Maru-MA Volumen 02 Capítulo 2

From Baka-Tsuki
Jump to: navigation, search

Tengo la sensación de que seré capaz de escuchar el mar si pongo esta piedra en mi oreja, porque seguramente debe haber cruzado el océano para llegar aquí desde un país lejano.

—Puede escuchar el mar incluso si no tiene eso contra su oreja… estamos viajando en él después de todo. Bien, Su Majestad, por favor levántese. O al menos decida si desea levantarse o ir a dormir.

—¡Oh, se está moviendo!

—Por supuesto. Estamos en un barco.

Ah, cierto.

Estamos viajando en barco para conseguir la más poderosa y cruel arma en el mundo: la legendaria espada Mörgif, que solo puede ser blandida por el Maou y se dice que duerme en la isla de Van dar Via en el territorio de Shimaron donde viven casi todos humanos.

Tomó mucho tiempo de persuasión convencer a Günter de que ir disfrazados como humanos para pasar desapercibidos era mejor decisión que mandar al ejército y ser atacados. Mi cabello negro ha sido teñido de rojo para evitar sospechas; cuando Günter me vio, tembló con ojos llorosos y gimió: “Mi Rey ha…”. See, ¿y desde cuando me convertí en tu Shibuya Yuuri? Shibuya no es un eslogan el cual defender, rayos.

Los lamentos fueron horribles… Cuando se enteró de que no podía venir con nosotros gracias a su consternación se las arregló para romper tres pares de anteojos que lucían muy caros. Pero sería un desastre total si andamos por ahí en tierras humanas con una súper belleza como tú y alguna chica se enamora. Además, si no tengo a alguien inteligente que se quede en la capital para cubrirme, la noticia de que el rey no está podría filtrase. Cuando le explique todo esto lo que recibí a cambio fue: ¿Su Majestad me menosprecia tanto? Entonces, cuando le dije apresurado como uno de esos jefes sobresalientes que no sentía nada en particular por él, ya sea gusto o disgusto, las lágrimas comenzaron a brotar. Nunca conocí a una persona con una diferencia tan marcada entre su apariencia y su personalidad.

Al final, logré convencer a mi tutor de alguna manera y deje el país escoltado solo por Kaku-san, alias Conrad.

Entre los reinos humanos de Cavalcade, Sondergaard e Hildyard ubicados al otro lado del mar de Shin Makoku, Hildyard es el único país con el que Shin Makoku tiene relaciones diplomáticas. Zarpamos desde un puerto ubicado en la ciudad del territorio Voltaire y llegamos a tierra extranjera luego de tres días en un barco mercante.

Hildyard ha mantenido las relaciones con Shin Makoku a pesar de las críticas de parte de sus países vecinos supuestamente debido a la gratitud por la ayuda recibida durante la época en que se fundó. Pero ese solo es la fachada oficial, la verdad es que el comercio es más beneficioso que el ostracismo.

Es un país calculador.

Schildkraut está ubicado en la parte sur de Hildyard. Si este fuera un aeropuerto, sería el aeropuerto internacional central, naves y gente de todo el mundo se congregan aquí, y está tan concurrido como el centro de comercio de las naciones en miniatura. Luego de comprar algunos productos humanos populares en el mercado, abordamos una majestuosa embarcación para dirigirnos hacia la isla de Van dar Via.

Al menos ese era el plan.

El crucero de lujo en el que Günter hizo las reservas (al parecer hay gente asociada con los mazokus en varios lugares de varios territorios, algo como una gran red de espionaje) no es tan grande como el Titanic, pero es al menos tan impresionante como Pinch-Hitter-Nic(k)[1]. Me tomó veinte segundos correr a toda velocidad de un lado del barco a otro, así que probablemente tenga cien metros o más de longitud.

Los marineros que usan un uniforme celeste trabajan en el estrecho espacio debajo de las velas impecablemente blancas que están atadas. Los pasajeros que abordan están vestidos al estilo de damas y caballeros del siglo XXVII; la cantidad de equipaje que los botones están subiendo a bordo es para quedarse con la boca abierta.

—Guau… el único viaje en bote que hice alguna vez fue en la nave pirata en Hakone y en el Mark Twain Riverboat en Disneylandia.

—No conozco el primero, pero el viaje en el Mark Twain Riverboat debe haber sido bastante corto, ¿mm? —Estamos muy metidos en nuestro papel como humanos esta vez: —Señorito.

—Basta, no es como si fuera Natsume Souseki[2].

—¿Preferiría amo y sirviente entonces?

—De ningún modo, no quiero ser algún vejestorio. Llámame Goinkyo[3] en vez de eso.

—¿No lo haría eso más viejo?

Tenemos algunas idas y venidas con este tema. Al final nos decidimos por un niño rico holgazán y su apoderado y conseguimos un botones que nos muestre nuestra habitación, la supuesta mejor del barco. Toda nuestra plática se corta apenas abrimos la puerta.

—…Es maravilloso sin duda, pero… umm…

El living continúa hacia la habitación. Es bastante espacioso. Las paredes y el piso, e incluso los marcos de las ventanas están decorados hermosamente. No es una suite en el Ritz[4], pero nunca pensarías que estás dentro de un barco. Por supuesto que hay un baño, un toilette y otras comodidades, así como sofás y una mesa de té con patas talladas en forma de león. El piso está lleno de alfombras con tejidos intrincados.

—¿Por qué hay una cama de matrimonio? Aunque más importante--

—¡Llegan tarde!

¡¿Por qué está Wolfram sentado tan majestuosamente sobre la cama matrimonio?! Supongo que por la expresión pasmada de Conrad significa que él tampoco esperaba esto.

—¿Pero no te marean los barcos? Con razón no pudimos encontrarte cuando dejamos el castillo. Me parecía que nuestro equipaje era más pesado de lo normal, ¿has abordado como polizón?

—S-solo porque Gwendal continuaba diciéndome que me quedara en el castillo.

—Pero por como se ve, esta habitación parece preparada para una luna de miel. Asumo que puedo confiar en Su Majes… mi Señorito, ¿aunque aún no estén casados?

—…no tengo ni idea de cómo podría decepcionarte en esta situación.

Todo el resto se resume en Wolfram estando violetamente mareado, y así pasó la tarde. Mi segundo día en un transatlántico de lujo maravilloso está por comenzar.

—Por favor despierte, Su Majestad, ¿o preferiría que traiga su desayuno a la cama? Un camarero ya ha preparado la mesa.

Una voz que aun suena agónica se escucha debajo de las sabanas.

—No hablen de comida en frente mío…

—Oh, vamos. Cambiémonos, lavémonos la cara y vayamos por algo de comer. No estoy mareado para nada.

Wolfram, que nos persiguió hasta el barco y se metió a bordo de contrabando, ha terminado en frente del inodoro tan pronto como zarpó. Ahora está en cama y se niega a comer o beber nada, incluso agua. Ni siquiera puede pelear conmigo. Con su cabello dorado ondulado desparramado, las mejillas blancas y los ojos levemente cerrados, se ve como un ángel caído que no tiene esperanzas de poder volver a casa.

—¿Hay algo que quieras comer? ¿Pan, o helado, o flan? Al menos llamemos al servicio a la habitación para que te traigan algo de beber. Como leche, o jugo de naranja, o yogurt tal vez?

—¡Blaargh!

—¡Perdón! ¡¿Creo que el yogurt está teniendo el efecto contrario?!

—No Yuuri… quiero decir, Señorito. No mólese al paciente. Venga, quédese quieto, le pondré sus lentes de contacto.

Los lentes de contacto made in Shin Makoku, fabricados con todo el ingenio mazoku, vuelven mis ojos de color marrón claro. ¡Marchando humano ordinario de cabello rojo y ojos marrones! —Así que a Wolfram no le va muy bien en los barcos, ¿he? Me da un poco de pena.

—Es por eso que le dije que no venga, pero se ve tan miserable que he perdido las ganas de sermonearlo.

Justo en ese momento se abre la puerta de la habitación contigua y sale alguien que avanza por el pasillo: un caballero elegantemente vestido, de mediana edad y de la mano de una niña que luce como de cinco. No es tan alto como los mazokus, pero tiene una constitución sólida y se ve como si tuviera años de servicio encima. Qué servicio, no lo sé.

Una intrépida sonrisa se forma en el rostro del caballero bajo su bigote beige y lentamente camina hacia nosotros con su mano derecha sobre su exuberante cabello del mismo color que su gorro. Entonces…

—Buenos días.

—¡Ohh!

Él se saca el sombrero, con cabello y todo. El sol de la mañana brilla en su cabeza pelada.

Involuntariamente doy un paso atrás. ¡¿Acaso así es como sale del closet una persona que usa peluca?!

—Debo disculparme, mi señor no está acostumbrado al saludo de Cavalcade.

Conrad asiente sonriendo con una mano en mi espalda.

—Ah, ¿eso era un saludo?

El contacto con culturas extranjeras siempre está lleno de sorpresas.

Conrad se embarga en una conversación con él fácilmente antes de que mi torpeza se haga obvia. Como lo planeamos, actuó como un jovencito tímido de una buena familia.

—¿Van a tomar el desayuno? Mi esposa desafortunadamente está con mareos descansando en nuestra habitación. ¿Les gustaría ir juntos?

Me medio escondo detrás de Conrad de la forma más tierna que puedo y sacudo la cabeza levemente mirando al piso. Es la única manera que tengo de expresar como me siento respecto a la idea.

—Como puede ver, mi señor es muy tímido.

—Ah, lamento escuchar eso. Cuando oí que alguien corrió el riesgo de entrar de contrabando en el barco en búsqueda de su prometido me pregunté qué clase de apasionado joven noble seria… Wolfram, nos convertimos en el centro de la comidilla.

El caballero de mediana edad se coloca el sombrero y su cabello con una expresión petulante en el rostro.

—Nunca pensé que sería un tierno… ah, mis disculpas, supongo que usted tendrá sus asuntos… Por favor disculpe mi tardía introducción; soy Hyscliff de Misshinai, y esta es mi hija Beatrice.

Tierna será su hija, no yo.

Ella viste un vestido rosa pastel, su cabello castaño claro que ha heredado de sus padres está atado en dos coletas. Me está mirando fijo. Me siento totalmente incomodo en frente de una niña pequeña así que se lo dejo a Conrad.

—Mi señor es Mitsuemon[5] proviene de una familia de comerciantes de seda crepé de Echigo. Mi nombre es Kakunoshin[6], provengo del mismo lugar.

—¿Echigo? ¿Dónde seria eso?

—Está ubicado al Este de Ecchuu.

—Ecchuu…

—Al Norte de Hida.

—B-bueno, parece que vienen de una tierra muy lejana.

Confusión total: un gran éxito.

Yo quería ser “el oportunista de la compañía Megumi[7]”, pero Conrad es fan de Komon-sama. Extrañamente, el sonido de familia de comerciantes de seda crepé hace eco en mi cabeza.

—Ah, ¿entonces deben de dirigirse al Festival del Fuego de Van dar Via---?

—¡¿Qué tan estúpido puedes ser?!

La maliciosa voz enojada proviene de un lugar cercano y me encamino sin pensarlo hacia ese lado. Kaku-san, alias Kakunoshin, se disculpa con Hyscliff y me persigue. Pasamos por tres puertas de suites de lujo y corremos dando la vuelta por el pasillo que lleva desde las cabinas de primera clase hasta la cubierta.

Un marinero al que se le nota en cada centímetro que es un hombre de mar golpea a un chico que parece ser su aprendiz. Probablemente está en la edad en la que la gente consigue trabajo aquí, pero aun así…. El chico parece dos o tres años más pequeño que yo.

Conrad, que parece haber comprendido mis pensamientos, murmura: —Por favor, no cause una escena.

—¡Pero es solo un niño!

—¿Estaría bien si ya no le pegan?

Los ojos marrones que voltean a verme directo a los míos se mantienen completamente en su papel.

—Declaro que sus caprichos significarán mi muerte, Señorito.

Ahora si me siento completamente como el hijo pródigo; la parte trasera de mi cabeza pica.

—¿Los aprendices de esta nave reciben golpizas tan temprano en la mañana?

—Cierra la boca, ¿pa’ que has veni---? Ah, mis más humildes disculpas por una escena tan desagradable, señor.

La actitud del marinero cambia tan pronto como se da cuenta que somos pasajeros de primera clase.

—Pero que podemos hacer cuando comete errores tan estúpidos, ¿he?

—Este jaleo está arruinando el humor de mi señor.

—Aaah… ¿es este joven caballero su señor?

Conrad desliza algo hacia el marinero, probablemente dinero. El hombre gira la cabeza por encima del hombro para verme. Sonríe poco amistoso y se rasca la barbilla.

—¡Bueno! Estoy seguro de que está muy agobiado. ¡Mis más sinceras disculpas por esta situación desagradable, sus señorías!

—Suficiente. Desaparece de nuestra vista.

Él hace un gesto cuando se va, y el chico desgarbado que estaba siendo golpeado cerca del bastión del barco hace una reverencia profunda y sale corriendo. Se parece a uno de esos chicos con pecas que aparecen en los comerciales de Estados Unidos.

—Ugh… así que todo se trata de dinero. —¿Eso le pesa en la conciencia, o va en contra de sus ideales de justicia? Pero al menos sabemos que ese hombre se puede sobornar.

—See, y que es un patán que golpea niños. Dios mío, ahora estoy en un estado de ánimo reflexivo.

—¿Reflexivo?

—See. Cuando me pongo así me comienzo a preguntar por qué, de entre todas las personas, soy el Maou.

Un estudiante común de secundaria alta enviado a otro mundo, saliendo adelante durante una gran aventura… Un héroe, un mago o un príncipe seria en lo primero que pensaría cualquiera. Pero me ha tocado el trabajo de “Rey Demonio”, y el arma que estoy buscando es una “espada demoniaca”.

Me apoyo contra el bastión de madera, disfrutando de la suave brisa del océano. Los cabellos rojos que acarician mi frente se sienten como si fueran de otra persona.

—Sigo pensando: soy tan desafortunado, que desastre. Pero parece que por fin entiendo que tan equivocado estaba. Es decir, hay tantas otras personas… bueno…

—¿Personas desafortunadas en el mundo? —Conrad se inclina hacia adelante cruzando los brazos y representando su papel—. Yuuri, ¿entonces cree que ese niño era desafortunado?

—Pero en Japón él estaría en el primer año de secundaria media, ¡o incluso podría ser un niño de primaria que justo ha pegado un estirón! ¡Los niños no deberían trabajar, incluso las Naciones Unidas y UNICEF lo dicen! Y también le pegan por cometer errores… ¿no hay leyes para proteger los derechos de los niños?

—Aun así…

El me jala de la mano y volvemos hacia los camarotes.

—¿No es un poco injusto que asuma que él es desafortunado?

—Tal veeeez…

Hay un olor rico flotando en el aire: la esencia del pan recién horneado, manteca derritiéndose en una sartén y el siseo del bacon.

—En realidad estoy más preocupado por Hyscliff.

Ese nombre revive el recuerdo del excéntrico saludo de nuevo. Aaah, estaba tan sorprendido. El mundo es un lugar muy grande.

—Él dijo que era de cierta ciudad, ¿verdad? ¿Es cerca de aquí? —Misshinai está en el extremo norte de Hildyard, pero… ese saludo es utilizado por la clase alta de la nobleza de Cavalcade.

—Es… um… difícil de olvidar aunque quieras olvidarlo, ¿he?

Así que todos los miembros elite de la sociedad en vez de un “¿cómo estás?”, ¿relucen y destellan los unos a los otros? ¿Y qué hacen los jóvenes que si tienen pelo? No pueden ser todos como Kouji Tomita, ¿o sí?

—Espera, ¿quieres decir ese Cavalcade?

—Sí, ese mismo. Y ese era un Lord. Puede que estuviera jugando el papel de un padre cariñoso, pero la mano que sostenía la de su hija estaba cubierta de callos de espadas.

—¡¿Callos de espada?! Guau, pero que cosa, cielos. Bueno, no importa lo bueno que sea, nunca será un espadachín tan fantástico como tú, Con… Kaku-san.

—Oh, Señorito… ¡espadachín fantástico! Me está haciendo ruborizar.

De vuelta nuestros roles. Ya estamos en la entrada del comedor.

—Ah, pero me ha tomado ochenta años llegar tan lejos. Cualquiera mejoraría si ha esgrimido una espada por tanto tiempo. ¿Lo que no te mata te hace más fuerte supongo?

—Ah, vaya, así que te has dedicado a ser un espadachín por ochenta años, ¿he? ¡Como Yoshinoya!

Aaah, ahora quiero un bowl de carne de Yoshinoya[8].


Página principal Anterior Siguiente

Referencias

  1. Creo que está hablando de un torneo y una cancha de béisbol profesional, respecto a su tamaño.
  2. Un famoso novelista que está retratado en los billetes de 1,000 yenes.
  3. Referencia a la serie Mito Koumon. Está hablando de un daimyo retirado, un regente jubilado.
  4. Un hotel de lujo de Inglaterra.
  5. Mitsuemon es el apodo que utiliza Mito Koumon, el protagonista del drama histórico favorito de Yuuri. Pueden leer más del drama en las aclaraciones de la traducción del volumen 01.
  6. Kaku-san es uno de los dos ayudantes de Mitsuemon.
  7. Referencia a Abarenbou Shogun, otro de los dramas históricos favoritos de Yuuri. Megumi es un acompañia, y el personaje principal, un samurai de incognito, se hace pasar por un oportunista.
  8. Yoshinoya es un famoso restaurante japonés, pero no pude descubrir quien era el personaje histórico o ficticio del que habló Yuuri antes.