Konjiki no Word Master Capítulo 122

From Baka-Tsuki
Jump to: navigation, search

La traducción de este capítulo fue realizada gracias a la versión en inglés de esta misma página.

Traducido por ValkarRouse.

Capítulo 122ː Visitante[edit]

"Maldita sea, maldita bastarda![1]" Judom


Judom gritó en dirección a Rudolph.


"¡Oi, Rudolph! ¡Acércate!" Judom


El cuerpo de Rudolph, que se había endurecido por el dolor, de repente se estremeció.


“¡Haaaaaagaaaaaaah! ¡Ham, bre!” Rudolph


Su grande cuerpo hacía crujidos mientras se movía. Agarró a un soldado cercano a él con una mano, y...

...

Que aterrador para la vista. Él inserto a el soldado de cabeza en su propia boca. El estómago de el rey se convulsionó y sacudió un par de veces, pero después de un tiempo se estableció. Y al ver la escena, la cara de todo el mundo se puso pálida.


"No es... ¡no es suficieenteeeeeee! ¡Más! ¡Mooooaaaar[2]!" Rudolph


Él agarraba a quienquiera sobre sus manos, y le hacía ofrendas a su apetito sin fin.


"¿¡Q-Qué estás haciendo, Rudolph!?" Rudolph


El grito de Judom nunca le llegó. Al no ver otra opción, trató de pasar a detenerlo, pero 03 se puso de pie en su camino.


“¡H-Hola! ¡M-M-M-M-M-M-Mi señor! ¡S-S-S-S-Soy yo! ¡Dennis!” Dennis


Tal vez sus piernas se habían dado por vencidas, pero Dennis frenéticamente trató de arrastrarse hacia atrás. Pero aún así, él entró en el campo visual de Rudolph.


“¿Den... ni.. s?” Rudolph

"¡E-E-E-Eso es correcto! ¡Soy su retenedor leal! Dennis el Ministrooo!" Dennis


Como si hubiera recordado algo Rudolph sonrió, pero...

*¡Bun!*

Dennis trataba desesperadamente de sacudirse entre los fuertes brazos del rey. Él escucho un sonido de agrietamiento venir de alrededor de su cuerpo.


"Ga... bo... gi... obu..." Dennis


Era como si su cuerpo estuviera siendo apretado en un vicio, y su cuerpo gritó. Judom permaneció cauteloso con 03 frente a sus ojos, mientras él seguía llamando a Rudolph para que recupere su cordura.

*¡Nom!

El ministro Dennis fue empujado al estómago de Rudolph. Fue un final muy poco dramático para él. Con el fin de salvar al ministro, un oficial del ejército se acercó para tratar de perforar a Rudolph con su espada, pero no tenía absolutamente ningún efecto.

No, sólo sirvió para agitar la bestia. Rudolph abrió su gran boca, y de repente, un ataque similar a un láser fue disparó fuera de él.


“¿¡Q-Qué!?” Judom


El repentino ataque, junto con su poder destructivo y una velocidad increíble, fue lanzado hacía las cinco personas que tenía por objetivo, cuatro de ellas fueron víctimas de el ataque.

El que fue golpeado en la cabeza tenía la parte impactada de su cuerpo limpiamente desaparecida, y el que fue atacado en el estómago tenía que experimentar el dolor de sus mitades superior e inferior separadas la una de la otra. Otro fue completamente aniquilado, y al último sólo le rozó el ataque, pero las lesiones que recibió le causaron perder la función del brazo izquierdo.

Con la gravedad de la situación, los otros soldados se olvidaron de sus ordenes, y comenzaron a correr.


"¡Fuera del camino!" Judom


Judom debería haber estado tratando desesperadamente de detener a Rudolph, pero incluso ahora, Kiria 03 bloqueaba su camino. Ellos tenían los puños cerrados, pero sin infligir daño significativo al otro lado, están completamente quietos.


"Tal vez ya está bien. 03, agarra a la Muñeca Fea, y volvamos con el maestro." Val Kiria #02


La manera de hablar de 02 hizo a Judom fruncir su frente.


"¿Muñeca Fea?" Judom

"Es ese <Títeres Horrible> de por allá. El nombre tiene sentido, ¿no?" Val Kiria #02

"¿Qué? ¡Me dan ganas de vomitar!" Judom

"Es por esto que no soporto a la gente que no tiene buen gusto." Val Kiria #02


Pero su tratamiento a Rudolph lo asombraba. Es probable que en esta ocasión, quien propuso los planes de la traición en la conferencia fue Kiria. Mientras que Rudolph tonteaba, él no era tan estúpido como para confiar en un Evila tan fácilmente.

Aun así, él confió en ellos, y trató de jugar su mano contra la Reina Demonio. Al final, Rudolph no era más que un peón, no, una pieza desechable. Es difícil pensar que Rudolph estaría de acuerdo con un contrato tan arriesgado como este.

Lo que Judom estaba pensando vino muy naturalmente a él. Incluso si un Evila venía hacia al rey, diciéndole que prestaría su ayuda, y pidiendo acabar con la Reina Demonio juntos, no hay manera de Rudolph lo creyera. No hay una sola persona que no vería esa propuesta como una trampa.

Pero Rudolph aceptó el contrato. Él había determinado que no había mérito suficiente en eso, y la suficiente seguridad para que estuviera de acuerdo con ello. Entonces, ¿qué fue de la seguridad? No era algo que Judom podría averiguar con sólo pensar.


                         ***                                 ***                            ***


Hace aproximadamente medio año, los Gabranth declararon la guerra a los Evila, y trataron de ir a la batalla, pero la Reina Demonio de los Evila destrozo el único puente que unía a los dos continentes. La guerra quedo en suspenso, no, llegó a su fin, y después de eso, con el fin de evitar que algo parecido ocurra de nuevo, la Reina Demonio continuo escribiendo cartas a los Humas pidiendo formar una alianza.

Pero dudoso de sus verdaderas intenciones, Rudolph, el Rey Humano, sólo se negó a responder las cartas. Y entonces, un día, una sola persona se presentó ante él.

Así como siempre, él estaba discutiendo asuntos relativo a los Evila con su ministro, Dennis. Una criada abrió la puerta y entró en la habitación. Parece que había venido a servir el té.

Como Dennis estaba sediento, propuso que era un buen momento para tomar un descanso. Pero sin traer el té a Rudolph, la criada cerró la puerta y se quedó sin expresión en frente de ella.


"... ¿Pasa algo malo? Sólo tiene que traerlo." Rudolph


La criada no capacitada dio una mueca desagradable. Pero, de repente, levantó la cabeza colgada, y cuando los otros dos vieron la cara, se pusieron pálidos.


"Hola, ¿podemos hablar un poco?" ¿?


La chica que hablaba palabras mecánicamente tenía la característica piel oscura de los Evila. Y la característica que definía claramente su raza fue la punta que llegaba al final de sus oídos. Los dos fueron capaces de determinar que era una Evila de inmediato, y estaban a punto de gritar para pedir ayuda.


"Creo que sería mejor si no haces eso." ¿?


Por alguna razón, la voz de la chica atravesó su corazón. Con la boca abierta, los dos se pusieron rígidos.


"¿¡Qué!? ¿¡Q-Quién se supone que eres!?" Rudolph


Con una mirada frenética en sus ojos, Dennis movió su boca. Y la chica cortésmente inclinó la cabeza.


"Es un placer conocerte. Yo recibo el nombre de Kiran... señor." Kiria

"Kiria... ¿dices?" Rudolph

"¿S-Su Majestad?" Dennis

"S-Sí... Kiria debería ser el nombre de la ayudante de la Reina Demonio." Rudolph

"La misma Kiria." Kiria

"... Y, ¿q-qué es lo que su ayudante está haciendo aquí? ¿Has venido para asesinarme o algo?" Rudolph


Se las arregló para mantener su porte digno, pero su voz temblaba, y simplemente hablando tomó todas sus fuerzas.


"No, como he dicho ante, yo simplemente he venido a hablar." Kiria

"Hablar... ¿dices?[3]" Rudolph


Rudolph arrojó sus dudosos ojos sobre ella.


"Sí. Es una charla, creo que nos servirá a ambos para ganar." Kiria

"... Entonces, ¿sobre qué es?" Rudolph


Sus cejas se contrajeron. Si sólo era hablar, decidió que entonces escucharía.


"¿Estarás interesado en... destruir a los Evila?" Kiria

"¿Qué...?" Rudolph


Por un momento, fue incapaz de entender lo que había dicho. Él se miró a los ojos con Dennis, e inclinó la cabeza antes de regresar su mirada a Kiria.


"¿Qué quieres decir? ¿Destruir a los Evila? ¿No eres una Evila tú misma?" Rudolph

"Ah, tal vez debería reformular eso. Quiero decir, sólo a los Evil que van en contra de los Humas... por supuesto." Kiria

"... Por favor, explícate." Rudolph

"¿¡Su Majestad!? ¿Va a confiar en las palabras de alguien con un aspecto tan sospechoso como este?" Dennis

"No, pero he decidido que hay mérito en escuchar lo que tiene que decir. Hay una necesidad de ver si planean moverse en contra de nosotros, o no." Rudolph

"P-Pero aún así..." Rudolph


Dennis miró con inquietud a Kiria, mientras Rudolph negó con la cabeza.


"Haré una decisión después de oír lo que tenga que decir. Será mejor que escuches desde mi posición también." Rudolph

"Como era de esperar del Rey de Victorias, seguro eres de mente abierta." Dennis

"Basta con tus halagos. Di lo que sea que quieras, exactamente." 'Rudolph

"Entendido." Kiria


Kiria respiró hondo antes de que ella comenzara a explicar la razón por la que llegó allí.


Regresar a Capítulo 121 Regresar a Página Principal Avanzar a Capítulo 123

Notas del traductor y Referencias

  1. Yo no sé muy bien como utilizar las groserías en casos como estos...
  2. No supe como agregarle la R a Más. Moar también es Más, pero como si rugiera.
  3. No quería repetirlo pero no pensaba en que otra cosa poner.