Maru-MA Volumen 07 Capítulo 10

From Baka-Tsuki
Jump to: navigation, search

Capítulo 10[edit]

Luego de que el equipo de Shimaron que compite contra nosotros ya no está a la vista, las ovejas comienzan a incrementar la velocidad.

—¡¿Ahí viene alguien?! ¡¿Nos están alcanzando?!

Murata, tumbado en el porta equipajes, grita: —¡Solo puedo ver algo borroso rojo! Y es muy probable que nos alcancen. ¿Eh? Esos no son caballos... woa... ¡dios mio! ¡Es un carruaje tirado por hombres! ¡Un carruaje llevado de hombres!

—¡¿Los Machomen?!

Músculos, hombres musculosos, el equipo de los machomen, es el estilo de Nagoya de entrenar músculos. Doce hombres fornidos avanzan tirando a través de la nieve. Puedo ver el vapor elevándose de sus cuerpos enrojecidos medio desnudos.

Sin embargo, la apariencia de sus expresiones serias y determinadas haría que cualquiera los intentara evitar.

—Son tan barbáricos, ¿por qué no están usando ninguna clase de zapatos?

—No, Wolf, ese no es el problema, ese no es el problema.

El carruaje del equipo Machomen tiene un trineo en la parte de abajo, así que es capaz de viajar rápidamente sobre el lodoso camino cubierto de rastros de nieve que se derrite con rapidez. Si nuestra velocidad se reduce aunque sea una fracción, es muy probable que logren alcanzarnos.

—¡Vamos a tomar una curva, Señoritos! ¡Agárrense fuerte! ¡Aunque se quejen luego de ser sacudidos, este carruaje no asume ninguna responsabilidad!

—¿Agarrarse de dónde... ? ¡Ay, me mordí la lengua!

Giramos en noventa grados por la ultima curva a una extrema velocidad que hace que la parte trasera de nuestro carruaje casi se desintegre. Nunca hubiera pensado que podría tener la posibilidad de experimentar gravedad cero sobre un tanque tirado por ganado. El enorme estadio se ve a unos cientos de metros delante, las paredes marrón claro lo hacen ver como un estadio de béisbol de lejos.

Basado en las animadas expresiones de los civiles a la vera del camino, no estamos lejos de la linea de meta. Sin embargo, al igual que cuando llegamos a Nilzon Este, tienen los meñiques levantados mientras gritan. Los niños que son contenidos por las madres para prevenir que corran hacia la carretera agitan banderas amarillas con todas sus fuerzas.

—¡Esto es tan emocionante! Es como si fuéramos corredores de maratón.

—Yuuri, no me digas que crees que están aquí para darnos la bienvenida y alentarnos... Eso es imposible. Incluso para un inexperto e inocente como tu.

—¿Uh?

Justo cuando Wolf me dice esto calmadamente, un objeto esférico blanco pasa rozando mi mejilla y se estampa contra la cubierta del carruaje. Un liquido amarillo claro y semi trasparente cae chorreando.

Es un huevo podrido.

—¡Tienes que estar bromeando! ¿Por qué nos fastidian tanto? Normalmente alentarías al equipo contrario también, ¿no es así?

—No olvides que esto no es Shin Makoku, es Dai Shimaron, ¡y esta es la capital Lambert! Toda esa gente quiere ver a Dai y Shou Shimaron enfrentarse en las finales, no les importa ninguno de los otros participantes.

—O mejor dicho, los consideran obstáculos. —Murata se abanica con la mano derecha frente a la nariz debido al hedor del huevo podrido—. Si otro país gana por alguna razón, quieren que lo derroten de inmediato. Shibuya, estamos jugando lejos de casa. En términos de béisbol, somos el equipo visitante.

—...Incluso si somos los visitantes deberían solo mirar en silencio la ofensiva del enemigo. Si esto fuera la Liga del Pa, seria así. ¿No es eso simple buena educación?

—De verdad Shibuya, tienes demasiado espíritu deportivo.

—Si separas al atleta del espíritu deportivo, terminas con un montón de bestias.

—¡La Bestia[1] es bastante linda hoy en dia! ¿No lo ves seguido en shows de variedades?

—¿Entonces, Señoritos? ¿Se han puesto de acuerdo? ¿Quieren ganar o no?

—¡Por supuesto!

Esa es la razón por la que hemos llegado tan lejos. Luego de que Josak hace un gesto de “ok” con la mano, agita el látigo hacia un lado del asiento del conductor. T-Zou reacciona rápidamente a esto y grita bruscamente a sus compañeras de equipo.

—¡Nmou!

El sonido que hace me recuerda a mi madre.

¡Corre, oveja, la oveja corre! Esto suena un tanto como Osamu Dazai[2].

Cuando llegamos a la recta final de la carrera, vemos adelante las enormes paredes de piedra de la ciudad. Hay un arco de entrada oval en el medio de la extensión de pared amarilla. En el proceso de llegar ahí, las cosas que la gente nos tira es bastante rica en variedad. Ademas de huevos y fruta, también tenemos que agacharnos para esquivar algas y tomates maduros.

—¡Ah~ ahora lo recuerdo, La Tomatina! ¡El dueño de mi alma hace cinco vidas fue un panadero de España!

—Abuelo Murata de la familia Muraken, por favor no te pongas a rememorar el pasado en un momento como este...

T-zou y el resto de los corderitos de Mary avanzan a toda velocidad hacia la entrada de la ciudad. De repente, la nieve en el piso desaparece y el trineo hace un fuerte chirrido contra el piso pedregoso. Las ovejas se apresuran directo hacia las oscuras calles de la ciudad gracias a su aceleración y ahora realizan un frenado de emergencia. Cuando los frenos finalmente comienzan a funcionar, los gritos de enojo de la gente han quedado lejos.

Se colocan pesadas trancas sobre la entrada y las puertas se cierran firmemente. El equipo de los musculosos que venia justo detrás nuestro choca contra las puertas de cabeza con un golpe seco.

—¡Buen trabajo, machos! Aunque eso parece bastante doloroso.

—¡Este no es momento para sentir pena por otros! No nos van a esperar.

—¿Eh? Pero llegamos aquí en primer lugar...

Cuando miro hacia abajo, me doy cuenta de que “Tan Ligero que Parece un Sueño” está rodeado por mas de diez solados de Dai Shimaron. Aunque el clima es terriblemente frío, cada uno de ellos aun logra mantener el cabello sedoso y esponjoso. Nos informan reluctantes de nuestro lugar en la carrera.

—Han ganado el evento de “velocidad” y gracias a ello han calificado para las finales. ¡Bajen del carruaje y párense firmes, cada uno de ustedes!

—Habríamos bajado sin necesidad de los gritos. Cielos, ¿que clase de réferis son estos? ¡Que maleducados! ¿Así es como se comportan con el equipo ganador? ¡Puede que los reporte con el Comité Judicial Internacional!

—Olvídalo, tal vez son voluntarios locales.

Una vez estamos bajo techo y lejos de la nieve, mis nauseas regresan. Se siente como los primeros síntomas de un resfriado. Si no consigo algo de sopa caliente de verduras mas tarde, esta noche me atacará la fiebre. Es raro que cuanto mas frío se pone el clima, mejor me siento. ¿He sido un oso polar o un pingüino en mi otra vida?

—...Como sea, pueden que me haya mareado por el paseo de ovejas...

—¡¿Estás-diciendo-que-las-finales-son-ahora-mismo?!

Wolfram parece bastante mareado y alterado al levantarse. Es difícil decir que se ve bien.

—¿Eh? ¿No podemos descansar un poco? ¿Acabamos de llegar, saben? Esto no es un triatlón. El equipo local puede que esté bien solo esperando en el estadio, pero nosotros hemos estado acampando afuera durante los últimos días. Ahora estamos exhaustos.

—Eso es lo que quieren.

Josak, que fue el primero en bajar del asiento del conductor, extiende su mano hacia mi. ¿Realmente me veo tan mal?

—No pueden meter la pata y dejarnos ganar. Tienen que ponernos la mayor cantidad de trabas posibles y al fina vencernos. Despues de todo, si los ganadores son de una colonia, no tiene idea de que podrían pedir.

Solo tenemos un deseo.

¡Dennos la caja! ¡Devuelvan la caja!

Creo que Dai Shimaron no espera que los representantes de Caloria hagan un pedido como ese.

—¡Muévanse mas rápido! Ya hemos anunciado al publico que el ganador de los eventos de “conocimiento” y “velocidad” ha llegado. Si pierden el tiempo de este modo, las veinte mil personas en el publico pueden alterarse... No, ¡no pueden hacer esperar a Su Majestad!

Un hombre que parece el jefe en un grupo de uniformados de amarillo y marrón grita ordenes con fuerza. El “Su Majestad” que ha mencionado por supuesto que no soy yo, sino el líder de este país. Murata frunce el ceño levemente y resopla suavemente para que no puedan oírlo.

Aunque, si el estadio realmente está abarrotado con mas de veinte mil personas, entonces la atmósfera de aquí será más agitada que la del Domo de Seibu en un fin de semana. ¿Podemos luchar tranquilamente bajo el escrutinio de todas esas personas? Masajeo mis extremidades doloridas mientras nos apresuran por un pasillo sin ventanas. Este es el llamado detrás de escenas, una habitación que parece un lugar de descanso para los participantes. Se me llama para acercarme a unos jóvenes formados en tres filas. Puedo sentir los ojos vigilantes de Josak a mis espaldas. Si hablamos sobre la seguridad, me gustaría esperar a Sizemore y los demás. Aunque avanzaban junto a nosotros, han seguido una ruta completamente diferente. Ademas, no podemos predecir o estimar de su llegada, así que nuestros guardias se han reducido a uno y la carga para Josak se ha incrementado.

Cuanto más cerca estamos de la entrada para los participantes, mas ruidoso y salvaje se siente el ambiente en el estadio. El área sobre nuestras cabezas probablemente consiste de asientos para el publico y las vibraciones parecen viajar a través del techo. La gente probablemente esta pisoteando con impaciencia porque aun no hemos aparecido. Las rítmicas vibraciones sacuden las paredes e incluso puedo sentirlas bajo mis pies.

Los casilleros recuerdan a la típica área abierta de los estadios de las ligas mayores de béisbol ya que no hay puertas o divisiones. Hay una gran variedad de objetos peligrosos dispuestos en la larga mesa en el medio de la habitación.

—Oh, no, deberíamos cambiarnos rápido... aunque no tengo tanta confianza en mis abdominales ahora mismo, no hay tiempo para preocuparse por eso.

Extrañamente, los soldados de Shimaron entran en pánico cuando me ven desabrocharme los botones sin dudarlo.

—¡Espera un momento, participante! ¡¿Qué estás haciendo?!

—¿Eh? ¡El publico y los réferis son todos hombres de todos modos! No tiene caso protestar incuso si tengo vergüenza o estoy inseguro, ¿no es así? Como las reglas dicen que todos los hombres tienen que competir desnudos...

—¡No seas ridículo! ¡Esta es una competencia llevada a cabo frente a Su Majestad!

—Shibuya, estas no son las antiguas Olimpiadas.

—Es por esto que la gente dice que no tienes el más mínimo pudor.

Murata frunce el ceño impresionado, mientras que Wolfram me cierra todos los botones con su usual indignación.

—Escúchame con cuidado, los nobles mazoku no tienen permitido exponerse en publico. ¡Desnudarse se reserva para situaciones de emergencia!

—¿Emergencias? ¿Qué...? Como sea, el acoso sexual no puede ocurrir entre miembros del mismo sexo. Entonces déjame usar un uniforme o una chaqueta.

Ya que representamos una colonia, tenemos que marchar hacia el estadio con dignidad. Si llevamos puesta toda esta ropa pesada de invierno, todos esos fans no nos van a mirar dos veces. Aunque, no estoy seguro de que alguien vaya a vitorear por Caloria.

—¡La ropa que tienes puesta está bien! ¡Solo elige tus armas rápido!

Los soldados de Shimaron apuntados como trabajadores en esta competencia están indicando esa enorme pila de armas mortales en el centro de la habitación. Bajo la brillante iluminación de antorchas de fuego, cada arma brilla con el destello del cobre opaco.

—Tengo mi propia espada. Como si fuera a usar el arma de un país enemigo.

—No es posible. Esas son las reglas...

—Oye, oye —el hombre que probablemente tiene el mayor potencial en esta competencia blande un hacha en sus manos mientras habla fríamente—. ¿No me digan que planean darnos armas inferiores para que perdamos en cuestión de segundos?

El color del rostro del soldado cambia.

—¡Cuida tu lengua, escoria de la colonia! ¡Esas son todas armas que Su Majestad generosamente ha preparado para todos ustedes ciudadanos de clase baja ya que no tienen armas decentes! Cada una de ellas son creaciones de alta calidad fabricadas por un famoso herrero de nuestro reino--

—No son como para enorgullecerse demasiado. Bueno, supongo que están dentro de la media.

Josak los interrumpe mientras levanta una espada hacia la luz. Balancea una larga y pesada hacha de acero sobre su cabeza una y otra vez por lo que los soldados a su alrededor se ven obligados a retroceder.

Aunque Murata no es uno de los competidores, está inspeccionando las armas una a una.

—Como lo ha decidido el comité, no podemos hacer nada al respecto. Si nos descalifican ahora por quejarnos sin sentido, entonces eso sería una doble perdida. Viendo que todas las armas aquí han sido dispuestas de acuerdo a tamaño y tipo, no debería ser tan malo elegir entre ellas. ¿Qué vas a usar, Shibuya? Desafortunadamente no hay ningún arma de fuego. Y yo que te quería enseñar el gun kata[3].

—¿Es eso un... nuevo Gundam?

En realidad nunca he usado armas. Eso no significa que sea un luchador que usa sus puños tampoco, no tengo ninguna practica peleando con mis brazos y piernas.

Incluso durante aquel lío del duelo con Wolfram, fue Conrad el que eligió un arma ligera y conveniente para mi. Luego de eso mis “armas” fueron un bastón grueso del que salieron flores y la maken cuya personalidad cambiar según su dueño. Nunca he usado nada parecido a un arma adecuada de verdad.

Por el contrario, es el tercer hijo, quien ha lidiado con armas por mas de veinticuatro mil días, el que toca mi brazo y dice: —Los músculos de tus brazos parecen estar en buena forma. ¿Qué tal un arco? ¿No dijiste que eras bueno bloqueando a alguien que corre y luego acercándote para rematarlo?

—Esto es completamente distinto a dejar fuera a un corredor. De todos modos, no me refería a atacar al corredor con un arma real, es atacarlo con tus ojos y lanzando la bola.

Los soldados dicen que los arcos están prohibidos. Tiene sentido. Si permitieran armas de larga distancia, entonces los asesinos podrían tomar como blanco al rey.

—¿Entones que tal una lanza? Intenta sostenerla.

Él me pasa una vara de metal opaco. Tiene un peso que no puedo sostener con una mano, así que coloco el final de la larga arma sobre mi hombro derecho. Mis tres compañeros suspiran a la vez.

—Parece que estuvieras por ir a trabajar la tierra...

He obedecido a la ley que prohíbe las armas de fuego y espadas, así que no hay forma de que haya aquí un arma a la que esté acostumbrado. Si hubiera sabido que llegaría este día, no me hubiera esforzado tanto en jugar béisbol y me hubiera unido al club de kendo o arquería. Si no hubiera podido, entonces al tal vez al de lanzas, o el de báculos, o el club de leñadores... el club de hoces y cadenas podría haber sido interesante también. Pruebo las empuñaduras de las armas alineadas una al lado de la otra. Entonces Wolfram toma una espada estrecha y me la muestra.

—A juzgar por el lago, esta está bien. En todo caso, no necesitarás pelear. Solo estás para cumplir con el número.

—Oh, ¿de verdad?

—Por supuesto. Si llegáramos al punto en que tuvieras que pelear, enviar a un kotsuhizoku con una espada sería mejor. ¡No podemos ver como te pones en peligro de ese modo! Si obtenemos dos victorias, ganaremos, así que lucharé contra dos personas.

Josak, parado detrás de él, articula con la boca en silencio “Palabras confiables de una cara bonita”. Quiero que el príncipe me comparta algo de su confianza.

—¿Uh?

Encontré un mango que se siente familiar y no puedo contenerme de vitorear en voz alta.

—¿Y qué tal este? ¡Sería perfecto! ¡Oiga señora, escuche! ¡Esto se siente casi igual que un bat de béisbol de metal[4]!

Por supuesto que pesa mas que un bat de béisbol de madera o incluso que uno de edición limitada, pero la textura similar y la sensación fría son una tentación irresistible.

—Su Majestad, eso... ¿de verdad eso es lo que quiere?

Sin embargo, Wolfram y Josak tienen quejas sobre su apariencia.

—¡Aunque lo estamos manteniendo en secreto, aun eres el Maou! ¿Qué clase de figura noble usa un garrote? ¡Vas a poner en vergüenza a los anteriores Maou!

Es mas como un bastón de metal que un garrote. E incluso tiene protuberancias de metal en la superficie. Este arma es el arma que llevan los ogros todos los años durante la época del Setsubun[5]. Sin embargo, no importa como la agarre con ambas manos y intente balancear en un espacio abierto, mis movimientos se sienten suaves y naturales. Además, luego de varios balanceos, no se desliza fuera de mis manos.

—Mm, se siente bien. No nos preocupemos por como se ve. Quiero usar este para mi practica diaria.

A diferencia de los otros dos que tienen expresiones sombrías en sus rostros, Murata se está riendo con la mano cubriéndole la boca y parece contento.

—¿Por qué importa tanto? Ha habido héroes que han derrotado a sus eternos enemigos usando remos. Tal vez suceda un milagro.

—¡Un milagro! ¡Por favor sucede! Si no pasara un enorme milagro, realmente no siendo que pueda ganar.



Llegamos a la entrada del estadio luego de que nos apresuren los agobiados soldados. Subimos por los peldaños de madera resbaladiza y nos paramos frente a unas puertas pesadas. Cuando intento empujar para abrir la frías puertas de hierro, el fuerte estruendo de los vítores cae sobre mi como una avalancha.

—¡Woa!

Cierro la puerta apresuradamente usado mi espalda.

—¿Qué pasa, Yuuri?

—¡C-cincuenta mil!

Oh no, esto no es un fin de semana en el domo de Seibu. Basándome en la cantidad de espectadores, su entusiasmo y su hostilidad hacia los oponentes, esto es más como una gran final en el domo de Fukuoka. Además, los asientos están todos ocupados por sucios hombres y sus gritos de abucheo son realmente bastante aterradores.

—...Volvamos a la sala de descanso y tengamos otra reunión antes de la batalla.

—¿De qué estás hablando? No tenemos tiempo para estar asustados.

—¡Relájate Shibuya! Solo intenta imaginar al publico como papas.

—¡Las papas no gritan de ese modo!

—Bueno, entonces, Su Majestad, piense en ellos como conejos venenosos de orejas rosadas. Sus gritos son realmente fuertes.

La imagen mental de un conejo rosa agitando las caderas aparece en mi mente[6].

Los dos mazoku me toman de ambos lados y me llevan hacia la puerta. Murata la abre rápidamente .

Nos reciben fuertes gritos como un terremoto e incontables luces anaranjadas. En todos lados hacia donde miro, puedo ver antorchas que iluminan el estadio por lo que parece tan brillante como si fuera de día. Solo ahora me doy cuneta de que ya es de noche. Justo cuando entro al área de descanso que se conecta con la entrada, siento miradas de odio y una brisa fría. Este lugar es como las bancas en un estadio de béisbol, así que no deberían ser capaces de vernos bien desde el publico. Aun así, las miradas penetrantes de los espectadores que buscan al enemigo consiguen pasar.

—Shibuya, tu mascara.

Rápidamente me quito las antiparras y con mi gorro de lana aun puesto me coloco la mascara plateada brillante. Tiene que haber al menos una persona en este trío que represente a la colonia. Así es, ahora estoy aquí no como Shibuya Yuuri, sino como el gobernante de Caloria, Norman Gilbit.

—Me parecía que hacia frío. Esto no es un domo, ¿uh?

No hay techo sobre el estadio. Puedo ver las partículas blancas esparcidas por el cielo oscuro en los lugares donde la luz de las antorchas no llega. Aunque pensándolo de nuevo, creo que poner un techo en la arena seria extremadamente burdo.

Parece que la pasión del publico no puede derretir la nieve que ahora se apila bastante alta sobre el piso.

Levanto la cabeza y observo hacia el cielo oscurecido.

El numero de estrellas en el cielo parece haber aumentado.

—Pero que raro.

—¿Mm?

—Creo que mi resfriado se está mejorando con la nieve... aunque no puede ser verdad. Estar parado en el frío no te haría sentir mejor, solo peor. No hay forma de recuperarte de ese modo.

El dolor en la parte trasera de mi cabeza, la dificultad para respirar, las nauseas, el dolor de mi cuerpo, los escalofríos e incluso la opresión en mi pecho han desaparecido.

—Debo haber sido un oso polar en mi vida pasada. Que lastima que no fui un león blanco.

—Eso es porque la nieve es imparcial en todos los reinos. —Murata coloca su mano en mi espalda mientras murmura lo que parece ser una respuesta profunda—. La nieve no contiene ningún elemento que obedezca a la taumaturgia. Son nubes que han vagado desde otros continentes, así que no importa donde caiga la nieve será neutral.

—¿...Y eso? ¿Qué significa?

—Creo que eres una persona tipo perro[7], ¿verdad?

¿Quieres decir que soy del tipo que correría por el jardín contento en vez de enroscarse en el kotatsu?

El estadio está construido con una forma oval más que como un campo de atletismo y está rodeado por los altos asientos para el púbico. Hacia el norte se encuentra un edificio de color similar al estadio. Es demasiado lujoso para ser una oficina de administración.

—¿Es eso un hotel? Como en DisneySea[8].

—No lo se. Puede que sea un templo. Del tipo donde sacrifican los nobles espiritus de los guerreros a los dioses.

¡¿Se mueren?! ¡Pero que mala suerte!

Hay un área de descanso para el equipo del país anfitrión directamente opuesta a nosotros a una gran distancia. No puedo distinguir ninguna silueta en esa oscura habitación, así que no estoy seguro de la forma física de los competidores. —¡Tsk! Nos estuvieron apurando, pero nuestros oponentes se están tomando su tiempo.

—Tenemos que asegurarnos de no terminar como Kojiro al enojarnos porque nos hacen esperar tanto.

Terminar como Kojiro[9]... En vez del drama taiga[10], Mito Koumon sería más apropiado para esta situación.

El trabajador que nos trajo hasta aquí levanta la mano y nos impide continuar nuestra conversación. Tiene una expresión extrañamente dócil en su rostro.

—¡Silencio! Su Majestad está a punto de hacer su aparición.

Alrededor del setenta por ciento del publico ya se ha parado y miran hacia el norte. Un asiento en forma de caja brillante desciende silenciosamente desde el techo de ese edificio. La banda empieza a tocar y todo el estadio parece resonar con el canto de un coro masculino. Sin embargo, escuchando con cuidado, descubro que el canto proviene de la audiencia del norte, el resto solo canta algunas lineas al azar. Esto también pasa en todos los estadios de béisbol.

Murata murmura: —La amenaza real puede que no sea este reino.

Intento escuchar que podría decir despues, pero todo lo que llego a escuchar es un soldado murmurando. —¿Su Alteza?

Parece que la persona en la góndola dorada que ha descendido no es el rey, sino un príncipe. ¿Tal vez hace su aparición en lugar de su padre que está ocupado? O tal vez Su Majestad está enfermo en cama. Es el gobernante de un gran país, pero debe tener sus propios problemas personales.

Aunque está tan lejos que no puedo ver claramente su rostro, solo observar las ropas del príncipe es algo digno de ver.

—Ko-Kobayashi Sachiko...

O tal vez Mikawa Kenichi.

Nunca pensé que podría ver algo como el Kouhaku Uta Gassen[11] en un reino tan lejano. Su Alteza está decorado con plumas blancas, doradas y amarillas. Es como un traje festivo para un avestruz tamaño humano. Realmente es de mal gusto... pero las lujosas decoraciones consiguen atraer la atención de todos. La góndola que ha traído a Su Alteza hasta su asiento se vuelve a elevar a una velocidad mucho mayor que con la que ha bajado.

—¡Ah, la góndola se ha ido volando!

—¡Eso es de Simon y Garfunkel[12]!

—He decidido que ya no voy a preguntar que edad tienes.

Esta desicion que acabo de tomar es bastante inteligente.

Cuando termina la ceremonia, nuestros oponentes por fin aparecen. Comparada a nuestra área de descanso que está iluminada por brillantes antorchas, el área de descanso de los oponentes está sumida en la oscuridad. Aunque no puedo distinguir sus apariencias o géneros, puedo ver sus siluetas.

Todos son altos. Los tres tienen hombros anchos. Los tres tienen piernas largas. Los tres tienen la figura ideal de un atleta.

—¡Ugh, maldición! ¿Por qué son tan masculinos los tres?

—¿Por que estás lloriqueando por algo como eso?

—Bueno, en primer lugar, si se trata de rostros ya ganamos. Excepto por Josak.

—Oiga, eso es rudo, Su Majestad. Si se trata de pechos, yo ya gané.

—Ah, siento que somos un trió de comediantes.

Es una pila de complejos de inferioridad. Ya he perdido psicológicamente antes de que siquiera comience la competencia.

Dos de los hombres que parecen réferis caminan con esfuerzo por la nieve hasta el centro del estadio. Ambos tienen hermoso cabello marrón. Son típicos soldados de Shimaron. Mirando hacia nosotros levantan un dedo. Probablemente significa que la primer competencia está por comenzar.

—Es verdad, tenemos que decidir nuestro orden. ¿Quién quiere ir primero? Creo que enviar nuestro oponente mas débil primero para cansar al oponente es un buen plan.

—Tú eres el ultimo.

—Su Majestad va ultimo.

Aunque las palabras son diferentes, quieren decir exactamente lo mismo.

Sin embargo Murata sale con un ejemplo bastante único.

—Shibuya, ¿no lees muchos mangas de deportes? En el judo o el kendo, usualmente envían al participante mas débil al final. Mientras que los oponentes mas fuertes sean vencidos primero, no habrá ninguna necesidad de llegar a la ultima ronda.

—Entonces prácticamente ya se ha decidido que soy el mas débil...

—Por supuesto.

Aunque sea de público conocimiento, ¿podrían decirlo de forma mas agradable? ¿Tratan al rey de este modo? Los mazoku si que están a favor de la igualdad.

—Aunque sea solo para testear sus habilidad, debería--

—Iré yo.

Todos se quedan en silencio ante esta declaración.

—Si por casualidad fallo, Gurrier es el siguiente. No llegarán a ti.

—...Está bien —dice Josak riendo mientras asiente. A nadie le importa mi opinión. Sin embargo, estoy mas preocupado por lo que Wolfram acaba de decir mas que por ser dejado de lado.

Si por casualidad fallo.

Hasta ahora, no podía imaginarlo considerando la posibilidad de perder. Habiendo dicho eso, no está exactamente temblando frente al enemigo y se ve lleno de confianza como siempre. Me pregunto quien le enseño al tercer hijo, orgulloso sin rival, sobre humildad.

—Wolf.

Tomo la espada que ha apoyado contra la pared. El arma que ha elegido es mucho mas pesada de lo que parece, y la empuñadura es tan larga que es complicada de agarrar.

—Oh, de parte del mismísimo rey.

—Deja de bromear. ¿Estás bien con un arma tan pesada?

—¿Pesada? He elegido a propósito el arma que más se parece a la mía.

Luego de que Lord von Bielefeld acepta con cuidado la espada de mi, desenvaina la hoja plateada. Entonces empuja sin dudar la funda marrón sin decoraciones contra mi pecho.

—Esto es para Su Majestad.

—¿...Qué?

—No te preocupes. Es solo para alentarme.

Coloca un pie en las escaleras para entrar al estadio lleno de nieve. Instantáneamente, los sonoros gritos se convierten en clamores y la atmósfera se pone mas salvaje que antes. El oponente representante también ha aparecido. No puedo decir si es apuesto o no porque está muy lejos, pero está parado con un pie en las escaleras con algo colgando de su boca.

—¡Oh, miren, tiene el pelo atado en una coleta! Es algo que se suele ver en locales de ramen.

Murata da su opinión casualmente, pero yo no puedo ser tan despreocupado. El hombre usa un uniforme militar amarillo y marrón así que parece que el primer oponente es un soldado ordinario de Shimaron. Sin embargo, el problema son las únicas espadas que lleva a ambos lados.

—¡Usa dos armas!

Esas espadas tienen una curvatura especial y el largo parece el miso que el de las nuestras. Con la funda que me ha entregado aun fuertemente apretada contra mi pecho, tiro de la manga de Wolfram. Mi tono de voz ha dado un giro de ciento ochenta grados.

—¡Esto es malo, es Musashi! ¡Es Musashi! ¡Nuestros oponentes están esponsoreados por la NHK[13]!

—¿De que estás hablando?

—Oye, tal vez es mejor si Josak va primero. Ese luchador a dos armas parece bastante fuerte y tú, uh... tú y yo... ya lo hemos empatado antes.

Él frunce el ceño y alza su barbilla como diciendo “¿otra vez con eso?”.

—Así que porque tu y yo tuvimos una pelea que terminó de ese modo no tienes confianza en mis habilidades.

—No, no dije, eso no es--

—¿Crees que no fui para nada suave contigo aquella vez?

—Uh...

Solo él sabría eso. Por supuesto, yo era un completo novato y en aquel tiempo fui considerado un extremadamente raro humano soukoku. Si me hubiera lastimado hubiera sido un gran problema, así que debe de haberlo tomado a consideración.

—Te lo diré.

Estrecha levemente sus ojos verdes y sonríe de una forma poco apropiada para un chico lindo.

—No fui suave contigo. En verdad fue tu victoria. Sin embargo, me contuve de usar trucos sucios y tácticas efectivas como en una batalla real. No te preocupes. En este momento por supuesto que no tengo intenciones de ser tan amable. No veo razones para demostrarle a mi oponente ningún de honor.

Luego de acercar su rostro para decir eso, Wolfram me da la espalda. El hecho de que haya admitido de repente que en verdad gané me hace sentir que recibí un ataque de improvisto.

—¿...Qué... Qué ha sido eso tan de repente?

—¿No vas a apoyar eso?

Murata apunta hacia la funda.

—¿No te lo dije? Lord von Bielefeld no es débil.

—¡Pero su oponente usa dos espadas! De verdad es preocupante.

—Solo porque tengas dos bats no significa que vayas a batear un home run, ¿verdad? Las armas de proyectiles son las que se benefician de ser múltiples. Ten un poco de fe en él. Más importante, puedes dejar esa funda.

—...No, estoy bien.

Sin querer dejar en el piso algo que él me ha encomendado, miro la espalda de Wolfram boquiabierto. El soldado de Shimaron que ha salido de la banca del otro lado alcanza el centro del estadio casi al mismo tiempo que él. De repente siento que alguien me mira y mi piel comienza a cosquillear por los nervios.

Siento una calidad mirada libre de hostilidad desde los asientos del norte.

—¿Me lo estoy imaginando? Siento como si conociera a alguien. No hay forma de que tenga ningún amigo entre el público.

—¿Tal vez es una joven y adorable chica de Shimaron que se siente atraída hacia Lord von Bielefeld?

—Estaría contento si ese fuera el caso. Pero Flynn dijo que no se permiten las mujeres en El Mejor del Mundo.

—¡Ah, es verdad! ¿Entonces es un fuerte y robusto hombre de Shimaron?

—Eso no me hace sentir contento para nada.

Imaginando un musculosos de cabello largo sosteniendo un ramo de flores, mi cabeza se llena de programas de lucha libre.


Página principal Anterior Siguiente

Referencias[edit]

  1. La bestia es un luchador extranjero bastante conocido en Japón que salia mucho en la TV.
  2. Osamu Dazai es un novelista, puede que la frase que Yuuri haga referencia a alguno de sus escritos.
  3. Referencia a la película Equilibrium.
  4. Yuuri está imitando a un vendedor, como si le vendiera a un ama de casa, esta broma es mas entendible en japonés por las palabras que usa.
  5. El setsubun es un festival, los ogros japoneses tienen una apariencia muy típica y el arma que llevan siempre es un mazo, durante este festival la gente suele disfrazarse de estos demonios y la gente les arroja guisantes para espantarlos.
  6. Posible referencia al conejito de Duracell.
  7. Los japoneses a veces dividen a la gente en tipo gato o perro, los primeros siendo mas independientes y ariscos, y los segundos mas dependientes y sociales. También se suele decir que la gente tipo gato es mas calculadora e inteligente, en tanto los perros son mas intuitivos y poco profundos.
  8. Tokyo DisneySea es un resort en japón.
  9. Sasaki Koshiro, en el duelo mas famoso contra Musashi Miyamoto, un famoso samurai, esperó por él durante horas y cegado por la ira cometió un error que le costó la vida.
  10. Taiga Drama, es el drama histórico anual de productora televisiva NHK. Mito Koumon es algo mucho mas viejo en comparación a esas series que estrenan cada año.
  11. Kobayashi Sachiko es una cantante de enka, un estilo de folclore japonés. Mikawa Kenichi es también un cantante, bastante conocido por su apariencia femenina. Lo que relaciona a ambos es la vestimenta, suelen presentarse con trajes muy extravagantes, llenos de plumas, piedras y ornamentos, algo muy sobrecargado y aparatoso que a veces recuerda un pavo real. Kouhaku Uta Gassen es un show de música anual de la cadena NHK, consiste en dos bandos, el rojo y el blanco, que compiten uno contra el otro.
  12. Simon & Garfunkel son dos cantantes que forman un duo de rock de antaño, seguramente han escuchado The Sound of Silence alguna vez. Aunque, no comprendo cual es el chiste o referencia de Murata en esta parte.
  13. Musashi Miyamoto, un ronin (samurai sin dueño) que se dice inventó el estilo a dos armas. La NHK es una famosa cadena de TV de Japón, y que mencionamos antes que transmite los dramas históricos anuales.