación tan ridícula con una sonrisa en su rostro estaba loco. El hecho de que estas tres chicas provinieran del espacio exterior solo servia para probar mi punto.

Yo soy el único cuerdo aquí. Es por eso que estoy tan asustado. ¿Tienen algún problema con ello?

"…… Define ' Dominio de la Capa Celestial '."

Sin ponerle atención a las palabras que podrían haber provenido de uno de esos chat automáticos pero que en realidad estaban emanando de la sonrisa más exquisita del mundo, Asakura hizo su propio pronunciamiento.

“Iniciando asalto de datos en modalidad ofensiva.”

El piso debajo de nosotros comenzó a sacar espuma. Junto con el sonido burbujeante de agua hirviendo, daba la impresión de que estábamos de pie sobre un pantano venenoso. Después, el cuchillo de Asakura se fundió en la nada, como si fuera arena cristalizada. Y la mano de Kuyou, la cual estaba siendo sujetada por la muñeca por la mano de Asakura, fue rodeada por algún tipo de mosaico de color azul blanquecino. Un montón de hexágonos minúsculos se repartieron por el brazo a una velocidad sorprendente, pero al siguiente instante, la figura de Kuyou parecía una vez mas volverse bidimensional, y al siguiente ella era solo una fina línea vertical en el aire.


"¡¿Ngh…?!"

Un ensordecedor sonido metálico, como el de dos tenedores metálicos golpeándose el uno al otro cerca de mi oído, sonó a través del aire, y yo instintivamente cerré mis ojos fuertemente. Pero el sonido desapareció tan rápidamente como había llegado, y todo se volvió silencioso como si un gigante hubiera limpiado las notas del aire.

"…………"

Cuando encontré el valor para intentar abrir mis ojos una vez más, Kuyou no se encontraba en ningún lugar.

La única figura de pie ante mi era Kimidori-san. Y la aterradora presencia de cierta chica caminando justo detrás de mi espalda era tan clara como siempre.

El aterrador mundo de las figuras geométricas había desaparecido, y con el retorno de lo que nos rodeaba anteriormente, de la calle con las vías del tren, mi mundo finalmente recupero el semblante de la normalidad, pero yo estaba mucho mas allá de sorprenderme por como se desarrollaban las cosas.

“¿Acaso ella realmente desapareció en esta ocasión?”

La voz de Asakura vino de detrás de mi, y frente a mi, Kimidori-san respondió.

“El campo de contención de datos que habías construido fue penetrado por un flujo de datos concentrados sin identificar. Me encuentro actualmente en proceso de rastrear el camino del blanco en cuestión, y reparando el espacio que nos rodea.”

“Un cambio físico dimensional en su estructura de datos corpórea… claramente sus terminales toman una forma diferente de las nuestras. Ellos no tienen ninguna necesidad de una autorización.”

“Parece que ella no fue creada con el propósito primario de comunicarse con los seres humanos. De hecho, yo especularía que ella fue probablemente construida como una plataforma de interpretación para la comunicación con nuestro propio tipo. Lo mas probable es que su interés en Suzumiya Haruhi-san haya derivado de la observación y la anticipación de los movimientos de la Entidad para la Integración de Datos.”

“Encuentro difícil el creer que ella era una simple terminal. Ella destruyo mi ofensiva de datos sin ninguna necesidad de decodificarla.”

“Sus bases lógicas difieren de las nuestras, así que un análisis de los algoritmos del dominio con el que ella esta conectado seria necesario para inflingir un daño fatal.”

“Bien, eso te lo dejo a ti, Kimidori-san. Debiste de haber sido capaz de obtener una gran cantidad de datos de este encuentro, ¿cierto? Hasta donde puedo ver, aunque no podamos eliminar los datos mismos, la destrucción de la terminal física debería de ser enteramente posible. ¿No seria una buena idea el recolectar las piezas y utilizarlas para determinar la estructura de la plataforma general?”

“Las acciones sin autorización no son permisibles.”

“Oh, suenas justo como Nagato-san. Aun así me gustaría pensar que Nagato-san se ajustaría mas a mis ideas en su estado actual.”

“Yo pondré un fin a tus actividades. La Conciencia de la Entidad de Integración de Datos no lo permitirá.”

"¿Oh?"

Asakura puso un rostro de sorpresa.

“¿Y desde cuando te convertiste en la representante de la Conciencia de la Entidad de Datos?”

“Las Interfaz diseñada con el nombre personal de Nagato Yuki ha transferido una porción de sus capacidades autónomas de juicio a mi. Ella propuso esto de su propio acuerdo, la transferencia fue autorizada por la central de la Conciencia Integrada. Mis acciones están conforme a el consenso de la Entidad de Integración de Datos.”

“¿Consenso? ¿Te refieres a esos conservadores buenos para nada que siempre están tratando de mantener el estatus quo? ¿O acaso estas tratando de etiquetarme como la minoría?”

“Ambas.”

Asakura dejo salir una risa de disgusto con su voz de estudiante modelo.

“Mis patrones de comportamiento aun no han cambiando con respecto a mi estación anterior. Ellos aun tienen que ser rescritos”

“Tú eres una unidad de respaldo, desplegada puramente como una medida de emergencia. Nagato y yo misma solo te hemos concedido en una capacidad profesional que tu despliegue era una medida necesaria en el contexto limitado de esta emergencia. Que tu utilidad potencial era marginalmente mayor que el peligro que representas.”

“¿Así que debería agradecértelo entonces? Dado que es gracias a ti el que yo haya regresado.”

“Se me ha garantizado la autoridad para cancelar tu integración de datos.”

“Así que no hay ninguna razón para pelear contigo entonces. Me parece justo. Solo planeo actuar de acuerdo a mi propia voluntad. Nagato-san me enseño eso, ¿lo sabias? ¿Dónde se localiza exactamente el potencial para la evolución autónoma? ¿Acaso no lo sabias Kimidori-san? Ella ha dejado de ser una simple terminal. En cuyo caso ¿No piensas que nosotras también llevamos ese mismo potencial?”

Al diablo con eso. Nagato es más que suficiente para mí, gracias. Seguro, les agradezco que me protegieran del ataque de Kuyou. Pero permítanme dejar esto perfectamente claro.

Nagato es todo lo que necesito. Asakura, no te necesito.

“Que terriblemente grosero.”

Asakura se encontraba disfrutándolo visiblemente.

Y déjame decir esto también. ¿Acaso tienen que seguir llevando a cabo este ridículo debate enfrente de mí? Me esta dando un dolor de cabeza el solo escuchar todas estas tonterías.

“Bien, ya escuchaste al hombre, Kimidori-san.”

Y una cosas más. Si tienes tiempo libre para aparecer en un lugar como este y pasar el tiempo apuntando cuchillos hacia mi, ¿Entonces porque no vas mejor a prepararle algo de comer a Nagato? Justo como lo hiciste la última vez que te vi.

“¿Es esa la forma de hablarle a la chica que acaba de salvarte de un malvado monstruo alienígena?”

El sonriente tono de la voz de Asakura nunca desaparecía, y no sonaba en verdad como si ella hubiera pensado que realmente era una ofensa.

“Bien, lo siento, pero la cuestión de mantener esta forma por un periodo mas largo de tiempo se encuentra fuera de mis manos. Si tienes alguna queja en esa área, te sugiero que la dirijas a nuestra amada sempai de ahí y a la facción dominante de la Entidad de Integración de Datos. ¿Por qué no se lo pides a Nagato-san? Si ella esta de acuerdo en ello, incluso podría ser capaz de regresar de Canadá.”

Pasare en esa oferta. No veo muchas esperanzas en lograr que Haruhi acepte ese desarrollo de eventos después de todo. Solo disfruta de tu pequeña excursión.

“¿De verdad? Es una lastima.”

Una vez más dejando salir su risa tan usual, Asakura prosiguió.

“Bien, me temo que es tiempo de que mi despliegue temporal llegue a su fin. Llama de nuevo en cualquier momento. Estaré lista y esperando. Mientras esa Pequeña Señorita Miedosa de ahí no trate de intervenir, por supuesto.”

Sin tener algún recuerdo de haberla llamado en primer lugar, yo permanecí en silencio. La voz de Asakura se movió mucho mas cerca.

“Nagato-san y yo somos como reflejos en un espejo. ¿Acaso no puedes entender eso? Yo soy mucho más parecida a Nagato-san que Kimidori-san. La interfase que estas mirando ahora no levantara un dedo para ayudarte. Su trabajo es, después de todo, el simplemente observar.”

Yo pude sentir su calido aliento contra la parte trasera de mi oído.

“¿Por qué no te das la vuelta, hmm? ¿Acaso no podemos decir nuestros adioses cara a cara?”

Como si fuera a hacer eso. ¿Qué pasaría si me doy la vuelta y te veo de pie ahí con esa sonrisa ordinaria de representante de clase que siempre solías llevar? Podría borrar por completo el miedo de mi mente. Podría ser engañado por esa amigable sonrisa que siempre te salio tan bien. Hasta donde me concierne, tú y Kuyou no son tan diferentes.

“Tú de verdad eres tan grosero. Muy bien… adiós entonces. Hasta que nos volvamos a ver.”

Aun después de que su voz desapareció y su presencia se desvaneció, yo aun me sentía reacio a mover un solo músculo. Se había convertido en una prueba de resistencia. Kimidori-san, también, estaba ahí de pie mirándome sin decir una sola palabra. Yo note que la falda de su uniforme comenzó a moverse con el viento, y tan pronto como lo hice, el sonido de las campanas comenzó de nuevo y casi me hizo saltar cinco milímetros del piso. La señal de las luces rojas comenzó a parpadear de nuevo, y las barras por fin BAJARON. Las nubes en las distancia se alejaban una a una, y el cuervo voló para encontrar su nido. Todos los sonidos de la ciudad habían regresado. El tiempo se movía nuevamente.

Kimidori-san comenzó a caminar ligeramente en mi dirección, y se detuvo frente a mí a la distancia perfecta. Me pregunto si ella esta a punto de darme algún tipo de explicación, pero sin importar cuanto esperara, sus labios no se movían de esa constante sonrisa de Secretaria del Consejo Estudiantil.

"Kimidori-san."

“Si.”

“Esa chica… Esa chica Kuyou… ¿Qué es exactamente? No puedo encontrarle sentido en lo absoluto. No hay ninguna razón en las cosas que hace y dice. ¿Es eso a causa de que ella no es humana?”

“Los principios que gobiernan al Dominio de la Capa Celestial están mas allá de la comprensión. Nosotros aun tenemos que llegar a una conclusión sobre si ellos tienen una conciencia autónoma. Nosotros no podemos asegurar que puedan ser clasificados estrictamente como un ser viviente.”

La rigidez de su explicación era un poco deprimente.

… Correcto. Ya veo. Bien, eso es un problema ¿o no? Y yo tengo mis propios problemas con los cuales lidiar. Pero hay algo que tengo que decir ahora que tengo la oportunidad.

“¿Al menos podrías hacer algo sobre la fiebre de Nagato?”

“A Nagato-san se le ha asignado una tarea especial. Su tarea es establecer un canal de comunicación de alto nivel con el mismo Dominio de la Capa Celestial”

“Nagato se encuentra enferma. Ella ni siquiera es capaz de moverse. ¿Puedes llamar a eso misión?”

El rostro de Kimidori-san parecía estarme sonriendo cuando en realidad estaba observando hacia la distancia.

“Su tarea es establecer un canal de comunicación de alto nivel que no tenga que depender del lenguaje. Esta es una misión que es fundamentalmente imposible que un humano lleve a cabo. Por primera vez, nosotros hemos establecido un medio de contacto físico con su raza. Puede que sea indirecto, pero es un gran avance en comparación a los fallos de comprensión mutua que nos han plagado en el pasado. Nagato-san esta sirviendo en el rol de mensajero entre nosotros y ellos. Incluso ahora, ella esta llevando acabo activamente su función. Por favor cuida de ella.”

“¿Y tú piensas que eso es una buena excusa para forzar todo esto en ella?”

Tomo todo el esfuerzo que tenía para mantener esa oración lejos de convertirse en una exclamación. Mis ojos parecían dagas que observaban las despreocupadas facciones de Kimidori-san, serenas como dientes de león Japoneses que danzan con el viento.

“¿No podrías llevarlo a cabo tú o Asakura?”

“Fue con Nagato-san con quien establecieron el primer contacto. La interfase con la proximidad más cercana a Suzumiya-san. Yo consideraría su elección como extremadamente lógica.”

Sus respuestas tan tranquilas y serenas estaban haciendo que mi cabeza comenzara a dolerme.

En otras palabras, ¿Me estas diciendo que la deje sola? Imagino que la Entidad de Integración de Datos de verdad esta compuesta de nada mas que inútiles idiotas. Debió de haber sido un verdadero milagro que alguien como Nagato fuera enviada aquí y fuera la primera de su gente a la que conociera. Diablos, si las posiciones de Asakura y Nagato hubieran sido revertidas, o si hubiera sido Kimidori-san quien estuviera en el Club de Literatura, nunca habría llegado tan lejos. Era todo gracias a Nagato. Esa maldita palabra de “interfase” puede ir y perderse en algún lugar de la orbita de Neptuno. Estoy comenzando a creer que no era solo “un alíen” lo que Haruhi deseaba dentro de la Brigada SOS, era a Nagato Yuki. Facciones dominantes, facciones radicales, no me importa de cual se trate – dejen que uno de ustedes se presente ante Haruhi. Y dejemos que ella los compare contra Nagato. Estoy seguro de que Haruhi tendrá el sentido común de escoger a Nagato en cada ocasión.

“Por favor discúlpame.”

Kimidori-san hizo una reverencia en mi dirección.

“Hay muy poco que puedo ser capaz de hacer. Las limitaciones impuestas en mi previenen cualquier desviación de este curso. Si tienes algún otro asunto que discutir, estaré feliz de ser de ayuda.”

Mientras esta gentil alumna de curso superior pasaba caminando a mi lado, ella hizo una reverencia una vez más, antes de partir en dirección de la estación. Yo sabía que no tenía ningún caso el ir tras ella. Podía notar también, que estos aliens estaban tratando de lograr algo que estaba mas allá de mi habilidad de comprensión. Pero había una última cosa que quería decir.

“Esta es la Tierra. No es un patio de juegos para los aliens, ¿entendido?”

Mis palabras desaparecieron en una ráfaga del viento de primavera, y Kimidori-san ya había desaparecido de mi vista.

Y aun así…

“Una broma…. Muy entretenida.”

No podía decir de quien eran esas palabras. Ya fueran de Kuyou, Asakura, Kimidori-san o alguien mas, no podía decidirme.

Pero tuve un rato difícil para creer que esas palabras que pensé escuchar eran simplemente mi mente inventando voces humanas del viento que pasaba soplando por mis oídos.


Los teléfonos móviles siempre tienen la tendencia a sonar cuando menos lo esperas. En esta ocasión no fue diferente. Mientras arrastraba mis pesadas piernas de regreso al departamento de Nagato, se trato de una llamada de Haruhi lo que me detuvo.

“¡Honestamente! ¡¿A dónde rayos te marchaste?! ¡¿Acaso fuiste atraído por una voz demoníaca o algo similar?! ¡Mikuru-chan estaba tan sorprendida cuando saliste corriendo de esa manera!”

“Si… lo siento. No fui muy lejos. Regresare pronto.”

“Déjame escuchar una razón para ello.”

“…Oh, ya sabes. Me di cuenta de que no había traído nada para Nagato. Pensé en ir y comprar una lata de duraznos o algo.”

“¿En que siglo estas viviendo? Que sea una canasta de fruta. No, en realidad no hay necesidad de llegar tan lejos, no es como si Yuki estuviera en el hospital o algo parecido. Solo compra jugo de naranja. Ciento veinte por ciento jugo puro.”

Me gustaría saber donde voy a ser capaz de encontrar un jugo de naranja de esas características.

“Entonces cien por ciento bastara. Y será mejor que regreses en tres minutos. ¿Entendido?”


“¡Fuera~!"

Ella me colgó sin nada más que agregar, pero no me hizo enojar. Difícilmente seria la primera ocasión.

Justo ahora, la forma de hacer las cosas de Haruhi, unilateral, directa al punto y completamente egoísta era justo lo que necesitaba para estabilizar mi mente un poco. Así era como se suponía que debía de ser Haruhi. Si no fuera así, ella apenas podría esperar servir como la líder de un grupo tan sorprendente como la Brigada SOS.

Me dirigí directamente al supermercado de la estación, y vague entre los estantes como si estuviera caminando dormido, compre una botella del Jugo de Naranja California 100% que Haruhi había especificado y camine de regreso al departamento de Nagato de una manera un poco lastimera. Al llegar a la puerta automática, maque al cuarto de Nagato y Haruhi tomo el intercomunicador y me dejo entrar.

Para el momento en que regrese al departamento de Nagato, ya había sobrepasado el límite de tiempo de Haruhi por dos minutos o más, pero nuestra gloriosa líder no hizo ningún comentario, simplemente tomo la botella de jugo de naranja y se la paso directamente a Asahina-san.

“Pon esto en el refrigerador. ¿De acuerdo Mikuru-chan?”

"¡Okay~!"

Acostumbrada a las órdenes de Haruhi, Asahina-san se apresuro a caminar en la dirección de la cocina. Maldición, esa chica es adorable. Este es el tipo de cosas que la ponen en mi Lista de las 3 Personas que Deben de ser Protegidas del Peligro a Toda Costa.

“¿Cómo se encuentra Nagato?”

“Ella abrió sus ojos por un rato hace poco, pero ha regresado a dormir. Así que ni pienses en entrar a su cuarto ¿Entendido? Es horrible cuando la gente te observa mientras estas dormido.”

Había una mirada extraña en el rostro de Haruhi, pero ella permaneció en silencio por un periodo de cuatro minutos antes de finalmente decir lo que la estaba molestando.

“Algo como esto ya había pasado antes ¿cierto? La fiebre de Yuki y que nosotros tres tuviéramos que cuidar de ella. Fue solo una alucinación, pero por alguna razón parece tan real…”

Eso debe de ser porque lo fue. La explicación de la “alucinación compartida” era solo una pedazo de tontería que Koizumi saco de su trasero. No es como si le pudiera explicar eso a Haruhi, así que mantuve mi boca cerrada.

Casi como si estuviera rezando por algo Haruhi prosiguió.

“Es justo como entonces ¿cierto? Una vez que regresamos a la villa de Tsuruya-san, Yuki se sintió mejor en poco tiempo. Solo fue una fuerte reacción al frío de las colinas. Es el inicio de la primavera, y es cierto que dicen que los puntos de cambio entre las estaciones son los momentos en los que es más fácil enfermarse. Esto podría ser ese tipo de fiebre estacional.”

Sonaba como si estuviera tratando de convencerse ella misma.

“Si. No es nada serio. Démosle un par de días y estará como nueva.”

En este punto sentí las ganas de interrumpirla con un “¿Oh si, quién lo dice?” pero desafortunadamente la respuesta tendría que ser “yo”. Algunas veces envidio la facilidad de palabra de Koizumi. Sin importar que tan extraña se ponga la situación, él siempre encuentra una excusa astuta para cerrar todo de manera limpia. Ese es un chico que se ira directo al Hades seguramente.

La puerta cerrada del cuarto podía haber estado cubierta en cinta amarilla y negra rotulada con “No pasar”, así que me dirigí hacia la sala de estar.

Koizumi se encontraba debajo del kotatsu y mientras entraba él me dio un vistazo.

“¿A dónde fuiste?”

“A un lugar tan horrible como tus Espacios Sellados.”

“Así parece.”

El descansó sus codos en la mesa del kotatsu.

“Recibí reportes de que hubo avistamientos tanto de Suou Kuyou como de Kimidori-san” El señalo el teléfono móvil que se encontraba en el piso a un lado de él. “Solo por el mas breve de los instantes, pero por la mirada en tu rostro, me aventuraría a decir que fue un encuentro mas que casual.”

"Así es."

No estoy seguro de saber más quien es un aliado o un enemigo. Solo Dios sabe a que se dedican todos esos malditos aliens. Kuyou, Asakura y Kimidori-san pueden parecer humanas, pero son monstruos, pura y simplemente. Seguro, a algunos humanos se les pueden ocurrir las cosas más locas de vez en vez, pero al menos puedes entender el razonamiento tras ello. Nadie sabe que hay dentro de la mente de un monstruo. Las cosas que ellos hacen están demasiado alejadas del campo, parece como si ellos fueran NPCs en un RPG con un guión malo. Y no ayuda que sus características estén tan mal adaptadas.

“¿En verdad no hay nada que podamos hacer?”

“Oh, te aseguro que haré todo lo que este en mi poder. Quien sabe que podamos averiguar si provoco a Tachibana Kyouko de la manera correcta, pero me temo que mis prospectos no parecen tan altos a como se encuentran las cosas. No creo que haya ninguna relación entre su facción y la condición actual de Nagato. Tachibana Kyouko y sus asociados han escogido a la persona equivocada par asociarse- Suou Kuyou no es alguien que responda a razones. Es ridículo que los humanos esperen entender una entidad mas allá incluso de la comprensión de la Entidad de Integración de Datos.”

¿Entonces que hay de los viajeros del tiempo? Ese molesto idiota de Fujiwara no parecía temerle a Kuyou al menos. Ugh, no puedo creer que este buscando pedirle ayuda. Aun no sabemos cual es su agenda tampoco.

“Si, parece suficientemente claro que su objetivo no es un simple caso de observar a Suzumiya-san. De hecho, podría decir lo mismo de ambas facciones de viajeros del tiempo. Aunque dudo que nuestra Asahina-san este al tanto de ese hecho en particular.”

Los ojos de Koizumi se movieron a un lado, deteniéndose en Asahina-san, quien estaba atareada lavando cosas en la cocina. Haruhi estaba con ella también, ocupándose en algo como siempre, vaciando los contenidos de la sopa en contenedores, empacando los ingredientes sobrantes y cosas así.

“Correcto, lo he decidido. Hasta que Yuki mejore, vendré todos los días a prepararle la cena. No me importa lo que digan los demás. Aun si Yuki me dice que no lo haga, aun así vendré.”

Eso fue un pronunciamiento innecesariamente fuerte, considerando que Haruhi solo estaba hablando consigo misma y dado que ella nunca buscaba la aprobación de nadie.

Realmente eres la persona más egocéntrica de toda la galaxia. Y espero que nunca cambies.


Después de obtener una llave de repuesto de quien sabe donde, Haruhi cerró con llave la puerta del departamento de Nagato, y metió la llave en el bolsillo de su falda como si fuera un pedazo de oro. Habiendo abandonando el cuarto 708 y dejado a la durmiente Nagato atrás. Nosotros decidimos ir por caminos separados dejando el edificio de departamentos.

“La Brigada SOS no entrara en reunión por un tiempo, ¿de acuerdo?”

Mirando atrás al departamento que acabábamos de abandonar, había algo de irritación en los ojos de Haruhi bajo el crepúsculo.

“Hasta que Yuki no regrese ala escuela, nadie necesita ir al salón del club. Vendremos aquí en vez de eso. Al departamento de Yuki. Mikuru-chan, necesitare de tu ayuda mañana también.”

“P - ¡Por supuesto!”

Casi derramo una lágrima ante la visión de Asahina-san asintiendo con tanta modestia y sinceridad. Maldición. Parecía como si Haruhi y Asahina-san estuvieran completamente determinadas a tomar la tarea de cuidar de Nagato en los días por venir. Por una vez, no hubo excusas de Haruhi sobre como esta era su tarea como Jefa de la Brigada. Ella sabia que este no era el momento.

Y yo sabía que había algo que yo podía hacer. No, algo que solo yo podía hacer.

Tenía que regresar a casa tan rápido como pudiera, y ponerme en contacto con cierto individuo.

La única en mi nuevo grupo de conocidos cuyo número telefónico conocía.

“Lamento tardar tanto en responder, Kyon. Estaba en medio de una lección en la escuela de recuperación, así que mi teléfono estaba apagado. Recibí tu mensaje. Mañana por la tarde, después de la escuela ¿correcto? No tengo lecciones el día de mañana, así que supongo que podré estar en la Estación de Kitaguchi alrededor de las cuatro quince. Por supuesto, les daré tu mensaje a los otros tres también. Estoy dispuesta a apostar que estarán felices de venir. Pienso que ellos debieron de haber estado esperando que te pusieras en contacto conmigo. Kyon, pareces algo agitado, pero te sugiero que te calmes antes de mañana por la tarde.”

“Podría tratarse bien de que tu reacción fuera parte de lo que sea que estén planeando. No es que sepa algo de ello, espero que lo entiendas. Es solo que eso es lo que yo haría si estuviera en su posición. Bien, entonces nos vemos mañana. Buenas noches.”

“- Tu amiga"

Para ver lo que sucederá después, tendrás que leer la versión completa de “La Sorpresa de Haruhi Suzumiya” que será lanzada este año por Kadokawa Sneaker Bunko. ¡No se la pierdan!


Volver a la Página Principal Avanzar al Capítulo 5