Iris on Rainy Days: Desmantelamiento- 4 Días Antes

From Baka-Tsuki
Jump to: navigation, search

Cuatro Días Antes[edit]

Domingo.

Llevo puesto un vestido blanco con volantes, observo mi atuendo frente al espejo.

Hoy tengo una cita con la Doctora. Bueno, es sólo una cita de medio día, iremos al cine y luego a cenar.

“Iris, ya nos vamos~”

Se escucha la voz de la Doctora desde el primer piso.

“¡Está bien, ya voy!”

Respondo en voz alta, poniéndome un sombrero de paja. El sombreo esconde las antenas sobre mis orejas, de modo que no haya niños curiosos gritando “¡Robot! ¡Es un robot!”

— ¡Vestido bien, sombrero bien, batería en su carga máxima!

Me apresuro bajando las escaleras después de una última revisión.

La Doctora está parada frente a la puerta, vistiendo ropa casual.

— ¡impresionante!

Una camisa azul y unos pantalones verdes le dan una apariencia casual, la Doctora es bastante alta, y eso resalta su figura. Si hubiese un caballo blanco junto a ella, se vería como un príncipe, aunque esa analogía suene un poco extraña.

Un estuche plateado de cigarranillos destella en su pecho. A silver cigarette case gleams in front of her chest. Aquel estuche ovalado pende de una cadena y se asemeja a un collar. Los cigarros anillos con forma de 8 se guardan dentro.

“Doctora, ¿Cómo me veo?”

Doy un giro como una bailarina de ballet. El vestido y el sombrero se agitan ligeramente con la brisa.

La Doctora entrecierra sus ojos, como cegada por el sol y dice “Mnn, te queda bien”.

Te queda bien…… Te queda bien…… Te queda bien…… Te queda bien……. Las palabras de la Doctora se repiten una y otra vez en mis circuitos mentales.

Ahh, sólo escuchar me hará feliz todo el día.

“Vamos”.

La Doctora empieza a caminar levantado su largo cabello. Sostengo su mano y me mantengo junto a ella.

La puerta se abre dejando ver el cielo azul, tan bello que le dan a uno ganas de cantar.

Hay mucha gente en el cine, al costado de la estación

Muestro mi certificado de robot en la boletería, los empleados me observan fijamente. Mis antenas sobre mis orejas están escondidas, así que sospechan de mí, no pueden diferenciar si soy humana o robot

Parece que el ascensor está fuera de servicio hoy; pasamos al costado de un par de técnicos en la entrada del cine. La mayoría son robots obreros, parecen ser el modelo HRL004. Cualquier modelo, pero en definitiva es uno antiguo.

Los robots obreros han estado en circulación incluso más tiempo que los robots domésticos. Ya que hay más cantidad de ellos en el mercado, se pueden ver más de este tipo en las calles. Meseros en un restaurante, guardias de seguridad nocturnos, recepcionistas en un vestíbulo de una compañía, carpinteros, sus usos son muy diversos.

Los robots domésticos viejos con frecuencia son vendidos en las tiendas de segunda mano y son luego reutilizados como robots obreros. Así es como usualmente los robots con apariencia de chicas jóvenes entran en ese mercado. Actualmente, las personas reciclan partes usadas de robots para crear nuevos están en aumento, los peligros de esta práctica han sido identificados como un problema para la sociedad. Por cierto, es contra la ley que una persona no cualificada ensamble un robot, al igual que cualquiera no puede ensamblar un auto y conducirlo por las calles.

Luego de entrar a la sala, la Doctora y yo escogemos unos asientos en la parte trasera. Colocamos el jugo de frutas y las palomitas en la pequeña mesa entre los asientos. Después de cinco minutos la película comienza.

“Eh, Doctora.”

“¿Qué sucede?”

“¿Por qué estamos viendo una película de terror hoy?”

Dos mujeres jóvenes solas viendo una película de terror parece un poco extraño. Todas las otras personas en los asientos son parejas, un hombre y una mujer.

“Analizar las acciones de los zombis puede ser útil como referencia para la teoría de control de movimientos de los robots”.

“Ah…… Teoría de control de movimiento……”

La Doctora siempre está apasionada con sus investigaciones. No puedo evitar sentir admiración: “Como se esperaría de la Doctora”, pienso, mientras un indicio de felicidad aparece en la comisura de los labios de la Doctora.

“Eh, ¿por qué sonríe?”

“No es nada, Iris, en verdad, es una chica buena y honesta.”

“¿Eh?”

No entiendo porque la Doctora me halaga, pero eso siempre me pone contenta.

“Por cierto, Doctora. Según mis investigaciones, la película ‘Un Encuentro Predestinado’ es la más popular en estos días, una obra maestra conmovedora…… Es raro que hayamos venido aquí, así que, ¿por qué no vamos a ver aquella película?”

“¿No es esa una película romántica?”

“Eso estaría bien, una película romántica.”

“Las situaciones cliché dan lástima.”

“En- entonces ¿por qué no una película de monstruos? Como ‘Batalla de Monstruos: Vanilla vs Chocola’?”

“Probablemente habrá muchos niños allí. Mejor no. Hacen mucho ruido durante la película”.

“¿Qué tal ‘Dios Demonio de Tercera Visa Darke’?”

“¿Esa no es una serie de películas? No he visto las anteriores, ¿cómo quieres que sepa de qué trata?”

“Uuuu…… Sabe que las películas de terror me asustan, ¿verdad?”

“¿En serio?”

“En serio.”

Hincho mis mejillas y empiezo a hacer un berrinche. La Doctora estalla de risa cuando me ve.

De repente, se oye el sonido de una campana que indica el inicio de la película.

Los largamente esperados zombis se acercan tambaleando a la pantalla.

Y así.

“No está mal”.

La Doctora da su opinión sobre la película, impresionada. Parece que los efectos visuales de la película de terror le gustan.

En cuanto a mí, me convertí en un robot de rostro pálido dando espasmos violentos periódicamente.

“Iris, ¿te encuentras bien?”

“C- c-c- cómo podría estar bien! Qu- qu- qu- qué pasa con esa película, de repente suena un bzzzt~ y luego aparecen con un dong~!”

Más que una película de terror, diría que es una película violenta y sangrienta.

A lo largo de la película, debido al miedo, traté varias veces de abrazar a la inexpresiva Doctora, pero era rechaza por su mano derecha.

Intenté escapar de los chorros de sangre, cerebros volando e intestinos desparramados, grabados en mis circuitos mentales, sacudiendo violentamente mi cabeza. Pero aún así, esa información permanecía inmutable.

“Ya que esta es una ocasión especial, ¿por qué no nos tomamos una foto conmemorativa?”

“Eh~ ¿Aquí?”

Después de llamar a un empleado cercano, le entrega la cámara. Parece que quiere usar el cartel promocional de la película ‘Pesadilla~ Pesadilla Podrida’ como fondo, para tomar nuestra foto conmemorativa.

“No, mejor la tomamos en otro lugar.”

“Eso no servirá. Vimos la película aquí, así que aquí nos tomaremos la foto”.

“¡Seremos malditas si tomamos la foto aquí!”

“Ese motivo no tiene nada de científico”.

Después de sostener fuertemente mi brazo, la Doctora abraza mis hombros frente al cartel promocional.

Nuestros cuerpos se tocan ligeramente, sería un momento increíble si otras fueran las circunstancias. Pero por el momento, siento que el ejercito de zombis del cartel saltarán sobre mí en cualquier instante. Especialmente aquellos zombis que tienen la parte baja del cuerpo cortada, sus intestinos saliéndose; siento todo mi cuerpo temblando de sólo pensarlo.

“¡Muy bien, sonrían!”

Después de gritar eso, el empleado presiona el disparador.

Y así, estoy en una foto, mi rostro pálido como un muerto, forzando una sonrisa; la Doctora, con una sonrisa pícara.

Luego de almorzar en un restaurante cercano, nos tomamos treinta minutos para comprar los ingredientes para la cena, y regresamos a casa.

En el camino, la Doctora y yo caminamos cogidas de la mano.

Y ahora, la Doctora está leyendo el periódico que compró en un quiosco. Uno de los artículos dice ‘Unidad Formada por Nuevos Modelos de Robots Aniquila Completamente Base Enemiga’.

“Leer mientras camina es peligroso, Doctora”.

Iord 050.jpg

“No hay problema. Estoy sosteniendo la mano de Iris de todos modos”.

“Dios……”

“Lo que sucede es que hay un reporte especial en el ‘Diario de Oval’ muy interesante, que no pude resistirme. Crane Cloudy es uno de los investigadores de robot más importantes del mundo.”

A pesar de que la Doctora está en una cita conmigo, está más interesada en el periódico. Siento celos de ese diario.

Arrastrando a la Doctora, quien sostiene el diario en un mano, llegamos a la plaza de Venus.

— allí está.

Aproximadamente a cincuenta metros de la plaza, está la tienda. Sus paredes están derruidas, el suelo hundido y una cinta amarilla rodea los alrededores, impidiendo que la gente pase. Esta es la escena del crimen robótico que vi en la noticias.

“Eh, Doctora.”

“¿Hmm?”

La Doctora finalmente aleja su atención del periódico y levanta su cabeza.

“Acerca de eso……” Señalo a la tienda con los muros colapsados. La Doctora asiente y responde de inmediato “¿El lugar donde el robot perdió el control?” Al parecer la Doctora también sabe de aquel incidente.

“¿Por qué el robot perdió el control?”

Expreso mis dudas sobre el asunto.

Deliberadamente, la Doctora baja la voz y dice: “Estoy obligada a mantener esto en secreto, así que no te puedo responder”.

“¿Eh?” Pregunto, confundida. “¿Obligada?”

La Doctora sonríe levemente y se encoge de hombros diciendo: “Sólo me burlaba de ti”.

“El robot fue enviado a nuestro centro de investigación para su disección. Nuestro grupo está a cargo de él”.

Parpadeo sorprendida. Nunca hubiese pensado que el robot de las noticias tendría una conexión con la Doctora. Mientras pienso en ello, la institución de mayor especialización en temas de robots es el ‘Primer Laboratorio de Robótica de la Universidad Oval’ donde trabaja la Doctora, así que no es extraño que la cosas se dieran de este modo.

“Así que ¿aprendiste algo?”

“Mnn, sí……”

La Doctora toca ligeramente su mentón con su dedo índice.

“En términos simples, creemos que hubo un corto circuito en el sitema de movimiento que causo que los circuitos de seguridad se volvieran locos. Aún así, no estamos seguros sobre ciertos puntos, ya que el robot estaba excesivamente dañado.”

Los robots tienen un grupo de circuitos principales llamados los tres sistemas centrales. Son los circuitos lógicos, los circuitos de control de movimiento y los circuitos de seguridad.

Si los comparamos con los humanos, los circuitos mentales serían el cerebro, los circuitos de control de movimiento serían la columna vertebral y el sistema nervioso. Las órdenes dadas por los circuitos mentales son transmitidas a todo el cuerpo a través de los circuitos de control de movimientos, lo que le permite a las extremidades moverse.

Los circuitos de seguridad son como un sistema de frenos de emergencia que evita que los otros dos sistemas se alteren. Todos los robots deben tener un circuito de seguridad instalado; los fabricantes están obligados por la ley, así que este circuito está oculto dentro del cuerpo.

“Hay algo que me preocupa de todos modos”.

La Doctora continúa hablando. Saca un cigarranillo de su estuche y lo coloca en su boca. El cigarranillo desprende inmediatamente un humo púrpura.

“Después de recuperar la información de los circuitos mentales, descubrí algo raro. Al parecer los robots son capaces de ver ‘ilusiones’.”

“Ilusiones……. ¿Ahh?”

La Doctora asiente. Un olor agridulce emana del cigarrillo anillo.

“Parece que el robot estaba persiguiendo a ‘alguien’ que solo él podía ver. Si se explicara de esa manera, entonces las acciones del robot serían más lógicas. El robot rompió la puerta porque ‘esa persona’ estaba al otro lado, caminó hacia la fuente porque es allí donde ‘esa persona’ se encontraba”.

Los robots pueden tener alucinaciones. ¿Será cierto?

“He recibido reportes, con anterioridad, de robots cuyos ajustes visuales y de percepción de colores han hecho cortocircuito, pero este caso es inusual…… Además, los otros miembros de mi grupo no advertido en esto antes de que yo lo propusiera. Dios…….”

Los ojos de la Doctora brillan como el sol de verano, y su voz se oye excitada. Siempre que habla sobre robot, la Doctora se pone muy enérgica. Me gusta cuando la Doctora actúa así.

Por otro lado, ya que hablamos de crímenes robóticos, mis sentimientos son difíciles de describir.

“¿Oh…..?”

De repente, la Doctora se detiene.

“¿Qué sucede?”

“Iris, espera aquí un momento”.

Después de eso, la Doctora cruza hacia el otro lado de la calle.

Se dirige a un robot que se encuentra echado en el suelo. Le falta su brazo derecho, su cuerpo está dañado, se recuesta hecho un ovillo, como un gatito, frente a una tienda cerrada.

A la Doctora no le importa el hecho de ensuciar su ropa y levanta el torso del robot, apoyándolo contra la puerta metálica de la tienda. Luego, le hace una revisión a todo el cuerpo, en todo momento con un rostro serio.

“Hmm, el modelo 007 ahh……” murmulla la Doctora.

La Doctora saca lentamente una batería de uno de su bolsillo y lo inserta en el pecho del robot. Después de unos segundos, se oye un ‘bip’, y el cuervo del robot se estremece violentamente, como si hubiese recibido una descarga eléctrica de un desfibrilador.

“Muy bien, sus circuitos aún se encuentran funcionales”.

Después de quitarle la batería, la Doctora saca su teléfono celular y hace una llamada.

“…… ¿Ah, Ralph? Soy yo. Estoy cerca de la plaza de la Fuente ahora mismo”.

La Doctora habla brevemente con su interlocutor sobre el modelo y las condiciones del robot. La conversación termina después de treinta segundos. La Doctora mira la entrada un desagüe cercano, la tapa que lo cubría está a un costado.

“Este muchacho…… al parecer se escurrió por un lugar tan oscuro y estrecho……”

Tal y como dice la Doctora, parece que el robot se arrastro a través de las alcantarillas que canalizan la lluvia, su cuerpo está cubierto de musgo. Con solo imaginar la silueta del robot arrestándose por una tubería de desagüe, un oscuro y estrecho pasaje, sentimientos indescriptibles nacen en mí.

La Doctora adhiere una pegatina al pecho del robot que dice ‘Universidad Oval, Primer Laboratorio de Robótica: Última Advertencia de Reclamación’, luego se dirige hacia mí y dice “Perdón por la espera.”

“Doctora, justo ahora ¿llamó al centro de investigación?”

“Sí. Hice algunos arreglos para que vengan a recoger a este chiquillo”.

Giro mi cabeza para observar al robot.

“¿Puede repararlo?”

“Sí, aunque no lo sabré hasta que lo intente”.

La Doctora suele reparar robots que encuentra abandonados en la calle. Si llega a averiguar la identidad del robot, se contacta con el dueño que figura en el registro. A pesar de que hay algunos robots afortunados que regresan con sus dueños, la mayoría se quedan en el almacen del centro de investigación.

Si el Departamento de Administración de Robots los reclama primero, después de los procedimientos necesarios, esos robots serían convertidos en chatarra. Desde mi punto de vista, los robots que son encontrados por la Doctora tienen mucha suerte.

Nuevamente caminos de la mano, le pregunto a la Doctora.

“Oiga, Doctora.”

“¿Qué sucede?”

“¿Por qué continúa ayudando y reparando robots?”

“Hmm, ciertamente……”

La Doctora lo piensa por un instante, me mira fijamente.

“Porque…quizás… ¿ese es el significado de mi existencia?”

La sonrisa que me ofrece la Doctora es gentil, pero veo en ella un indicio de tristeza

No es extraño, expresiones como esta surjan en rostro de la Doctora de vez en cuando.

Aquel mismo día después de la cena, la Doctora empieza con nuestra largamente esperada ‘charla especial’. Ya que la Doctora terminó con su trabajo temprano tengo esta oportunidad. Una cita y una charla especial en el mismo día, que suerte.

Llevo una mesa y una silla al laboratorio de investigación con una sonrisa brillante como el sol. Limpio el pizarrón y pongo la mota en su lugar. Luego preparo bocadillos y algo de té. Todo está listo.

Una charla especial.

Es una charla privada que tengo con la Doctora de vez en cuando.

Cada semana, la Doctora organiza una clase en la Universidad Oval. Siendo ella una joven genio, una eminencia en el campo de la ingeniería robótica, las aulas siempre están llenas de estudiantes. Incluso alumnos de otras universidades vienen aquí solamente para oír a la Doctora.

Las clases de la Doctora son muy interesantes, y suelen empezar con temas filosóficos como ‘Ética y robótica’, ‘Robots y el amor’ y más. Cuando supe de estas clases, ya hace bastante tiempo, grité “¡Yo también quiero participar!”, pero al final, no me permitió ir. Me gustaría ver con mis propios ojos, la Doctora parada sobre un estrado vistiendo su bata blanca, sosteniendo un bastón y dictando su lección con una postura heroica y un tono frío. Ya que los robots no tenemos acceso a la educación, si me infiltrara en una de sus clases solo le traería problemas a la Doctora. Cuando estaba a punto de rendirme, la Doctora sugirió:

“¿Por qué no hacemos una clase aquí en casa?”

Desde aquel día, Wendy von Umbrella empezó a dar clases especiales únicamente para Iris Rain Umbrella.

Saco mi grueso cuaderno de mi amada carpeta. El cuaderno está repleto de preguntas que he hecho durante las sesiones anteriores.

Por ejemplo.

“¿Los robots experimentan cambios psicológicos a lo largo de su vida?”

“¿Los robots atraviesan la pubertad y sufren etapas de rebeldía?”

“¿Hay diferencias entre las emociones de los robots y las de los humanos?”

“¿Pueden los robots ir al paraíso?”

“¿Llegará el día en que los humanos se podrán casar con los robots?”

“¿Qué tanto me ama la Doctora?”

Aunque hay algunas preguntas personales dispersas por ahí, no son muchas. Esta es una conversación privada, después de todo.

“Muy bien, regresa a tu sitio.”

La Doctora entra en el laboratorio. Incluso hoy, lleva una bata blanca sobre su traje, su hermoso cabello amarrado detrás de ella. Por otro lado, yo visto mi usual vestido de sirvienta, así que la escena es un poco extraña.

La Doctora coloca sus manos sobre un viejo atril de madera que trajo de la universidad, y dice: “Empezaremos por pasar asistencia.”

“Iris Rain Umbrella.”

“¡Presente! ¡Presente, presente, presente!”

Me levanto de mi asiento, alzando mi mano enérgicamente como un niño en su primer día de escuela.

“Señorita Iris.”

“¡Sí!”

“Decir ‘presente’ una sola vez es suficiente.”

“¡Entendido!”

Estoy extremadamente feliz ahora mismo. Sería genial que los robots pudieran asistir a la escuela algún día.

La Doctora se despeja la garganta, luego da inicio a la clase diciendo ‘Bien, por favor, pasen a la página cincuenta y dos’.

Abro el libro que la Doctora utiliza en la universidad. Debido a que ya lo he leído varias veces, el libro está un poco maltrecho.

“El tema de la clase del día de hoy es ‘Cuál es el significado de la existencia de un robot.’ Actualmente, este tipo de investigación cae en la categoría de psicología robótica. Una teoría que postule hace ocho años, causó mucha controversia……”

La Doctora empieza hablando velozmente. El pizarrón gradualmente se oculta bajo la hermosa caligrafía de la Doctora.

Estoy registrando cada palabra de la Doctora en mi cuaderno. Desde luego, puedo grabar todo el contenido del pizarrón en mis circuitos mentales, pero se perdería la emoción de una clase de verdad. Lo más importante es la actitud y la atmósfera.

Después de treinta minutos.

“…… Hmm, así que, todo lo anteriormente mencionado es la historia de la discusión sobre ‘el significado de la existencia’ y ‘la salud mental’ de los robots, desde los modelos más antiguos a los más modernos. Aunque esta exposición sobre el tema no se ve muy bien desde el punto de vista académico, es útil para cualquier estudiante que desee conocer lo básico. …… ¿Alguna pregunta?”

“¡Aquí!”

Levanto mi mano y la agito de lado a lado con toda mi fuerza. Pero solo hay un estudiante aquí de todos modos.

“Señorita Iris.”

“¡Su clase es muy interesante, gracias por ella!”

Primero que nada hay que ser cortés.

“Bien, acerca del ‘significado de la existencia’ que usted mencionó antes, ¿también incluye ‘los robots deben obedecer a sus amos’?”

“Por supuesto. Los robots de enseñanza son frecuentes entre familias con robots. El significado primordial de su existencia es servir a sus dueños”.

“Entonces, el significado de mi existencia es servir a la Doctora, de eso no hay duda.”

“¿Cómo llegaste a esa conclusión?”

“Porque amo a la Doctora.”

“Bien, bien.”

“Decir ‘bien’ una sola vez es suficiente; la Doctora lo dijo”.

“Estas un poco pretensiosa”.

La Doctora suelta un suspiro.

Mientras anoto todas las explicaciones y gráficos del pizarrón, medito sobre el tema de hoy, el significado de nuestra existencia. Para terminar la clase, debo entregar un reporte con mis opiniones sobre la clase.

“¡Muy bien, termine!”

“Wow, eso fue rápido.”

Como un detective que resolvió un caso difícil, estampo el reporte contra el atril.

“Reporte de clase (Decimoctavo)” Tema……. El significado de la existencia y los robots.

El significado de mi existencia es la Doctora. Mi amada Doctora. Te amo, Doctora. Cásate conmigo, Doctora. ¡Fin!

Después de leer mi reporte, la expresión de la Doctora se vuelve la de un policía incompetente cuyo papel principal ha sido robado por un detective recién llegado.

“Ehh, Señorita Iris.”

“¡Sí!”

“Tu reporte tiene una sola línea.”

“¡Esa línea lo es todo!”

“Que falta de motivación.”

“¡Estoy llena de motivación!”

“¿Me estas subestimando?”

“¡No puedo negar esa posibilidad!”

Después de soltar otro suspiro, la Doctora saca un cigarrillo anillo de su estuche.

Parte el cigarrillo anillo con forma de 8 a la mitad, y coloca uno de ellos en su boca.

“Doctora, los cigarrillos……”

“No hay problema. Esta no es la universidad”.

“No, no es eso…… No se puede fumar en el laboratorio”.

“Ah”.

Como si estuviese un berrinche, dice mientras hace pucheros: “¡Entonces, aquí acaba la clase por hoy!”

Se quita la bata blanca, la arroja sobre la mesa y abandona el salón arrastrando el humo purpura detrás de ella. “Dios.” La palabra se esfuma así como el humo.

Recojo el reporte que escribí. Una enorme palabra en rojo está escrita en el centro— “REHACER”.

Puede que me haya pasado un poco con la broma de hoy. Ya que estas clases especiales son las únicas veces en las que me puedo burlar de la Doctora, no pude resistirme.

Debería llevarle un poco de té negro y algo de pastel, para levantarle el humor.


Atras 5 Días Antes Regresar a Página Principal Siguiente 3 Días Antes