Fate/Zero:Acto 14 Parte 4

From Baka-Tsuki
Jump to: navigation, search

-36:38:09[edit]

Matō Zōken –

El hombre frente a él, era la mente maestra detrás de la familia Matō, una presencia conocida pero nunca vista. Los sentidos de Kotomine Kirei no pudieron evitar ponerse en alerta.

Había una pequeña y corta figura que había escogido deliberadamente pararse en un rincón oscuro de la calle nocturna, un lugar en que las luces brillantes no podían iluminar. Contrario a su aspecto arrugado y envejecido, este hombre era una entidad extremadamente peligrosa; Tokiomi le había dicho esto a Kirei momento tras momento. Aunque él había declarado públicamente que estaba jubilado y que no le importaban los negocios del mundo exterior, era una anomalía que en secreto uso las artes secretas de la magia para prolongar su vida y gobernar sobre la casa Matō por generaciones. En cierto modo, era mucho más peligroso que el Maestro actual de la familia, Kariya. Este anciano era alguien quien requiere atención especial.

"Kotomine Kirei. He oído que eres el hijo de aquel obstinado y honesto Risei. ¿Es así? "

"Eso es verdad."

Kirei asintió con la cabeza para manifestar acuerdo cuando escuchó la pregunta hecha por esta voz ronca.

"Hmph -- qué sorpresa. A menudo se es dicho que los héroes vienen de los lugares más inesperados. Debe haber algo de verdad en ella. No pensé que ese hombre pudiera engendrar un hijo tan astuto y engañoso como tú. "

"¿Qué quieres, Mato Zōken?"

Kirei ignoró la provocación del viejo mago y exigió una respuesta.

"Tú debes estar del lado de Kariya, entonces ¿por qué tienes que ocultarte aquí y escucharnos a hurtadillas?"

"¿De qué estás hablando? Sólo soy un padre preocupado por su hijo. Quería ver con mis propios ojos qué clase de ayudante se consiguió ese niño Kariya."

Deliberadamente pretendía sonreír como un abuelo cariñoso, pero ese esquelético y arrugado rostro fue marcadamente diferente de aquella de los humanos normales. Era obvio que su cara, con tal estructura, nunca tendría tal sonrisa.

"He oído todo lo que le dijiste a Kariya para apaciguarlo. Pareces querer deshacerse del hijo de la casa Tōsaka.”

"Eso es verdad. Aquel hombre mató a mi padre --”

"Cállate. No repitas tal mentira dos veces. "

Esos ojos hundidos, enterrados en arrugas, brillaban con una luz penetrante y miraban fijamente a Kirei.

"Kotomine Kirei, has ido demasiado lejos con tu engaño mezquino. Incluso te atreviste a actuar a espaldas de Tōsaka; has sobrepasado tus límites. No necesitas la mano de Kariya para matar a Tokiomi en lo absoluto, no desde el momento en que decidiste deshacerse de él. Debes haberte preparado para cualquier eventualidad -- No soy tan viejo que me estoy volviendo senil. Puedes ser capaz de engañar a Kariya, pero no te atrevas a pensar que puedes engañarme también. "

"..."

Kirei quietamente mejoró su evaluación de este viejo mago en su mente, pero mantuvo su máscara de calma.

"Tu objetivo no es el hijo de la casa Tōsaka, sino el mismo Kariya. ¿No es así? "

"... Si dudas de mi así, entonces ¿por qué no detuviste a Kariya?"

Un crujido escalofriante, al igual que el sordo cantico de una horda de insectos, resonó. Kirei sólo lo entendió como el sonido de la risa contenida de este anciano después de unos momentos.

"Hmm, ¿cómo debo decir esto?... puedes decir que es simplemente por curiosidad. Quiero ver qué métodos utilizas para "destruir" a Kariya. Estoy muy interesado en esto.”

"... Zōken, ¿puede realmente ver a Kariya, quien lucha por la casa Matō, tener sus posibilidades de victoria destruidas poco a poco?"

"¿Posibilidades de victoria? ¿Kariya? Hmph tales cosas nunca existieron. Sí ese pedazo de basura puede obtener el Santo Grial, entonces los tres últimos combates de masacres parecerían todos como un espectáculo de comedia.”

"No entiendo muy bien. ¿No es la casa Matō también una de las Tres Familias Nobles del Inicio, una que anhela el Santo Grial? " Oyendo la pregunta de Kirei, Zōken dio un frío bufido.

"Creo que el hijo Tōsaka y esos de la casa Einsbern son todos idiotas. Si ellos recuerdan los detalles de la última batalla de la guerra anterior, entonces deberían entender que hay algo extraño con este cuarto Toque del Cielo, y estar alertas a ella.

Yo vi a través de la batalla de esta ronda desde el principio. A decir verdad, sólo al ver a ese despreciable Caster al inicio de la guerra, deberíamos haber sido capaces de decir que la convocatoria no llamó a un Espíritu Heroico, pero a un espíritu malo muy lejos de los héroes. Sin duda, algo ha empezado a errar en el sistema del Toque del Cielo. Necesitamos resolver este problema primero."

Este hombre extraño, quien había sobrepasado a la humanidad ordinaria, había estado probablemente presente en cada uno de los Toque del Cielo. Este hombre Matō Zōken había comprendido algo que incluso el Supervisor anterior, Kotomine Risei, no tenía conocimiento.

"¿Entonces por qué dejas a Kariya y Berserker participar? Si sólo querías ver desde los costados, ¿entonces por qué incluso preparaste un Sirviente?"

"Esa no es la razón. Aunque habían algunos elementos dudosos, sigue siendo una gran ceremonia llevada a cabo cada 60 años, después de todo. No habría sido interesante ver a los niños buscar a tientas. Por lo tanto, encontré un método único para mí, para disfrutar del evento. "

Zōken dijo con tono de burla. Su boca se inclinó aún más, y habían sonrisas por toda su cara.

"Por supuesto, si ese fracasado realmente agarrará el Santo Grial, entonces no hay mejor resultado. A pesar de lo que digo, estoy realmente impaciente.

Sólo con ver cómo Kariya, quien me traicionó, sufrir dolor día a día -- Sinceramente, no puedo tener suficiente de eso. Deseo la victoria de la casa de Matō, pero también estoy tentado por el pensamiento de observar el derrotado y desamparado final de Kariya. ¡Qué conflictivo soy! "

La risa ronca de Zōken estaba verdaderamente penetrando los oídos de Kirei. ¿Cuánto mejor habría sido si se hubieran conocido en el campo de batalla y luchado por sus vidas, no con palabras, sino con espadas? No podía evitar pensar de que a pesar de que sabía que el otro era un viejo mago muy peligroso. Parecía que Kirei ya encontraba la existencia de Mato Zōken como insoportable.

Enfrentado con la inquisición de Kirei, quien estaba haciendo todo lo posible para ocultar los verdaderos sentimientos en su corazón, Zōken levantó las cejas como si deliberadamente se burlará del otro hombre.

"Ahhh, que sorprendente. Pensé que serías capaz de comprender mi alegría.”

"-- ¿Qué dijiste?"

"Puedo parecer viejo, Kotomine Kirei, pero mi nariz aún es muy sensible. Tienes el mismo olor que yo. Eres como un gusano que se arrastró aquí, atraído por el trozo de carne podrida que es Kariya."

"..."

Kirei permaneció quieto, pero lentamente sacó sus Llaves Negras de su hábito.

Ahora sabía que no podía persuadir a este viejo mago con razón, pero ellos debían luchar hasta la muerte. Zōken había entrado en su rango. Había entrado en el "territorio absoluto" a riesgo de su vida. Si él quería asegurar que sus órganos vitales permanezcan seguros, él sólo podía usar un golpe mortal, atacando al enemigo de frente sin ninguna advertencia. Si Zōken había pensado en evadir ese golpe a sus órganos vitales -- una inevitable muerte segura -- Kirei no tendría más remedio que enfrentarse a él directamente. En este momento, Mato Zōken ya había cruzado esta línea -- no con los pies, pero con sus palabras.

Sin embargo, Zōken aún enfrenta la fría intención de matar, emanando de Kirei con una sonrisa casual.

"... ¿Oh? ¿Te sobreestime? Pensé que por fin había conseguido encontrar un alma gemela. Parece que todavía te sientes avergonzado de tu propia herejía -- jajaja, eres aún demasiado inexperto. ¿Te sientes avergonzado de estos asuntos, tal como un hombre sentiría vergüenza de caer en el auto-placer? "

No habían demostraciones de fuerza, ni había ninguna advertencia. Kirei simultáneamente tiró dos Llaves Negras a su izquierda y derecha en un abrir y cerrar de ojos, tan rápido que sus movimientos preparatorios ni siquiera se pudieron ver. Era como si iba a perforar el cuerpo de este anciano como un pedazo de carne de barbacoa.

Sin embargo, enfrentado con esas hojas, Zōken permaneció completamente inmóvil. Él era extremadamente indiferente, y no era jactancia vacía. La silueta del viejo mago se derritió como lodo momentos antes de que las dos hojas estuviesen a punto de atravesarlo, y una vez más volvió a ser una sombra sin forma, ocultándose en la esquina.

Todo el cuerpo de Kirei se tensó. Una voz llena de burla feliz sonaba de algún lugar.

"Ahh, miedo, miedo. Tú eres joven, pero todavía un perro de caza de la Iglesia. Definitivamente pondrá en peligro mi vida si me burlo de ti. "

Kirei tomó otra de las Llaves Negras y se quedó viendo la sombra palpitante en la oscuridad.

¿Fue una ilusión hace un momento, cuando vio que estaba a punto de perforar la carne de Matō Zōken? ¿O fue que el cuerpo físico de Matō Zōken ni siquiera existe aquí? Cualquier tipo de cosa extraordinaria era posible cuando se trata de este astuto y taimado viejo mago. Si tales asuntos triviales sorprenden a Kirei, entonces no sería adecuado para el rol de Ejecutor.

"Honestamente. Hasta la próxima, joven hombre. Debes nutrir tu personalidad para que puedas estar en igualdad de condiciones conmigo la próxima vez que nos encontremos. Jajajaja... "

El aroma de Zōken se fundió en la oscuridad y desapareció, dejando sólo una risa histérica aterradora. Todo lo que quedó era la figura de Kirei, quien sostenía su espada como un espantapájaros.

"..."

Irritado, Kirei tiró la Llave Negra, la cual había perdido su objetivo, al techo.

No había imaginado que este viejo hombre era un monstruo sin potencial útil en absoluto. No había ninguna razón para mantenerlo con vida.

Estaba seguro de que Matō Zōken era un enemigo que debe eliminar tarde o temprano.


※※※※※


Para escapar de la gradualmente oscurecida noche, Matō Byakuya continuó ahogándose en alcohol.

Nada había sucedido la noche anterior, y transcurrió pacíficamente. Pero ahora estaba resentido con un hecho. Poderosas olas se precipitaron después del tiempo de mar en calma. Nada peligroso había sucedido la noche anterior y pasó pacíficamente, lo que significa que acontecimientos peligrosos serían puestos en marcha esta noche.

Byakuya entendió claramente la verdad detrás de los acontecimientos extraños que habían amenazado la noche de Fuyuki recientemente. Él era el hijo mayor y heredero de la prestigiosa casa Matō, los remanentes finales de un linaje poderoso que habían iniciado un peregrinaje para buscar los rastros del Santo Grial en el pasado distante. En realidad, él debería haber sido parte de esta guerra cruel y extraordinaria como uno de sus participantes.

Sin embargo, él había dado la espalda a su deber y ahogado en alcohol día tras día. Byakuya no sentía vergüenza hacia su propio comportamiento. Por el contrario, en realidad pensaba que la suya era la correcta y lógica actitud en comparación con su hermano menor Kariya. Byakuya podía decirlo con el pecho empujado en orgullo.

Byakuya no podía entender por qué Kariya, quien había sido repudiado por la casa Matō hace mucho tiempo, había regresado a su tierra natal e ido tan lejos como para participar en el Toque del Cielo. Ni siquiera quería entenderlo. No pudo agradecer lo suficiente a su hermano pequeño por haber cambiado de opinión. Si no hubiera regresado, el reducido a tal estado y forzado a participar en el Toque del Cielo no habría sido Kariya, sino el mismo Byakuya.

Cada vez que recordaba aquella figura, negra como un espíritu vengativo, que Kariya había convocado usando el Círculo de Invocación y firmado un contrato con él-- Byakuya sólo podía usar alcohol para adormecerse a sí mismo, para llegar lo más lejos como sea posible del terror que sintió en ese momento.

¿Cómo podría alguien mantenerse sano cuando sabía que habían seis otras tales cosas masacrándose unos a otros en la noche, mientras devorando carne y sangre humana? La actual ciudad de Fuyuki era un auténtico reino demoniaco. El alcohol era la única cosa en que podía confiar para seguir viviendo en este lugar, mientras manteniendo una mentalidad calmada.

Su único hijo Shinji fue enviado al extranjero en el nombre del estudio. El mismo Byakuya estaba fuertemente en contra de permanecer en el presente Fuyuki. Sin embargo, él no tenía razón legítima para salir de la mansión Matō. Zōken le había dado la tarea de aclimatar a la pequeña niña adoptada de la casa Tōsaka en el almacenamiento subterráneo de gusanos y entrenarla para que algún día sea digna de convertirse en la próxima cabeza de la casa Matō.

Sí. Byakuya ya había completado su tarea casi a la perfección como la actual cabeza de la casa Matō. El plan original de Zōken había sido sentarse a un lado y observar este Toque del Cielo de todos modos. Después de todo, Kariya era simplemente un juguete posesionado en la mano de ese viejo mago. Byakuya era el único en la actual familia Matō quien caminaba por el camino correcto. No era cuestión del número de Circuitos Mágicos. Incluso si sus habilidades sólo eran lo suficientemente buenas para derrotar a un niño pequeño, Byakuya aún creía firmemente que su camino era el único que verdaderamente puede conectarse con el futuro de la casa Matō...

Se dijo esto a sí mismo y continuó tragando bocanadas grandes de licor a su estómago, mientras despreciando a su hermano menor.

Convertirse en un mago de la casa Matō significa convertirse en un títere de Zōken -- la mente maestra que controla todo detrás de escena. Porque Byakuya entendió esto, no tenía ninguna simpatía por Kariya, quien había dejado una vez la familia, pero tontamente regresó y voluntariamente se convirtió en la cama de acogida para los Gusanos Cresta. Nunca había tenido mucho amor familiar por su hermano menor para empezar. Kariya tenía talento que lejos superaba al de su hermano mayor, pero dejó la familia y forzó el destino maldito llevado por generaciones de los Matōs sobre Byakuya. ¿Cómo podía sentir simpatía hacia tal hombre en este momento?

Ahh, ¿por qué no estaba aún adormilado hoy? Normalmente, él habría estado dormido como muerto hace mucho tiempo. Él no había bebido lo suficiente; no estaba lo suficientemente borracho. Quería olvidar lo que estaba ocurriendo afuera de la casa tan pronto como sea posible, quería saltar a través de la noche lo más rápido posible -- pero alguien tomó la copa de vino sobre la mesa y derramó toda el agua de hielo en la copa sobre la cabeza de Byakuya.

Se desmayó por un momento bajo el frío penetrante, pero su borrachera se disipó inmediatamente y recobró el conocimiento. Un impacto despiadado golpeó su mejilla esta vez. Byakuya se curvó en las mantas en su cama.

La mentalidad de Byakuya se rompió. Incluso sus gritos de horror fueron suprimidos en su garganta y no pudieron ser expresados. Un hombre fantasmal cuya aparición mandó escalofríos por la espina dorsal de Byakuya, estaba ahí de pie, mirando hacia abajo sobre él.

Estaba vestido en un sucio y arrugado abrigo viejo, y la barba en su mentón decía que no se había afeitado en días. Si juzgando sólo por apariencias, este hombre parecía incluso más como un borracho en un bar que Byakuya, quien estaba dentro de su propia casa y vestido con ropa de todos los días. Sin embargo, sus ojos refutaron todo eso. La temperatura en los ojos de ese hombre ya había superado los reinos de la crueldad o ensañamiento. Estaba lleno sólo con el sadismo frío y la letalidad de una bestia herida. Después de mirar fijamente a esos ojos, Byakuya rindió toda voluntad de descubrir los orígenes de este hombre o los motivos de que este aquí y se convirtió en un completo esclavo de la desesperación.

¿Quién era este hombre?, ¿cómo había pasado a través de las impresionantes capas de los limites protectivos fuera de la casa?, nada de eso importaba ahora. Esta cosa que ahora apareció ante Byakuya era sin duda la reencarnación del puro horror que sólo había logrado olvidar temporalmente a través de los efectos del alcohol durante la semana pasada.

"... ¿Dónde está Irisviel ahora mismo?"

Byakuya estaba convencido de que debe responder antes de entender el significado de la pregunta, o de lo contrario sería asesinado.

-- Después de un momento, finalmente se dio cuenta de que realmente no entendía el significado de esta pregunta. Byakuya fue instantáneamente aplastado por una abrumadora desesperación.

"Yo, yo, yo..."

Byakuya se quejó ininteligiblemente. El hombre lo miró con una mirada fría como el hielo y lentamente sacó el arma de su abrigo. Bruscamente aplastó la mano derecha de Byakuya entre el suelo y la boca del arma y apretó el gatillo.

La mano derecha de Byakuya se dispersó en el viento con un estallido atronador que podría hacer que cualquiera que lo oiga se vuelva loco.

Una parte de su cuerpo había solamente desaparecido sin razón. Byakuya estaba tan sorprendido que no podía hablar. Después de un momento, un dolor cicatrizador le hizo gritar en agonía.

"¡No, no no no no lo sé, sólo no lo sé, no sé nada! ¡Ahhhhhhhhhhhhh! ¡Mi mano! ¡AHHHHHHHHHHHHHHHHH! "

"..."

No había nadie con más experiencia en obtener información de la gente que no quiere proveerla que Emiya Kiritsugu. Instinto afinado a lo largo de los años que le había dicho que no obtendría una respuesta, incluso si se mantenía preguntando.

El alma de Matō Byakuya ya había sido arruinada hace mucho. Aunque Kiritsugu no sabía la razón, Byakuya ya se había forzado a si mismo a un camino sin retorno mucho antes de que Kiritsugu viniera a visitar.

En retrospectiva, Kiritsugu fue la paja final que rompió su espalda y le hizo derrumbarse completamente. Este hombre ante él no dudaría en hacer cualquier cosa para deshacerse de su presente dolor, incluyendo traicionar a Zōken. Cuando ellos alcanzan esta etapa, todo lo que los humanos digan era una verdad garantizada.

Parecía que Byakuya verdaderamente no sabía nada de lo que había sucedido en las últimas horas.

Lo que significaba -- el destino de los secuestradores de Irisveil no fue definitivamente la mansión Matō.

Había gastado horas para pasar a través de las barreras de protección en tal circunstancia apremiante y tensa, sin embargo el resultado no fue nada. Kiritsugu no pudo evitar apretar sus dientes en lamento.

Por proceso de eliminación, sólo esos del bando Matō podrían haber secuestrado a Irisviel. El Maestro de Rider no tenía la habilidad de reconocimiento para descubrir el cuartel general secreto que Kiritsugu había preparado, mientras que Tōsaka no necesitaba contradecirse de esta manera cuando ellos habían formado una alianza la noche anterior.

Aunque la posibilidad de una nueva fuerza opositora emergente, aparte de los siete Maestros y Sirvientes era muy baja, no era imposible. Sin embargo, tales salvajes conjeturas no le conseguirían ningún resultado en esta etapa. Por el momento, sólo podía encontrar a este enemigo potencial entre los tres Maestros que aún tienen la protección de sus Sirvientes y necesitan a Irisviel para la etapa final.

Eran casi cuatro horas después de la incursión en la bodega subterránea. La victoria se escapaba más lejos de Kiritsugu con cada segundo que perdía, y no tenía tiempo para detenerse y pensar minuciosamente.

Kiritsugu ni siquiera se molestaba en mirar a Byakuya, quien estaba sollozando de dolor y terror, y dejó la mansión Matō.


Kiritsugu otra vez utilizó alrededor de tres horas para pasar a través de las formaciones protectivas mágicas con tal de entrar en la mansión Tōsaka, su próximo objetivo.

Sus métodos ya eran cercanos a milagrosos. El campo limitado que Tōsaka Tokiomi estableció era un sistema de seguridad de primer nivel, específicamente protegiendo contra magos y fue creado con magos en mente para empezar. No podía ser roto a través de magia pura, incluso si es atacado continuamente por un año entero. Kiritsugu podía superar este campo limitado en un corto tiempo precisamente porque él era alguien quien no busca resultados a través del camino de la magia y peleó contra los magos percibiendo trampas causadas a través de la magia.

Sin embargo, no importa cuán relativamente rápido era él, era lo suficientemente largo para hacer a Kiritsugu ansioso en el estado actual. Nunca había desperdiciado esta cantidad de tiempo en el campo de batalla. Él había finalmente pasado a través de la protección entre la terraza interior y la sala de estar, pero Kiritsugu aún estaba atormentado por una ansiedad sin nombre en el momento en que llegó al salón principal. Aunque pasó a través de las barreras protectivas a riesgo de su vida, no significaba que tenía garantizado que encontraría a Irisviel, tal como había sucedido en la mansión Matō.

Saber, quien comenzó a perseguir a Irisviel un paso antes que Kiritsugu, debe haber fracasado también. Todavía podía sentir que los Circuitos proveyendo prana no estaban interrumpidos, lo que significa que Saber no había sufrido mayores ataques.

Sin embargo, de haber sido protegida sin percances, Irisviel habría definitivamente activado su señal del sistema de conducción y transmitido a Kiritsugu información detallada sobre su ubicación actual. Él aún no había recibido eso, lo que significa que la persecución de Saber también había sido un desperdicio de esfuerzo.

Después de cuidadosamente remover el sello de la ventana, también removió el tapón interior con herramientas para cortar vidrio. Kiritsugu había finalmente llegado a la parte interior de la mansión Tōsaka. No habían luces encendidas en el interior, y todo estaba quieto. Era casi como una casa vacía sin habitantes. Sin embargo, debido a que era una enorme mansión, tales conclusiones son difíciles de establecer. Como Maestro excepcional, Tokiomi era mucho más prudente que el hijo mayor de la casa Matō. Si se fuesen a encontrar, entonces Kiritsugu debe hacer la preparación mental para luchar contra él. Por supuesto, él definitivamente usaría a Archer, y Kiritsugu también tendría que convocar a Saber aquí. Tendría que gastar una vez más un Sello de Comando y forzadamente convocarla aquí.

Aunque había querido evitar tener una confrontación entre Saber y Archer, cuya verdadera fuerza de combate quedaba por verse, la situación actual era demasiada urgente para que él sea capaz de elegir sus estrategias de batalla. Aún así, quería comenzar a luchar después de haber confirmado el paradero de Irisviel. Si sucedía ser un enemigo desconocido quien actualmente tenía posesión de Irisviel, entonces Kiritsugu estaría cayendo en una trampa si comienza un duelo con las casas Matō o Tōsaka. Lo que le molestaba más era que tenía que considerar esta posibilidad y ser cauteloso de ella.

Repentinamente, el sentido del olfato de Kiritsugu detectó algo inevitable, mientras pisaba en una recamara oscura.

Era el hedor de la sangre. Era indudablemente fresco.

Concentró su prana a sus ojos y usó visión nocturna. Instantáneamente pudo ver los muebles y el diseño de la sala con una claridad impecable. Parecía ser una sala de estar. Habían también dos conjuntos de tazas de té sobre la mesa.

Era obviamente una gran cantidad de sangre en medio de la lujosa alfombra

Kiritsugu cuidadosamente chequeó la mancha de sangre, la cual se había secado completamente. Aunque la sangre no se había esparcido ampliamente, la cantidad derramada no parecía ser de una herida leve. Con su experiencia, concluyó que sólo podría haber sido una mancha de sangre dejada por una herida de puñalada.

Kiritsugu buscó a través de todas las otras habitaciones, solo para estar seguro. Sin embargo, su objetivo ya no era para tener una mejor comprensión de la situación, pero para encontrar al habitante de aquí.

Como un medio y el punto de partida de la magia, la sangre era el ingrediente más importante en la magia. Hubiera sido impensable para un mago el dejar escapar casualmente su sangre en su territorio sin la intención de lanzar un hechizo. Por supuesto, sería un asunto completamente diferente si resultaba ser un hábito particular del Mago. Sin embargo, de acuerdo con las investigaciones previas de Kiritsugu, el hombre Tōsaka Tokiomi no era tan descuidado.

Su premonición se convirtió en convicción cuando alcanzó el taller en el sótano sin muchos problemas. Un mago nunca permitiría que otros pongan un pie fácilmente en su taller incluso si estaba lejos de casa, mucho menos presente en la casa. Parecía que Tokiomi no sólo estaba ausente de su hogar, pero en una situación en la que ni siquiera podía detectar el estado actual de su casa.

Para verificar, Kiritsugu sacó un bote de gotas para los ojos de su bolsillo, conteniendo el líquido que podría usar para probar su hipótesis. El líquido fue hecho refinando los fluidos corporales de una súcubo, una especie de demonio que particularmente le gustaba seducir a los hombres. Era especialmente sensible a la sangre de los hombres y las cosas mayores, y podía distinguir diferencias con precisión.

Primero probó la reacción del líquido en el lavabo del baño, y luego verificó las manchas de sangre en la sala de estar. Era evidente que la reacción fue la misma para ambas. Sólo un hombre se habría afeitado en este lavabo del baño en los últimos días.

Y la sangre de ese hombre estaba derramada en la alfombra de la sala de estar...

Ahora estaba seguro que Tōsaka Tokiomi estaba muerto o había desaparecido.

Enfrentado con la emergencia de este sorprendente giro de los acontecimientos, Kiritsugu hizo todo lo posible para calmarse y comenzó a evaluar la situación.

No había rastros de una pelea en la recamara. Las dos tazas de té colocadas aquí eran para dar la bienvenida a un invitado. Tokiomi había definitivamente sufrido una herida pesada o incluso una herida letal después de haber charlado con alguien en esta recamara, a quien había acogido como un huésped. Parecía que Kiritsugu no era el único que llevaba a cabo la venganza sobre los magos.

¿Pero qué estaba haciendo el Sirviente de Tokiomi en ese momento? ¿Cómo podía mirar desde los costados e ignorar a su Maestro? Sin embargo, había otra posibilidad... la posibilidad de que Archer ya no necesitará más a Tokiomi como Maestro, y Archer asesinó a Tokiomi junto con su siguiente contratista. Esto sería también una explicación razonable.

Enfrentado a esta solemne respuesta que había logrado después de una reflexión prolongada, Kiritsugu sintió como si un cuchillo se retorciese en su corazón.

Un hombre quien era amigo de Tōsaka Tokiomi y fue recibido como un huésped, un hombre ante el cual Tokiomi incluso podría mostrar sus debilidades.

El nuevo Maestro de Archer había ganado nuevos Sellos de Comandos -- era alguien quien había perdido a su Sirviente y perdió así la autoridad de un Maestro, pero conservó su vida.

No había necesidad de pensar más allá. Sólo había un hombre tal. Además, si realmente había obtenido un nuevo Sirviente y estaba una vez más participando en el Toque del Cielo, secuestrando a Irisviel y controlando el “Recipiente del Grial" con sus propias manos, habría sido un lógico y necesario movimiento.

Por lo tanto -- Kiritsugu finalmente entendió que la confrontación con Kotomine Kirei era inevitable.




Regresar a: Acto 14, parte 3 Ir a:Página Principal Avanzar a: Acto 14, parte 5