Heavy Object:Volumen 1

From Baka-Tsuki
Jump to: navigation, search

Ilustraciones de la Novela[edit]


[edit]


Al final, la guerra no terminó.

Incluso en una era en donde el desarrollo ha alcanzado cada punto del planeta Tierra, los láseres de alta potencia podían ser disparados fácilmente, y algunas de las personas más poderosas del planeta tenían aldeas en la Luna. Parecía que no podía hacerse nada para llenar los espacios entre los corazones de las personas. Bueno, las compañías de suplementos que vendían “comodidad” y “espiritualismo” digital no eran extrañas, pero aún así, el mecanismo básico que trajo el conflicto entre las personas no podía ser removido de su mentalidad.

¿El cambio en las reglas de la guerra producido por la aparición de un nuevo tipo de arma era simplemente otro tipo de salvación para la humanidad? ¿O significaba que la humanidad había caído aún más bajo?

Así es, hubo un cambio.

Las personas que estaban inmersas en sus asesinatos ridículos también cambiaron.

Todo gracias a las armas gigantes conocidas como “Objetos”.

Simplemente el cuerpo principal de esas nuevas armas medía más de 50 metros y las pistolas agregaban más a ese tamaño. Enormes grupos de soldados ya no se mataban directamente en el campo de batalla. En vez de eso, lo más importante era llevar al Objeto más fuerte al campo de batalla en condiciones perfectas.

Tanques, bombarderos, y los protagonistas anteriores se convirtieron en armas de una era pasada.

Las pistolas automáticas normales, misiles, y otros proyectiles eran considerados como simples resorteras.

Eso demostraba lo poderosos que eran los Objetos.

Cuando cierta nación isla presentó las primeras de esas armas, el resto del mundo desarrolló un temor y una fuerza aliada de otros 14 países llevaron a cabo un ataque sorpresa sobre el Objeto prototipo… y el Objeto los rechazó a todos. Al final de la batalla, se llevó a cabo un ataque nuclear sobre el Océano Pacífico, pero la escena del Objeto que continuaba hundiendo a la flota de los aliados incluso después de que la mitad de su estructura había sido derretida como el hielo bajo el cálido Sol estaba escrita en todos los libros de historia.

La nación isla permaneció en lo más alto del desarrollo de Objetos y quedaba muy en claro lo poderosos que eran esos artefactos.

De manera poco sorpresiva, los Objetos se convirtieron en sinónimos de guerra.

¿Entonces que sucedió con todos los demás?


Capítulo 1: Los Soldados Rasos que Atan a Gulliver >> Batalla en la Helada Nieve de Alaska[edit]


Parte 1[edit]

Al final, la guerra no es nada más que peleas entre Objetos.

Un humano de carne y hueso cargando un rifle bien cuidado no puede hacer nada.

Incluso si decenas de miles o cientos de miles de soldados se reúnen o incluso si un montón de tanques y bombarderos son preparados, ese monstruo de 50 metros puede acabar con todos fácilmente. Algunos de ellos pueden continuar moviéndose incluso después de recibir uno o dos golpes directos por parte de unos misiles, así que parece una locura intentar enfrentárseles.

Es por eso que todos le dejan el papel principal a un Objeto.

Al dejar que el monstruo se encargue del problemático rol principal, los demás pueden observar cómodamente desde lugares seguros.

Tal vez es por eso que los 800 soldados que se encuentran en la zona base, una base que se especializa en mantenimiento, se sienten tan relajados a pesar de estar en la línea frontal de un campo de batalla.

El área es llamada una base, pero todo lo que hacen es mantener eficientemente al Objeto y cuidar que sea enviado.

Los soldados de carne y hueso sólo tienen que cuidar el arma gigante mientras recibe mantenimiento durante el corto período de tiempo que se encuentre ahí y son recompensados como héroes que protegen a su país sin haber arriesgado sus propias vidas.

Con el Objeto ahí, ellos se encuentran totalmente seguros.

El Objeto que los protege es como un árbol que retoña oro. Simplemente con observarlo, éste puede derrotar a un enemigo tras otro tras otro. Los soldados insisten que todo ello es el resultado del arduo trabajo de la zona base así que tienen que ser recompensados, y así sus cuentas bancarias quedan inundadas con dinero pagado a partir de los impuestos de las personas.

Pero en verdad la guerra sólo es llevada a cabo por el Objeto.

Mientras éste se encuentre ahí, sus vidas y futuros están básicamente garantizados.

Es por eso que el pánico invade a todos los soldados observando desde la zona base el instante en el que su Objeto es consumido por el fuego y explota.

En la era actual, la guerra no es nada más que peleas entre Objetos.

Eso significa que la derrota del Objeto propio siempre es una posibilidad cuando el enemigo también posee un Objeto.

La tormenta de nieve blanca de Alaska obstruye su visión, pero aún así pueden observar con claridad las flamas rojas y el humo negro.

El dispositivo de expulsión lanza a la chica piloto conocida como una Élite hacia el cielo, pero nadie se preocupará por salvar a la perdedora ahora inútil.

Hay cosas más importantes en sus mentes.

Para reiterar, en la era moderna, la guerra no es nada más que peleas entre Objetos. Reunir tanques, bombarderos, y otro tipo de armas usados antes sólo causaría que fueran destruidos fácilmente por los monstruos de 50 metros que son los Objetos.

Ahora que su propio Objeto ha sido destruido, el Objeto enemigo puede moverse libremente.

Lo que eso significa es algo simple.

Todos serán masacrados.

El aplastante flujo de municiones lanzará por todos lados su carne, huesos, y órganos en una masacre desesperanzadora y definitiva.

No tienen otra opción más que intentar escapar. Pero incluso si eligen escapar sin vacilar, será un milagro si al menos una décima parte de los soldados dentro de la zona base sobreviven. Ni uno solo recuerda la orden más básica dentro de la milicia --- quedarse en posición y aguantar.

Así comienza un infernal juego de persecución.

Es un ridículo juego entre un monstruo de más de 50 metros de alto y pequeños humanos.


Parte 2[edit]

Un día antes, un chico llamado Quenser se encontraba en un área nevada de Alaska. Estaba en el interior de la zona base de mantenimiento para el Objeto gigante. La complexión de Quenser es diferente a la que uno esperaría de un soldado. Para decirlo de manera simple, no tiene los músculos que necesita un soldado. Se ve más como alguien que iría a una escuela en un país seguro. De hecho, seguramente podría disimular su sexo dependiendo si utilizara pantalones o una falda.

En realidad, esa impresión general no es incorrecta.

Los brazos que estaba utilizando para cavar en la nieve con una pala estaban temblando debido al cansancio y la mialgia.

“¡¡Maldición!! ¿¡Cuál es el punto de este trabajo!?”

La persona que hizo esa declaración y se rindió fue el soldado que se encontraba a un lado de Quenser. Quenser mostró una expresión sorprendida y el chico soldado al que conoció en la zona base dejó caer su pala.

“Existen muchos tipos diferentes de soldados. Normalmente soy el analista de radar que revisa las especificaciones del Objeto enemigo para encontrar una debilidad. ¡¡No me uní al ejército para cavar en la nieve!!”

A ese intelectual soldado se le conoce como Heivia. Ya que Quenser no se adaptó muy bien al espíritu atlético del ejército, se llevó mejor con ese otro chico que con los demás.

(…Bueno, somos de tipos similares.)

Con ese pensamiento arbitrario, Quenser comentó.

“No es que tengamos otra opción. Toda la pelea se le deja al Objeto, pero las personas viviendo en paz en sus hogares no seguirían dando su dinero en impuestos si no vieran a nadie trabajando. Estaba viendo el canal de noticias de CS y vi al Consejero Flide gritando sobre la reducción de impuestos para ganar más votos en las próximas elecciones.”

“Ese es justamente el problema,” respondió Heivia. “Incluso las personas que viven en paz en sus hogares saben muy bien que cavar en la nieve para mantener despejadas las autopistas es inútil. Saber que es sólo para pretender hace que me den menos ganas de seguir cavando.”

“Sí, un bombardero no hará nada contra un Objeto. En la batalla de prueba, acabó con 1500 de ellos, y estoy seguro que en realidad lo dejaron hasta ahí porque se cansaron de contar.” Quenser clavó la punta de su pala en el suelo y se apoyó en ella con ambas manos. “Después de todo, los Objetos utilizan láseres anti-aire que reciben energía de un reactor de alta potencia. Los bombarderos tal vez sean capaces de volar a Mach 2 o 3, pero no son competencia contra la velocidad de la luz. El instante en el que el Objeto los localiza, ya es demasiado tarde. He escuchado que las unidades armadas que mencionan en las clases de historia fueron salvadas por el polvo y la tierra y otras cosas cerca de la superficie refractando los láseres, pero la gran altitud por la que se caracterizan los láseres es tan limpia que no hay nada que pueda obstruir a un láser.”

“Esas cosas son monstruos de 50 metros que aún pueden moverse después de recibir un impacto de bomba nuclear. Un bombardero no es nada más que un pequeño pájaro para ellos. Mantener una pista despejada es una pérdida de esfuerzo.”

“Sí, he escuchado que los ases de la unidad de aviación sólo se quedan esperando en sus cabinas para poder escuchar el radio. Pero dudo que los tanques de esas unidades armadas puedan ser de mucha ayuda. …Y sobre despejar esta pista, ¿no sería mejor instalar una pala gigante en frente de un vehículo blindado para despejar toda la nieve de una sola vez?”

“… ¿Qué diablos estamos haciendo…?”

“Bueno, aún así prefiero hacer esto que tener que pelear.”

“No es algo muy soldadesco para decir, pero estoy de acuerdo contigo,” el soldado delincuente Heivia respondió al escuchar al chico de origen civil. “Simplemente dejemos las peleas a los Objetos. Perder tu vida en un campo de batalla ya no se utiliza. Sólo tenemos que ver desde lejos y esperar a que el Objeto regrese con el éxito como regalo. Personas como nosotros peleando por ahí es algo impensable.”

“¿Eres un noble, cierto, Heivia?”

“Sí, así que tengo que estar aquí y ‘convertirme en un soldado honorable’ para probar mi valor y convertirme en el próximo líder de mi familia. Básicamente, si supero mi vida en una base por tres años, podre gastar el resto de mi vida en una mansión gigante coqueteando con muchas sirvientas.”

Contrario a sus palabras, Heivia no parecía complacido.

Parecía no sentirse totalmente stisfecho con esa vida pacífica.

“Parece que tú tienes tus propios problemas.”

“Sí. A diferencia de ti, Heivia, soy una persona común. Necesito asegurarme de conseguir un trabajo. Es por eso que vine aquí como un estudiante de campo de batalla.”

“¿Esperas convertirte en un diseñador de Objetos?”

“Se dice que aprender en el lugar es la manera más rápida de ganar experiencia. Si me quedo aquí por tres años, habré obtenido la mejor educación que se pueda encontrar. Entonces podré ganar dinero y los privilegios de ser un ‘santo que ayuda a los héroes’ al fabricar y vender Objetos para que esos héroes los manejen.”

“Los estudiantes de campo de batalla que tienen éxito tienen un alta estima debido a todas las barreras que encuentran en su camino. Ya que no pasan por un entrenamiento para soldado, he escuchado que comienzan a caer como moscas debido a enfermedades del campo de batalla y el exceso de trabajo. Escuchar eso en verdad me hace recordar que estamos en un frente de guerra.”

“Halblando de eso, ¿pasaste por algún entrenamiento, Heivia?

“Sí, pasé por el entrenamiento de estilo antiguo cuando me enlisté. Parece que querían fabricar una fuente de músculos y un espíritu de camaradería en un período de 5 meses, pero terminé de esta forma sin importar lo sucedido. Ya que no he estado en una sola pelea real desde que fui asignado aquí, incluso mis habilidades de combate mano a mano deben haberse oxidado un poco.”

“Me siento perfectamente cómodo con el tipo de vida que provoca olvidar cómo pelear.”

“Eso no es algo muy soldadesco para decir, pero una vez más, estoy de acuerdo contigo.” Cansado de ese tema, Heivia se mevió a uno diferente. “Esas raciones militares balanceadas nutricionalmente son totalmente asquerosas. ¿Qué estaban pensando las personas que las desarrollaron? …Es más caro que la carne normal pero sabe mucho peor. Simplemente no puedo soportarlo.”

“¿No lo hacen a propósito sin sabor para que los espíritus de los soldados no cambie basándose en si les gustan los alimentos de ese día o no? Las personas tienen diferentes gustos cuando se trata de comida, así que no pueden hacer algo que les guste a todos.”

“¿Así que nos alimentan con algo que todos odiarán? ¡Qué estupidez!”

“La comida es pagada por los impuestos de las otras personas, así que no deberías quejarte. Aunque tengo que admitir que atrapar un venado y asarlo con algo de sal sería mucho mejor.”

Quenser hizo ese comentario sin pensarlo demasiado, pero hizo que Heivia se paralizara por alguna razón.

Desvió los ojos llenos de admiración hacia el rostro de Quenser.

“…Eres todo un estudiante de campo de batalla. En verdad eres un genio.”

“Hey.”

“Tienes razón. Si no no nos dan comida sabrosa, simplemente tenemos que atraparla por nuestra cuenta.”


Parte 3[edit]

Y así Heivia lanzó a un costado su pala, tomó su rifle militar, y se dirigió al exterior de la zona base. Un bosque de conífera que parecía salir de la blanca nieve rodeaba el área. Es un área natural que parece como si se pudieran encontrar más animales salvajes de los que uno quisiera.

Quenser fue arrastrado hasta ahí, pero bajó el rifle que Heivia le había dado para que cargara.

“Regresemos. Los superiores nos buscarán después de que se den cuenta. Ya puedo escucharlos hablando sobre la falta de amor por los animales o algo así.”

“Vamos, sé que prefieres comer un poco de carne jugosa en vez de esas raciones que saben a gelatina de petróleo. Y no entiendo porque te felicitan por dispararle a un soldado enemigo, pero se molestan si le disparas a un animal.”

“Eso es porque las balas no son gratuitas. Utilizaron el dinero de los impuestos para comprarlas para poder matar soldados enemigos, así que supongo que simplemente no les parece que se gasten en cualquier cosa,” explicó Quenser, pero Heivia no le prestaba atención.

Estaba dirigiéndose a las profundidades del frondoso bosque, siguiendo los rastros de un ciervo en la nieve.

(…No seguiré con esto.)

Quenser sujetó firmemente su rifle y se sentó en una roca cercana.

Desvió la mirada hacia la zona base de mantenimiento.

Sin embargo, no estaba observando la línea de edificios de concreto reforzado. La zona base a la que pertenece Quenser es una base móvil, así que está constituida por un gran número de vehículos. Esos vehículos base son mucho más grandes que los enormes camiones de remolque. Los cuarteles de los soldados, la torre de control del radar, y todo lo demás estaba ubicado a bordo de esos grandes vehículos. Incluso el área de mantenimiento del Objeto estaba creada al alinear varios camiones gigantes que tenían docenas de metros de longitud.

Ese es otro aspecto de las reglas de la guerra que los Objetos han cambiado.

En vez de fortificar una sola posición defensiva, es más importante militarmente el ser capaz de enviar rápidamente al Objeto a cualquier lugar en el que se necesite.

Quenser pensaba mientras observaba esa base de la nueva era.

(Mis superiores con sus medallas militares están sentados en una habitación cálida bebiendo café mientras esperan a que regrese el Objeto.)

Sin embargo, guardar rencor no reduciría el frío de Alaska y Heivia tenía razón sobre Quenser sintiéndose harto de las raciones con sabor asqueroso.

Quenser buscó en el bolsillo del uniforme militar al que aún no se había acostumbrado. Sacó el kit de supervivencia que le fue entregado junto con el cuchillo que no sabía como utilizar. El kit tenía todo lo necesario para tratar heridas así como herramientas para encender un fuego o atrapar un pez.

(En una era en la que los Objetos se encargan de todo, incluso esto es un desperdicio de impuestos.)

Cuando está guardada, la caña de pescar es tan larga como un bolígrafo, pero cuando se extiende, mide unos 50 centímetros y prece el tipo de caña que se usaría para pescar wakasagi. Sin embargo, está hecho de algún tipo de carbón militar así que su resistencia y flexibilidad son excepcionales. En vez de cebo, el kit contiene diferentes tipos de señuelo. Parece que intentaron encontrar una manera de permitir que uno pesque sin tener que gastar nada de cebo.

Quenser caminó por un tiempo y encontró un arroyo serpenteante. Quebró el hielo cubriendo la superficie y dejó que el cordón colgara hasta adentrarse en el agua.

“Ahh, hoy en verdad es un día tranquilo,” murmuró a pesar de encontrarse en la línea frontal de un campo de batalla.


Parte 4[edit]

Sin embargo, un estudiante novato no puede usar un kit de supervivencia tan fácilmente. No queda claro si Quenser sería capaz de atrapar un pez con una caña adecuada, así que no era de sorprender que no atrapara ninguno sin importar lo mucho que esperara.

Escuchó disparos intermitentes a la distancia.

Por supuesto, no eran soldados enemigos aproximándose, era Heivia persiguiendo ciervos con la esperanza de conseguir alguno para la cena de esa noche. En ese día y época, la idea de soldados de carne y hueso atacando una zona base de mantenimiento para un Objeto es algo impensable. Es como intentar destruir el muro de un refugio nuclear al embestirlo.

Justo mientras Quenser pensaba sobre ello, escuchó pasos crujiendo contra la nieve.

“¿Qué está sucediendo?”

Al darse la vuelta, encontró a una chica con expresión confusa. La chica parecía tener unos 14 años y se veía mucho menos adecuada para el ejército que un estudiante de campo de batalla como Quenser.

Tenía cabello rubio y sedoso que le llegaba a los hombros y piel blanca. En vez de un azul puro, sus ojos eran de un azul como el cielo y parecía estar observando siempre a la distancia así que era difícil detectar sus emociones.

Las delicadas líneas de su cuerpo iban más allá de ser meramente delgadas.

Su pregunta parecía referirse a los disparos distantes en vez de al propio Quenser.

Quenser respondió directamente.

“Tendremos barbacoa esta noche. Yo estoy a cargo del salmón y Heivia está a cargo del ciervo. Tal vez fui yo al que se le ocurrió, pero no sé ni siquiera si la carne de venado sea sabrosa. Nunca la he probado, así que tengo mis dudas. Sólo espero que no sepa muy extraño.”

“…Morirán jóvenes si comen barbacoa sin nada de vegetales.”

La chica soltó un suspiro con la expresión de alguien que abrió una caja para encontrar algo nada interesante en su interior.

Quenser desvió la mirada de la caña de pescar que no mostraba señales de movimiento sin importar todo lo que esperara.

“¿Hacia dónde te diriges, princesa?”

“¿Intentas provocar mi enojo?”

La expresión de la chica permanecía relativamente sin cambio alguno, pero después de eso parecía un poco ofendida.

Sin embargo, Quenser y la chica apenas se conocían y él no estaba seguro sobre qué más decir. Ella seguramente le habló sólo por impulso. Quenser realmente dudaba de alguna situación en la que él necesitara comunicarse con aquella chica.

Después de todo, ella era una Élite, una piloto de las gigantescas armas conocidas como Objetos.

Mientras ayudaba en el área de mantenimiento de Alaska, intercambió simples saludos con ella, pero nunca pensó que eso sería suficiente para crear algún tipo de amistad. Sus posiciones se encontraban simplemente demasiado alejadas. Él era un estudiante de medio centavo y ella tenía una posición que muy pocas personas poseían incluso dentro de una sola nación.

A diferencia de Quenser y los demás, ella llevaba puesto un traje exclusivo para los pilotos Élite. El traje es un poco difícil de describir. Claramente es distinto a un uniforme militar normal. Es principalmente un traje color azul marino que comienza desde el cuello y cubre incluso sus manos y pies. Las botas y guantes parecen ser removibles y están conectados solamente con broches.

Sobre eso, lleva puesto un traje blindado negro para proteger su torso y un tipo de bolsillo que se extiende como una minifalda. Aparentemente, el fondo del traje y la parte superior del bolsillo se conectan cuando se encuentra manejando el Objeto. En lo que podría considerarse una tradición militar, la parte superior de su uniforme tenía un cuello de uniforme de marinera que de alguna manera se veía como parte de un uniforme escolar de algún país seguro.

El traje es altamente resistente al agua así que puede ser utilizado al trabajar bajo el agua e incluso puede detener el flujo sanguíneo a la parte inferior del cuerpo para preservar el funcionamiento del cerebro al igual que los trajes de la fuerza aérea. El traje especial concuerda demasiado con el Objeto por el hecho de que ambos superan a las antiguas ramas de la milicia.

Quenser recuerda haberse sorprendido cuando vio por primera vez esos ojos color azul cielo en el área de mantenimiento. Al principio creyó que eran realmente brillantes, pero se equivocó. Cuando maneja el Objeto, débiles rayos infrarrojos son utilizados para permitir que incluso los movimientos de sus ojos actúen como dispositivos de entrada. La larga exposición a ese láser ha clarificado el azul original de sus ojos.

Ese esclarecimiento no era una destrucción no deseada del funcionamiento de sus pupilas por el láser. En vez de eso, era un avance que le permitía al láser ser mucho más efectivo, así que sus ojos no se clarificarán más una vez que alcancen cierto punto.

La chica desvió esos ojos claros que son símbolo de un Élite hacia Quenser y comentó.

“El Objeto está en servicio. No tenía nada que hacer, así que estaba vagando en el exterior. Fue en ese momento cuando escuche lo que parecían disparos.”

Heavy Object v01 026.jpg

“…Oh, maldición. ¿Lo escuchaste desde la base? Entonces probablemente nos estén esperando para sermonearnos.”

“Y la anciana comandante estaba gritando algo como ‘ese estúpido mocoso huyendo de aquí y gastando una oportunidad perfecta para aprender algo ya que el Objeto está pasando por mantenimiento’.”

“¡Oh, maldición! ¡¡Esto es peor de lo que pensaba!!”

Quenser comenzó a correr de regreso hacia la base, pero entonces…

“…No, espera. Incluso si regreso ahora, recibiré el sermón de todas formas, así que mis opciones son ser regañado con las manos vacías o ser regañado después de atrapar algún salmón. …Ya veo, ya veo. No me iré de aquí hasta atrapar al menos uno incluso si muero primero.”

“Si actuaras con más madurez y no hicieras cosas como esta, no se enojarían contigo tan frecuentemente.”

Quenser regresó a la caña de pescar prácticamente por ser su único medio de escape y la chica lo observaba con expresión sorprendida. Tal vez en verdad no tenía nada mejor que hacer o no estaba acostumbrada a estar con alguien que no fuera un verdadero soldado (para los soldados, manejar un Objeto era cuestión de vida o muerte, así que intentaban mantener su distancia de la chica Élite para evitar que ocurriera algo inesperado) porque continuaba caminando por ahí. Esto era distinto a cuando él ayudaba con el mantenimiento porque en ese momento sólo intercambiaban palabras como de negocios.

(… ¿Podrá ser que esta princesa también está cansada de las raciones, así que está interesada en el salmón?)

Quenser no se atrevía a decir eso en voz alta porque estaba seguro que eso la haría molestarse mucho más.

Así que continuó pensando en algún tema de conversación, pero la chica continuó hablando antes de que se le ocurriera cualquier cosa.

“¿Viniste aquí para estudiar los Objetos, cierto?”

“Sí. Si puedo sobrevivir ayudando con el mantenimiento aquí en la base por tres años, no me espera otra cosa más que éxito cuando regrese a casa.”

“¿Por qué esta base?” la chica preguntó con curiosidad. “Sabes que tipo de Objeto manejo en esta base, ¿no es cierto?”

“Es un Objeto Compuesto Multi-usos. …En otras palabras, puede ser usado libremente en cualquier ambiente de la Tierra y en cualquier condición climática. Es el tipo de arma más estandarizada. Funciona tanto en la tierra como en el agua.”

“Estándar es otra forma de decir pasado de moda,” la chica suspiró. “Los Objetos de segunda generación no son tan codiciosos como para declarar que funcionan en todos lados. Un objeto fabricado para pelear en el desierto sin ninguna capacidad de pelear en cualquier otro lado acabará con un Objeto normal en una pelea en el desierto.”

Esa era una teoría que había comenzado a esparcirse gradualmente entre la industria de fabricación de Objetos.

Cuando los primeros Objetos comenzaron a aparecer en el campo de batalla, un Objeto compuesto que podía pelear igual en cualquier campo del mundo era un rey de las bestias sin enemigos naturales. Sin embargo, cuando múltiples Objetos comenzaron a aparecer en los distintos campos de batalla alrededor del mundo, la situación cambió por completo.

Un modelo compuesto que podía ser usado en cualquier lado no tenía debilidades verdaderas. Sin embargo, eso también significaba que no tenía fortalezas verdaderas. Cuando la situación cambió de un Objeto acabando con armas normales a un Objeto peleando contra otro Objeto, la pregunta sobre cómo hacer que el Objeto propio superara a los demás se volvió en un tema principal.

Una respuesta a esa pregunta fue crear un Objeto que tuviera fortalezas definidas incluso si eso destruía el balance de su funcionamiento. Después de eso, ese Objeto mantendría sus actividades en el ambiente en el que era experto, dándole una ventaja sobre otros objetos cuando peleara.

“Aquí en Alaska es igual. Tenemos un Objeto normal sin desventajas y ellos tienen un Objeto optimizado con fortalezas definidas. En esta área nevada, tal vez mi Objeto no sea capaz de ganar.”

“Pero continúas utilizando ese objeto, ¿no es cierto, princesa?”

“…No tengo otra opción,” la chica conocida como una Élite respondió con algo de vacilación.

Todas las armas gigantes de 50 metros anteriores se convirtieron en “modelos de vieja generación” debido a las armas más modernas, pero no cualquiera puede convertirse en un Élite que maneje esos objetos.

Ellos son las personas que cumplen con cada una de las condiciones bajo una investigación ejecutada utilizando los diagramas de condiciones del ejército.

Además, un humano sólo se convierte en una terminal que controla a un Objeto después de desarrollar habilidades que superan fácilmente a aquellas de un genio al refinar su naturaleza y mejorarla con métodos eléctricos y químicos para que concuerden con un Objeto individual.

Una vez que un Élite se ha desarrollado tanto, su destino queda conectado con el de su Objeto.

Los Élites no pueden manejar cualquier objeto. Solamente pueden manejar el Objeto para el que fueron perfeccionados. De hecho, tal vez no sea incorrecto pensar en un Élite como alguien con el cerebro modificado para un Objeto específico.

Los Élites solamente pueden manejar el Objeto desarrollado para ellos o un objeto más desarrollado pero que utiliza el mismo diagrama de árbol.

En ese caso, ¿qué sucedería si el tipo de Objeto que utilizas se vuelve obsoleto?

“Tal vez no sea capaz de ganar,” la chica Élite que maneja al invencible Objeto comentó de pronto. “Tal vez no sea capaz de resistirlo.”

Esa chica sufrió modificaciones en su cerebro por el único propósito de manejar ese Objeto.

“Como alguien que ha trabajado en el mantenimiento del Objeto en vez de simplemente creer en él, deberías comprenderlo. ¿Entonces por qué viniste aquí?”

“Porque valoro las cosas de forma distinta,” Quenser respondió después de pensar un poco. “Sólo los soldados se obsesionan tanto con lo que es fuerte y lo que es débil. Yo soy un estudiante. Si no me quedo con un Objeto con valor académico, no ganaré el conocimiento y habilidades que necesito.”

“¿…?”

“Si aprendo de un modelo estandarizado y básico, podré utilizar ese conocimiento en donde sea. Por otro lado, si estudiara un modelo que ya ha sido mejorado de alguna forma, no podría usar ese conocimiento en ningún otro lado. Para un estudiante de campo de batalla, tu Objeto es la mejor opción.”

Su opinión no tomaba en cuenta ninguna de las cuestiones serias como ganar la guerra, pero podía decir ese tipo de cosas porque no era un soldado.

“Si intentas demasiadas cosas en el campo de batalla, no vivirás por mucho tiempo.”

“Es cierto, y es por eso que los estudiante de campo de batalla tienen tan bajos niveles de supervivencia. Pero estoy aquí en el campo de batalla con la esperanza de volverme rico rápidamente, así que no me quejo.”

Escuchando a Quenser diciendo eso, la chica que es una veterana de muchas peleas ladeó la cabeza en confusión como una chica normal.

“Entonces estás preparado.”

“Sí, bueno, odio trabajar lentamente a través de tareas escolares normales, así que estoy desesperado por que esta oportunidad de frutos rápidamente. Necesito estar preparado para lo que sea.”

“Hmm,” la chica Élite respondió con una reacción que la hizo ver como si fuera un poco lenta.

Y entonces…

“¿En verdad?”

“¿…?”

Esta vez, Quenser fue el que la observó confundido. Sin embargo, no parecía que la chica tuviera intenciones de continuar con la conversación. Se dio la vuelta y salió del área boscosa de Alaska, dejando al chico con su rifle y su caña de pescar.

En la vida real, las personas normalmente no piensan en las cosas extrañas que suceden.

En ese ejemplo, la razón por la que esa chica Élite habló con él de esa forma era algo que Quenser probablemente debió haber analizado un poco más.

Después de todo, los Objetos son sinónimo de guerra y los soldados de carne y hueso no valen nada.

Sin embargo, eso también significa que pensar en lo sucedido tal vez hubiera sido una pérdida de tiempo.


Parte 5[edit]

Como era de esperarse, recibieron un regaño.

Los dos idiotas llamados Quenser y Heivia fueron llevados a los cuarteles para los oficiales comisionados distinguidos. Justo como todo lo demás, esos cuarteles se encuentran dentro de enormes vehículos que conforman la base. Tres vehículos se encontraban estacionados uno al lado del otro, creando un edificio rectangular del tamaño de un edificio de unos cuatro pisos. Por supuesto, los vehículos podían ser separados en cualquier momento para poder pasar por un camino más angosto.

Quenser y Heivia se encontraban en el área más alejada equivalente al cuarto piso de los cuarteles oficiales.

(Malditos burgueses obsesionados con Japón.)

No era simplemente debido a la decoración interior de la habitación por lo que los dos chicos tuvieron ese pensamiento al unísono. Tenía más que ver con el hecho de que estaban siendo obligados a sentarse usando el estilo japonés sobre el duro suelo.

Mientras tanto, su oficial superior, Froleytia-sama, no estaba sentada en el suelo duro. La mitad de la habitación se encontraba más elevada que el resto y tenía esteras de tatami cubriendo el suelo. Estaba sentada en frente de un escritorio de patas cortas en medio de las esteras de tatami. Estaba sentada sobre una almohada zabuton tan suave que un gato seguramente nunca se levantaría nuevamente después de recostarse ahí.

Era una hermosa mujer con cabello largo y plateado.

Tal vez su cabello estaba un poco teñido porque el plateado despedía un leve brillo azul.

Es alta, delgada, y tiene enormes pechos que se distinguen a la perfección gracias a su uniforme. Las piernas envueltas con medias negras que salen de la falda pegada de una oficial no son simplemente delgadas. Desborda una belleza racional que de alguna manera llama bastante la atención. Sus labios coloreados con un tono pálido sujetaban una pipa. No era el tipo de pipa corto y grueso amado por los detectives europeos. En vez de eso, era un kiseru japonés largo y angosto que casi medía 30 centímetros de largo.

Quenser no sabía si era por el tipo de tabaco que estaba fumando o si había un aroma mezclado con su cabello, pero podía distinguir un leve aroma dulce.

“¿Saben por qué fueron llamados aquí, correcto?”

Sus palabras eran más frías que las planicies nevadas fuera de la ventana cuando entraron a los oídos de Quenser y Heivia.

Por supuesto, sabían a la perfección la razón por la que habían sido llamados ahí.

Abandonaron sus deberes de excavación para buscar comida fuera de la zona base de mantenimiento. Ya que Heivia también estuvo disparando su rifle militar por todo el lugar, sería extraño si esa chica no estuviera molesta con ellos. Este problema se encuentra a un nivel en el que podrían ser lanzados fácilmente a los cuarteles de detención o posiblemente incluso ser llevados a una corte marcial.

“(… ¿Qué hacemos, Heivia? ¡¡Por eso te dije que nos detuviéramos!! ¡¡Todo fue por las raciones, pero preferiría comer solamente nieve durante los próximos tres días a esto!!)”

“(…¡¡Cállate, maldición!! No puede ser, ¿en verdad tiene 18 años? ¡¡Sé que los soldados normales no son necesarios en el campo de batalla en estas épocas, pero apuesto a que ella podría derribar un Objeto utilizando solamente su puño apretado!!)”

“¡Quenser, Heivia!”

Al escuchar sus nombres, ambos enderezaron sus espaldas por la sorpresa. Froleytia ni siquiera observaba en su dirección. Estaba jugando con un broche de cabello largo y angosto, de unos 20 cm que estaba fabricado como un kanzashi japonés mientras movía un objeto similar a un bolígrafo sobre una pizarra en su escritorio.

La pizarra es conocida como una tableta.

Quenser pensaba que los aparatos eran usados normalmente para dibujar usando una computadora, pero…

“¿Esto te interesa, Quenser?”

“¡¡S-sí!!”

“Tal vez no se encuentre al mismo nivel de ustedes dos que gastan su tiempo buscando comida, pero estoy un poco ocupada. Tal vez no parezca nada comparado con ustedes intentando desesperadamente enterrar la carne y pescado que consiguieron en la nieve para mantenerlo, pero necesito comandar a distancia una operación en una pequeña isla en el Pacífico mientras estoy aquí en esta zona base de Alaska.”

“U-umm…”

Quenser movió solamente sus ojos para observar el muro a un costado. La pared entera era un gigantesco monitor LCD que mostraba un gran mapa del océano y algunas islas. Marcas rojas con forma de V continuaban apareciendo dependiendo de la manera en la que Froleytia manipulaba la tableta.

“Sí, de hecho es bastante simple. Hago marcas en esta pizarra y el Objeto gigante en modo de espera lanza un bombardeo a larga distancia que acaba con las bases de las guerrillas. En realidad es simple, ¿no lo creen? Por favor, díganme que así lo creen,” Froleytia dijo de manera indiferente mientras continuaba agregando más marcas. “Las tabletas son muy útiles. Incluso, parece como si pudiera leer la intensidad de mis agallas dependiendo de cuánta presión ejerzo mientras escribo. Siento que la operación a larga distancia de hoy está yendo especialmente bien.”

Debía estar bastante molesta mientras enviaba sus órdenes porque un extraño sonido salía del bolígrafo de plástico que sujetaba en su mano.

Cuando imaginaron los trozos de carne volando por los aires en algún lugar del mundo cada vez que ella hacía una marca, Quenser y Heivia comenzaron a temblar.

“Como iba diciendo, estoy un poco ocupada comandando múltiples zonas base y unidades a la vez, pero entonces algunos idiotas decidieron darme más problemas. …¿Por cierto, se imaginan lo que está sucediendo dentro de mi corazón ahora mismo?”

“¡Sí, señorita!! ¡¡Aunque la verdad preferiría no imaginarlo!! ¡¡Puedo deducir que está bastante molesta, Froleytia-san!!”

“Bien. Me alegra tener subordinados tan excelentes. Los tengo, ¿cierto? Asientan si están de acuerdo,” Froleytia comentó, finalmente viendo en su dirección con una sonrisa sádica.

Después de que terminó de dar órdenes a las unidades del Pacífico y haber revisado que la operación estaba completa, su expresión cambió a una totalmente despreocupada.

“¿Entonces qué lograron atrapar? Ya tuve suficiente de esos borradores comestibles a los que llaman raciones.”


Parte 6[edit]

Al final, el problema terminó de tal forma que la cena de esa noche se escuchaba como si fuera a ser algo espléndido (aunque Quenser y Heivia aún tenían que correr 20 km en la nieve como castigo), pero aún había algo de tiempo hasta la hora de comer.

“¿¡Quieres decir que ese maratón del infierno comienza ahora!?” Quenser preguntó mientras se preparaba para la respuesta, pero Froleytia negó con la cabeza.

“Eres un estudiante de campo de batalla. Si no te envío al área de mantenimiento para estudiar el Objeto, creo que la anciana a cargo terminará gritándome a mí.”

“¿¡Uuhhh!? ¡¡Olvidé que también dejé de hacer eso!! ¡¡Lo que significa que también me tocará un castigo por parte de la anciana que incluso puede derrotarte!!”

“Oh, y Heivia, puedes continuar cavando por tu cuenta. Asegúrate que la pista sea utilizable al atardecer. La unidad aérea ha estado quejándose.”

“¡¡Noo!! ¡¡Eso es peor que una carrera de 20 km!! ¿¡Y por qué no la unidad aérea mueve sus traseros y me ayudan un poco!?”

Y así Quenser se separó de Heivia y se dirigió al Objeto en el área de mantenimiento.

Era un edificio gigante que cubría por completo al arma gigantesca que medía más de 50 metros de largo. Al igual que los cuarteles oficiales, estaba compuesto por varios vehículos conectados.

Vehículos con plataformas de 10 metros de ancho estaban alineados en ambos lados y dos muros rápidamente construidos estaban colocados con un techo conectándolos. En general, se veía como la sección de una bodega. La enorme área de mantenimiento estaba constituida de varias zonas así conectadas.

Además de las persianas normales, el área de mantenimiento también tenía sus métodos de emergencia para liberar al Objeto. Los vehículos base que conformaban el área de mantenimiento estaban conectados rodeando al Objeto, así sería fácil separarse y alejarse del objeto cuando necesitara irse. Ya que ese método destruyó el suelo del área, normalmente no era usado.

Quenser entró al edificio gigante por una pequeña puerta trasera especial para los soldados de mantenimiento.

El Objeto de 50 metros que era el símbolo del poder militar era una vista impresionante.

Rodeando el reactor en su centro se encontraba un grueso muro como los que se usan para un refugio nuclear. El muro creaba una forma como de esfera. Su tren de aterrizaje se encontraba en forma de Y inversa y no se movía por medio de llantas como un vehículo normal. En vez de eso, usaba la electricidad estática para flotar sólo un poco sobre el suelo. La teoría detrás de ello era completamente diferente, pero sus movimientos hacían ver como si la tierra debajo se moviera para poder deslizarlo.

Por supuesto, simplemente cubrir el suelo con electricidad estática no es suficiente para hacer que una construcción tan grande flote. Un atomizador que actúa como repelente contra el Objeto electrificado es rociado sobre el suelo mientras avanza.

Utiliza un láser como medio de propulsión.

El poder de la electricidad estática crea un pequeño espacio entre el Objeto y el suelo y el aire en ese espacio es calentado al lanzar repetidamente un láser que es reflejado y concentrado. Ese calor causa que el aire se expanda explosivamente lo que provee la propulsión. Es la misma teoría usada en las plataformas de lanzamiento láser para los transbordadores.

Sus piezas principales de equipo militar son los 7 brazos que se estiran desde la parte posterior de la esfera.

Las 7 pistolas gigantes conectadas a ellos pueden atravesar incluso a otros Objetos del mismo rango.

También posee cerca de otras 100 baterías de artillería cubriendo la superficie de la esfera. Se ve menos como un arma optimizada y más como una extraña arma a la que se le instaló todo tipo de armamento que se le ocurrió a su creador.

En tiempos modernos, es la piedra angular de la milicia.

Es la línea divisoria en la historia de la guerra.

Es un Objeto.

Más de 200 gruesos cables similares a los que son usados con las grúas estaban conectados a los muros y el techo, anclando a la figura gigante en su lugar. Incontables pasillos recorren el aire y muchos soldados que llevan puesta ropa de trabajo estaban inmersos en varios tipos de trabajo.

De pronto, el fuerte sonido de una llave golpeando un riel de metal resonó por el área.

Quenser alzó la vista en sorpresa y vio a una anciana gritándole desde el pasillo equivalente a un tercer piso.

“¡Así que aquí estás, chico! ¡Deberías agradecérmelo! ¡Estoy dispuesta a tomar cualquier ayuda que se ofrezca, así que incluso usaré a un niño maleducado como tú! ¡¡Toma unas herramientas y ven acá!!”

“¡¡Perdón por el retraso!! ¡¡Sobre mi castigo…!!”

“Eso no importa, eso no importa. ¡¡Un soldado de mantenimiento demuestra su valor con resultados!!”

Al escuchar eso, Quenser se dirigió al tercer piso usando una escalera simple que podía ser desarmada presionando un botón.

“(…Ohh. Gracias a dios que es una anciana comprensible. Y yo pensando que debía tenerle miedo.)”

“(…Bueno, si termina siendo un inútil siempre puedo meterlo dentro de un tambo vacío y golpearlo con un bate de metal desde afuera.)”

Mientras ambos murmuraban sus respectivos comentarios de tal forma que el otro no pudiera escucharlo, comenzaron su trabajo en el pasillo del tercer piso.

La anciana estaba trabajando en algo relacionado con el sistema.

La cabina del Objeto (una compuerta para escapes de emergencia) estaba localizada en la parte superior del cuerpo esférico principal. Nadie quería pensar sobre ello, pero el Élite manejando podía ser expulsado en una trayectoria diagonal en caso de emergencia.

En ese momento, docenas de barreras estaban abiertas para crear una ruta al centro de la esfera y la luz de los monitores de la cabina podía distinguirse brillando en lo profundo como si fuera la abertura de un túnel. El túnel no era un simple camino a la cabina. También se dividía para conectarse con otros lugares como el cuarto de mantenimiento del reactor, la gruesa puerta de doble capa en donde se agrega más combustible, o el cuarto para intercambiar la caja conectada en donde los gases de escape se encuentran comprimidos y sellados. Recuerda un poco a un túnel subterráneo hecho de barreras y rieles intercambiables.

Mientras tanto, la anciana estaba recargándose contra el pasamano cerca de ese túnel y observando un aparato portátil.

“Eso conecta directamente con el sistema del Objeto inalámbricamente, ¿cierto? Si no necesitas un largo cable para conectarlo, ¿en verdad hay alguna necesidad de abrir todas las barreras hasta llegar a la cabina…?”

“Idiota. Los muros como barreras del Objeto interrumpen las señales electromagnéticas. Si no lo hicieran, un Objeto enemigo podría meterse con el sistema a media pelea.”

De pronto, un destello de luz blanco azulado surgió en la orilla de su visión, así que ambos se quedaron en silencio. Un soldador estaba trabajando en el blindaje del Objeto.

El cuerpo principal del Objeto mide más de 50 metros, pero no fue hecho al verter acero derretido en un molde ridículamente gigante. Hojas de acero cerca del tamaño de un tatami son preparadas y docenas, cientos, miles, y diez miles de ellas son fisionadas para crear la esfera gigante.

El punto de las miles de delgadas hojas es dispersar y distribuir el impacto en vez de suministrar el poder defensivo de un muro grueso. La teoría es similar a la de un chaleco antibalas simple, pero utiliza tantas hojas de acero que incluso puede resistir la onda de impacto de un golpe nuclear.

“¿Se le llama blindaje cebolla, cierto? No solo es resistente, las piezas pueden ser cambiadas fácilmente cuando un Objeto enemigo las daña. A quien quiera que se la haya ocurrido la idea merece el Premio Nobel.”

“Puede que se escuche simple, pero cada hoja de armadura individual es personalizada y templada por un artista habilidoso como en una espada japonesa.”

“El acero calentado tiene unos pocos miligramos de un agente antibalas en polvo agregado, ¿cierto? Por lo que he escuchado, eso lo hace más fuerte, pero lo hace más difícil de reutilizar.”

“Todo es gracias a las habilidosas manos de los artesanos. Una máquina simplemente no puede distribuirlos bien, así que termina siendo un poco más frágil.”

Quenser y la anciana miraron hacia abajo desde el pasillo justo mientras un montacargas llevando un paquete de hojas metálicas pasaba por ahí. El montacargas tenía “¡¡Una preciosa victoria para la princesa Milinda!!” escrito en el costado con enormes palabras en inglés.

(Se refiere a la princesa de hace rato.)

Mientras Quenser pensaba eso, la anciana continuó hablando a su lado.

“Personalmente, me siento más sorprendida por el mecanismo con el que se le suministra electricidad desde el reactor incluso hacia los láseres exteriores de la superficie exterior sin necesidad de usar un solo cable.”

“Utiliza un suministro energético de estilo de pizarra de circuito impresa, ¿cierto? Al colocar material aislante y material conductor en su lugar y calentándolos en las placas metálicas, la energía puede ser suministrada sin tener que reducir sus defensas al crear agujeros en el blindaje para introducir cables. La persona a la que se le ocurrió eso también merece un Premio Nobel.”

“En verdad, chico. Haces que todo se escuche como si fuera hecho muy fácilmente.”

La anciana sacudió la cabeza. Al mismo tiempo, ejecutaba el mantenimiento del software del Objeto con rápidos movimientos de sus arrugados dedos sobre el aparato portátil.

Mientras continuaba trabajando, le preguntó algo a Quenser.

“¿Así que esperas convertirte en ingeniero de armas?”

“¿Eh? Oh, quiero ser más como un ingeniero de Objetos. Bueno, para una persona normal como yo, pensé que esa sería la mejor posición para obtener una vida cómoda. En cuanto a dinero y estatus social, eso supera fácilmente a las clases bajas y a los nobles.”

“No obtendrás una buena vida por el simple hecho de tener mucho dinero. ...Bueno, es tu vida chico, así que no te detendré. ¿Así que cuál piensas hacer tu campo de experiencia como ingeniero en armas?”

“Estaba pensando enfocarme en la estructura total.”

“Idiota. Ningún novato en entrenamiento obtiene un trabajo armando Objetos enteros. Es como decir que tu sueño del futuro es convertirte en billonario. Es simplemente demasiado indefinido. ¿Los estudiantes como tú no comienzan usualmente analizando lo más conveniente como el campo de replicación para poder obtener un trabajo con un contraste de defensa y después aprenden cosas más complejas ahí?”

“Sí, bueno, no me llama demasiado la atención eso de la replicación.” La idea tal vez le recordó a algo más, porque Quenser mostró una expresión desagradable. “Ese es el campo que inventa nuevas máquinas de movimiento basándose en los movimientos de los insectos y otros animales, y no me gustan las arañas y cucarachas y cosas así. Aunque básicamente lo único que haces es observar insectos, así que admitiré que la investigación para ese campo es bastante barata.”

“Cobarde. Tú serás el que al rato esté llorando por no haber prendido lo más básico.”

“Quería estudiar un Objeto con características estándar como el de la princesa como estudiante de campo de batalla para poder aprender rápidamente lo más básico sin tener que pasar por toda la demás basura.”

“¿Por qué crees que los líderes de los países construyen zoológicos y museos de insectos en todas las ciudades importantes? Han gastado los impuestos de las personas para poder inspirar a las jóvenes promesas para que intenten diseñar Objetos.”

La anciana suspiró.

Entonces Quenser desvió la mirada hacia la entrada de la ruta similar a un túnel que llevaba a la cabina.

“Hablando de jóvenes promesas, ¿no es hora de la búsqueda de pilotos… o más bien, de selección de Élites? Cuando estaba en la escuela en mi país, oficiales de gobierno vestidos de negro se pasaban por ahí.”

“Tienen que hacerlo cuatro veces al año, pero probablemente tampoco encontrarán a alguien calificado esta vez.”

“Los Élites deben ajustarse a algo llamado Elemento, ¿cierto? ¿Qué es eso?”

“…Es el término general para las condiciones que debe cumplir el piloto de un Objeto,” los dedos de la anciana se detuvieron sobre el aparato portátil y su tono de voz se volvió un poco más frío. “Pero, eso no es algún tipo de poder ESPer que les permita operar el equipo especial. Bueno, es cierto que tiene que ver con una característica especial obtenida desde el nacimiento, pero los Élites son un proyecto militar para refinar exhaustivamente el talento natural usando incluso cosas como estímulos eléctricos y sugestiones. Con ese método para crearlos, el impedimento más grande son los derechos humanos en vez de la falta de dinero o equipo.”

“¿Quiere decir…?”

“Se ignoran por completo los derechos humanos de aquellos que están calificados, pero nadie se queja e incluso los propios Élites en verdad desean pelear por su país a pesar de haber sido desarrollados de esa forma. Las personas que cumplen con esas condiciones no son exactamente comunes. …Los Élites que están en desarrollo manejarán las armas definitivas y eso sería un problema si en algún momento apuntaran sus armas hacia su propio país.”

En ese momento, escucharon un sonido mecánico y la anciana agregó con un susurro, “No hables con ella.”

Un asiento salió de la ruta similar a un túnel usando el elevador de la cabina. La princesa Élite estaba sentada en el asiento con la parte superior de su cuerpo sujeta por un cinturón de seguridad con forma de H.

“Así que finalmente estás aquí, dormilona.”

“Lo lamento. No tengo excusas.”

“Chico, tengo un trabajo para ti. Revisa el mecanismo de expulsión de emergencia. Nadie más lo hace porque dicen que es de mala suerte.”

En cualquier época, ese es el tipo de trabajo que se le deja a un novato. El novato se encarga de los trabajos inútiles o de mala reputación mientras observan a los profesionales haciendo su trabajo por el rabillo del ojo.

Quenser rodeó hasta llegar a la parte posterior del asiento en el que se encontraba la chica y comenzó a trabajar.

“Hablando de supersticiones, ¿hay alguna razón por la que el Objeto sea totalmente blanco? ¿O sólo es camuflaje para usar en la nieve?”

“Al principio, se usaba camuflaje para que concordara perfectamente con su ambiente,” respondió la chica.

“Pero el rey de las bestias no tiene enemigos naturales y no necesita ocultarse, y pagar por la pintura es bastante caro, así que ahora simplemente es blanco. …Sin mencionar que algo de 50 metros no puede ocultarse muy fácilmente,” agregó la anciana.

“Hehh. No es lo mismo que las cosas de replicación de las que estábamos hablando, pero escuché rumores de que había un proyecto para intimidar al enemigo con patrones basados en las bestias feroces o insectos.”

“También existe un plan para crear un modo terrible que emita continuamente un desagradable chirrido cuando giren los engranes. Ninguno de esos planes llegó más allá de eso.”

“¿...?”

“El enemigo no es el único que ve al Objeto. Sería algo inútil si acabara con la moral de tus aliados y no pueden exactamente mostrarle un Objeto horripilante a los ciudadanos en un desfile en alguno de los países seguros.”

“Ya veo,” respondió Quenser. “¿Entonces qué sucede con esa espada colgando del techo con una cuerda?”

“Es un amuleto de buena suerte tradicional.”

“Asegura la victoria,” la chica agregó como canturreando.

Mientras escuchaba, Quenser continuaba moviendo su llave.

Escuchó un leve chasquido y entonces la cabeza de la chica se sacudió justo cuando iba a agregar algo más sobre el amuleto de buena suerte. Quenser observó dubitativamente la espalda de la chica desde la parte posterior del asiento.

“No puedo respirar.”

“¡Ah, mierda! ¡¡Idiota!! ¡¡No te metas con el ajuste del cinturón!! ¡¡Estás constriñendo a la princesa!!”

“¿¡Qué!? ¿¡Acabo de hacer algo realmente malo!?”

“No puedo respirar,” la chica repitió.

Quenser sujetó rápidamente su herramienta, pero no sabía que había hacho para afectar el cinturón.

La anciana corrió hacia el pequeño elevador de trabajo.

“¡¡Iré a buscar un cuchillo!! ¡Chico, encárgate del trabajo físico! ¡¡Jala el cinturón para crear un espacio y así evitar que la princesa se sofoque antes de que regrese!!”

Mientras Quenser se sentía realmente nervioso, la anciana se fue.

Rápidamente rodeó el asiento hasta quedar de frente.

“¡¡L-lo lamento!!”

“No importa… Solo haz algo.”

“¡¡Muy bien!!”

Quenser decidió hacer lo que le dijo la ancana y jaló el cinturón para evitar que la chica se sofocara.

…Pero el cinturón con forma de H estaba presionando el pecho de la chica de tal forma que enfatizaba su busto.

“Umm…”

Los dedos de Quenser se paralizaron.

Para sujetar el cinturón, tendría que hacer una forma de gancho con sus dedos y pasar por debajo del cinturón, pero eso requeriría que tocarla el pecho de la chica.

(A pesar de sus proporciones de niña, aún tiene un poco…)

Mientras los pensamientos sin sentido se apoderaban de la mente de Quenser, escuchó la débil voz de la chica.

“…Voy a morir.”

Heavy Object v01 050.jpg

“¿¡...!?”

Es cierto. No podía titubear en una situación como esa.

(Estoy intentando salvar una vida. Esto es serio. Me equivoqué- Necesito redimirme por ello. Pero esos son sus pechos. No, no, ese no es el problema. Necesito mantenerme calmado. Si no me apresuro, su vida estará en peligro. Necesito salvarla. Necesito hacer lo que pueda por esta princesa. ¡¡Sus pechos!!)

“¡¡Ooohhhhhhhhhhh!!”

Después de prepararse mentalmente, Quenser estiró la mano hacia el pecho de la chica con todas sus fuerzas antes de que sus pensamientos revueltos debilitaran su resolución.

“¿¡Ee…!?”

La princesa soltó un pequeño grito como el de un pequeño animal y él se detuvo.

(Esto no es bueno. Acabo de sujetar sus pechos en vez de al cinturón, ¿cierto? No puedo estar sujetando sus pechos con expresión emocionada, eso la haría pensar que su castidad está en peligro. ¿¡Pero qué se supone que haga!? ¿¡Cómo puedo salvarla sin deshonrarla!?)

“Me-medidas de… emergencia…” la princesa logró decir mientras su rostro palidecía más y más.

“¿Qué? ¿¡Tienes alguna forma para salir de esto!?”

“Sí… pero…”

Mientras hablaba, la chica presionó un botón oculto debajo del asiento.

Inmediatamente después, el asiento en el que se encontraba explotó.

El cinturón con forma de H que la sujetaba se cortó automáticamente y su pequeña figura salió disparada por los aires. Sin embargo, Quenser no fue capaz de observar eso. Una masa de aire comprimido golpeó su cuerpo lanzándolo unos cuantos metros.

Giró después de caer sobre el pasillo y pudo ver una enorme flor blanca con el rabillo de su ojo.

Era el paracaídas de escape de emergencia.

Normalmente, el elevador de alta velocidad la sacaría de la cabina a la superficie, el asiento en su totalidad sería lanzado al aire, y finalmente el emisor de aire comprimido en el traje se activaría como tercera fase. Sin embargo, ella sólo activo la fase final lo que la lanzó casi hasta el techo.

(Ese mecanismo de expulsión en verdad trae mala suerte.)

Mientras murmuraba para sí mismo, Quenser escuchó una voz.

“Esta fue la primera vez que tuve que usar eso.”


Parte 7[edit]

Una vez que se ocultó el Sol, llegó la hora de la cena.

En vez de dirigirse al comedor, Quenser se dirigió afuera en donde caía la nieve. Comería barbacoa esa noche. Ya que él capturó al venado, Heivia obviamente también estaría ahí, pero parecía que su superior, Froleytia-sama, también estaría ahí porque según ella se preocupaba demasiado por sus subordinados.

Todos estaban aburridos ya que le dejaron todo sobre la guerra al Objeto. Si se lo hubieran ofrecido, seguramente los 800 soldados hubieran estado de acuerdo, pero Froleytia-sama decidió que eso debía mantenerse como un caso confidencial entre los tres. Después de todo, sólo tenían una cantidad limitada de carne.

Y así los tres tuvieron su barbacoa esa noche.

La comida se llevó a cabo dentro de los terrenos de la zona base de mantenimiento.

La zona base no era nada más que un conjunto de enormes vehículos y se juntaron secretamente en un espacio rodeado por instalaciones por todos lados para que el viento invernal no los golpeara demasiado. Ahí, encendieron una fogata y colocaron una hoja de acero sobre ella.

Froleytia, la oficial superior, llegó primero y estaba calentando sus manos con el fuego que ella encendió. Seguramente ella era la más ansiosa por esa cena.

“Incluso si me caliento, el frío invade todo mi cuerpo. Necesito comer algo de carne grasosa para calentarme desde el interior.”

Quenser miró de reojo las piernas de Froleytia.

“¿Qué no las medias son más cálidas que tener las piernas desnudas?”

“¿Quieres que meta tu cabeza a unas para que lo descubras, Quenser? Estas sólo son por apariencia. No dan nada más que paz mental. ¿Eliges tus calcetas basándote en cuál aislará mejor el frío? Siento celos de los chicos que pueden usar pantalones todo el año,” la chica de falda pegada comentó antes de voltear a ver a Heivia. “Buen trabajo, Heivia. Gracias a ti, la pista puede usarse para despegar en cualquier momento. Estoy segura que el grupo STOL de la unidad aérea también se siente agradecido.”

“Heh heh. No fue nada.”

“Pero en verdad la unidad aérea es totalmente innecesaria. Esos cobardes retiraron todas las armas de sus propios aviones, diciendo que era para mejorar la agilidad y la funcionalidad de sigilo. En serio, simplemente tienen miedo de que el enemigo decida atacarlos porque los vean como una amenaza. Incluso dicen especializarse en reconocimiento, pero casi toda la información de los Objetos enemigos es conseguida por las peleas de la princesa.”

“¡¡Maldición!! ¡¡Tenía una idea de que lo que estaba haciendo era algo inútil, pero en verdad me molesta que alguien más lo diga!! ¡¡Y tomando en cuenta las condiciones ambientales, probablemente para mañana esté repleta de nieve otra vez!!”

“Bueno, la era de las aeronaves comenzó su declive desde que los láseres de yodo y oxígeno comenzaron a ser usados en los bombarderos. …Las unidades eran simplemente demasiado grandes como para caber en un avión de combate pequeño. Una vez que la luz entró en acción, ser capaz de volar a la velocidad del sonido ya no importó demasiado. Y entonces los Objetos entraron a escena. Tienen todo tipo de láseres diferentes. Pueden disparar repetidamente y en cualquier dirección. Es imposible pelear contra ellos en un avión de combate. Todo lo que pueden hacer las unidades aéreas estos días es traer pizza de sus países seguros antes de que se enfríe.”

“…Fueron 700 metros. ¡¡Despejé la nieve de los 700 metros de pista por cuenta propia!!”

Mientras Heivia temblaba por la ira, Froleytia sacó la lengua de tal forma que él no pudiera verla. Después se dirigió a Quenser de manera más amigable a como normalmente da órdenes a sus subordinados.

“Por cierto, escuché que hablaste con la princesa fuera de la zona base,” preguntó la hermosa oficial superior quien incluso había mantenido sus uñas totalmente arregladas a pesar de ser un soldado de las líneas frontales.

Su tono hizo que se escuchara como si eso fuera más importante que el hecho de haber desobedecido sus órdenes.

“Umm, ¿hay algún problema con eso? Hablo con ella ocasionalmente en el área de mantenimiento, así que simplemente interactué con ella de la misma forma. ¿Debí pensar más acerca de nuestras respectivas posiciones?”

“Yo no le veo ningún problema. Aparentemente, el grupo médico le da raciones mucho peores que las nuestras para asegurarse que su salud no decaiga, pero yo opino que gracias a eso el estrés acabará con ella mucho antes de que lo haga una nutrición pobre.”

“¿No se supone que la princesa Élite tiene un edificio de recreación exclusivo? Por lo que he escuchado, supuestamente está repleto con aparatos que tienen efectos curativos digitales,” Heivia comentó de manera más educada de la que tenía planeado.

Froleytia tomó un jugoso trozo de carne de venado con los palillos que utilizaba como parte de su obsesión por Japón.

“Esa cosa cuesta muchísimo dinero, pero no es realmente buena. ¿En serio crees que podrías divertirte con materiales didácticos que te entregaran los profesores de tu escuela? Aparentemente, la princesa se pasó por ahí una vez y no ha vuelto nunca más.”

“Ya veo,” Quenser respondió mientras recordaba la conversación que tuvo con esa chica más temprano ese día.

No podía imaginarse algo que pudiera hacer sonreír a esa chica.

Ella era la chica que había dicho que tal vez no sería capaz de ganar la siguiente pelea.

Mientras esos recuerdos flotaban en su mente, Quenser preguntó, ¿Alguna vez has perdido, Froleytia-san?”

“Sí,” la chica afirmó rápidamente mientras se veía como si deseara que hubiera algo de cerveza para acompañar la carne. “He perdido tres veces cuando daba órdenes a distancia y una vez con la unidad en la que me encontraba. Fue terrible. Las críticas cuando regresé a casa fueron peores que la misma pelea. Pero no es de sorprender. Después de todo, perdí un arma usada para estrategias a nivel nacional.”

“¿Eh? Los Objetos son sinónimo de guerra, ¿cierto? ¿Qué sucede cuando el otro bando destruye tu Objeto? Dudo que puedas defenderte con un tanque o un bombardero,” preguntó Heivia, lleno de curiosidad.

“Es simple, muestras la bandera blanca,” respondió Froleytia de manera indiferente.

“¿Hah?”

“Las guerras estos días no se tratan de destruir todo. Una vez que el Objeto de un lado ha sido destruido, el ganador es decidido. Y este ganador no tiene tiempo para gastar persiguiendo a las inútiles unidades de infantería. No se ha creado un tratado oficial referente a ello, pero es uno de los hechos básicos de la guerra que ni siquiera sienten que valga la pena discutir. Si la unidad se retira rápidamente y entrega el territorio, no hay necesidad de hacer más complicadas las cosas y empezar a cazarlos.”

Viendo las bocas abiertas de los dos novatos, Froleytia mostró una expresión despreocupada.

“Ha ha. Entiendo por qué se sienten tan sorprendidos por eso. Cuando los entrenan, no quieren disminuir la tensión, así que no les dicen sobre reglas como esas. Pero sólo mírenme. Me uní a la milicia como una soldado de 13 años y he estado en varias campañas desde entonces, pero no tengo un solo rasguño. Para evitar muertes innecesarias, usamos armas como los Objetos que reúnen a toda la fuerza militar en un solo lugar en vez de que queden dispersos. Mi hermosa piel demuestra que este en verdad es un ‘campo de batalla seguro’.” Froleytia giró sus palillos levemente. “¿Sabían que la razón #1 por la que los soldados son enviados a casa desde esta unidad no es para que no sean disparados por el enemigo o que no pisen una mina por accidente? En verdad es por las peleas que surgen entre hombres y mujeres dentro de la zona base. En el campo de batalla moderno, necesitas temer más a los problemas amorosos que a las balas. ¿Ahora comprenden lo pacífico que es este lugar?”

Quenser comenzó a estar de acuerdo, pero entonces una pregunta asaltó su mente.

“Espera. Pero Froleytia-san, ¿no lanzaste bombardeos directamente a una base enemiga usando un Objeto aliado en el Pacífico hoy en la mañana?”

“Eres muy observador, Quenser. Esa no era una guerra contra un verdadero ejército. Los ataques contra las guerrillas o los terroristas no son más que operaciones de supresión, así que las reglas anteriores no se aplican. …Escuchen esto y recuérdenlo. Ese es el plan más eficiente para utilizar un Objeto. Las grandes naciones necesitan algún tipo de mecanismo para acabar con las fuerzas opuestas habilidosamente.”

Ya que el desagradable cambio en la conversación estaba arruinando el sabor de su comida, Quenser decidió cambiar de tema. El único tema además de los Objetos que se le ocurrió fue sobre la comida.

Quenser observó la carne de venado que actuaba como la parte principal de su cena y después observó a Heivia, quien se había encargado de cazarlo.

“¿Así que los soldados están entrenados para cazar? Yo sólo me encuentro al nivel en el que tal vez sea capaz de atrapar un salmón después de 3 horas.”

“Los rifles modernos tienen más que sólo miras. También tienen cámaras infrarrojas y micrófonos para buscar al enemigo. Es así para que puedas rastrear a tu enemigo de diferentes formas. Yo tampoco atraparía nada si saliera sólo con una caña de pescar. Aunque los rifles son un gasto de impuestos ya que toda la pelea se le deja al Objeto.”

Entonces Froleytia entró a la conversación mientras manejaba habilidosamente sus palillos.

“A menos que una línea de suministro para la zona base sea destruida, podemos obtener tanta comida como deseemos de nuestro país de origen. Y la base nunca recibirá ataques mientras tengamos nuestro Objeto. Incluso cuando era una soldado novata, nunca nos entrenaron para cazar animales. Al menos, ciertamente no es una habilidad que requieran los ingenieros de combate como ustedes.”

“Un ingeniero de combate… ¿hm? Simplemente no puedo acostumbrarme al sonido de eso.”

“La administración de la zona base gira alrededor de los impuestos. Si no le diéramos un trabajo a los estudiantes que andan por ahí, podría afectar al número de votos que reciban los políticos. La parte importante de las elecciones está sucediendo en el país de origen y el Consejero Flide está comenzando a preocuparse.”

Existen muchos tipos diferentes de ingenieros de combate, pero de los que estaban hablando Quenser y los demás eran soldados que manejaban explosivos. Sin embargo, no eran profesionales que los usaban para matar a soldados enemigos. En vez de eso, destruían puentes para interrumpir el camino enemigo o hacían explotar rocas para despejar su propio camino.

Para un estudiante que estaba lleno de conocimientos extraños y que no tenía las agallas para dispararle a alguien, ese papel era perfecto. También podía dedicarse a la medicina, pero la especialidad de Quenser eran las máquinas y no sabía demasiado sobre seres vivos.

“Pero entonces nuestra base está conformada de los vehículos, así que podemos acampar simplemente al manejarlos, y también tenemos al Objeto. En realidad no hay mucho que puedan hacer los ingenieros de combate.”

“No sólo se trata de los ingenieros de combate. Es casi lo mismo con todos en la zona base,” Froleytia dijo mientras estiraba sus palillos para tomar algo de salmón. “en verdad es un mundo pacífico. Se siente como si mi arma fuera a oxidarse y yo desarrollara algunos granos por el exceso de nutrición.”

“Lo sé. Mientras tengamos al Objeto, estamos a salvo. Después de tres años en una base, tengo el camino de un noble esperándome y Quenser puede regresar al país seguro y convertirse en uno de esos eruditos distinguidos,” Heivia dijo mientras golpeaba amigablemente a Quenser en el hombro.

“Están haciendo que me sienta celosa,” Froleytia dijo bruscamente, pero no se distinguía ningún rastro de celos en su rostro. Seguramente, ella prefería quedarse en su campo de batalla seguro a ser ascendida de la milicia a algún puesto político estricto.

“Sí,” Quenser agregó. “Mientras tengamos al Objeto, incluso aquellos aburridos por la paz como nosotros podemos pelear en una guerra.”

Las palabras de Quenser remarcaban una verdad del mundo.

Eso era cierto mientras tuvieran al Objeto de su lado.


Parte 8[edit]

Un día después ellos lo sabrían.

Sabrían qué tipo de infierno espera a los soldados aburridos por la paz una vez que su Objeto es destruido por un Objeto enemigo.

Froleytia dijo que simplemente tenían que alzar la bandera blanca si perdían.

Sin embargo, también comentó algo más.

No se ha hecho un tratado oficial en cuanto a eso.


Parte 9[edit]

Una explosión hace temblar los terrenos nevados de Alaska.

El gigantesco Objeto invencible que ha estado peleando a unos 10 kilómetros entre la tormenta de nieve comienza a expulsar humo negro y deja de moverse. A través de los binoculares, el asiento del piloto puede verse siendo expulsado y flotando lentamente hacia el suelo nevado con su paracaídas.

Y…

“…”

Un sonido desagradable que resuena en sus entrañas llega hasta los oídos de Quenser. El símbolo de su seguridad, el Objeto, ha sido destruido por el Objeto enemigo.

Su cuerpo principal es una esfera gigante cubierta por un grueso blindaje. En cuatro direcciones, piernas largas como de insectos se estiran hacia el suelo. Sus armas principales son conjuntos de dos cañones de plasma de baja estabilidad, cada uno midiendo 50 metros. Después de que un gas especial es cargado al cañón, una masiva cantidad de energía del reactor crea plasma súper caliente artificialmente que después es disparado. Los conjuntos de dos están localizados al frente, detrás, a la izquierda y a la derecha creando una cruz horizontal de cañones que permiten disparar en cualquier dirección. Posee un total de 8 de esos cañones. Su cuerpo esférico y sus cuatro patas poseen incontables rayos láser, cañones de riel, y cañones de Gauss, dando un resultado de más de 100 armas en total.

Solamente el cuerpo mide 50 metros y los cañones que se estiran en cada dirección le da un tamaño de más de 140 metros. La masa del tamaño de una montaña lentamente comienza a apuntar sus cañones del tamaño de puentes en su dirección. El conjunto de cañones de plasma de baja estabilidad puede deshacer un refugio nuclear enterrado en las profundidades con un solo disparo.

“Hey,” Heivia dice repentinamente mientras se encuentra perplejo al lado de Quenser. “¿Por qué está apuntando en nuestra dirección? Si el Objeto pierde, simplemente tenemos que alzar la bandera blanca y se acabó, ¿cierto? Eso es lo que Froleytia dijo, ¿¡cierto!? ¿¡Entonces por qué!? Esto no es algo para tomarse a la ligera. ¡¡Apresúrense y alcen la jodida bandera blancaaaaaaaaaaaa!!”

Quenser observa el radio que le fue entregado.

Puede escuchar un sonido intermitente proveniente de éste.

Seguramente esa es la bandera blanca digitalizada modernamente.

Froleytia debió seguir la regla que había dicho para poder terminar con la pelea. Tal vez se repuso mentalmente de forma rápida para mantener el número de subordinados sacrificados tan bajo como sea posible.

Sin embargo, el Objeto enemigo no se ha detenido.

El sonido de los cañones ajustando su puntería parece decir implícitamente que no le importa esa regla.

“Corran…” alguien dice.

Es posible que fuera el propio Quenser el que dijo eso.

“¡¡Corraaaaaaaaaaaaaaaaaaaannnn!!”

¿Los 800 soldados en el área podrán reaccionar?

Un estruendo y un rayo de luz afecta los sentidos de Quenser.

Algo parece estar intentando destruir su cráneo junto con sus tímpanos. El Objeto no lanzó misiles de metal. Está usando los cañones de plasma que utilizan el exceso de energía que producen.

¿A qué temperatura llegará eso?

Antes de que pueda pensar en eso, su conciencia es afectada.

Un rayo de uno de los cañones de baja estabilidad ha golpeado algunos de los vehículos de la base a una corta distancia de Quenser. Los vehículos usados para formar el área de mantenimiento del Objeto son los más grandes de los más de 100 enormes vehículos que conforman la zona base de mantenimiento y uno de ellos queda derretido como una escultura de azúcar antes de explotar como un volcán en erupción.

El impacto lanza a Quenser hacia la nieve.

Incluso mientras se encuentra enterrado en la nieve que debe estar por debajo de los cero grados, el cuerpo de Quenser está envuelto en un sudor desagradable.

“¿Qué…?”

Ni siquiera puede escuchar su propia voz.

Frenéticamente intenta revisar la situación a pesar de haber perdido más de la mitad de su habilidad para ver y de alguna manera logra determinar que continúa entero. El cañón de plasma de baja estabilidad debió haberse movido en línea recta mientras disparaba porque logra ver una zanja cortando el terreno nevado.

(¿El calor fue tan intenso… que derritió la nieve… y después causó una explosión freática…?)

Es posible que incluso el acero se haya evaporado y después haya caído al suelo.

Mientras Quenser se encuentra confuso en el suelo, alguien lo sujeta del brazo.

Es Heivia, quien tiene los ojos inyectados en sangre y respira con dificultad.

“Hey, necesitamos salir de aquí.”

“… ¿Qué…?”

“¡¡Necesitamos salir de aquí!! ¡¡Nuestro Objeto fue destruido y su Objeto está totalmente bien!! No podríamos hacer algo aunque tuviéramos 100 tanques. ¡¡Si no salimos de aquí, seremos aplastados como hormigas!!”

Escapar.

El significado de eso finalmente se asienta dentro de la mente de Quenser.

Cuando mira alrededor, ve a los otros soldados comenzando a tomar acciones. La zona base está conformada por más de 100 enormes vehículos base. Los soldados están escalando o abordando el vehículo más cercano y los vehículos están rompiendo su formación normal y diseminándose en pánico.

Pueden escucharse gritos de todas direcciones.

Ninguno de los soldados está dando órdenes para disparar.

“¡¡Maldición!! ¡Envíen a todos los UAV! ¡¡Alejen la atención del Objeto de nosotros!!”

“¿¡Tenemos una ruta de escape!? ¿¡Hay algún camino de montaña estrecho por el que no pueda pasar ese monstruo!?”

“¿¡Tenemos algunos reflectores antirradar!? ¡¡Incluso si no podemos escapar, tal vez seamos capaces de hacerlo perder su punte-…!!”

Ya que son soldados reales, saben lo inútil que es atacar al Objeto de frente.

Mientras observa todo eso, Quenser se dirige a Heivia inexpresivamente.

“¿Correr… pero, a dónde?”

“¡¡…!!”

La expresión de Heivia se distorsiona por el miedo en vez de la ira.

Es como si escuchar lo desesperanzadora que es la situación de boca de alguien más le hubiera devuelto toda la mala impresión.

Inmediatamente después, escuchan un extraño sonido.

Al desviar la mirada, pueden ver al Objeto que se encuentra a más de 10 kilómetros aproximándose como si estuviera deslizándose. No está moviéndose usando llantas como un auto. Al usar pequeñas aceleraciones repetidas como un deslizador de agua, se mueve hábilmente tanto por el terreno nivelado como por las pendientes de las montañas. Parece ignorar completamente el terreno como si fuera una luz moviéndose por el suelo.

El leve sonido como el de una nube llena de relámpagos aproximándose permanece en los oídos de Quenser.

(Ah, mierda. ¡¡Así que utiliza electricidad estática como el de nuestra princesa…!!)

Incluso mientras los vehículos de la zona base huyen frenéticamente dejándolo atrás, Quenser se queda de pie en medio de la nieve.

Ese Objeto está flotando levemente sobre el suelo usando electricidad estática. Pesa más de 20 toneladas, pero el reactor en su interior es mucho más limpio y poderoso que un reactor nuclear. Utiliza la habilidad para crear suficiente energía eléctrica para poder flotar.

Un olor leve pero distintivo llega a la nariz de Quenser. Lo más seguro es que el Objeto esté rociando el material que repele su gigantesca figura eléctrica. Generalmente, el repelente se difumina en pocos días y está hecho para no causar daño a plantas y animales, pero para Quenser huele más asqueroso que la propia sangre.

Algo así de grande moviéndose como si la superficie debajo estuviera deslizándose es una visión realmente extraña.

Los vehículos base están intentando escapar a través de un valle entre dos montañas.

Con el sonido como de una nube llena de relámpagos, el Objeto se mueve como si quisiera rodear a los vehículos y pasa de manera diagonal por el costado de una de las montañas. Después se mueve hacia el camino dentro del valle para bloquear su escape.

Su ruta de escape ha quedado sellada en menos de 20 segundos.

Lo que les espera ahora queda claro.

“¡¡¡Mierda!!! ¡¡Aléjense de ahí!!” grita Froleytia.

Inmediatamente después, el Objeto de 50 metros abre fuego con sus cañones.

No, es más que eso.

El Objeto posee más armas además de los cañones de plasma de baja estabilidad. Después de todo, la enorme masa de 50 metros tiene un reactor que es más limpio y poderoso que un reactor nuclear. Con sus cañones de plasma, rayos láser, cañones de riel, y cañones de Gauss, posee más de 100 armas diferentes.

Abre fuego con todas ellas.

Cada una de las armas de alta potencia es tan grande que seguramente causaría que un buque de guerra se balanceara si fuera puesto ahí y tiene más de 100 de ellos.

Es inútil el intentar contar cuántas veces se escucha el disparo de un arma.

Miles y diez miles de estruendos resuenan y se combinan creando un solo sonido explosivo.

Mientras los vehículos base intentan romper la formación en un intento por encontrar cualquier lugar para escapar, incontables misiles y rayos de luz los atacan sin misericordia.

Los muros de las instalaciones con forma de bloque pueden soportar el golpe directo de un misil normal, pero son destruidas junto con el grupo de vehículos como si estuvieran hechas de papel. Explosiones repetitivas se escuchan mientras la gasolina se enciende y los cuerpos de los soldados son lanzados al aire.

Heivia sujeta inmediatamente la cabeza de Quenser y lo hunde más profundamente en la nieve para ocultarse. Aún así, es un milagro que el bombardeo del Objeto no haya destrozado por completo sus cuerpos.

(…No…)

La cabeza de Quenser permanece en blanco mientras el resto de su cuerpo se encuentra en un estado en el que ni siquiera puede distinguir la fría temperatura de la nieve.

(No existen milagros ni coincidencias cuando se habla de Objetos. ¡¡Un Objeto no deja una abertura para ese tipo de cosas!! Debe haber una razón. ¡¡Debe haber una razón lógica por la que no fuimos asesinados…!!)

Heavy Object v01 070.jpg

Quenser observa el vehículo base siendo destruido por un cañón de riel siendo usado tan indiferentemente como una resortera (incluso aunque es lo suficientemente poderoso como para ser instalado en un bombardero). Puede distinguir a algunos soldados intentando huir, pero el Objeto ajusta su puntería a un vehículo diferente.

Viendo eso, la expresión de Quenser se distorsiona aún más.

“¡¡Maldición!! ¡¡Las instalaciones de mantenimiento!!” Quenser grita tan alto que siente que podría herir su garganta para poder evitar que las explosiones ahoguen el sonido de su voz. “¡¡Aléjense de los vehículos usados para mantener al Objeto!! ¡Están buscando acabar con todo lo relacionado al Objeto! ¡¡Si no se alejan de ahí quedarán atrapados en los ataques!!”

Justo después de que los soldados saltan del enorme vehículo base sorprendidos, el cañón de plasma de baja estabilidad del Objeto destruye sin misericordia la instalación de mantenimiento.

Los Objetos son sinónimo de guerra.

Sin importar cuántos tanques o aviones de combate se junten, no pueden enfrentarse a un Objeto.

Es por eso que el Objeto enemigo esté priorizando la destrucción de las partes de repuesto y otras instalaciones que puedan usarse para reparar al Objeto que destruyó. En caso de que el Objeto pudiera ser reparado, una verdadera pelea de Objeto vs. Objeto en la que el ganador es desconocido se desarrollaría nuevamente.

El Objeto no está perdonando las vidas de los soldados.

Primero está destruyendo por completo cualquier posibilidad de contraataque. Después de eso, usará su figura de más de 50 metros para perseguir y eliminar a todos y cada uno de los humanos de carne y hueso que parecen hormigas comparados con aquel monstruo.

Los vehículos base son destruidos uno por uno.

Aunque saben que ellos no son el objetivo, Quenser y los demás soldados se esconden desesperadamente. Una simple mala lectura de la situación podría provocar que fueran aplastados por los fragmentos del muro del tamaño de tatami que vuelan por todas direcciones.

“Necesitamos salir de aquí mientras podamos,” Heivia dice mientras sujeta a Quenser del brazo con manos temblorosas.

Quenser ignora la presión en su brazo y simplemente se queda inmóvil mientras escucha.

“¡¡No importa a donde!! ¡Sólo tenemos que alejarnos todo lo que sea posible de ese monstruo! ¡¡Sólo corre!!”

No está sugiriendo una retirada estratégica; está sugiriendo que huyan de algo espeluznante.

Y…

“…”

(¿Se…detuvo?)

El Objeto que ha acabado con la mayor parte de los vehículos base detuvo sus movimientos entre todos los escombros. Solamente las torretas y armas se mueven lentamente como si estuvieran buscando algo.

Quenser siente que su corazón va a detenerse.

Ahora que acabó de destruir las instalaciones relacionadas con el Objeto, ¿comenzaría a eliminar a los soldados?

Ese horrible pensamiento se forma en la mente de Quenser, pero aún así no puede hacer que su cuerpo se mueva. Lo mismo parece haber ocurrido con Heivia a su lado. Saben que su enemigo es un humano con mente propia y que de hecho es un soldado como ellos, pero la presencia es tan aplastante que se siente como un dragón gigante observándolos fijamente. Se siente como si la más mínima provocación los fuera a llevar a la destrucción por sus espeluznantes fauces.

Saben que el Objeto sólo se mueve basándose en órdenes militares sistemáticas, pero Quenser y Heivia se sienten como herbívoros que se han encontrado con el rey de las bestias y solamente pueden rezar para que los perdone.

Y…

El objeto gigante que mide más de 140 metros si sus cañones principales se estiran en cuatro direcciones comienza a moverse. Cambia de dirección con un movimiento similar a alguien dando la vuelta porque le tocaron el hombro desde atrás. Con el sonido de una oscura nube llena de relámpagos aproximándose, comienza a moverse en la dirección por la que vino. Los soldados en el camino hacen todo para apartarse del camino, pero el Objeto no les presta atención.

“¿Qué…?”

Quenser finalmente se levanta del suelo y mira en la dirección por donde se retiró el Objeto.

“¿Por qué seguimos con vida…?”

¿Qué diferencia había entre él y las figuras humanas esparcidas por el suelo y sin moverse? Quenser no puede encontrar la respuesta a esa pregunta. Heivia habla cerca de él.

“No lo sé, pero vámonos de aquí. No sé qué está sucediendo, pero logramos sobrevivir. ¡¡Si corremos tan lejos como podamos ahora, tal vez todo haya valido la pena!!”

El cuerpo de Heivia tiembla de forma incontrolable.

Quenser piensa que Heivia tiene razón, pero entonces se detiene.

Se ha percatado de algo a sus pies.

Seguramente salió volando de uno de los vehículos usados para su zona base. Es una pantalla de LCD. Es del tamaño de una hoja de papel A4 y parece funcionar de forma inalámbrica. Está emitiendo un sonido electrónico intermitente.

La pantalla muestra el mapa del área.

En un punto dentro de ese mapa, está parpadeando un punto rojo.

(… ¿Una señal de rescate…?)

En ese momento el significado de eso golpea a Quenser.

“¡¡La princesa Élite!!”

El Objeto enemigo estaba dando prioridad a la eliminación de toda posibilidad de que el Objeto sea reparado. Para hacer eso, destruyó La instalaciones de mantenimiento y dejó a los soldados en paz.

¿Eso no significa que sería natural que el enemigo priorizara el asesinato de la chica piloto que posiblemente podría manejar un Objeto diferente?

“¡¡Hey, el noble y el estudiante de ahí!!” Froleytia grita a la distancia.

Ambos desvían la mirada en esa dirección y observan a una hermosa chica con su cabello de color plateado como el acero haciendo señales hacia la base de la montaña.

“¡¡Necesitamos usar esta oportunidad para escapar!! ¡¡Prepararé una razón oficial de la retirada para reportarlo a los altos mandos!! Si pasamos más allá de la montaña, encontraremos un enorme valle. ¡¡Ahí se encuentra un puente suspendido!! ¡¡Una vez que lo atravesemos, podremos distanciarnos de ese Objeto!! ¡¡Tal vez intente atacarnos desde el costado del valle, pero posiblemente logremos sobrevivir si nos dispersamos una vez que nos ocultemos en el bosque de coníferas al otro lado!!”

“Pero…”

La mirada de Quenser se mueve de Froleytia a la pantalla a sus pies.

Honestamente, está lleno de tanto alivio que siente que podría desmayarse al tener una nueva meta para escapar.

Pero…

¿Qué sucedería con la chica Élite que sigue con vida…?

Ese pensamiento detiene a Quenser.

Entonces Froleytia se percata de la pantalla a los pies de Quenser.

“¡Idiota! ¿¡Por qué crees que está enviando la señal de rescate!?”

“¿…?”

“¡No es para que nosotros la veamos! ¡¡La princesa está transmitiendo la señal de rescate para que el enemigo la intercepte y así desviar su atención!! ¡¡Está asegurándose que no terminemos asesinados!! ¿¡Quieres gastar todos los esfuerzos que ella está haciendo!?”

Los ojos de Quenser se abren exageradamente.

Las palabras de Froleytia se incrustaron profundamente en su corazón.

(¿Eso es cierto…?)

Quenser mira alrededor hacia los soldados que supuestamente deberían tener cuerpos musculosos gracias al entrenamiento constante pero que han abandonado sus entrenamientos debido a los beneficios del Objeto. Todos desvían la mirada cuando Quenser los observa.

Parecen incómodos.

Parece como si no quisieran desaprovechar esa oportunidad para escapar.

(No importa lo que digan, ella es nuestra aliada y una chica de apenas 14 años. Es el tipo de persona que está usándose a sí misma como cebo para salvarnos. ¿En serio piensan abandonarla…?)

“Nos vamos,” Heivia murmura. “¡¡No tenemos otra opción!! ¡¡No importa lo que hagamos, la princesa será asesinada, así que necesitamos escapar antes de que regrese ese Objeto!!”

“¡A la mierda con eso! ¿¡En serio comprendes lo que estás diciendo!? ¿¡Has pensado en lo que le sucede a una chica Élite si es capturada por el ejército enemigo que claramente ha desechado cualquier pensamiento moral!?”

“¿¡Qué!? ¿¡Estás diciendo que irás a pelear contra ese Objeto!?”

Al escuchar esas palabras directamente, Quenser se queda callado.

La expresión de Heivia está llena de temor y desesperanza.

“¡¡Cualquiera puede sentarse sin hacer nada mientras dicen lo que creen que está bien y lo que está mal!! ¡¡Y si puedes enfrentarte a ese Objeto por cuenta propia y puedes salvar a la princesa, eso es genial!! ¡¡Pero en realidad, no puedes hacer absolutamente nada!! ¡¡El instante en el que esa cosa te localice con su radar, te atacará tan intensamente que ni siquiera quedará polvo de tu cuerpo!!”

Quenser piensa mientras Heivia lo sujeta de los hombros.

(…Maldición.)

La presión gradual en su pecho es la respuesta natural como humano.

Está siendo invadido por el miedo.

(Por supuesto que tengo miedo. Sin importar lo que digan o las esperanzas que tengan, no puedo concentrar nada de coraje. Un Objeto es un monstruo. Intentar enfrentarme a algo como eso está mal. Quiero estar tan lejos de aquí como sea posible. Heivia tiene razón. No importa lo que diga, esta enfermiza sensación no me abandona…)

Sin embargo, los pies de Quenser no comienzan a llevarlo a un lugar seguro.

Simplemente se queda ahí y observa a Heivia una vez más.

“…Pero, ¿qué no esa princesa estaba peleando contra ese monstruo?”

“…”

“Ese monstruo hace que los adultos tiemblen y que nosotros sintamos que moriremos cada vez que apunta sus cañones hacia nosotros!! ¡¡Y aún así ella estaba manejando un Objeto por cuenta propia para protegernos de esa cosa!!”

Incluso si esa chica estaba manejando un arma ridícula como un Objeto, seguramente sentía miedo. No hay manera de que no lo sintiera cuando estuviera enfrentando un monstruo como ese.

Un día antes, ella dijo que no sabía si podría ganar.

No parecía especialmente seria, así que Quenser no encontró ningún significado profundo en ese comentario. Sin embargo, se había equivocado. ¿Qué tal si esa chica había estado reprimiendo tanto malestar bajo la superficie que incluso lo reveló a pesar de mostrar una expresión indiferente y despreocupada? ¿Qué tal si simplemente quería hablar de ello con alguien –-con cualquiera—para intentar deshacerse aunque fuera de una pequeña parte de ese malestar?

Quenser piensa sobre lo que debería hacer.

“…Dame eso.”

Estira su mano hacia Heivia.

Heivia simplemente lo observa confuso, así que se lo repite.

“¡¡Dame ese rifle!!”

Quenser le arrebata el rifle militar a Heivia. El arma de alta tecnología posee una cámara infrarroja, un micrófono para buscar enemigos, y otros dispositivos además de la mira.

Sin embargo, el rostro de Heivia se tensa el ver eso.

“… ¿En verdad irás?” Heivia sacude la cabeza como un niño pequeño. “¿¡Qué ganarás con eso!? ¿¡Viste ese Objeto!? ¡¡Ese monstruo es básicamente un reactor gigante con los muros del grosor de un reactor nuclear!! ¡¡Puede moverse incluso de recibir el impacto de dos misiles nucleares!! ¡¡Es obvio que un futuro erudito como tú comprende eso!!”

“Lo sé,” Quenser responde.

El trabajo principal de Heivia es analizar y buscar las características y debilidades de los Objetos, pero Quenser aprende sobre los Objetos desde el punto de vista del diseño. Gracias a su conocimiento, sabe bastante bien que no hay manera de ganarle.

Pero…

“No tengo otra opción…”

“¿Qué?”

“¿En verdad crees que ese Objeto no nos alcanzará si cruzamos la montaña y el valle hasta el otro lado?”

“Bueno…”

“Si en verdad quieren matar a la princesa, solo necesitan un disparo. Y si quieren capturarla y llevarla a su base, el Objeto es libre de venir a buscarnos una vez que los soldados normales la capturen. Regresará a acabar con nosotros mientras estemos escalando la montaña. …¿Viste su maniobrabilidad, cierto?”

Quenser siente que su cuerpo pesa ante el peso del rifle porque nunca había usado uno seriamente. Intenta reprimir ese temblor y continúa.

“Parece que la princesa está intentando ganar algo de tiempo, pero probablemente no pueda ganar lo suficiente por cuenta propia.”

Las palabras que pronuncia no le parecen reales.

Quiere comenzar a moverse antes de que el miedo lo supere.

“Alguien tiene que hacer algo. No por responsabilidad, más bien para poder sobrevivir.”


Parte 10[edit]

La poderosa ventisca provoca un dolor agudo en la piel de su rostro.

El blanco ocupando toda su visión incrementa su necesidad innecesariamente.

La profunda nieve parece sujetarlo de sus pies como un pantano sin fondo mientras Quenser continúa corriendo desesperadamente mientras sujeta el rifle con ambas manos.

Ha estado en las líneas frontales por 6 meses, pero esta se siente como la primera vez que corre por un campo de batalla.

Su objetivo es salvar a la princesa.

No hay razón para pelear contra el Objeto. De hecho, si se encuentra con él, será asesinado como un pedazo de basura más que como un enemigo. Desea que haya alguna manera de aproximarse aprovechando un punto ciego del Objeto y salvar a la princesa, pero…

(¿En dónde?)

El rifle se siente tan frío como un trozo de hielo.

Quenser aprieta los dientes y mira alrededor mientras intenta olvidarse del dolor en la punta de sus dedos.

(¡Maldición! ¿¡En dónde está!?)

Podría jurar que la pantalla indica esa zona, pero la chica Élite no está por ningún lado. ¿Los soldados enemigos ya se la habrán llevado? ¿O habrá leído mal el mapa y llegó a un lugar incorrecto?

(¡¡Maldición!! ¿Cómo pude sobrevivir seis meses sin siquiera saber cómo ubicarme en un mapa? … ¿Qué tanto he estado dependiendo de los demás?)

Quenser conecta un cable a la mira del rifle. El otro extremo del cable posee un pequeño audífono para un oído. Lo coloca en su oído derecho y opera el rifle con dedos temblorosos.

Según Heivia, posee un micrófono para encontrar enemigos.

(…)

Mientras se concentra en el micrófono que sobresale del barril como una bayoneta, Quenser gira lentamente en su lugar. En el proceso de señalar el micrófono en cada dirección, escucha un leve sonido por el audífono.

“¿Por aquí…?”

Nunca entrenó adecuadamente, así que sujeta el rifle como vio que los demás lo hacían mientras se encamina en dirección del sonido.

Mientras se aproxima, el sonido leve se hace cada vez más fuerte.

Eventualmente, comienza a escucharse como voces humanas y Quenser se oculta rápidamente detrás de algunas rocas.

Entonces asoma la cabeza cuidadosamente.

Puede ver figuras humanas del otro lado de la blanca cortina de nieve soplando.

Supone que se encuentran a unos 100 metros de distancia. Desde ahí, no puede distinguir su aspecto, pero puede ver tres o cuatro figuras musculosas rodeando una sola figura pequeña. La figura pequeña está arrodillada de manera poco natural con ambas manos detrás de su cabeza.

(¡La princesa! ¡¡Maldición, así que fue capturada después de todo…!!)

Quenser deja de asomarse y mira alrededor del área.

No puede ver la enorme estructura del Objeto por ningún lado.

Tal vez regresó a acabar con los sobrevivientes ahora que la chica Élite había sido capturada.

Por un instante, Quenser piensa que tal vez sea una trampa absurdamente bien planeada y que podría ser disparado por los cañones de plasma de baja estabilidad desde la distancia el momento en el que intentara hacer algo. Sin embargo, se percata de que eso es poco probable. Duda que puedan utilizar el Objeto para crear una trampa sólo para él y el Objeto gigante no necesitaría crear una trampa para acabar con un simple humano de cualquier forma. Simplemente acabaría con él sin esfuerzo.

El chico siente tanto temor que su sensor mental de peligro deja de funcionar correctamente.

El Objeto es simplemente tan espeluznante que está tomando en cuenta posibilidades nada reales.

De cualquier forma, si se calma y piensa sobre ello…

(El Objeto no está por aquí.)

Quenser siente el peso del rifle una vez más.

Asoma la cabeza nuevamente para revisar la situación.

(¡¡Si puedo hacer algo con esos cuatro, podré salvar a la princesa!!)

Una sensación incómoda diferente al miedo por el Objeto comienza a apoderarse de su corazón.

Tiene que “hacer algo” con esos cuatro.

Con ese rifle en sus manos, “hacer algo” significa disparar y matar a esos cuatro humanos. Quenser no es tan habilidoso como para atacarlos sin disparar a sus puntos vitales y las balas en ese rifle militar son lo suficientemente poderosas como para arrancar una extremidad si llegan a impactar ahí. Esas personas morirían por el impacto tanto si les disparara en sus puntos vitales como si no.

¿En verdad puede matarlos?

¿En verdad puede matar a cuatro personas para salvar a una sola compañera?

(¡¡Maldición!!)

Sujeta su mano con la otra para controlar sus temblorosos dedos.

No puede evitar que sus dientes castañeen.

(Es un campo de batalla. ¡Matar es lo más básico! Dejarle toda la pelea al Objeto invencible… ¿¡esto es lo que la hemos obligado a hacer!?)

En un intento desesperado para armarse de valor, Quenser golpea su propio muslo con su puño y después se obliga a alzar el rifle. Sin embargo comienza a sentirse aturdido cuando observa por la mira. Reprime las ganas de vomitar y de alguna forma logra apuntar.

Está apuntando hacia el soldado más cercano a la chica Élite.

Coloca la mira justo en el medio de la cabeza del hombre que no sospecha nada.

Ahora sólo tiene que jalar el gatillo.

Sin embargo, como si se hubiera paralizado, su dedo sobre el gatillo es incapaz de moverse.

(…Es un humano.)

Mientras suprime las ganas de vomitar, la imagen a través de la mira tiembla.

(No es uno de los objetivos con forma humana que se utilizan para entrenar. Es un humano real. Es un soldado como nosotros que se aburrió de la paz después de ser protegido por su Objeto y solo quiere regresar a la seguridad de su país…)

No puede disparar.

Justo cuando se percata de ese hecho, escucha un extraño sonido a través del audífono en su oído.

Es un sonido siendo recibido por el micrófono del rifle.

Son las palabras provenientes de la boca del soldado al que le estaba apuntando.

“Hey, probemos la durabilidad del traje especial de la Élite. Cuando regrese el Objeto, podremos atar sus manos a él con una cuerda para que la arrastre por ahí. La prueba será superada dependiendo si termina desnuda o no para cuando regresemos a la base.”

Los movimientos de Quenser se detienen cuando escucha eso.

Entonces escucha una risa y las palabras de otro soldado.

“No importa lo fácil que sea deslizarse por la nieve, ¿eso no terminaría volviéndola picadillo de todas formas?”

“Sí, ¿y qué haremos si continúa con vida una vez que regresemos a la zona base? ¿Harás una prueba con el increíble cuerpo de la Élite? Escuché que los tipos del cuarto de tortura se quejaron porque sus herramientas estaban oxidándose por la falta de uso.”

No, no fueron sus movimientos los que se detuvieron.

Fue su temblor.

Así como las ganas de vomitar que producían el temblor.

Su corazón se clarificó.

Apaga el micrófono como si quisiera dejar de escuchar los comentarios de los soldados.

Quenser tiene un nuevo pensamiento.

No había sido capaz de jalar el gatillo porque pensó en ellos como humanos.

Pero…

¿No lo son, o sí?

Un fuerte estruendo resuena y la bala del rifle destroza la cabeza de uno de los soldados que se reían antes de que Quenser se percatara de que el sonido fue producido debido a que su dedo jaló el gatillo. Ignorando al cadáver sin cabeza, Quenser grita.

“¡¡Agáchate!!”

¿La chica Élite habrá comprendido el significado de esas palabras o los soldados enemigos a su alrededor lo habrán hecho antes que ella?

Justo mientras la chica lanza su cuerpo a la profunda nieve, Quenser utiliza movimientos rápidos de su dedo para lanzar bala tras bala en modo semi-automático. Con el poco entrenamiento que tuvo, duda que pueda suprimir el retroceso al disparar en modo totalmente automático. Sin embargo, los soldados enemigos no se quedan esperando a que les disparen. Casi como reflejo, apuntan los cañones de sus rifles en dirección a la voz y disparan.

Quenser simplemente es un poco más rápido.

Quenser sólo quiere acabar con todos, así que mueve el cañón de izquierda a derecha mientras dispara en vez de apuntar con cuidado. Al jalar el gatillo repetidamente, lanza balas volando a intervalos lo que crea una valla mortífera a la altura de la cintura.

Afortunadamente, los tomó por sorpresa. La sangre se esparce por el aire y los soldados caen hacia la nieve.

(…¡¡Tal vez en verdad pueda lograrlo…!!)

Sin embargo, dos de los soldados enemigos se agacharon de inmediato y escaparon de la lluvia de balas. Mientras Quenser se mantiene totalmente derecho debido al retroceso del rifle, puede ver a uno de los soldados enemigos apuntando su propio rifle mientras se encuentra arrodillado. Mientras se mantiene cerca del suelo, la princesa lo embiste. En un problema a corta distancia, el soldado no puede disparar el rifle, Quenser se asusta, pero su preocupación no tiene bases. La princesa lleva en la mano un pincho para cocinar que venía incluido en el mismo kit de supervivencia que también incluía vendas y una pequeña caña para pescar. Utiliza el pincho para apuñalar al soldado en el costado.

El único soldado enemigo que queda intenta apartarse de la princesa inmediatamente, pero alza su cuerpo descuidadamente. Inmediatamente después, es golpeado por una de las balas del rifle de Quenser y cae al suelo.

Se terminó.

O eso es lo que piensa Quenser.

El soldado que estaba sangrando por el pincho de metal que le fue incrustado por la princesa, jala el gatillo mientras se encuentra sobre la nieve. Seguramente no había pensado en hacer eso, pero golpea el gatillo del lanzagranadas que se encuentra en la parte inferior del gatillo. El cañón está apuntando en una dirección al azar… que casualmente es la dirección en la que se encuentra Quenser.

El explosivo pesado vuela por el aire formando un rco en vez de formar una línea recta.

Quenser es incapaz de decidir lo que tiene que hacer en el instante que más lo necesita.

Inmediatamente después, Quenser es lanzado por el impacto y un extraño dolor recorre casi toda la parte superior de su cuerpo. El color blanco llena su visión. Al principio, piensa que se trata del cielo, pero en realidad es el suelo cubierto de nieve. Le llevó algo de tiempo percatarse de que estaba tendido sobre su costado.

(… ¿Qué… me sucedió…?)

Justo mientras esa pregunta entra a su mente, toda la fuerza abandona su cuerpo.

De alguna manera logra mover su mano que se ha quedado inmóvil como si se tratara del efecto rigor mortis, pero el mango del rifle se resbala de sus dedos. Entonces su brazo cae nuevamente a la nieve.

Finalmente comienza a sentir un intenso dolor en su abdomen y pecho.

(Mierda, ¿qué sucedió? ¿Todos murieron? ¿No me faltó ninguno, o sí? ¿Ninguno se levantará nuevamente, cierto?)

No se escuchan más disparos.

¿Los mató, escaparon, o se detuvieron porque consideraban que acabar con él sería un gasto de balas? Enterrado en la nieve como está, Quenser no puede saber la respuesta.

(…Kh…)

Intenta ver sus heridas, pero su cuerpo no se mueve como él lo desea.

Mientras tanto, incluso su mente parece estar dejando de funcionar adecuadamente.

(¿Qué sucedió con la princesa…?)

Vino hasta ahí para poder rescatar a la chica Élite y aún así ya no tiene la energía suficiente para al menos alzar la mirada y comprobar que si ella sigue con vida.

Su conciencia se hunde en la oscuridad.

Incluso el dolor que se incrementó parece desaparecer en vez de explotar dentro de él.


Parte 11[edit]

Piensa que puede escuchar a alguien pronunciando su nombre.

Todo lo que puede ver es el extraño escenario que no es negro pero tampoco coloreado. Parece que está viendo las imágenes que llegan a sus ojos como un mosaico y sin que su cerebro las procese. Ya que Quenser perdió su sentido de balance, siente que va a vomitar, y observa inexpresivamente ese esa escena. Entonces escucha a alguien pronunciando su nombre.

“…¡¡Hey, despierta, Quenser!! ¡No te duermas! ¡¡Despierta!!”

“¿Heivia…?” Quenser murmura con voz pastosa.

Su cuerpo debe estar enterrado en la nieve, pero ni siquiera puede sentir eso.

“¿Por qué? ¿No se supone que escapaste…?”

“Cállate. No tuve otra opción.”

Heivia lleva un misil anti-tanque portátil colgando de una correa. Seguramente sabía que no sería de ninguna ayuda, pero tal vez quería llevar cualquier cosa que pudiera servir. Quenser puede distinguir que el cuerpo de Heivia continúa temblando.

El miedo hacia un Objeto no es algo de lo que uno pueda deshacerse fácilmente.

Aún así, Heivia siguió a Quenser.

“… ¿Fui herido…?”

“Novato. La granada no iba apuntada directamente hacia ti y solamente afectó a una roca cercana. Tu cuerpo fue golpeado por los fragmentos de la piedra. Si hubieras sido golpeado directamente por la granada, te hubiera destrozado. Están hechas de tal manera que puedan hacer algo así.”

“Ya veo. Maldición. Soy patético… ¿Me desmayé por el miedo después de recibir unos simples rasguños?”

Quenser intenta levantarse, pero suelta un quejido después de sentir una poderosa presión sobre su pecho. Parece ser que el impacto mental fue lo suficientemente grande como para que su corazón se contrajera en exceso. Tose y finalmente logra levantarse de la nieve.

“¡Ah, maldición! ¿En dónde está la princesa Élite…? ¿Se la llevaron después de que me desmayé?”

“¿De qué hablas? Ganaste. Acabaste con todos esos bastardos, así que no te preocupes. Mira, héroe. La princesa a la que salvaste está por allá.”

Quenser desvía la mirada en dirección a la que señala Heivia y ve a la chica Élite de pie a unos 2 metros de distancia. Se encuentra de pie inmóvil mientras observa el rostro de Quenser como si estuviera viendo algo imposible de creer.

Su expresión es algo difícil de describir.

Un miedo extraordinario ciertamente se encuentra presente. Al igual que una sorpresa incomparable. También parece como si no pudiera decidir si debería sentirse aliviada. En general, su expresión no es una que pueda ser descrita fácilmente utilizando una emoción en particular.

“¿Por qué…?” la chica dice con una voz vacilante que no puede controlar debido a las olas de emoción dentro de ella. “¿Por qué viniste a salvarme…?”

Después de eso, sus verdaderos pensamientos salen disparados como si escaparan de un agujero en su corazón.

O tal vez siente algo que la hace no querer seguir mintiendo.

“Tú no eres el que debe pelear. No eres un Élite. No tienes la protección de una armadura tan gruesa como un refugio nuclear, ¿entonces por qué viniste hasta aquí?”

Quenser piensa en sus palabras silenciosamente.

Algo más profundo que lo que muestra normalmente en la superficie está presente en las palabras de esa chica.

“Y yo me burlaba de ustedes dentro de mi corazón.”

Sus palabras continúan saliendo.

Tal vez eso fue algo inapropiado para la piloto Élite del Objeto que es la piedra angular de su fuerza militar y, de cierta forma, la representante de su nación.

“¡¡Me burlaba de ustedes porque siempre necesitan que los proteja y porque todos terminarían muertos sin el Objeto!!”

Sin embargo, esas palabras aparentemente inapropiadas son las que la hacen ver humana.

Quenser se percata de que su imagen demasiado pura no es algo como agua natural; es más como agua de la llave con olor a cloro.

“¡¡Quería negar eso y quería tener una opinión apropiada, pero siempre terminaba teniendo esos horribles pensamientos sobre ustedes!! ¿¡Entonces por qué viniste a salvarme!?”

Quenser y Heivia intercambian miradas.

Después observan a la chica Élite.

Observan a la chica que ha perdido su rol con la pérdida del Objeto.

“¿A qué te refieres con ‘horribles pensamientos’? Esa sólo es la verdad.”

“¿Eh…?”

“He intentando estudiar todo lo posible sobre los Objetos, pero sólo hasta ahora comprendí algo después de pelear contra uno. Esas cosas son monstruos. Monstruos reales. ¿Y quién era la que estuvo peleando a solas todo este tiempo para asegurarse que esos monstruos no llegaran a destruir nuestra zona base?”

La chica observa a Quenser con expresión sorprendida.

El largo tiempo enterrado en la nieve y el impacto mental del que parece no poder deshacerse han tensado su rostro, pero Quenser mueve sus músculos para forzar una sonrisa.

“Pero ya no más,” Quenser dice mientras recoge el rifle que cayó al suelo cerca de él.

Saca el cartucho vacío y lo reemplaza con uno nuevo que le dio Heivia.

Comparado con un Objeto, esa es un arma patética.

Con eso en mano, Quenser encara a la chica mostrándole una expresión realmente horrible.

“Ya no necesitas pelear sola. ¿Hay alguna razón verdadera por la que tengas que hacerlo?”

La chica parece no sabe cómo reaccionar ante eso.

Es una Élite, la piloto de una de las armas gigantes conocidas como Objetos.

Tal vez es porque nadie nunca le había dicho algo así antes. Siempre se le dio la carga de muchas vidas, siempre esperaban a que trajera la victoria, e incluso fue amenazada implícitamente de que perdería todo lo que tenía si llegaba a ser derrotada. Peleaba desesperadamente bajo esas condiciones. Es por eso que nunca había alzado la voz para protestar contra esa pelea solitaria sin importar los daños que sufriera o el malestar que sintiera.

La chica no parece ser capaz de aceptar por completo las palabras de Quenser.

Desvía la mirada hacia Heivia, pero él solamente alza los hombros.

“No soy nada especial. Quenser solo dijo que tu sola no serías suficiente distracción y eso me regresó a mis cinco sentidos. Me percaté de que tenía toda la razón, así que preparé algo que funcionara como una distracción apropiada o todos terminaríamos muertos. Y entonces… bueno… como dije antes, no tuve otra opción.” Con esa respuesta tranquila, Heivia mira alrededor. “Entonces, princesa y caballero. Parece que no podremos quedarnos aquí por mucho tiempo.”

“¿…?”

Quenser frunce el ceño, pero se percata de lo que Heivia está hablando poco después.

La falsa valentía de Heivia oculta su temor por el distante sonido como el de una nube llena de relámpagos que emite el Objeto mientras se mueve.

“¡Vámonos! Armaste un alboroto cuando les disparaste a esos soldados. ¡¡Su Objeto debe haberse percatado y viene hacia acá!!”

El grito de Heivia termina con la emotiva escena.

Han regresado al infierno.

El juego de persecución de vida o muerte con el Objeto de más de 50 metros ha comenzado nuevamente.

“¡¡Mierda!! ¿¡A dónde se supone que iremos!?”

La profunda nieve estorba a sus pies mientras se mueve, pero Quenser se mantiene en movimiento desesperadamente. En respuesta, Heivia grita tan fuerte como puede como si quisiera deshacerse de su temor.

“¡¡Necesitas memorizar el mapa del área en el que pelearás!! Hay una cueva a unos 50 metros de aquí. ¡¡Si podemos llegar ahí, lograremos escapar del Objeto!!”

Cincuenta metros.

Esa es una distancia que pueden recorrer en 10 segundos incluso cuando están totalmente equipados y sobre una superficie pavimentada.

Sin embargo, la profunda nieve les arrebata la velocidad y el Objeto enemigo usa la electricidad estática para aproximarse rápidamente sorteando las pendientes de la montaña. Sus movimientos hacen parecer como si la superficie debajo del Objeto se deslizara.

Está a unos 3 kilómetros, pero eso no es nada para esa arma gigante.

“¡¡Está apuntando sus cañones de plasma hacia acá!!” grita la chica Élite.

(Con los aparatos para apuntar de ese Objeto, es obvio que nos puede disparar desde esa distancia. ¿Aún no se deciden si quieren capturar a la princesa o asesinarla?)

La distancia a la cueva se siente extrañamente larga.

(¡¡Es cierto que tal vez sean capaces de obtener algo de información clasificada relacionada con nuestro Objeto si la torturan, pero esta respuesta es inconsistente con los soldados de antes!!)

El chico siente que sus piernas se rendirán ante el miedo, pero no tiene otra opción más que continuar corriendo.

“Hey, Quenser. Eres un ingeniero de combate, ¿¡cierto!? ¿¡Traes algún explosivo!?”

“¡¡Tengo cerca de 5 kilogramos de C4 normal!”

“¿¡Qué!? ¿¡No se supone que lo más común son 10 kilos!?”

“¡Me sentía un poco tonto cargando explosivos inútiles por todos lados! ¡Y lo que tengo se utiliza para actividades de ingeniería civil! ¡¡No funcionará contra ese Objeto!!”

“¡Dámelo! ¡¡Simplemente apresúrate y dámelo!! ¡¡Y una mecha también!!”

Mientras se aproximan a la entrada de la cueva, Quenser lanza una masa semejante a la arcilla del tamaño de una lata de atomizador para cabello. La bomba se encuentra dentro de un paquete de envoltura transparente y Heivia coloca el receptor para la señal de detonación a través de la envoltura antes de incrustar la mecha eléctrica. Después la lanza cerca de la cueva.

Las armas principales del Objeto que se aproxima, los cañones de plasma de baja estabilidad, lentamente apuntan hacia ellos.

Sin embargo, Heivia salta hacia la cueva antes de que los cañones puedan escupir sus flamas y Quenser lo sigue. El pie de la chica Élite queda atorado en la nieve y comienza a tropezarse, pero logra transformar su caída en un giro que la lleva hasta la cueva.

Quenser atrapa rápidamente a la chica Élite antes de gritarle a Heivia.

“¿¡Hey, qué se supone que haremos!? ¡¡Si dispara sus cañones de plasma a la cueva, seremos asados hasta morir!! ¡¡No importa todos los túneles que tenga esta cueva, todo el aire en su interior se calentará a tal punto que toda la cueva será como un horno!!”

“¡Para eso son los C4! ¡¡Ahora, apártense del camino!! ¡¡Hay que adentrarnos aún más!!”

Heivia los apresura y Quenser se dirige al interior de la cueva mientras lleva consigo a la chica Élite. Después de adentrarse unos 10 metros, Quenser piensa en algo.

¿Qué está planeando hacer Heivia con los C4?

Tal vez planee detonarlos cuando el Objeto se encuentre cerca de la entada de la cueva, pero Quenser duda que eso pueda dañarlo. Después de todo, el blindaje del objeto puede soportar un golpe directo de un misil nuclear o dos sin problemas.

“Lo lamento, decidí probar nuestra suerte desde el principio.”

Inmediatamente después, Heivia golpea el interruptor del aparato de detonación inalámbrico.

Con un estruendo impresionante, el techo de la cueva colapsa, sellando la entrada.

Es cierto que estaba poniendo a prueba su suerte.

Primero que nada, acaba de enterrarlos vivos si es que no existe otra salida.

Después, el impacto comprimido de la explosión entró por completo a la cueva.

Gracias a eso, Quenser siente como si sus tímpanos fueran a explotar.


Parte 12[edit]

Los tres chicos logran llegar a un camino ramificado dentro de la cueva después de caminar por un tiempo y encuentran otra salida poco después de eso. Después de salir de la cueva, bloquean la salida con nueve. En verdad querían hacerla explotar con unos C4, pero el impacto podría atraer fácilmente al Objeto.

El Objeto gigante no puede entrar a la cueva, así que seguramente serán enviados soldados de carne y hueso para buscarlos. Quieren hacer creer al enemigo que aún se encuentran dentro de la cueva.

Quenser y los demás se ocultan en un bosque de coníferas fuera de la cueva. Quenser piensa que el esconderse detrás de los árboles no servirá de nada para evitar el frío de esa tierra congelada, pero simplemente estar protegidos del viento invernal afecta positivamente su temperatura corporal.

Mientras mastica una ración que sabe como pastel de arroz sin cocinar preparado con un borrador, Quenser mira hacia la entrada de la cueva.

“Bueno, no parece que hayan descubierto qué camino tomamos.”

“Aún puedo escuchar ese sonido bajo y similar a un trueno, así que el Objeto debe seguir cerca,” la chica Élite dice mientras aguza el oído y lleva una pequeña ración a su boca con ambas manos.

Escuchando eso, Quenser también se concentra en el sonido distante.

“Seguramente, el encargarse de la Élite que puede manejar un Objeto es su mayor prioridad. Probablemente no se vaya hasta terminar de buscar.”

Eso también significa que sus compañeros escapando no serán asesinados hasta que Quenser y los demás sean encontrados o hasta que el enemigo deje de buscarlos.

Heivia aún lleva el misil antitanque de aspecto pesado pero inútil colgando de su hombro.

“Hey, ahora que el enemigo nos ha perdido de vista, ¿no sobreviviremos si tomamos esta oportunidad para desaparecer?”

“Tal vez, pero eso provocaría que nuestro lado fuera asesinado mientras intentan escalar la montaña,” Quenser comenta.

“¡Mierda!” Heivia maldice.

La chica Élite mordisquea la orilla de la ración cuadrada y dice, “¿Pero en verdad creen que podamos seguir actuando como distracciones hasta que ellos logren escapar?”

“Definitivamente moriríamos si siguiéramos haciendo eso. Si un soldado enemigo llega a vernos, llamarán al Objeto y nos dispararán con sus cañones de plasma. ¡¡Incluso movernos por ahí actuando como cebos está fuera de discusión!!”

“¿¡Entonces estás diciendo que simplemente hay que irnos!?”

“¡¡Sí!! ¡¡Eso es lo que quise decir!! ¡Ni siquiera el Objeto de la princesa pudo aguantar contra ese monstruo! ¿¡Qué se supone que podemos hacer nosotros!?”

La princesa simplemente agacha la cabeza al escuchar sobre su derrota.

“…Eso sucedió porque el mecanismo comenzó a activarse repentinamente. Me llevó algo de tiempo cancelar ese modo y ese Objeto atacó mientras intentaba hacerlo.”

“¿El mecanismo? Ah, el mecanismo de seguridad.”

Básicamente, es un mecanismo de auto-destrucción. El Objeto es una masa gigante de secretos militares, así que deben haber métodos para asegurarse que no caiga en manos enemigas. Si sus sensores detectan que no puede seguir funcionando incluso si no ha recibido daños serios, el Objeto de la princesa sellaría el gas especial para los cañones de plasma de baja estabilidad en el espacio entre el blindaje y el reactor para después detonarlo.

“Eso no importa. ¡No intenten escapar del problema ante sus ojos con otros temas de conversación! ¡¡Necesitamos encontrar una manera para encargarnos de ese maldito deslizador de agua!!”

“¿Aún piensas en escapar? ¡Puede que sobrevivas, pero quedarás traumado de por vida! ¿Eres un noble, cierto? Ser el único sobreviviente aquí será visto como una desgracia para ti. ¡No lograrás ser el siguiente líder de tu familia y tu vida se dirigirá a un espiral descendiente más rápido de lo que puedas imaginar!”

“¿¡…!? ¿¡Entonces qué carajo se supone que debo hacer!?”

“¡A este paso, morirás aquí en el campo de batalla o en tu país de origen! ¡¡Si no quieres eso, entonces tenemos que hacer algo con esa cosa!!”

Los tres se quedan callados ahora que tienen que encarar la pregunta más obvia, “¿Cómo?”

Quenser lanza el último trozo de su ración insípida a su boca.

Observa el rostro de los otros dos y tiene un pensamiento repentino.

“Soy un estudiante que quiere ser un diseñador de Objetos, tú eres un analista que busca métodos que lleven a una estrategia ganadora contra los Objetos, y tú eres una Élite que maneja un Objeto. Con nosotros tres…”

“Hey, estás bromeando, ¿cierto? Siento que sé en qué estás pensando, pero por favor dime que estás bromeando.”

“No tenemos otra opción más que intentar encontrar una, ¿cierto?” Quenser dice con la expresión tensa característica de alguien que está verdaderamente acorralado. “Necesitamos encontrar algún tipo de debilidad en ese Objeto supuestamente invencible.”


Y así, Quenser y los otros dos rodean la base de la montaña a pie, dirigiéndose a la entrada de la cueva que sellaron con los C4. El chico se oculta entre la nieve profunda y coloca su rifle entre los espacios entre los árboles.

No está preparándose para dispararle a un enemigo.

Está usando la mira como binoculares.

Quenser está observando al Objeto, así que de todas formas el rifle no será de mucha ayuda.

“(…Hey, no actives el interruptor infrarrojo. Si se percata de eso, nos acabará con esos cañones de plasma.)”

Heivia se encuentra tendido cerca de él y dándole advertencias innecesarias. Así de nervioso se siente.

No es que sea de sorprenderse.

Se encuentran a unos 300 metros del Objeto, pero si los localiza, no tendrán escapatoria. Simplemente serán asesinados sin misericordia. Sólo por escuchar el estruendo que hace al moverse sobre el suelo es suficiente para hacer que sientan tensión provocada por el temor.

“(… ¿Qué está haciendo el Objeto?)”

“(… ¿Buscando con su radar? …No. Tal vez sea capaz de encontrar un tanque o un bombardero utilizándolo, pero dudo que pueda localizar personas.)”

“(…Parece ser que está intentando acceder a un satélite. Sin embargo, no le está yendo muy bien porque la señal no puede pasar,)” agrega la chica Élite.

“(…Ah, es cierto. Fue lanzado un misil antirradar como arma meteorológica. Esparció partículas que bloquean la señal en las nubes lo que transformó a las mismas en gigantescos escudos anti-satelitales.)”

Si el Objeto pudiera usar el satélite, serían descubiertos en un instante. Quenser ahora se siente inmensamente agradecido por ese gasto de los impuestos.

“Muy bien, repasemos lo que sabemos,” dice mientras observa a través de la mira del rifle.

Heivia observa al Objeto a través de la mira del misil antitanque y mantiene su tono de voz bajo a la fuerza.

“El nombre código del Objeto enemigo es Water Strider. Ah, y ese es sólo nuestro nombre código para él. No tenemos idea del nombre bajo el que fue desarrollado.”

“El nombre viene de esas patas,” dice la chica Élite agachada cerca de Quenser mientras observa al Water Strider directamente.

Quenser mueve el rifle para observar las patas del Objeto.

El cuerpo principal del Water Strider es una esfera gigante. Cuatro patas similares a las de un insecto se extienden desde ahí hasta el suelo.

Se mueve al deslizarse en vez de caminar. Se desliza por el suelo al igual que un insecto zapatero lo hace por el agua, y por eso recibió ese nombre código.

“Parece moverse sobre el suelo usando electricidad estática. Es básicamente igual al tuyo, princesa, pero con esas cuatro patas, puede regularse a sí mismo para moverse hábilmente a través de superficies más escarpadas,” Quenser dice mientras se concentra especialmente en la parte inferior de las patas.

La princesa continúa por él.

Heavy Object v01 106.png

“La electricidad estática sólo es usada para que flote el Objeto pesado. Utiliza métodos diferentes para propulsarse hacia adelante. El mío, utiliza láseres para detonar el aire, pero el Water Strider usa sus patas para patear el suelo directamente.”

En ese aspecto, el Water Strider se mueve como un verdadero insecto zapatero. Sin embargo, los cálculos de alto nivel y los ajustes en minutos tienen que ser hechos instantáneamente para asegurarse de que el peso del Objeto no se concentre en una sola pata, lo que llevaría a su destrucción. En verdad tiene que usar un método en el que las patas apenas logren tocar el suelo mientras lo usan para impulsarse.

Después de pensar sobre todo eso, Quenser continúa su explicación.

“Básicamente, el método de la electricidad estática es relativo a los aerodeslizadores que lanzan aire hacia abajo para flotar sobre la superficie del agua. ¿En vez de destruir al Objeto, no podemos excavar la tierra bajo sus patas? Si hubiera suficiente diferencia en el nivel del terreno, el poder que lo mantiene a flote dejaría de ser distribuido equitativamente y tal vez no sea capaz de deslizarse más.”

“Aún puede utilizar sus cuatro patas para caminar si tiene que hacerlo. Si una pierna se atora, simplemente puede desatorarla. Eso podría detenerlo unos 10 segundos, pero no sería suficiente para que dejara de funcionar,” explica Heivia. “Además, sus cañones de plasma y demás armas aún continuarían activas incluso si lográramos detener sus patas. Solo habríamos transformado un arma móvil en una estacionaria. Una vez que se percate de que nos acercamos para destruir sus piernas, nos destruirá en poco tiempo. Tal vez funcionaría si quisiéramos morir para poder salvar a Froleytia y los demás, pero honestamente preferiría no morir así.”

“En ese caso…” la chica Élite mueve su mirada de las patas del Water Strider a las armas principales ubicadas en la parte superior. “¿Podemos hacer que el enemigo se equivoque al disparar? Si sólo un Objeto puede destruir a otro Objeto, entonces si usamos el propio poder del Objeto…”

“Tal vez si tuviéramos nuestro propio Objeto, pero este pequeño misil no podría ni rasguñar sus cañones.”

Heivia golpea levemente su misil portátil como si fuera chatarra.

No pueden destruir sus patas o cañones.

Lo que queda…

“Así que tendremos que encargarnos del cuerpo principal.” Quenser observa la esfera gigante a través de la mira. “¿Pero no es el objetivo más resistente de todos? Un muro similar al de un refugio nuclear rodea al reactor gigante. ¿Cómo se supone que pasemos a través de eso?”

“Hey, teníamos partes de repuesto para nuestro Objeto, ¿cierto? ¿Había algún repuesto de las armas principales para el Objeto de la princesa? Sólo las armas de un Objeto pueden destruir a otro, así que eso podría funcionar si tuviéramos uno de sus cañones, ¿cierto?”

“¿Sabes cuánta potencia requiere el reactor de un Objeto?” Quenser sacude la cabeza con una expresión amarga en el rostro. “Produce suficiente energía para gastar mientras dispara más de 100 armas que no recibirían energía suficiente de un transbordador suministrado con energía nuclear. Esos reactores son la cristalización de la tecnología humana. Están hechos a mano por cerca de 300 técnicos con habilidades que ni siquiera tiene la maquinaria de precisión. ¿De dónde planeas sacar una fuente de energía que reemplace al reactor?” Quenser continúa resaltando las fallas en la sugerencia de Heivia. “E incluso si tuviéramos un reactor para usar, esas armas fueron hechas para activarse mientras están conectadas a un Objeto de 50 metros y 20 toneladas. La onda de impacto por lanzar los cañones de riel o los cañones de Gauss tal vez sea suficiente para matarnos si los disparáramos y el calor de los láseres o las armas de plasma podrían transformarnos en antorchas humanas. …De hecho, un cañón de plasma de baja estabilidad probablemente saldría disparado como un cohete si intentáramos activarlo.”

“Sólo estaba pensando en voz alta, maldición. Y ese maldito Water Strider se aseguró de destruir todas las instalaciones de mantenimiento de nuestra base para acabar incluso con la más mínima posibilidad para hacer algo como eso.”

Sin embargo, los dos dejan de hablar en ese momento.

“Espera un segundo.”

“Sí.”

La chica Élite parece confusa mientras los dos chicos separan sus ojos de las miras e intercambian una mirada.

“Incluso si no podemos destruir al Objeto, su zona base sigue siendo operada por soldados.”

“Ese monstruo sigue siendo un arma, así que se detendrá si no recibe el mantenimiento regular, ¿no es cierto?”

Quenser y los demás se alejan del Water Strider y se dirigen a la pendiente de la montaña. Los tres logran llegar a la parte posterior de la zona base de mantenimiento del Water Strider.

Se encuentran dentro de una torre de metal oxidada.

Seguramente fue colocada como una torre de vigilancia mientras la zona base era construida y aún no se han instalado los radares. Parece que fue abandonada desde que se terminó de instalar la zona base, así que Quenser y los demás la utilizan.

Mientras se mantienen escondidos detrás de los paneles de metal antibalas colocados en la torre, se asoman hacia la distancia en donde la zona base de mantenimiento se extiende frente a ellos. La base parece medir unos 500 metros cuadrados.

“…Hey, ¿lo notaron?” Heivia murmura mientras observa la zona base.

“Sí, tienen muchas instalaciones de radares. De hecho, la base está prácticamente constituida de puros radares.”

La mayoría de los edificios hechos con grueso concreto son áreas e mantenimiento para el Water Strider o instalaciones de radar para ayudar al Objeto. Casi no tiene fuerzas militares normales además del Objeto. La base fue construida basándose en la teoría de que los Objetos son sinónimos de guerra y por eso todo debería desarrollarse basándose en ello.

“No sólo no hay tanques o bombarderos, ni siquiera hay vehículos armados o vehículos de transporte de soldados. Los pocos vehículos esparcidos por ahí parecen tractores para cavar en la nieve.”

“Supongo que todo lo colocaron ya sea para mantenimiento de Objeto o radares para poder reducir los costos de mantenimiento innecesarios que requieren los demás vehículos.”

“Es cierto que gastar impuestos en mantener tanques pasados de moda se escucha bastante ridículo…”

Seguramente, la única fuerza militar además del Objeto en la zona base enemiga es la infantería. Y hablando de la infantería…

“Supongo que no es de sorprender…” murmura Quenser. “Un estudiante que nunca antes había usado un arma no podría acabar con cuatro soldados reales. Probablemente sólo eran trabajadores de mantenimiento. No esperaban capturar a una Élite, así que tal vez formaron apresuradamente un grupo de soldados de mantenimiento no combatientes para ir a buscarla.”

“Aunque estuvieran entrenados o no, siguen siendo bastardos horribles a los que mataste. Esto no cambia el hecho de que eres el caballero que salvó a la princesa,” Heivia comenta tranquilamente.

El humor de todos ha mejorado bastante por el simple hecho de haberse alejado del Objeto aunque sea sólo temporalmente.

“Sin embargo, si tienen que enviar soldados de mantenimiento a las líneas frontales, probablemente sea seguro pensar que no tienen soldados normales. Si pudiéramos deshacernos del Objeto gigante, Froleytia y los demás tal vez podrían ser capaces de derrotarlos.”

“El problema es qué haremos con el Objeto,” dice la chica Élite.

Quenser observa hacia el edificio más grande de la zona base que seguramente es el edificio de mantenimiento.

“¿...?... Parece ser que el techo y los muros pueden abrirse.”

“Bueno, su único método de pelea es el Objeto. Serpia un grave problema si fueran atacados mientras está en servicio. Apuesto a que se aseguran de que los cañones aún funcionen mientras están bajo mantenimiento para poder interceptar cualquier ataque.”

“Pero si el Objeto aún está en movimiento, ¿cómo pueden darle mantenimiento?”

“El Water Strider posee más de 100 armas, así que seguramente tienen 50 de repuesto incluso si tienen que intercambiar la mitad para mantenimiento. De esa forma, tienen un número mínimo activo a todas horas.”

Quenser observa nuevamente la zona base en su totalidad mientras escucha a Heivia.

“… ¿Entonces qué deberíamos hacer explotar?” Quenser pregunta a sus compañeros mientras piensa en la estructura de los distintos edificios. “¿Qué les causaría más problemas si fuera destruido?”

“Ya lo sabes, ¿no es cierto? Las patas. Debe haber un área de almacenamiento o algo así que guarde las partes de repuesto para las patas del Water Strider.”

“¿…?”

La chica Élite parece confundida, pero Quenser asiente.

“Incluso con esa figura gigante flotando, debe recibir bastante presión en las patas. De por sí es suficientemente malo con una superficie plana como un aerodeslizador y utiliza solamente los extremos de sus cuatro patas.”

“De acuerdo con los registros de la pelea, ese maldito Water Strider siempre regresa a la base para mantenimiento cada 12 horas. Seguramente, recibe una revisión para esas ‘zapatillas de cristal’ en sus patas. Producir constantemente suficiente energía para que esa cosa flote debe derretir las partes de metal.”

“Mi Objeto también utiliza electricidad estática, pero puede soportar hasta medio año sin reemplazar sus partes. Lo recuerdo porque generalmente se reemplaza la caja que guarda los gases de escape del reactor JPlevelMHD.”

“Eso se debe al área de efectividad, ¿no crees? La superficie plana flotando al fondo del tren de aterrizaje con forma de Y invertida mide unas docenas de metros, así que el peso en cualquier punto no es tan grande. Sin embargo, ese Water Strider flota solamente sobre los extremos de las cuatro patas, así que se desgasta más rápidamente. Eso hace que la diferencia entre tener que reemplazar las partes cada medio día o cada medio año sea demasiado marcada.”

“…Ya que es cada medio día, ¿no significa que el Water Strider podría perseguirnos por otras 12 horas incluso si destruimos las instalaciones?”

“Claro, si apenas acabara de reemplazar sus ‘zapatillas de cristal’ con unas nuevas. Ha pasado algo de tiempo desde que las reemplazó por última vez y debió haber causado más presión sobre sus patas de lo normal mientras peleaba contra el Objeto de la princesa. Supongo que su tren de aterrizaje ya debe estar bastante desgastado. De hecho, me sorprende que aún no haya regresado a la base.”

“Entonces, si destruimos esas partes de repuesto…” murmura la chica.

“No serán capaces de reemplazarlas. El Objeto desgastará sus patas y no será capaz de moverse. Incluso si se forzara a continuar moviéndose en ese estado, los resistentes muros derretirían su sistema desde el interior.”

“No podemos destruir al Objeto directamente, pero seremos capaces de escapar de su amenaza.”

“Eso significa que debemos pensar en una forma de infiltrarnos a la base,” comenta la chica Élite.

Quenser y Heivia observan a la pequeña princesa y ella continúa hablando.

“Como una Élite que maneja un Objeto, tengo una idea sobre cómo pasar a través de su red de radares.”


Parte 13[edit]

Los únicos explosivos que tienen a la mano son los C4 para destruir puentes o rocas y el misil antitanque portátil.

Quneser y Heivia salen de la torre de vigilancia y se dirigen a la zona base de mantenimiento del Objeto enemigo.

“… ¿En verdad debimos dejar atrás a la princesa?”

“Ir los tres no nos hubiera ayudado en nada. Si el Water Strider regresa mientras estamos trabajando, necesitaremos escapar de la base, así que dejar a alguien vigilando de esta forma es lo mejor.”

“Hah. Cálmate, Sr. Caballero. Incluso si unos soldados rasos como nosotros son capturados, existe la posibilidad de que mantendrán el tratado y nos traten como prisioneros de guerra. Sin embargo, una Élite obviamente sería diferente. Ella sería brutalmente torturada para obtener información clasificada sobre nuestro Objeto o sería asesinada ahí mismo para destruir desde la raíz la habilidad de pelea de nuestras fuerzas. Simplemente te aseguraste que ella fuera capaz de escapar si cometíamos un error en esto.”

“Como dije: es lo mejor.”

Mientras Quenser pasa por la nieve, una sonrisa aparece en sus labios.

Gracias al frío, es una sonrisa tensa y extraña, pero es una sonrisa natural.

“Ciertamente te has animado,” le comenta a Heivia.

“Por supuesto. Infiltrarse a una base enemiga con cierto bastardo es mucho mejor que ser perseguido por ahí por ese monstruoso Objeto.”

Se han recuperado mentalmente a tal punto que las bromas y el sarcasmo ahora aparecen naturalmente una vez más.

Eventualmente llegan a la barricada en la parte posterior de la base. La zona base enemiga está rodeada por una larga red hecha con fibra sintética, pero no parece tener ningún sensor conectado.

“¿Qué opinas? ¿Deberíamos escalarla?”

“No, idiota. Los guardias nos descubrirán si escalamos dos metros. Necesitamos abrir un agujero en la barricada,” Heivia murmura mientras saca un cuchillo de su cintura.

Utiliza la hoja para cortar las fibras sintéticas entretejidas sobre la barricada una a la vez.

Le lleva algo de tiempo y ambos están preocupados por la posibilidad de que los soldados que patrullan los descubran, pero ninguno lo hace. Parece que en verdad le dejan todo el trabajo a su Objeto.

“Vamos.”

“Hey, ¿en dónde crees que se encuentren los repuestos para las patas del Objeto?” Quenser pregunta mientras pasa por el agujero en la barricada.

Parece ser que edificios de grueso concreto se encuentran por aquí y por allá dispersos en la amplia área de la zona base. Varias son instalaciones con enormes antenas para apoyar al Objeto. El área entre los edificios es inusualmente grande de tal forma que un intruso sería descubierto desde las torres de vigilancia y también para que el Objeto pase sin ninguna obstrucción.

Heivia contesta mientras se oculta detrás del edificio más cercano.

“No lo sé, pero el Objeto tiene que ser revisado cada medio día. Probablemente sea el lugar en el que entra y sale más gente.”

“Por cierto, ¿cuánto tiempo habrá pasado desde que comenzó a moverse el Water Strider?”

“Debería regresar pronto, así que necesitamos destruir esas partes antes de que lo haga.”

Si pueden evitar que el Water Strider reciba mantenimiento, quedará atorado dentro de la zona base. Sin embargo, si es revisado exitosamente, podrá moverse libremente por otras 12 horas. Si eso sucede, sus superiores y soldados compañeros que intentan escapar seguramente serán asesinados.

Quenser utiliza la mira de su rifle para observar los edificios alrededor y encuentra un edificio que tiene más huellas sobre la nieve que llevan a su entrada que cualquier otro. Las tormentas de nieve han hecho que las huellas desaparezcan, pero la nieve blanca tiene un color sucio solamente en esa área. Puede ver huellas de 100 o 200 personas así como huellas de neumáticos de algún vehículo pesado.

“Ese edificio no es lo suficientemente grande como para que quepa el Objeto.”

“¿Entonces esas huellas son de los que transportan las partes de repuesto a las instalaciones de mantenimiento?”

“O tal vez sólo es el club nudista más popular dentro de la base. Si es así, terminaremos en una balacera contra 100 idiotas con casas de campaña dentro de sus pantalones.”

Quenser utiliza la mira de su rifle para observar las torres de vigilancia en las cuatro esquinas de la zona base, pero las antenas parabólicas de distintas instalaciones de radar que fueron construidas después bloquean la vista de cualquier guardia que pueda estar en ellas. Una vez más, el Objeto tiene toda la prioridad. De cualquier forma, no parece que vayan a ser capturados si corren por la zona base.

Quenser y Heivia salen corriendo de detrás del edificio cruzando por una amplia área abierta de nieve.

Sólo les lleva 10 segundos cruzar, pero ellos sienten que su corazón se detendrá.

No se escuchan disparos de los francotiradores en las torres.

Se recargan fuertemente sobre el muro del almacén.

“Entremos por atrás. ¿Sabes cómo abrir un seguro electrónico?”

“Si tenemos que hacerlo, podemos usar los C4 para destruir la puerta.”

“Es una idea genial. Si tan solo no atrajera a todos los soldados de la base hacia nosotros.”

Mientras Quenser y Heivia intercambian comentarios, rodean el edificio hasta la entrada trasera y encuentran que no está asegurada.

“…Supongo que juzgaron que no había posibilidad de que hubiera algún intruso humano.”

“Y yo que pensaba que tener guardias era un gasto de dinero en nuestra base…”

Abren la pequeña puerta y entran al almacén.

El edificio mide unos 50 metros de ancho, 100 metros de largo, y 15 metros de altura. Es un área abierta sin muros interiores. Vigas de metal recorren el área horizontal y verticalmente. La estructura metálica es altamente regular y tiene el aspecto de algo que parecen estantes gigantes de una librería.

Y esos estantes están repletos de partes cilíndricas.

Los cilindros tienen un diámetro de cerca de un metro y una longitud de unos 5 metros, haciéndolos ver como el motor de un avión de combate. Gracias al conocimiento de Quenser sobre los Objetos, deduce que son los aparatos que crean las masivas cantidades de electricidad estática al girar sus turbinas.

“Supongo que esto es parte del tren de aterrizaje, pero…”

“Sí, en mi estación, analizábamos los registros de batalla e intentábamos idear un diseño esperado del Objeto enemigo. Estoy seguro que una parte similar a esta fue dibujada en el diagrama de predicción,” comenta Heivia.

Quenser observa el costado de las turbinas cilíndricas en donde se encuentra escrito un número. Seguramente sólo es una especificación de la energía eléctrica que utiliza, pero…

“… ¿Qué demonios? ¿El punto decimal se encuentra mal ubicado? Si esto es correcto, entonces es más del doble de lo que suponía del valor para los cañones de plasma.”

“Para mantener un objeto tan grande flotando y moviéndose a semejante velocidad, tienen que esforzarse al máximo. El grupo de estímulos eléctricos estima que cada pata utiliza cerca de 10 de estas turbinas.”

“¿Veinte veces la energía de un cañón de plasma? ¿Y sólo para una pata?”

“Mira,” Heivia dice mientras abre la cubierta de mantenimiento de la turbina y se asoma. “Esta cosa está atascada de sensores. Casi parece una de esas bombas de tiempo que ves en películas. Todos son para una seguridad extremadamente sensible. Tienen que asegurarse de poder predecir antes de tiempo si el control de una de estas turbinas de alta potencia será perdido para así poder desactivarlo antes de tiempo.”

“…Ahora que lo pienso, creo que escuché algo acerca de las turbinas que se derriten si crean energía continuamente.”

“El momento en el que se derriten ya es demasiado tarde,” dice Heivia. “Sólo porque la turbina deje de funcionar no significa que la energía producida por el reactor vaya a desaparecer. El reactor y las patas tienen unos cuantos transformadores de emergencia y mecanismos de descarga instalados, pero la cantidad de energía de la que tendría que deshacerse sería de magnitudes mucho mayores de las que puede manejar. Si todas las turbinas instaladas en una sola pata se salieran de control, eso sería 20 veces la potencia de uno de sus cañones de plasma. Apuesto a que los transformadores y mecanismos de descarga dejarían de funcionar si las turbinas se derritieran y dejaran de servir. Los aparatos explotarían.”

Es por eso que las turbinas tienen tantos sensores instalados. Si pueden predecir una falla antes de tiempo, pueden encargarse del exceso de energía al descargarla por etapas.

“Puede que su funcionalidad haya sido optimizada… pero el diseño del Water Strider provoca una carga excesiva en muchas partes, ¿no es cierto?”

“Ese sólo es un aspecto al crear un Objeto que se especialice en esta región nevada. Uno como el de nuestra princesa que fue diseñado para ser resistente en cualquier situación y el Water Strider que solamente funciona en Alaska tal vez ambos sean Objetos, pero fueron desarrollados con ideas en mente totalmente distintas,” Heivia continúa. “La nieve profunda puede reducir tu velocidad, así que un Objeto que puede moverse rápidamente es una ventaja importante. …Y eso fue lo que derrotó a nuestra princesa.”

Sin embargo, si las turbinas no pudieran ser reemplazadas, Quenser y los demás serían victoriosos.

Si el productor de electricidad estática en el tren de aterrizaje del Water Strider fuera destruido, no podría ser examinado, y entonces el Objeto enemigo quedaría atorado.

Y ellos tienen los C4 para llevar a cabo eso.

Pero…


Parte 14[edit]

Dentro de la torre de vigilancia a corta distancia de la zona base de mantenimiento, la chica Élite espera a que regresen Quenser y Heivia.

De pronto, sus oídos se sacuden y se da la vuelta rápidamente.

Acaba de escuchar el sonido similar al de una oscura nube llena de relámpagos que emite el Water Strider cuando se mueve utilizando cantidades masivas de electricidad estática. Seguramente esté regresando a la zona base de mantenimiento porque su tiempo límite está aproximándose.

Si se encuentra con los dos chicos en la zona base, seguramente serán asesinados.

Le entregaron a la chica un radio justamente para esa situación. Si debe hacerlo, tiene que contactar a Quenser y Heivia para que puedan escapar. Su plan fallaría, pero continuarían con vida. Si el plan para destruir el tren de aterrizaje del Objeto tiene que ser detenido, simplemente tendrán que idear alguna otra cosa.

La chica Élite estira la mano hacia el interruptor del radio, pero se detiene repentinamente.

(…Esto no es bueno.)

Traga saliva de manera sonora.

La zona base enemiga está conformada por instalaciones de mantenimiento para el Objeto y enormes instalaciones de radio para apoyar al mismo. Seguramente sirven para localizar al enemigo en una tormenta de nieve, pero si ella utiliza el radio tan cerca de la base con tantos radares de precisión…

(Definitivamente se darán cuenta. No sólo me localizarán a mí, tal vez incluso se percaten de que la señal es enviada hacia su propia base…)

Se supone que el radio le permitiría advertirles del peligro, pero la propia transmisión podría ponerlos en peligro.

Sin embargo, sin el radio no puede avisarles que el Objeto está regresando a la base.

El Water Strider continúa aproximándose a la zona base.

(¿Qué hago?)

La chica Élite baja la mirada hacia el radio.

No quiere que esos dos chicos mueran. Esto no es cuestión de sentirse obligada a proteger a los demás soldados como la Élite de un Objeto. Más allá de esa obligación, simplemente no quiere que aquellos que se levantaron para protegerla mueran en vano.

Compañeros.

Cuando ese término aparece en su mente, la chica Élite asiente.

(La prioridad del enemigo es la Élite que maneja al Objeto…)

Inhala profundamente y después observa intensamente al arma gigante.

Esa es su única oportunidad para actuar como distracción.


Parte 15[edit]

Con los C4 en mano, la expresión de Quenser se vuelve más amarga.

“… ¿Qué se supone que haremos?” murmura con voz temblorosa.

Las partes de mantenimiento para el Objeto son solo los equipos de mantenimiento sin protección exterior, así que los C4 son más que suficientes para destruirlos.

Sin embargo…

“Hay demasiadas de esas cosas. ¡¡La cantidad de C4 que tengo no será suficiente!!”

El amplio espacio dentro del edificio está repleto con las partes cilíndricas. Quenser aprieta los dientes ante la cantidad exagerada que han preparado.

Los Objetos son sinónimo de guerra.

Todos en esa base serían derrotados si el Objeto dejara de funcionar.

La cantidad masiva de partes demuestra el temor que sienten de que eso suceda. Los enemigos son lo suficientemente cobardes para dejarle las matanzas al Objeto, pero tienen muy en cuenta las debilidades del mismo.

Heivia siente la misma impresión y llama a Quenser tocándolo por el hombro.

“Hey, simplemente volemos todo el edificio. ¡¡Incluso si no podemos destruir cada parte individual, podemos aplastarla bajo los escombros si destruimos uno de los pilares de soporte principal del edificio!!”

“¿Estás totalmente seguro de que todas y cada una de estas partes quedarán inutilizables después de eso? ¡E incluso si cada parte se vuelve inútil, tal vez sean capaces de reunir suficientes componentes para crear una que si sea útil!”

“¡Pero-…! No, tienes razón. La operación continua del Objeto es cuestión de vida o muerte para ellos. No me sorprendería que fueran tan persistentes. ¿¡Pero entonces qué otra cosa podemos hacer!?”

“¡¡Mierda!!” Quenser maldice y corre a través del almacén.

Revisa cada uno de los estantes de metal para ver si puede encontrar algo de información útil. Mientras lee las indicaciones, incrementa su impaciencia, evitando que pueda comprender lo que lee.

Al mismo tiempo, Heivia desvía la mirada hacia la salida.

“Hey, esto es peligroso. ¡En serio deberíamos detenernos! ¡¡Si no podemos acabar con el método de movimiento del Objeto, no hay razón para quedarnos aquí!! ¡¡Necesitamos irnos!!”

“¡Espera un poco más! ¡¡Tiene que haber algo!!” responde Quenser, mientras pasa las hojas de un manual de mantenimiento de las turbinas que encontró.

Cuando escucha el leve sonido como el de una nube moviéndose por el suelo, siente que su corazón está a punto de detenerse.

Es el sonido del Water Strider moviéndose.

“¡¡Ah, maldición!! ¿¡Por qué la princesa no nos advirtió a través del radio!?” Heivia grita, pero Quenser no le presta atención.

Después de haber llegado tan lejos, tendrán una muerte en vano si no contraatacan de alguna manera.

(Espera un momento. Esta combinación de un sensor de cuarto nivel y el interruptor automático…)

Quenser observa el manual de mantenimiento y después los estantes.

(¿¡Cuál es el número!? ¡¡Si supiera el número principal…!!)

“¡¡¡Se acabó el tiempo, héroe!!! ¡¡Si no salimos de aquí en 30 segundos, quedaremos atrapados!!”

“¡¡Sólo un minuto más!!”

“¿¡Qué estás haciendo!? ¿¡No quedamos en que no podríamos destruirlo todo!?”

“¡¡45 segundos más!!”

Heivia escucha un gran número de pasos aproximándose. Seguramente Quenser ha perdido la habilidad de tomar decisiones racionales debido a la esperanza que piensa que tiene ante él. Justo mientras Heivia piensa en patearle el trasero para obligarlo a escapar. Quenser finalmente regresa a su lado.

“Vamos. ¿¡Aún podemos lograrlo!?”

“¡Gracias a cierto idiota gastando nuestro tiempo, será algo difícil, pero esperemos que sí! ¡¡Por aquí!!” Heivia dice mientras corren a la entrada trasera.

Abre la puerta con un chasquido y se asoma al exterior justo a tiempo para ver al Objeto pasando cerca de ahí. Seguramente se dirige al área de mantenimiento. Los soldados de mantenimiento lo siguen por detrás.

“¿Lo lograremos?”

“Será como pasar entre un panal de abejas, pero no tendremos otra oportunidad. Las instalaciones de radar estarán en alerta máxima cuando el Objeto esté bajo mantenimiento. Necesitamos salir de la base antes de que cambien a ese modo.”

Entonces escuchan un sonido metálico.

No proviene de la entrada trasera. La puerta de personal cerca de la persiana gigante al frente está abriéndose.

“¡Maldición, vámonos!”

Quenser y Heivia están prácticamente empujándose mientras salen corriendo del almacén.

Parece que el ejército enemigo ha bajado bastante la guardia desde que el Objeto que era su única amenaza fue destruido. Un gran número de personas están reunidas alrededor del Water Strider que regresa como si fuera un desfile de victoria.

“Hey, no piensas utilizar esos C4, ¿cierto? Inserta unos fusibles y lánzalos por toda el área.”

“¿Planeas utilizar una distracción?”

“Una vez que el mantenimiento del maldito Water Strider termine, necesitaremos algún tipo de plan para ganar suficiente tiempo para escapar. ¡¡Si reciben el reporte de explosiones por toda su base, tal vez piensen que se trata de un bombardeo y hagan que el Objeto se encargue de eso!!”

Quenser sigue la idea de Heivia y lanza los pequeños trozos de C4 mientras corre. Es cierto que ya no necesitarán los explosivos.

Después de deshacerse de todo el C4, se dirigen al agujero que crearon en la red de la barricada.

Es en ese momento cuando Quenser se percata de algo.

Se detiene repentinamente.

“¿¡Qué sucede, héroe!? ¿¡Olvidaste algo!?”

“¡Sí! ¡¡La princesa fue capturada!!”

La expresión de Heivia se transforma a una de sorpresa al ver la mirada seria de Quenser.

Se dirigen a la parte trasera de un edificio en vez de correr hacia el agujero en la barricada y se asoman por la esquina para poder ver el centro de la zona base.

A la distancia, pueden ver a la chica Élite esposada y siendo obligada a caminar cerca del Water Strider. Su humor triunfante no se debe simplemente al regreso del Objeto. Están animados porque ahora tienen la oportunidad de linchar a la persona que amenazó sus vidas.

Quenser mira hacia el agujero en la barricada y después hacia la chica Élite en el centro de la zona base.

“Maldición. ¿¡Qué se supone que haremos!?” pregunta.

“¿Qué se supone que haremos…? Oh, no. ¡Aunque admito que eres todo un caballero, no puedes estar pensando en salvarla en esta situación!”

“¿¡Entonces simplemente la abandonamos!? No estoy diciendo que tengamos que enfrentarnos al Objeto. Acabamos de dispersar el C4 por todos lados, ¿¡recuerdas!? ¡¡Si podemos confundir al enemigo, tal vez podamos crear una abertura para poder salvarla!!”

“¿¡Sólo nosotros dos!? Ellos tienen su Objeto. E incluso si no lo tuvieran, ¿¡cuántos soldados crees que hay ahí!? ¿¡Tienes idea de a cuántos refuerzos tendríamos que enfrentarnos para lograr hacer eso!?”

“Pero sin el Objeto, las cosas serían diferentes, ¿cierto?”

“¿Qué?”

“Si podemos deshacernos del Water Strider, podremos hacer algo contra los refuerzos normales como tanques y bombarderos, ¿cierto?”

Quenser aprieta los dientes y opera el radio en su mano.

No está detonando los C4.

Está intentando contactar a Froleytia y los demás soldados que están escapando, pero Heivia sujeta rápidamente su mano al percatarse de ello.

“¡¡Idiota!! ¡¡Su base está formada principalmente por instalaciones de radar!! ¡Si envías una señal de radio, nos encontrarán en segundos!”

“¡¡Pero…!!”

“No hay nada que podamos hacer. ¡Incluso si pudiéramos contactar a Froleytia y los demás, ¿en verdad crees que vendrían?!”

“¿¡Entonces simplemente abandonamos a la princesa!? ¿¡Recuerdas por qué nos separamos del grupo principal y vinimos aquí en primer lugar!? ¡Fue porque no podíamos abandonarla!”

“Maldición,” Heivia dice y chasquea la lengua.

Parece estar dudando sobre algo, pero finalmente se decide y habla.

“Mi instructor militar me enseñó un truco secreto cuando estaba en entrenamiento.

“¿...?”

Si elevas la potencia del buscador infrarrojo en un misil antitanque portátil de 8va generación hasta su límite, haces unas cuantas modificaciones a la computadora que apunta, y después lo conectas al puerto de la radio, el satélite de alto poder militar atrapará la señal, completando la transmisión.”

“¡¡Espera, quieres decir que…!!”

“Pero no hay garantía de que aquellos en control de las instalaciones de radio aquí no se percaten de un truco como ese y el misil antirradar lanzado a las nubes está obstruyendo cualquier señal o transmisión. El instructor que me enseñó eso me dijo que sólo debía ser utilizado como última opción para enviar un SOS. Será un milagro si la transmisión se mantiene aunque sea por un minuto.”

Mientras explica bruscamente, Heivia baja el misil y comienza a hacer las preparaciones necesarias. Quenser remueve la cubierta de la computadora del misil utilizada para apuntar.

“¿Sabes en dónde y cuándo pasará el satélite sobre esta zona?”

“Revisa la tabla en el Archivo 399 de tu aparato portátil. Si se encuentra en su órbita estándar, deberías ser capaz de revisarlo sin tener que hacerlo en línea.”

Heivia conecta el radio y el misil antitanque portátil con un cable y mueve lentamente mueve el cilindro hacia el cielo basándose en los datos del aparato portátil de Quenser. Mientras lo hace, un poco de estática resuena por las bocinas del radio.

“Ahí, Heivia. …Muy bien, parece que localizamos el satélite.”

“¡Apresúrate y asegura la línea de transmisión y después conéctate al aparato de comunicaciones satelital de Froleytia! ¡¡No sé cuánto tiempo durará este método manual!!”

A pesar del método poco ortodoxo, están utilizando el código militar adecuado, así que el satélite realmente captura su señal. Después de que la señal indica que el acceso ha sido un éxito, Quenser habla a través del radio.

“Aquí Quenser. ¿Puedes escucharme, Froleytia-san? ¡¡Actualmente nos encontramos cerca de la zona base enemiga!!”

“¿¡…!?”

Escuchan el sonido de alguien que aguanta la respiración debido a la sorpresa a través de la bocina.

Debido a que la señal está siendo forzada con el misil antitanque portátil, la señal tiene mezclado bastante sonido. La estática es más alta que las voces, pero apenas logran distinguir las palabras entre ambos.

“La princesa fue capturada por los soldados en la base. Iremos a salvarla. ¿Podrían ayudarnos? La base está conformada prácticamente por instalaciones de mantenimiento para el Objeto y por instalaciones de radar, así que básicamente no poseen tanques o bombarderos. ¡¡Si pudiéramos hacer algo sobre ese Objeto, podríamos derrotarlos fácilmente!!”

“¿Sabes lo peligroso que es un Objeto? Olvídate de la princesa. No es necesario que mueras y, Quenser, ni siquiera eres un soldado real. ¡¡Nadie te culpará si escapas!!”

“Nosotros nos encargaremos del Objeto,” Quenser dice directamente. Nadie piensa que sus palabras sean algo más que una broma.

“¡Froleytia-san, puedes esperar hasta que veas el destello del Objeto explotando, pero el instante en el que pienses que podemos ganar al menos envía un tanque hacia acá! Sólo eso podría cambiar por completo la situación. ¡¡Por favor tómalo en cuenta!!”

“Muy bien, pero no elevaría mis esperanzas si fuera tu.”

“Soy libre de elevar mis esperanzas todo lo que quiera,” Quenser dice antes de apagar el radio.

Después voltea a ver a Heivia.

Intenta controlar el temblor de su cuerpo y dice, “Ahora y hicimos todo lo que podíamos.”

“Sí, pero no creo que exista posibilidad de que Froleytia regrese. Poe una cosa, tu pedido no estaba basado en las regulaciones militares. Ella no pondrá a sus subordinados en riesgo por eso.”

“Ahora simplemente tenemos que resolver todo rezando por un milagro y destruyendo al Objeto por nuestra cuenta.”

“No lo digas como si fuera tan fácil. Además, nunca dije una sola palabra sobre ayudarte a salvar a la princesa.”

“Ya veo.”

Quenser no maldice a Heivia por querer escapar. Antes de eso lo obligó a envolverse en esto, pero no hay garantía de que sobrevivan la próxima vez. Además, lo que Quenser está por hacer no es una acción militar verdadera. De hecho, se siente agradecido de que Heivia lo acompañara por todo ese tiempo.

“…Lamento haberte arrastrado hasta aquí. Mejor sal por el agujero de la barricada y escapa hacia el bosque por allá. Haré todo lo posible para distraerlos en lo que tú te vas.”

“Espera, maldito. ¡No me dejes con algún trauma horrible! ¿¡No me darás ninguna otra opción, cierto!?”

Heivia continúa observando obstinadamente hacia el agujero en la barricada, pero cuando Quenser sale corriendo de detrás del edificio y se dirige hacia el siguiente lugar para cubrirse, Heivia lo sigue.

Quenser y Heivia se dirigen a una misión que prácticamente no tiene posibilidad de tener éxito.


Y por supuesto, no ocurre ningún milagro.

Después de apenas 10 minutos, son localizados, las señales de emergencia son lanzadas cerca del suelo a sus pies por un francotirador, y terminan rindiéndose con las manos elevadas sobre sus cabezas.


Parte 16[edit]

Quenser, Heivia, y la chica Élite son llevados al centro de la zona base de mantenimiento. Se les ordena que se arrodillen y coloquen las manos detrás de la cabeza.

Un soldado se coloca detrás de cada uno de ellos, colocando sus armas en su cabeza. Un círculo de personas de la zona base apareció para observar su ejecución pública.

“Es una historia bastante triste, ¿no es cierto? Este es un buen ejemplo de un caballero regresando a salvar a la princesa.”

“¿Te estás burlando de mi?”

“Ah, maldición. El Objeto está entrando al área de mantenimiento.”

Mientras Heivia y la chica Élite intercambian comentarios, Quenser permanece en silencio y observa al Water Strider moviéndose lentamente.

“(…Si creo algo de confusión, ¿crees que podamos escapar?)”

“(… ¿Ahhn? ¿Te refieres a los C4 que esparcimos? Si eso de alguna manera destruyera al Objeto, tal vez lograríamos hacerlo de alguna forma.)”

“(…Estoy hablando en serio.)”

“(…Igual yo.)”

Mientras tanto, uno de los soldados enemigos da un paso hacia enfrente ante Quenser y los demás. Mientras mastica algo de goma, escupe algo de saliva amarilla hacia la cabeza de Quenser.

“Te rostizaremos con las armas principales del Objeto.” Después se dirige hacia la chica Élite. “Para ti, usaremos sugestiones y electrodos para sacar todo lo que esté dentro de tu cabeza. Tu personalidad nunca se recuperará, pero terminaremos en unos 30 minutos. Después de eso, te desnudaremos y colgaremos de las armas principales hasta que te congeles. Tal vez los salvajes corriendo por los bosques y montañas se rindan una vez que vean eso.”

“… ¿Así que no te importan los tratados de guerra acerca de los prisioneros militares? Creo saber quiénes son los verdaderos salvajes aquí, cabrón.”

Heivia deja escapar ese comentario e inmediatamente después una bota militar de piel gruesa vuela hacia su mejilla. Lo golpea lanzándolo a la nieve. Mientras tose, observa al soldado enemigo con una poderosa luz en sus ojos.

“El mantenimiento está completo, así que es hora de la ejecución,” el soldado enemigo dice con tono burlón.

Con un estruendo como el de una campana de iglesia, los muros y techo de las instalaciones de mantenimiento del Objeto se abren totalmente. Apareciendo desde el interior se encuentra el arma gigante con un cuerpo principal de 50 metros y cañones principales estirándose en cada dirección, dándole una medida total de más de 140 metros. El Water Strider es el gobernante de la invernal tierra de Alaska con sus más de 100 armas y poderoso blindaje. Ya que acaba de reemplazar las partes de su tren de aterrizaje, el sonido similar a una oscura nube llena de relámpagos creado por la masiva electricidad estática que crea parece tener un tono más agudo.

Se encuentra a unos 300 metros, pero posee tanta energía que puede ignorar esa distancia. La escena en verdad los hace sentir como si fuera a aplastarlos con sus patas si se atrevieran a moverse aunque fuera un poco.

Viendo al Objeto, Quenser le murmura a Heivia.

“(…Agáchate cuando salga corriendo. Utiliza ese tractor para nieve para cubrirte.)”

“(…¡¡Hey!!)”

Heivia no tiene tiempo para detenerlo.

Quenser corre rápidamente hacia el soldado enemigo que se les aproxima. Los soldados a su alrededor alzan sus rifles, pero no pueden decidirse a disparar debido al alboroto. Eso tal vez sea gracias al hecho de que todos son soldados de mantenimiento que no recibieron un entrenamiento adecuado.

El soldado enemigo tal vez pensó que Quenser intentaría arrebatarle su rifle porque lo aleja rápidamente.

Sin embargo, Quenser no busca el rifle.

Intenta sujetar el radio rectangular pegado al hombro del soldado como un cuchillo.

“¡¡Agáchense!!” Quenser grita mientras el soldado lo empuja.

Quenser opera el radio con su pulgar mientras gira por el suelo a pesar del hecho de que muchos cañones de rifle le apuntan. Heivia asume que está utilizando el radio para detonar los C4 que esparcieron por el área, así que salta inmediatamente detrás del tractor para nieve de tal forma que también cubre a la chica Élite.

Sin embargo, eso no es lo que sucede.

Quenser no detona los C4 que esparcieron como distracción.

Lo que hace explotar es una pata del Water Strider.

Con un estruendo explosivo, una de las cuatro patas a 300 metros de distancia explota desde el interior. No es una explosión externa. La explosión claramente ocurrió dentro del blindaje.

Cuando Quenser vio todas las partes de repuesto dentro del almacén determinó que sería imposible destruirlas todas. Es por eso que buscó las partes que serían colocadas en el Objeto durante el siguiente mantenimiento y colocó C4 dentro de ellas. Aún tiene mucho que aprender, pero sus estudios de la estructura de los Objetos tal vez fue lo que le permitió determinar qué partes eran importantes y en dónde podría pegar los C4 dentro de ellas de tal forma que no fueran descubiertos.

Con su grueso blindaje, el Objeto no puede ser destruido incluso con un arma nuclear. Sin embargo, un explosivo dentro del blindaje puede destruir el equipo dentro del Objeto.

Además, ha destruido las turbinas que consumen cantidades masivas de energía para crear la electricidad estática que ayuda al movimiento del Objeto. Incluso una de ellas utiliza el doble de energía de un cañón de plasma de baja estabilidad lo que significa que cada pata usa 20 veces esa energía durante el uso normal. Eso crea un punto débil.

Entonces, ¿qué sucedería si ese punto fuera aprovechado?

Incontables sensores se encuentran instalados en las turbinas para predecir fallos y desactivarlos por etapas para minimizar el daño. ¿Cuánta presión recibiría los transformadores de emergencia y los mecanismos de descarga ---así como el propio reactor--- si una explotara causando una reacción en cadena que hiciera explotar a las demás?

El soldado al que Quenser le robó el radio y que ahora apunta su rife hacia el chico desvía la mirada ante la explosión repentina.

Pero…

“… ¿En serio creíste que podrías destruir al Objeto con una explosión interna?” dice con tono triunfante.

La explosión inicial causó unas cuantas explosiones secundarias, pero permanece en una sola pierna. No fue suficiente para destruir al Water Strider por completo.

“¿Sabías que el 5% del peso de nuestro Objeto se debe a los mecanismos de seguridad? Unos cuantos soldados rasos infiltrándose a las instalaciones de mantenimiento y ejecutando algunos trucos no podrían destruirlo.”

Después de causar la enorme explosión, Quenser saltó detrás del tractor para nieve y el soldado enemigo se encuentra en el medio de la zona nevada abierta mientras apunta su rifle hacia él.

“La superioridad de los Objetos nunca será revertida. Así es el campo de batalla en el que peleamos.”

“¿En verdad?”

Sin embargo, Quenser continúa sonriendo a pesar de estar en esa situación desesperanzadora.

“¿Sabías que el Objeto de nuestra princesa y su Water Strider tienen mecanismos similares instalados? Vi que lo mencionaban en su manual de mantenimiento. Algunos Objetos tienen mecanismos de seguridad instalados para asegurar que no caigan en manos enemigas. Si no es destruido pero ya no puede funcionar, el enemigo podría recuperarlo y analizar la tecnología. Para evitar eso, el gas especial de los cañones de plasma es utilizado para hacer explotar al Objeto.”

Algo aparece en la mano de Quenser como si se tratara de un mago.

Heavy Object v01 142.jpg

Es algo lo suficientemente pequeño como para caber en su mano y parece un circuito impreso rectangular.

“El mecanismo es controlado por sensores de precisión, así que casi nunca se activa innecesariamente.”

El soldado enemigo se percata inmediatamente de lo que es ese circuito impreso rectangular.

Sin embargo, ya es demasiado tarde para hacer algo sobre ello.

“Pero si ese sensor es removido de la turbina que explota, ¿crees que pueda tomar una decisión acertada?”

Después de todo, la explosión del C4 causó un mal funcionamiento en el mecanismo de seguridad del Water Strider, causando que se activara. El gas especial para los cañones de plasma de baja estabilidad ocupa un lugar especial dentro de la máquina gigante… y causa una impresionante explosión poco después.

La enorme explosión causada por el plasma dentro del Objeto envuelve al reactor en poco tiempo. Sin embargo, es una explosión intencional utilizada para destruir toda información clasificada. Fue creada sólo para producir la fuerza destructiva necesaria para evitar que la tecnología sea analizada, así que es muchas veces menos poderosa que una explosión crítica del mismo reactor.

Aún así, todo el sonido desaparece.

La esfera gigante que es el cuerpo principal del Objeto se expande explosivamente con un destello de luz blanca y una intensa onda de impacto es emitida en todas direcciones. El soldado enemigo de pie en el área abierta es golpeado por la onda de impacto. Se inclina y es lanzado una docena de metros antes de aterrizar. Efectos similares suceden con los demás soldados enemigos.

El gigantesco Objeto ha sido destruido por las manos de un ingeniero de combate de carne y hueso.

Ese es un evento nunca antes escuchado que destruye por completo la propia teoría de la guerra. Ese logro ha sido llevado a cabo por la combinación de las habilidades de Quenser, Heivia, y la chica Élite. Un ingeniero de combate que trabaja normalmente tras bambalinas para destruir rocas y puentes para crear u obstruir pasos ha sido ascendido al nivel de un héroe que puede influenciar el resultado de una guerra entera.

Sin embargo, el chico no tiene tiempo de disfrutar de ese honor.

“¡¡Gwaaaahhhhhhhhhhhhh!!”

Quenser se cubrió inmediatamente, pero no logra salir sin ningún rasguño.

Aunque se encuentre a 300 metros del Objeto y esté oculto detrás de un tractor para nieve, el destello de luz explosivo parece incrustarse en sus retinas. La superficie metálica del tractor comienza a calentarse y lo derriba a un costado.

Un intenso dolor recorre su cabeza y su sentido del oído prácticamente se ha ido. Un dolor quemante cubre su espalda. Se frota los ojos desesperadamente ya que su visión está llena con un blanco puro e intenta encontrar a Heivia y la chica Élite que deben encontrarse en un estado similar.

Entonces escucha un sonido metálico proveniente de algún lugar.

Unos cuantos soldados debieron haber sobrevivido milagrosamente al igual que Quenser y los otros dos. Su visión regresa finalmente y observa a unos soldados intentando apuntar desesperadamente hacia él mientras se tambalean debido al impacto de la explosión.

Quenser siente el radio en sus manos una vez más.

Coloca la frecuencia y envía el código de detonación para los C4.

Los explosivos que diseminaron por todos lados explotan y los soldados enemigos sujetando sus rifles cerca de ahí son lanzados al aire de manera casi cómica.

Quenser le grita a Heivia quien se encuentra tendido sobre el suelo.

“¿¡Puedes correr!? ¡¡Toma uno de los rifles del suelo y contraataca!!”

“¡Maldito seas! ¿A eso le llamas ‘crear una confusión’? ¡¡Algo así de grande era obvio que también me afectaría!!” Heivia grita mientras recoge un rifle del suelo.

Incluso si lograron destruir al Water Strider debido a incontables coincidencias, su meta no es la destrucción de la zona base de mantenimiento.

Simplemente quieren escapar sanos y salvos.

Pero…

“¿¡…!?”

Mientras Quenser y los demás corren hacia la salida de la zona base, un soldado enemigo bloquea su camino. Está sujetando su rifle y lo apunta directamente hacia el pecho de Quenser. Los dos se observan en esa situación desesperanzadora. Quenser puede ver claramente una sonrisa apareciendo en el rostro del soldado.

Y después escucha un disparo.

Sin embargo, no provino del rifle del soldado.

La bala de un francotirador voló desde una distancia mucho más lejana y atravesó directamente el costado de la cabeza del enemigo.

El resto de los soldados enemigos se dan la vuelta sorprendidos en dirección de donde provino el disparo justo a tiempo para ver una cantidad increíble de misiles volando desde el exterior de la zona base. Los soldados enemigos no son los únicos sorprendidos por eso. Quenser y los otros dos han sido salvados por el fuego amigo desconocido, pero simplemente se quedan inmóviles debido a la incredulidad.

“En verdad vinieron… Es la unidad de Froleytia-san, ¿¡no es cierto!?”

“¿Qué demonios? ¡¡Parece ser que ese par de tetas gigantes obsesionada con Japón puede ser una comandante decente!!”

La zona base enemiga está repleta de instalaciones de mantenimiento y de radar para apoyar al Objeto. El resto de sus fuerzas no son más que unidades de infantería. No poseen tanques o tan siquiera vehículos armados.

Por otro lado, la armada de Quenser y los demás tienen un complemento entero de tanques y bombarderos de los que siempre se quejaban por no ser más que un gasto de impuestos. Incluso parecía que esas armas pasadas de moda nunca serían usadas, pero finalmente son capaces de mostrar su verdadero valor.

Varias explosiones se crean y los soldados enemigos son lanzados por el aire. Entre todo eso, Quenser sujeta la mano de la chica Élite y corre hacia la salida. Parece ser que el guardia ha sido eliminado por un obús.

Heivia corre a su lado mientras dispara su rifle de manera intermitente.

“Heh heh. ¡Hey, Quenser! Tendríamos que ser demasiado estúpidos como para morir después de haber llegado tan lejos, ¿¡no es cierto!?”

“Sí, Froleytia-san regresó porque creyó en nosotros. ¡¡Necesitamos vivir al menos para cmplir sus expectativas!!”

¿Sus superiores, quienes estaban huyendo, regresaron porque vieron la clara señal de victoria que era el Objeto explotando? ¿O sintieron algún tipo de responsabilidad después de escapar y abandonar a la chica Élite?

Mientras Quenser pasa por la salida de la zona base, desvía la mirada para ver el humo que se eleva desde la base.

La batalla ha terminado.

Ambos bandos perdieron su Objeto. Todo lo que queda son soldados normales para defenderse. Una vez que ha llegado a eso, hay una gran diferencia entre un ejército formado por soldados de mantenimiento y personal para los radares creados para una batalla entre Objetos y un ejército conformado por varios tanques y bombarderos pasados de moda.

(Soldados de carne y hueso destruyeron ese Objeto…)

El chico que llevó a cabo ese acto que ha revertido el conocimiento básico de la guerra observa la zona base enemiga en donde continúan las explosiones y disparos.

La chica Élite debe estar pensando algo similar porque abre la boca para hablar.

“…Esas personas deben vernos como monstruos del mismo nivel que un Objeto.”

“No es mi problema,” Heivia dice defensivamente mientras observa la zona base con el rostro cubierto de hollín. “Esto es la guerra. Ellos son los que nos enseñaron eso cuando ignoraron nuestra bandera blanca. Todos habíamos olvidado el peso de la palabra ‘guerra’ debido a los Objetos.”


Parte 17[edit]

La guerra se lleva a cabo en todo el mundo, pero al menos, la intensa pelea que se desarrolló en Alaska finalmente concluyó. Los Objetos de ambos ejércitos fueron destruidos y (algo extraño en esa época) una pelea entre soldados de carne y hueso comenzó. Al final, la unidad de Quenser y los demás salió victoriosa.

Quenser, Heivia, y la chica Élite regresaron de Alaska a su país de origen.

Todos eran de diferentes lugares, así que tomaron caminos diferentes después de dejar la zona base de mantenimiento. Sin embargo, tuvieron una última oportunidad para encontrarse.

Una ceremonia de premios especiales se llevó a cabo.

Aquel que salvó a su ejército de una situación desesperanzadora después de que su Objeto fuera destruido no fue un soldado profesional. Fue un simple estudiante que se encontraba con la unidad para estudiar los Objetos. La noticia de que unas personas de carne y hueso habían destruido un Objeto invencible se había regado por todo el mundo y fueron honrados con medallas.

Quenser se encontraba dentro de la sala de espera del salón de fiestas de un gigantesco hotel del tipo en el que nunca antes había puesto un pie. (La verdad había planeado en visitar algunos muchas veces después de volverse rico como un diseñador de Objetos). La sensación de la ropa formal poco común lo molestaba y continuamente ajustaba la posición de la corbata de alta calidad. Sin embargo, al ver a Heivia después de tanto tiempo lo hizo olvidar esa incómoda sensación.

“¿Pensé que supuestamente te convertirías en un noble? Nunca vi a alguien que se viera peor que yo en ropa formal.”

“Cállate. Perdí el gusto por este tipo de cosas mientras perseguía ciervos en Alaska. Y no se ven nada mal en ti.”

Sin embargo, él era de una familia noble, así que no se sentía intimidado por la atmósfera del salón de fiestas incluso si su ropa formal no se le veía bien. Su cuerpo no estaba innecesariamente tenso como el de Quenser.

“¿Entonces a qué campo de batalla te dirigirás después, Heivia?”

“¿Eres estúpido? Solamente estaba perdiendo el tiempo en una base militar para poder obtener suficientes logros para ser el sucesor de mi familia. Ahora soy conocido públicamente como una de las personas que destruyó un Objeto, no tengo necesidad de seguir con la milicia. Ahora puedo vivir el resto de mi vida cómodamente. …Aunque eso se escucha como si tuviera sus propios problemas.”

“Ya veo. Así que tomarás el camino de la ‘carrera exitosa’.”

“Tu harás lo mismo, ¿cierto? Escuché que el ejército se interesó en ti y te dio un derecho especial para revisar la base de datos del país. Ahora puedes ver los planos de tantos Objetos como quieras sin tener que salir al campo de batalla. Con tantos ejemplares para estudiar, tu velocidad de aprendizaje debe ser mucho más rápida que la de los que te rodean.”

Escuchando eso, Quenser se pellizcó una mejilla.

Aún no le parecía algo real, pero parecía que había tenido éxito en el inicio de su exitosa carrera.

“¿Qué está haciendo la princesa?”

“Bueno, un Élite que maneja un Objeto obviamente no puede abandonar las líneas frontales tan fácilmente. Para nosotros, destruir un Objeto fue suficiente milagro como para recibir reconocimiento público, pero para nuestra princesa Élite, es lo normal,” comentó Heivia, mostrando casualmente lo diferente que era el mundo en el que vivía la chica Élite.

Quenser pensó nuevamente en el peso que tenían que cargar aquellos que manejaban y peleaban con Objetos.

Mientras tanto, Heivia continuó hablando.

“Ella está esperando nuevas órdenes dentro de un Objeto mejorado desarrollado bajo la misma línea que su Objeto destruido en Alaska. Escuché que un Objeto así tardaría de tres a cuatro años en desarrollarse desde cero, así que parece ya había un plan para cambiarla al nuevo. …Bueno, ¿no crees que a esa princesa debe gustarle el campo de batalla si escogió por voluntad propia un lugar como ese para esperar?”

“Después de todo lo que vivimos, no puedo comprender cómo es que quiso regresar.”

“Tal vez es debido a todo lo que vivimos. Tal vez ella tomó esa oportunidad para pensar seriamente sobre el valor de las vidas de soldados como nosotros.”

De pronto, alguien golpeó la puerta de la sala de espera.

Una hermosa secretaria que trabajaba para un oficial militar de alto rango asomó su cabeza hacia la sala y les ordenó que se dirigieran al salón de fiestas porque las preparaciones para la ceremonia estaban completas.

Mientras dejaban la sala de espera y caminaban por el pasillo hacia el salón de fiestas, Quenser tuvo un pensamiento repentino.

“Oh, hey. ¿Recibiste un correo por parte de la princesa?”

“Idiota. Ese es otro derecho especial que sólo tú tienes. Después de todo, tú fuiste el primero que tomó un rifle y salió corriendo tras ella esa vez.”

“…Esperaba verla mientras nos encontrábamos aquí.”

“Bueno, tomaremos caminos diferentes una vez más después de la ceremonia de premiación, pero hagamos esto más como una celebración por nuestra separación y menos como un luto por separarnos.”

Abrieron las puertas dobles hacia el salón de fiestas y fueron recibidos por aplausos y los destellos de las cámaras. Guiados por la voz del líder de la ceremonia, Quenser y Heivia se dirigieron lentamente hacia el escenario en donde fueron felicitados por miembros distinguidos del ejército y les colocaron medallas alrededor de sus cuellos que probablemente eran más valiosas que las medallas de oro entregadas en los juegos Olímpicos.

Al final de la ceremonia, el líder se encargó de las últimas palabras.

“Ahora, una ronda de aplausos por estos dos que derrotaron a un Objeto sin la ayuda de un Objeto de su lado. Veámoslos dirigirse a su próximo campo de batalla mientras rogamos que sus estrategias especiales y eficaces puedan continuar beneficiando al mundo en el futuro.”

(… ¿Eh? ¿Qué acaba de decir este idiota?)

Mientras se encontraba en el escenario, Quenser observó frenéticamente a varios de los oficiales militares de alto rango, pero ellos simplemente estaban aplaudiendo con sonrisas claramente falsas en sus rostros.

Sus ojos estaban totalmente serios.

Los Objetos son el sinónimo de guerra. Una presión silenciosa se apoderó de Quenser advirtiéndole que los oficiales no tenían planeado dejar ir al tipo de soldados que podían destruir un Objeto y cambiar el curso de una guerra.

“(…Hey, escucha, héroe. Parece ser que esto no es una broma. Acabo de escuchar al gordo de ahí hablando. ¡Ya sé a dónde seremos asignados!)”

“(… ¿A dónde seremos asignados? ¿¡Ya ha sido decidido!?)”

“(… ¡Aparentemente, trabajaremos en conjunto con el Objeto de la princesa! ¡¡Parece ser que están pensando que, ya que logramos destruir un Objeto por nuestra cuenta, tal vez seamos capaces de dañar a un ejército enemigo más eficientemente si tenemos a un Objeto trabajando con nosotros!!)”

“(… ¿Estás hablando en serio? ¿¡Entonces tendremos que enfrentarnos a esos monstruosos Objetos otra vez!?)”

Mientras la inesperada fuerza de su relación con ciertas personas lo aturdía, Quenser bajó la mirada hacia la medalla colgando de su cuello.

(Por favor díganme que esto no terminará siendo algo equivalente a un ascenso póstumo.)


Capítulo 2: Tom Thumb Corre a través del Campo Petrolero >> Batalla para Evitar el Paso a través de Gibraltar[edit]


Parte 1[edit]

Una chica conocida como una Élite, quien es apodada ‘la princesa’ (aunque le guste o no) por su propio ejército, se encuentra dentro de un enorme puerto naval parecido a una zona base de mantenimiento.

La instalación para mantener al Objeto que ella maneja tiene que ser bastante grande para que quepa su tamaño de más de 50 metros. Si los antiguos diseñadores griegos que construyeron templos hubieran visto la gigantesca estructura, seguramente se hubieran quedado perplejos. El Objeto de la princesa, “Baby Mangum”, cabe perfectamente dentro de la estructura.

El Objeto está rodeado por pasarelas de mantenimiento y la princesa está sentada en el centro del propio Objeto.

En el centro de su cuerpo principal con forma esférica se encuentra la cabina del Objeto.

Para concordar con la figura del Objeto, la cabina también forma una esfera con un diámetro de 2 metros. El asiento es ergonómicamente aerodinámico, su forma fue ideada por una computadora para limitar la fatiga tanto como sea posible, e incluso tiene la funcionalidad de dar masajes para evitar cosas como las úlceras por presión.

La cabina en el centro del Objeto no tiene ventanas o parabrisas con los que observar el exterior a simple vista. Su visión hacia el exterior se lleva acabo únicamente a través de monitores trabajando al unísono con cámaras y sensores. Los monitores son curvados para concordar con el interior de la esfera y la chica Élite puede ver constantemente más de 300 ventanas con precisión y velocidad.

No sólo tiene un método de control.

La princesa usa su dedo índice para golpear levemente un aparato que lleva puesto similar a unos anteojos deportivos mejorados.

Es un ejemplo de un mecanismo de entrada que usa rayos infrarrojos para leer los movimientos de sus ojos, pero también tiene a su disposición un control similar a una palanca de un simulador de vuelo y varios botones similares a los de un teclado. Cualquiera de esos sistemas de control puede funcionar como el sistema principal y cualquiera puede funcionar como un sub-sistema.

Con tantos sistemas y derivados incontables tomando en cuenta las posibles combinaciones de los sub-sistemas, parece como si el simple hecho de aprender cómo usarlos pudiera confundirte. Sin embargo, un Objeto tiene el poder militar de una nación entera. Ser incapaz de pelear debido a una deficiencia en el sistema sería inaceptable, así que los pilotos Élite tiene al menos que leer el manual de manejo que es más grueso que una enciclopedia y muchos manuales más aparte de ese para poder asegurar que pueden usar cualquiera de los patrones derivados sin problemas y que pueden hacerlo en cualquier situación.

“…”

La princesa Élite suelta un pequeño suspiro dentro del Objeto que está reposando mientras es revisado.

El suspiro no se debe a que acaba de ver cuál será su siguiente misión y esté pensando sobre las familias de las personas a las que tendrá que matar. En vez de eso, sujeta un celular completamente ordinario en su mano. Para evitar un hackeo, el Objeto normalmente bloquea todas las señales del exterior a excepción de unos cuantos aparatos de comunicación independientes del resto del sistema, pero las barreras a través del largo pasillo similar a un túnel que va de la cabina al exterior están abiertas por motivos de mantenimiento.

La chica está mirando la pequeña pantalla del celular.

Ahí, se muestra un corto mensaje.

Es de su verdadero amigo a quien conoció en una base en Alaska y el cual fue a salvarla cuando se encontraba en grandes problemas.

“Heh heh.”

El contenido del mensaje realmente es corto y directo, pero a la princesa no le importa. Nunca se hubiera imaginado que la persona que lo envió pudiera significar mucho más que el mensaje transmitido por la misma.

“Heh heh heh heh. Heh heh heh heh heh heh.”

La chica comienza a tararear y a moverse de izquierda a derecha en su asiento como si bailara. Entonces estira su mano y accidentalmente golpea una palanca con el dorso de ésta.

Uno de los gigantescos cañones principales se mueve con un fuerte sonido metálico y está a punto de destruir una de las pasarelas. La princesa mueve la palanca frenéticamente hacia su posición original antes de que el cañón pueda lanzar a la anciana de mantenimiento como si se tratara de un home run.


Parte 2[edit]

“Quenser, la misión está por comenzar. Las comunicaciones personales está prohibidas, así que guarda tu celular hasta que tengamos tiempo libre nuevamente,” advierte Froleytia, la hermosa oficial superior de Quenser.

Quenser guarda rápidamente el celular en su bolsillo.

“La misión es simple,” comienza Froleytia dentro de un enorme avión de transporte mientras agita un largo broche para cabello estilo kanzashi que sujeta su cabello plateado. “El Objeto enemigo está intentando pasar por el Estrecho de Gibraltar, la entrada al Mar Mediterráneo. Debido al desastre que ocurriría si lograra hacerlo, debemos detener al Objeto antes de que logre cruzar el estrecho pero sin destruirlo. Eso es todo.”

“¿¡Eso es todo!? ¿Detenerlo sin destruirlo? Qué, ¿se supone que tenemos que darle un golpe que no sea mortal a ese monstruo?” Heivia se queja.

Froleytia debe saber que está pidiendo algo ridículo porque se encoge de hombros.

“Los altos mandos ordenaron eso seriamente. Parece ser que el Objeto está transportando una gran cantidad de petróleo crudo robado y quieren recuperarlo. Dicho eso, es una orden algo imprudente,” Froleytia dice tranquilamente. “Pero no te preocupes. Como comandante en escena, les daré órdenes más realistas. …El petróleo robado no importa, así que sólo detengan al Objeto antes de que cruce el estrecho. Si necesitan hacerlo explotar, con petróleo y todo, está bien. Eso es todo.”

“Yo diría que esa es una orden más imprudente. Esa cosa no es un oponente para soldados de carne y hueso…” Heivia murmura, pero parece que Froleytia no está dispuesta a comprometerse mucho más que eso.

Quenser se siente ligeramente mareado cuando se imagina la batalla que está por venir.

“…El Mar Mediterráneo. Supongo que es por eso que el color del camuflaje de nuestros uniformes fue cambiado a gris."

“Mira bien, Heivia. Los estudiantes de estos días comprenden rápido. Como un verdadero soldado, ¿puedes dejar que te supere de esa forma? ¿Hmm?”

“Bien, bien. Simplemente tengo que cambiar el patrón de camuflaje para mi rifle, ¿cierto? Dios, es como cambiar la cubierta de un celular.”

“¿Estás provocando a tu oficial superior, Heivia? Si es así, apresúrate y acércate.”

“Probablemente no querrás que lo haga. Creo que me excitaría más de lo que a ti te gustaría si pisaras mi entrepierna con esas delgadas piernas que tienes.”

Con esa respuesta, Heivia comienza a cambiar las partes de plástico reforzado. Mientras lo mira de reojo, Quenser le pregunta a Froleytia.

“¿Por qué estás aquí, Froleytia-san? ¿No fuiste asignada a Alaska?”

“No fui transferida aquí porque lo quisiera. Fueron esos altos mandos otra vez. Ya que ustedes y la princesa estarán trabajando juntos en esta misión, probablemente pensaron que lo mejor sería tener a la misma persona que en Alaska dando las órdenes. En serio, preferiría no estar cerca para su espectáculo.”

“¿Qué sucederá si el Objeto logra pasar por el estrecho? Dijiste que estaba transportando petróleo crudo que robó, ¿cierto?” Quenser pregunta en un intento de cambiar de tema.

Froleytia se encoge de hombros nuevamente.

“Nuestro país ha estado cortando las provisiones hacia la base enemiga por seis meses y eso haría de ese medio año un gasto total. Aparentemente, el Objeto enemigo viajando por el océano también puede excavar por su propio petróleo. Sin prestarle atención a las divisiones entre aguas internacionales y las aguas territoriales de otros países, ha estado excavando por petróleo, guardándolo dentro de sí mismo, y yendo de aquí para allá distribuyéndolo entre sus países aliados.”

“Así que es algo como un servicio de entrega para grupos terroristas patrocinados por el estado y sería beneficioso para el mundo si lo hundiéramos ahora,” Heivia dice y sus labios se curvan levemente.

Quenser menea la cabeza.

“¿El petróleo es necesario en un campo de batalla centrado en Objetos? Sus reactores son tipo JPlevelMHD, ¿cierto? Pensaba que esos funcionaban con algún mecanismo especial.”

“Eso es lo irónico. Entre más avanzada es la tecnología, más eficiente es usar cosas antiguas como el carbón.”

“Sí, pero para el JPlevel, el carbón es derretido para alterar su estructura antes de ser solidificado nuevamente. ¿Sabes cuánto tiempo se necesita para que se consuma? Una vez que introduces el combustible, no tienes que cambiarlo por cinco años.”

Ya que se están desviando del tema, Froleytia regresa la conversación a lo importante.

“El petróleo es utilizado por la zona base de mantenimiento, no por el Objeto mismo. Justo como la base que atacaron en Alaska, un Objeto no puede continuar funcionando si no recibe mantenimiento.” Ya que será incapaz de beber una vez que lleguen a la base, sorbe un poco de shochu fuerte. “La línea de meta está siendo colocada entre los dos lados del Estrecho de Gibraltar. Es una red con minas entretejidas a intervalos. Se supone que debe prevenir que la figura de acero entre, pero quién sabe qué tan efectiva será contra ese Objeto. Es por eso que el Objeto de la princesa entrará en la batalla y ustedes actuarán detrás de escena.”

“Se escucha como una zona cruel. Probablemente seré asesinado por balas perdidas más de 100 veces,” Heivia murmura.

Quenser mira a través de la pequeña ventana al costado de la nave. Puede ver el hermoso océano azul extendiéndose debajo de las nubes. Mientras lo observa fijamente, murmura unas cuantas palabras.

“Regresé, maldito campo de batalla.”


Parte 3[edit]

El enorme avión en el que viajaban Quenser y los demás aterriza en una pista en la playa, pero aparentemente, no es ahí en donde se encuentra la zona base a la que fueron asignados.

“…Tienes que estar bromeando. ¡Eso está justo en el medio!” Heivia se queja desde un bote militar con láminas de metal normales cubriéndolo y dos auto cañones en frente y atrás.

Quenser comprende los sentimientos de Heivia.

Una estructura similar a una plataforma de petróleo en mar abierto se encuentra casi en el mismo centro del Estrecho de Gibraltar. Es una isla de acero soportada por numerosos pilares. Aparentemente, es una base construida rápidamente que será usada para interceptar al Objeto enemigo que está intentando pasar por ahí.

Los pilares alcanzan los 50 metros sobre la superficie del agua y soportan una placa similar a un techo de 300 metros cuadrados. Debajo de eso, hay pasajes, escalinatas, y elevadores por todos lados.

Quenser voltea a ver a Froleytia.

“Así somos como un objetivo gigante. Si sabemos que esa cosa viene hacia acá, ¿por qué no llamamos a la fuerza aérea en vez de esperar a que llegue?”

“Eso no funcionará contra un Objeto. Tu estudio sobre su diseño debe haberte dicho todo eso. Los Objetos son sinónimo de guerra. Para detener a ese monstruo que se dirige al Estrecho de Gibraltar, tuvimos que construir una zona base para el Objeto de la princesa.”

Quenser comprende bien eso, simplemente no quiere pelear.

De cualquier forma, tener que trabajar en un lugar tan peligroso no es algo que una persona pueda soportar fácilmente. Si el Objeto bombardea la zona base, sus cadáveres nunca regresarán a la superficie.

Quenser mira alrededor y puede ver otras estructuras similares a plataformas petroleras en el océano.

“No son plataformas petroleras. Esta área no es un buen lugar para excavar,” Froleytia responde cuando el chico menciona su primera impresión. “El petróleo usado para mantenimiento es reunido de áreas cooperativas alrededor del mundo y guardado en tanques en el fondo del océano.”

“…Así que estamos haciendo lo mismo que ellos. Eso en verdad destruye mi motivación para pelear,” Quenser comenta.

Mientras tanto, Heivia desembarca y sube por la escalera metálica hacia la parte superior de la zona base. Por supuesto, no tiene pensado subir 50 metros usando la escalera. Se dirige a un área abierta en donde se encuentra un elevador de trabajo.

Quenser lo sigue.

“Hey, ¿por qué estás tan motivado?”

“Parece ser que los altos mandos esperan mucho de nosotros. Por lo que escuché, nos han suministrado trajes especiales del ejército.”

“Esas cosas quedarán en un estado peor a cenizas si llegan a ser alcanzadas por un disparo del Objeto.”

“Pero el traje especial tal vez evite que quedemos destrozados por una explosión, ¿cierto? Ser asesinado por el blindaje de tu aliado sería una de las formas más patéticas de morir.”

Llegan a una enorme plataforma metálica a 10 metros sobre la superficie del agua. El área mide más de 100 metros de ancho y se extiende por unos 30 metros. Ya que hay varias grúas estirándose hacia el agua como si fueran cañas de pescar, debe ser un área para cargar y descargar materiales de las embarcaciones de transporte. En el muro del otro lado de las grúas, un número de elevadores para mover contenedores enteros hacia arriba y abajo están preparados. Los elevadores son igual de amplios que un 3LDK familiar, pero tienen un número mínimo de rieles.

Hevia corre por el amplio espacio antes de detenerse en el centro y estirar completamente los brazos. Pareciera como si estuviera intentando llamar a un OVNI.

“Llegar a una base así de grande realmente levanta los ánimos, ¿cierto?”

“…Llenar mi mente con conocimiento que no pueda ser usado para una tesis es un desperdicio de espacio.”

“¿Aún actúas como un estudiante de campo de batalla? Te graduaste de ese camino en Alaska, ¿recuerdas? Una vez que has pasado eso, no tiene nada de malo vagar sin hacer nada el resto del tiempo, ¿cierto?”

“Tu cerebro es como un músculo, así que necesitas rehabilitarlo si dejas de utilizarlo. No quiero de pronto percatarme que no sé otra cosa más que cómo hacer explotar cosas.”

Mientras conversan, Froleytia mueve una mano en su dirección.

“Hey, no estamos aquí para jugar. Vayan a guardar sus cosas a sus casilleros y vayan a sus estaciones. Escuché que los altos mandos estarán viendo esto, así que cualquier error les dará una mala impresión sobre ustedes.”

“Así es. Y los explosivos que nos suministraron fueron cambiados de C4 a Hand Axe, ¿cierto? Esa cosa es más valiosa por gramo que el platino.”

“Aún así, no le hará un solo rasguño al blindaje de un Objeto,” Quenser responde al recordar cuál es su misión.

Entonces le susurra a su compañero cerca de él.

“(…Hey, ¿en verdad crees que esto funcionará de alguna forma? No es normal que personas como nosotros enfrentemos cara a cara a un Objeto. Las coincidencias milagrosas no continuarán sucediendo…)”

“De hecho, sí creo que esto funcionará.”

Los ojos de Quenser se abren exageradamente ante las sorpresivas y tranquilas palabras de Heivia.


Heivia se encoje de hombros.

“Después de todo, no seremos sólo nosotros esta vez. Tendremos el Objeto de la princesa. La batalla Objeto vs Objeto será el evento principal y nosotros sólo tendremos que ayudar de vez en cuando y tras bambalinas para poder darle a la princesa tanta ventaja como podamos. La princesa se encargará de todo lo demás. No será igual que en Alaska que tuvimos que enfrentarnos a ese Objeto ridículamente grande sin un Objeto de nuestro lado.”

“¿Estás… seguro?”

“Sí, mira.”

Heivia señala más allá de la enorme plataforma metálica de la zona base y hacia el océano.

Instalaciones similares a la base se encuentran ubicadas ahí y allá por todo el océano. No son simplemente unas veinte o treinta zonas base las que cubren el área del estrecho en línea recta a intervalos. Se ve más como un área repleta de plataformas petroleras en mar abierto.

“Tal vez estén construidas rápidamente, pero hay cerca de 30 instalaciones de mantenimiento para Objetos aquí. Incluso si una o dos fueran atacadas, estaremos preparados para mantener al Objeto de la princesa funcionando. No es normal gastar tanto dinero en esto y no permitirán que unas instalaciones en las que invirtieron tanto dinero sean fácilmente destruidas. Los altos mandos deben tener un plan para evitar que eso suceda. Y eso también eleva nuestras probabilidades de sobrevivir.”

Eso en verdad le permite a Quenser ver la situación más positivamente.

Si no fueran otra cosa más que peones de sacrificio, los altos mandos militares no hubieran gastado tanto dinero de su presupuesto. Además también tienen al Objeto de la princesa. Tomando en cuenta lo sucedido en Alaska, no pueden simplemente dejarle todo a ella, pero sigue representando una enorme diferencia. Al menos, una pelea entre Objetos es más equilibrada que la alternativa de un solo lado.

El trabajo de ambos chicos es ofrecerle ayuda a la chica.

No tienen que enfrentar al Objeto cara a cara.

Simplemente tienen que ayudar a la princesa desde detrás de la escena y preparar las condiciones necesarias para su victoria.

Si eso es todo, realmente es posible que lo logren.

Una sonrisa aparece naturalmente en el rostro de Quenser y voltea a ver a su compañero.

“En ese caso, deberíamos estar bie-…”

Antes de poder terminar de hablar, la zona base más cercana a la suya explota repentinamente.

El sonido explosivo llega levemente después de la información visual.

Como si fuera un castillo de cartas siendo golpeado por una mano, la zona base colapsa debido al impacto horizontal y se hunde en el océano. Esa base se encontraba a unos 200 metros de distancia, pero la onda de impacto de la explosión derriba a Quenser y a Heivia. Pequeños fragmentos similares a cables comienzan a caer sobre ellos como lluvia.

“¿¡Qué… demonios!? ¿¡No fue construida para resistir!?” Heivia grita mientras hace una mueca debido al dolor en sus oídos.

“¡Idiota! ¡No intentes evadir la realidad frente a ti! ¡¡Tuvo que haber sido un Objeto!!”

Quenser cayó de espalda, así que gira para apoyarse sobre su abdomen y usa sus binoculares para ver hacia el horizonte.

Localiza una figura similar a una montaña.

Observa la esfera gigante de blindaje similar al de un refugio nuclear rodeando un reactor que es característico de los Objetos así como incontables armas saliendo de la figura. Las armas principales de ese Objeto son cañones de riel. Aparentemente, pueden lanzar misiles de unos cuantos metros de longitud casi a una velocidad de Mach 10. Su poder destructivo ya ha sido demostrado. Uno de ellos ha borrado del mapa una zona base completa con un solo disparo.

Además de eso, ese Objeto no tiene solamente una esfera gigante con un reactor en su interior.

Tiene tres.

Cada esfera está acomodada de tal manera que forman un triángulo equilátero y partes blindadas en línea recta conectan las tres esferas. Hay olas formándose cerca del Objeto gracias a que los flotadores especiales con forma de A del Objeto y motores de amortiguación en su parte inferior le permiten flotar sobre el agua.

El Objeto se especializa en batallas navales. Es conocido como “Tri-Core”.

En cuanto Heivia localiza esa enorme figura que se encontraba en los documentos militares, comienza a gritar sus dudas.

“¡¡Espera, espera, espera, espera!! ¿¡Co-cómo puede tan siquiera moverse esa cosa!?”

Heavy Object v01 168.png

“¡¡No lo sé!! ¡¡Probablemente sea algún tipo de combinación usando aire para hacerlo flotar como un aerodeslizador y un jet acuático o algo así!! ¡¡Para algo así de grande, no me sorprendería que tuviera varios métodos de propulsión!!”

Sin prestar atención a esos dos chicos, el Objeto apunta su gigantesco cañón de riel que parece un poste de acero en su dirección.

No lanza ningún aviso o amenaza.

Con un impresionante estruendo, las zonas base acomodadas en línea recta a través del océano son destruidas horizontalmente una por una.

Heivia se cubre los oídos y grita por sobre las ondas de impacto.

“¡Maldición, ¿somos los premios de un juego de puntería en un carnaval o algo así!? ¿¡Qué sucedió con la red de minas que fue colocada!?”

“¡Los explosivos normales no le harán nada! ¡¡Seguramente ya te habías percatado de eso!!”

Quenser desvía los binoculares a una dirección diferente.

Sólo han pasado 60 segundos desde el primer disparo y casi la mitad de las zonas base han sido hundidas. Eso significa que las está destruyendo en un promedio de cada cuatro segundos.

(¿En dónde está el Objeto de la princesa? ¡No me digas que fue destruido junto con alguna de esas bases!)

Quenser comienza a sentirse nervioso.

“¿¡Hey, qué haremos!? ¡Fuimos muy inocentes! ¡Un Objeto no es algo con lo que estaremos a salvo incluso si no lo enfrentamos directamente! ¡¡Estar cerca de una pelea entre Objetos es suficiente para que termines envuelto en una explosión!!”

“No, espera. ¿¡Por qué el Objeto de la princesa no ha contraatacado!?”

Aún boca abajo, Quenser revisa los alrededores con sus binoculares, pero no ve señales del otro Objeto gigante.

Es en ese momento cuando Froleytia les llama mientras observa al Objeto en el océano con expresión irritada.

“¿¡Qué!? ¿¡No lo escucharon!?”

“No me gusta el sonido de eso…”

“¡La princesa se encuentra en una zona base similar a un puerto en tierra y los flotadores de su Objeto están recibiendo mantenimiento para una batalla naval! ¡Aparentemente, comenzaron a revisarlo mientras cruzaban el Atlántico, así que su llegada fue retrasada! ¿¡Por qué creen que rentamos el avión de transporte para traerlos aquí tan rápido!? Ya que nuestra Cenicienta es un poco relajada en cuanto al tiempo, tardará un poco antes de llegar. ¡¡Ya que ustedes dos son el único método para oponernos a un Objeto sin tener uno nosotros, los altos mandos quieren que lo dañen para que la princesa pueda acabar fácilmente con él una vez que llegue!!”

“No, a la mierda con eso,” Heivia responde, traspasando por un momento los límites de jerarquía en el ejército. “No hay forma en la que podamos hacer algo por nuestra cuenta. ¡¡No hay nada que podamos hacer sin un Objeto!! ¡¡Dejen de bromear e icen la bandera blanca!! ¿¡No dijiste en Alaska que las guerras en esta era no son del tipo en el que se arriesga todo!?”

“Es mi decisión cuándo podamos rendirnos y evacuar el área. Esta vez, nuestras líneas están colocadas de tal forma que bloquean el camino enemigo. Incluso si alzáramos la bandera blanca, el enemigo pasará por nuestras líneas para continuar con su misión. Ya sea que nos rindamos o no, el Objeto aún necesitará destruir nuestras zonas base para pasar a través del Estrecho de Gibraltar. …Para decirlo de otra forma, la situación no nos permite rendirnos.” Sin reprenderlos, Froleytia continúa hablando con expresión humilde. “Además, los altos mandos no me dieron el código inalámbrico para la bandera blanca esta vez. Parece ser que quieren que evitemos el paso del Objeto incluso si terminamos en mil pedazos en el proceso.”

“¿¡…!?”

“Así que intenten detenerlo como si su vida dependiera de ello… porque así es. Por eso les suministraron los Hand Axe a pesar de ser más caros que el platino.”

“¡¡Como si pudiéramos hacerloooooooooooooooo!!”

“¡¡Como si pudiéramos hacerloooooooooooooooo!!”

Quenser y Heivia gritan con todas sus fuerzas y corren ignorando sus órdenes. Se dirigen a la superficie del océano extendiéndose más allá de las grúas similares a cañas de pescar. Se encuentran a unos 10 metros de altura, pero saltar será más seguro que ser el objetivo del Tri-Core enemigo.

“¡¡Hey, esperen un mi-…!!”

Froleytia comienza a llamarlos, pero antes de que pueda terminar, se percata de que el Tri-Core está apuntando uno de sus cañones de riel en su dirección. Su expresión cambia totalmente y salta de la zona base después de Quenser y Heivia. Inmediatamente después, la gigantesca zona base es destruida completamente por el gigantesco Objeto.


Parte 4[edit]

Quenser y Heivia terminan en el océano.

Los restos tanto grandes como pequeños de la base se encuentran por todos lados, ensuciando el agua. La escena es similar a los árboles caídos y otras plantas apilados en la boca de un río después de haber pasado un tifón. Sin embargo, la zona base de mantenimiento estaba construida con acero y concreto, así que los restos regados por la superficie se hunden hacia las profundidades.

Quenser y Heivia patalean en un intento desesperado por mantener sus cabezas sobre la superficie, pero sus uniformes militares se sienten algo pesados después de absorber tanta agua. También llevan kilogramos de explosivo plástico y rifles, así que no es lo mismo que nadar utilizando un traje de baño. Se siente como si una mano invisible estuviera sujetándolos de las pantorrillas.

“¡¡Uuehh… maldición… voy a morir!! ¡Nos dejamos llevar! ¡¡Nunca más regresaré a un campo de batalla en el que participe un Objeto!!” Quenser grita mientras está a punto de hundirse.

Cerca de él, los movimientos de Heivia se ven como un punto medio entre estar nadando y ahogándose.

“¡A este paso, seremos aplastados por los restos de la base cayendo sobre nosotros incluso si el Objeto no nos dispara! ¿¡En dónde están los trajes especiales que nos suministraron!?”

“¡Ahora mismo, supongo que en el fondo del océano! ¿¡Qué te parece si te sumerges unos 300 metros y vas por ellos!?”

“¿¡Nos dieron trajes que nos harían hundirnos como rocas para una batalla en el océano!? ¿¡Los altos mandos intentaban deshacerse de nosotros después de obtener lo que querían!?”

“Lo más importante, ¿no deberíamos intentar alejarnos tanto como sea posible de la base? Los tanques de petróleo están en el fondo del océano con tuberías extrayendo lo necesario para el mantenimiento, ¿cierto? ¡¡Los mecanismos de seguridad debieron activarse para evitar que el petróleo crudo escape de las tuberías rotas, pero quién sabe cuánto puedan resistir esos mecanismos contra un ataque de ese Tri-Core!!”

“¿¡Entonces habrá una fuente de color negro seguida de un mar de fuego, literalmente!? ¿¡Quién demonios dio permiso para esta horrible misión!?”

Mientras Heivia se queja, se hunde debajo de la superficie una vez más e intenta frenéticamente regresar. Una vez que su cabeza se encuentra sobre la superficie nuevamente, la sacude como un perro mojado.

“Mierda, no resistiré demasiado. M-me estoy hundiendo… Puedo deshacerme de los explosivos, ¿cierto?”

“¿¡Y reducir tu 1% de probabilidad de sobrevivir a 0%!?”

“¿¡De qué nos servirá esa chatarra!? ¡Incluso si la colocáramos adecuadamente, no dañará el blindaje! ¡¡Y ni siquiera podemos acercarnos en esta situación!!”

“Es cierto… Acercarnos será un verdadero problema, pero… ¡¡gyaaahhh!! ¡¡Viene hacia acá!!”

Quenser grita y Heivia desvía la mirada hacia el horizonte con expresión sorprendida.

El Tri-Core tal vez juzgó que su victoria estaba asegurada ahora que ha destruido la mayoría de las zonas base con sus cañones de riel gigantes (o se siente aliviado de que no apareció ningún otro Objeto) porque se aproxima mientras dispara de manera intermitente.

Su velocidad es de unos 200 km/h.

(¿Simplemente intentará pasar por el estrecho?)

Justo cuando Quenser piensa eso, escucha a Froleytia gritando en su dirección sólo con su cabeza sobre el agua.

“¡¡Hagan algo!! ¡Si logra pasar, llevará el petróleo a la zona base enemiga! ¡¡Si no quieren eso, deténganlo!!”

“¿¡A quién le importa eso ahora!? ¡¡Si por mi fuera, incluso les llevaría algo de aceite para cocinar!!”

“¡¡Si ese petróleo llega ahí, el área de mantenimiento del Objeto comenzará a funcionar nuevamente!! ¡¡Si eso sucede, un Objeto mucho peor que fue detenido debido a la falta de mantenimiento se le unirá!! ¡El Mediterráneo quedará atrapado en un infierno mucho peor!”

“¡¡Ah, dame un jodido descanso!! ¿¡Crees que me quitarían de mi cargo si le disparo a nuestra oficial superior justo en la cabeza!?”

Heiva hace ese comentario con una expresión totalmente seria en el rostro, pero Quenser tiene cosas más importantes de qué preocuparse.

“¡Hey, esto es malo! ¡¡El Tri-Core viene hacia acá!!” grita con una mirada mucho más seria reflejada en sus ojos.

“¡¡Por supuesto que lo es, héroe!! Está intentando pasar por el estrecho, ¿recuer-…?”

“¡¡No!! ¡¡Está siguiendo una ruta que nos aplastará directamente!!”

“¡¡Ah, no puede ser!! ¡¡Tienes que estar bromeando!!” Heivia, grita, pero desafortunadamente, Quenser no está bromeando.

El Tri-Core con sus tres reactores se ha percatado de que una zona base aún mantiene su forma básica incluso después de haber recibido 2 o 3 disparos de su gigantesco cañón de riel y ahora parece acercarse para disparar a quemarropa. Su enorme figura se aproxima, sin prestarle atención a Quenser y los demás que patalean en el agua.

Por supuesto, un cuerpo humano sería totalmente aplastado si fuera golpeado directamente por esa monstruosa figura.

El Tri-Core parece flotar usando los mismos métodos que un aerodeslizador que libera aire hacia abajo, pero se necesita tanto para mantener ese cuerpo gigante a flote que solamente está flotando entre 30 y 50 cm sobre la superficie. Quenser y los demás serían golpeados con seguridad mientras se encuentran en el agua en su camino y el impacto del viento que mantiene las cientos de miles de toneladas flotando podría destrozar fácilmente el cuerpo humano.

A ese paso, serán hechos puré y comidos por los pulpos.

Los ojos de Heivia se abren exageradamente mientras ve al Tri-Core abriéndose paso por una ruta preestablecida.

“¡¡Tenemos que apartarnos!!”

“¡Idiota! ¡¡Es imposible que podamos nadar tan rápido!! ¡El Tri-Core mide más de 150 metros de ancho! ¡¡Ni siquiera un medallista de oro en las Olimpiadas podría esquivarlo!!”

“¡¡Entonces dime, futuro erudito!! ¿¡Cómo se supone que sobreviviremos a esto!?”

Incluso mientas se gritan entre ellos, el Tri-Core continúa avanzando a una velocidad increíble.

Los alcanzará en menos de 30 segundos.

(¡¡Si no podemos escapar hacia la izquierda o hacia la derecha, la única opción es…!!)

Quenser nada hacia un bote salvavidas cercano a punto de hundirse.

Viéndolo, Heivia grita, “¿¡En serio crees que una lancha barata puede superar a un Objeto creado para batallas navales!?”

“¡No, idiota! ¡¡Ponte esto!!”

Quenser lanza algo que se encontraba dentro del bote salvavidas hacia Heivia y Froleytia. Es una lata del tamaño de un rociador para cabello y una máscara transparente para cubrir la nariz y la boca.

“¿¿Un tanque de oxígeno?”

“¡¡Pónganselo y sumérjanse!!” Quenser dice mientras se coloca su propia máscara transparente y señala hacia abajo. “¡¡El Tri-Core viaja sobre el agua con flotadores gigantes y un motor de amortiguación!! ¡¡En ese caso, no debería llegar debajo de la superficie!!”

“¿¡…!?”

Parece que Heivia y Froleytia intentan dar algún tipo de reacción, pero Quenser no tiene tiempo para escuchar.

El extremo del Tri-Core se ha aproximado peligrosamente a ellos mientras viaja a casi 200 km/h. Ya que viaja a una velocidad tan alta, crea enormes olas con forma de V. Aunque la propia nave está flotando, el intenso viento proyectado hacia abajo afecta la superficie del agua. Incluso si por algún milagro lograran escapar al costado del Tri-Core, esas olas serían suficientes para ahogarlos.

“¡¡Mierda!!”

Quenser se sumerge bajo la superficie sin tener tiempo para revisar si su máscara funciona correctamente.

Los gruesos flotadores del Tri-Core pasan por encima, apenas sin tocarlo. El intenso viento perturba la superficie del agua con gran fuerza, pero esa enorme furia no alcanza a Quenser debajo de la superficie.

(Hoo, lo logré de alguna fo-…)

Justo cuando Quenser suelta un suspiro de alivio, algo casi hace que su respiración se detenga.

El cuerpo principal del Tri-Core utiliza fltadores gigantes y un motor de amortiguación para flotar casi perfectamente sobre la superficie del agua.

Sin embargo, algo parecido a un poste de acero se proyecta directamente hacia abajo a partir de cada uno de los reactores esféricos. Son anclas retráctiles como bastones de policía. Su peso asegura que el Objeto gigante no se incline hacia los lados.

El cuerpo principal del Objeto pasa sobre la cabeza de Quenser, pero una de las anclas del tamaño de un poste se dirige directamente hacia él.

“¿¡…!?”

Quenser nada inmediatamente a un costado en un intento por esquivarla, pero el Tri-Core ejecuta un movimiento al mismo tiempo. Tal vez esté ajustando su puntería, pero hace un giro en sentido de las manecillas del reloj como alguien deslizando sus pies sobre el suelo para dar vuelta. Su velocidad se reduce considerablemente, pero la gigantesca ancla casi parece corregir su trayectoria hacia Quenser como si fuera un arma guiada.

(¿¡¡Ooooooooooooohhhhhh!!?)

En ese instante, no puede idear ningún plan o truco. Quenser simplemente mueve sus brazos y piernas frenéticamente para intentar alejarse tanto como sea posible. Sin embargo, su pequeño cuerpo humano sólo gira en el agua como una hoja siendo llevada por el viento.

“¿¡Cof!?”

El ancla no logró golpearlo.

Si lo hubiera hecho, su cuerpo ya no podría ser reconocido como uno humano.

Apenas logró esquivarla, pero el agua arremolinada agitada por la impresionante masa del ancla hizo que el cuerpo de Quenser comenzara a girar.

(Pero al menos logré evitar-…)

Quenser logró mantenerse con vida milagrosamente, pero aún no puede sentirse aliviado.

Algo sujeta su pierna repentinamente.

“¿¡…!?”

Un dolor tan intenso recorre su pierna que piensa que se ha dislocado el tobillo, pero en realidad no es algo tan serio. Aún así, la conciencia de Quenser comienza a fallar. Lo que sea que haya capturado su pierna comienza a arrastrarlo por el océano a unos 50 km/h.

(¡¡Cof cof!! Maldición. ¿¡Me atoré con alguna parte del Tri-Core!?)

Quenser mira hacia su tobillo que resiente un fuerte dolor y su expresión se vuelve más amarga.

Algo similar a una red metálica está enredada con una de las anclas y una parte se ha enredado también con la pierna de Quenser. No parece una red usada para pescar. Eso queda mucho más claro cuando Quenser mira alrededor y se percata de una pequeña esfera metálica cerca de ahí. Es del tamaño de una de esas enormes esferas usadas en los festivales deportivos y su superficie metálica tiene algo parecido a espinas cubriéndola.

La expresión de Quenser se tensa por completo al verla bien.

(… ¿¡Una mina!?)

Recuerda que Froleytia dijo que una red cubierta con minas había sido colocada a lo largo del Estrecho de Gibraltar para obstruir el paso del Tri-Core. El Objeto usó su figura gigante para pasar a la fuerza por la red y ha estado arrastrándola desde entonces.

Algo como esa mina no podría destruir al Objeto.

Pero si detonara ahí mismo, podría destruir a Quenser.

(Maldición ¡¡No me permitiré ser asesinado por la trampa de mi propio equipo!!)

Tal vez para apuntar su cañón de riel con más precisión, el Tri-Core deja de moverse, su motor de amortiguación se debilita, y se detiene sobre la superficie del agua utilizando únicamente sus flotadores.

Quenser usa esa oportunidad para enroscarse y alcanzar su tobillo. Sin embargo, está tan enredado que no puede liberarse. Comienza a sentirse nervioso, pero entonces la mano de alguien más aparece desde el costado.

(¿¡…!?… ¡¡Heivia!!)

Aparentemente, su compañero también quedó atrapado en la red. Heivia parece intentar decir algo, pero la máscara de oxígeno y el agua de mar evitan que su voz llegue hasta Quenser.

Heivia usa sus manos con una habilidad sorprendente y libera la pierna de Quenser de la red, pero sujeta el brazo de Quenser cuando éste intenta ser arrastrado por la corriente de agua.

El Tri-Core se encuentra casi totalmente detenido y está disparando su cañón de riel. Está destruyendo por completo una zona base que ya ha perdido casi toda su forma original y cuyos soldados ya han saltado al agua.

Mientras su atención se encuentra en otro lado, ellos podrían escapar del Tri-Core si simplemente se soltaran de la red. Sin embargo, Hevia continúa sujetándola.

(¿…?)

Quenser se siente confundido, pero también sujeta la red como si fuera una escalera. Simplemente no puede deducir qué es lo que Heivia está pensando. El otro chico parece intentar explicarlo, pero Quenser no puede escucharlo en el agua.

Después de un rato, Heivia se percata de que sus esfuerzos no sirven de nada y simplemente señala hacia arriba con una mano mientras mantiene la red sujeta con la otra.

Lo que esa seña indica es simple.

Parece que se ha detenido el aire del motor de amortiguación, así que aprovechemos esta oportunidad para abordar el Tri-Core antes de que acelere nuevamente.


Parte 5[edit]

Quenser y Heivia suben por la red que parece un juego de parque y finalmente llegan a la superficie.

Los enormes flotadores del Tri-Core forman algo similar a una A. Se encuentran en el área central en donde la superficie del agua se ve como un estanque de peces.

Heivia retira su máscara de oxígeno y comienza a escupir las maldiciones que no logró hacer llegar dentro del agua.

“¡Carajo! ¡Estoy todo pegajoso! ¡¡Parezco un perro mojado!! ¿¡En qué pensabas cuando dijsite que estaríamos a salvo si nos sumergíamos!? ¡¡Casi me muero!!”

“¡Me pediste cómo sobrevivir, no cómo mantenerte seguro! De cualquier forma, ¿¡en dónde está Froleytia-san!?”

“¿Por qué habría de saberlo? Probablemente esté flotando por ahí,” Heivia dice despreocupadamente mientras mira alrededor. “Llegar a la superficie es genial y todo, pero, ¿cómo se supone que llegaremos a la cubierta del Tri-Core?”

“Hay una escalinata de mantenimiento por allá.”

“¿¡…!?” ¡Ah, mierda! ¡¡Apresúrate, Quenser!! ¡El Tri-Core ha terminado su práctica de tiro y está comenzando a moverse otra vez! ¡¡Seremos hechos pedazos por el impacto del aire del motor de amortiguación!! ¡¡El viento que eleva a este monstruo de seiscientas toneladas está a punto de ser expulsado!!”

“¡¡Mierda!! No estará pensando en dirigirse directamente a algún país enemigo, ¿¡cierto!?”

“¿¡Cómo diablos podría saberlo!? ¡Sólo comienza a subir! Esas anclas continúan siendo un peligro. Sus extremos retráctiles funcionan tanto como un tubo de succión para absorber agua para el jet acuático como para drenaje. ¡¡Si ese enorme pilar se retrae cerca de la superficie, seremos absorbidos!!”

Y así Quenser y Heivia suben por la escalera instalada al costado del gigantesco flotador que tiene más de 5 metros de grosor y llegan a la cubierta del Tri-Core.

El flotador que mantiene al Objeto sobre la superficie mide más de 20 metros de ancho y unos tanques cilíndricos que parecen algo sacado de un complejo industrial se encuentran instalados junto a ellos.

“…El Tri-Core puede excavar por petróleo, ¿cierto?”

“Colocaré los Hand Axe, ¿pero en verdad crees que será suficiente para hundir el Tri-Core?” Quenser pregunta con expresión dubitativa incluso mientras inserta un fusible en el explosivo. “En Alaska, logramos hacer explotar al Objeto desde el interior al colocar los explosivos dentro de las partes en la zona base enemiga, pero ni siquiera sabemos a qué hora necesite mantenimiento nuevamente el Tri-Core.”

“Hey, mira eso,” Heivia dice mientras retira su rifle de la cinta para el hombro.

Los rifles modernos no se arruinan simplemente por meterlos al agua.

“¿…?”

Quenser desvía la mirada en la dirección que Heivia indica con su barbilla y ve uno de los otros flotadores. Como se explicó previamente, los flotadores del Tri-Core forman una A y diferentes instalaciones se encuentran construidas en otro lado. Un bloque tiene enormes grúas para excavar por petróleo y un bloque se encuentra repleto con gigantescos almacenes similares a los que se encuentran normalmente en un puerto.

Quenser observa las áreas que parecen estanques creadas por la forma de los flotadores.

“… ¿Grandes almacenes? Ya veo. ¡¡El Tri-Core tiene su base de mantenimiento construida en sí mismo!! De esa manera no tiene que proteger una debilucha zona base estilo flota. ¡¡Con los tres reactores, incluso puede hacer algo así!!”

“¡No, eso no!”

“¿Hah?”

“¡Soldados enemigos! ¡¡Esos edificios incluyen un paquete completo de soldados armados con pistolas automáticas!!”

Mientras Heivia habla, sujeta a Quenser del brazo y lo arrastra hasta un lugar para cubrirse.

Escuchan disparos y las chispas comienzan a saltar del flotador a sus pies y de los paneles de metal que están utilizando para protegerse.

“Espera un segundo. ¿¡No estamos detrás de un tanque de combustible!?”

“¡¡No hay otro lugar para cubrirnos!! ¿¡O prefieres ir a caminar en la parte despejada del flotador!?”

La docena de soldados del Tri-Core parece haberse percatado de lo que Heivia y Quenser utilizan para protegerse ya que sus disparos se vuelven más cuidadosos y esporádicos. No utilizan ningún tipo de granada.

Heivia alza su rifle desde detrás del tanque de combustible y regresa el fuego rápidamente, sólo dos o tres disparos.

“¡¡Hey, hay que rodear el flotador y dirigirnos al área de mantenimiento!!”

“¿Y hacer lo mismo que en Alaska? ¿¡Pero cuándo recibirá mantenimiento el Tri-Core!? ¡¡Si no lo necesita por tres días, estaremos atrapados intentando escapar por todo ese tiempo sin descanso!!”

“¡¡Entonces busca una debilidad!! ¡¡Tenemos que encontrar alguna manera de aprovechar esta oportunidad y dañar esta cosa de alguna forma!!” Heivia dice mientras continúa jalando el gatillo, pero los disparos se detienen repentinamente.

“¿¡Qué sucede, se atascó!?”

“¡¡Cállate, voy a arreglarlo!!”

Heivia se protege por completo y retira la cubierta de su rifle. Solamente tiene que sacar la bala atorada y reemplazar la cubierta para que el arma pueda funcionar nuevamente, pero…

De pronto, el suelo comienza a temblar.

Parece ser que el Tri.Core está girando en sentido de las agujas del reloj y los dos chicos casi son lanzados y caen al suelo. Ya que Heivia se encontraba en medio de la reparación de su rifle, las pequeñas partes de metal y tornillos se diseminan por la superficie del flotador.

Una expresión realmente molesta aparece en su rostro.

“… ¿Puedo llorar?”

“No te desanimes. ¡¡Sólo recógelas!! ¡¡Mira, ya se dieron cuenta de que algo anda mal para nosotros y están incrementando sus disparos!!”

Sin embargo, unas cuantas de las partes se cayeron del flotador hacia el océano, así que no puede hacerse nada para reparar el rifle. Heivia lanza el rifle ahora inservible a un costado y saca su pistola de reserva para responder al fuego.

“Hey, ¿¡ya sabes en dónde colocarás los explosivos!?”

“Dame un segundo. Estoy usando mi aparato móvil para acceder a la base de datos militar.”

“Y yo que pensaba que la opción a prueba de agua era lo único bueno que tenía porque así puedes navegar por internet en la ducha.”

“Si hicieras eso te quedarías ahí por mucho tiempo y el calor del baño te afectaría. Eres un analista, ¿cierto, Heivia? ¿Ayudaste a dibujar diseños generales de Objetos enemigos a partir de observaciones a distancia? Tal vez seas capaz de encontrar alguna debilidad si miras esto.” Quenser mira la pequeña pantalla del aparato. “¡Ah, vamos! ¡La señal es terrible! Tal vez mejore si vamos hacia allá…”

“¡¡Espera, idiota!! ¡¡Eso es en medio del fuego enemigo!!”

Cuando Heivia lo jala frenéticamente, Quenser regresa a sus cinco sentidos.

“Ah, supongo que realmente no tenemos tiempo para revisar este diagrama.”

“Qué, ¿no quieres también que te preparen un café con wi-fi gratis en medio del campo de batalla?”

“De hecho, puede ser que el Tri-Core en verdad tenga una cafetería en algún lado,” Quenser responde seriamente mientras patea levemente el suelo. “Pero si piensas en ello, ¿no crees que esto es su mayor debilidad?”

“¿Los flotadores gigantes, hm? Bueno, este Objeto gigante tiene tres cuerpos principales, así que probablemente se hundiría al fondo del océano por su propio peso si los flotadores explotaran.”

“El problema es idear cómo destruirlos usando solamente los Hand Axe que tenemos cuando ni siquiera explosiones directas de las minas les hicieron un solo rasguño. Si pudiéramos concentrar algún tipo de impacto para destruir una parte…”

“¡¡Ah, maldición!!” Heivia grita repentinamente, interrumpiendo los pensamientos de Quenser.

Quenser alza la mirada para ver que el movimiento del arma de Heivia se detiene en medio de su contraataque.

“¡Me quedé sin municiones! ¡¡Esta pistola solamente era mi arma de reserva, así que no traje muchos cartuchos para ella!! ¡¡Si nos quedamos aquí por más tiempo, nuestros sesos saldrán volando gracias a unos soldados normales!!”

“¿¡Entonces qué se supone que haremos con el Tri-Core!?”

“¿¡Cómo demonios habría de saberlo!? ¡Sólo lanza los explosivos al azar y después salta al mar! Nuestra única opción es intentar reunirnos con Froleytia-san en donde quiera que esté y salir de aquí. ¡¡Ésta puede ser nuestra única oportunidad para escapar!!”

Mientras tanto, los disparos de los soldados enemigos se vuelven aún más esporádicos. Parece que están intentando rodear el enorme flotador mientras disparan a intervalos.

Quenser y Heivia se están quedando sin tiempo.

Serán acorralados tarde o temprano.

Quenser odia pensar el tener que rendirse con el Tri-Core, pero es cierto que no puede encontrar ninguna debilidad que puedan aprovechar para hundirlo usando los Hand Axe. Prolongar los disparos solamente será perjudicial para él y Heivia.

(¡¡Supongo que esto es todo…!!)

Quenser y Heivia aprietan los dientes y se preparan para saltar del flotador con forma de A hacia el océano.

Sin embargo, no terminan abandonando el campo de batalla.

No se debe a alguna noble razón como sus corazones heroicos que se nieguen a escapar.

El Tri-Core ha sido golpeado por un bombardeo de alto calibre disparado desde la distancia y la onda de impacto tan cercana derribó a Heivia y a Quenser de espaldas.

Ese único ataque fue suficiente para prácticamente eliminar su sentido del oído.

El daño debe haber llegado hasta el órgano que controla su sentido del equilibrio porque Quenser es incapaz de levantarse. Sólo puede intentar reprimir un intenso dolor de cabeza y las ganas de vomitar.

“¡Mal… dición…! ¿¡Qué… qué fue eso!?”

Heivia se encuentra a su lado, pero su voz suena indistinta.

Mientras se encuentra derribado sobre el flotador gigante, Quenser usa únicamente sus ojos para buscar al atacante.

Se percata de algo bastante grande aproximándose a gran velocidad desde el horizonte.

Su método de propulsión debe ser diferente al que utiliza cuando está en tierra porque el sonido similar al de una nube cargada con relámpagos creada por la masiva cantidad de electricidad estática no se escucha.

(… ¿El Objeto…?)

“Hey, esto es malo,” Heivia le dice con voz temblorosa a Quenser cuya mente aún se encuentra afectada. “¡¡Esto es muy, muy malo!! ¡Es el Objeto de la princesa! ¡¡Si nos quedamos aquí, quedaremos atrapados en un bombardeo entre Objetos!!”

“¿¡…!?”

El rostro de Quenser se contrae repentinamente.

Las monstruosas armas de más de 50 metros que son los Objetos utilizan armas como cañones láser, cañones de riel, cañones de Gauss, y cañones de plasma de baja estabilidad. Su poder destructivo hace ver a un buque de guerra como nada. Si quedan envueltos en una batalla entre Objetos, no importará si uno de ellos es su aliado. Una parte del blindaje externo de un Objeto que se desprenda sería más que suficiente para matar a un soldado de carne y hueso al instante.

Ahora realmente no tienen otra opción más que dejar el Tri-Core tan rápido como sea posible.

Sin embargo, sus cuerpos no se mueven como ellos quieren debido a la onda de impacto que los golpeó.

Lo mismo sucede con los soldados enemigos que les disparaban desde un flotador diferente. Están intentando escapar frenéticamente hacia la zona base de mantenimiento sobre el flotador del Tri-Core.

Mientras tanto, los dos Objetos se miran fijamente y sus cañones principales del tamaño de postes de acero comienzan a moverse para colocarse en posición.

Los soldados normales ya no tienen tiempo de escapar.

La batalla ha comenzado.

Unos impresionantes estruendos y explosiones comienzan a suceder.

Quenser y Heivia ni siquiera son capaces de arrastrarse. Todo lo que pueden hacer es mantenerse boca abajo con las manos sobre su cabeza.

El Tri-Core dispara sus poderosos cañones de riel uno tras otro, consumiendo la energía de sus tres reactores.

El Objeto de la princesa acelera hacia atrás y hacia adelante para escapar de la mira del enemigo y dispara repetidas veces sus siete cañones principales en modo cañón de Gauss que utiliza magnetismo.

Un humano de carne y hueso no tiene manera de oponerse a esas gigantescas armas conocidas como Objetos. La superficie de su blindaje se desprende y sale disparado por ahí como si fueran fuegos artificiales. La escala de destrucción es tan grande que cualquiera siendo testigo se siente totalmente perplejo y Quenser y Heivia se encuentran atrapados justo en medio de todo eso. Es más de lo que pueden soportar.

“¡¡Maldición!! ¡Los Objetos en verdad son sinónimo de guerra! ¡¡Nuestras vidas no importan nada en medio de todo esto!!”

“No, apuesto a que la princesa simplemente no sabe que estamos aquí,” Quenser dice mientras usa su aparato portátil para intentar conectarse al Objeto de la princesa.

Como siempre, la señal es terrible.

“¿Hey, qué estás haciendo?”

“Voy a pedirle que mejor utilice principalmente sus láseres. ¡¡Si logra derretir la armadura en vez de destruirla, tenemos menos posibilidades de morir por un disparo directo!! ¡A ella no le dará una ventaja real estratégicamente hablando, pero tal vez esté dispuesta a escucharnos!”

“¿¡Hey, no quedaremos ciegos por el brillo de los láseres, o sí!?”

“Ah, ¿¡prefieres morir en una lluvia de trozos de metal!? De cualquier forma, sólo tenemos que saltar al océano mientras la princesa llama la atención del Objeto con los láseres. ¡¡Una vez que estemos fuera de su camino, podrá volver a atacar con sus cañones de gauss!!” Entonces Quenser habla con la princesa Élite a través de su aparato portátil. “Aquí Quenser. ¡Ahora mismo nos encontramos en la cubierta del Tri-Core! Por favor cambia tu arma por un momento mientras escapamos. ¡Por favor utiliza los WL3B1! ¡¡Repito, utiliza los WL3B1!!”


Parte 6[edit]

La chica Élite sujeta la palanca de control dentro de la cabina del Baby Magnum, uno de los Objetos que son sinónimo de guerra.

Se requiere de un talento especial para manejar una de esas gigantescas armas.

Sin embargo, ese talento no es algún extraño poder ESPer. Lo que se necesita es una impresionante capacidad en habilidades que cualquiera podría desarrollar como la memoria, habilidad de cálculo, llevar a cabo diferentes tareas al mismo tiempo, y conciencia situacional.

Un Objeto es un arma gigantesca que controla más de 100 armas al mismo tiempo.

Por eso, simplemente manejar los datos de la mira requiere ser capaz de procesar cientos de fragmentos de información al mismo tiempo. Las armas también tienen la funcionalidad de una segunda mira (se puede apuntar a varios objetivos y las miras pueden ser intercambiadas entre ellos en cualquier momento), así que utilizar las habilidades de un Objeto al máximo requiere seguir 300 o 400 enemigos a la vez.

Y eso sólo es para el control del armamento.

Comprender totalmente cada función del Objeto de 50 metros es más de lo que incluso un genio natural podría manejar. Solamente un Élite cuya habilidad de procesamiento de datos ha sido elevada hasta su límite es capaz de manejar un Objeto.

Para reducir ese problema, algunos ejércitos han intentado dividir el control entre varios miembros de personal y algunas compañías han usado IA para simplificar el trabajo requerido.

Sin embargo, usar a varios miembros crea un retroceso temporal en la comunicación entre las partes del Objeto lo que llevaría a la derrota por parte de un Objeto manejado por un solo élite capaz de tomar decisiones al instante. Cuando se utiliza la Inteligencia Artificial, la IA es incapaz de responder a cualquier situación extraña y por ello es incapaz de compararse con las estrategias flexibles de un Élite.

Aunque es posible que se encuentren soluciones a esos problemas en el futuro distante, actualmente es más práctico y productivo usar un solo Élite para manejar un Objeto.

Justo mientras la chica Élite dispara sus enormes cañones gauss hacia el Tri-Core enemigo, recibe la transmisión de un aliado.

“Aq… Quenser… ¡Aho… nos enco… cubierta… Tri-Core!”

Es una voz que la chica había esperado escuchar.

La fuerza entra a sus pequeñas manos mientras sujeta la palanca de control.

“…cambia tu arma… un momento… mie… escapamos. ¡Por favor utiliza… WL3B…! ¡¡Repito, utiliza… WL3B…!!”

Sin embargo, la señal es tan mala que es difícil comprender lo que está diciendo.

La chica Élite ladea la cabeza en confusión.

Aparentemente Quenser ha logrado llegar a la cubierta del Tri-Core y le ha pedido fuego de apoyo. …Sin embargo, el importante nombre código del arma no fue recibido intacto.

(WL3B… Eso debería ser algo relacionado con el sistema láser.)

“Hmm…” la chica piensa.

Heavy Object v01 196.jpg

No tiene mucho tiempo. Entre más tiempo se tome, mayor será el riesgo de que Quenser y quien quiera que esté con él se encuentren en verdaderos problemas. Presionada por el tiempo, la chica toma su decisión.

(Presiento que quiso decir WL3B2… ¡¡Sí, eso tiene que ser!!)

Asiente una vez y estira la mano para alcanzar el interruptor para cambiar de arma.


Un sonido similar al de agua evaporándose llega hasta los oídos de Quenser.

Proviene del Objeto de la princesa.

Específicamente, proviene de una parte de la superficie del cuerpo esférico que parece una lente de planetario. Entonces, cientos de rayos láser salen disparados de ahí como un abanico cerrándose apuntado hacia adelante. Las líneas naranjas que se forman seguramente son creadas por el polvo o la humedad en el aire siendo quemados.

Es el WL3B2 conocido como la Tempestad Asesina.

Es un arma secundaria creada para aniquilar soldados de carne y hueso que defienden la base en vez de usarse para derrotar a otro Objeto.

Sin embargo…

“¿¡¡Gwaaaaaaaaaaaaahhhhhh!!?”

Mientras sueltan un grito ante la escena frente a ellos, Quenser y Heivia ruedan por la superficie del flotador para escapar. Mientras lo hacen, las múltiples armas ópticas pasan a través de la superficie del Tri-Core.

Ninguno de los lásres atraviesa al Objeto, pero las áreas de la superficie golpeadas se encuentran calientes como una sartén. Las grúas usadas para excavar por petróleo son consumidas y unos cuantos de los soldados más lentos que habían continuado atacando a Quenser y Heivia desde el otro flotador prácticamente explotaron.

“¿Qué demonios? ¡Le pedí que usara los WL3B1, ¿entonces por qué está usando el sistema WL3B2?! ¿¡Esa princesa está tratando de matarnos!?”

“Mira, héroe. ¿¡No sientes que hay algo extraño con el Objeto de la princesa!?”

Cuando Quenser alza la mirada al escuchar a Heivia, ve uno de los brazos saliendo de la parte posterior del Baby Magnum agitándose hacia la izquierda y la derecha como si estuviera siguiendo a algún tipo de presa.

Si lo vieran con calma, tal vez parecería un gesto más tierno y femenino de saludo, pero tomando en cuenta la situación, se sienten de cualquier forma menos calmados.

“¡Ma-maldición! ¿¡Es mi imaginación o está apuntando hacia acá!? ¡¡Incluso está haciendo ajustes hacia atrás y hacia adelante!!”

“¡Así que en verdad somos peones desechables! ¡¡A la mierda con eso, no moriré aquí!!”

Mientras los mortíferos láseres anti personal caen desde arriba, Quenser y Heivia concentran una pequeña cantidad de coraje que les queda y se levantan. No se dirigen a las profundidades del Tri-Core. En vez de eso, corren tan rápido como pueden hacia el océano que se extiende alrededor del Objeto y saltan, abandonando por completo sus obligaciones profesionales.

No se escucha ninguna salpicadura.

Saltaron del Tri-Core mientras éste se movía a unos 200 km/h y fueron arrastrados por los efectos secundarios del poderoso viento formado a su alrededor. Quenser y Heivia rebotan unas cuantas veces sobre la superficie del agua como una piedra lisa lanzada a un río antes de romper finalmente la tensión superficial del océano.

Resuena un impresionante estruendo explosivo.

En poco tiempo, ambos chicos terminan más de 150 metros alejados del Tri-Core.

Inmediatamente después, los dos Objetos comienzan una intensa batalla entre sus armas principales. Se han alejado una buena distancia del Tri-Core, pero las vibraciones que se diseminan por el océano se sienten como si los hicieran temblar.

“¡Ya fue suficiente! ¡¡Es imposible mantenernos en una batalla como esta!!” Quenser grita casi llorando cuando finalmente regresan a la superficie.

Heivia le grita desesperadamente desde la cercanía, “¿¡Hey, colocaste algunos explosivos antes, cierto!? ¡¡Detónalos!! ¡¡Casi morimos colocándolos, así que tenemos que obtener algo de ellos!!”

“¡¡Muy bien, compañero!! ¡¡Éste será el reflejo de nuestros esfuerzos!!”

Volviéndose extrañamente animado también, Quenser transmite la señal de detonación sin titubear.

Inmediatamente después, unas flamas escarlata se elevan por los aires.

Uno de los tanques de combustible cilíndricos del flotador del Tri-Core ha explotado.

La onda de impacto se expande uniformemente y alcanza a Quenser y Heivia. Sus cabezas son lanzadas debajo de la superficie e intentan desesperadamente regresar como si fueran parte de un extraño juego de Pégale al Topo.

“Ueh… Mierda. Incluso logró alcanzarnos…”

“¿Pero no crees que destruir ese tanque que usamos como escudo cuente como daño estratégico? Después de todo, su objetivo es llevar el petróleo crudo a una base enemiga.”

“Espera un segundo… Incluso si fue una estrategia para cortar su suministro, ¿en verdad fue una buena idea? Quiero decir, ¿el petróleo no causará daños en el océano?”

“Estoy seguro que los altos mandos predijeron que algo como esto sucedería y ya han planeado alguna manera para encargarse de eso. Buques de trabajo seguramente serán enviados y absorberán todo después de que termine la batalla. Si insisten en que les llevemos todo el petróleo robado, simplemente podemos lanzarlos al mar y decirles que lo hagan ellos mismos… Ahora mismo, me interesa más saber qué le pasó al propio Tri-Core.”

Pero no se ven muy satisfechos.

“Maldición. ¡¡Ese maldito Objeto está perfectamente bien!!”

“Sí, no veo señales de daño en los flotadores. Maldición, ¿¡cómo se supone que hundiremos esa cosa!? ¿¡Incluso se puede hacer eso con los explosivos que nos dieron!? ¡¡Aahh!! ¡¡Simplemente quiero lanzarlos a esa cosa y salir de aquí!!”

En ese momento, Froleytia se aproxima a ellos sobre un bote salvavidas con un pequeño motor a bordo. Muerde un pequeño trozo de queso que seguramente es parte de las raciones de emergencia y no parece importarle que su ropa interior de adulta pueda verse a través de su uniforme mojado.

“Bueno, hay una posibilidad para que ustedes dos en verdad puedan salir de aquí.”

“¿¡Froleytia-san!? ¿¡En dónde has estado todo este tiempo!?”

“¿¡De dónde sacaste ese bote salvavidas!? ¿¡Y ese queso!? ¿¡Guardan ese tipo de cosas en los botes salvavidas!? ¡Se ve mucho mejor que las raciones que nos toca comer! ¡¡Desearía tener ese tipo de alimento!!”

Froleytia intenta avanzar con la conversación, ignorando a los dos idiotas gritando.

“Lo que les dije que hicieran fue dañar el Objeto mientras esperábamos a que llegara la princesa. Después de hacer volar ese tanque, nuestro papel terminó. Ahora sólo tenemos que dejarle todo a la princesa. Si esperamos a que llegue un helicóptero de rescate, simplemente tendremos que sujetar la cuerda, ser elevados, y volar a tierra firme.”

“…Asumiendo que el helicóptero no será derribado por la intensa batalla por allá,” Heivia murmura.

El Tri-Core se ha alejado de ellos para poder pelear contra la princesa, pero el alcance de los cañones de los Objetos se mide en kilómetros, así que no se encuentran exactamente a salvo.

Mientras tanto, un enorme helicóptero militar se aproxima proveniente de tierra firme. El radar del Tri-Core obviamente puede localizarlo, pero no intenta derribarlo. Seguramente no le presta atención al pequeño helicóptero de transporte para poder concentrarse en su pelea contra el Objeto que está manejando la princesa. Ya ha sido comprobado que los soldados normales, tanques, y bombarderos son incapaces de dañar a un Objeto. Sería demasiado patético para él recibir daño de uno de los poderosos cañones de la princesa por intentar derribar una nave inofensiva.

El helicóptero vuela hacia un punto directamente sobre Quenser y los demás mientras los dos chicos patalean en el agua. Mientras flota a unos 10 metros de altura, un cable como los que utilizan los equipos de rescate es lanzado hacia abajo.

Froleytia dice, “Lo lamento pero haremos esto por rango. Si no abordo primero, algún extraño podría etiquetarlos como dos subordinados tan asustados por sus vidas que ignoran las reglas militares.”

“Si muestras alguna señal de retirar el cable antes de que abordemos, pegaré un fusible en este Hand Axe y lo lanzaré hacia el helicóptero,” Heivia dice con una expresión totalmente seria.

Quenser observa hacia la distancia en donde los dos Objetos están peleando. La princesa está ejecutando rápidos movimientos a los costados para descolocar la mira de su oponente y el Tri-Core está atacando con sus gigantescos cañones de riel mientras se mueve en sentido de las manecillas del reloj. No existe un ganador garantizado en una pelea entre Objetos. Los papeles sobre quien se encuentra a la ofensiva y quien se encuentra a la defensiva se intercambian una y otra vez, dándole a la batalla el mismo tipo de tensión que en los últimos 10 minutos de un partido de copa mundial igualado a 0.

“¡¡No te distraigas, Quenser!! ¡Te toca!”

Ese grito desde arriba regresa a Quenser a sus cinco sentidos. Al alzar la mirada ve que Heivia y Froleytia ya se encuentran dentro del helicóptero de transporte. Heivia está asomándose por la puerta abierta.

“Qué, ¿quieres quedarte atrás para hacer algo de investigación extra como estudiante de campo de batalla? ¡¡Una bala perdida podría venir hacia acá en cualquier momento, así que no podemos quedarnos mucho tiempo!!”

Quenser sujeta rápidamente el grueso cable colgando cerca. Un enorme motor comienza a enrollar el cable y Quenser es elevado rápidamente.

Después de unos 30 segundos, ya se encuentra hasta arriba.

Para mantener estable el cable y su cuerpo que tiembla con él, Quenser coloca sus pies en la orilla del suelo del helicóptero. El helicóptero originalmente debía usarse para rescates durante misiones navales porque en su interior hay trajes de buceo, tanques de oxígeno, herramientas como llaves, y taladros que usan aire comprimido para funcionar debajo del agua, y algo llamado patineta de agua que parece una tabla con un motor adherido.

“¡Muy bien, todos estamos a bordo! ¡¡Sácanos de aquí tan pronto como sea posible!!” Froleytia dice en voz alta en dirección a la cabina.

El helicóptero se inclina hacia adelante y comienza a alejarse de la batalla entre Objetos.

“Qué desastre,” Heivia murmura mientras mira hacia el océano.

Alrededor de los dos Objetos, incontables trozos de escombro se encuentran diseminados. Esos restos son todo lo que queda de las zonas base en mar abierto como en la que supuestamente Quenser y los demás debían esperar.

“Tal vez fueron construidas precipitadamente, pero eran 20 o 30 de esas cosas. Y aún así ya no queda nada manteniéndose a flote adecuadamente. Todo además de la base hecha de pilares se encuentra en el fondo del mar.”

“Afortunadamente, la mayoría de los soldados lograron saltar al mar justo después de que el Tri-Core comenzara su ataque. Es por eso que han sido enviados tantos helicópteros de rescate.”

Quenser puede ver 40 o 50 helicópteros en dirección a la que observa. Seguramente, se han reunido tantos como sean posibles en los puertos navales y bases cercanos. No todos son helicópteros de rescate. También hay helicópteros de transporte y de reconocimiento. Están flotando y usando cables para recoger a los soldados flotando en el mar como sucedió con Quenser y los demás.

“No puedo creer cuántos sobrevivieron…” Heivia murmura.

Mientras limpia el agua salada de su broche para cabello estilo kanzashi, Froleytia suspira y dice.

“Los Objetos son sinónimos de guerra después de todo. Incluso si reunieras 10 naves de carga nuclear e instalaras un cañón de 40 metros, no serías capaz de derrotar a esos monstruos. Mira esos movimientos. Ni siquiera un campeón de artes marciales podría ejecutar algo así.”

Después de determinar el siguiente ataque enemigo a partir de los minuciosos movimientos de sus cañones, el Objeto de la princesa ejecuta pequeños y rápidos movimientos para esquivar los cañones de riel lanzados y regresa el fuego. El Tri-Core se ha percatado de que es incapaz de evitar ser golpeado por completo, así que utiliza a propósito sus áreas blindadas más gruesas para protegerse y así evitar un golpe mortal.

Justo como Froleytia lo dijo, parece un encuentro detallado de artes marciales en vez de una batalla entre tanques o buques.

“Los misiles anti radar o los cebos no sirven para desajustar su mira y cubrirse y utilizar ataques a distancia no te protegerá. Incluso en un área abierta como esta, pueden defenderse y evitar ataques de los cañones principales que se mueven casi a Mach 10. ¿Cómo podrían enfrentársele unos simples tanques o buques?”

De pronto, Quenser prácticamente empuja a Heivia para apartarlo de su camino mientras se asoma por la puerta abierta.

“Esperen un segundo, ¡Algo está mal con los movimientos de la princesa!”

“¿A qué te refieres? Son los mismos movimientos imposibles de predecir de siempre.”

“No, Quenser tiene razón,” Froleytia dice mientras toma unos binoculares del interior del helicóptero. “La princesa ha estado atacando cada vez menos desde hace poco. Ha dejado de disparar cuando claramente tiene un tiro directo contra el Tri-Core.”

“¿Eso qué significa?”

“¡¡Miren eso!!” Quenser grita mientras señala.

Inmediatamente después, uno de los cañones de riel del Tri-Core es disparado. La onda de impacto producida por su velocidad de casi Mach 10 crea un tremendo sonido a pesar de que el cañón de riel no utiliza ningún tipo de pólvora para disparar.

El Tri-Core no está apuntando hacia el centro del Objeto de la princesa.

El misil del cañón de riel va dirigido hacia el extremo de los cañones principales de la princesa.

“…Parece que ha pensado que esta será una larga batalla y está intentando desgastar el poder de ataque de la princesa,” Quenser dice casi como un gruñido. “El Objeto está cubierto con un blindaje tan grueso como el muro de un refugio nuclear, pero los extremos de los cañones son algo diferente. …Si recuerdo bien, una de las mejores estrategias contra un Objeto sin utilizar uno tú mismo es usar un arma que cree tanto calor como un arma nuclear y usar eso para modificar la forma de las armas del Objeto.”

Por supuesto, un Objeto posee más de 100 armas. Incluso si un ejército normal usara un arma nuclear, solamente serían capaces de “deformar” un 20 o 30 por ciento de ellas. Ya que incluso un arma activa puede acabar con un ejército completo, eso no sería suficiente para destruir por completo un Objeto.

¿Pero qué sucedería si esa estrategia se utilizara en una batalla entre Objetos?

“¡¡Mierda!! ¡¡A este paso perderá!!” Heivia grita.

Quenser es un estudiante que ha analizado los diseños de los Objetos y Heivia es un analista que revisa las características y busca debilidades de los Objetos enemigos a partir de los datos reunidos en el campo de batalla.

Es por eso que lo comprenden.

El Objeto de la princesa continúa peleando, pero cinco de sus 7 cañones gauss han sido nulificados. Está claro que, tarde o temprano, todas sus armas principales serán inutilizables.

Quenser observa el Objeto de la princesa mientras es llevado más y más a una batalla meramente defensiva. Su mirada se desvía hacia sus propias manos. Los altos mandos le suministraron una gran cantidad del explosivo plástico Hand Axe para poder dañar al Tri-Core tanto como fuera posible.

“Hey, espera.” Una sonrisa tensa aparece en el rostro de Heivia cuando se da cuenta que Quenser está observando los explosivos. “Creo saber qué es lo que estás pensando, pero es imposible.”

“La princesa será derrotada a este paso,” Quenser responde mientras se inclina mucho más al exterior de la puerta pare revisar la situación. “Tengo que darle algo de ayuda antes de que pierda definitivamente.”

“¡¡Te asesinarán!! ¡¡Además, ya hicimos suficiente!! ¡Ese Tri-Core es tan monstruoso que se encuentra bien incluso después de que llegamos a su cubierta, colocamos explosivos, y volamos ese enorme tanque de combustible! ¿¡En dónde piensas poner esos explosivos para dañarlo!? ¡¡En realidad, el simple hecho de acercarte a esa batalla desarrollada a gran velocidad será suficiente para hacerte puré!!”

“¡¡Pero si no hago nada la princesa morirá!!” Quenser observa a Heivia directamente a los ojos. “En Alaska, comprendimos más de lo que quisiéramos que los Objetos son sinónimos de guerra. ¿¡Has olvidado el infierno que les espera al resto de los soldados una vez que perdamos el Objeto!? Los Objetos son poderosos, pero no invencibles. Eso significa que no podemos depender sólo de la princesa, ¿¡pero no significa también que tal vez seamos capaces de hacer algo sobre ese Tri-Core!?”

"¡No, detente! ¡¡Si nos acercamos usando este helicóptero tan lento, seremos derribados en un abrir y cerrar de ojos!!”

“Nunca dije nada acerca de ir hacia allá en el helicóptero.”

“¡¡Detente, idiota!! ¡¡¡Mierda!!!”

Ignorando a Heivia, Quenser salta por la puerta abierta. A una distancia de 10 metros de altura, llega al océano en pocos segundos. Atraviesa la superficie que se siente como duro concreto y se hunde dentro del agua.

“¡Pphah! ¡¡Maldición!!”

Su cabeza regresa hacia la superficie y mira alrededor mientras comienza a patalear.

El helicóptero en el que van a bordo Heivia y Froleytia no muestra señales de apoyarlo activamente, pero tampoco se aleja simplemente dejándolo atrás.

“Que idiotas tan bondadosos,” Quenser murmura con una sonrisa.

No tiene intención de ir a enfrentar cara a cara al Tri-Core.

No hay forma en la que pudiera ganar si lo intentara.

Sin importar lo noble que sea la razón de uno y sin importar cuantas cosas uno tiene que proteger, un Objeto acabaría con un soldado de carne y hueso sin titubear.

Ni siquiera parece haber una posibilidad de que las cosas salgan convenientemente bien si se intenta con todas sus fuerzas o que ocurra un milagro si peleas desesperadamente.

Sin embargo, Quenser aprendió algo en Alaska.

No tiene porque enfrentar al Objeto frente a frente.

Puede rodearlo por detrás.

El elemento que puede hacer posible lo imposible no es la fuerza. Es el cerebro. Tiene que preocuparse de la situación tanto como pueda, pensar con tanta energía como pueda, y encontrar alguna forma, método o técnica con la que pueda derrotar al enemigo. Sólo si analiza todo hasta el último segundo en vez de atacar desesperadamente podrá alcanzar una victoria impensable.

Mientras patalea en el agua, Quenser se comunica con Heivia a través de su radio.

“Muy bien. Es momento de encontrar alguna debilidad. Ese Objeto gigante tiene tres reactores en vez del único usual, así que debe haber algún tipo de limitante ahí.”

“Idiota. Las debilidades no son tan fáciles de encontrar. Ese Objeto fue creado exclusivamente para ser usado en batallas navales. A diferencia de uno mixto como el de la princesa, no tiene puntos ciegos de diseño cuando está sobre el agua. Ese monstruo fue diseñado para que eso no suceda.”

“Fue diseñado para batallas navales… Pero entonces…”

Quenser piensa mientras nada un poco en dirección a los Objetos peleando.

(Pero sus movimientos parecen un poco monótonos… Casi como si no estuviera acostumbrado a pelear…)

Mientras observa al Tri-Core girando a la derecha mientras sigue el camino del Objeto de la princesa, Quenser deja de nadar repentinamente y habla a través de la radio.

“Espera… ¿El Tri-Core no ha estado girando sólo a la derecha?”

“¿Ahn?”

“¡¡Desde que la batalla comenzó, el Tri-Core sólo ha estado girando a la derecha!! Se mueve levemente en emergencias, pero no ha dado una vuelta significativa a la izquierda durante todo este tiempo, ¿¡o sí!?” Quenser dice rápidamente ya que su propia idea lo hace sentir impaciente. “¡¡No ha girado una sola vez desde el momento en el que intentó aplastarnos con su ancla!! Cuando estaba atacando la base medio destruida a quemarropa, ya sea que hubiera girado simplemente en el sentido a las agujas del reloj o en sentido contrario, de cualquier forma hubiera colocado uno de sus cañones en posición. Sin embargo, nunca giró en sentido contrario a las agujas del reloj. ¡¡A ningún Objeto especializado en batallas navales podría faltarle una habilidad básica como esa!! ¡¡Algo debió haber sucedido para evitar que gire a la izquierda! ¡¡Si podemos empeorar su problema, cualquiera que este sea…!!”

“Dices que algo debió sucederle,” Heivia dice dubitativamente mientras seguramente se encuentra asomado por la puerta del helicóptero y observando a través de los binoculares. “Pero no puedo distinguir nada extraño. No hay nada raro con sus flotadores o su motor de amortiguación. Su balance está perfectamente nivelado. Al menos, no parece haber nada malo que pueda distinguirse desde aquí.”

“…”

Claramente algo anda mal, pero Heivia es incapaz de distinguirlo.

El problema está localizado en algún lugar que no puede ser visto desde un helicóptero.

Entonces…

“¿Bajo el agua…?” Quenser murmura. “Hey, lanza la patineta de agua que está en el helicóptero. ¡¡Es la cosa que parece una tabla con un motor conectado!!”

“¿Q-qué? ¡¡Si no nos alejamos de aquí pronto, el giro hacia la derecha continuo del Tri-Core nos pondrá en su camino!!”

“¡¡Perfecto!! ¡¡Acabo de percatarme de la debilidad del Tri-Core!!”

“¡¡…!!”

Un trozo de plástico del tamaño de una pequeña gaveta de un escritorio de acero cae de la puerta abierta del helicóptero. Al mismo tiempo, la nave deja rápidamente el área porque el Tri-Core se dirige rápidamente en esa dirección y ese monstruo mide más de 50 metros.

Quenser sujeta el artículo de plástico y presiona un botón para sacar un tanque de oxígeno del tamaño de una lata de rociador. Se coloca la máscara transparente que huele a agua salada sobre la boca y activa el interruptor de arranque para encender el motor interno.

La patineta de agua es esencialmente lo que Quenser dijo que era: una tabla con un motor conectado. Al sumergirse usándola, podrá moverse por el agua mucho más rápido que cuando utiliza sus propias piernas.

“¡Quenser! ¡¡Sumérgete!! ¡¡El Tri-Core se dirige hacia ti!!” Heivia grita a través de la radio.

Quenser alza la mirada y ve al arma de 150-180 metros deslizándose de costado hacia él. Acelera a partir de sus 50 km/h y los flotadores similares a acantilados se aproximan a una alarmante velocidad de unos 200 km/h.

El Tri-Core no muestra señales de saber que Quenser se encuentra ahí.

Ni siquiera el más pequeño de sus cerca de 100 cañones se desvía en su dirección.

Seguramente esté concentrado en su pelea contra el Objeto de la princesa. No le importa si un soldado es aplastado en el proceso.

Antes, Quenser logró escapar del Tri-Core al sumergirse en el agua, así que lo intenta rápidamente otra vez.

Sin embargo, esta vez no está intentando escapar.

Se sumerge porque quiere causarle un daño real al Tri-Core.

Mientras avanza bajo el agua, Quenser logra colocarse debajo del Tri-Core… o más bien, el Tri-Core pasa por encima de él mientras éste se sumerge.

Quenser acelera bruscamente la patineta de agua para no ser dejado atrás.

Y observa una gigantesca estructura que se encuentra oculta bajo el agua.

(¡¡Las anclas!!)

Mientras el Tri-Core se mueve para provocar a la princesa, Quneser espera el momento en el que reduzca su velocidad, suelta la patineta de agua, y se sujeta a la red cubierta de minas que se encuentra atorada en el ancla. Incluso en ese momento, se mueve a 50 km/h. Es como sujetarse al costado de un autobús para viajar sin pagar.

(¿¡…!? ¡¡Ooooooooooooohhhhhhh!!)

El ancla es una de las tres estructuras similares a postes que se extienden directamente debajo de los tres cuerpos principales del Tri-Core. Actúan como los pesos que mantienen el equilibrio de Objeto. Es una parte necesaria para un Objeto que ejecuta giros violentos a grandes velocidades.

Cada una de las tres anclas puede extenderse y retraerse como un bastón de policía. Al cambiar sus longitudes de acuerdo a la inclinación del Tri-Core, el centro de gravedad del Objeo puede ser regulado. De esa forma, no se volcará incluso si se mueve rápidamente usando la energía masiva producida por sus reactores.

El Tri-Core utiliza un método similar al de un aerodeslizador para mantener su cuerpo principal a flote simplemente porque puede moverse más rápido de esa forma. El arrastre del agua puede reducirse todo lo posible si el barco no se encuentra en ella.

Aún así, sigue teniendo esas tres enormes anclas que crean una gran cantidad de arrastre del agua.

¿Por qué haría eso?

Es porque las anclas son tan importantes que el Objeto no puede ser manejado sin ellas.

Sin embargo…

(Esa función ha sido parcialmente bloqueada por la red “línea de meta” enredada en ella.)

El Tri-Core pasó por la red porque juzgó que las minas no le provocarían ningún daño. En eso tuvo razón. Sin embargo, nunca esperó que la red se atorara en los espacios de una de las anclas retráctiles.

Debido a eso, una de las anclas es incapaz de moverse.

(Si el Tri-Core girara demasiado a la izquierda, perdería el control de su equilibrio y se volcaría. ¡¡Para no destruirse a sí mismo, el Tri-Core ha sido forzado a pelear contra la princesa girando sólo a la derecha!!)

Cuando piensa sobre ello, el Tri-Core de alguna forma no emitía un aura de invencibilidad cuando utilizó sus ataques a distancia para destruir las zonas base en las que se encontraban Quenser y los demás. Normalmente, hubiera cargado hacia el centro de las fuerzas enemigas para destruir todo en todas direcciones. La razón por la que no hizo eso tal vez se debe a que temía entrar a una situación en la que fuera forzado a dar vuelta a la izquierda.

Pero saber eso hace más fáciles las cosas.

(¡¡Si perder el control de un ancla es un impedimento enorme, perder otra destruirá por completo su equilibrio!!)

Es por eso que Quenser lleva consigo todos los explosivos que podía cargar.

Ha traído los explosivos plásticos conocidos como Hand Axe.

Duda que los explosivos sean suficientes para hacerle algo al Objeto, pero hay algo mucho más fácil de usar preparado para él; la red cubierta de minas del tamaño de las esferas utilizadas en los festivales deportivos. La red está tan rasgada que se extiende detrás del ancla hasta los casi 350 metros como un anemoscopio gigante.

Quenser inserta un fusible eléctrico al Hand Axe y lo coloca cerca de las minas.

Usándolas, podría hundir al Tri-Core.

(Muy bien, todo listo… ¿¡wah!?)

El Tri-Core gira repentinamente a la derecha arrastrando consigo a Quenser. Su mano se suelta de la red y la impresionante corriente creada por el ancla gigante lo deja tambaleándose en el agua.

En casi nada de tiempo, queda demasiado lejos del Tri-Core.

Sin embargo, ya ha hecho lo que debía.

Qenser se impulsa con las piernas para llegar a la superficie y se quita la máscara transparente que cubre su rostro.

En su mano, sujeta la radio con la que envía la señal de detonación hacia el explosivo Hand Axe.

“¡¡Aquí va!!”

Mientras observa la presencia similar a una montaña del Tri-Core, presiona el botón con su pulgar.

Una explosión apagada resuena y burbujas de más de 10 metros de ancho comienzan a salir a la superficie desde debajo del Tri-Core.

Pero no termina ahí.

Las ondas de impacto no sólo viajan a través del aire. La onda de impacto causada por la explosión se expande y golpea el cuerpo de Quenser sin misericordia. El chico si inclina en el agua como si hubiera recibido un golpe en el abdomen.

El impacto al ancla que sirve de apoyo para el equilibrio del Tri-Core causa que se detenga por un instante mientras gira a la derecha en su persecución con el Objeto de la princesa.

“¿¡Gh…Coff!?”

“¿¡Hey, utilizaste el Hand Axe en el ancla!?”

“Sí, y provoqué que las minas gigantes explotaran también. Eso debería-…”

“Idiota. ¡No es algo tan fácil! ¡El Tri-Core ha estado moviéndose por ahí todo este tiempo después de haberse atorado con la red, activando varias minas en el proceso! ¡¡Activar más de ellas en el proceso con el Hand Axe no dañará esas gigantescas anclas!!”

El Tri-Core mueve una de sus armas.

Finalmente apunta una de sus más de 100 armas como si mostrara su molestia contra un pequeño bicho que le ha picado.

No utiliza uno de los cañones principales que están apuntando hacia el Objeto de la princesa.

Sin embargo, cualquier arma del Tri-Core es suficiente para hundir un buque de guerra. No queda duda sobre lo que le sucedería a un soldado de carne y hueso.

“Maldición. ¡¡El Tri-Core ya se puso serio!! ¡¡Hey, Quenser, lanzaremos todos los misiles anti-radar y cebos que podamos, pero no me culpes si no funciona!! ¡¡Es imposible dañar esas anclas usando solamente ese tipo de explosivo!!” Heivia dice desesperadamente. “Eso no era lo que intentaba hacer,” Quenser responde con una sonrisa en los labios.”¡¡Estaba intentando destruir la red atorada en el Objeto!!”

La explosión causada por Quenser ha rasgado mucho más la gigantesca red atorada en una de las anclas, causando que se extienda.

La red se extiende como una bandera ondeando con el viento y se enreda en otra de las anclas debido a la corriente provocada por la misma.

Hasta ese momento, sólo una de las tres anclas había quedado inutilizable gracias a la red enredada en ella.

Sin embargo, Quenser causó que la red se atorara en otra. La red se abre camino entre los espacios del ancla retráctil, deteniendo sus movimientos. La habilidad del Objeto para mantener el equilibrio queda más reducida.

Y…


Parte 7[edit]

Con un impresionante estruendo, el Tri-Core dispara hacia Quenser.

Sin embargo, el misil no lo golpea. Una enorme cantidad de agua es lanzada hacia arriba y Quenser es arrastrado por la enorme corriente que esto causa. Pero no muere. Un Objeto invencible le disparó, pero continúa con vida.

La razón es simple.

Quenser mira al Tri-Core mientras éste comienza a actuar extraño.

“Los Objetos siempre tienen una masa y peso a una escala normalmente impensable y el Tri-Core tiene tres cuerpos principales esféricos. Seguramente esa sea la razón por la que se usa principalmente en batallas navales. Cualquier uso de piernas para intentar aguantar algo así de grande en tierra firme las aplastaría bajo su propio peso.”

Un espeluznante chasquido resuena dentro del campo de batalla.

El cuerpo del Tri-Core fue construido con precisión de acuerdo a sus esquemas y no tiene un solo defecto, pero claramente está comenzando a torcerse poco a poco. La imagen es similar a ver una cordillera siendo creada por el choque entre dos placas tectónicas. El espeluznante sonido continúa y el centro del Objeto con forma de A comienza a caer como si estuviera siendo doblado simétricamente por una mano gigante.

“Ese peso lleva bastante energía potencial. Es una cosa cuando tiene las anclas para controlar su equilibrio, pero cuando esas anclas no funcionan, el cuerpo principal del Tri-Core es afectado cuando mueve ese peso normalmente impensable. ¡¡Es exactamente igual a cuando un practicante de aikido utiliza el peso de su oponente para lanzarlo!!”

El Objeto intenta resistir.

Sin embargo, ya es muy tarde.

La enorme figura del Tri-Core claramente se ha doblado formando lo que parece una “n” minúscula.

Cualquiera puede imaginarse el destino del Objeto mientras continúa auto-destruyéndose ruidosamente.

Un potente estruendo resuena a través del Estrecho de Gibraltar.

Como algo sacado de un comercial de salchichas, el Tri-Core rebasa su límite y se quiebra en dos. Partido por su propio peso, el Objeto comienza a hundirse hacia el fondo del océano. Sus flotadores quedan destruidos y los motores de amortiguación dejan de funcionar adecuadamente, así que ya no tiene forma de salir a flote.

Justo antes de que el Tri-Core se hunda por completo, una pequeña explosión ocurre en la parte superior y sale disparado un mecanismo de escape. El piloto Élite enemigo debió darse por vencido. Quenser logró derrotar al Tri-Core.

Quenser alza la mirada hacia el helicóptero volando sobre su cabeza y se ríe como un idiota.

“¡¡Ha ha ha!! ¡¡Así que decidieron regresar, perdedores!! ¡¡Primero el Water Strider en Alaska y ahora esto!! ¡¡Ya derroté a dos!! ¿¡Cuántas medallas obtendré ahora!? ¡Tal vez sólo sea un estudiante de campo de batalla, pero ahora debo ser el equivalente de un teniente coronel o algo así!”

“¡¡Espera, idiota!! ¡Esto aún no termina! ¡¡Tienes que salir de ahí!!”

“¿Hah? El Tri-Core se está abriendo paso hacia el fondo de-…”

“¡Sí, y una ola del tamaño de un tsunami está extendiéndose desde el punto en el que se hundió! ¡¡Es algo así como la ola con forma de cráter que se forma cuando una estación espacial cae al océano!!”

Quenser desvía la mirada perplejo y lo que ve es una gigantesca ola.

Es un muro de agua de unos 20 metros de alto.

Desde su posición, casi parece como si un edificio estuviera derrumbándose sobre él. Puede ver al helicóptero ascendiendo rápidamente para poder evitar ser golpeado por la ola.

(¡Tienes que estar bromeando…!)

Incluso los efectos secundarios de su derrota son suficientes para matar a un soldado de carne y hueso.

Al final, Quenser se percata nuevamente de lo grande que es un Objeto mientras la ola mortal lo golpea. Todos sus sentidos quedan en completo caos y es incapaz de decir lo que está sucediendo en el mundo exterior.

Heavy Object v01 225.jpg

(¡¡¡Cof… cof…!!)

Muerte.

Entre las caóticas sensaciones, esa palabra flota dentro de su mente.

Sin embargo, Quenser no queda hecho pedazos.

Algo está evitando que su cuerpo sea arrastrado.

“¿…?”

Después de varios segundos, la ola de 20 metros finalmente pasa.

Quenser mira alrededor confundido porque no tiene idea de por qué sigue con vida. Entonces se percata de lo sucedido.

El Objeto de la princesa rodeó en dirección en la él estaba siendo arrastrado y utilizó uno de sus cañones principales para recogerlo rápidamente. Quenser se encuentra tendido sobre el extremo del cañón principal de 40 metros como un futon sacado al sol.

“Hola,” Escucha la voz de la princesa proviniendo de los altavoces exteriores usados normalmente para ordenar a los soldados enemigos que se rindan una vez que el Objeto enemigo es destruido. “¿Qué se siente viajar en uno de esos Objetos a los que amas tanto?”


Parte 8[edit]

Así, Quenser, Heivia, y Froleytia lograron sobrevivir. Ahora se encuentran a bordo de un enorme avión de transporte que despegó de una base militar.

Los tres están sujetando una enorme hamburguesa que ignora por completo el balance nutricional necesario y que no pueden obtener mientras se encuentren en una base. La obsesión de Froleytia por Japón queda reflejada una vez más ya que su hamburguesa es de tatsuta-age en vez de carne de res.

La chica mueve sus pequeños y pálidos labios y dice, “Pensé que no sería capaz de disfrutar de comida normal después de meses de raciones insípidas, pero parece que la buena comida es buena sin importar qué. Simplemente el comer esto me recuerda que soy un ser vivo.”

“Lamento interrumpirte en medio de tus pensamientos filosóficos, ¿pero no podrías cruzar las piernas mientras llevas puesta una falda? Por favor piensa en cómo se sentirán los subordinados sentados frente a ti.”

“¿Hm? Qué, ¿no te gusta? Vamos, incluso me esfuerzo para darte una pequeña recompensa. ¿En verdad puedes escapar del encanto de esta zona sexy conformada por medias negras y ropa interior roja?”

“No, creo que la ropa interior no es algo que debe mostrarse así como así. Quiero decir, tienen que ser una visión extraña que sólo puedas lograr ver de vez en cuando. No es que diga que el ver ropa interior sea malo, pero mi teoría es que no están siendo usadas con todo su potencial de esta forma. Son rojas. Y están empapadas de agua salada. Y la fibra sintética negra está levemente rasgada mostrando algo de piel blanca… ¡¡Maldición, tienes razón!! ¡Me siento feliz! ¡¡Gwaaahh!!”

La chica de cabello plateado y levemente azulado y de pechos grandes conocida como Froleytia suelta una carcajada y muestra una sonrisa de victoria mientras juega con el saludable joven conocido como Heivia.

“Maldición. Pero mi ropa se pega y es muy incómodo. ¿Por qué el agua salada se pega en tu piel de esta forma? Cambiarme de ropa será inútil si continúo apestando a playa. Si tan sólo hubiéramos tenido suficiente tiempo para bañarnos en el puerto.”

“El avión no tiene cuarto de baño, así que tendrás que aguantarte hasta que lleguemos a la siguiente base.”

“No necesariamente, Quenser,” Froleytia dice mientras deshace el nudo de una enorme caja en el suelo cerca de ella. Saca un extraño objeto que parece como una mochila que está hecho de material resistente al agua que tiene un grifo conectado en su extremo. “Es una regadera portátil simple. Parece que los buceadores tuvieron los mismos pensamientos.”

Froleytia mueve su húmedo cuerpo y cuelga la mochila resistente al agua de un gancho en el techo.

“¿Ehh?” Heivia grita al ver a su superior sacando un objeto parecido a una piscina para niños para evitar que el agua se riegue por el piso. “¿Quieres decir… aquí…? ¿¡Tomaremos una ducha los tres, aquí!? ¡¡Co-con gusto, señorita!!”

“¡Dividiré la ducha con una cortina, así que no te emociones, Heivia!”

“¿¡Ghahh!?”

Heivia suelta otro grito mientras Froleytia coloca una gruesa hoja de plástico en medio y frente a ella sobre un riel en el techo mientras patea al chico a un costado y lo derriba al suelo.

Cuando escucha el sonido de la ropa siendo retirada desde atrás de la cortina, Heivia deja de rodar en el suelo y se queda totalmente inmóvil.

“…Mierda. Hablando de provocaciones sexuales.”

“S-sí… Así es… Tienes toda la razón, Heivia.”

“¿Eh? ¿¡Qué tipo de respuesta indiferente es esa!? E-espera, ¿¡Hay un espacio entre la cortina y el muro por ahí…!?”

“Nope. Para nada. Ni un poco. No te preocupes por ello.”

La voz extremadamente calmada de Froleytia que va acompañada por el sonido del agua resuena desde el otro lado de la cortina.

“Quenser, sólo te dejé ver hasta mi ropa interior. Si intentas ir más lejos, tal vez tenga que usar el cuarto de interrogatorios después.”

“¡¡Wah!! ¿¡Te diste cuenta!?”

“Espera, ¿¡puedes ver algo!?” Heivia exclama.

Los dos idiotas comienzan a pelearse por ese punto, pero Froleytia alza sus defensas usando un poco de cinta aislante pare cerrar el espacio entre la cortina y el muro. El momento en el que Heivia logra echar un vistazo, ya no hay nada que ver.

“Ah, vamos, Heivia. ¿En verdad es algo por lo que valga la pena llorar en una esquina?”

“…Déjame solo. Alguien que tiene todo lo que quiere no puede comprender mis sentimientos.”

Ya que no es un problema tan grande por el cual preocuparse cuando está sudando tanto, Quenser decide dejar en paz a Heivia. Quenser tiene otras cosas de que preocuparse.

“La princesa debe pasarla mal,” murmura mientras mira por la ventana. “Normalmente sólo tenemos que tomar un vuelo rápido, pero ellos en verdad tienen que alterar el terreno para transportar su Objeto hasta el siguiente campo de batalla.”

Desde atrás de la cortina, Froleytia convierte las palabras de Quenser dirigidas a sí mismo en una conversación.

“Y aún así ese monstruo puede correr por la tierra o el mar a la velocidad de un tren de motor. Hay una gran cantidad de causas justas para la guerra, pero la razón principal parece ser el ganar control exclusivo de las mejores rutas para mover eficientemente a un Objeto a cualquier campo de batalla en el mundo. Los Estrechos son especialmente deseados por eso.”

“¿Qué, es como si regresáramos a la Era de la Exploración?”

Quenser es obligado a reflexionar una vez más sobre las razones detrás de los asesinatos en los que él ha estado formando parte. Mientras lo hace, la cortina dividiendo el área de la ducha es recorrida a un costado, revelando a una Froleytia totalmente vestida.

“Tah dah. Eso fue refrescante. Es una pena que el único cambio de ropa disponible no combine para nada, pero ¿qué se puede hacer?... Por cierto, Heivia, ¿por qué estás llorando en la esquina?”

“…Estar bajo el mando de una hermosa oficial superior incluye problemas bastante serios,” Heivia murmura con expresión deprimida, pero Froleytia sólo lo mira confundida.

Quenser observa lo que la chica está sujetando.

“Froleytia-san, ¿por qué estás conectando esa tableta a esa computadora justo después de salir de bañarte?”

“¿Hm? Ah, ¿esto? Necesito dar órdenes a larga distancia en tiempo real para asegurar la ruta de transporte de un Objeto en Sudamérica y las tropas que lo apoyan. Hacer esto en verdad deja en claro cómo el balance de poder del mundo puede cambiar basado en quién posee las rutas más rápidas para transportar los Objetos.”

“…Realmente no me importa. Sólo para que sepas, no formaré parte de una ceremonia de premiación nunca más. ¡Me retiraré!” Heivia dice molesto.

“¿Conoces las reglas de la milicia, cierto?”

“¡¡A la mierda con las reglas!! ¡Si quieres retírame de mi puesto! ¡¡Si necesitas una razón, te violaré junto con esos enormes pechos en este instante!! ¡¡Sólo me enlisté para ganar la experiencia necesaria para convertirme en el siguiente líder de mi familia noble!! ¡¡Después de destruir dos Objetos con puro poder humano, creo que he hecho más que eso!! ¡¡Nunca más regresaré a un campo de batalla!!”

“Pero, ¿sabes? Yo diría que la victoria de hoy sólo le corresponde a Quenser…”

“¡¡Sí, en más de una forma!! ¡¡Yo no logré ver nada!!”

“¿…? Siento que ahora estamos hablando de dos cosas distintas… ¿En dónde perdiste el hilo de la conversación, Heivia? Bueno, no estoy muy segura de cuál sea el problema, pero deja de llorar.”

Froleytia desvía la mirada del mapa en su computadora un poco confundida, pero entonces su radio comienza a sonar. Después de un intercambio de palabras, en su mayoría tecnicismos militares, Froleytia frunce el ceño en disgusto y finalmente corta la conexión después de responder rápidamente con una palabra de aprobación.

“Parece que hoy es su día de suerte. No tendrán otra ceremonia de premiación.”

“¿¡De verdad!? ¡Gracias a Dios, puedo irme a casa! ¡¡Al país de origen se le llama país seguro, así que todo estará bien una vez que regrese ahí!!”

“¿Quién dijo que se les ordenaría regresar a casa? Eso también ha sido cancelado.”

“¿Hah?” Quenser y Heivia responden mientras miran el rostro de su superior.

Froleytia se encoge de hombros y responde con, “Un país de Oceanía previamente inactivo militarmente ha hecho un movimiento importante. Ahora que han destruido dos Objetos, parece que los altos mandos están comenzando a quererlos. Incluso los llamaron por su nombre cuando pidieron que los enviara directamente a Oceanía.”

“¡¡A la mierda con eso!!”

“¡Déjenme bajar!”

“¡Secuestraré este avión!”

Los dos soldados gritan para protestar, pero la ruta del enorme avión de transporte no puede cambiarse. Parece como si alguna persona distante estuviera controlando la ruta del avión a distancia al dibujar una línea en un mapa dentro de una computadora.


Capítulo 3: Guerra de la Hormiga y el Saltamontes >> Batalla para Derrotar a una Nación Militar de Oceanía[edit]


Parte 1[edit]

Existe una nación militar en Oceanía, una tierra que es famosa por sus koalas y canguros. En la era cuando un país conocido como Australia existió ahí, las ciudades se encontraban principalmente en las zonas de bordes costeros y el área central era mayormente tierra árida y seca que se veía como algo sacado de una película del Oeste. Incluso si las áreas no eran desiertos, el suelo duro y seco sólo podía producir maleza, así que desarrollar cosechas y construir una ciudad moderna era muy difícil.

Sin embargo, los tiempos modernos han revertido esa situación.

La tierra artificial con alta retención de humedad ha sido desarrollada y muchos cultivos de plantas genéticamente mejoradas son capaces de llevar a cabo un reverdecimiento urbano incluso en climas secos. Usando esos y otros métodos, un plan a gran escala para mejorar el ambiente de Oceanía se puso en acción. Con las mejoras en el suelo, las tierras interiores serían capaces de producir enormes cantidades de cosechas y las personas que se beneficiaran de las mismas podrían construir enormes ciudades y conectarlas con una red de tráfico. Al aprovechar los recursos ocultos dentro de la tierra, la economía del país florecería, y su posición en la comunidad internacional se elevaría. Si todo hubiera salido de acuerdo al plan, nadie hubiera pensado en volver a esa nación el objetivo de un Objeto.

Sin embargo, no todo salió de acuerdo al plan.

Las tribus que vivían en Oceanía desde tiempos remotos sintieron como una necesidad el conservar el estado original de las tierras. Sus creencias religiosas los llevaron a ver el estado natural del terreno como preciado y noble sin importar qué tan estéril fuera. Por eso, se negaron a permitir que la tierra fuera cubierta con plantas no nativas y mejoradas genéticamente. Las tribus no podían soportar la idea de que sus tierras fueran “consumidas” sólo para hacer dinero, así que comenzaron protestas y demostraciones totalmente pacíficas. La nación militar estaba perdida en la avaricia por los beneficios que el desarrollo de la tierra produciría, así que respondieron de una manera simple.

Enviaron a un Objeto tras ellos.

“A eso se le conoce como la Conservación del Bosque que comenzó hace dos años. Entonces una fuerza de coalición intervino para proteger a las tribus de la tiranía de esa nación militar,” Heivia dice dentro de la zona base cubierta de arena.

De pie cerca de él, Quenser responde, “¿Huh? ¿Todo esto comenzó hace dos años? ¿Entonces por qué fuimos llamados hasta ahora?”

“¿Por qué debería saberlo? Debe haber algún nuevo desarrollo. Algo que requiera que acabemos con ellos.”

El balance de poder dentro de Oceanía es increíblemente fácil de ver. Las áreas bajo el control de la nación militar están cubiertas de verde mientras que las áreas bajo el control de la fuerza de coalición (y las tribus que se negaron a apoyar a la nación enemiga) están cubiertas por desierto. También se separan en si están dispuestos a acabar con una fuerza opositora por nada más que el beneficio ganado por el alimento y la madera.

Los Objetos de varias fuerzas diferentes se mantienen dentro de la zona base de la coalición en las líneas frontales. Normalmente, esos Objetos apoyarían a lados opuestos, pero ahora mismo están alineados uno al lado del otro.

La tierra ahí está maldita y árida. De acuerdo con las demandas de las tribus, solamente acabaron con la vegetación que no existía en Oceanía desde tiempos antiguos.

“¿Por qué hace tanto maldito calor? ¿No estábamos congelándonos el trasero en Alaska hasta hace poco?”

“Las estaciones en el hemisferio sur están al revés, idiota. Pero supongo que este clima le vendría mejor a una Santa Claus con minifalda.” Quenser mira alrededor mientras se limpia una mezcla de sudor y arena del rostro. “Sabes, ahora tenemos un montón de Objetos de nuestro lado. Tal vez finalmente logremos superar esto sin tener que salir a atacar nosotros mismos.”

“No seas estúpido. ¿Ya olvidaste cuantas veces han sido traicionadas nuestras esperanzas? Probablemente sea más realista el pensar que entre más aliados haya incremente nuestra posibilidad de ser pisados accidentalmente.”

“Las fuerzas de coalición han enviado incontables Objetos contra las bases para poder acabar con la dictadura aquí, ¿cierto? ¿Pero qué sucedió con la bandera blanca? La guerra estos días está basada en peleas entre Objetos así que, ¿en verdad está bien atacar bases con personas de carne y hueso dentro?”

“No me preguntes. Probablemente sea algún tipo de excepción extrema. ¿Has visto qué naciones conforman esta coalición? No puedo creer que hayamos estado trabajando con países peligrosos como esos por dos años. Esta dictadura de Oceanía debe ser realmente odiada por la comunidad internacional. …Además, dudo que los de Oceanía hayan alzado la bandera blanca en alguna ocasión. Han hecho cosas bastantes desagradables, así que dudo que alguien se los permitiera incluso si escaparan del país.”

Mientras escucha a Heivia, Quenser se recarga contra la barricada de fibra sintética colocada alrededor de la base y se lleva algo parecido a un enorme borrador rectangular a la boca.

“Hm, las raciones son tan desagradables como siempre, y eso ya es decir algo.”

“Sí, pero ahora incluyen una capa de arena para agregar más sabor.”

“Sólo quiero irme a casa.”

“Los altos mandos están ejecutando bombardeos usando la función de comunicación de sus sistemas portátiles.”

Mientras murmuran varias quejas, escuchan un rechinido proveniente de la barricada.

Ambos se dan la vuelta para encontrarse con una chica nativa de unos 10 años sujetándose a la barricada desde fuera y observándolos.

“¿Qué es eso?” la chica pregunta mientras señala inocentemente hacia los Objetos de la coalición siendo movidos dentro de la zona base.

Quenser y Heivia no están seguros sobre qué responder.

Sin embargo, a la chica no parece importarle y apoya su libro de fotografías contra la barricada.

“¿Son ellos, cierto? Son las gentiles bestias de las rocas de esta historia.”

“S-sí, eso es lo que son. Les están ofreciendo protección a las ardillas y canguros en caso de que llueva.”

Quenser no podría soportar el decirle que son armas de destrucción masiva y que eran cualquier cosa menos gentiles. Para empeorar su incomodidad, Heivia le lanzó una mirada que parecía decir, “¡¡Buena respuesta, Quenser!!”

Después, varias columnas de humo blanco comienzan a elevarse hacia el aire dentro de la zona base.

La chica señala hacia el cielo y pregunta, “¿Y qué son esos?”

Quenser se niega absolutamente a decirle que son el nuevo modelo de misiles de sensor meteorológico siendo probados.

“S-son cohetes… que serían como los parientes de los transbordadores espaciales… supongo.”

“Wow, nunca antes había visto uno.”

Mientras los ojos de la chica brillan de la emoción, los dos chicos desvían la mirada.

Es en ese momento cuando su oficial superior, Froleytia, llega.

“Hey, idiotas, no se queden hablando en la barricada. Concéntrense.”

La chica fuera de la barricada responde más rápidamente que los subordinados de Froleytia. Salta por el susto y escapa corriendo tan rápido como puede.

Quenser y Heivia observan en silencio a Froleytia por un momento.

“…Qué desperdicio.”

“…Ni modo. Puede que sea hermosa, pero sigue siendo una comandante estricta. Incluso un profesional de las artes marciales se sentiría intimidado por esa aura.”

“Ah, ¿quieren conocer mi lado amable? Puedo darles una introducción usando la suela de mi bota si gustan. Pero por ahora, no pierdan el tiempo cerca de la barricada. Estamos en un campo de batalla, ¿recuerdan?”

“Estaremos bien. Incluso en una nación militar como esta, dudo que un francotirador ataque una base con tantos Objetos.”

“No me refiero a eso. La base está siendo vigilada por cámaras.” Froleytia parece irritada, pero a pesar del calor, no desabrocha ni siquiera un botón del uniforme militar envolviendo sus enormes pechos. “Un sorprendente número de reporteros extranjeros se ha reunido, diciendo que expondrán la tiranía de la nación militar. Sin embargo, la mayoría son mocosos de países seguros que nunca han visto una guerra y el resto son personas que realmente dudo que sean reporteros.”

“Ah, ¿te refieres a las personas que actúan como guías del campo de batalla ahora que los Objetos han vuelto obsoletos a los mercenarios?” Heivia pregunta.

“Eso parece,” Froleytia responde. “El problema es que el protocolo de seguridad del ejército no nos permite dejarlos pasar a las áreas dominadas por la nación militar, así que no tienen nada que hacer. Ocasionalmente, apuntan sus cámaras hacia acá, esperando obtener una imagen que valga algo de dinero. Si no quieren que sus estúpidos rostros se muestren junto con un artículo satírico en su país de origen, asegúrense de estar en plena forma mientras están afuera.”

“…Dios, qué molesto. ¿No pueden prohibir las fotografías de la base diciendo que es una medida de seguridad necesaria para conservar información clasificada sobre los Objetos o algo así?”

Froleytia siente que comienza a dolerle de cabeza cuando escucha la sugerencia novata de Quenser.

“¿Para qué crees que es una coalición? La nación de origen podría terminar esta pelea por su cuenta si quisiera, pero los altos mandos quieren una imagen de los héroes de la justicia en un desfile. Si prohibiéramos la fotografía, los candidatos contendiendo desesperadamente por el Consejo se molestarían. El Consejero Flide está extremadamente alterado.”

“¿No lo has escuchado, Quenser? Están haciendo todo tipo de cosas por la prensa. Incluso hubo pláticas para permitir estampas de compañías millonarias o partidos políticos en el blindaje de los Objetos así como los autos de F1 y cosas así.”

“Qué, ¿están planeando enviar la imagen de las bases siendo atacadas y los soldados siendo asesinados directamente a la sala de estar de las personas? No comprenden lo que es la guerra.”

El comentario de Quenser tal vez se escuchó como algo que cualquier otro soldado diría, pero él sigue siendo técnicamente un estudiante de campo de batalla. La expresión de sabelotodo que muestra mientras se queja es más una peculiaridad de un ciudadano pacífico.

Harto de esa discusión, Heivia cambia de tema.

“Hey, ¿no viste los botes de un grupo anti-guerra navegando por el océano? Tenían esas enormes pancartas insistiendo que las fuerzas de coalición terminaran la invasión que está conformada por la impresionante fuerza de los Objetos.”

“O son un montón de idiotas que no saben lo que está sucediendo dentro de la nación militar o son un montón de bastardos egoístas que lo saben pero no les importa. ¿En verdad tenemos que prestarles atención? De hecho, podría apostar a que nos preguntarían por qué no atacamos la nación militar desde antes el momento en el que un torpedo de esa nación hunda uno de sus botes.”

Con expresión irritada, Froleytia comenta, “La elección del Consejo en el país de origen sucederá pronto. Como dije, el Consejero Flide está en sus límites para asegurar que no ganen ninguna imagen negativa. Es posible que realmente esté planeando una operación para proveer alivio a ese ignorante grupo anti-guerra.”

“Ah, vamos. ¿Venimos hasta un campo de batalla y tenemos que cuidar a un montón de idiotas?” los dos chicos se quejan.

Froleytia desvía la mirada hacia el sol que ha comenzado a ocultarse.

“Ustedes formaran parte de una misión que empieza al ocaso, así que tienen que prepararse ya. Se llevará a cabo una reunión informativa oficial esta tarde, así que asegúrense de estar totalmente listos para entonces.”

“Espera, ¿’ustedes’? Froleytia-san, ¿te quedarás en una habitación con aire acondicionado mientras esperas los resultados?” Heivia pregunta mientras hace una mala cara.

Froleytia se encoge de hombros y responde, “¿Preferirías ayudarnos aquí? No es fácil contener a los reporteros de tercera que quieren ser camarógrafos en el campo de batalla y quieren ignorar los protocolos de seguridad dirigiéndose a las líneas frontales. Todos ellos piensan que los soldados somos algo así como guías de turistas. Cuando su libertad es violada aunque sea un poco, comienzan a quejarse como si fuéramos un centro de servicio a clientes. ¿Quieres ver el verdadero rostro del pacifismo mientras que las personas te escupen a la cara y tú eres incapaz de defenderte?”

Quenser y Heivia sólo hacen una mueca ante ese pensamiento.


Parte 2[edit]

Dentro de la zona base de mantenimiento de la coalición, las características del equipo que se encuentra dentro del mismo tipo de instalaciones varía dependiendo a qué fuerza pertenezcan. Una chica Élite que es llamada “princesa” por los demás se encuentra dentro de una parte desensamblada de la zona base creada por diferentes vehículos enormes.

Existen instalaciones así de diferentes y en la que actualmente se encuentra la princesa no es el edificio enorme que contiene su Objeto personal, el Baby Magnum. Se encuentra en unas instalaciones especiales localizadas cerca de unas para los Objetos. Ésta se especializa en el mantenimiento del cuerpo de la chica Élite.

El área es tan grande que es difícil creer que se encuentra dentro de un vehículo y contiene un domo semi-circular transparente de unos diez metros de ancho. La chica Élite se encuentra en medio de ese domo y varios aparatos y ojos humanos se encuentran observándola desde el exterior del domo. Las personas pertenecen al equipo médico que cuida la salud de la chica.

La anciana que normalmente da mantenimiento al Objeto se encuentra entre el equipo médico y opera un aparato que parece el tipo de consola de grabación utilizada para doblar animación o películas.

“Muy bien, comencemos. ¿Ya terminaste de preparar el instrumento?” la anciana pregunta.

Su voz no es transmitida por medio del sonido. En vez de eso, palabras naranjas aparecen en el muro transparente del domo. Esto se debe a que el domo es a prueba de sonido. La chica lee las palabras que pasan como si fuera una pizarra eléctrica. Cuando aparece una partitura musical en el delgado y transparente monitor ante sus ojos, la chica se coloca los anteojos especiales que también usa para manejar el Objeto.

Levanta una flauta larga y plateada e introduce texto al permitir que la función infrarroja de los anteojos lea el movimiento de sus ojos.

“La afinación de la flauta está completa,” escribe.

“Veo que tampoco hay problemas con la partitura. En ese caso, que comience el metrónomo Puedes empezar tu actuación cuando quieras.”

Después de leer las palabras de la anciana, la princesa deja volar suavemente el avión de papel que llevaba en una mano. Mientras observa la hoja de papel volando por el aire, se lleva la flauta a la boca, sujetándola de manera horizontal.

Comienza a soplar y a mover sus blancos dedos.

Un suave sonido empieza a emitirse y la punta del avión de papel se inclina levemente. Está hecho de un material especial que se distorsiona con las ondas de sonido.

“Sí, sí, muy bien. Coloca el metrónomo en un ciclo de un radio de 5 metros y a una altura de 140 centímetros, completando un ciclo cada 30 segundos.”

“Las actuaciones poco artísticas como ésta son aburridas.”

Con la flauta aún en su boca, la princesa continúa moviendo los ojos para seguir con la conversación. Las notas se mueven a través del monitor que muestra la partitura, pero no hay titubeos en los movimientos de sus dedos. Es menos como el movimiento de una persona amante de la música y más como los movimientos de un brazo robótico soldando objetos con precisión a un circuito impreso en una planta semiconductora.

“¿Se siente bien estar rodeada de sonido?”

“¿Te refieres a las vibraciones del domo y el sonido que estoy creando? Si estuviera satisfecha sólo con eso, me sentiría como si estuviera insultando a las orquestas.”

No hay un método estándar para regular el cuerpo de un Élite. Tampoco hay un conjunto de reglas diferentes para cada nación u ejército. El método ideal es creado específicamente para cada Élite individual. Para una persona, es nadar continuamente dentro de una enorme piscina, buscando hacerlo en el menor tiempo. Para otra, es resolver cada problema en una hoja similar a un examen de admisión a la universidad. Para otra, es jugar ajedrez contra una supercomputadora. Y para alguien como la princesa, es rodearse a sí misma por un sonido cuidadosamente modulado.

“¿Tienes alguna queja sobre el instrumento? Para cambiar de ritmo, podrías intentar con la guitarra eléctrica.”

“Si mi respiración se combinara con el sonido podría afectar la regulación. Estoy usando la flauta porque la respiración es reescrita en música.”

La música no debe combinarse con otros sonidos. Puede hablar sin problemas al descansar después de tocar, pero la regulación no continuará durante esos descansos.

Es por eso que la chica Élite pasa por la molestia de comunicarse con los ojos mientras toca con la boca. Eventualmente, llega a la nota final y esa etapa de la regulación queda terminada. La princesa retira la flauta de su boca y el avión de papel que se mantuvo volando gracias a la música cae lentamente al suelo.

La princesa toma el metrónomo y se prepara para la siguiente canción, pero repentinamente alza la mirada. A través del domo transparente, logra ver un rostro conocido entrando por las puertas abiertas del enorme vehículo.

Es Quenser.

Está siendo empujado hacia adelante por su compañero Heivia y su expresión parece mostrar que no sabe por qué está ahí. Viéndolo, la princesa asiente en silencio.

(Heivia puede ser brusco, pero ciertamente es considerado.)

Entre el grupo analizándola, la anciana parece notar el cambio en su estado mental. El texto anaranjado dice “¿Qué tal si nos tomamos un descanso?”, y la puerta a prueba de sonido del domo transparente se abre automáticamente.

Quenser entra y la princesa mueve sus ojos para darle instrucciones al domo. Inmediatamente después, la polarización de los muros transparentes del domo cambia, regresando al color normal.

“¡Wah!” Quenser grita mientras mira alrededor.

La princesa se le acerca y pregunta, “¿Para qué estás aquí hoy?”

“Ah, Heivia estaba diciendo algo sobre que necesitábamos pasar por aquí y recordarte que no nos fueras a pisar ya que estaremos juntos en una misión.”

(¿Qué tipo de salvaje cree que soy?)

La princesa se siente levemente ofendida.

Sin percatarse de eso, Quenser observa la flauta plateada que sujeta la princesa.

“Heeh. ¿Una flauta? Vi a unas personas usándolas en una orquesta de viento en el país seguro, pero no pude comprender cómo las usaban. Probablemente no la haría sonar aunque lo intentara.”

“Es más fácil de lo que parece. ¿Quieres intentarlo?” la chica Élite pregunta y el rostro de Quenser se ilumina mucho más de lo que ella esperaba.

Eso es suficiente para que el buen humor regrese a la princesa, pero…

“Tienes que sostener la flauta al costado, ¿cierto? ¿Huh? ¿Es hacia la izquierda o a la derecha?”

Antes de que la chica pueda responder, Quenser inocentemente se lleva la flauta a la boca.

La princesa planeaba al menos limpiar la boquilla antes de prestársela, así que queda totalmente perpleja y con una expresión sorprendida mientras comienza a sonrojarse. Sin embargo, una sorpresa más intensa la ataca poco después.

La chica estaba regulando su cuerpo con el sonido del instrumento, así que justo cuando un leve y estúpido sonido escapa de la flauta, un repentino diluvio de extrañas sensaciones asalta su columna.

“¿¡…!?”

Heavy Object v01 248.jpg

La boca de la princesa se abre y cierra sin emitir sonido alguno y endereza su columna. Una orden de sugestión específica puede liberarla de los efectos regulatorios de la flauta, pero olvidó completamente dar esa orden.

Mientras una luz suave y agradable aparece en sus ojos y la luz de la razón intenta rechazarla, el cuerpo de la chica se tensa, pero Quenser no se percata de nada.

Mientras intenta reproducir la escala “do re mi fa sol la si do”, la fuerza del aire que utiliza está totalmente mal.

“¿Huh? Las notas no están saliendo bien. Están distorsionadas. ¿Y cómo se supone que tengo que presionar para ejecutar el ‘do’?”

Con cada sonido desafinado producido por la flauta, el cuerpo de la princesa tiembla de forma poco natural. Un suave color durazno aparece en sus blancas mejillas y comienzan a salir lágrimas de sus ojos. Sus delgados brazos y piernas comienzan a juntarse contra sus deseos. Mientras la chica frota sus muslos uno contra otro, no tiene idea de por qué quiere hacer eso naturalmente.

“Do re mi fa… ¿Fa? ¿Éste es ‘fa’?... ¿Huh?”

Finalmente, Quenser se percata de que algo anda mal.

La princesa se sonroja más intensamente debido al conflicto entre sentir alivio y vergüenza cuando el chico finalmente lo nota.

“¿E-estás bien? ¿Necesitas usar el baño?” Quenser pregunta con expresión preocupada mientras observa el rostro de la chica.

Inmediatamente después, la chica Élite hace algo que no haría a menudo.

Golpea a un ser humano directamente con su pequeño puño.


Parte 3[edit]

El Sol comienza a ocultarse en el horizonte.

Mientras Quenser se encuentra en esa tierra salvaje teñida de naranja, Heivia se dirige hacia él.

“Ahora que lo pienso, ¿qué haremos exactamente?”

“¿No se supone que lo sabremos en la reunión?”

“Estoy seguro de que los distintos dignatarios de la coalición están planeando que sus respectivos Objetos se queden con toda la gloria. ¿No crees que habrá alguna discusión sobre quién será el que termine con el enemigo?”

“Sólo podemos rogar para que no se libere una pelea como perros luchando por algo de carne.”

Mientras Quenser camina, saca un mapa doblado. Es de la nación militar de Oceanía. Cuando Heivia mira el viejo mapa, una expresión irritada aparece en su rostro.

“¿Qué diablos estás haciendo? ¿Perdiste tu aparato portátil?”

“Si la batería muere o se le mete arena, no lo podré usar. Si no sabes cuándo usar métodos digitales y cuándo usar métodos análogos, terminarás asesinado.” Mientras habla, Quenser vuelve a doblar el pequeño mapa como alguien leyendo un diario en el tren. “Por lo que dijeron las personas que le dan mantenimiento al Objeto de la princesa, el plan es atacar la base secreta de la nación militar de Oceanía y acabar con el Objeto enemigo.” Heivia mira el mapa desde un costado mientras Quenser continúa hablando. “De acuerdo a la información de los altos mandos, el nivel tecnológico de la nación militar de Oceanía es realmente bajo. Al punto de que ni siquiera sabían si podrían crear un Objeto o no. El grupo de simulación electrónica ha creado un diseño estimado del Objeto enemigo basándose en lo que se ha traído o lo que se ha desarrollado aquí, y el resultado sólo llega a lo que llaman Generación 0.5. Básicamente, su nivel tecnológico es demasiado bajo incluso como para apenas darle al Objeto las funciones normales, así que realmente es una chatarra. Principalmente el blindaje está hecho de forma poco eficiente, así que el análisis dice que un misil nuclear tal vez sea suficiente para destruirlo.”

“Entonces esto debería ser fácil. Tenemos a la fuerza de coalición que nos brinda más de 20 Objetos desplegados por toda Oceanía. Los Objetos son sinónimos de guerra, así que podemos acabar con esa nación sólo con los números, ¿cierto?”

“De hecho, dicen que no será tan fácil.”

Quenser le muestra el mapa doblado a Heivia.

Hay círculos rojos en varias ubicaciones.

“La nación militar de Oceanía sabe que su preciado Objeto sería destruido en un instante si atacáramos seriamente, así que han escondido su base. Es por eso que, incluso con todos los Objetos que tenemos, no podemos atacar de inmediato.”

“¿Ahn? Pero pensé que al atardecer comenzaría una operación. Eso significa que ya sabemos en dónde está la base secreta, ¿cierto?”

“Tenemos un posible candidato.” Quenser señala uno de los círculos rojos del mapa. “Parece que la nación militar ha construido zonas base falsas por todo su territorio para desubicar nuestro análisis. Hemos atacado lo que parecen zonas base unas cuantas veces, pero terminaron estando totalmente vacías. Dijeron que llevarían a cabo una investigación más intensa esta vez, pero seguramente aún no saben si ésta es la real o no.”

“Los Objetos son jodidamente grandes. ¿No podemos ubicarlos con satélites?”

“Eso fue utilizado en nuestra contra. Los altos mandos se emocionaron al ver una figura de 50 metros de alto y enviaron una enorme fuerza para encontrar un gigantesco tanque de gas cubierto con decoraciones. Por lo que escuché, aquellos a cargo de revisar usando los satélites rompieron en llanto debido a la humillación.”

“Ese fue un ataque bastante indirecto,” Heivia responde.

La nación militar ha repartido tanques de gas por toda Oceanía porque saben que están siendo vigilados vía satélite. Aparentemente, es como si hubieran dicho “Miren todos los Objetos que tenemos. ¡Wah hah hah!”.

Por supuesto, las fuerzas de la coalición no son tan estúpidas como para caer con todos los tanques falsos, pero aún así tienen que actuar con cuidado porque nunca saben si a lo que se aproximan es el verdadero Objeto. Eso desgasta innecesariamente la moral de los soldados y consume rápidamente el dinero de los impuestos de las personas. Debido a eso, los altos mandos sólo quieren terminar esta guerra lo más pronto posible.

“¿Entonces esto puede resultar en nada más que una práctica de disparo contra cebos?”

“La peor parte es que verlo de esa forma podría provocar que termines en mil pedazos.”

Sin necesitarlo más, Quenser dobla el mapa mucho más y lo guarda en su bolsillo trasero.

Heivia mira alrededor del área y dice, “Por cierto, estamos trabajando con una fuerza de coalición esta vez, ¿cierto? Así que hay más Objetos además del de la princesa. Espero que no terminemos trabajando junto con un país al que enfrentamos en Alaska o Gibraltar. Preferiría que un supuesto aliado no me disparara en la espalda por problemas personales.”

“¿Estás seguro que quieres preguntar eso? No te gustará la respuesta. Pregunté lo mismo al equipo de mantenimiento del Objeto de la princesa. Es sólo un rumor, pero-…”

Antes de que Quenser pueda continuar, un edificio gigante pasa frente a ellos.

De hecho, es un Objeto.

La figura de 50 metros pasando es todo lo necesario para levantar arena hacia el aire como una tormenta, pero Quenser y Heivia tienen cosas más importantes por las que preocuparse.

La bandera impresa en el blindaje del Objeto es suficiente para casi provocarle un paro cardíaco a Heivia.

“¿¡Gyaaaahh!? ¡Tienes que estar bromeando! ¡¡Es la Alianza de la Información!!”

“Sí, apenas escuché sobre esto hace poco. Parece que estaremos trabajando con esos locos.”

Los mecanismos de información del Objeto debieron haber recolectado sus voces porque la figura de 50 metros baja de velocidad como si reaccionara y una voz femenina resuena por los altavoces.

“Vaya, vaya. Pero si son los perros del ejército del Reino de la Legitimidad. Parece que estaremos trabajando juntos. Oh ho ho.”

El motor de amortiguación del Objeto manteniéndolo a flote entonces libera aire extra, levantando más arena y causando que Quenser y Heivia comiencen a toser.

“Maldición. ¡¡Es por esto que no deberían permitirle a personas inmaduras manejar Objetos!! ¿¡En verdad tendremos que seguir la misión con alguien como ella!?”

“Sigue siendo mejor que tratar con las Corporaciones Capitalistas o la Organización de la Fe, así que probablemente sería mejor que dejaras de quejarte.”

Un periodista satírico una vez comparó el mapa del mundo de esa era con un vitral. Aunque una vez estuvo dividido en muchas naciones pequeñas, ahora se encuentra dividido en sólo unos cuantos “colores” mostrando qué grupo está a cargo.

Uno de ellos es el grupo que insiste que la precisión de la información es lo que determina el bien y el mal e intenta crear una red que cubra el mundo. Uno es la reunión de las súper corporaciones capitalistas que sienten que la cantidad de dinero en la cuenta bancaria de uno determina tu precedencia en el mundo y los derechos humanos que obtienes. Uno es un reino que es un conjunto de culturas que quiere resucitar el viejo sistema en donde la legitimidad de la línea sanguínea de uno y el honor determinen la posición social.

Escasez de alimento, de electricidad, incremento de población, y muchas otras cosas son consideradas las “razones oficiales” para que el mundo terminara de esa forma, pero parece que la verdadera razón es el fracaso y destrucción total de las Naciones Unidas en la primera mitad del Siglo 21. Los pequeños fragmentos continuaron en las direcciones que quisieron y eventualmente se reformaron en unas cuantas alianzas diferentes.

Ahora, un mapa mostrando el balance de poder ya no tiene un solo continente con un color específico. En vez de eso, los países de un área se unen libremente a la fuerza que ellos quieran, haciendo que el balance de poder supere fronteras geográficas. Esto en verdad hace que el mapa se vea como un vitral. Ya que esto provoca que países vecinos a menudo sean enemigos, las batallas a pequeña escala son muy comunes en ese mundo.

Sin embargo, todo esto ya era normal el momento en el que Quenser nació, así que sólo puede ladear la cabeza en confusión cuando los ancianos sacuden la cabeza, hartos de todo eso.

“Sin embargo, se están usando dos Objetos para esta operación, así que dudo que soldados de carne y hueso como ustedes sean necesarios. Oh ho ho,” comenta la piloto del Objeto.

“¿Entonces podemos irnos a dormir?”


Parte 4[edit]

Después de la reunión en donde los dignatarios de la coalición entraron en conflicto con sus deseos de que sus respectivos Objetos se lleven la gloria, Quenser y los demás soldados como él salieron del edificio, sintiéndose extremadamente aburridos.

El Sol se ha ocultado por completo y la oscuridad llena el cielo.

Es hora de que comience la operación.

“Ah, Dios. ¿Por qué el sitio objetivo tiene que estar a 2 kilómetros al suroeste de aquí? ¡Dos kilómetros! ¿¡Los altos mandos no pueden conseguirnos unos camiones!?” Quenser grita sin pensarlo.

Heivia sacude la cabeza y contesta, “De hecho lo hicieron, pero es todo lo que pueden hacer para transportar la unidad de la Alianza de la Información con sus pesados trajes especiales. ¿Ves cómo las llantas están a punto de explotar?”

“Tienen motores y resortes fibrosos para complementar su fuerza, ¿entonces por qué ellos no son los que tienen que caminar? ¿Y de cualquier forma, para qué usaran esos trajes en una pelea de Objeto vs Objeto?”

“Es una unidad de reconocimiento equipada con cámaras de alta velocidad y rendimiento. Analizan los movimientos de las armas principales del Objeto enemigo y envían la información a su Objeto para ayudarlo con su coordinación para evadir y defenderse. Al menos, serán de más ayuda que nosotros. Aunque tienden a convertirse en objetivos principales debido a su irritante interferencia.”

Sin embargo, no sólo los soldados a pie están molestos por ese arreglo.

Los Objetos gigantes que pueden ejecutar velocidades al nivel de un tren de motor tienen que seguir la velocidad de los soldados a pie. Ocasionalmente hacen leves movimientos que recuerdan a un humano golpeando el suelo con el pie impacientemente mientras esperan a alguien.

Dos Objetos flanquean a los soldados a pie por los dos costados.

El primero es el de la princesa del ejército del Reino de la Legitimidad.

El segundo es el de la Élite del ejército de la Alianza de la Información que Quenser y Heivia conocieron antes.

Los dos Objetos deben usar formas de propulsión diferentes porque el sonido sordo similar a oscuras nubes llenas de relámpagos sólo es emitido por el Objeto de la princesa.

Para distraerse de su molestia y debido a la extraña sensación de conexión provocada por pelear a su lado (incluso si el equipo fue conformado en el último segundo), Quenser decide hablar con el Objeto de la Alianza de la Información.

También es posible que simplemente sienta curiosidad debido al hecho de que normalmente sería incapaz de acercarse (por miedo a ser destrozado) a un Objeto de la Alianza de la Información.

“Hey, ¿es cierto que el ejército de la Alianza de la Información está desarrollando un Objeto con forma humana?”

“Oh ho ho. Obviamente eso es una horrorosa mentira. Puede ser técnicamente posible, pero su centro de gravedad quedaría demasiado alto, así que se caería fácilmente.”

“Eso no es divertido. ¿Entonces el rumor sobre tu Objeto que dice que tiene tomas de corriente también es falso?”

“Eso es cierto. Al igual que con un alto horno, el reactor del Objeto es más eficiente si se deja encendido por 24/7 en vez de encenderlo y apagarlo. Por eso, hay energía de sobra que puede ser repartida mientras se encuentra en modo de espera en la base. Oh ho ho.”

“Viajas por tierra por largos períodos de tiempo usando la propulsión del motor de amortiguación que usa la presión del aire en vez de electricidad estática. Cuando lo usas a toda su potencia, parece que la energía excesiva sería suficiente para lanzar a cualquier soldado a tu alrededor.”

“Cuando viajas junto con soldados, el motor de amortiguación sólo es usado para reducir un poco el peso así que las bandas de rodaje son suficientes para impulsar al Objeto. Oh ho ho. De esa forma el aire alrededor no resulta muy afectado y los soldados pueden viajar a su lado.”

“Hehh. Entonces así hace las cosas estos días la Alianza de la Información.”

“Me gusta el aspecto de esa expresión admirada. Oh, y para permitir que el motor de amortiguación trabaje al máximo, el cuerpo es aligerado al usar carbón y materiales de aramida para partes de la armadura. Oh ho ho.”

“Por cierto, toda esta caminata es muy cansada, así que, ¿puedo subirme?”

“Oh ho ho. Un peso tan pequeño difícilmente sería un problema, así que siéntete libre de sujetarte.”

Quenser se sujeta al material similar al uretano del motor de amortiguación y Heivia le susurra repentinamente.

“(¡Hey! ¡¡Esa no es una buena idea, Quenser!!)”

“(¿Qué? ¿Lo dices porque la unidad de inteligencia de la Alianza de la Información está observándome temiendo que pueda infiltrarse algo de información?)”

“(¡¡Sí, bueno, el hecho de que estén viendo tu rostro a través de sus miras es un problema, pero el problema más grande es que nuestra princesa parece haberse molestado por alguna razón!!)”

“(… ¿Hah?)”

Después de llegar a la parte superior del material de uretano usado en el motor de amortiguación, Quenser desvía la mirada hacia el otro Objeto en confusión.

Ve al Objeto de la princesa moviéndose como si sacudiera la cabeza.

“No sucede nada,” dice la chica.

“¿¡Gwaahh!? ¡¡El movimiento del Objeto está causando que la presión del aire y el repelente comiencen a levantar arena por todos lados!!” Heivia grita desde el suelo y todos los soldados aún en formación adecuada comienzan a toser. Quenser logró evitar esos problemas al haberse alejado unos cuantos metros del suelo. “¡¡Quenser!! ¡¡Si quieres evitar más daños, mejor sube al Objeto de la princesa!!”

"¡¡Pero el de ella usa electricidad estática y láseres como propulsión!! Distorsiona los láseres como loco con placas de metal para calentar el aire y detonarlo. Creo que sería peligroso acercarse a cualquier distancia.”

“¡¡Cof cof!! ¡S-sí, bueno, éste infierno de arena también es bastante peligroso!”

“Este tipo de atenciones y gentileza despreocupada es importante para ganarse la confianza entre nuestros soldados. Oh ho ho. Supongo que la inculta Élite del Reino de la Legitimidad simplemente no comprende eso.”

“Dije que no sucedía nada… ¿Te estás burlando de mí?” responde la princesa.

“¡¡Por favor, Quenser!! ¡¡Bájate!! ¡¡No provoques más a la princesa y a la otra Élite!! ¡¡A este paso, seremos masacrados al quedar atrapados entre dos Objetos peleando!!”

“¿…?”

Quenser puede escuchar gritos provenientes del suelo, pero no tiene intención de continuar viajando a pie con todo el pesado equipo que lleva cargando. Se recuesta sobre el uretano con la intención de ponerse cómodo hasta que lleguen a su destino.


Parte 5[edit]

Es fácil deducir quién controla qué partes de Oceanía.

Las áreas controladas por la nación militar están cubiertas por bosques mientras que las áreas controladas por las fuerzas de la coalición están cubiertas por desierto.

Quenser y los demás se encontraban en un bosque verde.

Al principio, habían viajado a través de una tierra árida y resquebrajada, pero después de cruzar cierta línea, la tierra comenzó a cubrirse de pasto. Después de eso, la tierra quedó rápidamente cubierta por un bosque poblado. El estado del suelo cambia completamente dependiendo de si la tierra artificial que tiene un alto grado de retención de agua ha sido distribuida en esa área o no. No es de sorprender que las tribus que amaban la tierra natural por más de 1000 años vieran como algo antinatural esas plantas sin relación alguna con su continente y como una profanación a la tierra.

Quenser se baja de la parte de uretano del Objeto y mira alrededor.

“Bien, el campo de batalla está un poco más adelante. Aunque supongo que sólo estaremos sentados sin hacer nada y dejándole el trabajo a las verdaderas estrellas del show.”

“…Preferiría que mejor te largaras de aquí,” Heivia murmura.

Aunque Quenser no lo sabe, Heivia pasó un mal momento atrapado entre dos Objetos mientras el primero se relajaba sobre uno de ellos.

Heivia también mira alrededor y dice, “Sabes, éste realmente es un enorme bosque. Ellos mejoraron la genética por el bien del reverdecimiento urbano, ¿cierto? No puedo creer que esto fuera un desierto originalmente.”

“No seas estúpido. Incluso si lograron alterar la tasa de crecimiento, no pudieron haber desarrollado árboles con troncos así de altos. Los árboles más pequeños son una cosa, pero esos que se ven de al menos 100 años probablemente fueron robados de otros países en el área.”

Entonces la princesa habla a través de los altavoces del Objeto.

“Ya es hora de adelantarnos. Asegúrense de no ser heridos por balas perdidas o calor radiante.”

“Gracias por preocuparte, ¿pero eso no significa que somos inútiles?”

“Oh ho ho. Pueden quedarse aquí mientras completan 10 minutos de entrenamiento mental o algo así.”

Entonces los dos Objetos gigantes comienzan a moverse por el tupido bosque a grandes velocidades. Quenser y los demás son dejados atrás sólo con el constante sonido de estática proveniente del Objeto de la princesa.

Esas gigantescas máquinas que tienen cuerpos principales de más de 50 metros partieron a una velocidad de 200-300 km/h. Los enormes árboles cultivados artificialmente se quiebran como palillos mientras las masas gigantes pasan. En poco tiempo, queda un camino abierto a través del bosque.

Su objetivo es un conjunto de edificios de concreto rectangulares en medio del propio bosque.

Una alarma comienza a sonar en las instalaciones militares mientras esas impresionantes armas para masacres se aproximan.

Quenser saca un par de binoculares y Heivia le habla, con tono irritado.

“Apuesto a que será otro engaño. Si el Objeto de Oceanía en verdad estuviera aquí, hubiera dejado un camino por el bosque. Viste cómo el Objeto de la princesa partía esos enormes árboles, ¿cierto?”

“No, estoy observando el Objeto de la Alianza de la Información,” Quenser responde mientras ajusta el aumento de los binoculares. “Si nos atacara como enemigo, no tendría una oportunidad para analizarlo tranquilamente, pero ahora es diferente. Es una buena oportunidad para estudiarlo. Puedo tomarme mi tiempo y robar información de su tecnología de manera visual.”

“¿En verdad te obsesiona tanto el vestido sexy de una chica extranjera? Vamos, si sigues prestándole demasiada atención a esa chica, nuestra adorable princesa te matará.”

“¿Por qué has estado diciendo ese tipo de cosas últimamente?”

Mientras hablan, comienza la pelea entre los Objetos de la coalición y los soldados normales en la base de Oceanía.

Por el aspecto de las cosas, el Objeto Generation 0.5 enemigo no se encuentra ahí.

El inevitable resultado de la batalla es tan claro como el día.

Rayos de luz explosivos cubren el campo de batalla, alumbrando el cielo nocturno.

Están siendo lanzados por un cañón de rayos de disparo rápido.

Es un poderoso cañón que dispara continuamente a intervalos extremadamente cortos.

El arma principal de 35 metros del Objeto de la Alianza de la Información está constituida por cinco gigantescos cañones de rayos de disparo rápido conectados entre sí como una pistola Gatling. Algunos tal vez se pregunten por que era necesario construir un aparato similar a una pistola Gatling cuando las armas lanzan rayos en vez de balas de metal, pero las poderosas armas podrían dañar sus cañones y otro equipamiento si dispararan a intervalos demasiado cortos. Además, utilizan enormes amplificadores para incrementar y liberar instantáneamente energía eléctrica, así que es importante encenderlos y apagarlos a intervalos para dividir la carga sobre cada cañón individual.

Supuestamente, el Objeto de la Alianza de la Información puede usar esos cinco cañones para disparar esos rayos de manera indefinida.

Mientras las líneas blancas y azuladas de energía viajan por el cielo nocturno, los edificios de concreto grueso son destruidos uno por uno. Los escombros que vuelan por el aire como una erupción volcánica están prácticamente derretidos en sus orillas. El ejército de la nación militar intenta regresar el fuego con tanques y vehículos lanzacohetes, pero los Objetos no les prestan atención. Los escombros de los edificios cayendo del cielo son suficientes para destruir los vehículos blindados.

Por cierto, el Objeto de la princesa no está simplemente viendo el espectáculo.

Está utilizando su rápida maniobrabilidad para interceptar la ruta de escape de la unidad de tanques y les dispara con sus 7 armas principales con forma de brazos. Las armas principales de la princesa pueden intercambiar sus mecanismos como un microscopio cambiando las lentes. Al rotar el centro del cañón, puede atacar usando rayos láser, cañones de plasma de baja estabilidad, cañones gauss, entre otras opciones. Es por eso que a su Objeto se le conoce como un modelo compuesto.

Explosiones, rayos de luz, y potentes estruendos ocurren en el campo de batalla, pero no puede escucharse ningún grito. Seguramente los gritos de ira y miedo se encuentran ahí, pero los sonidos de destrucción causados por los Objetos los ahogan por completo.

La escena era impactante en cualquier sentido.

Es una visión infernal que hace a uno renovar sus deseos de nunca oponerse a uno de esos monstruos.

“Wow. Supongo que esto es lo que se ganan los de Oceanía por ignorar todos los tratados de guerra y hacer lo que quieran. Pero siento un poco de lástima por ellos porque sé lo que es no ser capaz de utilizar la bandera blanca.”

“Ahora entiendo por qué la princesa no quería que quedáramos envueltos en todo esto. Hey, Quenser, ¿puedes deducir cómo funciona esa enorme pistola Gatling? Sería genial si pudiéramos tenerla como una de las opciones de la princesa.”

“¿Eh? Estoy más interesado en lo que sucede abajo,” Quenser dice mientras retira los ojos de los binoculares y señala hacia el Objeto de la Alianza de la Información. “Estaba pensando por qué utilizará tanto el motor de amortiguación como la banda de rodaje, pero creo que ya lo comprendí. Flotar con el motor de amortiguación es básicamente su medio de propulsión, pero utiliza las bandas de rodaje para impulsarse con el suelo y darle algo de impulso instantáneo cuando necesite acelerar. De hecho, esas cosas se ven más como sierras eléctricas que como bandas de rodaje.”

“¿Entonces qué sucedería si instaláramos algo como eso en el Objeto de la princesa?”

“Sería capaz de ejecutar rápidos incrementos de velocidad. Algo así: woosh.”

Mientras Quenser y Heivia continúan su conversación idiota, la batalla llega a su fin.

El enemigo fue aniquilado y ni un solo aliado terminó herido o muerto.

Fue el tipo de uso ideal de los Objetos que probablemente haría que los altos mandos aplaudieran por la dicha. Ningún resultado podría parecer más confiable que para aquellos que pelean junto con los Objetos.

Entonces las voces de las Élites resuenan a través de la radio.

“Hey, terminamos.”

“Oh ho ho, ejecuté un escaneo con mis sensores, pero continúen al pendiente de minas o tropas enemigas listas para emboscar. …Eso es lo que significa preocuparse realmente por los demás, inculta Élite del Reino de la Legitimidad.”

Al ver a los dos Objetos confrontándose nuevamente, los soldados comienzan a susurrar cosas como “Parece que sigue siendo peligroso” y “Mejor esperemos un poco más”.

Sin embargo, las acciones militares no son algo que un soldado pueda simplemente negarse a hacer.

Quenser y los demás se dirigen hacia el campo de batalla por el camino de árboles destrozados dejado por los Objetos. Se sienten seguros porque asumen que cualquier trampa seguramente fue destruida cuando los gigantescos Objetos pasaron por ahí. Por supuesto, eso no garantiza su seguridad, pero de cualquier forma los hace sentir de esa forma.

Cuando llegan, la princesa habla a través de los altavoces.

“Parece que era otra base falsa. No tenía el funcionamiento que requeriría una zona base y el Objeto enemigo no está aquí.”

“Revisaremos sólo por si acaso, pero realmente no parece haber un espacio lo suficientemente grande para ocultar algo tan enorme,” Quenser responde mientras mira alrededor.

El área no fue simplemente quemada.

Los edificios estaban destruidos, el asfalto totalmente destrozado, y el mismo suelo estaba abierto en varios lugares. Árboles, metal, y todo lo demás tenía un color negro quemado y habían perdido su forma original. El nivel de destrucción observado no podría ser alcanzado incluso si se le prendiera fuego a un complejo petroquímico.

Era más simple que un arma nuclear, más poderoso que un arma nuclear, más seguro que un arma nuclear, y destruía a su enemigo de una manera más eficaz que un arma nuclear.

Los soldados enemigos fueron eliminados en trozos tan pequeños que es imposible decir en dónde se encuentran sus cuerpos.

“Uehh…” Heivia dice. “Me alegro de que hayamos terminado nuestras raciones militares antes de venir aquí. Escuché que el ejército de la Alianza de la Información utiliza saborizante en polvo sobre sus raciones. Puedes elegir entre curry y ceso o el sabor que gustes.”

“Presiento que sus sabores a la parrilla no serán muy populares por algún tiempo.” Quenser desvía la mirada hacia los dos Objetos. “Por cierto, ¿qué se supone que haremos ahora que terminaron tan rápido con la batalla? ¿Nos iremos después de terminar de revisar el área para asegurarnos que no haya ninguna zona base de mantenimiento subterránea?”

“Oh ho ho. Dudo que haya algún arma cerca que tenga una escala suficientemente grande para destruir un Objeto, pero por favor manténganse alerta,” responde la Élite de la Alianza de la Información.

“¿…?”

“Simplemente quiero descansar un poco antes de esforzarme al máximo en la verdadera batalla. Oh ho ho.”

“Ya veo. ¿La gravedad extra de la inercia te está desgastando?”

Los diseños de los trajes especiales para los Élites difieren entre Élite y Élite, pero en general, son resistentes a la presión como un traje de piloto de la fuerza aérea. Los Objetos no se mueven a velocidades supersónicas como un jet de combate, pero poseen una masa abrumadora. Para simplificar el problema, uno debe pensar en ello como una bola de metal conectada a una cadena. La atracción incrementa entre más rápido se mueva la bola metálica por la fuerza centrífuga y entre más pesada sea dicha bola.

Quenser se percata de que el Objeto de la Alianza de la Información y el de la princesa han estado totalmente inmóviles por algo de tiempo.

“Oh ho ho. Si tuviera que pelear, lo haría, pero estar al pendiente de esa forma cuando no hay enemigos cerca sería una tontería. Además los trajes Élite están muy ajustados alrededor de las piernas.”

“Ah, es cierto. Cuando te mueves a gran velocidad, interrumpen el flujo sanguíneo hacia tus piernas para asegurarse de que la sangre circule hacia tu cerebro adecuadamente… ¿Eso hace que tus piernas se entumezcan?”

“Después de una batalla a gran velocidad que requiere mucha concentración, mi cuerpo queda con un exceso de calor, así que lo más fácil es sacar mis piernas del traje y usar un atomizador de enfriamiento sobre ellas. Oh ho ho.”

“Ya veo…” Quenser dice levemente admirado, pero de pronto se queda totalmente inmóvil.

(Esperen… si la princesa también está enfriando sus piernas, ¿eso significa que se quitó su traje especial detrás de esos gruesos muros?)

Aún inmóvil, Quenser comienza a pensar profundamente como un filósofo.

Cuando lo hace, el Baby Magnum del Reino de la Legitimidad apunta sus cañones principales hacia él.

“No necesitas pensar en ese tipo de cosas,” dice la princesa.

“¿¡Gyaaaah!? ¿¡No crees que eso es demasiado exagerado para una broma!? ¡¡Además fue la Élite de la Alianza de la Información la que comenzó con eso, no yo!!”

Al ser mencionada en la discusión, la otra Élite habla a través de los altavoces.

“Heh. Oh ho ho. ¡¡Parece ser que necesito quitarme este traje estilo leotardo para enfriar mi glorioso cuerpo copa G!!”

“¿E-en verdad? ¡No creí que un solo enunciado pudiera tener tantos términos que llamen la atención! Sé que el traje de la princesa es muy similar, ¿¡pero por qué la Alianza de la Información iría tan lejos!?”

“Fue por pedido del diseñador. Oh ho ho.”

Heavy Object v01 270.jpg

“¿¡…!? ¡No tengo intenciones de desertar, pero si en ese lugar esa es una verdadera ocupación…!”

“No seas idiota, Quenser. ¡¡No te emociones por la información obviamente falsa de la Alianza de la Información!! ¡¡Si en verdad fuera un leotardo, no habría manera de que se ajustara alrededor de las piernas para la resistencia de presión!!”

“Ah, me descubriste. Qué mal. Oh ho ho. De hecho sí cubre mis piernas, pero en vez de eso tiene aberturas en varios lugares para poder rociar el atomizador de enfriamiento más fácilmente. …Y algunos de esos lugares son más atrevidos que los que muestra un traje de baño escolar.”

“¿¡Hey, Heivia, crees que eso sea cierto!?”

“¡¡Quenser!! ¡¡Si sigues creyendo en todo lo que diga, solamente harás que la princesa se moleste!!”

Después de que Heivia lo golpea en el rostro, Quenser regresa a sus cinco sentidos.

(¿No estábamos a punto de tomar el control de una base enemiga? ¿Por qué mi cabeza se llenó con la vergüenza de una chica pura y la sensualidad de los trajes especiales?)

“Tenemos que continuar con la misión,” Quenser dice, demostrando algo de motivación.

“En ese caso, aún queda un trabajo para que hagan ustedes. Oh ho ho,” la Élite de la Alianza de la Información comenta. “Oh ho ho. Tenemos un pedido de las tribus locales. Ya que esos bosques genéticamente alterados son antinaturales, quieren que los quememos.”

“Ah, es cierto. Necesitamos cambiar esta área al color de nuestro bando,” Quenser responde.

Entonces la princesa habla como si se disculpara.

“Si quisiéramos, podríamos quemarlo en un instante con nuestros Objetos, pero…”

Si usaran los cañones de plasma de baja estabilidad accionados por el reactor de los Objetos, todo sobre el suelo, e incluso las cosas en las profundidades terminarían quemadas. Sin embargo, las tribus de Oceanía consideran esas tierras como algo sagrado, así que no quieren que sean dañadas más de lo necesario.

“¿Un poco de destrucción y un poco de moderación, hm? A mí me suena como un superhéroe de un comic estadounidense.”

“Aparentemente, la Agencia de Protección Cultural está protestando contra ese término. Dicen que debería ser llamado cómic de la Corporación Capitalista, ya que el país conocido como ‘Estados Unidos’ ya no existe.”

“Es porque se molestan tanto por cosas insignificantes como esa que nadie los quiere.”

Mientras Quenser y Heivia charlan, parpadeantes flamas se encienden en varios lugares del bosque nocturno. La unidad de trajes especiales de la Alianza de la Información activó sus lanzallamas preparándose para encender los árboles.

“Hey, no tenemos trajes especiales ni nada. ¿No terminaremos atrapados entre las flamas, o sí?”

“Al menos es mejor que usar un defoliante.”

De pronto, se escucha algo de estática del radio de Quenser seguido por una transmisión aliada.

Después de escuchar un momento, Quenser lo apaga y voltea a ver a Heivia.

“Tenemos otro trabajo que hacer. Necesitamos buscar aldeas en el área antes de encender el fuego.”

“¿No podemos usar UAV o algo así?”

“De hecho, ¿en verdad está bien que quememos las casas de los aldeanos?”

“Contacta a Froleytia con tu radio y habla con ella sobre esto. Aparentemente, las fuerzas de la coalición se encargarán de reubicarlos después. Y ya que las tribus fueron ubicadas aquí a la fuerza en primer lugar, probablemente no les importará abandonarlo para poder conseguir nuevamente su estilo de vida original.”

Se quejan, pero aún así se sienten alegres de poder hacer algo antes de irse. Y así, las tropas del Reino de la Legitimidad y la Alianza de la Información comienzan a buscar mientras se mantienen alerta de minas o trampas.

“De acuerdo al mapa, nuestra área es de 3 kilómetros cuadrados. Si encontramos una cabina vieja o algo en esa área, necesitamos tocar la puerta y revisarla.”

“La guerra es sorprendentemente aburrida. Bueno, es mejor a que sea demasiado emocionante, supongo.”

Quenser y Heiva caminan mientras charlan sobre cosas como lo estúpidos que se sentirían si pisaran una mina, pero se detienen repentinamente.

El bosque se divide repentinamente.

Se encuentran de pie sobre una pequeña colina de unos 7 u 8 metros de altura. Una tormenta o algo así causó que el frente de la colina se derrumbara, así que es más como un acantilado. Y al fondo de ese acantilado se encuentra una aldea de sólo unos 20 edificios.

Si eso fuera todo, hubieran tenido que entrar para dar a conocer la advertencia de evacuación.

El problema es el camión militar bloqueando la entrada a la villa.

Las tropas de Oceanía han llegado a esa aldea.

Quenser y Heivia asumieron que la pelea ya había terminado, pero ahora se recuestan rápidamente contra el suelo. Quenser observa a través de sus binoculares y Heivia a través de la mira de su rifle.

“(…Maldición. ¿¡Por qué siempre a nosotros tienen que sucedernos las cosas emocionantes!?)” Quenser se queja con un susurro. “(La princesa y la otra Élite acaban de pelear hace poco por allá. ¿¡Acaso ellos no escucharon nada!?)”

“(¡¡Yo qué sé!! Tal vez sea una unidad de reconocimiento. A lo mejor le informaron a sus altos mandos en dónde se encuentran nuestros Objetos y se detuvieron aquí en su camino de regreso,)” Heivia contesta tranquilamente. “(¿Entonces ahora que hacemos? Sería una molestia arreglar esto por nuestra cuenta, ¿así que qué tal si llamamos a los Objetos?)”

“(No, espera. Ciertamente se percatarían de algo así de grande acercándose. Podrían tomar a los aldeanos como rehenes. Y piensa en las características de los Objetos, El de la princesa tal vez tenga esos láseres anti-personal, pero la Alianza de la Información sólo tiene ese enorme cañón de rayos de disparo rápido similar a una Gatling. Eso sólo acabaría totalmente con la aldea.)”

Por lo que pueden ver desde la colina, los soldados de Oceanía no parecen estar dispuestos a disparar a los aldeanos o quemar sus hogares. Cuando miran con detenimiento, pueden ver a un anciano, el cual seguramente es el líder de la aldea, entregando dinero a un hombre de uniforme militar.

“(¿Es la ‘renta’ mensual o algo así? Parece que es algo que están acostumbrados a hacer.)”

De acuerdo al mapa, el área en la que se encuentran está cerca de la frontera entre la tierra de Oceanía y la tierra de la coalición. La aldea debió ser creada para ayudar con la carga y descarga de bienes de los camiones viajando entre los dos para inspeccionar sus contenidos.

Heivia hace una inspección general de las tropas enemigas a través de la mira de su rifle.

“(Son cerca de 20. Cada uno está armado con un rifle de estilo antiguo con un lanzagranadas conectado. Ya que sólo hay un camión, es poco probable que haya más de ellos que no podamos ver. ¿Qué hacemos?)”

“(¿A qué te refieres? Tampoco es que podamos hacer algo.)”

“(Sí, supongo. Enfrentarse a una fuerza que nos gana 10 a 1 sería realmente estúpido.)”

Quenser y Heivia intercambian miradas y son atacados por el cansancio.

Si las tropas enemigas hubieran reunido a los aldeanos en el centro de la villa y estuvieran a punto de dispararle a los hombres y de violar a las mujeres, no tendrían otra opción más que luchar, pero no parece que las cosas se dirijan hacia ese escenario. Después de que termine el pago usual de dinero y objetos, los soldados seguramente dejarán la aldea. Quenser y Heivia sólo necesitan esperar hasta que se vayan para advertir sobre la evacuación.

Si comenzaran un tiroteo en la aldea, simplemente incrementarían el número de víctimas.

Además, Quenser es un ingeniero de combate, así que sólo lleva explosivos. Las únicas armas prácticas que llevan son el rifle y la pistola de Heivia. Cuando no hay una verdadera razón para pelear, ninguno de los dos quiere comenzar una batalla en donde se encontrarían en desventaja.

Sin embargo…

“(Hey, espera. Algo anda mal,)” Quenser dice mientras mira por sus binoculares.

Los soldados de Oceanía que habían estado sin hacer nada de pronto comenzaron a moverse. Sujetaban sus rifles colgando de sus hombros y comenzaron a buscar un enemigo con expresiones nerviosas. Mientras tanto, las mujeres y niños comenzaron a escapar hacia los edificios.

“(¿Qué sucede?)”

“(Mira, Quenser. ¡Por allá!)”

Heivia señala hacia un área abierta de la aldea. Alguien se encuentra sobre el suelo. Es un hombre usando el uniforme militar de Oceanía. Hay sangre saliendo del centro de su cuerpo. Seguramente murió al instante.

“(No se ve como alguien afectado por un golpe de calor.)”

“(¿Entonces… qué? Heivia, ¿no le habrás disparado accidentalmente mientras observabas por la mira?)”

“(¿¡Qué tan estúpido eres!? ¿¡Realmente crees que este jodido rifle tiene un silenciador tan increíble que ni siquiera tú notarías que disparé a pesar de estar a mi lado!? ¡¡Además, ese hombre cayó en dirección opuesta a la que nos encontramos!!)”

Quenser mira en dirección opuesta al área en donde el hombre colapsó.

Lo que ve es…

“(La frontera con el territorio de la coalición… ¿Le dispararon desde más allá de ahí? ¿Entonces alguien lanzó una ‘pedrada’ a propósito desde fuera de su territorio?)”

De pronto, un poco de estática resuena desde la radio de Quenser. El chico piensa que está recibiendo una transmisión, pero no es así. Pequeñas explosiones de estática continúan sonando intermitentemente.

“(Explosiones de estática con intervalos de 0.8 segundos… ¡Creo que proviene de la mira a distancia de los rifles francotiradores! Utiliza láseres y ondas electromagnéticas para ayudar con la puntería.)”

“(¿Huh? Ningún aparato militar adecuado revelaría la presencia de un francotirador de forma tan obvia. ¿Algún idiota estará usando un trozo de chatarra para pretender ser parte de un ejército voluntario o algo así?)” Heivia dice irritado, pero una mirada amarga aparece en su rostro. Entonces alza su rifle y se queja. “(Oh, mierda. ¡Esto es malo, malo, malo, muy malo!)”

Además de la mira, su rifle puede localizar rayos ultravioleta e infrarrojos y tiene un micrófono para buscar enemigos. Ya que tiene el auricular en el oído, debe estar escuchando una conversación entre los aldeanos y las tropas de Oceanía usando el micrófono.

Su rifle está apuntando hacia el soldado y el anciano que parece ser el líder de la aldea.

“(¿Qué? ¿Qué es malo?)”

“(No estoy de humor para explicártelo adecuadamente, así que lo actuaré. ‘¡Maldito, nos traicionaste!’ ‘No, estás equivocado. Nunca haríamos algo así.’ ‘Cállate. ¡Los mataremos a todos y quemaremos esta aldea hasta las cenizas!’.)”

“(¡Creo que tu ‘esto es malo’ fue una descripción incompleta!)” Quenser dice perplejo.

Entonces Heivia voltea para pedir su opinión, diciendo “(¿Ahora qué haremos?)”

“(Si llamamos a los Objetos, el ejército probablemente mataría a todos antes de que éstos lleguen.)”

“(¿¡Entonces qué vamos a hacer!?)”

“(Bueno, no sabemos en dónde se esté ocultando el francotirador y las tropas de Oceanía causarán daño innecesario si no hacemos nada.)” Quenser incrusta unos fusibles eléctricos en los Hand Axe que le fueron entregados especialmente. “(¡¡No tenemos otra opción más que hacer esto!!)”

Hartos de esa situación, ambos asienten y comienzan a moverse.

Quenser comienza a lanzar los explosivos con fusibles conectados desde la colina. Caen un poco alejados de la aldea, pero Quenser envía la señal para detonarlos de cualquier forma. Las repetidas explosiones causan que los soldados de Oceanía corran frenéticamente detrás de los edificios para protegerse.

En realidad, sólo se trata de un estudiante lanzando explosivos, pero ellos seguramente pensaron que era cualquier cosa desde un mortero hasta un tanque. Las explosiones repetitivas sólo incrementan innecesariamente su preocupación.

Después. Heivia comienza a disparar una y otra vez.

Para ocultarse del nuevo enemigo, los soldados tuvieron que ocultarse en la dirección incorrecta. Heivia puede verlos apuntando sus traseros hacia él mientras tiemblan, así que los elimina fácilmente uno por uno. En un tiroteo, Quenser y Heivia hubieran sido superados sin duda alguna, pero sus tácticas de desconcierto mueven la ventaja de un solo lado.

“(¡¡Hey, no seré capaz de dispararles a todos!!)”

“(Una vez que elimines a unos cuantos, ¿no crees que se desharán de su orgullo como hombres y escaparán al bosque? A mí no me parecen del tipo que peleen honorablemente hasta el último hombre.)”

“(Hey, Sr. Estudiante del Campo de Batalla. No veo que escapen. ¡Parece que están planeando pelear hasta el final!)”

“(¡Maldición, otra vez el francotirador! ¡Está disparando nuevamente! ¡¡Está intentando cortar sus rutas de escape, para que no puedan huir aunque quieran!!)”

Entre más se alarga la pelea, las posibilidades de que los aldeanos salgan heridos por alguna bala perdida incrementa. Quenser y Heivia no tienen ninguna razón para insistir por la victoria absoluta, así que no les importaría si las tropas enemigas escaparan hacia el bosque, pero el misterioso francotirador no parece que vaya a permitir que eso suceda.

De pronto, un hombre regordete que parece ser el comandante desvía la mirada hacia la colina.

Da una orden con un gesto y los soldados alzan sus rifles.

“(¡Oh, mierda! ¡¡Nos descubrieron!!)”

Quenser y Heivia retroceden frenéticamente. Inmediatamente después, una lluvia de balas vuela en su dirección. Ya que están disparando hacia la colina derrumbada como un acantilado, ésta funciona como un escudo para los chicos.

“(Afortunadamente nos encontramos lo suficientemente lejos como para que sus lanzagranadas nos alcancen.)”

“(Tarde o temprano, harán que una fuerza rodee para flanquearnos. Hey, Quenser, ¿puedes instalar algunos explosivos para cortar su camino antes de que lleguen?)”

Sin embargo, antes de que puedan hacer otra cosa, alguien los sujeta del hombro y los arrastra hacia atrás.

Ambos se dan la vuelta frenéticamente y se encuentran con un soldado de la Alianza de la Información.

“(No estoy seguro de la situación, pero ayudaremos. Podemos enviar a nuestra unidad de trajes especiales y terminar esto en menos de cinco minutos.)”

“(¿Cinco minutos, hm? No está mal, pero ya es demasiado tarde.)”

Heivia señala con su barbilla al fondo de la colina.

Pueden distinguirse varias figuras colapsadas de las personas que quedaron atrapadas en el tiroteo dentro de la villa. Y no todos pertenecen a los soldados de Oceanía, Algunos eran aldeanos a los que los soldados les dispararon por pura desesperación.

Además un gran número de juguetes para niños están regados por el suelo y seguramente eran de alguien que los soltó en su desesperación por escapar.

Entre esos juguetes cubiertos de arena, polvo, y sangre se encuentra un libro de dibujos. Los chicos se encuentran un poco alejados de la aldea, pero los detalles de la portada pueden verse a través de la mira del rifle.

El título del libro es Las Gentiles Bestias de las Rocas.

Es el mismo libro que vieron que llevaba la niña nativa fuera de la barricada de la zona base de mantenimiento de la coalición. Heivia chasquea la lengua y lanza su rifle al suelo.

“(Bien, ya entendí. Esto es la jodida guerra. Mujeres y niños inocentes son asesinados sin razón… Hazlo. Ve a matar a esas malditas tropas de Oceanía.)”

El hombre de la Alianza de la Información asiente silenciosamente y da la orden a la unidad de trajes especiales. Sin prestarle atención a la lluvia de balas, saltan desde la cima de la colina derrumbada.

“Hey, lo encontré,” Quenser dice mientras se retira los binoculares y señala.

No está apuntando hacia la villa. Está señalando a la frontera entre Oceanía y las tierras de la coalición.

“Encontré al francotirador. Mira, no es de Oceanía ni de la coalición. Es uno de esos reporteros. Cambió su cámara por un rifle. Eso explica por qué no está usando un rifle francotirador del ejército. Comenzó una batalla por su propia satisfacción. Tal vez sea uno de esos mercenarios vestidos como fotógrafos de los que Froleytia-san habló.”

“Muy bien,” Heivia responde mientras recoge su rifle del suelo. Entonces voltea a ver al hombre de la Alianza de la Información. “Nosotros nos encargaremos del francotirador. No me sentiré satisfecho hasta haberlo golpeado unas cuantas veces.”


Parte 6[edit]

Después de haber regresado a la zona base de mantenimiento, Quenser y Heivia se encuentran recargados silenciosamente contra el muro de un pasillo.

Froleytia se dirige a sus dos subordinados.

“Revisé el reporte, y parece que la dueña de ese libro no era la niña que ustedes temían.”

Quenser y Heivia permanecen en silencio por un momento más.

Finalmente, Quenser abre la boca y dice, “¿Crees que eso es suficiente para que nos sintamos aliviados?”

“Sé que, como soldados, no tenemos derecho a pretender que somos inocentes, pero éste no es el tipo de guerra que queremos pelear.” “Ya veo,” Froleytia murmura antes de sujetar el pomo de una puerta cercana y entrar sin tocar.

Suelta un suspiro ante el problemático trabajo frente a ella.

Se encuentra dentro de una pequeña habitación.

La chica tiene cabello largo y plateado con una tonalidad levemente azul, un broche largo y angosto basado en un kanzashi japonés, y está inhalando humo gris con un kiseru estilo japonés. Saca una computadora personal y un sensor de debajo de su brazo y los coloca sobre una mesa. Normalmente utilizaría un aparato similar a un bolígrafo con la computadora para enviar órdenes a unidades a distancia, pero ahora el monitor está cerrado.

Froleytia mira directamente hacia enfrente.

Una silla está soldada al suelo del otro extremo de la pequeña mesa y un hombre se encuentra sentado en ella con sus brazos esposados a los reposabrazos.

Es el reportero.

Quenser y Heivia le informaron acerca de su suposición sobre que él era un antiguo mercenario, pero Froleytia no piensa eso. Un mercenario deseoso de entrar a un campo de batalla sin un Objeto para protegerlo tendría una mirada mucho más agresiva. Seguramente, tendría una mirada incluso más agresiva que un verdadero soldado.

Seguramente viene de parte de algún niño rico de las afueras de Oceanía que se financió a sí mismo una persona de la cultura.

Heavy Object v01 286.jpg

“Señor… ¿Sewax, cierto? Ha causado bastantes problemas. ¿Se da cuenta que ésta es una habitación militar de interrogación y que usted hizo algo que lo llevó a estar aquí?”

“Quítame estas esposas,” Sewax responde rápidamente, interrumpiendo a Froleytia. “No tengo obligación de hablar sin un abogado presente. Pero te haré un favor. Claramente estás violando los derechos humanos. No tienes derecho de arrebatarme mi libertad. Quítame estas esposas en este momento.”

“…”

“¿Qué, estás molesta sobre los disparos? Ustedes lo soldados son unos inútiles. ¿Intentas decir que soy un asesino sólo porque no formo parte del ejército? En otras áreas de conflicto como Oceanía en donde ni siquiera se despliegan Objetos, los mercenarios viajan de los países seguros, acaban con unas cuantas tropas enemigas, y regresan a casa libremente. ¿Estás diciendo que ellos también son criminales?” Sewax hace una mueca como si dijera que sus derechos fueran absolutos y nadie pudiera ponerle un solo dedo encima. “Todo lo que hice fue lo que ustedes han olvidado hacer. ¿No es su trabajo el incrustar balas en esos monstruos de Oceanía? Yo simplemente lo hice por ustedes y ahora escribiré un reporte y cambiaré la opinión pública. Para ser franco, ustedes no están llevando a cabo su trabajo en un nivel fundamental y se ponen agresivos cuando alguien acaba con unos cuantos soldados de Oceanía. ¿En verdad crees que pueden acabar con su tiranía de esa forma?”

Froleytia hace una mueca mientras Sewax la mira con desprecio.

Pero é deja pasar ese cambio en la expresión de la soldado.

“Gracias a los Objetos, ustedes idiotas se han olvidado de lo que significa ser un soldado. Escribiré sobre ustedes cuando regrese al país de origen. Les diré a todos sobre cómo los soldados han olvidado lo que es pelear y cómo se ponen nerviosos ante la vista de la sangre. Sin mencionar cómo perdieron su habilidad para pensar racionalmente y cómo apresaron de forma ilegal a un reportero honesto y trabajador.”

Froleytia coloca lentamente su largo y angosto kiseru sobre la mesa.

Inmediatamente después un fuerte estruendo resuena.

Sujeta los hombros de Sewax, lo levanta junto con la silla y lo lanza bruscamente contra el muro.

“Gbh… ¿¡Ghaaaaaahhhhhhh!?”

La fuerza del impacto destruye el respaldo de la silla y el cuerpo de Sewax se inclina hacia atrás. Sin embargo, los brazos de Froleytia evitan que el hombre caiga al suelo. Sujeta su cuerpo contra el muro y aproxima su rostro.

“Fueron cuatro,” Froleytia dice con una voz baja y fría que no había usado antes. “Si simplemente hubieras matado soldados enemigos, estaríamos halagándote. Sin embargo, fueron cuatro. Cuatro aldeanos sin relación alguna fueron asesinados gracias a tus acciones no deseadas. En otras circunstancias esas personas no hubieran muerto. Y una de ellas murió por tu bala, no del ejército de Oceanía.”

“Cof. ¡Pero gracias a eso, fueron capaces de tomar la decisión de atacar a esos monstruos! No podemos pasar por alto incluso la maldad más pequeña. ¡¡Lo que hice no estuvo mal!! Si escribo un reporte sobre esto, las personas del mundo resentirán la irracionalidad de la guerra y el sentimiento anti guerra comenzará a esparcirse. ¡¡Esta era en la que confiamos en ustedes, los soldados que no hacen nada más que consumir nuestros impuestos, llegará a su fin, idiota!!”

“¿¡Ah, en verdad!?”

Froleytia separa el cuerpo de Sewax del muro y lo hace girar bruscamente. La fuerza centrífuga hace que su espalda se impacte contra la superficie de la pequeña mesa.

Mientras Sewax tose, Froleytia continúa hablando.

“Entonces déjame decirte algo. Resulta que esos soldados de Oceanía no estaban en esa aldea por su paga regular. Estaban en una visita irregular. Incluso si no hubieras atacado con ese rifle francotirador, hubieran obedecido las órdenes de sus superiores y hubieran comenzado a atacar sistemáticamente las demás aldeas.”

“E-entonces…”

“¡¡Y estaban haciendo eso gracias a las acciones de reporteros como tú!! Debido a la intervención de la coalición, la nación militar de Oceanía piensa que la sociedad internacional los está tomando a la ligera. ¡¡Para demostrar lo poderosos que son, se les ocurrió un ridículo plan para reforzar verdaderamente su forestación y acabar con los aldeanos!! ¡¡Están usando a su propia gente como cartas en la negociación diciendo que sus muertes son nuestra culpa por ignorar sus órdenes y enviar los Objetos de la coalición!! ¿Por qué crees que no permitíamos que ningún camarógrafo se acercara a la frontera de Oceanía? ¡Porque ya conocíamos su plan! ¡No tenían a nadie que presenciara las masacres para transmitirlas al mundo, y es por eso que no habían comenzado esa inútil masacre desde antes! ¡¡Sin embargo, tus acciones les dieron el empujón que necesitaban!!” Froleytia dice, arrepintiéndose de su propia necedad en vez de la del hombre. “¿Qué crees que hará el ejército de Oceanía ahora que sus camaradas han sido asesinados? Estaban intentando presumir ante la comunidad internacional y en vez de eso sufrieron una gran desgracia. ¡Se asegurarán de incrementar sus masacres para poder borrar esto de su imagen! Ahora ellos ‘buscarán al asesino’. ¡¡Elegirán arbitrariamente a cualquier aldea ‘sospechosa’, enviarán a sus tropas, y los asesinarán hasta que queden satisfechos!! ¿¡Me escuchaste!? ¡¡Satisfechos!!”

El cuerpo de Sewax se tensa por la sorpresa al escuchar eso.

“Pe-pero soy un reportero del Reino de la Legitimidad. Me aseguré de disparar a territorio de Oceanía desde el territorio de la coalición. ¿Por qué usarían como objetivo las aldeas de Oceanía? Eso no tiene sentido. Incluso esa nación militar no tomaría acciones sin ninguna evide-…”

“¿¡¡¡¡En verdad crees que ellos escucharán ese tipo de razón!!!!?”

Froleytia finalmente aprieta su puño y golpea a Sewax en el abdomen.

Sewax es incapaz de contener las náuseas y riega su vómito por el suelo. Froleytia lo sujeta del cabello y le habla con un rostro lleno de ira.

“¡¡Ellos ven las vidas de los aldeanos con tanto valor como la vida de un insecto!! ¡Si les apetece, los matarán sin importar que tengan evidencia o no! ¡Atacarán las aldeas que no les gustan por la ira de haber perdido a sus soldados compañeros! ¡Por eso te dije que los masacrarán hasta sentirse satisfechos! ¿¡Creíste que los juzgados para ejecutar las leyes adecuadas existían en este país!? ¿¡Cuántas vidas inocentes crees que se perderán gracias a este intento de atención pública que querías que no era más que para mantener tu propio orgullo!?”

No queda claro si él finalmente entendió lo que había hecho o si es simplemente una reacción en cadena después de vaciar su estómago, pero las lágrimas comienzan a formarse en los ojos de Sewax.

“Para ser honesta, desearía poder entregarte a los líderes idiotas de Oceanía, pero desafortunadamente, el Reino de la Legitimidad tiene unos derechos humanos excelentes. No puedo simplemente entregarte.” Froleytia suelta su cabello y parece haber retomado algo de frialdad cuando habla nuevamente. “¿Entiendes? Apenas lográbamos mantener un cuidadoso equilibrio en este campo de batalla y tus acciones han cambiado eso al camino de la pelea larga y duradera que todos temíamos.”


Parte 7[edit]

Cuando la interrogación de Froleytia llega a su fin en el monitor frente a ellos, Quenser y Heivia desvían la mirada de la pantalla al mismo tiempo. Salen del pequeño cuarto de observación lleno con personal de grabación y análisis y comienzan a hablar una vez que se encuentran a solas en el pasillo.

“Hey, Quenser. ¿Cuánto crees que el ejército de Oceanía se tarde en comenzar la ‘búsqueda del asesino’?”

“Si las estimaciones del equipo de simulación electrónica son acertadas, entonces el Objeto de la nación militar apenas es de Generación 0.5. Su nivel de tecnología es demasiado bajo como para tener todas las funciones de un Objeto.” Quenser escoge sus palabras con cuidado. “El reactor de un Objeto es como un reactor nuclear o un alto horno porque es más eficiente mantenerlo funcionando en vez de encenderlo y apagarlo. Sin embargo, un Generation 0.5 es muy débil. Si mantuviera funcionando su reactor por un largo periodo de tiempo, sus partes internas podrían derretirse. Por eso, su reactor normalmente se mantiene apagado. Si calculamos cuánto tiempo le lleva a su velocidad de revolución incrementarse lo suficiente para poder moverse…”

“Eso significaría que tenemos entre 4 y 5 horas,” Heivia dice mientras revisa la hora en su reloj militar.

Quenser asiente y dice, “De acuerdo con Froleytia, ellos planeaban que su masacre sobre la aldea fuera grabada por algún camarógrafo para poder presumir su fuerza al mundo. Ahora que fallaron en eso, el ejército de Oceanía debe estar buscando algo más impactante para borrar ese fracaso anterior de las mentes de todos. En ese caso, ¿no crees que atacar una aldea con su Objeto sea la acción a tomar más obvia para ellos?”

Tal vez tenga el poco privilegiado nombre de Generation 0.5, pero sigue siendo un Objeto. Los Objetos del Reino de la Legitimidad o de la Alianza de la Información tal vez sean capaces de derrotarlo fácilmente, pero una aldea indefensa no tendría esperanza.

A este paso, simplemente masacrarán a todos para obtener la “tragedia obvia” que han buscado.

“Esto es malo. Si no encontramos al Objeto antes de eso, esto se pondrá muy, muy feo.”

“¿Pero cómo se supone que lo encontraremos? Los satélites han estado revisando por meses, y aún no lo han ubicado. ¿Cómo podremos encontrarlo nosotros dos y destruirlo en un lapso de 4 horas?”

“Destruirlo será lo fácil. Tenemos más de 20 Objetos de la coalición. Si pudiéramos decirles en dónde se encuentra el Generation 0.5, podrían enfocar toda su fuerza para acabarlo con facilidad.”

“¿Y eso significa…?”

“Significa que sólo tenemos que idear alguna manera de encontrar esa cosa. Tal vez seamos capaces de pensar en algo si vemos esto desde un punto de vista diferente al de los satélites.”

Justo cuando ambos están a punto de entrar en acción, alguien interfiere.

Es Froleytia, quien acaba de salir del cuarto de interrogación.

“Para ser honesta, me gustaría dejarlos hacer eso, pero no puedo. Es lo que ordenaron los altos mandos.”

“¿…?”

“Si el ejército de Oceanía planea que su Objeto nos dé un espectáculo nudista y se muestre por cuenta propia desde su edificio de concreto, esa será nuestra oportunidad. Los altos mandos simplemente quieren seguir vigilando con los satélites y esperar a que deje una de las zonas base. Si se percatan de algún intento de reconocimiento, esa rara oportunidad podría ser arruinada y tendríamos que regresar a las búsquedas inútiles por tierra.”

“¿¡Estás diciendo que simplemente los dejemos atacar alguna aldea!? ¡¡Sé que comprendes lo que es estar del lado que recibe los ataques de un Objeto sin nada de ayuda!”

“¡¡Cuando lo localicemos saliendo de una base, podremos interceptarlo antes de que comience su ataque!! ¡¡No permitiremos que haya más víctimas!!”

“¡Pero seguramente ellos ya saben que podemos verlos! ¿¡Qué harás cuando nos dirijamos felizmente después de que el objetivo haya sido localizado por el satélite y resulte ser un tanque de gas con bandas de rodaje!? ¡¡Mientras tanto, el Objeto real hará cenizas una aldea verdadera sin misericordia, se camuflará con otros tanques de gas, y escapará a otra base distinta!! Si eso sucede, tendremos que empezar de nuevo. ¿¡Vas a dejar que ataquen aldea tras aldea hasta que le atinemos!? ¡¡Tal vez esté mal decir esto después de que atacamos a las tropas de Oceanía con los Objetos, pero un Objeto no es algo a lo que se le pueda permitir atacar a simples civiles!!” Heivia grita, perdiendo de vista cualquier formalidad que debería mostrar ante su oficial superior.

Seguramente, Froleytia está de acuerdo con sus preocupaciones, pero algo más evita que acepte el punto de vista de Quenser y Heivia.

Ese algo son las reglas militares.

“Me gustaría aunque fuera mandarlos a ustedes dos, pero no puedo desobedecer las órdenes,” Froleytia dice amargamente.

Viendo su expresión, Quenser y Heivia se quedan callados.

“Y no intenten acceder a la base de datos del ejército. Para poder evitar que la información de nuestro Objeto se infiltre a otros miembros de la coalición, se ha incrementado la seguridad. Si intentan acceder a información en contra de sus órdenes, estarán en una corte marcial antes de que se den cuenta.”

“¿Entonces qué se supone que haremos?”

Heivia aún se niega a rendirse, pero Froleytia les da la espalda.

“Necesito hacer algunas preparaciones para asegurar que salgamos tan pronto como sea posible en cuanto las coordinadas lleguen de los satélites,” dice antes de irse.

Dejados atrás, Quenser y Heivia intercambian miradas.

“Hey, Quenser, ¿ahora qué hacemos? Tienes acceso especial a la información de los Objetos desde lo sucedido en Alaska, ¿cierto? ¿No puedes usar eso para entrar a la base de datos sin que se den cuenta?”

“Si tuviera ese tipo de habilidad, podría entrar incluso desde antes que me dieran acceso. Es imposible. No hay manera en la que podamos buscar en la base de datos algo de información sobre el Generation 0.5 en esta situación.”

Quenser entonces mete la mano a su bolsillo trasero y saca un mapa doblado.

Heivia se sorprende, pero Quenser simplemente señala el mapa y dice, “Así que creo que este es un caso en el que los métodos análogos son los mejores.”


Parte 8[edit]

Quenser y Heivia salen del edificio y lo rodean. Después se sientan sobre el suelo seco y duro y extienden el mapa.

“Oceanía es enorme,” Heivia se queja.

Quenser asiente y dice, “Bueno, es tan grande como para que quepa la mayor parte de Europa Oriental. No se le llama continente por nada.”

“¿Entonces cómo se supone que encontraremos un solo Objeto en un área tan grande?”

“Nos llevaría años llevar a cabo una búsqueda minuciosa, pero parece ser que tienen un área general en donde creen que se encuentra.”

Mientras habla, Quenser usa un marcador rojo para dibujar un enorme círculo en un costado del mapa.

El círculo se encuentra sobre el norte de Oceanía.

“Ellos creen que se encuentra en el Territorio Norte entre la región de Kimberley y el Desierto Tanami.”

“¿Entonces en algún lugar por aquí?”

Incluso aislarlo tanto dejaba un área tan amplia como las partes más extensas de Honshu, una de las islas japonesas pertenecientes a las Corporaciones Capitalistas. No es un área en la que pueda buscarse a pie.

“Hace dos años, cuando se terminó el Generation 0.5, los habitantes de Oceanía prepararon un desfile por ahí. Después de eso, lo ocultaron entre los varios tanques de gas con bandas de rodaje que esparcieron y entraron a una de las bases. Sin embargo, aún no sabemos cuál.”

“Entonces es por eso que la coalición ha ido por todos lados destruyendo las bases a pesar de saber que es probable que sean falsas. Si continúan acabando con las bases en el área eventualmente encontrarán la correcta.”

“Para ser honesto, probablemente la encontrarían tarde o temprano incluso si no hicieran nada, pero quien sabe cuántas aldeas sufrirían ataques en el proceso.”

“Sí, ya no podemos dejarle esto a ellos por más tiempo.”

“Pero aquí está el problema. Hay más de 100 instalaciones falsas y cerca de 40 tanques de gas han sido repartidos en la superficie. Los altos mandos no tienen forma de saber cuál es el verdadero.”

“¿Podría haber una base que se ha mantenido totalmente en secreto de modo que los altos mandos ni siquiera saben sobre ella?”

“No es imposible, pero lo dudo. Evitar que los satélites detecten un edificio capaz de ocultar algo tan grande no es tarea fácil. E incluso si se ocultaran bajo tierra, necesitarían ductos y entradas que les den acceso.”

“¿Así que es casi seguro que lo están ocultando en uno de los edificios que han localizado los altos mandos, hm?”

Quenser observa el área del mapa que marcó.

“Si tan solo hubiera alguna señal que sólo el verdadero tendría…”

“¿Te refieres a algo como el equipo de mantenimiento siendo transportado continuamente? En ese caso, ¿no serían las bases con grandes caminos dirigidos hacia ellas las más sospechosas?”

“La base que atacamos tenía un camino falso que llevaba hacia ella.”

“Pero no todas tienen un espacio suficientemente grande como para que pase un Objeto de 50 metros. Incluso la base de antes estaba rodeada por bosque y no había señales de que un Objeto hubiera pasado por ahí.”

“Parece ser que las bases con caminos ideales para un Objeto fueron atacadas primero. Todas esas ya fueron destruidas. Es por eso que se nos ordenó atacar un objetivo que realmente no tenía probabilidades de ser el correcto.”

“¿Pero entonces qué más queda? Si destruir todos los lugares sospechosos no funcionó, ¿tendremos que destruir los lugares menos sospechosos uno por uno?” Heivia dice sin pensarlo.

Seguramente, los altos mandos llegaron a la misma conclusión.

Sin embargo…

“¿Qué tal si volteamos esto de cabeza?” Quenser dice.

“¿Hah?” Heivia responde con expresión estúpida en su rostro.

“El Generation 0.5 sólo fue visto hace dos años cuando fue terminado. Desde entonces, ha estado oculto en una base en algún lado. ¿No pudieron haber plantado algunos árboles y plantas alrededor de la base para cubrir el camino usado por el Objeto?”

“¿Para qué harían eso? Si rodearan la base de esa forma, dejaría un sendero obvio el momento en el que saliera. Básicamente marcarían la base por nosotros.”

“La base quedaría marcada por los satélites de cualquier forma, así que los árboles destruidos no importarían. Después de su ataque, podría ocultarse entre varios tanques de gas y dirigirse a otra base. Por supuesto, eso significaría que hemos estado destruyendo las posibilidades para su siguiente base.”

“Eso significa que las bases sospechosas serían las que tengan gruesos obstáculos a su alrededor. Las bases con aspecto abandonado que los altos mandos probablemente descartaron de inmediato serían las más sospechosas.”

“Las bases más rápidamente cubiertas por el bosque en los pasados dos años son estas tres aquí, aquí, y aquí. Parece ser que los altos mandos juzgaron que eran simples bases falsas que fueron abandonadas y que se les permitió ser invadidas por el bosque.”

“Eso nos deja con dos problemas,” Heivia dice mientras mira los puntos marcados con tinta roja. “Primero, la distancia entre las bases sigue siendo demasiada incluso después de reducirlo a tres posibilidades. No podremos buscar en todas tan fácilmente. Si nos encontráramos con una falsa, sería una pérdida de tiempo.” Ilumina el mapa con una pequeña luz. “Segundo, incluso una base falsa estará llena de soldados. Incluso si lográramos eliminarlos, lograrían contactar a la base real. Entonces simplemente esparcirían varios tanques de gas y el Generation 0.5 lograría escapar. Los ataques a las aldeas sólo serían retrasados por poco tiempo.”

“Y un tercer problema sería que no podemos obtener ayuda del ejército ni de los Objetos.”

“¿Estás seguro de eso? Incluso si nos ordenaron que no lo hiciéramos, seguramente al menos Froleytia enviaría a la princesa si lográramos encontrar al Genera-…”

De pronto, comienza a sonar una alarma de emergencia dentro de la zona base de mantenimiento de la coalición. El profundo sonido de la sirena reverbera por el cielo nocturno. Las luces de la base se encienden al mismo tiempo como si estuvieran en un juego de béisbol nocturno.

“¿Qué sucede? ¡Ni siquiera hemos salido de la base!”

“No, idiota. ¡Los Objetos han sido desplegados! ¿¡Acaso los altos mandos habrán descubierto la ubicación del Generation 0.5!?” Quenser dobla el mapa y mira alrededor.

Un gran número de soldados sale de los edificios. También puede ver a la princesa corriendo hacia el área de mantenimiento. Los trabajadores de mantenimiento que han estado trabajando con el Objeto abren las gigantescas persianas.

Quenser detiene a uno de los apresurados soldados para hablar con él.

“¿¡Qué está pasando!? ¿Encontramos al Objeto de Oceanía?”

“Sí. ¡Finalmente podré regresar a casa! El jefe final está esperándonos a orillas del Gran Desierto de Sandy. Los Objetos de la coalición se dirigen hacia allá a toda velocidad, pero nosotros tenemos que llegar rápidamente en los camiones militares. Los primeros que llegan pueden viajar en los camiones con buena suspensión, así que ustedes deberían apresurarse. Si son demasiado lentos, sus espaldas terminarán adoloridas.”

“¿El Gran Desierto de Sandy?” Quenser murmura mientras mira al soldado alejándose.

“Hey, ese no es uno de los lugares que predijimos,” Heivia dice, percatándose de la misma situación.

“Qué extraño. ¿En qué se basan los altos mandos para asegurar que el Generation 0.5 se encuentra ahí?”

Esta vez, Heivia detiene a un soldado que pasa. Lleva puesto un uniforme para interiores y aparentemente es un analista de Objetos al igual que Heivia.

Después de una rápida conversación, Heivia regresa.

“Como pensaba, es información del satélite. Cuando se enciende el reactor de un Objeto, una leve señal de energía se libera. Aparentemente, el satélite ubicó eso.”

“¡Pero el ejército de Oceanía se las ha arreglado para engañar a nuestros satélites hasta ahora! ¡¡Si tuviéramos un método tan conveniente para detectarlo, no hubiéramos sido engañados por esos tanques de gas!!”

“Fue gracias a esas experiencias amargas que los altos mandos prepararon un nuevo tipo de arma meteorológica. Esa nueva arma finalmente fue desplegada. Es algo como los misiles antirradar usados en Alaska. Disemina partículas especiales a gran altura que transforman las nubes en sensores gigantes por un tiempo. Cuando el satélite usó esas nubes sensores para buscar en la superficie, recogió la débil señal de un Objeto. Ni siquiera sabíamos si ese Objeto prototipo emitía el mismo tipo de señal y las partículas no siempre se combinan adecuadamente con las nubes debido a la dirección del viento, densidad de agua en las nubes y otros factores, así que fue más que nada la suerte la que nos ayudó a encontrar esto.”

“Pero,” dice Quenser, quien no se siente convencido. “Aún así, ¿no se supone que el reactor del Generation 0.5 estaba detenido?”

“Tienen que elevar la velocidad de revolución poco a poco cuando lo activan y debe haber alcanzado el punto en donde el satélite pudo detectarlo.”

“¿En verdad?” Quenser pregunta frunciendo el ceño.

La nación militar construyó bases falsas por toda Oceanía y usa tanques de gas con bandas de rodaje para engañar a los satélites, ¿entonces por qué revelarían su ubicación tan fácilmente? Es como si pidieran que los más de 20 Objetos de la coalición distribuidos por todo el continente concentraran sus fuerzas ahí.

Después de pensar un poco, Quenser alza la cabeza.

Parece nervioso.

“¡¡No, ese es el reactor prototipo!!”

“¿¡Qué!?”

“Con el reactor prototipo, nadie sabe si funcionará o si explotará de pronto. ¡Nadie lo instalaría en su Objeto! El método usual es crear un segundo reactor más seguro basado en el primero para instalarlo en el Objeto. Oceanía probablemente también tiene un reactor prototipo. ¡¡Están intentando ocultar en dónde están activando el verdadero reactor al iniciar el prototipo al mismo tiempo cuando sabemos que activarán su Objeto!!”

“¿No estás pensando demasiado en esto? La nube sensor es un arma prototipo que no ha sido desarrollada oficialmente. ¿¡Cómo podría el ejército de Oceanía idear un truco basándose en los efectos de un arma que ni siquiera tiene una hoja de especificaciones oficial!?”

“Si ésta fuera la primera vez que es usado el prototipo, tendrías razón. Sin embargo, han pasado dos años desde que la coalición ha estado aquí en Oceanía. Ese juguete debe haber sido probado unas cuantas veces. Si es así, el ejército de Oceanía pudo reunir información de los experimentos fallidos y deducir cuál es su función. ¡¡Aún existe el riesgo de que sea una trampa!!”

“¡Tienes que estar bromeando! ¡La princesa y los demás están a punto de partir!”

Si Quenser tiene razón, la princesa y los demás se dirigen a una base falsa. Y mientras su atención está en otro lado, el Generation 0.5 de Oceanía podría atacar a las aldeas cercanas.

El ejército de Oceanía sabe que no pueden ganar en una pelea directa contra las fuerzas de la coalición. Es por eso que están usando a las tribus que se opusieron a sus políticas como rehenes en un estilo militar exagerado de diplomacia. Su mensaje es que las personas de las tribus serán asesinadas si la coalición no se retira de inmediato.

Quenser y los demás saben que más masacres en el nombre de la preservación forestal no harán que los más de 20 Objetos se retiren, pero aún así las vidas de muchas personas se encuentran en riesgo.

Si la princesa y los demás continúan, ese ridículo plan realmente podría ser llevado a cabo.

“¡¡Maldición!!”

Quenser y Heivia salen rápidamente desde detrás del edificio en un intento por bloquear el camino de los Objetos. Sin embargo, éstos son demasiado rápidos. Los Objetos del Reino de la Legitimidad y de la Alianza de la Información pasan sobre el terreno más rápido que un tren bala. Pasan al lado de Quenser y Heivia antes de que ellos puedan acercarse y salen de la zona base.

Lo único que queda es el sonido de la estática emitido por el Objeto de la princesa.

“¡¡Mierda!! ¿¡Podemos llamarlos con la radio!?”

“Ambos Objetos fueron enviados, así que debe tratarse de una orden oficial. Y una de alto nivel de autorización. Nuestra comunicación personal no será suficiente para traerlos de regreso. ¡¡Definitivamente serían castigados si lo hicieran!!”

Quenser piensa frenéticamente mientras observa a los soldados dejando la base camión tras camión.

Viéndolo, Heivia dice, “¿Ahora qué hacemos? Es posible que el Objeto realmente se encuentre en el Gran Desierto de Sandy como dicen los altos mandos, pero…”

“¡Eso es!” Quenser responde. “Si es el reactor prototipo, entonces es un as bajo la manga que no han usado desde hace dos años cuando su Objeto fue terminado. Lo han mantenido oculto incluso permitiendo que sus soldados sean masacrados en las bases falsas. ¿Por qué lo utilizan ahora tan repentinamente? ¿Por qué necesitan engañarnos de esa forma? ¡¡Debe ser para alejar la amenaza de nuestros Objetos avanzados de esta área! ¡¡El Generation 0.5 debe estar cerca!! ¡¡Debieron percatarse de que lo encontraríamos pronto si no hacían nada!!”

Una expresión de sorpresa aparece en el rostro de Heivia.

“Entonces, las instalaciones que ocultan el Generation 0.5 son…”

“¡Seguramente, es la base más cercana de aquí de las tres que suponíamos! Pero esto no prueba nada. ¡¡Necesitamos información que muestre la energía del reactor escapando de las instalaciones!!”

Ambos desvían la mirada hacia el edificio cercano.

Si tan sólo pudieran acceder a la base de datos militar, podrían revisar casi al instante. Sin embargo, la base de datos que contiene los diseños de los Objetos y las estrategias de batalla es algo especialmente sensible en el ejército. Si desobedecieran sus órdenes y accedieran, no sería de sorprender que recibieran un disparo incluso antes de ser juzgados.

“De cualquier forma, quedarnos aquí no ayudará en nada. Los datos que necesitamos sólo estarán en uno de los edificios, así que al menos necesitamos entrar. Tenemos que encontrar alguna forma de revisar la información de la base de datos…”

“Hey, Quenser. ¿Alguno de los altos mandos es del tipo que odia las cosas digitales?”

“¿…?”

“Si alguno de ellos tiene el reporte de la pre-misión impreso, los datos que necesitamos tal vez se encuentren en una hoja de papel. De esa forma ni siquiera tendríamos que tocar la base de datos.”

Y así Quenser y Heivia se dirigen al enorme edificio en donde se llevó a cabo la reunión. La mayoría de los soldados ya habían salido al Gran Desierto de Sandy, así que ya no hay casi nadie dentro.

Sin embargo, los dos vieron algo que los hizo soltar un gemido cuando llegaron al cuarto de la reunión y se asomaron por la puerta.

“(¿¡Por qué de todas las personas Froleytia sigue aquí!?)”

“(Puede que sea llamativa con esos enormes pechos y todo, pero es una trabajadora realmente seria.)”

Después de mirar una última vez a la oficial comandante de grandes pechos operando una computadora portátil, Quenser se aleja de la puerta. Incluso si el documento se encuentra dentro de la habitación, no pueden revisar con Froleytia dentro. Si hicieran alguna acción sospechosa, ella seguramente los encerraría por una u otra razón arbitraria.

“(¿No habrá alguna manera de revisar el reporte impreso sin encontrarnos con Froleytia?)”

“(¿Qué tal si causamos algún tipo de alboroto para sacar de ahí a esa mujer obsesionada con Japón?)”

“(Si hiciéramos eso, definitivamente seríamos juzgados después de que todo termine.)”

Mientras los dos sólo pueden quedarse ahí preguntándose qué hacer, escuchan un leve golpe.

Se dan la vuelta y escuchan una voz masculina.

“Yo sé.”

La voz proviene del otro lado de la puerta del cuarto de interrogación.

El reportero llamado Sewax está hablándoles a ellos.

“(¿Pero qué demonios? ¿¡Por qué el cuarto de interrogatorios no es a prueba de sonido!? ¡Puede escuchar todas las conversaciones militares desde ahí!)”

“(Este lugar sólo fue diseñado para mantener a los Objetos. Probablemente nunca pensaron en la posibilidad de tomar prisioneros. Parece ser que construyeron esa habitación con las partes que tenían a la mano.)”

“¡¡Yo sé!!”

Algo golpeó contra la puerta más fuerte que antes. Los chicos se preocupan de que Froleytia pueda escuchar desde la otra habitación, pero Sewax continúa hablando.

“Pude escuchar lo que ellos decían desde aquí. Parece ser que los altos mandos no estaban de acuerdo en cuanto a la ubicación del Generation 0.5. Creo que tenían dos opciones, pero terminaron escogiendo la señal más fuerte al final. Eso es en el Gran Desierto de Sandy.”

Quenser y Heivia intercambian una mirada.

“(¿Qué hacemos, Quenser? ¿Lo escuchamos? Puede que lo esté inventando todo.)”

“(Por lo que hizo antes, tal vez sea una persona terrible, pero dudo que haga algo para beneficiar a Oceanía. Escuchemos lo que tiene que decir.)”

Heivia se hace a la idea, y Quenser habla hacia la puerta asegurada.

“¿¡Cuál es la otra ubicación!?”

“Un lugar llamado el Desierto de Tanami.” Sewax tal vez quería contárselo a alguien porque responde sin vacilar. “Algunos de los altos mandos parecían escépticos, pero la señal del Desierto de Tanami era demasiado débil y la del Desierto de Sandy era algo mucho más realista para un Objeto, así que desecharon la otra opción.”

“Justo como pensamos,” Quenser comenta.

El Desierto de Tanami es la ubicación de la base más cercana que Quenser y Heivia juzgaron que era más sospechosa. Si el Generation 0.5 se activara ahí, podría atacar a las aldeas cercanas o incluso la propia base de la coalición.

“Esto es malo. Tomará algo de tiempo para que la princesa y los demás regresen del Desierto de Sandy.”

“Eso significa que tenemos que hacer algo por nuestra cuenta. ¡¡Regresamos al infierno usual!!”

Quenser revisa la ubicación en el mapa y Heivia menciona que necesitarán un vehículo. Sin embargo, son interrumpidos por Sewax, quien habla nuevamente.

“Esperen. Por favor llévenme con ustedes.”

“¿Ahhn? Claro que no. No podemos llevar a un civil al campo de batalla. Además no tenemos tiempo para ayudarte a escapar.”

“No, no me refiero a eso. Quiero pagar por lo que hice. Yo provoqué esta situación, ¿cierto?” La voz de Sewax contiene cierta impaciencia. Se escucha totalmente diferente a cuando lo trajeron por primera vez a la zona base. “Todas las imágenes que conseguimos son de dos Objetos peleando, así que nunca logramos ver lo que sucede con la gente nativa. Es por eso que todos vemos la guerra como algo de lo que no hay por qué preocuparse. Vine aquí porque no podía perdonar eso. Pero me equivoqué. Ustedes crean sus estrategias con el conocimiento de sus expertos y yo lo arruiné todo con mis ideas poco profesionales. Pensé que eliminar a esos soldados de Oceanía mejoraría la situación de las tribus, pero todo lo que hice fue condenar a gente inocente a muertes violentas. ¡Y mucha, mucha más gente será asesinada! No puedo pasar eso por alto. ¡¡Estoy seguro de que hay algo que pueda hacer para pagar por lo que hice!!”

Quenser y Heivia intercambian una rápida mirada.

“¿Sabes usar un rifle francotirador, cierto?”

“S-sí. No tengo experiencia militar, pero asisto a un campo de tiro los fines de semana.”

“Con tal de que puedas dispararle a alguien, es suficiente. Prepararemos algo para ti. Definitivamente no podemos llevarte si no estás armado.”

“Entiendo. Gracias. ¡Muchas gracias! ¡Estaré esperando! ¡¡Por favor permítanme pelear a su lado!!”

Por el sonido de su voz, Sewax tal vez está llorando desde el otro lado de la puerta.

Quenser se retira un poco de la puerta del cuarto de interrogatorios y le murmura a Heivia.

“(Hey, vayamos a buscar un vehículo. Será mejor si no lo dejamos pelear.)”

“(Tenía la sensación de que esto terminaría así.)”

Heivia lo sigue resueltamente, dándole la espalda a la puerta del cuarto de interrogación.

Mientras se dirigen a la salida, Quneser dice, “Si lo trajéramos con nosotros, tal vez decidiría que una maravillosa muerte en el campo de batalla es su única manera de pagar. Me irrita bastante, pero aún así tendría problemas para dormir si muriera justo frente a mí. Además, nos meteríamos en muchos problemas si lleváramos a un miembro de la prensa al campo de batalla y muriera.”

“Bien dicho, héroe. Pero concentrémonos en no acabar muertos nosotros mismos. Despertar nuevamente es tan importante como poder dormir en primer lugar.”

Los dos salen del edificio.

Heivia corre a algún lugar y cuando regresa, se encuentra manejando un vehículo militar todoterreno. Quenser sube al asiento de pasajero y Heivia acelera.

Mientras salen de la zona base, Quenser le pregunta algo a su compañero.

“¿Hey, tienes licencia? Eres de mi edad, así que, ¿no eres demasiado joven?”

“En el Reino de la Legitimidad, puedes obtener una licencia militar especial. Aunque sólo te permite conducir en el campo de batalla. ¿Sabes, cuándo dejaremos de usar estas cosas de cuatro ruedas? No han cambiado mucho desde que aparecieron por primera vez los automóviles en la tierra.”

“Toda la tecnología de punta se usa en los Objetos. ¿Por qué gastarían sus esfuerzos desarrollando otros artículos militares? Los avances se logran poco a poco, pero escuché que la velocidad del desarrollo de la civilización ha aminorado. Aparentemente, cosas como las pistolas y los tanques hubieran avanzado unas dos o tres generaciones desde la época en la que se desarrollaron por primera vez los Objetos, pero eso no ha sucedido… De hecho, si no sabes nada de eso, ¿en verdad deberías estar conduciendo? Espera, ¿este modelo tiene bolsa de aire para mi asiento?”

“Ah, cállate. Ningún vehículo militar tiene esas bolsas que explotan cuando reciben un impacto. Mira, nos movemos hacia adelante. ¿No es la única prueba que necesitas de que puedo manejar?”

El heredero noble maneja el vehículo todoterreno hacia adelante mientras manipula el volante de una forma en la que haría gritar a un instructor de manejo.

“Hey, héroe. ¿Traes tus explosivos? El Generation 0.5 sigue siendo un Objeto, así que será el típico problema de vida o muerte.”

“Traigo mi cantidad usual de Hand Axe y fusibles eléctricos. …Pero dudo que podamos destruirlo conectando bombas a su blindaje.”

“Ah, cierto, cierto. ¿Qué haremos acerca de la princesa y ese reactor prototipo? Si van a gastar su base falsa definitiva, ciertamente habrán instalado algún tipo de trampa.”

“Tienes razón. Esto podría ser malo. ¿Puedes contactarlos con la radio del vehículo? Tengo mi propia radio, pero quiero usarla para enviar el código de detonación para los fusibles eléctricos. Puedo recibir señales sin problema, pero preferiría no estropear la frecuencia de la transmisión. Todos los espacios de frecuencias grabadas están ocupados con frecuencias de detonación.”

“Espera un segundo. Fijaré la frecuencia.”

Operando el volante con una mano, Heivia utiliza su otra mano para sujetar un pequeño micrófono similar al que utilizaría un conductor de taxi. Usando una frecuencia compartida que cualquiera de la fuerza de la coalición podría recibir, comienza a hablar.

“Umm, probando, probando. ¿Alguien puede oírme? Tengo una advertencia para todos los soldados del Reino de la Legitimidad. Lamento decepcionarlos, pero lo que están siguiendo seguramente sea un cebo. El verdadero se encuentra en el Desierto de Tanami.”

Un extraño sonido es emitido por el auricular de la radio.

Quenser lo ignora y se inclina para hablar por el micrófono.

“Lo más seguro es que en las instalaciones del Gran Desierto de Sandy se encuentre el reactor prototipo en vez del Objeto. Además, hay una buena posibilidad de que los espere una trampa. Incluso pudieron haber planeado activar el reactor más allá de sus límites para hacerlo entrar en una situación crítica y así destruir cualquier Objeto cercano con la explosión.”

A pesar de que muchas personas debían estar escuchando, no llega ninguna respuesta.

Todos deben estar intentando deducir qué tan creíble es esa información.

Finalmente, la Élite de la Alianza de la Información responde como si fuera la representante de todos los demás.

“¿Tienes alguna prueba definitiva de eso? Oh ho ho.”

“No,” Quenser responde inmediatamente. “No tuvimos tiempo de verificarlo. Recibimos esa información como única prueba, pero fue por parte de alguien en el que no podemos confiar exactamente.”

“Entonces…”

“Por eso sugerimos que los dos objetivos posibles sean destruidos. Algo que sabemos con seguridad es que las señales de energía de un reactor fueron detectadas en dos lugares diferentes. Oceanía sólo tiene un Objeto, así que uno debe ser el real y otro debe ser falso. ¿Pero qué perdemos si destruimos ambos?”

“Creemos que la base oculta en el Desierto de Tatami es más sospechosa que la demasiado obvia que se encuentra en el Gran Desierto de Sandy,” agrega Heivia.

Después de un momento de silencio por parte de sus aliados, Quenser habla nuevamente.

“Como dije antes, creemos que la base en el Desierto de Sandy es una trampa gigante usando el reactor prototipo. Sólo para asegurarnos, los Objetos no deberían acercarse descuidadamente. Manténganse al menos a 10 kilómetros de distancia y acaben con las instalaciones usando sus armas principales. No se trata de un objetivo de movimientos rápidos, así que estoy seguro de que la princesa puede arreglárselas si se detiene y apunta con cuidado.”

“Oh ho ho. Me irrita un poco el hecho de que no parecen esperar nada de mí,” comenta la Élite de la Alianza de la Información. Irritado, Quenser responde, “Tu arma principal es la pistola Gatling de disparo rápido, ¿cierto? Puede ser abrumadora a corta distancia, pero no puede apuntar con precisión cuando se trata de objetivos distantes, ¿o sí? Este es un trabajo para nuestra princesa.”

“..Daré lo mejor,” la princesa del Reino de la Legitimidad interrumpe.

Escuchándola, Heivia le murmura a Quenser.

“(Nuestra princesa finalmente obtuvo su recompensa. Puedo decir que tus agallas la han alcanzado.)”

“¿…?”

Quenser simplemente lo observa confuso, pero no tiene tiempo de preocuparse por lo que Heivia quiere decir con eso. Hay algo más que necesita informar.

“Creemos que el Objeto se encuentra realmente en un área del lado oeste en el Desierto de Tanami. Está a unos cinco kilómetros de nuestra base y aparentemente la débil señal de un reactor fue detectada proviniendo desde ahí.”

“Básicamente, si terminan sin nada que hacer ahí en el Gran Desierto de Sandy, nos gustaría que fueran lo suficientemente gentiles como para echarnos una mano.”

De pronto, otra voz resuena desde la radio.

Es Froleytia.

Su transmisor no debe estar funcionando adecuadamente porque puede distinguirse un sonido estático.

“Esperen un segundo. ¿¡Quieren decir que ustedes dos se dirigen al Desierto de Tanami!?” pregunta.

“Ah, ¿esto tiene algo que ver con la corte marcial? Hagamos un trato. Si resulta que el Objeto se encuentra en el Gran Desierto de Sandy, puedes lanzarnos a un cuarto de detención, pero si está en el Desierto de Tanami, tendrás que hacer algo que te pidamos, sin importar lo que sea. ¡¡Por cierto, siempre he querido que una hermosa chica me haga varias cosas con las plantas de sus pies!!” dice Heivia.

Perplejo, Quenser grita, “Espera, ¿¡en verdad estás pidiéndole eso!? ¡¡Ah, y yo preferiría que una chica hermosa me hiciera varias cosas con sus axilas!!”

“¿Q-qué…? ¡¡N-no hagan apuestas como esas sin mi permiso y al menos podrían pedir cosas más realistas!!” grita Froleytia.

“¡Apenas empezamos! ¡¡Aún quedan las fosas nasales y la parte trasera de los oídos!!” los dos chicos gritan al unísono.

“¿¡Por qué lo mencionan cuando saben que nunca haré algo así!?”

El último grito de Froleytia regresa a Quenser y Heivia a sus cinco sentidos. ¿Por qué estaban emocionándose tanto cuando van de camino para pelear contra un Objeto?

“El verdadero problema aquí es que seremos más que héroes si acabamos con ese Generation 0.5 por nuestra cuenta. Tal vez obtendremos otra medalla. De hecho, tal vez rebasemos el rango de Froleytia si esto se mantiene así.”

“No, Heivia. Suceda lo que suceda, estamos desobedeciendo nuestras órdenes. Tal vez incluso nos quiten las medallas que ya ganamos.”

“¡No, idiotas! ¡¡Después de todo lo que han hecho, no puedo dejarlos ir así!!” Mientras que por un lado los dos chicos bromean, Froleytia está realmente molesta. “¡¡El Generation 0.5 sigue siendo un Objeto!! ¡Si realmente se encuentra en el Desierto de Tanami, tendrán que enfrentarlo por su cuenta! ¿¡No lo comprenden!? ¡¡Al menos esperen a que llegue uno de nuestros Objetos!!”

Quenser y Heivia se quedan callados un momento cuando escuchan las inesperadas pero gentiles palabras de su oficial superior.

Por un momento, piensan seriamente sobre las palabras que Froleytia dijo.

Sin embargo, no detienen el vehículo todoterreno.

Ambos hablan hacia la radio.

“Pero tenemos que ir. Si esperamos sin hacer nada, el Generation 0.5 podría comenzar a moverse.”

“Si los aldeanos terminan masacrados porque fuimos engañados por Oceanía, la reputación de la coalición quedará destruida. Incluso podrías ser destituida.”

Froleytia comienza a gritar algo, pero Heivia apaga la radio.

El silencio continúa un momento, pero Heivia finalmente habla.

“¿Varias cosas con las axilas, hm?”

“Diría que es algo más normal que con las plantas de los pies.”

“(Hm, me pregunto si la princesa te ofrecería sus axilas…)”

“¿…?”

Mientras el dúo destruye-Objetos charla, el vehículo todoterreno continúa avanzando.


Parte 9[edit]

El Desierto de Tanami solamente es desierto por el nombre.

El área extendiéndose frente a los ojos de Quenser y Heivia es un gigantesco bosque tropical como el Amazonas. Hay relativamente pocos animales por la cantidad de naturaleza porque el número de plantas fue incrementado artificialmente en un corto periodo de tiempo. Aún llevará algo de tiempo hasta que los animales se asienten.

“Será mejor que caminemos desde ahora,” Heivia dice mientras detiene el vehículo todoterreno a la entrada del bosque. Entonces toma su rifle y el misil antitanques portátil de la parte trasera. “Preferiría no anunciar nuestra presencia con el ruido del motor. Definitivamente habrá soldados si es una base falsa y seguramente también los habrá si es la correcta.”

“Además, si el vehículo es destruido, tendríamos que regresar caminando hasta la base.”

“Ha ha. Sí, eso sería malo. …De hecho, eso sería muy malo. Mejor ocultémoslo.”

Los dos chicos proceden a camuflar el vehículo al cubrirlo con ramas y cosas así.

Después de disfrazarlo, Quenser retrocede unos pasos para verlo.

“¿Podremos encontrarlo cuando tengamos que regresar?”

“Si lo dejáramos demasiado obvio, los soldados enemigos podrían localizarlo. Vamos. No importa lo que hagamos, la preocupación no nos abandonará.”

Así, Quenser y Heivia se dirigen hacia el espeso bosque a pie.

Es extremadamente raro en ese día y época, pero las personas aún pelean contra otros en campos de batalla “antiguos” en los que los Objetos son raramente usados. En esos casos, las minas y otras trampas son comunes. Quenser y Heivia avanzan por el bosque con mucha precaución.

“Ahora que lo pienso, escuché que el líder de Oceanía desapareció junto con el Objeto.”

“Sí, como el piloto Élite. De otra forma, Oceanía hubiera sido liberado desde hace tiempo. ¿Cuántas veces crees que hemos atacado su capital con un Objeto?”

“¿No crees que eso es peor que atacar pequeñas aldeas?”

“Los únicos a los que se les permite vivir en la capital son al ejército y a aquellos que se benefician de las acciones militares. Cuando el régimen militar llegó al poder, se apoderaron de todas las casas de los civiles normales y los desterraron a las tierras salvajes. No hay nada malo con acabar con algunas de esas personas.”

“Shh. Mira eso. ¿No es la zona base de mantenimiento del Objeto?”

Quenser y Heivia detienen sus pasos y se agachan. Se ocultan entre el pasto alto creciendo en la tierra y se asoman para ver las instalaciones en cuestión.

Es un enorme edificio rectangular de concreto.

Es suficientemente largo para que entre el Objeto de 50 metros en su totalidad. Edificios más pequeños rellenan el área a su alrededor. Seguramente son edificios relacionados o cuarteles para las tropas.

Quenser desvía la mirada hacia su reloj militar.

“Muy bien, nos quedan dos horas hasta que el reactor esté listo. El Generation 0.5 no debe ser capaz de moverse. No sé cuántos soldados se encuentran aquí, pero llegar a este lugar antes de que el Objeto pueda moverse ciertamente hace más fáciles las cosas.”

“¿Hey, no crees que sucede algo extraño?” Heivia pregunta.

Cuando Quenser se concentra con todas sus fuerzas, siente una débil vibración bajo sus pies. Lentamente se intensifica hasta que las plantas y árboles a su alrededor se sacuden claramente.

“¡Esto es malo! ¡Estoy seguro que el reactor está intensificando su actividad!”

“E-esperemos lo mejor. Tal vez el reactor de poca tecnología está alcanzando un nivel crítico después de que intentaran encenderlo después de tanto tiempo sin ser usado.”

Heavy Object v01 325.png

“Si eso es lo que está sucediendo, explotará y nos matará también. Bueno, no puedo evitar esperar lo peor. Tal vez usaron algún tipo de arma secreta para reducir el tiempo que lleva activar el Objeto,” Quenser responde.

Justo después de ese comentario, resuena un potente estruendo.

El muro frontal del gigantesco edificio de mantenimiento es en realidad una enorme persiana. Ha comenzado a abrirse hacia arriba.

Al mismo tiempo, comienza a escapar humo blanco.

Una figura gigante sale del edificio de mantenimiento como si ocultara su figura entre el humo.

“…Bueno, ciertamente parece que será algo crítico,” Quenser murmura.

Incluso a 500 metros de distancia, puede sentir las ondas de calor emanando del Objeto.

El cuerpo principal esférico del Generation 0.5 tiene múltiples y largas estructuras conectadas a él. Tiene un mecanismo de propulsión con forma de X conectado a la parte inferior y masas parecidas a edificios gigantes conectadas a la parte posterior de la esfera como alas. Obviamente, no puede volar. Seguramente son usadas para liberar el exceso de energía creado por el reactor que es tan difícil de controlar con su nivel de tecnología.

Una sola arma principal se encuentra conectada al costado izquierdo de la esfera.

Mide unas cuantas docenas de metros de largo y está reforzada por varios cables similares a los que se usan en los puentes de acero. Seguramente no tendría problemas sin ellos, pero existe el riesgo de que el arma se dañe a sí misma con su propio peso si se colocara de forma horizontal por mucho tiempo. Es una contramedida barata que nunca hubiera sido considerada para un Objeto normal.

A cambio de la estabilidad, fijar el arma principal de esa forma anula casi cualquier habilidad de mover el arma independientemente. Para cualquier ajuste en su puntería aunque sea pequeño, el Objeto necesitaría moverse por completo.

Esa construcción poco refinada hace que el Objeto pierda su imagen de arma moderna y en vez de eso parece un arma primitiva y salvaje. No le daría a nadie una muerte pacífica. Su presencia provoca escalofríos.

Desde la distancia, Quenser observa al Objeto “Generation 0.5” que apareció entre todo es e extraño calor.

“Seguramente, usaron un amplificador eléctrico para elevar la temperatura del reactor. El Objeto de la Alianza de la Información tiene salidas eléctricas, ¿recuerdas? Esto es lo opuesto. Supongo que es algo así como el encendido de un motor de gasolina. Al enviar una gran cantidad de electricidad externa, activan los emisores de láser internos del Objeto o algo así. Eso les permite interferir con el reactor… pero falló. Ocurrió una explosión a pequeña escala en las instalaciones de mantenimiento.”

Con el nivel tecnológico de la Alianza de la Información, tal vez serían capaces de hacer algo así. Sin embargo, el Objeto de Oceanía tiene el peligro de derretir sus partes internas si el reactor permanece activo por mucho tiempo. Obligar al reactor a rebasar su funcionamiento normal simplemente fue algo imprudente.

“Los trabajadores de mantenimiento debieron haber terminado aniquilados. De hecho, esa debe ser la razón por la que no hemos visto señales de soldados por aquí. Tal vez estaban llevando a cabo una ceremonia para ver al Objeto moviéndose y la explosión acabó con ellos de una sola vez.”

Heivia usa las funciones auxiliares de su rifle para buscar cualquier sonido en el área, pero no detecta ninguna voz humana.

Quenser, Heivia, y el Objeto Generation 0.5 son los únicos alrededor.

Si pudieran destruirlo, la batalla en Oceanía esencialmente llegaría a su fin.


Parte 10[edit]

Sin embargo, Quenser y Heivia no son tan estúpidos como para atacar directamente al Objeto.

El Generation 0.5 aún no los ha localizado, así que salir a campo abierto sería el equivalente a suicidarse.

“(Hay que acercarnos asegurándonos que no nos vea. Ocurrió una pequeña explosión en el área de mantenimiento, el área alrededor de la salida eléctrica seguramente fue dañada. Si podemos encontrar la parte dañada, tal vez seamos capaces de hacer algo.)”

“(No me importa actuar con lentitud, ¿pero qué tal si el Objeto se aleja a toda velocidad para matar a los aldeanos en nombre de la ‘preservación forestal’? No sé qué tan rápido sea el Generation 0.5, pero estoy seguro que es más rápido de lo que podamos seguirlo a pie.)”

“(Su reactor ha sido reactivado por primera vez en dos años. Estoy seguro que realizará algunos ejercicios para que el Élite pueda familiarizarse con los controles. No se alejará en este momento.)”

De pronto, el Objeto Generation 0.5 se mueve a unos 500 metros de ellos. Las 70 sub armas, tanto grandes como pequeñas, se mueven por separado como si se tratara de un ejercicio de calentamiento.

Finalmente, todas las armas del Objeto quedan inmóviles y el cuerpo principal se mueve para apuntar la gigantesca arma principal. Parece como si toda la atención del piloto estuviera concentrada en esos ejercicios.

Y entonces el arma principal dispara como si quisiera destruirlo todo en línea recta.

El Objeto de Oceanía utiliza un cañón gauss de alto calibre.

Una gigantesca bobina formada por un montón de cables conductores tiene placas de metal instaladas. El poder del magnetismo es usado para lanzar los proyectiles.

Esa arma principal lanza proyectil tras proyectil en rápida sucesión como una máquina lanza pelotas.

Los incontables proyectiles se mueven de izquierda a derecha como una pistola automática, trazando una línea horizontal a través de los gruesos árboles.

Quenser y Heivia se tiran al suelo.

La línea de mortíferos proyectiles pasa justo sobre sus cabezas y el espeso bosque queda destruido a su alrededor.

“(¡Mierda! ¿¡Nos descubrió!?)”

“(No, su puntería es demasiado general para eso. ¡¡Probablemente sólo fue otro de sus ejercicios de calentamiento!! ¡¡Aún no se ha percatado de nosotros!!)”

De cualquier forma, es demasiado peligroso acercarse al Objeto en línea recta. Quenser y Heivia se arrastran lentamente formando una ruta larga y espiral.

“(Estos pastizales nos cubren mejor de lo que hubiera pensado.)”

“(También puede ocultar bastante bien minas y otras trampas, así que no bajes la guardia.)”

El pastizal se mueve y agita a su alrededor, pero con la destrucción a los árboles que el Generation 0.5 está causando, no se percata de un cambio tan pequeño.

“(En verdad parece un modelo viejo. No tiene ningún tipo de mecanismo ingenioso como la pistola de rayos estilo Gatling del de la Alianza de la Información. Por su aspecto, el cañón gauss podría derretirse si continúa disparando.)”

“(Bueno, modelo viejo o no, sigue siendo demasiado para que nos encarguemos de él nosotros solos.)”

“(¿Cómo crees que apunta?)”

“(Lo normal sería una mira de cámara. Supongo que tiene una cámara en cada arma para que pueda apuntarla. Si utilizara ondas ultrasónicas para buscar nuestros pulsos, los pastizales no nos ayudarían en nada.)”

“(¿Y eso significa qué…?)”

“(El camuflaje estándar funciona contra eso. Vamos, hay que cubrir nuestra ropa con lodo. Incluso eso nos ayudará a ocultarnos.)”

Sin embargo, no pueden detenerse para preparase cuidadosamente. Los disparos del cañón gauss siguen pasando cerca. Lo mejor que pueden hacer es girar de espaldas sobre algo de lodo mientras continúan arrastrándose hacia adelante.

Eventualmente, logran llegar a sólo 300 metros de distancia del Generation 0.5. Se aproximan en espiral con el Objeto como centro, así que se han arrastrado bastante distancia. Después de colocarse en una posición detrás del Objeto, finalmente logran escapar de la amenaza del cañón gauss.

“(Muy bien, finalmente podremos buscar una debilidad en paz.)”

“(Hey, estamos por entrar a los terrenos de la base.)”

Tal vez debido a estar activo nuevamente después de 2 años, el Generation 0.5 está totalmente concentrado en la revisión de los sistemas. Eso queda claro por su prueba de disparo.

Quenser se arrastra un poco más y mira al Objeto con sus binoculares.

Si el reactor del Objeto fue activado a la fuerza con una fuente de energía externa, debe tener un enchufe en algún lado. Y si eso causó una explosión a pequeña escala, tal vez provocó una fisura del reactor al enchufe.

(¿En verdad será así?)

Quenser revisa todo el cuerpo del Objeto con sus binoculares, y finalmente se detiene en un punto.

En la parte trasera a la derecha del cuerpo esférico, ve algo que parece una compuerta rota. Un cable de energía de más de 50 centímetros de grosor está colgando con el extremo roto.

Seguramente conectaba el amplificador eléctrico con el reactor. Normalmente, la línea sería interrumpida con incontables y gruesas mamparas para poder resistir cualquier ataque poderoso.

(¿O esa debilidad es una de las razones por la que es conocido como Generation 0.5 y que se dice que incluso podría ser destruido con un misil nuclear?)

Justo mientras piensa sobre ello, Quenser escucha un potente y agudo sonido.

No provino de los sensores del Generation 0.5. El chico acaba de tocar accidentalmente uno de los láseres infrarrojos de seguridad que rodean la zona base de mantenimiento.

“Oh, mie-… ¿¡…!?”

El Objeto Generation 0.5 no se toma el tiempo para girar su gigantesca estructura.

La parte posterior que posee unas cuantas de las 70 armas más pequeñas conectadas por todo su cuerpo hace pequeños ajustes para apuntar a los dos chicos.

Sin embargo, tienen suerte.

Justo antes de que acabe de preparar su puntería, una porción de las llantas del Generation 0.5 se introduce en un pequeño pantano. El Objeto de 50 metros no se hunde en un área tan pequeña, pero cambia el tiempo que Quenser y Heivia tienen para reaccionar de un par de segundos a un total de 10 segundos.

“¡Heiva! ¡¡Pásame ese misil!!” Quenser grita mientras le arrebata el misil antitanques portátil a Heiva de las manos y lo apoya sobre su hombro.

No está apuntando al Objeto.

Un estudiante como Quenser no sabe cómo ajustar adecuadamente la mira del misil. Simplemente jala el gatillo, lanzando el misil hacia la ciénaga justo frente al Objeto. El misil se incrusta en el centro de la ciénaga y explota, lanzando lodo por todos lados. Con el sonido del lodo salpicando, un costado del blindaje del Objeto queda pintado con el color del lodo.

Inmediatamente después, el Generation 0.5 mueve sus armas a pesar de que sus cámaras están cubiertas de lodo.

“¡¡Mierda!!”

Quenser lanza a un costado el lanzacohetes vacío.

En vez de agacharse para cubrirse, él y Heivia corren tan rápido como pueden. Tan pronto como lo hacen, el área en donde se encontraban hasta hace poco explota en mil pedazos con el tremendo sonido de un proyectil impactando. Los dos son golpeados por la onda de impacto y lanzados unos cuantos metros en el aire. Giran por el suelo, se levantan, y continúan corriendo. Ya no se dirigen al Generation 0.5. Están corriendo en línea recta hacia la protección que las instalaciones de mantenimiento pueden otorgar y pensando únicamente en sobrevivir.

El Generation 0.5 finalmente comienza a darse la vuelta lentamente para poder apuntar las armas que no están cubiertas de lodo. Sin embargo, el momento en el que se da la vuelta, ha perdido de vista a los chicos. Las armas equipadas con cámaras apuntan hacia todos lados mientras los buscan.

Con la espalda apoyada contra el muro de las instalaciones de mantenimiento, Quenser dice, “Maldición, me alegro que esa cosa tenga una tecnología tan antigua. Un Objeto estándar tendría un montón de sensores para rastrearnos.”

“Seguramente esa chatarra tiene limpiaparabrisas instalados, ¿cierto? Nunca he escuchado sobre un Élite llorando y alzando la bandera blanca por culpa de un poco de lodo.”

Quenser mira el Hand Axe en su mano.

Asoma levemente su cabeza desde las instalaciones de mantenimiento y se concentra en el grueso cable colgando hacia el suelo desde el blindaje del Objeto.

“(Definitivamente esa es una desventaja, ¿pero honestamente crees que pueda acercarme lo suficiente para conectar esto?)”

“(Si has entrenado lo suficiente como para que tus músculos desvíen proyectiles, definitivamente estarás bien.)”

“(Maldición,)” Quenser comenta.

Tiene un plan general. Sabe cuál es su debilidad. Tiene todas las herramientas que podría necesitar. Sin embargo, aún no puede derrotar al Objeto. Esa gigantesca máquina no es algo que sea derrotado por cosas tan pequeñas. Su abrumador poder es una gruesa barrera bloqueando el camino a la victoria.

Quenser sujeta con fuerza la radio en su mano.

Quería usarla para detonar los Hand Axe, pero también puede usarse para otros propósitos.

Puede contactar a sus aliados.

“(Hey, ¿está bien si enviamos una transmisión con esa cosa?)”

“(Estoy seguro de que el Generation 0.5 se percatará de inmediato, pero dudo que pueda localizar nuestra ubicación. La verdadera pregunta es si la princesa y la Élite de la Alianza de la Información pueden llegar aquí pronto. El Gran Desierto de Sandy está realmente lejos.)”

“(¿Así que estaremos atrapados aquí intentando escapar hasta que ellas lleguen?)”

“(Eso sería un buen régimen de dieta. El único problema es que podríamos morir 100 veces antes de perder un solo gramo.)”

A pesar de las palabras de Heivia, Quenser presiona el interruptor de la radio.

El Generation 0.5 no es un oponente al que puedan derrotar con métodos comunes.


Parte 11[edit]

El sonido similar al de una nube oscura cargada con relámpagos de un Objeto moviéndose usando electricidad estática resuena a través de la noche de Oceanía.

Después de llegar a un área cerca del Gran Desierto de Sandy, los Objetos del Reino de la Legitimidad y la Alianza de la Información se detienen.

La princesa revisa la imagen amplificada de su objetivo.

El proyecto de forestación de Oceanía apenas ha comenzado en esta área, así que la mayoría es prácticamente un desierto lleno de dunas. En el centro de eso se encuentra un conjunto de construcciones de concreto. Parece una estación de suministro a gran escala construida alrededor de una gasolinera localizada al lado de un largo, largo camino en el desierto. De hecho, oficialmente está registrado como eso. Sin embargo, los edificios de aspecto abandonado son realmente instalaciones militares de Oceanía.

La Élite apodada “la princesa” por sus aliados apunta hacia las instalaciones con una de sus armas principales. Se encuentra a unos 10-13 kilómetros de su objetivo, así que está obedeciendo las órdenes que sus compañeros le dieron.

Con un estruendo explosivo, una línea de luz sale disparada desde el cañón de plasma de baja estabilidad. La línea de luz se impacta contra el edificio de concreto principal, diseminando explosiones de color blanco-azulado alrededor. Su distancia es demasiada como para atravesar el blindaje de un Objeto de alta tecnología porque la energía de plasma tiene tiempo para disiparse, pero es más que suficiente para destruir un simple edificio de concreto o el blindaje del Generation 0.5 de baja tecnología.

Después de disparar hacia el mismo edificio unas cuantas veces, ocurre una explosión mucho mayor. El reactor prototipo ha explotado.

La escala de la explosión es menor a lo que ella esperaba.

El impacto sólo afectó a un radio de unos 300 metros, así que incluso las alteraciones al reactor para colocarlo en estado crítico debieron haber fallado. La pequeña explosión parece demostrar lo bajo que es el nivel tecnológico de la nación militar de Oceanía.

La princesa recibe una transmisión de un soldado de comunicaciones del Reino de la Legitimidad.

“De acuerdo al reporte de la división satelital, no puede distinguirse nada que pueda ser un Objeto funcional entre los escombros de las instalaciones. Seguramente, éste era un cebo usando un reactor prototipo, pero nuestras órdenes son revisar las instalaciones para asegurarnos.”

“Pero ese es su trabajo, no el mío, ¿cierto?” responde la princesa.

“Oh ho ho. Nos están pidiendo que permanezcamos en modo de espera en caso de que un Objeto emerja de los escombros. Es como ser un salvavidas en una alberca.”

La princesa siente que es una pérdida de tiempo.

Justo en ese momento, recibe una transmisión de una persona inesperada.

“…Ksshh… Aquí Quenser. Hemos confirmado que el Objeto de la nación militar de Oceanía se encuentra en el Desierto de Tanami. ¡Repito, hemos confirmado que el Objeto de la nación militar de Oceanía se encuentra en el Desierto de Tanami! Como lo predijo la división de electrónica, su tecnología se encuentra al nivel de la Generación 0.5. ¡¡Con nuestros modelos avanzados, un simple disparo del arma principal podría eliminarlo!! Necesitamos refuerzos. ¡No nos importa quién sea! ¡¡Sólo manden un Objeto con un arma gigante hacia acá!!”

“¡¡Quien llegue primero, gana!! ¡¡Si no se apresuran, nosotros nos quedaremos con la gloria!!” interrumpe la voz de Heivia. La chica también puede escuchar a algunos soldados murmurando su incredulidad sobre si el Objeto en realidad se encuentra allá. La princesa comienza a girar su Objeto, pero se escucha otra transmisión.

“No, no. Ningún refuerzo irá al Desierto de Tanami. Es una orden directa.”

La princesa queda totalmente inmóvil.

(¿De quién es esa voz?)

Por la frecuencia siendo utilizada, parece ser alguien del ejército del Reino de la Legitimidad, pero…

“Repito, la transmisión del Desierto de Tanami es una trampa. Nadie haga lo que dicen. Quenser y Heivia se dirigieron ahí por cuenta propia y parecen estar confundidos.”

(Espera, esa voz es…)

La princesa reconoce que esa voz pertenece al Consejero Flide.

Los Consejeros manejan el Reino de la Legitimidad y se dice que él es la persona que conjuntó las fuerzas de la coalición y los envió a Oceanía por el bien de su elección. Sin embargo, esa identidad posee otro significado importante para la princesa.

“Como pueden deducirlo de nuestra información, el Objeto de Oceanía realmente se encontraba en el Gran Desierto de Sandy. El reactor prototipo y el Objeto se encontraban juntos en las mismas instalaciones. El ejército de Oceanía se atemorizó por nuestro ataque e hizo que el Objeto escapara apresuradamente mientras dejaban el reactor atrás. El verdadero Objeto aún se encuentra en algún lugar del Gran Desierto de Sandy. No podemos dejar que escape. Si nos dirigimos al Desierto de Tanami ahora, el Objeto Generation 0.5 desaparecerá nuevamente.” Mientras los soldados escuchan desconcertados, el Consejero Flide continúa. “Quenser y Heivia saben esto, pero tienen miedo de pelear contra el Objeto, así que están intentando que gastemos nuestro tiempo en las instalaciones falsas del Desierto de Tanami. Pronto serán arrestados, pero el Objeto Generation 0.5 en el Gran Desierto de Sandy es prioritario. No sean engañados por las palabras de Quenser y Heivia.”

Si las instalaciones en el Desierto de Tanami eran falsas o no, debería haber quedado claro obviamente desde los satélites.

Cuando se mueven lentamente, es difícil diferenciar entre un Objeto y un tanque de gas, pero si Quenser y Heivia están enfrentando al Objeto y luchando por sus vidas, el Objeto debe estar moviéndose mucho más rápido. Incluso el Generation 0.5 más lento no sería confundido con un tanque de gas con bandas de rodaje.

(Hay algo más en esto…)

La princesa termina de girar su Objeto en dirección al Desierto de Tanami.

De acuerdo a sus órdenes, los soldados siguiéndola intentan detenerla, pero los disparos normales no sirven de nada contra un Objeto.

La princesa los ignora y comienza a avanzar pero su Objeto se detiene repentinamente.

“Oh ho ho. ¿No se supone que debes obedecer las órdenes de tus oficiales superiores?”

“Tú…”

El Objeto de la Alianza de la Información está apuntando su pistola gatling de disparo rápido hacia ella mientras la princesa la observa a través de sus sensores. Los soldados deben pensar que los Objetos están a punto de entrar a un enfrentamiento directo, porque rompen filas y se diseminan.

“El Élite de un Objeto de un posible enemigo tiene prohibido actuar por cuenta propia. Esto no es un concepto único a la Alianza de la Información. Es común para todos los ejércitos que usan Objetos. Oh ho ho. Tus acciones podrían derivar en una gran masacre. No puedo pasar por alto a una Élite desobedeciendo sus órdenes.”

“El Consejero Flide lidera el Reino de la Legitimidad. No tienes ninguna razón para hacer lo que dice.”

“Oh ho ho. Puede que eso sea cierto…”

La Élite de la Alianza de la Información no muestra señales de mover su pistola Gatling de disparo rápido.

La princesa mueve sus armas principales con forma de brazos.

Ambas apuntan sus armas principales al reactor de la otra.

El espeluznante sonido de la electricidad estática reverbera por el área desde el inferior del Objeto de la princesa.

“…pero se me ordenó registrar nuestras acciones juntas para investigar la tecnología del Objeto del Reino de la Legitimidad. Normalmente, eso hubiera sucedido mientras peleáramos lado a lado, pero si quieres pelear, con gusto tomaré esta oportunidad. Oh ho ho.”


Parte 12[edit]

El rostro de Quenser palidece después de escuchar esa siniestra transmisión.

“Espera, espera, espera. ¿¡Qué está sucediendo!? ¿¡Qué quiso decir con que estamos confundidos!? ¿¡Cómo podríamos estarlo con el Objeto frente a nosotros!?”

“¿¡El Consejero Flide, hm!? Si recuerdo, solía trabajar en la industria de municiones y posee una posición importante relacionada a los Objetos. Maneja todas las posiciones relacionadas a la mejora del talento de nuestros Élites.”

Los dos fruncen el ceño mientras se preguntan por qué él interferiría.

Entonces reciben su respuesta a través de la radio.

“Ustedes dos han defraudado nuestras expectativas,” dice el Consejero Flide.

“¿…?”

Quenser y Heivia intercambian una mirada.

No esperaban que él los contactara directamente.

“Esta transmisión solamente está siendo enviada a ustedes que defraudaron nuestras expectativas.”

“¿Sus expectativas? ¿Hicimos algo que afectara sus posibilidades de ser reelecto?”

“Enviar estas fuerzas de la coalición a Oceanía era parte de su plan, ¿cierto?” Heivia agrega. “¿Está diciendo que arruinaremos las impresiones de las personas sobre esta guerra si nuestros rostros manchados de lodo son mostrados en las salas de las personas?”

“Al contrario. Ustedes dos lo han hecho demasiado bien. Si tan sólo hubieran sido un poco más incompetentes,” responde el Consejero Flide rápidamente. Por su tono de voz, parece como si estuviera leyendo un guión preparado. “Soldados de carne y hueso destruyendo Objetos es una historia maravillosa que da esperanzas a aquellos que no la tienen. Sin embargo, los residentes de los países seguros no son a los únicos a los que se les dan esperanzas. ¿Se han percatado de que las guerrillas y terroristas continuando peleas imprudentes alrededor del mundo se han vuelto más activos recientemente?”

“…”

“Este infierno en Oceanía fue creado por ustedes dos,” dice el Consejero Flide.

Los dos chicos escuchan las palabras del hombre que seguramente es su enemigo.

“Es cierto que las fuerzas de la coalición ---incluyendo a las fuerzas del Reino de la Legitimidad--- han gastado los últimos dos años sin hacer casi nada, pero la guerra debió haber terminado hace un mes cuando se enviaron a tantos Objetos. Eso fue justo mientras ustedes peleaban contra ese Objeto en Alaska. Las guerras modernas son muy simples. El ganador y el perdedor pueden ser fácilmente deducidos por la calidad y cantidad de los Objetos en cada lado. Si tienes un Objeto y tu enemigo tiene tres, decides que pelear no te beneficiará en nada. Por eso, te retiras rápidamente para reducir los daños tanto como sea posible. La guerra estaba diseñada para que el perdedor se retirara de inmediato.”

Así se suponía que debía desarrollarse la guerra en Oceanía.

La nación militar poseía un solo Objeto Generation 0.5 mientras que las fuerzas de la coalición tenían más de 20 Objetos con tecnología de punta. Normalmente, el segundo en el que tantos Objetos fueran desplegados por todo el continente, Oceanía hubiera alzado la bandera blanca. Eso hubiera llevado la guerra a un rápido desenlace.

De hecho, eso era lo que Oceanía había hecho hasta ese momento.

Todo lo que habían sido capaces de hacer era mantener a su valioso Generation 0.5 oculto.

Sin embargo, también habían comenzado a planear y ejecutar una estrategia militar usando el Genertion 0.5. Incluso usaron su reactor prototipo como trampa.

“Sí, todo esto es gracias a los fantásticos resultados que ustedes dieron,” su tono de voz es de desprecio. “La guerra yo no es simplemente de Objeto vs. Objeto. Los humanos de carne y hueso pueden destruir un Objeto. Lo que ustedes probaron en Alaska es visto como esperanza por los guerrilleros, terroristas, y dictadores de la vieja escuela. Esa esperanza les ha arrebatado su única oportunidad de alzar la bandera blanca. Esto ha llevado a que la guerra continúe por mucho más tiempo de lo que jamás esperamos. El beneficio de mi campaña se ha visto afectada por los costos en el campo de batalla. No podemos permitir eso. ¿En verdad es tan sorprendente que alguien desee corregir esta nueva manera en la que el mundo ve a la guerra?”

“¿Entonces quiere que seamos asesinados aquí?”

“Específicamente quiere que perdamos la vida gracias a un Objeto, ¿cierto? Si las noticias informan que los héroes que destruían Objetos fueron asesinados por uno, las tropas de carne y hueso se darían por vencidas, juzgando que nuestras victorias sólo fueron golpes de suerte.”

“La guerra necesita de ciertos entendimientos fundamentales si se quiere terminar con ella sabiamente y en el menor tiempo posible. Nadie quiere que un conflicto en el campo de batalla se extienda. Lo que ustedes están haciendo sólo es alargar las guerras e incrementar el número de muertos.” La voz del Consejero Flide no vacila. “Originalmente, el plan era causar un conflicto entre las fuerzas de la coalición y hacer que quedaran atrapados en una pelea entre Objetos con tecnología de punta. Sin embargo, nos hicieron un favor al encontrar el Objeto de Oceanía por su cuenta. Preferiríamos no dañar nuestros preciados Objetos, así que no evitaremos que el ejército de Oceanía juegue el papel sucio.”

En la superficie, el argumento del Consejero Flide podría escucharse como algo justo.

Tal vez es cierto que Quenser y Heivia jugaron un rol en el alargamiento de la guerra en Oceanía. De hecho tal vez sea mejor dejar todas las peleas a los Objetos mientras que los soldados de carne y hueso no sean más que personajes secundarios.

Sin embargo…

“Si deja que el ejército de Oceanía nos mate aquí, entonces el Objeto se dirigirá a atacar las aldeas cercanas. ¿¡Cómo puede estar de acuerdo con eso!?” Quenser grita.

“Estamos rastreando al Generation 0.5 vía satélite. Esa será la masacre final para Oceanía. Después de eso, los terminaremos con uno de los Objetos de la coalición.”

Escuchando la manera tan indiferente en que el hombre dice eso, Quenser obtiene la prueba que necesitaba.

El Consejero no está pensando en justicia o paz.

“Tienen que darse cuenta de que se han vuelto tan peligrosos que debe llevarse a cabo un plan para eliminarlos incluso si eso requiere de algunos sacrificios. Si fuera simplemente entre Objetos, la guerra podría llevarse a cabo ingeniosamente. De esa forma, no habría daños innecesarios. Sus esperanzas se han puesto en el camino de eso.”

(Sí, claro.)

Es cierto que el ganador y el perdedor se decide solamente por los Objetos en ese tipo de guerra. Sin embargo, eso no ayuda en nada para evitar la masacre del resto de los soldados. Quenser y los demás casi son asesinados cuando perdieron su Objeto en Alaska. En el Estrecho de Gibraltar, todas sus bases fueron destruidas sólo porque la princesa llegó un poco tarde. En el campo de batalla, no hay una regla que diga que al resto de los soldados se les perdonará por el simple hecho de perder su Objeto.

Quenser resume sus pensamientos sobre el argumento del Consejero con el siguiente enunciado.

“Solamente alguien que nunca ha perdido podría mostrar ese argumento.”

“Usted sólo quiere proteger sus propios intereses,” Heivia agrega. “Solamente quiere aferrarse a este mundo en el que los países con más Objetos tienen todo el poder. Los países sin Objetos y los soldados normales que son objetivo de un Objeto saben que hay algo malo con el mundo. Saben que los Objetos no son nada más que armas usadas para acabar con la gente tan eficientemente como sea posible.”

La idea de que una pelea termine antes de haber empezando simplemente es incorrecta.

Son los seres humanos los que toman sus armas y pelean.

Sin importar lo insignificantes que sean pelean con todo lo que tienen.

Es un error decir que han perdido la pelea incluso antes de empezar. El mundo no es tan aburrido como para evitar coincidencias y victorias poco probables.

El Consejero Flide es una de las personas que ha invertido impresionantes cantidades de dinero en el desarrollo de Objetos y ha hecho mucho más dinero por sus victorias en las guerras. Su argumento solamente es uno de una persona que desea mantener su posición importante en el mundo.

“Digan lo que quieran,” el Consejero Flide dice con el tono de voz de alguien que tiene muchos Objetos bajo su control y se cree intocable. “De cualquier forma, morirán ahí. Seguiremos al Generation 0.5 mientras ejecuta sus ataques y enviaremos a los Objetos de la coalición para destruirlo por completo. De esa forma esta guerra terminará como se planeó originalmente. Mostrará a un Objeto con tecnología de punta conquistando todo lo que se interponga en su camino.”

“Ya veo. Entonces hagamos una apuesta.”

Quenser y Heivia hablan por la radio para provocar al líder del Reino de la Legitimidad.

“Si perdemos contra el Generation 0.5, usted obtendrá lo que quiere.”

“Pero si ganamos, todo terminará para usted.”

Quenser apaga la radio y chasquea la lengua.

“¡Mierda, eso significa que no tendremos refuerzos! ¡¡Hay un montón de Objetos de la coalición por toda Oceanía, pero ninguno vendrá!!”

“Hey, Quenser. ¿Qué hay de nuestra princesa?”

“Tal vez vendría si la llamáramos, pero entonces el resto de la coalición se volvería su enemigo. Además, no me sorprendería si el Consejero tiene algún tipo de mecanismo de seguridad para evitar que eso suceda.”

“¡Entonces supongo que tendremos que hacerlo por nuestra cuenta!”

“¡¡Sí, asegurémonos de sobrevivir al menos lo suficiente para poder golpear a ese maldito Consejero!!”

Mientras continúan ocultos detrás del edificio, revisan qué es lo que tienen que hacer.

Saben una cosa con seguridad.

No son unos soldados tan obedientes como para morir ahí como lo desea su líder.


Parte 13[edit]

Sin embargo, Quenser y Heivia no son súper humanos como para atacar directamente al Objeto como héroes en un cómic.

“(Me sentiría como un idiota si nos matara simplemente al intentar acercarnos. Heivia, tomemos un atajo por este edificio para acercarnos al Generation 0.5.)”

“(Puedes acercarte todo lo que quieras, ¿pero cómo lo harás explotar?)”

Quenser y Heivia se mueven apoyados en el muro posterior para que el Objeto no pueda verlos. Finalmente encuentran la entrada trasera que no tiene seguro. De hecho, la puerta entera ha sido arrancada. Debió haber sucedido gracias a la explosión que ocurrió en el interior.

Al entrar se encuentran con un área amplia y abierta.

Se encuentran dentro de las instalaciones de mantenimiento del Objeto Generation 0.5.

Todo lo necesario para mantener al gigantesco Objeto se encuentra ahí, pero está hecho un desastre. Hay grúas volcadas en el suelo y medidores más grandes que refrigeradores industriales han perdido el color debido al intenso calor. También hay cadáveres por aquí y por allá. Muchos cadáveres. Alrededor de 40 personas con uniformes militares o de trabajo están prácticamente rostizadas.

Los pies de Quenser casi se detienen al entrar, pero no tiene otra opción más que seguir. Si se da la vuelta ahora, el Objeto Generation 0.5 se encargará de crear más cadáveres.

“(¿Qué estás buscando, Quenser? Vamos. ¿O te interesan esos espeluznantes cadáveres?)”

“(No, es sólo que estas son las instalaciones de mantenimiento del Generation 0.5, así que…)”

“(¿Así que estás buscando el repuesto de sus armas principales o algo así? Incluso si encontráramos una, necesitaríamos una fuente de energía externa para activarla. Si un reactor prototipo estuviera convenientemente preparado por aquí podríamos lograrlo, pero…)”

“(No, me preguntaba si los planos del Objeto se encontrarán por aquí en algún lado. Tal vez podamos encontrar una debilidad si los obtenemos.)”

Los dos se dividen y comienzan a buscar por el enorme edificio de mantenimiento.

Cuando se infiltraron a la base enemiga en Alaska, encontraron montañas de turbinas productoras de electricidad estática que resultaron ser la debilidad del Water Strider. De forma similar, tal vez puedan encontrar una debilidad especial del Generation 0.5 a partir de las partes de repuesto o los planos.

“(¿Hey, qué está haciendo el Objeto? ¿No habrá ido a atacar alguna aldea cercana porque nos perdió de vista, o sí?)”

“(Claro que no. Creo que está limpiando el lodo de sus cámaras. Parecía que estaba dejando que se secara para después poder apartar el lodo en polvo con una descarga de electricidad negativa. Creo que es una técnica similar a esas máscaras que no dejan entrar al polen.)”

Heivia se asoma por la enorme persiana abierta por la que salió el Objeto. Un Objeto con tecnología de punta sería capaz de encontrar personas dentro de un edificio con sus sensores, pero el Generation 0.5 no parece tener esa función.

Seguramente, el ejército de Oceanía lo que más quería era un Objeto para presumir ante la comunidad internacional tan pronto como fuera posible, y hacer que funcionara bien en una verdadera guerra sólo fue una prioridad secundaria.

“(¿Hey, crees que esto fue lo que explotó?)” Quenser pregunta.

Heivia gira la cabeza desde donde se asomaba al exterior y ve a Quenser señalando algunos objetos enormes con aspecto de contenedores alineados en un muro del edificio. Los contenedores están conectados entre sí con gruesos cables.

“(¿Qué son esas cosas? ¿Baterías?)”

“(Creo que son condensadores gigantes. Probablemente son la fuente de energía externa usada para interferir con el reactor del Generation 0.5. Usaron generadores de diesel para reunir energía, la amplificaron, y después la enviaron al Objeto.)”

Uno de los contenedores explotó desde el interior. La explosión alcanzó todos los rincones de las instalaciones de mantenimiento. Las personas en su interior no tuvieron a dónde escapar.

Sin embargo…

“(Hey, ¿eso significa que lo que explotó fue este amplificador y no el Objeto? ¡¡En ese caso, tal vez el Objeto no haya recibido ningún daño!!)”

“(Ahora que lo pienso, si la explosión hubiera sucedido desde el centro del Objeto, su grueso blindaje debería haber quedado torcido hacia afuera. Bueno, sabemos que no será fácil eliminarlo, así que busquemos los planos en la computadora de mantenimiento.)”

“(Maldición, espero que la computadora no haya quedado destruida por la explosión.)”

Miran alrededor del área pero no encuentran la computadora al principio.

Sin embargo, poco después se percatan de una enorme computadora en el pasaje del segundo piso conectada al muro exterior. Para alcanzarla, tendrían que subir por unas escaleras que quedaron prácticamente destruidas por la explosión. Afortunadamente, la computadora se encuentra en un área que el Generation 0.5 no puede ver.

“(Esta pantalla de LCD se derritió. Es inútil.)”

“(Aquí hay un monitor utilizable. Conecta el cable.)”

La computadora parece funcionar y la información de mantenimiento del Generation 0.5 aparece en el monitor de reemplazo una vez que lo conectan. Entonces Quenser frunce el ceño.

“(¿Huh? Los botones del teclado están distribuidos de otra manera. ¿Este no es ‘shift’?)”

“(Tch. Están usando un SO diferente al nuestro. Creo que es el Sistema Operativo que antes usaba la Alianza de la Información.)”

Quenser tiene algunas dificultades operando la computadora, pero logra manejarla lo suficientemente bien después de percatarse de las diferencias importantes. El teclado ha perdido un poco de color debido al calor, pero funciona bien.

“(Hey, Quenser. Atacamos las piernas y cosas así en el Water Strider en Alaska y el Tri-Core en Gibraltar, ¿cierto? ¿Deberíamos intentarlo otra vez?)”

“(Por lo que puedo ver, el Generation 0.5 usa ruedas de acero como un tren. La estructura es tan simple que no hay debilidades reales para usar como objetivo.)”

“(¿Ruedas? ¿Entonces no usa un motor de amortiguación? ¿Realmente pueden soportar el peso de un Objeto gigante? Incluso con enormes ruedas de acero, ¿no se doblarían o se rompería el eje?)” Heivia pregunta.

“(Para distribuir el peso del Generation 0.5 debe tener unas 500 ruedas. Es como esas sillas de tortura cubiertas con picos. Si te sientas tranquilamente, el peso será distribuido lo suficiente para evitar ser lastimado.)”

“(Sí, pero nadie se ha ofrecido para comprobar algo así, ¿cierto? Pensaba que sólo era una leyenda urbana.)”

“(Sólo era un ejemplo. No te estoy diciendo que lo intentes. No tengo idea de lo que sucedería si lo hicieras.)”

Teóricamente, si pudieran destruir dos terceras partes de las ruedas de acero, el resto sería aplastado por el peso. Sin embargo, soldados de carne y hueso no pueden hacer eso.

“(Probablemente podríamos derretir el blindaje con un golpe directo de un misil nuclear, pero no tenemos uno a la mano.)”

“(Incluso si su generación es 0.5, sigue siendo un suicidio intentar eliminarlo con un ataque frontal. Necesitamos encontrar algún tipo de falla en sus defensas que podamos aprovechar. ¿Oh…?)”

Las manos de Quenser se detienen repentinamente sobre el teclado.

La pantalla muestra las funciones internas del mecanismo que activa rápidamente el reactor del Objeto usando un suministro de energía externo. Es una nueva técnica que ni siquiera el Reino de la Legitimidad ha desarrollado, pero un Objeto normalmente mantiene su reactor activo a todas horas, así que es innecesario.

“(Eso es. Usando esto es como los soldados de Oceanía fueron asesinados por su líder imbécil.)”

“(Hey, aunque su función primaria es activar el reactor con una batería externa, parece ser que también emite energía en exceso para proteger al reactor. Ha sido conectado un mecanismo para emitir la energía como electricidad.)”

“(Tal vez eso fue lo que falló. Elevar la velocidad de rotación es una cosa, pero seguramente se incrementó demasiado como para ser controlado.)”

“(¿Y eso significa que…?)”

“(Significa que el control del reactor podría perderse nuevamente si otra dosis masiva de electricidad es enviada por ese enchufe.)”

Mientras habla, Quenser se aleja de la computadora. Mira hacia abajo desde el pasaje en el segundo piso y a los condensadores con forma de contenedor.

De pronto, el muro más cercano a los chicos es destruido por una lluvia de disparos.

Seguramente se trata del cañón gauss del Generation 0.5.

Los agujeros en el muro se forman de derecha a izquierda, hacia Quenser y Heivia. El ángulo del que provienen los proyectiles es extraño. El Objeto debió haber rodeado el edificio como parte de sus ejercicios de calentamiento.

“¡¡Agáchate, Quenser!!”

“¡¡Idiota, podríamos morir por los fragmentos del muro!! ¡¡Salta!!”

Los dos saltan sobre el barandal hacia el primer piso. Al siguiente instante, el muro del segundo piso explota en línea horizontal. Chispas vuelan desde la enorme computadora y ésta también explota.

“¡Mierda! ¡Supongo que no podremos revisar nada más!”

“Sólo podemos intentar con lo que sabemos. ¡¡Intentemos activar esos condensadores!!”

Sin embargo, no tienen tiempo para hacerlo.

Con el muro del segundo piso totalmente destruido, el edificio de mantenimiento se ha inclinado un poco. Sin embargo, el Generation 0.5 no parece satisfecho con la falta de sangre. Así que dispara un poco más hacia el edificio.

Cañones de riel, láseres, cañones gauss, y cañones de rayos de disparo rápido.

Todos sus diferentes tipos de armas convierten al edificio de mantenimiento en queso suizo en poco tiempo. Quenser y Heivia son incapaces de moverse. Si alzaran la cabeza, podrían ser impactados por un gigantesco proyectil.

Afortunadamente, no son alcanzados directamente por ninguno de los impactos.

Sin embargo, escuchan un estruendo seco.

Los muros han sido totalmente destruidos y el techo ya no tiene mucho apoyo. El gigantesco techo comienza a derrumbarse, aplastando lo que quedaba de los muros. Cae directamente en dirección hacia Quenser y Heivia quienes se encuentran dentro.

“¡¡¡Tienes que estar bromeando!!!”

Ni siquiera tienen tiempo para intentar esquivarlo.

Con un potente estruendo, la conciencia de Quenser abandona su cuerpo.


Parte 14[edit]

Quenser piensa seriamente que su corazón se ha detenido, pero aparentemente no fue así.

“(Maldición. ¡Hey, Quenser! ¡¡Despierta!!)”

“(¿Qué? ¿No fuimos aplastados?)”

“(El techo era soportado por varias columnas como un gimnasio y parece ser que logramos quedar entre uno de los espacios que éstos crearon.)”

El techo estaba tan destruido que seguramente serían capaces de salir arrastrándose.

Sin embargo, no son tan estúpidos como para salir sin pensarlo.

Al menos, el Élite manejando el Generation 0.5 debe pensar que Quenser y Heivia han muerto. Mientras piense eso, no continuará su ataque. Ahora es la única oportunidad de los chicos para preparar el contraataque.

“(¿Pero qué se supone que haremos exactamente? ¡¡Si piensa que estamos muertos es genial, pero se dirigirá a atacar las aldeas cercanas a este paso!!)”

“(Ya viste su potencia. No podemos enfrentarlo directamente. La única forma es destruir el reactor vía ese enchufe.)”

“(¿¡Realmente viste su potencia!? ¡¡No tendremos tiempo de caminar y conectar el cable como si estuviéramos trabajando en una estación de energía para autos eléctricos!! ¿¡Cómo se supone que nos acercaremos!?)”

“(Sólo tenemos que dirigir la electricidad hacia allá sin acercarnos. Ven.)”

Quenser asoma la cabeza entre los escombros del techo.

Puede ver la gigantesca figura del Objeto en la noche. Sus 70 armas secundarias se mueven levemente, pero no parece que esté buscando a los chicos.

“(¿Está continuando sus ejercicios de calentamiento antes de ir a atacar esas aldeas? Maldición.)”

“(Probablemente el reactor esté tardando un poco en responder por el hecho de haber sido activado después de dos años. Vamos.)”

“(¡Hey, no me has dicho cuál es el plan!)”

Quenser sale de los escombros del techo y se arrastra sobre ellos. Quiere moverse más rápido, pero eso causaría mucho ruido. Si el Objeto los detectara, todo acabaría.

Afortunadamente, las cámaras son los únicos sensores importantes del Objeto. Tienen poca recepción del sonido. El hecho de que el número de cámaras alcance los 70 es un problema, pero ellos pueden escapar de la atención del Élite camuflándose con la oscuridad de la noche.

Quenser eventualmente llega a lo que originalmente era el muro del edificio de mantenimiento.

Ahí, se encuentran alineados varios condensadores con forma de contenedores. La mayoría fueron aplastados por el techo, pero algunos continúan funcionando.

Heivia llega un poco después y le murmura a Quenser.

“(¿¡En verdad piensas tomar ese cable y correr hacia el Generation 0.5!? ¡¡Morirás!!)”

“(Ese no es el plan. Hey, ¿habrá algo de agua por aquí? Incluso un tanque de almacenamiento o un hidrante contra incendios funcionarían. ¡¡Sólo necesito suficiente agua para crear un charco sobre el suelo!!)”

“(¿De qué estás habla-…? ¿¡Espera, quieres decir…!?)”

“(Exacto. El cable conectado al enchufe del Objeto está arrastrando por el suelo. ¡¡Si creamos un enorme charco de agua y hacemos pasar electricidad por ahí, pasará directamente a través de ese cable y hacia el reactor del Generation 0.5!!)”

De pronto, escuchan un sonido proveniente del arma principal de Generation 0.5.

“¡¡Nos descubrió!!”

“¡Quenser, por allá! ¡¡Ahí hay un tanque de agua!!”

Seguramente quiere eliminarlos con su arma principal porque el Generation 0.5 se toma la molestia de darse toda la vuelta.

Mientras tanto, Quenser incrusta uno de los fusibles electrónicos en un Hand Axe y lo lanza tan fuerte como puede en dirección a la que Heivia está señalando.

Un tanque de agua oxidado se encuentra en esa dirección. En vez de estar ubicado en el techo de un edificio, se encuentra sobre su propia torre de acero.

Justo cuando la bomba está a punto de golpear el tanque, Quenser envía la señal de detonación.

Con un impresionante estruendo, el tanque se revienta y la torre colapsa.

Sin embargo…

“¡¡Estaba vacío!! ¿¡Sólo era otra parte de las instalaciones falsas!?”

“¡¡…!!”

Mientras tanto, el Objeto Generation 0.5 termina de darse la vuelta.

Con un leve rechinido, el cañón gauss principal termina de apuntar cuidadosamente.

Están condenados.

Al mismo tiempo, la torre de acero cae sobre el suelo. Simplemente era una falsa para engañar a los satélites, pero el impacto al caer sobre el suelo hace estremecer la tierra debajo. El polvo se eleva hacia el aire y vuela por sobre las cabezas de Quenser y Heivia.

Sin embargo, eso no es todo.

Seguramente había una tubería de agua enterrada en el suelo. Un pilar de agua sale disparado desde la tierra. No podía tratarse de una tubería de agua normal. El agua alcanza unas docenas de metros de altura y cae como lluvia por toda el área.

(¿Era una tubería industrial? ¿Acaso usaron maquinaria que utilizaba agua para cortar las partes del Objeto?)

En realidad, a Quenser no le importa qué uso le daban.

Una gran cantidad de agua cae sobre el suelo, conectando el cable colgando del enchufe del cuerpo del Generation 0.5 con los enormes condensadores en el edificio destruido.

“¡¡Correeeeeeeeeeeeeeeeee!!” Quenser grita mientras le da la espalda al Objeto y corre.

Heivia lo sigue de inmediato.

No están escapando del cañón gauss del Generation 0.5.

Eso no es algo de lo que puedan escapar a pie.

Están escapando del charco de agua que se expande rápidamente.

Y entonces encuentran un camino despejado entre el edificio destruido y el Generation 0.5.

Inmediatamente después, escuchan un potente estruendo.

Al principio, Quenser piensa que el suelo explota con una brillante luz.

Sin embargo, eso no fue lo que sucedió. La masiva cantidad de energía eléctrica almacenada en los condensadores se ha liberado a través del charco sobre el suelo. En un instante, recorre 200 metros a través del piso y directamente hacia el Generation 0.5.

El objetivo es el cable arrastrándose por el suelo. Veinte o treinta por ciento de la corriente de alto voltaje entra al Objeto y activa a la fuerza los emisores láseres usados para calentar el reactor.

El cuerpo principal del Objeto parece hincharse desde el interior.

Sin embargo, Quenser no tiene tiempo para observar.

Heivia lo embiste y tira al suelo y cubre sus ojos con una mano.

“¡¡Idiota!! ¡¡Te quedarás ciego!!”

Justo antes de que Quenser comprenda lo que Heivia quiere decir, escucha un impresionante estruendo.

Al mismo tiempo, un intenso destello de luz se incrusta en sus retinas a pesar de que la mano de Heivia cubre sus ojos. Su visión y conciencia quedan llenos con pura luz. Un intenso dolor recorre sus oídos hacia el centro de su cabeza. Entonces cree sentir un líquido fluyendo. No sabe en dónde ha sido herido, pero debe estar sangrando.

No tiene idea de cuánto tiempo pasa hasta que comienza a recuperar su visión.

Es posible que haya perdido la conciencia unas cuantas veces antes de que eso sucediera.

Ni siquiera está seguro de eso.

“¡Quenser! ¡¡Abre los ojos, Quenser!!”

Mientras Heivia lo sacude, Quenser finalmente abre los ojos.

Apenas puede distinguir el rostro de Heivia.

“¿El Generation 0.5? ¿Qué le sucedió…?”

“Echa un vistazo,” Heivia dice mientras señala con su barbilla.

Quenser desvía la mirada y ve al Objeto de Oceanía abierto desde el interior. El cuerpo esférico se ha doblado hacia afuera como una flor retoñando, y sus 70 armas se encuentran por toda el área clavadas en el suelo. Debido a la explosión del reactor, el enorme charco de agua ha desaparecido. Todo se ha evaporado. La erupción de agua de la tubería de agua industrial se ha detenido. Es posible que la zona rota se haya derretido y sellado una vez más.

No queda ninguna duda sobre el destino del líder manejando el Objeto.

Incluso si usó un mecanismo de escape, hubiera sido rostizado en el aire mientras flotaba hacia abajo con un paracaídas.

“Se acabó.”

“Sí. No sólo se trata de un Objeto o dos. La guerra en Oceanía ha terminado.”

Los dos se quedan sentados sin hacer nada por un momento, pero finalmente se levantan.

Entonces, no sólo uno, ambos dicen, “Ahora hagamos algo acerca de ese maldito Consejero.”


[edit]


El Consejero es esencialmente la posición más alta en el Reino de la Legitimidad.

Realmente, lo más alto del Reino de la Legitimidad es el Parlamento Soberano que está constituido por los monarcas de las diversas culturas y civilizaciones que conforman al reino. Sin embargo, antes de tomar decisiones, esos monarcas deben escuchar las opiniones de un consejo conformado por personas de otra manera desempleadas. Esos Consejeros tienen la posición más alta que un oficial electo que no tiene sangre real puede obtener. En algunos casos pueden alterar indirectamente los puntos de vista de los monarcas, así que ellos son vistos como los gobernantes.

Uno de esos gobernantes, el Consejero Flide, está sudando profusamente mientras se pregunta cómo alguien con su posición ha sido acorralado.

Se encuentra en una de las naciones más avanzadas entre las naciones avanzadas conocidas como países seguros. Más específicamente, se encuentra en un rascacielos que obtuvo una reducción especial de impuestos debido a que está registrado como un edificio militar mientras que realmente se trata de su oficina privada.

“Esto se ha vuelto un problema,” una soldado llamada Froleytia dice desde el interior de la misma habitación.

Tal vez ella tenga una posición suficientemente alta para planear operaciones militares y ordenar a sus subordinados en el campo de batalla, pero para un Consejero como Flide, no es nada. O así debería ser. Sin embargo, Froleytia no le muestra respeto. De hecho, está mirándolo con una expresión de desprecio. Está jugando con el largo y delgado broche de cabello modelado a partir de un kanzashi japonés en su cabello plateado, y sostiene un kiseru de estilo japonés a pesar de que el edificio es un área de no fumadores.

Hay unos cuantos documentos amontonados frente a Flide.

Detallan el plan que había avanzado en secreto dentro de Oceanía.

“Parece ser que querías crear un mundo en donde el resultado en cualquier campo de batalla fuera decidido solamente por la cantidad y calidad de los Objetos, pero no estoy segura si a eso puede llamársele un método ‘ingenioso’. La transmisión que enviaste cuando nuestro Objeto estaba a punto de dirigirse al Desierto de Tanami desde el Gran Desierto de Sandy lo dejó en claro. Dices que fue para matar ‘convenientemente’ a Quenser y Heivia, pero enviar una orden falsa que pudo salvar al Objeto enemigo y que puso a nuestras tropas en un estado de confusión se escucha como traición para mí. Mi único consejo es que ‘Pensé que la información era correcta en ese momento’ no te servirá en una corte militar.”

“Tenía mis razones. Además, el Parlamento Soberano me dio la autoridad de ejecutar esa operación. No hice nada que garantice las críticas de un soldado como tú. No fue nada más que una operación militar.”

“Sí, se te ocurrió esa excusa, y tal vez te hubiera ayudado si esto sólo tuviera relación con nuestro ejército. Sin embargo, cometiste un error cuando enviaste la transmisión a todas las fuerzas de la coalición e intentaste ordenarles. El Parlamento Soberano sólo tiene autoridad sobre el Reino de la Legitimiad. No tiene autoridad sobre el ejército de la Alianza de la Información o el resto de la coalición. Las demás fuerzas parecen molestas por esa información falsa. Ahora, ¿qué crees que hará el Parlamento Soberano? Decir que era una operación secreta del Reino de la Legitimidad no convencerá en nada a la Alianza de la Información ni a nadie más. Si el Reino de la Legitimidad no hace un anuncio oficial respecto a este tema, podría causar algunas fricciones políticas que podrían encender algún fuego no deseado.”

“De cualquier forma, ¿tú qué sabes de esto?” dice Flide, cuya voz se escucha como si quisiera escapar. “Sólo somos capaces de avanzar en las guerras gracias a la abrumadora potencia de los Objetos. ¡¡Esos dos han destruido ese balance!! ¡¡El mundo necesita el pilar de soporte que brindan los Objetos!! ¡¡Actué para proteger a mi país, no, para proteger al mundo!!”

“Sí, y estoy segura de que los demás del Consejo y del Parlamento Soberano tienen una opinión similar. Ven a los Objetos como armas maravillosas que les permiten terminar la guerra ingeniosamente. Sin embargo, tus acciones siguen siendo malvadas. Si Quenser y Heivia hubieran sido asesinados por el Objeto de Oceanía, éste hubiera ido a asesinar a los aldeanos. Tus acciones podrían verse como un líder del Reino de la Legitimidad ayudando a esa masacre para ventaja de su propio país. Para aquellos que desean mantener nuestra imagen como un país que usa sus Objetos para terminar las guerras limpiamente, eso sería muy, muy malo. De hecho, eso podría dejarnos en una peor posición política de la que estamos gracias a que Heivia y Quenser destruyeron el Objeto enemigo.”

“¿Entonces estás diciendo que todo acabó para mí? ¿¡Para mí!? ¿¡Después de todo lo que he hecho para solidificar el lugar del Reino de la Legitimidad en este mundo donde el balance de poder se decide por los Objetos!?”

“Puedes quejarte todo lo que quieras,” dice Froleytia. Entonces reduce su tono de voz y su mirada se vuelve mortíferamente fría. “Pero yo soy del tipo que cuida a los niños que las familias de nuestro país me confían. Cualquiera que sea la situación, debo terminarla por ellos. Así que podemos terminar esto en la corte. No creas que te recuperarás de esto.”

“Heh heh heh. Ya veo. En ese caso, supongo que tendré que jugar mi as bajo la manga.”

“¿…?”

“¿Sabes por qué tomé el control de la división de entrenamiento de Élites? De esa forma, puedo entrenar a un Élite en secreto para usarlo para mis propios objetivos.”


Quenser y Heivia regresaron a la nación más poderosa conocida como país seguro. Es una nación avanzada que pertenece al Reino de la Legitimidad y a menudo se refieren a ella como país de origen.

Después del fin de la guerra en Oceanía, habían planeado vengarse del Consejero Flide, pero acercarse a uno de los líderes en el Consejo no es tarea fácil. Froleytia tenía un método de ataque diferente, así que les dijo que le permitieran encargarse de eso y después desapareció en el edificio de oficinas propiedad del Consejero Flide.

“No puedo creer que nos hayan quitado todos nuestros logros anteriores como castigo por desobedecer las órdenes e ir al Desierto de Tanami. ¡Terminamos con la guerra! Todas las medallas de honor se han ido. Es como si todos nuestros ahorros de por vida se hubieran esfumado.”

“Deberías alegrarte de que eso fue todo lo que sucedió. Normalmente, nos hubieran juzgado en la corte marcial.”

“¿Incluso si acabamos con la guerra? Si no hubiéramos ido al Desierto de Tanami, ese Objeto hubiera atacado las aldeas cercanas para después desaparecer otra vez. ¡La guerra hubiera continuado por años!”

“Eso no importa. Si admitieran eso, estarían justificando cualquier tipo de ataque que las personas pensaran que tienen una causa razonable. Estarían justificando a las personas que desertan del ejército y que llevan a cabo ataques independientes.”

“Nosotros queríamos desertar después de nuestra distinción por lo de Alaska. Ellos fueron los que siguieron arrastrándonos hacia el campo de batalla.”

“Tal vez querían hacerlo hasta el mismísimo final.”

Entonces ambos se quedan callados.

Ante ellos se encuentra la oficina privada del Consejero Flide en la que entró Froleytia. Ya que oficialmente es una base militar, el enorme edificio se encuentra en medio de una amplia y despejada área dentro de la ciudad.

“Ah, ¿recibiste un correo de la princesa como siempre?”

“Sí, pero también recibí uno de esa ‘oh ho ho’ de la Alianza de la Información. ¿De dónde sacó mi dirección? ¿¡Sus espías me habrán marcado por intentar preguntar sobre su Objeto!?”

“Anímate. Tal vez éste sea el inicio de la primera disputa amorosa en la que se incluyen Objetos.”

“¿…?”

Quenser frunce el ceño levemente.

“Froleytia se está tomando su tiempo. Ya tiene las órdenes, ¿no debería ser capaz de simplemente llamar a algunos soldados para sacar de ahí a ese bastardo de Flide?”

“Uh, oh. Tengo un mal presentimiento sobre esto,” Heivia dice mientras su expresión se tensa.

De pronto, un ruido sordo los rodea.

Una parte del área despejada alrededor del edificio comienza a derrumbarse y un Objeto gigante aparece desde abajo.

Los dos intercambian una mirada, y reciben una transmisión de Froleytia a través de las radios que nunca pensaron usar en el país de origen.

“¡Maldición! ¡¡Quenser, Heivia, tienen un nuevo trabajo!!”¡¡Siempre me pregunté por qué ese bastardo de Flide tenía su oficina en un área tan amplia, pero nunca me imaginé que fuera para esto!!”

“Tienes que estar bromeando. ¿¡Ahora tenemos que pelear en una ciudad!?”

“Comprendemos la situación de manera general, pero tendremos refuerzos adecuados por parte de un Objeto esta vez, ¿¡cierto!?”

“¡¡Idiota!! ¡¡Si llamáramos a la princesa, la mitad de la capital quedaría hecha escombros antes de lanzar una señal de evacuación!! ¡Ustedes tendrán que hacer algo por su cuenta! ¿¡Querían encargarse de Flide ustedes mismos, cierto!?”

“Bueno, sí.”

“Podemos matarlo, ¿cierto?”

“Por cierto, él sólo es un pasajero a bordo del Objeto. La Élite es una chica de 12 años. Si es posible, quiero que la capturen sin matarla. Puedo justificar el tomar ese riesgo porque un Élite del Reino de la Legitimidad es bastante valioso, pero la verdadera razón es que preferiría que la salváramos. ¿¡Pueden hacerlo!?”

“¿¡Por qué siempre tiene que ser tan complicado!?”

“Bueno, no podemos decir exactamente que no si se trata de una chica de 12 años, ¿¡cierto!? ¡¡Ahora que ha utilizado algo así como escudo, definitivamente tendremos que matar a ese bastardo!!”

“Hey, veamos si podemos encontrar alguna forma de activar el mecanismo de evacuación. ¡¡De esa forma podremos detener al Objeto sin matar a la chica!!”

Quenser y Heivia corren hacia la espaciosa base mientras el Objeto aparece entre una nube de polvo y se prepara para su ataque desesperado sobre la ciudad.

Mientras se dirige hacia el campo de batalla infernal, Quenser dice, “Parece que tendremos que empezar de nuevo. ¡¡Necesito al menos recuperar el historial académico y la autoridad de un estudiante de campo de batalla al final de su servicio!! ¿¡De hecho, ganaremos algún reconocimiento si resolvemos esto!?”

En respuesta, Heivia dice, “Todo debería salir bien. Cuando esto termine, retirémonos del ejército de una vez. ¡¡Ya tuve suficiente de las peleas contra Objetos!! Me apoderaré de mi familia noble. ¡¡He peleado en guerras contra Objetos, así que si mi familia se queja, les llevaré la guerra hasta ellos!! ¡¡Ahora que lo pienso, eso debe ser un método más fácil que éste!! ¿¡Qué diablos he estado haciendo durante todo este tiempo!?”

“Buen punto. ¡¡Probablemente hubiera tenido momentos más fáciles resolviendo exámenes de admisión normales en vez de tomar la ruta del estudiante de campo de batalla!!”

“¡¡Hey, no llores!! ¡¡Podremos terminar esta discusión después de salvar a esa chica y matar a Flide!!”

Mientras hablan, los dos chicos corren hacia el campo de batalla.

Ante ellos se encuentra un Objeto de cincuenta metros.

Ellos sólo llevan pequeños explosivos y un rifle.

Ese día se ha convertido en uno normal para ellos.

Los dos ingenieros de combate especiales tienen otro monstruo contra el cual pelear.


Notas finales[edit]


Para todos aquellos que han tomado este libro: bienvenidos.

Soy Kamachi Kazuma.

Cinco años después de mi debut, estoy presentando una nueva serie. Esta trata sobre enormes armas. Los mechas que no son robots humanoides son mi preferencia personal, pero no me malinterpreten; no tengo ningún problema contra los del tipo humanoide. Tomé esta decisión porque sentí que unas máquinas con formas irregulares serían más intimidantes en este tipo de historia.

Con 50 metros y 100, 000 toneladas, son bastante grandes.

Su peso probablemente sea similar a dos portaaviones de clase Nimitz. Si agregan el peso de las armas, probablemente sea más que eso.

Hacer que cosas como esas ejecuten movimientos al estilo de artes marciales a velocidades de 200-500 km/h tal vez parezca un poco ridículo, pero incluso armas existentes pueden lograr hacer cosas bastante increíbles.

Como dije antes, incluso con lo enormes que son los Objetos, apenas alcanzan el tamaño de dos portaaviones de propulsión nuclear. Cuando esos portaaviones son construidos, se usan grúas ridículamente grandes para levantar las partes y se usan numerosos pilares para soportar su peso sobre la tierra. Con los barcos Aegis más pequeños de 8000 toneladas, usan enormes vehículos que pueden sujetar y mover el objeto por completo. Creo que el poder creativo de los humanos es impresionante, ¿pero ustedes que piensan?


De cualquier forma, quise darle una prioridad a la sensación de euforia en este libro y usé varias técnicas para hacer las cosas más emocionantes. Por ejemplo, hice del protagonista un estudiante en vez de un soldado para que fuera más fácil identificarse con él y mostré a propósito tan poco acerca de los pensamientos y sentimientos de los enemigos como pude.

Seguramente, la mayoría pensó que algunas cosas que los personajes principales decían eran un poco extrañas. Si lo piensan con cuidado, creo que descubrirán que se debe parcialmente a que mostraron una diferencia relativamente pequeña sobre cómo trataban las vidas de sus enemigos y aliados. Eso lo veo como la guerra a una macro escala jugando trucos sobre la mente humana a una micro escala. Me daría gusto si ustedes simplemente disfrutaron la historia y mucho más si pensaron que esto demostró lo retorcido que es algo como la guerra.


Quiero agradecer a mi editor Miki-san y a mi ilustrador Nagi Ryou. Sentí que esta novela probablemente fue bastante agotadora para ser ilustrada. Estoy realmente agradecido de que me hayan ayudado hasta el final.

También quiero agradecer a todos los lectores que llegaron hasta aquí. Muchas gracias por tomar esta primera novela de una nueva serie para ver si es interesante.


Por cierto, no sólo existe la manera para destruir los Objetos que usaron Quenser y Heivia esta vez. Si tienen tiempo, tal vez sería divertido que intentaran buscar algún método que ellos no usaron.


Entonces, creo que terminaré aquí.

Dejaré mi pluma esperando que este libro se quede en su corazón de alguna manera.


¿Soy sólo yo o los protagonistas esta vez realmente actuaron de forma increíble?


-Kamachi Kazuma-




Regresar a la Página Principal Avanzar a Volumen 2