Maru-MA Volumen 02 Capítulo 1

From Baka-Tsuki
Jump to: navigation, search
Maru-MAVolume02 img01.jpg



Parece que no pude superarlo después de todo. He terminado fundando una asociación de amantes del béisbol.

Nuestro objetivo: ser el equipo de béisbol principiante número uno de Japón; nuestro grito de guerra: ¡maltz y apretones de manos en el domo de Tokyo!

—Así que, ese reportero de la TV apunta su micro hacia mí y me pregunta: ¿Por qué comenzaste a jugar béisbol de nuevo luego de haber dejado?

Palmeo la cubeta de Kerorin[1], ¡Kapoon!, y levanto la voz para asegurarme que se me escucha más allá de la puerta.

—¡Ahh, esto es el cielo! ¿Y sabes que dijo al final? Muchas gracias. Y este fue el capitán de los Dandy Lions, Shibuya Yuuri Harajuku Fuuri-san! ¿Puedes creerlo? Está bien, era para el cable, ¡pero igual era un reportero de TV! ¡Estaba tan nervioso, no tengo idea de si habría sido capaz de decir todas esas cosas en televisión nacional! Ey, Murata Ken, ¿me estas escuchando?

Kapoon.

—Nunca he visto TV por cable excepto en la casa de mis vecinos.

—¡Si, pero--!

Murata grita sobre el sonido del agua. —Eso suena bastante bien, ¡Shibuya Yuuri Harajuku Fuuri! Suena como el nombre de un dúo cómico, ¿no?

—¿Como Uchan Nanchan[2]?

—Sep, o los All Hanshin Giants[3].

—¡Ay, basta, por Dios! ¡¿Crees que compararme con los Giants o Hanshin[4] me pondrá contento?! Soy de la Liga del Pa hecho y derecho, he seguido a los del Pacifico desde que nací.

—See, y fuiste tú el que dijo que quería mostrarme las bondades de la Liga del Pa. ¿Así que por qué te estas tomando tu tiempo para arrugarte en el baño? ¿Realmente vamos a llegar para el inicio a las 13:00? No importa si ya eres Miyagawa Daisuke Hanako[5], o Seto Tenya Wanya [6], o Shibuya Yuuri Harajuku Fuuri.

—…Murata, te lo pregunto de nuevo, ¿qué edad tienes?

Sip, mi nombre es Shibuya Yuuri. No el Yuuri de “país fértil” o de “peral gentil” o de “lapislázuli”. No, tenía que ser de “ventaja”. No puedo explicar cuántos problemas he tenido en mis quince años de vida por culpa de este nombre.

He estado resentido con mis padres por largo tiempo por esto, preguntándome si mi papá, que es banquero, estaba tan obsesionado con las tasas de interés como para llamarme de ese modo. Pero finalmente descubrí que quien me puso el nombre es en realidad un joven hombre que compartió el taxi con mi mamá justo antes de que me diera a luz… Aunque al final fue mi papá el que eligió esos kanji.

Estos últimos domingos he estado jugando béisbol para principiantes por las mañanas y yendo al domo de Seibu a ayudar por la tarde, luego de disfrutar de la tarifa especial de la hora del almuerzo en los baños públicos cerca de los campos de deportes del barrio. Es como si estuviera viviendo la vida de un fanático del béisbol veterano. Y hoy estoy arrastrando a Murata para sumar un fan más a la Liga del Pa.

Compartí una clase con el chico de lentes, Murata Ken, durante mi segundo y tercer año de la secundaria baja, y nos hemos reencontrado de manera un tanto extraña tan solo hace un mes detrás de los baños del parque. Justo luego de eso, fui arrojado por un inodoro occidental hacia otro mundo. ¡Vamos! Me vi envuelto en todas esas cosas que jamás pensarías que podrían pasar fuera de un sueño y conocí la impactante verdad sobre mi nacimiento.

Digamos que estas en uno de esos goukon[7] donde todos se emocionan y gritan: “¡¿Quién es el rey?!” con palillos en las manos[8].

¡Yo!

Soy un Lord feudal a la orgullosa edad de quince.

Un rey, para colmo. Y no solo un rey común. Es decir, seguramente perdería en comparación al dueño del record mundial, el Manager Ou [9] de los Daiei Hawks, pero mi título también es bastante asombroso. Puede que sea un estudiante de primer año de secundaria alta con un físico y aspecto normal, incluso de inteligencia promedio, pero…

Soy el Maou.

Fui invocado repentinamente a otro mundo, acosado por bellezas impresionantes y se me dijo: a partir de hoy usted es el Maou. Cualquiera pensaría que fue un sueño. También lo pensé. Pero cuando abrí mis ojos un amuleto que me habían dado en ese mundo aun colgaba de mi cuello.

Aprieto la piedra que he estado usando constantemente sobre mi pecho desde ese momento. Tiene el tamaño de una moneda de 500 yenes, un maseki de color azul más oscuro que el cielo, el color de los Leones, en un marco de plata que prueba que esto no ha sido todo un sueño.

Nací con el alma del Maou, e hice la promesa de proteger ese mundo.

Lo prometí.

—¡Shibuya! Shi-bu-ya, deberíamos estar haciendo la combinación en Tokorozawa ahora mismo.

—¡Ya te dije que estamos bien! Si no nos detenemos en el 24hs tenemos mucho tiempo para llegar al juego siendo tan temprano en verano. ¿No te dije que te iba a dar una explicación paso a paso comenzando con el calentamiento previo al juego?

—Voy a esperar afuera, así que apresúrate un poco.

—Bueno, bueno, ya voy.

Es una desgracia para la raza japonesa si no entiende las maravillas de los baños públicos. Voy a salir luego de contar hasta cien. Me hundo en la tina hasta la nariz. El agua fluye suavemente frente a mí: de izquierda a derecha, lentamente, lentamente.

¿Mmh?

¿Por qué el agua de un baño público se mueve en una dirección especifica?

Temerosamente giro hacia la derecha sin hacer caso a las alarmas en mi cabeza. La pared de ese lado es de cerámicas celestes con junturas blancas ubicadas formando un patrón al estilo Kyoto. En el medio de ella hay un disco negro del tamaño de un puño.

—…Disco negro… ¡¿agujero negro?!

Hacia ahí es a dónde va el agua.

El agua caliente que ahora se mueve mucho más rápido que unos segundos antes está siendo succionada dentro sin parar.

Me apresuro a levantarme para avisarle a alguien, olvidándome de cubrir mi parte delantera. Como es medio día el lugar está vacío de niños, adultos y ancianos; es como si estuviera reservado solo para mí.

—¡Ey, eey, Murata! ¡¿Puedes llamar-- puedes llamar a alguien de la casa de baños?!

Me levanto y me siento de nuevo en vano mientras pienso: no, espera, no se le puede preguntar a nadie sobre algo como esto.

—¡Murata-kun, a donde fuiste?! ¡Murata-saaan! ¡Llama a los salvavidas-- digo, solo llama alguien! ¡Hay un agujero en la bañera y toda el agua caliente se está yendo por ahí!

No viene nadie.

No es como si de verdad fuera mi culpa, así que debería pretender que no vi nada, salir y volver al cambiador a vestirme, y luego decirles cuando salga que parece que el agua caliente se está vaciando. Es decir, de otro modo se armaría un escándalo y me obligarían a decirles que paso, ¿verdad? Probablemente me culpen por romperlo, y ni hablar de llegar al juego a tiempo. En el peor de los casos hasta podría terminar en la cárcel comiendo comida apestosa.

Mi vista vuelve de repente al agujero. Ahora es más grande que un corazón. Oh Dios, ¿Qué debería hacer? Por favor que alguien me dé una señal. ¿O está mal para el Maou pedirle ayuda a Dios? Bueno, entonces esto va desde el fondo de mi corazón japonés: por favor deja que tu poder se manifieste desde el sagrado monte Fuji. Me doy la vuelta para mirar el enorme mural a mis espaldas.

Hay un sonriente Hakone Hachiri no Hanjirou[10] en su ropa de viaje. No parece como si me fuera a conceder ningún deseo.

—¡Maldición, las cosas que ponen en los murales de los baños estos días…! ¡Lo sientooo taaanto, el agua caliente se agotó y empapó los cimientos o la estructura del edificio haciendo que se debilite y por eso es que todo el lugar se vino abajo, es una calamidaaad! ¡Alguien, alguieeeeen!

Bueno, me estoy asustando yo solo. Por ahora tengo que detener el agua que se filtra.

Busco algo que meter en el agujero, pero no hay nada más que las cubetas y las sillas. Pienso en jabón, pero solo tengo una botella de jabón líquido para el cuerpo.

Ahora es cuando vuelve a mi mente la historia de un chico que bloqueo un agujero en la presa con su brazo para proteger su pueblo. Él sacrifico su vida para salvar a otros. Es un episodio que nadie puede recordar sin lagrimear.

¿Qué debería hacer? ¿Debería hacerlo?

—Ay, rayos, no es que me vaya a morir o algo… ¡¿eh?!

Cuando valerosamente meto la mano dentro, el impacto rompe los azulejos y el agujero crece el doble de grande. ¡¿Esto significa que soy el “culpable”?! Apresuradamente meto mi mano derecha dentro también. Lejos de sellar la fuga, la corriente de agua gana fuerza tan rápido que ahora mi cuerpo casi comienza a moverse también. El agujero aspiradora es tan fuerte que siento que me va a chupar en cualquier momento. No hay forma de que mi mediocre cuerpo de estudiante de secundaria pudiera ser arrastrado dentro de…

¿Pero no he sido succionado por el desagüe antes?

¡¿De nuevo esto?!

Soy jalado al agujero en los azulejos por los brazos. No, esto es imposible, físicamente imposible, biológicamente imposible, e imposible a escala global también. No importa cuánto me contorsione a lo Cirque Du Soleil[11] como un saltimbanqui, ¡es totalmente imposible!

Como esperaba, es el mismo Tour de las Estrellas de la vez anterior.

Oye, nii-chan.

¿Qué pasa, hermanito?

¿Qué pasa con el cuerpo de una persona cuando se teletransporta?

¡¿Eh?!

Quiero decir, en algún momento vamos a construir naves espaciales impresionantes e ir a otros planetas, ¿verdad? Como las que ves en Star Wars, o Star Treck, o Red Dwarf. Por eso tenemos que entrenar nuestros cuerpos, porque sería vergonzoso si vomitamos en medio de la teletransportación, ¿verdad?

¡¿Eres idiota?! Deja de obsesionarte con esas fantasías. Si tienes tanto tiempo libre para ponerte a pensar en coas como esas, ¿por qué no lo usas para memorizar algunas palabras en inglés? ¡Es por esto que tus notas son tan malas! Justo la semana pasada nos vio en la estación Mototan Okamura y se estaba riendo: “¡No puedo creer que ese de verdad era tu hermanito!”. Los viajes espaciales no se van a volver realidad durante nuestra vida, ¡así que no hace falta preocuparse por eso! ¡Ni tampoco hace falta entrenar para teletransportarse!

Eso fue lo que me dijo, pero debería haber entrenado después de todo.

Porque resulta que ya he viajado entre dimensiones varias veces, ni siquiera he tenido tiempo de traer una bolsa para vomito… ¿Qué pasaría si vomito?

Abro mis ojos para encontrarme en un lugar obviamente diferente a donde estaba antes, pero todo el pánico se ha drenado de mi cuerpo.

Porque he sido invocado de nuevo, ¿no es así?

Esta no es la primera vez que me han echado por el desagüe hacia otro mundo, y estoy bastante contento de que no haya sido por el inodoro otra vez. Hay muchas historias sobre el personaje principal perdiéndose en un mundo de espadas y magias y volviéndose un héroe. La mía es un poco diferente, porque mi descripción de personaje tiene “Maou” como profesión.

Caí boca arriba, y me retuerzo como una medusa. Mi visión está empañada y completamente gris. Mi espalda está ligeramente caliente, pero mi pecho y mi estómago están un poco fríos. Recuerdo que metí mis brazos en el agujero del baño hace un momento, puedo sentir mis manos al mover mis dedos índices y juntarlos uno contra el otro. ¿Qué es esto, ninjutsu[12]? ¿Esa broma infantil donde picas a alguien en el trasero?

¿Qué clase de agujero era el que estaba intentando tapar…?

Lo gris es un techo alto, y cuando miro lentamente alrededor puedo ver palmeras en una jungla artificial. Parece el Summerland del jardín de infantes de mi barrio a donde iba cuando era chico. Parece que he estado flotando inconsciente en una piscina de agua climatizada.

Cuando intento pararme con cautela siento que mis pies tocan el piso. El agua me llega hasta abajo del ombligo, como en una pileta para niños. Hay varias personas en grupo a cierta distancia. ¿Tal vez están asustados de mi color de pelo? Solo los mazokus tienen el cabello y los ojos negros en este mundo, e incluso es muy raro de ver, por lo que la mayoría de los humanos lo temen como si fuera símbolo de mal presagio.

O tal vez algo más siniestro que un mal presagio.

O tal vez algo más maligno que siniestro.

Desgraciadamente, el racismo es bastante fuerte aquí, y los mazokus y humanos son violentamente hostiles unos con los otros. Los humanos temen a los mazoku y los atacan, mientras que los mazokus odian a los humanos y los tratan con desdén. Aunque como juré volverme el rey podría mejorar esta situación, aunque sea tan solo un poco.

—Um, está bien. Acércate, no voy a quemar nada. Soy el chico al que las chicas le pegan el sticker de “inofensivo para hombres o animales”.

No importa lo convencido que este con mis ideales como rey, carezco de poder de persuasión desnudo en una pileta.

—Y tampoco soy un exhibicionista o algo parecido.

No puedo saberlo porque están metidas en el agua hasta los hombros, pero me parece que por su timidez son mujeres. La chica de cabello naranja que está al frente del grupo de cinco, o seis personas, pregunta con una voz animada y ronca:

—¿Su Majestad?

—¿Uh?

Sin pensarlo hago un pequeño baile de alegría.

Solo los mazokus me llamarían “Su Majestad” apenas vieran mi cabello negro japonés de nacimiento. Por lo que significa que son mazokus, y esto queda en algún lugar de Shin Makoku. La última vez pasó al borde de la frontera y un grupo de humanos de una aldea me lanzaron rocas y apuntaron con hoces y azadas. Fue un evento de bienvenida realmente desastroso.

—¡Qué bueno! ¡Caí en un lugar normal esta vez! La manera es demasiado sexy para mí, pero… um, si alguien me pudiera dar una toalla, prometo lavarla antes de devolverla. Y si todas pudieran cerrar los ojos un momento, entonces puedo irme… ¡¿Eh?!

—¡Su Majestaaaad! —grita una rubia que tiene unos inusuales hombros anchos, con voz gutural.

No soy solo yo, todas están desnudas también.

—¡¿Eh?!

—¡Su Majestaaaad! ¡Es él de verdad! ¡Es taaan lindooo!

Todas corren sobre mí acompañadas de sonoros chapuzones.

—¿Eh? Uh, porque sus pechos son todos… ayyy…

Me vuelven a meter en el agua. Nunca he sido as de popular en mi vida. La belleza rubia sostiene mis manos entre las de ella soñadora. Pero hay un gran problema.

Ninguna de ellas tiene pechos. Bueno, sí, tienen firmes protuberancias donde deberían estar. Excepto que esos son más como pectorales que pechos. Las confianzudas chicas me abrazan fuerte e incluso friegan sus mejillas contras las mías.

—Es áspero… ¿es eso bello facial? ¡¿Barba?! Esperen, no me digan que son todos tipos en vez de chi… gluglú…

—Su Majestad, vuelva en… ¡¡aaah!!

La puerta se abre.

Escucho una voz familiar en este otro mundo al que me han traído de vuelta, un mundo en el que está todo mal de casi todas las maneras posibles. Las dos personas de la facción de Shibuya Yuuri que intentan con todas sus fuerzas convertirme en un calificado Maou se acercan corriendo muy rápidamente. Se ven como dos idols[13] intentando pasar entre la audiencia camino al escenario.

Excepto que los idols Terrestres sobremanufacturados no tienen ni una posibilidad cando se trata de apariencias. Son tan apuestos que casi puedes ver los pétalos de flores flotando a su alrededor.

El cabello largo gris de mi tutor, Lord von Christ Günter, está desaliñado y sus ojos lilas parece que están a punto de salirse, arruinando su belleza trascendental. Por otro lado, Lord Weller luce como si estuviera conteniendo una sonrisa indiscreta y ha puesto en juego su cara de actor. Basta, Conrad; ¿acaso no fuimos compañeros de juego en un nocturno hace poco?

Las damas—tachemos eso—, los caballeros se aferran a la parte inferior de mi cuerpo.

—¡Apresúrense y sálvenme… gluglú… aah… coff coff… no deberían correr cerca de la pileta!

—Su Majestad, ¿está bien? ¡Suéltenlo, todos ustedes! ¡¿Tienen alguna idea de quién es?!

No es Mito Koumon. Sin importarle sus ropas, blanco perla en términos de celulares, Günter fuerza su paso entre el grupo mojándose. Debo haber dejado mi insignia o algo con él.


Maru-MAVolume02 img02.jpg


—¿…Es ese Lord Günter?

Sus expresiones cambian.

—¿Po-por qué me están mirando así?

Mi tutor se congela de repente por sus miradas.

—¡Ayyy! ¡Su Majestad es adorable, pero Lord Günter es un sueño! ¡La belleza número uno de Shinma… y es aún más hermoso cuando esta mojado!

—¡Ahhhhh!

Las bestias atacan a la belleza cuyos gritos son más berreos que melódicas invitaciones.

Caray, la hermosura es un pecado.

—Aquí vamos, rescate completado.

Conrad coloca sus brazos a mi alrededor y me saca del agua como si fuera una pelota expuesta en medio de la carga en un partido de Rugby. Me envuelve en lo que parece una toalla de baño.

—Bienvenido, Su Majestad —dice mi querido camarada de béisbol de esa manera refrescante que recordaba.

—…Gracias Conrad. Y ya que eres el que me puso el nombre, deja de ser tan formal. No quiero que tú me llames “Su Majestad”.

—Ah, bien.

Él es el tipo noble que llevó mi alma a la Tierra y se ofreció a llevar a mi mamá cuando estaba parada en una esquina de Boston en su último mes de embarazo. Es por eso que Lord Weller es quien me puso el nombre en América antes de volver aquí. Las chicas de mi clase se pondrían verdes de envidia si supieran que mi nombre fue elegido por un tipo joven así de genial. Pero aunque parece tener unos veinte, en realidad él es más viejo que mi abuelo. En este mundo quienes poseen la sangre mazoku tienen de verdad una vida muy larga, o peor aún, están certificados como bellezas hasta la medula. Conrad es un poco menos atractivo porque es medio humano, pero todos los otros aristócratas son tan hermosos que da miedo. Incluso si no están al nivel de Günter, todavía hay montones y montones de personas que son sobrehumanamente hermosas.

Bueno, está bien, es que no son humanos.

Eso de verdad me fastidia e incrementa mis complejos, porque siempre me estoy preocupando sobre si realmente puedo ser el Maou teniendo esta apariencia, inteligencia y físico promedio. —¿Cómo está su mundo? ¿Su madre ha estado bien? Oh, y… —dice Conrad, sus ojos plateados con motas marrones se estrechan con picardía—, ¿cómo le va a los Red Sox en este momento?

—No he mirado los rankings de esta temporada.

Le sonrío en respuesta. Esta es nuestra pasión en común. Conrad, a quien le pico el bicho del béisbol en Boston, incluso tiene una pelota firmada por alguien de las Ligas Mayores. La población de jugadores de béisbol de Shinma en este momento es un gran total de dos, en otras palabras, él y yo.

—Pero sabes, este año Nomo… ¡achoo!

—Salud. ¿Está bien, Yuuri? Por favor use mi chaqueta por el momento. Günter me hará trizas si pesca un resfriado.

—Estoy bien, solo se me metió un poco de agua en la nariz. Hablando de eso, ¿qué pasó con Günter?

Está siendo aplastado por las chicas en la piscina climatizada.

—¡Con-Conrart, deja de reírte, ayúdame…!

—¡Nooo, por favor no huya, Lord Günter!

¡En realidad eso sonó más a un “¡no vas a escapar!”. Esta es la primera vez que estoy tan agradecido por su belleza.

—Gracias por sacrificarte por mí bien, Günter. Nunca te olvidaré.

—¡¿Su Majestad?! ¡Por favor espere, Su Majestad! ¡Aun no estoy muerto, no estoy--!

Hace como un mes, tiempo de Japón, me quedé en el Castillo Pacto de Sangre en la capital del país.

—Este lugar parece diferente.

—Así es, Su Majestad. Estamos en la región Este del reino fundado por el Gran Shinou, el poderoso, sabio y valiente mazoku que, ah, nunca debemos olvidar que el mundo completo se ha originado de los mazokus, con el poder de vencer a shoshu, la sabiduría y el coraje para prosperar en la eternidad… —Günter canta con sus ojos cerrados, embelesado como un tenor en una ópera. Incluso tiene los dedos estirados apuntando hacia arriba.

Aunque eso puede llegar a sonar como el himno nacional, en realidad es el nombre del país. Yo lo abrevio atrevidamente como Shin Makoku.

—…y este es el Castillo Voltaire.

—¡Voltaire! ¡¿Eso quiere decir que este es el castillo de Gwendal?!

—¡Oh, ya se ha dado cuenta! La sagacidad de Su Majestad me asombra constantemente.

La habitación a la que soy llevado es tan grande como el salón de eventos de un hotel de cinco estrellas. Hay espadas y escudos colgados en las paredes y trajes de estilo medieval con armadura colocados en las cuatro esquinas.

El señor de este Castillo, Lord von Voltaire Gwendal, no se ve por ningún lado. Solo estamos nosotros tres parados junto a la hoguera: yo con mi nuevo cambio de ropa hecho al estilo de un uniforme japonés de colegio, Conrad apoyado contra la pared con las piernas cruzadas, y Günter sonriendo tanto que los ojos se le estrechan como rendijas. Es el tercer mes de primavera en el calendario de Shin Makoku, pero luego de que se esconde el sol el calor del fuego sienta estupendo.

—Ahhh, Su Majestad, se ve saludable, y eso es lo más importante de todo. Cuando desapareció frente a mis propios ojos, mi pesar fue tan grande que he llorado por diez días.

Detrás de mí Conrad me hace una mueca: Es verdad.

—Lo siento por eso. Pero quiero ser un miembro de mi familia antes que ser Maou.

—¡Que hermosas palabras!

Aún hay una enorme marca de un beso en la mejilla de Günter. Más allá de quien la dejo ahí, nada se compara con ser demasiado popular.

—Entonces debería pensar en su reino mucho más. Ahora que ha ascendido al trono, toda la gente de este país son sus hijos.

—¡Esos son muchos niños para alguien que solo tiene quince!

—Sí. Ahora, Su Majestad, por favor firme estos documentos. Este es un reporte de los impuestos de primavera de las tierras bajo su control directo, y este es para aprobar el pedido de los distritos que han solicitado fortificar sus riveras para la temporada de lluvias. Si me permite el atrevimiento, creo que según los reportes de los funcionarios a cargo esas cifras son correctas.

Tú entiendes mucho mejor esto que yo, ¿no es así? Um, supongo que todo esto es parte del arte de gobernar. Los empleados son más inteligentes que el tipo a cargo.

—Entonces, firmo aquí, ¿verdad? …firmo… ay, esto me pone nervioso. Cuando era chico pensaba que solo a los jugadores de béisbol se les pedía firmar cosas.

Fue en el verano en que tenía doce que aprendí que cualquiera que usa una tarjeta de crédito para comprar algo tiene que firmar.

Mi firma hace que Günter vuelva a entrar en modo elogios.

—¡Magnifico! ¡Qué líneas tan elegantes, su combinación conmueve el alma! ¡Jamás había visto una obra tan magistral de la caligrafía! ¡Y de tal complejidad que burla la posibilidad de cualquier imitación, sin importar la experiencia del falsificador!

Bueno, sí, incluso el famoso Jean Reno tiene problemas para escribir kanji. Un falsificador seguramente tendría problemas con Shibuya Yuuri Harajuku Fuuri.

¿Eh? ¿Shibuya Yuuri Harajuku Fuuri…? No pude haber agregado Harajuku al final de mi nombre, ¿o sí?

—Bueno, ahora… —Dice Günter poniéndose serio de repente.

Estoy teniendo un mal presentimiento. Cuando un profesor se ve así, normalmente significa P-R-O-B-L-E-M-A-S. Como: “te he elegido de la lista de asientos”, o: “¿robaste el dinero del almuerzo de Fukuda-san?”. Aunque el dinero del almuerzo se paga por transferencia bancaria.

—Hay una cosa de mayor importancia que requiere la atención de Su Majestad.

—¿Qu-Qué?

Él se desliza más cerca. No soy particularmente susceptible a los hombres, pero mis latidos igual incrementan un nivel.

—Hay signos de inquietud entre los humanos, de modo que podríamos cruzar espadas en poco tiempo. En todo caso, parecen estar preparándose para la batalla.

—Batalla… ¡¿cómo en la guerra?! ¿No he dado acaso mí no rotundo a la guerra? No me importa lo que estén preparando, no a la guerra significa no a la guerra. ¡¿No he decidido cuando me convertí en el rey de este país que no declararíamos la guerra?!

Así es, me convertí en el Maou para que así los mazokus puedan coexistir pacíficamente con los humanos. Está mal que la gente pelee unos con otros solo porque son de diferentes razas. La guerra definitivamente no es la decisión correcta. Si en este mundo no hay nadie que pueda apegarse a ese axioma, entonces estoy determinado a ser el primero. Puede que tenga el alma del Maou, pero sigo habiendo nacido y sido educado como japonés, y eso es lo que me han enseñado en el otro mundo.

—Pero Su Majestad, si no tomamos la ofensiva ¿qué pasará cuando ellos nos declaren la guerra a nosotros? Simplemente someternos y rendirnos no es algo que este reino pudiera nunca…

—¡Igual! ¡Aunque sea por ahora, la guerra está fuera de discusión! ¡Y no voy a firmar ningún documento declarando la Guerra! ¡Uy, ¿no me diste para firmar nada como eso antes, verdad?! Y de todos modos, ¿qué quieres decir con “inquietud”? ¿Cómo se supone que vaya a entender nada si no me das ninguna información concreta?

—La reunión de magos, sin escatimar gastos. Cuando los humanos se enfrentan a nosotros, los usuarios mágicos son esenciales.

Un ángel y un demonio están parados bajo el marco de la puerta abierta: el señor de este castillo, Lord von Voltaire Gwendal, haciendo su entrada con el tema de El Padrino, y el chico lindo del coro de Viena, Lord von Bielefeld Wolfram.

El grupo de bellezas que componen el “complejo de inferioridad de Yuuri” está completamente reunido.

Los hermanos que no se parecen en nada realmente existen.

Lord von Voltaire Gwendal es el hijo mayor de la anterior Maou, él luce sin dudarlo como la mejor opción para la posición de Maou, con su cabello gris ceniza que es tan oscuro que casi se podría llamar negro y sus hoscos ojos azules que ni la mujer más hermosa podría poner de buen humor. Su voz es tan grave que parece que sale de sus caderas. Por otro lado, Lord von Bielefeld Wolfram es mi gemelo en físico y estatura, pero es angelicalmente guapo. Si no supieras que es un mazoku pensarías que es la obra maestra de Dios. Cabello dorado brillante, piel pálida, pestañas largas y ojos verde esmeralda. Pero esa maldita arrogancia que tiene hace que suene como un Pomerania[14] gritón.

Bueno, la herencia en común se encuentra muy en lo profundo de esos hermanos. Lo más sorprendente es el hecho de que Conrad esté entre ellos.

La anterior Maou, ahora llamada Su Majestad la Previa Maou, Lady von Spitzberg Cäcilie, también conocida como la Reina Feromonas Cherie, una vez se enamoró de un humano de linaje desconocido que no tenía nada de valor excepto su espada. Su hijo es Lord Conrart Weller. A diferencia de la belleza de otros mazokus, él se parece mucho a un humano. No lo puedo explicar muy bien, pero… tienen que haber muchos actores de aspecto promedio que van a Hollywood a adicionar para las películas; si el guionista eligiera una persona para un rol secundario, esa persona seria Conrad. Los jueces harían el siguiente comentario:

—Encaja perfectamente con el papel, puedo ver la “verdad” en su actuación.

Eso es lo que respondería si alguien me preguntara: “¿Cómo es él?”. Lord Weller es el único por el cual sería capaz de responder. No creo que nadie más que un profesor de lengua podría tener la habilidad para describir a los otros mazokus, pero sería imposible describirlos por completo, no importa que tan floridas sean las palabras.

De todos modos, aún si Gwendal, Conrad y Wolfram son medio hermanos nacidos de la misma madre, no tienen ni una característica en común, ni en apariencia exterior, personalidad o puntos de vista.

—No recuerdo haberle dado permiso de entrar a mi castillo —me suelta Gwendal mirándome desde arriba con disgusto.

—¡Yuuri! ¿Cómo pudiste desaparecer en medio de la coronación? No puedo creer que hayas hecho eso… —empieza Wolfram, quien ha hecho su pasatiempo provocarme.

Caminan juntos hacia la mesa en el centro de la habitación. Gwendal llega primero hasta mi silla gracias a sus largas piernas.

Esos ojos que me miran hacia abajo desde su elevada altura están llenos de autoridad, dignidad y confianza en sí mismo.

No importa lo que digas, ya me han coronado como Maou, así que no intentes evitarlo o restarle importancia… Casi no tuve tempo de ponerme en guardia cuando caminó pasando a mi lado y abrió un mapa sobre la mesa frente a Günter y Conrad.

—Es Cavalcade.

—¿Cavalcade? No puede ser.

—No, están usando Sondergaard como fachada, pero Cavalcade es quien provee los fondos. Si no crees en el reporte de inteligencia que proveyeron mis espías, entonces tendrás que hacer una investigación independiente.

¿Qué pasa con kava en esa zona?

Espió el mapa. Él está apuntando un gran continente separado por un océano del área que parece ser Shin Makoku. Dos de esos países diferenciados por colores probablemente son Cavalcade y Sondergaard. Juzgando por lo primero que dijo Gwendal, asumo que la gente de Cavalcade está planeando atacar a los mazokus.

Günter adopta el tono de vos estereotípico de una persona inteligente.

—¿Pero cómo puede Cavalcade tener tanto tiempo libre estando ocupados con sus problemas con los piratas? Naves de Taurog están siendo atacadas, así que el reporte de apoyo de parte de Sondergaard y Hildyard es…

—Solo en apariencias. Pero los reportes dicen que un porcentaje de los daños ocasionados se ha enviado a su país.

¡¿Una artimaña?! ¿Haciéndose pasar por piratas?

Paro la oreja para escuchar esas sucias idas y vueltas del mundo de los adultos, pero Wolfram jala mi cabeza bruscamente. Sus ojos verdes como el fondo de un lago encuentran los míos.

Objetivo: asegurado.

—¡¿Cómo te atreves a desaparecer justo frente a nuestros ojos luego de decir que te convertirías en el rey de este país?! ¡Iba a poner las cosas en claro contigo luego de que la ceremonia de coronación terminara sin problemas!

—¿Poner en orden? Pero ya te lo dije, ¡estoy bien con un empate! …o no, si aún encuentras eso duro de tragar, entonces vamos a decir que perdí, ¿ok? Porque en realidad ese duelo fue como uno de esos encuentros en los que el intercambio de puñetazos forjan una amistad, ¿sabes?

Así fue. Como no sabía nada sobre las reglas de etiqueta de Shin Makoku, la última vez que estuve aquí logre insultar inadvertidamente a este angelical y hermoso muchacho (que en realidad tiene ochenta y dos). En el Japón moderno nunca te imaginarias que abofetear a alguien en la cara es una propuesta de matrimonio, y que levantar un cuchillo que ha sido arrojado durante la cena significa aceptar un duelo. Es decir, esta sangrienta costumbre de batirse a duelo es desconocida por un estudiante promedio de secundaria alta pacifista. Y respecto a lo otro… bueno, los dos somos chicos.

—Tú demostraste ser bastante fuerte, y yo también hice lo mejor que pude, ¿así que porque no lo dejamos así? No tenemos por qué volver a discutir todo eso de los duelos y la venganza de nuevo.

—Eso no es nada como lo que… ¡ey, Yuuri! ¡¿Qué significa esto?! ¡¿No estas usando el ave dorada que te di, pero si el colgante de Conrart…?!

—¿Eh? Pero era un broche, ¿no? Es decir que no puedes usarlo a menos que esté prendido a tu ropa. Y yo no estaba vistiendo nada esta vez… estaba completamente desnudo cuando me invocaron, así que…

—¿No estabas usando nada de ropa? ¡¿Así que estabas en medio de una aventura haciendo cosas indecentes con algún mestizo humano de ese mundo?!

—Aventu… ¿eh? ¡¿Yo?! ¿Yo de yo, el que mandaron aquí luego de ser impopular durante quince años de existencia?

—¡No puedes engañarme, Yuuri! No tienes el suficiente auto control. Bueno, sí, supongo que… eres en cierto modo atractivo… solo un poco… así que no puedes evitar ser una tentación…

—Ah, a-auto control, ¿eh?

See, y dejen de hacerme parece alguna clase de apuesto samurai con esta peculiar estética que tienen.

Mientras, Conrad le está preguntando a Günter y Gwendal con su tono casual pero a la vez sutilmente intencionado: —¿No deberían ambos comenzar por reportar esta información a Su Majestad?

Luego de un momento de silencio, mi conmocionado tutor recuerda su posición, y el hijo mayor mira con disgusto a su hermano menor y el incordio a su lado. —Los niños parecen estar hablando entre ellos.

Doy todo de mí, aprovechando la oportunidad que me ha dado Conrad al abrir la puerta y sostenerla con su pie. No tengo derecho a llamarme rey si no hago valer la confianza que tiene en mí.

—¿No-no he dicho hace un momento que no va a haber guerra? Mientras yo esté vivo no quiero ver a nadie morir en batalla.

Como era de esperarse, intentar meterse por una puerta que se está cerrando no es de lo más seguro. El contraataque es repentino e intensamente frio.

—En ese caso, ¿qué es lo que desea hacer, Su Majestad?

Siempre hay algo mordaz en el “Su Majestad” que sale de los labios de Lord von Voltaire. Él me mira desde arriba con sus brazos cruzados, su mirada gélida es impenetrable. Hace dos meses me hubiera echado atrás de inmediato.

—¿Está planeando simplemente entregar el reino a los humanos sin siquiera devolver el fuego cuando ataquen en un futuro cercano?

—Si sabemos que van a atacar, ¿entonces no deberíamos ser capaces de pensar en un contraataque fácilmente? Podemos encontrar una oportunidad para negociar. Preguntemos que quieren de nuestro reino, y veamos qué clase de productos especiales tienen para ofrecer a cambio y hagamos un pacto, o un tratado, o algo.

Gwendal hace una seña con la mano con disgusto y llama a uno de los guardias de reserva parados fuera de la habitación.

—Su Majestad parece estar cansado. Guíalo a su habitación.

Yo, el nuevo Previo Maou, estoy por dejar que me guíen sin pensarlo.

—Eso es muy amable de su… ¡ey! ¡Esperen un momento, aún no hemos terminado! ¡Ha sido una orden del rey, así que tienes que obedecer!

Su Mirada me traumatizará de por vida.

—Po-por favor obedece.

—No hable como si supiera. Si fueran del tipo que están dispuestos a debatir, no necesito que un novato me diga que lo organice. —¿Te rechazaron? Bueno, see, es decir, si alguien tan creído como tu mirara desde arriba de su caballo y le dijera a alguien que quiere organizar una reunión, no los culparía por estar asustados.

Gwendal, quien no me considera más que un graffiti en la pared, está comenzando a verse irritado. Cualquiera estaría molesto de ser tratado como graffiti. Aún si fuera por buenas razones.

—Ellos probablemente me escucharían si fuera yo. Porque no soy fuerte como ustedes, no importa cómo me miren, solo parezco un ser humano ordinario.

Una avalancha de críticas llega luego de ese comentario.

—¡¿Humano ordinario?! ¡¿Tú?!

—¡Su Majestad es un mazoku! ¡Uno que posee el negro de la nobleza mazoku, el verdadero Maou, hecho y derecho!

—¡Conrart! —Gwendal ladra el nombre de su hermano menor, el reconocido militar. Parece que su enojo ha llegado al punto de ebullición… Sus largos dedos se doblan como si estuviera sosteniendo un joystick sobre la mesa. Probablemente está temblando de ira. Conrad no muestra nada de nerviosismo. ¿Que debería pasar para que él entre en pánico?

—¿Si?

—Esta mascota Maou tuya, ¿está planeando ofrecernos la victoria a nosotros o a los humanos?

—…Es una pregunta complicada. Su Majestad es una persona de raro calibre. Sin embargo. —Él se empuja lejos de la pared con un movimiento vigoroso, me mira con una alegre sonrisa torcida, y dice: —Si estamos buscando una manera de evitar la batalla, tengo una sugerencia.

—¿Qué? ¡¿Qué?!

—Bueno, calma. Günter lo explicará.


Maru-MAVolume02 img03.jpg


Mi tutor larga un largo, largo suspiro, obviamente reluctante. Es mi imaginación, ¿o incluso su abundante cabello pierde su brillo y una nube opaca su radiante belleza?

—Nosotros los mazokus poseemos un arma legendaria que no puede ser blandida por nadie excepto Su Majestad. Se dice que una vez invocada tiene suficiente poder para quemar el mundo hasta las cenizas… aunque en realidad, tal vez solo una pequeña ciudad… En todo caso, el hecho es que se trata de una espada legendaria: la más poderosa arma definitiva en toda la historia. Incluso su nombre…

—¡El arma definitiva! ¡¿Melgib[15], verdad?!

—No, Su Majestad. Mörgif.

¿Pero qué demonios? Un arma mortal tiene que tener a Mel Gibson. Gwendal rechista suavemente al oír ese nombre mal pronunciado. No se ve contento.

—El último en invocarla fue Su Majestad von Rochefort Basilio, el Maou de hace ocho generaciones. Luego se perdió, su paradero era desconocido hasta que solo hace poco fue des… ¡cuando su ubicación fue… d-d-des!

—¡¿La encontraron, verdad?!

Wolfram, que estaba tan absorto con sus críticas sobre mí hace unos minutos, deja ver sus verdaderos sentimientos.

—Ya veo, si damos a entender que el arma definitiva ha vuelto a nosotros bajo el auspicio del Maou, los países vecinos no se atreverán a atacarnos sin pensarlo. Nadie la ha poseído desde hace al menos doscientos años, temerán el poder del rey que lo haga.

—¿De verdad es tan asombrosa?

—Los registros indican que Mörgif libera su máximo poder al absorber vida humana, puede machacar una roca en pedazos, revertir el curso de un rio, quemar una persona hasta las cenizas y hacer bailar una vaca en el aire.

—¡¿Una vaca?!

Tengo la sensación de que estoy perdiendo el punto de todo esto, pero de todos modos, entiendo que es un arma impresionante.

—Entonces, eso quiere decir que si conseguimos este arma nuestro país será el más fuerte, ¿verdad? Y así todos estarán asustados de nosotros y no querrán atacarnos. ¡Está bien! Entonces todo va a salir bien, ¿no? ¡Apresurémonos y vayamos a conseguirla ahora mismo! ¿Dónde está? ¿Quién va a ir a buscar a Melgib?

—Es Mörgif.

—Ah, cierto.

Los ojos de Günter aún están pegados al piso. Sus largas pestañas tiemblan.

—Es un viaje muy largo en barco desde la región Voltaire aquí en el borde Este de Shin Makoku. Fue de… d-des… descubierta en la salvaje y barbárica isla de Van dar Via en Shimaron…

—¡No deberías llamarla salvaje y barbárica si nunca has estado ahí!

—E-eso es verdad, pero… ¡Ooooh, Su Majestad! ¡No puedo permitirme aprobar este plan! Sus súbditos más cercanos están conmovidos hasta las lágrimas gracias a su enorme bondad y su compasión al desear proteger a su gente de la devastadora guerra.

¡Puaj, esos son mocos, no lagrimas! ¡No, por favor no te me cuelgues de ese modo! ¡Aj, la mano no! ¡No frotes tu mejilla contra mi mano! ¡No frotes tu nariz contra mi manooo!

—Nadie además del Maou puede blandir a Mörgif. ¡Pero que su majestad cruce al dominio de los humanos es comparable a arrojar carne de primera calidad a una parda de bestias salvajes!

—¡No me compares con carne, por Dios!

—Y además, a las bestias no les importaría que clase de carne es… ¿verdad, Su Majestad?

—¡Pero Su Majestad, Van dar Via se está preparando para su festival anual! ¡Será un blanco fácil para la gente de la isla así como los enemigos de todos los países!

—¿Estás seguro de que no son turistas comunes? Un momento, ¿blanco? ¿Qué blanco? ¿Blanco qué?

Gwendal deja la habitación enojado.

Viendo su impresionante figura, tengo que admitir que es verdad que no poseo su dignidad o su estilo. Y él de verdad está pensando en el futuro de este país. Pero nosotros hacemos las cosas diferentes. En este momento no sé quién de nosotros tiene la razón y quien está equivocado, y probablemente nunca lo sepa.

Lo siento Gwendal, pero el ADN japonés dentro de mí está agitando mi insignificante sentido justicia conservador.

—…por lo cual el efecto del majutsu se ve debilitado en los dominios de los humanos. Aquellos habilidosos con el majutsu serán incapaces de proteger a Su Majestad. En realidad no he estado escuchando, pero de todos modos, como yo no puedo usar majutsu en realidad no importa.

—Está bien. Así que Mörgif es una espada, ¿no cierto? Y como es el arma definitiva del rey apuesto que es una de esas espadas sagradas con las que definitivamente tienes que vencer al jefe final. Como Ragnarok o Excalibur, o la Binzen Sword hecha de oricalco[16] que tienes que ir a buscar al corazón de algún complicado laberinto, ¿verdad?

Günter, Conrad y Wolfram preguntan todos al mismo tiempo y con el mismo tono: —¿Espada sagrada?

—¿N-no es una espada sagrada?

—Ah, Su Majestad está bromeando de nuevo.

—Claro, Yuuri, ¿para qué querrías una espada sagrada?

—Su Majestad, es la espada que pertenece al Maou, así que…

Obviamente tenía que ser una maken[17], ¿no?


Página principal Anterior Siguiente

Referencias

  1. Esta es una forma de llamar al personaje Keroro, del conocido anime Keroro Gunsou. Los baldes amarillos con el logotipo de este anime que se usan en los baños públicos parecen ser muy comunes.
  2. Ucchan Nanchan es un dúo cómico, ambos formaron también dos grupos musicales muy exitosos llamados Black Biscuits y Pocket Biscuits. También tienen un programa de variedades llamado Uchan Nanchan to urinari!!!.
  3. All hanshin kyojin es un dúo cómico muy famoso, un alto y un bajo. En el manga Lovely Complex se los nombra mucho ya que la pareja protagonista ganó un apodo gracias a ellos.
  4. Yuuri todo lo relaciona con el beisbol, los Youmuri Giants y los Hanshin Tigers son dos equipos de la Liga Central.
  5. Miyagawa Daisuke y Miyagawa Hanako, marido y mujer, forman un dúo cómico muy longevo de Japón.
  6. Shishi Tenya y Seto Wanya forman un duo cómico que fue muy popular luego de la Segunda Guerra Mundial en Japón.
  7. Goukon se le llama a un tipo de reuniones sociales en Japón donde un grupo de chicos y de chicas van a beber y comer a algún lugar para conocerse y encontrar pareja en la mayoría de los casos.
  8. El juego del “Rey” es un popular pasatiempo japonés donde cada persona del grupo toma un palillo de un montón, uno está marcado como el rey y el resto con números. Quien es el rey puede dar una orden a dos personas por su número para que hagan algo.
  9. Sadaharu Ou, es un jugador y manager retirado con varios records y títulos ganados. El juego de palabras está en que Ou es la pronunciación de rey en japonés.
  10. Este es el título de una canción de Enka, un estilo que mezcla sonidos clásicos japoneses con música occidental. Esto también está relacionado con un camino montañoso muy famoso que conecta Edo y Kyoto.
  11. Cirque du Soleil es un conocido espectáculo de circo Canadiense que mezcla arte callejero con artes circenses.
  12. Ninjutsu significa técnicas ninja. Yuuri hace referencia a las clásicas poses que se hacen con las manos y los dedos, especialmente la típica broma de juntar los índices estirados y los demás dedos entrelazados en un puño y pinchar en el trasero a alguien (si, humor japonés en todo su esplendor).
  13. Los idols son algo muy típico de Japón, celebridades que pueden ser cantantes, actores, o simplemente “personas de interés”. Pero una vez que uno se hace famoso lo ves hasta en la sopa.
  14. Pomerania es una raza de perros pequeñitos y peludos.
  15. En el original, Yuuri confunde el sonido de “arma letal” con Mel Gibson, y se inventa este nombre para la espada en base al del actor.
  16. El oricalco (u orichalcum, u orihalcon) es un metal legendario mencionado en escritos antiguos. Yuuri está haciendo referencia a algún juego, pero no fui capaz de descubrir cuál.
  17. Maken = espada demoníaca.