Mushoku Tensei Spanish:Volume 07 Chapter 63.51

From Baka-Tsuki
Jump to: navigation, search

Esta traducción ha sido realizada a partir de la versión inglesa encontrada en la siguiente página (enlace) realizada por World Three.

Traducido por Sergiocamjur (talk) 19:38, 6 November 2015 (UTC)

Editado por Erik Santana.

Volumen 07 Capítulo 63.51 - El Mago Deprimido[edit]

1ª Parte[edit]

Rozenburg, la segunda mayor ciudad del ducado de Basherant y la que indica el principio de la zona norte del continente central, se encuentra a un par de meses de viaje desde la frontera norte de Asura.

La importancia de su posicionamiento por sí sola la convierte en una de las ciudades más importantes de todo el ducado, pero por si fuera poco, la mitad de los ingresos de Basherant se generan en esta ciudad debido a la exportación de objetos mágicos de Rozenburg a Asura.


"Bueno, por fin llegué..."


Deseando estirar las piernas, me bajo del carruaje mientras observo la estampa de la ciudad a mi alrededor, que principalmente está compuesta de vendedores y aventureros yendo de un lado para otro bajo un cielo estampado con nubes.

Por la cantidad de mercancías valiosas que había en mi caravana, da la impresión de que en esta ciudad venden lo que traen de Asura a buen precio, quizás por lo exótico de los mismos.


"Qué frío..."


Casi todos en la ciudad llevan puesto alguna capa gruesa de abrigo, porque aunque todavía estemos en otoño, el frío se hace notar.

Por lo que he escuchado, nieva con fuerza en esta parte del continente durante todo el invierno, así que debo buscarme ropa para el invierno cuanto antes, y lo cierto que ahora mismo es tan buen momento como otro cualquiera. Aunque lo primero es buscar un lugar en el que alojarme, porque aunque no tenga mucho equipaje, si algo he aprendido en mi viaje desde el continente demoniaco lo mejor es establecer una base antes de ponerte manos a la obra con lo que sea.

Con esa idea en mente, me pongo en marcha en busca de alguna posada. Pero mientras recorro las calles, me llama la atención no ver tantos vendedores ambulantes como en otras ciudades.

... Quizás no hemos entrado por la puerta principal a la ciudad, aunque... teniendo en cuenta que está anocheciendo y el que ya hace frío, es posible que las tiendas cierren antes de que anochezca demasiado y refresque aun más.

Antes de que me diera cuenta, llegué al distrito de la ciudad en el que se acumulan las posadas y busqué una posada que se acercara a lo que andaba buscando echando un vistazo a los carteles con los precios que tenían colgadas en su exterior. Finalmente me decidí por una posada dirigida principalmente a aventureros de rango B con el nombre de La Rodela[1].

...Vaya mierda de nombre le han puesto a esa posada, y si encima tenemos en cuenta que usaron un escudo redondo para el logo, casi me pienso que estaba frente a una armería.

Si soy sincero, vine a esta ciudad con la intención de alojarme en una posada para aventureros de rango C o D, pero por lo que Suzanne me estuvo explicando durante el viaje, las posadas más económicas no tienen métodos para calentar la habitación y que se habían dado casos de muertes por congelación, y que si tenía intención de quedarme un tiempo en la ciudad, lo mejor era alojarse en una posada de rango B.

No voy a negar que no tenía intención de prestarle atención a esa guerrera con rastas, pero no puedo negar que algunas cosas que me contó fueron de enorme utilidad. Después de todo, la información es poder.


"¿Hm?"


Conforme entré a la posada, me encontré a un hombre tras una barra que se encontraba limpiando, parecía el posadero. El hombre por su parte, nada más verme frunció el ceño y se mostró claramente molesto por mi presencia allí.

¿Pero qué te he hecho...?


"Me gustaría alquilar una habitación durante... 1 mes... más o menos."

"Que sí que sí... Pero rellena esto, pon tu dedo aquí y luego aquí para sellar el contrato, y me lo entregas cuando termines. Una vez me lo entregues y la pagues, tu habitación será la del final del pasillo de la tercera planta."


Su tono iba acorde con su expresión, pero no puedo negar que era eficiente con el papeleo y la habitación.

No tardé en terminar de rellenar el documento con mis datos y mi huella dactilar y le hice el pago con monedas de Asura. Cuando el posadero vio los Asuras de plata se le pusieron los ojos como platos y le cambió la cara.

Así que mientras pague el cliente te cae bien... Pero vaya, ha aceptado las monedas de Asura como dijo esa guerrera del carruaje.

Según me contó durante el viaje, las monedas de Asura están muy valoradas en esta ciudad y en casi todos los establecimientos las aceptan sin dificultad; por lo que no era necesario cambiar el dinero aun, aunque tendría que hacerlo tarde o temprano.

Todavía me queda bastante dinero de mi viaje desde el continente demoniaco, sobre todo teniendo en cuenta que no llegué a dividirlo con los otros 2; y por si fuera poco, Alphonse me pagó por algunos trabajillos que hice en el campamento de refugiados de Fedora.

Los costes por alojarme en esta posada durante un mes no fueron especialmente baratos, pero tenía dinero de sobra. Aun así, sabía que tarde o temprano tendría que buscar formas de ganar dinero o mis ahorros acabarían desapareciendo.

Ensimismado en mis finanzas, me dirigí a mi habitación que estaba exactamente al final del pasillo del tercer piso, como dijo el amable posadero.


"Hmm."


En el interior de la habitación encontré una cama, un armario y una mesa con su silla, como era habitual; aunque también encontré detalles que no había visto hasta ahora, como que la pared estaba hecha completamente de ladrillo y que en uno de los laterales había una enorme chimenea. Viéndola vacía me extrañó, pero comprobé que al lado tenía leños de madera y un pedernal[2] con su yesca[3] para encenderlos.

Supongo que podrás usarlo a tu antojo cuando te dé frío, y aunque puedo encender los troncos con magia, casi que prefiero preguntarle antes al posadero para ahorrarme sorpresas.


"Haaah..."


Dejo escapar un enorme suspiro, lanzo al suelo mi bolsa de viaje y me dejo caer en la cama dejando oír un sonoro PLOP. Una vez en la cama y al notar el cómodo colchón bajo mi cuerpo, reposo unos segundos hasta que decido darme la vuelta para observar el paisaje que queda a la vista desde mi ventana.

Para mi sorpresa, un manto blancuzco similar a la textura del algodón recubre el cielo en toda su extensión.

Supongo que en el norte del continente central, este será el cielo más común, al ser un territorio en el que nieva de forma constante. Pero vaya, no se parece en nada al cielo de Asura, en el que un azul cristalino sin ninguna nube en el horizonte era la norma. No recuerdo haber visto otra caso salvo ese cielo azul en todos mis viajes por Asura; cómo me gustaba ese azul... tan vivo, tan vibrante... el completo opuesto de mí.


"¡Ah...!"


¡Para! ¡No más colores! Más importante es lo que hay debajo de ese cielo.

Me levanto de la cama y observo la estampa de que deja la ciudad que puedo observar a mis pies; y quizás es porque estoy en la tercera planta o porque al ser una posada medianamente cara se preocuparon por las vistas en su construcción, pero mi línea de visión no está bloqueada por ningún otro edificio, permitiéndome descubrir una sorprendente cantidad de verde que recorre desde el exterior de la ciudad hasta el horizonte.

Varios árboles alineados perfectamente decoran los alrededores de Basherant, ya que, según he escuchado, decidieron plantar gran cantidad de árboles para tener madera suficiente para el invierno. Pero la forma en la que están plantados hace que parezca que rodeando la ciudad hay una densa arboleda.

Hablando de árboles, también me gustó mucho el bosque que atravesamos en nuestro trayecto desde Asura. Me encantaba el sonido de las enormes hojas que envolvían las ramas de los árboles cuando soplaba el viento... qué fantásticos son los bosques... qué tranquila es la naturaleza, que te permite disfrutar de su paisaje dejando atrás todos tus problemas y preocupaciones; relajando tu corazón conforme recorres sus recónditos y verdes paisajes.


"Eris..."


No pude evitar que de mi boca saliera ese nombre de forma involuntaria, lo que volvió a envolverme en un aura de depresión.

... Da igual cuánto calmes un corazón roto... solo con eso no se curará.

Todavía estoy afectado por el abandono de Eris que vino de forma tan inesperada.

Pensé que mi relación con Eris era más fuerte que eso... pensé que estábamos enamorados el uno del otro y quería apoyarla tras la muerte de sus padres asentándonos los 2 en Asura. Quería ser su apoyo emocional para ese duro momento, y sí... podéis llamarme auto-complaciente o decirme que no me preocupé por lo que ella sentía, pero para mí no fue solo la primera mujer con la que me acosté, sino que fue mi primer amor.

Quería de veras estar con ella hasta el final, por mucho que los Boreas Greyrat fueran una casa noble o los problemas que pudieran surgir de rechazar el apoyo de Darius, hubiera estado ahí para Eris, para lo que hiciera falta, y para protegerla de lo que viniera más adelante, ya fuera pelear o huir..., pero juntos.

Pero parece que ella no lo veía de la misma forma; para ella, yo no era nadie especial.

SNIFF...

Las lágrimas se amontonan en mis ojos y mi nariz se tapona, pero me recompongo tan rápido como puedo.

Dejemos de hablar de cosas tan deprimentes. Eris me dejó hace meses, ¿cuánto tiempo pienso seguir ahogándome en mis penas? Se fue porque quiso, ya no me necesita. Nos separamos en caminos separados con distintas metas en la vida, cada uno avanzando a su modo, ¿no es eso suficiente?

Básicamente, significa que para ella, yo solo fui un lío de una noche, y no conseguí crear una relación suficientemente fuerte con ella. Mejor que hundirme en la miseria, debería celebrar que al menos pude acostarme con ella una vez.

Pero volviendo a asuntos más importantes, he venido hasta aquí por una razón de peso, tengo que encontrar a Zenith. No he venido a curar mi desamor, ni siquiera es una meta secundaria.

Vamos, no me fui de Asura para evitar que todo me recordara la cara de cierta chica a cada paso que diera, lo hice para encontrar a mi madre, que todavía no sabemos dónde se encuentra; y es algo que le prometí a Paul que haría tras llegar a Asura.

El problema... es que no tengo ni idea de cómo voy a llevarlo a cabo; no sé ni cómo empezar la búsqueda, ¿qué haré para encontrarla?


"Haaah..."


Últimamente, lo único que hago es suspirar... Pero es que no puedo olvidar lo que ocurrió esa noche, exactamente... ¿por qué me abandonó después de pasar una noche agradable conmigo...?


"No. Para. Necesito dejar de pensar en ello."


Ok, dejemos ese tema para otro momento, tengo que empezar a pensar cómo encontrar a Zenith.

Mi cerebro no parece querer cooperar, pero me fuerzo a ello.

Vayamos por partes... Hace mucho tiempo desde que Zenith fue teletransportada, por lo que es poco probable que hubiera acabado en zonas transitadas; teniendo en cuenta que esta ciudad es el nexo con Asura, es poco probable que esté directamente en la ciudad, pero la zona norte del continente central es bastante extensa, por lo que existe al menos una posibilidad de que se encuentre en este lugar.

El problema es que si Zenith de verdad se encontrara en este territorio, alguien debería haberla visto o escuchado rumores sobre ella, por lo que frecuentar lugares con mucha población puede seguir siendo de utilidad para encontrarla. Pero sería más probable que hubiera acabado en zonas por las que el grupo de búsqueda de desaparecidos de la provincia de Fedora no se haya movilizado, aunque para conocer esos sitios me sigue haciendo falta información.

En resumen, para encontrarla, necesito partir de zonas densamente pobladas para ir ampliando mi rango de acción a partir de conseguir información; en concreto, necesito información sobre zonas poco pobladas y aisladas donde no mucha gente haya ido a investigar. Pero no creo que en solitario sea capaz de investigar todo lugar apartado. En ese caso, ¿qué debería hacer?


"Sería fantástico que Zenith pudiera localizarme a mí."


Tras pronunciar en alto esas palabras, me detengo en mi cama entre tanta vuelta pensativa.

.... No es tan mala idea... Encontrar a una persona en este mundo tan extenso es casi imposible, como por ejemplo, averiguar cuántos zurdos hay en un grupo de 10 000 personas... podría hacerse, pero no sería eficiente. Por ejemplo, sería más rápido reunirlos a todos y que me levantaran la mano los zurdos, aunque eso no va a pasar.

Pero si los zurdos vinieran expresamente a mí para informarme de que lo son, el plan sería más efectivo, o lo que es lo mismo, si me hago suficiente famoso como para que la gente me conozca y sepan que estoy buscando a Zenith, ella misma o alguien que la conociera podría acercarse a mí para informarme. Vamos, aunque se encontrara en problemas, como le pasó a Lilia, sería posible que alguien que hubiera tenido relación con ella me hiciera llegar información sobre su paradero. Pero ganar fama podría facilitarme lo suficiente el encontrar a Zenith como para que no fuera imposible.

..... Decidido... aumentaré mi fama para que Zenith o alguien cercano dé conmigo.


".... ¿Pero cómo pienso hacer eso exactamente...?"


Necesito un método sencillo y rápido para hacer mi nombre tan conocido como sea posible... ¡¿Pero cómo?!

Podría intentar repetir lo que hice con Ruijerd con el asunto de Dead End, en el que nos dedicamos a hacer buenas acciones para mejorar su nombre y aumentar su popularidad, para ayudar a comprender a los del continente demoniaco que los Supard no eran tan malvados. Pero lo cierto es que no sé cómo de efectivo fue, aunque tengo constancia de que tuvo un efectivo positivo en el continente demoniaco.

Supongo que podría hacer algo parecido para promover mi nombre como aventurero y ganar fama poco a poco; y como, a diferencia de Ruijerd, no sufro de ninguna maldición que me haga ser odiado por los que me vean, así que si sigo ese plan, tarde o temprano me volveré famoso.

Piénsalo, un mago llamado Ludeus que ha venido a la zona norte en busca de su madre desaparecida tras la Catástrofe Mágica de Fedora... Si además uso todos los medios a mi alcance, estoy seguro de que puedo hacer que la información se extienda por todo el mundo para que llegue a oídos de Zenith o el que la haya secuestrado. Sería molesto que me pidiera un rescate, pero tengo suficientes fondos para pagar, si con eso consigo encontrarla.


"Aunque... preferiría no tener que hacerlo..."


Aunque vaya por ahí en este clima tan helado extendiendo mi nombre, no hay garantía alguna de que Zenith me acaba encontrando aunque me vuelva suficientemente famoso. Si somos honestos, la probabilidad de que ella me encuentre es bastante pequeña, teniendo en cuenta que el grupo de búsqueda de desaparecidos de la provincia de Fedora son una organización numerosa con personas más preparadas, espabiladas o listas que yo.

Con una organización con suficientes medios y voluntad para encontrarla que fui incapaz de localizarla todavía, ¿qué diferencia puedo aportar yo? No creo que sea el más indicado para esta tarea, entonces, ¿de verdad servirá de algo que la busque? ¿Por qué debería perder el tiempo entonces si soy un inútil?


"........"


La conclusión fue suficientemente dura para que se me escapara un suspiro.

..... Mira, no se me ocurre nada más que pueda hacer para encontrarla, ni me puedo permitir perder el tiempo. Lo único que puedo hacer es intentar cada idea que se me ocurra, una a una. Podría darse el caso de que algo de lo que haga influya en una futura puerta que me permita encontrarla, además que me ayudará a pensar otros métodos para hacerlo.


"Lo único que puedo hacer ahora mismo es recargar fuerzas."


Decido dejar de darle vueltas al asunto y cerrar los ojos, al hacerlo, puedo notar como la fatiga invade mi cuerpo y los párpados se vuelven pesados lentamente.

Pensé que me había acostumbrado a viajar, pero parece que ese trayecto en carruaje me está pasando factura......

Y antes de darme cuenta, me quedé dormido.


2ª Parte[edit]

Me levanté al día siguiente y me dirigí al gremio de aventureros.

No entiendo por qué el gremio de aventureros no está ni cerca de la entrada de la ciudad ni de la zona de posadas... aunque tampoco me importa.


"Ugh."


Conforme abrí las puertas dobles con grabados de la entrada del gremio, varias personas clavaron sus miradas en mí. Puedo sentir como me observan, me juzgan y se burlan de mí.

Todavía no me acostumbro a que tanta gente me observe... pensé que ya me habría acostumbrado con el viaje por el continente demoniaco, pero supongo que me ayudaba el hecho de no ir solo. Con Ruijerd y Eris- Dejemos el tema...


"Anda, mira, es un crío."

"Vaya, un novato..."

"Te apuesto lo que quieras que solo vino a echar el rato."


Los aventureros que había en el interior del edificio cotorreaban comentarios ofensivos contra mí, no eran insultos como tal, pero estaba claro que no iban con buenas intenciones.

Antes no me afectaban tanto, ¿por qué me molestan tanto ahora? Aunque entiendo que les llame la atención que un crío de 13 años (que aún no ha dado el estirón) entre en el gremio, así que lo mejor será que me vaya acostumbrando, para cuando sea famoso.

Sea cual sea mi curso de acción a partir de ahora, hay algo que debo hacer antes de proseguir mis andanzas de aventurero; y con cierta reticencia, me acerco a la recepcionista del gremio. A diferencia de en otras ocasiones, no era especialmente guapa, pero como el resto de recepcionistas, marcaba un profundo escote con su ropa.

En serio... ¿Hay alguna ley en este mundo que dicte que los recepcionistas del gremio de aventureros tiene que ser una mujer con tetas grandes?

Le entrego mi tarjeta de aventurero a la recepcionista.


"Disculpe, me gustaría.......... disolver mi grupo."


En mi tarjeta, todavía se pueden leer las palabras Dead End en la sección de grupo en el inferior de mi tarjeta de aventurero.

Dead End es el grupo que formé con Ruijerd y con Eris, y ya cada uno se fue por su lado, así que ahora... es tan solo un nombre sin significado; creo que lo más recomendable sería disolverlo, porque ya... estoy solo... totalmente solo...

SNIFF...

Las lágrimas corren por mis mejillas antes de que me diera cuenta y tuve que sorber mis mocos para poder respirar.

Mierda... no quería llorar.... Pero recordar que tanto Ruijerd como Eris me abandonaron me hace llorar por mucho que no quisiera hacerlo.


"De acuerdo, deme un segundo, por favor."


Observándome llorar, la recepcionista me mostró una expresión amistosa, mientras se preparaba para disolver el grupo.

Pero vamos, vengo, pido que disuelvan mi grupo y me echo a llorar, seguro que le habrá repugnado verme.


"Aquí tienes."

"Gracias..."


Me limpio la cara con la manga de mi manto y me guardo mi tarjeta de aventurero tras comprobar que ya no aparece Dead End en ella.

... La próxima vez que Ruijerd y Eris actualicen su tarjeta de aventurero, verán que he disuelto el grupo... ¿me pregunto que se les pasará por la cabeza al verlo? Seguramente a Ruijerd le desilusione un poco, y a Eris... NO, no quiero pensar en ello... Eris es cosa del pasado.


"......"


Al girarme, compruebo que todos tienen sus miradas centradas en mí.

¿Tan raro es ver a un crío echarse a llorar? Pero si la calle está llena de ellos...


"Eh, ¿crees que llora por...ya sabes?"

"¿Porque todo su grupo ha sido eliminado? Es posible..."

"Pobre chiquillo, mira que ser el único superviviente..."


Oh... lo que les estoy dando es lástima... Se piensan que todos los demás murieron luchando contra algún monstruo y que fui el único que consiguió escapar con vida; y ni uno de ellos se ha parado pensar que lloro porque una chica me abandonó... Uff... Doy pena...

Si al menos tuviera un motivo de verdad para llorar, como el hecho de que de verdad hubieran muerto, no pasaría nada... aunque no es que quiera que les maten ni nada parecido.


"......."


Me acerco en silencio al tablón de anuncios del gremio y echo un vistazo a la variedad de misiones que hay ofertadas. No hay tantas como en el continente demoniaco, pero al menos, más que en Asura.

Parece que aquí hay suficiente trabajo para aventureros, y encima son misiones de rango C y B... en Asura casi todas eran de rango D; lo que lleva a que casi todos los aventureros se acaben marchando del reino para subir de rango, o bien al triunvirato mágico o al Reino del Rey Dragón.


"Vale, ¿cuál debería aceptar...?"


Mi rango actual es el A, y siguiendo la normativa del gremio de aventureros, solo puedo coger misiones de mi rango o de un rango superior o inferior al mío. Tras echar un vistazo, no encuentro misiones de rango S, así que mis únicas opciones son de rango B y A.

Por suerte para mí, hay bastantes misiones dentro de esos rangos.

No me esperaba que hubiera tantas de ese rango en el continente central, la verdad... aunque eso solo sirve para dejar claro lo duro que es la zona norte del continente.


Misión de rango A: Eliminar madriguera[4] de Osos Mechón Pardo asentados cerca del Lago Kukru.

Misión de rango B: Trabajo como guardaespaldas en un proyecto a gran escala de talado en el bosque Hadra.

Misión de rango B: Trabajo como guardaespadas para caravana de mercader que se dirige a Neris.


Hm... Supongo que cualquiera me valdrá...

Arranco la hoja de la primera misión que vi de todas, la de rango A.

Por lo que dice, es una misión de supresión de alguna raza monstruosa de osos, aunque es la primera vez que oigo Oso Pardo Terrible... ¿Pero qué más da?

Me parece una pérdida de tiempo recolectar información sobre esos monstruos, y llevo la misión a la recepcionista de antes.


"Disculpe, me gustaría aceptar esta misión."


Le entrego el papel de la misión junto con mi tarjeta de aventurero.


"¿Huh?"


La recepcionista se muestra confundida al verme, quizás preguntándose que por qué un tipo que acaba de disolver su grupo viene a pedir una misión que por lo general se hace en grupo.


"Esto... aunque seas un aventurero de rango A... intentar esta misión por tu cuenta... Lo que intento decirle es que esta misión se designó para ser realizada por un grupo completo de aventureros."

"Sí, lo sé, ¿y?"

"Siento decirle que no puedo dejarle reservarla en solitario."


Supongo que lo normal es hacer este tipo de misiones en grupo, ya que hablamos de acabar con una madriguera entera de monstruos; pero lo cierto es que me viene genial que sea así, porque para ganarme fama, necesito hacer cosas peligrosas como esta, aunque es un peligro un tanto innecesario... Bah... Tampoco es que tenga nada especial por lo que vivir, y por mucho que me esforzase hasta ahora, al final me quedé solo.... Todos me abandonaron, no me quedan más que recuerdos dolorosos... Seguro que el futuro será más de lo mismo... Si mi vida va a ser siempre así, ¿acaso importa si me muero?


"¡Ah-!"


Justo cuando ese pensamiento se me pasó por la cabeza, el corazón se me contrajo el corazón, y de forma involuntaria, alargué mi mano a lo que conservaba en el bolsillo de mi manto, agarrándolo con fuerza mientras intentaba calmarme.


"¿Pasa algo aquí? ¿Hay algún problema?"


Escuchar esas palabras, me devuelven a la realidad.


"No hay ningún problema."


Al girarme, me encontré de frente con caras familiares, se trataba de la guerrera con rastas del carruaje que no paraba de hablarme, y la chica que no paraba de saltar a la mínima.

Estoy bastante seguro de que la guerrera se llama Suzanne y la otra es Sara...

Mushoku07 004.jpg

Detrás de ellas se encontraban un grupo de hombres que probablemente fueran el resto de su grupo de rango B, Counter Arrow, aunque no recuerdo ninguno de sus nombres.


"Creo que sé lo que pasa... Acabaron con todo tu grupo y quieres seguir buscando a tu madre pero necesitas dinero, por lo que quieres aceptar una misión en solitario sin pensarlo mucho, ¿me equivoco? Vaya, eres un joven impresionante."


Te pido por favor que no pongas palabras en mi boca que yo no he dicho. Ni mi grupo ha sido aniquilado, ni tengo problemas financieros... Vamos, no es que sea multimillonario, pero no soy ningún pobretón.


"Aunque... no me gusta tu expresión... No diría nada si tuvieras la cara de alguien preparado para ir en solitario, pero tienes la cara de alguien a quien no le importa morir."

"....."


Acaricia gentilmente mi mejilla, y lo cierto es que no me extrañaría que mi cara dejara ver que ha dado en el clavo.


"¿Qué me dices, chico? ¿Quieres probar a venirte a hacer esa misión con nosotros?"

"¿Con vosotros dices?"

"Claro, nosotros acabamos de llegar y hay muchas cosas a las que todavía no estamos acostumbrados. Nuestra idea inicial era hacerla por nuestra cuenta, pero siendo nuevos tanto nosotros como tú, ¿por qué no hacerlo juntos?"

"No hace falta, gracias, necesito hacerlo solo para conseguir suficiente fama y así acelerar la búsqueda de mi madre..."

"¿Cómo te vas a volver famoso haciendo misiones en solitario si lo que necesitas es gente que extienda tus hazañas? Antes que eso, te recomiendo que te unas a algún grupo, y así no solo te harás famoso, sino que además vivirás más. ¿Qué os parece chicos? ¿Pensáis como yo?"


El resto de su grupo asintió a sus palabras, aunque Sara se mostraba bastante molesta en general. Puedo entender parte de su enfado, ya que en todo caso, si vas a contratar o reclutar a alguien para ayudarte en una zona que nunca pisaste, lo mejor es buscarte a alguien que sea más familiar con el terreno.

Encima, tampoco les ayudé en su trabajo de escoltar la caravana y aunque está claro que soy un mago por mi báculo y mi manto, no tienen forma de conocer mi habilidad o los hechizos que puedo usar.

Básicamente, tan solo sienten pena de mí y por eso me dejan entrar en su grupo.


"......"


Pero aun así, una cosa que ha dicho tiene sentido... Si voy en solitario, no se extenderán rumores sobre mí, ya que los aventureros por lo general no se interesan por la vida de otros aventureros, así que nadie va por ahí informándose de lo que otro va haciendo, y como mucho se hablará de un mago solitario haciendo misiones por la zona.

Necesito que se extiendan varios rumores juntos para que Zenith pueda identificarme, cosas como que hay un mago que conjura en silencio, que es de la provincia de Fedora y que está buscando a su madre desaparecida... Si no se extiende todo eso, por mucho que me vuelva famoso, no servirá de nada. Visto así, quizás lo mejor sea unirse a un grupo para hacerme famoso con facilidad, cuanto mayor sea el grupo, mejor.

Además, aunque muchos aventureros se asientan en ciudades concretas para convertirlas en su base de operación, hay otros que lo que buscan es ganar cuanto más dinero mejor, y van de lugar en lugar, casi como mi grupo anteriormente. Pero ellos se han mudado, así que es posible que pueda usarles para mis fines...


"Pareces muy joven, aunque siendo de rango A, como mínimo debes saber luchar, ¿qué sabes hacer?"

"Yo... en mi anterior grupo, formaba parte de la retaguardia y mi especialidad es apoyar la primera línea con magia."

"Perfecto entonces, porque andábamos buscando alguien más que apoyara desde la retaguardia."


Supongo entonces que veremos si su grupo me sirve.


"Tú ganas... iré con vosotros."

"¡Perfecto! En ese caso, termina tus preparativos hoy, que salimos mañana mismo; nos encontraremos en la puerta norte mañana por la mañana. Aprovecharemos el trayecto para explicarte detenidamente cómo nos organizamos en nuestro grupo, así que no te preocupes por eso."

"De acuerdo, nos vemos mañana."


Su grupo no es tan grande como me gustaría, pero probemos a ver...

Durante toda la conversación, Sara no dejó de mirarme enfadada ni un instante.

Notas del traductor y Referencias[edit]

  1. Rodela: Escudo redondo y no excesivamente grande usado principalmente por la infantería de ejércitos desde la antigüedad hasta el S.XVII. Más Información
  2. Pedernal/Sílex: Piedra con base de silicio que al recibir golpes fuertes deja escapar chispas incandescentes que sirven para prender ramas, tela o cualquier otro material que arda con facilidad.
  3. Yesca: ramas secas y otros elementos fácilmente inflamables para hacer hogueras. La yesca recibe las chispas del pedernal, esta prende y calienta madera que tarda más en prender para que arda finalmente y haga un fuego más duradero.
  4. Realmente se dice Osera, pero al ser un término en desuso, decidí utilizar la palabra utilizada más popularmente (aunque de manera incorrecta).
Ir al Capítulo Anterior Volver a la Página Principal Ir al Capítulo Siguiente