Konjiki no Word Master Capitulo 52

From Baka-Tsuki
Jump to: navigation, search

La traducción de este capítulo fue realizada gracias a la versión en inglés de esta misma página.

Agradecimientos a ApoloD por haber traducido.

Editado por ValkarRouse

  1. ppcsalvc

Capítulo 52: La Sospecha de Arnold y Compañía[edit]

Una gran cantidad de soldados ocupaban la entrada del jardín.


"¿¡Qué demonios está pasando aquí!?" Kuclear


El grupo de Arnold, que había corrido hacia allí después de haber oído el grito agudo, ampliaron sus ojos con asombro. Cuando Kuclear vio lo que pasó, ella involuntariamente gritó con una gran voz.

No podían pensar en que pudo haber ocurrido en el jardín. Pensando que Mimir podría estar involucrada en algún problema, causó que Kuclear se preocupara. Tenía que determinar primero la seguridad de Mimir.


"¿Mimir? ¿Dónde estás Mimir?" Kuclear

"Ah, ¡Kuclear-sama! E-En realidad..." Guardia


De repente Kuclear pensó en muchas cosas. Si algo lamentable en verdad le hubiese ocurrido a Mimir, la cara de todo el mundo se mostraría con desesperación. Sin embargo, mirando sus caras, Kuclear era incapaz de ocultar su confusión.

La razón de esto era porque no había nadie derramando lágrimas. Por el contrario, las personas mostraban expresiones de alegría. No, si veías de cerca, podrías notar lágrimas que caían de varias personas.

¿Q-Qué está ocurriendo aquí? Kuclear

Kuclear fue sorprendida por la extraña apariencia de los soldados. Inclinó la cabeza, preguntándose si algo era digno de una felicidad tan grande. Pero primero, tenía que encontrar la causa de esta conmoción.


“¿Pasa algo malo? ¿Por qué están haciendo esas expresiones?" Kuclear

"Mimir-sama... Mimir-sama está... Uu~..." Guardia

"¡Aa- Maldición-! Habla claro, ¡Maldita sea! ¿¡Qué le ocurrió a Mimir!? En realidad, ¿¡dónde está!?" Kuclear

"Estoy aquí, Kuu Onee-sama." Mimir


El cuerpo de Kuclear al instante se congeló con una sacudida.

Justo ahora... ¿Qué acabo de oír? Kuclear

No podía dejar de dudar de sus propios oídos. Sin embargo, ella nunca podría olvidar esa voz. La voz que acababa de oír era sin duda una voz que conocía desde hace años. Pero era imposible. Aunque uno pensara en escuchar esa voz de nuevo, era una voz que debería ser imposible de escuchar de nuevo.

Fue precisamente por eso que ella había asumido que, obviamente, la voz que entró en sus oídos era una alucinación auditiva. Sin embargo, antes de que el cuerpo de Kuclear se quedara parado en el tiempo, surgió poco a poco la figura de una niña.

Desde la perspectiva de Kuclear, la imagen de la chica que había desayunado con ellos esta mañana se proyectaba sobre esa chica. Olvidando parpadear, Kuclear se quedó mirando a la chica. Mirando más de cerca, se dio cuenta de que algo era diferente.

No llevaba su inseparable papel y cartón utilizado para comunicar sus pensamientos. Mientras Kuclear se preguntaba qué había ocurrido, los labios de la joven en voz baja se movieron.


"Kuu Onee-sama." Mimir


No había ningún error. En la actualidad, justo en frente de los ojos de Kuclear, su hermana pequeña Mimir había abierto la boca. Lo que salió de sus labios era una encantadora voz que transmitía un ambiente amoroso.


"¿Q... Quién... eres... tú...?" Kuclear


Kuclear era incapaz de comprenderlo. Sin embargo, era indiscutible. Fue capaz de reconocer inequívocamente la voz de su hermana Mimir.


"Podemos... podemos cantar canciones juntas de nuevo." Mimir


Los labios de Mimir temblaron mientras comenzaba a derramar lágrimas. Viendo a Mimir tan emocionada, Kuclear la abrazó.


“M-Me duele, Kuu Onee-sama." Mimir


A pesar de que Mimir cerró los ojos con dolor, sonrió al sentir la alegría de su hermana.


“Soy feliz... estoy feliz... gracias dios…” Mimir

“... Sí... yo igual..." Kuclear


Tanto Kuclear como Mimir tenían enormes gotas de lágrimas cayendo de sus ojos. Kuclear llevó lentamente su rostro en frente de el de Mimir. Usó suavemente sus dedos para limpiar las lágrimas de Mimir.


"¿P-pero cómo? ¿Cómo es que repentinamente tu voz-?" kuclear


De hecho, esta fue la pregunta más frecuente. El trastorno de Mimir era uno que ni los médicos famosos podían resolver, incluso los investigadores del reino Pasión más enorgullecidos no podían curarla.

Por supuesto, era innegable que estaba muy contenta de que su condición mejoró. Sin embargo, como era de esperar, ella también quería saber lo que había curado a Mimir. Pensando tales cosas sería obvio.


"Emm, Sobre eso..." Mimir


Sobra decir que la cara de Hiiro instantáneamente se fijó a la superficie de la cabeza de Mimir. Sin embargo, se acordó de su promesa con Hiiro, lo que implicaba que no lo mencionara en absoluto.

Tengo muchas ganas de decirle, sin embargo... Mimir

No importa la situación, él era la persona que la había salvado. Incluso si era un fantasma que era imperceptible para todos los demás, tuvo la necesidad incontrolable de decirles a todos.


"¿Mimir?" Kuclear


Debido a que Mimir no respondía su pregunta, Kuclear ansiosamente frunció el ceño.


“Aún no estoy muy segura de lo que pasó." Mimir

"¿E-Es así?" Kuclear

"Si. Debido a que el viento de hoy era bastante agradable, decidí tomar el sol en el jardín. Mientras estaba tomando el sol, me sentí somnolienta y me desmayé. Sin embargo, cuando me desperté, mi voz de alguna manera había vuelto." Mimir

"¿...?" Kuclear


Por supuesto, Kuclear lo omitió. Ella se mostró escéptica sobre si podría ocurrir un milagro. Mimir sintió un poco de pánico mientras comenzaba a enlazar las palabras.


"P-Pero sabes, en mi sueño, un señor fantasma apareció." Kuclear

"¿Un Fantasma?" Kuclear

"S-Sí. Y este Señor fantasma me dijo Eso es un préstamo. Haré que me lo pagues algún día. Que no se te olvide. Tal vez el señor fantasma simplemente decidió curarme como un capricho..." Mimir


Mimiru juzgó que este grado de narración de historias estaría bien mientras arreglaba las palabras de Hiiro. Sin embargo, Arnold, que fue a supervisar a Mimir y los otros, de repente se puso pálido al oír sus palabras.

Oi, oi. Esas palabras de justo ahora... no puede ser... ¿verdad? Arnold

Por el flujo de la conversación, uno era capaz de observar que Mimir, quien había perdido su voz, de repente era capaz de hablar de nuevo. Más importante, por el extremo encanto de Kuclear, se podía determinar que los síntomas de Mimir eran bastante severos. Sin embargo, se había curado simplemente cuando se fue a dormir.

Mimir dijo que fue curada por un fantasma. Sin embargo, ¿Los fantasmas eran capaces de algo así en primer lugar? Incluso si la hicieron sanarla, Arnold sentía que no harían algo así como pedir un reembolso. Por otra parte, esas palabras que le dejó...

Las palabras que usó. Arnold sentía como si alguien utilizara palabras similares. Un adolescente con una actitud arrogante con quien Arnold estaba muy familiarizado.

P-Por ahora, ¿no sería mejor si lo compruebo...? Arnold

Justo mientras este pensamiento pasó por su mente, Arnold sintió que alguien tiraba de su ropa. Era Muir.


"O-Oye, Tío. Esa conversación de ahora..." Muir


Parecía que Muir también estaba preocupada.


"S-Si. Pero ¿Cuál podría ser su motivo para hacer esto? Quiero decir, la persona era la princesa. La recuperación de una enfermedad como sí nada... bien, si se trata de ese tipo entonces probablemente podría curarla. ¿Pero hacer una cosa así no llevaría la atención hacía él mismo?" Arnold

"P-Pero esas palabras...” Muir

“S-Sé lo que quieres decir... Supongo que incluso las princesas dicen mentiras. Si, fue una total mentira, sin embargo, ella había arreglado el mensaje para hacer que suene como un fantasma. Para mí, esas palabras se sentían extrañamente realistas." Arnold


Como fue el mismo Hiiro quien había dicho esas palabras, Era obvio que sonaría extremadamente realista. Sin embargo, como no tenían conocimiento de ese hecho, aún estaban indecisos sobre si era realmente Hiiro quien había curado la enfermedad.

La razón principal de esta indecisión se debe a que no había mérito. Para Hiiro, que odiaba el ruido inherente, evitaría cualquier cosa que lo haga visible. Sobre todo porque él no era un Gabranth, deliberadamente se aseguraba de que no se notara cuándo y dónde utilizaba su magia para evitar ser descubierto.

Bueno, cuando la comida estaba involucrada, lanzaba todo por la ventana...

Sin embargo, Hiiro era uno que actuaría según sus pérdidas y ganancias, o por lo menos así es como Arnold y los otros le habían evaluado.

Es precisamente por esto que la curación de una princesa con magia en uno de los monumentos más famosos de este país, el [Árbol del Rey], era algo incomprensible de hacer para Hiiro.

Sin embargo, las palabras de la Princesa indicaron que su trastorno se curó al instante por un fenómeno misterioso. Teniendo esto en cuenta, sólo el adolescente con el que habían viajado hasta llegar a ser excesivamente familiarizados, les vino a la mente.


“Mientras estoy todavía confundido, si esto es obra de Hiiro, entonces parece que le pidió que no dijeran nada sobre él. Aunque mirando el estado de la princesa, es probable que haya conocido a Hiiro." Arnold

“¿No sería mejor si nos aseguramos?" Muir

“Tienes razón. Aunque dudo que pueda... espera, ¿puedes ir a preguntarle a ella, Muir?" Arnold

“¿Yo?" Muir


Después de procesar lo que Arnold le había pedido, no era de extrañar que Muir se sorprendiera.


"Si. La persona en cuestión es un niño de nueve años. ¿No sería más fácil para ti poder acercarte a ella?" Arnold

"U-Um. Entiendo." Muir


A medida que iba a hablar con la princesa, Muir nerviosamente se pone en camino para completar la misión que se le había encomendado.

Regresar a Capitulo 51 Regresar a Página Principal Avanzar a Capitulo 53