Fate/Zero:Acto 16 Parte 9

From Baka-Tsuki
Jump to: navigation, search

-03:49:31[edit]

Saber caminó a través de las llamas que ardían como el purgatorio.

Las heridas que Berserker le había infligido, estaban más allá de las cuales podían ser curadas por sus habilidades regenerativas. La una vez brillante y platinada armadura también estaba manchada de negro en diversos puntos por los innumerables ataques de Berserker. Su piel sin sangre era blanca como el papel. Sus rodillas eran débiles, sus tobillos temblaban, su respiración era rápida; con cada paso, el dolor destruía todo su cuerpo, casi haciéndole perder el conocimiento.

A pesar de que cada paso era difícil, Saber, sin embargo, no dejó de caminar hacia adelante.

Ella aún soportaba la responsabilidad, soportaba la promesa que ella, como Rey, debe cumplir. Sólo había un camino para cumplir esta promesa, y esa era obtener el Grial. Por lo tanto, era necesario que ella continúe; estimulando su cuerpo herido, ella rechinó sus dientes y caminó hacia adelante.

Al fin, alcanzó el primer piso. Pasando a través de la entrada, abrió las puertas principales; un vacío salón de música apareció ante sus ojos. En el medio del escenario frente de ella, el Grial flotaba rodeado por llamas, brillando con una llamativa luz dorada.

"Ah..."

Estaba claro a simple vista; este era indudablemente el Grial que ella deseaba tanto obtener.

El cuerpo carnal del homúnculo se había revertido al recipiente de oro que estaba forjado de materia inorgánica. Saber no conocía el proceso por el cual se hizo esto, pero si podía decir, de la escena ante ella, exactamente lo que había sucedido.

Ella era "el guardián del recipiente”, y había estado decidida a pasar el Grial a Kiritsugu y Saber. Si había la posibilidad de que el "Recipiente” pudiera ser robado, entonces antes de que eso ocurriera, ella definitivamente vendría para defender el Grial hasta la muerte. Ahora, al entorno ritual le faltaba la forma de Irisviel; controlado por una mano invisible, el Grial estaba a punto de descender.

"Irisviel..."

Recordando su voz y su sonrisa, Saber mordió su labio con un sollozo.

Ella había jurado por su espada que la protegerla, pero había sido incapaz de hacerlo. Había incumplido su promesa.

Al igual que había sido incapaz de salvar a su amado país de origen.

Al igual que había sido incapaz de resolver el tormento de un amigo.

Auto-reproche y humillación desgarraban su corazón. Destellando en su mente estaba la ciudad eternamente cubierta por nieve que cae, y las palabras de Irisviel mientras habían intercambiado votos.


---Saber, debes conseguir el Grial. Para ti, y tu Maestro---


"... Sí, al menos esta promesa voy a mantener. Sólo esta promesa..."

---Estaba apoyando todo de Saber ahora.

En este momento ella todavía sostenía la preciosa espada en su mano, aún respiraba, su corazón aún late. Todo esto, por una razón.

Saber pisaba hacia adelante con resolución. Exactamente en este momento---

"Demasiado lento, Saber. Incluso si fuiste mordida por ese domesticado perro loco, no deberías haberme dejado esperar tanto."

Una devastadora forma dorada estaba de pie en medio del pasillo en los asientos de los espectadores, bloqueando el camino de Saber.

"... Archer..."

"Je je, no hagas esa expresión. Sé que eres envidiosa de mis riquezas, pero muestra más compostura. Esa expresión indisimulada es realmente de mal gusto. Como un perro que ha pasado hambre durante mucho tiempo."

La aparición del enemigo no vino inesperadamente para Saber.

Este ayuntamiento era el lugar de reunión final para todos los Sirvientes que aún permanecían. Incluso si los demás enemigos iniciaban ataques entre todos, sería muy ingenuo esperar que pereciesen juntos. Aún había una batalla restante, y el adversario era indudablemente uno de los dos Archer o Rider.

Pero la armadura intacta de Archer y su relajada presencia, impregnada de prana, hizo a Saber rechinar sus dientes.

Indudablemente, ni un cabello de este dorado Sirviente había llegado a dañarse .Más allá de ileso, incluso podría decirse que estaba en máxima capacidad.

Saber había sido gravemente herida en la batalla con Berserker. Si deseaba derrotar a Archer, sólo podía clavar sus esperanzas en que su oponente haya sido drenado considerablemente en una batalla con Rider. Pero en este momento, ni siquiera un rasguño de la batalla podía verse en Archer.

Inesperadamente, el Rey de los Conquistadores había sido incapaz de vengarse de aquel solo golpe de espada... ¿Era este Sirviente, cuya identidad era aún desconocida para ella, realmente tan fuerte?

Ahora, hasta el último hilo de esperanza había sido despegado de la existencia, pero en el corazón de Saber aún quemaba una llama de ira.

Posibilidades de victoria, o tácticas-- Ya nada de eso importaba. Saber sólo lo pensó imperdonable--no podía perdonar que incluso ahora, aún había alguien quien se interponía entre ella y el Grial.

"... Tú, sal del camino..."

La voz baja de Saber estaba llena de odio. La demente obsesión causaba que sus una vez ojos color jade claro se llenen de un turbio amarillo-marrón.

"¡El Grial... es mío...!"

Las múltiples heridas en el cuerpo de Saber no pudieron detenerla; rugiendo, blandió su espada a Archer. Pero, después de haber hecho un solo paso, su pierna izquierda fue inmediatamente atravesada por un Fantasma Noble que se disparó en el aire.

Saber cayó al piso, pero rechinó sus dientes para prevenirse gemir. Mirando a su alrededor, vio grupos de armas de la Puerta de Babilonia que continuamente aparecen en el aire, todos dirigidos hacia ella, listos para ser lanzados en cualquier momento.

Tan pronto como su dueño dé la orden, incontables Fantasmas Noble originales serán disparados al unísono hacia Saber. Se había convertido, literalmente, en el objetivo de un millar de flechas. Como su pierna izquierda había sido previamente atravesada, ni siquiera podía esquivar.

"Saber... esta vista de ti en cuclillas en el suelo, caída en esta obsesión presuntuosa, te hace aún más hermosa...”

Los ojos rojo sangre de Archer sostenían una emoción incómoda mientras miraba a Saber, quien a pesar de estar atrapada en una situación desesperada, aún estaba con la intención de hacer una lucha final.

"No sé por qué estás tan obsesionada con algún Grial concede deseos. Saber... el hecho de que una mujer como tú existe, puede ser ya considerado un milagro raro, ¿no?"

El tono de Archer era anormalmente calmado, como si no fuese un peligroso enemigo el que estaba ante él. Esta calma hizo a la acorralada Saber sospechosa.

"Qué... estás diciendo---"

"Tira tu espada, y se mi esposa."

En esta situación, en esta circunstancia, las palabras de Archer sorprendieron a Saber. Estaba atónita puramente por lo inesperado de ello.

"... Qu--qué dijiste... ¡¿Qué vas a hacer?!"

"Incluso si no entiendes, ¿no te sientes feliz de escuchar tales palabras? No es nadie, pero yo, quien ha admitido tu valor."

Quizás sólo Archer pensaría que tal conclusión era natural. El Sirviente dorado arrogantemente levantó su cabeza, mirando ante él a la primera mujer que había amado.

"Abandona estos ideales y votos sin sentido. Estas cosas sólo te restringirán y te traerán desgracia. En el futuro, sólo necesitas desearme y vivir bajo mi protección. En ese caso, me comprometo en mi honor como Rey de todo, que yo te concederé toda la felicidad en el mundo."

"..."

Su tono presuntuoso fue suficiente para reencender la llama de ira en el corazón conflictivo de Saber.

"¿Por este ridículo motivo... estas luchando conmigo por el Grial?"

Un segundo Fantasma Noble explotó mientras paso volando por la nariz de Saber. La fuerza del impacto levantó a Saber en el aire.

"No estoy pidiendo tu opinión, sino informándote de mi decisión."

La cara del Archer mostraba una alegría sedienta de sangre, como si disfrutando de la vista de la furiosa resistencia de Saber.

Así que este orgulloso Espíritu Heroico nunca había visto a su oponente como un competidor de igual posición con sí mismo. El enemigo era digno sólo de ser manipulado y humillado; le gustaba admirar la vista de su rendición hacía él. La desesperada respuesta de Saber, en la cual ella había apostado todo, para Archer, sólo era un ordinario entretenimiento.

"Muy bien, tengamos tu respuesta. Aunque la respuesta está justo en frente de ti, estoy muy curioso en cuanto a que expresión usarás mientras tú misma dices estas palabras."

"¡Me niego! Yo nunca---"

Sin esperar a que terminara, el Fantasma Noble veloz como rayo de Archer, una vez más atravesó la ya herida pierna izquierda de Saber. Escuchando los gemidos de dolor intenso de Saber, Archer no pudo sino reírse a carcajadas.

"¿No puedes decirlo porque eres demasiado tímida? Todo está bien; Te perdonaré, no importa cuántas veces lo entiendas mal. Primero debes aprender el sufrimiento, y entonces serás capaz de experimentar la alegría que te doy. "

Los Fantasmas Nobles flotando en el aire agitaban sus afiladas hojas como si para intimidar, gradualmente presionando más cerca de Saber.

Una incontrolable ira enturbiaba en los pensamientos de Saber. En comparación a ser asesinada en humillación, sería mejor desquitarse del enemigo, incluso si eso significaba su vida.

No había otra manera. Si concentraba toda la fuerza que queda en su cuerpo, quizás aún podría ganar, a penas, el prana necesario para un último golpe de Excalibur. No sería sorprendente si un Espíritu Heroico de tal inconmensurable habilidad pueda defenderse contra el ataque de un Fantasma Noble anti-fortaleza, pero en este momento, él completamente creía que ganaría, y eso lo hace complaciente; nunca pensó que Saber aún tomaría represalias.

Y, sin embargo--si Saber lanza un contraataque a Archer desde esta posición, el impacto destruiría al Grial en el escenario. Incluso si Archer toma todo el impacto y fuese reducido a carbón, el Grial, también sería inevitablemente destruido. En ese caso, todos sus esfuerzos vendrían a nada.

"¡¿Qué debo hacer...?!"

Enfrentando esta difícil decisión, Saber se hundió en un dilema; en este momento, notó que una tercera figura había aparecido en el salón.

En la pared que estaba aproximadamente a dos pisos de altura, dentro de la caja en forma de semicírculo que no sobresale hacia el exterior. En la luz del fuego, apareció una silueta fantasmal usando una larga chaqueta rompe vientos. Él era el verdadero Maestro que había hecho el contrato con Saber--Emiya Kiritsugu.

Desde adentro de la desesperanza, apareció un rayo de sol.

Kiritsugu aún sostenía el poder de comando contundente de los Sellos de Comando. Si él le pudiera prestar este poder mágico que poseía, que tenía la habilidad de hacer lo imposible posible, quizás ella sería capaz de romper este estancamiento.

Siempre y cuando Kiritsugu entienda la situación actual de Saber, era casi seguro que usaría los Sellos de Comando. Afortunadamente, Archer todavía no se había dado cuenta de la presencia de Kiritsugu.

Kiritsugu levantó su mano derecha, mostrando los Sellos de Comando tallados en el dorso.

Dependía completamente de Kiritsugu qué tipo de orden daría. Pero Saber, ya se había decidido a que no importa lo extraño de las tácticas de batalla que intentara emplear, ella iba a hacer todo lo posible para llevarlas a cabo. Siempre y cuando pudiera tomar represalias contra Archer, cualquier método estaría bien.

Incluso si su comando fuese para bloquear el sentido del dolor y usar toda su fuerza, Saber ignoraría el dolor de su cuerpo físico, y ejercería la mayor fuerza desde el interior de su cuerpo hasta que no quedara nada. Si le ordena someterse a movimiento instantáneo hacia el lado del Grial, entonces sería capaz de escapar de esta posición extremadamente desventajosa. Quizás a través de una calibración precisa de Excalibur, sería capaz de hacer desaparecer a Archer sin dañar al Grial. Tal es un Sello de Comando. Si los Sellos de Comando eran usados con el consentimiento de ambos Maestro y Sirviente, entonces no importa cuán imposible la tarea, podría completarse. En este momento, Saber encomendaba todo a esta última esperanza, porque sólo eso podría darle vuelta a las tablas asombrosamente en la situación actual.


---Emiya Kiritsugu usa el Sello de Comando para comandar a Saber---


Las bajas palabras sacudieron todo su cuerpo desde las profundidades de su alma. La voz que no podría haber sido más familiar anunció, claramente y decisivamente.


---Usa tu Fantasma Noble, y destruye el Grial---


Cómo debe ser explicado el significado detrás de estas palabras, cómo debe entenderlas—la mente de Saber se fue momentáneamente en blanco.

"... ¿Qu...?"

El creciente huracán disipó las llamas circundantes. Desde el corazón del desactivado Aire Invisible, la forma de la espada dorada apareció.

Incluso si el cerebro de Saber se negaba a entender, su cuerpo físico de Sirviente, lealmente aceptó el comando del Sello de Comando. La preciosa espada comenzó a acumular luz, completamente independiente de la intención de su portador.

"¿Qu--qué es esto?--¿Qué quieres hacer?"

Incluso Archer estaba atónito sin palabras. Había pensado que porque estaba de espaldas al Grial, Saber nunca ejecutaría un contraataque contra él.

"... N... ¡no!"

Saber rugió de ira; ese fue un grito en el cual había puesto toda su fuerza. La espada dorada levantada en alto, repentinamente se detuvo en el aire.

Como el legendario Rey de los Caballeros, y como un Sirviente de la clase más excelente, la destacada habilidad de Resistencia a la Magia que poseía Saber realmente pudo resistir la restricción de los Sellos de Comando, aunque apenas. Ella usó toda su fuerza para detener la acción de bajar su espada. Las fuerzas opuestas de obligación y resistencia chocaban intensamente dentro del cuerpo de Saber, su forma delgada parecía como si sería destrozada en cualquier momento.

Este intenso dolor e inimaginable tormento hizo a Saber recordar los últimos momentos de Diarmuid Ua Duibhne. Ahora experimentó completamente por sí misma la amargura y la humillación que el trágico Espíritu Heroico había sufrido.

Al mismo tiempo que se oponía a la fuerte magia, Saber miraba fijamente a Kiritsugu quien estaba en el medio de la caja, y gritó.

"¡¿Por qué?! Kiritsugu--¡¿Por qué tienes que ser tú?!"

Imposible. Era imposible que él hubiera dado esta orden.

Kiritsugu deseaba tanto obtener el Grial--entonces en este momento, ¿por qué lo rechazaba? ¿Quería dejar que el ritual, que su esposa había dado su vida para llevarlo a cabo, se desperdicie?

Después de darse cuenta que las acciones innaturales de Saber eran la acción del Sello de Comando, Archer, finalmente se dio cuenta de la presencia de Emiya Kiritsugu.

"¡¿Estás tratando de arruinar mi boda, bastardo?!"

Los Fantasmas Noble que habían estado apuntados a Saber, ahora repentinamente giraron en unísono para apuntar a la caja de Kiritsugu.

Pero sin esperar a que los Fantasmas Noble comiencen su ataque, Kiritsugu otra vez levantó su mano derecha para mostrar su dorso a Saber, debajo de él--aún había un último Sello de Comando tallado ahí.


---Yo uso el tercer Sello de Comando para comandar de nuevo---


"¡¡¡Detente!!!”

Viendo que su orgullo y esperanza estaban a punto de desintegrarse en cenizas en un abrir y cerrar de ojos, Saber gritó en llanto.


---Saber, destruye el Grial---


Esa fue un poder final que no podía ser resistido en absoluto.


La tremenda fuerza de los dobles Sellos de Comando, devastaban y aplastaban la forma de Saber, al mismo tiempo, sacando todo el prana que aún quedaban dentro de su cuerpo, tejiéndolo en la luz de la destrucción.

El rayo de luz lanzado hizo un corte transversal de todo el salón, impactando directamente al Grial que flotaba en el escenario. Archer ágilmente esquivó este ataque, pero debido a que estaba en proximidad cercana al rayo de luz, su alta intensidad le hizo momentáneamente incapaz de ejecutar el ataque a Kiritsugu.

En el calor del relámpago, el Grial dorado que había una vez sido una parte del cuerpo de Irisviel, ahora discretamente perdió su forma, luego se desvaneció. Saber cerró sus ojos, sin atreverse a mirar directamente a esta vista--ahora la última esperanza había sido destruida. Su lucha había terminado.

Puesto que las cosas eran así, ¿cómo podría mirar a esta trágica escena con los ojos abiertos?

En verdad, nunca abrió sus ojos otra vez. El Fantasma Noble, que había sido forzosamente ejecutado en oposición a sus propias intenciones, ya había consumido todo el restante prana de Saber; ni siquiera podía mantener más su forma física de Sirviente. Saber había perdido la fuerza y la voluntad para permanecer en este mundo. Por supuesto, esto fue también debido a su Maestro, quien también era parte del contrato, no tenía la intención de dejarla quedarse.

Manteniendo su postura cuando bajó su espada, Saber comenzó a dejar este mundo; pronto, su cuerpo físico también se desvaneció.

En el momento en el cual gradualmente perdió contacto con el mundo real, el enigma de este personaje Kiritsugu, fue la última consideración que destelló en la mente de Saber.

El padre idolatrador que amaba excesivamente a su hija, el guerrero que esperanzaba salvar al mundo, el asesino que había perdido toda esperanza en la justicia; eran varias piezas conflictivas de la humanidad que él mostraba, pero al final había traicionado todo, lo negó todo.

Hasta el final, Saber sólo podía estar segura de la insensibilidad y crueldad del corazón de este hombre.

Hasta el final, él y ella nunca habían sido capaces de entenderse y construir una relación de confianza--no, quizás debería decirse que sólo en el último momento, ella se había dado cuenta que nunca había entendido sus verdaderos pensamientos.

Y, sin embargo, eso tampoco fue del todo injustificable---

Dentro de su gradualmente desvaneciente conciencia, Saber se burló de sí misma.

¿Cómo iba a entender a este hombre quien no se había encontrado con ella más allá de haberle dado tres órdenes? Ella había una vez sido incapaz de entender incluso los corazones de aquellos a su lado.

Quizás todo esto era el largo y eufemístico castigo que atormentaba al "Rey quien no entendía los corazones de los demás”.

A pesar de que Saber dejó el mundo cargando muchas lesiones, sin haberse dado cuenta de la carga en su corazón, quizás no teniendo que presenciar personalmente la tragedia que vino después, fue también una especie de recompensa para ella.

El rayo de luz de Excalibur que había destruido al Grial, había volado el techo del escenario y cortado todo el ayuntamiento en dos. El edificio, que ya había sido quemado más allá del reconocimiento, no pudo resistir el golpe. La estructura de los niveles superiores había sido destruida; el techo, habiendo perdido su apoyo, ahora caía en el salón como una avalancha.

Después de lo cual, a través de los fragmentos de escombros, Kiritsugu vio "eso" en el revelado cielo nocturno.

Un sol negro --- que había visto cuando había tocado el lodo negro. La señal del fin del mundo.

En aquel momento Kiritsugu no había visto claramente que su forma física era en realidad un verdadero "agujero". Es un túnel espacial que conecta con el Círculo Mágico del Gran Grial, el cual había sido escondido bajo el altar del ritual de descenso, profundo bajo tierra en el Monte Enzō, al este de Miyama. El interior del Gran Grial, el cual había recogido energía de las líneas-místicas por sesenta años y que ahora había obtenido las almas de seis Espíritus Heroicos, había sido llenado hasta el borde y convertido en un enorme remolino de prana. Esa era la verdadera forma de ese "agujero" negro.

El “Recipiente” que había sido removido del homúnculo de los Einsberns, sólo era la llave para abrir ese "agujero", y también el control que sostenía la estabilidad del agujero. Kiritsugu, quien no sabía nada acerca de este secreto, había cometido un error fatal; él no debió haber comandado a Saber destruir el Grial, sino en su lugar, debió haberla hecho usar Excalibur para quemar el agujero en el cielo. Ya no controlado por el “recipiente”, el sol negro comenzó a derretirse; el agujero gradualmente se redujo, pero antes de cerrarse por completo, ya era completamente imposible prevenir que el lodo negro fluya afuera del interior del agujero.

Esa era una energía neutra que sólo había sido usada para crear una abertura hacia el "mundo exterior", pero debido al error anterior de Kiritsugu, fue manchada con el color completamente negro de la maldición.

Este lodo maldito que estaba lleno de "Angra Mainyu • Todo los Males en el Mundo". El poder destructivo podía quemar toda la vida en el mundo--en este momento, descendía como una gran cascada desde arriba del Ayuntamiento.

Archer, de pie en los asientos de los espectadores en el primer piso, no pudo encontrar una forma de retroceder para escapar de este bautismo.

"¡¿Esto... esto es...?!"

Las turbulentas olas negras, arrastraron al indefenso Sirviente dorado. No, no fue simplemente arrastrado; el momento en que había tocado el lodo negro, se había desvanecido. El cuerpo de Archer había sido descompuesto y absorbido por el lodo negro en un abrir y cerrar de ojos; se había convertido en uno con el tempestuoso flujo de lodo.

El lodo negro consumió los asientos de los espectadores del primer piso como un tsunami; Kiritsugu, quien estaba parado en la caja y había, de este modo, escapado la desgracia, contemplaba vacíamente todo esto. La cascada maldita que descendía del aire no mostraba señales de detenerse; el lodo negro se convirtió en un río mientras pasaba a través de la entrada del ayuntamiento, fluyendo afuera del edificio y extendiéndose hacia los distritos circundantes.

De este modo, la masacre comenzó.

Toda la gente estaba durmiendo profundamente; el lodo de la muerte, sintió la presencia de la vida humana, y se convirtió en una maldición ardiente que atacó desde el costado de sus almohadas.

Quemó las casas, quemó los patios. No importa si dormían o despertaban y trataban de escapar, toda la gente ardía sin excepción--eso que había esperado dentro del Grial por sesenta años, ahora se apoderaba sin piedad de toda la vida que tocaba, como si celebrando su libertad fugaz.

Después del evento se descubrió que habían más de 500 muertos y que 134 edificios se habían quemado. Esta gran calamidad de causa desconocida, dejó una marca en los corazones de los ciudadanos de Fuyuki, que era difícil de borrar.

Después de un tiempo, el agujero en el cielo desapareció, y el lodo negro ya no se vertió más. Pero el lodo había traído un incendio de enormes proporciones; la gente quienes habían sido incapaces de escapar, se convirtieron uno por uno, en cadáveres carbonizados. Un magnífico loto rojo de fuego floreció en el cielo nocturno; en la tierra fue preparado un interminable banquete de muerte.

Habiendo escapado del ayuntamiento gradualmente colapsando, Emiya Kiritsugu personalmente presenció todo el proceso.

La vida que tiende hacia la destrucción--era muy parecida a la escena que lo había atormentado en pesadillas. Pero eso ante él ahora, era indudablemente real.


※※※※※


Ella soñó un sueño, y en el sueño, el mundo estaba quemándose.

La joven chica, envuelta en un edredón y temblando de miedo, abrió sus ojos.

El dormitorio, custodiado por la cálida luz del fuego de la chimenea, estaba aún tan tranquilo y pacífico como antes. La fría noche afuera de la ventana no podía ser ninguna amenaza para la chica quien yacía en la cama.

Incluso a través del grueso cristal, podía oír el aullido del viento helado afuera de la ventana; el viento se deslizó discretamente en la casa a través de la brecha entre la ventana y el marco. Fue seguramente este sonido que la hizo pensar erróneamente, que oyó los gritos atormentados de la gente mientras se quemaban y morían.


--- ¿Qué pasa, Illyasviel?---


Esto habló su madre, acariciando suavemente su rostro. La voz y tacto de su madre, la cual se quedaba en todo momento al lado de la chica, a la vez puso su corazón a descansar.

La chica y su madre fueron ambas, existencias que habían sido diseñadas a la imagen de la mago quien fue llamada la "Dama del Invierno". De esta manera, en el corazón de la chica, estaba su madre y su tía. Incluso si uno fuera a seguir todo el camino hasta la muy temprana "Justicia Original", estaba grabada en el corazón de la chica.

Así, incluso si era una noche durante la cual ella estaba sola, durmiendo profundamente envuelta en un edredón, la chica nunca estaría sola. Sólo necesitaba llamar, y podría escuchar la voz de su madre en cualquier momento, ver la forma de su madre en cualquier momento.

"Mami... Tuve un sueño aterrador. En el sueño, Illya se convirtió en una copa."

Mirando aliviada el suave cabello plateado y los ojos dulces de su madre, la chica continuó contando su pesadilla.

"Siete cosas muy, muy grandes fueron puestas en Illya. Illya casi se rompe, ella estaba asustada, pero tampoco podía huir... luego oí la voz de Justicia, y encima de mi cabeza apareció un gran agujero negro... luego, el mundo comenzó a arder. Kiritsugu miró al mundo, y lloró."

Sí, ella soñaba con él también. El padre que ella había oído decir que estaba en una lejana tierra extranjera, lidiando con algún trabajo problemático.

Habiendo pensado en esto, la chica se dio cuenta que su pesadilla justo ahora, parecía representar algo malo; ella se inquietó de nuevo.

"Mami... Kiritsugu estará bien, ¿verdad? ¿Él no estará solo y asustado?"

Mirando a la chica preocupada por su padre, la madre sonrió dulcemente.


- Está bien. Esa persona definitivamente se esforzará, por el bien de Illya. Así que Illya no tendrá ese tipo de recuerdos tenebrosos otra vez, él definitivamente realizará su sueño, para nosotras ---


"... Nn, es cierto, es cierto."

Ella sabe que esa persona es alguien que tiene un fuerte deseo de ganar. Por lo tanto, una vez que haya terminado ese importante trabajo, definitivamente regresará a aquí de inmediato. La chica extendió sus dedos, contando los días hasta que ese día llegue. Aunque era frío dormir sola, aun así, su madre aún estaba a su lado. Ella no estaría sola--hasta el día en que pudiera entender correctamente esta contradicción.

La chica esperaba dentro de la ciudad eternamente sellada dentro de la nieve que cae. La promesa que había intercambiado con su padre, era el tesoro que más valoraba.


※※※※※


El cielo al atardecer, era el color de la sangre.

La tierra ante sus ojos, era también el color de la sangre.

Los cadáveres desplomados en la tierra eran la gente quienes una vez habían creído en una joven y la apoyaron como Rey, ofreciéndole los cantos de victoria.

Debido a traidores sembrando discordia, ellos se habían dividido en dos facciones; cada una había visto a la otra como enemigo y llevaron a cabo masacre, y entonces, habían caído juntos en este campo de batalla. El lugar de descanso final del Rey Arturo, al pie de la colina Camlann.

Despertando de un sueño del otro lado del espacio y tiempo, de rodillas, con desaliento, una vez más en la cima de la colina manchada de sangre, Arturia contemplaba vacíamente la escena desolada.

Con el fin de cambiar este final, ella le había confiado su alma después de la muerte al “Mundo”; y comenzó un viaje en busca de un milagro.

FZ v04 387.png

Ella había inicialmente decidido no regresar a aquí; ella había inicialmente creído que nunca volvería a ver esta escena de nuevo. Pero en este momento, la joven aún se arrodillaba en este pedazo de tierra.

Pero este no era el final. Este fue sólo un punto en el camino infinitamente cíclico.

Después de ser liberada de su contrato, el Espíritu Heroico llamado Arturia, no se había puesto en camino hacía el "Trono de los Héroes”, pero había sido traída de regreso a este lugar Camlann, porque no había llegado al final del camino de su destino; era necesario que encuentre su último fin aquí.

En otras palabras, antes de que ella hubiese sido convocada para ser un Sirviente, ella no era un Espíritu Heroico estándar, quien se había convertido en uno después de morir en la realidad.

En el último momento había intercambiado votos con el “Mundo”, con la esperanza de obtener el Grial, y el precio era convertir su alma después de la muerte en un guardián--esta era la verdad sobre el Sirviente llamado Arturia.

El contrato sólo puede ser cumplido, sólo a condición de que el Grial hubiese sido obtenido. En otras palabras, si Arturia no obtiene el Grial, entonces el tiempo se detendría para siempre en esta tierra; para siempre, donde incluso la muerte no se puede lograr. Antes de obtener el Grial, sólo podía continuar participando en la lucha por el Grial en el otro lado del tiempo.

Por lo tanto, el tiempo de Arturia había sido congelado en el momento antes de su muerte. A menos que obtenga el Grial, sólo podía regresar una y otra vez a Camlann. Una y otra vez, esta escena le reprocharía eternamente, atormentándola.

En la ladera de la muerte, ella aún sostiene la postura con la cual había establecido el contrato.

Su rostro cubierto de lágrimas, guanteletes manchados con la sangre de los enemigos, la lanza en su mano atravesando el corazón de su propia carne y sangre.

El traidor quien había también heredado su propio linaje, el niño de la tragedia, Mordred. El enredo de amor y odio le habían causado perder todo, y la escena a ser arreglada en el instante en que ella mató a su propia carne y sangre con sus propias manos---

El instante en el cual la conciencia del “Mundo” había llegado, convocada por los miserables y atormentados gritos, y establecido el contrato con el héroe quien buscaba un milagro---

Esta era la prisión que amarra para siempre a Arturia, quien había perdido su tiempo.

Dentro del tiempo, que había perdido su significado, dentro de un instante, que era equivalente a la eternidad, ella contemplaba el campo de batalla bajo la luz del atardecer, y esperaba a la siguiente convocatoria.

Ella siempre tenía razón; en esto ella creía firmemente. Incluso así, aún había pasado por alto la chispa que había causado la tragedia ante sus ojos, al igual que había pasado por alto el dolor de Lancelot y Ginebra.

Ella no podía entenderlo, y no entendía por qué no podía entenderlo--este era el límite del Rey Arturia.

En ese caso, ¿podría ser que la terrible escena en Camlann, no era ningún truco del destino, sino el resultado necesario del reinado del Rey Arturia?

"Uu..."

Incapaz de contenerse, comenzó a sollozar.

Ella recordó aquellos largos y distantes días. Recordó a la chica quien nunca había prestado atención a los hombres mientras disputaban entre sí en la ruidosa arena, y en su lugar había enfrentado, sola, la espada clavada en la piedra.

En aquel momento, ¿qué había estado pensando?

¿Con qué tipo de resolución había extendido su brazo para agarrar la empuñadura?

Los recuerdos desde hacía mucho eran borrosos, a pesar de que las lágrimas oscurecían su vista, no podía recordar.

En ese caso--su error debe haber sido hecho aquel día.

Dejó que las lágrimas corran libremente por su rostro. En este lugar donde el tiempo no corre, no importa lo que piense o lo que haga, no será guardado en la historia. Aquí, no necesita colocar en sí misma el título de Rey. En ese caso, no importaba si mostraba debilidad; no importaba si mostraba vergüenza.

Con estos pensamientos, enfrentaba los ideales que no habían sido cumplidos; enfrentaba a la gente quienes no habían sido salvados.

Enfrentaba todo lo que se había desvanecido porque fue rey.

"... Lo siento..."

A pesar de que estaba ahogada hasta el punto en que casi no podía hablar, aún no podía controlar el impulso para disculparse. Aunque entendía que su disculpa no podía ser transmitida al corazón de alguien, la chica sin embargo repitió su arrepentimiento.

"Lo siento... lo siento... yo, alguien como yo..."

Un día, después de pasar por encima de interminables batallas, ella finalmente obtendría el Grial. En ese momento, todos los errores que había cometido, podrían ser borrados a través de un milagro.

Como estaba ahora--ella no debería ser llamada un rey.

Antes de la próxima vez que fuese convocada, la chica siempre--dentro del instante que era llamado: para siempre, dentro de la censura que era llamada: descanso eterno--lloraría y se lamentaría.

Soportando tormento en eterno castigo. Sintiendo cobardía hacia los pecados que no podían ser retribuidos.



Regresar a: Acto 16, parte 8 Ir a:Página Principal Avanzar a: Acto 16, parte 10