Maru-MA Volumen 06 Capítulo 6

From Baka-Tsuki
Jump to: navigation, search

Capítulo 6

¡Qué horror! Para poder usar el baño tenemos que pasar a través de un montón de asesinos hasta el otro lado de la habitación.

Me gusta decorar y remodelar, así que de pronto tengo ganas de orar a ver si aparece un carpintero y hace algo al respecto.

—¿...Crees que puedes aguantarte?

—Incluso si puedo aguantarme ahora, no seré capaz de hacerlo por mucho tiempo… ¡oye, ¿qué le haces decir a una mujer?!

—Viajar vuelve a la gente amable. Incluso nos hemos vuelto lo suficientemente cercanos para hablar sobre nuestras funciones biológicas.

Los tres compañeros de viaje charlamos apiñados entre nosotros.

—¿Por qué no te escoltamos esta vez, Sta. Flynn? ¡Si te avergüenza tanto ir sola, iremos contigo!—ofrezco.

—¡Ah, esa es una buena idea! ¡Eso estaría bien!

—¡No! ¡De ninguna manera!

Entiendo por qué se niega.

Entre chicos es perfectamente normal hacer eso, pero probablemente sea humillante para las chicas. Pero entre la vergüenza y arriesgar tu vida, es obvio cuál opción es mejor.

—¡Si no puedo usar el tocador, preferiría la muerte! Formen un camino para mí de alguna manera. Ya saben, usando esa técnica “Tokyo Comic Show” o lo que sea.

Ambos estamos completamente anonadados. No solo porque adivinó el nombre correcto[1], sino porque de repente tenemos que negociar con cien prisioneros.

—Eso es imposible, completamente imposible. Tal vez seria capaz de hacer algo si fueran simples criminales, pero son asesinos, ¿sabes? Y juntos han matado a más de mil personas. Si esto fuera América, los enviarían a la cárcel por 300 años. ¿Qué se supone que voy a hacer contra--

—¿Qué es lo que estás haciendo corderito~?

Los prisioneros de rosa ríen vulgarmente. Llamar a alguien corderito es inaceptable. Flynn se enfadaría si fuera llamada así incluso si no hubiese gobernado un pequeño país durante los últimos tres años —aunque usurpando el lugar de alguien más—.

—¿Nmo?

T-Zou camina hacia adelante. Ah, ya entiendo. Ese es el corderito.

—Si quieres usar el baño solo ve y úsalo, jajajaja.

—Si estamos en el camino, solo salta por encima de nosotros, jajajaja.

—¡…Nmo!

Junto a mi lado izquierdo, la oveja comienza a respirar ruidosamente a través de su nariz. Su espalda se sacude levemente.

—¿Qu-qué pasa, T-Zou?

No me da tiempo a jalar su correa y detenerla. Tan pronto como noto que esponja su pelaje de manera amenazante, ya ha arremetido dentro de la habitación. Con el tamaño de una moto o una bicicleta grande, la oveja blande sus pezuñas como armas mortales y patea a los hombres alrededor.

Los asesinos de un mil personas gritan y corren por el cuarto. Sin embargo, como están encadenados a bolas de acero no pueden moverse rápidamente, y hay algunos cuyos pies son aplastados por las bolas de acero de otros prisioneros y están agachados llorando. El buque comienza a balancearse de manera tan rara que incluso el timonel se preocupa y baja a ver qué está pasando.

—¿P-por que está T-Zou…?

—Vaya, esto si que es una sorpresa. Es un lobo con piel de oveja.

Murata… ni siquiera me siento con ganas de comentar tus payasadas. El timonel que vino a ver que está pasando se ríe de los fornidos prisioneros con cara de asustados que saltan por todos lados.

—Dicen que si te ríes frente a las ovejas se van a amotinaran, pero si una sola oveja causa esto, entonces un montón de ovejas sería realmente aterrador.

Es el proverbio de una cultura extranjera.

Después de causar completos estragos, T-Zou regresa contenta. Incluso su respiración está calmada. Flynn, que aprovecha la oportunidad para ir al baño, también regresa con una expresión de satisfacción en su rostro. Ambas lucen como si pudieran decir: “Eso ha sido todo por hoy”.

Ya que no tiene sentido pasar más tiempo en la habitación llena de hombres, regresamos a la cubierta que se enfría rápidamente. Incluso si ahora nos sentimos un poco más confiados con ellos, no hay forma de que podamos dormir en esa habitación apretados todos juntos. Incluso si conseguimos lugar en una esquina, solo hay suficiente espacio para sentarte abrazando tus rodillas. Así que solo nos queda lidiar con el clima frió, recostarnos en unas bolsas de dormir y cantar “Winter Constellations” o algo así[2].

—¡Alto!

Siendo llamados al estilo drama histórico, los tres nos detenemos sorprendidos. Dándonos la vuelta lentamente con cuidado, vemos que se ha abierto un camino hasta el fondo donde se encuentra un tipo que parece el jefe de la mafia. Está sentado, así que no estoy seguro, pero es un hombre tan grande que parecería fácilmente superar los dos metros. La comida de la prisión debe haber sido realmente buena porque el ancho de su pecho y hombros es masivo. Si le tengo que poner un apodo, seria simple y conciso: Montaña Humana[3].

Tiene una cicatriz en forma de X en su cabeza recién rapada.

—El comandante tiene algo que decirles. Acérquense.

Mientras los tres dudamos, T-zou comienza a avanzar con expresión amenazadora. Aunque es biológicamente una chica, es un animal muy varonil.

El Comandante Montaña está sentado con sus fornidas piernas cruzadas y sostiene un objeto redondo en su regazo. Acaricia continuamente la bien pulida y brillante esfera ámbar con su palma. ¿Mm? Hay un agujero en el medio. Está ubicado justo donde se encontraría la cuenca del ojo de un primate...

—¿Una calavera? ¿Es ese un hueso humano?

—Esta es la Sta. Terine —responde un viejo con chiva de apariencia sabia—. El Comandante mantuvo con él los restos de una persona que ha matado. Sin embargo, para ser honesto... ya están descoloridos así que es muy probable que la haya matado hace mucho tiempo.

La ultima parte la susurra como un secreto. Pero entonces, desde el punto de vista de la Sta. Terine, ¿no debería tener resentimientos? Aunque ahora es solo huesos. El Comandante Montaña nos está mirando fijo con sus ojos ocre que podrían helar la sangre, pero inmediatamente baja la vista a la Sta. Calavera. Y le dice con voz amenazante...

—Tienes algo que decir a estos tipos, ¿veda, Terine-shan?

...a la calavera.

—¿...Terine-shan[4]?

¿Y “veda”? Decir cosas como esas con una voz tan poderosa es tan terrorífico como Akiko Wada cantando una canción de Aya Matsuura[5]. Aunque, esa es tan solo mi apreciación personal así que no lo voy a andar criticando.

—Especialmente a esta mujer. Sientes que conoces a esta persona, ¿veda, Terine-shan? ¿Así que realmente quieres saber quién es y de dónde viene, ¿veda?

—¿Yo? No tengo ningún conocido que le hable a las calaveras.

—¡No te burles del Comandante!

—¡El Comandante y Tery-bery son muy importantes para nosotros!

—¡No lo mires con lástima!

—¡No digas que es desagradable!

Ella no dijo eso. Y de todos modos, ¿qué es Tery-bery? ¿Tery-bery?

Tal vez porque tenemos un —lobo con piel de— oveja, Flynn utiliza una frase muy de lady con la barbilla en alto y su expresión a juego.

—Si van a preguntarle el nombre a alguien, deberían presentarse prime--

—¡Ah, buenas tardes! Soy Robinson. Este de aquí es el Capitán Crusoe.

—Buenas.

—Oye, me estaba hablando a mi. ¡A mi!

Ver a Flynn agitarse luego de ser levemente ignorada es divertido-pon. Esa pose que hace apuntándose a si misma mientras nos mira a Murata y a mi una y otra vez es tierna. Bueno, aunque decirle tierna a una mujer cinco años mayor que tú no es adecuado.

—Me llamo Flynn. Flynn... no diré mi apellido.

El rostro fantasmal del Comandante Montaña se ilumina de repente.

—¡Lo sabia! ¡Es la Señora, Terine-shan! Tiene el cabello rubio platinado, una personalidad fuerte y su nombre es “Flynn”. ¡Es la Señora Flynn de los Llaneros!

—¡Oh! ¡La Señora!

—¡La Señora! ¡La Señora!

—¿Queeé?

Ahora es nuestro turno para ser los tipos que no encajan. El grupo del Comandante Montaña continua repitiendo “Señora” una y otra vez.

Diciendo: “Como he extrañado la sonrisa de la joven Señora”, “Sin la Señora, nunca hubiera sido capaz de graduarme con los Llaneros”, “Aun atesoro el pañuelo que la Señora me ató alrededor de mi brazo roto”, “Aunque no sirvió de mucho en realidad”, “La sopa lodosa que la Señora me hizo tomar luego de quedar exhausto del entrenamiento y la diarrea de locos que tuve al dia siguiente... ¡nunca podría olvidar eso ni aunque quisiera!

—¿Pueden dejar en claro si es que les caigo bien o me odian?

Todos continúan enlistando las cosas buenas y malas sobre la joven Flynn.

Espero un buen momento y volteo hacia el viejo de la chiva.

—¿Todos los prisioneros son graduados del entrenamiento con los Llaneros?

—Así es. Yo también, por supuesto.

—Eso significa que todos ellos son antiguos soldados, ¿verdad? ¿Por qué se convirtieron en asesinos? ¡Incluso los niños de preescolar saben que matar a alguien es el peor crimen!

—¿Que estás diciendo? No hemos hecho daño a una sola persona fuera de una batalla o un bar.

—¿Entonces por que están en un transportador de prisioneros encadenados?

—Porque perdimos —dice el Comandante Montaña gravemente mientras acaricia a Terine con movimientos circulares. Inmediatamente vuelve a ser el tipo raro que le habla a las calaveras. La cicatriz en forma de X en su cabeza luce triste. Sus subordinados aun enumeran sus recueros sobre Flynn y los Llaneros mientras se emocionan.

T-zou comienza a gruñir despacio. El grupo que identifica como enemigos se está poniendo mas energético. Con tal de volverse lo mas grande posible, eriza los pelos. Con su espíritu de lucha a flor de piel, el dia en que mude su lana de oveja probablemente no está lejos. Pero desde mi punto de vista, cuanto mas ruidosa se pone, mas suena como una bravucona.

Ellos ya no tiene espíritu de lucha, pero como están en grupo al menos pueden incentivarse entre ellos y mostrarse energéticos... No puedo evitar pensar eso.

—Todos perdimos contra Shimaron. Peleamos con todas nuestras fuerzas, pero al final no pudimos contra sus números. Entonces pasamos ocho dolorosos años en la isla Nema Via en un campo de concentración y finalmente se nos está transfiriendo al cabo norte del continente.

Chiva se estira y las articulaciones de sus hombros, cuello y espalda suenan.

—He oído que el cabo es bueno para la gente vieja. Dicen que no es tan frió en el Norte y que el trabajo no es tan duro. La tierra cerca de la boca del rió Longalbalu es fértil así que se pueden cultivar los sembradíos con tranquilidad. Para los soldados que han perdido y ya no son capaces de luchar, eso simplemente seria el paraíso.

—Terine-shan quiere ir a vivir al cabo también, ¿veda? Por supuesto, el Comandante también quiere~.

—...Así que cuando dicen que mataron dos mil personas, ¿todos ellos murieron en la guerra?

Toda esta gente usando ropa rosada ha estado en el medio de un campo de batallas real. Y no es solo un campo de batalla como los de la época de mi abuelo, solo fue hace un par de años. Pelearon porque se les ordeno que lo hicieran, no querían morir y las vidas se perdían una atrás de la otra justo frente a sus ojos. ¿Cuantos de ellos eran sus amigos? ¿Cuantos de ellos eran soldados enemigos? ¿Y exactamente que edad tenía la gente a la cual tuvieron que quitar la vida, no, que tuvieron que matar? Las vidas de sus compañeros humanos.

Estoy comenzando a sentirme enfermo solo de pensar en eso, por lo que alejo las imágenes de mi mente. No voy a mirar un documental cruel. Si no supiera de esto, no tendría que imaginarlo.

—...Shibuya.

—¿Ah, qué?

—Parece que estuvieras a punto de vomitar. Vamos afuera a tomar algo de aire.

—Si... pero espera, ¡Flynn! ¡¿Qué hacemos con Flynn?! Aunque es una viuda aun es joven y no la podemos dejar sola aquí con estos hombres.

Pensando sobre Flynn Gilbit, la molestia en mi estomago cede un poco. ¿Me pregunto por qué será? Ella nos arrastro a una horrible situación y nos va a usar de carnada para hacer un trato con Dai Shimaron.

—Oye Flynn, ¿ya terminaste con el baño verdad? Estoy seguro que tienen un montón de cosas de las cuales hablar, pero eso puede esperar a mañana. Hace frió, pero pasaremos la noche de alguna manera en nuestras bolsas de dormir.

Debe haber estado pensando en esto también porque saluda de forma corta y energética, comenzando a venir hacia la salida.

—¡No, la Señora no puede pasar la noche en el frío!

—¡Es verdad! Por favor quédese en la habitación, Señora.

—Quédese con nosotros, por favor.

—Uh...

Flynn Gilbit se queda en silencio y de manera poco usual de ella su vista va y viene. No es una mujer poco decidida, pero tal vez está dudando el dejar la cálida habitación y por eso se muestra vacilante.

—Ustedes... —tomo su brazo y la arrastro hacia la salida. Estoy mirando hacia la puerta abierta así que ni yo se a quien le estoy hablando—.Que sean ex compañeros de la Señora es algo genial y pareciera algo que pasaría en una novela. Pero aun así, ahora ella es la esposa de alguien y ustedes son prisioneros. ¡Esto no será como La Bella y la Bestia! No puedo solo decir “Ok, adiós” y dejar a una chica joven en esta habitación rodeada de una parda de tipos.

—¿Qué es lo que sabe un extraño como tu?

—Todos sentimos amor por la señora en nuestros corazones. ¡No queremos que se meta ningún mocoso!

—¿Saben qué?

La oveja del espíritu varonil muestra los dientes frontales en vez de colmillos. Incluso un novato puede tener coraje, e incluso un tipo poco popular puede comportarse como un hombre. La sangre fluye a través de mis venas y mi rostro se calienta de repente.

—Diciendo que sienten amor en sus corazones solo van causarle molestias. Si es de una forma maternal, entonces seré capaz de dejarlo pasar. ¡¿Cómo es que todos ustedes van a probar que pueden mantener su amor a raya?!

Se hace el silencio por un momento.

—¿...Qué carajo? ¡¿Estas tratando de decir que le vamos a poner las manos encima a la Señora?!

—¡¿Y además, que eres tu de la Señora?!

—Soy...

La brillante máscara de Norman Gilbit está en el bolsillo trasero de mis pantalones de trabajo. Debería levantar eso en vez de un estuche de medicina y declarar que soy su esposo falso[6]. Es una excusa que todos deberían entender. Incluso Flynn Gilbit misma.

Apoyo los dedos sobre mi carta del triunfo por un momento, pero rápidamente me doy por vencido.

El que sostiene esta delgada muñeca no es el hombre de la mascara plateada.

—...su compañero de viaje.

—Oh cielos —murmura Murata torciendo los labios—. Esto de verdad se está convirtiendo en una historia fantástica.

—¡Y sabes que, Sta. Flynn, tu también estás en falta aquí! ¡Incluso si eras su Señora en el pasado, les estás dejando consentirte demasiado para tu edad! ¡Tenias una expresión que parecía que si te daba un micrófono, saldría humo del piso a tu alrededor y te ibas a poner a cantar!

—¿Qué quieres decir con “para tu edad”? Que maleducado.

Los antiguos Llaneros están agarrando su otro brazo. Puede que sean tipos con un corazón mas o menos puro.

—Bueno, con las cosas como están, vamos a resolver esto justamente. ¡Todos los que la aman van a tirar de sus brazos y ella será la madre del que sea que gane! O algo así[7].

Murata, creo que ya has visto eso antes. Probablemente en la repetición de las 4pm.

—Iré a dormir afuera con ellos dos —declara Flynn mientras se sacude de encima las manos de los prisioneros y va con nosotros hacia la salida. Puedo oír las voces decepcionadas diciendo “aww” a nuestras espaldas. Lo siento, pero no tenemos opción.

—¿Está bien esto? ¿Traerte afuera con nosotros así?

—Sabe, Capitán, no puedo permitirme perderlo. Para ser capaz de negociar con Dai Shimaron no puedo permitir que escape. Si les dejo dormir a los dos sin vigilancia y al día siguiente no hay rastros de ninguno... ¡Ahh, seria tan terrible que incluso seria incapaz de quitarme la vida!

Parece que solo pensar en eso le causa malestar porque sus hombros comienzan a temblar. Encontramos un lugar protegido del viento tras unas cajas de madera y comenzamos a acomodar nuestras pertenencias. El cielo ya está bastante oscuro y las estrellas brillan sobre nuestras cabezas.

Consulto mi G-shock análogo digital, mi verdadero compañero de viaje, y veo que actualmente son las siete en punto. El itinerario libre del barco donde viajamos no tiene un horario previsto para la cena, así que silenciosamente muerdo el oportuno snack que compré de antemano en una tienda.

T-zou mastica educadamente algo de alimento seco sin satisfacción aparente. Flynn se duerme rápidamente envuelta en su bolsa de dormir que está rellena al menos lana de cinco ovejas, así que Murata y yo, sin nada mejor que hacer, observamos el paisaje nocturno con la mente en blanco.

Las luces del barco se reflejan en la superficie del agua y se distorsionan con su vaivén.

—Murata.

—¿Mm?

Solo su cabeza está fuera de la bolsa de dormir color amarillo sucio.

—¿...Por que somos los únicos con una bolsa de dormir doble?

—¿Quién sabe? Tal vez pensaron que seria más divertido para nosotros tener una pijamada, jeje~.

—Esto es un tanto diferente a una pijamada... Oye, no te duermas. Me voy a sentir solo. Oye, Murata. Muraken. ¡Tokyo Magic Robinson! —Incluso al llamarlo por ese nombre todo lo que hace es tararearme El Bimbo medio dormido.

—¿Por qué tenias una bomba de humo de todos modos? ¿Eres el tipo de niño que siempre tenía un kit de espías encima?

—Me lo dio alguien.

—¿Quién, cuando y cómo? No me digas que te lo dio una de los Cinturones de Seguridad Amazonas.

—No. Me lo dieron en la casa de Flynn. La primera noche. Estaba oscuro y habían ratas. Me lo dieron junto con una vela. Un tipo alto y genial. Dijo que te conocía.

—¡¿Un tipo alto y genial me conoce?!

¡Conrad!

Me levanto por reflejo.

Una chispa se enciende en mi cerebro y algo indescriptible recorre mi columna vertebral. La opresión en mi pecho cede y de repente es mas fácil respirar. Siento como si pudiera inspirar todo el aire del mundo.

Lord Conrart Weller.

¡Está vivo, está vivo, de verdad está vivo! Gracias a dios, de verdad está vivo. No había forma de que me dejara atrás y muriera.

Mis ojos y mi nariz comienzan a picar y la sensación se esparce hasta mi barbilla. Tomo el hombro de mi amigo dormido y lo sacudo con todas mis fuerzas.


Novel0603.jpg


—¡Háblame Murata! ¡Cuéntamelo todo! Oye, era un tipo que lucia como un increíble espadachín, ¿verdad? Era un tipo ridículamente encantador que todas las chicas amarían, como un apuesto actor secundario en una película de romance con el que te puedes identificar, ¿verdad? ¡Oye, era así, ¿verdad?! ¿A quien se parecía? ¿A que famoso se parecía?

—Mm, realmente no lo vi bien. La luz de la vela era tenue y me asustan las ratas así que estaba nervioso y temblando porque era mi primera noche... ¿tal vez Bergkamp[8]?

Ni siquiera me molesto en comentar algo al respecto.

—Dime un jugador de béisbol, por favor.

—...Uhhhh.... entonces creeeo que... ¿Kakefu?

Murata, ¿acaso eres Kinihiro Matsumura[9]?

Pero Conrad...

Observando las estrellas sobre mi escucho a Murata Ken parlotear medio inconsciente sobre su jerga de fútbol mientras se queda dormido.

De ser verdad, ¿entonces por que no estás aquí?






Página principal Anterior Siguiente

Referencias

  1. Esto continua la broma de Tokyo Magic Robinson que hizo Murata en el capítulo 3. Tokyo Comic Show es un acto cómico de magia, el programa salió un año antes de que Murata y Yuuri nacieran (es por eso que Yuuri continua preguntándose qué edad tiene Murata), búsquenlo en youtube (東京コミックショー) porque es gracioso ver lo ridículo que es. Hasta ahora, solo habían dicho Tokyo Magic Robinson y Tokyo Comic Romantica (durante la segunda mención Flynn no estaba presente), por eso es que se asombran tanto de que adivinara correctamente, incluso con palabras en inglés.
  2. Esta es la adaptación japonesa de una vieja canción romántica Estadounidense llamada Molly Darling, pero en su versión habla de las constelaciones en invierno.
  3. El original era literalmente “cordillera humana”. Me pareció mas adecuado simplemente montaña.
  4. Shan es una forma mas aniñada de decir chan, un sufijo diminutivo.
  5. Tienen que escuchar a ambas cantantes para entender el chiste. La primer cantante mencionada, Akiko Wada, tiene una voz súper profunda e impactante y canta blues. La segunda cantante, Aya Matsuura, es el completo opuesto, tiene la voz mas chillona y canta pop empalagoso.
  6. El estuche de medicina es una referencia a Mito Koumon, el drama histórico que le gusta a Yuuri. Al final de cada capítulo el protagonista mostraba el estuche como prueba de su identidad para resolver los problemas con la gente.
  7. Referencia a la leyenda del Rey Salomón donde dos madres van a juicio por un bebé y él les ordena que ambas tiren de los brazos del niño hasta que lo partan al medio. La mujer que gana es la que intenta protegerlo de ese destino.
  8. Dennis Bergkamp, jugador de fútbol de Amsterdam.
  9. Masayuki Kakefu, ex jugador de Hanshin Tigers y comentarista que tendía a extender las silabas de las palabras. Kunihiro Matsumura es un comediante famoso por sus imitaciones, y la mas conocida que hacia era la de Kakefu.