Maru-MA Volumen 04 Capítulo 6

From Baka-Tsuki
Jump to: navigation, search


Fue hace unos cinco meses.

Siendo aun más inexperto como Maou que ahora, yo, Shibuya Yuuri, partí en la búsqueda de la maken llamada Mörgif. En un barco conocí al Sr. Hyscliff y bailé un vals con su hija de unos seis años de edad. Por un golpe de mala suerte, fuimos atacados por un barco pirata y antes de que me diera cuenta, los había salvado y fui nombrado el hombre al que le debían sus vidas. Para más detalles, consultar el diario de Günter.

A pesar de su apariencia, es el ex Príncipe Heredero al trono de Cavalcade, quien se enamoró de una mercante de Hildyard, sacrificó su estatus y se fugó con ella como amantes. Entonces, ¿tiene un romance apasionado o no?

—¡Ah, habernos encontrado en un lugar como este! ¡Ha pasado largo tiempo, Sr. Mitsuemon! Nunca seré capaz de pagarle por lo que ha he… ¿oh? ¿No le acompaña su apasionado prometido? ¿Y dónde está el maestro esgrimista, Kakunoshin?

No puedo decirle que viajábamos con nombres falsos. En su mente, Conrad y yo todavía somos Mito Koumon y su compañero Kakunoshin. ¿Cómo puedo inventar una excusa después de tanto tiempo?

—De hecho, me sorprende, Sr. Hyscliff. ¿Por qué un hombre que ha sacrificado todo por su esposa está en un lugar tan sospechoso como este?

—¡Decir “sospechoso” es un tanto duro! Sin embargo, así es. Ya que tengo una esposa devota, hoy he venido aquí por negocios desde la lejana Misshinai para atender una reunión. De todos modos, como el yerno de la familia Enuroy, no puedo permitir que la fortuna amasada por mi suegro se vea reducida. Acabo de llegar aquí, pero quería comenzar las negociaciones tan pronto como fuera posible.

¡¿Yerno?! Entonces él es el yerno.

—Pero, suficiente sobre mi, ¿cómo ha estado, Sr. Mitsuemon? Para expresarle mi gratitud lo perseguí todo el trayecto hasta Shimaron, pero solo había pieles como de globo en la sala en donde fue confinado. Les dije que esas eran pieles que ustedes había mudado y dejaron atrás, así que no tenía sentido dejarlas confinadas, pero los soldados de Shimaron y su oficial superior creyeron que esas eventualmente volverían a ser ustedes. Y ahora me he encontrado con su hermosa persona fuera de Shimaron.

—…Aunque, desafortunadamente no puedo mudar de piel.

—¿Y quién es esta adorable jovencita?

Como es padre de una niña de seis años, ve a los niños de una forma diferente a la que yo los veo. Sería problemático si él pensara que yo tengo algún tipo de fetiche por las niñas pequeñas, así que le digo la verdad.

—Esta es Greta, mi hija ilegitima.

Ya comienzo a contar esta mentira. Es un reflejo condicionado.

—Fui al baño —dice Greta.

—Así es. Y te demoraste tanto que se nos hizo tarde.

—¡Te lo dije, no me demoré tanto!

—¡Oh, pero qué niña tan inteligente! Entonces, me gustaría que entendieras lo que voy a decir. Señorita Greta, me gustaría pedir prestado a su padre. Tengo un asunto muy importante con el que debo contar con su opinión.

Ya que me ha impactado descubrir que el Sr. Brillante está involucrado en esta tienda, solo puedo intentar la mala excusa de: “pero, tengo que volver al hotel y hacer el check in con Con… Kakunoshin, y los niños necesitan dormir o de lo contrario no crecerán”. Sin embargo, el siempre honesto Hyscliff lo rechaza diciendo que sus subordinados transmitirán el mensaje.

Los empleados interrumpen tímidamente nuestra conversación.

—Disculpe, Sr. Hyscliff, pero Louis Buiron[1] lo está esperando…

Aunque que su nombre suena como una marca falsa, este hombre parecer ser el propietario de este lugar. En otras palabras, el idiota inexcusable que es el jefe de Izura y Nina, y que está haciendo que inocentes adolescente y pre-adolescentes trabajen en el comercio sexual.

Si estoy con Hyscliff, aunque le dijera un poco de lo que pienso, no hay peligro de ser atacado por ser grosero. En todo caso, si no puedo escapar ahora, lo más inteligente es acompañar a mi conocido como el hombre al que le debe la vida. Mientras decido eso, uno de sus subordinados sale de la tienda. Si va a informarle a Conrad, ni Mitsuemon ni Kakunoshin estarán en el registro de alojamiento.

Si tan solo se pusiera su peluca tan pronto como acabara de saludar, pero mientras subimos las escaleras, Greta está completamente hechizada por su cabeza calva. Si me dice que quiere ese tipo de corte de cabello cuando regresemos a nuestro país, ¿cómo voy a convencerla de lo contrario?

Y llegamos a una puerta enchapada en oro, lo único espléndido que hay a nuestro alrededor, junto con una pintura de una criatura parecida a un oso. Me pregunto si esa es su mascota, como en los deportes profesionales. Pero por alguna razón, su rostro es extrañamente aterrador. Como el de Gizmo[2] cuando planeaba algo.

Louis Buiron es un hombre pequeño con un rostro que inspira simpatía, mandíbula y cejas prominentes que se inclinan hacia arriba cerca de su nariz. Pero más allá de todo eso, gracias a su pelo liso partido a la mitad, inmediatamente pienso el apodo Kinpachi. Su moral es completamente diferente, pero luce bastante como Kinpachi durante la primera temporada[3]. La siguiente mejor comparación sería con un sabueso afgano.

—Luce usted bien, Sr. Hyscliff.

Me observa furtivamente a mi, el recién llegado, mientras habla.

—Y en cuanto a usted, Sr. Buiron, su negocio parece estar prosperando cada vez más y más. Ah, él es el Sr. Mitsuemon, un distribuidor de seda crepé de Echigo. A pesar de ser tan joven, está levemente posicionado por encima de lo común e incluso yo debo quitarme el sombrero ante él. Lo he traído a esta reunión con el propósito de contar con su opinión.

Esta presentación es un poco mucho para este chico beisbolista común y corriente.

—Dé-Déjeme presentarme. Soy Mitsuemon. No tiene que escribir el “Mitsu” en katakana y el “emon” en hiragana. No tengo nada que ver con Doraemon[4].

Mientras doy esta presentación probablemente ininteligible, mis ojos son atraídos hacia el objeto rojo que está en el regazo del Sr. Buiron y me detengo. Él lo acaricia con sus uñas de manicura meticulosa sentado en el magnífico sofá.

¡¿Una langosta?! ¿Esa es una langosta, verdad? Si está roja es que ya ha sido cocinada, ¿verdad?

Observando alrededor de la habitación otra vez, veo que este hombre tiene toneladas de cosas en su cuarto que son tan bizarras que mi conocimiento general no puede darles sentido. Aunque está en el cuarto privado de su propia tienda, tiene tres guardaespaldas detrás de él. Hay otro en lo más profundo de la habitación, parado bajo una luz que brilla sobre él con una cesta en su cabeza. Ese atrae la atención de Greta. Es comprensible. Incluso para mí, que estoy acostumbrado a ver dramas históricos, ver a este komusou en la vida real es realmente emocionante[5].

El hombre es alto y delgado, y por así decirlo, de hombros redondos. Por lo que llego a ver, la espada en su cintura es tan larga que yo probablemente no podría sacarla de su vaina.

El retrato sobre la pared tiene el mismo corte de cabello que la persona real, pero su rostro está a la par de un actor. Además, la placa bajo el cuadro tiene un comentario escrito que dice: “El mundialmente famoso Louis Buiron y la tienda mayorista de artículos para el hogar”.

Mi nivel de alfabetización sube en picado.

—Yendo al punto, Sr. Buiron —comienza el Sr. Brillante, no prestándome atención a mí, que debido al material tan suave de este sofá, no me moví ni un centímetro cuando él se inclinó hacia adelante—.Tengo una razón para llamarlo a estas horas en lugar reunirme con usted mañana por la mañana como usualmente hago. Deseo repasar los negocios que tenemos en desarrollo inmediatamente. Sí, en este mismo momento, esta noche.

—No comprendo cual es el punto.

—Si va a hacerse el inocente, seré franco. Juzgando por cuánto amaba las apuestas el anterior dueño, queda claro qué métodos utilizó usted para terminar en posesión de las escrituras de este distrito. Pero eso ha quedado en el pasado, y no tiene sentido llamar tonto a una persona que ya no está aquí. Sin embargo, cuatro meses luego de convertirse en el distrito de Buiron, el distrito Oeste cambió radicalmente su imagen. Se han reunido aquí muchos clientes de baja reputación, y las disputas con los inquilinos son interminables. Y eso no es todo. Como el propietario del distrito del Sur, he enviado a uno de mis allegados a investigar y he descubierto que se realizan abiertamente negocios inmorales.

Las venas del cuero cabelludo descubierto de Hyscliff se elevan ligeramente. Parece que no solo habla de la boca para afuera, sino que está verdaderamente enojado desde el interior.

—Acabo de verificarlo con mis propios ojos, pero tal y como dijo mi subordinado, es una escena nauseabunda. ¡incluso hace que quienes no son rameras tomen clientes y que se las explote sin compartir las ganancias! Sr. Buiron, estoy para aquí para advertirle y hacer una demanda. Revise inmediatamente la constitución de su negocio y haga los preparativos para compensar a todas las personas que ha pisoteado. ¡Si no lo hace, daré a conocer su negocio inmoral conocido a la realeza de Hildyard y será arrestado!

Así que, en otras palabras, eso significa: “¿su negocio es demasiado diabólico así que deje de hacer trabajar a menores de edad?”

—¡Eso estuvo muy bien! ¡Estoy conmovido! ¡Es usted increíble , Sr. Hyscliff de Misshinai!

Es tan impresionate como Ichiro de Taiwan[6].

Kinpachi, o Louis Buiron, deja de acariciar la langosta.

—Y yo que cancelé mis otros planes porque la cabeza de la familia Enuroy iba a venir personalmente a tener una reunión conmigo, ¿y termina siendo solo para tener este debate tonto e hipócrita? Si eso es todo para lo que ha venido, por favor váyase inmediatamente. Soy un hombre muy ocupado.

—¿Ocupado? ¿Está ocupado engañando a las jovencitas de Sverera, donde la producción de piedras de houjutsu se ha detenido, y donde el ganado no puede ser levantado, y donde ni siquiera hay semillas para cereales?

El Sr. Hyscliff se pone severo.

—Lo que dice es ininteligible, pon.

¿Ininteligible, pon?

—¡No he dicho absolutamente nada engañoso! ¿Acaso yo, el mundialmente famoso Louis Buiron, haría algo tan inhumano? Hemos firmado los contratos adecuados con sus guardianes y tomamos la custodia de sus hijas con mutuo consentimiento. ¡Solo estoy dando una mano a la gente de Sverera donde no hay trabajo y pierden las ganancias complementarte, pon!

¿Co-completamente, pon?

—Esos contratos deberían haber sido firmados luego de que les enseñaran a leer. Tenemos testimonios de muchas familias de Sverera que reclaman no saber lo que contenían esos contratos. Si no reflexiona sobre de su actitud, puedo llevarlos directamente al gobierno real.

—Hágalo si lo desea. Tengo muchos conocidos dentro del gobierno. Si usted quiere, se los presentaré con gusto.

El hombre sentado frente a nosotros que actúa el papel de un hombre descaradamente malvado, me pone literalmente a hervir en el interior. Agarro con fuerza mis rodillas para evitar accionar mi interruptor y gritarle a este tipo porque Hyscliff está aquí conmigo.

—Si no cambia su modo de pensar después de lo que he dicho, no hay otra opción. Simplemente tendré que adquirir su título de propiedad.

—¿Oh? ¿Y cómo planea hacer eso? No tengo ninguna intención, pon, de renunciar a él ni siquiera si desembolsara la fortuna entera de la familia Enuroy.

¿Ese esa una muletilla en su forma de hablar?

—Si se trata de dinero, puedo hacer tanto como quiera en el futuro. No me conmoveré por una cosa tan común y corriente.

—Bueno, ¿qué tal si apostamos?

Ya que abro la boca luego de haber estado en silencio desde el principio, los dos comerciantes me miran fijamente.

—¿Qué quiere decir con eso, Sr. Mitsuemon? —pregunta Hyscliff.

—No sé quién es o de dónde es usted, Mitsuemon, pero esta no es una discusión en la que deba entrometerse una persona joven, Mitsuemon o quién sea.

Que me llames Mitsuemon una y otra vez lo hace sonar como “honwakapappa[7]”, así que detente. Luchando por levantarme del lugar en que me he hundido en el sofá, aparto mis ojos de la langosta y digo:

—Es una escritura que conseguiste gracias a una apuesta, ¿verdad? Entonces puedes volver a arriesgarla en otra apuesta.

—Ya veo, me di cuenta que era un chico educado apropiadamente y como pensé, pon, parece que su linea de pensamiento también es ingenua. No tiene ninguna experiencia con las apuestas. Como no quiero dinero, necesitaré algo de mayor valor que los derechos de producción del distrito Oeste. ¿Puede encontrar algo así tan fácilmente? Oh sí, si planea apostar el título de propiedad del distrito del Sur, declinaré ahora mismo su oferta. No necesito ese lugar aburrido lleno de termas.

—Eh, ¿el Sr. Hyscliff es el dueño del paraíso termal? Puede que esta no sea la ocasión, pero ¿no puede hacer algo respecto a esas tangas super peligrosas?

—¿Oh? Pero son bastante populares entre las damas.

Supongo que a todos les gustan.

Justo cuando hemos agotado nuestro tiempo de bienvenida, otras personas entran a buen tiempo. Ellos atraen la atención de todos los que están en la habitación.

—Oh, es su prometido, y el Sr. Kakunoshin…

—¡Yuuri, palurdo!

Alzando sus cejas bien cuidadas, Wolfram me toma de las solapas y me levanta.

—¡Correr a jugar en la zona roja siendo que tienes a alguien como yo… ¿cuán frívolo puedes ser?!

—Ug, Wolf, ¡N-no, no puedo, re-respirar!

—¡¿Tienes idea de cuánto sermoneé a Conrart por esto?!

—¡No pudo haber sido más que de tres maneras diferentes! ¡¿De verdad?! ¡Pon atención! ¡Deja de sacudirme! ¡Suficiente! ¡Me voy a sofocar así que déjame!

Luego de arrastrara su hermano lejos de mi, Conrad echa un vistazo a mis ropas livianas y, sin darme oportunidad de negarme, envuelve su chaqueta alrededor mio. La habitacion no es tan helada, pero tengo bastante frio.

—Si pesca un resfriado después de venir aquí para tratarse en las fuentes termales, quién sabe qué me dirá Günter. Honestamente, luego de salir a callejear, ¿dónde es que perdió exactamente su chaqueta?

—Oye, en primer lugar, el que salió a callejear con las chicas fuiste tú, ¿no es así? A pesar de que tienes el rostro de un buen tipo, ¿en realidad te llaman El Emperador de la Noche de Shin Makoku?

—No salí a ver a las chicas. Solo tenía algo que entregarle a un conocido. La niña estaba profundamente dormida, y como escuché respiraciones sospechosas de la habitación contigua, pensé que sería descortés quedarme y escucharlos haciendo el amor, así que…

—¡No estábamos haciendo nada!

Ese era yo haciendo abdominales. No somos una pareja que llevan 50 años juntos, así que por qué vendríamos a las termas para la luna de miel. Como sea, por favor dense cuenta. ¡Ambos somos hombres, ¿ok?!

Todos en la habitación están estupefactos, pero Greta mira al komusou. El Sr. Brillante interrumpe con dudas nuestra conversación.

—¿Em, Sr. Mitsuemon? ¿Sr. Kakunoshin? ¿Quiénes son Yuuri y Conrart…?

—Oh, lo siente, lo siento. Ese soy yo. Soy el comerciante de seda crepé de Echigo, Mitsuemon, cuyo siguiente nombre es Yuuri.

—¿Tu entrepierna tiene nombre[8]?

Chico lindo, no se si estás de mal humor, intentaste hacer una broma, o si simplemente eres un cabeza hueca.

—Como sea, me alegro que esté a salvo. Lo buscamos por todas partes. ¿Tú lo protegiste, Greta?

Cuando Conrad sonrió como un tipo simpático y pone su mano sobre los hombros de Greta, su rostro se ilumina mientras observa al alto adulto. Así que de este modo es que debes tocar a las chicas. Como nuevo papi, esta es una lección muy importante.

Y, es solo por un segundo, pero la mirada de Conrad se enfoca en el rincón de la habitación.

El komusou se abalanza hacia delante.

En el instante siguiente, el hombre cruza la habitación velozmente con un solo paso arrastrando su pie, desenvaina su espada ridículamente larga y la blande. Arqueando su espalda, coloca la punta de su espada en dirección hacia su presa.

La persona hacia la que se dirige para un home run… ¡¿soy yo?!

—¡…!

Ni si quiera puedo hablar.

Solo puedo encogerme.

Abro los ojos luego de cerrarlos por reflejo ante el fuerte estruendo del metal chocando. El impacto envía una onda de choque a través del aire que golpea mi mejilla junto con algunas chispas. Mis lentes de sol salen volando y la habitación de repente se ilumina. Es verdad. Este no es momento para cerrar los ojos. Ni siquiera seré capaz de esquivar si lo hago.

Preguntándome por qué estoy mirando una superficie celeste, me doy cuenta de que es porque todo lo que llego a ver la espalda de Conrad. Como estoy parado aquí como idiota, Wolfram me aparta bruscamente.

—¡¿Te ha cortado?!

—…Uh…

—Ah, estás bien.

Sin siquiera poder dar una respuesta adecuada, solo puedo quedarme parado detrás de él como un maniquí. Hyscliff levanta a la petrificada Greta.

No importa que espadachín, para recibir un ataque vertical de una espada larga, tienes que colocar la hoja horizontalmente frente a tu rostro y soportarla con tu mano izquierda. Inmediatamente, la sangre se acumula allí. El komusou se retira momentáneamente e intentando aprovechar la oportunidad apunta al hombro de Conrad. Como se aparta en el momento justo, ni siquiera estoy seguro de si lo está esquivando bien. Es como si solo los participantes pudieran entender que tan efectivos son sus ataques.

Intento gritar su nombre, pero mi voz aun no sale.

Pero probablemente así sea mejor. Desconcentrarse podría costarle la vida.

Aunque estoy a cinco pasos de distancia, puedo sentir la tensión entre ellos tan claramente que duele. Cruzan sus espadas a una velocidad que un novato no puede seguir. Cuando Conrad pierde el equilibrio y de alguna manera se las arregla para mantenerse parado, me balanceo vergonzosamente sobre mis pies y tengo que reclinar mi cuerpo contra la pared.

Mi cuerpo entero está temblando. No importa que me diga a mi mismo, no puedo dejar de temblar. Mis dientes no quieren quedarse cerrados, mis ojos están inyectados en sangre, y siento un sudor frío en las mejillas y la espalda.

En solo unos pocos días, mi vida ha sido amenazada dos veces, pero el miedo que siento ahora no se compara con la primera vez.

Cuando este hombre vino hacia mi, sentí sus aplastantes intenciones de matar y me desesperé.

Pensé: voy a morir. Por primera vez en mi vida pensé que iban a matarme. No hay ninguna otra cosa en mi vida con lo cual compararlo.

Una parte fría de mi, ajena a mis emociones, observa la lucha de espadas como si estuviera pasando al otro lado de una pared de vidrio. Conrad mantiene sus movimientos al mínimo contra un fuerte enemigo que balancea ostentosamente su espada en el aire. Al blandir su espada en una ráfaga plateada bien calculada, no puedo evitar pensar que es milagroso.

Antes de que me de cuenta, todos los hombres que están en la habitación tienen sus manos en sus empuñaduras. Los tres guardaespaldas de Buiron nos tienen definitivamente a nosotros como blanco. El subordinado de Hyscliff se mueve para ponerse frente a él, pero el incomparable ex Príncipe Heredero simplemente sonríe y suelta una risa al empujarlo a un lado, dando un paso adelante.

—¡Yuuri!

—¿…Uh?

Wolfram, dándome la espalda, me habla por sobre el hombro en voz baja pero grave. ¿Cuándo es que se colgó Greta de mis rodillas?

—Cuando empiece, busca una abertura y sal de aquí. No te preocupes por tu tobillo y solo corre hasta el hotel. Cierra la puerta con llave. No dejes entrar a nadie. Toma a la niña y vete.

—Ah, sí.

Mi voz finalmente vuelve a mí.

—Solo por si acaso… desenvaina tu espada.

—¿Espada?... Pero si solo salen flores de esto.

—¡Idiota, gira la empuñadura! ¿Por qué crees que se llama Garganta N°1? ¡Porque a rebanado las gargantas de muchas personas!

Ok, ahora me da un poco de miedo sostener esta cosa.

Con un sonido similar al de un futon al ser tirado al piso[9], la batalla llega a su fin.

—¡Conrad!

El hombre que intentó asesinarme yace boca arriba en el suelo. La descripción “bulto de carne que parece un cuerpo” es apropiada para esto.

—¿…Está… muerto?

—No, todavía no. No se acerque.

El sombrero komusou que estaba sobre su cabeza está pulcramente cortado en dos. El rostro del hombre queda claramente expuesto. Su ojo izquierdo está cerrado debido a la piel inflamada, y hay quemaduras en su mejilla y su nariz que fueron tratadas negligentemente. Respira lentamente, pero parece que su respiración se detendrá en cualquier momento. Hay una vasta cantidad de sangre roja que brota de su estómago. Cuando pienso que es la espada de Conrad la que hizo esa herida, mis rodillas empiezan a temblar y me dan ganas de salir corriendo.

—Eso…

—Probablemente ha sido torturado. ¡Yuuri, mantén la distancia! Todavía está vivo y es muy hábil con el majutsu. ¡No seria raro que utilice sus últimas fuerzas para atacarte!

—En-Entiendo. Entiendo.

Luego esa fuerte advertencia doy un paso atrás. Sale sangre del brazo izquierdo de Conrad y a un lado de su sien.

—Conrad, tu brazo.

—Está bien, no ha sido seccionado…

—¡Huber!

Haciéndome a un lado, Greta corre hacia el hombre. Antes de que pueda decirle que es peligroso ya está arrodillada sacudiendo al hombre seriamente herido.

—¡¿Huber, te vas a morir?! ¡¿Oye, te vas a morir?!

—Greta detente, ese hombre intento asesi… ¡¿Dijiste Huber?!

Al escuchar este nombre que habíamos oído una y otra vez hace poco, Wolfram y yo quedamos desconcertados. Si hablas de Huber, eso quiere decir que es Lord Grisela Gegenhuber. El marido de la novia Nicola que va a dar a luz al sucesor de la Familia Grisela en Shin Makoku, asistida por su madre, una prima de von Voltaire Gwendal. He escuchado que son parecidos. Este hombre que desapareció en Sverera no debería estar aquí en una ciudad turística de otro país. Pero más allá de eso, ¿cómo conoce a mi hija ilegitima? Como padre, esto me preocupa mucho.

—Huber es, no puedo decir… si se parece a Gwen o no…

Aunque Wolfram y yo lo miramos con atención, no podemos adivinar cómo era su aspecto original. La mitad de su cara está quemada.

La niña saca una moneda grande del bolsillo de su pecho y trata de presionarla contra la mano del hombre moribundo.


MaruMAnovel4139.jpg


—Oye, Huber, te lo voy a devolver. Te lo devuelvo, así que no te mueras.

—Greta, ignorando la razón por la que sabes el nombre de Huber, creo que puedes estar equivocada.

—No… ese es Gegenhuber —murmura Conrad cortante mientras coloca un dedo sobre la sangre que fluye de su frente. Su voz es monótona como lo confirmara para sí mismo y nadie más.

—Lo supe tan pronto cruzamos espadas. Es Gegenhuber. Aunque no se por qué está aquí.

—Oye, espera, ¡¿entonces sabías que era Huber y lo cortaste igual?! Es un Mazoku, y no solo eso, además lo conoces. ¡¿Casi lo mataste sin contenerte para nada?!

—Si me hubiera contenido… yo hubiera terminado así.

—¿Eh?

Greta continua presionando con mucha paciencia la moneda en la mano de la víctima mientras le habla.

—Sabes, hice lo que dijiste, pero el rey no era una mujer. Pero como Yuuri es una muy buena persona, dijo que era su hija ilegitima sin que ni siquiera tuviera que mostrarle el sello. ¡Así que te lo devuelvo! Te lo estoy devolviendo así que por favor no te mueras.

—Esa es la insignia —murmura Wolfram, sujetando mi codo en lugar del segundo hermano quien tiene que detener su hemorragia.

—Esa es probablemente la insignia que se hereda en la familia Grisela. Teniendo algo como eso, los soldados definitivamente te dejarán pasar sin cuestionar.

—¿Asi que eso significa que de verdad es Grisela Gegenhuber? Entonces, ¿por qué intentó asesinarme?

¿Me odia aunque nunca nos hayamos conocido?

—¡Uajajajajaa!

El comerciante villano, Louis Buiron, me apunta mientras ríe con una tonada que si le dieras una encuesta a unas cuantas chicas, ocho o nueve de diez la clasificarían como desagradable.

—No necesito dinero o mujeres.

—…¿Cómo, entonces solo quieres ser un poco más alto?

—Ahora ya se que es lo que quiero que apueste. Si puedo ganar al Sr. Mitsuemon, estaría encantado de apostar el título de propiedad del distrito Oeste.

¿Por qué yo[10]? Si estamos hablando de las Oreos, son esas galletitas con un lindo contraste de blanco y negro que se pueden disfrutar tres veces cada una. Pero aun así, aunque esto puede ser ofensivo para el inventor de las Oreos, no se pueden poner al mismo nivel del título de un distrito comercial.

Nunca he revelado al entrar a esta habitacion que soy el Maou. Entonces, ¿por qué me apunta Buiron y se ríe con la expresión de un coleccionista?

—¡Ah!

Finalmente me doy cuenta de que veo todo claro y naturalmente coloreado y levanto mis lentes de sol del suelo. Ya es demasiado tarde porque el comerciante ha decidido arbitrariamente mi valor.

—Dos personas con ojos negros y cabello negro nunca aparecen en el mismo mundo. Y se dice que si hierves sus cuerpos para extraer su esencia y la bebes obtendrás la juventud eterna y serás curado de cualquier enfermedad.

¡Oye, ¿ahora me están tratando como una hierba medicinal china?! Si quieres el agua que queda después de bañarme, te la prepararía cuando quieras.

—¡Hay muchas personas alrededor del mundo que quieren un soukoku! Entre ellos hay nobles que estarían encantados de entregar una isla o dos. Nunca serían capaces de mantenerse en silencio si presento a una bestia exótica como esa delante de ellos.

—¡¿Me estás tratando como una bestia exótica?!

—¡Me he decidido, Sr. Hyscliff! Si está dispuesto a apostar este tesoro con vida, pondré a disposición mi escritura. Todo esto puede ser resuelto rápidamente, pon.

Uy, y ahora me califican de “tesoro”. Sería genial si quisieran llamarme el MVP[11] de tal y tal cosa como Ichiro, pero cuando se dice “tesoro” en un pueblo de aguas termales en lo único que puedo pensar es una casa del tesoro para adultos[12].

Incluso luego de ver mis ojos negros, el Sr. Brillante no parece tentarse por la oferta del comerciante malvado.

—¡Dejarse llevar por una creencia popular sin fundamentos y considerar a esta espléndida persona como un premio que se puede ganar en una apuesta! ¡Usted es un desvergonzado, Buiron!

—Ya veo.

Buiron se pone de pie abruptamente y camina alrededor de la mesa hacia nosotros. Ese andar nervioso lo hace parecerse aún más a Kinpachi.

—Incluso luego de que yo hice una propuesta, parece que no está preparado para aceptarla. En ese caso, olvidaré completamente, pon, todo lo que ocurrió aquí y interprenderé que nunca tuvimos esta reunión. Pero aun así, este hombre que apareció de la nada y dijo que quería trabajar y que contraté como guardaespaldas, lejos de protegerme, ha hecho algo completamente innecesario.

Él patea al inmóvil Gegenhuber en la cabeza con sus brillantes zapatos de cuero. Greta da un pequeño grito y levanta su cabeza. Incluso yo, inconscientemente, levanto la voz.

—¡Basta!

El Kinpachi malvado estrecha sus ojos.

—Oh, así que lo esta protegiendo. Parece que lo conoce. El Sr. Hyscliff tiene amigos interesantes si uno de sus conocidos intentó matarlo. Oye tú, deshazte de esto tan desagradable.

—¡Ah!

—¡Ah!

—¡Oh!

Con respuestas magníficas que suenan como si estuvieran a punto de ir a cortar algunos árboles, los tres guardaespaldas levantaron el cuerpo de Huber. Su cuerpo exhausto es arrastrado lánguidamente por el suelo.

—…Espera.

Estaban a punto de tirarlo fuera de la ventana sin escuchar mis palabras.

—¡¿Dije que esperes, no es así?! ¡No lo anden arrastrando de esa forma! ¡Aún es un ser humano! Bueno, no, puede que no sea un humano, pero no es un futon ni una pipa de arcilla ni nada, ¡¿sabes?!

Greta golpea mi muslo rogándome que los detenga. No hay padre que pueda mantenerse tranquilo cuando hacen llorar a su hija. Incluso si ese no fuera el caso, Gegenhuber es el marido de Nicola que estábamos buscando.

—¡Y de todas formas, tratas a tus empleados horriblemente! E incluso tienes el descaro de usar ese corte de cabello de 3B, Biron o Melón o cómo sea tu nombre. ¡Si estuviera atrapado en la clase B por tres años curso de aula sin dudarlo! Olvida eso, encerrar a Izura y a Nina en un cuarto con animales disecados, golpearlas y dejar que se enfermen es patético. Eso es claramente maltrato. ¡¿Acaso has considerado sus vacaciones pagas, cobertura por heridas laborales o el seguro?! ¡Si no puedes considerar la cobertura de tus empleados, entonces deberías dejar de ser un empleador!

—No Sr. Mitsuemon, convertir jovencitas en prostitutas es un problema ético más importante que la carencia de programas de bienestar… —indica agudamente El Sr. Brillante mientras yo balbuceo estúpidamente.

—¡Ah, es verdad! Los derechos de los niños. ¡UNICEF no se quedará sin hacer nada mientras tú haces cosas tan inhumanas! De hecho, ¿no hay UNICEF en este mundo?

Conrad coloca una mano en mi hombro izquierdo para calmarme. Buiron alza la barbilla con cara de desprecio y luego recoge la langosta que había tirado a un lado. ¿Por qué una langosta…?

—Ya se los he dicho antes, pero tengo el derecho de hacer negocios aquí. Hago negocios con mi dinero. ¿Hacer que los niños trabajen está mal? Sus padres tomaron el depósito y ya lo han usado.

En mis 16 años de vida, he perdido una cierta cantidad de veces. Cada vez ha sido debido a mi mal genio. Incluso dejar el béisbol al que me había dedicado gran parte de mi vida fue a causa de perder los estribos y golpear al entrenador. Tener mal genio es una debilidad, así que nunca he sido beneficiado de ninguna forma por ser tan volátil.

Sin embargo, mis malos hábitos ha sacado a flote mi sentido justiciero de clase media desde las profundidades de mí ser directo hasta mi garganta.

—Lo entiendo compleeetamente. Si no hay UNICEF en este mundo, y no hay Tetsuko Kuroyanagi en Hildyard, ¡entonces yo seré Tetsuko! ¡La invitaré a esta misma habitación[13]!

Mis compañeros, a mi lado y detrás de mi, suspiran como si hubieran estado esperando que todo terminara así. Mientras que mi expresión es de enojo, pido disculpas por dentro, pero apunto a Buiron con su cabello partido de Kinpachi.

—¡Louis Buiron! ¡Acepto tu apuesta por el título conmigo como recompensa! Sin embargo, ¡tu oponente no es Hyscliff! ¡Estás compitiendo contra Shibuya Yuuri de Shin Makoku!

Entrando un poco en pánico el Sr. Brillante pregunta: —¿Sr. Mitsuemon? —aumentando una octava al final. Como si se estuviera preguntando: “¿Qué está diciendo este mazoku?”.

Luego de unos pocos segundos, Buiron ríe de forma impresionate y luego se detiene de repente.

—¡Qué divertido! ¿te pones a ti mismo como recompensa? Bien, el mundialmente famoso Louis Buiron acepta tu reto. Entonces ahora deberían prepararse. ¡Pronto se dará un evento que solo sucede una vez cada diez años! ¡Apostaremos en la Carrera de Bestias Exóticas!

¡¿Carrera de Bestias Exóticas?!

Todos los presentes exclaman lo mismo.



Página principal Anterior Siguiente

Referencias

  1. Parodia a Louis Vuitton. Es una empresa francesa de marroquinería de lujo especializada en artículos de viaje.
  2. Referencia a los Gremlins, vieja y clásica película de terror/comedia.
  3. Referencia a la serie Sannen B-gumi Kinpachi Sensei (El profesor Kinpachi de la calse 3B), que se emitió durante mucho tiempo entre 1979 y 2011. Trata sobre como un profesor lidia con problemas sociales escolares como los suicidios, bullying, embarazo adolescente, etc. Esta es una foto de la época de la que habla Yuuri: http://ic.pics.livejournal.com/otonashi_diva/20651442/5276/5276_300.jpg
  4. Referencia al personaje Doraemon del que ya hablamos antes, y tal como dice Yuuri, su nombre está escrito usando dos silabarios distintos (uno para palabras propias del japonés y otro para extrajeras). Algo raro para el idioma japonés.
  5. Los Komusou eran monjes budistas zen que utilizaban cestas de paja en la cabeza para demostrar que no tenían ego. Komusou significa monje de la nada. Meditaban tocando la flauta y se paseaban por diversos lugares tocando música. Gracias a lo común que era verlos, y la rara posibilidad que tenían de caminar libremente por todos lados, los samurais y ninjas solían disfrazarse como ellos.
  6. ‘Ichiro de Taiwan fue el apodo de Luis Manuel de los Santos Martínez (o solo Luis Santos en Japón) que jugaba para los Yomiuri Giants. Se le llamaba así porque jugaba para Taiwan antes de ser reclutado.
  7. La canción de Doraemon dice así: Doraemon, Doraemon, honwakapappa, honwakapappa, Doraemon.Es una palabra inventada como chiste.
  8. Esté chiste lo mantuve casi igual que en japones, pero con menos sentido. En el original Yuuri dice ‘mata no na wo Yuuri’ (mi otro nombre es Yuuri); la palabra “mata” puede significar “otro” o “entrepierna”. No quería sacarle lo picante a lo que dice Wolfram.
  9. El futon es un colchón japones bastante pesado que se usa en el piso Seria como decir que cae un saco de papas al piso.
  10. El resto del chiste de la galletita Oreo no tiene sentido debido a la traducción, cuando Yuuri dice “¿por que yo?” utiliza las palabras “ore o” y de ahí continua ese monologo. No encontré una adaptación acorde, pero tampoco quería recortar tanto. Respecto a disfrutar tres veces cada una, él habla de desarmarlas y comer la crema y las tapitas por separado.
  11. Most Valued Player, el jugador mas importante. En los videojuegos también son los jefes o monstruos importantes con recompensas especiales.
  12. Se refiere a La Casa del Tesoro de Atami (Atami Hihoukan). Un museo de instrumentos sexuales raros.
  13. Tetsuko Kuroyanagi es una embajadora de UNICEF. Fue la primer persona de Asia en convertirse en embajadora.