Mushoku Tensei Spanish:Volume 06

From Baka-Tsuki
Jump to: navigation, search

Volumen 06 - Infancia - Época del Regreso

Esta traducción ha sido realizada a partir de la versión inglesa encontrada en esta misma página realizada por Dark Kaito.

Traducido por Sergio Campos

Editado por Dacosa, Khail13 y Sergio Campos

Mushoku6 01.jpg

Contents

Capítulo 51 - Posibles Rutas[edit]

1ª Parte[edit]

Antes de que me diera cuenta, ya había cumplido los 12 años; es más, me di cuenta un día que me dio por mirar mi tarjeta de aventurero y vi que en el apartado edad ponía 12.

¿Cuándo habrá sido mi cumpleaños? Con tanto tiempo viajando, mi sentido del tiempo está algo difuso. Pero vamos, han pasado ya 2 años desde que fuimos teletransportados, el tiempo vuela; aunque también sería correcto decir que hemos tardado 2 años en volver, además que tan solo al continente central. Pero bueno, habiendo llegado hasta aquí, ya casi podríamos decir que no falta nada para llegar al reino de Asura.

Mientras pienso esto, recuerdo todo lo que hemos vivido hasta llegar a este punto, y casi puedo sentir que el resto del viaje será pan comido, sobretodo ahora que tenemos dinero de sobra para el viaje y bastante más experiencia que al principio.

La única preocupación que me queda es el hecho de que todavía no hay ni rastro de mis familiares que aun están desaparecidos... sobretodo teniendo en cuenta que Paul ha estado buscándoles con un grupo de aventureros a su cargo durante todo este tiempo.

Y ni por esas han aparecido aún...........

Pero aún quiero creer que están con vida y por mucho que me agobie pensando en esto, en nuestra situación actual no es que como si fuera a encontrarlos así como así.


2ª Parte[edit]

En estos momentos, habíamos llegado por fin al punto más al este del reino del Rey Dragón, la ciudad portuaria Puerto Este.

Es igualita que Puerto Oeste, teniendo en cuenta que ambas ciudades están centradas en productos marítimos y transporte de bienes.

Como de costumbre, nuestra primera acción fue buscar una posada, y tras hacerlo, como de costumbre realizamos nuestra primera reunión de grupo, estando los 3 estábamos sentados en una mesa rodeando un mapa.


"Bueno, analicemos lo que hacer a partir de ahora."


Mis 2 compañeros miraban el mapa intensamente.

Este acto lo hemos hecho tantas veces que pensarías que habrían perdido la motivación, pero hasta que Eris, que suele dejarme todas las charlas complicadas, participaba en todas estas reuniones seriamente.


"Para llegar al reino de Asura desde nos encontramos, hay 3 posibles rutas."


Mushoku Tensei Vol.4 map translated.jpg

Con esa introducción, acerqué mi dedo al mapa para ir indicando las alternativas que poseíamos.

Aunque lo llame mapa, en realidad es casi un boceto con una aproximación de dónde se encuentran las aldeas y los bosques... por lo visto está penado duramente diseñar y vender mapas detallados en este reino. Imagino que temen que otros reinos puedan analizar con detalle el terreno para preparar ataques... pero bueno, para lo que queremos, con esto nos vale.


"Nuestra primera opción es seguir la ruta comercial que utilizan los distintos mercaderes para moverse por el territorio ofreciendo sus mercancías."


Fui indicando esta ruta por el mapa con mi dedo, siguiendo una línea bastante prolongada que bordeaba por el este la cordillera del Rey Dragón recorriendo todos los reinos y ciudades.


"Es la ruta más segura de todas y a nuestro ritmo habitual, deberíamos de tardar unos 10 meses en llegar a nuestro destino."


Es la ruta más larga y la que más tiempo tomaría, pero debido a que posee una carretera bastante cuidada y transitada, es la más segura de todas las posibles.


"¿Qué hay de malo en tomar la ruta más directa?"


Eris hizo la pregunta obvia, que son las que suele realizar siempre en todas las reuniones; no obstante, siempre son dudas honestas, por lo que no me cuesta responderle en ninguna ocasión.


"La ruta más directa es esta otra que va por la zona oeste de la cordillera, y tiene un prolongado tramo cubierto de bosque."


Señalé con el dedo a la izquierda de la cordillera del Rey Dragón mientras le iba respondiendo.

En esa zona un enorme y denso bosque cubre toda la zona desde la cordillera hasta el mar, haciéndolo impracticable con un carruaje. No obstante, si contratáramos un guía que conociera el camino y la zona, el tiempo necesario para llegar a Asura se reduciría en varios meses; pero claro, como no tendríamos carruaje, un requisito sería saber montar a caballo con cierta experiencia.

Experiencia que ni yo ni Eris tenemos, y por mucho que Ruijerd supiera montar a caballo como un profesional, por pequeños que seamos, no podríamos ir 3 personas en un único caballo ni ganar suficiente soltura hasta llegar al lugar.

Por todos estos motivos, tendríamos que atravesar esta parte de la ruta a pie.

No se me ocurre cuantos días nos llevaría atravesar ese bosque a pie; y por lo que he escuchado, todos y cada uno de los viajeros acaba tomando la ruta comercial por su seguridad. En realidad, si lo pensamos bien, es más que probable que la diferencia de tiempo teniendo todo en cuenta no sea tanto como pensamos, o podría hasta ser más rápido por la ruta comercial. Básicamente, vísteme despacio que tengo prisa[1].


"Entiendo, entones la zona oeste no nos interesa."


Eris pareció aceptar mi razonamiento.


"Y finalmente, la tercera opción para el viaje es..."


Alargo mi dedo al mapa para indicar la última de nuestras rutas posibles, que sería coger un barco al continente Begarito para aprovechar y buscar a más desaparecidos, para luego volver a Asura en otro barco.

Soy incapaz de imaginar cuanto podría durar ese trayecto.


"He dicho que es una opción, pero en realidad, esta ruta está automáticamente descartada."

"¿Por qué?"

"Porque es peligrosa."


La información que poseo sobre el continente Begarito es que posee una concentración de maná ambiental superior hasta al del continente demoniaco; los monstruos de media son igual de duros que los combatimos en Makai[2]. Por si fuera poco, esa concentración mágica hace que existan un enorme número de Laberintos tanto subterráneos como en campo abierto, llevando a que ocurran extraños fenómenos meteorológicos.

El clima general por ese continente se explica fácilmente con una única palabra, desértico, completamente cubierto de arena. En un desierto como ese, puedes encontrar escorpiones tan grandes como las Gran Tortugas[3] del continente demoniaco; y hay unos gusanos gigantes que tienen a esos escorpiones como base alimenticia.

Fuerte calor de día, temperaturas gélidas de noche, sin oasis en varios kilómetros e incapaces de descansar en ningún momento de nuestro viaje; y, por lo visto, cuando llegas a la mitad del mismísimo continente la arena desaparece por completo y te encuentras con una tundra[4] completamente cubierta de nieve.

De desierto pasas a glacial en pocos kilómetros, y en ese lugar hasta los monstruos comestibles dejan de aparecer. Ir a buscar supervivientes por esa zona y encontrarlos con vida... muy improbable.


"Por estos motivos, considero que nuestra mejor opción es la ruta comercial que recorre la costa este."

"Ludeus, todavía te faltan agallas."

"No lo veo como un problema."

"Pero si nosotros seguro que podríamos sobrevivir en un sitio así."


Por su actitud y sus ojos, diría que Eris está deseando ir al continente Begarito, pero el tiempo que nos llevaría atravesar el continente Begarito no tiene nada que ver con lo que tardamos en atravesar el continente Milis.

Ahora que lo pienso...


"Pero Eris, ¿te has parado a pensar que tendríamos que coger un barco para llegar? ¿Estás segura de que quieres ir?"

"...Mejor olvidémonos de Begarito."


Como llegamos a una mayoría, entre los 3 decidimos que iríamos por la ruta comercial.


3ª Parte[edit]

Me encuentro en un lugar completamente blanco.

Al darme cuenta, puedo sentir como algo se me revuelve por dentro de este desfigurado cuerpo.[5]


Jamás me acostumbraré a esto por mucho que lo experimente... vamos, puedo resumir la experiencia en Es una puta mierda.

"Mira que empezar con palabras sucias como mierda tan pronto, chico, veo que sigues tan vulgar como siempre."


Veo a una persona con un mosaico distorsionado por rostro, se trata de Hitogami.


Tcht... ¿a qué viene eso de que como siempre? Cuando por fin me empezaba a olvidar de ti, vienes y te presentas ante mí.

"Un año ya, ¿no?"

Vaya, todo un año... no es mucho, pero es bastante tiempo; ¿podría ser porque solo puedes aparecer en mis sueños 1 vez al año? Si fuera así, mi corazoncito se llevaría una alegría.

"Pues eso no influye."

Eso pensé... recuerdo que tras la primera vez solo pasó 1 semana hasta que te volviste a presentar ante mí.

"Pero dejemos eso, veo que como siempre, eres muy frío conmigo. Y eso que gracias a mí pudiste conseguir ese ojo místico."

No te lo pedí; es más, es de estas cosas que no influyen demasiado en si lo tengo o no. Hubiera preferido haber encontrado a alguna persona que nos hubiera podido ayudar con el viaje. Si me hubieras conseguido eso, no habría acabado en la cárcel de los feral y seguramente no me habría saltado la información que hizo que me peleara con Paul.

Pero vaya, estoy seguro que te debe haber parecido bastante entretenido; ya que como me faltó la información sobre los desaparecidos, acabé peleándome con Paul, me deprimí muchísimo, me animaron, y de un modo u otro acabamos hablándolo y reconciliándonos. ¡Tiene que haber sido un espectáculo divertidísimo!

"Ciertamente lo fue, pero dime, ¿no te importa pensar así?"

¿Así? ¿A qué te refieres con eso?

"Ya sabes, pensar que todo fue culpa mía."

..............Tcht.................Joder... Cada vez que acabo en esta habitación parece que vuelvo a como era antes, echándole la culpa de todo a los demás, ¡he cambiado! Lo hice.... Joder, ¿en qué se supone que he cambiado? Porque parece que sigo igual... Maldita sea... ¡Joder!

"Bueno, supongo que ese es también parte de tu toque personal... pero ten en cuenta que solo viendo el error no quiere decir que lo hayas solucionado."

Tcht... tú ganas, por ahora lo que haré será recordarlo bien cuando abra los ojos y cambiaré de verdad. Y para demostrarlo, lo que haré hoy será escuchar con atención a lo que tengas que decir.

"¿Que vas a escuchar? ¡Ohhh! ¡¿Me estás diciendo que hoy de verdad vas a seguir honestamente mi consejo?!"

Sí, eso es lo que quiero decir. Pero, una cosa, me gustaría que tu consejo fuera sobre una cosa concreta que me gustaría saber.

"¿De qué se trata? Si es algo en lo que puedo ayudar, no tengo problema en echarte una mano."

Me gustaría que me dijeras dónde se encuentra mi familia.

"¿Tu familia no está en otro mundo?"

No te burles de mí. Me refiero a Zenith, Lilia y Aisha. Y si fuera posible, también me gustaría saber dónde están Sylphy, Ghyslaine, Philip y Sauros.

"Hmm."

¿Qué pasa? Estoy tragándome mi orgullo para preguntarte por este tema, así que no te hagas de rogar y dímelo.

"Me pregunto si debería hacerlo..."

¿Por qué siempre actúas de forma tan prepotente cuando lo único que haces es espiar las vidas de las personas? ¿Eres un desgraciado voyeur[6] o qué? ¿Acaso sólo me vas a decir las cosas que te interesen a ti? Pero si hasta me dejaste conocer a la Gran Emperatriz Demoniaca, ¿por qué no me quieres dejar encontrar a mi familia?

"Vale, vale, disculpa. Me he pasado un poco."

Si lo entiendes, no pasa nada.

"Pero dime, ¿estás seguro? ¿No te importa que pueda mentirte?"

¡Vaya! ¡Así que mentirme! ¡Por fin te escucho hablar de esa posibilidad de tu propia boca! Casi lo olvido, ¿no? Que no puedo creer todo lo que dices...

"No, no me refería a que yo te fuera a mentir o no, sino a si de verdad tienes intención de creerme a partir de ahora."

No, no voy a confiar en ti hasta ese punto; pero como ahora mismo es una emergencia, seguiré tu consejo. Aunque como me mientas una sola vez, jamás volveré a creerte.

"En ese caso, a cambio me gustaría que me prometieras una cosa."

¿De qué se trata?

"Si de verdad eres capaz de reunirte con tu familia siguiendo mis consejos, me gustaría que confiaras en mí."

....... ¿Quieres que confíe en ti y me convierta en tu marioneta? ¿Que haga todo lo que dices y nunca te lleve la contraria como si fuera tu esclavo?

"Nah, es solo que todas y cada una de las veces que nos encontramos, te pones a buscarle pegas a todo lo que te digo, y la verdad que es un poco cansino."

Aunque no me pusiera a discutirte todo, seguiría siendo bastante cansino todo esto, ¿o acaso no lo entiendes? Para mí, traerme aquí me hace revivir ese pasado que intento corregir. Vivo esforzándome cada día y cuando por fin empiezo a sentirme mejor, vengo aquí y a la mañana siguiente tengo esta enorme depresión debido a recordar este pasado tan humillante.

"¿En serio? Culpa mía... pero podríamos acordarlo de alguna forma, como por ejemplo, podemos quedar en que te dé el siguiente consejo en una fecha concreta."

¡Vale, eso suena genial! ¿Qué tal si quedamos para dentro de 100 años?

"Para entonces ya estarías muerto."

Lo que he intentado decirte es que no quiero volver a verte.

"Hahh... Bueno, me imaginé que dirías algo así. Entonces, ¿estás seguro de no escuchar mi consejo en esta ocasión?"

...No, espera un segundo. Siento haberme puesto así, así que te propongo algo. Si sigo tu consejo de hoy y consigo reencontrarme con alguno de mis familiares, dejaré de cuestionar todo lo que me digas la próxima vez que hablemos.

"¿Confiarás en mí?"

No, no puedo prometer tanto, pero como mínimo dejaré de ser pesado sobre hacerte caso o no.

"Es un avance."

Por ese motivo, tú también deberías poner de tu parte. No hagas como en esta ocasión y aparezcas de repente, no sé, dame tiempo para prepararme mentalmente, como por ejemplo meterte en los sueños de otros para que me manden una carta avisándome o algo.

"Eso sería complicado. Para aparecer en los sueños de la gente, existen algunas condiciones que deben cumplirse antes."

¿Hmmmm? ¿Condiciones? ¿Me estás diciendo que no puedes mostrarte en los sueños de quien quieras cuando quieras?

"Exacto. Por ejemplo, soy incapaz de entrar en los sueños de las personas a menos que estemos sincronizados. Es bastante difícil encontrar gente con la que pueda sincronizarme para hacerles llegar mis consejos; puedes sentirte afortunado."

Vaya, estoy tan feliz que casi podría ponerme a llorar, o al menos me gustaría compartir esta felicidad con más seres de este mundo; como con escarabajos y otras inmundicias... Pero, jum.... ya veo... así que hay condiciones... ¿Podrías decirme cuáles son esas condiciones?

"Tampoco es que las comprenda demasiado bien. Es algo así como, Ah, vaya, con este funcionará este día a esta hora y llegado el momento, conectamos."

Oh~h. En otras palabras, no es algo que puedas controlar... En ese caso, tendremos que olvidarnos de intentar organizarlo y mejor lo adaptamos de otra forma... En ese caso, lo que me gustaría que hicieras sería que me fueras un poco más detallista con tus consejos. Cada vez que me dices ve a este sitio y después a ese otro sin explicarme bien lo que debería de hacer, acabo confundido y sintiéndome que estás jugando conmigo mientras me tienes en la palma de tu mano. Eso me irrita.

"Vale, así que detalles. De acuerdo, hagámoslo como dices."

Perfecto, pues cuando quieras.

"Cof-cof[7]. Pues bien, aquí tienes mi consejo de hoy."


En el instante siguiente, una visión se extendió por mi ojo místico.

En un callejón en medio de una ciudad, una chica solitaria era capturada por la fuerza. Sus captores eran una pareja de soldados. Uno de ellos, con la mano libre, agarraba un trozo de papel que la chica llevaba consigo y lo rompía en pedazos. Al ver esto, la chica se puso a gritar algo.

La visión se detuvo.


¡¿P-Pe-Pe-Pero qué coño ha sido eso?!

"Ludeus, escucha con atención. El nombre de esa joven es Aisha Greyrat y actualmente se encuentra retenida en el reino Shirone. Recuerda la escena que acabo de mostrarte, ya que seguramente aparezcas en ella para salvar a la pequeña. Pero, bajo ningún concepto, debes presentarte con tu nombre, sino que debes decir que eres El Amo y Señor de Dead End antes de escuchar lo que te tenga que decir; tras eso, deberás enviar una carta a un conocido tuyo que se encuentra en el palacio real de Shirone. Si haces todo lo que te he dicho, serás capaz de rescatar sanas y salvas tanto a Aisha como a Lilia."

Eh..E-espera. Un segundo, ¿cómo? ¿cuándo? ¿dónde? ¿Un conocido mío? ¿una carta?

"Me pregunto si no habrán sido demasiados detalles... Siento que en esta ocasión no será tan entretenido, pero supongo que por las circunstancias no pudo ser de otra forma. Ahora bien, ¿con quién te llevarás mejor?"

Esto... ¿Tanto Lilia como Aisha están en el reino de Shirone? ¿Por qué? Si se encontraban allí no veo motivo por el que no las hayan encontrado... ¿y qué es eso de con quién me llevaré mejor? ¿Me estás diciendo que me llevaré mal con alguna de ellas?

"Bueno, Ludeus. Te deseo lo mejor..."


Mejor....mejor....mejor......

Y con ese eco repetitivo, mi consciencia fue desapareciendo.


4ª Parte[edit]

Di un salto de la cama.

El motivo fue que me dolía la cabeza como si me la estuvieran aplastando, y sentía un enorme mareo que me produjo unas fuertes arcadas. Me levanté corriendo de la cama, y como pude salí de la habitación a toda prisa en dirección al baño, donde de inmediato me puse a vaciar mi estómago.

El fuerte dolor de cabeza no cesaba, el mareo tampoco y me temblaban las piernas.

Salgo del baño y el camino a la habitación se me hace eterno, apoyándome en la pared hasta que mis piernas se quedan sin fuerzas y lentamente acabo en el suelo.

Tumbado en el camino a la habitación, puedo notar un fuerte sonido de movimiento de aire que busco con los ojos; acabo descubriendo que el origen de ese sonido es mi propia respiración.


"¿Qué te pasa, te encuentras mal...?"


Al escuchar estas palabras, y en medio de la oscura habitación al final del pasillo, un rostro bastante pálido aparece en mi línea de visión; es Ruijerd. Puedo ver que me observa preocupado.


"No... Estoy bien."

"¿Ha sido por algo que comiste? ¿Puedes curarte con magia?"


Ruijerd sacó un trapo de uno de sus bolsillos y me limpio la boca, el olor a vómito que rondaba el ambiente me estaba haciendo sentir aún más ganas de vomitar. Y aunque debería sentirme mejor después de haberlo hecho, siento como si todavía me quedara por soltar parte del contenido de mi estómago.


"Estoy mejor..."


De alguna forma, conseguí que de mi garganta salieran estas palabras.


"¿De verdad?"


Escucho su pregunta llena de preocupación a lo que asiento con la cabeza.

Recuerdo estos dolores de cabeza y nauseas... son algo que ya experimenté en Puerto Brisa.


"Sí, parece que no controlé bien mi ojo místico mientras dormía."


Dolores de cabeza similares a este fueron el fruto de mis intentos por observar el futuro de dentro de 10 segundos o más con mi ojo místico. En aquel momento me detuve y comprendí que era incapaz de ver un futuro tan lejano y que 10 segundos era mi límite; pero de manera intuitiva, supuse que si hubiera seguido intentando ver más allá, hubiera acabado de forma similar a como estoy ahora.

Y cuando me pregunté el motivo por el que me encontraba en esta situación, no me costó llegar a una conclusión.

Fue por el sueño... por el consejo... La visión que me enseñó ha causado esto, no me cabe duda.

La visión del futuro que me mostró Hitogami es la causa más probable, sobretodo porque lo hizo usando mi ojo místico.


"Así que ha sido por eso..."


Cuando Ruijerd me escuchó susurrar esas palabras, su confusión se hizo aparente.

Pero yo me encontraba enfrascado recordando cómo acabé conociendo a la Gran Emperatriz Demoniaca y recibiendo mi ojo místico. Hitogami me dio el consejo de ir a esos callejones y por ese motivo obtuve el ojo de Futuro, pero ese consejo no nos ayudó con nuestro viaje en lo más mínimo.

Bueno no, puedo decir que gracias al ojo místico he salvado mi pellejo en varias ocasiones, pero no sé, siento que sin él también habría sido capaz de sobrevivir de un modo u otro; es más... si lo pienso bien, es posible que por culpa de este ojo místico haya sido negligente en algunas circunstancias, por lo que el balance final de pros y contras sería cercano a 0. Para mí, este ojo místico pudo no haber tenido sentido, pero es posible que para Hitogami lo tuviera.

Es posible que para ser capaz de mostrarme el futuro, haya querido que obtuviera este ojo de la Gran Emperatriz Demoniaca... hasta el punto de que me hace pensar que alguna clase de plan por su parte esté poco a poco completándose.

La ansiedad al pensar esto hace que se me engarroten los músculos del cuello; ya que es la primera vez que siento miedo por lo que pueda querer hacer Hitogami. Porque por fin he comprendido que el tipo ese esconde un enorme poder de alguna clase.

Ese tío quiere que me encargue de algo...

Llegar a esa conclusión premonitoria hace que me ponga a temblar.


"Ludeus, el color de tu cara no mejora. ¿De verdad estás bien?"


Ruijerd me mira lleno de preocupación. Mirándole, por algún motivo me acuerdo de cuando nos encontramos a Ruijerd en el continente demoniaco.

Tienes la misma cara que cuando nos encontraste, Ruijerd, desde entonces, gracias a ti y en parte gracias a los consejos de Hitogami, hemos conseguido avanzar mucho...

Y en ese instante, comprendí una gran verdad que no había observado hasta ahora.

Desde que conocí a Ruijerd... Porque si lo analizas bien, es fácil ver que la primera vez que hablé con Hitogami fue cuando Ruijerd nos rescató; es más, Hitogami me aconsejó que aceptara la ayuda de Ruijerd. Lo mires como lo mires, es extraño. ¿Por qué no había hecho contacto hasta ese momento? ¿Por qué vino a mí justo después de la catástrofe mágica? ¿Por qué su consejo no fue que tan solo aceptara la ayuda de Ruijerd sino que también le ayudara?

Siento que todo eso está conectado y que el tipo ese tiene algún plan; pero no tengo pruebas, simplemente es desconfianza generalizada. Aunque de esta desconfianza, un pensamiento resalta en mi cabeza.

Quizás... Hitogami lo que quiere es que Ruijerd haga algo. Porque por lo que me ha dicho, existen condiciones para entrar en los sueños de la gente, y es incapaz de controlar directamente a Ruijerd. Por ese motivo, me está usando a mí, alguien que por algún motivo cumple las condiciones, quizás hasta me hubiera hecho involucrarme en el teletransporte para poder ayudar a Ruijerd y hasta ayudarle a llegar al continente central... Pero no... porque entonces, no comprendo porqué me dio el ojo místico y el consejo para rescatar a Aisha........ Ni idea, ¿¿qué será lo que ese tío estará pensando??

Viendo lo que ha hecho ese tío me hace pensar que todo está entrelazado, pero soy incapaz de ver cómo unir los puntos que tengo; de ahí que me esté preguntando si debería hablarle o no a Ruijerd sobre Hitogami.

No sé qué hacer...


"..."


De verdad me gustaría poder hablar con alguien de esto y quitarme de alguna forma estas preocupaciones, pero siento que no debo hacer que Ruijerd cargue con este peso.

Y quién sabe, lo mismo hablándole a Ruijerd de Hitogami acabo haciendo que las condiciones para que se le aparezca en sueños sean cumplidas... alguien tan honesto como mi compañero de viaje sería fácilmente manipulable por el tipo ese; vamos, ni yo puedo decir que no me está manipulando, por un lado siento que no lo hace, pero... Como mínimo, siento que mi actitud desafiante es algo que va en contra de lo que Hitogami quiere, por lo que en parte quiero pensar que actuando de esa forma conseguiré que no me manipule.


"Ruijerd-san, si durante algún momento duro o difícil alguien se acerca a ti susurrándote palabras dulces, te pido que por favor no confíes en esa persona. Porque en momentos como esos, muchos intentarán llevarse bien contigo para manipularte."


...Pero al final fui incapaz de decirle nada específico, dejando a un lado el tema concreto de Hitogami.


"...No entiendo bien lo que me quieres decir, pero de acuerdo."


Ruijerd asiente con una expresión seria mientras puedo ver que no sabe bien lo que le intento decir.

Este hombre confía en mí, y yo voy y le guardo secretos...

Yo mismo decidí que era mejor guardarlo en secreto, pero ni por esas soy capaz de calmar mi corazón.

Justo en este momento, siento que tanto el dolor de cabeza como el mareo comienzan a desaparecer, y encontrándome aún algo mareado y con piernas temblorosas, me levanto y termino de dirigirme hasta la habitación.

Cierro los ojos pero mi mente está a pleno rendimiento, mis pensamientos me tienen absorto sin dejar de aflorar uno tras otro. No eran pensamientos coherentes, ni estaba analizando teorías, simplemente era como cuando te encuentras en un callejón sin salida, pensando preguntas para las que no tienes respuesta, para luego olvidarte de ellas.

Me encontraba tumbado en la cama, pero era incapaz de dormir.


"Qué pasa-nya..."


De improviso, escucho a alguien hablar en sueños y mi mirada la dirijo hacia la fuente de estas palabras. En una cama cercana me encuentro a Eris durmiendo ocupando toda la cama con los brazos y piernas extendidos cada uno en una dirección.

Esa forma de dormir es tan mala como de costumbre.

Suele dormir espatarrada en la cama, lo que me permite observar la piel de esas saludables piernas que tiene asomando por el pantaloncito corto que usa como pijama. Desde mi posición, puedo observar pliegues en la ropa que permiten observar más de lo que debería, como por ejemplo, un precioso ombligo que asoma de la camiseta que se ha ido enrollando.

En esa prenda bastante enrollada sobre su cuerpo, un par de montes asoman; y en esos montes, debido a la falta de ropa interior, si me fijo atentamente, puedo encontrar las cimas resaltando sobre la ropa.

Sigo subiendo la mirada y me encuentro con su cara cubierta de un poco de baba, mientras sonríe de oreja a oreja y se ríe en sueños.


"Nfufu..."


No puedo más que sonreír viendo la escena, pero me levanto, me acerco a ella para ponerle bien la ropa y taparla con la manta.


"Luuuudeuuusss.... eres un pervertido..."


En su cara no hay preocupación, sino una sonrisilla bobalicona.

Mira que llamarme pervertido hoy que estoy siendo todo un caballero...

Pienso en esto, pero al escucharla, no me contengo y le sobo una teta; tras hacerlo vuelvo a notar que el sueño me invade y se me escapa un bostezo antes de dirigirme a mi cama.

Eris siempre consigue calmarme....

Con este último pensamiento, acabo durmiéndome por fin.


Capítulo 52 - Arroz[edit]

1ª Parte[edit]

Al día siguiente, mientras desayunábamos en el bar de la posada, anuncié una cosa a mis acompañantes.


"Hay un lugar al que me gustaría ir en busca de supervivientes, por lo que me gustaría hacer una parada rápida en el reino Shirone."


Ambos se quedaron extrañados al escucharme, pero no tardaron en asentir con la cabeza.


"Sin problema."

"Comprendido."


Ninguno de los 2 me preguntaron cosas como ¿por qué? o ¿por algún motivo en especial?, lo cuál les agradezco.

Quiero que nos encaminemos hacia ese reino sin tener que mencionar a Hitogami en la medida de lo posible. El motivo era andarme con ojo, pero en realidad, no tengo ni idea de cómo explicarles la presencia de Hitogami en mis sueños... pensar en ello solo me da más quebraderos de cabeza que soluciones.

Es muy probable, que Ruijerd, al verme anoche, sacara sus propias conclusiones de todo esto; no me extrañaría que supiera que estoy ocultándoles algo, aunque lo más probable es que se piense que les oculto que estoy enfermo o que me encuentro mal.

Es verdad que Hitogami es como un portador de plagas[8] o algo similar... por lo que no anda tan desencaminado.

Por su lado, Eris simplemente actúa como siempre.


"Shirone es el sitio ese en el que se encuentra el Shishou de Ludeus, ¿no?"[9]


Al escuchar sus palabras, la figura de la pequeña Roxy Migurdia se me viene a la cabeza.

Es verdad... Roxy debería estar en Shirone.

Recuerdo que Hitogami mencionó que le enviara una carta a un conocido mío, y hasta ahora no estaba seguro de a quien se refería, pero un conocido mío en Shirone al que le pueda mandar una carta no puede ser nadie a parte de Roxy.

Seguramente Hitogami lo dijo para que le pidiera ayuda; porque sé que puedo confiar en Roxy. Vaya, a veces las sugerencias de Hitogami son hasta sensatas.


"Sí. Mi más respetado...S-Sensei."


Estuve a punto de llamarla Shishou, pero cambié la palabra en el último momento.

Ahora que caigo, me prohibió llamarla Shishou, y eso que en estos últimos años he ido diciendo cosas como Mi Shishou es sorprendente o Mi Shishou me ha enseñado todo a varias personas por donde quiera que voy, aunque... Meh, no me parece un problema.


"Si es una persona a la que tanto respetas, Ludeus, creo que deberíamos hacerle una visita para mostrarle nuestros respetos. Es posible que hasta pueda ofrecernos su ayuda en la búsqueda."


Eris asintió con convicción mientras pronunciaba estas palabras.

Roxy.... no me cabe duda de que siendo alguien tan loable, si decidiera prestarnos su poder, se convertiría en un fuerte aliado. Pero claro, Roxy es una maga de la corte real... no quiero molestarla demasiado si anda ocupada; solo de pensarlo ya me imagino que seremos una molestia y no quiero que me vea como un estudiante lamentable que no puede vivir sin su ayuda.

Pero es un hecho que quiero ir a verla, aunque tenga que usar la catástrofe mágica como coartada. Además, quiero agradecerle la enciclopedia del Idioma del Dios Demonio; de no ser por eso, es posible que todavía podríamos estar en el continente demoniaco.

Es una lástima que se perdiera debido a la catástrofe... debería de haberlo copiado y convertido en un libro popular para extenderlo por todo el mundo.


"Me gustaría conocer a tu sensei, Ludeus."

"Umu[10], yo también siento curiosidad."


Por sus palabras, diría que tanto Ruijerd como Eris están interesados en ir a Shirone, seguramente por la cantidad de veces que he mencionado a mi Shishou durante el viaje a base de halagarla.

Es natural que pueda halagar a Roxy sin ningún tipo de vergüenza por donde quiera que vaya, me siento muy orgulloso de que fuera mi Shishou.


"En ese caso, cuando lleguemos al reino Shirone os la presentaré."


Terminando con esta promesa, partimos nuevamente en nuestro viaje hacia el reino Shirone.


2ª Parte[edit]

Siguiendo la ruta comercial, la primera ciudad que atravesamos en nuestro camino es la capital del reino del Rey Dragón, Wyvern[11].

Desde esta ciudad, tenemos 2 rutas a seguir para bordear la cordillera del Rey Dragón, una por la zona oriental que va en dirección norte, y otra por la zona occidental que va en dirección oeste. Aunque como habíamos decidido, tomamos el camino en dirección norte por el que continúa la ruta comercial.

Al final, acabamos deteniéndonos en Wyvern una semana más o menos, porque aunque nuestro plan original era quedarnos únicamente 3 días, debido a que tuvimos problemas con el carruaje que compramos en el continente central tuvimos que detenernos para repararlo.

Asco de baratijas de segunda mano... siempre dan problemas.

Si el carruaje hubiera estado hecho de piedra o hierro, con magia podría haberlo arreglado como pudiera de alguna forma, pero soy incapaz de usar magia para manipular madera.

El carpintero al que le pedimos que reparara el carruaje le ofrecimos dinero adicional si era capaz de acelerar el trabajo, aunque en realidad no tenemos demasiada prisa.

Al principio andaba preocupado pensando que no llegaría a tiempo para la escena que me mostró Hitogami de los hombres que capturaban a Aisha; pero luego recordé que me aseguró que estaría presente cuando ocurriera. Por este motivo, aun considerando el hecho de que el carruaje se estropeó, es muy probable que el destino ya esté moviendo los engranajes para que, corramos o no, acabe encontrándome la escena cuando llegue.

Es mejor mantener el ritmo que hemos tenido hasta ahora, no tiene sentido preocuparse por cosas innecesarias.

Con esto en mente, decidí echarle un vistazo a Wyvern buscando aspectos llamativos, ya que el reino del Rey Dragón es el tercer país más grande del mundo. Este país se encuentra en la zona sur del continente central y posee 4 reinos vasallos[12].

En la antigüedad, era uno más de todos los reinos que componían el sur, pero cuando consiguieron derrotar al amo de la cordillera del Rey Dragón, el Rey Dragón Kayakto, fueron capaces de obtener una gran cantidad de recursos minerales de las montañas que formaban parte de su territorio, convirtiéndose en la potencia económica en la zona, por lo que pudieron expandirse rápidamente hasta convertirse en un poderoso reino.

Además, estas tierras son el hogar de las 48 espadas mágicas forjadas por el maestro Yulian[13] que se extendieron por todo el mundo para protagonizar grandes historias como las del heroico Dios Nórdico con la Espada del Rey Dragón.

Personalmente, me recuerda bastante a Estados Unidos...


Otro punto importante en esta ciudad, es la gran cantidad de armeros y dojos[14] de escuelas de espada que hay.

Echamos un vistazo dentro de uno de esos dojos y nos encontramos con una gran cantidad de jóvenes y niños que estaban aprendiendo uno de los estilos de espada. Preguntando, parece ser que lo normal es que las personas asistan a una de estas escuelas hasta obtener el nivel Avanzado en el estilo concreto.

Tras verles, Eris resopló fuertemente diciendo que no le parecían nada del otro mundo, haciendo que Ruijerd la corrigiera por el comentario excesivo.


Pero bueno, volviendo al tema de reunir información sobre desaparecidos; nos encontramos con uno de los compañeros de Paul en el gremio de aventureros, que nos contó que cada día eran más escasos los avistamientos en este país.

Parece que tras todo este tiempo, es complicado obtener más información y más aún en poco tiempo.


Mi siguiente paso fue investigar los precios de mercado, debido principalmente a que Wyvern es una ciudad donde se venden tanto las especialidades del continente Milis como las del continente central, llevando a poder encontrar en este lugar una gran cantidad de ingredientes de casi cualquier región.

Y un aspecto importante de este mercado es que, tras tanto tiempo, por fin encontré y presencié aquello que con tanto anhelo estuve buscando: Vendían arroz.

Míralos... son granos de arroz... rice, gohan, kome, bei... ¡ARROZ![15] Aunque es un tanto amarillento, pero no me cabe duda de que es arroz.

Lo que venden en los comercios de este país es algo para comer con cuchara, por lo que se parece más a una paella o unas gachas de arroz, y no es exactamente lo que buscaba.

Quiero comer arroz hervido... ¡si no lo encuentro, lo haré yo mismo!

Este impulso me llevó a cocinar mi propio arroz, por mucho que no fuera exactamente un buen cocinero, pero les pedí ayudas a los vendedores para saber la receta que usan aquí para cocinarlo por si acaso, además de que hasta yo mismo sé cómo cocinar arroz.

Coloqué con sumo cuidado todo el arroz que había comprado, más o menos para 3 personas, en una olla que yo mismo había hecho con magia de Tierra, tras lo que seguí la receta que me comentó el dueño de la tienda. Mientras lo terminaba de cocinar usando magia de Fuego, ya había ido preparando la sal y los huevos para acompañar el plato; y cuando estaba casi listo, Eris me vino a hacer una visita.


"¿Qué haces?"

"Un experimento."

"¿Hmmm?"


No pensé que lo que hacía fuera a llamar la atención de Eris, pero aunque estuviera actuando como si no le importara lo que andaba haciendo, no dejaba de lanzarme miradas furtivas.

Veo que siente curiosidad.

Giré un reloj de arena que compré a un mercader cercano siguiendo las órdenes del vendedor de arroz y aumenté un poco el fuego en la olla; ya que según el hombre, el truco para que salga perfecto es ir aumentando el calor gradualmente.

Cuando el reloj de arena se vació en 3 ocasiones, reduje el fuego y lo mantuve así durante 2 repeticiones más. Finalizado este proceso, dejé de aplicarle calor y esperé a que se volviera a vaciar el reloj en 2 ocasiones más.


"Está listo..."

"¿En serio?"


Eris, después de escuchar el susurro que pronuncié en alto para mí mismo, dejó lo que andaba haciendo y se sentó a mi lado; a esa distancia, pude oler el suave aroma de Eris cuando ha estado ejercitándose un rato. Ese olor era muy atractivo, pero en esta ocasión, mi apetito había pasado de sexual a un ansia alimentaria.

La propia Eris observaba la olla con cierta anticipación, casi tanto como la mía mientras levantaba lentamente la tapa, pudiendo absorber el aroma del arroz cocinado.


"Qué bien huele... como se nota que sueles cocinar."

"Hasta que no lo probemos, no sabremos como acabó..."


Religiosamente susurré esas palabras mientras alargué mi mano al interior de la olla y cogí algo de arroz entre mis dedos que me llevé a la boca.


"Hum................... 45 puntos."


El sabor y el tacto no se parecen en nada a lo que recordaba; es más, si lo valorara siguiendo el sistema japonés, es probable que no alcanzara ni el rango C... es posible que por ese motivo el arroz no sea el alimento básico de este país. Es bastante seco y le falta sabor, además de que está duro y el tono es amarillento; aunque es posible que también haya influido mi forma de cocinarlo, sumado a que los materiales no eran de la mejor calidad tampoco. Queda bastante lejos del Ginshari[16], y en realidad le iba a poner 30 puntos con un suspenso, pero debido al tiempo que llevo sin comer arroz no me quedó más remedio que subirle la calificación. Se podría decir que mi corazón lo sazonó de nostalgia, llevando a que le diera +15 puntos.... Mira que soy blando.


"¿Esto no fue lo que comimos anoche en el bar? ¿Qué tiene de especial para ser un experimento?"

"Lo importante empieza a partir de ahora."


Coloqué el arroz hervido sobre un cuenco de porcelana que también en esta ocasión hice con magia de Tierra y le hice un hueco en la parte superior donde echar el huevo al que le había lanzado concienzudamente magia Restituyente[17] para evitar posibles problemas estomacales. Tras romper la cáscara del huevo y dejarlo caer con suavidad en ese espacio reservado, le eché por encima un poco de sal.

Tras todo este proceso, recogí los palillos que había hecho también expresamente con magia en mis manos y batí el huevo sobre el arroz para hacer una mezcla, tras lo que junté mis manos casi como un rezo.


"Itadakimasu[18]."

"¿Eh? Esto... Ludeus, espera, el huevo.... está crudo.."


Abrí la boca y me tomé una buena bocanada del arroz con huevo roto.

Hmm, le falta algo...

Intenté echarle más sal, pero no sirvió de mucho; aun comiéndolo de esta forma, pude notar que ciertamente los huevos tenían un toque diferente al que recordaba, sumado al arroz. Supongo que en parte se debe a que son frescos... no están malos, pero tienen un sabor distinto al de huevo típico de tienda japonesa.

Meh, después de todo necesito la salsa de soja... ¿seré capaz de encontrarla en este mundo? Si no existiera, tendré que encontrar los ingredientes para fabricarla.

Con estos pensamientos, engullí el arroz con muchísimas ansias.


"Hamu...¡¡hafuhafu, hafu!!"

"... ¿Está bueno?"


En respuesta a la pregunta de Eris, creé un segundo cuenco de porcelana con magia de Tierra y le serví el arroz con un poco de sal espurreada por encima y se lo pasé a Eris. Como imaginé que lo prefería de esa forma, le hice también una cuchara para niños.


"Eh, ¿ya está? ¿sin el huevo?"


Asentí en silencio.

El arroz se puede comer solo, por eso es considerado una base para la alimentación. No es por chulear, pero en los mejores momentos de mi vida anterior, comí cantidades ingentes de arroz sin nada más a diario, aunque en algunas ocasiones era onigiri[19]. Pero eso, que en aquella época, todo lo que llevara arroz era de mis comidas preferidas.


"Hmmm..."


Eris se lo comía mientras hacía algunas muecas.

Todavía sigue siendo una niña si no sabe apreciar lo que come...

Para ayudarla, le eché un huevo encima de su arroz para que lo probara así.


"Sí, así mejor..."


Tras estas palabras, se llenó la boca de arroz mientras engullía el plato.

Claro que sí, tamago kake gohan[20] es lo mejor de lo mejor, ¡es una delicatessen!

Mushoku06 032.jpg

Continuamos disfrutando del arroz hasta el punto de incluso raspar el arroz quemado del fondo de la olla con sonidos de crujidos mientras lo masticábamos.

El único que no pudo comer el gran tamago kake gohan fue Ruijerd, debido a mi falta de previsión con las cantidades, pero no se quejó ni lo más mínimo y simplemente nos sonrió algo apenado.

¿Ves, Eris? Ruijerd es un adulto. Aunque en verdad... siento que le hice un feo bastante grande, así que la próxima vez me aseguraré de que él también lo pueda probar.


3ª Parte[edit]

Poco después de ese evento, partimos del reino del Rey Dragón en dirección norte siguiendo la ruta principal. Antes de que lleguemos al reino Shirone nos faltan 2 reinos por atravesar, en este caso Sanakia y Kikka; ambos vasallos del reino del Rey Dragón.

En concreto el reino de Sanakia me interesa ya que es una zona donde el cultivo de arroz es bastante popular. Viajando por las cercanías, puedo comprobar que tienen varios arrozales y que el sitio es apropiado para ese tipo de cultivo; ya que hay varios ríos rodeando la zona y el clima se asemeja bastante al de la zona este de China o Japón.

Tras examinarlo y probarlo, comprobé que se trataba del mismo tipo de arroz que comí en el reino del Rey Dragón; por lo que seguramente lo importen desde este reino. Yo por mi parte, decido llamarle Arroz Sanakies.

Mientras viajábamos por la zona, nos encontramos en casi todas las posadas una mezcla de arroz con marisco y otros pescados; y aunque hasta ahora siempre había comido con moderación, fui incapaz de oponerme al encanto de los platos con arroz.

Por eso, hoy también llené hasta arriba la panza, deleitándome con los manjares en este nuevo día.


Pero últimamente, a la hora de comer, Eris de vez en cuando me mira con una cara inexpresiva. Es muy probable que debido a lo que me gusta hablar mientras comemos, se habrá extrañado o algo al verme comer en silencio.


"¿Eris, pasa algo?"

"No, es solo que siempre te tomé como alguien que no comía demasiado, Ludeus."


Su respuesta me hizo pensar, ya que en mi anterior vida, nadie jamás me hubiera visto de esa forma; ya que por lo general, me terminaba todo lo que hubiera en mi plato y hasta repetiría. El único motivo por el que comí con tanta moderación es por las discrepancias con la que hasta ahora fue la base de mi alimentación.

Dejando a un lado la carne seca y dura del continente demoniaco, la comida típica del reino de Asura se centraba más en el pan y eso me desalentaba. Por ejemplo, era imposible decir que lo que Zenith preparaba estaba malo, pero simplemente tenía tantas ganas de comer arroz que me bloqueaba el apetito.

¡Umu! Así de fantástico es el arroz, ojou-sama[21].


4ª Parte[edit]

Todo este viaje no se resumió únicamente en una búsqueda del sabor definitivo, sino que también nos acercamos al gremio de aventureros de la ciudad.

Digamos que como imaginábamos que pasaría cuando llegáramos al continente central, por mucho que nos presentamos como Dead End nadie se sorprendió. El motivo de esto seguramente fuera una analogía de que aunque alguien sea muy famoso en Estados Unidos, no está garantizado que lo sea en Japón.

Por mucho que a Superman lo conozcan en todo el mundo, no demasiados niños conocen al Capitán América.

Pero por mucho que diga esto, siguen siendo aventureros, por lo que de vez en cuando encontramos a alguno que ha oído hablar de Dead End. Casi como cuando alguna celebridad viaja a Japón y nadie, salvo los fans más dedicados, hicieran mucho revuelo por el evento. Por nuestra parte, también intentamos presentarlo como Supard, pero no reaccionaban mucho ni por esas.

Al final va a ser que lo más importante era que el color de pelo encajase... Vamos, la discriminación de este mundo sería fácilmente comparable con los otakus más modernos que dirían algo así como Si un Supard no tiene el pelo esmeralda, no es un Supard o Si una chica del club de atletismo no tiene el pelo negro recogido en una coleta, no es una verdadera chica del club de atletismo[22], o algo por el estilo.

Pero dejando eso a un lado, parece que cuando te conviertes en aventurero de rango A, todo aventurero te acaba prestando un mínimo de atención.


"Eh, chicos, no os he visto nunca el pelo por estos lares, he oído que sois un grupo de rango A, ¿no es así? ¿Hace cuánto que os juntasteis?"


Se nos acercó un aventurero con un aura similar a Nokopara; y debido a la experiencia vivida con ese personaje, realmente prefiero no tener nada que ver con este hombre que se nos acerca.

Pero quizás si le ignoramos sea peor... mejor me limito a responderle sin prestarle demasiada atención.


"Organizamos el grupo hace 2 años."

"¿Qué sí? Pues entonces no sois de por aquí. Pero, ¿Dead End? Si no me equivoco ese es nombre de uno de los diablos del continente demoniaco, ¿no?"

"Así es, empezamos el grupo en el continente demoniaco y hemos viajado desde allí."

"Jejeje... debes estar de broma, ¿me estás diciendo que el tipo ese es el tan famoso diablo?"

"Lo es, aunque preferiría que no le llamaras diablo."

"¿Por qué? ¿No se supone que de eso se está haciendo pasar?"

"No es eso, es él de verdad, pero decidió raparse la cabeza para evitar armar escándalos."


El hombre se puso a reír con un ¿me tomas el pelo? nuevamente, pero yo seguía bastante serio, Eris estaba a punto de saltar y Ruijerd le miraba bastante molesto con su actitud.

Viéndonos, el hombre empezó a sudar profusamente.


"E-¿En serio?"

"Si no nos crees, ¿quieres ver la joya color carmesí de su frente?"

"N-No, no... no importa. Siento haberme puesto así, siempre pensé que esa raza no existía, y jamás se me hubiera ocurrido que me encontraría con uno de verdad... ya sabes... un Supard."


Hicimos bien en llegar al rango A mientras nos movíamos por el continente demoniaco, hace más creíble cuando decimos que Ruijerd es un Supard, por mucho que de verdad lo sea. Lo que me extraña es que por mucho que discriminen con fuerza a las razas demoniacas en el continente central, no le tienen tanto miedo a los Supard aquí como en el continente demoniaco... imagino que tendrá que ver con no sentir el peligro tan cercano a casa; como cuando alguien dice que los osos pardos no son peligrosos, que por lo general, solo lo diría una persona que no se ha encontrado nunca con uno.

Pero el hecho era que ya no podíamos utilizar la reputación previa de Dead End para hacernos conocer, aunque el punto positivo era que sin ese miedo, otros métodos para mejorar su reputación deberían ser posibles.

Todo cuanto hemos hecho hasta ahora nos ha ido bastante bien, pero no se me ocurren nuevas ideas que de verdad sean interesantes.

Mientras estemos cerca del área de influencia de la Iglesia Milis las figuras de Ruijerd no serán viables tampoco....

Con eso en mente, Eris miraba enfadada al tío de antes.


"Eris, preferiría que no empezaras una pelea..."

"Lo sé."


Últimamente Eris no se ha metido apenas en peleas ni discusiones. Además, su comportamiento se ha moderado al mismo tiempo que sus sentidos se han ido agudizando, dejando atrás su aspecto de novata; a simple vista puedes notar que es alguien con quien no te debes meter.

Por otro lado, parece que ha empezado a comprender el sentido del humor tan especial de los aventureros. Ahora, cuando escucha alguna frase algo ofensiva similar a alguna que haya oído con anterioridad, responde molesta, pero con una frase acorde sin perder la compostura; y si ve que sonríen o se ponen a reír amistosamente, en la cara de Eris se dibuja una expresión de victoria.

Básicamente, cada vez se parece más a una aventurera normal, aunque claro, todavía se mete en peleas si vienen buscándole las cosquillas.

Varios de los que se enteran de que es una aventurera de Rango A siendo tan joven se ponen a pelear en serio con ella; en la mayoría de estos casos, estas personas que buscan pelea como mucho son de rango C, y aun sin ninguna habilidad real, le han llegado a buscar las cosquillas hasta a Ruijerd. Casi siempre acaban inconscientes del primer puñetazo.

Pero vaya, parece que idiotas como estos los hay en todos los gremios de aventureros...

Por cierto, en ocasiones también viene algún chulo increpándome, pero les doy la razón diciendo cosas como He llegado tan lejos gracias a mi Danna[23], juahjuah..., callándoles rápidamente con esa respuesta; y es que ciertamente, hemos conseguido llegar a rango A en gran medida gracias a Ruijerd, por lo que no es una mentira.

Aunque a Eris parece molestar mi actitud en esos casos.

No te pongas así Eris, no habríamos llegado tan fácilmente a donde estamos sin Ruijerd, mejor ser modestos que creídos.


5ª Parte[edit]

Tras nuestro paso por el reino Sanakia, continuamos avanzando en dirección norte.

Llegamos al reino Kikka, donde encontramos grandes campos de flores similares a la ¿colza?, que si no recuerdo mal se utilizaban para hacer aceite en japón, pero básicamente, eran enormes campos llenos de una flor de un tono amarillento claro[24].

Otro punto que me llamó la atención es que en este país también se utiliza el arroz como base para la alimentación.

Tras el primer bocado fue fácil de comprender, pero parece ser que cuanto más al norte nos dirijamos mayor será la calidad del arroz.

Parece que se acerca el día en el que encuentre el arroz que sea mi media naranja...

Aunque por desafortunado que sea, la situación actual de la zona norte del continente central es una zona conflictiva en la que varios países andan siempre enzarzados en guerra.

Lástima, en un estado nacional como ese, es imposible que se dediquen a cultivar arroz de calidad... una verdadera lástima.

Otra cosa que me llamó la atención es que en este reino, hay una extraña moda con un estilo de cocina llamado Fritura Nanahoshi en el que haces una pasta con harina de trigo o arroz y recubres carne con ella para luego freírla en aceite caliente, más o menos; pero básicamente es Tempura[25].

Es una enormemente popular moda proveniente del reino de Asura, y cuya influencia ha llegado a estas zonas; por lo visto, las dificultades para producir aceites en otros países no la encontraron en este reino donde el aceite se produce en enormes cantidades gracias a las flores que cultivan.

Tras seguir investigando, me enteré de que la producción de aceite casi de un modo industrial es algo que forzaron al reino de Kikka desde el mismo reino del Rey Dragón; otra cosa que este reino impuso fueron los campos de arroz que encontramos en el reino de Sanakia.

Ser un reino vasallo debe de ser un verdadero incordio...

Cabe destacar que esta comida empanada no sabe especialmente bien, porque, aunque usen carne, esta es principalmente de cordero o cerdo; tampoco parece que lo frían a la temperatura correcta ya que salen algo duros; tampoco el aliño ni la masa se le pegaba correctamente a la carne, aunque al menos poseen los ingredientes básicos para aderezarlos, aprovechando que en estas tierras hay suficiente sal, condimentos y salsas para hacer el sabor más adecuado.

En general no están mal, y hasta podría decir que les sales bastante bien, y lo dice alguien acostumbrado a saborear comida de ese tipo. Simplemente se nota que es algo novedoso y emergente, y solo por eso, debo decir que los cocineros de este país son dignos de admiración por su dedicación en expandir la cocina. Si tuviera que decir el problema es que no es exactamente el sabor que ando buscando con tanto deseo... la falta de salsa de soja es una verdadera pena.

El sabor al que estoy acostumbrado y que más me gusta es una mezcla de ajo y salsa de soja, todo ello acompañado de algo de jengibre a parte en un plato; todo para conseguir ese sabor agridulce tan fantástico.


"Ludeus, últimamente pones caras raras mientras comes."

"El chico está demasiado callado, quizás no le ha gustado la comida."

"Pues a mí me sabe bastante bien."


Mientras mis 2 compañeros de mesa hablaban de mí, yo seguía saboreando y comiendo.

Estos 2 no le dan demasiada importancia a la cocina... pero vamos, ni yo esperaba ponerme a hacer comparativas alimenticias propias de un crítico de cocina experimentado hasta que llegué a este reino; pero es que por algún motivo siento que estoy muy cerca de encontrar un sabor similar a la salsa de soja por estos reinos.


"Sí, pero es la primera vez que encuentro una comida de este tipo, por fuera es crujiente, pero cuando lo masticas es casi como si se deshiciera en la boca, ¿no te parece?"

"Vaya, está rico."


Mis acompañantes seguían a lo suyo, comiendo los platos de este reino y repitiendo. Se les veía contentos.

Es normal pensar que algo está rico cuando te parece novedoso la primera vez, pero en mi caso, como conozco el sabor de este plato pero en una versión más perfeccionada, soy incapaz de conformarme con lo que estoy comiendo. Hasta que no encuentre el arroz blanco con tempura y salsa de soja, acompañados de tofu con algas en una sopa de miso seré incapaz de saciar esta ansia que tengo por degustar la comida de mi antiguo mundo.


Y así continuó mi inacabable búsqueda del sabor perfecto.

Aunque, por supuesto, en todos esos reinos también continué buscando personas desaparecidas, pero como era de esperar, no encontramos ninguna información nueva en los 4 meses que nos tomó recorrer la ruta comercial en dirección a Shirone.


Capítulo 53 - Reino Shirone[edit]

1ª Parte[edit]

Nos encontrábamos por fin en el reino Shirone.

Este reino es un pequeño país con 200 años de historia; y aunque en este mundo se categorice la historia de 1 000 en 1 000 años y 200 años años no parezcan demasiado, hay que recordar que hace 400 años, todos los países de la raza humana salvo el reino de Asura y el Imperio Sagrado Milis fueron erradicados debido a la guerra.

100 años después de ese evento, el reino del Rey Dragón tomó control de la zona sur del continente central que se encontraba en constante guerra civil por el control de la zona. Prueba de ello es que aun a día de hoy, si continúas en dirección norte desde este reino, acabarás llegando a una zona de conflicto que se extiende en varios kilómetros a la redonda.

El reino Shirone es un país relativamente cercano a esa zona de conflicto, por lo que saber cómo sobrevivió durante 200 años este reino es una buena pregunta. Personalmente, realmente no es algo que me interese excesivamente, pero a grandes rasgos conozco el motivo; la subsistencia es posible debido a que este reino formó una alianza con el reino del Rey Dragón en sus inicios.

Bueno, lo llaman alianza, pero la diferencia de poderes entre los distintos reinos es evidente. La situación real de este reino es similar a la de las otras ciudades en las que nos paramos por el camino, es un reino vasallo.

Lo único que me interesa de este país es que Roxy, mi Shishou maga loli, estuvo aquí... ups, se me olvidaba que no es una loli. ¿Me pregunto si mi adorable y ligeramente torpe Shishou seguirá en este país trabajando como maga de la corte? Oí rumores de que le quemó las manos a uno de los príncipes, pero seguro que no fue a propósito y que sigue esforzándose como hasta ahora. Tras todo este tiempo, me encantaría volver a verla.

Quiero encontrarme con ella y decirle que estoy a salvo, charlar con ella y contarle sobre mi visita a su ciudad natal; y quiero que me muestre su magia de rango Real.

Con esta idea en mente, seguimos el camino en dirección a la capital del reino.


2ª Parte[edit]

Aunque dije que este reino era casi un vasallo del reino del Rey Dragón, es distinto a los otros 2 países por los que pasamos en nuestro camino; o al menos, no da esa impresión de ser una colonia del reino dominante.

Quizás se deba a la distancia entre ellos, o quizás porque esté muy influenciado por la zona de conflicto; realmente no lo entiendo bien.

Mientras seguíamos la ruta comercial, vimos varios campos de cultivo disparejos y ganado pastando libremente; también encontramos una zona cubierta como de hierba y tréboles, quizás utilizado para el barbecho[26].

No entiendo demasiado de agricultura, pero parece que los habitantes de este reino no cultivan la tierra siguiendo ningún patrón concreto.


Mientras observábamos el paisaje que cambiaba conforme seguíamos avanzando, nos acercamos finalmente a Latakia[27], la capital del reino shirone, al que entramos atravesando las murallas que rodeaban la ciudad.


En este mundo, lo normal es que las ciudades más importantes estén completamente amuralladas; al menos, tanto Roa como Milis-Sion poseían esto, aunque en esta última eran las columnas mágicas. Incluso en Kikka y Sanakia, encontramos sus ciudades principales amuralladas completamente.

Viéndolas de tan cerca, dan una sensación de seguridad, además de esa atmósfera de mundo de fantasía.

Hasta en el continente demoniaco encontramos murallas, es más, debido a que los monstruos en ese continente eran poderosos, sus murallas eran más concienzudas. A parte de Rikaris, ninguna ciudad tuvo esas enormes murallas naturales aprovechando el cráter, pero en todas y cada una de las ciudades de ese continente, las murallas y la defensa de la ciudad se construían y mantenían utilizando las habilidades de las razas demoniacas que vivieran por los alrededores. Todo eso, sumado a las batidas diarias para eliminar a todos los monstruos cercanos a la ciudad, que se hacía hasta en las aldeas más pequeñas.

Todavía recuerdo las extrañas plantas carnívoras que cultivaban los Migurd para proteger la muralla... Pero eso, cuando comparo las murallas del continente demoniaco con las del continente central, da la impresión que las de este último se construyen únicamente para hacer más imponentes las ciudades más que para la defensa.


3ª Parte[edit]

Ahora que llegamos a la capital, Latakia, hicimos los pasos de siempre nada más entrar en todas las ciudades y empezamos por dejar el carruaje en un establo.

Quizás en parte se deba a que hay un gran número de Laberintos cercanos a este pais, pero por las calles se pueden ver a bastantes aventureros con un aura bastante profesional. Esto se debe a que una enorme cantidad de aventureros quieren dedicarse a explorar Laberintos, ya que, por lo general, quieren probar sus habilidades, o eso es lo que Paul me dijo.

Recuerdo que Paul y Ghyslaine lo hicieron en su día, y que hasta Roxy acabó adentrándose en un Laberinto después de darme clases.

Cerca de Shirone existen un gran número de Laberintos, y los rumores sobre que los primeros aventureros que consiguen conquistar Laberintos, se verán bañados de riquezas circulan por todas partes. Estos rumores han llevado a que de un simple vistazo a los aventureros que recorren las calles se puedan encontrar varios de rango S que vienen buscando fama y fortuna.


4ª Parte[edit]

Volviendo a nuestras pautas en nuevas ciudades, conseguimos encontrar una posada. Como es costumbre para nosotros, decidimos alojarnos en una posada pensada para aventureros de rango D.

No estoy seguro de si es porque hay tantos aventureros en esta ciudad o qué, pero hasta las posadas para los rangos más bajos siguen siendo bastante caras.

Digo esto, pero en realidad, la calidad de la habitación que nos encontramos, siendo de rango D, es muy superior a las que encontramos en el continente demoniaco de rango C. Esto me llevó a dudar de si hospedarnos en una posada de menor grado, pero tenemos suficiente dinero como para no preocuparnos demasiado con el precio de los alojamientos.

Dicho de otro modo, teníamos suficiente dinero para alojarnos en una habitación para aventureros de rango superior; y aunque en ocasiones pensé que esto sería lo más conveniente, luego llegué a la conclusión de que aunque tuviéramos suficiente dinero para gastar, era mejor no excedernos. Podríamos llevarnos una sorpresa si se nos acabara el dinero, y es cierto que nuestros gastos en comida han aumentado bastante en estos últimos meses.

Con mis 2 compañeros sentados conmigo, callados a la espera de mis palabras, hice el anuncio típico ya para nosotros.


"Bueno, ahora que por fin llegamos al reino Shirone, comencemos nuestra reunión estratégica."


Clap,clap,clap

Aplauden como de costumbre, con poca energía.

Veo que ya se han acostumbrado a esto.


"Pues bien, ¿con qué creéis que deberíamos comenzar...?"

"Deberíamos ir a ver al Shishou de Ludeus, ¿no?"


Al escuchar las palabras, me paré a pensar en las palabras que me dijo Hitogami.

Ludeus, escucha con atención. El nombre de esa joven es Aisha Greyrat y actualmente se encuentra retenida en el reino Shirone. Recuerda la escena que acabo de mostrarte, ya que seguramente aparezcas en ella para salvar a la pequeña. Pero, bajo ningún concepto, debes presentarte con tu nombre, sino que debes decir que eres El Amo y Señor de Dead End antes de escuchar lo que te tenga que decir; tras eso, deberás enviar una carta a un conocido tuyo que se encuentra en el palacio real de Shirone. Si haces todo lo que te he dicho, serás capaz de rescatar sanas y salvas tanto a Aisha como a Lilia.

Creo que fueron esas palabras exactas, aunque no estoy del todo seguro.... pero bueno, si la idea es seguirlas al pie de la letra, lo que debo hacer es pasear por los callejones buscando uno similar al que me enseñó con el ojo místico, aunque, ¿debería llevar a Eris y a Ruijerd conmigo? Mi experiencia hasta la fecha me recuerda que cometo más errores yendo en solitario que en grupo; quizás sea buena idea que en esta ocasión vayamos juntos.

Pero volviendo a esa escena que me mostró en el sueño... vi a 2 hombres con armadura, seguramente soldados, más que nada porque he visto a varias personas vestidas igual por toda la ciudad. Lo sé, porque diría que es la armadura estándar de los soldados de este país.

Sigo enfrascado en mis pensamientos, analizándolos detenidamente.

Por lo que me dijo Hitogami, tanto Alia como Aisha se encuentran en el palacio real de Shirone. Si están detenidas allí, entonces, ¿Aisha consiguió escapar? eso explicaría por qué la capturaron los guardias y por qué debería defenderla de ellos. Pero si hago eso, implicaría una ofensa directa contra el reino, lo que explicaría por qué no debo dar mi nombre bajo ningún concepto y que mejor me presentara con un nombre falso... seguramente también sería buena idea que ocultara mi rostro. Y entonces, mientras los caballeros andarán buscando a una persona a través de un nombre falso, le mandaría una carta a mi conocido en el palacio, Roxy, pidiéndole ayuda.

Si Roxy es la maga de la corte del reino, seguramente posea suficiente poder como para actuar y venir en nuestra ayuda; aunque eso implicaría que necesitaría su ayuda nuevamente... No soy merecedor de dormir protegido por su gracia divina[28], aunque si ella quisiera dormir a mi lado para protegerme la aceptaría con los brazos abiertos... Bueno, volviendo al tema principal, lo más seguro es que el consejo de esta ocasión se deba a los puntos que he ido razonando. Aunque claro, hablamos de Hitogami, no me cuesta creer que está tramando algo, sobretodo porque tras su consejo añadió Si doy demasiados detalles, es menos entretenido, así que seguramente, tenga alguna sorpresa entretenida esperándome.

Aun con todas mis deducciones, no me cabe duda de que me será imposible evitar todo cuanto tenga preparado, pero es que además, el tipo ese me dijo La próxima vez tendrás que confiar en mí, así que por mucho que haya algún momento tenso, es fácil intuir que no me causará lesiones graves ni que ninguno de mis familiares morirá inesperadamente.

Pero sigo creyendo que si llego a confiar en él, será mi fin.

En esta ocasión, es posible que no me mienta ni se aproveche de mí con la intención de ganarse mi confianza y jugármela a la próxima; pero aunque eso sea cierto, si simplemente me opongo a lo que me diga, es posible que la situación empeore y me acabe buscando graves problemas.

No me gusta pensar que estoy bailando en la palma de su mano, pero, al menos en esta ocasión, no tengo más opción que hacer lo que me dice. En todo caso, buscar a Aisha, ocultar mi identidad y mandar una carta a Roxy; estos 3 puntos son invariables. El problema es cómo convenzo a estos 2 para que no me sigan.

Con la carta no debería tener problemas, pero ir a buscar por callejones mientras ocultamos nuestra identidad son 2 problemas demasiado entrelazados para solucionarlos por separado. Además, desde lo ocurrido en Milis-Sion, aunque diga de tomarnos un día de descanso, ya sea Ruijerd o Eris, pero insistirán en acompañarme.

Supongo que lo que ocurrió con Paul les dejó marcados y que su preocupación por mí ha aumentado enormemente; es algo que me alegra y por lo que solo puedo sentirme agradecido.

Pero por mucho que agradezca su dedicación, en esta ocasión debo andarme con pies de plomo mientras trato con los caballeros, y estos 2 son bastante malos actuando; si los llevo, siento que las cosas se irán a la mierda y que un agitaremos innecesariamente un nido de serpientes; y algo me dice que hay muchos de esos en esta ciudad. Así que... ¿qué hago?


"Ludeus, ¿hay algo que te preocupe?"


Ya que me quedé tanto tiempo callado, Eris se echó un poco hacia mí y me hizo esta pregunta.

Jum.... ¿No dice el dicho que Mientras el tímido reflexiona, el valiente va, triunfa y vuelve[29]?


"Pues lo cierto es que sí, me gustaría que ocultáramos nuestras identidades en esta ciudad."

"¿Quieres que volvamos a hacernos pasar por otra gente? ¿Por qué?"

"...Umm."


Aunque quiera ocultar información sobre Hitogami, no necesito ocultarles el resto a estos 2.


"De hecho, he obtenido cierta información sobre que parte de mi familia se encuentra cautiva en este país."

"¿En serio?"

"¿Oh?"


Mis acompañantes no me preguntaron ni dónde ni de quién proviene esta información, y eso que siempre que fui a reunir información iba acompañado de alguno de ellos. Pero si no tienen intención de preguntar al respecto, me viene francamente mejor.


"Ahora lo comprendo, ¡si nos anunciamos como Greyrats darán la alarma, ¿no es así?!"

"Exactamente."

"¿Y a quién tienen aquí?"

"A Lilia y a Aisha... nuestra antigua criada y mi hermana pequeña."


Ahora que caigo, ¿cómo debería referirme yo a Lilia? No creo que madrastra sea correcto...


"¿Tu hermana pequeña? ¿No había otra en Milis-Sion? La pequeña egoista."

"Esta es otra, tengo 2 hermanitas."

"Jum..."


Eris se puso algo seria como si no le importara demasiado.

Con que Norn es egoista... No la veo así, pero imagino que desde el punto de vista de Eris, su actitud puede ser vista de esa forma. Pero, si Eris discutiera con mi hermana pequeña... ¿de parte de quién me acabaría poniendo?


"¡En ese caso, no veo problema en ocultar nuestros nombres! Como siempre, Ludeus, lo tienes todo bien pensado."


Eris resopla un poco como sintiéndose orgullosa de mí o como si fuera lo más natural, y lo cierto es que no lo tengo tan pensado, sino que simplemente estoy siguiendo los planes de Hitogami en este aspecto.

Jum... ahora me siento mal porque les estoy engañando.


"En ese caso, tendremos que usar nombres falsos, ¿no?"

"Creo que lo mejor es que escojamos nombres bastante comunes."

"¿Por qué?"

"Cuanto menos llame la atención el nombre, más difícil será descubrirnos."


Mientras les miraba algo preocupado, me puse a pensar nombres; entre vistazo y vistazo, pude ver como se les ocurrían una buena variedad de nombres falsos.


"Me pregunto qué tipos de nombres serán populares por esta zona."

"Mientras viajábamos, escuché bastante a menudo nombres como Shaina y Reidar."


Shaina era una caballero con el título de Diosa de la Muerte que aparece en la historia del heroico Dios del Norte. Se trataba de una de los 3 espadachines que acompañaban al Dios del Norte, y sin importar lo dura que fuera la batalla, siempre conseguía regresar con vida, como los Inou Seizontais[30]; pero imagino que todo eso simplemente fueran exageraciones de su historia. Pero bueno, las gentes de estas tierras a menudo pensaban cosas como Oh, mi hija sobrevivió a un accidente impredecible, lo que les llevó a darles el nombre de Shaina a sus hijas.

Reidar por su parte es un famoso Dios del Cauce y un genio de los contraataques; su leyenda cuenta que detuvo el mar para poder pelear en él y así derrotar al Rey Dragón de Agua. Muchos de los aprendices del estilo del Cauce Celestial heredan ese nombre para rendir homenaje al fundador, y además, se obliga a aceptar el nombre junto con el título de Dios del Cauce, Reidar para los hombres, y Reida para las mujeres; aunque no solo ellos, sino que varias personas son nombradas así por sus padres.

Pero les agradezco que estén pensando seriamente nombres para ocultar nuestras identidades; aunque recuerdo que Hitogami dijo expresamente que yo me presentara como El Amo y Señor de Dead End...

Aunque ahora que lo pienso, ese nombre es el que le tengo que dar a Aisha concretamente... En ese caso, ¿acaso importa? Pensaré también un alias[31] para mí.


"Ludeus, ¿tú qué opinas?"

"Pues supongo que, en este caso, lo mejor es que se note claramente que son nombres falsos."

"¿Por qué?"

"En este país no conocen ni nuestros nombres ni nuestras caras, por lo que, si nos presentamos con nombres extraños y llamativos, no serán capaces de comprender nuestros objetivos y los confundirá."


O eso creo... me suena que explicaron algo así en algún anime o algo... Personalmente opino que cualquier nombre falso nos vale, aunque claro...


"Entonces, un nombre genial nos valdría."


Así que uno genial...


"De acuerdo, en ese caso, yo me llamaré el caballero de la Umbra Lunar[32]."

"¡¿Caballero de la Umbra Lunar?!"


Los ojos brillantes y la cara de felicidad de Eris al escucharme eran casi inauditos; lo cual me extrañó, sobretodo al recordar que el verdadero caballero de la umbra lunar es un tío que vestía una especie de delantal en su tiempo libre y que hablaba de forma pomposa... Si Eris le viera, no me cabe duda de que le dejaría K.O. nada más verle.


"¡Yo quiero llamarme así también! Ah, pero si nos llamamos igual será un problema, hmm...."


¿Le ha gustado tanto? En ese caso, te concederé el honor de un nombre igual de Poweroso[33]


"Pues entonces, ¿qué tal si tú, Eris, te haces llamar la espadachina de la Umbra Lunar y Ruijerd se presenta como el guerrero de la Umbra Lunar? De esa forma iremos con nombres a juego."

"¡Oh! ¡A juego! ¡Es genial! ¡Me gusta, me gusta!"


Pensé que a Ruijerd le daría algo de vergüenza un nombre así, pero no parece que le moleste especialmente; imagino que tendrá que ver con que Paul me dijo que el nombre de Aqua Heartia, la Arrogancia del Dragón de Agua sonaba guay...

Parece que en este mundo se llevan los nombres en plan chuunibyou[34].


"Pero, Ludeus no se parece en nada a un caballero."


Cuando ya nos habíamos decidido por esos nombres, escuché a Eris susurrar eso.

Así que no soy un caballero... en ese caso, quizás mejor me presento como Mago Negro o General Ω[35]... Bueno, tampoco sé si será necesario que lleguemos a dar estos nombres, así que creo que cualquier cosa nos vale. Simplemente nos adaptaremos a la situación, si lo veo conveniente, simplemente me presentaré como El Amo y Señor.


"Bueno, entonces esos van a ser los nombres que daremos en esta ciudad si lo vemos necesario."

"Vale, ¿pero qué es lo que vamos a hacer aquí?"

"Por el momento, lo que voy a hacer es mandarle una carta a Roxy al palacio real, tras eso, reuniremos información mientras espero respuesta."


Con estas palabras, parece que terminamos de decidir un plan de acción, aprovecharé el tiempo libre para ir por los callejones en busca de la escena que me mostró Hitogami.

Haré cuanto pueda pueda para que todo salga bien.


5ª Parte[edit]

Al día siguiente, me acerqué al mercado para comprar material de escritura y una carta para poder escribirle a Roxy, tras lo que regreso a la posada para ponerme a escribirla.

En la carta, comienzo con el saludo correspondiente y continúo explicándole que he sobrevivido al incidente del teletransporte. Tras esto, le explico que me encuentro bien y que no tiene de qué preocuparse, que actualmente me encuentro en la capital de Shirone y que me gustaría poder verla.

Comento por encima que los aldeanos de la aldea Bonna han desaparecido y que actualmente estoy viajando para encontrar información de los que todavía no han aparecido. El siguiente apartado es un comentario casual sobre nuestra criada Lilia, y para hacer hincapié, terminaré comentando lo preocupado que estoy de mi familia.

Coloco de forma planificada el contenido de la carta para que con el primer carácter de cada línea se pueda leer Por favor ayúdame.

Con todos estos detalles, estoy seguro de que hasta Roxy se dará cuenta de que hay algo raro en la carta y acabará viendo el mensaje oculto.

Para terminar, hago un patrón con la forma del collar de Roxy para poder hacer un sello de cera con él; y aunque dudé un tiempo sobre el nombre con el que debería enviarla, decidí que era mejor seguir con el nombre Ludeus, ya que todas las cartas que le envié desde Roa iban de esa forma. Estuve a punto de usar un nombre falso, pero imagina que al ver la carta, Roxy piense No conozco al remitente y la tira a la basura...

No voy a negar el hecho de que Roxy a veces es un poco patosa, ya que es una de sus pequeñas pegas/encantos.

Por todo esto, terminé la carta con un

"De parte de Ludeus Greyrat, tu discípulo favorito que quiere que veles por su vida."[36]

Aunque ahora que lo pienso, aunque ponga un nombre falso, Roxy debería notar que es mi letra en cuanto la vea; pero por mucho que diga esto, Roxy es un tanto despistada en los momentos de mayor importancia, así que mejor lo hago así y no arriesgarme a ver cómo actúa cuando reciba la carta, porque sería la Roxy de Schrödinger[37]... Mmmm, por algún motivo me he imaginado a Roxy disfrazada de gatita en una caja abandonada para que yo pueda llevármela a casa; o hasta imaginármela escondiéndose en una cajita de cartón boca abajo... sublime.... Pero dejando eso de lado, haré todo lo posible para asegurarme de que lea la carta y vea el mensaje.


"Bueno, yo iré a entregar la carta."

"De acuerdo."

"Vale, que tengas buen viaje."


Tanto Eris como Ruijerd me despidieron bastante contentos, ya daba por sentado que me seguirían, así que fue un tanto decepcionante que no lo hicieran, después de haberlo analizado tanto.


"¿Oh? ¿Y qué vais a hacer vosotros 2?"

"Buscamos cada uno por nuestro lado para ver si encontramos información de tu hermana pequeña."


Ah, cierto, les dije que íbamos a buscar información... Vale, la información es poder, así que obtener de más no es ningún problema; es más, me sorprendo a mí mismo por no haber ido personalmente a buscar información debidamente en este reino hasta ahora.


"Comprendo, entonces lo dejo en vuestras manos. En cuanto mande la carta, buscaré información por mi lado también."


Tras decirles estoy, salí del cuarto.


6ª Parte[edit]

Unos minutos después de entregar la carta al gremio de aventureros para que la mandaran, noté que me estaban siguiendo.

Al principio pensé que se trataba de Ruijerd, debido a que durante estos últimos meses no me habían querido dejar solo para que no me metiera en problemas; pero lo raro es que Ruijerd en lugar de seguirme, directamente me acompañaba, por no hablar de que la habilidad de seguimiento sin que me dé cuenta de Ruijerd es increíblemente alta, por lo que sería imposible que le hubiera notado.

La persona que actualmente me está siguiendo es demasiado obvia, hasta el punto de que es imposible que sea Ruijerd; y seguramente, tampoco Eris, ya que esta última es malísima siguiendo a escondidas, si me hubiera seguido, debería haberla notado desde que salí de la posada.

Tampoco se me ocurre el motivo para que comiencen a seguirme específicamente al salir del gremio de aventureros... así que, ¿quién será?

No se me ocurre nadie de esta ciudad que pueda guardarme rencor por nada... ayer la pisé por primera vez en mi vida, y aunque no me cabe duda de que algo grande ocurrirá de aquí a unos días, hoy por hoy, todavía no he hecho nada que pudiera haber molestado a nadie.

Otro punto a tener en cuenta es que mi actual acosador pueda tener alguna relación con el continente demoniaco, pero, ¿qué persona en su sano juicio vendría desde el continente demoniaco para buscar venganza? Por lo que descarto esta posibilidad.

Existe la posibilidad de que se trate de algún miembro de los contrabandistas que destruimos en Puerto Santo, quizás nos hayamos encontrado de casualidad y haya aprovechado para cobrarse venganza por lo que hicimos. La probabilidad de esto no es especialmente alta tampoco, ya que como pude notar su presencia, su técnica es un tanto burda.

Mientras giraba una esquina, aproveché para intentar echarle un vistazo a mi perseguidor, y pude ver como una pequeña sombra se escondía rápidamente, por lo que no me cabe duda de que es un niño.

La posibilidad de que un niño del vecindario por cualquier motivo decidiera que por mi forma de comportarme era un villano y que por consiguiente decidió jugar a las escondidas conmigo no me parece tan descabellada. Es más, ni me preocupo por el motivo por el que me vio de esa forma, no me cabe duda de que varios niños de los que se aburren deciden jugar a eso porque sí, sin motivo concreto.

Me pregunto si debería esconderme y que cuando se acerque y se asuste por haberme perdido de vista, aparezca y le de un susto..... Mejor no, no puedo olvidar de que en este mundo hay cuerpos de niño (Hobbits) que pueden hacerse pasar por niños, por lo que no puedo permitirme ser negligente.

Debido a mis pensamientos, decido perderle y giro a la derecha en un cruce para adentrarme en un pequeño callejón.


"...¿Hnn?"


Al entrar, por algún motivo sentí que algo no iba bien, pero sin darle demasiada importancia, a mi espalda creé un muro con magia de unos 3 metros más o menos que surgió del suelo; convirtiendo en un Dead End[38].

Al otro lado del muro, pude escuchar sonidos de ligero pánico y movimientos apresurados, tras lo que pude escuchar golpes en el muro sin demasiada fuerza. Al notar todo esto, no pareció que fueran a destruir la pared con magia ni ninguna técnica de espada.

Por un segundo había pensado que era Eris quien me estaba siguiendo, pero de ser ella, habría saltado por encima del muro como si nada... ¿habrá sido de verdad un niño que se estaba quedando conmigo?

Al llegar a esa conclusión, continué mi camino.

Me adentré más de la cuenta en los callejones para despistar al pequeño, pero, ¿cómo llego desde aquí a la calle principal?.... Parece que me he perdido, bueno, tampoco es que me vaya a costar tanto averiguar como volver a la calle principal.

Mientras meditaba sobre esto, continué recorriendo los callejones durante un rato, aunque me costó bastante encontrar algún punto de referencia, por lo que di varias vueltas innecesarias. Esta confusión se debió a que las calles de esta ciudad serpentean bastante, nada que ver con la estructura de Milis-Sion en la que toda la ciudad seguía la disposición de un tablero de ajedrez.

Aunque todavía no se me pueda considerar un niño perdido... no me cabe duda de que estoy a nada de convertirme en uno... En el peor de los casos, usaré magia para saltar a los tejados de las casas y orientarme. Ahora que lo pienso, la imagen que me mostró Hitogami me recuerda bastante a la forma de estos callejo-


"¡Ah!"


Con eso, recordé esa sensación extraña que sentí hace unos minutos al entrar en el callejón, como si algo no fuera bien.

Seguramente lo que sintiera fuera un déjà vu[39] o algo similar....

Sin pararme a pensar más, di media vuelta en dirección al callejón en el que creé la muralla con magia. Tuve que dar bastante giros hasta casi perderme, hasta regresar a ese punto.


"¡No, soltadme!"


Pude escuchar el grito de una joven, y en mi campo de visión entró el muro que había creado minutos atrás.


"¡Devolvedme la carta!"


Coloqué mi mano sobre la muralla, en la que concentré mi poder mágico. Con magia de Tierra, alteré el muro para agrietarlo en su totalidad, tras lo que comencé a llenarlo con magia de Aire para expandir esas fisuras.

BANG

Un fuerte sonido resonó conforme la muralla de tierra se desmoronaba en innumerables pedazos por todo el callejón; ante mí, una escena se hizo presente en la que una niña era atrapada de forma violenta por un par de soldados; el soldado que tenía sus manos libres, estaba rompiendo en pedazos una hoja de papel que le habían quitado a la pequeña.


"¡Esa carta era para mi padre, no la rompas!"


Mushoku06 056.jpg

Los soldados, al verme aparecer entre los pedazos de la pared, se quedaron estupefactos.


"¿Q-Quién diantres eres...?"


La jovencita mostraba facciones similares a las de Lilia, y llevaba el pelo, de un tono similar al de Paul, recogido en una coleta. Iba vestida como una sirvienta aunque con un vestido bastante holgado; y se la veía aterrada con lágrimas corriendo por sus mejillas y su nariz moqueante, aunque daba la impresión de que por lo general era una chica alegre y despreocupada.

Observándola, mi mirada se dirigió a las caras repugnantes de villanos que... No... no tenían una cara tan maligna como pensaba, es más, si te fijas, casi parece que no están conformes con lo que están haciendo, sino que simplemente hacen lo que les han mandado, sin que quisieran cumplir esas órdenes.


"¡¿Quién eres?! ¡Identifícate!"

"Soy el her..."


Espera un segundo... no se supone que debía dar mi verdadero nombre... Umu...


"¡Soy el caballero de la Umbra Lunar!"

"¡¿A qué viene eso de caballero si está claro que eres un mago?!"

"Ughh..."


Me devolvió un Tsukkomi[40] preciso y demoledor.

Puta sea... La próxima vez me presentaré como el Mago Negro de la Umbra Lunar... Bueno, ahora ya no puedo hacer nada.


"Mira, chico... No hay nada de malo en jugar haciéndote pasar por un héroe, pero aunque no lo creas, somos soldados del palacio real, y esta chica se ha perdido y queremos llevarla de vuelta con su madre."


Parece que me tomaron por un niño juguetón, ya que uno de los hombres me miró algo tranquilizador mientras aprovechaba para darme una advertencia disimulada.

El caballero que estaba sujetando a Aisha parecía algo molesto con lo que estaba haciendo, por lo que seguramente hubiera alguna medio verdad y medio mentira en las palabras del caballero; por mucho que yo no supiera a ciencia cierta de cuál era el caso.

Algo me hace pensar que no son malas personas, sino que simplemente debe haber ocurrido algo en el palacio real y que aunque tengan detenidas a Aisha y a Lilia, a los caballeros se les debe haber dicho que es porque se lo merecían o algo parecido. Quizás sea mejor no ganarme la enemistad de estos soldados... a lo mejor no debería pelear contra ellos, sino solucionar esto hablando.


"¿De verdad? ¿Entonces por qué has roto la carta que la pequeña llevaba encima?"

"Ahh~... eso fue porque... ya sabes, eso. Cosas de adultos, no sé si me explico."


Ya entiendo, tienen razón, siempre hay muchas de esas cosas de adultos en estos casos, ¿no crees?[41]


"¡Ah!"


En ese momento, aprovechando un despiste del guardia, Aisha consiguió soltarse de este.


"¡Po'favo'h, ashúdame!"[42]


Vino corriendo en mi dirección y se escondió a mi espalda, agarrándose a mi ropa; la pequeña estaba claramente asustada con el rostro cubierto de lágrimas y con algo de mocos. Tras ver la desesperación en su cara, empecé a no darle tanta importancia a ganarme a 1 o 2 reinos como enemigos si era para defenderla.


"Esos ho'bres, a la fue'sa, mi ca'ta, la rompelon..."[43]


Soy incapaz de comprender lo que intenta decirme, pero su desesperación queda perfectamente retratada.

Me rindo, me rindo... un hombre de cuarentaipocos como yo no puede rechazar ayudar a una jovencita como esta; así que lo haré como de costumbre.


"...¡Hnnn!"


Levanté mi mano de improviso y conjurando en silencio, le lancé a uno de los guardias una Bala Rocosa.


"¡Ah!"


El caballero fue capaz de reaccionar a tiempo a la inesperada Bala Rocosa y desenfundó su espada para desviarla en un parpadeo.

¡Uohhh, qué reacción tan buena! Así que Cauce Celestial... Eso me complica las cosas, aunque bueno, no es que solo sea capaz de lanzar Balas Rocosas... Con esta distancia entre nosotros tengo suficiente margen para actuar. Pero vaya, es el 4º que ha conseguido evitar el ataque de mi cañón petreo.


"¡¿Conjura en silencio?!"

"¡¿Entonces ese niño es el de Roxy-dono?!"

"¡Vino de verdad!"

"¡Pide refuerzos!"

"De acue--¡UOH!"


Creé una zanja en el suelo para que el caballero que estaba a punto de salir corriendo tropezara y se cayese.

¡Protesto![44]

Al mismo tiempo que creaba la franja, le lancé un par de balas rocosas al otro soldado para mantenerlo a raya mientras hablaba con Aisha.


"Vamos a huir de aquí, ¿estás lista?"

"Hic-Hic... ¡sí...!"


Mientras no dejaba de llorar, Aisha asintió con la cabeza.

Pues venga, en cuanto deje K.O. al que queda en pie saldremos huyendo...

Justo cuando pensaba en esto.

¡Piiiiiiiiiiiii![45]

Escuché un extraño sonido bastante agudo similar al canto de pájaros; el sonido provenía del agujero que habría creado con magia, era un silbido, posiblemente para dar la alarma.

Tras ese sonido, a cierta distancia en callejones cercanos empezaron a oírse sonidos similares provenientes de otros silbatos.

¡Pii!¡Piiii!¡Piii!¡Piii-piiii-piiiiiii!

Cada uno de los silbidos seguían patrones diferentes y hasta el sonido era diferente.

Lo más probable es que estén informando de su posición entre los distintos soldados a través de estos pitidos.

Tras ver que había dejado de lanzar balas rocosas, el soldado que aun estaba en pie en el callejón se puso a gritarme.


"¡Todos los caminos de esta zona han sido sellados y pronto estarán las calles llenas de soldados! ¡Cesa tu inútil resistencia y entréganos a la chica! ¡Si lo haces no sufrirás daño alguno!"

"..."


Mierda... ha pedido refuerzos, y la llamada ha tenido éxito[46]... No me extrañaría que el callejón acabara rodeado de varios soldados y caballeros hasta bloquear las salidas... aunque claro, todavía me quedaría una disponible...


"¡Aisha, agárrate a mí con todas tus fuerzas!"

"¡¡¿Eh?!!"

"¡Pase lo que pase, no te sueltes!"


Casi en estado de shock, me hizo caso y pasó sus manos por mi cintura agarrándose con fuerza a mí; yo con mi mano izquierda, la agarré de la ropa tan fuerte como pude mientras mi mano derecha concentraba el maná de mi cuerpo mientras la dirigía al suelo.

Cuando acumulé suficiente, lancé una Columna Terrestre con la punta aplanada bajo mis pies con suficiente impulso como para lanzarnos por los aires como si fuéramos una bala humana.


"¡¿P-Pero qué?!"

"¡¡Kyaaa!!"


Dejando atrás las voces de confusión de los guardias y el fuerte chillido de Aisha, conseguimos escapar sin dificultades de ese lugar.

¡Muahahaha, hasta más ver, pendejos!


Por cierto, debido a que me dejé llevar por la situación, me excedí con el lanzamiento y al aterrizar acabé destrozándome las piernas.

Parece que esta magia es peligrosa a menos que se practique a diario.


Capítulo 54 - La Ausencia de Dios[edit]

1ª Parte[edit]

Tras nuestra catapultada escapada, Aisha estuvo llorando durante un rato, gimoteando y moqueando mientras sus dientes no paraban de repiquetear entre temblores, parece que se asustó hasta el punto de que llegó a orinarse encima durante el vuelo.

La comprendo bien, si un hombre siniestro me levantara a la fuerza por el cuello de la camisa amenazantemente, puede que no me meara encima, pero sin duda me empezarían a temblar las piernas... bueno, puede que se me escapara alguna gotita[47].

Pero volviendo a los 2 caballeros, es cierto que parecían ser bastante bien amanerados y hasta cordiales, aunque es posible que el estímulo de verse capturado por ellos hubiera sido demasiado para una pequeña de 5-6 años. Teniendo en cuenta la diferencia de edad y físico, es normal que sintiera pánico al verse capturada por hombres de mediana edad vestidos con armadura.

Una vez llegados a una edad no es lo mismo, pero siendo pequeños, como por ejemplo, cuando estás en Primaria, si vieras un grupo de chicos de secundaria en una zona del patio, te sentirías algo cohibido aunque no parecieran unos gamberros. Pues imagínate cuando son un par de caballeros, no me cabe duda de que debe haber acabado aterrado.

Me gustaría pensar que no ha sido debido a que escuchara como mis 2 piernas se partían como ramas con un fuerte crack al tocar el suelo; las curé de inmediato con magia, pero no puedo negar que dolió mucho.

Llegamos a la posada en la que me alojaba con Ruijerd y Eris, aunque cuando regresé, no había rastro de ninguno de los 2.

Seguramente estén todavía reuniendo información y regresarán para la noche.


Pero actualmente, estoy experimentando una misteriosa vivencia.

Nada más llegar a la habitación, ayudé a Aisha a cambiarse de ropa, le quité su atuendo de criada algo grande para ella, despegué de su piel la ropa interior que llevaba puesta, la ayudé a limpiar con agua tibia todo su aún no desarrollado cuerpo y le presté la camiseta del pijama que suelo usar. Por supuesto, hice todo lo posible para hacer como si no me hubiera dado cuenta de que se había orinado encima y limpié la prenda de ropa en una tina que teníamos para la ropa sucia.

Pero la cosa es, que en mis manos se encuentra la ropa interior de una niña de Primaria, mientras me encuentro sentado en una tina con jabón para hacer la colada. Si mi yo anterior hubiera vivido una escena similar, con todo lo que conlleva, no me cabe duda de que me habría excitado enormemente.

¿No me crees? Pues míralo de este modo. A pocos metros de mí, hay una pequeña gimoteante en la cama a la que he tenido desnuda durante un rato mientras la lavaba y que ahora lleva puesta una camiseta ancha mía, mientras yo estoy a punto de lavar una prenda íntima de ropa todavía caliente y que ha sufrido un percance. Cabe destacar que la pequeña ahora mismo no lleva ropa interior......

Pero debido a que soy un caballero, me encuentro ante un enorme dilema; me gustaría ayudarle ofreciéndole unas bragas de Eris, pero no se me permite acercarme a ellas, ese cajón tiene una pegatina de No se permiten Ludeuses en este establecimiento[48].

Bueno, no es una pegatina, pero sí es una de las reglas principales de Dead End... por urgente que sea la situación en la que nos encontramos, cómo voy a saltarme esa regla y explorar sus pertenencias cuando no se encuentra en la habitación para buscar unas bragas que ofrecerle a la pequeña... solo de pensarlo me pongo a temblar.

Si rompiera esa regla, Ruijerd no vendría en mi ayuda cuando una Eris con los ojos inyectados en sangre viniera hacia mí para matarme y me odiara durante al menos 3 días; aunque realmente el problema sería que me destrozaría la cara a base de puñetazos hasta dejármela deformada y que sería incapaz de saborear la comida durante esos 3 días o más.

Bueno, en realidad siempre podría curarme la cara con magia... aunque es posible que me la volviera a destrozar. PERO lo importante es que me encuentro en una situación en la que no me extrañaría que mi bestia salvaje interior se pusiera a aullar... pero no, mi corazón está como la superficie de un lago en medio de un bosque inhabitado, totalmente en calma; aun sin contar el hecho de que la situación llegue a excitarme o no, en mi lago no hay ni una sola ola, y simplemente está cristalino y en calma. Que cosa tan rara...

El único sentimiento que tuve al lavar a la pobre y llorosa Aisha es que es una jovencita en apuros que necesita calmarse, nada a parte de eso.

A ver si he eliminado toda impureza de mi cuerpo y me he convertido en Budha.... ¿o qué se yo? Lo mismo tanto ganarme la ira imperial de Eris ha hecho que mi pequeño Pokemon pierda sus ganas de luchar. Quizás tuve una experiencia aterradora y mi mente selló mis recuerdos...... No creo... no debe... ¡imposible! Un trauma así no sería suficiente para detenerme, ¿estás bien, hijo mío?

Y mientras andaba enfrascado en estos pensamientos, la colada terminó antes de que me diera cuenta, y me encontraba doblando correctamente las braguitas de lino sin ningún sex-appeal y el atuendo de criada; he de decir que ambas prendas están hechas de materiales de una calidad más que aceptable.

Le entregué a Aisha su ropa y pude comprobar que hacía poco que había dejado de llorar, y ahora estaba cambiándose de ropa algo más animada. A lo que yo le prestaba toda mi atención, principalmente por lo extraño de no sentir ningún tipo de excitación.

Quizás este cuerpo sea incapaz de tener pensamientos impuros por familiares... qué cosas, en mi anterior vida no tuve ningún tipo de reparo siempre y cuando fuera mujer. Veo que la vida está llena de sorpresas.[49]


2ª Parte[edit]

"¡Me llamo Aisha Greyrat! ¡Le agradezco mucho lo que hizo por mí, señor!"


Aisha inclinó su cabeza para agradecerme la ayuda vestida ahora con su algo amplio traje de sirvienta. El movimiento hizo que su coleta de cola de caballo se agitara siguiendo el ritmo.

Las coletas son geniales... De vez en cuando he visto a Eris cogerse el pelo en una coleta, pero la suya se parece más a la de una atleta; algo que para nada me disgusta. Pero la que lleva Aisha y el encanto que emana de ella es distinto, la de la pequeña es adorable en extremo, como si fuera una muñeca encantadora; aunque claro, como tiene los ojos bastante rojos de tanto llorar, se asemeja más a una muñeca maldita[50]...

Tras alzar su rostro dio un paso hacia mí, quedándose a escasos centímetros de mí.

Demasiado cerca.


"¡Si no hubiera venido en mi ayuda, valiente caballero, no me cabe duda de que esos hombres me habrían llevado con ellos a la fuerza!"


Al escuchar la forma en la que me llamó valiente caballero, recordé que me había presentado al final como caballero de la Umbra Lunar delante de ella, lo que hizo que corriera por mi espalda un chorro de sudor frío.

Después de mi charla con Eris al final me dejé llevar por esto de los nombres falsos... Mierda... a mi edad no me moriré de vergüenza en una situación como esta, pero... siento que dentro de 10 años esto acabará convirtiéndose en un chiste, conmigo de víctima.

Estos pensamientos me hicieron arrepentirme de dar un nombre tan vergonzoso[51].


"Le doy las gracias de corazón."


Aisha repitió su reverencia una segunda vez.

¿Cuántos años tenía Aisha? 6, ¿no? Vaya, todavía es una niña, pero veo que es muy educada.


"¡Pero aunque me haya salvado, me gustaría importunarle una vez más con una petición! ¿Me permite el atrevimiento?"

"C-Claro."


¿Ha dicho Importunarme? Veo que ha aprendido palabras complicadas para su edad...

Según lo que me contó Paul, Lilia le estuvo dando una educación especial desde muy pequeña debido a lo lista que era.


"¡Me gustaría pedirle que me prestara material para escribir una carta y que además me indicara dónde se encuentra el gremio de aventureros! ¡Se lo pido por favor!"


Tras decirme esto, volvió a inclinar la cabeza a modo de reverencia.

Mírala... pidiéndome favores como si fuera toda una adulta, lo hace bastante bien; es una niña educada. Aunque parece que todavía le faltan cosas por aprender.


"¿Solo con esas 2 cosas será suficiente? ¿Tienes dinero?"

"...¡No tengo dinero, señor!"

"¿No te dijo tu madre que para mandar una carta te hacían falta tanto materiales para escribirla como dinero para mandarla?"


Soy de los que opinan que debe enseñársele a los niños la importancia del dinero desde una edad temprana; aunque en verdad me extraña que Lilia no lo hubiera hecho ya. Quizás hay cosas que no se entienden aunque se expliquen y cosas que simplemente no se pueden explicar aun.


"Mi madre me enseñó que si una niñita como yo dice con una mirada de corderito Quisiera enviar una carta a mi padre, por favor, lo logrará aunque no tenga dinero."


Hostia... Guau, Lilia-san, mira que eres... ¿Pero qué le estás enseñando a tu propia hija? ¿De verdad pretendías enseñarle a usar sus armas de mujer? Ahora que la he oído decirme eso, casi que todo cuanto hace parece una farsa... su forma de comportarse, sus gestos, sus palabras... En serio, ¿qué le has estado enseñando, Lilia...?


"¡Llevamos tiempo intentando ponernos en contacto con papá, pero los hombres del castillo dicen que no está permitido y no nos dejan ni mandar una carta!"


Por su historia, comprendo que Lilia está detenida en el castillo y que no le dejan mandar una carta a ninguna de las 2.

¿La habrán tratado indebidamente? Es fácil de ver de esa forma ya que Hitogami me dijo que las salvara.... Como esto acabe en un evento NTR[52] dudo que a Paul le guste la idea.


"¿Acaso no hay otras personas en las que puedas confiar a parte de tu padre?"

"¡Ninguna, señor!"

"No sé, por ejemplo, quizás... ah sí, ¿una joven de pelo azul... o quizás algún hermano mayor al que puedas pedirle ayuda?"


Tras mi mención casual, Aisha enarcó una ceja como si algo de lo que hubiera dicho le hubiera molestado.

¿Y eso?


"Tengo un hermano mayor[53], pero..."

"¿Tienes uno? ¿Pero?"

"No se puede confiar en él."


¡¿Cómo que no?! ¡Pero si ese hermano mayor acaba de rescatarte impecablemente!


"¿T-Te importaría contarme el motivo de tus palabras?"

"¡¿El motivo?! ¡Claro, mi madre me ha hablado en detalle de mi hermano."

"Oh."

"¡Pero todo lo que me dijo era totalmente increíble! ¡Como por ejemplo, cuando empezó a usar magia de nivel Intermedio con 3 años, o cuando se convirtió en mago Maestro[54] con 5! ¡Por si fuera poco, ¿me dijo que se convirtió en el tutor particular de la hija del Lord de la provincia con 7?! ¡No es que sean increíbles, es que es imposible, está claro que todo son mentiras!"


¿Que no puedes creerlo...? Bueno... imagino que es normal.


"Pero ¿quién sabe? Lo mismo es un buen hermanito y se puede confiar en él, ¿no?"

"¡Es imposible que pueda hacerlo!"

"¿P-por qué?"

"En nuestra casa había una cajita que mi madre trataba como algo importante; siempre me dijo que no me acercara a ella y nunca me permitió ver el contenido por algún motivo. Por lo visto, contenía algo preciado de mi hermano mayor."


... ¿Una cajita?... ah, ahora que lo dice... recuerdo que Paul comentó de pasada un pequeño cofre que Lilia llevaba con ella.


"Y un día, aprovechando que mi madre no estaba en casa, la abrí en secreto y vi el contenido. ¡¿Qué crees que había dentro?!"

"P-pues... no lo sé, la verdad."

"Ropa interior, en concreto, unas braguitas de mujer; que además eran bastante pequeñas y según mis cálculos, debían ser de una niña de unos 14 años. Y ni en casa ni en el pueblo había ninguna chica que encajara con esa edad, llegué hasta pensar que en lugar de un hermano tenía una hermana, pero era difícil de creer. Al final, conseguí pensar una persona que encajara con el tamaño de la prenda, y resultó ser la maestra particular de mi hermano, una mujer llamada Roxy. Resulta que cuando mi hermano mayor tenía 4 o 5 años, trató las bragas de una mujer bastante mayor que él como si fuera un artefacto religioso."


¿¿Según tus cálculos?? P-P-Pero... ¿no es esta niña un poco demasiado lista para su edad? Como mucho tendrá 6 años, ¿no es así?... Cómo digo esto... por algún motivo, no parece que me lleve tantos años con esta niña pequeña.


"Pero... no sé... existe la posibilidad de que sea alguna clase de malentendido, ¿no es cierto?"

"No, porque conseguí que mi madre me contara todos los detalles. Por lo visto, mi hermano hacía lo que venía en gana, desde espiar a esa tal Roxy mientras se lavaba o mirar a hurtadillas a mis padres mientras mantenían relaciones; parece que mi madre intentaba ocultarme todo esto. ¡No me cabe la menor duda duda de que mi hermano mayor es un hentai-san[55] (Pervertido)!"

¡Hentai-san!¡Hentai-san!¡Hentai-san!..... ¡No me cabe la menor duda duda de que mi hermano mayor es un hentai-san!san-san-san Y para terminar... ¡Es un Hentai-san! ¡Te lo suplico, para de una vez, la cordura de Ludeus ha bajado a 0 y ha acabado en el manicomio de Arkham[56]!


"Y-Ya veo, así que tu hermano mayor es un hentai...uh, menudo problema, jajaja..."


Por mucho que digan que se recoge lo que se siembra... pero esto es demasiado... joder, ¿cómo ha podido pasar esto...? Ahora todo tiene sentido, por eso Hitogami me dijo que no diera mi nombre... Todo tiene sentido ahora, pero vamos, seguro que se lo tiene que estar pasando genial...


"Por cierto, señor caballero, ¿cómo se llama realmente?"

"Es un secreto, aunque me conocen como El Amo y Señor de Dead End."


Respondí intentando no dejar ver mis pensamientos ni emociones. Parece que voy a tener que tomarme mi tiempo para decirle que soy el hermano mayor del que hablábamos.

....En cuanto lo haga, me verá como un pervertido...


"Oh... así que El Amo y Señor... ¡Suena genial! ¿Acaso es porque puedes usar magia de invocación?"

"No, simplemente tengo a mi cargo a 2 perros feroces."

"¡¿De verdad?! ¡Genial!"


Aisha me miraba con ojos brillantes, casi como si fuera un cachorrillo, aunque en realidad era un cachorrillo al que acababa de engañar.

Ah... me retuerce el corazón.... Pero por el momento, todo va saliendo más o menos bien, y si le revelera que soy su hermano mayor, es más que probable que dejara de hacerme caso. Es más, si todo va como hasta ahora, escuchará todo lo que El Amo y Señor de Dead End le diga; de ese modo, mientras oculto mi identidad, podría rescatar a Lilia de una forma heroica para conseguir que Aisha sienta respeto por mí. Si todo va como lo tengo previsto, cuando descubra que en realidad soy su hermano mayor, su opinión de mí pasará de un extremo al otro.


"De acuerdo, en ese caso, yo iré a rescatar a tu madre."

"¿Eh?"


Tras esta declaración, Aisha pareció mostrarse totalmente anonadada.


"P-Pero."

"Por favor, confía en mí."


Y así fue como me reencontré con Aisha. Por mala impresión que tenga de mí, no es como con Norn, que vio como le daba una paliza a nuestro padre delante suya.

Aunque me considere un pervertido por haber adorado la ropa interior de Roxy, ¿qué más da? Ya llegará el día en que comprenda mi devoción. ¡Al final comprenderá que todos los seres humanos necesitan algo en lo que tener fe! Pero vaya... mira que ser capaz de enlazar bragas con pervertido a su edad... No tiene edad ni para enlazar deseo sexual con ropa interior, es más, es cuestionable el hecho de que pueda siquiera comprender lo que es el deseo sexual... ¿Quién le habrá enseñado esas cosas? Le daré una paliza a cualquier desgraciado que le haya enseñado esas cosas extrañas a mi hermana pequeña.


"Por cierto, Amo y Señor-san."

"¿Qué ocurre?

"¡¿Cómo supiste mi nombre antes de que te lo dijera?!"


Tras esa pregunta y durante un rato, me dediqué a inventarme desesperadamente un motivo que lo explicara.

Lo dejaré a vuestra imaginación.


3ª Parte[edit]

Tras esos eventos y mi algo penosa explicación, estuve charlando con Aisha durante un rato en el que me contó lo que estuvo haciendo durante estos últimos 2 años.

Escuché su versión de la historia, y aunque en algunas partes acabó siendo un tanto insuficiente, más o menos comprendí por encima lo ocurrido.

Por lo visto, tanto ella como Lilia fueron teletransportadas al palacio real de este país, y como era de esperar, las encarcelaron debido a que eran intrusas. Gracias a que Lilia les informó de algunas cosas que Aisha no supo explicarme, las dejaron simplemente capturadas en una especie de arresto domiciliario dentro del palacio.

Tenían una extraña relación de tomaidaca, pero Aisha no la comprendía completamente, aunque parece ser que el acuerdo no les permitía mandar cartas al exterior, aunque tampoco le hicieron nada espeluznante ni a Lilia ni a Aisha.

Imagino que el acuerdo no iba relacionado con favores sexuales de ningún tipo; aunque claro, Aisha no sabe mucho al respecto, así que es posible que cada noche Lilia tuviera que acercarse a alguna habitación. Si no lo recuerdo mal, Lilia todavía era bastante joven (aunque creo que era mayor que Paul, por lo que unos treintaitantos...), pero no posee un atractivo tan alto como el de Zenith, quizás por ello no atrajo tanto la atención de los habitantes del palacio.

Aun así, seguían considerándolas sospechosas por lo que el arresto domiciliario continuó, pero de por sí, este hecho es bastante extraño.

Ya han pasado 2 años y medio desde el teletransporte, ¿de verdad la han mantenido retenidas durante todo este tiempo sin eliminar las sospechas? Da la impresión de que hay alguna circunstancia especial que desconozco... además, ahora que caigo, Aisha no ha mencionado a Roxy en ningún momento... ¿Es posible que Roxy no haya hecho nada por ayudar a Lilia? ... O quizás... el hecho de que pidiera que las liberaran hizo que simplemente acabaran en este arresto domiciliario.

En cualquier caso, tras escuchar a Aisha, actualmente me encuentro esperando la respuesta de Roxy; ya que con su testimonio, seguramente todas las piezas de este rompecabezas se acaben organizando y resolviendo todas mis dudas.

Y por cierto, el motivo por lo que ocurrió el evento de Aisha con los guardias se debió a que la pequeña intentó enviarle una carta a Paul pidiéndole ayuda. En ese momento, acabó perdiéndose y decidió seguir a una persona que fuera vestida como un aventurero para que le enseñara el camino hasta el gremio; esa persona resulté ser yo.

Ese tipo de coincidencias son bastante aterradoras... aunque claro, seguramente se deba al influjo de Hitogami.


4ª Parte[edit]

Tras contarme su historia, Aisha me pidió que le contara la mía.


"Ohh, así que El Amo y Señor ha llegado hasta aquí desde el continente demoniaco."

"Así es, acabé allí debido a la teletransportación de la provincia de Fedora."

"¿Y a qué te dedicabas antes del incidente?"

"Era un tutor particular. Me dedicaba a enseñarle magia a la hija de un noble."

"Ya veo, ¿y en qué ciudad te alojabas?"

"En Roa."

"¡Ohh, allí es donde se supone que estaba mi hermano mayor! ¡Es posible que hasta os hayáis cruzado en esa ciudad, ¿no es así?!"

"T-tienes razón, sí, supongo que existe una posibilidad minúscula de que eso haya ocurrido..."


No puedo ver su forma de hablar y expresarse como la propia de una niña de su edad, aunque quizás se deba a que intenta comportarse como un adulto. Pero en todo caso, parece que Lilia le enseñó una gran variedad de cosas a Aisha, tales como sentido común, saber estar, sabiduría útil para la vida, partes esenciales del trabajo de criada...

Me cuesta creer que sea capaz de comprender todo eso a su edad, pero al menos sabe lo suficiente como para explicarme lo ocurrido lo suficientemente bien como para poder comprenderla. Pero básicamente, esta chica es lista... Y mucho. Lo que Paul me contó fue que tenía la capacidad de absorber todo lo que le enseñaran como si fuera una esponja desde una que era una cría, si sigue por este camino, me pregunto cómo será lo que le depara el futuro.

Empiezo a dudar de si seré capaz de ser un digno onii-chan[57] para ella.


"Si le diste clases a una joven noble, es probable que se conociera con la familia que contrató a mi hermano mayor, ¿te suena de algo?"

"N-No, verás, la familia para la que yo trabajaba tenía una política de limitar la información que yo iba recibiendo, por eso..."

"¿De verdad? Me hubiera gustado escuchar tu opinión de mi hermano mayor, Amo y Señor."

"Jum... lo único que me llegaron fueron rumores de que la hija del Lord era excesivamente violenta e imposible de controlar."


En esta situación, tuve ganas de dar información sobre mí mismo para mejorar su opinión de mí, pero tuve que contenerme con todas mis fuerzas.

Tarde o temprano sabrá quién soy... si llegado el momento descubre que me he ido inventando historias mías, su impresión de mí acabará empeorando.


Tras estos puntos, seguimos hablando de lo ocurrido en el continente demoniaco durante un buen rato. Para tener 6 años, pensé que se atrancaría en algún tema, tampoco es que me importara, pero no se centró en ningún tema en específico; me dio la impresión de que la habilidad para manejar conversaciones de Aisha era bastante alta, aunque no estaba seguro.

Pero aun con estos pensamientos, estuve disfrutando enormemente la conversación que estaba teniendo con mi hermanita en nuestro primer encuentro.


Pasado un tiempo, Aisha cedió ante el cansancio del día y se quedó dormida; y por su parte, cuando el sol se puso, Eris y Ruijerd regresaron a la habitación.

Nada más verles, pude ver que estaban como cansados; al preguntarles, resultó que se adentraron bastante en los suburbios para buscar información y acabaron enzarzados en peleas.

Vuelven a las andadas... menudo par están hechos. Bueno, tampoco es nada nuevo, así que ni preguntaré por los detalles. Todos, incluyéndome, cometemos errores; si de verdad hubiera pasado algo, solo tenemos que solucionarlo entre los 3.

Les conté como me había encontrado con Aisha en la ciudad y de cómo me he enterado de que Lilia se encuentra cautiva en el castillo; haciendo especial comentario en detalles que me han parecido sospechosos y evitando todo cuanto tuviera que ver con Hitogami.

Para terminar, les informé de que estaba ocultando mi verdadera identidad de Aisha, haciéndoles hincapié en que bajo ningún concepto deben dejar que Aisha descubra de que en realidad me llamo Ludeus.


"¿Por qué no le has dicho la verdad?"

"Por lo visto, ha escuchado información que la ha llevado a tener una mala impresión de su hermano mayor, por eso, quiero mostrarle mi lado más impresionante para mejorar su opinión de mí antes de decirle quien soy."

"Hmmm... pues yo opino que no hace falta que hagas nada especial para parecer impresionante."

"Eris..."


Escucharla decir algo así me alegró muchísimo, haciendo que una sonrisa fresca y masculina resurgiera en mi cara.

Instantes después, Eris dio un súbito paso atrás.


"Uhh.... ¡¿Por qué cada vez que te digo un cumplido pones esa cara tan espeluznante?!"


Por lo visto, mi cara de felicidad es espeluznante.

Menudo shock... ¿Alguien me podría hacer el favor de cambiarme la cara?


"¡Bueno, volviendo a lo de antes, parece que es hora de lanzarse al ataque!"

"Hacía años que no asaltaba un castillo..."


Eris volvió a sacar el tema llena de ganas de lanzarse a la batalla, y Ruijerd mostró su apoyo levantándose con la lanza en sus manos. Al ver esto, entré en pánico e hice por detenerles.


"¡No! ¡Esperad! Por el momento, lo único que haremos será esperar una respuesta de Roxy."


Al escucharme, la expresión de Eris cambió hasta mostrarse apenada por perderse la diversión; veo que como siempre disfruta con la violencia.

En realidad, opino que atacar el castillo y rescatar a Lilia es muchísimo más sencillo que andar preocupándose sin tener suficiente información, pero podríamos causarle problemas a Roxy y no sería capaz de volver a mirarla a los ojos. Lo primero que necesitamos es confirmar la situación real en el palacio. Bajo ningún concepto es porque quiera verme con Roxy... no señor[58].

Con estos pensamientos, terminamos el día y fuimos a dormir.


5ª Parte[edit]

A la mañana siguiente, casi al mediodía, unos soldados me hicieron llamar en la posada. Por la descripción que me dio el dueño de la misma, iban vestidos de la misma forma que los hombres que intentaron secuestrar a Aisha el día anterior.

Por si acaso, dejé que Aisha siguiera escondida en la habitación mientras bajaba a charlar con ellos al salón del edificio. Para asegurar su seguridad, la dejé con Eris y con Ruijerd.

El que pensé que se trataba de un grupo de soldados, resultó ser un único soldado, y además una mujer. Al verme, su expresión se mantuvo impasible y me saludó siguiendo la etiqueta propia de caballeros junto con una reverencia.


"¿Es usted Ludeus-dono?"

"Así es."

"Soy la guarda real al servicio del 7º Príncipe de Shirone, mi nombre es Ginger[59], encantada de conocerle."

"Le agradezco la cortesía de venir a recibirme. Soy Ludeus Greyrat."


Ante su actitud, le respondí siguiendo el estilo de saludo de los nobles de Asura, aunque en realidad, no estoy seguro de si es correcto que le devuelva el saludo o no.

¿Qué importa? Todo irá bien siempre que quede claro mi sinceridad y respeto.


"Roxy-dono le ha hecho llamar, ¿podría acompañarme al palacio real?"


Teniendo en cuenta de que mi cuerpo es el de un niño, lo mire como lo mire, solo puedo entender que está siendo increíblemente cortés en su trato hacia mí. En ningún momento hizo por ocultar su rostro, y su expresión no se alteró lo más mínimo.

Pero vaya, así que la guardia real de un príncipe... me extrañó que ostentara un cargo tan alto, pero tiene sentido si piensas que Roxy estaba sirviendo como la tutora particular de ese mismo príncipe.

Por todo esto, no le di más vueltas al asunto.


"..."


Pero tras recibir su petición, me vi en una tesitura.

¿Qué debería hacer con Aisha? Si la trajera conmigo o sacara el tema, quedaría claro que yo ataqué a caballeros de este reino... es imposible hacer pasar las balas rocosas que les lancé como simples errores.................. Vale, pues dejemos que Aisha se quede en el fuerte. Si consigo que Roxy me ayude en la corte, podría hablar con los los oficiales al mando para conseguir que acepten mis disculpas, supongo que con eso batará.

Tras llegar a esta conclusión, regresé a la habitación unos instantes y les pedí a Eris y a Ruijerd que se quedaran con Aisha en la habitación para custodiarla. Tras lo que me aseguré de que estaba perfectamente presentable para ir a ver a Roxy.

Bien, mi pelo no está especialmente alborotado y mi manto de siempre está limpio... ah, casi se me olvida, es mi deber llevar algunos pasteles al encuentro. Me pregunto que es lo correcto en este mundo para el primer reencuentro tras varios años con tu Shishou...

Dándole vueltas a esta cuestión, encontré la primera edición de la poco popular figurita de Ruijerd que hice, en lo más hondo de mis pertenencias[60].

Ahora que caigo, Roxy mencionó en sus cartas que la figurita que hice de ella había llegado hasta esta ciudad. Estoy seguro de que si le enseño esta otra figura y le digo que la hice yo, su reacción no tendrá precio.


"Veo que estás siendo especialmente atento..."

"Claro, es la primera vez que veo a Shishou desde hace tantos años."

"... Espero que nos des una presentación formal cuando todo esto acabe."[61]

"Claro, dalo por hecho."


Tras este intercambio con Eris, mis preparativos para el encuentro fueron completados.


"¿Estás seguro de querer ir solo?"


Ruijerd pronunció estas palabras con cierta preocupación, imagino que porque siempre que hago cosas en solitario acaban surgiendo imprevistos, por lo que es fácil de comprender su desconfianza.


"No pasará nada, y si pasara, escaparía volando."


Con un zoooommmm~~


"Amo y Señor-san..."

"Todo irá bien, déjamelo a mí."


Puse mi mano sobre la cabeza de Aisha acariciándosela mientras me despedía con una cara preocupada, aunque al escucharme, selló sus labios y simplemente asintió con la cabeza.

Buena chica.


6ª Parte[edit]

Siendo escoltado por la soldado llamada Ginger, me dirigía hacia el palacio real de este país. Manteníamos un ritmo algo apresurado mientras recorríamos la calle principal esquivando una gran cantidad de carruajes que iban y venían.

Las calles principales de esta ciudad serpentean bastante y hay puntos en los que el camino es demasiado complicado ni para que lo atraviesen carruajes, aunque quizás sea una medida contra ataques de naciones enemigas.

Si no recuerdo mal, en el antiguo Japón se construyó en la provincia de Mino una ciudad enrevesada como esta con ese motivo.


"..."


Ginger parecía una persona poco habladora y no dijo nada a menos que fuera necesario; aunque respondía a todas mis preguntas de una forma educada, sin perder nunca las formas.


"¡Bueno señores, aquí tenemos al siguiente producto del día! ¡Se trata de un ex-caballero del país Washawa! ¡Es un esclavo con claras dotes para el combate! ¡Es posible que sea un tanto arisco, pero su habilidad es indiscutible! ¡Comenzamos la subasta con 3 monedas de oro!"


Inesperadamente escuché esta fuerte voz resonando en la calle y miré en su dirección, y pude ver como a pocos metros de la calle principal había lo que parecía un mercado de esclavos. Tenían una especie de podio elevado, a modo de balcón, en el que se alineaban esclavos para mostrarlos.

El grupo que se encontraba expuesto actualmente eran 3 humanos y 1 habitante de la raza feral con orejas de conejo; en total 2 hombres y 2 mujeres, todos ellos con sus pechos totalmente expuestos, y aun desde esta distancia, sus pieles se veían relucientes.

Quizás para hacerlos más llamativos los hayan recubierto de aceite... ¿Habrán secuestrado a esa chica-conejo del Gran Bosque?

En mi situación actual, no tengo la suficiente libertad ni realmente la obligación de hacer lo posible por salvarla, por lo que tuve que bajar la mirada algo apenado.

Pero cuando mi mirada estuvo suficiente caída, me pude llevar un buen primer plano de su pecho, haciendo que mi pequeño reaccionara ante el estímulo.

Vaya, me pareció extraño lo de no reaccionar con Aisha, pero veo que todavía estoy a pleno rendimiento.

Desde donde estaba, podía escuchar más o menos lo que decía el comerciante de esclavos mientras explicaba ciertas cosas, aunque realmente no podía entender lo que iba diciendo; seguramente estuviera comentando los lugares de nacimiento de los esclavos así como sus puntos fuertes.

Al poco tiempo, pude escuchar como se alzaban las voces en la audiencia, por lo que seguramente estuvieran vendiéndolos a modo de subasta[62].

Si Lilia o Aisha hubieran tenido mala suerte, es posible que hubieran acabado alineadas en ese podio, por lo que no puedo ver su situación actual como tan mala...... No, realmente no sé la situación actual de Lilia, por lo que no puedo decir nada aun y mucho menos tan frío como eso.

Ginger delante mía llevó su mirada hasta el mercado de esclavos y enarcó las cejas. El gesto no me pareció tan extraño, porque seguramente sea una de las soldados que se encargan del orden en la ciudad y debe molestarle que algo semejante esté ocurriendo tan cercano a la calle principal.


"Siempre pensé que los mercados de esclavos ocurrían en zonas menos visibles de la ciudad."


Dejo escapar mis pensamientos en estas palabras, quizás por confusión o quizás porque de verdad me parece un tema de conversación como otro cualquiera.

En este mundo no parece que los mercados de esclavos estén tan mal vistos como en mi mundo original, aunque esta es la primera vez que veo uno tan cerca de los distritos principales... por lo general los he visto en suburbios o zonas menos visibles.


"Tiene razón, por lo general, ese tipo de actividades ocurren en zonas menos concurridas."


Pensé que mostraría cierto descontento con el tema, pero su tono fue bastante neutral al responderme.


"¿Acaso es por algún evento especial o algo?"

"No, es solo que el otro día, parece ser que unos aventureros se enfrascaron en una pelea en la zona donde solía realizarse este mercado. Tras la discusión, el mercado tuvo que cambiar de emplazamiento por los desperfectos, por lo que se decidió que utilizaran esta zona hasta terminar las reparaciones."


Una palea... Así que una pelea... en el mercado de esclavos... Si no lo recuerdo mal, ayer Eris y Ruijerd se metieron en una pelea... Me es imposible pensar que esos 2 eventos no estén relacionados; espero que no nos traiga problemas.

Mientras andaba enfrascado en mis pensamientos, andaba observando el mercado de esclavos hasta que,


"¿Así mejor?"


Ginger me agarró por debajo de los hombros para alzarme y así permitirme verlo sin dificultad.


"Ah, gracias."


Me parece una persona agradable y con la que no tengo dificultades para hablar. No es especialmente llamativa, y bajo ningún concepto se la puede considerar encantadora, pero presta atención a los pequeños detalles.

Seguro que acaba felizmente casada.


"Recuerdo que con Roxy-dono, al principio, cuando encontraba multitudes aglomeradas se ponía a dar pequeños saltos intentando ver el espectáculo o algo de interés."

"¿De verdad?"

"Vaya, aunque cuando la alzaba para ayudarla a ver se mostraba bastante reticente."


Pude imaginar esa escena con total detalle.

Roxy saltando de aquí para allá intentando ver, y un soldado con buenas intenciones elevándola para ayudarle, tras lo que Roxy habiendo perdido todo el ánimo pedía que la bajaran habiéndose deprimido.


"¿Llegaste a alzar a Roxy-sensei para ayudarla?"[63]

"En efecto, aunque se enfurruñaba rápidamente pidiéndome que la bajara."


Normal...


"¿De qué forma la agarrabas para alzarla?"

"No entiendo la pregunta... pero como a usted ahora, supongo."


Actualmente, Ginger me está levantando del suelo sujetándome por las axilas.


"¿Qué tipo de sensación te transmitía?"

"Ya se lo he comentado, Ludeus-dono; cada vez que lo hacía, se mostraba reticente y no tardaba en pedirme que la bajara."


No era eso lo que preguntaba... quería que me dijeras el tacto de sujetar a Roxy por debajo de los hombros, pero meh, da igual.


"Ya puede bajarme."


Desde mi posición, no pude ver nada de especial interés; lo único llamativo eran las jaulas en las que tenían encerrados a los esclavos que tenían intención de vender hoy.


Tras esto, nos volvimos a dirigir hacia el palacio real a pie, y de improviso me invadió una pregunta.

¿No es lo normal llevar en carruaje a los invitados del palacio real? Bueno, tampoco es que me importe mucho.


"¿Y qué tipo de trabajos realizaba Roxy-sensei en el palacio real?"


Buscando un tema de conversación para el trayecto, le lancé esta pregunta a Ginger.


"Por lo general, su principal tarea era educar al 7º príncipe, aunque en algunas ocasiones, en su tiempo de ocio, se dedicaba a entrenar a los soldados de palacio."


Ahora que lo dice, me suena que leí algo así en las cartas que me envió Roxy a Roa.


"Creo que Roxy me comentó algo sobre que entrenaba a los soldados en técnicas de combate contra magos, ¿me equivoco?"


Recuerdo que en las cartas indicaba algo así como que Roxy lanzaba hechizos a un grupo de soldados que debían intentar esquivarlos o protegerse de ellos; la idea era que fueran capaces de reaccionar a hechizos inesperados para permitirles sobrevivir en circunstancias inhóspitas del campo de batalla.


"No, es exactamente como dice. Y aunque casi todos los caballeros eran Practicantes del estilo del Cauce Celestial, fue gracias a la ayuda de Roxy-dono que fuimos capaces de aprender a esquivar y defendernos de hechizos conjurados en medio de un combate."


Ahora lo comprendo, ahora entiendo como consiguió el caballero de ayer desviar mi bala rocosa... Me sorprendió bastante viniendo de un caballero normal y corriente, pero si ha sido gracias a las enseñanzas de Roxy, soy capaz de aceptarlo.


Tras esto, continué charlando con Ginger durante un rato sobre Roxy.

Me contó sobre su entrenamiento con magia, de como quemó sin querer un árbol y lo pálida que se puso por mucho que los soldados se sintieran orgullosos por su hazaña; también sobre cómo al encontrarse pimientos verdes para la cena también se puso bastante pálida aunque aún así se los comió como si no le importara...


"Por mi parte, escuché historias que contaba Roxy-dono sobre usted, Ludeus-dono."

"¿Oh? ¿Q-qué fue lo que Roxy-sensei dijo sobre mí?"

"Nos contó que usted era un genio capaz de conjurar en silencio desde una temprana edad."

"¿Sensei de verdad dijo tal cosa?"

"Roxy-dono a menudo hablaba bien de usted, diciendo cosas como que no se merecía haber sido tu maestra."

"Jejeje... No es para tanto."


Mientras conversábamos sobre estos temas, acabamos llegando al palacio.

El tamaño del palacio era considerablemente grande, aunque no tanto como el castillo Kishirisu de Rikaris, ni el White Palace de Milis-Sion, el tamaño era casi el mismo que el del palacete de Eris en Roa. Lo que me llevó a pensar que este país debía poseer el mismo poder que una ciudad fronteriza y apartada en Asura.

Como imaginaba, el reino de Asura es bastante impresionante.


"..."

"¡Seguid con el buen trabajo!"


Ginger les hizo un suave gesto con la cabeza a los guardias, y en respuesta, estos marcaron su pose de firme.

Ahora que caigo... ¿no me dijo que era parte de la guardia real? Me pregunto cómo de importante será...


"Por aquí, por favor."


Justo cuando me disponía a continuar avanzando por el recorrido principal, Ginger me detuvo inesperadamente para que nos dirigiéramos por un lateral del edificio, girando por el palacio, hasta acabar llegando a lo que sería una puerta trasera.


"Lamento el rodeo, pero nosotros, los soldados, tenemos terminantemente prohibido utilizar la puerta principal para entrar a palacio."

"Comprendo."


En esa entrada trasera me encontré lo que sería unas barracas para soldados, en su interior pude ver un par de mesas alineadas en una esquina rodeadas de soldados que parecían estar jugando a las cartas o algo.

En el momento que esos soldados observaron a Ginger, rápidamente se pusieron firmes en posición de saludo hacia esta.


"..."

"¡Seguid con el buen trabajo!"


Nuevamente les hizo un gesto con la cabeza bastante ligero antes de continuar nuestro trayecto al interior del palacio. Mientras pasaba por al lado de los soldados, les lancé unas miradas furtivas para ver mejor su actitud.


"Da la impresión de que eres una persona importante en el palacio, Ginger-san."

"Entre los soldados tengo el rango nº12."


'... ¿nº12? Es complicado valorar si eso es alto o bajo... aunque si entiendes que en este país habrá unos centenares de soldados, quizás sea un rango elevado, o como mínimo, no debería ser bajo.


"Por aquí, por favor."


Ginger continuó guiándome por el interior del edificio. Por su forma de andar, daba la impresión de que iba con un poco de cautela.

Conforme íbamos adentrándonos, en ocasiones nos encontramos con algunas personas en su interior a los que saludaba como le habían saludado antes los soldados a ellas, intenté imitarla con el saludo propio de los nobles.

Jamás de los jamases me gustaría que se pensaran que el discípulo de Roxy no tiene modales.

Los nobles que nos cruzamos o bien devolvían el saludo, o directamente nos ignoraban y seguían su camino; es bastante distinto a como era en la casa de Eris cuando daba clases allí, principalmente porque pasaban completamente de los saludos en los pasillos.

Me pregunto si Roxy se sentía a gusto en un lugar de trabajo como este... aunque lo mismo cuando se acostumbró a los saludos dejó de darles demasiada importancia.

Cada planta tenía unas 3 secciones de escaleras, similar a la estructura del palacete de Eris; seguramente siga algún tipo de modelo que proteja en caso de asedios o ataques desde un mismo punto de acceso. Pero vamos, debe de ser horrible para el día a día.

Por fin, Ginger se detuvo al final de un largo pasillo.

Me pregunto si se tratará de la habitación de Roxy, ya que aunque es un lugar especialmente tranquilo, no podías sino pensar que era típico de Roxy.

Ginger se giró hacia mí y me observó de arriba a abajo antes de alargar su mano.


"Si me lo permite, yo sujetaré por usted su báculo y el resto de su equipaje."

"Ah, de acuerdo."


Qué maja es... si hasta parece que quiera actuar como un botones y sujetarme mis cosas mientras me reúno con Roxy.

Tras hacerle entrega de todas mis pertenencias, Ginger llamó a la puerta.


"Soy Ginger. Como solicitó, he traído a Ludeus-dono."

"Entrad."


La voz que nos respondió fue la de un hombre.

¿Hn?

Algunas preguntas empezaron a pasárseme por la cabeza, pero Ginger abrió de inmediato la puerta y me indicó que entrara en la habitación. Siguiendo su noción, di un paso al interior.


"Oh... Así que este es Ludeus."

"¡¡¿Mudü?!!"


En la habitación había un hombre sentado en una silla con un porte bastante arrogante; su físico me recordaba bastante al de un pequeño tonel. Y a ambos lados de ese hombre se encontraban 2 criadas.

Su actitud no era simplemente arrogante, era chulesca, pero su altura era inversamente proporcional a esa actitud, y lo peor es que sus extremidades eran también bastante pequeñas. Su forma física parecía que si fuera el resultado de cruzar un cuerpo de niño (Hobbit) con un minero del carbón (Enano).

El problema de esta idea es, que su cabeza era enorme en comparación, casi se parecía que era la única parte de su cuerpo del tamaño apropiado para un humano adulto. Y por si fuera poco, la primera impresión que me dio su rostro fue la de poco agraciado; y me hacía sentir cierta familiaridad hacia ella.

Miro a uno de sus laterales, y la criada A que encuentro ahí no es nadie que conozca, parece una mujer de unos veintitantos años, su copa es de un tamaño normal y no muestra músculos especialmente definidos; en definitiva, una mujer como otra cualquiera.

Observo a la otra criada, criada B, y su cara es la viva imagen de Lilia, vamos, que es Lilia. Su apariencia parece haber sufrido bastante durante estos últimos 5 años sin vernos, y por casi todas sus facciones pueden verse gran cantidad de arrugas; imagino que debido al estrés que debe haberle supuesto el incidente de la teletransportación. Se encontrada sentada en una silla, atada a esta con una mordaza en su boca.

No veo a Roxy por ninguna parte.


"¿Qué significa esto?"


Aun en medio de esta situación tan extraña, decidí calmarme y escuchar, aunque claro... Roxy no está en ninguna parte...

Ah, claro... es una trampa.


"Que caiga."


Ante sus palabras, activé mi ojo místico y lo que pude observar es que un segundo más tarde me encontraba cayendo al piso inferior.

Y del mismo modo que me vi caer, caí.


7ª Parte[edit]

Antes de que pudiera reaccionar, me encontraba en medio de un círculo mágico que instantes después se abría a mis pies y caí en una especie de pozo trampa.

Tardé varios segundos en asimilar que había caído en una trampa así.


Pero bueno, me encontraba en una habitación pequeña, de unos 6 tatamis[64] aproximadamente; en el suelo, podía observarse brillando un círculo mágico del que emanaba una suave luz.

No le di importancia a todo esto, por lo que conjuré un hechizo de Tierra para subir casi como si fuera un ascensor.


"....¿Pero qué...?"


Pero por algún motivo, la magia no acababa de ejecutarse.

Nuevamente lo intenté reuniendo una cantidad mayor de maná para crear la torre de mármol a mis pies.

Que cosa tan rara... Siento que estoy consumiendo el poder mágico, pero no consigo conjurar el hechizo para la torre de mármol. Aunque realmente, no tiene por qué ser tan extraño...

Me fijo en el círculo que me rodea, y entiendo que el problema seguramente se deba a que se trate de algún tipo de barrera.


"Una...¿barrera?"


Alargué mis manos con cuidado acercándome al borde del círculo mágico hasta que toqué algo así como una pared. Le di un puñetazo para ver la resistencia, pero no hizo ni el amago de temblar.


"¡Jhyajyajyajya! ¡Es inútil! ¡Inútil! ¡¿Te enteras?! ¡Ese círculo mágico es una barrera que ordené crear para capturar a Roxy en ella! ¡Alguien de tu nivel no podrás hacer nada contra ella!"


El hombre barril de antes parece que bajó de la sala donde estábamos antes y se colocó frente a mí, sonriéndome con una repulsiva mueca que indicaba lo emocionado que se encontraba por su victoria.


"¿Y tú eres...?"

"Me llamo Pax, Pax Shirone."


¿Pax?... Ah, así que el 7º príncipe... Pero vamos, el tío este, ¿qué querría hacer con Roxy usando esta barrera antimagia? No... ahora que me acuerdo, en la carta ponía que se parecía a mí en lo que a caballerosidad se refiere... No me cabe duda de que esta barrera la utilizaría para actuar caballerosamente con Roxy. Mierda, ¿qué tipo de caballerosa indignación quería hacer pasar a Roxy el tipo este?


"Jujuju, buena expresión, Ludeus Greyrat."


Parece que ver mi cara mortificada le hizo gracia y se puso a sonreír jocosamente. Viéndole, decido poner una cara de póker y respirar profundamente.

Cálmate... estas son las situaciones en las que uno debe permanecer calmado...


"Bueno, veo que caí en una trampa. De acuerdo, ruego acepte mis disculpas por atacar a los soldados ayer. Pero, ¿podría hacerme el favor de hacer llamar a Roxy? Soy su antiguo estudiante y me gustaría que probara mi identidad. Tras eso, puedo solicitar un jurista que ayude en la defensa del juicio al que seré sometido-"

"(Aquí) No hay Roxy."[65]


Repito esas palabras en mi cabeza.


"¿Qué... qué dices...."


Esas palabras me infligieron suficiente daño emocional para que se pudiera ver en mi rostro.

No hay Roxy... En otras palabras, la Ausencia de Dios ¿Acaso no hay Dios? No, eso es imposible... ¿No es cierto que ese famoso matemático demostró que Dios existe? No recuerdo como se llama, pero recuerdo que Catherine la Grande, una emperatriz de Rusia pidió a un matemático que demostrara su existencia y lo hizo....[66] Así que, Dios Existe. Además, el hecho de que yo esté aquí ahora mismo es suficiente prueba de la existencia de Dios.


"Te equivocas, claro que hay Dios."

"...¿Cómo? ¿Dios?"


La expresión de Pax reflejó su confusión.

En efecto, Dios existe; no me cabe duda. Si te atrevieras a decir que no existe, montaría una cruzada contra ti. Como si te protegen los de la Iglesia Milis, no me importa, cualquiera que quiera morir que se interponga en mi camino santo. No me contendré contra nada ni nadie.


"Jum, así que rezándole a dios... ya veo, y sí, es la opción correcta en tu caso, ya que no hay forma de que escapes de ese agujero."

"Eso parece, sí."


Habiéndome calmado por fin, dejo las bromas y decido hablar seriamente.


"Pero bueno, por lo que has dicho hace un momento, entiendo que Roxy ya no se encuentra en este país, ¿correcto?"

"¡Así es! ¡Y pienso usarte como cebo para atraer a Roxy de vuelta."

"Mmmm, cebo... no me parece mal, sobretodo sabiendo que Roxy me va a tragar y meter en su boca..."


Mientras buscaba como continuar la conversación, me puse a pensar en toda la información que poseo.

Básicamente, Roxy se fue del país y este tipo intenta atrapar a Roxy, ¿por qué motivo? ¿Acaso hizo algo indebido y tuvo que escapar?

Mientras andaba recapitulando, Pax siguió hablando.


"¡Me sorprendí al ver la carta, jamás imaginé que el novio de Roxy vendría a este país!"

"¡¡Eh!! ¡¡¿Que Roxy tiene pareja?!!"


¡¿En serio?! ¡¿Cuándo-cómo-dónde?! Pero si no me puso nada en sus cartas...


"¿Hm? ¿No lo eres tú?"


Ah... así que se ha creído que yo soy el novio de Roxy...


"¡Imposible! ¡No soy merecedor de algo tan maravilloso! ¡Soy un simple discípulo incapaz de alcanzar su grandeza!"


Agito mi cabeza en señal de negación, aunque en realidad, me alegra que me vea de esa forma.

Me ha emocionado tanto como el bichillo ese medio reno medio hombre[67], o como ese chico encerrado en la armadura de metal[68]; aunque no debo dejar que se me note.


"Jumm, pero aunque no seas su novio, Roxy seguirá viniendo por un discípulo suyo."

"Me pregunto si eso será verdad."

"Te lo aseguro. Lilia como cebo era poco potente, ¡pero con lo bien que Roxy hablaba de ti, no me cabe duda de que vendrá! ¡Y entonces, convertiré a Roxy en mi mujer y la mantendré de por vida como mi esclava sexual, haciendo que dé a luz a 5 de mis herederos!"


Mira que querer usarla como esclava sexual... y encima animarse hablando de forzarla a ello. ¿Y qué es eso de herederos? Pero si eres el 7º príncipe, ¿acaso tienes poder político? Aunque bueno... me surge una duda.


"Esto... ¿podría hacerte una pregunta?"

"¿De qué se trata? ¡Ah, claro, no tengo problemas en violarla por primera vez delante tuya! ¡Y para la segunda, haré que te corten la cabeza y disfrutar de la desesperación de Roxy por semejante espectáculo!"


Puedo comprobar que al menos tiene una gran imaginación... pero vamos, despreciable en todo caso.


"Hasta que entré en el palacio, no me llegó ninguna información acerca de Lilia... ¿Cómo planeas hacer que Roxy se dé cuenta de que he sido capturado?"


Ante mi pregunta, Pax se detuvo en seco.


"Jum, ¡hablamos de la superior Roxy, obtendrá esa información de alguna parte y vendrá!"


Comprendo... estamos de acuerdo en que Roxy es superior, no me cabe duda de que sería capaz de encontrar información que yo pasé por alto. Pero todo sea dicho, la probabilidad de que descubra que estoy aquí es prácticamente inexistente.


"Esto... ¿No podrías dejar escapar cierta información? ¿Qué sé yo? ¿Algo para que le sea algo más fácil enterarse?"


No es que quiero que Roxy venga a que la violen, pero no sé... si hubiera al menos algún rumor, Paul habría venido antes a por Lilia.


"Jum, ¡No caeré en un truco tan viejo! ¡Tenéis la protección de las altas esferas de Asura! ¡Si se enteraran de que Lilia o tú estáis capturados, los Boreas o alguno similar podría acabar convirtiéndose en nuestro enemigo, ¿no es así?!"

"¿En enemigo...? ¿?"


Hmm... algo no encaja... Aunque claro, si Sauros-ojiisama se enterara de que me tienen retenido, es posible que decidiera venir a salvarme... pero, ¿qué tiene que ver Lilia?


"¡Hasta Lilia intentó mandar cartas en varias ocasiones! ¡Como si fuera a permitirlo para que alguien viniera a rescatarla!"


Me pregunto como habrá llegado a creerse que alguien vendrá a rescatarla si no la deja mandar ni una simple carta... aunque claro, tiene sentido... todo se resume en que el tipo este es estúpido.


"No, en serio, si no dejas escapar algo de información, ni la dejas pedir ayuda, nadie vendrá a rescatarla."

"¡Jum! ¡¿Acaso no viniste tú sin hacer nada de eso?!"


¡Tiene razón! No, no, no... no he sido un caso normal.


"En primer lugar, ¿por qué no informas a Roxy de la situación actual?"

"¿A dónde le mando la carta?"

"¡Pero si la hemos buscado durante 2 años sin suerte! ¡Pero no me cabe duda de que la encontraremos! ¡Esa mujer sobresale bastante por donde va!"


No creo que si la encuentras sea específicamente porque sobresalga... pero qué cosa tan rara... pero si en sus cartas ponía que el príncipe este era tan bueno como yo, ¿será que la opinión que tiene Roxy de mí es tan.... como este tipo? Si de verdad fuera así, me deprimiría seriamente.


"Jujum... parece que ya te has dado por vencido. No parece que tanta conjuración en silencio sea para tanto, siendo como eres, incapaz de vencer a mi autoridad."


Jum, que sepas que jamás me dejaré vencer por la autoridad... ¡¡GRRR!!


"Así me gusta, buena mirada la que me estás mostrando, casi puedo notar un escalofrío por mi espalda. ¿Tendrás una mirada mejor que esa en tu lecho de muerte? Uhh, estoy deseando verla, espero que Roxy no se tarde en venir por ti..."


Con estas palabras, Pax regresó a la habitación de arriba, mientras yo seguía dudando que viniera en esta situación.


"Eh, ¿quién te dijo que le quitaras la mordaza a Lilia?"

"Disculpe mi atrevimiento, simplemente creí que le gustaría dejarla decir algo en esta situación."

"¡No te metas donde no te llaman!"

"¡Se lo ruego, su alteza, haré lo que me pida, pero deje que Ludeus-sam-!"

"¡Cierra el pico, no me interesan los vejestorios como tú!"

"¡¡Ahhh!!"


Pude escuchar un ruido sordo después de tantas voces de la habitación sobre la que me encontraba, normal si se tiene en cuenta que la trampilla por la que caí sigue abierta.


"¡Pero tú, soldado, ¿acaso no has encontrado aún a Aisha?!"

"¡Todavía estamos buscándola su alteza!"

"K- ¡¿Qué me puedes decir del tipo que se la llevó?!"


Desde aquí casi podía imaginarme la expresión irritada que Pax tenía en este momento, mientras les preguntaba a sus soldados sobre lo ocurrido el día anterior.

Mierda... esto es malo... ayer no tenía la cara cubierta, así que seguramente me descubran rápido, y por si fuera poco, escribí la posada en la que me alojo en la carta que envié. Aunque bueno, Ruijerd y Eris están allí, y aunque solo estuviera Ruijerd, no me cabe duda de que podría encargarse de todo, y Eris tampoco es para tomarla a la ligera.


"Según el informe de los testigos, era un hombre musculoso, peleón y enorme llamado Caballero de la Umbra Lunar. Por lo que comentan, es un pervertido que grita a pleno pulmón mientras huyó saltando de tejado en tejado."

"¡¿Cómo es posible que no hayáis encontrado a una persona tan llamativa?! ¡Maldita sea, sois todos unos patanes!"

"¡Lo sentimos muchísimo, su alteza!"


¡Hey! ¡Soldado-san, soldado-san! ¡Si vas a dar un informe, dalo en condiciones! Aunque claro, por lo que pude ver ayer, me es fácil creer que la información la han dado de esa forma con buenas intenciones, casi parecía que no querían atraparla y hasta me pareció buen tipo... en ese caso, ¡Good job, soldier![69]


"No obstante, en el informe expresan que destrozaron la carta, su alteza."

"¡¿Y?! ¡Si no está aquí, ha podido escribir otra!"

"Pero su alteza, los nobles no se pondrán en movimiento por la simple carta de un niño."

"¡Cierra la boca! ¡No quiero arriesgar nada, buscadla o no podré asegurar que no le pasará nada a tu familia!"

"¡Ugh...! Ahora mismo mandaré más grupos de búsqueda, su alteza."


Puedo oír desde mi prisión sonidos de pisaras y ajetreo arriba, y por lo que he podido escuchar, la soldado, Ginger, tiene a su familia tomada como rehén.


"Jum, ¡Y meted a Lilia en el sitio de siempre!"

"¡¡A sus órdenes!!"

"¡Ludeus-sama! ¡Encontraré la forma de sacarle de ahí!"

"¡Cierra el pico, mujer! ¡No prometas lo que no puedes conseguir!"

"¡¡Ahhh!!"

"Jum... ahora que caigo, tú también eres conocida de Roxy... ¡Jah, te abriré el cuello delante de esa pequeña maga engreída que se atrevió a huir de mi lado!"


BANG

Nuevamente, puedo oír un golpe seco y sordo, tras lo que pude notar como arrastraban algo.


"¡Jum, Ludeus! ¡¿Puedes oírme?! ¡Te aseguro que no escaparás de ahí con vida!"


Alzo la vista para observar de donde viene la voz esta vez y pude contemplar la repulsiva sonrisa de Pax. Tras lanzarme esta última mirada, se desplazó a alguna parte que quedaba fuera del ángulo de visión del hoyo, tras lo que acabó colocando algo sobre el agujero para taparlo.

Tras lo que solo quedó el silencio, y el suave brillo que emanaba del círculo mágico.


"Fuh..."


Acabé sin saber bien cómo reaccionar. Por lo general, me habría enfadado cuando le pegó a Lilia, pero por algún motivo no estaba sintiendo ese tipo de ira, quizás debido a lo cómico que me había parecido toda la conversación después, o quizás porque ya sabía que rescataría a Lilia por lo que me contó Hitogami.

O quizás se debiera a su adoración por Roxy, aunque estuviera bastante distorsionada.

Yo podría haber acabado así si Roxy se hubiera desentendido de mí... No, siento, que el motivo principal sería que en realidad me recuerda bastante a mí anterior vida.

Ese motivo hizo que más que ira, lo que sintiera es pesadez y confusión.

Aunque claro, por todo lo que ha hecho, me aseguraré que se lleva el castigo que se merece.


"Y ahora..."


Comprendo por encima la situación, o al menos, el motivo por el que Lilia se ha visto capturada por Pax. El motivo de la encarcelación podría ser cualquier cosa, podrían haberse pensado en principio que es una espía de otro país o algo parecido.

Después, seguramente tras hablar con Lilia, se dieron cuenta de que tenía relación con Roxy, por lo que surgió el plan actual del príncipe: usar a Lilia como cebo para atraer a Roxy hasta aquí. Aunque debido al miedo por el apellido Greyrat, el nivel de secretismo es absurdo.

Vamos, aunque el reino de Asura se enterara de esto, Lilia no es más que la criada de Paul y como mucho su concubina... lo mires como lo mires, no le habrían dado importancia.

Pero las tácticas que estaba llevando a cabo para encontrar a Roxy no estaba dando frutos, por lo que Lilia acabó capturada durante varios meses; viéndose en esa situación, Lilia intentó pedirle ayuda a Paul, pero el príncipe no la dejaba para asegurar que ningún detalle llegara al exterior.

En esa situación, Aisha consiguió escapar del castillo para enviar una carta, aunque falló y la carta acabó siendo destruida.

Lo más raro de ese evento es que por algún motivo, los soldados mezclaron el informe con información extraña, que parecía intentaba ayudar a Aisha. Es posible que sea porque simplemente le odian o quizás haya otra razón... no sé, parece que tiene como rehén a la familia de Ginger, sería probable que hubiera más soldados en una situación similar.

En un contexto así, simplemente me adentré en la boca del lobo, como quien dice. Hitogami me dijo que le mandara una carta a Roxy, por lo que el hecho de que haya sido capturado todavía está dentro de los límites de lo válido.

Por esto, no hay razón para entrar en pánico, simplemente realicé mi papel.

El problema es qué hacer ahora, es más que probable que en este mismo instante a mis espaldas esté ocurriendo algo entre bastidores; por lo que podría ser aceptable no hacer nada específico en esta ocasión, igual que en Dordia.

Seguro que si espero pacientemente, ocurrirá algo que me haga salir de aquí, por lo que no hay de qué preocuparse. Aunque, un segundo... ¿de verdad seguí las instrucciones al pie de la letra? Por ejemplo, me presenté como Caballero de la Umbra Lunar, y lo que Hitogami me aconsejó fue que cuando rescatara a Aisha dijera El Amo y Señor de Dead End... ¿y si ese cambio ha sido tan importante? ¿Qué pasaría si los soldados tenían que escuchar ese nombre? No solo eso, con la carta creo que pasó algo similar. En su momento pensé que usar mi nombre verdadero era aceptable, pero seguramente, si no hubiera puesto ese nombre, no habría acabado de esa forma, ¿no crees? Si simplemente me hubiera presentado como amigo de Roxy, ¿no es posible que el príncipe me hubiera hablado más calmadamente? Mierda, mierda mierda.... siento que he podido cometer algún error. Pero no tiene por qué, ¿no? Solo lo que hice no es suficiente para salirme del consejo, ¿no es cierto?

Pero la preocupación no desaparece, y parece que lo único correcto para mi situación actual es buscarme una ruta de escape.


Capítulo 55 - El Tercer Príncipe[edit]

1ª Parte[edit]

Hola a todos, os habla el ex-HikiNEET[70] Ludeus.

El tema que tratamos hoy es... ¡El fantástico apartamento No-Cost[71] del reino Shirone!

¡Sin fianza ni alquiler! Se trata de una habitación perfecta para siestas aunque no incluya comidas; construida en sólida piedra, con una dureza y solidez garantizadas.

Es cierto que la falta de luz solar y de una cama pueden presentar unos problemas menores, ¡pero con su precio, sigue siendo una ganga! ¡Recordemos que el precio del alquiler es inexistente, 0 absoluto!

El baño es un tanto insuficiente debido a que hablamos del modelo pañal-sin-pañal; además que es bastante probable que acabaras cogiendo alguna enfermedad si la estancia en este lugar se prolongara durante bastante tiempo, ¡pero aún así, el precio así lo merece!

Por otra parte, quiero que observéis la seguridad que ofrece la estructura de la habitación, seguro que os tranquilizará por las noches. Fijaos en esa fuerte barrera que la recubre, ¡de todas las opciones posibles, cuando entréis en ella, toda magia sera anulada y no podréis escapar! ¡Pero tened en cuenta que ni el puñetazo de un aventurero de rango A como yo ha hecho que tiemble!

No me cabe duda de que por maestro que sea quien intente escapar, dudo que entrar o salir de este lugar le fuera sencillo.


Meh... bueno... ha quedado así así, pero es normal, es la segunda vez que uso este chiste. Pero básicamente, no puedo escapar; que alguien me ayude. ¡Ruijerd, ven a salvarme, rápido! ¡Popeijerd[72], sálvame!


Y así fue como acabé sintiéndome como la Princesa Peach[73].


2ª Parte[edit]

Llevo ya un día entero desde que acabé aquí, y todavía estoy pensando como escapar de esta barrera.

Hablando de la barrera... he de decir que es un instrumento bastante cruel. El hecho de que impida el uso de magia hace que las opciones a mi alcance se queden en casi nada, como por ejemplo, intentar romper a golpes una pared invisible, intentar arañar y romper el círculo mágico inscrito en el suelo, o intentar llegar de un salto al falso techo que hay a unos 4 metros de altura.

Todas estas opciones las he intentado sin conseguir nada de ninguna de ellas.

Si al menos todavía llevara mi báculo sería capaz de tocar el techo con él, pero le dejé todas mis cosas a Ginger. Tampoco es que me importe mucho, porque salvo mi báculo no llevaba encima nada de especial valor.

Hice varios experimentos con la magia mientras me encontraba en este lugar, aunque todos ellos acabaron saliendo mal.

Mi idea inicial es que el poder mágico era absorbido por la barrera, por lo que intenté usar una enorme cantidad de maná para intentar romper la barrera, imitando la idea tan propia de los mangas shonen[74], pero no parece que vaya a funcionar.

Por algún motivo, puedo manipular el maná de mi cuerpo pero no consigo que coja forma; falla la etapa de creación del hechizo, en el que el maná cambia de forma. Por un lado parece que funcionará, pero al final no lo hace; ¿cómo decirlo? Es como intentar encender algo con un mechero un día con mucha brisa, ves la chispa y el gas sale, pero el fuego no consigue prenderse; aunque quizás sea que el fuego prende pero se apaga de inmediato.

Recuerdo que dijo que era una barrera de nivel Real, y la verdad es que me parece un fenómeno sorprendente; lo que hace que mi irritación vaya en aumento.

Pase lo que pase, soy incapaz de hacer nada... Imagina que ocurre lo peor y aparece Roxy, cuando llegue el momento de la verdad, seré incapaz de rescatarla, y solo podré gritarle que me deje atrás y huya. Si por ejemplo Eris viniera, seguramente me usarían de rehén y podrían acabar atrapándola, ya que tampoco podría ayudarla; nos veríamos obligados a depender nuevamente de Ruijerd, aunque básicamente, mi única acción posible sería gritarles que me dejaran aquí. Otro ejemplo, Pax cambia de opinión y piensa que solo conmigo de rehén es suficiente, y va y mata a Lilia; mi única opción nuevamente sería gritar.

Sigo recordando el consejo de Hitogami y compruebo que no lo he seguido a la perfección. Empiezo a pensar que me he desviado demasiado de su consejo, aunque como es Hitogami, es posible que haya tenido estos cambios en cuenta; pero si lo pienso bien, en su consejo dijo que tanto Aisha y Lilia serían rescatadas, nadie más.

No creo... la intención de este consejo era ganarse mi respeto, y no le veo ningún valor escondido en que me encarcelen...

Pero mis malos pensamientos vienen y van y todo lo veo negro.

Joder... tengo que escapar como sea, y rápido...


3ª Parte[edit]

Ya no sé ni cuanto tiempo llevo aquí mientras intentaba varios experimentos para intentar escapar, pero estoy cansado. Parece que hace mucho tiempo desde la última vez que utilicé tanto maná el mismo día.

Por su parte, la barrera no se ha movido ni un ápice.

Aunque claro, es normal, la idea era capturar a Roxy con ella, así que supongo que no conseguiré escaparme con facilidad....

Se me escapa un suspiro y decido descansar.

Debido a que no puedo ver el sol desde donde estoy ni llevo reloj, mi sentido del tiempo es algo difuso. Lo peor es que estoy hambriento, y mi estómago lleva tiempo rugiendo.

Espero que ese dichoso príncipe no se olvide de traerme la comida... Aunque espera, quizás su intención es mantenerme corto de alimentos para tenerme delicado y enclenque hasta dejarme hecho una cerilla... es posible que hasta eso le haga excitarse más cuando Roxy me vea.... En ese caso, es posible que se quede en una comida diaria; teniendo en cuenta que estoy en mi fase de crecimiento, me voy a resentir... ¿Qué debería hacer? Definitivamente no puedo escapar con magia, así que mejor lo pongo desde otro punto de vista. ¿Cómo se escapaban de la cárcel en mi anterior vida?

Recuerdo que en alguna ocasión fingían estar muertos o enfermos, así conseguían que trajeran un médico o un curandero mágico, por lo que necesitarían desactivar la barrera un rato. No me fío... es probable que simplemente me dejen morir, para tener rehenes no hace falta que el rehén esté vivo mientras puedas ocultarlo.

Si esto fuera una película de Hollywood, seguro que podría esperar a que el guarda se acercara a los barrotes y le haría una llave para dejarle inconsciente en un segundo para robarle las llaves, pero por motivos obvios, eso no va a funcionar en esta ocasión (no hay barrotes).

Jum.... aparte de eso, ¿qué otros métodos había? Y básicamente, lo único que quiero es salir de la barrera, en cuanto pueda usar magia, ganaría muchísima libertad.

Podría pretender ponerme de su lado diciéndole algo así como: hace tiempo que Roxy me hizo una jugarreta y me gustaría vengarme, bro, juehjueh... es más, sé dónde se encuentra la familia de Roxy, ¿qué te parece si la disfrutas a la vista de su padre y de su madre? es posible que si dijera algo así de un modo similar podría conseguir que se lo creyera, parece suficientemente tonto para ello.

.....Aunque mejor que no. Da igual la situación en la que me vea, no me gustaría hablar mal de Roxy; no me importa cuanto orgullo tenga que restregar por el suelo, pero siquiera decir algo malo de ella es algo que me repulsa.

TAP...TAP...TAP...TAP...

Mientras andaba preocupado, me llegó un extraño sonido que creo fueron pisadas que se acercaban más y más. Me pregunto si será Pax que ha venido a ver como me encuentro.

TAP...

Las pisadas se detuvieron justo sobre donde me encontraba, tras lo que atravesaron la habitación superior completa y bajaron por las escaleras que usó Pax.


"Oh, vaya, justo como Ginger dijo."


La persona que apareció al bajar por las escalera era... un desconocido; aunque tras un simple vistazo, comprendí que se trataba casi seguro de parte de la realeza, porque para empezar, su ropa tenían un claro toque arrogante, con una base de color negro y dándole forma con líneas de un tono rojizo, entremezclado con bordado de un color dorado. A simple vista supe lo caras que eran.

El desconocido debía tener unos 20 años, y tenía una cara similar a la de Pax, aunque era bastante más alto y delgaducho que este. Su cara tenía una forma ovalada, aunque sus pómulos sobresalían, además, llevaba puestas unas gafas; que raro, no he visto gafas en este mundo, pero veo que existen. Aunque vamos, tiene una cara similar a los NEETs de ese mundo en el que la ciencia ha demostrado la existencia de Cupido[75]


"Soy Zanoba Shirone, el tercer príncipe del reino de Shirone."


Esto lo dijo con un tono especialmente calmado.

Pero si ha dicho el tercer príncipe, debe ser el hermano mayor de Pax...


"Gracias por deleitarme con su presencia, su alteza, soy Ludeus Greyrat."

"Umu."

"¿Qué le ha traído hoy hasta aquí?"

"Umu."


Zanoba asintió de manera exagerada y levantó una bolsa que llevaba en su mano, era una bolsa de viaje de estas que llevas al hombro, y la verdad es que me es familiar... hasta el punto de que es literalmente mi bolsa.

Zanoba colocó la bolsa en el suelo y sacó con cuidado algo de su interior, pude ver que se trataba de la figura de Ruijerd.


"¿Dónde conseguiste esta figura de la raza demoniaca?"


Zanoba colocó la figura en el suelo, justo frente a la barrera.


"Habla. Según Ginger, este objeto se encontraba en tu poder."


Su tono era duro y exigente.

Esa figura la traje sin pensar mucho en el motivo, pero es probable que por estos lugares se le considere a una figura de una raza demoniaca algo como un dios satánico o algo parecido. Con la figura de Roxy quizás no pasaba nada porque a simple vista no se podía saber que era de la raza demoniaca, pero la de Ruijerd es bastante más clara, sobretodo por la joya que lleva en la frente.

Por todo esto no sé bien cómo responder, al menos, creo que por el momento es mejor no decir que yo fui su creador.


"...Es algo que de casualidad encontré mientras viajaba por el continente demoniaco."

"¡Oh! ¡Así que como imaginaba, estaba hecho por una raza demoniaca! ¿Por qué zona la encontraste? ¿Cómo se llamaba el mercader que te la vendió? ¡¿Acaso sabes quién fue su creador?!"


¿Eh? ¿No se lo está tomando como increíblemente bien? Pero mírale, si le brillan los ojos y todo...


"E-Esto... no-no lo sé, me gustó en cuanto puse mis ojos en ella y simplemente la compré, no conozco los detall-"

"¡¡¿¿CÓMO??!!"


Las gafas de Zanoba reflejaron la luz bloqueando la visión y casi pude escuchar un TCHIN a juego[76]... Pero qué... siento una enorme presión... siento que podría matar a alguien con esa mirada.


"Ah, ahora caigo. Cuando el mercader me estaba entregando la muñeca me dijo que mientras llevaras encima la figura, no tendrías que temer ser atacado por los Supard. Que si me encontraba con alguno, tan solo tenía que enseñarle la figura y recitar las siguientes palabras RuijerdLikesChildrenRuijerdLikesChildren[77]; si lo haces, el Supard que te encuentres se hará amigo tuyo como si le conocieras de hace décadas, hasta el punto de que pondrá su mano sobre tu cabeza y te dirá en un tono super enrollao ¿Qué pasa broth'a?, o eso me contó."

"¡Oh, OHH! ¡¿En serio hace eso?! ¡¿Y qué más?! ¡¿Tiene alguna cosa más?!"

"Ehh... ¿Qué ayudará a que tus niños nazcan sanos, y que también puede que te ayude a mejorar tu habilidad con la espada?"

"¡No, eso no me interesa! ¡Pero la persona que lo hizo debe tener grandes lazos con los Supard, ¿no es así?!"


Supongo que los tengo, ¿no? Aunque en realidad, de los Supard solo conozco a Ruijerd. Aunque si lo piensas, tenemos una profunda y hermosa relación, por lo que compensa.

Mientras Zanoba inspeccionaba la figura, estaba observándola desde distintos ángulos rodeándola.


"Jum, en ese caso, la probabilidad de que el creador de esta figura sea el mismo que el de esta otra."


Y tras estas palabras, dejó la figura de Ruijerd en el suelo y volvió a meter la mano en la bolsa.

Eh... que lo único que me queda en esa bolsa es la ropa para emergencias...


"Entonces dime, ¿has visto con anterioridad esta otra figura?"


Lo que Zanoba sacó de la bolsa no fue mi ropa interior de emergencia, sino la figura 1:10 de Roxy que vendí en Roa hace años.


4ª Parte[edit]

La figura de Roxy fue puesta en el suelo con cuidado, tras lo que Zanoba se dejó caer al suelo para sentarse frente a ella.

Mushoku06 104.jpg

Me pregunto si no le importa que esa ropa suya tan cara se ensucie, aunque no me parece que sea él el que se haga la colada.


"Esta estatuilla de una raza demoniaca fue descubierta y comprada en el mercado hace 5 años..."


Zanoba observaba con cariño y atención la figura que había frente a sus ojos.

Mientras viajaba por Milis intentando extender la bondad de los Supard con la figura de Ruijerd, comprendí que debido a la influencia de la Iglesia Milis, las muñecas de las razas demoniacas estaban mal vistas y casi consideradas contrabando.

¿Acaso quiere denunciar al creador o algo así? .... Aunque no parece enfadado o molesto mientras mira la figura.


"Fue algo que descubrió mi hermano pequeño, lo compró el mismo de un vendedor ambulante debido a que se parecía mucho a la que era nuestra maga de la corte por aquel entonces, Roxy."


¿Hmm?


"¿La que era vuestra maga de la corte por aquel entonces?"

"¿? Así es. Parece que no lo sabes, pero Roxy Migurdia ya no se encuentra en este país. Por lo visto era incapaz de soportar durante más tiempo el acoso sexual de mi hermano pequeño, por lo que decidió marcharse."


Realmente ya me lo contó Pax, pero entiendo... así que escapó para evitar.... ¿acoso sexual?


"¿Podrías ser más concreto en cuanto al tipo de acoso sexual?"

"No sé, ¿sexual? Por ejemplo intentar robarle ropa interior o espiarla en el baño."


¿En serio? Imperdonable... alguien así se merece un duro castigo. Ya sé, debería destrozársele su PC con un bate[78]. O que se le obligue a vivir bajo el mismo techo que una jovencita que le dará puñetazos hasta dejarle a punto de morir por cada niñería que se le haga. O que le encierren en prisión totalmente desnudo y le rocíen con agua helada. Cualquiera de esos me valdría; pero vamos, si fuera por mí, le lanzaría con una Columna Terrestre hacia el infinito, seguro que al caer acaba convertido en pulpa o plantado como un pino.

Pero mira que atreverse a robarle unas bragas a Roxy, seguro que no le dio importancia... pues la tiene, no hay excusa que valga, es imperdonable; aunque sea un príncipe, hay cosas que puede y otras que no puede hacer. Es normal que Roxy huyera de aquí...........¿Uh? Si extrapolo esa lógica... ¿podría ser que el motivo de que Roxy se marchara de mi casa fuera el mismo...?


"Pero dejemos eso a un lado, hablemos de esta estatuilla[79]."


Con estas palabras, Zanoba puso su mano sobre el hombro de la figura de Roxy, a lo que asentí con seriedad.

Sí, mejor dejar a un lado temas tan deprimentes.


"Tengo cierto interés por las estatuas y estatuillas como estas, las he ido coleccionando provenientes de todo el mundo, aunque..."


Con este preámbulo comenzó su disertación.


"De todas ellas, esta estatuilla es aquella de la que desconozco el creador y el país de origen. Podría comprenderlo si se hizo tallada en piedra, pero tiene una consistencia mucho más sólida y pesada de las que he visto en otras artesanías de los mineros del carbón (Enanos). Por lo que sé, no existen técnicas para tallado de piedras tan duras como para poder producir esta estatuilla... si no, mira la sección del báculo. Ni los mineros del carbón más experimentados serían capaces de tallar una pieza tan fina de una piedra tan resistente."


Zanoba sujetó entre sus dedos el báculo de la figurilla mientras me hablaba.

Es cierto que al principio las piezas más delicadas como ese báculo se rompían con facilidad; para solucionarlo tuve que hacer bastantes pruebas y errores, pero al final conseguí crearlas con una enorme tenacidad[80] y resistencia. Tuve que usar esta técnica también con la lanza de la figura de Ruijerd, y aunque no era especialmente grande, fueron necesarios una gran cantidad de poder, concentración y tiempo para crearla; puesto en perspectiva, cada día era capaz de crear tan solo 1 cm de lanza.

Lo pongo de esa forma, pero en realidad lo considero el culmen de mi técnica de creación de figuras, hasta el punto de que es casi imposible romper o doblar los materiales. Por lo que debido al tiempo que me tomó diseñarlo y crearlo, me alegra escuchar los halagos.


"Este objeto tan espléndido se vendía por la mísera cantidad de 5 Asuras de oro... yo habría sido capaz de pagar hasta 100 Asuras de oro por él. Veo que los aldeanos no tienen buen ojo para la calidad, me preocupa la falta de dedicación en su trabajo. Aunque, quizás el precio se debiera a que se trataba de una raza demoniaca, por lo que tuvieron que abaratarla; si la orden del templo de la Iglesia Milis te descubriera con un objeto así, ni un príncipe de Shirone se salvaría de un juicio por herejía, para acabar ejecutados por intentar instaurar un culto al Dios Demonio."


Mientras se agarraba la barbilla, Zanoba suspiraba y se encogía de hombros.

¿De verdad te matarían? Recuerdo que me avisaron que la Orden del Templo tenía varios fanáticos, ¿pero tanto?


"Aun así, sigo interesado en descubrir el constructor de esta estatuilla. No es mi intención ingresar en un culto al Dios Demonio, pero me encantaría poder hablar con el creador. Cuando estaba viendo formas de averiguar esta información, Lilia acabó apareciendo misteriosa y repentinamente en mi habitación, justo al día siguiente de Roxy marcharse."


Vaya... así que fue una coincidencia que Lilia no se encontrara con Roxy en este palacio tras ser teletransportada...


"A Lilia la capturaron los soldados, varias cosas pasaron y acabó cediéndosele a Pax para que hiciera con ella lo que quisiera. Lo importante es, que entre las pertenencias de Lilia se encontraba este objeto."


Mientras decía esto, Zanoba sacó una cosa más de mi bolsa, que ya parecía ser su bolsa por como la manejaba; en este caso se trataba de una cajita del tamaño de un puño que no me sonaba de nada.


"Me pareció bastante misterioso el hecho de que llevara consigo algo como esto y que lo tratara como algo importante; pero no quiero ser agua fiestas, mejor obsérvalo tú mismo."


Zanoba abrió la cajita lo suficiente como para mostrarme su interior; tras lo que sacó una especie de trapo a modo de envoltorio que Zanoba destapó con cuidado. En el interior del trapo había un colgante de madera tallado que me sonaba de algo.

Tenía ese toque de naturalidad de los objetos hechos a mano que transmitía una sensación de torpeza por parte del creador.


"Un colgante..... ¿y qué tiene de especial?"

"Umu, el colgante no tiene ninguna importancia."


Diciendo esto, Zanoba volvió a guardar el collar dentro de la bolsa, que salvo este, no contenía nada más en su interior. La forma con la que movía los objetos y los trataba dejaba entrever una enorme cantidad de cuidado que me hacía pensar que sentía cariño por esas pertenencias.

Pero su comentario de que el contenido de la caja no tuviera importancia me dejó algo extrañado, hasta que por fin lo comprendí. Reconocí la prenda que se había usado a modo de envoltorio.


"Lo importante son estas bragas."


Con estas palabras, Zanoba estiró la prenda delante mía.

No hay duda... esa es... La Reliquia Sagrada de Roxy.


"Parece ser que Lilia quería entregarte esto para tu 10º cumpleaños por lo que me pudo contar."


Ahora lo entiendo, claro... el colgante es para desviar la atención, quería entregarme la prenda usándola como envoltorio para hacérmela llegar. No me extrañaría que hubiera intentado mandármela directamente al principio, pero comprendiera lo difícil de explicar que sería enviar unas bragas como regalo de cumpleaños, por lo que decidió tomar medidas, envolviendo otro objeto con él. Es una lástima que no lo consiguiera.

Además, la Reliquia Sagrada ha sido lavada, eliminando el aceite de Roxy virgen extra[81], por lo que ha perdido su aura de divinidad... Dios ya no reside en esas bragas. Pero a cambio, podría decirse que siguen conteniendo la devoción por su ser.


"Y-y entonces, ¿q-qué tienen de especial esas bragas?"


Hice la pregunta intentando ocultar mi voz temblorosa, a lo que Zanoba respondió con un Umu.


"Antes de que me refiera a esta prenda, quiero explicar una cosa de esta estatuilla."


A lo que Zanoba se puso a 4 patas en el suelo y tratando la figura de Roxy como algo frágil, la empezó a señalar y manosear con cuidado y dedos temblorosos, tras lo que se puso a explicar.

Pero vaya si se puso a explicar.


"Si la miras con atención, tiene un porte de un típico mago preparando su báculo para el combate, y muestra viveza en su movimiento. Pero eso no es todo, por ejemplo, observa este manto que lleva, que si mueves primero una pierna y luego apartas el báculo, es una muestra clara de lo que te quiero decir; fíjate en la posición en la que se queda el borde del manto y las mangas, ¡En esta pose, puedes observar únicamente su muñeca y su tobillo! ¡y aun con una cantidad tan reducida de piel a la vista, no puedes negar el desmesurado erotismo que emana de esta estatua! Solo con esa visión puedes comprender que esta joven maga, que parece pequeña en todos los aspectos y no me cabe duda de que sus curvas son casi inexistentes, esconde esa sensualidad debajo del manto, ¡Y esa impresión la obtienes aun con ropa tan holgada, ¿lo entiendes?! Y si llegado a ese punto, haces esto y esto otro y la observas desde atrás, puedes comprender que ese manto tan holgado no está completamente en contacto con la piel que esconde debajo. Llegado a este punto, si mueves la pierna al frente y tiras ligeramente del manto, se puede observar, aunque solo sea un poco de como la curva de sus nalgas queda a simple vista, pudiendo verse un culo pequeño, que más que seguro, aunque lo vieras al natural en la de verdad no sería especialmente erótico. ¡No obstante, viéndolo así en esta figura, escapando de una ropa tan holgada, la cantidad de erotismo es extrema! ¡Hasta el punto de que te hace querer verlo, pensando que quieres desnudarla y ver ese culo sin impedimentos! Y justo cuando piensas eso, te das cuenta de que, contra todo pronóstico, el manto se puede quitar en esta estatuilla; soltando con cuidado la sección por la que se fija el manto, aparece ante tus ojos la figura de una jovencita inocente vestida solo con su ropa interior, y por si fuera poco, la joven no lleva puesto un sujetador en su pecho, que tiene sentido si analizas la copa de este en la verdadera Roxy. Pero cuando observas este detalle, compruebas que su mano izquierda está haciendo lo posible por ocultar su pecho de la vista de todos, lo que es extraño, ya que esa misma mano izquierda llevaba su báculo anteriormente; pero con esta duda, observas el manto y te das cuenta de que el creador ha incluido una segunda mano izquierda en el manto, dándole ciertamente, 3 brazos a la figura. En total, el creador tenía la intención de darle a la figura las 2 opciones, tenerla con el manto puesto o solo en ropa interior. Es un truco realmente ingenioso para obtener 2 figuras en 1. Por mucho que el manto fuera removible hacia que la pose de la figura se mantuviera totalmente rígida, pero con la mano oculta de esta forma, le da a la estatuilla una sensación de libertad. Y no solo eso, si la observas desde el lateral, la pose que daba la impresión de que se mostraba completamente erguida al tener el pie completamente mostrado, al quitarle el manto, ves a la chica en realidad algo encorvada, como si intentara ocultar su figura y sus curvas de la vista del observador. Si no me crees, obsérvala de frente y mírala a los ojos, cuando llevaba el manto puesto, parecía una expresión honorífica pero ahora lo que parece es que está haciendo lo posible por soportar la vergüenza de su situación. Comprendo lo que intentaba hacer el creador de la estatuilla, al igual que comprendo que la expresión es la misma, y lo que veo en esta estatua posee una Supremacía Invisible en su creador imposible de imitar. Ciertamente, se podría decir que está lejos de llegar al nivel de detalle que pueden alcanzar los mineros del carbón en algunos aspectos, y hasta podrías considerarlo el trabajo de un aprendiz. ¡Pero no me cabe duda de que esta estatuilla está fuera del alcance de lo que los mineros del carbón jamás podrán realizar!"[82]


Escuché todas y cada una de las palabras de ese resumen detallado, y aunque por lo general a una exposición de este tipo solo se pudiera escuchar algo anonadado, debido a que soy el creador de esa figura escuché con toda mi atención cada palabra mientras pensaba en ello.

Cuando terminó, tuve que sentirme orgulloso.

¿Cómo no voy a sentirme orgulloso si algo que yo mismo he creado es analizado con esa pasión? Por supuesto que me alegrará ver a alguien así de enfrascado en mi trabajo, puedo sentir como mi corazón se infla y arde en mi pecho ante sus comentarios. Claro que sí, ¿cómo iba a ser de otra forma? Pero si esta figura de Roxy la hice con todo mi cariño y atención en el poco tiempo libre que tenía. Como ha dicho, es el trabajo de un aprendiz, es algo que cualquiera con buen ojo sabría al momento, pero sus comentarios me han inspirado. El hecho de que hasta viera hasta los menores detalles.... bueno... todos no, hay uno que se le pasó, el motivo por el que se tapa el pecho de esa forma...


"¿Huh?"


Y entonces comprendí el motivo de que no lo viera.


"El lunar del lateral está como desgastado."

"¿Hn?"


Dejando escapar el detalle que acababa de observar, Zanoba, al escucharme, volvió a fijarse en la figura girándola.


"Ah, ¿te refieres a esa marquita que tenía en el costado? Como no encajaban con la belleza de la figura decidí borrarla."


Son palabras dichas de forma casual, sin darle importancia. Palabras que me hicieron quedarme petrificado, congelado... tenía los ojos abiertos como platos e incapaz de moverme.


"¿B-borrarla...?"

"Umu, el hecho de que supieras que ahí se encontraba esa marca implica que después de todo, sí que sabías algo de esta figura."

"...Por favor, gira la figura y obsérvala."

"Antes quiero que me expliques por qué trataste de ocultarlo."

"No importa, gírala."


Mi voz era tan fría que hasta yo mismo me sorprendí. Ante mi actitud, Zanoba dudó un poco y dejando escapar un Uh.. hizo lo que le pedí.


"Déjala así, obsérvala desde este ángulo, por favor."


Le hice detenerla quedándose frente a Zanoba el lugar en el que debía ir el lunar, aunque de forma lateral, para que le costara verlo.


"Observa la posición de su mano ahora."

"¿Qué ocurre?"

"Nada, solo fíjate en la mano, por favor."


Pude ver como mi tono algo duro hizo que Zanoba comenzara a irritarse, pero aun así, me hizo caso y observó la figura.


"¿Puedes ver como no puede ocultarlo con sus manos?"

"...¿Hmmm?"

"¿Comprendes que no alcanza ese lugar con sus manos?"

"....Ah."


Pude escuchar como se le escapó a Zanoba un pequeño gritito cuando por fin lo comprendió el motivo exacto por el que hice que escondiera su pecho con sus manos.

¿Por qué si no iba a esquivar la oportunidad de dejar expuesto el pequeño pero encantador pecho de Roxy en un mundo donde no hay leyes que prohíban contenido para adultos?[83]


"¿Puedes ver como aunque es capaz de ocultar su pecho, es incapaz de ocultar el lunar que tiene en su costado?"

"...Cómo... es....posible..."


Zanoba estaba temblando e inquieto.

En efecto, Zanoba, ahora comprendes por qué resalté tanto el lunar en su costado; se debe a que el lunar que no puede ocultar actúa como su segundo pezón y eso hace que su expresión de vergüenza y timidez, al no ser capaz de ocultarlo, resalten. Básicamente, ese lunar es la parte que le da más erotismo a esa figura.


"Yo...Yo....Yo........ Yo no fui capaz de comprender algo como eso.... y aún así... esta obra de arte... la profané..."


La mirada de Zanoba estaba perdida y su cuerpo comenzó a convulsionar, haciendo que burbujas de saliva comenzaran a emanar de su boca.

¿Esa reacción no es un pelín excesiva?


"Bueno, no pasa nada, un lunar o 2 se pueden añadir cuando haga falta con un poco de pintura, así que se puede arreglar, ¿pero qué querías decirme de las bragas?"

"L-las... las bragas... son las mismas..."


Cuando lo dijo, recordé que en efecto, las bragas de la figura y la Reliquia Sagrada son exactamente las mismas, ya que cuando quise ponerle unas, decidí usar las bragas que me resultaban más familiares[84].

En ese caso, Zanoba, al ver que Lilia tenía intención de enviarme esas bragas, pensó que era más que probable que yo estuviera relacionado de alguna forma con la figura.

Por cierto, he de decir que por aquel entonces, Roxy tenía otros 4 pares de bragas, todas con pequeños detalles que las distinguían. Es normal, ya que Roxy tiene un buen gusto por la moda.


"¿De verdad? Pues bien, ¿qué querías preguntarme sobre esa figura?"


No creo que pase nada, después de todo, Zanoba trataba la figura de Roxy con enorme cariño; dudo que me fuera a acusar a la orden del templo...


"¡</small>Nu</small>uuuohh!"


Un enorme chillido emanó de la garganta de Zanoba conforme se lanzaba al suelo de rodillas frente a mí; dejándome totalmente patidifuso.


"¡Así que tú fuiste el creador de esta estatuilla!"


Como era de esperar, este gesto por su parte sí que me hizo quedarme en blanco.

¿Por qué de buenas a primeras un príncipe como este se arrodilla ante mí? En todo caso debería de guardarle ese gesto solo para la Magnificencia de Roxy.


"¡Así que como imaginaba, la estatuilla la creaste con magia, ¿no es así?! ¡Eres digno de ser el discípulo de Roxy, la maga Real de Agua!"


No menciones a Roxy sin usar honoríficos, dirígete a ella como Roxy-san...


"Me he sentido fascinado por tu creación cada día, y cada vez que la observaba, acababa descubriendo algo nuevo sobre ella, haciendo que el respeto que siento por ti sea cada vez mayor. Permítame que le llame Shishou, por favor."


Decía esto mientras avanzaba de rodillas pudiendo escuchar como su ropa se arrastraba por el suelo en un movimiento con la intención de besarme los pies, aunque cuando se chocó con la barrera que le impidió tal acto, se levantó con un furioso rugido y se puso a darle puñetazos a la pared[85].

Su actitud me recordó a como se aglutina la gente como zombies hambrientos de nuevas publicaciones del comiket[86] de verano; recordándome a esas personas que han desechado su orgullo y dignidad como persona para dejarse llevar por sus emociones y deseos.


"¡Uoohh! ¡¿Qué demonios hace aquí esta barrera?! ¡¿quién puso aquí algo así?! ¡Shishou! ¡Permítame besar esas manos divinaaaahhhhgggg!"


Y así fue como obtuve un discípulo algo espeluznante.

En mi anterior vida recuerdo haber visto gente de ese tipo, de las que conoces únicamente por internet y cuya relación no es exactamente de amigo pero está ahí, siguiendo lo que haces. Es raro de explicar, pero la cara de Zanoba se parece a como me imaginaba a esos extraños adoradores. Aunque es la primera vez que veo este nivel de adoración... aunque me viene genial.

No me cabe duda de que Hitogami predijo que esto pasaría, junto con el hecho de que me capturarían y que me haría amigo del tercer príncipe para escapar recibiendo su ayuda.

¡Ya puedo ver el final[87]!

Calmé mis emociones y le dije lo siguiente.


"Oh, discípulo mío. En este habitáculo debería haber un cristal mágico que hace perdurar la barrera, ¡encuéntralo y destrúyelo!"[88]

"¡Como ordene, Shishou! ¡Cuando acate su orden, por favor, ¿podría concederme el honor de enseñarme su método de creación de figuras?!"

"Como gustes, pero si no pudieras encontrar el cristal, serás excomulgado[89] y perderás el derecho a llamarme Shishou para siempre."

"¡Entendido, cuente conmigo!"


Con estas palabras, Zanoba se irguió y dedicó a recorrer la habitación en busca del cristal. Hubo ocasiones en los que subió a la habitación superior para ver si lo encontraba, dejándome escuchar sonidos similares a los de una cucaracha moviéndose por el techo.

Estos eventos duraron una hora aproximadamente.


Lo que encontramos fue un pequeño agujero del tamaño de un A4[90] en el techo sobre la barrera, imagino que el que Pax tenía planeado usar para tirarme la comida.

Al menos veo que tenía el problema de la comida cubierto, ¿pero me pregunto qué tenía en mente para limpiar las heces y protegerme de enfermedades? Quizás llenar la barrera con gas del sueño para ponerme a dormir y poder quitar la barrera a mis espaldas... aunque lo más probable es que ni se le ocurriera limpiar la celda; estoy seguro de que es de los que piensan que con alimentar a una mascota es suficiente.

Por ahora, gracias a la ayuda de mi esbirro, mis pertenencias dentro de la barrera han aumentado a una bolsa y una botella que Zanoba no necesitaba. Con estos objetos, al menos puedo deshacerme de mis propios excrementos, y evitar el mearme encima, y he de decir que ha faltado poco.

En esta situación, con que quite la plancha de piedra que bloquea la salida superior de la barrera debería ser suficiente, porque aunque el techo esté a unos 4 metros de altura, con que lance una cuerda, podría escapar trepando.

El problema vino cuando la plancha de piedra encajaba completamente en el hueco por el que me tiraron y se encontraba fuertemente sujeta, por lo que quitarla era increíblemente complicado; sumado además que posee un círculo mágico dibujado encima que posiblemente funcione en complementación con la barrera protegiéndola del daño.

Da la impresión de que será difícil destruirla con fuerza bruta.


"¿No posee su alteza a nadie que pueda explicarle el funcionamiento de las barreras?"

"No, ya que no poseo a ningún seguidor propio y de confianza."

"¿De veras? Pero si Pax tenía al menos una guarda imperial, ¿no?"

"¡Cambié mi último caballero por la figura de Roxy! ¡Uff, fue un buen trato!"


Así que este tío también es un idiota... Por no hablar de que ha mencionado que cambió a su guardia personal... ¿qué demonios pasa en este país con la cantidad de estúpidos en la realeza? Bueno, al menos hay una cosa que hemos confirmado.


"Vale... comprendo."

"¡Oh, así que ya conoce la solución, Shishou, justo lo que esperaba de alguien de su capacidad!"

"Sí, he visto que si todo continúa como hasta ahora, no tendré más remedio que excomulgarte."

NOooo puede hacerme eso!"


Para ser mi primer discípulo algo espeluznante, va a ser excomulgado en un tiempo record.... ja, ni de broma. No pienso perder mi tan esperado minion[91].


"Soy magnánimo y cambiaré la condición inicial. Si me ayudas a salir de aquí, te convertiré en mi discípulo."

"¡Oh! ¡Maravilloso! ¡¡Espéreme hasta que vuelva, no tardaré, espere, por favor se lo pido!! ¡¡Voy a destrozar el techo con mis puños!!"

"Detente por favor, no hagas nada precipitado."


Entré un poco en pánico y decidí detener a Zanoba conforme apretaba fuertemente sus puños mirando con odio al techo. Su expresión no era de broma, su cara parecía decir que no dejaría de pegarle puñetazos al muro del techo hasta que cediera, ya sea el propio techo, o los huesos de sus manos.

Este tipo es peligroso.

Zanoba estuvo intranquilo y yendo de aquí para allá durante un rato, pero de improviso se detuvo como si hubiera comprendido algo y levantó su rostro.


"Shishou, ¿quién fue el que pidió crear esta barrera?"

"Umm, si no me equivoco, fue por orden del 7º príncipe, su alteza Pax."

"Hmmm, ahora que lo dice, creo recordar que Ginger mencionó algo al respecto..."

"¿Acaso se atrevió a omitir información a un príncipe?"

"No es eso, pero como mi cabeza solo pensaba en la figura, no le presté atención."

"... Comprendo."


Por todo lo que he ido viendo, parece que hay alguna relación entre este príncipe y Ginger; casi parece que Ginger está haciendo cosas a espaldas de Pax, como para intentar que el secuestro no le salga bien, pero vamos, no me disgusta recibir ayuda por ese frente. Aunque más que llamarlo un frente a parte, el hecho de que Zanoba viniera se debe exclusivamente gracias a Ginger.

Quizás lo hiciera pensando que teníamos gustos similares al ver la figura de Ruijerd, aunque no estoy seguro de lo que Ginger esperaba al hacer venir a este príncipe que hasta ahora ha fallado en todo; no acabo de ver cual era su intención, ni cómo debería continuar.


"Básicamente, Shishou, Pax sería capaz de hacer algo con esta barrera, ¿no es así?"

"¿Hn? Sí, supongo."


Zanoba se quedó pensativo durante un rato, tras lo que dijo, con un tono bastante calmado totalmente distinto a los ánimos que había tenido hasta ahora.


"Comprendo, en ese caso, sea paciente y espéreme un rato."


Parece que ha pensado en algo, aunque estoy preocupado, ya que el tercer príncipe no parece demasiado listo. Siento algo de temor al pensar que si hiciera algo alocado o extraño, acabaría peor que como estoy ahora.


"Ummm, antes de tomar acción, creo que deberías consultarlo como es debido con alguien. Ya sé, podrías preguntarle a Ginger-san, o a mí directamente."

"Jajaja, veo que Shishou es de los que se preocupan mucho. No te preocupes y déjamelo a mí."

"Ey, un segundo, ¿a dónde vas? ¿no me oyes? ¡¿Qué piensas hacer?!"


Zanoba subió por las escaleras mientras se reía.


"Pero será..."


En ese momento, tuve una clara corazonada de que ya la había liado.

Según veía marcharse al príncipe tan confiado pero sin seguidores, sentía como si se estuviera marchando a agitar un nido de serpientes... veía que la situación iba a ir en una pésima dirección y las premoniciones me asaltaban sobre las posibles consecuencias.

Ah.... si iba a acabar así, al menos podría haberle pedido que me trajera algo de comer...

No obstante, pronto comprendería mi error. Ya que la persona conocida como Zanoba Shirone me había causado una impresión completamente equivocada.


Tiempo después lo pensé, y comprendí que en el momento en que Zanoba se dio cuenta de que yo había creado la figura de Roxy, todo lo demás ya no importaba.


Capítulo 56 - Una Rápida Resolución[edit]

1ª Parte[edit]

En este mundo, existen algunos niños que nacen con ciertas anormalidades en su maná. Al decir anormalidad puede parecer que tienen enfermedades congénitas o malformaciones, pero en la mayoría de casos, el aspecto físico o mental de estos niños es completamente normal en todos los sentidos. Aunque lo único normal en ellos es como dijimos, su aspecto físico.

Los niños de los que hablamos poseen alguna habilidad especial desde el día que nacen, desde piernas increíblemente rápidas, fuerza sobrehumana, mejores sentidos sensoriales, que su peso sea tan ligero como una pluma, hasta en ocasiones un peso inusitadamente alto para su aspecto físico.

Aunque otras opciones posibles serían, que matan todo lo que tocan, que escupen fuego de sus bocas, venenos que emanan de las yemas de sus dedos, que son capaces de teletransportarse distancias cortas, o hasta lanzar rayos por los ojos. Pero es que hay más, inmunes a todo veneno o enfermedad, capaces de mantenerse descansados aunque no duerman nunca, o la habilidad para hacerle el amor a cientos de mujeres sin perder el ímpetu en ningún momento...

A los niños que nacen con estas habilidades excepcionales son llamados en este mundo como Miko o Niños Benditos y algunos hasta los llaman Hijos de Dios.

Por otro lado, si sus habilidades no son especialmente útiles o si generan molestias a otros o a ellos mismos se les llama Noroi-ko o Niños Malditos, pero dejemos a estos de momento.


Bueno, ahora que hemos explicado eso, hablemos un poco sobre la historia de la familia real de Shirone.

Actualmente hay 5 príncipes que residen en el palacio real, el mayor de todos tiene 32 años y el pequeño... realmente no importan mucho sus edades, lo que importa es, que en este país, a todo príncipe se le otorga el control directo de una escolta real. Esta escolta está formada por guardias que tienen la obligación de actuar como sus ojos, manos y pies desde una edad temprana, con la intención de que aprendan a controlar la gente a su cargo.

Conforme van creciendo, si son capaces de obtener grandes resultados por sus actos se les otorga un mayor número de guardias, mientras que si cometen errores ven ese número reducido. Esto sirve para que, una vez muera el rey, aquel príncipe con el mayor número de guardias reales en ese preciso momento, sea proclamado como nuevo rey de Shirone. Así lo dicta la tradición en este reino.


La regla sería que cuantos más guardias tengas, mayor poder posees, básicamente. Le veo lagunas, pero en el caso actual y de mayor importancia para nosotros, el príncipe con más guardias reales es el primogénito. Es un chico con un ego algo excesivo debido a ser el hermano mayor, por lo que tiene cierta arrogancia, aunque esto es casi lo apropiado para la realeza. Este príncipe posee 30 guardias reales.

Y el príncipe con el menor número de guardias resulta ser aquel que todo soldado del reino detesta, el 7º príncipe, Pax Shirone, que actualmente solo tiene un puñado de guardias, 3 en total.

Durante un tiempo vio como este número acabó llegando a 1, pero debido a que consiguió organizar contactos con el mercado de esclavos de la zona de conflicto al norte, obtuvo un soldado adicional; y al 3º lo mencionaré después.

3 soldados en total. Hablamos de un príncipe con un séquito tan reducido que su poder es casi inexistente.

Pero no obstante, existe un príncipe con un número todavía menor, en concreto, el tercer príncipe, Zanoba Shirone, con un número total de guardias reales de 0. Zero. Null.

Zanoba no posee ni un único soldado al que pueda dar órdenes, aunque antes de llegar a estos extremos, poseía un único guardia real llamado Ginger; la soldado con el rango nº 12 en cuanto habilidad de este reino. Pero tras una situación en la que hizo un trueque por una determinada estatuilla, Pax pasó a tomar el control de Ginger.

Por lo que más tarde me contaron, Ginger intentó resignar del puesto en cuanto esto ocurrió, pero Pax entró en pánico y decidió tomar a su familia como rehén para que, contra su voluntad, acabara formando parte de su guardia real.


Pues bien, el punto al que quería llegar, es, que el tercer príncipe, Zanoba Shirone es un Miko.

Posee una fuerza sobrehumana y cuerpo extremadamente resistente desde el momento en que nació. Esa habilidad por sí sola le convertía en una persona extraordinaria y especial para el reino; porque aunque no fuera una habilidad de las más llamativas o poderosas, el rey estaba encantado pensando que un Miko sería sin duda una gran personalidad en el futuro de su reino.

Este hecho resaltaba debido a que este país se encontraba tan cercano a la zona de conflicto del norte, por lo que, cualquier existencia que poseyera potencial para la guerra era digno de ser alzado frente a todos para que lo aclamaran[92]. Gracias a este hecho, su madre, una concubina del rey ascendió dentro de la nobleza en el reino.

Pero el rey, 3 años después, dejó de resalzar la existencia de su hijo; en concreto, cuando el 4º príncipe nació, momento en el que Zanoba había cumplido los 3 años.

Puede que se tratara del 4º príncipe en orden de nacimiento, pero debido a que era el primogénito de la reina oficial del reino, su estatus era indiscutiblemente elevado. Todos en el reino lo celebraron, y se organizó una enorme ceremonia en palacio.

En esa ceremonia, Zanoba se acercó hasta donde se encontraba su hermanito y empezó a acariciar a su hermano menor recostado en su cuna, a lo que dijo:


"Es adorable, parece un muñeco."


Todos los que escucharon esas palabras sonrieron ante la ocurrencia, ya que a Zanoba le gustaban los muñecos, y el hecho de que viera a su hermano como algo que le gustaba les pareció... entrañable.

Hasta que en el segundo siguiente, Zanoba le arrancó la cabeza a su hermano pequeño, con la misma facilidad que si se lo hubiera hecho a un muñeco.


La fiesta se convirtió en un infierno lleno de llantos agonizantes, y el rey junto a toda la guardia real enfurecieron y enviaron a la madre de Zanoba al exilio, aunque a Zanoba lo mantuvo en el país. En parte debido a que aun era joven y también porque se trataba de un Miko, y en este mundo, los Mikos son seres de suma importancia.

Tras este evento con el 4º príncipe, redujeron el número de guardas reales de Zanoba de 8 a 3, incluyendo el rey un decreto que estipulaba que el tercer príncipe nunca podría aumentar ese número.


El siguiente incidente ocurrió cuando Zanoba alcanzó los 15 años. Por aquel entonces, aunque Zanoba se sentía extrañamente atraído por los muñecos, su razón y juicio eran indiscutibles.

Debido a esto, se acordó que debería tomar como esposa a la hija de una familia influyente de una zona algo más al norte. La idea del rey era que, en tiempos de guerra, Zanoba gobernara en la frontera resistiendo todo ataque que recibiera sin caer.

La ceremonia de boda acabó sin ningún incidente, aunque a la mañana siguiente se descubrió a la esposa muerta sobre la cama y sin cabeza.

Se comprendió al instante que, en la que sería su noche de bodas, Zanoba la había decapitado con sus manos.

El hecho de que la hija de una familia influyente había sido asesinada causó una guerra civil que no tardó en ser suprimida. Tras lo que el rey suprimió 2 de los guardias reales de Zanoba y ordenó confinarle en el castillo sin posibilidad de salir a menos que se desencadenara una guerra.

También intentó quitarle todas sus muñecas favoritas a Zanoba, pero todo soldado que intentó ponerles la mano encima, murieron a manos del tercer príncipe que les arrancó la cabeza a todos los que osaron poner sus manos sobre su colección.


El Príncipe Descorcha-Cabezas Zanoba Shirone fue el nombre con el que le empezaron a conocer a partir de ese incidente.

Como era de esperar, llegados a este punto, el rey intentó pensar medios para evitar que esto ocurriera, pero siempre y cuando Zanoba tuviera muñecos y estatuas a su disposición, no daba problemas; siempre que se le regalaran en ocasiones estatuillas o figuras, Zanoba no actuaba de forma perjudicial.

Viéndolo de esta forma, decidió tratarle más como un arma peligrosa con forma de persona, llevando a que Zanoba fuera considerado casi como un tumor en palacio.


Volvemos a mi tiempo encarcelado, y, aunque actúe de forma arrogante explicándolo, todo esto lo escuché más tarde, ya que todavía no sabía que Zanoba era el mayor arma bélica del palacio real de Shirone.


2ª Parte[edit]

Zanoba volvió a la habitación con una sonrisa bobalicona, mientras que por mi parte, yo no sabía bien como reaccionar.

Mi mirada no se dirigía a su sonrisa, sino a lo que Zanoba estaba sujetando con sus manos.


"Shishou, ¿qué te parece? ¡Con esto me harás tu discípulo, ¿no es así?!"

"¡Auhhauauauau! ¡Para! ¡Detente, Zanoba!"

"Gritas mucho, Pax."

"¡Ahhhgahhhh!"


A lo que miraba, era a la cara del capturado Pax Shirone. Toda zona por la que Zanoba le había ido sujetando estaba chorreando de sangre, aunque no se trataba de su propia sangre, sino de la sangre que cubría completamente el cuerpo de Zanoba.


"..."


Me quedé sin palabras al no comprender lo que estaba ocurriendo. Porque de conversaciones amenas en las que hablábamos de discípulos y figuras, en algún momento desconocido para mí, pasamos a una película gore[93].

Me quedé incapaz de comprender lo que ocurría, mientras Zanoba se reía como si no pasara nada, con una sonrisa inocente.

Qué miedo... si la que sonríe llena de sangre es una bishoujo queda bien[94], pero si lo hace un tío otaku larguirucho y mayor como este solo parece simplemente bizarro[95].


"¡Detente Zanoba! ¡Suéltale!"

"E-Escúchale, Zanoba, ¡deja esta insensatez!"


En esta habitación tan reducida acabaron ocupándola un gran número de personas.

Ginger, espada en mano, junto a 3 soldados más; y tras ellos, ocultos, 2 personas vestidas de forma bastante pomposa, que seguramente fueran príncipes. Aunque bueno, los llamo príncipes, pero uno de ellos está ya bastante-demasiado crecido.

Al final, en esta pequeña habitación estábamos, contándome, 9 personas, haciéndola bastante cargada de gente.


"Hermanos, ¿teníais constancia de que Pax había tomado como rehén a los familiares de varios soldados para manipularles a su antojo?"

"N-no..."

"Y no hablamos de su escolta real, que es algo que padre le hizo entrega; hablo de los soldados de nuestro reino."


Zanoba sonreía y no paró de sonreír conforme decía todo esto.


"Hasta la propia Ginger ha visto como su familia era tomada como rehén."

"...¿de veras?"

"Sí, su majestad."


Ginger respondió al príncipe mientras aún llevaba la espada en la mano.

Me pregunto si no pasará nada por hablarle a un príncipe con la espada en la mano... ¿no es algún tipo de descortesía?

Aunque la expresión de Zanoba no cambió en ningún momento de su sonrisa inocente.


"Y hermanos, ¿os acordáis de Roxy?"

"C-Claro, fue la profesora de Pax..."

"Se trataba de una maga Real de Agua que había estado instruyendo a nuestros soldados en técnicas anti-magos, alguien a quien le debemos un gran deuda. ¿Recordáis que Padre invitó de manera oficial a Roxy para que trabajara en nuestra corte? Pues gracias a las acciones de Pax, la oportunidad de que un mago de esa categoría se quedara fueron completamente destrozadas, haciéndola marchar."

"Y-Ya veo... Supongo que tienes razón en que la actitud de Pax fue la incorrecta, pero.."

"Pues por si fuera poco, prestad atención. ¿Veis a esa persona? Es el discípulo de Roxy-sama, Ludeus-sama, y actualmente se le ha encerrado y puesto en esta bochornosa situación por orden de Pax. La opinión que Roxy-sama poseía sobre esta persona es que poseía mayor talento que ella misma. Hablamos de alguien cuyo talento y futuro son inconmensurables."


En todo este rato, y durante toda la conversación, la sonrisa de Zanoba se mantuvo imperturbable, hasta el punto de que podría considerarse su cara de póker.


"Z-Zanoba, siempre sueles prestar poca atención durante las reuniones de palacio, como tu hermano mayor, me siento tranquilo al ver que tu interés por tu país es tan elevado..."

"Hermano mayor, no hago esto nada más que porque me interesan enormemente las creaciones en forma de estatuas y figuras. Lo único que estoy haciendo es señalar las malas prácticas de nuestro hermano Pax."


Zanoba hizo esta declaración, y al terminar elevó a Pax aún más del suelo.


"¡Owowowowow!"

"Ludeus-sama es un gran hombre que ha creado una estatuilla maravillosa de la que solo existe una en el mundo. ¡No puedo dejar que una persona de tal habilidad sea usada para la estúpida e inútil venganza de Pax!"

"¡Aaahhh! ¡Se rompe, se va a romper, me muero!"


Los gritos agónicos de Pax resonaban por toda la habitación.


"Hermano, si tu intención es ponerte del lado de Pax, no tendré más remedio que ser violento."


Estas palabras hicieron que los soldados y los príncipes se agitaran.

Dices eso, ¿pero acaso ya no estás siendo violento? Aunque vaya, veo que les ha sorprendido e inquietado solo con esas palabras... En mi anterior vida, cuando me ponía bravucón en casa de mis padres, nadie me tomaba en serio, aunque tampoco llegamos jamás a estos extremos.


"No pido nada complejo, tan solo quiero defender al creador de esta estatuilla, pero Pax se interpone."

"Pero, el mercado de esclavos que consiguió Pax..."

"Hermano mayor, no me hagas repetirme, por favor. Siento como si estuviera a punto de descorchar la cabeza de mi hermano pequeño."


Zanoba ahora sí que había dejado de sonreír, mientras yo seguía patidifuso y extrañado por la metáfora tan extraña que había usado con eso de descorchar.

Discípulo, tú puedes, sigue así... aunque la verdad es que das un poco de mal rollo...


"¡N-n-no lo hagas! ¡Detente! ¡Ginger, sálvame! ¡Ayúdame!...¡Tu familia! ¡¿Acaso no te importa lo que le ocurra a mi familia?!"

"No se preocupe por mi familia, la pasada noche Ruijerd-dono los liberó."

"¡¿Qué dices?!"


Pax se revolvía en las manos de Zanoba mientras Ginger respondía calmadamente.

Me pregunto cuándo vino a salvarles... pero vamos, Ruijerd siempre está salvando a alguien.

Digo esto, pero como imaginaba, estaban ocurriendo cosas a mis espaldas que me eran ajenas.


"Esta es la situación, hermano mayor, debido a que poseo la menor autoridad entre todos los príncipes, me veo en la necesidad de pedirte un favor de este modo; si me negaras esto, simplemente me dejaré llevar violentamente todo lo que sea capaz, lo que, seguramente en esta distancia, significaría que al menos uno de mis hermanos mayores vería su cabeza totalmente retorcida. Aunque es posible que después, acabe incinerado vivo por los magos de la corte, pero no es un problema, ya que os perseguiré hasta en el más allá, vuestras majestades."


Un larguilucho como tú tiene tanta seguridad en sí mismo.... es peligroso que te creas tan fuerte, me haces esperar mucho de ti, y podría enamorarme de esa confianza, pequeño esbirro[96].

Pienso esto, pero dudo que nadie a parte de Pax haya creído la amenaza de forma real; aunque puede que los príncipes también se hayan asustado ligeramente.


"¡D-de acuerdo! ¡Haremos lo que nos pides!"

"¿De verdad vais a investigarlo seriamente y aceptar mi petición? Y por cierto, en alguna parte del palacio deberían estar los 2 que acaban de armar un alboroto intentando capturar a Lilia. Me gustaría que garantizarais su seguridad también."

"Por supuesto, se lo haremos saber a Padre..."


¿Por qué llegarán tan lejos los príncipes para proteger a Pax?

Esta pregunta me la hice con total seriedad, aunque viendo la situación, imaginé que habría otro motivo.

No intentan proteger a Pax, sino que de verdad temen a Zanoba; como si lo vieran como una bomba de relojería...


Sin comprender la situación, me liberaron de la barrera. Por lo visto, el cristal mágico se encontraba oculto en el techo.

Tras eso, Pax fue arrestado y Lilia liberada.

Personalmente sigo anonadado con todo lo ocurrido y con el desenlace.


3ª Parte[edit]

Ya ha pasado un día desde lo ocurrido anteriormente, y ya soy conocedor de todos los detalles del incidente anterior junto con los pormenores de lo que ocurría entre bastidores.

Todo comenzó con los eventos que llevaron al arresto de Lilia. Al principio se creyeron que era una espía extranjera, pero como en su interrogatorio comentó los nombres de Roxy y Paul Greyrat, consiguió escapar de prisión y se quedó en un arresto domiciliario en el castillo; poco después comenzaron a llegar detalles sobre la catástrofe mágica del teletransporte que hicieron que estuvieran a punto de liberarla completamente, pero Pax cuestionó la información llegada del exterior, restringiéndola y consiguiera que no la dejaran abandonar el palacio.

Por su parte, Pax, poco después de que Roxy huyera del país, comenzó a obtener contactos con el mercado de esclavos y a través de esos contactos, obtuvo un pequeño ejército privado con el que secuestraba a familias de soldados para poder tomarlas como rehenes, bajo la amenaza de Si no queréis que les pase nada, haced lo que os digo.

Los soldados, viéndose en esta situación, intentaron hacer algo para escapar de sus penurias indagando en los suburbios, consiguiendo en gran medida, conocer el lugar en el que tenían retenidos a los rehenes. El problema es que estaban custodiados por poderosos guardias que dificultaban enormemente su rescate.

En medio de estos eventos, Aisha consiguió escapar y recibieron la orden del príncipe de perseguirla, por lo que tuvieron que perseguir a desgana a Aisha en su huida. En esta situación, aparecí y yo grácilmente conseguí ayudarla a escapar de ellos; aunque al verme usar conjuración en silencio, los soldados, que no tenían intención de capturar a la pequeña, supieron que me trataba del discípulo de Roxy, por lo que comenzó su plan.

Primero, orquestar una pelea en el mercado de esclavos para inutilizarlo; después, informar de que Aisha había sido secuestrada por un hombre misterioso, y perseguir a los miembros del ejército privado de Pax mientras hacían como que buscaban al extraño hombre que describieron.

A continuación, me informarían de la situación a mí y me pedirían que les ayudara a rescatar a los rehenes, para poder lanzar un ataque conjunto para salvaguardar la seguridad de sus familiares aprovechando que han ido debilitando las defensas del escondrijo. A cambio de mi ayuda, me ayudarían a liberar a Lilia.


No obstante, antes de llevar a la práctica su plan, yo por mi parte, gracias a que pensaba que Roxy se encontraba en el palacio real, decidí enviar la carta. Cuando el príncipe la vio, ordenó que me apresaran.

Si tan solo hubiera esperado 1 día antes de enviar la carta, hubiera escuchado todo de boca de los soldados y habría evitado que Pax me hubiera sorprendido con su trampa. Tiene sentido, ya que Hitogami me recomendó que enviara la carta después de salvar a Aisha y no simplemente rescatarla.

Pero bueno, el plan de rescate de los soldados aunque sufrió complicaciones, pudo llevarse a cabo, ya que, aunque yo no me encontraba ya en la posada, sí estaba Ruijerd, que en cuanto oyó la situación de los soldados, se agitó por la información hasta el punto de rescatar a sus familiares sin demora.

Cabe mencionar que Ruijerd estaba utilizando el nombre falso que acordamos durante todo este evento.


Cuando los rehenes fueron completamente liberados y puestos a salvo, Ruijerd tenía intención de asaltar el castillo, pero los soldados le informaron de que ellos mismos lo harían; desconozco el motivo, pero imagino que por orgullo propio.

Siguiendo el plan de los soldados, el príncipe se enteraría de la liberación de los rehenes en los mismos suburbios al ir a ver a su ejército personal, con la intención de asesinarle ahí mismo. El lugar servía para que no se hiciera conocido de inmediato la noticia de su muerte y pudieran deshacerse del cadáver.

Personalmente le veo lagunas a ese plan, pero no niego que había posibilidades de que saliera bien... hasta que Ruijerd entró en escena.


Por otro lado, Ginger no conocía la existencia de todos estos ardides hasta que concluyeron, decidieron dejarla aislada debido a su pertenencia a la escolta real de Pax; supusieron que sería peligroso hacérselo saber.

Una lástima... me habría venido bien que lo supiera.

Pero una vez rescataron a los rehenes, comprobaron que la familia de Ginger se encontraba entre ellos, por lo que descubrieron que Pax había hecho lo mismo con Ginger que con ellos.

Por su parte, Ginger, pensando que era una buena oportunidad para dejar de trabajar para Pax, le hizo entrega a Zanoba de mi muñeco de Ruijerd. Ya que Zanoba posee la mayor fuerza ofensiva de todo el reino y con la muñeca, yo me ganaría su interés hasta el punto de ser posible que se aliara conmigo al haber encontrado a una persona con los mismos gustos.

Imagino que no sabía que yo era el creador de la figura, pero eso fue un extra a sus planes de volver con Zanoba, debido a que Ginger le había jurado lealtad a este príncipe y Pax simplemente la había forzado a trabajar para él.

No entiendo bien por qué quería volver con Zanoba después de que la vendiera por un muñeco, pero imagino que tendrá su propia historia dramática que lo explique...


Y en medio de todos estos planes, el día anterior a que todo se pusiera en marcha, Zanoba mató a 2 de guardias reales de Pax, y le tomó como rehén.

Nadie salvo Ginger pudo imaginar que esto pasaría.


4ª Parte[edit]

El rey estaba claramente agotado cuando sentenció finalmente a Pax al exilio fuera de las fronteras del reino.

Parece ser que la pérdida de contactos con el mercado de esclavos es un duro golpe para el reino, pero debido a que Pax tomó a las familias de los soldados como rehén y hasta a las familias de su escolta real, junto a que intentó capturarme a la fuerza a mí, alguien a quien normalmente le hubiera gustado atraer para trabajar como su mago de la corte, y finalmente que tuviera la intención de usarme para atraer a Roxy para violarla y matarnos; convirtiendo su historial en un enorme listado de fechorías contra ese aspecto positivo.

Viendo esto, no tuvo más remedio más que disciplinar al 7º príncipe por sus actos. Aunque para guardar las apariencias de cara al reino, la excusa para enviarle lejos es que estudiara en el extranjero; siendo la realidad, que se trataba de un rehén para el reino del Rey Dragón que podría morir en cualquier momento.


Por su parte, Zanoba también estaba siendo exiliado del país, y en su caso, también usaron la excusa de estudiar en el extranjero. Esto fue propuesto por los príncipes primero y segundo, que más que por el hecho de que Zanoba causara un estropicio, lo mandaban lejos por miedo a convivir con una bomba nuclear cerca.

El rey no quería mandar lejos a Zanoba, pero la presión por parte de sus 2 hijos y la posibilidad de que se rebelaran hacía que creyera mejor tenerle fuera del castillo.


Tras eso, Lilia fue liberada, aunque todavía quedaba gente que seguía considerándola una espía de algún país vecino, argumentando que, mientras era custodiada por Pax, fue capaz de obtener información de Shirone a escondidas...

Nuestra Lilia sí que es sorprendente si es capaz de obtener información estando detenida por un príncipe.

Pero bueno, para demostrar su inocencia, hasta que Lilia llegue a donde se encuentra Paul va a ser escoltada amistosamente. En definitiva, no al reino de Asura, sino a donde se encuentre Paul; aunque vamos, aunque la llevaran a Asura, no hay nadie que pudiera probar su identidad, y eso que es su lugar de origen.

Ah, y tampoco me dejaron que yo contrastara su identidad, porque no soy familia directa, pero como Paul es considerado su esposo, usarán a este para confirmar la versión de Lilia y tras todo eso dejarla en libertad y solventar todos estos problemas políticos.

Personalmente, me temía que la fueran a matar para cerrarle la boca definitivamente a mitad de camino, pero Ginger está participando como una de sus escoltas y había recibido la orden de Zanoba de proteger la familia de su Shishou. Y por si fuera poco, parece que algunos de los soldados cuyas familias salvó Ruijerd también la acompañan, por lo que me quedo mucho más tranquilo.


Y en lo referente a mí, el propio rey-sama me pidió si quería convertirme en el mago de la corte de Shirone, añadiendo que me haría entrega de estatus si permanecía en su reino.

Entendía la pregunta, pero me extrañó su forma de pedírmelo, en su tono pude notar un cierto recelo y algún que otro suspiro en mitad de su petición, como si me estuviera preguntando por formalidad sabiendo que la respuesta iba a ser no.

Y como era natural con todo lo ocurrido, rechacé su propuesta y el rey soltó un suspiro antes de respirar hondo y nos permitió marchar sin más dilación.


Pues que sepa que soy bueno, aunque ya no importe mucho, estuve a punto de pedirle una compensación por las molestias, pero decidí dejarlo estar.


5ª Parte[edit]

Justo cuando abandonaba el palacio real, Zanoba vino a mí con lágrimas en sus ojos.


"¡¡¡Shishou!!! ¡¿Te vas a marchar sin mí?! ¡¿Tenías pensado dejar atrás a tu discípulo sin despedirte?!"

"Lo siento mucho, pero como tenemos cierta urgencia por terminar nuestro viaje..."

"En ese caso, al menos una estatuilla... ¿me harías el honor de hacerme una estatuilla?"

"Se tarda algo de tiempo en hacerlas, por lo que..."

"¡¡No me digas eso!!"


Zanoba se había aferrado a mi mano llorando tristemente, parecía completamente deprimido debido a que no podría verme fabricar una figura.

Para estas alturas, ya había oído que este príncipe era un Miko capaz de desmembrar y descuartizar personas, arrancando cabezas con sus manos desnudas, el título que posee hoy por hoy es El Príncipe de la Masacre, seguramente debido a lo ocurrido con los guardias de Pax.

He de reconocer, que este hecho me aterraba considerablemente, temiendo que decidiera sacarme la cabeza de sitio en un descuido.

En realidad se lo agradezco enormemente, pero siento miedo de alguien que es capaz de ponerse a matar por algún comentario... lo temible es para temerlo por simpático que sea.


"La próxima vez que nos veamos te enseñaré la técnica para crear figuras desde 0."

"¡Eh! Pero eso... esto. no sé... creo que... ¿No habrá problema? ¿No es algún arte secreto suyo, Shishou?"

"¿Para qué quiero un discípulo si no voy a enseñarle como imitar mis creaciones?"

"¡Uooooh, Shishou!"


Zanoba lanzó mi cuerpo por los aires en un grito de júbilo haciéndome impactar contra el techo del edificio con un fuerte golpe.


"o-¡¡¡OH, MIERDA!!! ¡¡Ginger, magia curativa, rápido!!"

"¡¡Sí!!"


Ginger de inmediato recitó el conjuro del hechizo de curación, sellando rápidamente mis heridas. Mientras tanto, pude ver el pálido rostro de Zanoba pensándose que me habría matado, pero al verme en pie de nuevo, se calmó.

¡¡Este mierda de esbirro de verdad quiere que lo excomulgue!!.... Mejor lo dejo estar... vaya a ser que me arranque la cabeza en un arrebato.


"¡Pues bien, Shishou, espero lo mejor para usted! ¡No estoy seguro de a dónde me enviarán a estudiar, pero siento en mi interior que tarde o temprano volveremos a vernos! ¡¡Hasta la próxima, Shishou!!"

"Snif... Sí, ve con cuidado, Ludeus-dono."


Llorando cascadas de sus ojos, Zanoba me vio partir. Hasta Ginger a su espalda nos despidió con lágrimas en los ojos.


6ª Parte[edit]

Y de este modo, el incidente de Shirone llegó a su fin.

En él, fuimos capaces de salvar tanto a Lilia como a Aisha y mandarlas sanas y salvas con Paul; a la vez que exiliaron por nuestros actos a Pax del reino, y que yo fui capaz de conseguir un esbir-discípulo llamado Zanoba.

Mi intención en estos hechos fue seguir al pie de la letra el consejo de Hitogami, y más o menos, aunque hubo partes que no hice perfectamente, todo acabó saliendo de la mejor forma posible al final.

No puedo negar que siento que estoy bailando en la palma de la mano de ese tipo, y que sin importar lo que haga, ya sea seguir completamente o no del todo su consejo, acabo obteniendo un resultado útil para sus fines. Como si estuviera viendo una obra de teatro escrita de antemano.

Pero aunque diga esto, no puedo negar que todo acabó saliendo bien, dejando sanas y salvas tanto a Lilia como a Aisha; y aunque no le entienda del todo, acabé labrando una buena relación con Zanoba.

La única relación de odio que gané fue con Pax, pero le eliminaron completamente del tablero mandándolo a otro país.

En general, simplemente dejando el proceso por el que llegamos a esta conclusión a un lado, el final acabó siendo beneficioso para mí; al igual que el resto de recomendaciones hasta la fecha, no recuerdo ningún consejo que me acabara causando ningún mal.

Imagino que no pasa nada por creer un poquito en Hitogami... aunque mejor no, los embaucadores y timadores empiezan a trabajar una vez se ganan tu confianza... Mejor seguir con cautela como hasta ahora para ver cómo evoluciona. Aunque claro, una promesa es una promesa... la próxima vez que aparezca al menos no iré tan a la defensiva y al menos le escucharé sin ser tan pesado.


Capítulo 57 - El Nacimiento de la Hermanita Sirvienta[edit]

1ª Parte[edit]

Nos encontramos en un pequeño pueblo al sur del reino de Shirone en una posada cualquiera.

Esta ciudad tiene de especial que ya vayas a Asura o Milis, desde Shirone tienes que pasar por este pueblo, puesto que la carretera se bifurca en este punto hacia los 2 destinos casi opuestos. Y en este punto es donde nos despediremos de Lilia, Aisha y su séquito.

Me encontraba frente a Lilia, ambos sentados a una mesa, mientras podíamos escuchar por la ventana a Aisha charlando con Eris.


"¡Exacto! ¡Lu...El Amo y Señor es fantástico! ¡Si de verdad se pone serio puede hasta congelar un bosque entero mientras llueve!"

"¿Con magia? ¡Es sorprendente!"

"¡Claro que lo es! ¡Es más, tengo historias todavía más sorprendentes, ¿quieres oírlas?!"

"¡Claro, cuéntamelas, por favor!"


Eris le está costando las peripecias del Amo y Señor de Dead End llena de orgullo, aunque escucharla me hace sonreír algo inquieto, mostrándole mi expresión a Lilia. Ella por su parte, está sentada frente a mí a la mesa.

Con Lilia en concreto apenas hablé cuando era pequeño y bueno... no sé bien de qué hablar con ella, pero mientras yo dudaba, ella fue quien comenzó la conversación.


"Permítame agradecerle nuevamente todo lo que ha hecho por nosotras, Ludeus-sama. El hecho de haberme salvado no una, sino hasta en 2 ocasiones me conmueve enormemente."[97]

"Por favor, no sigas. En esta ocasión yo no tuve nada que ver."

"Se equivoca, he escuchado que fue usted quien sugirió venir específicamente hasta Shirone al haber escuchado rumores sobre nuestro confinamiento."


Mientras pronunciaba estas palabras, Lilia inclinó su cuerpo en gran medida con mucha formalidad.

Pero si solo hice lo que Hitogami me dijo, en serio, tras eso no hice nada especial en absoluto; simplemente caí estúpidamente en una trampa y esperé que llegaran refuerzos. Si vas a llegar tan lejos como para decir que merezco tu gratitud por esto, es como decir que mi yo pasado era digno de admiración...


"Por favor, reserva tu gratitud para Eris y Ruijerd, ya que fue gracias a su acertada intervención la que permitió que todo se solucionara sin contratiempos."

"Era mi intención ir a agradecérselo expresamente a ellos anteriormente, pero aseguraron que todo se debió a su planificación, Ludeus-sama."

"Es imposible que eso sea cierto."

"...Si así lo considera, Ludeus-sama."


Mi respuesta parece no gustarle especialmente, lo que me extraña, porque aunque mi respuesta fue casi un acto reflejo, es imposible decir que lo blanco es en realidad negro.


"Por cierto, Ludeus-sama, ¿Aisha ha podido decirle algo descortés?"


Lilia observó el exterior a través de la ventana mientras suspiraba al decir estas palabras.


"En absoluto. Además que Aisha es una niña excelente, me sorprendió muchísimo que fuera capaz de actuar y pensar de forma tan madura."


Aunque bueno... es cierto que tiene demasiado entrenadas sus armas de mujer... pero no tengo intención de decirle eso, ya que tampoco soy el más indicado para hablar de niños precoces.


"No puedo decir que haya llegado a su capacidad, Ludeus-sama... Pero en estos años, he hecho lo que estaba en mi mano para educarla y enseñarla, pero aun a día de hoy, sigue siendo solo una hija tonta que es incapaz de comprender lo maravilloso que es usted, Ludeus-sama."

"No me ha parecido nada tonta, la verdad."


Para empezar, yo soy la excepción aquí... todavía conservo los recuerdos de mi anterior vida. Aisha es tan lista que hasta llegué a pensar que ella también las conservaba, aunque intenté hablarle un poco de la existencia de la televisión y los móviles y se mostró totalmente confundida; por eso, en el caso de Aisha, simplemente es una superdotada. Qué buenos genes tiene Paul... por increíble que parezca.


"Ludeus-sama, ¿qué opina de Aisha?"


Sin venir a cuento, Lilia pareció pensar en alguna idea y me hizo esta pregunta.


"¿Eh? Como te he dicho, pienso que es una niña excelente."

"No me refiero a eso, sino a su físico."

"Pienso que es encantadora."

"Es hija mía, por lo que cuando crezca, no me cabe duda de que sus senos acabarán siendo considerablemente grandes al igual que los míos."


¿Oh? Así que sus tetas serán.... N-¡NO! No me importa ni me interesa el pecho de mi hermana pequeña. Es más, ¿A qué viene esto? ¿de qué habla?


"Ludeus-sama, si tiene intención de continuar su viaje hacia Asura, le pido que lleve a Aisha con usted. Yo no tengo más remedio que regresar con danna-sama[98], pero si lo cree oportuno, podría dejar a Aisha con usted."

"¿Te importaría decirme el motivo de esta petición?"


Le hice esta pregunta en contestación a su petición.


"Ludeus-sama, quiero que sepa que desde que Aisha tuvo uso de razón, la he educado con la intención de que le sirviera cuando creciese."

"Esa fue la impresión que recibí..."

"Le he enseñado a mi hija todo cuanto sé, y aunque aun sea joven, no me cabe duda de que dentro de 4 años tendrá un cuerpo sugerente."


....Sugerente para los hombres...


"Pero espera un segundo, hablamos de mi hermana pequeña."

"Lo sé, al igual que conozco su gusto por las mujeres."


Así que lo sabes... comprendo... pero una cosa, a diferencia de mi anterior vida, parece que este cuerpo no siente deseos carnales por ninguno de mis familiares directos; por lo que, aunque me dijeras que Aisha ha crecido, la comida está servida, para mí solo será un problema.

Esta es mi principal razón para no estar muy por la labor de seguir la sugerencia de Lilia, pero hay otro motivo más.


"Esa pequeña solo tiene 6 años... A esa edad, debería estar junto a sus padres, ¿no crees?"

"...Si así lo considera, Ludeus-sama."


Lilia parecía claramente desalentada, pero personalmente, pienso que no he hecho nada incorrecto. Aisha todavía es joven, ¿no es mejor que siga junto a sus padres?

Puede que siendo un japonés no sea el más indicado para decirlo[99], pero lo mejor para un niño es, que mientras sea joven, estén junto a su padre y a su madre. Seguramente todo vaya bien aunque solo esté con uno de ellos, pero está claro que no tener a ninguno cerca podría llevar a un mal desarrollo.


"Comprendo su posición, Ludeus-sama. Como dice, Aisha aún necesita experiencia, no puedo permitir que alguien con esa carencia le sirva a usted."

"Esto... ¿podrías evitar enseñarle nada demasiado excesivo? No sé, ¿algo demasiado perverso o similar?"

"Nunca le he enseñado nada que no sea de utilidad para ayudarle a usted o para informarle de su maravillosa persona."

"Gracias a eso, parece que le doy cierta repulsión..."

"Supongo que tiene razón, aunque creo que se trata de una ocurrencia temporal."


Oigo a Lilia hacer una pequeña sonrisita y alcé la mirada para observarla, pudiendo ver en su rostro una expresión fresca y alegre.

Puede que no pueda aceptar a Aisha; pero Lilia, hay algo muy importante que sí he recibido tuyo, y no pienso dejarlo escapar nunca.

Uno de esos obsequios que me entregó Lilia es un colgante atado con un cordel de cuero, y lo otro se encuentra cuidadosamente almacenado en un cofrecito.


"Te agradezco muchísimo que me trajeras este colgante (y las bragas)."

"No tiene por qué agradecérmelo, comprendí que se trataba de algo preciado para usted, Ludeus-sama."


Sin hacer mención a ellos, ambos comprendíamos a lo que se refería el otro; dejándome ver que Lilia ha estado velando por mi felicidad todo este tiempo.


"...Hmm... Después de todo, creo que atesorar tanto unas bragas me convierte en un pervertido..."

"¿Pervertido? ¿Acaso es eso lo que Aisha dijo de usted?"


Lilia se puso seria y se levantó de inmediato; yo hice todo lo posible por detenerla.

Ey, ey, detente, para... siéntate... sí, así mejor.[100]

Tras eso, Lilia soltó un pequeño suspiro.


"Debido a su relativa libertad durante su estancia en el castillo, parece ser que habrá escuchado o aprendido cosas extrañas."


¿Es una cosa extraña? Sí, ¿no? Imagino que sí, que es extraño que haya aprendido eso a su edad.


"Si le considera a usted un pervertido por algo tan banal como unas bragas, no me imagino como habría reaccionado si hubiera trabajado en el palacio real de Asura..."

"¿El palacio real de Asura? Creo recordar que tú trabajaste en el palacio de la concubina, ¿no es así?"

"Sí, y en comparación con lo que ocurría en ese lugar, no se les puede considerar pervertidos ni a usted ni a danna-sama[101]."

"D-¿De veras...?"


Siempre me he considerado un pervertido...pero por lo que dice... parece que llegan más lejos en ese lugar... Me pregunto si la nobleza de asura serán todos de esa forma, ya que pensándolo un poco, hasta los nobles de una zona remota como era Roa tenían esa atracción multiracial. Pero vamos, no queda solo en los Greyrat, hasta la familia real de Shirone también era bastante depravada.


"En ese lugar tenían varias jaulas para mujeres y hombres-"

"No, no es necesario que me des detalles al respecto."


Prefiero dejarlo así...


"En todo caso, quiero que sepa que los nobles más notorios así como toda la familia real poseen intereses bastante desviados. Si compararas esos intereses con su gusto por la ropa interior de una mujer por la que se siente atraído, no puedo sino verlo como algo natural y hasta entrañable."


Lilia se quedó observando el horizonte. Sin duda estaba recordando malos eventos de los ocurridos en el palacio de la concubina.


"Lilia, te encargo a padre, cuídale."

"De acuerdo, así lo haré."

"Casi lo olvido, toma algo de dinero para el viaje; si te faltaran recursos para continuar, busca a alguno de los compañeros de Paul en el gremio de aventureros."

"De acuerdo, así lo haré."

"Y creo que puedes confiar en los soldados que os escoltan, pero a algunos no los conozco, por lo que, por favor, estate atenta."

"Conozco a todos ellos y sé que puedo dormir tranquila, no se preocupe."

"Ah, comprendo, hmm..."

"Ludeus-sama."


Mientras pensaba qué más se me podría estar olvidando, Lilia se puso en pie y se acercó a mí, tras lo que me abrazó colocando mi cabeza contra su pecho, haciendo que mi cara se presionara directamente contra una de sus enormes tetas. Esta acción hizo que mi respiración se agitara ensanchando mis fosas nasales con una risa bobalicona[102].


"Esto, ¿Lilia-san...?"

"Ludeus-sama, me alegro de que no haya cambiado."


Lilia me dijo esto entre risillas.


2ª Parte[edit]

Al día siguiente, cuando justo nos preparábamos para partir, Eris, Ruijerd y yo nos encontrábamos haciendo los últimos repasos antes de estar seguros de que el carruaje no presentaba ningún desperfecto ni se nos olvidaba algo. Lo último que querríamos es que se nos rompiera otra vez a mitad de trayecto o que nos faltara algo importante para el viaje.

Lilia y su grupo habían decidido salir ya y adelantársenos. Seguramente alguno de ellos fuera capaz de arreglar el carruaje a medio trayecto.

Quizás sea buena idea aprender a hacer pequeños arreglos en mi tiempo libre...


"¡Amo y Señor-san! ¡Amo y Señor-san!"


Aisha se acercó a mí corriendo.


"¿Qué ocurre?"

"Ven un momento."


Se puso a tirar del borde de mi manto como intentando llevarme a algún lugar, haciéndome preguntarme para qué. Visto lo visto, decidí indicarle a Ruijerd con la mirada que me iba a ausentar y la seguí.

El lugar al que me llevó fue tras unos arbustos en el borde del camino. En ese lugar, Aisha se puso en cuclillas y me indicó que me sentara con ella, por lo que la imité, poniéndome también en cuclillas.

Parece que vamos a tener algo así como una charla secreta... más bien estoy seguro.


"Amo y Señor-san, si le soy sincera, le he pedido que venga porque quería pedirle un favor."

"¿Un favor? Si es algo que esté en mi mano, lo haré."


Si mi imouto[103] me pide un favor, haré lo posible por cumplirlo. Norn ya me odia y no me gustaría que Aisha también lo acabara haciendo; por el momento nos llevamos bien, pero se debe a que piensa que simplemente soy El Amo y Señor de Dead End. Si se enterara de que soy en realidad su hermano mayor, es posible que me mire como si fuera basura.


"Le pido por favor que me permita acompañarle en su viaje como uno más de sus compañeros."


Me quedé totalmente inexpresivo, casi como si tuviera la cara de pescado muerto[104].

.....Lilia....


"¿Acaso fue tu madre quien te dijo que me pidieras eso?"


Parece que como la rechacé directamente, decidió que era mejor que su propia hija viniera a pedírmelo con lágrimas en los ojos... Veo que se le da bien manipular a la gente...


"No, mi madre jamás le daría el visto bueno a esta propuesta."

"¿Hnn?"


¿Eh? Pero si ayer mismo me pidió que te llevara conmigo... ¿qué significa este cambio de opinión?


"Mi madre de siempre ha dicho que llegará el día, en un futuro, en el que acabaré sirviendo a mi mediohermano[105]."

"¿De verdad te ha dicho eso?"

"¡No obstante!"


Aisha dio un golpe con el puño en el suelo.


"¡Lo siento mucho pero no pienso hacerlo!"


Parece que todo lo referente a mí es del tipo de cosa de lo siento pero no... Seguramente por el asunto con las bragas. Lo siento.


"Ya se lo expliqué el otro día, ¿no es cierto? Mi hermano mayor es un pervertido, y aunque entiendo lo que me explicó usted, Amo y Señor, pero definitivamente no quiero servir a esa clase de persona."

"Ya veo..."


No pensé que fuera a llevarlo hasta ese extremo...


"¡Así que, se lo pido por favor, sálveme de las garras de ese diablo perverso, tan galantemente como hizo el otro día!"

"Temo que tendré que rechazar esa petición."


Ni de coña... Si vinieras con nosotros, mi nombre acabaría siendo expuesto, ¿no es así? Llegado el momento, acabará enterándose de la mentira y acabará odiándo-... Oh... somos familia, tarde o temprano se enterará, ¿no es así?


"¿Por qué? ¡Ese hombre es un pervertido!"

"Creo que tu opinión de él es en parte un malentendido tuyo, dudo de que sea tal y como dices."


Vale, no tengo más remedio que aclarar parcialmente el malentendido al que ha llegado yo mismo; si se lo dejo a Lilia, no me cabe duda de que su opinión de mí no mejorará. Por lo que me contó, lo mío ni se acerca a lo que ocurre en el palacio real, pero eso, Aisha no lo entenderá a menos que viva una situación así, y no quiero que pase por eso.


"Piénsalo, Aisha, no le conoces personalmente, ¿no es así?"

"¡Pero no me podrá negar lo de las bragas!"

"Es posible que exista una razón para conservar ese objeto."

"¡¿Qué razón sensata existiría que pudiera llevarle a atesorar tanto unas bragas?!"


¿Que qué razón? Pues no sabría decirlo... Aunque míralo de esta forma, ¿en algunas religiones no se atesoran cosas más extraños como partes del cuerpo de personas para besarlas o algo por el estilo? Pues en este caso hablamos de unas bragas... hablamos de bragas que Roxy usó en sus momentos de diversión en solitario[106], es un objeto digno de ser considerado de la mayor calidad posible, ¿no te parece? Imagínate escuchar una escena de juego en solitario y luego obtener el resultado material... ¿No te parece increíble? ¡¿No lo tomarías como un objeto digno de devoción?! ¡Mi lema en la vida es ¡¡En la vida, tómate en serio los estudios y el deseo sexual!!! ¡Pues hablamos de un objeto que junta el estudio y el deseo sexual, es doblemente el culmen de mi filosofía de vida!..........Pero dejando esto a un lado de momento.


"Esa Roxy que mencionaste era la tutora particular de tu hermano mayor, ¿es así?"

"Sí."

"En otras palabras, es una persona que seguro tuvo una enorme influencia en tu hermano mayor."

"No sé yo..."


Te lo puedo asegurar, ya que soy yo el que te lo está diciendo. Gracias a Roxy fui capaz de conseguir algo que en 20 años enteros no había sido capaz de hacer[107]; la razón por la que puedo vivir de esta forma mi nueva vida se la debo completamente a Roxy.


"Considero que como se trata de un objeto que esa persona tan influyente llevó en su persona, es un motivo suficiente para querer atesorarlo, o al menos, esa es mi opinión."

"Bueno..."


No parece que le convenza mi explicación... en ese caso, veremos a ver si dándole algo de su salvador, el Amo y Señor sirve para entenderlo.

Saco un objeto de mi bolsa de viaje.


"Este protector para la cabeza es algo que he llevado conmigo desde el comienzo de mi viaje[108]

"¿Por qué lo menciona de improviso?"

"Quiero que lo tengas tú."


Alargué el protector que había sacado de mi bolsa de viaje y se lo entregué a Aisha; se trataba de la protección que compré en Rikaris para ir a juego con Eris y Ruijerd. Está lavado, por supuesto, pero debido al gran uso que le he dado, se podría decir que tiene mi olor grabado en él.

Tras entregárselo, su expresión se tensó y su cara se tornó seria.


"¡Ah! Creo... Creo que ahora lo entiendo mejor."

"No hace falta que lo pongas en palabras, lo importante es que tu corazón lo comprenda."

"¡Sí, ahora lo he entendido! ¡Mi hermano mayor no es un pervertido!"


Viendo como había tenido ese efecto, decidí que de verdad conservara el viejo protector para la cabeza.

Ha sido más fácil de convencer de lo que pensé.


"¡Amo y Señor-san, es usted una buenísima persona!"

"Yo no diría tanto."


Pachin[109], LudeSonrisa

Aisha me observaba con ojos brillantes, aunque parece que de improviso recordó algo y dejó escapar un Ah, casi se me olvida.


"Como en este momento mi hermano mayor anda desaparecido, si me enterara de que ha muerto en algún momento, ¿tendría algún problema en que le sirviera a usted, Amo y Señor-san?"

"No..., eso sería... no sé..."

"¿No quiere? Pienso que si se lo explico a mi madre, ella dará su consentimiento, ¡además que pienso que acabaré con un buen físico! ¡Con curvas sugerentes para los hombres!"

"¿Sugerentes para los hombres, dices? ¿Acaso entiendes lo que eso significa?"

"Significa que mi cuerpo hará que tú u otros hombres quieran hacer niños conmigo, ¿no es así?"

"Los niños no deberían hablar de hacer niños."


Podrías llegar a atraer a enormes orcos que vendrán cuando celebraras tu Sekihan para reproducirse[110][111]. ¿Quién coño le habrá enseñado algo así...?


"¿De verdad no me aceptarías...? ¿Acaso me odias?"


Mi imouto me observa con lágrimas en los ojos y una carita de cordero degollado... Umu, qué cosa tan adorable... ¡¡Claro que no te odio!!


"Comprendo, en ese caso, si no pudieras encontrar a tu hermano mayor, podrás venir conmigo."

"¿De verdad?"


Me siento fatal por mentirle, pero cuando crezca y todo esto acabe, viviremos juntos nuevamente como una familia normal.


"Entonces, no estás enfadado porque te llamé un pervertido, ¿no es así?"

"Claro, como voy a... ¿eh?"


¿Qué acaba de decir?


"¡Gracias onii-chan[112]!"


Nuestra conversación terminó con esta frase, tras lo que se puso en pie y salió corriendo a donde se encontraban sus escoltas esperándola junto al carruaje.

Yo por mi parte, me dirigí al mío algo aturdido por todo lo ocurrido; mientras Aisha se despedía de mí con la mano y Lilia se reclinaba ligeramente de manera formal. Su despedida concluyó con un,


"¡Adios, Onii-chan! ¡Prométeme que volveremos a vernos!"

"¡! ¡Claro, te lo prometo!"[113]


El carruaje de Aisha y Lilia se alejó, mientras yo me quedaba algo anonadado por la situación. Cuando desapareció, me dirigí al mío todavía algo desorientado por todo lo ocurrido.

Eris parecía como molesta, y dijo.


"Vaya, pero si después de todo se entero, pues anda..."

"Sí... Arre."


Ruijerd no alteró su tono y simplemente tiró de las riendas indicándole al caballo que partiera y nuestro carruaje se puso en marcha en dirección a Asura.

Si soy sincero, hubo varios momentos en los que era bastante previsible que se hubiera dado cuenta del engaño, como cuando al principió grité su nombre sin conocerla, y que después estuvo hablando con Eris y Ruijerd en la habitación mientras no estaba, no me extrañaría que alguien simplemente me mencionara como Ludeus.

Por lo que hacía tiempo que Aisha ya lo sabía.

Pero en ese caso... ¿por qué actuaba como si no lo supiera?

Y pensando pensando, rápidamente llegué a una respuesta.

Lo más probable es que quería asegurarse de que su hermano mayor era digno de confianza. No me cabe duda de que si le hubiera dicho actuando como el Amo y Señor que se podía venir conmigo, me habría acabado abandonando y odiando.


"Hahh.. Ja... jajaja.... jajajaja."


Cuando llegué a esa conclusión, me eché a reír.

Mira que es lista Aisha, es una niña listísima... estoy deseando ver como crece.


Capítulo 58 - Convirtiéndose en Adultos[edit]

1ª Parte[edit]

Actualmente nos encontramos dirigiéndonos hacia el oeste desde el reino de Shirone de camino hacia el reino de Asura. El terreno bastante allanado y con tan buen clima que siento que estoy a punto de quedarme dormido.

Ambos lados del camino muestran praderas hasta donde alcanza la vista y a los lejos, al frente, se puede percibir levemente la cordillera del Dragón Rojo, donde se puede ver 3 pequeñas sombras rondándolas desde el cielo sobre las montañas. Pero en definitiva, es un lugar bastante pacífico.

De vez en cuando aparecen ladrones que no saben comprender la situación pidiéndonos que les demos todo lo que llevemos tengamos en nuestras manos y nos dejarán marchar, si no dicen eso, dicen cosas similares, pero tal y como lo pidieron, Eris se lanza a por ellos y les da unos cuantos puñetazos hasta que huyen con el rabo entre las piernas.

Al principio Ruijerd parecía que se iba a lanzar contra ellos a destrozarles y eso, pero tras escucharles un poco por encima a los que capturamos, la mayoría de ellos simplemente eran incapaces de conseguir comida y de ahí su actitud, por lo que simplemente les dejamos marchar. Al menos la primera vez.

Aunque nos encontramos en el continente central, parece que el camino por esta zona tiene un ligero problema con el orden público... me gustaría que aprendieran del continente demoniaco, allí nunca aparecían ladrones, aunque en su lugar, aparecían 10 veces la cantidad de monstruos si lo comparamos con el número de encuentros con ladrones. Me pregunto si afectará el hecho de que haya paz por el lugar para que hagan lo que les venga en gana.

Escuchando rumores, nos enteramos de que un poco más al norte, una gran cantidad de países están en medio de trifulcas entre ellos y que la guerra hizo que aumentaran el número de ladrones.

Y aún así, este lugar es increíblemente tranquilo.


2ª Parte[edit]

La cordillera del Dragón Rojo es una cordillera extremadamente larga que cubre gran parte del continente central. Estas montañas atraviesan por mitad el continente dividiéndolo en 3 secciones y, como su nombre indica, está habitada por Dragones Rojos.

Estos Dragones son los monstruos aclamados como los más poderosos en este continente, y en ocasiones se les ve como un desastre natural[114]. Cada uno de ellos en solitario posee el rango S como categoría de monstruo y aún así organizan manadas con cientos de ellos.

Su mayor habilidad a mencionar es su capacidad para detectar y observar desde el aire, ya que nunca dejan pasar por alto ningún organismo vivo que entra en su territorio. Jamás.

Por dejar, no dejan ni que atraviese la cordillera ni algo del tamaño de un perro, y no importa lo fuerte que sea el monstruo o animal que entre en sus dominios, acabará siendo devorado por una horda de Dragones que no dejarán ni los huesos.

Se desconoce como controlan quienes entran en su territorio, lo que sí se sabe, y es considerado sentido común, es que si entras, mueres.


En este mundo, existen distintas variedades de Dragones, y casi todos ellos poseen al menos el rango A de manera individual. Pues entre ellos, los Dragones considerados como los más peligrosos son los rojos.

Individualmente, hasta el más débil de ellos sigue siendo de rango S, su territorio es simplemente enorme y además se mueven en bandadas.

El nombre de esta cordillera se instauró desde el momento en que los Dragones Rojos se asentaron en ella; y se entiende como una zona montañosa imposible de atravesar.

Y a esto es a lo que se conoce como cordillera del Dragón Rojo.

Pero aunque se les considera seres tan peligrosos, es de saber popular el hecho de que los Dragones Rojos poseen una única debilidad; y es que aunque su habilidad ofensiva sea elevada, su agilidad para volar es algo tosca y son incapaces de alzarse en vuelo desde un llano, sino que por lo general, para despegar necesitan lanzarse de un acantilado o una pendiente bastante alargada para ir ganando velocidad.

Las montañas del continente central son bastante elevadas, pero la base de todo el continente son prados, llanuras y bosques; lo que lleva a que los habitantes del continente rara vez se vean en peligro de ser atacados por Dragones Rojos.

Dicho esto, en ocasiones aparecen dragones solitarios algo estúpidos que quizás debido a turbulencias, acaban cayendo sobre las praderas; y en estos casos son conocidos como Dragones Errantes.

Pero aunque el señor de los cielos ponga los pies en la tierra, todavía se le considera un monstruo de Rango A de los más poderosos, ya que con su impresionante poder, cuando se enfurecen son capaces de causar enormes estragos por la zona.

Por ejemplo, cuando caen cerca de ciudades humanas, por lo general el país responsable organiza un ejército para subyugarlo. Se hacen encargos de misiones de emergencia al gremio y lo atacan como si se tratara de alguien que ha golpeado un avispero, en oleadas de pequeños ataques sin descanso; y por lo general acaban cayendo antes de acercarse lo más mínimo a las aldeas habitadas.

También he escuchado que esas misiones la categorizan como rango S, pero por ir sobre seguro, ya que a menudo se organizan 7 u 8 grupos de aventureros para cazarlos juntos a base de posicionar trampas que hacen que su cacería sea bastante simple, o eso tengo entendido.

Y por cierto, parece ser que los cartílagos y huesos de los Dragones se acercan muchísimo a los materiales de la mayor calidad para la fabricación de armamento; además que su piel tiene un alto precio como objeto de arte. Por supuesto, no solo eso se vende, sino que la totalidad del dragón se despedaza para aprovecharlo completamente.

Se dice que si 10 personas dividen equitativamente la recompensa y beneficios de acabar con tan solo 1 Dragón, obtienen suficiente dinero para vivir la buena vida durante al menos 1 año. Puesto en cifras, el precio de un único dragón es de unos 100 Asuras de oro[115].

Debido al precio que se puede amasar con los materiales de estos seres, hasta novatos del gremio de rango C que ni pueden aceptar la misión del gremio intentan lo imposible, consiguiendo en su mayoría simplemente ser convertidos en pollo frito y comidos de un único bocado.

Pero aunque la cordillera del Dragón Rojo sea un lugar tan peligroso y habitado por Dragones Rojos, existen 2 únicos lugares por los que se puede atravesar para llegar al otro extremo de esta. Los puntos en concreto son unos valles rodeados de pronunciados acantilados conocidos como La Mandíbula Superior del Dragón Rojo y La Mandíbula Inferior del Dragón Rojo.

Estos valles existen desde la segunda gran guerra entre humanos y demonios, y aun desde ese entonces, eran los únicos puntos por los que se podía atravesar esta cordillera; parece ser que para limitar el movimiento de tropas humanas Laplace mandó a los Dragones Rojos ocupar la cordillera en cuestión.

Lo ha dicho Ruijerd, así que seguro que es cierto.

Actualmente nos estamos dirigiendo al valle que conecta la zona sur del continente central con la zona oeste, La Mandíbula Inferior del Dragón Rojo; y en cuanto la atravesemos, estaremos en el reino de Asura.


3ª Parte[edit]

No obstante, el hecho de que tengamos que dar un rodeo a las montañas y alargar nuestro camino, no le ha gustado nada a una joven dama que nos acompaña a la que le molesta todo lo que no sea directo.


"¡¿Para qué vamos a dar esa vuelta estúpida?! ¡Pero si con Ruijerd aquí deberías poder atravesar algo como la cordillera del Dragón Rojo!"


O dicho de otra forma, Eris parece desear pelearse con lo que, desde aquí, parecen pequeños Dragones Rojos que vemos a varios kilómetros de distancia sobrevolando la cordillera.


"No pidas lo imposible."


Ruijerd le respondió sonriendo algo forzadamente.

Personalmente, hasta yo creo que Ruijerd sería capaz de hacerlo, pero como imaginaba, ni él sería capaz de atravesar esta cordillera a pie. Pues si es imposible para Ruijerd, lo es para mí; porque después de todo, soy incapaz de ganarle.


"¡Pero Ludeus quizás podría hacer algo!"

"No-no, ¿qué dices? Imposible."


Parece que de un modo u otro, Eris está deseando acabar con un Dragón. No es tan difícil de comprender y soy capaz de ponerme en su lugar, pero me gustaría que esperara un par de años para eso. Aunque como es normal, hay cosas que podemos hacer y otras que están fuera de nuestro alcance.


"¡Pero si Ghyslaine me dijo que una vez derrotó a un Dragón Rojo errante!"

"¿En serio?"


Es la primera vez que escucho eso... Quizás lo hiciera antes de convertirse en aventurera, porque si hubiera sido de cuando iba en grupo con Paul, este habría fardado de ello al menos una vez.


"¡Parece ser que antes de convertirse en Santa del Filo peleó contra un Dragón Rojo!"

"Ohh, ¿sola?"

"Hmmm, creo que dijo que fue junto a otros 5 espadachines de nivel Avanzado, como lo era ella en aquel entonces."

"¿Y cuántos murieron?"

"Solo 2."


Serás tonta, ¿no ves que hay un 40% de probabilidades de morir? Además, ¿cómo has llegado a la conclusión de que sería capaz de vencer a un Dragón Rojo?


"En primer lugar, la diferencia de poder entre un dragón errante y uno sobrevolando la cordillera no es comparable. Piensa que en la cordillera están surcando los cielos, ¿ves la diferencia?"


El simple hecho de que surcan los cielos supone una clara ventaja sobre los humanos, ya que al poseer el atributo Vuelo nosotros necesitamos el atributo Arco/Alcance[116] para poder contraatacar. Sin contar el hecho de que son una bandada.

La mayoría de monstruos de este mundo que se organizan en grupo, poseen por lo general un sistema para cazar aprovechando esa superioridad numérica.

No sé bien qué opinar de los Reyes Dragón que hacen bandadas reducidas en número, o los Dragones Negros que ni siquiera se mueven en grupos; pero lo único que podría hacer contra una bandada de cientos de Dragones Rojos es dejar que me despedacen...


"¿No es así, Ruijerd-san?"

"Así es, no hay nadie en el mundo que pueda hacer nada contra una bandada de Dragones Rojos, y si lo hubiera, no me cabe duda de que sería alguno de los rangos superiores de los 7 Campeones Mundiales. Es más que probable que hasta el Dios del Norte o el Dios del Filo se vieran obligados a dar media vuelta por donde vinieron a medio camino."

"¿En serio?"


Siempre pensé que cualquiera de los 7 Campeones Mundiales no vería a un Dragón Rojo como más que un simple oponente en el camino...


"Sí, lo más probable es que acabaran sin fuerzas a medio camino, ya que no podrían ni dormir mientras continúan avanzando."


Comprendo... varios cientos de dragones no dejarían de atacarte ni en mitad de la noche evitándote descansar; por lo que más que un problema de poder ofensivo, es más la cantidad de recursos con los que te acabarían aplastando.


"Aunque, como el Rey de esos Dragones Rojos obedecía a Laplace, es más que probable que los rangos superiores de los 7 Campeones Mundiales podrían atravesar el territorio de los Dragones Rojos de un modo u otro. Si todavía fueran los 7 originales, cualquiera de ellos podría atravesar la cordillera."


Ah, ahora lo entiendo. Los actuales 4º, Dios Demonio y 5ª, Dios de la Muerte son una especie de muro infranqueable imposible de superar.


"Pero algún día intentaremos vencer al menos a 1 de ellos, ¿de acuerdo?"


Eris parece que hoy actúa tan impulsivamente como siempre, y no me cabe duda de que algún día me veré obligado a seguirle el juego... por lo que para preparar el predestinado día, no me queda más remedio que empezar a pensar planes de contingencia contra Dragones Rojos[117]...


4ª Parte[edit]

Todos nuestros días de viaje son increíblemente tranquilos, aunque en un día concreto, todavía a varios días de el paso de montaña de La Mandíbula Inferior del Dragón Rojo, me encontraba pensando sobre Hitogami mientras hacía la comida. En concreto, lo ocurrido en el reino Shirone.

Me encontraba comparando el consejo de Hitogami con mis acciones y uniéndolo todo junto a la información que ahora poseía.

Por ejemplo, cuando me escapé de los soldados con la Columna Terrestre, si me hubiera parado a escuchar lo que los soldados hubieran tenido que decir, me habría podido enterar de que Roxy no se encontraba en el castillo y hubiera conseguido evitar la trampa en la que me encerró Pax.

No obstante, gracias a que acabé encerrado en la trampa, conseguí el apoyo de Zanoba; pero si hubiera sabido que Roxy no se encontraba, es posible que la carta no hubiera sido escrita de la misma forma y hubiera evitado obtener la cooperación de Ginger.

En ese caso, casi seguro que no habría conseguido ponerme en contacto con Zanoba, pero todo se hubiera desarrollado bien igualmente.


Hmmmm... Si soy sincero, el hecho de haber conocido a Zanoba, es lo más extraño, ahora que lo pienso fríamente; aunque gracias a eso acabé obteniendo una solución favorable a mis intereses... Quizás Hitogami no solo posea la habilidad de ver el futuro sino de alterarlo también.

Pero el hecho de que Zanoba se encontraba en el castillo no cambia, al igual que tampoco hubiera cambiado su personalidad. Por ejemplo, siento que aunque no hubiera llevado la figura de Ruijerd, Ginger nos habría acercado por un motivo u otro.

Después de todo, Zanoba poseía la figura de Roxy y seguro que yo habría querido hablar de ello y que habría acabado indicando la falta del lunar.

¿Y qué pasó con lo del nombre falso? Como mínimo, debo agradecer a que no me presenté con mi verdadero nombre al hecho de que conseguí llevarme bien con Aisha. Pero eso en sí mismo no está especialmente relacionado con todo este incidente. Por el contrario, si por ejemplo hubiera usado mi verdadero nombre, ¿qué habría pasado?

Visto lo visto, Aisha se pensaba que yo era un pervertido, y al final conseguí solucionar ese malentendido, pero es más que probable que al menos cuando aún nos encontrábamos en la posada, ella todavía no habría estado segura de que yo era su hermano mayor aún.

Imagina que te encuentras sola en una posada con un hermano mayor salido, al menos yo, habría sentido un peligro claro a mi castidad y quizás hubiera hecho algo como huir diciendo que voy al baño y escapar por la ventana.

En ese caso, ¿dónde habría huido? Como dijo que quería enviar una carta, una posibilidad era que fuera a robar dinero, aunque ni eso le hubiera hecho falta por lo que me dijo. Pero siendo tan lista, habría conseguido los materiales y le habría preguntado a alguien cómo llegar al gremio de aventureros para enviar la carta... Aunque claro, los soldados la encontraron en una ocasión, si se hubiera acercado al gremio, es más que probable que la habrían capturado allí.

Eso se lo podría haber encargado a otra persona, pero no conoce a nadie aquí, lo más probable es que vagando sola al final se habría encontrado o a los soldados o alguna situación peliaguda. En esa situación, yo habría ido a buscarla, y lo habría hecho, sin duda, pidiéndole ayuda a Ruijerd.

Sabiendo que Aisha había desaparecido, habría lanzado una bengala explosiva con magia y hubiera contactado con Ruijerd, le habría dicho que encontré a mi hermana pequeña pero que huyó y la habríamos buscado juntos.

Y esa Aisha habría acabado siendo encontrada y custodiada por Ruijerd, porque a Ruijerd le gustan los niños y no me cabe duda de que Aisha habría confiado en él.

Lo mire como lo mire, no veo ningún caso que hubiera sido peligroso; y cuanto más lo pienso, menos sentido le veo a los consejos de Hitogami; porque aunque vea un patrón, en todos los casos hubiera acabado llegando a la misma conclusión. Vamos, hasta ahora siempre ha sido ese el caso.

El hecho de que intentara ayudar a Ruijerd y aunque no hubiera decidido aceptar su ayuda, estoy seguro de que habríamos acabado viajando juntos igualmente.

Cuando me encontré con Kirishika, no importaba realmente el ojo místico que hubiera aceptado, habría seguido siendo capturado por los de Dordia.

Siento que sus consejos tienen en mente una gran variedad de factores, pero como de costumbre, lo único que soy incapaz de averiguar es su objetivo. Si me lo contara honestamente, hasta yo sería más amistoso con él. Aunque eso, solo amistoso...

Y de este modo seguí dándole vueltas al asunto mientras observaba el cielo.


5ª Parte[edit]

Hoy nuevamente como de costumbre, Ruijerd y Eris entrenan juntos y mientras les observo, me dedico a hacer la comida.

Al principio de nuestro viaje, yo también participaba en estos entrenamientos, pero seguramente por nuestra diferencia en fuerza y habilidad, acabé dejando de entrenar con ellos.

Eso se debe a que últimamente, la habilidad de Eris es increíble. Hace un año, mientras usara el ojo místico podría ganarle sin dificultad, hasta el punto de que seguramente habría sido capaz de bajarle las bragas a Eris en medio del combate.

Hoy por hoy, eso es imposible.

Esforzándome al máximo, y usando magia al igual que mi ojo místico, es posible que sea yo el que acabe vencedor, pero no me cabe duda de que será un combate bastante ajustado.

Por supuesto, si peleáramos con cierta distancia al principio, mis posibilidades de ganar ascenderían enormemente debido a que tendría más posibilidades; pero claramente, la posibilidad de hacer como que me tropiezo para manosearle las tetas aprovechando la confusión del combate ha desaparecido completamente.

Pero me pregunto si este avance se deba a lo que es considerado talento natural. Yo por mi parte, siento que estoy esforzándome a mi manera por mejorar, pero lo de Eris me sobrepasa con creces; tanto con la calidad, como con la cantidad de esfuerzo que le está dando a su entrenamiento. Viéndola, siento que necesito esforzarme más, pero mi cuerpo no es capaz de seguir el ritmo.

Podría decirse que mi cuerpo no posee una cantidad excesiva de fondo físico. Al principio lo comparaba con los estándares de mi anterior mundo y me veía bastante superior, pero siguiendo el estándar de este mundo me quedo algo por debajo de la media; aunque como no hay nadie cerca ni de mi generación ni de la de Eris, me es difícil de analizar esto correctamente.

Mientras andaba enfrascado en mis pensamientos, el entrenamiento de hoy llegó a su fin.

Una cosa que me ha llamado la atención es que últimamente Ruijerd ha dejado de preguntarle a Eris su ¿Lo comprendes?, seguramente porque ya es capaz de comprenderlo sin que se lo señale.

Eris absorbe todo cuanto Ruijerd le enseña sin dificultad ahora.


"Eris."


Para cuando llegaron a donde me encontraba, Ruijerd de improviso llamó a Eris.


"¿Qué?"


Eris cogió un trapo bien estrujado que yo le ofrecía y comenzó a quitarse el sudor de debajo de la ropa con él. Antiguamente se habría quedado en sujetador para poder quitarse el sudor, pero ya que viendo esto acababa excitándome, decidió hacerlo de la manera actual.

No me cabe duda de que debe debe ser un incordio ir con la ropa sudada... lo siento, Eris.


"Desde hoy, puedes considerarte una guerrera."


Ruijerd le dijo esto mientras se sentaba y apoyaba su espalda en el carruaje.

¿Una guerrera...? No una espadachina, sino una guerrera... Pero si los guerreros de este mundo son simplemente luchadores que no usan espada ni ninguno de los estilos... ¿Por qué habrá-?

Y en ese momento comprendí el significado de las palabras de Ruijerd; Eris por su parte también parecía haberlas comprendido ya que sus manos se detuvieron conforme limpiaba el sudor de sus axilas.


"...Eso significa..."

"Ahora eres una adulta."


Ruijerd dijo esto sin darle especial emoción.

Eris reaccionó de forma extraña y quedándose intranquila, tras lo que lanzó el trapo en mi dirección. Nada más recibirlo, lo empapé con agua usando magia y luego lo estrujé para ponerlo a secar.

Cuando terminé, Eris se sentó a mi lado, y al observar su rostro recordé otra ocasión en la que se había visto de la misma manera a como estaba hoy. Fue el día que me entregó mi báculo en mi 10º cumpleaños.

Es el tipo de expresión que muestra cuando está tan feliz que quiere sonreír de oreja a oreja pero siente que no puede dejar que se le note.


"P-Pero Ruijerd, si todavía no he sido capaz de vencerte ni una vez..."

"No importa, ya posees más que suficiente habilidad como para ser considerada una Guerrera."


Si me preguntaras a mí, la frase de Ruijerd es algo así como una licencia de mi antiguo mundo, similar a cuando Ghyslaine le dijo ese día que ya podía considerarse una Experimentada del Filo Celestial. En este caso, Ruijerd le está dando permiso para hacerse llamar una Guerrera, no me cabe duda de que es algo por lo que debo felicitarla.


"Eris, felicidades."


Los ojos de Eris me miraron confundida, puede que hasta ahora no hubiera notado el punto al que había llegado con todo su entrenamiento.


"L-Ludeus, ¿Estoy soñando? ¿Podrías pellizcarme para ver si es un sueño?"

"¿No me vas a pegar aunque te pellizque?"

"No lo haré."


Ya que me lo había prometido, le pellizque uno de sus pezones, por supuesto con delicadeza, aunque sería más correcto decir que fue con indecencia, supongo.

Por su parte, el puño de Eris no tuvo nada de delicadeza.


"¿Dónde estás pellizcando?"

"Perdóname, pero te puedo asegurar que no es un sueño. Si lo fuera, no me dolería tantísimo el puñetazo que me diste."


Con mi cara algo paliducha me estaba sujetando la mandíbula, le dije esto a Eris que se encontraba con la cara enrojecida mientras hacía por protegerse el pecho con los brazos.


"Entonces... soy... una guerrera..."


Eris observaba la palma de su mano mientras alcanzaba algún tipo de iluminación.


"Pero que no se te suba a la cabeza, tan solo significa que ya no te trataré como a una niña nunca más, ¿entendido?"


Lo dijo con un toque paternal, casi como un padre que avisa a un pequeño de algo.


"....¡Sí!"


La expresión dócil de Eris mientras decía esta palabra me encandiló muchísimo, parecía que casi no podía contener su júbilo como hasta ahora y las comisuras de sus labios estaban inquietas a punto de convertirse en una enorme sonrisa.

Y por algún motivo, la comida ese día tuvo un sabor mejor que el habitual.


6ª Parte[edit]

Esa noche, para la hora en que Eris por fin se quedó dormida, algo me rondaba la cabeza que no me dejaba dormir. Abrí los ojos y me puse a charlar con Ruijerd que seguía haciendo la guardia aun estando medio dormido.


"¿Por qué decidiste decirle algo así a Eris?"


Ruijerd abrió sus entreabiertos ojos y me miró.


"Porque sin importar el tiempo que pasara, seguías tratando a esa joven como si fuera una niña."


...Un segundo... Si hablamos de si Eris es una niña o no... más bien pienso que sí, que es una niña. Si tan solo la comparase con mi edad de cuando estaba en mi anterior mundo, seguiría siendo 20 años más joven que yo; por no hablar de que desde pequeños, la he estado llevando a todas partes cogidita de la mano mientras le enseñaba un poco de todo y me pegaba. Por lo que lo mires como lo mires, para mí es una niña. Aunque por otro lado, no puedo negar que Eris ha madurado últimamente, y no me refiero solo a su figura; aunque solo sea un poco, ha comenzado a mejorar su juicio, y ya no se mete tanto en peleas sin venir a cuento como en el pasado.

Todavía le queda mucho por mejorar en varios aspectos, pero la frecuencia con la que opino que no piensa las cosas ha disminuido. Por lo que si lo pones de esa forma, supongo que tienes razón. Me pregunto si se considerará que se encuentra en el proceso de pasar de ser una niña a una adulta... realmente no soy quién para hablar con mi historial. Pero...


"Hnnn..."


Mientras pensaba en todo esto, Ruijerd sin hacer ningún gesto cerró los ojos y dijo lo siguiente.


"Bueno, supongo que así son las cosas..."


¿A qué se referirá con eso?

No le di demasiadas vueltas a mi respuesta, pero por algún motivo, tuve una mala premonición que me llevó a hacerlo.


"Ruijerd-san."

"¿Qué ocurre?"

"Por favor, guárdate una de estas monedas de oro en tu chaqueta."


Tras decir esto, saqué una moneda de oro de mi bolsa de viaje y se la lancé a Ruijerd, que tras cogerla, pareció dudar donde ponerla, ya que su chaleco no tenía bolsillo donde guardarla. Pero aun así, consiguió amarrarla con un hilacho cerca de su pecho.


"¿Para qué es esto?"

"Un amuleto de la buena suerte[118]."


Habiendo hecho esto, me quedé satisfecho y más tranquilo, por lo que me volví a dormir.


7ª Parte[edit]

Varios días más tarde, tras 4 meses desde nuestra salida de Shirone, finalmente alcanzamos La Mandíbula Inferior del Dragón Rojo, lo que significaba que habíamos llegado finalmente al reino de Asura.

Y en este momento, comprendimos un hecho: Todo pasa sin previo aviso.

Ya que los hechos traumáticos ocurren en situaciones impredecibles e imposibles de prevenir.

Tus padres pueden morir inesperadamente.

Tus hermanos pueden venir a darte una paliza y echarte de casa inesperadamente.

Un camión puede venir y atropellarte inesperadamente.

Puedes ser reencarnado en otro mundo inesperadamente.

Tu padre puede atacarte y obligarte a convertirte en profesor particular para una ojou-sama inesperadamente.

Puedes ser teletransportado a otro continente inesperadamente.


Y es que seguramente todo ocurra fruto del azar, pero tarde o temprano iba a a tener que comprender la frialdad de este mundo; de como cualquiera puede morir, sin importar quién sea.

La muerte puede venir a llevárselo sin contemplaciones.

Y el hecho de que para esta regla no hay excepciones, ni siquiera uno mismo ni aquellos que te rodean tenéis una habilidad bastante conveniente que exige que viváis durante muchos años.

Pero al menos, en este tramo de mi vida, fui capaz de comprender esta ley natural, así como el hecho de que cualquier compañero cercano puede morir inesperadamente.

Y en ese momento, tonto de mí, fui incapaz de conectar los puntos para alcanzar la verdad.

Ya que, si desde un principio, hubiera aspirado a adquirir un poder que no hubiera perdido contra nada ni nadie, no habría llegado a lamentarlo tanto más adelante. Si tras este evento hubiera aspirado a convertirme en el más poderoso de este mundo, no me habría lamentado tanto.

Porque, aun con lo que ocurrió en este entonces, fui incapaz de obtener ansia por el poder.


No obstante, hay alguien que sí fue capaz de asimilar esta lección....... Esa es mi Eris.


Capítulo 59 - 2º Punto de Inflexión[edit]

1ª Parte[edit]

Por fin llegamos a la Mandíbula Inferior del Dragón Rojo, un valle con una única carretera atravesándolo, no tan recto como en la Ruta de la Espada Sagrada, pero no deja de ser un camino sin ningún tipo de bifurcación.

Se trata de un espacio entre fronteras de distintas naciones convirtiéndolo en una región que no pertenecía a ningún país en concreto. Y una vez lo atravesemos, estaremos en el reino de Asura.

Caminando con total normalidad vimos venir a un tipo en sentido contrario a nosotros. Su pelo era plateado y sus ojos de un tono dorado, nada de lo que llevaba puesto me llamaba la atención salvo quizás el manto blanco sin ningún tipo de decoración que llevaba por encima hecho de alguna clase de piel.

Era un hombre que ni iba a caballo, ni llevaba un carruaje, sino que tan solo recorría el camino a pie. Y lo que más me llamó la atención era que se trataba de un hombre con una mirada bastante amenazante.

Guau, ese hombre sufre un claro caso de ojos Sanpaku[119].'

Más que en el hombre, lo que atrajo la atención de mi mirada fue a su lado, que se encontraba una chica de pelo negro, que por algún motivo sentía que había visto anteriormente, aunque no sé bien donde. Y es que, en este mundo, pocas personas tienen un pelo tan puramente negro; y aun en las personas que parecen tener el pelo así de negro, por lo general cuando lo miras bien, es más un marrón o gris oscuro.

No es que me dedique a recordar a desconocidos en función de su color de pelo, pero tengo un extraño presentimiento de que su pelo negro me recuerda a alguien. Pero por mucho que así sea, no recuerdo de quién se trata.

Pero el mayor motivo por el que esta joven en concreto atrajo mi atención fue por su cara.

Llevaba una máscara cubriendo su rostro, que permitía responder afirmativamente a las preguntas antagónicas de si era característica o si no lo era; ya que era una máscara completamente blanca sin escritos ni decoraciones en ella.

Si tuviera que definirla de alguna forma, me recordaba a una máscara veneciana[120] sin pintar ni decorar, que simplemente resaltaba.

Mushoku06 168.jpg

En todo lo que he visto de este mundo, es la primera persona a la que he visto llevar puesta una máscara de este tipo, por lo que no creo que sea por estética o moda.


"...¡¡!!"


No es que me encontraba prendidamente atraído por la chica, pero a estas alturas aún no había comprendido que la cara de Ruijerd mientras conducía se había puesto completamente pálida, al igual que la de Eris.

Cada paso con el que se acercaba el hombre, la expresión de ambos iba a peor. Eris por su parte estaba sujetando el mango de su espada con suficiente fuerza como para blanquear completamente sus nudillos.

Cuando el hombre se dio cuenta de nuestra presencia, nos miró y simplemente inclinó la cabeza dejando escapar un ¿Oh?.


"¿Hmm...? Tú... ¿no eres un Supard?"


El hombre entrecerró sus ojos Sanpaku y al escucharle me vino una duda a la mente.

Teniendo en cuenta que Ruijerd tiene la cabeza rapada y la joya de su frente la tiene oculta... ¿cómo lo habrá sabido? No tengo ni idea, ¿será que tiene como un olor a Supard o algo?

Mientras pensaba en todo esto, Ruijerd se giró hacia Eris y a mí.


"¿Le cono....ces........?"


Mi pregunta se vio pausada a medio hacer, debido a la expresión tan anormal que me estaba mostrando Ruijerd.

Era la primera vez que le veía tan expresivo, el tono rojizo de su rostro había desaparecido por completo dejando un blanco íntegro, junto al sudor que emanaba de todos sus poros. La mano que sujetaba su lanza estaba apretada en un puño y temblando.

Esa expresión es una que he visto anteriormente, pero nunca en Ruijerd.

Terror puro.


"Ludeus, no te muevas de donde estés, tú tampoco, Eris."


Su voz temblaba, y sin saber aún lo que ocurría, simplemente asentí en silencio. Y pude ver la cara de Eris estaba bastante enrojecida, con todos sus músculos en tensión preparada para atacar en cualquier momento mientras le temblaban tanto los brazos como las piernas.

¿Están los 2 aterrorizados? Realmente no me cabe duda, pero parece que hay algo más, Eris al menos está mostrando una hostilidad clara hacia ese hombre. Pero es alguien a quien no conozco... ¿será que en algún momento sin que yo me enterara se cruzaron con él?

Por el momento, decidí seguir observando la situación.


"¿Hmm? Esa voz... Ruijerd Supardia. Como no te quedaba nada de pelo tardé en reconocerte. Pero, ¿qué haces en este lugar?"


El hombre se acercó a nosotros como si nada, a lo que Ruijerd preparó su arma. Yo, por mi parte, no entiendo por qué Ruijerd se muestra tan cauteloso con este hombre. No lo entiendo, pero viendo a mis 2 acompañantes tan asustados, decidí activar mi ojo místico.

Siendo sincero, no lo hice por ningún motivo en especial.

La figura del hombre se divide en decenas de formas borrosas.

Estaba todo tan borroso que no podía ni averiguar en qué lugar se encontraba cada silueta.

¿Pero qué coño..?


"¿Hmm? La pelirroja de ahí es Eris Boreas Greyrat... Y el otro es....... ¿Quién es? Bueno, no importa. Pero ya lo entiendo, sé de ti, Ruijerd Supardia; siendo alguien a quien le gustan tanto los niños como a ti, habrás llegado hasta aquí acompañando de vuelta a casa a estos 2, quienes acabaron teletransportados en el continente demoniaco por el incidente."


Eris le gritó sorprendida al hombre que simplemente asintió como si lo supiera todo.


"P-¿Por qué sabes mi nombre?"


Las palabras de Eris me hicieron caer todavía más en la confusión.

¿Es alguien que no conoces? ¿Entonces es la primera vez que le ves? No creo, hablamos de Eris, no me extrañaría que le hubiera olvidado.

Digo esto, pero en realidad, casi nunca he visto a nadie en este mundo con el pelo color plateado, por no hablar de esos característicos ojos Sanpaku, que por algún motivo consiguen que tanto Eris como Ruijerd tengan está extraña reacción. Por lo que si le hubieran visto alguna vez, lo normal es que recordaras a alguien así.


"¿Quién eres? ¿Cómo sabes mi nombre?"


Ruijerd apunta su lanza contra el hombre.

Parece que Ruijerd tampoco le conoce... Ni Eris ni Ruijerd parecen conocer al hombre, y yo tampoco; y aunque él desconocido no me conoce, sí que conoce a Eris y Ruijerd... En sí mismo tampoco es extraño, ya que Ruijerd es famoso; puede que en el continente central no sea tan conocido, pero en el continente demoniaco casi todo el mundo conocía su nombre o su cara. Sobre Eris, realmente no sé qué pensar, pero si pensaras en una espadachina pelirroja y preciosa, imagino que podría intuirlo con la fama que hemos ido ganando.

Pero lo extraño en todo esto no es que les conozca, lo más extraño en todo lo que estaba pasando no se quedaba en una mera posible coincidencia de ver quién conoce a quien. Lo extraño era su comportamiento, o quizás el ambiente, si lo podemos llamar eso.

La diferencia en el comportamiento del hombre a mis compañeros y viceversa es demasiado dispar. Su comportamiento es increíblemente amistoso, hasta su tono de voz; si me preguntaran a mí, diría que sonaba como una extraña alegría de encontrarte a un antiguo amigo en un lugar insospechado.

Por el contrario, Ruijerd parece que está a punto de lanzarse al ataque en cualquier momento, aunque no lo hace. Claramente le está mostrando hostilidad, pero no se lanza al ataque, y no comprendo el motivo.

Hasta Eris, que siempre intenta llevar la iniciativa no se mueve ni lo más mínimo, y dudo que sea solo porque Ruijerd nos dijo que no nos moviéramos.


"Es un extraño lugar para encontrarnos aunque... parece que os va bien. En ese caso no hay problema."


El desconocido miró animado a Ruijerd que le estaba amenazando con su lanza, pero poco después, simplemente se rió y dio un paso atrás.

Al verle actuar así, la chica que llevaba la máscara dejó escapar un leve suspiro.


"¿Lo dejas?"

"En este momento no hay otro remedio."


No pude comprender su conversación, pero poco después de ese intercambio dejaron el tema.


"No molesto más."


Y el hombre lentamente comenzó a pasar por nuestro lado continuando su camino mientras la joven de pelo negro le seguía.

Ruijerd no le quitó ojo en ningún momento, al igual que Eris.


"Quien soy...... lo entenderán a su debido tiempo."


Esto fue todo lo que suavemente dijo al pasar, y pude comprender el profundo significado que poseían.

Este hombre sabe algo, por algún motivo lo sé. Tiene una atmósfera similar a Hitogami.


"¡Espere un momento, por favor!"


Antes de darme cuenta, ya le había llamado; y el hombre se dio la vuelta mostrándose sorprendido. Tras lo que Eris y Ruijerd también me miraron sorprendidos.


"¿A qué se debe? ¿Y quién eres tú?"

"Ah, discúlpeme. Soy Ludeus Greyrat."

"Nunca antes lo había escuchado."


Normal, es la primera vez que nos vemos.


"Aunque... Greyrat... ¿El nombre de tus progenitor?"

"Antes que eso, ¿no podría presentarse usted antes?"

"Fhum... Bueno, no importa. Yo soy Orsted."


Orsted... es un nombre que no recuerdo haber escuchado. Y no creo que tenga que ver con ese caballero que mandó a tantísimas personas al otro mundo cuando todo le fue mal[121].

Tras mirar a Ruijerd de reojo, parece que él tampoco lo ha oído antes.


"Esto... ¿conoce usted de antes a estos 2?"

"No, aun no nos conocemos."

"¿Aun? ¿A qué se refiere?"

"No es algo que debas comprender. ¿Y bien? ¿Tu progenitor?"


Sus palabras rechazaron duramente mi pregunta.

Si quieres que responda a tus preguntas, deberías responder a las mías. Aunque, ¿qué más da? No me voy a molestar por esa nimiedad.


"Paul Greyrat, señor."

"...¿Hmm? Paul no debería tener un hijo, tan solo 2 hijas."


Qué grosero... pues lo tiene, y encima el hijo es igualito que su padre; un hijo estúpido que se fue al continente demoniaco después de irse a trabajar fuera.


"...¿Hnnn?"


Y en ese momento Orsted se sorprendió al darse cuenta de algo, tras lo que lentamente avanzó hacia mí.


"¡No te acerques ni un paso más!"

"Sí, de acuerdo."


Pero tras recibir la amenaza de Ruijerd se quedó manteniendo la distancia, sin acercarse más, se me quedó mirando fijamente rodeándome hasta ponerse frente a mí, y nuestras miradas se cruzaron.


"Tú... no evitas mirarme a los ojos..."

"Puede, pero su mirada me da algo de pánico, y me cuesta mirarle tan directamente."

"Fhum, en otras palabras, no sientes miedo."


El hombre frunció ligeramente el ceño.


"Fhum.. qué extraño, no tengo recuerdos de haberte conocido."


Yo tampoco, puedo asegurarte que es la primera vez que nos vemos, ya que no conozco a nadie llamado Orsted y tampoco me suena nadie con tu aspecto físico. Sin mencionar que no deja de decir cosas que no comprendo en absoluto.

Pero lo siguiente que dijo por fue algo que pude comprender.


"Tú, podría ser... ¿que hayas escuchado o te suene la palabra Hitogami?"


Como no, por fin... por fin escuché de otro ese nombre, por no hablar que fue lo primero que dijo que pude entender.

Lo diré claramente, estaba bajando mucho la guardia porque se trataba de una palabra que nadie había dicho hasta este momento; pero al escucharla de otra persona, este hombre en concreto que no dejaba de decir y actuar de forma incomprensible pensé mira un punto en común con el que podemos comunicarnos y entendernos.

Y a sus palabras respondí:


"Así es, Hitogami se me aparece en sueños-"


Y repentinamente me llegó una visión a través de mi ojo místico.

El brazo de Orsted atraviesa mi pecho.

El movimiento era tan acelerado que parecía casi como si se hubiera teletransportado apareciendo instantáneamente con el brazo atravesándome el pecho. Una acción que yo era incapaz de esquivar teniendo solo 1 segundo antes de que ocurriera; demasiado rápido.


"¡Ludeus!"


En un pestañeo, esa visión desapareció debido a que Ruijerd se había interpuesto frente a mí, y el ataque del desconocido se detuvo gracias a este, aunque me hizo caer de espaldas.

Aun desde el suelo, pude ver como el hombre me clavaba la mirada por encima del hombro de Ruijerd con ojos fríos.


"Ya veo, así que trabajas para Hitogami."


¡Eso es una difamación!


2ª Parte[edit]

Ruijerd se puso a gritar.


"¡Ludeus, huye!"

"Ruijerd, estás en mi camino."


Tras lo que atacó al desconocido con su lanza. Yo por mi parte era incapaz de moverme, porque para empezar, no tenía tiempo suficiente como para huir; en apenas unos segundos ya había sido vencido, acabando en el suelo durmiendo como un bebé.

Por mi parte, tan solo pude observar la escena en silencio.

Puedo asegurar que Ruijerd es fuerte, y supuestamente es hasta más fuerte que lo que pueda imaginar de él. En todo nuestro viaje, Eris ha sido incapaz de impactarle correctamente ni una sola vez. Con 500 años de experiencia en combate le deberían haber convertido en un ser invencible, y por lo que sé, aunque no practique ninguno de los estilos principales, debe de poseer un rango por encima del Real o hasta Imperial en cuanto habilidad.

El hecho de que un Ruijerd de ese calibre iba a perder era algo que podía saber a simple vista mientras observaba el combate con mi ojo místico. La duración del mismo fue, como mucho, de 10 segundos.

Bajo ningún concepto Orsted era más veloz que Ruijerd, tan solo, cada vez que Ruijerd hacía cualquier movimiento, él mismo perdía una mínima cantidad de ventaja en el combate; repitiendo este hecho 2, 3, 4 veces, y así todo el combate.

Cada paso que daba aceleraba más el proceso de cavar su propia tumba, arrinconándole poco a poco a cada movimiento. Cada vez que Orsted atacaba, la postura de Ruijerd se descordinaba, y cada vez que Ruijerd atacaba, Orsted conseguía contraatacar.

La ejecución era una indescriptible muestra de la habilidad del atacante; hasta el punto de que podía ver con claridad que Orsted estaba destrozando a Ruijerd, superándole en todos los aspectos, permitiéndome ver claramente con mi ojo místico la forma en la que jugaba de forma brillante con Ruijerd.

Haciéndolo todo con el menor movimiento posible, y aun así llevando a Ruijerd contra las cuerdas, incapacitándole incluso con su insuperable velocidad. Comprendiendo esto, lo más probable es que el combate fuera a acabar en pocos movimientos más, y eso que Orsted se había situado a la distancia perfecta de ataque de la lanza de Ruijerd.

Ruijerd se encontraba usando la combinación de golpes que había perfeccionado en esa distancia que era su especialidad; y aun así, esa misma coordinación perfeccionada estaba siendo contrarrestada casi ridiculizándola a base de quitarle estabilidad, creando puntos ciegos y permitiéndole protegerse de una serie de golpes imposibles de esquivar.

Y al final, Ruijerd acabó incapaz de hacer nada, habiéndosele negado toda acción ofensiva, llevándole a un jaque mate..

No me extrañaría que ese tipo pudiera matar a Ruijerd como quisiera, pero esto es algo que no hizo,sino que simplemente le dejó inconsciente; dejando claro que no estaba peleando en serio teniendo a Ruijerd de oponente.

Para inutilizar a Ruijerd, primero le golpeó potentemente en el plexo solar[122], tras lo que a continuación lanzó un segundo puñetazo que rozó por encima su barbilla, alterando su equilibrio hasta que un tercer golpe dejó inconsciente a Ruijerd al golpear su sien.

Ruijerd dio 2 vueltas sobre sí mismo antes de caer al suelo quedándose totalmente inmóvil. No muerto, sino inmóvil.

Dejándome claro que Orsted podría haberle golpeado casi en cualquier momento de forma fatal, pero viéndose obligado a dar un segundo golpe de extrema precisión para desestabilizarlo y un tercero para dejarlo solamente inconsciente sin matarlo. Todo eso fueron requisitos obligatorios para simplemente deshabilitar a Ruijerd que era el más rápido de los 2.


"Y ahora..."

"¡Uuuuaaa!"


El grito, por extraño que parezca, no provino de mí, sino de Eris, que se colocó frente a mí para combatir contra Orsted, desenvainando su espada en un destello de luz en el que lanzó su ataque.


"...Técnica secreta, Caudal Retornante."


Contra Eris, Orsted no tuvo ninguna dificultad; tan solo dio un suave toque con la palma de su mano en el lateral de la espada de Eris, o al menos eso fue lo que vieron mis ojos.

Y solo con esa acción, el cuerpo de Eris comenzó a dar vueltas como en un remolino hacia atrás tras salir disparada, como si hubiera recibido la onda expansiva de un avión supersónico pasando a su lado.

Y eso que Eris se lanzó contra Orsted desde fuera de su rango de visión, aprovechando el instante en el que Ruijerd cayó para lanzar su ataque desde un punto ciego. El ataque por cierto, al menos para mí, dio la impresión de ser un ataque perfecto, certero y sin ningún error en su ejecución, olvidándose totalmente de su protección para centrarse únicamente en impactar con su golpe de espada.

Por su parte, el tipo cambió las tornas con una única técnica, y aunque no sé bien lo que hizo concretamente, lo que pude observar fue que simplemente apoyó su mano en uno de los laterales de la espada de Eris, y al momento siguiente, Eris había salido dando vueltas como un trompo.

Aunque he visto algo similar antes... ah, recuerdo que Paul me la enseñó en su día.

Era una técnica del estilo del Cauce Celestial, aunque en este caso, el movimiento parecía muchísimo más entrenado y perfeccionado, ya que toda la energía del golpe que Eris trataba de dar fue devuelta.


"¡Gagh..!"


Eris acabó chocando con una de las paredes de piedra del valle, haciendo saltar piedras por todo su alrededor. Debido a que tiene un físico muy entrenado, quiero pensar que no ha muerto, pero es más que probable que varios huesos de su cuerpo hayan acabado fracturados.


"Eris Boreas Greyrat. Parece que tu habilidad con la espada ha crecido enormemente. Recuerdo pensar que tenías potencial, aunque... aun es pronto."

"Uu...uu.."


Eris estaba intentando ponerse en pie entre quejidos; si fuera un encuentro normal, habría ido corriendo a curarla. Pero tengo otras cosas de las que preocuparme.

Sus ojos estaban clavados en mí.


3ª Parte[edit]

Apenas parpadeé un par de veces y, en ese tiempo, mis 2 compañeros fueron derrotados.

En todo momento mantuve activo mi ojo místico mirando 1 segundo en el futuro, y lo que veía solo conseguía asustarme más, ya que no importaba lo que hiciera, todo era puesto en mi contra.

El Ludeus de 1 segundo en el futuro acababa con todos los puntos vitales destrozados, la cabeza, la garganta, el corazón, los pulmones... En mi ojo místico, veía como cada uno de ellos era aplastado, por no hablar que Orsted atacaba todos estos puntos al mismo tiempo desde distintos cuerpos.

No comprendía bien esto, porque si era cierto, quiere decir que dentro de 1 segundo no habría 1 Orsted, sino 5 Orsted atacándome en distintos puntos vitales de mi cuerpo; de ahí que no pudiera moverme, comprendiendo que cualquier cosa que hiciera sería inútil.

Incapaz de hacer nada, ese segundo pasó y Orsted se posicionó delante mía a pocos centímetros mientras yo permanecía inmóvil. Su movimiento parecía como si se hubiera desplazado ignorando toda ley física, apareciendo frente a mí casi como si hubiera tenido un movimiento instantáneo y de forma abrupta, como cuando en animes antiguos faltaba algún frame[123] intermedio para hacer el movimiento fluido.

Pero para entonces, cuando ya se encontraba frente a mí, había terminado de introducir los movimientos para su ataque en el mando[124]. Por algún motivo me vino esta idea a la cabeza, pero me recordó a los movimientos de ese viejo juego de lucha que salía cada año donde cada personaje poseía un combo de golpes infinitivo que era conocido como combo de la muerte[125].

Cuando volví en mí y pude reaccionar, ya había recibido un impacto de la palma de su mano en mi pecho sin protegerme de ninguna forma. Pude sentir el impacto, y unas 8 costillas se partieron simultáneamente.

Aunque mi cuerpo no salió disparado hacia atrás como pensaba, sino que pude notar una presión en mi espalda casi como si me hubiera aplastado con las 2 manos. En realidad solo me impactó con una de ellas, pero el impacto recorrió mi cuerpo y se concentró en mi interior, haciendo que mis pulmones fueran destrozados por el aplastamiento.


"¡¡Goha!!"


Un instante después de recibir el impacto, regurgité sangre proveniente de ellos.


"Un mago con los pulmones destrozados queda inservible..."


Me dijo esto como si nada mientras yo soportaba el dolor y caía de rodillas. Me quedé prendido con la sangre que se extendía por todo el suelo a mi alrededor, aunque en alguna parte de mi cabeza pensé.

Comprendo, tiene sentido destrozarle los pulmones a un mago, porque así no podrá recitar los conjuros.

Pensamiento que me hizo comprender el hecho de que mi magia curativa había sido sellada con ese ataque.

Aunque claro está, los conjuros no son lo único que no podré utilizar habiéndome destrozado los pulmones, por ejemplo, tampoco podré mantenerme con vida. En otras palabras, voy a morir.


"Cuando mueras, espero que veas a Hitogami y le digas que el Dios Dragón Orsted no parará hasta matarle."


¿El Dios Dragón? ¿El número 2 de los 7 Campeones Mundiales?

Orsted me miró de reojo, observándome de rodillas en el suelo sujetándome el pecho y dio media vuelta marchándose. Este gesto, personalmente no pude verlo más que como una negligencia por su parte.

Habiendo recibido ya una herida mortal, ya no es que vaya a perder, sino que mi muerte es inminente. Y aun en ese estado, ¿por qué se me ocurriría pensar en atacarle? Porque realmente ni yo mismo comprendo el motivo. Quizás tuviera que ver el hecho de observar a Eris intentando ponerse en pie a través del rabillo del ojo.

Mira a este tipo que hizo todo lo posible por detener sin matar a mis 2 compañeros aun habiéndose dirigido hacia mí con el claro propósito de matarme...

Pero en cualquier caso, le lancé una Bala Rocosa.

¿Por qué no usé un hechizo más poderoso? Porque conocía magia más avanzada y poderosa que podía haberle lanzado... Aun a día de hoy, sigo sin comprender el motivo que me llevó a ello.

Lo único que se me ocurre es que se trataba de la magia que estaba más acostumbrado a lanzar.

Pero lancé una Bala Rocosa tan dura como me fue posible generar con mi magia, dándole la mayor velocidad de lanzamiento así como toda la velocidad rotatoria que me fue posible añadirle; y hasta a mí me sorprendió la potencia del hechizo resultante.

La distancia que me separaba de Orsted era casi inexistente y la Bala Rocosa salió disparada a una velocidad vertiginosa.

Orsted dio media vuelta y de un puñetazo pulverizó la Bala Rocosa.

Y cuando llegó el momento, en efecto fue destrozada, el sonido que ocasionó el impacto fue un ruido metálico como el de una piedra impactando contra una pared de metal. Tras el que Orsted examinó su propia mano.


"Eso de ahora fue una Bala Rocosa... su poder era absurdo. Y pensar que un hechizo como ese sería capaz de herir mi cuerpo..."


La piel de la parte posterior en la mano de Orsted se había despellejado ligeramente, aunque solo fue un simple rasguño.

Esa Bala Rocosa no sirvió de nada, todo es inútil. No soy capaz de causarle daño a este hombre.


"Pero tus pulmones deberían estar destrozados... ¿Conjuración en silencio? ¿Ese poder lo obtuviste de Hitogami? ¿Qué otras habilidades obtuviste?"


Orsted me echó un vistazo de arriba a abajo como si me estuviera analizando.

¿Podrías dejar de hacer eso, por favor? Me siento como un saltamontes al que le han arrancado las piernas y al que unos gamberros observan agonizar. Duele...


"¡Geha...!"


Sentí que iba a hacer una tontería, pero aún así la hice; utilicé magia de Viento para forzar aire en mi organismo a través de mis destrozados pulmones, lo que hizo que tosiera violentamente. Y cuando acumulé suficiente aire usando todas mis fuerzas, aguanté la respiración para evitar que la sangre me entorpeciera.


"Oh. Esa aplicación de la magia fue interesante, ¿pero tiene alguna utilidad en tu estado? ¿Por qué no mejor usaste magia curativa en silencio para curar tus pulmones?"


Orsted se llevó la mano a su barbilla y me observó como si mi sufrimiento fuera de gran interés.

Y en mi estado de casi inconsciencia, generé una bola de fuego en mi mano derecha, aprovechando que en la magia de Fuego, cuanto más maná se utilice para el conjuro mayor es la temperatura generada a la vez que el tamaño resultante.

Si el aumento en la dureza y velocidad de la Bala Rocosa no sirvieron de mucho, ¿funcionará un aumento de calor y poder explosivo?


"Eso ya no te servirá. ¡Ran Ma (Distorsión Mágica)!"


Mi ataque sin sentido fue contrarrestado sin contemplaciones. En cuanto apunté a Orsted con mi mano derecha, la magia condensada en ese punto estaba siendo distorsionada e inutilizada; haciendo que, aunque mi poder mágico seguía saliendo de mi cuerpo, cuando llegaba a ese punto perdía la forma, dispersándose.

Aun en mi febril estado actual fui capaz de comprender el principio; lo que Orsted estaba haciendo era interferir en el maná que salía de mi mano, alterándolo hasta conseguir cancelar mi hechizo.

No me extrañaría que pudiera hacerlo yo también. Pero aunque mi mano derecha haya sido bloqueada, aun tengo mi mano izquierda.

Comencé a ejecutar un hechizo en mi otra mano, lanzándole una onda de choque a Orsted en el pecho. El sonido resultante fue casi un fuerte sonido de un campanazo que lanzó a Orsted hacia atrás y, por la cercanía a este, a mí también en sentido contrario, alejándome aun más de él.


"Hmm... ¿A cancelado Ran Ma? No, no es eso... es un tipo de hechizo simultáneo. Eres un chico bastante habilidoso si eres capaz de conjurar en silencio hechizos de esta forma..... ¿Y qué tal esto?"


Con su mano izquierda, el hombre chasqueó sus dedos y a sus pies apareció una pequeño cuadrado frente a él de unos 50 centímetros cuadrados. Se trataba de una ventana preciosamente adornada con tonos plateados y llamativas decoraciones de dragones.


"Oh, tu determinación es sorprendente."


Olvidándome de todo lo demás, preparé el hechizo de Fuego más poderoso que era capaz de ejecutar hacia Orsted. En mi mente se reflejaba una enorme explosión ardiente de la que emanara una nube con forma de hongo; quería imitar una explosión nuclear.

Fui acumulando el poder mágico que podía con la intención de centrar la explosión en él, ya que no podía hacer otra cosa en esa situación. Además que no se me ocurrió que Eris y Ruijerd acabarían viéndose envueltos en la explosión, mi estado había hecho que perdiera la cabeza.


"Ábrete, Puerta Frontal del Dragón."[126]


Tras casi susurrar sus palabras, la pequeña ventana a sus pies se abrió, y en ese instante, el poder mágico que le lancé con mi mano izquierda fue absorbido por esta, tras lo que el marco de la ventana se rajó con un fuerte sonido dejando ver algunas grietas.

Al mismo tiempo que esto ocurría, la explosión que había lanzado detonó cerca de Orsted. Pero el tamaño era increíblemente menor del que tenía en mente y simplemente la esquivó.


"Menuda cantidad tan aterradora de poder mágico. Ni mi Puerta Frontal del Dragón pudo contenerla completamente. Ese poder es similar al de Laplace.... supongo que por ese motivo Hitogami te convirtió en su apóstol. Pero dime, ¿Por qué no has curado aun tu pulmón con magia curativa? ¿Acaso intentas que baje la guardia?"


Llegados a este punto, mi me empezaba a nublarse, y no podía pensar con claridad. Hacia tiempo que me faltaba oxígeno.

El hombre por su parte simplemente siguió observándome con detenimiento, y nuestras miradas se cruzaron.


"¿Se acabó...?"


Tras sus palabras, Orsted volvió a acercarse hacia mí, haciéndome entrar en pánico, ya que no había nada más que pudiera hacer.


"¿No puedes hacer nada a parte de magia?"


Mi magia había sido sellada y mis piernas no me respondían, dejándome totalmente inmóvil. Y frente a mí, una increíble emanación de instinto asesino.

No puedo hacer nada.

Pude ver por el rabillo del ojo como la ventana que apareció antes a sus pies desaparecía, pero este hecho no me servía de nada.


"¡¡GAH!!"


Lo único que hice fue dejar escapar una pequeña imitación en forma de rugido del aullido mágico que aprendí en la aldea Dordia.


"¡Mu...!"


Viendo mi acción, Orsted se puso a la defensiva. Aunque, como era de esperar, lo único que hice fue dejar salir sangre de mi boca sin ningún otro efecto.


"...¿Solo maná? ¿Qué pretendías?"


Ya no me queda nada que pueda hacer; habiendo sellado mi magia, no tengo posibilidad de ganar si tengo que combatir cuerpo a cuerpo.

Lo único que podría hacer en esta situación es postrarme ante él.


"Ya no importa, muere."


Pero Orsted no me dio tiempo ni a suplicar por mi vida.


"Ga fu..."


Su brazo vino hacia mí volando a una increíble velocidad y sin dificultad atravesó mi cuerpo, pudiendo notar como su puño atravesaba mi corazón, hiriéndome claramente de muerte. Con una herida que no podría curar ni con magia curativa.


"Qué decepción... Maldito Hitogami, ¿por qué convertiste en apóstol a alguien que ni puede revestirse en Touki? ¿Qué pretendías?"


Sacó su puño de mi pecho, permitiéndome verlo completamente bañado en mi sangre.

Por mi parte, intenté mantenerme en pie, pero mi cuerpo no me hacía caso y en contra de mi voluntad, caí al suelo como marioneta a la que le cortan los agarres.

En el borde de mi visión, pude ver a Eris mirándome desde el suelo con una mirada vacía.

Nuestros ojos se cruzaron.


"Ahhh...ah...Lu...Lud....¡Ludeusss...!"


Mientras mi consciencia iba desvaneciéndose, tuve un pensamiento extremadamente calmado.

Ah, mierda... no quiero morir... Aun no he cumplido la promesa que le hice a Eris. Podrías esperarte al menos un par de años antes de matarme, al menos de esa forma me iría sin ningún tipo de remordimiento... Cúrate... Cúrate... Solo hay una herida... reune maná en ella. Puede que no pueda pronunciar el conjuro porque mi pulmón está destrozado, pero no hay prisa, cúralo lentamente con el maná... Arreglalo.. no, lo arreglaré. No puedo permitirme morir aun.


"¡UwaaaaahhhhhaaaAAA!"


Eris dejó escapar un fuerte grito de frustración ante la escena.


"¿Era alguien importante para ti? Lo lamento, Eris Boreas Greyrat; pero puedo asegurarte que a todos nos llega la hora. Sigamos, Nanahoshi[127]."

"S-Sí..."


Orsted tranquilamente continuó su marcha guiando a la joven que le acompañaba.

Eris era incapaz de ponerse en pie y atacarle, posiblemente por el daño recibido o quizás por el miedo o la impresión; pero en su estado, lo único que pudo hacer no fue alzar su espada, sino su voz en un grito ahogado entre lágrimas.


"¡Ruijerd! ¡Ghyslaine! ¡Abuelo! ¡Padre! ¡Madre! ¡Therese! ¡Paul! ¡No me importa quien lo haga, quien sea! ¡Pero que salve a Ludeus o morirá!"


Maldita sea, no puedo ni mantener los ojos abiertos....... ¿de verdad acabó? ¿Hasta aquí llegué?....... No quiero..............morir....

.

...

.....

.......


"Eh, Orsted, hay algo en todo esto que no acaba de encajar... ¿Te importaría dejar con vida a ese tipo?"


Mientras mi mente se apagaba, pude escuchar estas palabras.

Me dio la impresión de que había escuchado esa voz antes.


Capítulo 60 - Un Enorme Agujero en mi Pecho[edit]

1ª Parte[edit]

Cuando volví en mí, me encontraba en un lugar completamente blanco sin nada en él.

Por norma general, me llenaría de disgusto encontrarme en este lugar, debido a que mis recuerdos de mi anterior vida son refrescados como si volviera a ese cuerpo gordo y seboso de 34 años, junto a mis sentimientos de pesar, indecisión, vulgaridad y perversión de aquel entonces.

Siento como si mi vida de estos últimos 12 años va desapareciendo de mis recuerdos como si de un sueño se tratase y mi corazón va llenándose de pena por la pérdida; como si de un largo sueño se hubiera tratado, generándome suficiente malestar como para que me desgarre el pecho desde dentro.

Y aunque solo fuera por esta vez, esta sucesión de eventos no ocurrió, y todos estos sentimientos lamentables no resurgieron. En su lugar, un enorme sentimiento de pérdida me invadió como si tuviera un enorme agujero en mi pecho.

Y tras fijarme, pude comprobar como ciertamente, un agujero atravesaba completamente mi pecho hasta mi espalda.

Ah... Como supuse, he muerto...


"¡Buenas!"


En ese preciso instante, me di cuenta de que Hitogami estaba de pie ahí en medio, y como de costumbre, tenía esa sonrisa bobalicona en su cara.

No entiendo bien el porqué, pero hoy no siento ningún tipo de irritación al verle. ¿Por qué será? ¿Será por el enorme agujero que se ha abierto en mi pecho? ¿O porque decidí no ponerme tan a la defensiva con él? .... Bueno, tampoco importa.


"Vaya, supongo que tuviste mala suerte, ¿no?"

Sí, tienes razón, mucha mala suerte.

"...Hoy estás algo distinto a como de costumbre. ¿Te encuentras bien? ¿Te duele algo?"

Nah, tan solo, como puedes ver, tengo un agujero abierto en el pecho...... Pero una cosa, hay algo que me gustaría que me dijeras, ¿puedo?

"¿Qué cosa?"

Es sobre ese tipo, ese tal Orsted; en cuanto oyó tu nombre se puso a atacarme, ¿a qué vino eso?

"Es porque ese tipo es un Dios Dragón Maligno, que trata al bondadoso de mí como un enemigo jurado."

Así que bondadoso... Bueno, creo que es fácil llegar a considerarte un enemigo jurado como dices. Pero dime, en ese caso, ¿no podrías haberme avisado de antemano? Ya que tú puedes ver un montón de cosas, ¿no es así? Es más, estoy seguro de que sabías que me cruzaría con Orsted aquí, ¿no es cierto? Si al menos me hubieras dicho algo así como Aunque Orsted pregunte, no digas mi nombre en alto, entonces yo hubiera...

"No, lo siento, en realidad soy incapaz de ver nada referente al Dios Dragón, no puedo ver ni su futuro ni su presente, por lo que no sabría que os encontraríais."

¿En serio? ¿Por qué?

"Debido a que ese chico sufre esa clase de maldición."

¿Maldición? ¿Las hay también de esos tipos?

"Sí. ¿No las teníais en tu mundo? Son anormalidades en el maná de los niños al nacer que acaban dándoles distintas clases de habilidades extrañas."

El concepto de maná ni siquiera existía en mi mundo. Es cierto que había gente que decía que tenían un vínculo poderoso con el más allá y otros que se llamaban espiritualistas, pero si soy sincero, no me parecen creíbles.

"Oh~, ¿en serio? Pues por aquí, a estos niños se les llama Niños Malditos, y algunos son de lo más pintorescos. Orsted es uno de estos, aunque bueno, posee otras 3 o 4 maldiciones más."

4 maldiciones... Guau... Ahora que lo dices, me suena que he escuchado acerca de esto, ¿tiene algo que ver con los Mikos y los Niños Malditos?

"Así es, aunque son lo mismo, solo que a los humanos les parecen cosas distintas."

Ya veo... ¿y qué tipo de maldiciones tiene el tipo ese?

"¿No te diste cuenta que Ruijerd y Eris le tenían miedo? Esa es una de sus maldiciones, toda clase de ser vivo de este mundo siente odio y miedo de él."

¿Le hace ser odiado por todos? Eso es... como decirlo, bastante mierdoso. Si yo tuviera una así, mi corazón no podría soportarlo; puedo imaginarme como se siente al ser odiado de esa forma.

"Eh, no tienes que sentir lástima por él, ¿sabes? Desde que nació ha sido un ser vil que planea destruir el mundo, ¿me oíste?"

Pero no lo pongas de esa forma, si todos a tu alrededor no te mostraran nada a parte de odio cualquiera querría acabar destruyendo 1 o 2 mundos. Hasta yo en mi anterior vida pensé de esa forma alguna vez; recuerdo que dije en varias ocasiones en la red mundial de internet que todos deberían desaparecer.

"Lamentable que pienses así. Pues yo también odio enormemente a ese tipo, así que no quiero imaginarme como piensa."

¿Hm? Ah, ¿será que la maldición también te afecta a ti? Tiene sentido, ya que no le puedes ver debido a una maldición. Entonces la maldición de ser odiado y la que te impide verle.... ¿cuáles son las otras?

"Quién sabe, ya que como no puedo verle no puedo saberlas con seguridad."

Comprendo... aunque, teniendo en cuenta que hablábamos de este tipo tan peligroso, me hubiera gustado que me avisaras de antemano que había tipos como ese en este mundo. Fue tan repentino que no pude hacer nada.

"Ni a mí se me podría haber ocurrido que te encontrarías con él aquí. ¿Qué probabilidad había de que te lo encontraras en tu camino en este mundo tan extenso?"

Bueno... supongo... sería como encontrar una aguja en un pajar... o una sola semilla de sésamo en medio de un desierto. Aunque ahora que caigo, yo no sentí ni odio ni miedo hacia ese tipo, ¿por qué?

"¿No tendrá que ver con que provienes de otro mundo?"

¿Las personas de otro mundo no son influenciadas por los efectos de las maldiciones?

"Eso parece, ¿no? Teniendo en cuenta que pasó lo mismo cuando conociste a Ruijerd, ¿no te parece?"

"...¿Eh? Espérate un segundo, ¿a qué te refieres con eso? ¿Me estás diciendo que Ruijerd es uno de esos niños malditos?

"No~, su maldición se debe a la Lanza de Laplace. Ya que Laplace poseía también la Maldición del Miedo, y lo que hizo fue traspasarla a sus Lanzas, lo que llevó a que todo el odio acabara recayendo sobre la raza Supard. O al menos sobre aquellos con un color de pelo de un tono esmeralda.

¿Una maldición? ¿Que el odio recayera en ellos? Eh, ¿qué quieres decir con todo eso? Acaso...¿acaso sabías esto desde el principio? ¿Y aun sabiendo esto, me dijiste que le ayudara? ¿Me pediste que hiciera algo completamente inútil?

"No, no te confundas. La maldición que fue lanzada sobre toda la raza Supard, ha ido desapareciendo con el paso del tiempo. Ruijerd todavía posee trazas de esta maldición, pero gracias a que se cortó el pelo está desapareciendo completamente a gran velocidad."

Así que su pelo... Ahora que lo pienso, a Sylphy también la estuvieron acosando por su pelo, pero no recuerdo haber sentido ni miedo ni nada por ella... ¿Por qué afectó tanto el color del pelo? ¿Es su fuente de poder mágico o algo?

"Es porque el pelo de Laplace también era verde."

Ah, ahora lo entiendo, hasta en mi mundo hacen cosas así, como por ejemplo, utilizar instrumentos que tengan similitud o relación con la persona a la que quieres purificar de maldiciones...

"Bueno, en todo caso, gracias a haberse relacionado contigo, su maldición está a punto de desaparecer, dejando únicamente la fuertemente arraigada discriminación social, pero eso es algo que puede solucionarse con el paso de los años y las acciones de Ruijerd."

En otras palabras, ¿me estás diciendo que mis esfuerzos no fueron inútiles? Es fantástico... veo que de verdad tienes todo bien pensado.

"Bueno sí, aunque solucionarlo completamente será difícil aun con todo esto."

Normal, sigue siendo un problema complicado. Aunque, Ruijerd ya... es genial.

"Vaya, me alegro por ti. Ahora entiendes la importancia de uniros a ti y a Ruijerd."

¿Esa fue tu razón para hacerlo? Si de verdad es así, ¿por qué no lo dijiste desde un principio?

"¿Acaso tenías la intención de escuchar mis palabras por aquel entonces? No tuve otra opción."

...Supongo... que tienes razón en eso. Fui bastante agresivo con mis palabras y a todo le veía pegas, no puedo negar eso. Pero volviendo a lo de antes, jamás se me ocurriría pensar que Ruijerd fuera tan fácilmente derrotado por Orsted.

"Ya bueno... Ruijerd no es rival para ese tipo."

Tiene sentido, cuando recuerdas que es uno de los 7 Campeones Mundiales. ¿Cómo podría derrotarle?

"No se le puede derrotar."

Así que invencible... Como imaginaba es casi como un enorme barranco infranqueable debido a su habilidad.

"No es por nada, pero como sabes, es el más fuerte de este mundo; aun sufriendo restricciones por ciertas maldiciones."

¿Eh? ¿El Dios Dragón no era el 2º de los 7 Campeones Mundiales? ¿Qué pasa con el 1º?

"El Dios de las Técnicas también es poderoso, pero si fueran a pelear en serio, el vencedor sería Orsted. Ese tipo no solo conoce y usa todas las técnicas de todas las escuelas que todo ser vivo posea en este mundo, sino que también, posee habilidades originales dracónicas desconocidas por nosotros."

Todas las técnicas de todas las escuelas... Eso le igualaría sin duda con el Último Mesías del Siglo[128].

"Oh~, ¿existe alguien similar en tu mundo?"

Una persona capaz de copiar todas las técnicas de los oponentes con los que ha peleado hasta ese momento, y aunque no las use, sigue siendo fuerte, hasta el punto de ser capaz de hacer que sus enemigos exploten golpeándoles con un único dedo.

"Con un único dedo eh... Sorprendente. Aunque, Orsted también lo es; y si de verdad peleara en serio, podría destruir el mundo."

¿Tan fuerte es? Bueno, llamarle fuerte por lo que dices es quedarse corto. ¿Anormalmente fuerte? ¿Desastre natural?

"Sí, aunque gracias a su maldición no puede ponerse serio."

¿Así son las cosas? Parece que las maldiciones son cosas molestas. Por cierto, ¿te importa si te hago una pregunta?

"¿De qué se trata?"

Es un detalle, dijiste que no conocías bien sus maldiciones, salvo la del odio y la de que no puedes verle. En ese caso, ¿cómo sabes que no puede ponerse serio por una?

"...Ummm."

Mira, ¿sabes qué? No importa. Porque como será nuestro último encuentro, lo voy a dejar en algo amistoso. Y aunque me estés ocultando algo, no le voy a dar importancia; y menos ahora que sé que lo que estabas haciendo con Ruijerd era un modo de cortesía, y menos aún contando que gracias a ti pude rescatar a Lilia y a Aisha hace pocos días.

Si tengo esto en cuenta, por mucho que haya mentiras mezcladas con tus palabras aquí y allá, no voy a darles importancia hoy. Incluso si lo de hoy resulta que tienes algo que ver en lo ocurrido, lo dejaré correr. Aunque si te soy sincero, hay muchas cosas cuyos motivos me gustaría escuchar, como por ejemplo, ¿por qué quisiste que me encontrara con la Gran Emperatriz Demoniaca? ¿Dónde se encuentran el resto de desaparecidos? ¿O qué pretendes conseguir realmente? Pero aunque me las contaras, llegados a este punto no podría hacer nada por enmendarlo.

Pero vamos, eso, somos compañeros que no acaban de estar del todo de acuerdo, pero mejor nos quedamos en las cosas amistosas. Olvidémonos de los modales y hagamos ruido esta última noche, podemos tanto bailar desnudos toda la noche y contarnos nuestros secretos más íntimos, aunque te aseguro que no me molestaré por nada de lo que digas ya que hoy es nuestro último día viéndonos.

"¿Último?"

Sí, último... ¿me equivoco? Por eso de que he muerto y tal.

"Ah, ahora lo comprendo, por eso estás tan desenfrenado... Completamente diferente de la primera vez..."

Es normal, esa vez me morí sin saber bien lo que había pasado, y en esta ocasión, pues... no había nada que hacer. Además, por un motivo u otro, sentía que estando al borde de la muerte, acabaría apareciendo aquí. No es que piense que aquí viene la gente cuando muere, pero me dio la impresión de que yo sí que lo haría en mis últimos momentos. Ahh... mira, si hasta estoy perdiendo la consciencia, parece que ya ha llegado la hora de despedirnos. Me alegro de haber podido hablar una última vez contigo de forma tan agradable.

"¿De veras? En ese caso, tengo buenas noticias."

¿Hn?

"No has muerto."


Cuando comprendí este hecho, el agujero que aun tenía en mi pecho desapareció por completo.


2ª Parte[edit]

Repentinamente, me desperté.

Eris estaba cerca mía, justo en frente de mis ojos, debido a que estaba tumbado aunque apoyado sobre Eris, comprendiendo que estaba usando sus piernas como almohada[129].

Eris me miraba preocupada como si estuviera viendo una pesadilla, y cuando abrí los ojos su expresión se calmó enormemente, aunque sus ojos estaban enrojecidos.


"L-Ludeus.... ¡¿Te has despertado?!"

"U...ge...¡¡ha!!"


Cuando fui a decirle algo, en su lugar escupí sangre.


"¡Ludeus!"


Eris me abrazó con fuerza.


"¡¡Cof..Cof..!!"


Continué vomitando sangre y atragantándome en ella mientras Eris acariciaba mi espalda.


"...¿Estás b-bien?"


Me quedé mirando la expresión perpleja de Eris, a lo que incliné mi cabeza sin comprender la situación.


"Por qué...¿estoy vivo?"


La herida de mi pecho ha sido completamente sanada; bueno, completamente es una explicación incompleta. Mi ropa mostraba un enorme agujero desgarrado, y en ese lugar había una cicatriz que parecía haberse cerrado como si la hubieran soldado.

Vaya, qué cosa tan rara... Mi mano derecha no es ningún parásito sino que solo es mi amante, ¿y he acabado así...?[130]


"Hace un rato, la mujer esa dijo algo y el que se llama Orsted o lo que sea te salvó con magia curativa."


La respuesta de Eris no consiguió responder mi duda, pero dudo que tuviera forma de responder el punto más importante de mi pregunta.


"¿Mujer?"

"La que llamó Nanahoshi, la de la máscara."


Nanahoshi... la acompañante... ahora que caigo, me pareció que la llamó así antes. Aunque por extraño que parezca, siento que he escuchado ese nombre antes, es más, creo que no hace mucho, el último año o así. ¿Dónde lo escuché...? .....No consigo recordarlo.[131]


"¿Quieres decir que hicieron algo tan extraño como curar al enemigo que acababan de matar?"


No entiendo por qué lo hicieron... pero no me cabe duda de que me destrozó el corazón. Y el daño a órganos internos vitales no se puede curar con magia de nivel Intermedio, por lo que debe haber sido magia de nivel Avanzado o superior... Veo que Orsted fue capaz de curar una herida fatal antes de que me muriera con magia curativa, por lo que no sería tan difícil de creer que de verdad pudiera usar todas las técnicas y hechizos del mundo.


"Ha sido una completa derrota..."


Me recuerda a cuando dicen en los mangas que su nivel no tiene nada que ver con el nuestro.

El segundo de los 7 Campones Mundiales y aun así, según Hitogami, el más fuerte del mundo. Sea como fuere, ese título no es solo para fardar. Ruijerd, Eris y yo fuimos completamente derrotados e incapacitados sin apenas esfuerzo; y es más que probable que en ningún momento peleara en serio.


"¿Cómo está Ruijerd?"

"Todavía no ha despertado."


Tras buscarle con la mirada, lo encontré recostado en el lado del camino. Compruebo que el carruaje también ha sido llevado al lateral del mismo y que se ha hecho una hoguera.

¿Todo eso lo habrá hecho Eris sola?


"Es la primera vez que veo a Ruijerd tumbado completamente horizontal."

"Ludeus, no hables aun, todavía estás escupiendo sangre."

"Ya estoy bien, tan solo era la poca sangre que se había atorado en la garganta."


Digo esto, pero no me aparté del regazo de Eris.

No quiero moverme de aquí, quiero seguir aquí para siempre... si me girara hacia ella, me pregunto si me pegaría por sobrepasarme... En una situación como esta, ¿y esto es en lo que pienso? ¿Será algún tipo de instinto de supervivencia debido a que he estado a punto de morir y siento que debo de dejar descendencia? No lo creo pero no sería capaz de negarlo. Aunque, dejémoslo en que todo está bien, y no pensemos en cosas difíciles por el momento, simplemente disfrutaré de la postura.


"La vida es tan maravillosa."


Mientras decía esto, me giré hacia Eris y me abracé a sus caderas, respirando muy profundamente. Me dio la impresión de notar un cierto aroma indescriptible entre dulce y amargo.


"Ludeus... parece que ya te encuentras considerablemente más animado."

"¿Hm? De algún modo, como decirlo, siento que una variedad de cosas están desbordantes."


Hasta más que de costumbre. Aunque estoy seguro que se debe a ese hombre conocido como Orsted, o quizás a que vi a Hitogami en mis sueños hoy. Lo volveré a repetir, pero en esta ocasión no he sentido ese pesar de estar al borde de la vida y la muerte; y no puedo negar que me siento excesivamente animado ahora que me he despertado.


"En ese caso, no tendrás problema con que te pegue, ¿no es así?"


La voz temblorosa con la que dijo estas palabras Eris me indicó lo enfadada que estaba.

Bueno, ¿qué se le va a hacer? Por preocupada que estuviera de mí, nada más despertarme me puse a acosarla sexualmente... Hasta yo me enfadaría, te lo aseguro[132].


"No lo tendré, no."


Y Eris me golpeó, aunque con un ligero coscorrón. Tras lo que abrazó mi cabeza a su cuerpo con fuerza y me alzó, dejándome saborear la suave sensación de su pecho restregándose contra mi mejilla. Y aun sobre sus ensordecedores latidos, pude escuchar sus ahogados llantos.


"...U...gusu..."


Eris se puso a llorar casi en silencio.

Mushoku06 003.jpg

"Me alegro.."


Tras lo que susurró estas palabras, y agotado por lo ocurrido, solo pude acariciar su espalda.


Capítulo 61 - El Final del Viaje[edit]

1ª Parte[edit]

3 días después de nuestro encuentro con Orsted, llegamos al reino de Asura.

El lugar al que nos dirigimos se encuentra ya a la vuelta de la esquina, aunque no sería una exageración decir que en realidad ya habíamos llegado. Y aún así, las expresiones en los rostros de nuestro grupo no mostraban emoción por este hecho.

Estoy más que seguro que el incidente del otro día nos bajó increíblemente los ánimos. Nuestras caras contrastan en gran medida con aquellas personas con las que nos cruzamos en nuestro viaje.

Pero es normal, fue una completa derrota y sin posibles excusas; a los 3 nos derrotaron en apenas unos segundos y hasta llegaron a dejarme al borde de la muerte.

No entiendo el antojo que le llevó a hacerlo, pero no es normal que me reviviera después.

Aunque de no ser por este hecho, yo ya no me encontraría en este mundo, y ahora que hablo sobre ese aspecto, soy incapaz de comprender la realidad de lo ocurrido.

Hasta para mí es extraño, pero lo que sentí en aquel momento no era exactamente miedo. Hasta cuando me dio el último golpe, en el que no puedo negar que pensé que no quería morir< supuse que se podría convertir en una especie de trauma, pero en su lugar, cuando volví en mí, por alguna razón lo que sentí es que estaba completamente renovado... bueno no, eso no sería la forma correcta de decirlo, sino que lo acepté casi como si lo ocurrido fuera un sueño, como cuando te despiertas después de ver una pesadilla.

Quizás esa sensación se deba a que mientras me encontraba al borde de la muerte Hitogami me llevó al mundo de los sueños, haciéndome pensar inconscientemente que todo lo ocurrido no había sido más que un sueño...

Cuando pensé en esto, se me ocurrió que Hitogami quizás hubiera planeado algo así y que por eso me llevó a ese sitio blanco justo en ese preciso momento.

Personalmente, siento que estoy bloqueando instintivamente los hechos en mi cabeza, pudiéndome llevar a problemas a medio y largo plazo; pero visto lo que hizo por Ruijerd, me da la sensación de que Hitogami podría no ser tan mala persona por lo que la teoría anterior sobre que pretendió suavizar la impresión del evento ganaría fuerza.


2ª Parte[edit]

Desde que pasé por esa experiencia cercana a la muerte, la distancia con Eris la noto extremadamente corta.

En todo nuestro viaje hasta la fecha, cuando viajábamos en el carruaje, por lo general había más de un pie de distancia entre nosotros.


"¿Por qué no haces conmigo este entrenamiento para el equilibrio, Ludeus?"


Eso dice, pero en estos últimos días, lo hace sentada. Justo a mi lado, estamos tan separados que nuestros muslos están en contacto y bien pegados.

Y llegados a esta distancia, hay varios detalles que puedo contemplar. Como por ejemplo, en un día concreto, pude ver sin dificultad la piel expuesta en el interior de los bordes de tanto su camiseta como su pantalón.

Viendo semejante escena, el débil corazón humano te llevaría involuntariamente a tocar semejante espectáculo, y dejándome llevar por el impulso, involuntariamente dejé que mi mano derecha fuera a acariciar esa piel, que al notarla, hizo que Eris me mirará enfadada con la cara totalmente enrojecida.

Si soy sincero, hasta yo sentía vergüenza de haber hecho algo así.

Pero lo que tuvo que llegar, no lo hizo.

Básicamente, Eris ahora no me pega como hacía antes, y eso que he hecho todo lo que implicaba una reprimenda física hasta este momento, pero ha dejado de hacerlo. Tan solo me fulmina con la mirada con una cara totalmente enrojecida, sin hacer nada a parte de mirarme; y aun tras el acto, Eris continúa sentada a mi lado como si estuviera cosida a mí.

Hasta ahora, cuando hacía algo semejante, se alejaba de mí durante al menos un rato; pero nuestra distancia actual no cambia aun cuando imito esas conductas tan cuestionables.

Si soy sincero, empiezo a tener ganas de colar mi mano por dentro de su pantalón, por lo que llegados a este punto, preferiría que se separara un poco de mí; porque hasta yo sé que hay cosas que puedes disculparlas como si fuera una broma y dejarlas estar, y lo que empiezo a querer hacer no son de ese tipo de cosas. Pero lo estoy soportando por el momento.

Y totalmente ajena a mi conflicto interior, Eris continúa a mi lado.


"..."


Si fuera a dejar a mi mano hacer lo que le venga en gana, acabará tarde o temprano alargándola hasta sobar a Eris; por lo que me encuentro en estos momentos realizando un experimento en el que genero magia en mi mano izquierda y utilizo mi mano derecha para desestabilizar y cancelar el maná de la anterior, imitando la magia que Orsted usó conmigo.

Si no me equivoco, la llamó Ran Ma (Distorsión Mágica)...

Justo cuando le voy a dar forma al hechizo en mi mano izquierda, utilizo una cantidad de maná alterado para interferir con la ejecución y dispersar el poder mágico del hechizo para que no sea capaz de ejecutarse.

Es una técnica bastante simple y consume una mínima cantidad de poder mágico, pero las posibilidades que ofrece son increíbles. Es más, si me paro a pensarlo, la barrera de nivel Real en la que me encerraron seguramente usara una aplicación similar para anular mi magia en su interior.

Explicarla en palabras es sencillo, pero llevarlo a la práctica es considerablemente más difícil, aunque quizás se deba a que soy yo mismo el que lanza el hechizo en mi mano izquierda.

A menudo, el hechizo en mi mano izquierda se ejecuta pero de forma incompleta y seguramente, para anularlo completamente, como Orsted hizo conmigo, hace falta una gran cantidad de práctica. Pero aun así, con lo que soy capaz de hacer debería valerme para restringir a otros magos... por lo que no puedo negar que lo que ese tipo me enseñó es genial.


"Eh, Ludeus, ¿qué has estado haciendo con las manos todo este rato?"[133]

"Estaba intentando imitar una magia que Orsted utilizó."


Tras decir esto, Eris se quedó mirando fijamente mis manos, observando que mi mano izquierda hay una pequeña piedra deformada que acabé lanzando al suelo.

Otro fallo..... Es casi como si jugara a piedra papel tijera en solitario usando mis propias manos, dejando que siempre gane mi mano izquierda, haciendo este entrenamiento irrelevante. Casi seguro que existe alguna clase de ley fundamental que debo comprender si quiero que funcione; ya que como cualquier tipo de alteración al proceso de creación[134] no sirve, quiere decir que hay una alteración concreta que aplicar al maná para que el hechizo no pueda coger forma. En ese caso, si existe una ley, ¿puedo tenerla en cuenta a la hora de lanzar mis hechizos para anular la anulación de magia...? no lo sé, quizás... Pero el límite está en la imaginación.


"¿Qué clase de magia es esa?"

"Es magia que anula magia."

"¿Se puede hacer algo así?"

"Responder a esa pregunta es el motivo de este entrenamiento."

"¿Cómo se te ha ocurrido hacer algo como eso?"

"Porque ha habido un par de casos últimamente en los que mi magia se ha visto bloqueada y he sido incapaz de hacer nada, y por eso lo estoy investigando. Y bueno, si volviera a encontrarme con Orsted y volviéramos a pelear, ¿no te gustaría al menos ser capaz de huir?"


Eris se quedó sin palabras al escucharme decir eso y el silencio se alargó. Por mi parte, pasado unos momentos, volví a repetir mi entrenamiento dejando escuchar como piedras caían y rodaban por el borde del camino.


"Dime, ¿por qué eres tan fuerte, Ludeus?"


Tras un largo rato en silencio, Eris me hizo esta pregunta sin venir a cuento.

¿Soy fuerte? No... es imposible que lo sea. No es por chulear, pero en estos últimos años, solo he podido sentir los límites de mi habilidad, ya que cada día no era más que una muestra más de mi impotencia, sobretodo en los últimos momentos importantes.


"Personalmente pienso que tú eres la más fuerte de los 2, Eris."

"Eso no es cierto."

"..."

"..."


Nuestra conversación se detuvo. Eris parecía querer decir algo, pero se mantuvo en silencio como si fuera algo difícil de decir.

¿Qué será? No tengo ni idea... bueno, se me ocurre de qué puede tratarse.


"¿Todavía te molesta el hecho de que te derrotaran tan rápido el otro día?"

"...Sí."


No había nada que hacer... el propio Hitogami lo dijo, Dios Dragón-sama es el ser más poderoso del mundo. Si hasta Ruijerd fue vencido sin dificultad... simplemente era un enemigo fuera de nuestro nivel, ya que en este mundo, existe un rango que no puede alcanzarse únicamente con esfuerzo.

Hasta en mi anterior vida tuve cosas en las que conseguí llegar a un nivel considerablemente elevado, pero jamás pude alcanzar el mayor nivel en ninguna de ellas. Supongo que si tomáramos como juego algo relacionado con orgías podría haber sido invencible, pero siempre hay alguien mejor...

Y parece que Orsted encima sufre una serie de restricciones, y aun en ese estado superó a Ruijerd en un combate cuerpo a cuerpo, se deshizo de Eris con una mano y a mí me dejó completamente bloqueado. Por si fuera poco, nos incapacitó de una forma que, a Ruijerd y Eris, los dejó totalmente inutilizados sin bajarles los HP[135] a 0, salvo en mi caso; y aun así dio la impresión de que lo hizo sin apenas esfuerzo. Soy incapaz de imaginarme como sería si peleara en serio, aunque por lo que dijo Hitogami, no puede por culpa de una maldición... Pero también dijo, que aun sin ponerse en serio, ese tipo es invencible, y casi seguro de que eso no cambiará por mucho que me esfuerce en superarle.


"No se pudo hacer nada, simplemente nos tocó un mal oponente."

"...Pero..."


Comprendo la preocupación de Eris, sobretodo por el hecho de que fue vencida de un único golpe, siendo lanzada por los aires por una palmada en el lateral de su espada.


"Eris, todavía eres joven, si te sigues esforzando como hasta ahora, cada día serás más fuerte."

"Me cuesta creer que eso sea cierto."

"Pues créelo, ¿no fueron Ghyslaine y Ruijerd quienes te lo dijeron?"


Eris de improvisó alzó su mirada, mirándome directamente a los ojos.


"Ludeus, ¿sabes que estuviste a punto de morir, no? En ese caso, como puedes... ¿Cómo puedes hablar del tema como si nada?"


Porque... porque realmente no ha dejado una impresión tan real como debería, aunque puedo decir que no tengo la menor intención de pelear contra Orsted. La próxima vez que le vea, pienso salir escopetado, o como rata gris que soy, me esconderé en algún agujero oscuro o algo similar; si no pudiera, en esa ocasión, seguramente ruegue que me perdone la vida, y si tengo suerte, me gustaría que tú, Eris, no estuvieras delante para ver algo así.

Pero decirte abiertamente algo tan patético como eso, me da vergüenza.


"Porque no quiero morir la próxima vez."

"...Tienes razón, nadie querría morir."

"Pero estate tranquila, si te viera en peligro, Eris, me aseguraré de al menos ser capaz de escapar llevándote conmigo."


Fui incapaz de comprender la expresión de Eris ante mis palabras, pero tras eso, apoyó su cabeza en mi hombro. Si fuera a acariciar su cabeza en este momento, es probable que algo en mi despertara, pero el evento fue evitado debido a que mi mano derecha estaba entrenando el hechizo Ran Ma.


"Bueno, en cualquier caso, como ahora soy incapaz hasta de eso, tendré que hacerme un poco más fuerte."


Un poco más... exactamente, porque no podré convertirme en el más fuerte de este mundo, sobretodo viendo como el límite está tan increíblemente elevado; sobretodo teniendo en cuenta que tampoco pude convertirme en el mejor de mi anterior mundo. Pero aunque no posea ni una pizca de talento, debería de conseguir algo a cambio de mi esfuerzo. No sé cuánto talento debo poseer comparado con el resto de seres de este mundo, pero no puedo confiarme mucho en ese aspecto y pensar que con eso será suficiente.

Porque al menos me gustaría ser capaz de escapar si acabo encontrándome con algún tipo extraño que me ataque de repente.

Enterré mi cabeza en el pelo de Eris y olisqueé su aroma mientras pensaba en todo esto.


3ª Parte[edit]

Esa noche, cuando Eris se quedó dormida, me puse a hablar con Ruijerd, principalmente porque el número de veces que hablaba había bajado más incluso de lo habitual. Nunca fue especialmente hablador, pero se ha vuelto bastante seco y callado.

Seguramente se deba a lo que ocurrió con Orsted, porque Ruijerd es un hombre con un fuerte sentido de la responsabilidad. Prometió escoltarnos sanos y salva a casa, pero creo que se piensa que no ha cumplido su palabra.

Menuda tontería. Tuvimos mala suerte y un encontronazo, y aun así, estoy vivito y coleando.


"Por lo visto, ese hombre llamado Orsted era el Dios Dragón, el 2º de los 7 Campeones Mundiales."


Comencé la conversación con estas palabras para ver su reacción intentando indicarle que como el oponente era así de poderoso no se podía hacer nada.


"Ya veo, eso lo explica..."

"Era increíblemente fuerte, ¿no te parece? Después de que lo detuvieras un rato, yo no pude hacer nada contra él."

"La última vez que supe, solo con mirar a una persona, que no tenía oportunidad de ganar fue desde mi encuentro con Laplace."


Y por lo que dijo Hitogami, Orsted es hasta más fuerte que Laplace... incluyendo incluso el hecho de que sufre las restricciones que le impiden luchar en serio. Aunque este punto no es necesario que lo escuche Ruijerd, ya que a él lo inutilizó peleando únicamente con su habilidad física y aun así lo tumbó sin dificultad.

Es posible que este hecho haya dejado a Ruijerd en Shock, o eso pensaba, pero...


"Ni a mí se me ocurrió pensar que podría hacer nada contra los rangos superiores de los 7 Campeones Mundiales; esos tipos son verdaderos monstruos que van más allá de la imaginación. No puedo pensar nada salvo que tuvimos mala suerte de encontrárnoslo caminando en nuestro camino; al igual que tampoco verlo sino como buena suerte al hecho de haber conseguido sobrevivir. Ludeus, si te volvieras a encontrar con alguien así, jamás intentes pelear contra esa persona, es imposible vencerles. Al menos no lo hagas si no quieres que se vuelva a repetir lo de esta ocasión."

"Sí, bueno... la próxima vez simplemente evitaré hacer contacto visual y pasar sin decir nada."


Vaya, Ruijerd me ha regañado... aunque claro, si no le hubiera dicho nada, se habría ido simplemente sin causar todo este revuelo; así que mejor acepto mi culpa en este evento. Aunque he de decir que en ningún momento me pareció un tipo tan peligroso.... bueno no, tampoco llevo razón en eso; habiendo visto la reacción de Ruijerd y de Eris debería de haber ido con más cautela.


"Entonces, ¿qué es lo que te tiene tan preocupado?"


Tras mi pregunta, Ruijerd me miró a los ojos.


"¿Qué es Hitogami?"


Oh, eso...


"El tipo este al principio pareció no darnos importancia, y por mucho que yo le estaba lanzando toda mi sed de sangre, ni me tuvo en cuenta. Pero en cuanto mencionaste a Hitogami, centró toda su ansia asesina en ti."


Cerré los ojos.

¿Debería decírselo o no? En su día decidí no hacerlo[136] pero... Por sospechoso que parezca, Hitogami no parece un tipo tan malo, y aun así, con todo lo que hemos vivido juntos, ¿todavía pienso ocultárselo? No me gusta ocultarle algo así a un amigo.

Debido a mi razonamiento, decidí hablarle a Ruijerd de Hitogami.


"Pues Hitogami es..."


Por mucho que me preocupé tanto por el asunto hace meses, en esta ocasión no me costó decírselo y mi boca se puso a contarle todo sin dificultad.

El hecho que desde el teletransporte, un desconocido que se hace llamar Hitogami, o Dios Humano, se me ha aparecido de vez en cuando en mis sueños. El hecho de que esa persona me aconsejó que ayudara a Ruijerd. El hecho de que me aconsejó sobre una variedad de cosas a lo largo del viaje. El hecho de que gran cantidad de mis acciones sin motivo se debía a estos consejos. Y finalmente, el hecho de que Hitogami y el Dios Dragón se odian mutuamente.

Me costaba recordar parte de mis conversaciones con Hitogami y es posible que olvidara algún detalle aquí y allá, pero siento que le he hecho saber los puntos principales.


"El Dios Humano y el Dios Dragón... Así que los 7 dioses de la antigüedad... todo esto se ha convertido inesperadamente en una historia increíble."

"Tú lo has dicho."

"Pero ahora hay cosas que puedo comprender mejor."


Tras estas palabras, Ruijerd se quedó en silencio dejando únicamente el sonido del fuego y los crujidos de la madera llenar el ambiente.

Las sombras creadas por el fuego se agitan lateralmente resaltando la cara del guerrero de antaño que tengo delante; la cara de Ruijerd le hace parecer mucho más joven de lo que es, pero su expresión es algo que muestra su larga vida.

Mientras observaba estos detalles, recordé lo que Hitogami me dijo en mi último sueño sobre la maldición que recae en Ruijerd.


"Ahora que lo recuerdo, Ruijerd-san. Sobre la discriminación y baja opinión de la raza Supard, parece ser que era debido a una maldición."

"...¿Cómo dices?"

"Si soy preciso, al principio era una maldición que poseía Laplace que más tarde transfirió a las lanzas que os entregó a todos los Supard durante la campaña... por lo que esa sería la causa de la discriminación y reacción de las personas ante los Supard."

"Ya veo... así que una maldición..."


Intenté comentárselo alegremente sin darle importancia, pero Ruijerd mantuvo su expresión melancólica y desanimada.


"Nunca he oído que sea posible transferir una maldición, pero si fue Laplace quien lo hizo, es posible. Ese tipo era un hombre capaz de cualquier cosa."


Personalmente no sé mucho sobre el tema, pero imagino que Ruijerd conocerá más sobre las maldiciones y temas similares. Tras lo que le dije, estuvo un rato pensativo, pero terminó riéndose sin ganas.


"Si es una maldición, entonces no hay forma de eliminarla."

"¿En serio?"

"Así es, las maldiciones son cosas para las que no existe cura."


Así que no hay forma de eliminar maldiciones...


"Nunca había escuchado sobre maldiciones transferidas y mucho menos a una raza entera, pero... si es algo que ese dios tuyo dijo, debería ser cierto."


Ruijerd se echó a reír como riéndose de sí mismo.

Parece que he hablado de más.

Puede que fuera por la iluminación que me estaba engañando, pero me pareció ver pequeñas lágrimas amontonarse en el borde de sus ojos.


"Aunque.."

"¿Qué pasa?"

"Hitogami dijo que la maldición de las lanzas era un caso especial, y que con el paso del tiempo estaba desapareciendo."

"¿Cómo dices?"

"Por lo que me comentó, lo que queda de la maldición solo recaía en ti, Ruijerd-san, pero gracias a que te cortaste el pelo, empezó a desaparecer a gran velocidad."

"¡¿De verdad?!"


Ruijerd dejó escapar estas palabras con bastante fuerza, haciendo que Eris se moviera en sueños.

Me pregunto si no hubiera sido mejor dejar que ella también escuchara esto... Bueno, no pasa nada si se lo digo cuando despierte.


"Sí. Parece que apenas queda nada de la maldición original y que solo permanecen los prejuicios originados de las acciones que tomaron lugar durante la maldición. Por lo que me dijo, dependiendo de tus acciones a partir de ahora, Ruijerd-san, es posible recuperar lentamente el nombre de la raza Supard."

"Ya veo... entiendo, así que así son las cosas..."

"Aunque esto es algo que Hitogami me dijo, por lo que considero que aunque se puede confiar hasta cierto punto en sus palabras, es mejor no aceptarlas completamente. Es mejor ir con cautela en el tema de los Supard como llevamos haciendo todo este tiempo."

"Lo entiendo, aunque, para mí, es suficiente con lo que me has contado."


Ruijerd volvió a quedarse en silencio, y en esta ocasión no pareció que la luz me estuviera engañándome, sino que las lágrimas corrieron por sus mejillas.


"Bueno, ya es hora de acostarme."

"Vale."


Decidí pretender como si no las hubiera visto, ya que, para mí, Ruijerd-san es un gran hombre en quien confiar y que nunca se echaría a llorar por nada. Quizás sea un punto de vista egoísta, pero para mí, estos gestos hacen que Ruijerd sea la persona en la que más confíe y no quiero que este hecho cambie.


4ª Parte[edit]

Y tras ese evento y durante un mes, estuvimos yendo en línea recta en dirección norte.

Dejamos a un lado la carretera principal a la capital y continuamos norte por una carretera secundaria desplazándonos entre las distintas aldeas que formaban la zona rural, atravesando campos de trigo, molinos de agua y pequeñas cabañas y torres de vigía por los alrededores.

En ninguno de estos puntos nos preocupamos ni de reunir información, sino de dirigirnos en dirección norte a la mayor velocidad posible, el motivo es que pensé que no haría falta reunir información tan cercanos como estábamos del campo de refugiados.

Pero por encima de todo, lo que quería, era llegar aunque sea un día antes a nuestro destino.


Finalmente llegamos a la provincia de Fedora, y vimos con nuestros propios ojos que no quedaba nada.

Esto es algo que ya sabíamos, pero donde antes se suponía que debía haber algo, cualquier cosa, ya no estaba. Ni los campos de trigo, ni los campos de flores de Bardius, ni los molinos de agua con sus edificaciones, ni los graneros donde se almacenaban trigo o ganado. Todo desaparecido.

Encontrándonos únicamente con una enorme explanada cubierta de césped, una llanura hasta donde me alcanzaba la vista.

Manteniendo esa sensación de pérdida y soledad debida al espectáculo, llegamos a lo que podrías considerar la única ciudad de toda la provincia; el campo de refugiados.

El lugar donde se encontraba nuestra meta final.


Y justo a escasos pasos de la entrada al lugar, Ruijerd detuvo el carruaje.


"¿Hn? ¿Qué ocurre?"


Ruijerd se bajó del asiento del conductor, a lo que yo observé nuestros alrededores preguntándome si habría aparecido algún monstruo, pero no vi ni rastro de ellos.

Mientras tanto, Ruijerd rodeó el carruaje y cuando se encontraba en la zona trasera, lo dijo.


"Yo me despido aquí."

"¡¡Eh!!"


Ante las palabras tan inesperadas, alcé la voz por la sorpresa; y por su parte, Eris abrió bien los ojos.


"E-Espera un segundo."


Nos bajamos del carruaje a trompicones y nos dirigimos a donde se encontraba Ruijerd.

¿No te parece demasiado deprisa? Pero si apenas hemos llegado al campo de refugiados, es más, ni hemos llegado, no hemos ni atravesado la entrada.


"Al menos deberías tomarte un día de descanso o así, o ni eso, al menos entra con nosotros en la ciudad."

"Ludeus tiene razón, después de todo lo que..."

"No hay necesidad."


Ruijerd nos dirigió estas palabras toscas.


"No hay necesidad aquí para un Guerrero, no necesitáis protección."

"..."


Eris se quedó en silencio ante esas palabras.

Joder... se me había olvidado, Ruijerd tan solo vino para ayudarnos a llegar a nuestra ciudad natal. Ahora que hemos alcanzado el objetivo, lo natural es separarnos aquí... aunque pensé que siempre estaríamos juntos.


"Ruijerd-san..."


Tras empezar a hablar, dudé.

Si intento hacer que se quede, me pregunto si lo hará...... No creo... ahora que lo pienso bien, le he traído una enorme cantidad de problemas a este hombre. Es innegable que hubo varias ocasiones en las que solo le he dado problemas, pero lo más común es que le mostrara escenas vergonzosas. Y aun así, Ruijerd me reconoció como un Guerrero... con todo lo que ha hecho por nosotros no creo que tenga derecho a pedirle más.


"Si no fuera por ti, Ruijerd-san, estoy seguro de que no habríamos conseguido llegar hasta aquí en tan solo 3 años."

"No, tratándose de ti, creo que habría sido igualmente posible."

"Es imposible que eso sea cierto, todavía me falta mucho que aprender... siento que habría cometido un error grave en alguna parte."

"Mientras que lo veas de esa forma, os irá bien."


Hubo un número nada reducido de situaciones que no podía, bajo ningún concepto, haber solucionar solo, como cuando me capturaron en Shirone... si no hubiera sabido que podía depender de Ruijerd, habría caído presa del pánico; y seguro que no habría podido estar tranquilo o concentrarme.


"...Ludeus, ya te lo dije una vez, pero..."


Ruijerd me miró con una mirada calmada, aun más de la habitual.


"Ya has alcanzado una gran maestría como mago, y aun con todo el talento que posees, no te has vuelto arrogante. Deberías llevar con orgullo el hecho de que hayas llegado a tanto a tu edad."


Recibí sus palabras con sentimientos enfrentados. Porque aunque dijera lo de a mi edad, si contamos todos mis años de vida, ya he alcanzado más de los 40. Aunque bueno, si lo viera en proporción con la edad de Ruijerd, seguiría entrando en la categoría de joven.


"Yo..."


En este punto es en el que debería haberme puesto hablar de mis malos hábitos y defectos, pero siento que habría sido casi como mancillar el momento.

Frente a este hombre, quiero tener la cabeza bien alta.


"No, comprendo tu postura, Ruijerd-san, pero aún así, te debemos mucho por todo lo que hiciste hasta este momento."


Y tras decir estas palabras, iba a inclinarme para mostrarle mi respeto, pero me cogió del hombro y me detuvo.


"Ludeus, no bajes tu cabeza por mí."

"... ¿Por qué?"

"Puedes pensar que me debéis mucho por lo vivido, pero soy yo quien piensa que soy yo quien te lo debe a ti. Gracias a ti, he sido capaz de sentir esperanza en la recuperación del honor de mi familia y raza."

"No he hecho nada en absoluto, en verdad no pude hacer apenas nada."


En el continente demoniaco es posible que convirtiéramos el nombre de Dead End en algo más agradable, pero tan solo en el estrato de aventureros. Como no pudimos aprovechar eso en Milis, andaba pensando formas de hacerlo, pero al final lo acabé dejando estancado; y al final, aun en el continente central no he hecho nada.

Llegados a este punto, he sentido que la influencia de nuestros actos ha empezado a aflorar un poco, pero como dije, solo un poco; aun dejando de lado la persecución que han sufrido los Supard a lo largo de la historia en todo el mundo, no hemos podido hacer nada para eliminar al menos parte de ese prejuicio.


"No, fuiste capaz de conseguir varios resultados, como por ejemplo, enseñarle a alguien que simplemente sabe lanzarse a salvar niños, que existen varios métodos distintos de conseguir hacerlo."

"Pero todo lo que hicimos no tuvo ningún efecto significativo."

"Pero no puedes negar que nada ha cambiado. Recuerdo todos esos momentos, como utilizando tu plan en la ciudad de Rikaris, esa mujer me dijo que no temía a los Supard; las caras alegres de los aventureros que se reían sin miedo aun escuchando el nombre Dead End; la cercanía con la raza guerrera de los de Dordia que llegaron a invitarnos a su aldea aun sabiendo que yo era un Supard; los soldados de Shirone que me agradecieron entre lágrimas haberles reunido con sus familias."


Pero no he hecho nada, Ruijerd; dejando de lado los 2 primeros, los otros 2 se debieron únicamente a tu esfuerzo.


"...Pero eso, Ruijerd-san, fue con tu propio esfuerzo."

"No. Por mí mismo no pude hacer nada, y han pasado ya 400 años desde la guerra. Fui de aquí para allá en solitario y no pude dar ni un solo paso al frente, y fuiste tú, Ludeus, el que me permitió avanzar ese camino."

"...Pero eso lo hice siguiendo el consejo de Hitogami."

"No me importa nada un Dios al que nunca he visto. El que me salvaste fuiste tú, y aunque ni tú mismo lo comprendas, siento una enorme gratitud por ti debido a ello. Por ese motivo, no agaches tu cabeza, porque tanto tú como yo somos iguales, y más que agradecérmelo, quiero que me mires a los ojos."


Mientras decía esto, Ruijerd se puso ante mí y me ofreció su mano.

Sin dejar de mirarle a los ojos y sin moverlos lo más mínimo, agarré la mano que me ofrecía.


"Lo diré una vez más. Ludeus, gracias por tu ayuda."

"Nosotros también te agradecemos tu ayuda por todo hasta ahora, Ruijerd-san."


Mientras nos dábamos un fuerte apretón de manos en el que Ruijerd me transmitía todas sus emociones, haciéndome sentir como se calentaban los ojos de este vergonzoso de mí que no hizo nada más que cometer errores hasta ahora y que aun así se ganó la aprobación de Ruijerd.

Pasado un corto tiempo, en silencio soltamos nuestras manos y su mano se fue a la cabeza de Eris, que se encontraba a mi lado.


"Eris."

"...¿Qué pasa?"

"¿Te importa si te trato como una niña en esta despedida?"

"No me importa, de verdad."


Eris respondió algo abruptamente, a lo que Ruijerd le sonrió cariñosamente mientras le acariciaba la cabeza.


"Eris, tienes talento, suficiente como para convertirte en una guerrera muy superior a mí."

"Eso es mentira, pero si... el tipo ese..."


Eris cerró la boca apretando los labios frunciendo el cejo y mostrándose a punto de explotar, a lo que Ruijerd de improviso se echó a reír un poco; tras lo que continuó con palabras más propias del entrenamiento.


"Combatiste contra alguien cuyo nombre incluye la palabra Dios y observaste sus movimientos, su estilo. Lo que significa..."


(¿Lo comprendes?)

Eris le lanzó una miró intensa a Ruijerd, y poco después, abrió cuanto pudo sus ojos.


"...Lo comprendo."

"Perfecto, buena chica."


Ruijerd apoyó por última vez su manos sobre la cabeza de Eris antes de separarse de ella, mientras que Eris se quedó apretando sus labios y con los puños fuertemente cerrados; daba la impresión de que estaba haciendo lo imposible por no llorar.

Le hice una pregunta a Ruijerd que seguía mirando a Eris.


"Ruijerd-san, ¿qué harás a partir de ahora?"

"No lo sé, mi intención es buscar por los alrededores a supervivientes de la raza Supard en el continente central durante un tiempo; ya que en solitario, recuperar el honor de mi raza es tan solo un sueño dentro de otro sueño."

"Comprendo, y te deseo lo mejor. Si tengo tiempo, intentaré ayudarte con todo lo que esté en mi mano."

"...ju... En ese caso, yo también intentaré a ayudarte a buscar a tu madre si tengo tiempo."


Tras sus palabras, Ruijerd dio media vuelta para marcharse, ya que él no necesita preparativos para un vieja. Yendo solo, puede vivir y avanzar solo con lo puesto.

Pero inesperadamente se detuvo.


"Ahora que lo pienso, aun me faltaba devolverte esto."


Mientras decía esto, Ruijerd se sacó del interior de la ropa el colgante que llevaba puesto al cuello, el mismo colgante Migurd que Roxy me entregó.

El único objeto que nos conectaba a Roxy y a mí.


"Sobre eso... Ruijerd-san, por favor, quédatelo."

"¿Estás seguro? ¿No es una posesión preciada?"

"Exactamente porque es una posesión preciada."


Tras decir esto, Ruijerd asintió en silencio, aceptando mi ofrecimiento.


"Bueno... Ludeus, Eris, hasta que nos volvamos a encontrar."


Mientras dijo esto, Ruijerd se marchó dejándonos atrás.

Cuando dijo de venir con nosotros no paraba de hablar, pero cuando se marcha, lo hace con pocas palabras...

Todavía me quedaban muchas cosas que quería decirle, desde que nos conocimos en el continente demoniaco y nos acompañó hasta el reino de Asura, y sobre todo lo ocurrido, suficiente como para que no quepa en simples palabras, tantos recuerdos, tantas emociones.... Junto este sentimiento de no querer despedirte de un camarada.


"Hasta otra, Ruijerd."


Resumí todas esas emociones en tan solo esas palabras conforme veía a Ruijerd alejarse en la distancia.

Mushoku06 220.jpg

Exactamente, volveremos a vernos, no me cabe duda. Ya que mientras ambos estemos con vida, definitivamente volveremos a vernos.

Eris y yo nos quedamos observando la silueta de Ruijerd hasta que no pudimos verle por más tiempo; tan solo le agradecimos en silencio todo cuanto había hecho por nosotros hasta ahora.


Y de esta forma, terminamos nuestro viaje.


Capítulo 62 - La Realidad del Desastre[edit]

1ª Parte[edit]

Entramos al campo de refugiados.

Resultó ser un lugar tranquilo con un tamaño similar al de una aldea; aunque si estuviéramos en el continente demoniaco se podría decir que posee el tamaño justo de una ciudad pequeña. Pero aun así, no había ningún bullicio en él, y principalmente había una atmósfera silenciosa flotando en el ambiente. Porque aun con ese tamaño, el número de personas en la ciudad era muy reducido.

Podía sentir la presencia de personas dentro de algunas de las casas de madera que todavía estaban en construcción, y aunque me pareció que algunos habitantes tenían la intención de quedarse aquí, no parecían tener ningún tipo de ánimo.

El ambiente en este lugar se había estancado.


En el centro de un campo de refugiados así de tranquilo, nos dirigimos al lugar que parecía ser un gremio de aventureros. En la fachada de este edificio se podía leer Sede del Campo de Refugiados.

Entramos en ese lugar y nos encontramos a algunas personas que en este caso también parecían taciturnos y melancólicos; haciéndome tener únicamente una mala corazonada de lo que íbamos a encontrar.


"Ludeus, allí..."


Eris me señaló con el dedo a un tablón donde se mostraban los nombres de todos los desaparecidos. Aunque fuera de forma abarrotada y en letras pequeñas, estaban categorizados por aldea o ciudad de origen.

En lo más alto de este tablón, se mostraba el nombre del Lord de la provincia de Fedora actual y donde podía leerse James Boreas Greyrat, junto a un mensaje que decía Se solicita información de desaparecidos y fallecidos.


"Miremos más tarde."

"Sí."


El número de muertos era aterrador, eso, junto con el hecho de que el nombre del Lord no era Sauros.

Soportando la ansiedad por ambos eventos, nos adentramos más en el edificio.


2ª Parte[edit]

Tras informar del nombre de Eris en la zona de atención, la mujer mayor que había en ella de inmediato se adentró en las oficinas, tras lo que regresó revitalizada junto a un par de personas.

Un hombre y una mujer que conocía de antes.

Uno de ellos era un hombre con buen porte, que llevaba ropas cercanas a las de un mercader bastante próspero, con algunas canas en su pelo y una barba en un rostro que solo te podrías imaginar propio para un mayordomo. Se trataba de Alphonse.

Su acompañante era una mujer con piel tono chocolate que iba vestida con un atuendo de espadachina.


"¡Ghyslaine!"


Eris corrió hasta ella con una enorme sonrisa en su cara que fue incapaz de ocultar. Parecía tan animada que no me costaba imaginarme su cola meneándose detrás de ella como un perro que acaba de ver a su dueño tras varios años.

Yo también estoy feliz me alegro mucho de verla, porque en ningún momento escuchamos información sobre ella y temí lo peor; pero se la ve saludable.

Supongo que Paul no escuchó nada porque habrá regresado este último año.[137]

A Ghyslaine por su parte, también se le veía contenta de ver a Eris.


"Eris... No, Eris-sama, me alegro de que consiguiera llegar hasta aquí sana y salva..."

"...Yo también, pero no importa si solo me llamas Eris[138]."


Ghyslaine parecía contenta durante un tiempo, pero poco después su cara se oscureció; pude comprobar como Alphonse también la miraba con lástima.

No puede ser...

La ansiedad me contrajo el corazón.


"Eris... Hablemos dentro."


El tono de Ghyslaine era forzado, y hasta su cola estaba en tensión.

Esa es la cara que pone cuando está preocupada por algo... así que habrá pasado algo grave como para que no se anime completamente con el regreso de Eris...


"De acuerdo."


Da la impresión de que Eris comprendió la situación al ver esa expresión en Ghyslaine, a la que seguimos al interior del edificio. O al menos tenía pensado ir con ellos, pero...


"Ludeus-dono, por favor, espere aquí."

"¿Eh? Ah, de acuerdo."


Me detuvieron, aunque asentí a las palabras de Alphonse.

Tiene sentido, como mucho era considerado como un trabajador contratado cuando trabajaba para Sauros-ojii-san... por lo que es normal que no me dejen escuchar una conversación importante.


"No, que Ludeus también venga."


El tono de Eris era autoritario, con suficiente presencia como para ser imposible de rechazar.


"Si así lo quiere Eris-sama..."


La expresión de Eris se veía más dura que de costumbre, y hasta sus puños estaban suficientemente cerrados como para dejar sus nudillos totalmente blancos.


3ª Parte[edit]

A travesamos un pasillo en silencio siguiendo a Alphonse hasta que llegamos a una habitación que parecía la sala oficial de reuniones del edificio.

La habitación estaba muy sencillamente decorada con un sofá en el centro junto a unos floreros con flores Bardius, frente al sofá, un escritorio sencillo de director.

Eris entró en la habitación y se sentó en el sofá sin que nadie hablara ni se lo indicase, tras lo que me cogió de la mano e hizo que me sentara a su lado.

Por su parte, Ghyslaine hizo lo de siempre, que fue quedarse de pie en una esquina de la habitación; mientras que Alphonse se quedó de pie frente a Eris, actuando como un mayordomo.


"Le doy la bienvenida, Eris-ojou-sama[139]. Habíamos recibido noticias sobre su regreso y la esperábamos-"

"Los preámbulos no son necesarios, solo dilo. ¿Quién ha muerto?"


Eris interrumpió al mayordomo y preguntó con un tono imperativo y duro que jamás había visto en ella.

¿Quién ha muerto?

Hizo esta pregunta abruptamente y sin suavizar de ninguna forma, acorde con su mirada penetrante y decidida. Aunque yo sabía que en realidad su corazón era un remolino de emociones en este momento, por la fuerza con la que sujetaba mi mano.


"Eso..."


Alphonse dudó en responder.

Por su reacción, diría que Sauros... Sobretodo teniendo en cuenta que Eris era el ojito derecho de ese hombre, y como ella le correspondía imitándole en todo momento. Si él hubiera muerto, no me cuesta pensar que Eris se deprimiría muchísimo.

Alphonse, se forzó a darnos la información que Eris le había solicitado.


"Sauros-sama, Philip-sama e Hilda-sama... todos ellos han perecido."


Al instante de oír sus palabras, mi mano fue aplastada, haciéndome sentir suficiente dolor como para intentar quitarla. Pero por encima del dolor, la realidad que Alphonse nos había hecho llegar hizo que mi cerebro no pudiera reaccionar.

¿No es un error? Pero si no han pasado ni 3 años... no ha habido tanto tiempo como- No, lo correcto sería decir que desde el desastre pronto habrán transcurrido 3 años.


"Alguna esperanza... ¿La hay?"


Eris respondió con una voz temblorosa, a lo que Alphonso negó con su cabeza.


"Philip-sama e Hilda-sama fueron teletransportados juntos y no sobrevivieron en la zona de conflicto. Estos hechos fueron confirmados por Ghyslaine."


Ghyslaine asintió.


"Ya veo... Ghyslaine, ¿a dónde fuiste teletransportada tú?"

"Al mismo lugar que Philip-sama, la zona de conflicto."


Ghyslaine no dio demasiados detalles al respecto, salvo que a su paso por la zona de conflicto, descubrió los restos de Philip y de Hilda, sin decir nada más. Ni la condición de los cuerpos, o la forma en la que murieron; aunque por su expresión, supuse que fue terrible.

¿Pero terrible en qué sentido? ¿El estado de los cadáveres? ¿La forma en la que murieron? ¿O acaso vio una escena de las que te hacen querer apartar la vista? ¿Acaso oyó algo que te haría querer taparte los oídos?

Eris simplemente respiró hondo y dijo un único Hmm, mientras su mano temblaba sin soltar la mía.


"Y, ¿qué le ocurrió a mi abuelo?"

"... Fue culpado por la teletransportación y aceptó la responsabilidad, tras lo que le ejecutaron."

"No puede ser."


No pude contener esas palabras que dejé salir en un susurro.


"¿Qué necesidad había de que ejecutaran a Sauros-sama?"


¿Ha muerto ejecutado por ser dictado culpable de un desastre natural? No digas gilipolleces... No había nada que podía haber hecho para evitarlo, ¿o quieres decirme que había una forma de protegerse de ello? ¿No se supone que ocurrió sin previo aviso? ¿De qué es culpable Sauros entonces?


"Ludeus, siéntate."

"..."


Eris tiró de mí y me obligó a sentarme, parece ser que me puse en pie en algún momento sin darme cuenta.

Sentimientos confundidos daban vueltas en mi cabeza, y debido al intenso dolor de mi mano era incapaz de calmarme y organizar mis pensamientos.

No, en realidad puedo comprenderlo... por mucho que fuera sin previo aviso, y que fuera imposible de impedir... Mucha gente murió, al igual que se perdieron todos los campos de cultivo de la región. Las pérdidas son incuantificables, lo que generó un enorme malestar generalizado, que llevó a culpabilizar a gente.

En un caso así, no hay más remedio que utilizar a una persona como cortafuegos... Hasta en Japón, siempre que ocurre cualquier problema, el primer ministro no duda en responsabilizarse de ello y dimitir. Por un lado piensas que si quiere aceptar la culpa debería continuar observando la situación hasta que sea solucionado, pero al mismo tiempo, se puede pensar que es una forma de al menos que alguien sea castigado.

Utilizando la muerte de Sauros, todas las quejas de las personas de la provincia fueron transmitidas a él para desaparecer con su último aliento, y luego piensas que la persona que coja el mando será alguien que pueda solucionar el problema, consiguiendo de esta forma limitar las quejas de las personas.[140]

Y dudo que eso fuera todo, no me cabe duda de que habría alguna clase de conflicto interno entre los nobles por algún motivo. Y aunque no sé cuánto poder poseía el viejo Sauros, pero por lo que puedo comprender, poseía suficiente poder como para ser necesario matarlo para quitárselo.

Es probable... aunque también es probable que consiguieran convencerle de que era lo correcto, y aunque pudiera serlo... Piensa en el estado actual de todo esto. El campo de refugiados está inactivo, y la sede tampoco tiene bullicio... me es imposible creer que el reino de verdad intenta reconstruir la provincia de Fedora.

Si Sauros siguiera con vida, no me cabe duda de que al menos habría más actividad en el ambiente, era del tipo de persona que era útil exactamente en estos casos.

No, todo esto es insignificante... al menos para mí, son asuntos que no me importan. Lo que sí me importan es lo que siente Eris en este momento... lo que tiene que estar pasando.......uff... A Eris no le queda familia en este mundo.

Y no me puedo ni imaginar como encontraron a Philip e Hilda o como murieron... ¿fue antes de que Sauros muriera? ¿o después? Por lo que han dicho, Sauros estaba vivo para que pudieran matarlo, así que seguramente fuera el último en morir... ¿por qué tenían que matarlo? No había necesidad...

En un desastre como ese, con la catástrofe mágica, ¿cuántas personas crees que murieron? ¿100, 200 inocentes? ¿Por qué teníais que encima matar a una de las personas que consiguió regresar? ¿Para esto regresó Eris?

Joder, puta mierda, no puedo pensar con claridad, y mi mano me duele.


"Ludeus-dono, comprendo como se siente pero... así es como están las cosas en el reino de Asura."


No es algo que puedas dejar solo en esas palabras, Alphonse, tú Lord fue asesinado, ¿lo entiendes? Ghyslaine, el que te salvó la vida fue asesinado, ¿cómo puedes estar tranquila?

Fueron palabras que quise decir, pero no conseguí hacerlas salir de mi boca; ya que Eris no había dicho nada aún.

No serviría de nada que yo me pusiera a gritar, por mucho que para mí fueran familia, porque en realidad no lo eran; y si la propia familia que queda no dice nada, cualquier cosa que diga yo será irrelevante.


"...¿Y qué va a ocurrir a partir de ahora?"


Por inusual que me pareciera, Eris no gritó, ni se dejó llevar por la ira; sino que hizo tranquilamente esta pregunta.


"Me han llegado noticias de que a Philemon Notos Greyrat-sama le gustaría tomar a Eris-sama como su concubina."


Hasta yo pude sentir la ansia asesina que Ghyslaine le estaba enviando a Alphonse.


"¡Alphonse! ¡¿De verdad planeas continuar con esa idea?!"


Ghyslaine soltó un rugido furioso con sus entrenadas cuerdas vocales propias de la raza feral, hasta el punto de que pensé que mis tímpanos explotarían.


"¡Recuerdas lo que ese hombre dijo, ¿no es así?!"


Pero en respuesta a la furia de Ghyslaine, Alphonse se mantuvo controlado.


"Pero si de verdad nos preocupa el futuro de la provincia de Fedora, esa minucia sería..."

"¡Es imposible que encuentre la felicidad al lado de ese hombre!"

"Aunque sea un despojo, sigue siendo miembro de una familia distinguida. Además, existen varios ejemplos de matrimonios de conveniencia que acabaron en felicidad."

"¡Nunca escuché de tal precedente! ¡¿De verdad estás pensando en el bien de Eris?!"

"En quien pienso es en la familia Boreas y en la provincia de Fedora."

"¿Pretendes sacrificar a Eris por tal fin?"

"Si fuera necesario."


De improviso, los 2 se pusieron a discutir, dejándome totalmente en blanco ante la escena. Cuando quise darme cuenta, Eris se había puesto en pie, soltando mi mano y cruzándose de brazos en su pose característica.


"¡Callaos!"


Fue un tono de voz suficiente fuerte como para que Ghyslaine se llevara las manos a sus orejas. Hacia tiempo que no escuchaba los gritos de Eris, pero ese vigor que mostró desapareció rápidamente.


"...Dejadme sola un rato, lo pensaré."


Tras escuchar su fulminante orden, los 2 se detuvieron. El primero en salir de la habitación fue Alphonse; Ghyslaine miró con incertidumbre a Eris antes de salir de esta. Y yo por mi parte me quedé con Eris dudando sobre lo que debería decirle.


"Eris.... yo..."

"Ludeus, ¿no me escuchaste? Déjame sola un rato."


Su tono fue severo, dejándome un poco en shock. Pensándolo fríamente, creo que esta fue la primera vez en todos estos años que Eris me ha rechazado de esta forma.


"....De...acuerdo..."


Agaché la cabeza y salí de la habitación dándole la espalda a Eris, y cuando cerraba la puerta, pude escuchar el suave sonido de alguien llorando.


4ª Parte[edit]

Alphonse nos preparó tanto a Eris como a mí unas habitaciones en una casa cercana a la sede del refugio, las habitaciones se encontraban en un lateral del edificio en un pasillo con 4 puertas alineadas donde se encontraban 4 estrechas habitaciones individuales. El edificio seguramente fuera construido para albergar a los refugiados que fueran llegando nuevas.

Transporté mi equipaje a mi habitación y el de Eris a una habitación adyacente para que estuviéramos pared con pared, y me cambié de ropa a algo más cómodo. Dejé sobre la cama mi manto, el que había tenido que coser yo mismo patosamente para cerrar el hueco que me hizo Orsted, y salí de la habitación en dirección a la sede del campo de refugiados.

Pensé en hablar con Ghyslaine y Alphonse un rato, pero fui incapaz de encontrarles, aunque no me extrañó. Aprovechando que me encontraba aquí y que no tenía ganas de nada, le eché un vistazo por encima al tablón de anuncios.

Me encontré aquí el mensaje de Paul, el que me he estado encontrando un gran número de veces estos meses, diciéndome que buscara en la parte norte del continente central.

Esto me lo escribió cuando yo tenía 10 años... pronto cumpliré los 13. Ha pasado bastante tiempo ya.

Dejo mis ojos pasar sin detenerse sobre el listado de muertos y voy a los desaparecidos, buscando la sección de la aldea Bonna.

Varios de los nombres que conocía aparecían en la lista de desaparecidos, y más de la mitad tenían líneas cubriéndolos; tras contrastarlo con la columna de muertes, pude ver que los que estaban tachados aparecían en ella.

Seguramente para confirmar que habían encontrado a un desaparecido muerto, lo incluían en la lista de muertos y tachaban el nombre en desaparecidos.

La lista de desaparecidos es superior que la de muertos, pero esta última seguía increíblemente llena.

Encontré el nombre de Rawl tachado en la lista de desaparecidos y tuve que contener el aliento, porque aunque ya sabía que había muerto, por lo que me dijo Paul; aunque solo pude imaginarme la causa de su muerte. Pero lo que encontré justo debajo fue el nombre de Sylphy en esta lista de desaparecidos.

Tachado con una línea.

Mi corazón se puso a bombear con fuerza.

No puede ser...

.

..

...

Con este pensamiento, examiné la columna de muertos, y no lo pude ver junto al nombre de Rawl, y aunque busqué por toda la lista de arriba a bajo, no pude encontrar las letras para el nombre 'Sylphiette.

...¿Huh?


"Eh, señor, hay una línea sobre el nombre en la lista de desaparecidos, pero no encontré el nombre en la otra lista..."


Me pareció extraño, por lo que pregunté al encargado de la sede.


"Ah, sí, eso se debería a que ha sido confirmado con vida."


Tras escuchar esas palabras pude sentir como un apretado nudo en mi estómago se soltó, y como algo en mi interior continuara bajando, pasando por mis pulmones, mi estómago y mis intestinos como si me fuera a cagar encima.[141]

Sylphy está viva...

Este hecho hizo que sintiera un enorme alivio.


"Entonces, esto... ¿sabes cómo contactar con esa persona?"

"No, quiero decir, a menos que se haga una solicitud formal en la sede."[142]

"El nombre de la persona que busco es Sylphiette, ¿podrías solicitar información al respecto?"

"Por favor, espere un minuto."


Varias de decenas de minutos más tarde de esta pregunta.


"Lo sentimos muchísimo, pero no se ha registrado información de contacto para esa persona."

"Ya... veo."


Seguramente se deba a que todavía no ha encontrado un lugar en el que asentarse o que otra persona la encontrara y actualizara la lista sin que la propia Sylphy añadiera la información de contacto... Otra opción sería que se ha omitido deliberadamente esta información, pero dudo que sea el motivo. Pero en definitiva, hay una alta posibilidad de que Sylphy siga con vida, así que por el momento me conformaré con eso.

Este razonamiento no eliminó mi preocupación, como era de esperar. Porque, por ejemplo, podría haber un problema con su tono de pelo, que aunque es algo distinto del de la raza Supard, sigue siendo verde; aunque, según Hitogami, la maldición recayó únicamente sobre los Supard como raza, así que no debería haber motivos para que la acosaran activamente.

No obstante, hay demasiado desalmado en el mundo, Sylphy podría estar llorando en alguna parte por acosadores que se meten con su pelo.

Bueno, no, porque por lo que me dijo Paul, ya es capaz de usar magia curativa en silencio, no oí nada más, pero siento que ya posee suficiente fuerza como para sobrevivir por su cuenta. No me extrañaría que, al igual que yo, estuviera trabajando de aventurera en algún grupo de aventureros. Además, Lilia me comentó que le había enseñado etiqueta y reglas de la corte, por lo que debería ser capaz de vivir en cualquier parte.

O puede que no haya descubierto que su padre ha muerto y ande buscándole; no me extrañaría nada si regresó sana y salva del incidente. Pero por favor, que no haya acabado como esclava...


En mi situación, tacho con una línea los nombres de Lilia y Aisha, y compruebo que Ludeus ya ha sido tachado. Imagino que recibirían un aviso de que Eris venía hacia acá, e incluirían que yo la acompañaba.

De la familia de Paul, el único nombre que continúa sin tachar es Zenith Greyrat.

Todavía no la deben haber encontrado. La próxima vez que se me aparezca Hitogami en sueños le preguntaré a ver qué me puede decir.


Eris todavía no había salido de la sala de reuniones en la que la dejé.

Me da la impresión de que es la primera vez que ha estado tanto tiempo preocupada, con lo rápido que suele cambiar de ánimos. Pero después de viajar durante tanto tiempo y conseguir regresar, no había una familia que nos recibiera con los brazos abierto, así que es normal que Eris esté así.

Me pregunto si será buena idea ir con ella para intentar animarla... aunque mejor espero un poco más.

Mientras pensaba en todo esto, decidí regresar al edificio en el que guardé nuestro equipaje para descansar un rato, ya que aunque estuve dándole vueltas a varios asuntos, fui incapaz de pensar en qué hacer a partir de ahora.


5ª Parte[edit]

Justo cuando me disponía a salir de la sede de los refugiados, Alphonse me hizo llamar.

Me llevó a su cuarto y me hizo sentarme en una silla en el centro de la habitación que tenía en este mismo edificio. Frente a mí se encontraba Alphonse, y a mi derecha Ghyslaine, ambos sentados; seguramente porque Eris no estaba delante.

Nada que ver con mi actitud hasta ahora, ellos comprenden a la perfección la relación entre contratista y empleado.


"Ludeus-dono, le he hecho llamar porque necesitábamos que nos hiciera un informe de lo ocurrido, siendo conciso en los detalles."

"¿Un informe?"

"Sí, sobre los últimos 3 años, ¿qué habéis estado haciendo?"

"Ah, tienes razón."


Tras recibir esta petición de Alphonse comencé a contarle lo ocurrido en nuestros años de viaje.

Sobre cómo fuimos teletransportados al continente demoniaco y conocimos a Ruijerd; de como nos registramos como aventureros para ganar dinero para el viaje; el pequeño conflicto en el Gran Bosque; de cómo nos encontramos con Paul y el grupo de búsqueda de Fedora en Milis-Sion y comprendimos por primera vez la situación real de la catástrofe; de como nos, tras llegar al continente central, nos dirigimos al norte para buscar información y lo ocurrido en el reino de Shirone; y de como nos encontramos con Orsted en la Mandíbula Inferior del Dragón Rojo.

Me centré principalmente en aquello que involucraba a Eris, expresándome tan breve y claramente como pude.

Alphonse me escuchó en silencio hasta el final tras lo que repentinamente me detuvo cuando le contaba que nos separamos de Ruijerd.


"...¿Vuestro escolta se marchó?"

"Sí, aunque le debemos muchísimo."

"Comprendo, había pensado proponerle a Eris-sama que le hiciera entrega de una recompensa oficial una vez se calmara."

"Ruijerd no es del tipo de persona que aceptaría algo así."

"Comprendo."


Alphonse asintió y sin mediar palabra me miró a los ojos, dejándome ver la cara de un hombre cansado.


"Bueno, Ludeus-dono... Somos todo cuanto queda de las personas que trabajaban para Sauros-sama."

"...¿Y el resto de criados?"

"El hecho de que no hayan regresado aun solo puede significar o que murieron o que regresaron a sus hogares."

"Ya veo."


Así que muchas de las nekomimi[143] murieron también... Aunque es posible que muchas de ellas regresaran al Gran Bosque.


"Y eso que recibieron tanto apoyo de Sauros-sama... es lamentable."

"En el fondo, era una simple relación hecha por el dinero."


Tras decir esto, la expresión de Alphonse que se había mantenido impasible hasta ahora fue ligeramente alterada. Puede que lo haya puesto de una forma bastante seca, pero es la verdad.


"Había dudado si contar con el todavía joven Ludeus-dono en esto, pero... si eres capaz de responder de esa forma, no debería haber inconveniente en hacerlo. Has conseguido proteger a Eris-sama y traerla de regreso a casa sana y salva, y como reconocimiento por tal hazaña, le aceptamos como vasallo de la familia Boreas Greyrat."


Como vasallo... aunque parece que estamos reunidos todos ellos.


"Para continuar, me gustaría comenzar una reunión de los vasallos de los Boreas Greyrat, ¿le importa, Ludeus-dono?"


Así que una reunión... es más que probable que las tuvieran aun antes de la catástrofe sin tenerme presente. Y eso que es más que probable que Ghyslaine no fuera incluida en ellas antes del mismo; no me extrañaría que aunque ahora solo seamos 3, antes fueran una gran cantidad de ellos.


"Por supuesto que no. ¿Qué vamos a tratar?"


No tenía intención de seguir dando vueltas, por lo que hice esta pregunta. Aunque teniendo en cuenta que Philip y Sauros ya no están entre nosotros, está más que claro sobre quién vamos a hablar.


"Es sobre Eris-sama."


¿Ves?


"En concreto, me gustaría discutir sobre el futuro de Eris-sama."

"¿El futuro?"


Tiene sentido, porque aunque Eris haya regresado a casa, no queda nada de ese hogar o familia, hasta el palacete ha desaparecido. Es imposible regresar a como vivía hasta ahora.


"Sí, sobre lo que Eris-sama debería hacer de ahora en adelante."

"Es cierto que Sauros-sama y Philip-sama han perecido, pero eso no significa que toda la familia Boreas haya desaparecido, ¿no es cierto? ¿No se puede buscar una casa en la que alojarla?"

"James-sama es una persona que se preocupa por las habladurías, por lo que seguramente rechace hacerse responsable de Eris-sama."


Así que James, el tío de Eris... además del actual cabeza de familia. Si no lo recuerdo mal, alcanzó su posición tras una lucha por el poder con Philip, de la que salió vencedor.

Si le preocupan tanto los rumores, no me cuesta imaginar que no querría tener en su casa a Eris, que no se comporta exactamente como una noble, ya que sus modales son un tanto burdos; llegados a este punto no se puede considerar como una niña que todavía necesita mejorar.

Por no hablar de que en su casa ya estarían varios hermanos de Eris viviendo allí, y formando parte de su familia, junto a gran cantidad de primos. No me cuesta imaginar que acabaría surgiendo algún roce indeseado con alguno de ellos y Eris no es tan adorable y simpática como para que quiera aceptarla en su hogar aun sabiendo que causará problemas.


"Y aun en el caso de que decidiera acogerla, no estoy tan seguro de si le trataría como es debido por ser noble... No es imposible que decida tratar a Eris-sama como una criada más del servicio. Debido a esto, rechazo esta opción."


Asentí a su conclusión.

Es mejor así, para qué darle más vueltas. No voy a negar que Eris ha madurado bastante en estos años, pero sigue siendo tan abrupta como siempre, no creo que fuera capaz de contener su furia si la trataran de esa forma.


"Por otro lado, Philemon Notos Greyrat nos informó de que si Eris-sama consiguiera regresar con vida, no tendría inconveniente en hacerla su concubina."


'El hermano menor de Paul, mi tío Philemon... Creo recordar que es el actual cabeza de familia de los Notos; aunque también creo que el viejo Sauros lo odiaba... Además que fue el causante de la discusión anterior.

Tras observar a Ghyslaine, pude ver como había cerrado los ojos, aun con el ceño fruncido manteniéndose en silencio.


"Son solo rumores, pero he escuchado habladurías sospechosas sobre Philemon-sama."

"¿Habladurías sospechosas?"

"Sí, se rumorea que ha estado haciéndole favores al Primer Ministro Darius Silver Ganius, debido a los últimos acontecimientos."


¿Qué tendrá eso de habladurías sospechosas? No me cabe duda de que casi todos los nobles le hacen favores de más a los que poseen más poder, vamos, es lo normal.


"Lord Darius ha estado solucionándole unos problemas estos últimos años y eso que apoya a la facción del Primer Príncipe, por si fuera poco, consiguieron exiliar finalmente del reino a la Segunda Princesa bajo las sombras."


Hmmm... no lo pillo. por mucho que te pongas a hablar de primer príncipe esto, segunda princesa lo otro, como mucho se me ocurre que pueden ser caballos de un hipódromo...


"Philemon-sama estaba afiliado con la facción que apoyaba a la Segunda Princesa, pero..."

"Como la exiliaron del reino, ¿su influencia ha caído en picado?"

"En efecto."


Creo que ahora lo entiendo... básicamente, como su jefe estaba a punto de perder, estaba maquinando un plan para cambiar al bando vencedor.


"No le veo problema a nada de lo que dijiste sobre Philemon..."

"Ludeus-dono, ¿recuerdas el secuestro que ocurrió hace tantos años?"

"¿Un secuestro?"

"Sí, en el que se intentó secuestrar a Eris-sama."


Ah, el que yo sugerí...


"La persona tras ese secuestro era Lord Darios."

"...Oh..."

"Lord darios vino en una ocasión a la provincia de Fedora, y parece que acabó enormemente interesado en Eris-sama tras verla por primera vez."

"¿Te refieres en el sentido sexual?"

"En efecto."


En ese caso, como se sentía atraído por ella, le pediría a Sauros que se la entregara y este le rechazó al instante, lo que llevó a que intentara secuestrarla... Tras tantos años, por fin he conocido la verdad detrás de ese incidente. Aunque bueno, seguramente ya lo hubieran confirmado hace tiempo, pero como Darius es alguien importante no pudieron levantar demasiado polvo.

Aunque me pregunto por qué Sauros rechazó esa solicitud... ¿porque odiaba a Darius? Después de todo, era un hombre que decidía las cosas dejándose llevar por sus emociones, pero dependiendo de lo que le llevara a tomar esa decisión, este tema podría ser peligroso.


"En el caso de que Philemon-sama tomara a Eris-sama como su concubina, seguramente se inventaría alguna excusa para poder ofrecérsela a Lord Darius; por lo que Philemon-sama parece que solo pretende utilizar a Eris-sama como un objeto."


Hmm... por lo que me dijo Lilia, los nobles de Asura son en general unos pervertidos de cuidado, suficiente como para que un niño con unas bragas usadas parezca hasta casto, así que Darius debe de ser similar... No puedo negarle que al menos tiene buen gusto si está interesado en Eris. Aunque esto sería lo único que puedo elogiar en él.


"En ese caso, esta opción también sería rechazada, ¿no es así?"

"Pues no, porque aunque lo que sabemos del propio Darius es bastante reprobable, sigue siendo la persona con más influencia en el rey y en el que parece ser que se convertirá en rey. Y no me cabe duda de que Eris-sama sufrirá algunos percances garantizados en su estatus social así como su trato en la corte."

"¿Pero...?"

"Si Eris-sama solicitara un pequeño capricho egoísta, es más que probable que Lord Darius la escuchara y aceptara llevarlo a cabo, como por ejemplo, la reconstrucción de una ciudad para la repoblación de la provincia de Fedora..."


Comprendo... si eres la mujer de alguien con poder, puedes aprovechar parte de ese poder para tus propios fines... aunque en realidad, no me gustaría que Eris se convirtiera en propiedad de esa clase de degenerado.


"¿Alguna otra opción?"

"Para la mayor parte de los nobles, Eris-sama es......, ahora que Sauros-sama y Philip-sama están muertos, su valor como la hija de un noble es casi inexistente."


¿Valor inexistente...? ¿Lo dice en serio? Porque si me preguntaras a mí, el valor de Eris es suficientemente elevado en sí misma...


"Ludeus-dono, ¿qué opción te parece la mejor?"

"...Antes de dar mi opinión, ¿te importaría si escucho la opinión de Ghyslaine?"


En respuesta a la imprevista pregunta, respondí calmadamente de esta forma, esquivándola; ya que todavía no tengo la mente organizada con todo este asunto.


"Considero que lo mejor sería que Eris-ojou-sama permaneciera junto a ti, Ludeus."

"¿Junto a mí?"

"Eres hijo de Paul, además que Zenith también es miembro de una familia influyente de Milis-Sion. Debido a que tu pasado y tu linaje son extensamente conocidos, existe la posibilidad de que te pudieras convertir en un noble del reino de Asura."


No estoy yo tan seguro... al menos no lo creo posible.

Pensando de esta forma, observo a Alphonse.


"No es imposible. Paul-dono ha obtenido suficientes méritos debido a este incidente. Si los pusiéramos a buen uso, convertir a Ludeus-dono en un noble sería posible; aunque, sería difícil conseguir suficiente poder como para administrar la provincia de Fedora. Entre otras, porque dudo que Philemon-sama permitiría que el hijo de Paul-dono poseyera poder alguno; por no hablar de que si te casaras con Eris para obtener algo más de influencia, no me cabe duda de que te ganarías la enemistad de Lord Darius y/o James-sama."


Eso imaginaba...

Aunque de un modo u otro, al menos fui capaz de comprender que a Alphonse solo le interesa la regeneración de la provincia.


"Por mi parte, me parecería bien que Ludeus huyera junto a Eris-ojou-sama."

"¿Y qué pasaría con la provincia de Fedora?"

"Ese sería tú problema."


Ghyslaine se desentendía de Alphonse con estas palabras, denotando la seguramente mala relación entre ellos.


"¿No era hacer que Eris-sama, la más amada por Sauros-sama, gobernara estas tierras nuestro mayor deseo?"

"Ese deseo es mayor deseo, no pienses lo contrario, yo solo quiero que Eris-ojou-sama sea feliz."

"¿Será capaz de ser feliz si huye junto a Ludeus-dono?"

"Como mínimo lo será más que si se casara con Philemon."

"¿Y qué pasa con los habitantes de esta región?"

"Eso no es asunto mío, ya que desde un principio y en ningún momento, se esperó algo así de Eris-ojou-sama."


El grupo de vasallos estaba dividido en 2 distintas posturas, así que lo pondré en orden.

Alphonse quiere que Eris siga los pasos de Sauros y Philip, para que consiga gobernar estas tierras; por este motivo, dice que debería soportar hacer algunas cosillas hentai[144] con un noble salido.

Ghyslaine dice que todo eso no debe importarnos y que quiere que Eris sea feliz; y con esa finalidad, dice que lo mejor es que se olvide de su estatus y su familia noble, marcharse de aquí y casarse conmigo.

Si soy sincero, estoy más del lado de Ghyslaine. Aunque principalmente es por afecto, ya que después de protegerla durante todos estos años para llegar hasta aquí, no me gustaría que acabase perteneciéndole a un cerdo, aunque realmente no tengo ninguna prueba de que ese tal Darius lo sea, y aunque no lo fuera, marcharme junto a Eris sigue siendo la mejor opción para mí, ya que no le doy tanta importancia al poder político.

Aunque, en parte comprendo la postura de Alphonse.

Quiere que Eris continúe el legado de Sauros, por lo que considero que es un tema importante, y al menos comprensible.

Comprensible pero que no puedo apoyar, aunque realmente dudo que mi opinión importe.


"Parece que no sacaremos nada en claro."


Pronuncié estas palabras y los miembros de la disputa me miraron.


"¿Qué quieres decir?"


Tras la pregunta de Alphonse, añadí,


"En cualquier caso, quién lo decidirá será Eris, por lo que no tiene sentido que lo hablemos entre nosotros sin ella presente. Por otra parte, podríamos intentar tratar algún tema más constructivo. ¿Hay algún otro asunto que necesitemos concretar?"


Alphonse me miró anonadado sin saber reaccionar, al igual que Ghyslaine, que se quedó en silencio.


"Si no lo hay, me gustaría retirarme a descansar."


Terminando así nuestra reunión de este día.


Capítulo 63 - La decisión de la joven dama[edit]

Nota del Autor Magote Riujin: Los contenidos de este capítulo son bastante eróticos y explícitos, intenté contenerlo en el rango Para Mayores de 15 Años, pero es posible que haya superado ligeramente esto, por lo que cualquiera al que le disguste este tipo de contenidos este atento y los salte.

1ª Parte[edit]

Para cuando la reunión se dio por terminada, el sol ya se había puesto, por lo que regresé a esa habitación con lo mínimo indispensable en cuanto a mobiliario.

Mi intención era sacar de la bolsa de viaje mis pertenencias y organizar parcialmente la habitación, pero no me apetecía en absoluto; por lo que simplemente me senté en la cama. Al hacerlo, mi cuerpo acabó rescostándose solo en el duro colchón, demostrándome que estaba más cansado de lo que creía.


"Fuu..."


Siento que la fatiga inunda todo mi cuerpo, y eso que no recuerdo haber hecho nada hoy que me pudiera haber dejado en este estado, aunque quizás sea agotamiento mental.

....No, no lo creo, más bien pienso que podría estar en shock yo también. Sauros, Philip e Hilda.... No es que tuviera una relación especialmente cercana con ninguno de ellos, pero todavía puedo recordarles al cerrar los ojos.

Como esa vez que el viejo Sauros vino a ver cómo estaba Eris el día que salimos fuera de la ciudad. O esa vez con Philip y su sonrisa siniestra, pidiéndome que me uniera a él en su cruzada por usurpar el poder de la familia Boreas. O esa otra en la que Hilda dijo que me aceptaba en su familia y me casara con Eris.

Pero todos ellos ya...

Y por si fuera poco, ya no sigue en pie ni la enorme casa en la que estuve tanto tiempo y en la que las voces hacían eco por los pasillos... ni el salón de banquetes en el que bailé con Eris por primera vez en público, ni la torre en la que acabé interrumpiendo el momento rosado de Sauros-ojii-san, ni la increíble biblioteca de Philip. Todo eso ha desaparecido completamente.

Y no solo el palacio, Roa también, y hasta la aldea Bonna...

No lo he visto personalmente, pero estoy seguro de que ha desaparecido el árbol que con tanto cariño cuidaba Zenith, el mismo que Roxy destrozó cuando me enseñó la magia de Agua de nivel Santo, o ese enorme árbol en el que Sylphy y yo jugábamos juntos... Todo eso, también ha dejado de existir.

...¿Por qué será que cuando recuerdo la aldea Bonna, me acuerdo de tantos árboles? Bueno, no importa. En definitiva, no queda nada aquí. Pensé que lo comprendí cuando Paul me lo dijo en Milis-Sion, pero al verlo con mis propios ojos, el impacto ha sido mayor del que imaginé.


"Fuuu..."


Knock Knock

Tras mi segundo suspiro, alguien llamó a mi puerta.


"...Adelante."


La persona que abrió la puerta y entró en la habitación, fue Eris.


"Buenas noches, Ludeus."

"Eris, ¿te encuentras mejor?"

"Estoy bien."


Eris me respondió colocándose frente a mí en su pose habitual.

No parece que siga demasiado deprimida... Típico de Eris, capaz de superar en poco tiempo la pérdida de su familia, es mentalmente más fuerte que yo. Aunque puedo estar equivocado y seguir bastante desanimada; por lo general no suele ni llamar a la puerta y simplemente la abre con un portazo.


"Después de todo, hace tiempo que acepté que esto podría haber pasado."

"Ya veo..."


Las palabras de Eris fueron honestas y sin darle demasiada importancia.

Eris fue capaz de prepararse mentalmente para la posibilidad de que su familia hubiera muerto... eso es algo que para mí sería imposible; es más, aun hoy, sigo creyendo que Zenith sigue con vida, por mucho que sea capaz de comprender que la posibilidad de que haya muerto es mucho mayor.


"Dime, Eris, ¿qué piensas hacer de ahora en adelante?"

"¿Que qué voy a hacer?"

"Sí, bueno, ¿has oído lo que Alphonse quería contarte?"

"Lo hice, pero eso ahora no importa."

"¿Que eso ahora no importa...?"


Eris me miró directamente a los ojos, y en este preciso instante, me di cuenta por primera vez en nuestra conversación de lo distinta a lo habitual que iba vestida.

Llevaba puesto el vestido negro que compró en Milis-Sion, que hacía juego perfectamente con su rojo pelo que corría por sus hombros haciéndolo más resultón y elegante. Quizás es debido a que el material es bastante fino, pero puedo notar un par de montecitos coronando sus pechos...

¿Hm? No es que sea demasiado fino, sino que no lleva puesto el sujetador.

Y tras fijarme un poco más de cerca, pude comprobar que su pelo estaba ligeramente húmedo, como si justo se lo hubiera terminado de lavar en el baño; junto al detalle de que pude olfatear un aroma más atrayente de lo normal.

¿De qué se tratara? Siento que es algo que he olido antes... ¿Perfume?


"Ludeus, me he quedado sola."


¿Sola? Ah... se refiere a que no queda nadie de su familiares cercanos, porque aunque aun tenga hermanos con vida[145], para ella no son familia.


"Y también, no hace mucho que cumplí los 15 años."


Al escuchar esto, entré en pánico.

¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Dónde? S-Si mi cumpleaños fue hace 1-2 meses... eso significa que lo cumplió hace más de un mes... Mierda, no me di cuenta.


"Hmm... lo siento... lo olvidé por completo."


¿Qué día fue...? No recuerdo que dijera o hiciera nada que indicara que se acercaba la fecha, y por lo general Eris habría ido haciéndose notar si se acercaba su cumpleaños. ¿Hubo algún día que Eris hiciera algo fuera de lo normal? Soy incapaz de pensar en ninguno..


"Sé que no te diste cuenta, Ludeus, pero fue el día que Ruijerd me dijo ya era una adulta."

"Ah."


Así que fue ese día... Recuerdo que la conversación me pareció extraña, y ahora entiendo el motivo por el que Ruijerd le dijo a Eris que ya era una adulta ahí en mitad de ninguna parte. Mierda... he podido haber metido la pata hasta el fondo... ¿cómo pude no darme cuenta?


"Hmm..... ¿Te importa si te preparo ahora algo como regalo? ¿Hay algo que quieras en concreto?"

"Bueno, hay algo que me gustaría."

"¿El qué?"

"Una familia."


Me quedé sin palabras ante su respuesta.

Eso es algo fuera de mi alcance... no puedo revivir a los muertos.[146]


"Ludeus, por favor, sé mi familia."

"¿Eh?"


La cara de Eris se tornó roja hasta el punto de que no me extrañaría que brillara en la oscuridad.

Será que... ¿me está proponiendo matrimonio? No creo, ¿no?


"¿Te refieres a que quieres ser mi hermana mayor?"

"No me importa como lo quieras ver."


El enrojecimiento de sus mejillas se extendió hasta la punta de sus orejas, mientras Eris evitaba mirarme a los ojos.


"Lo que quiero decir... dicho de otra forma... d-durmamos juntos."


¡¿Y qué se supone que eso quiere decir?! Un segundo, cálmate... piensa en lo que ha dicho, quiere que durmamos juntos... ah, claro, ahora lo entiendo. Con lo ocurrido, Eris se encuentra en Shock, y para calmar su corazón, quiere no estar sola y poder sentir el calor de alguien a su lado; o como lo ha llamado, familia... Bueno, puede que en esta ocasión sea aparentar ser una familia, pero...


"¿Estás segura? Aunque te sintieras algo decaída hoy, es posible que acabe sobrepasándome un poco..."


Lo he dicho por esa fatídica noche de mi 10º cumpleaños en el que acabé pasándome de la ralla, y es que, si soy sincero, la verdad es que me falta confianza en que no se repetirá. Siento que no podré controlarme si compartimos una cama tan estrecha y puedo sentir el calor de Eris a mi lado durante la noche; e imagino que Eris debería comprenderlo y que...


"H-hoy n-no importa."

"Sé que ya te lo dije antes, pero no creo que pueda conformarme con solo un poco."

"Lo recuerdo, y hoy no me importa lo que me hagas."


Tras escuchar su respuesta, mi única reacción posible fue quedarme pasmado observándola, rememorando sus palabras en un eco interminable.

no me importa lo que me hagas, hagas, hagas, hagas, hagas...

Si me dices algo así, mini-mí[147] va a querer hacerte una gran ovación, ¿lo entiendes?


"¿P-Por qué me dices algo así tan de repente?"

"¿No prometimos que lo haríamos cuando cumpliera los 15 años?"

"¡Pensé que te referías a cuando YO cumpliera esa edad!"

"No importa como se dijo."

"¡Importa!"


Algo... algo anda muy mal... piensa, ¿qué es lo que falla? Sí, el hecho de que Eris se sienta sola... y de ahí que haga algo fruto de la desesperación. Es una escena que he vivido en varias ocasiones en distintos eroges, en la que alguien cercano de alguna chica muere y se acerca a alguien buscando confort, y acabando teniendo relaciones sexuales con ese alguien.

Eso lo comprendo... pero, si le pongo la mano encima, ¿no es como si me estuviera aprovechando de su momento de debilidad? ¿De verdad quiero hacer algo así? Si soy sincero, mis innombrables me están gritando alegremente que me despida de una vez de mi virginidad; pero, ¿no sería mejor esperar a estar algo más tranquilo? Porque dudo que sea buena idea hacer algo como esto apenas enterarnos de la noticia. Hasta yo estoy impactado por todo lo que nos han dicho... Podríamos llegar a arrepentirnos.

Aunque claro, una oportunidad como este puede no volver a repetirse... Si por cualquier motivo, Eris acaba yendo a donde Philemon, seguramente deseche la promesa, o no sé si surgirán problemas por haberme quedado su primera vez.............pero..........quiero hacerlo con ella, por mucho que sienta que no debería.

Siempre me había reído de los protagonistas Dokan de los harems de anime, que siempre se acobardan cuando llega la hora de mostrar su lado varonil; y ahora resulta que yo me echo atrás cuando llega la hora de la verdad. Pero es que, siendo sincero, no sé cuál sería la opción correcta, porque siento que me arrepentiré haga lo que haga.

No me cabe duda de que me arrepentiré dentro de 2 años esperando encontrarme a Eris envuelta en cinta de regalo para mi 15º cumpleaños diciéndome algo como ¡Soy tu regalo de cumpleaños, y como tenía miedo de pegarte por accidente, decidí maniatarme para que hicieras conmigo lo que quisieras! y que llegado el día no acabe pasando ni algo medianamente cercano.

...Aunque espera un segundo; hace poco casi muero, y recuerdo que en aquel momento me arrepentí enormemente de no haber podido cumplir la promesa, sintiendo que aun me quedaba eso por hacer... ¿Acaso estaré vivo dentro de 2 años? Recuerdo que he vivido un par de crisis últimamente, ¿no sería mejor quitarme la espina y olvidarme de este posible arrepentimiento dejándome llevar?

No, pero.... no sé, espera...


"...¡Cough!"


Mientras andaba perdido en mis pensamientos, Eris se aclaró la garganta y se sentó sobre mi regazo, rodeándome el cuello con sus brazos, dejándome un primer plano de su preciosa cara y su escote bronceado de tantas horas al sol.

Cuando sintió mi reacción haciéndose notar entre sus muslos fue a decir algo, y antes de poder pronunciar palabra su enrojecida cara se volvió más vibrante.


"Aquí, qué..."

"Es porque eres encantadora, Eris."


Eris suspiró y acarició el interior de sus muslos contra la cabeza de mi pequeño, dejándome sentir una agradable y maravillosa sensación que deleitó enormemente a mi compañero.


"Esto pasa porque estás excitado, ¿no?"

"Sí..."

"No es que yo no te valga, ¿no?"

"Sí..."

"¿Te preocupaban lo que pudieran pensar mi padre y mi abuelo?"

"Sí..."

"Pero, Ludeus, tus ojos llevan rato mirándome con deseo."

"Sí..."

"¿Y aun así dices que no deberíamos?"

"........Sí...."


Tardé, pero al final asentí.

Aun con mi mirada clavada en sus desbordantes pechos y la curva de su cuello; aun con la suave sensación de sus caderas sobre mis muslos y su pecho contra el mío; aun pudiendo llenar mis pulmones de su agradable aroma; y aunque mi cuerpo estaba cediendo ante mi instinto.

Aun así, reuní la poca cordura que conservaba y dije las siguientes palabras.


"Lo que prometimos... La promesa no fue esta. ¿No deberíamos esperar hasta que cumpliera los 15 años?"


Por supuesto, eso fue lo que acordamos, aunque francamente, en este preciso instante no podría importarme menos; y aunque ni yo comprendo el motivo, mi resistencia no cesaba.

Al escucharme decir esto, Eris suspiró y dijo lo siguiente.


"Eh, Ludeus, hay una cosa que me enseñó mi madre, pero me prohibió usarla salvo cuando fuera una situación especial, pero como me da vergüenza, solo la diré una vez."


Tras decirme esto, respiró profundamente una única vez y llevó su boca junto a mi oído, donde me dijo una única frase con una vocecita de cordero degollado, tras romper el sello en la técnica prohibida.


"Ludeus, quiero ser tu gatita, nya~n"

Mushoku06 254.jpg

Esas palabras no tardaron en invadir mis oídos y devorar la poca resistencia y razón que contenía, rompiendo todo límite que me hubiera intentado poner; porque esta chica a la que conocen en medio mundo con el perfecto sobrenombre de Perro Rabioso...

Un perro... ¡Un perro! ¡Pero ha dicho NYAN!

Tras lo que me dejé llevar por mi instinto, me convertí en un animal[148], y acabé empujando a Eris sobre la cama antes de echarme sobre ella.


2ª Parte[edit]

Esa noche, tanto Eris como yo dimos el paso juntos para convertirnos en adultos.

Durante ese momento juntos, olvidé todo cuanto me preocupaba, centrándome únicamente en acompañar a Eris esa noche.

Aunque no lo dije en alto, comprendí que la amaba y que quería estar con ella para siempre; sin preocuparme de nada a parte de eso.

¿No me lo dijo Paul en su día? El Noblesse Oblige[149] no tiene nada que ver con nosotros. No tenemos que darle demasiadas vueltas al asunto, lo único que importa es protegerla de lo que pueda pasar, sin importar el camino que escojamos.

Imagino que con 3 niños serán suficientes, pero es probable que acabemos teniendo alguno más... Pero aunque eso pasara... no me importaría tampoco.

Mientras yo estaba completamente emocionado, no me paré a pensar en lo que Eris estaba pensando.


3ª Parte[edit]

-- Desde el punto de vista de Eris --


En este día, yo, Eris Boreas Greyrat, me he convertido en una mujer, habiendo recibido a Ludeus como regalo por mi 15º cumpleaños.

No es exactamente como lo habíamos hablado, pero mi futuro estará junto a él. Le amo.

¿Cuándo fui completamente consciente de esto? Ah, ya, estoy segura de que la primera vez que lo comprendí, fue durante su 10º cumpleaños.

En aquel entonces, mi madre me despertó mientras dormía y me obligó a ponerme un camisón rojo para ir a su habitación diciéndome completamente en serio, Ve a su habitación y entrégate a él.

No es que no quisiera, pero estaba algo confundida. Hasta ese momento, había escuchado hablar de ese tema en algunas ocasiones a mi madre y a Edna[150], y siempre me dijeron que tarde o temprano acabaría llegando por sí solo, y así era como me lo había imaginado.

No obstante, para ese día todavía no me había mentalizado, pensando que sería algo que acabaría ocurriendo en el futuro. Pero supiera o no de mi confusión, Ludeus acarició mi cuerpo.

Me pareció que se quedó hasta tarde en la fiesta charlando de algo con mi padre.

¿Podría ser que hablaron de lo que esta noche iba a pasar?

Y cuando pensé esto, un pensamiento en concreto resurgió en mi mente.

Puede que esto que hacemos no se deba a que le guste.

Si eso fuera cierto, puede ser que no tuviera más remedio que hacer lo que mi padre le dijo y pasar la noche conmigo.

Por aquel entonces, Ludeus era alguien extraordinario, que sabía de todo y podía hacer cualquier cosa. Y aun así, jamás dejó que su deseo por aprender disminuyera, sino que siguió adelante.

Me pregunto si él y yo encajamos.

Observé a Ludeus respirar agitadamente, totalmente ajeno a mi confusión.

Simplemente soy una recompensa que le ha dado mi padre.

Y cuando pensé en esto, la situación se volvió desagradable, por lo que le aparté de mí y me fui corriendo.

Tras huir apresuradamente de su habitación, temí justo en este momento, que estaba haciendo algo irreversible y sin solución, y que estaba perdiendo la que sería mi última oportunidad ya que mi madre me había avisado de que nadie a parte de Ludeus me aceptaría tal y como soy; y hasta yo pienso igual. He conocido a otros hijos de nobles y ninguno de ellos le llegaba a la suela del zapato.

Sé que Ludeus lleva interesado en mi cuerpo desde que éramos niños. Recuerdo esa ocasión en el granero que me levantó la falda e intentó hasta bajarme las bragas, y siempre que puede intenta tocar mis pechos. En todas esas ocasiones, le he golpeado para pararle los pies.

Recuerdo que en mi corta pasada por el colegio, que en una ocasión un chico se me intentó acercar con comentarios sobre mi cuerpo, y le golpeé; nunca más volvió a dirigirme la palabra. Pero Ludeus nunca se detuvo aunque le golpease.

Ese recuerdo me hacía sentir con más fuerza el peso de las palabras de mi madre sobre que el único que me aceptaría es Ludeus; por lo que en ese momento pensé.

Si acabara odiándome, me quedaría sola para siempre... ¿qué más da que sea una recompensa para él si con eso siempre estaremos juntos?

Por lo que regresé a su habitación.

Cuando entré, le vi echo una bola en una esquina bastante deprimido, y al verme, se tiró al suelo casi como si fuera una rana apoyando su cabeza en el suelo y disculpándose por haberse equivocado.

¿Te disculpas aunque sea yo la que se echó atrás en el último minuto?

En respuesta a sus palabras, manteniendo mi fachada y viéndole aun arrodillado, le dije que esperara otros 5 años, con la esperanza de que para entonces ya estaría segura de lo que quería y al mismo tiempo el maduro de Ludeus podría esperar hasta ese momento.

Pero fue en ese momento que comprendí que le amaba.


No obstante, la situación en la que nos encontrábamos cambió de improviso, acabando en un lugar desconocido y que nada más abrir los ojos, frente a mí apareció un Supard.

Llegué a pensar que era mi castigo. Mi castigo por hacer lo que me venía en gana hasta este momento en la vida, ya que mi madre siempre me solía decir que si seguía siendo egoísta, un Supard vendría a comerme. De ahí que no dudé ni un momento de que el diablo ante mí venía a devorarme.

En ese momento me arrepentí de no haber dejado a Ludeus hacer lo que quisiera conmigo en su cumpleaños, que no hacía falta esperar hasta su 15º cumpleaños; que aunque no hubiera estado segura en ese momento, que simplemente hubiera hecho lo que quisiera conmigo, que debía haber dejado a un lado mi confusión.

Lloré, grité y me acurruqué en el suelo presa del pánico, pero quien vino a salvarme no fue ni Ghyslaine ni mi abuelo, sino Ludeus.

Se puso a hablar con el Supard tranquilamente, y que aunque debería encontrarse tan preocupado como yo por nuestra situación, él estaba tranquilizándome a mí, que soy mayor que él.

Pensé en lo valiente que fue en ese momento, y encontré otro motivo por el que amarle.


Tras ese evento, Ludeus hizo todo cuanto pudo. Con su cara totalmente blanca, hizo un trato con el Supard; apenas comía, e intentaba ocultar que se encontraba mal. Y estoy segura de que hizo todo eso para no preocuparme, mientras que a mis espaldas seguramente estuviera sufriendo por todo esto.

Por todo esto, decidí soportar todas mis preocupaciones. Decidí que me tragaría mis lágrimas cuando quisiera echarme a llorar y quitarle ese peso de encima a Ludeus para que se encargara de todo lo demás.

Haré todo lo posible para seguir comportándome como hasta ahora, ocultando mi preocupación.

Aunque hubo varias ocasiones en las que no pude soportar el temor, debido a que la ansiedad no desaparecía y que continuaba amontonándose en mi pecho.

Estoy segura de que en los momentos más dolorosos estaba actuando de manera egoísta; pero Ludeus nunca se enfadó conmigo y continuó a mi lado. Sin decirme ni una única palabra de molestia, se sentó a mi lado, acarició mi cabeza, puso su brazo sobre mis hombros abrazándome de esta forma; consolándome.

En estas situaciones, jamás hizo ningún gesto pervertido, y eso que por lo general hacía lo que le venía en gana; pero en estas ocasiones, solo me tocó lo suficiente para reconfortarme y nada más.

Al ver esto, llegué a pensar que su actitud fresca y salida era su forma de mostrarse animado, y que seguramente actuaba siempre de esta forma para tranquilizarnos, actuando como si no pasara nada.

No está siendo egoísta, también está pensando en mí... Por lo que tengo que hacerme fuerte, al menos lo suficiente como para no ser una carga para él.

Lo único en lo que era mejor que Ludeus era en usar una espada, ya que solo sabía pelear. Y aun así, no era nada comparada con Ruijerd, que se había convertido en nuestro compañero, y tampoco contra Ludeus cuando usaba magia.

Pero me permitió ir ganando experiencia en nuestro viaje.

Estoy segura de que si hubieran ido peleando únicamente Ludeus y Ruijerd, se habrían enfrentado a monstruos de una manera menos arriesgada o más simple, permitiéndonos viajar más rápidamente. Verlo de esta forma a menudo me hizo querer echarme a llorar.

Quizás Ludeus acabaría hartándose de mí en el camino y me fuera a dejar atrás para seguir su viaje.

Como pensaba de esta forma, hice lo imposible para hacerme más fuerte. Empecé a combatir con Ruijerd a modo de entrenamiento, aunque me venció una y otra vez.

En todas esas ocasiones, Ruijerd me decía ¿Lo comprendes?; lo que me hizo recordar las palabras de Ghyslaine.

Sé Lógica.

Y Ghyslaine nunca se equivoca, así que debía ser lógica, y comprender la lógica de los movimientos de un maestro.

Si ves a alguien mejor que tú, lo primero es observarle atentamente.

Ruijerd es mucho mejor que yo, y seguramente mejor que Ghyslaine; y por este motivo, le observé, y durante un tiempo, no hice nada más que observar sus movimientos, intentando imitarlos hasta ser capaz verdaderamente de hacerlo.

Además, entrené tanto como pude, y gracias a la ayuda que Ruijerd me ofreció para hacerme más fuerte, acompañándome por las noches mientras Ludeus dormía, y nunca mostrándose molesto.

Y como si fuera lo más normal, Ruijerd me tumbaba a golpes en esos entrenamientos. Para alguien que tiene en tanta estima a los niños, estoy segura de que hacer esto le dolía enormemente. Y por todo esto, al menos para mí, Ruijerd es una existencia a la que considero mi Shishou.


1 año después de que empezara nuestro viaje, sentía que me había vuelto fuerte y que me había convertido en alguien distinta de esos días en los que Ghyslaine no paraba de repetirme que debía ser lógica.

Durante mi entrenamiento con Ruijerd, comprendí lo que verdaderamente quería decir, ya que los movimientos que hasta ese día había ido improvisando sobre la marcha en medio del combate, comenzaron a tener un sentido y lógica en ellos. Y finalmente comprendí la utilidad y necesidad de las fintas que hasta este momento tomaba como poco deportivas, así como de robar la iniciativa al adversario.

Y un día, conseguí impactar perfectamente a Ruijerd por primera vez.

Si lo pienso ahora con la mente más fría, creo que estaba distraído por algún motivo concreto[151]; aunque personalmente, siento que eso no importó, ya que seguía siendo una oportunidad que se presentó ante mí, obteniendo finalmente el primer impacto claro en todos nuestros entrenamientos hasta ahora.

Ahora puedo acompañar a Ludeus sin molestarle; me merezco poder ir a su lado.

Eso pensé; aunque ciertamente, me estaba dejando llevar por la emoción. Pero esa actitud y mentalidad fue fácilmente destrozada por Ludeus que por lo visto, había conseguido ponerle la mano encima a unos ojos místicos, y con ellos no tuvo dificultad para tumbarme al suelo e inmovilizarme.

En ese momento, pensé.

He perdido contra Ludeus... en un combate sin magia...

Fue un duro golpe.

Ahora no me queda nada en lo que pueda vencerle... Es injusto... ha hecho trampa... Ha conseguido en un solo día lo que yo he tardado tanto tiempo en conseguir...

Y al mismo tiempo, comprendí un detalle que había obviado hasta ahora.

No he cambiado, sigo siendo un estorbo...

Esa noche lloré a escondidas, y a la mañana siguiente, mientras continuaba mi entrenamiento en solitario, continué llorando.

Ruijerd me dijo que no debía afectarme, que la afinidad de Ludeus por sus ojos místicos era excesiva e inusual, pero que si seguía entrenando, me haría más fuerte. Que tenía talento, y que no me rindiera.

¡¿Qué quieren decir con que tengo talento? Ruijerd y Ghyslaine son unos mentirosos!

No pude evitar pensar eso.


Por aquel entonces, a mis ojos, Ludeus era alguien impresionante, increíblemente especial, enorme, como si brillara con una luz que era imposible de observar directamente. Le empezaba a idolatrar como a un dios.

Si me hubieras preguntado entonces si conocía a alguien perfecto, te habría respondido Ludeus sin dudarlo.

Hasta ese momento había intentado ponerme a su altura, pero lo di por imposible en algún momento.

Aunque eso cambió cuando llegamos al continente Milis, donde conocimos a Gisu; permitiéndome comprender que a parte de la espada y la magia, en este mundo, existían otras habilidades importantes.

Quise aprenderlas, pero no me dejaron. En ese momento pensé, ¿por qué motivo? Ya que fui incapaz de aceptarlo.


Y tras eso, nos pasó lo de Milis-Sion.

Quería asegurarme que como mínimo, fuera capaz de hacer cosas sin ayuda, por lo que decidí solicitar la misión de Supresión de Goblins que es de las más sencillas. Quería demostrarme a mí misma de que era capaz de hacerlo por mí misma.[152]

En esa ocasión fue cuando pude observar por primera vez una porción del talento que poseía, cuando tuve que pelear contra extraños asesinos y les superé en habilidad. Parece ser que en algún momento había alcanzado cierta fuerza sin darme cuenta.

Y entonces, cuando regresé a la posada, me encontré a Ludeus débil y deprimido.

Tras escuchar la situación, me enteré de que por lo visto Paul, el padre de Ludeus, se encontraba en la ciudad, y que a su encuentro con Ludeus lo había dejado en este estado. Y aunque no estuviera llorando, al verle tan increíblemente hundido, recordé que se trataba de un niño 2 años más joven que yo.

Y aun así, se convirtió en el tutor personal de una mujer tan egoísta como yo, su familia no vino a celebrar con él su 10º cumpleaños, y se había visto forzado a viajar con alguien que tan solo le entorpecía a su paso por el continente demoniaco. Y por si fuera poco, su padre lo rechazó.

Era algo que no podía perdonar.

Y aunque fuera alguien perteneciente a los estratos más bajos de la nobleza de Asura, decidí matar a Paul Greyrat con mis propias manos; por mucho que hablaran de él como un espadachín extraordinario que había alcanzado los 3 estilos al nivel avanzado, o por mucho que fuera el padre de Ludeus.

Personalmente, dudaba que pudiera perder contra él. Ya que todo cuanto Ruijerd me ha ido enseñando, unido a las enseñanzas de Ghyslaine, habían quedado grabadas en mi cuerpo convirtiéndose en mi propia fuerza, y con ellas, es casi imposible que pierda, y menos contra ese desalmado.

No obstante, Ruijerd me detuvo, y cuando le pregunté el motivo, me dijo que se trataba de una discusión entre padre e hijo. Debido a que había escuchado lo que lamentaba Ruijerd el final de su hijo, decidí hacer lo que me decía.

También me dijo que recordara como Ludeus, bastante animado, había hablado de los ratos que pasó con su padre, y me dijo que había sido una pequeña discusión entre personas que se llevan bien, que cuando las cosas se hablan acabarán calmándose. Pero por aquel entonces, fui incapaz de aceptarlo.

Al final, Ludeus y Paul se reconciliaron, tal y como Ruijerd predijo.

Pero lo diré una vez más, no pude aceptarlo, siendo incapaz de comprender como Ludeus pudo perdonar, ¡PERDONAR!, a su padre, el inhumano desalmado... Si me hubiera pasado a mí, le habría odiado de por vida.

Pero ni Ludeus ni Ruijerd hablaron más del tema conmigo, seguramente porque me estaba comportando de forma infantil.


Tras ese incidente, atravesamos el mar llegando al continente central.

Y a partir de este momento, Ludeus se volvió más alegre y revigorizado, capaz de comer muchísimo, y no como hasta ahora. Y como es habitual, Ludeus hizo algo sorprendente.

En el reino Shirone, se hizo amigo del tercer príncipe en un único día y consiguió rescatar a su familia. Yo por mi parte, todo lo que hice fue armar alboroto con Ruijerd.

El resultado fue, que armar alboroto sin pensarlo acabó siendo lo que salvó a Ludeus, y hasta me dijo Pero si no hice nada, tú fuiste quien me salvó. Pero estoy segura de que aunque hubiera estado solo, habría sido capaz de solucionarlo todo.

A mis ojos, Ludeus era enorme, demasiado grande, y alguien de ese calibre, se hizo aún mayor el día que nos cruzamos con el Dios Dragón.


En nuestro combate contra el Dios Dragón, en el que tanto yo como Ruijerd tan solo pudimos temblar ante el símbolo del mismísimo miedo como lo era ese hombre, en esa misma situación, tan solo Ludeus permaneció tranquilo.

Contra semejante oponente, al que ni Ruijerd pudo herir de ninguna forma, Ludeus fue capaz de impactar y herirle, con una magia que no fui capaz de seguir con los ojos.

Ludeus dijo más tarde que tan solo fue una Bala Rocosa que tantas veces había usado, pero en mi vida había visto un ataque tan aterrador como ese.

Ludeus fue sorprendente en ese combate en el que peleó en serio y fue capaz de pelear y herir al mismísimo Dios Dragón, aclamado como más poderoso del mundo.

Pero poco después de pensar eso, Ludeus murió.

Hasta ese instante, pensé que la muerte era algo ajena a nosotros.

Ludeus es poderoso, es imposible que muera; como él me protege, yo tampoco puedo morir; y con Ruijerd a nuestro lado, los 3 somos invencibles.

O eso pensaba entonces. Por equivocada que estuviera.

Ludeus estuvo a punto de morir, y si la jovencita que acompañaba al Dios Dragón no le hubiera pedido que le curase en un antojo, o si el Dios Dragón hubiera sido incapaz de usar magia curativa; Ludeus estaría muerto.

En ese momento, comprendí que para Ludeus, yo no solo era alguien a quien proteger, sino también una molestia. Me quedé aterrorizada, sintiendo nuevamente mi falta de poder.


Aun tras ese evento, continué observando a Ludeus como una divinidad, porque aunque estuvo ante las puertas de la muerte, logró sobrevivir ante un enfrentamiento con el Dios Dragón; por no hablar de que comenzó a entrenar teniendo en cuenta que podría tener que volver a enfrentarse con ese tipo de nuevo...

3 días después de estar al borde de la muerte.

Para mí era algo incomprensible, y aunque no pudiera comprenderlo, sentía miedo de que pudiera morir, por lo que decidí estar a su lado; por lo que no me separé de él. Temía quedarme sola tras su muerte.


Y entonces, tuvimos que despedirnos de Ruijerd.

En esa despedida, Ruijerd me intentó explicar que había peleado contra un Dios y que era normal haber perdido. Pero también me enseñó una última cosa, me dijo que recordara la técnica y movimientos que el Dios Dragón usó durante el combate; esos movimientos que se habían quedado grabados en mis ojos, junto con la técnica con la que se protegió de mi espada.

Y comprendí la lógica, la racionalidad de las mismas; junto con que el Dios Dragón no era un monstruo desconocido, sino un verdadero maestro que utilizaba técnicas mundanas para combatir.


Y tras eso, el final de nuestro viaje.

Regresamos a casa para comprender y constatar con nuestros propios ojos que no quedaba nada, así como la muerte de mi abuelo, mi padre y mi madre.

La tristeza me invadió, porque aunque el viaje para volver a casa había sido doloroso, al final no me quedaba nada. Mi familia y mi casa habían desaparecido; y aunque Ghyslaine y Alphonse continuaban aquí, actuaban casi como si fueran gente totalmente distinta.

Ya solo me queda Ludeus...

Debido a este pensamiento, fue por lo que se me ocurrió convertirnos en una familia, en un ataque de impaciencia.

Porque su trabajo como tutor ya había terminado, el contrato original fue por 5 años, y hacía tiempo que ya había concluido; también había terminado su tarea de escoltarme a casa, y como todavía no ha aparecido toda su familia, lo más probable es que pronto se ponga en camino para ayudar en la búsqueda; dejándome atrás.

Eso pensaba, y de ahí que para atarle a mí, decidiera ofrecerle mi cuerpo.

Al principio se mostró vacilante y reacio, llevándome a pensar que iba a rechazarme. Porque aunque había mostrado interés por mi ropa interior, jamás vino a espiarme en el baño[153]; y ni en el viaje en barco al continente Milis hizo nada, aunque pudo haberme tocado o desnudado sin que me hubiera podido resistir. Pero no lo hizo.

Por esto, llegué a pensar que quizás no le interesara mi cuerpo, ya que debido a tantos años entrenando con la espada, no creo que sea tan femenina como el resto de chicas, y que por pervertido que fuera Ludeus, podría no querer acostarse con este saco de músculos.


Pero me equivoqué, y conseguí excitar muchísimo a Ludeus. Viéndole tan excitado, yo también me fui excitando más y más, hasta que por fin juntamos nuestros cuerpos por primera vez.

Al principio dolió un poco, pero de forma gradual, comenzó a sentirse placentero; mientras que por su parte, Ludeus comenzó más animado al principio, y pasado un tiempo pareció empezar a cansarse, hasta estar agotado, como si se fuera a romper.

Y comprendí el motivo. Más bien, lo recordé.

Ludeus es más joven que yo.

Como es obvio, mi cuerpo es bastante fornido para ser una mujer, pero aun dejando de lado eso de lado, el tamaño de su cuerpo en su conjunto es inferior al mío, muchísimo más.

Ludeus no es tan grande como yo.

Por fin comprendí el significado pleno de esas palabras, en cuanto a la grandeza que siempre había visto en él.

Aunque Ludeus era así de joven, siempre ha estado protegiéndome. Hasta en el barco, no paró de curarme con magia, y estoy segura de que cualquiera que se montara en ese molesto vehículo acabaría sintiéndose mínimamente mal... ¡Es más! ¡Si no hubiera estar curándome todo el viaje con magia, es más que probable que Gyges, ese guerrero feral, no habría podido capturarle![154]

Sin embargo, mírame a mí... es cierto que ahora soy más fuerte, y mi habilidad con la espada ha alcanzado un nivel considerable; pero jamás me he preocupado por Ludeus. Estaba tan ensimismada con su grandeza que no me había fijado en lo joven y pequeño que es en realidad. Al final, mira lo que he hecho... he utilizado la tristeza por la pérdida de mi familia como una excusa para acercarme a él, por mis propios fines, siendo tan egoísta.

Por todo esto, lo diré una vez más.

Yo, Eris Boreas Greyrat, amo a Ludeus, pero soy inadecuada para él, ya que tan solo soy una carga.

Podemos convertirnos en familia, pero nada más a parte de eso, porque no tendríamos una relación de marido y mujer, sino, como él dijo, seríamos más como una pareja de hermanos. No estoy a su altura, y si siguiéramos juntos, solo le entorpecería.

Parece que lo mejor será estar separados durante un tiempo.

Este pensamiento me llegó de forma natural ante mi forma de pensar.

Si continuó con Ludeus, acabaré echándome a perder, dejando que me mime y me llene con esta cálida sensación en mi vientre; aunque, si soy sincera, todavía esté algo insatisfecha. Esta indecencia y comportamiento vulgar es característica en los Greyrat, e inesperadamente, puede que no sea uno de los puntos fuertes de Ludeus, y eso que suele mostrarse especialmente lascivo y me había hecho pensar lo contrario... eso no se hace.[155]

Pero aun con esto, sigo amándole y no tengo la menor intención de casarme con otro hombre como me dijo Alphonse.

Para empezar, intentar que viva como una dama noble normal llegados a este punto es imposible para mí; y por mucho que me digas que lo debo hacer por el bien de personas de nuestras tierras que no conozco, en realidad eso no me dice nada.

Y lo más importante, no puedo comprender por qué debería hacer algo así, mi padre, mi madre y mi abuelo ya están muertos, y la provincia de Fedora casi que también. En ese caso, ya podría dar por muerto el apellido Boreas, ni que fuera a cambiar que soy la descendiente de mi abuelo, mi padre o mi madre, y como tal solo puedo vivir la vida con una voluntad de hierro.

Me haré más fuerte.

Recogí ese pensamiento mío que he tenido todos estos años y lo relancé desde 0.

Me alejaré de Ludeus en este momento, iré a entrenar y entrenar sin descanso, o al menos, hasta que esté a la altura de Ludeus; aunque no pueda vencerle. Pero quiero como mínimo, convertirme en una mujer que pueda estar a su lado, una mujer que pueda vivir con la cabeza bien alta sin miedo a lo puedan decir de ella; y como no puedo defenderme con estratagemas e ingenio, lo que haré será obtener habilidad en combate.

Porque tanto Ghyslaine, como Ruijerd y Gisu me lo dijeron en varias ocasiones, poseo habilidad para la espada, y aunque en ningún momento de mi vida haya pensado que de verdad poseo ese talento, creeré a aquellas personas que me han permitido llegar tan lejos.

Seguiré la recomendación que Ghyslaine me hizo ante tantos años e iré a la Tierra Santa de la Espada para convertirme en una poderosa espadachina.

Seré la espadachina que acompañe al mago, y aunque los roles del hombre y la mujer estén al revés de lo normal, eso no será un problema para nosotros.

Y cuando madure y obtenga ese poder, nos volveremos a encontrar. Llegado ese momento, daré un paso al frente para conseguir ser esa familia que tanto querría, para convertirnos en marido y mujer, para dar a luz a su hijo y vivir juntos y felices para siempre..... Sí, hagámoslo así.

Ahora el problema es cómo separarnos... porque Ludeus es habilidoso con sus palabras, y es probable que intente retenerme, aun siendo un lastre para él; es probable que me diga cosas como que se preocuparía si voy sola o que vendrá conmigo... No me cuesta verle capaz de abandonar su futuro a un lado para seguirme.

¿Me despido con una carta?

Pero es posible que con una carta, tenga alguna forma de averiguar a donde me he marchado y que me siga, y no puedo permitir seguir siendo una carga para él. Merece avanzar sin preocuparse por nada hacia ese futuro tan prometedor, no quiero ser la causa de que desaproveche ese futuro.

Si no lo recuerdo mal, en varias historias sobre espadachines, por lo general simplemente se marchan sin decir nada... pero Ludeus odiaría algo así, lo sé por la cantidad de informes, formas de comunicación, reuniones y demás que hasta te dejaban la lengua aletargada.

Pero tampoco quiero ganarme su odio.

¡Ya está! ¡Le dejaré únicamente una frase! ¡Con eso seguro que Ludeus lo comprende y no habrá problema!


4ª Parte[edit]

-- Desde el punto de vista de Ludeus --


Good morning, everyone.[156]

Buenos días... ¡vaya si son unos buenos días, ¿no os lo parece, virgencitos[157]?! Y eso que la virginidad no está bien vista más que en Primaria... creo que vais con cierto retraso, aunque en realidad, yo también soy culpable, después de todo, jaja... pronto cumpliré los 13 años, que más o menos sería el equivalente a Secundaria. ¡¡Jaja!!

Y ahora... ¡Hola, mis amigos no-vírgenes! ¡Desde hoy me he unido a vuestro grupo, el grupo de los Riajuu[158]!

Jamás se me habría ocurrido que acabaría uniéndome a este grupo, pero como un Riajuu Iniciado, me gustaría que me aceptarais cordialmente y me enseñarais los gajes del oficio; ya sabéis el dicho, ¿no? Los ricos no tienen necesidad de pelear entre ellos, ¡así que mejor llevémonos bien![159]


Por cierto, virgencitos, ¿os suena ese rumor de que la masturbación es más placentera que el sexo de verdad? ¿Sí? Pues es mentira.[160]

Ya que claro, cuando te masturbas, no tienes cerca ni eso, ni aquello,[161] ni la boca, ni el trasero de la chica; y si no saboreas todo de ella pierde toda la gracia, para satisfacerte, debes verla, escucharla, tocarla, saborearla y olerla...

Ups, me pregunto si no habré hablado de más.

Además, seguro que más de uno querrá decirme algo como:

No pienses que hacerlo con ella te convierte en su novio.

Y entiendo lo que intenta decirme con eso, pero, ¿cómo decirlo....? Tú sabes... Haber recorrido sus curvas con tus manos hasta la parte baja de la espalda, agarrarte a ella con fuerza, y que ella ponga sus manos rodeando mi cuello y suspirando con fuerza en mi oído, así como nuestras intensas miradas cruzándose cuando levantas la vista para verle la cara. O que beses y lamas cerca de su boca y ella te ofrezca la lengua, y que tanto su boca superior como la inferior se pongan a salivar y lo que no es salivar... Sintiendo la reciprocidad en cada movimiento, así como verla seguir al compás las embestidas, ¿será esto lo que llaman Resonancia de Almas[162]? Cuando recibes afecto, cariño o pasión antes de pedirlo.

¿No os parece mutuo?

Puede que una persona acostumbrada a estos lances esté pensando No te confíes, pero claro, para un Iniciado como yo en este grupo, me es completamente imposible. Solo puedo entender esta noche como que quiere que sea su novio, pero como ella también es una Iniciada, y con su alma habiendo resonado conmigo, estoy seguro de que hasta Eris quiere ser mi novia.

Vaya, vaya... disculpad. Imagino que este tema es un tanto estimulante para los vírgenes que nos escuchan... Disculpad la indiscreción; hasta yo pienso que debería calmarme un poco, habiendo sido uno de los vuestros durante 47 años, amante de la habilidosa diestra, pero tras poner la mano encima a algo tan apetitoso por primera vez, soy incapaz de calmarme. Aunque claro, más que ponerle la mano encima a algo, lo que hice fue deshacerme de otro algo[163], ¿o no?

Pero mira que en el pasado siempre creí que si alguna vez llegaba a hacerlo actuaría con normalidad, pero... ¡Jajaja! ¡Resultó que no pude controlarme lo más mínimo!

¿Vaya? ¿Ya es tan tarde...? Pues tendréis que disculparme, pero había hecho planes para tener una charla de almohada[164] para hablar con mi novia. Ufff, no esperaba que convertirme en Riajuu fuera a llenar tanto mi horario, en concreto, ¡los planes nocturnos están llenos de actividad! Si no, mira mi horario, para hoy por la noche varias sesiones de Beast Mode[165].

Temo que hasta mi tarde se vaya a llenar con estos eventos.


Eris, ya es de día. Despierta... o si no tendré que hacerte cosquillas bajo las sábanas~.


Y al girarme, Eris no se encontraba allí, estando el otro lado de mi cama completamente vacío.

Bueno, tampoco me extraña, siempre se ha levantado bastante temprano, y eso que es una ley no escrita que la mañana siguiente de la primera vez sea charla de almohada hasta que toque el primer café. Pero bueno, imagino que le dará vergüenza.


"Pues arriba."


Me levanto de la cama y siento como la zona de mis caderas se nota especialmente cansada, gracias a esto, me aseguro de que lo de la noche anterior no fue simplemente un sueño.[166] Pero he de decir que es una sensación increíblemente fabulosa.

Para empezar, me voy poniendo la ropa que se encuentra esparcida por la habitación.

Qué raro... he encontrado mis pantalones, pero no mis calzoncillos... bueno, imagino que tendré que ir comando[167].

Veo las bragas de Eris junto a la cama, y las guardo en mi bolsillo; tras eso, me termino de vestir con el manto y me estirazo con fuerza y exageradamente.[168]


"¡HHmmm! Qué bien sienta..."


Es la primera mañana en la que me levanto tan animado.

Y en medio de mis estiramientos, compruebo que hay algo esparcido por el suelo de la habitación con un intenso color rojo.


"¿¿Eh??"


Se trataba de una gran cantidad de pelo de un color rojo fuego que había acabado en el suelo.


"¿Y esto?"


Cogí con mis manos un montón y al olisquearlo, pude notar el aroma a perfume de ayer de Eris.[169]


"¿¿Huh??"


Algo confundido, levanté la mirada y encontré una hoja de papel sobre una silla, que cogí para leerla.


Actualmente Ludeus y yo no encajamos juntos. Voy a emprender un viaje.


Digerí lentamente el significado de esas palabras.

1 segundo.

2 segundos.

3 segundos.

Salí corriendo de la habitación y fui al cuarto de Eris, y vi que no estaba su bolsa de viaje. Tras eso salí corriendo fuera, en dirección a la sede de los refugiados donde encontré a Alphonse.[170]


"A-¡¿Alphonse-san, dónde está Eris?!"

"Se ha ido de viaje con Ghyslaine."

"A-¿A dónde?"


Tras escuchar esto, Alphonse me miró fríamente por extraño que pudiera parecer, y lentamente respondió.


"Se me solicitó que no informara de ello a Ludeus-dono."

"¿Ah? Y-ya veo."


¿Uh? ¿Por qué? No entiendo qué está pasando, pero... ¿uh? ¿Por qué estoy temblando? No creo... ¿se ha desentendido de mí? ¿me ha abandonado?

.

...

.....

¿Eh? ¿¿¿Y eso de que fuera su familia??? ¿EH?


5ª Parte[edit]

Aproximadamente, estuve una semana desorientado por los acontecimientos.

En ese tiempo, Alphonse vino en ocasiones para pedirme que realizara algún encargo.

En su momento pensé que no quedaba nada de la provincia de Fedora, pero parece que empiezan a extenderse por la provincia pequeñas aldeas de granjeros; es más, con solo alejarte un poco del asentamiento de refugiados, puedes encontrarte terrenos de cultivo de trigo que han empezado a sembrar.

Siguiendo las instrucciones de Alphonse, hice con magia una muralla alrededor de la aldea y asenté un buen cauce para que el río no se desbordara. El ritmo era tranquilo, pero la reconstrucción estaba progresando, aunque estaban reservando los principales cultivos para cuando llegaran el gran grupo de refugiados de Milis-Sion[171].

Parece ser que Alphonse va a actuar como si Eris hubiera muerto para la historia oficial, resumiéndolo en que Eris Boreas Greyrat había perecido en el incidente, dejando en su lugar a una persona llamada Eris, a secas, una aventurera.

Debido a esto, por lo que comenta, algunos asuntos se van a complicar, por lo que su intención es no anunciarlo de manera oficial hasta pasados varios años, para que así Darius les ofrezca apoyo durante un tiempo. Aunque en realidad, no es que me importe demasiado.

Aun sin Eris en el asentamiento, Alphonse actúa como si nada hubiera pasado. Intenté sondearle con alguna bromilla en nuestras conversaciones sobre lo malo que fue que Eris huyera, y me acabó diciendo, que de un modo u otro, reconstruiría la provincia de Fedora, y entre dientes añadía algo que no alcanzaba a entender sobre denso.

Si soy sincero, no le prestaba demasiada atención, y menos por aquel entonces.

Aunque creo que es más que probable que, ahora que Eris se había ido, a Alphonse ya todo le dé igual, cansado de que jugaran con él en los conflictos políticos en los que cada cuál hacía lo que quería, o al menos, esa fue mi interpretación.


Pero si alguien estuviera interesado en saber lo que yo estuve pensando durante una semana, fue sobre los motivos que hicieron que Eris se marchara, rememorando como actué y todo lo que hice esa noche.

Pero a parte de un evento rosado[172], no se me viene nada más a la mente, como si todos mis recuerdos hubieran sido cambiados por esa única escena.

Una posibilidad que se me ocurre es que fuera demasiado lanzado o que no lo hiciera bien, ya que me dejé llevar por las emociones y la tiré en la cama casi de improviso; es posible que eso no fuera lo que ella quería. Aunque es raro, porque aunque es cierto que yo la tiré en la cama, es innegable que ella me invitó a que lo hiciera...

No, no puedo decirlo así, ya que yo estaba al límite de ceder y sin verdaderos argumentos.

Además, si soy sincero, en estos últimos 3 años, lo único que recuerdo haber hecho es cometer un fallo tras otro, y aunque la mayoría de ellos acabaron terminando de forma favorable, a menudo Ruijerd tuvo que venir a salvarme.

Es probable que Eris no quisiera seguir con alguien tan poco fiable como yo, por lo que decidió zanjar la promesa de forma adelantada para poder decir adiós. Aunque no comprendo que actuara de manera tan insinuante para despedirse, pero...

Tras esa semana, alcancé una conclusión final de todo eso.

Que después de todo, por mucho que hubiera ocurrido nada de esto, ni había crecido, ni mis músculos respondían como debían...

Cuando me encontraba justo en este momento de pesar, me vino a la mente un recuerdo fortuito.


"¡Ah! Casi lo olvido, tengo que ir a buscar a Zenith pronto..."


Y con esto, me puse en marcha de camino a la zona norte del continente central.


Capítulo Especial - El Encuentro con la Pareja[edit]

1ª Parte[edit]

-- Desde el punto de vista de Roxy[173] --


Por fin llegamos a la ciudad de Kurasuma, que se encuentra en el cabo de la zona más al noroeste del continente demoniaco.

Aunque es cierto que no poseía tanta ambientación como la ciudad de Rikaris, no podía negársele ser una ciudad animada. Y aunque no pareciera poseer ningún aspecto llamativo o especial, y en su lugar pareciera una simple ciudad como otra del continente, en realidad, el Rey Demonio que reina en esta sección del continente tiene una gran relación con las razas oceánicas, formando rutas comerciales entre ellos.

Y la ciudad de Kurasuma es el punto álgido de este comercio, convirtiéndolo en una ciudad con bienes provenientes tanto de la raza oceánica como la demoniaca.

La raza oceánica traía delicias marinas, mientras que del continente demoniaco se traían especias características del clima seco propio del terreno; convirtiendo esta ciudad en la meca de la cocina que unificaba condimentos con pescado para generar platos extremadamente deliciosos, cuyo único posible rival de todo el continente demoniaco en cuanto a cocina podría ser Puerto Brisa en concreto, por estar en una situación parecida.


"¡El alcohol acompaña de maravilla la comida de este sitio!"


Habiendo llegado conmigo a esta ciudad, Talhand se encontraba increíblemente animado, ya que esta ciudad no era solo famosa por su comida, sino que además mezclaba las bebidas secas y potentes del continente demoniaco con las suaves y dulces bebidas alcohólicas de las razas oceánicas.

Esto tiene sentido cuando piensas que a Talhand, como a todo buen minero del carbón (Enano), le encanta beber.

Siempre y cuando pudiera beber alcohol, no le importaba lo malas que fueran las bebidas que le sirvieran, cada día sin falta se dirigiría a la posada para satisfacer sus ansias, y beber junto a los rufianes del lugar, hasta acabar apestando a alcohol.

Y como toda ciudad tiene al menos una taberna, él siempre encontraba un sitio y gente con los que divertirse a donde quiera que fuera; y si encima había bebidas para acompañar el encuentro, Talhand siempre celebraría el evento con una enorme sonrisa.

Pero he de decir, que yo, Roxy Migurdia, con mi preferencia por las comidas más dulces, la cocina de esta ciudad no era del todo de mi agrado, ya que, para empezar, las especias del continente demoniaco no me gustaban especialmente, y aunque en lugar de carne, lo que me sirvieras fuera pescado con las mismas especias, no podría verlo como algo tan delicioso como el resto de personas parecía ver.

Pero no puedo hacer nada si prefiero lo dulce a este sabor tan fuerte.

No obstante, una de las especialidades de la raza oceánica eran sus bebidas alcohólicas dulces, y eso que me gustaba. Sobretodo porque siempre pensé que las bebidas alcohólicas debían ser fuertes; encontrar bebidas dulces de esa índole me causó una enorme impresión.

Cuando la probé por primera vez, la olisqueé un poco y pude notar un suave olor salado y marino, pero en cuanto la introduje en mi boca y la saboreé, un increíblemente dulce sabor se extendió por todo mi paladar.

Aunque es cierto que deja un ligero regusto salado, pero es algo fácilmente ocultable acompañándola con algo para picar.


"¡¿Pero qué ven mis ojos?! ¡Lo impensable ocurre! ¡¿Acaso vas a beber conmigo, Roxy?!"

"Así es, hoy te acompañaré con la bebida."

"¡Vaya! ¡Te veo animada hoy! ¡Pues bebamos! ¡Posadero, Tráigame una barrica[174], que voy a enseñarle a esta mozuela como beben los mineros del carbón!"


Al verme beber, Talhand se animó muchísimo y pidió algo para él.

Por suerte los precios en este continente son bajos, por mucho que bebamos y comamos, con un simple Asura de cobre será suficiente para pagarlo todo.


"¡Chico, ese minero bebe que da gusto!"

"¡GlupGlupGlupGlupGlup!"

"Guau, vaya con los mineros del carbón."

"¡Venga viejales, te reto a ver quién gana! ¡Posadero, otra barrica para mí!"


Talhand estaba bebiendo directamente del barril que le trajeron y otros clientes se animaron a seguir su ejemplo. Por su parte, Elinalise ya había conocido a un hombre de su agrado y se habían perdidos juntos en la noche.

Por lo general me sentiría aislada por mis compañeros, pero hoy, sin darme cuenta, ya me había puesto a animar a Talhand en sus competiciones junto a otra chica sentada a mi lado.


"¡Fuajajajaja! ¡Para ser un minero del carbón es un hombre bastante popular, ¿no os parece?! ¡Una barrica entera, solo para él! ¡Esta damisela solo puede sorprenderse! ¡Ya que no importa los milenios que pasen, los mineros nunca cambiaran! ¡¿No te parece?!"

"Vaya, eso parece."

"¡Ohh! ¡Comienzan! ¡Bebe! ¡Bebe! ¡Bebe!"

"¡GlupGlup!"


En cuanto les trajeron a todos varios barriles, varios de los clientes del bar se sumaron a Talhand y comenzaron a beber con fervor.

Por mucho que Talhand sea un hombre ancho, ¿me pregunto a dónde irá todo el alcohol?

Tras terminarse el barril que apena podía sujetar con 1 brazo, soltó un potente erupto y sin detenerse más, agarró otro barril.


"¡Posadero! ¡Más alcohol!"

"¡Cerrad el pico! ¡Ya no nos queda!"

"¡Si no queda más aquí, que alguien vaya a otras posadas a comprarlo y traerlo aquí!"

"¡Ohhh! ¡¿Eso se puede hacer?! ¡Genial! ¡Eh tú, ve y compra más!"

"¡Dejádmelo a mí! ¡Echad algo en la bolsa todos, que esta noche vamos a pasarla borrachos como cubas!"

"¡Ooohhh!"[175]


Y de esa forma, una bolsa para reunir fondos fue pasando por todo el bar.


"¡Jajaja! ¡Bella dama, tenga algo de piedad por estos pobres borrachos!"

"Vale, hoy..... ¡Invito yo!"


El ambiente de este día estaba siendo agradable y me lo estaba pasando bien, así que metí en la bolsa una moneda verde, haciendo que el hombre que estaba recolectando no se lo creyera y bajara su cabeza para comprobarlo, tras lo que sonrió de oreja a oreja y se puso a reír con fuerza.


"¡Si al final vas a ser una princesa, chica! ¡Estás forrada[176]!"

"¡Juju! ¿Qué...HIC...creías?"


Relajada y alegre, solo pude asentir fuertemente con la cabeza, aunque me costaba mantener un poco el equilibrio, casi puedo sentir como que empiezo estar algo animada por el alcohol.


"¡Fuajajajaja! ¡En esta ocasión, hasta yo poseo dinero! ¡Y quiero que aceptes la ofrenda de esta damisela para divertirnos y alegrar nuestras almas! ¡Por esta noche, el estatus social no influye en la fiesta!"[177]


La joven que había a mi lado sacó de su ropa una moneda oxidada que añadió al bote para comprar alcohol. Por lo general se haría alguna broma de alguien que tras semejante discurso daba tan poco, pero parece que el chico que recogía las monedas también estaba algo borracho y no se dio cuenta.


"¡Juejue! ¡Muchísimas gracias, damisela! ¡Esta noche beberemos hasta que el mundo de vueltas!"

"¡Así, así! ¡Que dé tantas vueltas como podamos tenernos en pie!"


La actitud con la que respondió la chica fue dándose importancia, y el recolector de fondos terminó de recorrer la habitación en busca de dinero con el que comprar alcohol para la noche.


"¡Fantástico! ¡Maravilloso! ¡Este ambiente le trae a esta damisela recuerdos de antaño!"


Lo cierto es que no sé en qué momento la chica se sentó a mi lado, pero cuando quise darme cuenta, la chica ya estaba en el taburete donde antes estuvo Elinalise comiéndose la comida que este dejó atrás cuando se marchó.

Personalmente no me importó mucho, seguramente porque el alcohol me nubló un poco la mente.


"Bueno... toma algo de beber."

"Ohhh, esta damisela te lo agradece. Eso junto con la gran fortuna de haber decidido a ver a qué se debe la fiesta en este lugar -GlupGlupGlup- ¡¿Por qué no me acompañas en la bebida, joven?!"

"Ya estoy bebiendo."

"¡Bebe más!"

"¿Qué beba más? Supongo que no hay más remedio..."


Por algún motivo, cuando me pidieron que bebiera más lo hice, y me terminé de un trago lo que quedaba de mi vaso.


"¡Puaah...!"[178]

"¡Fuajaja! ¡Así se hace, joven! ¡Otra ronda más para la damisela que me acompaña!"

"Ah, gracias."


Habiendo justo apoyado mi copa en la mesa con un sonoro BANG, un hombre sonriente se nos acercó y me llenó de nuevo la copa.

Mientras que sean bebidas dulces como esta, puedo beber todo el día.


"¡Vaya, joven, veo que tú también sabes beber! ¡Para ser tan joven, tu estilo es magnífico!"

"No creo que seas la más indicada para llamarme joven."


Por primera vez en toda la noche examiné bien a la chica que se había sentado a mi lado.

Tenía unas botas que le llegan por encima de las rodillas, un pantaloncito de cuero es especialmente pequeño que además llevaba abierto por la cintura, y el top es más como un cinturón ancho atado a la altura del pecho.

A la vista queda claramente su cuello, vientre plano, cintura y muslos, y toda su piel tiene un tono especialmente claro. Y por último, el que resulta ser su aspecto más llamativo, es su voluptuoso y ondulado pelo violaceo del que sobresalen un par de cuernos de cabra.

La mirara como la mirara, no podía verla más que como una chica más joven que yo.


"¡Fuajaja! ¡Te agradezco el cumplido, después de todo, esta damisela tiene que cuidarse por la edad!"


Si hubiera sido un día normal, me habría preguntado a qué clan pertenecía o si me recordaba a alguno en concreto; pero hoy ni se me pasó por la cabeza.

No me cabe duda de que estaba bastante borracha.


"Bueno, hasta yo me preocupo por mi edad. Pero adelante, bebe conmigo."

"Ohhh, te lo agradezco. Pero a esta damisela le cuesta creer lo sabrosas que las bebidas se han vuelto en estos últimos siglos. En el pasado no había bebida tan dulce como esta en el continente demoniaco."

"Por lo que tengo entendido, son bebidas traídas de las razas oceánicas, con quienes el Rey Demonio de esta zona ha estado haciendo negocios, creo."

"¡¿Cómo dices?! ¡¿Que ese bastardo de BagraHagra[179] ha estado haciendo tratos a espaldas de esta damisela?! ¡Imperdonable!"

"¿No decías que nos divirtiéramos y que esta noche el estatus social no influye en la fiesta?"

"Ohh, tiene razón, joven. ¡Esta noche el estatus social no importa para nosotros!"


El Rey Demonio BagraHagra reinaba esta zona del continente demoniaco. Se trataba de un Rey Demonio bastante rechoncho y fornido con cara de cerdo, y se comentaba que posee el mayor conocimiento sobre comida y bebida de todo el continente demoniaco.

Y aunque era parte de la facción Moderada, había realizado fuertes ataques contra los humanos durante la campaña de Laplace, en los que saqueó enormes cantidades de comida y bebida de territorios de la raza humana, ganándose el título del Dios Demonio Saqueador.


"¡Guau! ¡Lo ha destrozado!"

"-HUIIIICCC- ¿Quién le sigue? ¡Quien quiera que dé un paso al frente!"

"¡¿Alguien se atreve?! ¡¿Queda alguien que quiera intentarlo?!"


En algún punto en su competición, Talhand se había quitado la camisa, dejando desnudo su pecho, y se había sentado sobre la mesa apoyando su codo sobre uno de los barriles que había terminado, de forma bastante imponente.

En ese momento, la persona que le retó fue la joven que estaba sentada a mi lado.


"¡De acuerdo! ¡Esta damisela acepta el reto, minero del carbón!"

"¿Qué ven mis ojos, princesita? ¿Acaso crees que puedes vencerme? ¿No sería mejor que esperaras 20 años más para retarme?"

"¡Fuajajajaja! ¡Oh, minero bobalicón, acaso de un vistazo no pudiste discernirlo? ¿Aun con esta apariencia, ya llevo 300 años en vida!"

"Entiendo, entiendo. En ese caso, disculpa mi comentario. ¡Aunque, tendrás que mostrarme lo que sabes!"

"Como gustes... oh, aunque antes de eso, ¡a esta damisela le gustaría saber tu nombre! ¡Sin duda querría recordar al necio que se atrevió a retarla!"

"Me llamo Talhand, de los Grandes Picos de Roca."

"¡Lo recordaré! ¡Pero debes saber que aquella que traerá tu derrota no es otra que La Emperatriz Demonio portadora de Ojos Místicos, Kishirika Kishirisu!"


Y de esa forma, el duelo entre Kishirika y Talhand comenzó.

En pocos segundos el alcohol que habían traído de otras tiendas había desaparecido y una segunda bolsa recorrió el bar para recaudar nuevamente fondos; más tarde, una tercera.

Debido a que en parte fue culpa mía que se organizara este desmadre, decidí aportar 5 monedas verdes en esta última para que el chico comprara cuanto pudiera, y varios hombres fornidos le ayudaron para traer las enormes cantidades de alcohol que trajeron en este viaje.

Mientras todos iban cayendo por el bar a base de la intoxicación, Talhand y Kishirika continuaban su competición, en la que yo hacía de arbitro. Aunque ni yo estoy segura de como o qué estaba arbitrando, sino que más bien estaba sentada con ellas bebiendo, mientras simplemente contaba los barriles que llevaba cada uno.

Hasta que llegó el momento decisivo.


"40 barricas..."


Hasta este momento, la competición había estado muy igualada; y sin tener en cuenta al minero del carbón que tenía tanto aguante como robusto era, me preguntaba dónde demonios había estado metiendo la chica que bebía con él todo el alcohol que había ido bebiendo.

Porque nadie en la sala lo había notado, ni yo misma; no estoy acostumbrada a beber, y aunque no es excusa, tenía la mente bastante nublada para percatarme de ello.


"Mugu-... Kpyu..."


Hasta que el resultado de la competición acabó por llegar.

Talhand empezó a soltar ruidos extraños, y poco después empezó a vomitar todo el alcohol bebido como si fuera una fuente de agua. Pasados unos segundos, acabó volcando como si fuera un tonel y cayendo sobre la mesa, y tras rodar un poco, finalmente se cayó al suelo con un hilillo de líquido que apestaba a alcohol salía de su boca.


"¡Esta damisela es la vencedora!"

"¡UOOOHHHH! ¡INCREÍBLE! ¡Ha derrotado a un minero bebiendo alcohol!"

"¡Soy Kishirika! ¡La Gran Emperatriz Demoniaca, Kishirika Kishirisu! ¡Recordad mi nombre!"

"¡Kishirika! ¡Kishirika! ¡Kishirika!"

"¡¿Quién es la más imponente de este mundo?!"

"¡Kishirika! ¡Kishirika! ¡Kishirika!"


En cuanto Kishirika fue declarada como vencedora del duelo, todos los presentes del bar se pusieron a recitar su nombre al unísono, haciendo que Kishirika se animara muchísimo.


"¡FUAJAJAJAJAJAJA! ¡FUAJAJAJAJA!"

"¡Bravo! ¡Bravo!"

"¡Desnúdate! ¡Desnúdate!"


Tras beber yo tanto, la verdad es que me costaba tenerme en pie, y me cuesta lo que ocurrió llegado este punto. Solo sé que se me ocurrió vengarme de mi compañero caído, aunque me pareció algo complicado, y en ese punto caí inconsciente.

Lo último que recuerdo fue a Kishirika sobre la barra bailando desnuda.


2ª Parte[edit]

Me desperté al día siguiente.


"Uuu..."


Tenía un fuerte dolor de cabeza que pretendía partirme el cráneo en 2, y debido al olor a alcohol en mi propio aliento no pude sino molestarme. Para solventar el problema, y eliminar todo resto de alcohol en mi organismo, utilicé magia Restituyente en mi propia cabeza.

Ahora que estaba algo más calmada, observé mis alrededores, comprobando que todavía estaba en la taberna. Por algún motivo un par de mesas estaban rotas, y varias de las barricas destrozadas en medio de otras vacías rondando por toda la sala; casi diría que se montó algún revuelo en mitad de la noche.


"Uhh... bebí demasiado...¿?"


Mis recuerdos tenían lagunas, pero no me queda duda de que me había pasado bebiendo la noche anterior.

En lo que andaba pensando, me dio por mirar a mi lado, pero en el suelo, y me encontré a un Talhand medio desnudo tirado en el piso con los ojos del revés. Por un segundo creí que se habría muerto, pero recordé que es imposible que un minero del carbón (Enano) muera solo por beber demasiado.

Y aunque pudiera morir de eso, recuerdo que un sueño de la infancia de Talhand era morir a base de hartarse de beber, sería casi una bendición para él haber muerto de esta forma.

Continué mi ronda de observaciones y encontré una montaña de cuerpos por toda la habitación, de todo tipo de razas, unas que mejor resistían el alcohol y otras que peor lo hacían, pero no había sobrevivido nadie. Hasta el chico que había estado recolectando el dinero para ir a comprar se encontraba entre las bajas.

No quedaba ni uno en pie, los que empezaban a despertarse, se quejaban por la fuerte resaca que estarían sintiendo en su cabeza.

No soy quién para hablar, pero si no podéis usar magia para curaros, no deberíais haber bebido de forma tan absurda ayer.


Pero entre la montaña de cuerpos que decoraban el suelo de la habitación, 2 figuras resaltaban por seguir en pie.


"¡Ya te lo he dicho, tengo que reparar esto, ¿oíste?! ¡Con como me habéis dejado hoy la tienda es imposible que la pueda abrir, ¿me entiendes?!"

"No.. sí.. bueno.. pero...."

"¿Cómo? ¿Acaso no puedes pagar las reparaciones? ¡Pero si me dijiste que corrías con los gastos!"

"En eso llevas razón, y al principio pensé que esta damisela tendría suficiente dinero, pero..."


Las personas que aun se mantenían en pie eran el enfadado dueño de la taberna y la abatida Kishirika.


"¿Entonces no tienes dinero?"

"No... esto... lo siento, pero esta damisela se encuentra en la ruina..."

"Bueno, pues en ese caso, no me queda más remedio que venderte en el mercado de esclavos."

"¡¿Cómo?! ¿Has dicho venderme...?! ¡Un-Un momento! ¡Esta damisela contactará con Hagra[180] de inmediato para solventar esto, así que le ruego espere hasta mi regreso!"

"Nada de esperar. Seguro que tan solo pretendías huir, ¿no es cierto?"


Tuve que suspirar al ver la escena, y, sintiendo que en parte era culpa mía, tuve que bajar la mano en busca de mi bolsa.

La que encontré vacía salvo por una única moneda de oro de Asura... sintiendo cierta molestia por este hecho.

Veo que bebida gasté más dinero de la cuenta... Aunque claro, el que en realidad bebió tanto fue Talhand-san...

Y con este pensamiento que hasta a mí me sonaba a excusa, alargué la mano y solté la bolsa de monedas que Talhand llevaba atada al cinturón. Cuando observé el interior, comprobé que había suficiente y me puse en pie.

El olor de la habitación no me atrajo especialmente, y hasta mi ropa parecía oler a alcohol; pero me acerqué al tabernero.


"Tome, para las reparaciones."

"¿Mn?"


Saqué 6 monedas de jade[181] del saco de Talhand y se las entregué al dueño del bar.


"Con esto no será suficiente..."

"La taberna agotó todo cuanto tenía en el almacén ayer, por lo que estoy segura de que habrás obtenido muchos beneficios, ¿no es así?"

"...Bueno... supongo que tienes razón."


Tras decir esto, el tabernero dio media vuelta y se dirigió a la cocina. Viendo su actitud de intentar sacar más tajada de la cuenta, no pude más que suspirar, pero al menos el problema estaba resuelto. Devolví la bolsa de monedas a su dueño.


"Ohhh... Ohhh... ¡Esta damisela le agradece de corazón el gesto, joven!"


Temblando de pies a cabeza, Kishirika se puso a darme las gracias arrodillada.

Viéndola desde este ángulo, tuve que acordarme de los cuentos que el jefe del asentamiento Migurd me contó sobre la Gran Emperatriz de todos los demonios, y aunque el porte que tenía no se parecía en nada, he de reconocer que el resto de características se asemejaban a las que me describió entonces; y más si tenía en cuenta el hecho de que su raza tenía la característica especial de ser inmortal, en ese caso, es normal que su aspecto físico no muestre su verdadera edad.

Como ayer estaba bastante borracha no me di cuenta, pero recuerdo que Kishirika parece tener relación con el Rey Demonio BagraHagra...


"Discúlpeme el atrevimiento, pero me gustaría confirmar que es usted la verdadera Gran Emperatriz Demoniaca, Kishirika Kishirisu-sama, ¿me equivoco?"

"¿Hm? Ahh, eso. No es problema, no muchos creen las palabras de esta damisela hoy en día, pero es correcto. ¿Y cuál es su nombre, joven?"

"Ah, discúlpeme por no haberme presentado. Soy Roxy Migurdia, del clan Migurd que se encuentra en la provincia de Bigoya."


Cuando me presenté, por algún motivo, Kishirika se puso eufórica asintiendo.


"¡Ohhh! ¿Roxy? Vaya, vaya, esta damisela conoce ese nombre. ¡Eres la Shishou de Ludeus, ¿no es cierto?!"

"...¿Conoce a Ludy[182]?"

"Esta damisela tuvo un encuentro fortuito con ese joven en Puerto Brisa, y debo decir que era un hombre bastante inteteresante."

"¿E-eso cree...?"


Me pregunto de qué habrían hablado juntos, y qué le habría dicho Ludeus de mí, pero me da miedo preguntar.

En realidad, Kishirika solo ha oído hablar de la relación de Roxy y Ludeus en sus viajes por el continente demoniaco, pero esto es algo que Roxy desconoce.


"Umu[183], tanto usted, joven, como Ludeus le han salvado la vida a esta damisela; he de decir que sois una pareja de Shishou y estudiante increíblemente espléndidos, y debido a que me salvaste ene sta ocasión, supongo que debería hacerte entrega de una recompensa por tal acto."


Mi corazón se detuvo cuando escuché la palabra Recompensa proveniente de Kishirika; ya que los ojos místicos que posee son conocidos por todos los demonios, y este hecho es el que la pone por encima del resto de Reyes Demonio, convirtiéndola en Gran Emperatriz Demoniaca, con suficiente poder como para empezar, si quisiera, una guerra entre humanos y demonios.

Pero entonces recordé una detalle importante.


"Hmm... Su masjestad, ¿podría utilizar sus ojos místicos para ayudarme a encontrar personas desaparecidas?"

"Umu, de tal acto soy capaz; ya que hace poco me encontré de casualidad con Badi, y ya no hay persona en este mundo que esta damisela no pueda encontrar con ellos."

"Ya veo, entonces... ¿podría por favor averiguar la localización de Ludeus y su familia, que actualmente se encuentra desaparecida?"


Hasta yo me sorprendí de la decisión y rapidez con la pronuncié estas palabras, por la lástima de evitar conseguir un ojo místico impartido por Kishirika.

Pero es un hecho conocido el que Kishirika posee un ojo único llamado Ojo de Infinito que no puede conceder a nadie y que le permite ver cualquier cosa de este mundo sin posibilidad de error.


"¿Oh? Así que utilizas el único deseo que se te concede por el bien de otro ser; ¡esta damisela no puede sino considerarlo admirable! ¡Si los tiempos no hubieran cambiado, esta damisela te ofrecería una posición como una de sus Reyes Demonio[184]!"

"No importa, hubiera tenido que rechazarlo."

"Comprendo, comprendo.. veo que eres una joven modesta. Pues bien..."


Pude ver como los ojos de Kishirika se pusieron a girar en el interior de sus cuencas, tras lo que el color cambió. Finalmente, se puso a mirar en varias direcciones girando únicamente su cabeza mientras asentía.


"Umu, Ludeus se encuentra actualmente en la zona norte del continente central. Parece que él también está buscando a sus familiares."


Tuve que asentir a sus palabras, ya que de un modo u otro, se había puesto a buscar por la zona norte del continente como le pedía Paul en los mensajes sobre desaparecidos.

Por un segundo pensé que iría a Begarito desde el continente Milis, pero supongo que tenía que confirmar con sus propios ojos el estado de la provincia de Roa.


"El padre de este se encuentra en Milis-Sion, junto a una... ¿criada? La criada parece llamarse Lilia. Ah, y las 2 hermanas se encuentran en el mismo edificios que ellos."


Ante esta noticia, se me escapó un suspiro que no sabía que estaba atragantado; porque pensaba que tanto Lilia como Aisha seguían desaparecidas.

Me alegro de que las encontraran sanas y salvas... aunque es posible que fuera Ludeus quién las encontrara en el continente demoniaco y las escoltara hasta Milis-Sion; por mucho que Dead End solo fuera un grupo de 3, podrían haberles acompañado más personas que no formaran parte del grupo como tal.


"La madre está.... dame un segundo..."


Pude hasta notar la cantidad de maná que Kishirika canalizó a su ojo místico, muchísimo mayor que hasta ahora mientras buscaba a Zenith.


"Se encuentra en Lapan, la ciudad de los Laberintos del continente Begarito."


Roxy fue ajena a como su expresión se iba relajando para mostrar una increíble tranquilidad y alegría. Porque, por mucho que se encontrara muy lejos de aquí, había confirmado que todos los miembros de la familia Greyrat se encontraban con vida.

Hasta ahora pensó que no sería difícil de creer que 1 o 2 hubieran muerto debido al incidente, pero tras escuchar la supervivencia de todos solo pudo tener un pensamiento rondando su cabeza.

Así de especiales son los Greyrat... Han tenido una increíble suerte.

O eso parecía.


"No obstante... hay algo extraño..."


Kishirika se mostró molesta, y su ojo volvió a alterarse hasta recuperar el tono normal.


"¿Hay algún problema?"

"Bueno... ¿cómo decirlo?... Esta damisela no pudo ver con claridad a la madre."

"¿No pudiste verla con claridad? ¿Será porque se encuentra bajo tierra?"

"Es posible, esta damisela todavía no posee todo su poder, pero bueno, descubrirás el problema cuando lo veas con tus propios ojos, joven."

"Diría que es algo importante, por lo que me gustaría conocer todos los detalles."


Por mucho que Kishirika lo haya dicho casi como si no fuera nada, algo no me huele bien. He visto suficientes desaparecidos hasta este punto como para comprender las condiciones tan trágicas en las que se pueden llegar a encontrar tras el incidente; y en este caso, es algo que podría estar interfiriendo hasta con el ojo místico único de la Gran Emperatriz Demoniaca...

Todavía sentía la alegría de las noticias que había recibido gracias a Kishirika, pero algo me decía que esa felicidad no fuera duradera.


"¿Cómo...? Pues por mucho que lo digas de esa forma, lo que no se puede ver, simplemente no se puede ver... Aunque... Ohh, cierto... Es posible que se deba a que se encuentra dentro de un Laberinto, después de todo está en la ciudad de los Laberintos. Aunque en realidad, esta damisela nunca ha estado en ella personalmente."

"¿No puedes ver en el interior de los Laberintos?"

"Umu, principalmente porque los Laberintos de Begarito poseen una increíble concentración de maná."


Escuchando estas palabras me puse a pensar sobre toda la información que poseía en este punto.

Zenith, junto con Paul, Elinalise, Talhand y alguno más, habían ido anteriormente a explorar Laberintos; y conociendo de primera mano la habilidad de Talhand y Elinalise, es más que probable que Zenith pudiera sobrevivir hasta en un Laberinto, pero... ¿por qué no ha contactado con nadie? Ya han pasado 3 años desde aquello...


"Pero en cualquier caso, es un hecho que se encuentra con vida, ¿no es cierto, Kishirika-sama?"

"Umu, no hay duda."


Aunque solo fuera la palabra de Kishirika, no me quedaba más remedio que confiar en ellas.

En ese caso, por algún motivo u otro, Zenith debe estar atrapada en el Laberinto o que sea incapaz de salir.

Esta deducción me pareció la más acertada, por lo que asentí con la cabeza tras pensarlo bien.


"De acuerdo, le agradezco enormemente la información."

"No te preocupes, no hay problema, ha sido mi forma de darte las gracias por salvarme."


Kishirika se puso a asentir de forma exagerada mientras salía de la taberna dando pequeños saltitos.


3ª Parte[edit]

Esa misma tarde, organicé una reunión con mis 2 acompañantes.

Talhand se había puesto otra vez a beber como si no hubiera pasado nada la noche anterior y Elinalise había vuelto con esas marcas con forma de beso que llaman chupetón por todo su cuello.


"Mira que ser capaz de encontrarte con alguien como la Gran Emperatriz Demoniaca... Eres muy afortunada."


Al oír esto de Elinalise mientras se reía suavemente, no pude verlo de la misma forma.

No ha sido para tanto.... aunque quizás piense así porque la encontré en una posada o porque no parecía especialmente importante tampoco.


"No obstante, eso nos lleva al final de nuestro viaje, ¿no es así?"


Talhand continuó la conversación con algo de tristeza en sus palabras.

En realidad, todavía nos llevaría 1 año en regresar al continente Milis, pero es cierto que la meta de nuestro viaje ha sido alcanzada ahora que sabemos que todos los familiares de Paul están vivos y dónde se encuentra el último miembro desaparecido. Así que sí, el viaje ha terminado.


"¿Qué vas a hacer tú, Roxy?"

"Planeo regresar a Milis-Sion para contarle a Paul lo que hemos descubierto."

"Comprendo, en ese caso, supongo que nos separaremos a mitad de trayecto."


Parece que Elinalise y Talhand siguen sin querer ver a Paul.

Escuché que se separaron con una gran discusión, pero no me han contado nada en concreto, y como tampoco creo que sea de mi incumbencia, no les he preguntado sobre el tema.


"Hmmm... pero es cierto que Ludeus está bastante alejado del resto de su familia."


Mientras decía esto, Talhand se llevó la mano a la barbilla, y acabó suspirando; haciéndome darme cuenta del motivo de su comentario.

Yo iré hacia Milis-Sion, y seguramente acompañe a Paul y su familia a Begarito para buscar a Zenith. En ese caso, el único que no sabrá de esto será Ludeus, y seguirá buscando por el continente central, y como está buscando por su cuenta, es imposible enviarle cartas sin saber como localizarle.


"Sería buena idea hacerle llegar esa información de alguna forma..."


Elinalise pronunció las palabras que me preocupaban. Pero no había forma de hacerle saber sobre Zenith, ya que aunque el continente central pareciera cerca de donde estábamos, pero en realidad era un largo camino.

Todos estos hechos me hicieron ponerme a pensar alguna solución.

Ludeus es increíble pero todavía es joven, y sería una verdadera lástima que desaprovechara esta época de su vida... Quiero hacerle llegar unas palabras, y ya no importa si decide reunirse con su familia o seguir de manera independiente como hasta ahora. Pero quiero poder decirle No hace falta que sigas buscando.


4ª Parte[edit]

"Y es entonces cuando esta damisela hace su aparición. paaaa-PAAAAA-PIIIIIIII."

"Y cuando este servidor también. TA-CHÁNNNNN[185]."


BANG

De repente, y sin venir a cuento, estos 2 entraron por la puerta.


"¡Este servidor quería conoceros!"

"¡Y cuando esta damisela le trajo hasta vosotros, escuchamos vuestra situación!"


Tras abrir la puerta de un tremendo portazo, un hombre enorme entró en nuestra habitación, que era fácil comprender que se trataba de un demonio, tanto por su piel color negro azabache y los 6 brazos que salían de su pecho.

Sus brazos superiores los tenía cruzados, 1 de sus intermedios señalaba a Roxy, y sus brazos inferiores los tenía apoyados en sus caderas. El hombre poseía un pelo color púrpura que le recorría toda su espalda y sentada en uno de sus hombros se encontraba, inesperadamente, la Gran Emperatriz Demoniaca, Kishirika Kishirisu.


"¡Perfecto! ¡Soy Kishirika Kishirisu, A.K.A.[186] LA GRAN EMPERATRIZ DEMONIACA!"

"¡Y yo soy su prometido, el Rey Demonio BadiGadi!"


Con los 2 recién llegados, los 3 que nos encontrábamos en la habitación estábamos completamente boquiabiertos sin saber como reaccionar; y la primera en hacerlo fue Elinalise.


"Esto... no te vi por la mañana, onii-san[187]."

"¡Fuajajajaja, es que fue una increíble noche, onee-san[188]!"


Badi respondió a Elinalise mientras colocaba su pulgar entre los dedos de su puño cerrado en un gesto bastante vulgar[189], y no me quedó más remedio comprender que habían pasado la noche juntos... aunque no quería creerlo.

El sudor frío corría por mi espalda pero decidí participar.


"L-¿Le conoces?"

"Hmmm... técnicamente sí... supongo."


Por lo que contó de la pasada noche, Elinalise se fue con un hombre del bar, en dirección a otro. El hombre parece tener ideas oscuras en mente e intentó que Elinalise bebiera, y Elinalise, que también tenía ideas oscuras, bebió.

Elinalise, borracha como una cuba, fue llevada a una posada... y cuando volvió en sí, se encontraba entre los fuertes y negros brazos de este hombre. Y viéndose en esa situación, siguieron haciéndolo hasta la tarde que regresó con nosotros.


"¿Eh? Pero no dijo que era... ¿su prometido?... Uhh... ¡Creo que debo disculparme por mi acompañante!"


Imaginándome las posibles consecuencias, junto con alguna imagen perversa rondándome la mente, no pude sino inclinarme ante Kishirika algo aturdida por los acontecimientos.


"Hmmm, estimada Roxy, no tienes que disculparte con esta damisela. Badi es muy popular, por lo que estas situaciones son una ocurrencia cotidiana."

"¡Umu, el problema es que como Kishirika aun no se ha desarrollado físicamente, este servidor no puede penetrarla, por lo que no se puede evitar!"


Palabras tan directas me dejaron la mente en blanco cuando más imágenes asaltaron mi cabeza.

Y es que por mucho que gracias a la presencia de Elinalise, mi conocimientos sobre el sexo han ido en aumento, el hecho de que la Gran Emperatriz Demoniaca y el Rey Demonio, prometidos y sin darle importancia a algo como el adulterio se salía de los límites de mi comprensión.


"¡Pero a esta damisela no le imporrrrtaaaa!"

"¡Umu, además que para este servidor fue una simple relación pasajera!"


Si soy sincera, dudo que pueda comprender como piensa gente a un dúo tan alegre; pero el Rey Demonio BadiGadi...

Había escuchado hablar de él, se trataba del Rey Demonio que controlaba la provincia de Bigoya, y al que llaman El Rey Demonio Inmortal, BadiGadi.

Era el hermano menor de la también Reina Demonio Inmortal, Atofe, que tantos estragos causó durante la campaña de Laplace. Pero siendo miembro de la facción Moderada, BadiGadi se reveló contra la campaña de Laplace, combatiendo y perdiendo contra el Dios Demonio Laplace en el castillo Kishirika.

Había escuchado que se encontraba desaparecido, pero sigue siendo una persona bastante importante.


"Estimada Roxy, esta damisela le debe a Ludeus su vida. ¡Por lo que si ese hombre ha perdido el ritmo, esta damisela ofrecerá su apoyo!"

"¡Mi prometida habla de esa forma, pero en realidad simplemente utilizará el poder político que este servidor posee!"


Llegados a este punto, Talhand parecía haberse recuperado de la impresión más rápido que yo al menos, que todavía seguía confusa por la situación en la que nos encontramos. Y mientras se acariciaba la barba, el minero del carbón miró a Kishirika algo inseguro.


"¿Está segura de que no habrá problema?"

"¡Ohh! ¡Eres el minero de anoche! ¡No te preocupes, puedes confíar en esta damisela, ¿no es así, Badi?!"


Kishirika le dio un coscorrón en la cabeza a Badi, a lo que el Rey Demonio asintió en respuesta.


"Umu... Hasta este servidor cierto interés en este enano llamado Ludeus al que Kishirika considera sorprendente! ¡Así que mis propios ojos corroborarán si es tan sorprendente como dice!"

"Vaya, vaya.. ¿estás celoso, darling[190]?"

"Ciertamente lo estoy, Honey."[191]

"Hay que ver... sigues siendo un crío, Badi. Pero si eres el único amor de esta damisela..."

"Umu, hasta en este servidor se ve influenciado por el amor, acabaré con cualquier rival que aparezca."


Sería un problema que acabaras con él... Pero dudo que me escuchen aunque se lo dijera.


"Fujuju..."

"Fuajaja..."

"¡Fuajajajajaja! ¡Fuajajaja! ¡Fuajaj-cough cough cough-"

"¡Fuajajajajaja! ¡Fuajajaja! ¡Fuajaja.... ¿estás bien?"


Pero bueno, aunque fuera incapaz de comprender lo que había ocurrido, el mundo siguió girando.


5ª Parte[edit]

El sentido común de este mundo dicta que los mares están vetados ya que los controlan las razas oceánicas, y que aquellos que caminen sobre la tierra no podrán cruzarlos por donde les plazca.

Esta lógica en parte se debe a un malentendido ocurrido durante la posguerra de la campaña de Laplace, pero no es momento de contar esa historia.


Pero básicamente, el Rey Demonio BagraHagra como individuo, tenía una relación amistosa con parte de la raza oceánica; y aunque no estaría bien que un amigo rompas las normas que se han acordado entre todos los miembros de una raza, es algo distinto consentir sin armar revuelo que ese amigo hiciera tratos a escondidas que implicaran saltarse ligeramente esa norma.

Y como el Rey Demonio BadiGadi y el Rey Demonio BagraHagra eran amigos desde hace muchos años, era posible aprovechar esta relación para viajar al continente central desde el continente demoniaco sin pasas siquiera por el continente de las tierras altas.

El problema era, que si yo atravesaba los mares con el grupo que iría a informar a Ludeus, tardaríamos demasiado en informar a Paul en Milis-Sion, por lo que alguien debía ir a informarle.

Por si fuera poco, en el continente demoniaco no se puede viajar solo, ya que los monstruos en este continente eran muy abundantes, muchísimo más que en el continente central; y por mucho que yo fuera una maga de renombre con experiencia en combate y velocidad para conjurar, tendría que descansar por las noches, y si me atacaran varios enemigos en este estado, existe la posibilidad de que puedan conmigo.

Por este motivo, en el continente demoniaco se debe recorre como mínimo en parejas.


"Nunca. Jamás. No quiero verle la cara a Paul."

"Tampoco es algo que quiera hacer yo."

"Comprendo, en ese caso, yo iré a informarle."


Viendo a mis 2 egoistas acompañantes, decidí ir yo misma a Milis-Sion, por mucho que quisiera ver a Ludeus.

No se puede hacer otra cosa... Pero sigo necesitando alguien que me acompañe.

Observé a la pareja de aventureros que tantos días había viajado a mi lado, pidiéndoles apoyo sin palabras, y se miraron mutuamente hasta que finalmente Talhand cedió.


"Jum, no hay problema, te acompañaré. Aunque si soy sincero, preferiría no tener que volver a pisar una embarcación..."

"Lo siento, Talhand."


En respuesta al comentario de Elinalise, Talhand solo se encogió de hombros.

Realmente no hay necesidad de que fuerais a Milis-Sion, con haberle enviado una carta desde el continente Milis hubiera sido suficiente...

Pero viendo la actitud de estos 2, comprendí que no me harían caso ni les importaría el comentario, así que simplemente lo dejé estar y acepté la situación; ya que realmente no tengo inconveniente en volver a encontrarme con Paul.


6ª Parte[edit]

De esta forma, el grupo que tantos meses había viajado unido, se dividió en 2.

Talhand vendría conmigo de vuelta por donde vinimos en dirección a Milis-Sion; mientras que Elinalise iría al continente central con la Gran Emperatriz Demoniaca Kishirika Kishirisu y el Rey Demonio BadiGadi.

El barco de estos todavía necesitaría tiempo para zarpar, pero yo decidí comenzar mi viaje cuanto antes.


"Elinalise-san, muchas gracias por todo."

"Yo también te agradezco que vinieras con nosotros hasta aquí, Roxy."


Nos dimos la mano con firmeza, y Elinalise volvió a repetirme una frase que había escuchado varias veces en nuestro viaje.


"Roxy, si conocieras a un buen hombre, que no se te escape, ¿de acuerdo? Hazlo tuyo usando tus labios, ya sean los superiores o los inferiores."

"¿Todavía sigues con esas?"

"Calla y escucha. Si conoces a alguien al que ames de verdad, tienes que lanzarte a por todas. Ya te preocuparás más tarde de que el amor sea mutuo."


Ante las palabras de Elinalise, Talhand dejó escapar un suspiro.


"Tú... ¿Eso se lo dijiste también a Zenith?"

"Lo hice y es por eso que Zenith acabó echándole el guante a Paul, así que puedes confiar en mis palabras."


Al escucharla decir eso, no pude más que pensar un:

Ya veo...

Dándole más peso a las palabras de Elinalise a partir de este momento. El motivo es, que para mí, Zenith y Paul son la pareja ideal que siempre me he imaginado.

Si esa pareja ideal acabó felizmente casada gracias al consejo de Elinalise... no creo que pase nada por escuchar sus palabras.


"De acuerdo, Elinalise-san. Si eso ocurriera, iré a por todas."


Tras esta frase a modo de despedida, solté su mano.

Quizás fuera por un efecto óptico ya que soy más baja que ella, pero no puedo negar que hoy Elinalise parece más imponente que en otras ocasiones.


"Te agradecería que le saludaras a Ludy de mi parte."

"Dalo por hecho, me aseguraré de hacerle saber lo inquieta que estabas por las noches debido a no tenerle cerca."

"¿Qué? Un mom- ¿Cómo sabes eso? Ni se te ocurra decirle algo así. Además, no es como si hubiera estado soñando con él ni nada parecido[192]."

"Vale, vale..."


Pero una idea se me pasó por la cabeza justo en este momento.

¿Qué pasaría si Ludeus y Elinalise se conocen y acaban yendo juntos a una posada...? Si tenemos en cuenta que está buscando por la zona norte, lo más seguro es que se encuentren dentro de 1 año... han pasado 10 desde la última vez que le vi... así que tendrá 13 o 14 años. No me cuesta pensar que Elinalise le echara el ojo[193]...

Ese pensamiento me hizo sentir bastante incómoda y algo malhumorada.


"¿Qué te pasa? ¿Por qué te has quedado callada de repente?"

"Nada... bueno, si te soy sincera... si Ludeus fuera uno de esos buenos hombres de los que hablas, ¿acaso vas a ir tras él?"


Intenté decirlo de la forma más casual posible, pero no me cabe duda de que Elinalise, con tantísima experiencia más que yo, pudiera ver algo de mi preocupación en sus palabras.


"Te hago saber que bajo ningún concepto planeo convertirme en la nuera[194] de Paul."


Parece que esta idea de verdad molestaba en gran medida a Elinalise, y al oírla pude sentir como me quedaba más tranquila.


"Comprendo.... Bueno, es hora de que nos pongamos en marcha."

"Cuídate, Roxy."

"Lo haré, pero tú también, Elinalise-san."


Tras lo que Elinalise miró por encima del hombro a Talhand casi como si estuviera observando a un ser insignificante.


"No te vayas a morir en una cuneta, Talhand."


Talhand se mostró bastante molesto con el comentario y reaccionó acorde, escupiendo a un lado[195].


"Me has quitado las palabras de la boca, Elinalise."


Viéndoles, no pude sino pensar que, a pesar de su actitud, se llevan bastante bien.


7ª Parte[edit]

-- Desde el punto de vista de Elinalise DragonRoad --


Poco después de ver marchar a Roxy, me encontré con el barco que nos llevaría al continente central.

Se trataba de un bote de la raza oceánica con bastantes años de antigüedad y que además era tirado por bestias mágicas[196]. Cuando lo comparas con los botes propios de la raza humana, te causaría una mala impresión por estar algo desgastado, pero no se le podía negar que era bastante más rápido y estable que el que construían los humanos.

Atravesé la pasarela para subir al barco junto a BadiGadi, y a medio camino, pude escuchar una fuerte risotada proveniente de Kishirika a nuestras espaldas.


"¡Fuajajajaja! ¡Bueno, hasta que volvamos a vernos, oh, Badi! ¡Si comenzaras a echar de menos a esta damisela, tienes la libertad de volver cuando lo desees al continente demoniaco!"

"Umu. ¡Este servidor se despide de ti deseándote lo mejor, prometida mía! ¡Hasta que volvamos a vernos! ¡Fuajajaja!"

"¡Quién sabe cuántos años te separaran de esta damisela en esta ocasión! ¡Fuajajaja!"


Siempre pensé que la Gran Emperatriz Demoniaca, Kishirika Kishirisu vendría con nosotros para hacernos compañía nocturna, pero no se subió al barco con nosotros; dejándome bastante confusa por la evolución de los acontecimientos.


"¿Ara?[197], ¿la princesa no viene con nosotros?"

"¡Umu! ¡Ya que Kishirika no puede abandonar el continente demoniaco!"

"Ya veo, pero... ¿es por una maldición?"

"Algo así."


Como la Gran Emperatriz Demoniaca no podía abandonar el continente demoniaco, hoy también, se dedicará a deambular por sus tierras sin que nadie conozca su rumbo.

El problema es que este hecho era completamente desconocido para Roxy, que se pensaba que Kishirika también iría con nosotros a reunirnos con Ludeus.

Si lo hubiera sabido antes, le habría dicho a Kishirika que se fuera con Roxy; ya que hay cientos de peligros en el continente demoniaco. Por mucho que Talhand fuera con ella y con eso fuera improbable que ocurriera lo peor, con una persona más habrían ido más seguro; más aun si esa persona es la Gran Emperatriz Demoniaca.

Pero Elinalise pronto cambió de opinión.

Si una persona como esa viajara con Roxy, me cuesta imaginar los problemas que acabaría encontrándose.


Y mientras, ajena a los pensamientos de su ex-compañera Elinalise, Roxy Migurdia nuevamente se ponía en marcha por el continente demoniaco.


Capítulo 63.2 - Capítulo Especial - Hay Cosas que Nunca Cambian[edit]

1ª Parte[edit]

En el reino de Sanakia, por el que se extienden grandes terrenos de cultivo de arroz, un carruaje recorría el ancho camino que atravesaba estos arrozales.

Varios soldados lo acompañaban protegiéndolo, pero no había tensión alguna en sus expresiones, ya que estos guardias iban casi paseando, como si se tratara de unas vacaciones. Solo con ver esto, era fácil comprender que en el interior del carruaje no viajaba ningún VIP[198] ni persona importante.

Aun así, tampoco había signos de que transportaran nada valioso; ni metales, ni víveres, y que lo único llamativo o de interés en ese carruaje era la cantidad de guardias que lo transportaban. Que a su vez iban tan solo ligeramente armados, sobreentendiendo que nadie querría atacar un carruaje de estas características.

Y tal y como lo parecía, en su interior no viajaba ningún personaje importante, sino 3 mujeres, de las cuales, una era 1 caballero y el resto, un par de doncellas.

La mujer caballero se trataba de Ginger York, una caballero procedente del reino de Shirone que estaba sentada junto a la puerta del carruaje y escuchando las conversaciones de sus otras 2 acompañantes.


"Amo y Señor-onii-chan[199] era verdaderamente fantástico y genial..."


La persona que dijo esto era una pequeña llena de energía que llevaba puesto un traje de sirvienta que le quedaba algo ancho. Se trataba de Aisha Greyrat.


"Vamos, si piensas en alguien perfecto con quien casarte, debe ser un hombre así... ¿No te parece, madre?"

"No-¡Sí! Tienes razón."


Y haciendo juego con ella, la otra mujer que viajaba en el carruaje también llevaba el mismo traje de sirvienta. Se trataba de Lilia.[200]

A simple vista, podías imaginar que era la viva imagen de aquello en que Aisha se convertiría al crecer, incluyéndole unas gafas que ocultaban una mirada fría y calculadora, que en estos momentos no era ni fría, ni calculadora, sino más bien intranquila y perdida.


"¿Sabes? Esa vez que me salvó fue increíble, apuntó al suelo con su dedo y se abrió un boquete, y después PAM y acabamos saliendo por los aires... me pregunto si eso lo hizo también con magia, porque da la impresión que puede hacer cualquier cosa conjurando en silencio. Pero en serio, sorprendente... fue espléndido."


Aisha no ha parado de elogiar al que llama Amo y Señor-Onii-chan en casi todo el viaje; haciendo que Lilia no sepa bien qué hacer.

Esto se debe a que su hija no ha comprendido que El Amo y Señor de Dead End es en realidad su hermano mayor, Ludeus Greyrat.

Al principio se equivocó al escucharla llamarle Onii-chan cuando se despidieron en Shirone, pensándose Lilia que Aisha lo había comprendido, pero al parecer le llamaba de esa forma con la idea simplemente de un chico mayor que ella.


"¿Y sabes? Como era la primera vez que experimentaba algo así, acabé orinándome encima sin querer, pero por algún motivo, estando con Amo y Señor-onii-chan no sentí nada de vergüenza. Llegué hasta pensar que no me importaría enseñarle todo de mí[201]... ¿Acaso me he enamorado?"


Aisha junto sus manos frente a su pecho casi como si rezara mientras le brillaban los ojos de la emoción.

Viéndola actuar de esta forma, había llevado a que Lilia no supiera bien como reaccionar, porque no estaba segura de si sería buena idea o no decirle aquí y ahora que El Amo y Señor es Ludeus, ya que hace apenas unos días, Aisha sentía repulsión por su hermano.

Y es que aunque Lilia estuvo contándole a Aisha durante varios años lo magnífico que era ese chico, la pequeña solo pudo pensar que todo esto eran invenciones suyas y que era imposible que alguien hubiera realizado todos esos actos, haciéndola desentenderse de todos los intentos de su madre por explicarle lo especial que era Ludeus.

Por supuesto, hasta Lilia comprendía los fallos en sus métodos, pero quería sobre todas las cosas que Aisha acabara sirviendo a su hermano para pagar la deuda que ambas tenían con él por permitirles continuar viviendo con los Greyrat; y por este motivo, tenía que hacerle ver lo fantástico y sorprendente que era y lo mucho que le debían.

El problema es que al escuchar el increíble, perfecto y sobresaliente humano que Lilia le describía, la avispada y algo precoz Aisha automáticamente comprendió que no existía ninguna persona sin ningún solo defecto en este mundo. Esto llevó a que una vez descubrió los aspectos negativos de Ludeus que su madre le había estado ocultando, su mente se hizo oídos sordos de todo lo positivo y se centró en ese aspecto negativo y casi encantador gusto de Ludeus.

Y es normal, las personas automáticamente le damos más importancia a aquello que descubrimos y vemos por nosotros mismos que aquello que otros nos cuentan. Es posible que si Aisha hubiera tenido algunos años de experiencia más a su espalda habría sabido valorar más equitativamente estos aspectos negativos y positivos que había visto y oído de su hermano, pero todavía era demasiado joven.

Su descubrimiento le hizo pensar que todo cuanto su madre le había contado eran mentiras y que ese tal Ludeus era un indeseable.

Lilia se arrepentía de sus métodos llegado este punto, porque de hecho, habían otras mejores formas de encaminar a Aisha hacia su hermano, pero su forma de describirlo y ponerlo era casi como si quisiera convertir a Ludeus en un ídolo para Aisha.

Pero por mucho que Lilia quisiera corregir los errores, estos, una vez cometidos, son imposibles de cambiar, y ahora que habían llevado a que Aisha tuviera una impresión equivocada de su hermano, le estaba siendo difícil hacerle cambiar de parecer.

Debido al incidente que las llevó al reino de Shirone y a sus intentos fallidos durante su estancia, Lilia se había casi dado por vencida de enmendar su error.

Pero casi como un acto del destino, en estos momentos, Aisha se encontraba bañando en halagos a Amo y Señor-onii-chan, lo que llevó a Lilia pararse a considerar sus acciones a partir de ahora.

Si Aisha descubriera que ese maravilloso Amo y señor-onii-chan es en realidad su hermano Ludeus, ¿eliminaría la repulsión que siente por este? Y lo que es más importante... ¿conseguiría que Aisha quisiera servir a Ludeus por su propia voluntad?

Pero por su parte, Ludeus había decidido ocultar su identidad debido a su preocupación por las posibles represalias, despidiéndose de las 2 sin decirle a Aisha quién era en realidad, cosa que Lilia no era capaz de comprender.

Pero es un hecho que Aisha odiaba todo aquello que llevara a engañarla, y debido a lo lista que era, en ocasiones veía la falsedad en mentiras sin importancia de algunos adultos del castillo llevándola a delatarles y atacarles por ello.

Esto era tan pronunciado, que existía la posibilidad de que si tras todo este tiempo engañándola se revelara la verdadera identidad del Amo y Señor, le llevara a odiarle aun más, retorciendo el hecho de ocultarle su identidad hasta que pensara algo como que el haberla engañado es una muestra más de lo malvado y perverso que es, habiendo llegado hasta poder lavar mi ropa interior como tanto le gusta.

Y esto era algo que Lilia quería evitar a toda costa.


"Eh, mamáaaa... Si onii-chan muriera, quiero que sepas que me gustaría servir al Amo y Señor-san."

"..."


Por norma general, Lilia le daría un coscorrón fuerte en la cabeza a Aisha por decir algo de ese tipo, pero en este preciso momento es incapaz, debido a sus dudas e indecisiones, por lo que solo pudo responder con una sonrisa forzada mientras por su nuca dejaba correr el sudor frío.

¿Debería decirle a Aisha que el Amo y Señor de Dead End es Ludeus-sama? ¿o no? Si lo pusiera de una forma elegante, seguro que acabaría volviendo a querer a su hermano; pero si fallara, la repulsión que siente podría empeorar...

No podía permitirse fallar, pero no estaba totalmente segura de que pudiera orientar la conversación como le gustaría hablando con su inteligente hija.

Y al no saber bien qué hacer ante la situación, tan solo pudo continuar escuchando las palabras de la pequeña.


"Quiero que sepas que si sirviera al Amo y Señor-san, trabajaría tan duro como me fuera posible. Aunque es posible que no pudiendo rechazarle, no pudiera negarle que me observara mientras me cambio y otros menesteres[202], y es posible que esto haga que el Amo y Señor-san no pueda resistirse y me acabe haciendo suya ahí mismo. Es más que probable que una vida de debacle empiece desde ese día... Aunque le avisaría de que podrá tener mi cuerpo, pero jamás mi corazón, hasta que un día me dijera También quiero que tu corazón sea mío proponiéndome que me case con él... Kyaa~~"


Comparada con la devastada e inquieta Lilia, Aisha estaba encantada con la situación y riéndose en su interior.

Porque sabía desde hacía tiempo que el Amo y Señor era su hermano, que no era tan pervertido como se había imaginado hasta ese momento. Y aunque no fuera tan perfecto como su madre le había dicho, seguía siendo alguien extraordinario... Y sabiendo esto, estaba aprovechando para reírse de su madre.

Siendo honesta, no podía realmente querer a una madre que desde niña le ha limitado su libertad, diciéndole que hiciera esto o aquello. Al ver su actitud, Aisha un día se atrevió a preguntar el motivo, y su madre simplemente le dijo que lo hiciera sin rechistar, lo que continuó durante varios años.

Al final le dijo que era un entrenamiento para servir a un hermano al que jamás había visto, por lo que es normal que no estuviera especialmente contenta con ese motivo para limitarle la vida. Pero eso se acabó el día que se encontró con ese hermano.

Conjuraba en silencio, su uso de la magia era ingenioso, su juicio en combate era admirable, el coraje para adentrarse solo en el palacio real de Shirone para rescatar a su madre demostraba su valentía, y la delicadeza con la que trató el accidente durante su escapada de los guardias le mostró que era un caballero; tantos eventos hacían que la frase Esto es lo que significa ser GENIAL no dejara de surgir en la mente de Aisha.

Y para ser de ayuda a un hermano tan increíble y sobresaliente como ese, era necesario que fuera buena en prácticamente cualquier cosa; y habiendo comprendido esto, estaba incluso agradecida con su madre por el duro entrenamiento recibido hasta entonces, porque de no haber empezado desde tan pequeña, es más que probable que hubiera sido una empresa imposible de alcanzar en su vida.


"A~aah... me pregunto si onii-chan no habrá muerto ya... si lo estuviera, me iría dando brincos ahora mismo para servir al Amo y Señor-san."

"P-pero si Ludeus-sama no estuviera muerto, asegúrate de servirle como es debido, ¿comprendido?"

"Cla~aro, madre."


Pero servir a su hermano era una cosa, y disfrutar de la primera vez que había visto a su madre así de confundida e inquieta era otra.

Mushoku06 Aisha.png


"¡Ah! Aunque con 1 año sería suficiente, ¿no? Tras eso, me gustaría ir a ayudar al Amo y Señor-san~."

"E-Eso no... Hmm...."


Por lo que decidió continuar un tiempo más con esta farsa tan divertido.


Fin del Volumen 06

Mapa Mundial del Universo Mushoku Tensei

500

Mushoku6 01.jpg


Notas del traductor y Referencias[edit]

  1. Vísteme despacio que tengo prisa: dicho en el que se indica que por lo general las prisas solo conllevan más retrasos y problemas y que es mejor tomárselo con tranquilidad en esos días que tienes prisa por hacer algo o llegar a alguna parte.
  2. Makai/continente demoniaco: Makai es la palabra japonesa para referirse a ese continente, pero como el resto de continentes estaban traducidos optamos por usarla como nombre de vez en cuando. En Japonés, Makai es un territorio de demonios, a veces es considerado el infierno, y a veces simplemente territorio de criaturas mágicas, dependiendo del autor.
  3. Gran Tortuga: monstruo que aparece principalmente en el volumen 03 que se explotaba enormemente por su carne y sus caparazones para construir casas.
  4. Tundra: Tipo de ecosistema de llanuras poco fértiles y temperaturas bajas donde a menudo se amontona gran cantidad de nieve. Más Información
  5. Recordemos que cuando Hitogami habla en sueños con Ludeus, este lo hace en su cuerpo de 34 años de su anterior vida.
  6. Voyeur: conducta, que puede llegar a ser parafilica, caracterizada por la contemplación de personas desnudas o realizando algún tipo de actividad sexual con el objetivo de conseguir una excitación sexual. Aunque la expresión ha evolucionado parcialmente sin necesidad de implicar nada sexual. Más Información
  7. Sonido de aclararse la garganta
  8. Referencia a los Portadores de Plaga de Nurgle (WH40K) o a las Damas de las Plagas (Witcher). Monstruos que representan un ente capaz de extender plagas por el mundo, basado en las historias y cuentos de la edad media en la que estas plagas desolaron medio mundo.
  9. Es más que probable que Eris no sepa que Roxy, la Shishou de Ludeus es una mujer.
  10. Umu: Forma arcaica japonesa de afirmar un comentario hecho por otra persona.
  11. Wyvern: Criatura reptiliana y alada con 2 patas que tiene aliento venenoso o de fuego; aparece en la Historia de San Jorge y el dragón, de Paolo Uccello. Es una variante de dragón, por lo general de menor categoría. Más Información
  12. Reino/Estado Vasallo: Territorio que se encuentra subordinado a otro y al que le debe respeto, así como auxilio militar y político; y en algunos casos, tributos. Más Información
  13. Este párrafo es posible que se vea cambiado en el futuro, cuando tengamos más información.
  14. Dojo: Termino japonés usado para referirse al lugar de entrenamiento de artes marciales. Más Información
  15. Distintas palabras para la palabra arroz, en varios idiomas e incluso en varias formas de decirlo en japonés.
  16. Ginshari: Marca japonesa de arroz de calidad.
  17. Magia Restituyente: Magia que se centra en la eliminación de venenos, pero que puede utilizarse para crearlos en los niveles más altos.
  18. Itadakimasu/Qué aproveche: Expresión japonesa usada antes de comer.
  19. Onigiri: Bola de arroz con relleno, que por lo general está envuelta en una hoja de alga nori. Más Información
  20. Tamago Kake Gohan / Arroz con Huevo: Hay muchas formas de prepararlo en función de si el arroz está más o menos hecho o si el huevo está más o menos crudo. Pero básicamente es coger arroz en un bol, hacerle un huevo para el huevo y echarlo dentro, luego salpimentar. Imagen Ejemplo
  21. Ojou-sama/Princesa/joven dama: Palabra japonesa para dirigirse a una niña, adolescente o mujer joven de una forma muy respetuosa, normalmente usado para dirigirse a gente de la nobleza o directamente de la realeza. Más información
  22. Recordemos que en el prólogo habla de una chica que le atraía, pero que como no cumplía el estereotipo de chica del club de atletismo no le prestó atención, aunque más tarde se arrepintiera. También es una posible referencia al manga The World God Only Knows en el que el protagonista se queja de que las chicas del club de atletismo no lo son a menos que lleven el pelo recogido y unos bloomers en lugar de pantalones cortos.
  23. Danna: expresión japonesa usada para referirse a amo, dueño,
  24. Imagen Ejemplo
  25. Más Información
  26. Barbecho: técnica en agricultura que consiste en dejar sin cultivar una zona de cultivo durante 1 o 2 años para regenerar las tierras y potenciar los siguientes cultivos. Más Información
  27. En la versión inglesa utilizan Ratakia, pero debido a que existe un país con el nombre de Latakia (capital de Siria), pues preferimos ir con este. Más Información
  28. En los últimos capítulos, Ludeus cada vez habla de forma más ferviente de Roxy.
  29. El dicho japonés original iba más de los hechos significan más que las preocupaciones o algo similar.
  30. Referencia a la serie Armored Troopers Votoms, en el que el coronel de los Hombreras Rojas propuso crear super soldados que fueran capaces de sobrevivir a cualquier circunstancia en medio de una guerra.
  31. Alais: nombre basado en alguna característica propia de una persona para referirse a ella. Más Información (diferencia entre Alias y Seudónimo)
  32. Referencia a un personaje de las series tipo Sentai Rangers, aunque no he encontrado mucha información. Imagen Ejemplo
  33. Poweroso/Poderoso: Juego de palabras para sustituir un chiste difícil de alterar. El original era un juego de palabras en inglés de Nice/night/knight (genial/noche/caballero) que suenan similar, aunque signifiquen cosas distintas.
  34. Chuunibyou/Síndrome de 2º de Secundaria: término difícil de explicar, usado en psicología japonesa e internet en el que alguien tiene una ilusión de grandeza y/o se siente especial. Es una mentalidad muy extendida durante la juventud, pero que varios continúan teniendo esta percepción pasado ese periodo. Más Información (ENG)
  35. Referencias a personajes de Tekkaman en este caso, Tekkaman Evil (que hemos convertido en mago negro) y Tekkaman Ω (omega); debido a que la mayoría de personajes son soldados/caballeros, todos los nombres que ha dado Ludeus están relacionados siguiendo esta temática.
  36. Entre la traducción de Google Trans y la inglesa no estoy seguro de si pide que vele por su vida o que quiere verla por la vida de Roxy... tiene más sentido esto último, a menos que encuentre incongruencias más adelante.
  37. Referencia al Gato de Schrödinger una pregunta teórica usada para explicar y analizar la física cuántica que dicta que si introducimos en una caja a un gato junto con un líquido venenoso en un frasco fácilmente rompible, existe un 50% de probabilidades de que el gato esté vivo o muerto, que no será comprensible hasta su observación por parte de un tercero, similar a la pregunta teórica sobre el ruido que produce un árbol al caer en un bosque sin ninguna persona ni aparato oyente. Más Información
  38. Dead End/Callejón sin salida: Juego de palabras debido al nombre de su grupo, por eso lo hemos dejado en inglés.
  39. Déjà vu: Sensación al ver una escena de tu día a día y pensar que es algo que has vivido con anterioridad. Más Información
  40. Tsukkomi: estilo de humor japonesa, normalmente para dúos y tríos comediantes, en los que uno de los artistas hace un comentario exagerado y otro le responde con sequedad corrigiéndole y haciendo que el público se ría. Más Información (ENG)
  41. Es posible que Ludeus hable con cierto resquemor porque ya le han tratado varias veces como un niño en estos últimos capítulos.
  42. Le cuesta hablar debido a que había estado moqueando.
  43. No es que Aisha no sepa hablar, es debido a que tiene la nariz taponada por los mocos.
  44. Referencia al Phoenix Wright y su aclamado ¡Protesto!/Objection!. Imagen Ejemplo Más Información
  45. Sonido de silbido.
  46. Referencia a habilidades de ciertos monstruos en varios RPG en los que se piden refuerzos, por lo general mediante aullidos o llamando por walkie talkie. La parte en la que dice ha tenido éxito se debe a que en algunos casos, estas habilidades pueden fallar y que no aparezca nadie.
  47. Posible referencia a cuando Ruijerd o Nokopara le cogieron de ese modo en el volumen 03, llegamos a mencionar que se había convertido en una especie de deporte oficial en esta novela.
  48. Referencia a carteles de prohibido perros pero con Ludeus.
  49. Referencia a un detalle del prólogo en el que Ludeus llegó a masturbarse viendo un vídeo sin censurar de una sobrina suya.
  50. Muñecos malditos: temática de cuentos, películas e historias de miedo en la que por varios motivos, un muñeco se ha visto poseído por un espíritu maligno y busca algún tipo de venganza. Ejemplo
  51. En Japón, quizás debido al extenso síndrome de 8º curso (Chuunibyou), los japoneses sienten de forma natural cierta vergüenza ajena con nombres exagerados; como le pasa a Ludeus con Arrogancia del Rey Dragón de Agua (Aqua Heartia).
  52. NTR/Netorare/Infidelidad: Eventos bastante famosos últimamente en los que el protagonista pierde a su pareja.
  53. Aisha se está refiriendo a su hermano mayor de una forma neutra (Ani), en lugar del aclamado onii-san/chan.
  54. Maestro/Santo: En japonés, la palabra para el 4º rango en técnicas de espada y magia tiene las 2 lecturas, y es imposible encontrar una palabra que las englobe a ambas (qué cosas.. se me acaba de ocurrir venerable...) hemos optado por usar una u otra en función del contexto.
  55. Hentai/Pervertido/Salido: No confundir con el género hentai, es un término peyorativo con el que se identifica a personas lascivas con parafilias extremas y mal vistas.
  56. Referencia a un juego de mesa basado en las historias de HP Lovecraft, en las que los personajes sufren daño físico y/o mental, y cuando llega a 0, sufren penalizadores para el resto de la partida después de acabar en el hospital/manicomio.
  57. Onii-chan/Hermano: Forma kawaii o propia de niños/as chicos/as de referirse a su hermano mayor, estoy casi totalmente seguro de que muchos lo habréis escuchado en varias series, así que no le daré más revuelo al término.
  58. Es ironía, por si alguien no la ha notado.
  59. Se lee Yingaa, para que os hagáis una idea. Debería de haber puesto esto en todos los nombres nuevos...
  60. La figura de Ruijerd que hizo en la aldea Dordia y que más tarde intentó entregar en un pueblo de Milis-Sion sin éxito (Volumen 05).
  61. Creo que en este punto fue cuando Eris se empezó a mosquear de la actitud que tenía Ludeus por su Shishou. Por el momento, lo estoy escribiendo como si Eris no supiera que Roxy es una mujer... y a menos que encuentre algún texto que lleve a entender lo contrario, lo mantendré de esa forma.
  62. Subasta: sistema de venta en el que se van realizando ofertas que superan las de otros competidores, para que al final, la mejor oferta se lleve el premio.
  63. Ludeus está usando sensei para referirse a Roxy delante de Ginger, seguramente porque Roxy le prohibió que le llamara Shishou.
  64. Medida Tatami: Forma coloquial de referirse al tamaño de habitaciones en Japón debido a que el suelo por lo general está cubierto de piezas de tatami, que son unas especies de esteras de tamaño estándar 1mx2m por lo general. Más Información
  65. En japonés, a veces se eliminan secciones de conversaciones debido a que se sobreentienden con el texto; esto hace que en ocasiones ocurran estos malentendidos.
  66. Referencia a un hecho histórico en el que Leonhard Euler, fue solicitado por la emperatriz para que acallara a un filósofo francés llamado Denis Diderot. Más Información sobre Euler (ENG) Más Información sobre Diderot
  67. Referencia a Chopper, de One Piece. Imagen Ejemplo
  68. Referencia a Alphonse de Full Metal Alchemist que se avergonzaba con facilidad.
  69. Buen trabajo, soldado.
  70. Juego de palabras de juntar Hikikomori y NEET.
  71. Juego de palabras con low-cost (bajo coste) convertido en no-cost (sin coste).
  72. Referencia a la serie Popeye el marino al mezclar Ruijerd con Popeye, haciendo referencia una frase que Olivia usaba a menudo cuando otro personaje llamado Brutus la secuestraba.
  73. Referencia al Super Mario Bros, en el que Mario tiene que ir a rescatar a la princesa del malvado Bowser.
  74. Shounen: palabra japonesa que significa hombre joven y que en manga y anime se refieren a una temática que se caracteriza por ser series con grandes dosis de acción, a menudo situaciones humorísticas con protagonistas masculinos. El compañerismo entre adolescentes o adultos de un equipo de combate (o algo así) también suele subrayarse en un shōnen. Más Información
  75. Posible referencia al manga Rabuyan según la versión inglesa, aunque no estoy seguro. Imagen Ejemplo
  76. Reflejo de las gafas para ocultar los ojos, efecto muy usado en anime y manga. Vídeo Ejemplo
  77. A Ruijerd le gustan los niños.
  78. Esto no lo perdonará en la vida.
  79. Zanoba se refiere a la figura como estatuilla porque no entiende la diferencia y es lo más cercano que ha visto en su vida a las creaciones de Ludy.
  80. Propiedad física de los materiales por los que no se deforman o rompen por impactos o esfuerzos físicos.
  81. Referencia a las denominaciones del aceite de oliva virgen extra.
  82. GUAU...
  83. La censura en Japón aunque es esquivada de múltiples formas, existe, haciendo que gran cantidad de figuras tengan que utilizar erotismo en lugar de desnudez para representar la sexualidad. Más Información sobre censura japonesa
  84. If you know what I mean...
  85. Hay que mencionar que esa barrera es especialmente resistente si sobrevivió a este hecho.
  86. Comiket: gran evento japonés donde varios grupos de personas asisten para adquirir doujinshis hechos por aficionados o empresas de cómics, en el que se realizan gran cantidad de eventos y cuya asistencia puede llegar incluso a 210 000 personas en uno solo de los 3 que se celebra. Más Información
  87. Referencia a una frase típica de Keima Katsuragi de The World God Only Knows.
  88. Ludeus se ha puesto a hablar como un Señor Oscuro dirigiéndose a sus súbditos.
  89. Excomulgar: expulsar de forma violenta a una persona de una comunidad política, científica, religiosa...
  90. A4: Tamaño estándar para papel, con unas proporciones de 210x297 mm. Es el que usamos en el folio típico.
  91. Minion: Palabra inglesa para referirse a esbirro, aunque en español tiene un toque cómico, sobretodo debido a la película de Gru, mi villano favorito.
  92. Posible referencia al Rey León. Me encantaría ver fanart de Rafiki elevando a Zanoba mientras este sujeta una muñeca pasando del asunto.
  93. Gore: Género de películas de terror y de cine de no comercial que se centra en lo visceral y la violencia gráfica extrema, resarciendo con efectos y maquillaje, escenas en las que algún personaje es descuartizado o destripado. Más Información
  94. Imagen Ejemplo
  95. Bizarro en español significa valiente, pero extraño o fuera de lugar en inglés.
  96. referencia al dicho de que una persona con seguridad en sí mismo son atractivas para el sexo opuesto.
  97. El tono respetuoso de Lilia es de los más elevados en toda la novela.
  98. Danna: forma en desuso japonesa para llamar a un patrón, dueño, amo, maestro o amante, según contexto. Más Información
  99. Por lo general, en las familias japonesas los padres trabajan todo el día y apenas se relacionan con sus hijos, mientras que las madres se encargan del hogar y de la educación de los niños.
  100. Como el que le habla a un perro inquieto.
  101. Paul.
  102. La reacción típica de Ludeus cada vez que Lilia le cogía en brazos de pequeño. Volumen 01.
  103. Imouto / Hermana pequeña: Lo he puesto en japonés, porque allí para algunas personas es casi un fetiche, como lo es para Ludeus.
  104. Referencia al personaje Hachiman Hikigaya de Yahari Ore no Seishun Love Come wa Machigatteiru.. Más Información
  105. Mediohermano: término usado para referirse a hermanos con los que solo compartes un progenitor.
  106. Eufemismo de masturbación, pero no creo que hiciera falta explicarlo.
  107. Se refiere a ser capaz de salir de su casa, debido a que su anterior vida se convirtió en hikkikomori y gracias a un empujón de Roxy se atrevió a salir al exterior de la casa.
  108. Comprado en el capítulo 30 Parte 6.
  109. Sonido de un destello por algo reluciente, a menudo utilizado por el resplandor al mostrar los dientes en una sonrisa (en anime).
  110. Sekihan: Receta de arroz con judías que acaba con un tono rojizo, usado en Japón a menudo para festejar días concretos, como la primera menstruación en mujeres, casamientos... aquí hace referencia a celebrar la pérdida de la virginidad. Más Información
  111. Referencia a una serie hentai, creo... pero difícil saber a cuál, si alguien la sabe que me lo diga en mensaje privado si le da vergüenza.
  112. Onii-chan/Hermano Mayor: Forma cordial de referirse a un hermano mayor o en ocasiones a desconocidos bastante jóvenes. Aisha es la primera vez que llama a Ludeus de esta forma; y dejémoslo en que es un fetiche japonés. Vídeo Ejemplo
  113. Esto no estaba, pero en japonés las promesas se pueden hacer de forma unilateral, y no me cabe duda de que Ludeus respondería de esta forma.
  114. Forma de referirse a eventos, por lo general meteorológicos, que son incontrolables y que si atacan no hay nada que hacer, com si se tratara de un terremoto o un volcán.
  115. 100 000 $/€
  116. Posible referencia al Final Fantasy VII y algunos otros RPG en el que los personajes, para atacar a enemigos voladores o lejanos necesitaban poseer la habilidad de atacar a distancia.
  117. Persona precavida vale por 2.
  118. Posible referencia a un Death Flag activado cuando Ruijerd le pasó la antorcha a Eris, por lo que Ludeus ha optado por algún tipo de amuleto protector para casos de emergencia. Más Información (ENG)
  119. Ojos Sanpaku: Término japonés y chino en el que se refieren a personas a las que se le puede ver el globo ocular por debajo o encima del iris. Más Información (ENG) Imagen Ejemplo
  120. Imagen Ejemplo
  121. Referencia al personaje Oersted (escrito igual que Orsted) del juego Live a Live de super nintendo. Más Información Imagen Ejemplo
  122. Plexo Solar: Zona situada entre el esternón y el estómago, alrededor de la arteria aorta que posee una gran cantidad de terminaciones nerviosas centradas en ese punto. Muy recurrente en anime, es una zona en la que por lo general, en este medio, cuando es golpeada, deja a la persona sin aire y ligeramente paralizada de dolor, a menudo hasta inconsciente (esto último es por lo general falso). Más Información
  123. Frame/Fotograma: Cada una de las imágenes que forma parte de un vídeo o animación.
  124. Referencia a los juegos estilo Street Fighter en el que tienes que introducir comandos a través de un mando para que el personaje ejecute movimientos especiales.
  125. Referencia al King of Fighters donde todos los personajes eran capaces de combinar distintas técnicas y ataques para no dejar de atacar al adversario hasta quitarle el 100% de su vida.
  126. Tengo que revisar los hechizos de Orsted, pero de momento no parece que estén mal.
  127. 7 Estrellas.
  128. Referencia a un juego de PSX de Hokuto no Ken / Puño de la Estrella del NorteVídeo Ejemplo
  129. Lap Pillow: Evento muy típico en anime y manga en el que un personaje tiene su cabeza apoyada en los muslos de otra para reposar. Imagen Ejemplo
  130. Referencia a la serie Kiseijuu/Parasyte en la que el protagonista sufre una herida en el pecho que se cura de forma similar. Imagen Ejemplo
  131. Para los curiosos, en el capítulo 52.
  132. Solo lo puedo ver como ironía...
  133. Eso no se pregunta...
  134. Recordemos que los pasos que sigue Ludeus en su cabeza a la hora de lanzar hechizos en silencio son: Creación(forma base) Dureza(refuerzo) Alteración(cambios en forma base) Manipulación(Añadir movimiento antes de lanzar) Velocidad(Lanzamiento)
  135. HP/PG/PV: Puntos de golpe o vida de un personaje en un juego de rol.
  136. Volumen 06, cuando Hitogami le mostró la visión de Aisha.
  137. Eso o que Ghyslaine le sigue guardando rencor a Paul. No me extrañaría.
  138. Es algo que no se representa mucho en este novela, pero para los japoneses, los sufijos que se añaden a los nombres son una forma de respeto y al mismo tiempo de distanciación (sama, san...), denotándose más cercanía cuando se utilizan sufijos más cariñosos (chan, kun) o sin ningún sufijo directamente.
  139. Ojou significa princesa o jovencita de la nobleza o mucho mayor rango social.
  140. Estilo de política japonesa, supongo.
  141. Es una metáfora bastante... descriptiva.
  142. Imagino que no pueden dar esa información así como así, pero esta frase me pareció un tanto estúpida.
  143. Nekomimi: Personas con orejas de gato y casi siempre también colas. En este caso, se refiere específicamente a las mujeres-gato.
  144. Hentai: palabra japonesa que quiere decir pervertido/perversión. Además, es el nombre que recibe el género del manga y el anime de contenido pornográfico. Más Información
  145. En el volumen 02 se explicó como, según la tradición de los Boreas, todos los hijos varones de los nobles de esta familia pasan a formar parte de la familia del cabeza de familia, incluyendo 2 hermanos de Eris.
  146. Me encanta que esto sea lo primero que piense Ludeus al escuchar esa frase de Eris.
  147. Forma de referirse a su pene, en honor a TH3D4N1S4M.
  148. Bestia/Animal: Eufemismo japonés para referirse a personas agresivas sexualmente.
  149. Noblesse Oblige: Traducido algo así como el deber de la nobleza, es una figura literaria francesa que intenta representar que quien se clame a sí mismo como noble, debe conducirse como un/una noble. En ética, este término sirve para indicar que aquellas personas con dinero y poder, deben cumplir una serie de obligaciones para con el resto de ciudadanos/as. Más Información
  150. Edna, la maestra de etiqueta del volumen 02.
  151. Capítulo 36.5 del volumen 04, cuando Roxy espiaba a Ruijerd.
  152. Eris tenía 2 motivos para hacer esa misión, que siempre había soñado con ir a cazar Goblins como aventurera, y el otro era un secreto. Este era el motivo secreto.
  153. Recordemos que Ludeus no pudo hacerlo porque Ruijerd se lo impedía.
  154. Es lo que Eris piensa y deduce.
  155. Necesitaríamos que alguien que supiera japonés compruebe que este párrafo es correcto. Contactadnos vía FB o Twitter.
  156. Buenos días a todos.
  157. A puntísimo he estado de escribir princesos para seguir las modas de Internet.
  158. Riajuu: es un tipo de insulto o derogativo japonesa con la que referirse a personas que son sociables, se relacionan con gente y principalmente tienen pareja de carne y hueso. Es un término un tanto ambiguo.
  159. Dan unas ganas increíbles de darle un puñetazo...
  160. La mejor frase del capítulo.
  161. Eso y Aquello: Eufemismo japonés muy usado para referirse a cosas mal vistas, en este caso, las zonas sexuales del cuerpo de una mujer (pechos y vagina). En otras ocasiones se refieren a acciones censurables (sexo oral, vaginal, anal y algunos fetiches)
  162. Referencia a Soul Eater y la habilidad de varios personajes de sincronizarse a la perfección con su compañero (arma/usuario).
  163. Es difícil de explicar el juego de palabras, pero básicamente que más que conseguir algo con esa primera vez, lo que hizo fue perder la virginidad.
  164. Charla de almohada/Pillow Talk: Expresión usada para referirse a las conversaciones en la cama a la mañana siguiente de tener relaciones sexuales con alguien.
  165. Beast Mode/Berserker: Referencia a la serie Evangelion, donde los robots tenían un estado conocido como modo bestia, en el que entraban en frenesí, dejándose llevar por los instintos.
  166. Es gracioso pensar que el monólogo que Ludeus ha tenido, le haya pasado en alguna ocasión que ha soñado que perdía su virginidad.
  167. Ir comando: Expresión que hace referencia a ir sin ropa interior.
  168. No estoy seguro, pero por la situación, comprendo que Eris le ha dejado las bragas a Ludeus, para que la recuerde, y a cambio, se ha llevado los calzoncillos de Ludeus para lo mismo.
  169. En la simbología japonesa, posiblemente de origen literario, cuando personajes con el pelo largo, por lo general mujeres, se cortan el pelo es una referencia a un cambio importante en sus vidas. En algunas ocasiones se hace cuando rompen con la pareja, o cuando deciden que no pueden seguir viviendo de una forma concreta. Más Información (ENG)
  170. Recordemos que Ludeus va en modo comando, sobretodo por las lectoras femeninas.
  171. El grupo que traía Paul de niños y personas mayores que había ido rescatando.
  172. En Japón, evento rosado es un eufemismo para escena sexual.
  173. Hemos alterado completamente el punto de vista de este capítulo especial, no hay mucha diferencia con respecto al original, pero personalmente me parece más interesante de esta forma.
  174. Por lo general, una barrica es un barril enorme en el que se deja fermentar la bebida, pero en universos medievales, las barricas eran casi como las botellas de litro de hoy día. En este caso, se refiere a un barril pequeño, y por contexto, creemos que mínimo será de 15 litros.
  175. Sonido de aprobación.
  176. Estar forrado: expresión española sobre tener mucho dinero.
  177. Intentamos representar la forma arcaica con la que habla este personaje.
  178. Sonido que suele usarse para representar cuando alguien suelta aliento después de beber mucho.
  179. MUY en el aire, hemos encontrado alguna coincidencia en internet.
  180. Forma acortada para el nombre de BagraHagra. Igual que con Badi en BadiGadi.
  181. En realidad Green Coins es una posible referencia a GreenCoin que es un tipo de divisa digital basada en bitcoin; pero como desconocemos si es así, vamos a optar por un nombre más atrayente que Moneda Verde, sobretodo teniendo en cuenta que es la mayor del continente demoniaco.
  182. Mención especial en que Roxy llamó Ludy a Ludeus.
  183. Umu: Forma arcaica japonesa de afirmar. Por lo tanto sería el equivalente a Así es / En efecto.
  184. Se me olvidó esta parte... Mmmm Roxy Reina Demonio... ¡QUIERO FANART!
  185. Como parecía que intentaban imitar una canción, hemos puesto una famosa, Richard Strauss, Introduction from Also Sprach Zarathustra Vídeo Ejemplo
  186. AKA/A.K.A./Also known as/También conocida como: expresión muy usada en inglés.
  187. Onii-san: palabra japonesa para hermano, en este caso, se usa de manera informal para referirse a un desconocido de tu edad; similar a bro, compi...
  188. Onee-san: palabra japonesa para hermana, pero en este caso es una manera informal de referirse a una desconocida de tu edad; similar a bro, compi... pero en femenino.
  189. En Japón, este gesto representa practicar sexo o una vagina. Imagen Kawaii de ejemplo
  190. Darling/cariño: forma acaramelada de referirte a tu novio, lo he visto en varias series como Nisekoi, pero no sé el origen.
  191. Honey/¿dulzura?/¿cielo?: forma acaramelada de referirte a tu novia, lo he visto en varias series como Nisekoi, pero no sé el origen.
  192. Lo he tenido que leer con voz de Tsundere...
  193. Echar el ojo: ponerle en el punto de mira, ir a por alguien. Y cuando hablamos de Elinalise yendo a por un hombre... pues eso.
  194. Nuera: Esposa del hijo de una persona.
  195. Escupir cuando estás molesto, es una costumbre japonesa, principalmente seguida por delincuentes y gente que no sigue las normas sociales para demostrar enfado.
  196. La diferencia por lo general entre bestia mágica y monstruo es que estos últimos atacan humanos. Es el mismo motivo por el que a los Goblins no se les considera razas demoniacas.
  197. Ara: Sonido japonés para denotar confusión. Ejemplo: ¿Ara? ¿Y el plato?
  198. VIP/Very Important Person/ Persona muy importante: palabra utilizada para alguna persona de interés para un país, empresa, nación...
  199. Onii-chan: en este caso es un sufijo usado por niños para referirse a hombres ligeramente mayores que ellos de forma animada o afectiva; aunque también se utiliza para referirse a hermanos mayores.
  200. No recuerdo ni una sola ocasión en la que Lilia se presentó como Lilia Greyrat, sino más bien como la doncella de los Greyrat. Esto se debe posiblemente a su complejo por casi romper la familia Greyrat en el volumen 01.
  201. Expresión japonesa que hace referencia a mostrarte completamente a una persona, tanto física (mostrarte COMPLETAMENTE) como mentalmente.
  202. Aisha cuela en su vocabulario palabras excesivamente cultas.
Ir al Volumen Anterior Volver a la Página Principal Ir al Volumen Siguiente